Está en la página 1de 5

INVESTIGACIÓN COMERCIALIZACIÓN DE HIDROCARBUROS

NOVEDOSO MÉTODO PARA REMEDIAR DERRAMES DE PETRÓLEO

Dos empresas rionegrinas que trabajaban en forma separada se unieron a través


del Gobierno Provincial para desarrollar un innovador método que permite
remediar derrames de petróleo.

El desarrollo consiste en un material magnético absorbente de hidrocarburos que


es agregado a las aguas contaminadas para luego removerlo a través del
magnetismo de las nanopartículas que absorben los hidrocarburos y derivados del
agua tanto de superficies como de napas, pudiendo absorber hasta una tonelada
de hidrocarburo o derivado por 10 kilogramos de material con un costo
relativamente bajo.

“Estamos frente a un proyecto con un potencial de crecimiento enorme y un


impacto ecológico incalculable ya que da solución a una crisis ambiental como es
el derrame de petróleo”, aseguró el ministro de economía argentina Agustín
Domingo

Roberto Zysler y Enio Lima Junior, de la empresa Lyzys y Oscar Casco, de la


empresa B&C, explicaron que en la actualidad la separación de hidrocarburos se
produce mediante decantación a través de piletones en un proceso que puede
tardar horas y hasta días. Aseguraron que el proyecto apuesta a reducir tiempos y
mejorar la eficiencia del método, gracias a nanopartículas que podrían hacer el
mismo trabajo en cuestión de minutos.

Las empresas

Lizys S.A. es una empresa de nanotecnología que desarrolla y fabrica


nanopartículas magnéticas funcionalizadas en su superficie. Se preocupa y ocupa
por la ecología, el cuidado del medio ambiente y la utilización de tecnología apta
para reducir significativamente la contaminación ambiental.
Mientras que BC S.R.L., especialista en remediación de ambientes contaminados
y recuperación de suelos contaminados, realiza, entre otras, remediación, in situ y
ex situ, de suelos contaminados con hidrocarburos, control y limpieza de derrames
de productos derivados de la industria petrolera en suelos y aguas.

Vaca Muerta

¿Quién descubrió Vaca Muerta?

Entre los años 1919 y 1926, el geólogo y paleontólogo Charles Edwin Weaver fue
contratado por Standard Oil de California (lo que luego sería Chevron) para hacer
ciertas tareas de exploración de yacimientos petroleros a lo largo de
Latinoamérica. Weaver quería aplicar los conocimientos científicos en los
problemas concretos económicos y recorrió diversos países latinos desde Panamá
hasta la Argentina, en dónde realizó trabajos más profundos en la zona del
mesozoico andino.

¿ cómo se descubrió Vaca Muerta?

Charles Edwin Weaver hizo un largo trabajo de campo a lo largo de la Cuenca


neuquina mapeando todas esas áreas y tomando datos, a su vez que recolectaba
algunos invertebrados fósiles de diversas especímenes. Junto con el Dr. Pablo
Groeber coincidieron en que esta formación en Neuquén era sumamente
importante y haciendo el estudio geológico en dónde se encontraba descubrieron
todos esos fósiles que se hallaban en las sedimentitas, qué son el núcleo de los
yacimientos, y están desde la edad jurásica de dónde hoy se puede obtener tanto
el petróleo como el gas no convencional.

¿Por qué se llama así? ¿Cuál es su origen de nombre?

Se le puso ese nombre porque hay una sierra a uno de sus lados, cerca de
Zapala, que tiene el mismo nombre y desde allí se tomó la denominación. Para
saber qué significa habría que preguntarle a nuestros ancestros. Pero sobre la
formación de los yacimientos, algunos dicen que viéndola desde un mapa
proyecta la silueta de una vaca acostada.
¿Está bien llamarle “yacimiento”? La denominación correcta no es “yacimiento”
Vaca Muerta, sino que hay que llamarle “formación”. Porque los yacimientos son
cada una de las trampas estratigráficas sean combinadas o estructurales que
terminarán llevando el nombre y la sigla del pozo. También se suele emplear la
palabra “esquisto” para referirse a la formación de la roca aunque ese término es
un poco inexacto o se presta a la discusión pero no viene al caso ahora.
Vaca Muerta exportará a chile

Entre las proyecciones de mediano plazo del Gobierno para Vaca Muerta
figura duplicar en cinco años la producción de gas y de petróleo.

En el primer caso llegaría a 260 millones de metros cúbicos por día, lo que
permitiría exportar 100 millones diarios. En el caso del petróleo, la producción
diaria sería de un millón de barriles y se exportaría la mitad, según los datos que
maneja Javier Iguacel, ministro de Energía.

Desde esa cartera indican que si las tasas de crecimiento se mantienen, 500.000
personas podrían emplearse en actividades asociadas a Vaca Muerta. En el
primer trimestre de este año 75 personas por día encontraron trabajo en la cuenca
neuquina. Así, al cabo de cinco años, las exportaciones del sector energético
aportarían US$15.000 millones a la balanza comercial argentina, según el diario
Clarín.

Pese a las turbulencias económicas, los avances de Vaca Muerta se muestran


firmes. A tal punto que la semana pasada Iguacel anunció que a partir de
septiembre se volverá a exportar gas a Chile después de once años de
suspensión de estos envíos.

Semanas antes había anticipado que el precio estímulo que el Gobierno ideó para
el sector ya entró en tiempo de descuento.Se refería a la resolución 46 que
establece un valor de US$7,50 por cada millón de BTU para este año y que irá
bajando hasta llegar a US$6 en el 2021, su último año de vigencia. Detrás de esta
decisión está la necesidad del fisco de bajar el gasto público y la convicción de
que el negocio ya es tan prometedor que aun sin esta zanahoria, las petroleras
seguirán invirtiendo.

Argentina ocupa el segundo lugar después de China en recursos no


convencionales de gas y el cuarto en petróleo no convencional tras Rusia, Estados
Unidos y China. El año pasado se desembolsaron US$ 4.500 millones en la
cuenca neuquina y este año se alcanzarían los US$ 15.000 millones. El grueso de
las inversiones está por venir. Las estimaciones indican que se requerirán
inversiones de US$20.000 millones anuales durante al menos 20 años.

“La tendencia está dando sus frutos a un ritmo que este año sorprendió. A marzo
de 2018, la producción de gas no convencional representó el 30% de la
producción nacional y el 52% de la producción de la cuenca neuquina. Si
actualizamos los datos a junio de 2018, ya representa el 60% de la producción
neuquina”, sostiene el ingeniero Roberto Carnicer, director del Área de Energía y
Oil&Gas de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Austral.
La luz amarilla en la región es el financiamiento, especialmente para las empresas
pequeñas y medianas —alrededor de 2.000— que prestan servicios en la zona.
Con las tasas actuales en torno al 45%, incluso para quienes apuestan a la
energía no convencional es difícil conseguir buenas condiciones financieras.

También es necesario una mejora en la infraestructura. Hoy los gasoductos que


llegan hasta Vaca Muerta tienen capacidad para 8 millones de m3 de gas. Solo
Tecpetrol ya produce 9 millones de m3 y prevé llegar a los 22 millones para fines
de 2019.

Las inversiones que vienen

Hay más de 30 operadores en Vaca Muerta, entre ellos Pampa Energía, Tecpetrol,
Pan American Energy, Shell, Wintershall, Pluspetrol, Exxon, Total y Schlumberger.
Junto con sus socios, YPF lleva invertidos US$8.400 millones. Estos son otros
proyectos en desarrollo:

Pampa Energía: tendrá una concesión a 35 años en el área El Mangrullo. La


compañía realizará una inversión inicial de US$205 millones y destinará
otros US$2.289 millones al desarrollo masivo.

ExxonMobil: la mayor petrolera privada del mundo anunció una inversión de


US$200 millones para ampliar la producción de petróleo y de gas en la cuenca
neuquina.

Total, Pan American Energy y Wintershall: en alianza con YPF, firmaron un


acuerdo para desarrollar hidrocarburos no convencionales en las áreas Aguada
Pichana y Aguada de Castro. Esto supone inversiones US$1.150 millones hasta
2021.

Schlumberger: también en asociación con YPF, la compañía trabajará en un


proyecto piloto de shale oil con una inversión inicial cercana a los US$400
millones.

Tecpetrol: la compañía del grupo Techint anunció una inversión de US$2.300


millones en Neuquén para producir casi el 10% del gas que se extrae en el país.

Shell:hará una inversión de US$1.500 millones. La empresa holandesa proyecta


pasar de los 4.000 barriles diarios de crudo que genera hoy a 40.000 barriles en la
Cuenca Neuquina en 2020.

Pluspetrol:junto con YPF desarrollarán un plan conjunto de exploración en el área


La Calera con una inversión total de US$ 2.209 millones.