Está en la página 1de 7

pyrig

No Co

ht
t
O R I G I NforA PL

by N
ub

Q ui
lica
tio
te n ot

n
ss e n c e fo r
La eficacia de las
férulas oclusales en
pacientes periodontales
con trauma oclusal por
apretamiento-bruxismo.
Enfermedad periodontal
y trauma oclusal
Ema Gómez, Antonio Fons, Francisco Alpiste, Elena Castañer
ORIGINAL

Palabras clave: Enfermedad periodontal, trauma oclusal, apretamiento-bruxismo, férula oclusal.

Objetivo: Evaluar el efecto de la férula oclusal en pacientes periodontales tratados y con trauma oclusal por apretamiento-bruxismo.
Pacientes y método: Pacientes tratados de periodontitis que cumplen con el tratamiento de soporte periodontal, diagnosticados de trauma oclusal y portadores de una
férula de descarga por un período mínimo de 12 meses. Grupo caso: 19 pacientes constantes en el uso de la férula. Grupo control: 10 pacientes no constantes en el uso de
la férula. La evolución se ha valorado mediante parámetros periodontales (profundidad de sondaje y movilidad) y oclusales (número de contactos posteriores y guía anterior
Emma Gómez Castillo
en la férula) en tres momentos diferentes: (a) Primera visita (retrospectivo). (b) Final del tratamiento activo periodontal, inicio de los mantenimientos y colocación de la
Máster de Prótesis. Facultad de Medicina y
férula (retrospectivo). (c) Última evaluación tras un período de uso de la férula mínimo de doce meses.
Odontología.Universidad de Valencia.
Resultados y conclusiones: Según la comparativa estadística entre ambos grupos, aparecen diferencias significativas en las bolsas con profundidad ≥4 mm donde se obtiene
una disminución del número medio de éstas, más notable en el grupo caso. En relación a la movilidad, existen diferencias significativas sólo a nivel mandibular. El estado
Antonio Fons Font
periodontal es más satisfactorio en el grupo caso que en el grupo control.
Profesor Titular de Prostodoncia y Oclusión.
Facultad de Medicina y Odontología.
Universidad de Valencia.

Francisco Alpiste Illueca


Profesor Contratado. Doctor en Periodoncia.
Facultad de Medicina y Odontología. INTRODUCCIÓN mente para el arco maxilar, proporcio-
Universidad de Valencia. nando una relación articular y oclusal
Elena Castañer Peiró A principios del siglo pasado, Karolgy considerada óptima para el paciente.
Profesora Asociada. Prostodoncia y habla de la asociación entre fuerz- Su objetivo terapéutico es encontrar la
Oclusión. Facultad de Medicina y as oclusales excesivas y enfermedad posición musculoesquelética más esta-
Odontología. periodontal e introduce las férulas ble. Está indicada fundamentalmente
Universidad de Valencia.
oclusales como tratamiento inicial re- cuando existe inestabilidad oclusal, so-
versible y no invasivo del bruxismo brecarga funcional secundaria a hábi-
Correspondencia a: (Karolgy 1901). En la reunión de la tos parafuncionales o ambas. El tiem-
Emma Gómez Castillo Asociación Dental americana (ADA) po de utilización está condicionado por
Unidad de Prostodoncia y Oclusión de 1982, Clark define la férula oclusal el tipo de bruxismo, por el grado de
Clínica Odontológica
como un aparato interoclusal removi- compromiso funcional y por el tipo
C/ Gascó Oliag,1
46010 VALENCIA ble que normalmente se fabrica en de estructuras comprometidas (múscu-
E-mail: emmaja82@hotmail.com acrílico duro (Mc Neil 2005) general- los y/o articulaciones) (Okeson 1999).

Volumen 18, Número 1, 2008 33


Gómez y cols. La eficacia de las férulas oclusales
pyrig
No Co

ht
La férula oclusal, también denomina- 1. Trauma oclusal primario: lesión del
t fo
rula influyen en la variación
r P de los

by N
da de estabilización, de descarga o de aparato de inserción, provocada por ub
parámetros periodontales estudiados.

Q ui
Míchigan (figs. 1 y 2) busca que, en fuerzas oclusales excesivas sobre un
lica
4. Valorar si existen diferencias en lost
io
O R I G I N A L

relación céntrica, todas las cúspides bu- diente o dientes con soporte perio- ess c e n
resultados obtenidostentre el grupo
ot

n
fo r
cales de los dientes mandibulares poste- dontal normal. en
de pacientes que han sido constantes
riores (considerando que está localizada 2. Trauma oclusal secundario: lesión en con el tratamiento de la férula y los
en el maxilar) deben contactar sobre su- el aparato de inserción, provocada que la han usado de forma irregular.
perficies planas y con la misma fuerza. por fuerzas oclusales normales o ex-
Durante el movimiento de protrusión, cesivas aplicadas sobre un diente o PACIENTES Y MÉTODOS
los caninos mandibulares deben contac- dientes con soporte periodontal re-
tar con la férula. Los incisivos pueden ducido. El estudio se realiza en la Unidad Do-
contactar también, pero no con más cente de Prostodoncia y Oclusión de la
fuerza que los caninos. En cualquier mo- De este modo, la asociación de en- Facultad de Medicina y Odontología
vimiento lateral, sólo el canino mandi- fermedad periodontal y bruxismo da de la Universidad de Valencia con la
bular debe presentar un contacto de la- lugar a trauma oclusal secundario, colaboración de la Unidad Docente de
terotrusión con la férula (Okeson 1999). siendo la finalidad del presente estu- Periodoncia. Los criterios de inclusión
Por otro lado, la Academia Ameri- dio valorar si los pacientes con perio- establecidos para el estudio fueron los
cana de Periodoncia (AAP) define dontitis tratados y en mantenimiento siguientes:
trauma oclusal como «agresión del pe- usando la férula oclusal obtienen un
riodonto por fuerzas oclusales que ex- resultado más beneficioso a nivel pe- 1. Ser pacientes diagnosticados y tra-
ceden la capacidad reparadora del pe- riodontal, respecto a aquellos pacien- tados de periodontitis crónica y
riodonto de inserción». El trauma tes que no han hecho un uso adecua- trauma oclusal por apretamiento-bru-
oclusal puede estar causado por inesta- do de la férula. xismo, considerando dentro de
bilidad oclusal (discrepancias oclusa- bruxismo apretar, presionar, rechi-
les, migraciones dentales), hábitos pa- OBJETIVOS nar o crujir los dientes, siguiendo la
rafuncionales como bruxismo o ambas definición que da la AAOP, citada
(SEPA 2005). Así, la Academia Ame- Los objetivos de nuestro estudio son los anteriormente en la introducción.
ricana de Dolor Orofacial (AAOP) de- siguientes: 2. Portadores de férula oclusal durante
fine bruxismo como «actividad para- un período mínimo de doce meses
funcional diurna o nocturna en la que 1. Evaluar el efecto de la férula oclusal (férulas colocadas entre los años
se aprietan, presionan, rechinan o cru- en pacientes diagnosticados y trata- 2003 y 2006) constantes en el cum-
jen los dientes». dos de periodontitis crónica (PC) y plimiento del Tratamiento Perio-
La enfermedad periodontal está trauma oclusal por apretamiento- dontal de Soporte (TPS). En el gru-
provocada por los componentes de la bruxismo. po «caso» los pacientes han sido
placa bacteriana, pero existen algunos 2. Observar si aparecen diferencias constantes en el uso de la férula
factores que acentúan los efectos nega- significativas en los parámetros pe- mientras que en el grupo «control»
tivos de esta acción bacteriana, como riodontales «movilidad dental» y los pacientes han utilizado de forma
el trauma oclusal, que se considera uno «profundidad de sondaje» tras un irregular la férula oclusal.
de los principales factores de riesgo a período con férula oclusal. 3. Que las férulas oclusales hayan sido
nivel local. Dentro del trauma oclusal 3. Ver si variables como fumador/ no correctamente confeccionadas y re-
podemos diferenciar dos tipos (Hall- fumador, tipo de tratamiento perio- visadas durante el período de obser-
mon 2004): dontal, edad y ajuste oclusal de la fé- vación (son colocadas cuando los

Fig. 1 Férula oclusal


de Míchigan, de descarga
o estabilización.

Fig. 2 Férula oclusal


localizada en maxilar en
un paciente periodontal.

34 Periodoncia y Osteointegración
Gómez Castillo y cols. La eficacia de las férulas oclusales
pyrig
No Co

ht
pacientes acaban el tratamiento ac- por su extremo romo y utilizando el ín-
t fo protegen a los
sen: los dientes anterioresrP

by N
tivo periodontal y se inicia el TPS dice de movilidad descrito por Miller posteriores en el movimiento uexcéntri-
bli

Q ui
mediante citas de mantenimiento). (Miller 1943): cat
co de protrusiva debido a la disminución
i
te y del ma-on

O R I G I N A L
4. Pacientes con una media de índice de la actividad del temporal
ot

n
e nc e
sslateralidad
fo r
de placa (IP) no superior a 1 (Sil- I Grado I: movimiento de hasta setero. En movimientos de
ness y Löe). 1 milímetro en sentido horizontal. sólo el canino debe contactar (Okeson
I Grado II: movimiento mayor de 1999), registrándose si se realiza con guía
Para poder valorar la evolución del 1 milímetro en sentido horizontal. canina o función de grupo.
paciente durante el estudio se registra- I Grado III: movimiento horizontal
ron, por un lado, parámetros periodon- excesivo y movimiento vertical. El Estudio estadístico. Se realizó un
tales como profundidad de sondaje y diente puede rotar o intruirse análisis descriptivo con estadísticos bá-
movilidad y, por otro, el ajuste oclusal dentro del alvéolo. sicos como las frecuencias y porcenta-
de la férula, según número de contac- jes para las variables categóricas y un
tos posteriores y guía anterior. En la Unidad Docente de Periodoncia análisis bivariante para evaluar la res-
Estos parámetros fueron registrados de la Facultad de Medicina y Odonto- puesta al tratamiento comparando re-
por varios examinadores, todos ellos en- logía de Valencia se introduce una pe- sultados en los distintos momentos del
trenados bajo un mismo criterio de eva- queña variación a este índice adjuntan- seguimiento y según los factores inde-
luación, en tres momentos diferentes: do el grado positivo (+) considerado pendientes a un nivel de significancia del
como una movilidad mínimamente 5% (α = 0,05). Se utilizaron: 1) la Prue-
I Registro uno: Primera visita del perceptible menor de grado I. ba de Wilcoxon, para contrastar si la
paciente a la consulta, cuando se distribución del número de bolsas pe-
hace el diagnóstico y plan de Profundidad de sondaje. Se registra riodontales patológicas difería entre
tratamiento inicial. Además de la mediante sonda periodontal Hu-Friedy medidas antes-después, y 2) la Prueba
profundidad de sondaje y PCP 11, tomándola con suavidad e in- de Mann-Whitney para dos muestras
movilidad, se registra el diagnóstico troduciendo su parte activa a nivel del independientes, para contrastar si la dis-
inicial periodontal, edad del surco gingival, de tal forma que la pun- tribución de un parámetro, cuando me-
paciente, hábito tabáquico durante ta esté siempre en contacto con la su- nos ordinal, era o no la misma en dos
el período de observación y plan de perficie del diente, midiendo seis pun- muestras independientes (p. ej., para
tratamiento periodontal (con/sin tos en cada diente. De esta forma se contrastar si la diferencia entre la pro-
cirugía). Esta primera valoración es cuantifica en cada diente el número de fundidad de las bolsas periodontales en-
retrospectiva. bolsas periodontales (Echeverría y Eche- tre el Registro 3 y el Registro 2 depen-
I Registro dos: Finalización del verría 2007) de 4 mm a menos de 6 mm día de si el paciente era fumador o no).
tratamiento periodontal activo e (≥4-<6 mm) por un lado, y de 6 mm o
inicio del TPS. Una vez controlado superiores por otro (≥6 mm), siempre te- RESULTADOS
el componente infeccioso- niendo en cuenta que la suma de ambos
inflamatorio se coloca la férula registros no podía resultar mayor de seis Con los criterios de inclusión estable-
oclusal para tratar el trauma oclusal (puntos que se evaluaron por diente). cidos se obtuvo una muestra de 29 pa-
provocado por el apretamiento- cientes con una edad media al inicio
bruxismo. Se registran la Estado oclusal de la férula del estudio de 48,8 años de edad (ran-
profundidad de sondaje y la Número de contactos posteriores: Se go 27-67 años) de los cuales 19 perte-
movilidad dental (retrospectivo). valoraron colocando la férula en la boca necían al grupo «caso» (constantes en
I Registro tres: Evaluación del paciente (generalmente en el maxi- el uso de la férula) y 10 pertenecían al
prospectiva de la férula oclusal lar), interponiendo papel de articular grupo «control» (irregulares en el uso
mediante el número de contactos (200, 80 y 8 micras) y ocluyendo a con- de la férula oclusal).
posteriores y la guía anterior tras tinuación. Se cuantificó el número de Las férulas habían sido usadas en to-
un período de uso de al menos contactos posteriores, teniendo en dos los casos durante un período míni-
12 meses. También se evalúa cuenta que todas las cúspides bucales de mo de 12 meses, resultando una media
nuevamente la profundidad de los dientes mandibulares deben contac- de uso de 24,6 meses. En relación al há-
sondaje y movilidad. tar con la férula y han de hacerlo de for- bito tabáquico durante el período de
ma homogénea en ambas hemiarcadas. observación, 6 pacientes eran fumado-
Las variables seleccionadas fueron Guía anterior: Se estudiaron los mo- res (31,6%) y 13 no fumadores (68,4%)
evaluadas de la siguiente manera: vimientos excursivos de protrusiva y la- dentro del grupo caso. En el grupo con-
teralidad. Durante el movimiento pro- trol, 3 pacientes eran fumadores (30%)
Movilidad. Aplicando fuerzas de luxa- trusivo la férula debía contactar sólo con y 7 no fumadores (70%).
ción vestíbulo-linguales o vestíbulo-pa- incisivos, incisivos y caninos. La presen- Todos los pacientes fueron inicial-
latinas mediante la sujeción firme del cia de contactos a nivel posterior signi- mente diagnosticados de periodontitis
diente con dos instrumentos manuales ficaría inhibir el fenómeno de Christen- crónica.

Volumen 18, Número 1, 2008 35


Gómez y cols. La eficacia de las férulas oclusales
pyrig
No Co

ht
Respecto al tratamiento periodon- movilidad de grado II. No se registró
t foel análisis por
Cuando se llevó a cabo rP

by N
tal recibido, un 52,6% requirieron ci- ningún diente con movilidad III. Tras ub por
maxilar y mandíbula (cada maxilar

Q ui
rugía periodontal. el período portador de férula, el porcen-
l ca
separado) tampoco se obtuvieron idife- tio
O R I G I N A L

A continuación se muestra el análi- taje correspondiente a movilidad 0 as- rencias estadísticamentetesignificativas. n


ot

n
e n cdee la
ssantes
fo r
sis estadístico de la evolución de las va- cendió a un 95% y, por el contrario, las Se observó que en el maxilar
riables periodontales a lo largo de los movilidades +, I y II disminuyeron en prescripción de la férula, un 74,4% de los
3 registros estudiando primero los gru- un 4,1%, 0,4% y 0,4% respectivamen- dientes tenían movilidad de grado 0, un
pos caso y control por separado y pos- te. En cuanto a la movilidad después del 15,8% movilidad +, un 6% movilidad de
teriormente, un estudio estadístico tratamiento con la férula, en la mandí- grado I y un 3,8% movilidad de grado II.
comparativo entre ambos grupos. bula un 13,4% de dientes vieron dismi- En el registro final un 76,4% presenta-
nuida su movilidad, un 86,2% la man- ban movilidad de grado 0, un 16,5% mo-
GRUPO CASO
tuvieron y en un 0,4% aumentó. vilidad +, un 3,9% movilidad de grado I
El hecho de que a nivel de diente in- y un 3,1% movilidad de grado II.
Movilidad. Al realizar el estudio por dividual no aparezcan diferencias sig- En la mandíbula, antes de la prescrip-
diente individual, la movilidad se ha nificativas respecto a cambios en la mo- ción de la férula, un 76,1% de los dien-
mantenido muy similar tras el período vilidad, pero sí al agruparlos por arcada, tes tenían movilidad de grado 0, un
de tratamiento con la férula con cier- indica que la movilidad varió ligera- 12,3% movilidad +, un 8,7% movili-
tas diferencias que no resultan estadís- mente en cada diente, aunque esta va- dad de grado I, un 2,2% movilidad de
ticamente significativas. Sin embargo, riación no fue significativa. Sin embar- grado II y un 0,7% movilidad de gra-
cuando el estudio se realiza por separa- go, al considerar el total de dientes en do III. En registro final, un 73% presen-
do entre maxilar y mandíbula sí apare- ambos maxilares, la suma de las peque- taban movilidad de grado 0, un 16,8%
cen las siguientes diferencias estadísti- ñas diferencias se transforma en una movilidad +, un 8% movilidad de gra-
camente significativas. mayor diferencia, que sí resulta estadís- do I y un 2,2% movilidad de grado II.
Maxilar superior: En el Registro 2, es ticamente significativa. Si valoramos la movilidad según el
decir, inmediatamente antes de colocar porcentaje de dientes que mantuvie-
la férula (final del tratamiento periodon- Profundidad de sondaje. Al realizar ron, incrementaron o redujeron su mo-
tal activo), un 84% de los dientes pre- el estudio por diente individual, el nú- vilidad tras la prescripción de la férula,
sentaban movilidad grado 0, un 7,4% mero medio de bolsas periodontales en tampoco se obtuvieron diferencias sig-
movilidad +, un 5,6% movilidad grado I el intervalo ≥4 mm-<6 mm disminuye nificativas. De nuevo se observó que en
y un 3% movilidad grado II. No se ob- tras el tratamiento con la férula, resul- el maxilar, tras la prescripción de la fé-
servó ningún diente con movilidad gra- tando sólo estadísticamente significa- rula, un 85% de los dientes mantuvie-
do III. En el Registro 3 (tras el tratamien- tivo a nivel de dientes posteriores. ron su movilidad, un 9,4% la disminu-
to con la férula), un 93,9% de los dientes Cuando se realiza por maxilares yeron y en un 5,5% se incrementó,
presentaban movilidad 0, un 4,8% mo- (maxilar superior por un lado y mandí- siendo estos valores para la mandíbula
vilidad +, un 0,9% movilidad grado I y bula por otro) se obtiene de nuevo, en de 91,1%, 3,7% y 5,2% respectivamen-
un 0,4% movilidad grado II. No se ob- ambos casos, una disminución del nú- te. Si recordamos lo obtenido en el otro
servó ningún diente con movilidad gra- mero medio de bolsas (tras el trata- grupo, se evidencia que los resultados
do III. Se observa por tanto que tras el miento con la férula). son más favorables en el grupo «caso»
tratamiento con la férula oclusal el por- Respecto al número medio de bolsas que en el grupo «control».
centaje de dientes con movilidad 0 patológicas ≥6 mm, al realizar el estu-
aumentó (pasa de un 84% a un 93,9%) dio por diente individual, no difiere de Profundidad de sondaje. El estudio
y, por el contrario, los porcentajes corres- forma significativa antes y después del tanto por diente individual como por
pondientes a movilidades +, I y II dismi- período con férula. Sin embargo, cuan- maxilar y mandíbula (cada maxilar por
nuyeron, siendo estas diferencias estadís- do se hace por maxilar y mandíbula, sí separado), no mostró diferencias signi-
ticamente significativas. Valorando el aparece una disminución significativa ficativas respecto al número de bolsas
porcentaje de dientes donde la movili- en la mandíbula. de los dos rangos estudiados, antes y
dad disminuyó, se mantuvo o aumentó después de la prescripción de la férula.
después del tratamiento con la férula, se GRUPO CONTROL
observa que en un 13,7% de los dientes ANÁLISIS COMPARATIVO ENTRE
disminuyó la movilidad, en un 85% se Los siguientes resultados han sido obte- PACIENTES CASO Y CONTROL
mantuvo y en un 1,3% aumentó. nidos del análisis de los diez pacientes
Mandíbula: Los resultados obtenidos pertenecientes al grupo control que no Se hizo un análisis estadístico para com-
se asemejan bastante a los del maxilar. han usado la férula de forma regular. parar los resultados entre ambos grupos.
Antes de la colocación de la férula, un
84,5% de los dientes presentaban movi- Movilidad. No aparecieron diferencias Profundidad de sondaje. Respecto al
lidad de grado 0, un 5,7% movilidad +, estadísticamente significativas al reali- número de bolsas periodontales pato-
un 8,6% movilidad de grado I y un 1,2% zar el estudio por diente individual. lógicas ≥6 mm no se obtienen diferen-

36 Periodoncia y Osteointegración
Gómez Castillo y cols. La eficacia de las férulas oclusales
pyrig
No Co

ht
t fo periodontal,
les excesivas y enfermedad
Tabla 1 Resultados del análisis comparativo entre casos y controles rP

by N
respecto a las bolsas periodontales ≥6 mm antes y después aunque siempre ha sido una uidea
bli con-

Q ui
de la prescripción de la férula catla
trovertida. Stillman en 1917 señala
i
tecausa principalon

O R I G I N A L
sobrecarga oclusal como
ot

n
Caso Control
BOLSAS PERIODONTALES ≥6 mm
nc e
ss e(Stillman
n % n %
fo r
de la enfermedad periodontal
MAXILAR SUPERIOR
1917), teoría de la que discrepan auto-
Disminuyen las bolsas 11 4,8% 5 3,9% res como Orban (Orban y cols. 1933) y
Se mantienen las bolsas 213 93,4% 119 93,7% Weinmann (Weinmann 1941) quienes
Aumentan las bolsas 4 1,8% 3 2,4%
basaron sus estudios en autopsias en hu-
TOTAL 228 100,0% 127 100,0%
manos, afirmando que no existía rela-
MANDÍBULA ción entre fuerzas oclusales y enferme-
Disminuyen las bolsas 12 5,0% 3 2,2% dad periodontal, siendo la inflamación
Se mantienen las bolsas 226 94,2% 132 96,4%
Aumentan las bolsas 2 0,8% 2 1,5% gingival extendida al soporte óseo la
TOTAL 240 100,0% 137 100,0% causante de la afección periodontal.
En 1965 Glickman y cols., tras la
realización de estudios en animales y
cias significativas ni en el maxilar ni en posteriores en relación céntrica en he- humanos concluyen afirmando que el
la mandíbula entre ambos grupos (ta- miarcada derecha/izquierda y realiza- trauma por oclusión es un factor agra-
bla 1). En relación al número de bolsas ción del movimiento excéntrico de la- vante en la enfermedad periodontal,
patológicas ≥4 mm-<6 mm sí se obtie- teralidad derecha/izquierda no se han teoría aceptada por otros autores (Ma-
nen las siguientes diferencias estadísti- obtenido diferencias significativas que capanpan y Weinmann 1954, Posselt y
camente significativas tanto en maxi- influyan en la variación de los paráme- Emslie 1959, Glickman y Smulow
lar como en mandíbula (tabla 2). tros estudiados: profundidad de sonda- 1962, 1965, Svanberg 1974, Meitner
je y movilidad. Estos resultados pueden 1975, Lindhe y Ericsson 1982).
Movilidad. No se obtienen diferencias ser debidos al reducido número de pa- Otros autores (Lovdahl y cols. 1959,
significativas en el maxilar pero sí en la cientes que forman la muestra estudio, Belting y Gupta 1961, Baer y cols.
mandíbula (tabla 3). inferior a las muestras de estudios simi- 1963) en cambio, coinciden con el
También se valoró si los resultados ob- lares revisados. concepto de Waerhaug (1979) quien
tenidos en relación a la movilidad dife- examinó muestras de autopsias simila-
rían entre la arcada portadora de férula DISCUSIÓN res a las de Glickman y concluyendo
(en el presente estudio todas las férulas que no existía relación entre el trauma
fueron colocadas en maxilar superior) y La férula de estabilización, de descarga oclusal y el grado de destrucción perio-
la arcada antagonista, sin obtener dife- o de Michigan se utiliza, por lo general, dontal, coincidiendo con la inicial te-
rencias estadísticamente significativas. para tratar la hiperactividad muscular, oría de Orban y Weinmann.
y su uso puede reducir la actividad pa- Respecto a los estudios clínicos rea-
CRUCE CON OTRAS VARIABLES
rafuncional que a menudo acompaña a lizados, Philstrom y cols. (1986) estu-
los períodos de estrés (Solberg y cols. diaron la asociación entre trauma por
En las variables fumador/no fumador, 1975, Sheikholeslam y cols. 1986). oclusión y periodontitis mediante la
número de contactos posteriores en re- En 1901 se comienza a hablar de la evaluación de una serie de rasgos clíni-
lación céntrica, número de contactos relación existente entre fuerzas oclusa- cos y radiográficos de los primeros mo-
lares superiores. Concluyeron a partir
de sus mediciones que los dientes con
Tabla 2 Resultados del análisis comparativo entre casos y controles movilidad incrementada y espacio pe-
respecto a las bolsas periodontales ≥4 mm antes y después
de la prescripción de la férula riodontal ensanchado tenían, en efec-
to, bolsas más profundas, más pérdida
Caso Control de inserción y menos hueso de soporte
BOLSAS PERIODONTALES ≥4 mm
n % n %
que los dientes sin esos signos.
MAXILAR Burgett y cols. (1992) estudiaron el
Disminuyen las bolsas 62 27,2%* 23 18,1%* efecto de los ajustes oclusales en el tra-
Se mantienen las bolsas 147 64,5% 82 64,6%
Aumentan las bolsas 19 8,3%* 22 17,3%*
tamiento de la periodontitis. Cincuen-
TOTAL 228 100,0% 127 100,0% ta pacientes con periodontitis fueron
examinados inicialmente y posterior-
MANDÍBULA
29,6*% 14,6%*
mente tratados mediante limpieza ra-
Disminuyen las bolsas 71 20
Se mantienen las bolsas 156 65,0% 101 73,7% dicular y cirugía de colgajo, recibiendo
Aumentan las bolsas 13 5,4%* 16 11,7%* veintidós de ellos terapia oclusal inte-
TOTAL 240 100,0% 137 100,0% gral. Su valoración dos años más tarde
*P < 0,05 reveló que la ganancia de inserción al

Volumen 18, Número 1, 2008 37


Gómez y cols. La eficacia de las férulas oclusales
pyrig
No Co

ht
t fo
rada los dientes con sobrecarga
Tabla 3 Resultados del análisis comparativo entre casos y controles r P oclusal

by N
respecto a la movilidad antes y después de la prescripción ub
comparados con dientes sin sobrecarga

Q ui
de la férula lica
oclusal presentan una mayor predispo-tio
O R I G I N A L

ess cyede n
sición al incremento de tmovilidad
ot

n
Caso Control
MOVILIDAD fo r
n % n % profundidad de sondaje. en
MAXILAR SUPERIOR
¿Cuál es le mecanismo por el que el
Disminuye la movilidad 31 13,7% 12 9,4% trauma oclusal afecta al estado perio-
Se mantiene la movilidad 193 85,0% 108 85,0% dontal? Las alteraciones que ocurren en
Aumenta la movilidad 3 1,3% 7 5,5%
un diente con trauma oclusal reducen
TOTAL 227 100,0% 127 100,0%
la resistencia ofrecida por los tejidos pe-
MANDÍBULA riodontales al sondaje clínico. Estas al-
Disminuye la movilidad 32 13,4%* 5 3,7%* teraciones, que se dan en un diente
Se mantiene la movilidad 206 86,2% 123 91,1%
Aumenta la movilidad 1 0,4%* 7 5,2%* móvil, se traducen en disminución de
TOTAL 239 100,0% 135 100,0% hueso alveolar, disminución en la can-
tidad de colágeno y aumento de la vas-
*P < 0,05
cularización del tejido conectivo (Nei-
derud y cols. 1992). Sin embargo, otros
sondaje era un promedio de 0,5 mm su- I De los dientes que sobrevivieron, autores como Polson y cols. (1976) o Jin
perior en los pacientes que habían re- el 40,24% correspondían a pacientes y Cao(1992), no encuentran incremen-
cibido tratamiento combinado perio- con hábitos parafuncionales. to en la profundidad de sondaje en
dontal y oclusal que en aquellos en los I 44,27% eran dientes perdidos de dientes con trauma oclusal, especifican-
que no se incluyó el ajuste oclusal. pacientes con hábito parafuncional y do que la diferencia en los resultados
Así, los hallazgos de estos dos últi- que no usaban la férula (de todos los obtenidos puede ser debido a las carac-
mos trabajos prestan soporte a la hipó- dientes perdidos). terísticas de la muestra (criterios de se-
tesis de que el trauma por oclusión pue- I 23,93% eran dientes que habían lección más estrictos en los anteriores
de tener un efecto perjudicial sobre el sobrevivido en pacientes con hábitos estudios y con una muestra más amplia
periodonto. parafuncionales y que no usaban la fé- de pacientes). Pero aportan otro dato
McGuire y Nunn (1996) estudiaron rula (de todos los dientes perdidos). interesante en relación a la diferencia
la supervivencia de los dientes de 100 pa- de resultados obtenidos en dientes pos-
cientes diagnosticados de periodontitis Así, se puede observar que el por- teriores en comparación con anteriores,
crónica del adulto generalizada mode- centaje de dientes perdidos en relación sometidos todos a la sobrecarga oclusal,
rada-severa, tratados por el mismo clí- al porcentaje de dientes que han sobre- basándose en el hecho de que, debido a
nico y en mantenimiento (al igual que vivido en pacientes con hábito para- la anatomía de los dientes y a la situa-
en nuestro estudio). Su objetivo era de- funcional que no han usado la férula ción biomecánica que se presenta en la
terminar qué factores estaban más re- oclusal es mayor, evidenciando así el boca, la distribución de las fuerzas oclu-
lacionados con la pérdida dental y su efecto beneficioso de la férula. Este sales es diferente en sector anterior y
efecto o repercusión respecto a la su- dato concuerda con lo obtenido en posterior. En nuestro estudio se eviden-
pervivencia del diente. Se compararon nuestro estudio, donde los resultados cia un efecto más beneficioso en los sec-
los pronósticos sobre la pérdida de en relación a la profundidad de sonda- tores posteriores con el uso de la férula,
dientes y el número de dientes perdi- je y a la movilidad son más satisfacto- ya que son los que mayor carga reciben,
dos en diferentes momentos: pronósti- rios en los pacientes que han usado la y por consiguiente, los más aliviados
co inicial, a los cinco años y a los ocho férula (grupo caso) respecto a los que con el uso de esta.
años. Los factores de riesgo estudiados no (grupo control). Según los resultados del presente es-
fueron: profundidad de bolsa, movili- Mc Guire y Nunn concluyeron afir- tudio y coincidiendo con la mayoría de
dad, lesión de furca, pérdida de hueso, mando que la profundidad de bolsa ini- los realizados con anterioridad, se ob-
hábito parafuncional con/sin trata- cial, la movilidad, lesión de furca, pér- serva un efecto beneficioso sobre los
miento mediante férula oclusal, taba- dida de hueso, hábito parafuncional sin parámetros movilidad y profundidad de
co, higiene oral y pacientes con próte- tratamiento con férula y tabaco eran los sondaje al tratar el hábito parafuncio-
sis removible frente pacientes con principales factores de riesgo y que el nal y reducir la sobrecarga oclusal en
prótesis fija. aumento de todos estos parámetros a lo pacientes periodontales.
Respecto al hábito parafuncional largo del tiempo favorecía la pérdida de
con y sin uso de la férula oclusal, obser- dientes. CONCLUSIONES
varon que: En otro estudio, Nunn y Harrel
(2001) concluyen señalando que, de En función de los resultados obtenidos
I De los dientes perdidos, el 57,3% acuerdo con sus resultados, en pacien- sobre la muestra estudiada, se observa
correspondían a pacientes con hábitos tes diagnosticados inicialmente de pe- que tras el tratamiento con la férula
parafuncionales. riodontitis crónica generalizada mode- oclusal:

38 Periodoncia y Osteointegración
Gómez Castillo y cols. La eficacia de las férulas oclusales
pyrig
No Co

ht
I En el grupo caso aparecen diferen- les o superiores a 4 mm donde se obtie-
t fo diferencias
dontal no se han obtenidorP

by N
cias estadísticamente significativas en ne una disminución del número medio ubque in-
estadísticamente significativas

Q ui
movilidades y profundidad de sondaje. de estas, más notable en el grupo caso.
lica
fluyan en la variación de los paráme-
tio

O R I G I N A L
La movilidad en un porcentaje alto se En relación a la movilidad, existen tros estudiados. te n ot

n
mantiene y en un porcentaje mucho diferencias significativas sólo a nivel ss e n c e fo r
menor, pero también considerable, dis- mandibular: en los pacientes que han En resumen, y sin perder de vista
minuye. Respecto a la profundidad de usado regularmente la férula oclusal las limitaciones del estudio, como por
sondaje, aparece una disminución en aparece un mayor porcentaje de dien- ejemplo, el no haber realizado un aná-
los dientes posteriores, siendo más evi- tes que disminuyen su movilidad res- lisis multivariante debido a la reduci-
dente a nivel mandibular. pecto a los que la aumentan, a la inver- da muestra de pacientes, nuestros re-
I En el grupo control no se eviden- sa de lo obtenido en el grupo control, sultados indican que los pacientes
cian diferencias estadísticamente sig- donde el porcentaje de dientes mandi- periodontales con trauma oclusal
nificativas ni en la movilidad ni en la bulares que disminuyen la movilidad es por apretamiento-bruxismo y tratados
profundidad de sondaje (pero sí exis- menor que el porcentaje de dientes que con férula oclusal obtienen resultados
ten diferencias a nivel descriptivo). la aumentan. Sin embargo, no existen más satisfactorios en los parámetros
I Al hacer la comparativa estadísti- diferencias significativas entre la arca- periodontales estudiados. Aun así,
ca entre ambos grupos no aparecen di- da portadora de férula y la arcada anta- creemos conveniente la necesidad de
ferencias estadísticamente significativas gonista, en relación a la movilidad. realizar más estudios que aclaren la
en bolsas periodontales iguales o supe- I En las variables edad, fumador/ no verdadera relación entre oclusión y
riores a 6 mm, pero sí en las bolsas igua- fumador y tipo de tratamiento perio- periodoncia.

BIBLIOGRAFÍA
Belting CM, Gupta OP. (1961). The influence of Macapanpan LC, Weinmann JP. (1954) The occlusion and periodontitis. Journal of
psychiatric disturbances on the severity of periodontal influence of injury to the periodontal membrane on Periodontology 57, 1-6.
disease. Journal of Periodontology 32, 219-226. the spread of gingival inflammation. Journal of Polson AM, Meitner SW, Zander HA. (1976)
Borer P, Kakehaski S, Littleton NW, White CL, Dental Research 33, 263-272. Trauma and progression of marginal periodontitis
Liebermen JE. (1963) Alveolar bone loss and McNeil C. (2005) Fundamentos científicos y in squirrel monkeys III. Adaptation of
oclusal wear. Periodontics 1, 91. aplicaciones prácticas de la oclusión. Barcelona: interproximal alveolar bone to repetitive injury.
Burgett F, Ramfjord S, Nissle R, Morrison E, Quintessence, S. L. Journal of Periodontol Research 11, 279-289.
Charbeneau T, Caffesse R. (1992) A randomized Miller S.C. (1943) Textbook of Periodontia (Oral Posselt U, Emslie RD. (1959) Occlusal disharmonies
trial of occlusal adjustment in the treatment of Medicine). Philadelphia: The Blakistom Co. and their effect on periodontal diseases.
periodontitis patients. Journal of Clinical McGuire MK, Nunn ME. (1996) Prognosis versus International Dental Journal 9, 367-381.
Periodontology 19, 381-387. actual autcome III. The effectiveness of clinical Sheikholeslam A, Holmgren K, Rijse C. (1986) A
Echeverría J, Echeverría A. (2007) Manual de parameters in accurately predicting tooth survival. clinical and electromyographic study of the long-
Periodoncia. Madrid: Editorial Ergón. Journal of Periodontology 67, 666-674. term effects of an occlusal splint on the temporal
Glickman I. (1965) Clinical significance of trauma Meitner SW. (1975) Co-destructive factors of marginal and masseter muscles in patients with functional
from occlusion. Journal of American Dental periodontitis and repetitive mechanical injury. disorders and nocturnal bruxism. Journal of Oral
Association 70, 607-618. Thesis. Rochester, USA: Eastman Dental Center Rehabilitation 13, 137-145.
Glickman I, Smulow JB. (1965) Effect of excessive and the University of Rochester, USA: Eastman Sociedad Española de Periodoncia y
occlusal forces upon the pathway of gingival Dental Center and the University of Rochester. Osteointegración. (2005) Manual SEPA de
inflammation in humans. Journal of Neiderud A-M, Ericsson I, Lindhe J. (1992) Periodoncia y Terapéutica de Implantes.
Periodontology 36, 141-147. Probing pocket depth at mobile/non mobile teeth. Fundamentos y guía práctica. Madrid: Médica
Hallmon WW, Harrell SK. (2004) Occlusal analysis, Journal of Clinical Periodontology 19, Panamericana. S.A.
diagnosis and management in the practice of 754-759. Stillman PR. The management of pyorrhoea. (1917)
periodontics. Periodontology 2000 34, 151-164. Nunn M, Harrel SK. (2001) The effect of occlusal Dental Cosmos 59, 405-414.
Jin L, Cao C. (1992) Clinical diagnosis of trauma discrepancies on Periodontitis I. Relationship of Solberg WK, Clark GT, Rugh JD. (1975)
from occlusion and its relation with severity of initial occlusal discrepancies to initial clinical Nocturnal electromyographic evaluation of
periodontitis. Journal of Clinical Periodontology parameters. Journal of Periodontology 72, bruxism patients undergoing short term splint
19, 92-97. 485-494. therapy. Journal of Oral Rehabilitation 2,
Karolgy M. (1901) Beobachtungen ubre Piorrea Okeson J. (1999) Dolor orofacial según Bell. 215-223.
alveolaris. Ost Ung Vierteljschr Zahnheilk 17, Barcelona: Quintessence, S. L. Svanberg G, Lindhe J. (1973) Experimental tooth
279-283. Okeson J. (1999) Tratamiento de oclusión y hypermobylity in the dog. A methodological study.
Lindhe J, Ericsson I. (1982) The effect of elimination afecciones temporomandibulares. Madrid: Odontologisk Revy 24, 269-282.
of jiggling forces on periodontally exposed teeth in Mosby. Waerhaug JJ. (1979) The infrabony pocket and its
the dog. Journal of Periodontology 53, 562-567. Orban B, Weinmann J. (1993) Signs of traumatic relationship to trauma from occlusion and subgingival
Lovdahl A, Schei O, Waerhaug J, Arno A. (1959) occlusion in average human jaws. Journal of plaque. Journal of Periodontology 50, 355-365.
Tooth mobility and alveolar bone resorption as a Dental Research 13, 216 (Abstract). Weinmann JP. (1941) Progress of gingival
function of occlusal stress and oral hygiene. Acta Pihlstrom PL, Anderson KA, Aeppli D, Schaffer EM. inflammation into the supporting structures of the
Odontologica Scandinavica 17, 61-77. (1986) Association between signs of trauma from teeth. Journal of Periodontology 12: 71-82.

Volumen 18, Número 1, 2008 39