Está en la página 1de 384

Anónimo

Revelación
ΑΠΟΚΑΛΥΨΙΣ

Λ
2 Revelación
Revelación
ΑΠΟΚΑΛΥΨΙΣ
Revelación 1:3
“Feliz es el que lee en voz alta, y los que oyen, las palabras de esta
profecía, y que observan las cosas que se han escrito en ella; porque
el tiempo señalado está cerca.”

Revelación 22:7
“Y, ¡mira!, vengo pronto. Feliz es cualquiera que observa las pala-
bras de la profecía de este rollo.”

De parte de un autor que ha preferido permanecer en el anoni-


mato, dedicado a todos aquellos que, a pesar del vacío dejado por
las religiones tradicionales, no han perdido su fe en Dios y en las
profecías.

Revisión
Marzo 2019

Un agradecimiento sincero va a todos aquellos que han colaborado


con esmero y han contribuido de diversas maneras a la traduc-
ción, la publicación y la difusión del contenido de este libro..

3
Notas:

1. A menos que se indique lo contrario, todos los escritos


citados están tomados de la Traducción del Nuevo
Mundo con referencias (RBI8 TNM), publicada en 1987
por la Sociedad Watch Tower.
2. El estilo itálico se utilizará en todas las citas, ya sea de
fuentes externas (Biblia, obras de referencia), idiomas
extranjeros (por ejemplo: griego, latín), etc.
3. abreviaturas:
JW: Testigos de Jehová
WTS: Watch Tower Society
W: la revista La Atalaya
re: libro publicado por la WTS, “Apocalipsis, ¡se acerca
su magnífica culminación!”

EC: Era Común


d.C.: después de Cristo
AD: año domini

4 Revelación
INDICE

Notas:...................................................................................................4
Introducción del autor........................................................ 9
Premisa ..................................................................................13
El problema de la comprensión del texto..................13
La condición previa o punto de partida......................13
La perspectiva.............................................................................. 14
Capítulo 1................................................................................21
Revelación 1:1-8.............................................................................21
Capítulo 2...............................................................................41
Revelación 2:1-29......................................................................... 41
Apéndice al capítulo 2 de Revelación:..........................51
2 Corintios 12:1-5, ¿quién recibió la visión?.................51
Capítulo 3.............................................................................. 55
Revelación 3:1-22.........................................................................55
Apéndice al capítulo 3 de Revelación:........................60
La “primera resurrección”...................................................60
Capítulo 4 ..............................................................................71
Revelación 4:1-11.......................................................................... 71
Capítulo 5...............................................................................81
Revelación 5:1-14......................................................................... 81
Capítulo 6..............................................................................87
Revelación 6:1-8.......................................................................... 87
Revelación 6:9-17....................................................................... 97
Capítulo 7............................................................................ 105
Revelación 7:1-8........................................................................ 105
Revelación 7:9-17........................................................................113
Apéndice al capítulo 7 de Revelación:...................... 120
Lo que Juan vio........................................................................ 120
Lo que Juan escuchó.............................................................121
Capítulo 8.............................................................................123
Revelación 8:1-13........................................................................123
Capítulo 9.............................................................................133
Revelación 9:1-21........................................................................133
Fotos e ilustraciones del capítulo 9................... 146
Capítulo 10........................................................................... 151

5
Revelación 10:1-11........................................................................151
Capítulo 11............................................................................ 159
Revelación 11:1-12.......................................................................159
Revelación 11:13-19....................................................................174
Fotos e ilustraciones del capítulo 11.................. 182
Capítulo 12........................................................................... 183
Revelación 12:1-17......................................................................183
Capítulo 13........................................................................... 195
Revelación 13:1-10......................................................................195
Revelación 13:11-18..................................................................204
Fotos e ilustraciones del capítulo 13.................. 217
Capítulo 14.......................................................................... 219
Revelación 14:1-20....................................................................219
Fotos e ilustraciones del capítulo 14................ 230
Capítulo 15...........................................................................233
Revelación 15:1-8.......................................................................233
Capítulo 16...........................................................................243
Revelación 16:1-21.....................................................................243
Capítulo 17...........................................................................259
Revelación 17:1-18.....................................................................259
“Y los reunieron en el lugar que se llama
en hebreo Har Magedón”................................................. 260
Fotos e ilustraciones del capítulo 17..................277
La descripción de la ramera
nos revela su identidad.......................................................278
Capítulo 18........................................................................... 281
Revelación 18:1-24.....................................................................281
Capítulo 19...........................................................................293
Revelación 19:1-21.....................................................................293
Capítulo 20..........................................................................303
Revelación 20:1-6.................................................................... 303
Revelación 20:7-15.................................................................. 320
Capítulo 21 ..........................................................................327
Revelación 21:1-27....................................................................327
Capítulo 22..........................................................................339
Revelación 22:1-21....................................................................339
Epílogo................................................................................ 349
Conclusión.................................................................................. 349
El árbol de la vida................................................................... 350
Resurrección..............................................................................356
Defecto de origen...................................................................356
Algunas posibilidades..........................................................358

6 Revelación
MAPAS................................................................................. 369
Jerusalén, enero 68 d. C. .................................................. 369
Jerusalén, febrero 68 d. C. ............................................... 370
Jerusalén, de abril 69 d. C. .................................................371
Jerusalén, diciembre 69 d. C. .........................................372
Jerusalén, abril 70 d. C. .......................................................373
Asedio de Jerusalén, 14 de abril 70 d. C. .................374
ESQUEMAS Y DIAGRAMAS............................................377
Diagrama de la estructura de Revelación.............377
Las Bestias de Revelación.................................................378
Cronología de Revelación.................................................379
Viejos conceptos que se van:...................................... 380
Nuevos conceptos que se introducen:..................... 381

7
8 Revelación
Introducción del autor

INTRODUCCIÓN DEL AUTOR

Queridos hermanos y amigos, desde que comencé a


estudiar la Biblia como Testigo de Jehová, siempre he te-
nido un profundo interés por las profecías.
Una de las preguntas que me hacía a menudo, al con-
siderar en particular las profecías del último libro de la
Biblia, era la siguiente: ¿cómo es posible que un libro lla-
mado Revelación (generalmente también conocido como
Apocalipsis) resulte, a pesar del nombre, tan difícil de en-
tender, incluso después de haberlo estudiado varias veces
en las reuniones que hace un tiempo llamábamos estudio
del libro?
De hecho, muchas de las explicaciones proporciona-
das me dejaban bastante perplejo. Solo para citar algunos
ejemplos:

• La aterradora invasión de langostas que salen del abismo del


capítulo 9, ¿simboliza realmente la actividad de predicación pasa-
da y presente de la llamada “clase de los ungidos”, como se nos ha
enseñado?
• El poderoso sonido de las siete trompetas, ¿se escuchó realmen-
te en los años 20 del siglo pasado durante las asambleas de los que
en ese entonces eran llamados Estudiantes de la Biblia?
• La mayoría de las terribles plagas mencionadas en el libro
¿puede realmente tener un significado no literal sino esencialmen-
te simbólico o espiritual?
• El ataque de Gog y Magog descrito en el capítulo 20 ¿podrá
suceder de verdad después de mil años de vida en el paraíso como
piensa la Sociedad Watchtower (a la cual, de ahora en adelante
por brevedad, me referiré como WTS)?

Con el tiempo, ciertas dudas se volvieron cada vez


más insistentes en mi mente, hasta el punto de llegar casi
a dudar de la lógica de ciertas profecías, o al menos de
su interpretación. Cuando en tiempos recientes el libro
“Apocalipsis, ¡se acerca su magnífica culminación!” (pu-

9
Introducción del autor

blicado por la WTS y que contiene un examen versículo


por versículo de Revelación) se dejó de imprimir, me re-
gocijé con la esperanza de que saliera en su lugar una
versión actualizada, una que tal vez resolviera al menos
algunas de mis dudas.
Abandonada la esperanza, después de varias reunio-
nes anuales 1 sin novedades al respecto, y notando más
bien que las profecías en general ya no parecen ser un
tema prioritario para la WTS, he decidido organizar algu-
nas notas personales sobre el libro de Revelación, acumu-
ladas en el transcurso de varios años, y de publicar parte
del material.
Aunque la discusión de los temas proféticos pueda re-
sultar compleja, algunas razones de peso me han llevado
a compartir estas informaciones.
Estoy profundamente convencido de que cada cristia-
no puede y debería servir como un esclavo fiel y discreto
(para usar las palabras de Jesús en Mateo 24:45), en el
momento en que, extrayendo de la reserva de alimento
espiritual que nos dejó el Señor (su Palabra escrita), dis-
pensa con sinceridad y sin motivos ocultos algo útil para
la edificación espiritual de los demás.
Al mismo tiempo, todos somos domésticos cuando nos
alimentamos de algo proporcionado por otros sin que al-
guien tenga que cubrir o ejercer una autoridad particular
para realizar este tipo de servicio, como es el caso del
Cuerpo Gobernante de los Testigos de Jehová 2 y de otros
líderes religiosos.

Mateo 20:25-27:
“Pero Jesús, llamándolos a sí, dijo: “Ustedes saben que los gober-
nantes de las naciones se enseñorean de ellas, y los grandes ejercen
autoridad sobre ellas. No es así entre ustedes; antes bien, el que

1. El autor se refiere a las Reuniones Anuales de la WTS que generalmente se


llevan a cabo durante la primera semana de octubre de cada año

2. El Cuerpo Gobernante de los Testigos de Jehová está formado por un número


limitado de personas (8 miembros, en septiembre de 2018) que administran todas
las actividades de los TdJ. Se identifican, de forma exclusiva, como “El Esclavo Fiel
y Discreto” de Mateo 24:45

10
Introducción del autor

quiera llegar a ser grande entre ustedes tiene que ser ministro de
ustedes, y el que quiera ser el primero entre ustedes tiene que ser
esclavo de ustedes.”

Creo que el tema del Reino de Dios, en relación con


nuestra esperanza futura, es de importancia fundamental
como nos confirma Romanos 15:13:

“Que el Dios que da esperanza los llene de todo gozo y paz por el
creer de ustedes, para que abunden en la esperanza con poder de
espíritu santo.”

El apóstol Pablo pone el alimentar una esperanza en la que


se pueda creer firmemente en relación directa con la cantidad
de alegría y paz que uno siente en el presente.
Sin lugar a dudas el contenido del libro de Revelación re-
presenta, más que el de otros libros bíblicos, un elemento esen-
cial para comprender el verdadero significado y el pleno alcance
del Reino de Dios.
La necesidad de re-enfocar la esperanza debería ser, por lo
tanto, el principal incentivo que nos empuja a querer continuar
estudiando sin temor las Escrituras, a querer excavar personal-
mente incluso en lugares donde nunca antes nos habíamos atre-
vido como en el caso de las profecías.
En vista de este tipo de trabajo, la mía aspira a ser solo una
pequeña contribución.

11
12 Revelación
Premisa

PREMISA

El problema de la comprensión del texto.

Tal como sucedería con cualquier puerta de seguridad que


se esté intentando abrir, incluso con respecto al libro de Revela-
ción, creo que es importante buscar, antes que nada, la clave de
lectura correcta, en lugar de intentar abatir la puerta o forzar
la cerradura.
Usando la llave apropiada, todo resultaría relativamente
simple. Por otro lado, sin la llave, se correría el riesgo de las-
timarse dando inútiles y dolorosos empujones a la puerta o de
dañar irreparablemente la cerradura al tratar de forzarla con
herramientas inadecuadas.
A tal propósito, antes de abordar el texto bíblico, me he
planteado dos cuestiones fundamentales: una se refiere a la con-
dición previa o al punto de partida, la otra tiene que ver con la
perspectiva a través de la cual examinar el contenido del libro.

La condición previa o punto de partida.

Imaginemos recibir una hoja con la siguiente expresión


matemática:
5 + (9 x 4) - 16 = 15
Hay algo que no cuadra, y no es necesario ser particular-
mente dotados para entenderlo.
Supongamos, sin embargo, que se nos asegure:
• Que las cifras son correctas;
• Que el resultado es correcto;
• Que no se pueden agregar o quitar números para hacer que la
expresión cuadre.
Podríamos pasar años mirando la fórmula, sin obtener
nada más que un tremendo estado de frustración, alternando
los momentos en que pensamos que quien la escribió tenía que
estar equivocado, a las veces en que ponemos seriamente en

13
Premisa

duda nuestra habilidad de contar.


¿Se han sentido así, quizás, al leer vez tras vez el contenido
del libro de Revelación?
Volviendo al ejemplo de arriba, supongamos que se descu-
bra, en cierto momento, que la hoja que se nos dio es en realidad
una copia del original y que el primer número de la fórmula
originalmente estaba escrito en rojo.
Estando así las cosas, sería ahora suficiente colocar el sig-
no menos delante del 5 inicial y, sin cambiar nada más, la expre-
sión resultaría perfectamente lógica:
- 5 + (9 x 4) - 16 = 15
Todo lo que se estaba escrito era realmente correcto: el pro-
blema consistía en haber dado por sentado un punto de partida
diferente al que se pretendía originalmente.

La perspectiva

Observar un objeto con un telescopio o verlo a través de un


caleidoscopio son dos experiencias totalmente diferentes.
Los antiguos telescopios consistían en una serie de tubos
insertados uno dentro del otro que, cuando se extendían, permi-
tían ver varios objetos a distancias cada vez mayores.
Un caleidoscopio está más bien hecho para observar un
único objeto, desde cerca y desde diferentes ángulos, mostrando
varias facetas y matices de color.
Aplicando este último ejemplo al libro de Revelación, la
mayoría de los lectores esperan encontrar en sus páginas una
narración progresiva en forma telescópica: eventos futuros que
alcanzan su punto máximo a través de una progresión temporal
continua.
Ciertos aspectos del libro realmente llevarían a pensar de
esta manera: se habla de un rollo con siete sellos, el último de
los cuales introduce siete ángeles con siete trompetas, que a su
vez abren el camino para el derramamiento de siete tazones.
Incluso el orden parece a veces ser cronológico: en los pri-
meros capítulos se habla de eventos que se referían a la época
de Juan (las cartas a las siete congregaciones de Asia Menor),
mientras que en los capítulos finales se describen claramente
eventos futuros.
Sin embargo, otros aspectos parecen ser incompatibles con
un simple desarrollo de tipo telescópico y progresivo. En el libro
hay muchas partes que parecen repetirse, o al menos se superpo-

14 Revelación
Premisa

nen: la descripción de las primeras cuatro trompetas, solo para


dar un ejemplo, se superpone casi por completo a la descripción
de lo que ocurre cuando se vierte el contenido de los primeros
cuatro tazones. También hay una repetición, a intervalos cons-
tantes, de truenos, relámpagos, terremotos, interludios, juicios
y recompensas. Los anuncios y referencias en relación con el
Reino de Dios, con Babilonia la Grande y la bestia salvaje, tam-
bién se repiten en varias secciones del libro.
Valdría la pena examinar la posibilidad de que, con la ex-
clusión de los capítulos iniciales y finales, el cuerpo central del
libro pueda tener una estructura en forma de caleidoscopio, un
instrumento que, entre otras cosas, da lugar a un tipo particu-
lar de narración. Wikipedia la describe de esta manera:

“El ‘caleidoscopio’, en el contexto narrativo, es también una de las


figuras retoricas a las que se aproxima el entrelacement, un tipo de
narración en la que hay un entrelazamiento continuo de historias
y que se refiere a la multiplicidad de figuras (imágenes) que se
pueden reconocer en ella”. 3

En este caso, no se trataría de observar diferentes aconteci-


mientos en progresión, más bien de concentrar la atención en un
solo tema narrativo que se desarrolla a través de diferentes his-
torias o imágenes. Con respecto a la condición previa, o al punto
de partida, lo que siempre hemos dado por sentado (porque de
esa manera se nos ha inculcado) es que el libro de Revelación
fue escrito por el Apóstol Juan, en 96 EC, o de todo modo hacia
fines del siglo primero. Es bastante sorprendente descubrir en
qué se basa esta suposición, y en qué medida, contrariamente a
esto, puede ser probable la hipótesis de que Juan escribiera el
rollo en el período anterior a la destrucción de Jerusalén del 70
EC. Esto cambiaría sustancialmente la perspectiva, casi como
si se pasara del signo + al signo - antes de un número dentro de
una expresión matemática. A continuación, trataremos de ex-
plicar por qué una diferente datación del libro de Revelación es
en realidad mucho más que una simple posibilidad de explorar.
En la tabla de los libros bíblicos, que figura dentro de la
TNM, el año 96 EC, en referencia a la redacción de Revelación,
es seguido por “c.” lo que significa “alrededor de”. En realidad,

3. https://it.wikipedia.org/wiki/Caleidoscopio_(racconto)

15
Premisa

nadie ha podido establecer con certeza cuándo se escribió exac-


tamente el rollo, pero esto, hay que decirlo, ocurre con la mayo-
ría de los libros bíblicos. La determinación del año de redacción
aproximado se realiza generalmente teniendo en cuenta dos ca-
tegorías de evidencias indirectas: una externa y otra interna.
Antes de considerarlas, es recomendable hacer de antema-
no una simple observación de carácter general. Los escritos de
Juan son los únicos, dentro de las Escrituras griegas, que ge-
neralmente están fechados después de la destrucción de Jeru-
salén. Es cierto que Juan (casi centenario) pudo haber sido en
teoría el único escritor bíblico que esperó hasta llegar al final de
sus años para escribir sus libros inspirados (con los problemas y
riesgos que esto podía conllevar); se trata, de todo modo, de un
elemento atípico digno de ser subrayado.
En cualquier caso, tomemos en consideración más deteni-
damente el tema de la datación.
Wikipedia, en su versión italiana, reporta lo siguiente acer-
ca del libro de Apocalipsis:

“En cuanto a la fecha de composición, es opinión común que haya


sido compuesto hacia el final del gobierno de Domiciano, en la
primera mitad de los años 90 del primer siglo, mientras que algu-
nos abogan por una fecha un poco más tardía (96 dC). Incluso los
monjes ortodoxos de Patmos se adhirieron a la datación predomi-
nante al celebrar oficialmente el centenario XIX de la redacción
de la obra en 1995. En apoyo de esta datación, son el testimonio
de Ireneo de Lyon quien habla del final del reinado de Domiciano
(muerto en el año 96 dC) como el periodo de redacción de la obra y
algunas pistas internas de la obra en sí.
Otros autores, tanto antiguos (Clemente de Alejandría, Orígenes,
San Jerónimo) como modernos (Westcott, Lightfoot y William
Salmon), atribuyen el trabajo al período de Nerón. El texto en sí
(17, 9-11) parece sugerir un compromiso. Interpretando el “sexto
rey” como Nerón y el octavo como Domiciano, el exilio de Juan a
Patmos, durante el cual se establece la redacción del Apocalipsis,
coincide con las persecuciones de Nerón (alrededor de 67)”4

4. https://it.wikipedia.org/wiki/Apocalisse_di_Giovanni

16 Revelación
Premisa

La versión en inglés5 de la misma enciclopedia en línea,


agrega que el autor podría haber escrito Revelación bajo el go-
bierno de Vespasiano para luego actualizarlo bajo el reinado de
Domiciano.
Los dos períodos considerados más probables, y entre los
cuales los estudiosos están divididos, son por lo tanto el de Ne-
rón, que reinó hasta poco antes del 70 EC, y el de Domiciano,
que en cambio gobernó hacia finales del primer siglo.
Determinar si Juan recibió la Revelación antes o después
de la destrucción de Jerusalén, no es simplemente algo impor-
tante desde el punto de vista de la exactitud histórica, como
trataré de argumentar más adelante, sino que podría cambiar
radicalmente nuestra forma de ver y entender el libro de Reve-
lación.
Siguiendo lo declarado por Wikipedia, que es también lo
que se menciona en el libro Toda Escritura (publicado por la
WTS, página 264, párrafo 5), consideramos ahora las fuentes
externas que respaldarían una datación posterior al 70 EC, sin
olvidar que la misma enciclopedia admite que muchos estudio-
sos creen que el libro fue redactado antes de la destrucción de
Jerusalén .
Las citadas tradiciones de origen reciente, como la de los
monjes de Patmos, pueden ser descartadas ya que no son dig-
nas de la fe plena. El monasterio fue fundado en 1088 EC, casi
mil años después de los hechos en cuestión; sería como llamar a
declarar, en relación con un accidente de tránsito, a alguien que
llegó al lugar del desastre mil años después del accidente. El
elemento de prueba más importante, entre los que quedan por
considerar, sería por lo tanto el testimonio de Ireneo de Lyon,
cristiano que nació en 130 EC, murió a principios del siglo II, y
que fue considerado obispo de Lyon.
En realidad, su testimonio consiste en una sola oración re-
portada en su trabajo Contra las Herejías.
Hacia el final del segundo siglo, con respecto al nombre del
Anticristo, Ireneo escribió la frase que se menciona a seguir:

“Si tuviéramos que proclamar abiertamente, en la actualidad,


el nombre del Anticristo, lo habría dicho él, que también vio el

5. https://en.wikipedia.org/wiki/Book_of_Revelation

17
Premisa

Apocalipsis. Porque fue visto, no hace mucho, pero casi en nuestra


generación, al final del poder de Domiciano “. (Adv. Hae. V, 30.3).

Las palabras clave son: “Porque fue visto al final del poder
de Domiciano”.
Hay dos problemas importantes con esta oración.
Uno se refiere a su interpretación ya que, en el griego ori-
ginal en el que se escribió, la oración no resulta clara ni siquie-
ra para los lingüistas. Gramaticalmente hablando, la expresión
“fue visto” podría referirse a tres sujetos diferentes:

• A él (implícito Juan),
• Al Apocalipsis (implícito el rollo o la visión)
• Al Anticristo (que es el tema tratado en la oración).

En cualquier caso, el sujeto no está claramente especificado


y, por lo tanto, cualquier conclusión que se derive de la frase no
puede considerarse definitiva.
Para complicar aún más el cuadro, también existe el hecho
de que Nerón se llamaba Domicio, por su nombre completo ori-
ginal (Lucio Domicio Enobarbo), lo que aumenta la posibilidad
que pudiera ser confundido por Domiciano.
Luego, tenemos el problema de la confiabilidad del testi-
monio mismo. Ireneo, no solo escribió hacia el final del segundo
siglo, un período en el que se había difundido la apostasía del
verdadero cristianismo, sino que también se refiere a un hecho
referido por otros, por lo tanto no como un testigo directo.
Si además tomáramos las indicaciones de Ireneo como bue-
nas y válidas para establecer la fecha de Revelación entonces,
por lógica, también deberíamos reconocer como validos otros
conceptos que él afirma en el mismo libro. Según Ireneo, por
ejemplo, Jesús habría muerto a los 50 años de edad y su minis-
terio terrenal habría durado 15 años (Contra Las Herejías, libro
II, parte III).
Por lo tanto, la fuente no puede considerarse de pleno cré-
dito y, por esta razón, no podemos confiar exclusivamente en
este testimonio para establecer la fecha en que fue redactado el
libro de Revelación, asumiendo que fue escrito en 96 EC.
Sin embargo, el libro Toda Escritura añade que los escri-

18 Revelación
Premisa

tos de Eusebio6 y Girolamo concuerdan con cuanto afirmado por


Ireneo. No obstante, tampoco Eusebio y Girolamo hablan como
testigos directos o como fuentes independientes, simplemente
hacen referencia, siglos más tarde, a lo que Ireneo escribió.
El debate se vuelve más abierto aún, si tomamos en cuenta
otras fuentes externas que parecen contradecir a Ireneo7. Otro
de los llamados padres de la Iglesia, Clemente de Alejandría,
contemporáneo de Ireneo, escribe que el trabajo de los apóstoles
terminó bajo el reinado de Nerón. (Miscelánea 7:17)
Todavía más relevante es el testimonio contenido en el Ca-
non Muratoriano, un fragmento considerado fundamental para
establecer la canonicidad de los libros bíblicos y fechado 170 EC,
que afirma lo siguiente:

“Bendito fue el apóstol Pablo que, siguiendo la regla de su prede-


cesor Juan, escribió a no más de siete congregaciones, mencionán-
dolas por su nombre”. (ANF 5:603).

Este comentario de una fuente tan fidedigna indicaría que


el apóstol Juan escribió Revelación antes de que el apóstol Pablo
terminara de escribir sus cartas, es decir antes del 70 EC.
Incluso los famosos eruditos bíblicos de griego Westcott y
Hort, junto con muchos otros, están de acuerdo en atribuir al
libro de Revelación una fecha anterior a la destrucción de Jeru-

6. En relación a Eusebio de Cesárea, es necesario señalar que, generalmente, se


considera poco confiable como historiador. Según lo informado por la Enciclopedia
Británica, aunque historiador reconocido, se cuestiona su fiabilidad. Por ejemplo, la
mayoría de los estudiosos no encuentran una confirmación precisa de la persecución
de los cristianos por parte de Domiciano, como afirma Eusebio. Simplemente no hay
evidencia de que haya sucedido.
• Brian W. Jones, El Emperador Domiciano (Nueva York: Routledge, 1992).
• Julian Bennett, Trajan: Optimus Princeps (Londres: Routledge, 1997), p. 68.
• Leonard L. Thompson, El libro de Apocalipsis: Apocalipsis e Imperio (Oxford:
Oxford Univ. Press, 1990), p. 16.

7. La presunta persecución de los cristianos Romanos por el emperador Domicia-


no.
http://ro.ecu.edu.au/cgi/viewcontent.cgi?article=1640&contex- t = tesis
Tesis doctoral en la Universidad de Cowan

19
Premisa

salén, durante el gobierno de Nerón.


Nos quedan por considerar las evidencias internas del li-
bro, evidencias que se vuelven ahora decisivas para establecer
el período de datación correcto.
Se considerarán estas pruebas a lo largo del análisis de los
diversos capítulos: al fin y al cabo, si una llave (incluso una llave
de lectura) es la correcta o no, se determina insertándola en la
cerradura y verificando si la puerta se abre o no.
En este caso, se trata de abrir, posiblemente sin forzar la
cerradura, la puerta de la mente a la comprensión del libro de
Revelación.

20 Revelación
1:1-3:

CAPÍTULO 1

Revelación 1:1-8

1-3: “Una revelación por Jesucristo, que Dios le dio, para


mostrar a sus esclavos las cosas que tienen que suceder
dentro de poco. Y él envió a su ángel y mediante este [la]
presentó en señales a su esclavo Juan, que dio testimonio
de la palabra que Dios dio y del testimonio que Jesucristo
dio, aun de todas las cosas que vio. Feliz es el que lee en voz
alta, y los que oyen, las palabras de esta profecía, y que ob-
servan las cosas que se han escrito en ella; porque el tiempo
señalado está cerca”.

El contenido de estos tres primeros versículos del libro es


absolutamente relevante.
Una razón es que, con toda probabilidad, los versículos no
fueron escritos por el apóstol Juan. De hecho, se puede notar
que el escritor se refiere a Juan en tercera persona (Juan co-
mienza a escribir en primera persona a partir del versículo 4 en
adelante). Algo similar puede notarse en las Escrituras hebreas
al leer el libro de Ezequiel en el capítulo 1, versículos 2 y 3.
La explicación más probable es que se trate de una nota
que se escribió en la parte exterior del rollo, de modo que el ro-
llo mismo fuera fácilmente reconocible incluso antes de abrirlo
(hoy se hace algo similar al poner el título en la portada de un
libro, con un posible subtitulo de comentario, para hacerlo in-
mediatamente identificable resumiendo su contenido en pocas
palabras).
Es posible, por lo tanto, que los ancianos de Éfeso, donde se
cree que Juan realizó principalmente su ministerio después del
exilio de Patmos y donde supuestamente se guardó el rollo ori-
ginal, agregaran esta nota en la parte exterior del rollo mismo.
Con el tiempo, la nota se convirtió en parte integral del texto y
de los manuscritos que vez tras vez se iban copiando.
Si este es el caso, la nota se vuelve muy importante porque

Capítulo 1 21
1:1-3

revelaría en pocas líneas lo que pensaban los cristianos del pri-


mer siglo, contemporáneos de Juan, en relación al contenido del
rollo.
Las palabras iniciales “Una revelación por Jesucristo”, que
también podríamos definir apropiadamente como el título del li-
bro, nos invitan a reflexionar sobre la palabra griega Apokalyp-
sis (Aποκάλυψις).
Un versículo que puede ayudarnos a comprender mejor su
significado es el de Lucas 2:32, donde la expresión del anciano
Simeón, que se refiere al Mesías y es traducida “remover el velo”,
en realidad aparece en griego como una sola palabra: Apokalyp-
sis.
Por lo tanto, el concepto es el de descubrir algo que antes
estaba oculto a la vista, como cuando una estatua se muestra
al público por primera vez y se retira la tela o el velo que hasta
entonces la había cubierto.
La idea de un libro que fuera en su mayor parte incompren-
sible, lleno de símbolos del significado tan oscuro como para con-
fundir incluso a las mentes más brillantes, sería exactamente el
opuesto del concepto griego de Apokalypsis.
Los primeros cristianos esperaban que el velo fuera levan-
tado de algo que antes estaba oculto a la vista, para que final-
mente pudieran entender con sus mentes y ver claramente con
sus propios ojos. Esto también es evidente a partir de otros de-
talles que siguen.
De las expresiones, “las cosas que tienen que suceder dentro
de poco” y “el tiempo señalado está cerca” en los versículos 1 y
3, se percibe claro el sentido de urgencia e inminencia que esos
cristianos habían captado de la lectura de Revelación, hasta el
punto de incluir esas palabras en la nota puesta en el exterior
del rollo. En el primer caso, “dentro de poco”, traduce el griego
“en tachei” lo que significa rápidamente, inmediatamente. Del
griego “tachei” de hecho deriva la palabra tacómetro (velocíme-
tro).
También la palabra traducida “cerca” en el versículo 3
(griego “engys”), significa a seguir, inminente, contiguo.
En inglés esta palabra se traduce normalmente “at hand”,
al alcance de la mano, una expresión a la que estaba muy aficio-
nado Charles T. Russell, quien de hecho la usó en el título de su
trabajo inicial sobre el libro de Revelación.
El versículo 3, comienza con las palabras: “Feliz es el que
lee”. Sabemos que en esa época, a diferencia de hoy, los cristia-

22 Revelación
1:1-3

nos no tenían acceso a una copia personal de las Escrituras. El


verbo leer en este caso, así como en el caso de Hechos 13:27, es
referido a aquellos que llevarían a cabo la lectura pública del
rollo.
Por esto a seguir se añade la expresión “en voz alta” es de-
cir para el beneficio de todos los cristianos presentes: “los que
oyen”. Retomando entonces el concepto de la Shemá Judía, ade-
más de oír, se recomienda “observar”.
Esto nos confirma que se esperaba que todos los cristianos
primitivos comprendieran el contenido de Revelación para apli-
carlo a sus vidas o durante ese tiempo.
Por lo tanto, es natural preguntarse si esos cristianos del
tiempo de Juan habían malinterpretado del todo el contenido
de la Revelación pensando erróneamente que se realizaría en
breve cuando en realidad se cumpliría milenios después de su
muerte. Al mismo tiempo es el caso de preguntarse si no pueda
haber otra explicación.
El versículo 1, especifica que el contenido fue presentado
a Juan “en señales”. Este es otro aspecto fundamental a consi-
derar para adoptar la clave de lectura correcta al momento de
interpretar el significado de lo que está escrito.
En las Escrituras griegas hay tres libros en particular, de
los 27 canónicos, que podríamos definir más judíos que los de-
más: Mateo (porque originalmente fue escrito en hebreo y diri-
gido principalmente a los judíos), Hebreos (por razones obvias
que se deducen del mismo nombre) y Revelación. De estos tres,
Revelación es el más judío de todos, precisamente porque fue
presentado “en señales” a Juan.
Esas señales no son simplemente imágenes que Juan vio
por medio de visiones. De hecho, la palabra griega “esēmanen”,
traducida “señales” de la cual deriva la palabra semántica, en-
carna el concepto de significado; no se puede referir a algo que
se pueda ver pero no se pueda entender.
Las visiones, por lo tanto, habrían tenido un significado es-
pecífico y comprensible para Juan, además que para los prime-
ros cristianos.
Esto se debe a que las señales eran, y siguen siendo, refe-
rencias a varias partes de las Escrituras hebreas con las que
ellos estaban muy bien familiarizados. (Entre los que se han
tomado el tiempo para contarlas, algunos han identificado hasta
635 referencias a las Escrituras Hebreas contenidas en Revela-

Capítulo 1 23
1:4-6

ción)1.
 Se estima que en el primer siglo, en todo el territorio del
Imperio Romano, una de cada diez personas era de origen judío;
así que estamos hablando de una cantidad muy considerable de
personas. En el territorio de Asia Menor, en el que se encontra-
ban las siete congregaciones a las que escribió Juan, la cantidad
era aún mayor, al menos el 20% del total, como lo demuestran
diversas referencias de parte del mismo Juan. (Revelación 2:9,
3:9)
Esto sin mencionar a las congregaciones cristianas dentro
del territorio de Israel que habrían tenido la oportunidad de
recibir el rollo, o copias del mismo, logrando entender de inme-
diato su significado.
Por lo tanto, una cosa debería quedar clara: para compren-
der el contenido del libro de Revelación, es indispensable un
buen conocimiento de las Escrituras hebreas.

4-6 “Juan, a las siete congregaciones que están en el [distri-


to de] Asia: Que tengan bondad inmerecida y paz de parte
de “Aquel que es y que era y que viene”, y de los siete espíri-
tus que están delante de su trono, y de Jesucristo, “el Testi-
go Fiel”, “El primogénito de los muertos”, y “El Gobernante
de los reyes de la tierra”. Al que nos ama y que nos desató
de nuestros pecados por medio de su propia sangre —e hizo
que fuéramos un reino, sacerdotes para su Dios y Padre—,
sí, a él sea la gloria y la potencia para siempre. Amén”.

Después del prólogo general, en los versículos 1 a 3, co-


mienza el prólogo personal de Juan, que, desde el versículo 4,
se extiende hasta el versículo 8 incluido. Nuevamente, es impor-
tante prestar especial atención al contenido de estos versículos.
De hecho, el significado o propósito del rollo se repite, siempre
en forma condensada, esta vez a través de las palabras del mis-
mo escritor.
Al tratarse de cartas dirigidas a las congregaciones, Juan
respeta los que eran los cánones formales de la época en cuanto
a la redacción de una carta: primero, el nombre del autor, luego

1. http://johnsnotes.com/documents/OldTestamentReferencesintheBookofReve-
lation.pdf

24 Revelación
1:7-8

el destinatario o en este caso los destinatarios, un saludo cor-


dial, junto con un buen deseo del escritor y otros asociados con
él, el objeto de la carta expresado de manera sintética y, final-
mente, el nombre de un garante que acreditara la veracidad y
autenticidad del contenido.
Encontramos estos cinco elementos, en el orden indicado,
leyendo los versículos 4 al 8.
En el versículo 4, la expresión “Aquel que es y que era y que
viene”, repetida al final del versículo 8, no se refiere a Jesús,
sino más bien al Padre. Como ya visto anteriormente, en este
caso también, el verbo venir tiene el sentido de una acción que
está a punto de ocurrir. Una mejor traducción sería la siguiente:
‘El que está por venir o está próximo a venir’.
Por lo tanto, es necesario comprender en qué sentido Je-
hová vendría en breve, en relación con los cristianos del primer
siglo.
Dos expresiones significativas son también aquellas que se
refieren al Reino, en los versículos 5 y 6. La primera expresión
califica a Jesús como “El Gobernante de los reyes de la tierra”.
En la segunda expresión, Juan se refiere a sí mismo junto con
sus lectores cristianos, con las palabras: “hizo que fuéramos un
reino, sacerdotes para su Dios y Padre”.
Dado que estamos tratando con la introducción y aún no
hemos ingresado en la parte simbólica o profética que comienza
a partir del siguiente versículo, no veo razones por las cuales
estas referencias al Reino de Dios no deban tomarse literalmen-
te. Cabe señalar que en ambos casos se habla del Reino como
una realidad operante y no como algo que se manifestaría en un
futuro lejano.
Además, este concepto de un Reino que ya estaba en fun-
ción en el primer siglo estaría perfectamente en armonía con
otros versículos bíblicos no escritos por Juan, como Mateo 28:18
y Efesios 1:20, 22. De todo modo habrá ulteriores oportunida-
des, más adelante, para profundizar mejor este tema.

7-8 ¡ Miren! Viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que
lo traspasaron; y todas las tribus de la tierra se golpearán
en desconsuelo a causa de él. Sí, amén. “Yo soy el Alfa y la
Omega, dice Jehová Dios, Aquel que es y que era y que vie-
ne, el Todopoderoso.”

En el versículo 7, encontramos la primera declaración pro-

Capítulo 1 25
1:7-8

fética. Tratandose del que pudieramos definir como el objeto de


la carta a las congregaciones, esta declaración representa tam-
bién el punto central o el tema principal del contenido del rollo
entero.
Por lo tanto, este sería el momento apropiado para poner a
prueba la validez de la hipótesis según la cual el libro de Reve-
lación se escribió antes del año 70 EC, para ver si esto se puede
sostener a la luz de las evidencias internas.
El versículo comienza con la exclamación “¡Miren!” (griego
idou). Esta es una expresión particular que introduce un evento
inminente o que ya se puede ver claramente en el horizonte, no
se usa en relación con algo vago o extremadamente futuro. Se
puede comparar, por ejemplo, el uso de la misma palabra en
Mateo 1:20,23.
El evento que Juan presenta, exclamando “¡Miren!”, es la
venida de Jesús “con las nubes”. Pero, ¿a qué venida y a qué pe-
ríodo de tiempo se refiere? Si la Revelación fue escrita en 96 EC,
solo podríamos concluir que se trata de un evento futuro. Sin
embargo, esto conllevaría un gran problema interpretativo: los
que traspasaron a Jesús de hecho están muertos y enterrados
desde hace siglos. Para aclarar el punto, veamos a qué conclu-
siones nos lleva la evidencia interna de las Escrituras.

Consideremos, por ejemplo, Zacarías 12:10:

“Y ciertamente derramaré sobre la casa de David y sobre los ha-


bitantes de Jerusalén el espíritu de favor y súplicas, y ciertamente
mirarán a Aquel a quien traspasaron, y ciertamente plañirán por
Él como en el plañir por un [hijo] único; y habrá una lamentación
amarga por él como cuando hay amarga lamentación por el pri-
mogénito”.

Esta profecía se cumplió sobre los habitantes de Jerusalén,


los responsables directos de la muerte de Jesús, algunos de los
cuales se arrepintieron escuchando el discurso de Pedro, como
se indica en Hechos 2:36,37:

Por lo tanto, sepa con certeza toda la casa de Israel que Dios lo
hizo Señor y también Cristo, a este Jesús a quien ustedes fijaron en
un madero”. Ahora bien, cuando aquellos oyeron esto se sintieron
heridos en el corazón, y dijeron a Pedro y a los demás apóstoles:
“Varones, hermanos,¿ qué haremos?”.

26 Revelación
1:7-8

Revelación 1:7, sin embargo, dice: “todas las tribus de la


tierra se golpearán en desconsuelo”.
El detalle parecería referirse a algo mucho más extenso que
el territorio de la mera nación de Israel, y por lo tanto a un
evento que más bien involucraría a todo el planeta o a toda la
raza humana.
Sin embargo, es importante examinar los diferentes signi-
ficados de las palabras griegas que se traducen comúnmente
tierra. Una de ellas es oikumene, que normalmente se traduce
“tierra habitada”, como en Mateo 24:14. En ese caso, se refiere
a la parte del planeta que en el primer siglo correspondía al te-
rritorio gobernado por el Imperio Romano.
En este versículo 7, sin embargo, la palabra griega es ges,
un monosílabo que adquiere el significado específico de región o
país. Hacemos un uso similar de la palabra tierra, cuando ha-
blamos de la tierra de Canaan o de la tierra de Israel, queriendo
decir una región específica y no todo el planeta.
Que este sea a menudo el significado, en términos bíblicos,
lo entendemos a través de un texto como el de Isaías 10:23, cita-
do por el apóstol Pablo en Romanos 9:28 para referirse al castigo
sobre Israel.
Aquí están los dos textos comparados:
Isaías 10:22,23

“Pues aunque tu pueblo, oh Israel, resultara ser como los granos


de arena del mar, un simple resto entre él volverá. Un exterminio
ya decidido vendrá inundando en justicia, porque un exterminio y
una decisión estricta estará ejecutando el Señor Soberano, Jehová
de los ejércitos, en medio de todo el país”.

Romanos 9:27,28

“Además, Isaías clama respecto a Israel: “Aunque el número de los


hijos de Israel sea como la arena del mar, es el resto lo que será
salvo. Porque Jehová hará un ajuste de cuentas sobre la tierra,
concluyéndolo y acortándolo”.

Como puede verse claramente, la palabra país referida a


Israel en Isaías se traduce tierra en Romanos (griego ges), siem-
pre en relación con Israel, no con el planeta entero.
Otro versículo, en el que el uso de la palabra tierra se refie-

Capítulo 1 27
1:7-8

re evidentemente a un territorio limitado, es el de Lucas 23:44:

“Ahora bien, era ya como la hora sexta, y sin embargo una oscuri-
dad cayó sobre toda la tierra hasta la hora nona.”

Cabe destacar también que Juan, en Revelación, menciona


“las tribus de la tierra”. Esta expresión normalmente no se re-
fiere a los pueblos de toda la tierra habitada, que en cambio se
definen generalmente usando el término “naciones”, más bien
se refiere específicamente a las tribus de Israel. Esto también
queda claro si nos remontamos al capítulo 12 de Zacarías, versí-
culos 11 al 14, al que parece aludir el texto de Revelación:

“En aquel día el plañido en Jerusalén será grande, como el pla-


ñido de Hadadrimón en la llanura-valle de Meguidó. Y la tierra
ciertamente plañirá, cada familia por sí misma; la familia de la
casa de David por sí misma, y sus mujeres por sí mismas; la fami-
lia de la casa de Natán por sí misma, y sus mujeres por sí mismas;
la familia de la casa de Leví por sí misma, y sus mujeres por sí
mismas; la familia de los simeítas por sí misma, y sus mujeres
por sí mismas; todas las familias que queden, cada familia por sí
misma, y sus mujeres por sí mismas.”

Como se puede notar, en los versículos se habla de Jerusa-


lén, del país o tierra de Israel y también de las diversas tribus o
familias que habrían estado de duelo.
Sin embargo, el versículo 7 del capítulo 1 de Revelación no
se refiere a aquellos (un remanente) que habrían sentido re-
mordimiento, se habrían arrepentido y a quienes se le habría
mostrado misericordia. Se refiere a esa parte de sus contempo-
ráneos, también judíos, que en cambio serían juzgados y casti-
gados por haber traspasado al Mesías sin mostrar ningún arre-
pentimiento.
El gesto de “golpearse en desconsuelo” (el pecho), en las Es-
crituras tiene una connotación de juicio adverso en lugar de ser
una indicación de arrepentimiento, como lo indican los textos de
Jeremías 4:8 y Joel 1:13.
Para confirmar aún más que es de un juicio que estamos
hablando, el acto de “venir con las nubes” nos recuerda las pala-
bras que Jesús mismo dirigió al Sanedrín en la noche del juicio
farsa al que fue sometido, como registrado en Mateo 26:64:

28 Revelación
1:7-8

Jesús le dijo: “Tú mismo [lo] dijiste. Sin embargo, digo a ustedes:
De aquí en adelante verán al Hijo del hombre sentado a la diestra
del poder y viniendo sobre las nubes del cielo”.

No hay nada en las palabras de Jesús que nos lleve a pen-


sar que se estuviera refiriendo a oponentes que vivirían en un
futuro lejano; en cambio, se dirigió directamente a aquellos
miembros del Sanedrín quienes serían los verdaderos respon-
sables de su muerte.
En Mateo 24:34, Jesús pronunció su famosa frase sobre la
generación:

“En verdad les digo que de ningún modo pasará esta generación
hasta que sucedan todas estas cosas.”

Toda persona honesta no tiene problemas en reconocer


cómo Jesús se refería a la generación de sus contemporáneos,
incluidos los miembros del Sanedrín quienes pronto lo condena-
rían. Esa generación vería todas las cosas que Jesús acababa de
pronunciar. ¿Qué eventos estarían incluidos?
Prestemos atención al versículo 30 del mismo capítulo 24:

“Y entonces aparecerá en el cielo la señal del Hijo del hombre, y


entonces todas las tribus de la tierra se golpearán en lamento, y
verán al Hijo del hombre viniendo sobre las nubes del cielo con
poder y gran gloria.”

La venida de Jesús sobre las nubes para el juicio, por lo


tanto, tendría que estar incluida entre los eventos que esa ge-
neración vería poco antes de la destrucción de Jerusalén. Esto
encaja perfectamente con Revelación 1:7, siempre y cuando con-
sideremos la posibilidad de que el rollo se haya escrito antes del
70 EC.
La doble expresión de confirmación al final del versículo
“Sí, amén”, indica eventos ciertos; un pensamiento reconfortan-
te, especialmente para aquellos que primero leyeron el conteni-
do de esas profecías.
En Revelación 1:8 se repite la expresión del versículo 4,
concerniente a la inminente venida de Jehová: “Aquel que es y
que era y que viene, el Todopoderoso”. La lógica sugiere que esa
venida de parte del Padre no sea diferente de la venida del Hijo,
sino que sea más bien la misma manifestación de poder para

Capítulo 1 29
1:7-8

una ejecución conjunta del juicio.


Esto también parece estar en armonía con el cuadro de la
destrucción de Jerusalén, así come está indicado en la conclu-
sión de una famosa parábola de Jesús en Mateo 21:40, 41:

“Por lo tanto, cuando venga el dueño de la viña, ¿qué les hará a


aquellos cultivadores?”. Le dijeron: “Por ser malos, traerá sobre
ellos una destrucción mala, y arrendará su viña a otros cultivado-
res, que le darán los frutos a su tiempo”.

El dueño de la viña, Jehová Dios, por lo tanto vino en 70


EC, representado por Cristo Jesús, para destruir a los infieles
habitantes de Jerusalén.
De esta manera, tomando la expresión contenida en la
primera sección en el versículo 3 “el tiempo señalado está cerca” y
la frase contenida en el prólogo de Juan al versículo 7 “¡Miren!
Viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que lo traspasaron; y to-
das las tribus de la tierra se golpearán en desconsuelo a causa de él.
Sí, amén” y considerando a ambas como una precisa referencia
temporal, emergerá claramente una particular clave de lectu-
ra. Una clave que nos lleva inevitablemente al primer siglo, a
los acontecimientos del 70 EC. Esto no quiere decir que el rollo
entero concierna exclusivamente a Jerusalén, a los judíos y a
la destrucción del sistema judío, pero este es sin duda un tema
principal que debe observarse cuidadosamente a través de nues-
tro caleidoscopio simbólico.

30 Revelación
1:9-11

Revelación 1:9-20
9-11 Yo Juan, hermano de ustedes y partícipe con ustedes
en la tribulación y reino y aguante en compañía con Jesús,
llegué a estar en la isla que se llama Patmos por hablar
acerca de Dios y por dar testimonio de Jesús. Por inspira-
ción llegué a estar en el día del Señor, y oí detrás de mí una
voz poderosa como la de una trompeta, que decía: “Lo que
ves, escríbelo en un rollo y envíalo a las siete congregacio-
nes, en Éfeso y en Esmirna y en Pérgamo y en Tiatira y en
Sardis y en Filadelfia y en Laodicea”.

Luego de los prólogos de los versículos 1 a 3 y 4 a 8, desde


el versículo 9 comienza el contenido epistolar para las congrega-
ciones. Aquí encontramos otra clara referencia de Juan al Reino
de Dios, también en este caso percibido como una realidad con-
creta y presente: “Yo Juan, hermano de ustedes y partícipe con
ustedes en la tribulación y reino.”
El apóstol informa acerca de su paradero al momento de
recibir la Revelación: la isla de Patmos. Se trata de una isla de
unos pocos kilómetros cuadrados, que se usaba en la época de
Juan como colonia penal para exiliar a los que se consideraban
personajes incómodos o peligrosos de parte del Imperio Roma-
no. El aspecto importante es que la isla estaba prácticamente
dentro de la misma área geográfica de las siete congregaciones a
las que Juan estaba escribiendo, y a unos cientos de kilómetros
de Éfeso donde se encontraba la primera de las siete congrega-
ciones a las que fue enviado originalmente el rollo.
En el versículo 10, la primera de las visiones se introduce
con una expresión importante para determinar el contexto tem-
poral al que se refiere el contenido del rollo: “Por inspiración
llegué a estar en el día del Señor”.
Sería importante establecer inmediatamente a qué período
de tiempo el “día del Señor” se refiere pero, para no dejar de lado
ningún detalle, consideremos primero la expresión “Por inspi-
ración”. El texto griego, como se puede ver a través de la TNM
(interlineal), simplemente dice “en pneumati”, literalmente “en
espíritu”. Es importante subrayarlo porque, la misma expresión,
aparece cuatro veces en el libro de Revelación y de una manera
no aleatoria: de hecho determina, la manera en que es oportuno
agrupar las visiones.
Es cierto que en muchas ocasiones Juan declara de ver algo
nuevo, y que el libro Apocalipsis (re) (publicado por la WTS),

Capítulo 1 31
1:9-11

dividía el rollo en dieciséis visiones diferentes, pero es solo en


cuatro ocasiones que a Juan se le transfiere o transporta por
medio del espíritu a un lugar diferente. Estas ocasiones están
marcadas precisamente por el uso del griego “en pneumati” (ἐν
Πνεύματι). En las cuatro circunstancias Juan escucha la voz de
alguien que lo invita a transferirse de lugar, permitiéndole ac-
ceder cada vez a una nueva serie de visiones.
La primera ocasión en que en pneumati se encuentra es en
Revelación 1:10. En este caso, Juan no cambia de lugar mien-
tras interactúa en la visión (permanece de hecho en Patmos),
pero cambia su colocación temporal, al decir que es trasladado
por inspiración en el día del Señor. Este horizonte temporal ya
no se modificará más durante la redacción del rollo, sino en su
parte final. Por otro lado, cambiará la ubicación donde se trans-
fiere a Juan y, por lo tanto, su punto de observación. Veamos las
otras tres ocasiones en que “en pneumati” se repite:

Revelación 4:1, 2
“Después de estas cosas vi, y, ¡miren!, una puerta abierta en el cie-
lo, y la primera voz que oí era como de una trompeta, que hablaba
conmigo, y decía: “Sube acá, y te mostraré las cosas que tienen que
suceder”. Después de estas cosas, inmediatamente llegué a estar
en [el poder del] espíritu: y, ¡miren!, un trono estaba en su posi-
ción en el cielo, y hay uno sentado sobre el trono.”

Revelación 17:3
“ Y me llevó en [el poder del] espíritu a un desierto. Y alcancé a
ver a una mujer sentada sobre una bestia salvaje de color escarlata
que estaba llena de nombres blasfemos y que tenía siete cabezas y
diez cuernos.”

Revelación 21:10
“De modo que me llevó en [el poder del] espíritu a una montaña
grande y encumbrada, y me mostró la santa ciudad de Jerusalén,
que descendía del cielo desde Dios.”

Estos son, por lo tanto, los cuatro diferentes puntos de ob-


servación en los que Juan se encuentra durante la Revelación:

1. En Patmos, en la misma área que las siete congregacio-


nes
(1:10-4:1);

32 Revelación
1:9-11

2. En el cielo (4:2-17:2);
3. En el desierto (17:3-21:9);
4. En la cima de una montaña (21:10-22:21).

El número cuatro, en las Escrituras, indica plenitud y equi-


librio, sobre todo en términos de geometría y puntos estratégicos
de observación y control. Cuatro, de hecho, son los Evangelios
que nos brindan cuatro puntos de vista diferentes sobre la vida
y el ministerio de Jesús, cuatro son los ángeles que retienen los
vientos de la destrucción, cuatro son las criaturas vivientes que
miran alrededor a 360 grados (cada una con cuatro caras), cua-
tro son las ruedas llenas de ojos, etc.
El hecho de que Juan, sin cambiar de horizonte temporal,
se coloque en distintos puntos de observación, podría indicar
que en las distintas partes del rollo se está considerando el mis-
mo evento principal, durante un único período de tiempo, pero
mirándolo desde diferentes puntos de vista como a través de un
caleidoscopio:

1. Patmos (refiriéndose a lo que pasaría con las congrega-


ciones);
2. El cielo (narrando lo que al mismo tiempo sucedería en el
cielo en el ámbito espiritual);
3. El desierto (presentando un punto de vista terrenal del
juicio);
4. La montaña grande y encumbrada (ofreciendo un punto
de vista privilegiado desde el cual observar el cumpli-
miento final del propósito de Dios).

Al igual que en el caso de los cuatro Evangelios, los dife-


rentes grupos de visiones podrían considerarse como tomas fo-
tográficas diferentes que capturan el mismo sujeto, durante el
mismo período de tiempo, pero desde diferentes ángulos, asegu-
rando así una vista completa de 360 grados.
Juan no se encuentra en el día del Señor desde el capítulo
4 en adelante, sino más bien desde el primer capítulo, es decir,
desde antes de recibir los mensajes dirigidos a las siete congre-
gaciones.
Las palabras de Jesús sobre las perspectivas futuras de
cada congregación, las advertencias para algunas de ellas y los
constantes anuncios de su inminente llegada, por lo tanto, ya
eran parte del día del Señor. Ese día se menciona en el capítulo

Capítulo 1 33
1:9-11

1, versículo 10, incluso antes de las visiones, a fin de proporcio-


nar un preciso marco temporal para el resto del contenido del
libro.
Si esta interpretación es correcta, deberíamos encontrar
otras referencias en las Escrituras acerca del día del Señor,
como período perteneciente al primer siglo.
Es oportuno especificar que, en las Escrituras, las expre-
siones día del Señor o día de Jehová, que son equivalentes, a
menudo se repiten y no se refieren a un solo evento. Para dar
un ejemplo, sería como si un estudiante se refiriera de manera
genérica al día de los exámenes. Es necesario establecer el tiem-
po correcto para entender de qué exámenes se trata: ¿exámenes
de la escuela intermedia, exámenes de la escuela secundaria,
exámenes universitarios, exámenes para una sola materia o
exámenes generales?
De la misma manera, analicemos, por ejemplo, estas decla-
raciones de Isaías, en Isaías 13:6, 9:

“¡Aúllen, porque el día de Jehová está cercano! Como des-


pojo violento de parte del Todopoderoso vendrá. ”¡Miren! Viene
el mismísimo día de Jehová, cruel tanto con furor como con có-
lera ardiente, a fin de hacer de la tierra un objeto de pasmo, y
para aniquilar a los pecadores [de la tierra] de en medio de ella.”

Si tomáramos esta mención del “día de Jehová” indepen-


dientemente de su contexto, podríamos fácilmente concluir que
se refiriera a un juicio global futuro que se cierne sobre la hu-
manidad.
En realidad, es suficiente leer el versículo 1 del mismo capí-
tulo para entender que se trata de un examen o un juicio especí-
ficamente relacionado con Babilonia y que ese juicio tuvo lugar
en un pasado lejano.

Isaías 13:1
“La declaración formal contra Babilonia que Isaías el hijo
de Amoz vio en visión.”

Consideremos otro ejemplo, examinando un versículo que


la WTS a menudo considera profético, con cumplimiento futuro,
a saber Joel 2:31:

“El sol mismo será convertido en oscuridad, y la luna en

34 Revelación
1:9-11

sangre, antes de la venida del día de Jehová, grande e inspira-


dor de temor.”

¿A qué “día de Jehová” se estaba refiriendo el profeta? Con-


sideremos el contexto leyendo los versículos 28, 29 y 32:

”Y después de eso tiene que ocurrir que derramaré mi espí-


ritu sobre toda clase de carne, y sus hijos y sus hijas ciertamente
profetizarán. En cuanto a sus viejos, sueños soñarán. En cuanto
a sus jóvenes, visiones verán. Y aun sobre los siervos y sobre las
siervas derramaré en aquellos días mi espíritu”.
“Y tiene que ocurrir que todo el que invoque el nombre de
Jehová escapará salvo; porque en el monte Sión y en Jerusalén
resultarán estar los escapados, tal como ha dicho Jehová, y entre
los sobrevivientes, a quienes Jehová llama.”

Se habla del derramamiento del espíritu, de profetizar y de


los portentos realizados como consecuencia del espíritu; tam-
bién hay una referencia precisa a Sión y a Jerusalén.
Ya deberíamos haber intuido a qué se refiere el pasaje bí-
blico, pero para asegurarnos de haber identificado el horizonte
temporal correcto del cumplimiento de esa profecía en relación
con el día de Jehová, dejémonos llevar por la interpretación fi-
dedigna dada por el apóstol Pedro en el día de Pentecostés, en
Hechos 2:15-20:

“Estos, en realidad, no están borrachos, como suponen, ya


que es la tercera hora del día. Por el contrario, esto es lo que se
dijo a través del profeta Joel: “Y en los últimos días”, dice Dios,
“derramaré mi espíritu sobre todo tipo de carne, y tus hijos e hi-
jas profetizarán y tus jóvenes verán visiones y tus viejos soñarán
sueños; y también sobre mis esclavos y sobre mis esclavos derra-
maré en aquellos días de mi espíritu, y profetizarán. Y llevaré el
cielo arriba y señales en el suelo abajo, sangre, fuego y humo de
vapor; El sol se convertirá en oscuridad y la luna en sangre antes
de que llegue el día grande e ilustre de Jehová”.

El apóstol Pedro indica:

• Que la profecía de Joel estaba en curso de cumplimiento;


• Que el derramamiento del espíritu santo había ocurri-
do;

Capítulo 1 35
1:12-18

• Que el profetizar o hablar en lenguas era la clara de-


mostración de eso;
• Que esto precedería la llegada del grande y tremendo
“día de Jehová”;
• Que el sistema judío había entrado en el período de sus
“últimos días”.

Otras referencias, entre las muchas disponibles que apo-


yan el mismo concepto, se encuentran en 1 Pedro 4:7, 17, Ro-
manos 13:12, 1 Corintios 7:29, Filipenses 4:5, Hebreos 10:25 y
Santiago 5:8, 9.
El “día del Señor”, de Revelación 1:10, no puede ser que
el mismo día al que se refieren Pedro, Pablo y Santiago en sus
escritos y este hecho, además de justificar el sentido de urgencia
y las advertencias constantes sobre la inminente llegada de Je-
sús, de las cuales abunda Revelación, confirma al mismo tiempo
que el libro debe haber sido escrito al menos unos años antes
del 70 EC.

12-18 “Y me volví para ver la voz que hablaba conmigo, y,


habiéndome vuelto, vi siete candelabros de oro, y en me-
dio de los candelabros a alguien semejante a un hijo de
hombre, vestido de una prenda de vestir que llegaba hasta
los pies, y ceñido por los pechos con un cinturón de oro.
Además, su cabeza y su cabello eran blancos como lana
blanca, como nieve, y sus ojos como una llama de fuego; y
sus pies eran semejantes al cobre fino cuando fulgura en el
horno; y su voz era como el sonido de muchas aguas. Y en su
mano derecha tenía siete estrellas, y de su boca salía una
aguda espada larga de dos filos, y su semblante era como
el sol cuando resplandece en su poder. Y cuando lo vi, caí
como muerto a sus pies. Y él puso su mano derecha sobre
mí y dijo: “No tengas temor. Yo soy el Primero y el Último, y
el viviente; y llegué a estar muerto, pero, ¡mira!, vivo para
siempre jamás, y tengo las llaves de la muerte y del Hades.”

Juan ve siete candelabros de oro. En el templo de Jerusalén


había un solo candelabro, el gran candelabro de oro de siete bra-
zos que iluminaba el interior del Santuario, llamado Menora. El
tabernáculo no tenía ventanas ni acceso a la luz externa, por lo
cual el gran candelabro dorado era la única fuente de luz.
Los candelabros vistos por Juan son siete, uno para cada

36 Revelación
1:12-18

congregación. La palabra griega traducida candelabro, no ne-


cesariamente se refiere a la Menora con siete brazos, también
puede indicar un candelabro simple, como el mencionado por
Jesús en Mateo 5:15.
Por lo tanto, es posible que Juan viera siete portalámpa-
ras, o candelabros de un brazo cada uno. En su totalidad estos
habrían proporcionado la luz correspondiente a la de la Menora
ubicada en el templo.
El detalle nos recuerda el hecho de que las congregaciones
del primer siglo, desde el 33 EC en adelante, formaban parte de
un templo espiritual que era también el lugar donde Dios ahora
hacía brillar Su luz. (Juan 4:21)
El candelabro de oro literal, que se guardaba en el templo
de Jerusalén fue retirado física y definitivamente por Tito du-
rante la destrucción del 70 EC y llevado a Roma.
La descripción de Juan del glorificado Cristo Jesús se adap-
ta perfectamente a alguien que está listo para el juicio. En pri-
mer lugar, Juan no lo reconoce llamándolo por su nombre, sino
definiéndolo como alguien “semejante a un hijo de hombre”. Esta
era la manera en que Jesús prefirió definirse a sí mismo, mien-
tras estuvo en la tierra.
Probablemente, Juan tenía en mente el primer pasaje de
las Escrituras hebreas en el que la expresión hijo del hombre se
usa de manera profética con referencia al Mesías: Daniel 7:13.
El contexto en el que aparece por primera vez el hijo del
hombre es un contexto de juicio. De hecho, Daniel describe tro-
nos, una corte que se sienta, libros que se abren y el entorno
está listo para que se exprese un veredicto o para emitir la sen-
tencia. (Daniel 7:9, 10, 22)
Jesús, en Mateo 26:64,65, no dijo a los miembros del Sane-
drín “Vendré sobre las nubes”, como si se refiriera a un tiempo
futuro y lejano, más bien dijo “verán (implícito, ustedes verán)
al Hijo del hombre viniendo sobre las nubes”. El sumo sacer-
dote reaccionó de inmediato rasgándose las prendas de vestir
porque, conociendo las Escrituras, comprendió de inmediato la
razón de la referencia de Jesús al capítulo 7 de Daniel y por
ende comprendió el tipo de juicio que Jesús mismo estaba anun-
ciando sobre ellos.
Incluso todos los demás detalles que Juan vio, encajan con
un contexto de juicio.
La prenda de vestir larga hasta los pies con un cinturón de
oro en el pecho, en lugar que en los lomos, es adecuada para un

Capítulo 1 37
1:19-20

juez, más que para un sacerdote.


El cabello blanco como la lana indica la sabiduría con la
que juzga y nos recuerda la descripción del Anciano de días, sen-
tado en el trono para el juicio, registrada en Daniel 7:9. Los ojos
que parecen llamas de fuego, listos para consumir y los pies de
cobre como si salieran de un horno son una referencia precisa al
ángel descrito en Daniel 10:6 que anunciaba lo que le sucedería
al pueblo de Daniel en la parte final de los días (Daniel 10:14).
También recuerdan el regreso de Cristo para el juicio sobre Je-
rusalén, mencionado en Zacarías 14:4.
La voz, como el sonido de muchas aguas, también recuer-
da el acercarse del juicio divino, como se expresa en Jeremías
51:54,55.
Finalmente, la larga espada afilada de dos filos que sale
de la boca hace referencia a Ezequiel 21:9, 12, donde la espada
aguda se menciona como símbolo de juicio sobre Israel.
Cada uno de estos aspectos, en la mente de un profundo
conocedor de las Escrituras hebreas como lo era Juan, habría
transmitido un pensamiento claro e inequívoco: el juicio está a
punto de llegar sobre la casa de Israel. No es de extrañar que el
pobre Juan, en lugar de regocijarse por ver a Jesús resucitado,
caiga al suelo como muerto.

19-20 “Por lo tanto, escribe las cosas que viste, y las cosas
que son y las cosas que se efectuarán después de estas. En
cuanto al secreto sagrado de las siete estrellas que viste so-
bre mi mano derecha, y [de] los siete candelabros de oro:
Las siete estrellas significan [los] ángeles de las siete con-
gregaciones y los siete candelabros significan siete congre-
gaciones”.

A Juan, se le ordena escribir:

• Las cosas vistas;


• Las cosas que son;
• Las cosas que se efectuarán después de estas.

La expresión griega traducida “después de estas” (griego:


μετὰ tauta), indica contigüidad temporal entre las cosas que son y
las que se efectuarán después.
Las cosas “que se efectuarán después”, corresponden a “las
cosas que tienen que suceder dentro de poco” del versículo 1.

38 Revelación
Esta forma de expresarse sería del todo incompatible con
un intervalo de tiempo de miles de años que se extendiera hasta
nuestros días.
El significado de las siete estrellas, de los siete candela-
bros, de los siete ángeles y de las siete congregaciones se anali-
zará con mayor detalle en el siguiente capítulo.
Hemos así llegado al final de nuestra consideración sobre
el primer capítulo de Revelación y varias evidencias internas
han surgido a favor del hecho de que el rollo haya sido redactado
antes de la destrucción del 70 EC. Sin embargo, en el resto de
los capítulos examinaremos más evidencias.
La impresión es que, en lo que respecta a la fecha atribuida
al libro de Revelación, la WTS se haya alineado pasivamente
con la posición establecida por la Iglesia Católica siglos después
de la muerte de Jesús, sin hacer un verdadero trabajo de inves-
tigación. Esto se debe probablemente a que la versión según la
cual el libro se escribió después del año 70 EC proporcionaba el
contexto ideal para respaldar el sistema doctrinal elegido por la
WTS desde el principio en términos de profecías: marcadamen-
te autorreferencial, exclusivamente futurista y que prevé el fin
del sistema de cosas como siempre inminente.

39
40 Revelación
2:1-7

CAPÍTULO 2

Revelación 2:1-29

1-7 Al ángel de la congregación que está en Éfeso escribe:


Estas son las cosas que dice el que tiene las siete estrellas
en su mano derecha, el que anda en medio de los siete can-
delabros de oro: "Conozco tus hechos, y tu labor y aguante,
y que no puedes soportar a hombres malos, y que pusiste
a prueba a los que dicen ser apóstoles, pero no lo son, y
los hallaste mentirosos. También estás mostrando aguan-
te, y has soportado por causa de mi nombre, y no te has
cansado. No obstante, tengo [esto] contra ti: que has dejado
el amor que tenías al principio. Por lo tanto, recuerda de
qué has caído, y arrepiéntete, y haz los hechos de antes. Si
no lo haces, vengo a ti, y removeré tu candelabro de su lu-
gar, a menos que te arrepientas. Sin embargo, sí tienes esto:
que odias los hechos de la secta de Nicolás, que yo también
odio. El que tenga oído, oiga lo que el espíritu dice a las
congregaciones: Al que venza, le concederé comer del árbol
de la vida, que está en el paraíso de Dios”.

Aunque los mensajes están destinados a las siete congre-


gaciones, son dirigidos de manera particular al ángel de cada
uno de ellas.
La palabra griega ángel, en su significado básico de mensa-
jero también puede referirse a seres humanos, como se muestra
en Lucas 7:241. En ese caso, de hecho, la palabra griega se usa
en referencia a los discípulos de Juan el Bautista.

1. Ver también Mateo 11:10, Marcos 1:2, Lucas 9:52;


en la Setenta en Proverbios 13:17 se habla de un “Mensajero” (angelos) malva-
do

Capítlo 2 41
2:1-7

Creo que se pueda descartar que un ángel le entregara a


Juan un mensaje para que este se lo diera de vuelta a otro án-
gel. La lógica, por lo tanto, sugiere que se trate de mensajeros
humanos.
El diccionario bíblico Vine indica que, en este caso específi-
co, la traducción correcta podría ser: representantes.
Recordemos lo que leímos anteriormente, en relación con
estos ángeles, en Revelación 1:20:

“Las siete estrellas significan [los] ángeles de las siete congregacio-


nes y los siete candelabros significan siete congregaciones”.

Mientras que en el caso de los candelabros se menciona que


eran siete, y que representaban siete congregaciones, en el caso
de los ángeles no se especifica el número, mientras se dice que
estaban simbolizados por siete estrellas. Por lo tanto, las siete
estrellas podrían incluir un número total de ángeles, mensaje-
ros o representantes mayor que siete.
Desde el capítulo 2, hasta el final del capítulo 3, al exami-
nar el contenido de los mensajes, notamos que Jesús habla al
ángel o representante, al singular, unas cuantas veces, como si
tuviera cierta responsabilidad con respecto a la condición es-
piritual de la congregación. En otras ocasiones, se refiere a los
miembros de la congregación en general.
Resumiendo, la palabra ángel podría referirse:

1. Al grupo de ancianos de cada congregación, en un sentido co-


lectivo;
2. A uno de ellos, que actuaba como representante (Romanos
12:8);
3. A quien serviría como mensajero para la congregación, leyen-
do públicamente la carta (Malaquías 2:7).

Las referencias bíblicas no permiten arrojar una luz com-


pleta hasta el punto de poder dar una respuesta definitiva, pero
también es posible que esta incertidumbre sea intencional. Si
Juan estaba realmente en cautiverio en Patmos, no hubiera sido
prudente hacer referencias precisas a las personas que estarían
involucradas en la entrega de los mensajes.
Volviendo al texto, se dice que Jesús no está simplemente
observando, sino que camina en medio de los candelabros, lo
que nos indica que conoce muy bien cual es la situación dentro

42 Revelación
2:1-7

de cada congregación. No en vano, en cada mensaje se repite la


expresión yo sé, o yo conozco.
Hay siete congregaciones y siete ángeles: no es de extrañar
que los siete mensajes estén compuestos de siete elementos que
se repiten:

1. El nombre de la congregación a la que se dirige el mensaje;


2. Una característica particular que identifica a Jesús, tomada
principalmente de la descripción contenida en el capítulo 1;
3. Los aspectos positivos de la congregación;
4. Los aspectos negativos;
5. Indicaciones sobre cómo corregir los defectos;
6. Una exhortación a actuar con rapidez;
7. La promesa de la recompensa final para quienes venzan.

Algunos han tratado de ver, en las características de las


siete congregaciones, modelos de tipo profético, aplicables a
nuestros tiempos o a períodos particulares de la historia.
Sin embargo, no parece haber algo sólido que pueda justi-
ficar esta opinión. Por esta razón, aunque sean útiles para ex-
traer principios valiosos, no nos detendremos en todos los deta-
lles mencionados para cada congregación, sino solo en algunos
de ellos.
En el versículo 2, por ejemplo, se dice que los cristianos de
Éfeso ponían a prueba a los que decían ser apóstoles, pero no lo
eran.
El hecho de que todavía hubieran personas que falsamente
afirmaban ser apóstoles sería ciertamente más compatible con
el período anterior al 70 que con el año 96 EC, período en el que
Juan habría sido el único apóstol de los doce todavía con vida.
A los que venzan, dice Jesús, se le permitiría comer del
árbol de la vida que está en el paraíso de Dios.
Asumiendo que el premio para esos cristianos fuera la vida
inmortal en el cielo, esta mención del árbol de la vida, que ori-
ginalmente se encontraba en el jardín del Edén, es por lo menos
curiosa.
De hecho, deberíamos preguntarnos cuál era el propósito
de ese árbol en relación con Adán y Eva, ya que ellos eran per-
fectos y se supone no tuvieran una esperanza celestial.

8-11 ”Y al ángel de la congregación que está en Esmir-


na, escribe: Estas son las cosas que él dice, ‘el Primero

Capítlo 2 43
2:8-11

y el Último’, que llegó a estar muerto y llegó a vivir [de


nuevo]: “Conozco tu tribulación y pobreza —pero eres
rico— y la blasfemia por parte de los que dicen que ellos
mismos son judíos, y sin embargo no lo son, sino que son
una sinagoga de Satanás. No tengas miedo de las cosas
que estás para sufrir. ¡Mira! El Diablo seguirá echando
a algunos de ustedes en la prisión para que sean pues-
tos a prueba plenamente, y para que tengan tribulación
diez días. Pruébate fiel hasta la misma muerte, y yo te
daré la corona de la vida. El que tenga oído, oiga lo que
el espíritu dice a las congregaciones: El que venza, de
ninguna manera recibirá daño de la muerte segunda”.

La referencia a un grupo de judaizantes dentro de la con-


gregación, lo suficientemente grande como para ser llamado
una sinagoga de Satanás, sería muy poco creíble si el rollo hu-
biera sido redactado en 96 EC.
Esos falsos cristianos estaban orgullosos de declararse ju-
díos en la carne, ignorando el hecho de que no eran judíos en
sentido espiritual, verdaderos cristianos, miembros del Israel
de Dios. (Romanos 2:28,29)
Si Jerusalén, el templo y todo el sistema religioso judío,
incluyendo la mayoría de los documentos que atestiguaban la
descendencia y las genealogías, hubieran sido destruidos solo
26 años antes, esos judaizantes tendrían muy pocas razones de
orgullo.
La situación descrita en esa congregación armoniza más
para con el período anterior al 70 EC.
También se hace referencia a una tribulación por diez días
lo que indicaría un período de prueba completo pero de duración
limitada, antes de la recompensa. Esta recompensa estaba cons-
tituida por un tipo de vida en el que la segunda muerte no tenía
autoridad. Por lo tanto, debe referirse al premio de la resurrec-
ción a la vida inmortal en el cielo.

12-17 Y al ángel de la congregación que está en Pér-


gamo escribe: Estas son las cosas que dice el que tiene la
aguda espada larga de dos filos: “Sé dónde moras, es decir,
donde está el trono de Satanás; y sin embargo sigues tenien-
do firmemente asido mi nombre, y no negaste tu fe en mí ni
siquiera en los días de Antipas, mi testigo, el fiel, que fue
muerto al lado de ustedes, donde mora Satanás. “No obs-

44 Revelación
2:12-17

tante, tengo contra ti unas cuantas cosas: que tienes allí a


los que tienen firmemente asida la enseñanza de Balaam, el
cual anduvo enseñando a Balac a poner un tropiezo delante
de los hijos de Israel, a comer cosas sacrificadas a ídolos y
a cometer fornicación. Así tú, también, tienes a los que de
igual manera tienen firmemente asida la enseñanza de la
secta de Nicolás. Por lo tanto, arrepiéntete. Si no lo haces,
voy a ti pronto, y guerrearé contra ellos con la espada larga
de mi boca. “El que tenga oído, oiga lo que el espíritu dice a
las congregaciones: Al que venza, le daré del maná escon-
dido, y le daré una piedrecita blanca, y, sobre la piedrecita,
un nombre nuevo escrito que nadie conoce salvo el que lo
recibe”.

Escribiendo a la congregación de Pérgamo, se dice que esos


cristianos moraban “dónde está el trono de Satanás”. Obvia-
mente, se trata de una expresión figurativa y no literal.
La ciudad de Pérgamo, de hecho, estaba particularmente
dedicada a las prácticas idólatras, en primer lugar la de la ado-
ración al emperador. Parece que Pérgamo fue la primera ciudad
del Imperio Romano en construir un templo dedicado a César.2
La ciudad también albergaba un gigantesco altar dedicado
a Zeus, hecho en forma circular y con un gran trono ubicado en
la acrópolis, el punto más alto de la ciudad. Es posible que esto
motivara la referencia de Juan al trono de Satanás.
Muchas de las otras referencias, como la de Antipa, de
aquellos que seguían la enseñanza de Balaam o la de la secta de
Nicolás, difícilmente se pueden rastrear históricamente y, por lo
tanto, no son completamente comprensibles. Esto solo confirma
el hecho de que estos mensajes en realidad fueron dirigidos a
esas congregaciones, cuyos miembros sabían bien de lo que Je-
sús estaba hablando. También fueron detalles referentes al mo-
mento en que recibieron la carta, por lo que no pueden tomarse
como un paralelo profético para nuestro día.
Es legítimo preguntarse como haya sido posible que una
congregación cristiana como la de Pérgamo ya antes del año 70
EC fuera tan contaminada por tendencias y enseñanzas marca-

2. http://turkisharchaeonews.net/object/temple-trajan-pergamon

Capítlo 2 45
2:12-17

damente apóstatas, y si esto no fuera más bien un indicio a fa-


vor de la tesis del 96 EC como fecha de redacción de Revelación,
opción que permitiría un tiempo más largo para el desarrollo
de la apostasía. Una cuidadosa consideración general sobre el
estado de salud de las siete congregaciones revela, sin embargo,
que de siete, solo dos recibieron un juicio general negativo: la
congregación de Sardis y la de Laodicea. En el caso de las cinco
restantes congregaciones, Jesús hace las siguientes declaracio-
nes:

1. Éfeso (2:2, 3) “Conozco tus hechos, y tu labor y aguante, y que


no puedes soportar a hombres malos, y que pusiste a prueba
a los que dicen ser apóstoles, pero no lo son, y los hallaste
mentirosos. También estás mostrando aguante, y has soporta-
do por causa de mi nombre, y no te has cansado.”
2. Esmirna (2:9) “Conozco tu tribulación y pobreza —pero eres
rico— y la blasfemia por parte de los que dicen que ellos
mismos son judíos, y sin embargo no lo son, sino que son una
sinagoga de Satanás.”
3. Pérgamo (2:13) “Sé dónde moras, es decir, donde está el trono
de Satanás; y sin embargo sigues teniendo firmemente asido
mi nombre, y no negaste tu fe en mí ni siquiera en los días de
Antipas, mi testigo, el fiel, que fue muerto al lado de ustedes,
donde mora Satanás.”
4. Thyatira (2:19) “Conozco tus hechos, y tu amor y fe y ministerio
y aguante, y que tus hechos recientes son más que los de antes.”
5. Filadelfia (3:8) “Conozco tus hechos —¡mira!, he puesto delante
de ti una puerta abierta, la cual nadie puede cerrar—, que tie-
nes un poco de poder, y guardaste mi palabra y no resultaste
falso a mi nombre.”

Cinco de las siete congregaciones recibieron un juicio ge-


neral positivo, aunque junto con algunas advertencias, a excep-
ción de la congregación de Filadelfia que recibió solo palabras
de elogio.
La referencia a la secta de Nicolás, en relación con la con-
gregación de Pérgamo, merece una ulterior aclaración.
Ninguna otra traducción consultada usa la palabra secta,
aparte de la TNM. En realidad, en el texto griego, esa palabra
simplemente no aparece.
Por lo tanto, la oración podría traducirse correctamente de
esta manera: “Así tú, también, tienes a los que de igual manera

46 Revelación
2:12-17

tienen firmemente asida la enseñanza de Nicolás.”


No tenemos manera de saber cómo nació ese grupo, qué es
lo que estaba enseñando, si surgió de un cristiano que se convir-
tió en apóstata y luego hizo secuaces en esa zona. Anteriormen-
te, la congregación de Éfeso había sido alabada por no dejarse
influenciar por la misma enseñanza errónea de los de la secta
de Nicolás (Rev. 2:6).
Incluso en el caso de Pérgamo, sin embargo, no se dice que
este grupo estuviera dentro de la congregación, sino que algu-
nos individuos seguían su enseñanza. Esto, por lo tanto, no sig-
nifica que hubiera un problema de apostasía difundido dentro
de las congregaciones, aunque sin duda las semillas venenosas
ya existían.
Pero, ¿qué hay de la restricción que los apóstoles (aquellos
todavía con vida antes del 70 EC) tendrían que ejercer para po-
ner un freno a la apostasía?
Aunque es natural que los apóstoles ejercieran una influen-
cia positiva que previniera la propagación de falsas doctrinas
dentro de las congregaciones, el concepto de ‘obrar como restric-
ción’ se basa esencialmente en 2 Tesalonicenses 2:7.
Hay que tomar en cuenta, sin embargo, que el texto habla
en singular de “El que obra como restricción.”. Por lo tanto, sería
necesario entender exactamente a quién se refería Pablo.
Para no desviarnos del tema, las Escrituras nos indican
claramente que la influencia positiva de los apóstoles tenía sus
límites, especialmente cuando no estaban presentes en persona
en una congregación o área particular. Al final del año 57 EC,
el apóstol Pablo, al partir de Éfeso, escribió estas palabras en
Hechos 20:29,30:

“Yo sé que después de mi partida entrarán entre ustedes lobos


opresivos y no tratarán al rebaño con ternura, y de entre uste-
des mismos se levantarán varones y hablarán cosas aviesas para
arrastrar a los discípulos tras de sí”.

La tendencia de seguir a hombres ya estaba presente cuan-


do Pablo escribió su carta a los Efesios en el año 60 EC, como lo
demuestra Efesios 4:143:

3. Ver también Judas 4,11,12,16; 2 Pedro 2:12-21; 2 Corintios 11:13,14

Capítlo 2 47
2:12-17

“A fin de que ya no seamos pequeñuelos, aventados como por


olas y llevados de aquí para allá por todo viento de enseñanza
por medio de las tretas de los hombres, por medio de astucia
en tramar el error.”

Una sola década, en el período anterior al 70 EC, habría


sido más que suficiente para agravar aún más la situación. Para
entender esto, solo necesitamos pensar en cómo las cosas han
cambiado rápidamente en los últimos diez años en lo que res-
pecta la WTS. Muchos Testigos de Jehová que murieron, su-
pongamos en 2008, si volvieran a la vida ahora, se sentirían
impresionados por la forma en que pueden cambiar las cosas en
unos pocos años.
Está claro, además, que si atribuyéramos a todos los escri-
tos de Juan una fecha anterior al 70 EC, incluso declaraciones
como la que se encuentra en 1 Juan 2:18 confirmarían que la
apostasía ya estaba en marcha antes de la destrucción de Jeru-
salén:

“Niñitos, es la última hora, y, así como han oído que [el] anticristo
viene, aun ahora ha llegado a haber muchos anticristos; del cual
hecho adquirimos el conocimiento de que es la última hora”.

En este caso, Juan se refería a la última hora como la hora


inmediatamente anterior al fin del sistema judío. (Juan 12:35)
Por el contrario, fechar todos los escritos de Juan como pos-
teriores al 70 EC haría que algunas de sus declaraciones resul-
ten incomprensibles. Solo para citar un ejemplo, la que encon-
tramos en Juan 5:2:

“Pues bien, en Jerusalén, junto a la puerta de las ovejas, hay un es-


tanque designado en hebreo Betzata, que tiene cinco columnatas”.

¿Cómo es posible que, alrededor del año 96 EC, Juan hable


de las columnas y de la reserva de agua de Jerusalén como si
todavía existieran y que nunca mencione la destrucción del 70
EC, ni en su Evangelio ni en sus cartas?
Volviendo a la congregación de Pérgamo, con respecto a la
recompensa se hace referencia a un nuevo nombre que los fieles
de alguna manera recibirían. Comparando los textos de Revela-
ción 3:12 y 14:1, podemos entender que se trataba del privilegio
de ser parte de la Nueva Jerusalén y del grupo de los 144.000.

48 Revelación
2:18-29

18-29 Y al ángel de la congregación que está en Tiatira es-


cribe: Estas son las cosas que dice el Hijo de Dios, el que
tiene los ojos como llama de fuego, y sus pies son semejantes
a cobre fino: “Conozco tus hechos, y tu amor y fe y ministerio
y aguante, y que tus hechos recientes son más que los de
antes. No obstante, sí tengo [esto] contra ti: que toleras a
aquella mujer Jezabel, que a sí misma se llama profetisa, y
enseña y extravía a mis esclavos para que cometan fornica-
ción y coman cosas sacrificadas a los ídolos. Y le di tiempo
para que se arrepintiera, pero ella no quiere arrepentirse
de su fornicación. ¡Mira! Estoy a punto de echarla en un
lecho de enfermo, y a los que cometen adulterio con ella, en
gran tribulación, a menos que se arrepientan de los hechos
de ella. Y a los hijos de ella los mataré con plaga mortí-
fera, de modo que todas las congregaciones sabrán que yo
soy el que escudriña los riñones y corazones, y a ustedes les
daré individualmente según sus hechos. Sin embargo, les
digo a los demás de ustedes que están en Tiatira, a todos
los que no tienen esta enseñanza, a los mismísimos que no
llegaron a conocer las “cosas profundas de Satanás”, como
dicen ellos: No les estoy imponiendo ninguna otra carga.
Sin embargo, tengan firmemente asido lo que tienen hasta
que yo venga. Y al que venza y observe mis hechos hasta el
fin, le daré autoridad sobre las naciones, y pastoreará a
la gente con vara de hierro, de modo que serán hechos pe-
dazos como vasos de barro, como lo que he recibido de mi
Padre, y le daré la estrella de la mañana. El que tenga oído,
oiga lo que el espíritu dice a las congregaciones”.

También con respecto a la congregación de Tiatira, hay


detalles que son difíciles de comentar sin entrar en el puro
campo de la especulación ya que se relacionan con la reali-
dad específica del tiempo de Juan (ver, por ejemplo, la refe-
rencia a la inf luencia de Jezabel).
Hay, sin embargo, aspectos reconocibles dignos de men-
ción. En el versículo 20 se hace referencia a la fornicación
y al comer carne sacrificada a ídolos. Luego, en el mismo
contexto, en el versículo 24 encontramos una frase que pro-
bablemente nos resulta familiar: “No les estoy imponiendo
ninguna otra carga”. De hecho, estas palabras ref lejan el
mismo concepto expresado en Hechos 15:28,29:

Capítlo 2 49
2:19-29

“Porque al espíritu santo y a nosotros mismos nos ha parecido bien


no añadirles ninguna otra carga, salvo estas cosas necesarias: que
sigan absteniéndose de cosas sacrificadas a ídolos, y de sangre, y
de cosas estranguladas, y de fornicación.”

Por lo tanto, sería legítimo pensar que el tiempo al que


Revelación se refiere no debe estar muy distante de aquel
en que se pronunciaron las palabras de Hechos, es decir,
alrededor del año 50 EC.
Los cristianos de Tiatira reciben ánimo por medio de es-
tas palabras: “Tengan firmemente asido lo que tienen hasta
que yo venga.”
Si la llegada de Jesús para resucitarlos hubiera ocurri-
do a siglos de distancia, ¿no habría sido más correcto que
Jesús les dijera que permanecieran firmes hasta el final de
sus vidas terrenales, en lugar de dar a entender que ven-
dría mientras aún estuvieran vivos, despertando entonces
en esos cristianos falsas expectativas?
También se les promete que tendrían autoridad sobre
las naciones y que destruirían a los malvados como con una
vara de hierro. ¿Cuándo se cumplirían esas palabras?
Para dar una respuesta, es necesario profundizar el
tema relacionado con lo que la Biblia llama “la primera re-
surrección”.
Hasta ahora, la hipótesis de una diferente datación de
Revelación (antes de la destrucción del 70 EC) solo ha in-
f luido parcialmente en la manera de entender el contenido
del libro.
Sin embargo, del capítulo 3 en adelante, las implicacio-
nes serán mucho mayores, hasta el punto de sugerir escena-
rios que son muy distintos de lo que siempre hemos creído.
Esto a empezar del concepto bíblico de la llamada pri-
mera resurrección.

50 Revelación
Apéndice al capítulo 2 de Revelación:

2 Corintios 12:1-5, ¿quién recibió la visión?

(2 Corintios 12:1-5)
1 “Tengo que jactarme. No es provechoso; pero pasaré a visiones y
revelaciones sobrenaturales de[l] Señor. 2 Conozco a un hombre en
unión con Cristo que, hace catorce años —si en el cuerpo, no lo sé,
o fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe— fue arrebatado como tal
hasta el tercer cielo. 3 Sí, conozco a tal hombre —si en el cuerpo o
aparte del cuerpo, no lo sé, Dios lo sabe— 4 que fue arrebatado al
paraíso y oyó palabras inexpresables que no le es lícito al hombre
hablar. 5 De tal hombre me jactaré, pero no me jactaré de mí mis-
mo, salvo en cuanto a [mis] debilidades.”

La mayoría de los comentaristas bíblicos identifican al


hombre, mencionado por Pablo en 2 Cor. 12:2, como el mismo
Pablo.
Asumen que Pablo hablara en tercera persona por humil-
dad, para evitar jactarse o ponerse en el centro de la escena.
Si leemos el contexto, a partir del capítulo anterior, nos damos
cuenta de que el tema del capítulo 11 se extiende al capítulo 12.
Originalmente, no había subdivisión en capítulos, así que
el capítulo 11 y los primeros versículos del 12 son realmente un
continuo. Como hemos visto, Pablo no parece tener miedo de
ponerse en juego o, por así decirlo, en el centro de atención. De
hecho, debido a las circunstancias particulares y la audiencia a
la que se dirigía, Pablo se jacta en todo el capítulo 11, sin expe-
rimentar la menor vergüenza.
¿Por qué pasar de repente a la tercera persona, en el ca-
pítulo 12, para hablar sobre un evento que supuestamente le
sucedió a él mismo? ¿Hay alguna posibilidad de que estuviera
hablando de la experiencia de otro?
Supuestamente, la segunda carta a los Corintios se escri-
bió entre finales de la quinta década EC y el comienzo de la
sexta (57-61, aproximadamente).
Pablo afirma que el evento al que se refiere había ocurrido
14 años antes, por lo tanto, hacia el 43/47 EC.
¿Podría Pablo estar refiriéndose a Juan el evangelizador
más bien que a sí mismo?
Consideremos algunos hechos:

Apéndice al capítulo 2: “2° Corintios 12:1-5” 51


No hay evidencia de que el libro de Revelación fuera escrito
después de la destrucción de Jerusalén, de toda manera, ¿no es
extraño que no haya un solo rastro de esta visión en las Escri-
turas?
¿Por qué Pablo hablaría de sí mismo en tercera persona?
Su motivo de orgullo, ¿no podía ser el que hubiera recibido
la Revelación de Juan antes que otros cristianos?
De hecho, una traducción literal del versículo 5 diría:

“En referencia a ese hombre voy a presumir. En referencia a


mí mismo no me jactaré, si no en las debilidades”.

La construcción del versículo podría fácilmente apoyar la


hipótesis de que estemos hablando de dos hombres diferentes:
Juan, y Pablo mismo que escribe.
En Efesios 3:3 Pablo habla de una revelación que le fue
dada y de la que había escrito anteriormente de manera breve.
Hay dos posibilidades: o Pablo recibió una revelación de
parte de Dios que no ha llegado hasta nosotros, o recibió el rela-
to de la Revelación de parte de Juan. Es cierto, esto supondría
que Juan pudo haber sido encarcelado1 mucho antes de lo que
pensamos, en este caso no bajo el reinado de Nerón, sino posible-
mente exiliado por Claudio.
Sabemos, de todo modo, que la mayoría de las fechas que
tenemos disponibles son aproximadas y se basan en testimonios
indirectos. Por esto, también es posible que Pablo escribiera su
carta a los Corintios mucho más tarde de lo que se supone.

1. No hay certeza de que Juan estuvo en Patmos exiliado por la fuerza o encarce-
lado. Un comentario dice:
“... Wallace *, sin embargo, opinaba que Juan no era un exiliado, pero que su razón
para estar en Patmos no era otra que recibir la Revelación. Alcanzar la certeza sobre
eso es imposible”.
(Comentarios de Coffman sobre el Antiguo y Nuevo Testamento) * Foy E. Wallace,
Jr., 1966
Además, el comentario de Adam Clarke dice:
“[Patmos] debe su celebridad al hecho de ser el lugar donde San Juan fue exiliado
por uno de los emperadores Romanos; si Domiciano, Claudio o Nerón, no hay acuer-
do, pero probablemente fue el último “
Comentario sobre la Biblia, por Adam Clarke, (1831)

52 Revelación
Además, en 60 EC Pablo escribió esto a sus hermanos de
Colosas: “Cristo está sentado a la diestra de Dios.” (Colosenses
3:1, ver también Efesios 1:20, Hebreos 1:3) Para Cristo esto sig-
nificaba estar sentado en el trono como Rey del Reino de Dios
(Salmo 110:1; 1 Corintios 15:24).
¿Cómo podía Pablo saber con certeza que, en el momento
de escribir sus cartas, Jesucristo ya estaba sentado en su trono
y reinaba como Rey?
¿Tuvo Pablo acceso al rollo de Revelación, en el que Jesús
mismo había revelado ciertos detalles a través de las visiones
concedidas a Juan?
Es posible que Pablo no mencionara a Juan el Evangeliza-
dor simplemente por prudencia, especialmente si creemos que
el apóstol había sido sometido a alguna restricción por parte de
las autoridades Romanas.

Apéndice al capítulo 2: “2° Corintios 12:1-5” 53


54 Revelación
3:1-6

CAPÍTULO 3

Revelación 3:1-22

1-6 Y al ángel de la congregación que está en Sardis escribe:


Estas son las cosas que dice el que tiene los siete espíritus
de Dios y las siete estrellas: ‘Conozco tus hechos, que tienes
nombre de estar vivo, pero estás muerto. Hazte vigilante, y
fortalece las cosas restantes que estaban a punto de morir,
porque no he hallado tus hechos plenamente ejecutados de-
lante de mi Dios. Por lo tanto, continúa teniendo presente
cómo has recibido y cómo oíste, y sigue guardándo[lo], y
arrepiéntete. Ciertamente, a menos que despiertes vendré
como ladrón, y no sabrás de ningún modo a qué hora ven-
dré sobre ti. “No obstante, sí tienes en Sardis unos cuantos
nombres que no contaminaron sus prendas de vestir exte-
riores, y andarán conmigo en [prendas] blancas, porque
son dignos. El que venza será vestido así de prendas de
vestir exteriores blancas; y de ninguna manera borraré su
nombre del libro de la vida, sino que haré reconocimiento
de su nombre delante de mi Padre y delante de sus ángeles.
El que tenga oído, oiga lo que el espíritu dice a las congre-
gaciones”.

La condición espiritual de la congregación de Sardis era


sin duda grave. Jesús advierte a esos cristianos con estas pala-
bras: “Vendré como un ladrón y no sabrás en absoluto a qué hora
vendré sobre ti.” Esta es exactamente la misma advertencia que
Pablo expresó en 1 Tesalonicenses 5:2:

“Porque ustedes mismos saben bastante bien que el día de Jehová


viene exactamente como ladrón en la noche.”

Parece claro, por lo tanto, que estamos hablando del mismo


período de juicio: el juicio que habría azotado a Jerusalén en 70
EC.

Capítulo 3 55
3:7-13

Refiriéndose en cambio al premio que los fieles cristianos


de Sardis recibirían, Jesús dice: “andarán conmigo en [prendas]
blancas, porque son dignos”, con clara referencia a la primera
resurrección.

7-13 Y al ángel de la congregación que está en Filadel-


fia escribe: Estas son las cosas que dice el que es santo,
el que es verdadero, el que tiene la llave de David, el
que abre de modo que nadie cierre, y cierra de modo
que nadie abra: “Conozco tus hechos —¡mira!, he puesto
delante de ti una puerta abierta, la cual nadie puede
cerrar—, que tienes un poco de poder, y guardaste mi
palabra y no resultaste falso a mi nombre. ¡Mira! Daré a
los de la sinagoga de Satanás, que dicen ser judíos, y sin
embargo no lo son, sino que mienten... ¡Mira!, los haré
venir y rendir homenaje ante tus pies y les haré saber
que yo te he amado. Porque guardaste la palabra acer-
ca de mi aguante, yo también te guardaré de la hora
de prueba, que ha de venir sobre toda la tierra habita-
da, para someter a prueba a los que moran en la tierra.
Vengo pronto. Sigue teniendo firmemente asido lo que
tienes, para que nadie tome tu corona. “Al que venza...
lo haré columna en el templo de mi Dios, y ya no saldrá
[de este] nunca, y sobre él escribiré el nombre de mi Dios
y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén
que desciende del cielo desde mi Dios, y ese nuevo nom-
bre mío. El que tenga oído, oiga lo que el espíritu dice a
las congregaciones”.

Escribiendo a la virtuosa congregación de Filadelfia, en el


versículo 8 se menciona una puerta abierta que nadie podría
cerrar.
La WTS interpreta el significado de esta puerta simbólica
como algo relacionado con la predicación, remitiéndose a una
expresión similar de Pablo, quien dijo en 1 Corintios 16:9 que
se le había abierto una gran puerta de actividad. Sin embargo,
por lógica, la puerta de la cual Juan escribe debe tener algo que
ver con la llave de David mencionada en el versículo anterior.
La referencia a Isaías 22:22 indica que estamos hablando de la
autoridad de Jesús para garantizar el acceso al palacio real, es
decir al Reino. A pesar de los intensos esfuerzos por parte de los
oponentes de cerrar la puerta del Reino de Dios, como se men-

56 Revelación
3:7-13

ciona en Mateo 23:13, nadie podía impedir que los cristianos


recibieran el premio de la resurrección y, por lo tanto, la corona
de la gloria celestial.
Como en el caso de la congregación de Esmirna, la mención
de los judaizantes sugiere una situación compatible con el pe-
riodo antecedente al año 70 EC, cuando los judíos aún podían
sentirse orgullosos de su propia identidad nacional.
Se hace referencia a una particular “hora de la prueba”, que
habría llegado poco después en toda la tierra habitada (griego
oikoumenēs). A continuación, se agrega que la prueba habría
tenido que ver con aquellos que moran en la tierra o en el país
(griego ges).
El uso de dos palabras griegas diferentes en la misma ora-
ción, primero la del significado más amplio que se refiere a la
tierra en general, luego la otra relacionada a un territorio li-
mitado y específico, es totalmente compatible con la situación
existente antes del 70 EC cuando coincidieron al mismo tiempo:
la persecución de Nerón contra los cristianos en todo el imperio
(oikoumenēs), la guerra civil en Roma y la destrucción de la
nación judía (ges).
Jesús les recuerda a los cristianos de Filadelfia que vendría
pronto, vinculando así su presencia con aquellos eventos que
ocurrirían de allí a poco. En cuanto al premio para los fieles, la
resurrección en el cielo les permitiría convertirse en columnas
del templo espiritual y, dado que existía la costumbre de escri-
bir el nombre de la deidad y de la ciudad en las columnas de
los templos, esos cristianos tendrían apropiadamente el nombre
del Padre y el de la Nueva Jerusalén escrito sobre ellos. Se dice
que la Nueva Jerusalén descendería del cielo hacia la tierra,
indicando que no sería una provisión o un reino limitado exclu-
sivamente al cielo. Este concepto se tratará más ampliamente
en los últimos capítulos del libro.

14-22 Y al ángel de la congregación que está en Lao-


dicea escribe: Estas son las cosas que dice el Amén, el
testigo fiel y verdadero, el principio de la creación por
Dios: “Conozco tus hechos, que no eres ni frío ni calien-
te. Quisiera que fueras frío o, si no, caliente. Así, por
cuanto eres tibio, y ni caliente ni frío, voy a vomitarte
de mi boca. Porque dices: “Soy rico y he adquirido ri-
quezas y no necesito absolutamente nada”, pero no sa-
bes que eres desdichado y lastimoso y pobre y ciego y

Capítulo 3 57
3:14-22

desnudo, te aconsejo que compres de mí oro acrisolado


por fuego, para que te enriquezcas, y prendas de vestir
exteriores blancas, para que llegues a estar vestido y
para que la vergüenza de tu desnudez no quede mani-
fiesta, y pomada para los ojos, para que te la frotes en
los ojos a fin de que veas. “A todos aquellos a quienes les
tengo cariño los censuro y los disciplino. Por lo tanto,
sé celoso y arrepiéntete. ¡Mira! Estoy de pie a la puerta,
y toco. Si alguno oye mi voz y abre la puerta, yo entraré
en su [casa] y cenaré con él, y él conmigo. Al que venza,
le concederé sentarse conmigo en mi trono, así como yo
vencí y me senté con mi Padre en su trono. El que tenga
oído, oiga lo que el espíritu dice a las congregaciones”.

Finalmente, el mensaje es dirigido a la congregación de


Laodicea, rica materialmente pero pobre espiritualmente.
Algunos mencionan un terremoto que azotó a Laodicea, al-
rededor del 60 EC, y el tiempo que tomaría para la reconstruc-
ción, sugiriendo que sería imposible que la ciudad se recuperara
antes del 70 EC. La evidencia histórica muestra, sin embargo,
que Laodicea era la ciudad más próspera de toda Asia Menor y
que, por este motivo, logró completar la reconstrucción muy rá-
pidamente, incluso rechazando la ayuda del gobierno de Roma.
En cualquier caso, este argumento no puede ser usado como ar-
gumento en contra de una datación anterior al 70 EC del libro
de Revelación.
Alrededor del 60 EC, probablemente justo antes del terre-
moto, cuando Pablo escribió su carta a la congregación de Co-
losas, sabemos con seguridad que había una congregación en
Laodicea (Colosenses 4:15). En cualquier caso, Juan no dirigió
la carta que contenía la Revelación al lugar donde se reunían los
cristianos laodicenses; Juan escribió a la ekklesía, a los miem-
bros de la congregación que existían y podrían recibir el mensa-
je, independientemente de las condiciones en que se encontrara
la ciudad y del tiempo necesario para su reconstrucción.
Jesús dice que habría tomado la cena con esos cristianos si,
en el momento adecuado, le abrirían la puerta y le permitirían
entrar. También en este caso, se hace referencia a la resurrec-
ción de esos cristianos y a la perspectiva de reunirse con Jesús
en el cielo (Lucas 13:29). La inminencia de este evento se ve sub-
rayada por el hecho de que Jesús estaba en la puerta tocando
(Santiago 5:9).

58 Revelación
3:14-22

A esos cristianos también se les promete sentarse con Je-


sús en su trono, probablemente en un momento no muy lejano
del tiempo de la entronización del mismo Jesús. En el capítulo 7
de Daniel se habla del mismo modo de: una corte reunida para
emitir una sentencia, de tronos establecidos en el cielo (7:9, 10)
y del Hijo del hombre a quien se confieren la dignidad el do-
minio y el reino (7:13, 14). En el mismo contexto se dice que el
Reino es entregado a los santos del Supremo (7:18, 22). Todo
esto, durante el tiempo de actividad del cuerno pequeño y de la
cuarta bestia, es decir Roma.
El objetivo de los comentarios en relación a los capítulos 2
y 3 no ha sido el de hacer una consideración versículo por versí-
culo, analizando todas las implicaciones espirituales y prácticas
de los consejo de Jesús a las congregaciones. Simplemente se ha
querido subrayar los aspectos esenciales que nos permiten dar
una mejor lectura general al libro de Revelación. A partir del
capítulo 4 en adelante, será necesario un análisis más profundo
de los simbolismos, pasando a una consideración casi versículo
por versículo.

Capítulo 3 59
Apéndice al capítulo 3 de Revelación:

La “primera resurrección”.

Después de observar en los mensajes a las siete congre-


gaciones, muchas referencias a una llegada de Jesús y a una
inminente resurrección, propongo considerar, como hipótesis,
que esta resurrección realmente tuviera lugar alrededor del 70
EC, cuando Jesús vino para el juicio en contra de Jerusalén.
Trataremos de analizar esta hipótesis, primero a la luz de las
evidencias internas a la Biblia y luego a la luz de las evidencias
externas.

Algunas declaraciones de Jesús:

Mateo 10:23
“Cuando los persigan en una ciudad, huyan a otra; porque en ver-
dad les digo: De ninguna manera completarán el circuito de las
ciudades de Israel hasta que llegue el Hijo del hombre.”

La explicación proporcionada por la WTS en relación a este


versículo es realmente poco clara1. La razón se debe a la im-
posibilidad de dar una explicación lógica al texto a menos que
estemos dispuestos a reconocer que la venida de Cristo para el
juicio de Jerusalén tuvo lugar en el 70 EC.
Los cristianos, después del Pentecostés del 33 EC, se con-
centraron en predicar a los judíos, como Jesús les había indica-
do en Hechos 1:8. Luego, adentro y en los alrededores de Jeru-
salén, estalló la persecución, dirigida entre otros por Saulo de
Tarso, y muchos cristianos tuvieron que huir. Jesús lo había
predicho con las palabras: “Cuando los persigan en una ciudad,
huyan a otra”. A partir del 36 EC, el territorio para los cristia-
nos se expandió a toda la tierra habitada. Cuando el Hijo del
Hombre vino, en el año 70 EC para el juicio, los cristianos que
permanecieron en Jerusalén aún no habían logrado llegar a to-
das las ciudades dentro del territorio de Israel. Esto explicaría
las palabras de Jesús en Mateo 10:23.

1. Ver W 62 15/8 pag. 510, Preguntas de los lectores

60 Revelación
Mateo 16:27.28
“Porque el Hijo del hombre está destinado a venir en la gloria de su
Padre con sus ángeles, y entonces recompensará a cada uno según
su comportamiento. En verdad les digo que hay algunos de los que
están en pie aquí que de ningún modo gustarán la muerte hasta
que primero vean al Hijo del hombre viniendo en su reino”.

El versículo 28 es explicado por la WTS diciendo que las pa-


labras de Jesús se cumplirían seis días después, cuando tres de
los discípulos vieron a Jesús transfigurado en la cima del mon-
te Hermón. Sin embargo, con la transfiguración, Jesús no vino
realmente en su Reino como dice el texto. Además, el versículo
27 habla de una venida relacionada con una recompensa. Los
apóstoles ciertamente no recibieron tal recompensa en ocasión
de la transfiguración.
La declaración de Mateo refleja la de Jesús mismo, como
reportada en Juan 21:22:

Jesús le dijo: “Si es mi voluntad que él permanezca hasta que yo


venga, ¿en qué te incumbe eso? Tú continúa siguiéndome”.

En este versículo, Jesús sugiere que Juan podría perma-


necer vivo hasta su llegada. Esta llegada no podría por lo tanto
realizarse milenios después.
La transfiguración había ocurrido, pero la venida de Jesús
aún no se había materializado. Alrededor del año 70 EC, cuando
Jesús vino para el juicio de Jerusalén, algunos apóstoles esta-
ban muertos, mientras que Juan evidentemente todavía estaba
vivo. De esta manera se cumplirían tanto las palabras de Mateo
16:27,28 como las de Juan 21:22.

Mateo 24:31,34
“Y él enviará sus ángeles con un gran sonido de trompeta, y ellos
reunirán a los escogidos de él desde los cuatro vientos, desde un
extremo de los cielos hasta su otro extremo.”
“En verdad les digo que de ningún modo pasará esta generación
hasta que sucedan todas estas cosas.”

Entre las cosas que Jesús dijo que ocurrirían dentro de esa
generación, estaba la recolección de los escogidos. La palabra
griega traducida reunir es la misma que usó Pablo en relación a
la primera resurrección en 2 Tesalonicenses 2:1:

Apéndice al capítulo 3: “La Primera Resurrección” 61


“Sin embargo, hermanos, tocante a la presencia de nuestro Señor
Jesucristo y el ser nosotros reunidos a él, les solicitamos”.

La presencia o venida de Jesús para el juicio en el 70 EC


coincidiría, por lo tanto, con la recolección o resurrección de los
cristianos fieles.

Declaraciones de Pablo y otros escritores de la Bi-


blia:

Romanos 13:11,12.
“ [Hagan] esto, también, porque ustedes conocen el tiempo, que ya
es hora de que despierten del sueño, porque ahora está más cerca
nuestra salvación que cuando nos hicimos creyentes. La noche
está muy avanzada; el día se ha acercado. Por lo tanto, quité-
monos las obras que pertenecen a la oscuridad y vistámonos las
armas de la luz.”

Me parece obvio que al final de cada día se pueda decir que


estamos más cerca a cualquier evento futuro, pero si faltaran
miles de años para que un determinado evento ocurra, expre-
sarse de la manera indicada anteriormente parecería casi una
burla.
Si la noche está muy avanzada, el día no puede tardar si-
glos en llegar, de lo contrario la metáfora resultaría fuera de
lugar.
La salvación, para aquellos cristianos, debía referirse por
lo tanto a la posibilidad de sobrevivir a un evento catastrófico
inminente y no simplemente al hecho de morir manteniéndose
fieles.

Romanos 16:20
“Por su parte, el Dios que da paz aplastará a Satanás bajo los pies
de ustedes en breve.”

¿En qué sentido Satanás sería aplastado bajo los pies de


aquellos primeros cristianos, dentro de poco tiempo?
A través de la resurrección a la vida inmortal, derrotan-
do de manera definitiva al que tiene los medios para causar la
muerte, el Diablo, como también lo indican las dos referencias
bíblicas a continuación:

62 Revelación
1 Corintios 15:54,55
“Pero cuando [esto que es corruptible se vista de incorrupción y]
esto que es mortal se vista de inmortalidad, entonces se efectuará
el dicho que está escrito: “La muerte es tragada para siempre”.
“Muerte, ¿dónde está tu victoria? Muerte, ¿dónde está tu aguijón?”
Hebreos 2:14,15
“Por lo tanto, puesto que los “hijitos” son partícipes de sangre
y carne, él también de igual manera participó de las mismas
cosas, para que por su muerte redujera a nada al que tiene el
medio para causar la muerte, es decir, al Diablo; y emancipara
a todos los que por temor de la muerte estaban sujetos a escla-
vitud durante toda su vida.”

1 Corintios 7:29-31
“Además, esto digo, hermanos: el tiempo que queda está reducido.
En adelante, los que tienen esposas sean como si no tuvieran, y
también los que lloran sean como los que no lloran, y los que se re-
gocijan, como los que no se regocijan, y los que compran, como los
que no poseen, y los que hacen uso del mundo, como los que no lo
usan a plenitud; porque la escena de este mundo está cambiando.”

¿Por qué apresurarse tanto, hasta el punto de poner en se-


gundo lugar a la familia y a todo lo demás? “El tiempo que queda
está reducido” dice Pablo, ¿tiempo que queda en vista de qué
cosa? La respuesta se indica en la última oración del versículo y
quedaría completamente claro el concepto si la TNM la hubiera
traducido fielmente, más bien que de esta manera poco transpa-
rente: “la escena de este mundo está cambiando”.
Ninguna otra traducción bíblica usa la palabra escena y
mucho menos la palabra cambiando al final de este versículo.
En griego la palabra traducida “escena” indica una figura,
lo que aparece, la forma exterior. La palabra griega para “cam-
biando” es “paragei” que significa pasar, desaparecer, disolverse.
Otras versiones de la Biblia están de acuerdo que este sea
sentido ya que traducen: ‘la apariencia de este mundo pasa’ o
‘este mundo, así como lo ven, está por terminarse’ y también ‘el
mundo tal como lo conocemos está a punto de dejar de existir’.
Por lo tanto, me parece claro que la urgencia de Pablo tenía
que ver con el fin del sistema judío; naturalmente, hacer gran-
des planes para el futuro y confiar en un sistema que habría
desaparecido poco después, no habría tenido realmente sentido.
¿Por qué la TNM traduce de manera tan inexacta? ¿Se tra-

Apéndice al capítulo 3: “La Primera Resurrección” 63


ta de un simple desliz cometido de buena fe?
Es curioso que no se haya cometido el mismo error al tra-
ducir 1 Juan 2:17:

“Además, el mundo va pasando, y también su deseo, pero el que


hace la voluntad de Dios permanece para siempre.”

Aquí también, la palabra que aparece en el texto griego es


“paragetai”, la misma palabra traducida cambiando en 1 Corin-
tios 7:31.
Por coherencia, por lo tanto, deberíamos leer en la TNM:
‘el mundo está cambiando’. En este caso, sin embargo, el verbo
se traduce va pasando. Atribuyendo la redacción de la carta de
Juan a un periodo posterior al año 70 EC, el mundo que ha de
pasar solo podría ser el actual sistema de cosas, de ninguna ma-
nera el de 70 EC.
Esta traducción inconsistente del versículo ha resultado
útil para la WTS en apoyar la idea de un fin del sistema siem-
pre inminente.
Por cierto, en las publicaciones de la WTS, a menudo se
cita 1 Juan 2:15-17, pero nunca junto con el siguiente versículo,
el 18, donde Juan dice “es la última hora”, refiriéndose evidente-
mente a la última hora de ese mundo, es decir, del sistema judío.

1 Corintios 15:50-52
“Sin embargo, esto digo, hermanos: que carne y sangre no pueden
heredar el reino de Dios, ni tampoco la corrupción hereda la in-
corrupción. ¡Miren! Les digo un secreto sagrado: No todos nos
dormiremos [en la muerte], pero todos seremos cambiados, en un
momento, en un abrir y cerrar de ojos, durante la última trompeta.
Porque sonará la trompeta, y los muertos serán levantados inco-
rruptibles, y nosotros seremos cambiados.”

El concepto que se nos ha enseñado en relación con la pri-


mera resurrección es que comenzó en 1919, año en que todos los
cristianos considerados fieles, desde la muerte de Cristo hasta
ese momento, resucitaron. Entonces, cada uno de los ungidos,
necesario para completar el número de 144.000, iría al cielo in-
dividualmente, al final de su vida terrenal; una especie de re-
surrección con el cuentagotas, que se extiende a lo largo de un
siglo. ¿Pero es esta la imagen sugerida por Pablo en el texto cita-
do arriba? En primer lugar, se supone erróneamente que Pablo,

64 Revelación
usando el pronombre nosotros, se refiriera a una hipotética cla-
se de los ungidos que habría de llegar hasta nuestros días y no
simplemente a los cristianos del primer siglo a quienes estaba
dirigiéndose en ese momento.
En cualquier caso, Pablo dice que todos ellos serían cam-
biados en un momento, durante el toque de la última trompeta.
La idea parece ser la de una resurrección como grupo, no la de
un goteo constante que duraría por un siglo o más.
El concepto mismo expresado por un toque de trompeta es
además incompatible con un tiempo prolongado que, según la
WTS, duraría desde el 1919.

1 Tesalonicenses 4:14-17
“Porque si nuestra fe es que Jesús murió y volvió a levantarse, así,
también, a los que se han dormido [en la muerte] mediante Jesús,
Dios los traerá con él. Porque esto les decimos por palabra de Je-
hová: que nosotros los vivientes que sobrevivamos hasta la presen-
cia del Señor no precederemos de ninguna manera a los que se han
dormido [en la muerte]; porque el Señor mismo descenderá del cie-
lo con una llamada imperativa, con voz de arcángel y con trompeta
de Dios, y los que están muertos en unión con Cristo se levantarán
primero. Después nosotros los vivientes que sobrevivamos seremos
arrebatados, juntamente con ellos, en nubes al encuentro del Se-
ñor en el aire; y así siempre estaremos con [el] Señor.”

Nuevamente, se confirma no solo una resurrección grupal


de aquellos que habrían estado vivos en el momento de la veni-
da y de la presencia del Señor, sino que esta resurrección tam-
bién incluiría cristianos muertos previamente.
Pablo, de hecho, dice: “Seremos arrebatados, juntamente
con ellos”. Si la primera resurrección tuvo lugar en 1919, todos
los cristianos ungidos quienes estaban vivos en ese momento
hubieran tenido que ser cambiados instantáneamente y desa-
parecer de la tierra. También se debe tener en cuenta que Pablo
no habla simplemente de cristianos en vida, sino de cristianos
sobrevivientes, lo que sugiere que todos habrían tenido que pa-
sar por una situación que pondría en riesgo sus vidas como real-
mente sucedió durante el período de la destrucción del 70 EC.

Hebreos 10:25,36,37
“Sin abandonar el reunirnos, como algunos tienen por costum-
bre, sino animándonos unos a otros, y tanto más al contemplar

Apéndice al capítulo 3: “La Primera Resurrección” 65


ustedes que el día se acerca”.
“Porque ustedes tienen necesidad de aguante, para que, des-
pués que hayan hecho la voluntad de Dios, reciban [el cumpli-
miento de] la promesa. Porque aún “un poquito de tiempo”, y
“el que viene llegará y no tardará”.

¿Qué “día”, tan bien conocido por aquellos judíos que ni si-
quiera necesitaba estar mejor especificado, se estaba acercando,
si no el día del Señor o el día de Jehová para juzgar al pueblo
de Israel? ¿Cómo podría el “poquito de tiempo” referirse a dos
milenios y a la misma vez decirse que “el que viene llegará y no
tardará”?

Santiago 5:1-3
“Vamos, ahora, ricos, lloren, aullando por las desdichas que les
sobrevienen. Sus riquezas se han podrido, y sus prendas de vestir
exteriores han quedado apolilladas. Su oro y plata están enmohe-
cidos, y el moho de estos servirá como testimonio contra ustedes y
comerá sus carnes. Algo semejante al fuego es lo que ustedes han
acumulado en los últimos días.”

¿De qué desdichas, que les sobrevendrían pronto, hablaba


Santiago, de qué últimos días y de qué fuego? Los versículos
siguientes lo aclaran.

Santiago 5:8, 9
“Ustedes también ejerzan paciencia; hagan firme su corazón,
porque se ha acercado la presencia del Señor. No exhalen sus-
piros unos contra otros, hermanos, para que no vayan a ser
juzgados. ¡Miren! El Juez está de pie delante de las puertas.”

El Señor, como juez, estaba de pie delante de la puerta,


tanto por la recompensa (la resurrección a la vida inmortal)
como por el castigo (la destrucción del sistema de cosas judío).
El concepto de una primera resurrección, que ocurrió en el
momento de la destrucción de Jerusalén, también explicaría la
desaparición definitiva de los dones del espíritu que, como sabe-
mos, no eran exclusivamente una prerrogativa apostólica. Esto
fue predicho por el apóstol Pablo:

1 Corintios 13:8-10:
“El amor nunca falla. Pero sea que haya [dones de] profetizar, se-

66 Revelación
rán eliminados; sea que haya lenguas, cesarán; sea que haya cono-
cimiento, será eliminado. Porque tenemos conocimiento parcial y
profetizamos parcialmente; pero cuando llegue lo que es completo,
lo que es parcial será eliminado.”

Pablo, no solo dice que los dones del espíritu serían elimi-
nados, también indica cuándo sucedería esto: en el momento en
que “llegue lo que es completo”. Esta es una referencia clara a la
manifestación de Jesús y a la resurrección de esos cristianos,
como el mismo Pablo también menciona en

Colosenses 3:4:
“Cuando el Cristo, nuestra vida, sea puesto de manifiesto, entonces
ustedes también serán puestos de manifiesto con él en gloria”.

Está claro que, si todos los verdaderos cristianos vivos en


el 70 EC resucitaron, con ellos desaparecieron los milagrosos
dones del espíritu.
Veamos si, con esta perspectiva diferente en mente, es po-
sible proporcionar también una explicación a un pasaje compli-
cado de las Escrituras hebreas en el que se hace referencia a la
resurrección.

Daniel 12:1-3
”Y durante aquel tiempo se pondrá de pie Miguel, el gran príncipe
que está plantado a favor de los hijos de tu pueblo. Y ciertamente
ocurrirá un tiempo de angustia como el cual no se ha hecho que
ocurra uno desde que hubo nación hasta aquel tiempo. Y durante
aquel tiempo tu pueblo escapará, todo el que se halle escrito en el
libro. Y habrá muchos de los que están dormidos en el suelo de pol-
vo que despertarán, estos a vida de duración indefinida y aquellos
a oprobios [y] a aborrecimiento de duración indefinida. Y los que
tengan perspicacia brillarán como el resplandor de la expansión; y
los que traigan a los muchos a la justicia, como las estrellas hasta
tiempo indefinido, aun para siempre.”

Se predice un "tiempo de angustia en Jerusalén como nun-


ca antes había ocurrido" (Mateo 24:21).
De entre el pueblo, solo sobreviviría “todo el que se halle
escrito en el libro”, o un remanente (Mateo 24:31).
“Muchos de los que están dormidos en el suelo de polvo” des-
pertarían “a vida de duración indefinida”. Esta podría ser una

Apéndice al capítulo 3: “La Primera Resurrección” 67


referencia apropiada a los cristianos que murieron antes del 70
EC y que resucitarían a la vida inmortal. No sería una resu-
rrección general, sino de muchos (1 Tesalonicenses 4:16).
“Aquellos, a oprobios [y] a aborrecimiento de duración in-
definida”, refiriéndose a los judíos que recibirían el castigo a
través de la destrucción de Jerusalén.
“Los que tengan perspicacia brillarán como el resplandor
de la expansión”, podría tener relaciones con los cristianos que
predicaron hasta el año 70 EC y que recibirían la resurrección
celestial sin tener que morir (1 Tesalonicenses 4:17).

Por supuesto, hay docenas de otras referencias bíblicas,


pero lo que les invitaría a hacer para dejar que las Escrituras
hablen a cada uno individualmente, es leer la Biblia desde el
libro de Romanos en adelante, poniendo el siguiente concepto a
prueba: los cristianos del siglo primero esperaban el fin de un
sistema, el sistema judío y del antiguo pacto, fin que llegó en 70
EC a través de la destrucción de Jerusalén y del templo. Esto
coincidió con la venida de Cristo para el juicio y significó, para
los cristianos fieles que murieron desde el 33 EC en adelante y
los que sobrevivieron hasta el 70 EC, la posibilidad de recibir la
recompensa de la primera resurrección.

Si así fuera, deberíamos encontrar abundantes confirma-


ciones en las Escrituras griegas y deberíamos encontrarlas es-
pecialmente en Revelación. Las destacaremos a medida que si-
gamos considerando el libro.
También tomemos en consideración las posibles evidencias
externas, o más bien, en este caso especifico, la falta de eviden-
cias que de todo modo es significativa. Hay prácticamente un
vacío, un agujero de algunas décadas, entre la fecha del 70 EC
y los primeros documentos escritos atribuidos a supuestos cris-
tianos que comienzan a aparecer copiosos desde mediados del
siglo II en adelante.
Lo que sabemos es que ningún verdadero cristiano murió a
causa de la destrucción de Jerusalén, porque los cristianos que
vivían en la ciudad huyeron a las montañas, tal como Jesús les
había dicho que hicieran.
Entonces surgen una serie de preguntas:

• ¿Adónde fueron todos esos cristianos después del 70 EC?


• ¿Por qué no hay rastro de ninguna comunidad de cristianos ni

68 Revelación
en Pella, ni en los alrededores, y por qué ninguno de ellos escribe
una palabra sobre un evento tan extraordinario como la destruc-
ción de Jerusalén?
• ¿Dónde terminaron los diversos cristianos fieles que vivían fue-
ra del territorio de Israel?
• ¿Por qué no sabemos nada de los varios Timoteo, Tito, Aquila y
Priscila, Silas y Bernabé, por mencionar solo algunos? ¿Y qué hay
de los diferentes apóstoles que todavía quedaban vivos?
• ¿Por qué del 33 al 70 EC se redactaron 27 libros de las Escritu-
ras griegas y en cambio tenemos un silencio ensordecedor desde el
70 EC hasta el final del primer siglo?
• Y además, ¿por qué no existe un solo testimonio confiable, que
no sea por medio de rumores o por documentos escritos posterior-
mente con poca o ninguna credibilidad, que demuestre la existen-
cia en vida después del 70 EC de las decenas de cristianos mencio-
nados en las Escrituras griegas?
• Si los cristianos fieles hubieran recibido la primera resurrec-
ción en el 70 EC, ¿no podría esto explicar la subsiguiente y rápida
difusión de la apostasía dentro de las congregaciones, compuestas
a ese punto solo por miembros que ya habían sido corrompidos de
alguna manera por falsas doctrinas?
• ¿No explicaría esto el hecho de que, a partir del 70 EC, no pode-
mos identificar con certeza ni un solo cristiano auténtico, mientras
que en el segundo siglo presenciamos una increíble proliferación
de escritos pseudo-cristianos impregnados en realidad de la filo-
sofía griega, de gnosticismo, incluyendo falsos evangelios, falsos
hechos de los apóstoles, etc.?

Respecto a las referencias externas existentes, los únicos


documentos que pueden consultarse son los escritos atribuidos
a los denominados padres de la Iglesia, con fecha del siglo II,
que por lo tanto no llenan el vacío de las décadas posteriores al
70 EC.
A pesar de esto, parece significativo que en esos escritos la
mayoría de ellos afirme creer en una resurrección futura, pero
al mismo tiempo también sostienen la idea de que ya se había
producido una primera resurrección.
Obviamente, este escenario abre varias preguntas en rela-
ción con el Reino de Dios, los 144.000, la resurrección, etc.
Como veremos en los capítulos que siguen, el libro de Reve-
lación nos ayuda a responder algunas de estas preguntas.

Apéndice al capítulo 3: “La Primera Resurrección” 69


70 Revelación
4:1

CAPÍTULO 4

Revelación 4:1-11

1 Después de estas cosas vi, y, ¡miren!, una puerta abierta


en el cielo, y la primera voz que oí era como de una trompe-
ta, que hablaba conmigo, y decía: “Sube acá, y te mostraré
las cosas que tienen que suceder”.

Con el capítulo 4, no solo pasamos a la segunda visión, sino


también al segundo bloque o grupo de visiones, introducido con
la intervención del espíritu que transporta a Juan a un lugar
diferente con un consiguiente cambio de perspectiva o punto de
observación. Esta sección, de las cuatro totales, es la más con-
sistente del libro porque se extiende hasta el comienzo del capí-
tulo 17; incluye, de hecho, 14 capítulos de los 22 totales.
A Juan se le abre “una puerta en el cielo”. El marco, por lo
tanto, es el de los acontecimientos relacionados con el día del
Señor, permitiendo a Juan de observar lo que sucedería durante
ese período desde el punto de vista del cielo.
En esta sección se describen esencialmente cuatro series,
cada una de las cuales consta de siete medidas de juicio, decidi-
das y ejecutadas desde el cielo: los siete sellos, los siete toques
de trompeta, los siete truenos y los siete tazones. El significado
de los siete truenos, aunque no se le permite a Juan declararlo,
debe tener algún tipo de relevancia. (Revelación 10:4) En primer
lugar, sirve a completar la serie. Cuatro y siete son ambos nú-
meros que en las Escrituras indican algo completo, aunque con
diferentes matices de significado. Cuando se encuentran juntos,
subrayan la certeza y la totalidad de un determinado evento.
En este sentido, es interesante leer Levítico 26:14-39 sobre
los castigos profetizados contra el pueblo de Israel en caso de
repetida desobediencia. Es increíble pensar que palabras como
las del versículo 29:
“De modo que tendrán que comer la carne de sus hijos, y comerán
la carne de sus hijas.”

Capítulo 4 71
4:2

se cumplieran en detalle después de más de 1.500 años du-


rante el sitio y la destrucción de Jerusalén.
Note también la repetición cuádruple de la expresión “ten-
dré que castigarlos siete veces” o “tendré que infligirles siete veces
más golpes”, en los versículos 18,21,24,28.
En cada una de las cuatro secciones es posible observar
castigos similares que se superponen y se repiten a medida que
avanzan, aumentando al mismo tiempo en intensidad hasta al-
canzar el punto culminante en la última parte, en los versículos
29 al 33. Este es también el modelo seguido en la serie de siete
castigos de esta sección de Revelación con un intensificarse de
plagas y castigos infligidos sobre un solo sujeto de manera pro-
gresiva.
Si también analizamos Mateo 23:13-36, notaremos que la
expresión “¡Ay de ustedes!”, dirigida a los escribas y fariseos (la
expresión más severa de maldición y juicio que los judíos cono-
cieran), se repite siete veces. En este caso también, no es una
coincidencia, sino más bien una repetición deliberada acta a
subrayar la certeza del castigo.
Notamos aquí de la misma manera una progresión en la
severidad de las acusaciones que culminan en la última parte,
en los versículos 29 al 36, donde se indica que el juicio habría
caído sobre esa generación.
Regresando a Revelación, las cuatro series de siete castigos
indican la ejecución completa del juicio sobre Jerusalén, expre-
sada en el mismo estilo de Levítico y Mateo en forma repetida y
progresiva y en un lenguaje que habría sido fácil de interpretar
para los cristianos del primer siglo que conocían tanto las Escri-
turas hebreas como las declaraciones de Jesús.
La importancia dada a esta sección central del libro sirve
para testimoniar el hecho de que todos los eventos terrenales re-
lacionados con ese juicio habrían sido en realidad una expresión
de ira por parte del cielo y no una simple iniciativa del ejército
romano.

2 Después de estas cosas, inmediatamente llegué a estar en


[el poder del] espíritu: y, ¡miren!, un trono estaba en su po-
sición en el cielo, y hay uno sentado sobre el trono.

Desde su posición privilegiada en el cielo, Juan tiene la


oportunidad única de ver la representación del trono divino y de
Aquel que lo ocupa. El trono es un elemento recurrente en todo

72 Revelación
4:3-4

el libro de Revelación. Esto es evidente por el hecho de que, en


22 capítulos, el trono se menciona en 19 de ellos.

3 Y el que está sentado es, en apariencia, semejante a una


piedra de jaspe y a una piedra preciosa de color rojo, y al-
rededor del trono [hay] un arco iris de apariencia semejan-
te a una esmeralda.

Juan ve a Aquel que está sentado en el trono, similar al


jaspe, una piedra transparente y brillante como el diamante,
pero de color rojo; podríamos imaginarnos un rubí, pero comple-
tamente transparente.
El color nos recuerda la escena de juicio de Daniel 7:9.10 en
la que el rojo del fuego es el color que se destaca. Al mismo tiem-
po, un arco iris, predominantemente verde esmeralda, rodea el
trono, recordándonos que las decisiones judiciales de Jehová
siempre son tomadas de manera serena y no en el ímpetu de la
furia o siendo victimas de un incontrolado ataque destructivo.

4 Y alrededor del trono [hay] veinticuatro tronos, y sobre


estos tronos [vi] sentados a veinticuatro ancianos vestidos
de prendas de vestir exteriores blancas, y sobre sus cabezas
coronas de oro.

Sobre la identidad de los 24 ancianos hay una gran canti-


dad de opiniones discordantes. A continuación, se muestra lo
que personalmente considero más probable después de analizar
varias referencias bíblicas.
Cuatro elementos distintivos resultan de este versículo:
1. Ancianos
2. Veinticuatro
3. Tronos / coronas
4. Prendas de vestir blancas

Cabe señalar que la palabra griega traducida anciano nun-


ca se aplica a las criaturas espirituales angélicas; por lo tanto,
podría tratarse de seres humanos, llevados al cielo como se-
res espirituales. Debe tenerse en cuenta que los ancianos en la
antigüedad también tenían el papel de jueces y esto se adapta
bien al contexto general del juicio de Revelación (Deuteronomio
21:2).
Son veinticuatro y este podría ser un número simbólico,

Capítulo 4 73
4:4

indicativo de representación. Entendemos esto de una compara-


ción con Ezequiel 8:16 y 11:1. En el primer caso se habla de un
grupo de 25 hombres con funciones sacerdotales (24 + el sumo
sacerdote), en el segundo caso de 25 hombres con funciones gu-
bernamentales (24 + el rey).
En todos estos casos, tratándose de visiones, el número 24
parece no ser literal sino simbólico.
Desde el momento en que David estableció las 24 divisiones
levíticas que sirvieron en el templo, hasta que fue destruido en
70 EC, el número 24 representaba las doce tribus de Israel y,
por lo tanto, en general el pueblo de Israel del cual los levitas
fueron sacados para el servicio sagrado. Los 24 ancianos, por lo
tanto, podrían ser un símbolo apropiado del Israel espiritual en
el arreglo del Nuevo Pacto.
Las prendas blancas nos recuerdan la promesa de Jesús
a los fieles cristianos de la congregación de Sardis, en Revela-
ción 3:5. Las coronas son apropiadas para su papel de reyes y
Revelación 5:10 confirma que también serán sacerdotes. ¿Cómo
es que estos 24 ancianos son vistos por Juan ya sentados en los
tronos, si la primera resurrección aún no había ocurrido en el
momento en que se escribió el rollo?
Daniel, describiendo la visión que se le concedió en Daniel
7:9, dice que se colocaron tronos, pero no se menciona que tales
tronos fueran ocupados, y esto está en armonía con el hecho
de que el Nuevo Pacto aún no se había inaugurado. El Hijo del
Hombre aparece a la presencia de Jehová para recibir el reino
solo más tarde, como indicado en los versículos 13 y 14.
Cuando Juan recibió la visión, el Nuevo Pacto había entra-
do en vigor y por esto, en sentido figurado, se podía decir que los
fieles cristianos de esa época ya estaban reinando (aunque toda-
vía moraban en la tierra) en virtud de la autoridad que Cristo
les había otorgado. Esto especialmente después de su resurrec-
ción, como lo indican, por ejemplo, las palabras de Efesios 1:3 y
2:6.
El hecho de que los tronos se vean ya ocupados por reyes
y sacerdotes en sus funciones, podría servir para indicar que
pasando del antiguo pacto al nuevo no habría habido ningún
período vacante.
En el contexto de este capítulo 4 y del libro de Revelación
en general, los 24 ancianos simbólicos tienen principalmente la
función de completar y dar valor judicial a la escena de la corte
celestial, la cual se prepara para emitir una sentencia de impor-

74 Revelación
4:5

tancia extraordinaria. En la época de Juan, había dos cortes que


juzgaban en Israel: una era llamada comúnmente tribunal, la
otra era conocida como tribunal supremo. Esto también es con-
firmado por las palabras de Jesús registradas en Mateo 5:21,22.
El tribunal o Sanedrín menor, originalmente tenía que es-
tar compuesto por 24 ancianos, que representaban al pueblo,
pero el número se redujo a 23 para evitar situaciones de paridad
en caso de disputas judiciales complicadas. El tribunal supre-
mo, también llamado Sanedrín Mayor, intervenía solo en el caso
de que el tribunal de primera instancia no hubiera podido llegar
a un veredicto sobre un determinado caso judicial o por asun-
tos de importancia capital, siendo este último formado por un
total de 72 miembros (3 grupos de 24 jueces, escogidos entre los
sacerdotes, los escribas y los ancianos del pueblo), menos uno,
siempre para evitar la paridad en las votaciones. En la mente de
un judío del primer siglo, la imagen de 24 ancianos descrita por
Juan habría sugerido inmediatamente la idea de una corte de
juicio y de una sentencia inminente a la que se llegaría en este
caso por unanimidad.

5 Y del trono proceden relámpagos y voces y truenos; y [hay]


siete lámparas de fuego ardiendo delante del trono, y estas
significan los siete espíritus de Dios.

El escenario de juicio continúa, en relación con el trono y


con Aquel que lo ocupa, con la descripción de voces, relámpagos
y truenos. Es posible que las voces sean simplemente una re-
ferencia al ruido y al estruendo producido por los truenos. En
cualquier caso, Revelación 8:5 confirma que los relámpagos, las
voces y los truenos son el presagio de lo que está a punto de su-
ceder en la tierra.
Las lámparas o antorchas de fuego vistas por Juan recuer-
dan lo visto siglos antes en visión por Ezequiel.
El libro Apocalipsis (re), explicaba que las siete antorchas
representan la plenitud del espíritu santo de Dios.
También se podría explorar otra posible interpretación que
aclararía aspectos importantes del libro de Ezequiel cuyas pro-
fecías, relacionadas con Jerusalén, sabemos que no se referían
exclusivamente a sus días.
En Ezequiel 1:13,14, las cuatro criaturas vivientes se des-
criben como “brasas ardientes”. Ezequiel vio, sin embargo, tam-
bién algo que él mismo define como “antorchas de fuego” que

Capítulo 4 75
4:5

emitían relámpagos y que se movían de un lado a otro entre


las cuatro criaturas vivientes. Estas antorchas simbólicas apa-
rentemente van y vienen y son de alguna manera encendidas o
activadas por las brasas ardientes.
En el versículo 14 se dice que las cuatro criaturas vivientes
se mueven de lado a lado y se ven como el relámpago, tal como
las antorchas descritas por Ezequiel. Esto nos lleva a pensar
que, en ambos casos (criaturas vivientes y antorchas), se trate
de seres espirituales o ángeles de diferente rango y con diferen-
tes atribuciones, que se mueven activamente para cumplir con
sus respectivos deberes. Es cierto que en Revelación se habla
de siete lámparas, pero la palabra griega realmente significa
antorchas y es el equivalente de la palabra hebrea utilizada por
Ezequiel.
Juan dice que estas siete antorchas significan o simboli-
zan “los siete espíritus de Dios”. Estos siete espíritus de Dios se
mencionan nuevamente en el capítulo 5 al versículo 6, esta vez
representados por los siete ojos del Cordero y se dice que fueron
enviados a través de la tierra, lo que refuerza la idea de que se
trate de ángeles que tienen una tarea particular. Esto también
está de acuerdo con la definición que Hebreos 1:14 nos propor-
ciona de los ángeles al servicio de Dios:

“¿No son todos ellos espíritus para servicio público, enviados para
servir a favor de los que van a heredar la salvación?”

En Revelación 8:2, los siete ángeles que reciben las siete


trompetas se ven ante el trono de Dios en la misma posición
que las siete lámparas o antorchas que representan a los siete
espíritus. Más adelante, en el capítulo 15, versículo 1, se ven
nuevamente siete ángeles a quienes se les entregan los siete
tazones y, como se indica en el versículo 7, estos ángeles se acti-
van por medio del contacto con las criaturas vivientes. Ya sean
los mismos siete espíritus o diferentes grupos de siete ángeles
mencionados en los diversos capítulos 4, 5, 8 y 15, este detalle
debe tenerse en cuenta porque nos ayudará a comprender mejor
el significado del siguiente capítulo de Revelación.

6 Y delante del trono hay, como si fuera, un mar vítreo se-


mejante a cristal. Y en medio del trono y alrededor del tro-
no [hay] cuatro criaturas vivientes que están llenas de ojos
por delante y por detrás.

76 Revelación
4:6-7

El mar de vidrio se encuentra ante el trono, o más proba-


blemente por debajo de él, dado que, en la visión de Ezequiel,
donde es llamado “expansión”, el mar está colocado sobre la ca-
beza de las cuatro criaturas vivientes, por ende, debajo del tro-
no. (Ezequiel 1:22)
Estas criaturas tienen ojos por delante y por detrás y no es
difícil entender el significado de este simbolismo ya que sabe-
mos bien a qué nos referimos cuando decimos que alguien tiene
ojos por delante y hasta por detrás.

7 Y la primera criatura viviente es semejante a un león, y


la segunda criatura viviente es semejante a un torillo, y la
tercera criatura viviente tiene rostro como de hombre, y la
cuarta criatura viviente es semejante a un águila en vuelo.

Hasta el día de hoy, hemos pensado que los cuatro anima-


les vistos por Juan para representar los rostros de las cuatro
criaturas vivientes, tuvieran que ver con los cuatro atributos
principales de Jehová. Cabe todavía mencionar que estos cuatro
atributos nunca se mencionan juntos en las Escrituras. Por esta
razón, tratemos de examinar una posible diferente interpreta-
ción.
Dentro del campamento del antiguo pueblo de Israel, la
cubierta del arca del pacto en el interior del Santísimo, o pro-
piciatorio, representaba el trono y la presencia de Jehová en la
tierra. Afuera, las tiendas del campamento de Israel no estaban
distribuidas al azar. Estaban divididas por tribus, pero las tri-
bus a su vez estaban agrupadas en cuatro grupos, uno por cada
lado del tabernáculo. Estos cuatro grupos estaban liderados por
una tribu cada uno y, por lo tanto, estaban bajo el estandarte de
esta tribu. Las tribus que lideraban estos cuatro grupos de tres
eran las de Judá, Rubén, Efraín y Dan. (Números 2:3, 4)
Según la tradición judía1 los símbolos de estas cuatro tribus
eran respectivamente el de un león para Judá, de un hombre
para Rubén, de un toro para Efraín y de un águila para Dan.
La correspondencia parece ser demasiado clara para tar-
tarse de una mera coincidencia. Es necesario recordar que los

1. https: // www.biblestudytools.com/commentaries/reveuforia / relacionada Ted-


temas / campamento-de-israel.html

Capítulo 4 77
4:8-11

ángeles estuvieron muy involucrados en los eventos del pueblo


de Israel, de hecho, en Gálatas 3:19 se dice que la Ley fue trans-
mitida a través de ángeles.
El hecho de que las cuatro criaturas vivientes a los cuatro
lados del trono de Jehová tengan rostros correspondientes a los
símbolos utilizados por las cuatro tribus ubicadas alrededor del
tabernáculo podría ser la confirmación de que la escena del jui-
cio que la Revelación está a punto de presentar concierne prin-
cipalmente a Israel.

8 Y en cuanto a las cuatro criaturas vivientes, cada una de


ellas respectivamente tiene seis alas; alrededor y por deba-
jo están llenas de ojos. Y no tienen descanso día y noche
mientras dicen: “Santo, santo, santo es Jehová Dios, el To-
dopoderoso, que era y que es y que viene”.

También las criaturas angélicas descritas en el capítulo 6


de Isaías tenían seis alas, dos para cubrir sus pies (porque el
suelo sobre el que descansaban era santo), dos para cubrir sus
caras (para no mirar directamente la gloria de Jehová) y dos
para volar (para estar listas para prestar servicio sagrado).
La de las cuatro criaturas vivientes proclamando enfática-
mente la santidad de Jehová es solo la primera de una serie de
expresiones de alabanza que van aumentando luego en intensi-
dad y volumen.
Con los versículos 9 y 10, los veinticuatro ancianos se unen
al coro; en el capítulo 5, se agregará la música y luego se agre-
garán al coro miles de ángeles, hasta que finalmente se incluirá
a toda la creación, la cual se unirá en una expresión armoniosa
de alabanza al Creador.

9-11 Y siempre que las criaturas vivientes ofrecen gloria


y honra y acción de gracias al que está sentado sobre el
trono, al que vive para siempre jamás, los veinticuatro an-
cianos caen delante del que está sentado sobre el trono y
adoran al que vive para siempre jamás, y echan sus coro-
nas delante del trono, y dicen: “Digno eres tú, Jehová, nues-
tro Dios mismo, de recibir la gloria y la honra y el poder,
porque tú creaste todas las cosas, y a causa de tu voluntad
existieron y fueron creadas”.

El tiempo de los verbos griegos utilizados en este pasaje

78 Revelación
4:9-11

indica una acción continua de las cuatro criaturas vivientes y


de los veinticuatro ancianos, casi como si se tratara de un loop
de alabanza a Jehová sin interrupciones. El acto de arrojar las
coronas ante el trono puede significar de manera apropiada que
los veinticuatro ancianos reconocen que su autoridad para juz-
gar deriva del Soberano universal.
Para concluir, es interesante como la King James Version
(KJV) traduce la última parte del versículo 11: “para tu deleite
fueron creadas”. Esto nos permite contar con el hecho de que
Jehová salvaguardará la creación a la que dio origen con tanta
dedicación y amor de cualquier daño irreparable que el hombre
pueda tratar de provocar.

Capítulo 4 79
80 Revelación
5:1

CAPÍTULO 5

Revelación 5:1-14

1 Y vi en la mano derecha del que estaba sentado sobre el


trono un rollo escrito por dentro y por el reverso, fuerte-
mente sellado con siete sellos.

Juan vio un rollo, colocado en la mano derecha de Aquel


que está sentado en el trono, lo que indica que este último
tiene la autoridad para entregárselo a cualquiera que él con-
sidere digno de recibirlo. El documento es al mismo tiempo
urgente, ya que el rollo está escrito en ambos lados, y tam-
bién de carácter oficial, debido a los siete sellos que ocultan
su contenido a la vista de cualquier persona no autorizada.
Hay dos posibilidades en cuanto a la posición en la que
están colocados los sellos en el rollo; este detalle es funda-
mental para entender correctamente el desarrollo de las es-
cenas que siguen a la apertura de cada una de ellos.
Una posibilidad es que uno de los sellos estuviera pues-
to visiblemente en la parte externa y los otros seis en el
interior, en ciertos puntos del rollo. En este caso, al abrir
el primer sello, se podría haber leído parte del contenido, al
menos hasta llegar al segundo sello.
La otra posibilidad es que los siete sellos estuvieran co-
locados todos en la parte exterior del rollo. En este caso, el
contenido permanecería oculto hasta que no se abriera el
último de los siete sellos. El texto y la lógica nos inclinan
hacia esta segunda interpretación. Poner sellos dentro de
un rollo no era una práctica común; Juan, además, al ver el
rollo, escribió que estaba sellado con siete sellos los cuales,
por lo tanto, debían estar bien visibles en su parte externa.
Como se comprenderá mejor más adelante, este detalle
es relevante, ya que el contenido efectivo del rollo no llegará
a poderse leer hasta el capítulo 10 de Revelación.
Levando un mensaje de juicio contra el infiel Israel, el

Capítulo 5 81
5:2-5

rollo podría considerarse un documento oficial comparable a


un certificado de divorcio, probablemente parecido al que se
menciona en Jeremías 3:8. Pero, el hecho de que estuviera
sellado de esa manera y escrito en ambos lados, sugeriría
que el contenido podría tener implicaciones aún mayores.

2-4 Y vi a un ángel fuerte que proclamaba con voz fuerte:


“¿Quién es digno de abrir el rollo y desatar sus sellos?”.
Pero ni en el cielo ni sobre la tierra ni debajo de la tierra
había siquiera uno que pudiera abrir el rollo o mirar en él.
Y me puse a llorar muchísimo porque no se hallaba a nadie
digno de abrir el rollo ni mirar en él.

La pregunta formulada por el ángel y la siguiente observa-


ción de que nadie era digno de abrir los sellos del rollo, ni siquie-
ra de mirar en él, sirve para presentar y hacer que resalte más
la figura de quien, en cambio, sería digno de abrirlo. La deses-
peración inicial de Juan nos muestra claramente que el apóstol
había percibido la importancia del rollo y que el contenido de
alguna manera lo habría afectado personalmente de cerca.

5 Pero uno de los ancianos me dice: “Deja de llorar. ¡Mira!


El León que es de la tribu de Judá, la raíz de David, ha
vencido para abrir el rollo y sus siete sellos”.

De entre los veinticuatro ancianos, el que trata de consolar


a Juan, se refiere a Cristo Jesús como al León de la tribu de
Judá y la raíz de David. Estos dos títulos subrayan su dere-
cho a gobernar como el rey legítimo del Reino de Dios. (Génesis
49:9.10, Jeremías 23:5)
El haber completado victoriosamente su misión terrenal,
le confiere a él solo, y a nadie más, el derecho de abrir los sellos
del rollo. (Juan 16:33)
Los judíos rechazaron al Mesías porque estaban esperando
que alguien actuara como un león, liberándolos del yugo roma-
no. El león, en cambio, habría actuado en contra de ellos usando
a los Romanos como un instrumento para el castigo.

6 Y vi de pie en medio del trono y de las cuatro criaturas


vivientes, y en medio de los ancianos, un cordero como si
hubiera sido degollado, que tenía siete cuernos y siete ojos,
los cuales [ojos] significan los siete espíritus de Dios que

82 Revelación
5:6-8

han sido enviados por toda la tierra.

A pesar de haber sido definido previamente como “El león


de la tribu de Judá”, lo que realmente Juan logra ver es un
cordero. La traducción podría resultar engañosa, haciéndonos
pensar que hemos pasado del animal más feroz a un corderito
inofensivo.
En realidad, la palabra griega traducida cordero significa
literalmente oveja joven o, tratándose de un macho, joven carne-
ro. Para ser precisos, se habla normalmente de un cordero hasta
llegar a un año de edad y de un carnero a partir de un año en
adelante. El llamado cordero pascual que prefiguraba a Cristo
Jesús debía tener al menos un año de edad: por esta razón podía
ser mejor definido como un joven carnero. (Éxodo 12:5)
Se trataba de un animal maduro y en el pleno de su fuerza,
que podía pesar incluso alrededor de 60/70 kilogramos. El joven
carnero visto por Juan tenía siete cuernos, indicando la totali-
dad de su poder y que estaba listo para la batalla. Ninguno de
nosotros quisiera estar encerrado a solas en una habitación con
un carnero de ese tipo. Esta imagen, por lo tanto, no disminuye
la anterior del león, de hecho, la fortalece.
El cordero, aunque vivo, todavía lleva las marcas de la vio-
lencia sufrida cuando fue sacrificado; tal violencia aún está fres-
ca en su memoria y esto, como veremos en el siguiente capítulo,
nos da una indicación precisa de quienes serán objeto de su jus-
tificada venganza. Los siete ojos son el equivalente de los siete
espíritus de Dios, los mismos que en el capítulo anterior esta-
ban representados por las siete antorchas encendidas. En este
caso, se dice que tales espíritus habían sido enviados a la tierra.
Es probable que se refiera a ángeles, que son responsables de
observar, en nombre del cordero, la situación en la tierra: por
eso se les define como sus siete ojos. (Génesis 18:20-22)

7-8 Y él fue y en seguida [lo] tomó de la mano derecha del


que estaba sentado en el trono. Y cuando tomó el rollo, las
cuatro criaturas vivientes y los veinticuatro ancianos caye-
ron delante del Cordero, cada uno teniendo un arpa y ta-
zones de oro que estaban llenos de incienso, y el [incienso]
significa las oraciones de los santos.

El rollo es tomado al fin por el Cordero. Las cuatro criatu-


ras vivientes y los veinticuatro ancianos se arrodillan ante él,

Capítulo 5 83
5:9-12

recordándonos las palabras de Filipenses 2:9-11:

“Por esta misma razón, también, Dios lo ensalzó a un puesto su-


perior y bondadosamente le dio el nombre que está por encima de
todo [otro] nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda
rodilla de los [que están] en el cielo y de los [que están] sobre la
tierra y de los [que están] debajo del suelo, y reconozca abierta-
mente toda lengua que Jesucristo es Señor para la gloria de Dios
el Padre.”

Los ancianos son vistos con arpas y con tazones de oro lle-
nos de incienso, para indicar su función sacerdotal. Además, el
incienso representa las oraciones de los santos: lo que está por
suceder tiene, de hecho, una estrecha relación con esas oracio-
nes.

9-10 Y cantan una canción nueva, y dicen: “Eres digno de


tomar el rollo y de abrir sus sellos, porque fuiste degollado
y con tu sangre compraste para Dios personas de toda tribu
y lengua y pueblo y nación, e hiciste que fueran un reino
y sacerdotes para nuestro Dios, y han de reinar sobre la
tierra”.

Es bastante apropiado que al cántico que acompaña esta


atribución de alabanza dirigida al Cordero se le llame “una can-
ción nueva”. Es nueva, como es nuevo el Pacto a través del cual
los seres humanos tienen la posibilidad de recibir el perdón de
los pecados; también incluye ser parte de una nueva creación y
poder gobernar como reyes y sacerdotes con Cristo.

11-12 Y vi, y oí la voz de muchos ángeles alrededor del trono


y de las criaturas vivientes y de los ancianos —y el número
de ellos era miríadas de miríadas y millares de millares—,
que decían con voz fuerte: “El Cordero que fue degollado es
digno de recibir el poder y riquezas y sabiduría y fuerza y
honra y gloria y bendición”.

Miríadas de ángeles se unen a este coro extraordinario. En


esa época, el número más alto al que uno se podía referir en
griego era 10.000. El término, como se usa aquí y se repite, debe
tener un significado simbólico en lugar de uno literal, para indi-
car una gran multitud de ángeles. La escena nos recuerda estas

84 Revelación
5:13-14

palabras reportadas en Hebreos 1:6:

Pero cuando introduce de nuevo a su Primogénito en la tierra ha-


bitada, dice: “Y que todos los ángeles de Dios le rindan homenaje”.

13-14 Y a toda criatura que está en el cielo y en la tierra y


debajo de la tierra y en el mar, y a todas las cosas que hay
en ellos, oí decir: “Al que está sentado en el trono y al Cor-
dero sean la bendición y la honra y la gloria y la potencia
para siempre jamás”. Y las cuatro criaturas vivientes se
pusieron a decir: “¡Amén!”, y los ancianos cayeron y ado-
raron.

De una comparación con el capítulo anterior, en el que la


adoración y la alabanza se dirigían exclusivamente a Jehová,
resulta claro que, con la aparición del Cordero, toda la creación
participa en la acción de gracias. Esto nos recuerda que Jehová
ha otorgado benignamente una extraordinaria autoridad al Hijo
y que cuando damos la importancia debida a Jesús, al mismo
tiempo también agradamos al Padre. (Juan 5:22,23)

Capítulo 5 85
86 Revelación
6:1

CAPÍTULO 6

Revelación 6:1-8

1 Y vi cuando el Cordero abrió uno de los siete sellos, y oí a


una de las cuatro criaturas vivientes decir con voz como de
trueno: “¡Ven!”.

Al comentar sobre el capítulo anterior, en relación con el


rollo con los siete sellos, habíamos establecido razonablemen-
te que estos sellos tenían que estar colocados en la parte exte-
rior del rollo. Por esta razón, su contenido no resultará accesi-
ble hasta después de que se abra el séptimo y último sello. Lo
que se describe en este capítulo 6 y en los capítulos que siguen
inmediatamente después, por lo tanto, no puede referirse a la
lectura del contenido del rollo, aunque obviamente se trata de
algo relacionado.
En la apertura de cada sello, Juan presenta un cambio de
escena, para un total de siete. Estas escenas van aumentando
en duración y de intensidad, acercándose al clímax que se alcan-
za solo cuando el rollo está completamente abierto.
La primera escena es muy corta: un solo versículo. La se-
gunda es un poco más larga; la tercera más larga aún. Esto
continúa así progresivamente, hasta la sexta escena que va del
capítulo 6 versículo 12 al final del capítulo 7, para llegar a la
última escena que desde el capítulo 8 llega hasta el capítulo 10.
El propósito, por lo tanto, es preparatorio, en vista de lo
que sucederá luego durante la apertura del rollo y, por ende, en
preparación para el epílogo final. Para dar un ejemplo aproxi-
mado y reductor, que todavía espero ayude a comprender mejor,
las escenas que se ven en la apertura de los siete sellos serían
para Juan un poco como las imágenes de un tráiler de película.
El apóstol ve un avance de lo que sucederá, en un creciendo de
imágenes progresivas y dramáticas.
La primera imagen es introducida por una de las criaturas
vivientes que dice con voz parecida a un trueno: “¡Ven!”.

Capítulo 6 87
6:2

2 Y vi, y, ¡miren!, un caballo blanco; y el que iba sentado


sobre él tenía un arco; y le fue dada una corona, y salió
venciendo y para completar su victoria.

Aquí tenemos la primera escena: un caballo blanco con su


jinete. Se ha especulado mucho sobre quién pueda representar:
Cristo Jesús, un falso profeta, el Anticristo, el general romano
Vespasiano, etc. Después de una larga y cuidadosa considera-
ción, estoy convencido de que la primera, entre las citadas, pue-
da ser la interpretación correcta.
La objeción más común a esta hipótesis se refiere al hecho
de que sería la criatura viviente, por lo tanto, un ángel de rango
inferior, a dar órdenes al glorificado Cristo Jesús mientras que,
en el capítulo anterior, se dice que todos los ángeles le rinden
homenaje.
Debe recordarse, sin embargo, que las criaturas vivientes
dan la orden para que las escenas se presenten a Juan, no de-
terminan su contenido. De hecho, cuando el texto se refiere a
ciertas acciones relacionadas con los jinetes, se habla de manera
impersonal y puramente descriptiva sin ninguna referencia a la
intervención de las criaturas vivientes con expresiones como “le
fue dada”, “se le concedió”, “se les dio autoridad”.
Además, los jinetes simbólicos no provocan nada concreto;
solo son los protagonistas de escenas que representan, exclusi-
vamente de manera simbólica, lo que habría sucedido. Posterior-
mente, las siete trompetas agregarán el peso de la oficialidad a
lo que Juan vio, mientras que la efectiva y completa consuma-
ción de la sentencia se realizará a través del derramamiento de
los siete tazones, como se indica en Revelación 15:1:

“Y vi en el cielo otra señal, grande y maravillosa: siete ángeles con


siete plagas. Estas son las últimas, porque por medio de ellas la
cólera de Dios queda terminada”.

Esta es la razón por la cual muchos detalles parecen repe-


tirse, primero con los sellos, luego con las trompetas y finalmen-
te con los tazones. En realidad, se trata del mismo evento o del
mismo juicio que primero se escenifica, luego se anuncia oficial-
mente y finalmente se ejecuta, agregando detalles que contribu-
yen a formar una imagen cada vez más completa y dramática.
Otra objeción se refiere a la correspondencia de los cuatro
jinetes de Revelación con los eventos descritos por Jesús en Ma-

88 Revelación
6:2

teo 24:3-7. Algunos dicen que allí se habla de falsos profetas,


de guerras, pestes y hambrunas, pero no de algo que se pueda
relacionar con el caballo blanco de Revelación.
Aunque hay una correspondencia entre los dos pasajes bí-
blicos, debe notarse, sin embargo, que estas no son descripcio-
nes idénticas. Por ejemplo, ningún jinete simboliza los terremo-
tos, aunque se mencionan en Mateo. La cabalgada del caballo
blanco, en realidad, se contempla en Mateo 24 como el elemento
fundamental de la pregunta del versículo 3: “¿Qué será la se-
ñal de tu presencia?”. También se incluye en la parte principal
de la respuesta de Jesús, en los versículos 27,30,33,44. Por lo
tanto, no es extraño que el caballo blanco sea el primero en ser
mencionado, siendo el principal, el que abre el camino a los tres
restantes.
Consideremos algunos elementos que no solo nos pueden
ayudar a determinar que se trata efectivamente de Jesús, sino
que posiblemente también nos sean útiles para comprender a
qué período de tiempo se refiere su cabalgada.
El caballo representa la guerra, y como es blanco se trata
de una guerra justa. Esto no sería adecuado para el papel de un
falso profeta o de un supuesto Anticristo.
Sin embargo, el aspecto decisivo se refiere a una diferencia
sutil pero significativa en la entrada de este caballo en compara-
ción con los otros tres que lo siguen. De hecho, debe notarse que
mientras los tres caballos sucesivos, con sus respectivos jinetes,
salen inmediatamente cuando son presentados por las criaturas
vivientes, el caballo blanco solo sale al final de la descripción y
con un propósito preciso. Antes de esto, mientras estaba parado,
sin moverse o sin acción, se le describe con un arco en la mano
y una corona en la cabeza, la cual le fue entregada. El jinete del
caballo blanco, por lo tanto, a diferencia de los otros que ya se
ven en movimiento, se mueve solo después de recibir la corona.
¿Cuándo recibió este jinete la corona? Si se tratara de Je-
sús, no hay elementos bíblicos concretos para decir que esto
haya sucedido en 1914, como sostiene la WTS.
Daniel 7:13,14 nos muestra el momento en que el Hijo
del hombre recibiría el dominio, la dignidad y el reino: cuando
“obtuvo acceso al Anciano de Días”. Según lo confirma Hechos
7:55,56, este acceso Jesús lo tuvo asegurado desde que ascendió
al cielo, en el 33 EC.
Siguiendo por lo tanto el orden descrito en Revelación:

Capítulo 6 89
6:3-4

1. El jinete recibe la corona;


2. Comienza su cabalgada que es un símbolo de guerra justa en
contra de sus enemigos.

Se dice que “sale para completar su victoria” o cómo traduce


la versión bíblica TLA:

“Miré entonces, y vi salir un caballo blanco. El que lo montaba lle-


vaba en la mano flechas y un arco; y le dieron una corona. Había
vencido a sus enemigos, y salía dispuesto a seguir venciendo”.

Este jinete y rey, por lo tanto, ya era un ganador como


su corona claramente testimonia. Sale, o cabalga para com-
pletar su victoria a través de la destrucción de sus enemigos.
Esto está en armonía con lo que ya habíamos visto en Reve-
lación 5:5, donde se dice que el León de la tribu de Judá, el
rey designado, “ha vencido”.
El lapso de tiempo de su cabalgada debería ir desde que
recibió oficialmente la corona en 33 EC hasta que la victoria
resultó completa con la destrucción de sus enemigos en 70
EC. (Mateo 21:33-45)

3-4 Y cuando abrió el segundo sello, oí a la segunda


criatura viviente decir: “¡Ven!”. Y salió otro, un caballo
de color de fuego; y al que iba sentado sobre él se le con-
cedió quitar de la tierra la paz para que se degollaran
unos a otros; y le fue dada una gran espada.

Con la apertura del segundo sello, a invitación de la segun-


da criatura viviente, un caballo color rojo hace su entrada. Dado
que los jinetes no aparecen todos juntos, como por ejemplo en el
caso de los que son descritos en Zacarías 6:1-3, sino uno después
del otro, podemos concluir que esta es la visión anticipada de
eventos consecuentes y en orden cronológico.
La referencia a la guerra es inequívoca, de hecho, se habla
de la espada y de quitar la paz de la tierra. El color rojo, en lu-
gar del blanco, representa el tipo de guerra que pelean los hom-
bres por razones que no son justas. Mientras que el jinete del
caballo blanco ya tiene el arco en su mano, porque le pertenece
por derecho (arco con el que puede dirigir sus flechas hacia obje-
tivos precisos, apuntando bien), al segundo jinete es en cambio
concedido de quitar la paz por medio de una gran espada que,

90 Revelación
6:5-6

como sabemos, puede golpear indiscriminadamente.


Después de la muerte y resurrección de Jesús, comenzaron
a cumplirse las señales mencionadas en Mateo 24, incluyendo
las guerras mencionadas en los versículos 6 y 7.
La famosa "Pax Romana", que había mantenido una rela-
tiva tranquilidad en Palestina y en el resto del Imperio hasta
el 33 EC, comenzó a crujir a partir de entonces, llegando a la
ruptura completa con la guerra civil de Roma en 68 EC y con la
sublevación de los judíos que condujo a la destrucción de Jeru-
salén en 70 EC.
El texto bíblico dice que se “degollarían unos a otros”.
La expresión "unos a otros" generalmente se refiere a ele-
mentos homogéneos pertenecientes al mismo grupo. Por ejem-
plo, se dice a los cristianos de amarse unos a otros. Por lo tan-
to, la expresión podría referirse a los hombres en general como
miembros de la raza humana.
Sin embargo, considerado que en este caso el sujeto no se
especifica y se usa la palabra griega (ges) para tierra que signi-
fica país o territorio y no la que tiene el significado más amplio
(oikumene), toda la escena tiene que referirse a eventos relacio-
nados con la tierra o con el país de Israel.
La expresión “para que se degollaran unos a otros” vista en
este contexto, también adquiriría un significado más coherente,
porque como Josefo afirma y como informan otros historiadores
romanos, hubo muchos más judíos de las diferentes facciones
que se mataron unos a otros durante los cinco años que prece-
dieron a la caída de Jerusalén, que los que mataron los Roma-
nos en 70 EC.

5-6 Y cuando abrió el tercer sello, oí a la tercera criatura


viviente decir: “¡Ven!”. Y vi, y, ¡miren!, un caballo negro; y
el que iba sentado sobre él tenía en su mano una balanza.
Y oí una voz como si fuera en medio de las cuatro criaturas
vivientes decir: “Un litro de trigo por un denario, y tres li-
tros de cebada por un denario; y no dañes el aceite de oliva
ni el vino”.

El tercer caballo, de color negro, es presagio de ham-


bruna o falta de alimentos suficientes. Esto se confirma por
la balanza en manos de su jinete y por la referencia al precio
del trigo y la cebada, el equivalente al salario de un día de
trabajo (suficiente solo para poder comprar la subsistencia

Capítulo 6 91
6:5-6

diaria mínima para una persona). Antes de los aconteci-


mientos que llevaron a la destrucción de Jerusalén, bajo el
reinado del emperador romano Claudio, hubo, según los re-
gistros históricos, cuatro grandes hambrunas que azotaron
el territorio del Imperio. Una de estas se sintió sobre todo
en Palestina, como lo demuestra el relato de Hechos 11:28
y la iniciativa de Pablo vuelta a recolectar dinero para los
cristianos pobres de Jerusalén.
Sin embargo, la mayor hambruna golpeó Jerusalén
como consecuencia de la revuelta de los judíos, alrededor
del 70 EC.
Esta es solo una pequeña parte del relato de Josefo en
relación con la situación extrema que se experimentó dentro
de la ciudad durante el asedio:

De “La Guerra de los Judíos”, (Libro VI: capítulo 3)


“Cayó un gran número de los que en la ciudad estaban siendo víc-
timas del hambre; las desgracias que pasaron son indescriptibles.
En efecto, en cada casa, si aparecía, aunque fuera una sombra
de comida, surgía una lucha y los que tanto se querían llegaban
a las manos y se quitaban unos a otros las míseras provisiones
que tenían para vivir. Ni siquiera se fiaban de que los muertos
no tuvieran ningún alimento, sino que los bandidos registraban
incluso a los que estaban falleciendo, por si alguno fingía que se
moría, mientras se guardaba algo de comida entre los pliegues
de su ropa. Estos individuos, con la boca abierta por el hambre,
igual que perros rabiosos, iban dando tumbos de un sitio para
otro. Cuando pasaban por delante, se daban contra las puertas,
como borrachos, y, al no poder hacer otra cosa, entraban dos o tres
veces en las mismas casas en una hora. La necesidad les hacía
llevar de todo a sus dientes; recogían y se conformaban con comer
lo que ni siquiera se daba a los más inmundos y mostrencos ani-
males. Al final no se abstuvieron ni de cinturones ni de sandalias,
sino que arrancaron la piel de sus escudos y la masticaron. Algu-
nos también llegaron a comer pequeñas porciones de heno viejo y
ciertos individuos vendían una mínima cantidad de estas migajas
por cuatro dracmas áticos.
¿Qué necesidad hay de hablar de la desvergüenza del hambre que
lleva a comer productos no comestibles? Pues voy a exponer un he-
cho como nunca se ha visto entre los griegos ni entre los bárbaros,
algo que es terrible de contar e increíble de oír. Yo, por mi parte,
para no parecer ante la posteridad que me invento historias, con

92 Revelación
6:5-6

gusto omitiría contar esta desgracia, si no tuviera innumerables


testigos entre la gente de mi propia época. Además, haría un flaco
favor a mi patria, si renunciara a relatar las desgracias que pa-
deció.
Una mujer de las que habitaban al otro lado del Jordán, llamada
María, hija de Eleazar, de la aldea de Betezuba, nombre que signi-
fica «Casa del Hisopo», ilustre por nacimiento y por sus riquezas,
se refugió en Jerusalén con el resto de la población y allí sufrió el
asedio. Los tiranos quitaron a esta mujer los bienes que ella había
traído desde la Perea y había introducido en la ciudad, y los esbi-
rros de aquéllos, en sus incursiones diarias, le arrebataron el resto
de los objetos preciados que le quedaban y algo de alimento que
se había procurado. Una tremenda indignación se apoderó de la
pobre mujer, y con insultos y maldiciones provocaba muchas veces
contra sí misma a los ladrones. Pero como ninguno de ellos ni por
cólera ni por piedad la mataba, y ella estaba cansada de buscar
algo de comer para los demás y era imposible hallarlo ya en nin-
gún sitio, y como el hambre se iba adueñando de sus vísceras y de
su médula y su furor ardía más que el hambre, entonces tomó por
consejera a la ira, además de a la necesidad, y cometió un acto
contrario a la naturaleza.”

A seguir también hay una referencia puntual al trigo y la


cebada:

(Libro V: Capítulo 10).


“Muchos cambiaban en secreto sus bienes por una sola medida de
trigo, en el caso de que fueran ricos, y de cebada, en el caso de los
pobres. Luego, se encerraban en las zonas más recónditas de sus
casas y algunos, debido a su intensa hambre, se comían el trigo
sin molerlo, y otros lo cocían, según se lo permitía la necesidad y
el miedo.”

Volviendo a la escena vista por Juan, se dice al jinete de


este caballo negro de “no dañar el aceite de oliva ni el vino”.
Es cierto que en ese tiempo el aceite de oliva y el vino eran ali-
mentos básicos y la invitación a no dañarlos podría indicar la
necesidad de usarlos con moderación en tiempos de hambruna.
Sin embargo, también es plausible una interpretación diferente.
La palabra griega adikēsēs, traducida dañar, literalmente
significa tratar injustamente o ser culpable, como lo indica el
uso de la misma palabra en Hechos 25:11, donde tiene una clara

Capítulo 6 93
6:7-8

connotación moral más bien que material.


Por lo tanto, es probable que se trate de una invitación a no
tratar injustamente o a no profanar el aceite de oliva y el vino,
no simplemente una exhortación a usarlos con moderación.
El siguiente es otro extracto, tomado de “La Guerra de los
Judíos”, que podría ayudarnos a aclarar el punto:

(Libro V: capítulo 13) “Cuando ya no hubo nada que rapiñar al


pueblo, Juan se dedicó al sacrilegio. Fundió muchas de las ofren-
das del Templo y numerosos objetos necesarios para el culto, co-
pas, platos y mesas; y no perdonó ni las copas enviadas por Au-
gusto y su mujer. Los príncipes Romanos siempre habían honrado
y adornado el Templo y ahora, en cambio, un judío ha demolido
incluso las ofrendas donadas por los extranjeros. Este individuo
decía a sus compañeros que había que utilizar sin miedo los obje-
tos divinos para servir a Dios y que los que luchaban por el Templo
debían mantenerse con lo que en él había.
Por tanto, acabó con el vino sagrado y con el aceite, que los sa-
cerdotes guardaban para los holocaustos y que había en la parte
interior del santuario. Lo distribuyó entre su gente, que sin miedo
bebieron y se ungieron con ello. Yo no podría dejar de decir lo que
el dolor me impone. Creo que si los Romanos se hubieran retrasa-
do en venir contra estos criminales, la ciudad habría sido tragada
por la tierra, habría sido inundada por las aguas o habría sido
fulminada por los mismos rayos que acabaron con Sodoma. Pues
su generación era mucho más depravada que aquellos que pade-
cieron tales castigos. Y así, todo el pueblo ha quedado en la ruina
por la locura de esta gente.”

Incluso el aceite de oliva y el vino, destinados al uso consa-


grado dentro del templo, fueron dañados o profanados.

7-8 Y cuando abrió el cuarto sello, oí la voz de la cuarta


criatura viviente decir: “¡Ven!”. Y vi, y, ¡miren!, un caballo
pálido; y el que iba sentado sobre él tenía el nombre Muerte.
Y el Hades venía siguiéndolo de cerca. Y se les dio autori-
dad sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con una
espada larga y con escasez de alimento y con plaga mortí-
fera y por las bestias salvajes de la tierra.

El último de los cuatro jinetes marca el epílogo con su ma-


cabra cabalgada, siendo el único llamado por su nombre: “Muer-

94 Revelación
6:7-8

te”. Detrás de él, el Hades lo seguía de cerca, casi haciendo de


basurero, es decir, recogiendo a los muertos caídos debido a las
desgracias causadas por los jinetes anteriores.
Las cuatro causas de muerte mencionadas corresponden
exactamente a las que son descritas en Levítico 26:14-39 y
Ezequiel 5:17 y que se refieren al castigo del pueblo de Israel.
Esto nos confirma que se trata de un juicio especialmente
reservado para los judíos.
El relato de los sucesos históricos confirma claramente lo
que se había anticipado por medio de la visión:

“La Guerra de los Judíos” (Libro V: capítulo 12).


“Los judíos perdieron toda esperanza de salvación, desde el mo-
mento en que les cortaron sus salidas de la ciudad. El hambre se
intensificaba y devoraba al pueblo por casas y familias. Las casas
estaban llenas de mujeres y niños desgastados, los callejones de
las viejas fatigas, mientras que los niños y jóvenes con el cuer-
po hinchado vagaban como fantasmas en las plazas, y caían por
todas partes donde terminaba el daño. Estaban tan débiles que
no tenían la fuerza para enterrar a sus familiares, y aquellos que
estaban un poco mejor dudaron en hacerlo debido a la gran canti-
dad de cadáveres y la incertidumbre de su destino; de hecho, mu-
chos cayeron muertos sobre los que estaban enterrando, y muchos
llegaron a su tumba antes de ser alcanzados por el destino de la
muerte. No hubo lamento ni gemido entre tantas penas: el hambre
destruyó los sentimientos, y los que tenían dificultades para morir
miraban con ojos secos y contorsionadas bocas que los habían pre-
cedido en el último descanso.
La ciudad fue presa de un profundo silencio y una noche llena de
muerte, pero también de algo malo, los bandidos. Entraban en las
casas, que se habían convertido en tumbas, despojaban los cadá-
veres, les quitaban la ropa y se marchaban riéndose. Probaban
las puntas de sus espadas en los cuerpos muertos y atravesaban
a algunos de los que aún yacían vivos en el suelo para examinar
el temple de su hierro. Pero dejaban perecer a manos del hambre
a los que les suplicaban que les prestasen su brazo y su espada.
Todos los que expiraban, con sus ojos fijos en el Templo, se volvían
a mirar a los rebeldes que dejaban vivos. Al principio éstos orde-
naron enterrar los cadáveres con dinero del tesoro público, porque
no soportaban su hedor, pero luego, ante la imposibilidad de con-
tinuar con ello, los arrojaban a los barrancos desde lo alto de las
murallas. Al recorrer Tito los barrancos y ver que estaban repletos

Capítulo 6 95
6:7-8

de cadáveres y que de los cuerpos putrefactos salía un espeso pus,


lloró, tendió las manos al cielo y puso a Dios por testigo de que esto
no había sido obra suya”.

Al final del versículo 8 hay una referencia a las bestias sal-


vajes de la tierra.
En su libro, titulado Jerusalén, Simón Montefiore mencio-
na este macabro detalle:

“Miles de cuerpos quedaron expuestos al sol. Grupos de perros y


chacales se daban banquete con carne humana”.

El versículo 8 dice que los jinetes recibieron autoridad


sobre la cuarta parte de la tierra. El uso de fracciones en el
lenguaje bíblico, normalmente sirve para indicar una cantidad
aproximada que representa una parte del total. En este caso,
1/4 simplemente se menciona para dar inicio a una progresión.
Las sucesivas trompetas anunciarán, de hecho, plagas y ayes
que llegarán a golpear 1/3, mientras que el derramamiento de
los siete tazones finales se referirá a la totalidad.
Para concluir esta sección, se puede decir que la cabalgada
de los cuatro jinetes del Revelación tuvo su cumplimiento com-
pleto del 33 al 70 EC, lo que refleja el orden cronológico exacto
en el que tuvieron lugar los eventos, reflejando una correspon-
dencia increíble con el registro histórico a nuestra disposición.
Si bien las guerras, las pestes, las hambrunas se han pro-
ducido a lo largo del tiempo y hasta el día de hoy, muchos de los
detalles mencionados, que concuerdan con hechos históricos ya
ocurridos, difícilmente podrían tener un cumplimiento literal
en tiempos modernos (por ejemplo, la referencia a las bestias
salvajes o al no dañar el aceite de oliva y el vino).
La imagen ofrecida por Revelación es la de cuatro jinetes
que se mueven en rápida sucesión. Esto encaja perfectamente
con los eventos del 33 al 70 EC, eventos que tuvieron lugar en el
breve lapso de una generación en un creciendo continuo, hasta
alcanzar el clímax con la destrucción de Jerusalén.
Es mucho menos en consonancia, o no lo es en absoluto, con
eventos discontinuos de intensidad variable (guerras, terremo-
tos, hambrunas, etc.) que no han alcanzado todavía su culmina-
ción después de más de un siglo desde 1914.

96 Revelación
6:9-11

Revelación 6:9-17

9-10 Y cuando abrió el quinto sello, vi debajo del altar las


almas de los que habían sido degollados a causa de la pa-
labra de Dios y a causa de la obra de testimonio que solían
tener. Y clamaban con voz fuerte, y decían: “¿Hasta cuándo,
Señor Soberano santo y verdadero, te abstienes de juzgar y
de vengar nuestra sangre en los que moran en la tierra?”.

Es el turno del quinto sello para que sea abierto; esta vez,
sin embargo, nada de caballos. La escena cambia, como suele
ocurrir en Revelación, pasando de un contexto de retribución
para los impíos, a uno de recompensa para los justos. Juan ve,
en la parte baja del altar, las almas de los santos, asesinados por
su fiel testimonio. Tratándose de un altar, con toda probabilidad
lo que Juan vio fue una gran cantidad de sangre. (Levítico 4:30)
Esta sangre podría ser definida como “almas” según Leví-
tico 17:11.
La obra de testimonio a la que se refiere el texto es, eviden-
temente, la misma por la que Juan estuvo (probablemente como
prisionero) en Patmos: el testimonio acerca de Jesús, como se
había indicado anteriormente en Revelación 1:9.
Estamos hablando, por lo tanto, de todos aquellos que, a
semejanza de Esteban, ya habían sido asesinados injustamente
por su testimonio como cristianos. También el concepto de san-
gre que grita no es nuevo, de hecho, se remonta a Génesis 4:10.
La pregunta que se plantea “¿Hasta cuándo, Señor Sobera-
no santo y verdadero, te abstienes de juzgar y de vengar nuestra
sangre en los que moran en la tierra?”, recuerda mucho las pala-
bras pronunciadas por Jesús en Lucas 18:7:

“De seguro, entonces, ¿no hará Dios que se haga justicia a sus es-
cogidos que claman a él día y noche, aun cuando es sufrido para
con ellos?”

11 Y a cada uno de ellos se dio una larga ropa blanca; y se


les dijo que descansaran por un poco de tiempo más, hasta
que se completara también el número de sus coesclavos y
de sus hermanos que estaban a punto de ser muertos como
ellos también lo habían sido.

La petición de que se haga justicia tendría que esperar un

Capítulo 6 97
6:12-14

poco más de tiempo antes de recibir respuesta, es decir, hasta el


tiempo indicado por Jesús en Lucas 21:20-22:

"Además, cuando vean a Jerusalén cercada de ejércitos acam-


pados, entonces sepan que la desolación de ella se ha acercado.
Entonces los que estén en Judea echen a huir a las montañas, y
los que estén en medio de [Jerusalén] retírense, y los que estén en
los lugares rurales no entren en ella; porque estos son días para
hacer justicia, para que se cumplan todas las cosas que están
escritas.”

Mientras tanto, de manera simbólica, esos mártires cris-


tianos recibirían una larga ropa blanca para indicar que, aun-
que murieron como seres humanos imperfectos, la sangre del
Cordero les permitirá ser considerados justos y aprobados para
la resurrección. La espera, por lo tanto, no duraría mucho más
tiempo. (Revelación 19:8)
Otros cristianos se agregarían a ese grupo, muriendo en
espera de la primera resurrección, especialmente durante el pe-
ríodo de la persecución de Nerón. Pablo, por ejemplo, estaba sin
duda entre aquellos a quienes se refiere este versículo.

12-14 Y vi cuando abrió el sexto sello, y ocurrió un gran te-


rremoto; y el sol se puso negro como saco de pelo, y la luna
entera se puso como sangre, y las estrellas del cielo caye-
ron a la tierra, como cuando una higuera sacudida por un
viento fuerte echa sus higos aún no maduros. Y el cielo se
apartó como un rollo que se va enrollando, y toda montaña
y [toda] isla fueron removidas de sus lugares.

Al leer de eventos catastróficos como los descritos anterior-


mente, en la apertura del sexto sello, es normal preguntarse si
podría tratarse de fenómenos destinados a ocurrir en el futuro.
Sin embargo, recordemos que estas son escenas anticipa-
das a Juan para representar en señales lo que sucederá y no el
contenido del rollo que aún está sellado por el último de los siete
sellos.
Para tratar de entender el significado de este pasaje de Re-
velación, es necesario reflexionar sobre el origen y significado
del lenguaje apocalíptico el cual, paradójicamente, no comenzó
con el libro de Revelación.
Los pueblos antiguos, incluyendo a los judíos, asociaban el

98 Revelación
6:12-14

concepto de orden a la idea de luz y el de caos a la oscuridad.


Esto también resulta de varias fuentes extra-bíblicas antiguas.
Los astros, entonces, como los que se mencionan aquí (sol, luna
y estrellas), representaban simbólicamente todo lo que contri-
buía a mantener el orden. Consecuentemente, su ausencia o in-
eficacia era en cambio sinónimo de desorden absoluto.
Tomando esto en cuenta, tratemos de leer Isaías 13:10:

“Porque las mismísimas estrellas de los cielos y sus constelaciones


de Kesil no despedirán su luz; el sol realmente se oscurecerá al
salir, y la luna misma no hará brillar su luz.”

Se mencionan el sol, la luna y las estrellas, diciendo que ya


no irradiarían su luz. ¿A qué evento se refería Isaías?
El versículo de apertura del capítulo y el versículo 19 acla-
ran el punto.
Isaías 13:1, 19:

“La declaración formal contra Babilonia que Isaías el hijo de


Amoz vio en visión.”
“Y Babilonia, la decoración de reinos, la hermosura del orgullo
de los caldeos, tiene que llegar a ser como cuando Dios derribó a
Sodoma y Gomorra”.

El sistema de gobierno (civil y religioso) se habría precipi-


tado en el caos; la luz se habría extinguido, por así decirlo, sobre
Babilonia una vez que hubiera llegado la hora de su castigo y su
caída a manos de los Persas.
Un lenguaje apocalíptico idéntico también se expresa en re-
lación con el castigo en contra de:
• Egipto (Ezequiel 32:2, 7, 8)
• Edom (Isaías 34:3-5)
• Judá (Jeremías 4:14,23,24)
Pero, ¿cómo podemos estar seguros de que las palabras de
Revelación se referían a la destrucción de Jerusalén del 70 EC?
Retomando la profecía de Joel e indicando que se estaba
cumpliendo en sus días, Pedro, en su famoso discurso en el día
de Pentecostés, dijo que el derramamiento del espíritu santo
indicaba el hecho de que el día de Jehová era inminente.
Entre los aspectos que pronto lo habrían distinguido, men-
cionó lo siguiente en Hechos 2:20:
“El sol será convertido en oscuridad y la luna en sangre antes que

Capítulo 6 99
6:12-14

llegue el grande e ilustre día de Jehová”.

Esto también fue predicho por Jesús como algo que sucede-
ría durante esa generación, como leemos en Mateo 24:29:

“Inmediatamente después de la tribulación de aquellos días el sol


será oscurecido, y la luna no dará su luz, y las estrellas caerán del
cielo, y los poderes de los cielos serán sacudidos”.

La luz habría fallado en Jerusalén (desde el asesinato del


Mesías en adelante) y la oscuridad habría alcanzado su clímax
con la destrucción del 70 EC (Juan 9:4).
Desde el comienzo de la revuelta en contra de Roma, la
ciudad cayó en manos de facciones opuestas de rebeldes que se
disputaban el control y no respetaban ninguna autoridad, ni la
del Sanedrín, ni la del Sumo Sacerdote. Esto causó que toda
Jerusalén se hundiera en el caos más absoluto.
En la sección “Mapas”, encontrarán mapas que indican
los diversos enfrentamientos y los continuos cambios de poder
dentro de la ciudad entre bandas rivales, durante el período de
asedio.
Eventos atmosféricos particulares, en el cielo de afuera,
acompañaban el caos total adentro de la ciudad, como lo relata
Josefo en la siguiente parte de su libro:

La Guerra de los Judíos (Libro IV: Capítulo 4)


“La ciudad iba a luchar dividida en dos facciones. Aquéllos no te-
nían sus ánimos tranquilos, pues estaban indignados por el hecho
de que no se les había dejado entrar en la ciudad, no sabían qué
hacer y muchos se arrepintieron de haber venido cuando vieron
que los zelotes no salían a ayudarles, a pesar de que creían que
disfrutaban de una posición fuerte. Pero la vergüenza de darse
la vuelta sin haber realizado absolutamente nada prevaleció so-
bre el arrepentimiento de haber venido, de modo que se quedaron
allí, acampados de mala manera delante de la muralla. Por la
noche estalló una inmensa tormenta, con fuertes vientos, lluvias
torrenciales, continuos relámpagos, violentos truenos y con unos
terribles temblores de tierra. Esta confusión de los elementos del
universo era una prueba evidente de la destrucción de los hombres
y se podría conjeturar que era la señal premonitoria de una gran
catástrofe.”

100 Revelación
6:15-17

Incluso la remoción de las montañas e de las islas simboli-


za el hecho de que todas las autoridades establecidas serían su-
plantadas. Tanto el rey Herodes Agripa II como las autoridades
romanas a cargo del control de Judea se vieron obligados a huir
al estallar la revuelta.

15-17 Y los reyes de la tierra y los de primer rango y los co-


mandantes militares y los ricos y los fuertes y todo esclavo
y [toda] persona libre se escondieron en las cuevas y en las
masas rocosas de las montañas. Y siguen diciendo a las
montañas y a las masas rocosas: “Caigan sobre nosotros y
escóndannos del rostro del que está sentado en el trono, y
de la ira del Cordero, porque ha llegado el gran día de la
ira de ellos, y ¿quién puede estar de pie?”.

Se mencionan varias categorías de personas, comenzando


con los reyes y gobernantes, para incluir hasta a los esclavos.
Con estas siete diferentes categorías se quiere indicar la totali-
dad o incluir cada tipo de persona.
La expresión “los reyes de la tierra” podría hacernos pensar
en acontecimientos que afectarían algo más que la simple na-
ción de Israel. La palabra griega “ges” traducida tierra, como ya
hemos considerado abundantemente, puede sin embargo signi-
ficar simplemente territorio o país. Que este pueda ser el caso,
es confirmado por Hechos 4:26,27:

“Los reyes de la tierra tomaron su posición y los gobernantes se re-


unieron en masa como uno solo contra Jehová y contra su ungido”.
De veras, pues, tanto Herodes como Poncio Pilato con [hombres de]
naciones y con pueblos de Israel realmente fueron reunidos en esta
ciudad contra tu santo siervo Jesús, a quien tú ungiste.”

Los reyes de la tierra, a quienes Pedro menciona al referir-


se al Salmo 2:2, eran los que gobernaban la tierra de Israel o
la ciudad de Jerusalén y contribuyeron a la muerte del Mesías.
También la referencia a la invocación dirigida a las montañas,
“caigan sobre nosotros”, tuvo su cumplimiento en el 70 EC como
claramente había sido profetizado por Jesús en Lucas 23:28-30:

Jesús se volvió a las mujeres y dijo: “Hijas de Jerusalén, dejen de


llorar por mí. Al contrario, lloren por ustedes mismas y por sus
hijos; porque, ¡miren!, vienen días en que se dirá: ‘¡Felices son las

Capítulo 6 101
6:15-17

estériles, y las matrices que no dieron a luz y los pechos que no


dieron de mamar!’ Entonces comenzarán a decir a las montañas:
‘¡Caigan sobre nosotros!’, y a las colinas: ‘¡Cúbrannos!’.

Josefo confirma que, durante el sitio de Jerusalén, cons-


truida en su mayor parte por encima de una zona rocosa llena
de fragatas, toda clase de personas buscaron refugio dentro de
las cuevas.

(La Guerra de los Judíos) Libro VI: Capítulo 7.


“La última esperanza que animaba a los tiranos y a la banda
de ladrones que estaba con ellos era la de las galerías subte-
rráneas. Se habían refugiado en ellas con la esperanza de no
ser encontrados y, después de la toma completa de la ciudad,
cuando los Romanos se hubieran retirado, salir e intentar es-
caparse. Esto no era para ellos más que un sueño, pues no
iban a pasar desapercibidos ni a Dios ni a los Romanos. Los
judíos, confiados entonces en estas galerías, hicieron más fue-
go que los Romanos y mataron sin compasión y despojaron a
los que huían del fuego a refugiarse en estos subterráneos. Si
les encontraban algo de comer, se lo quitaban y, llenos de san-
gre, se lo comían”.

Aquellos que buscarían refugio reconocerían estar bajo el


juicio divino y la ira del Cordero. Por lo tanto, es lógico que el
texto se refiera a personas que tuvieron que ver con Jesús cuan-
do vino en forma de cordero y que ahora reconocen que están
sufriendo su justificada venganza por haberlo degollado (Mateo
27:25, Revelación 5:6).
La expresión final “¿quién puede estar de pie?” nos recuerda
las palabras de Malaquías 3:2:

“Pero ¿quién soportará el día de su venida, y quién se levantará


cuando aparezca? Porque él será como el fuego de un refinador
y como la lejía de los lavanderos.”

El contexto del capítulo 3 de Malaquías confirma aún más


que esta profecía se refería al pueblo de Israel y, por lo tanto, al
castigo que los golpeó en el 70 EC.

102 Revelación
Capítulo 6 103
104 Revelación
7:1

CAPÍTULO 7

Revelación 7:1-8

1 Después de esto vi a cuatro ángeles de pie sobre los


cuatro ángulos de la tierra, reteniendo los cuatro vien-
tos de la tierra, para que no soplara viento alguno sobre
la tierra ni sobre el mar ni sobre ningún árbol.

Al considerar este capítulo 7, hay que recordar que estamos


todavía examinando lo que Juan vio después de la apertura del
sexto sello. Por esto, se trata siempre de anticipaciones acerca
del contenido del rollo el cual aún no ha sido abierto.
Al final del capítulo 6, la pregunta sin responder de parte
de quienes estaban a punto de recibir el castigo de Dios y del
Cordero había sido la siguiente: “¿Quién puede estar de pie?”.
Encontraremos ahora la respuesta.
La respuesta y lo que conlleva son de fundamental impor-
tancia: de hecho, en este mismo capítulo 7 se habla por primera
vez de los 144.000 y de la gran muchedumbre, figuras simbóli-
cas utilizadas por la WTS para justificar, desde 1935, la distin-
ción en dos clases: una terrenal y otra celestial.
Intentaremos explicar por qué, además de no sugerir se-
mejante distinción, el texto indicaría, por extraño que parezca,
que los 144.000 representan un número superior al de la gran
muchedumbre.
Hay dos aspectos importantes que deberíamos considerar.
En primer lugar, debemos recordar que estamos respon-
diendo a la pregunta expresada al final del capítulo anterior
sobre quién podría permanecer de pie. Si el contexto es el del
juicio relativo a la Jerusalén del primer siglo, la respuesta debe
estar lógicamente enmarcada en ese mismo contexto temporal.
El segundo aspecto es que debemos distinguir lo que Juan
vio (versículos 1-3 y 9-17) de lo que Juan simplemente escuchó
(versículos 4-8).
Según el primer versículo Juan vio a cuatro ángeles rete-

Capítulo 7 105
7:2-3

niendo a los cuatro vientos de la tierra.


¿Qué se entiende en este contexto con la palabra tierra?
La palabra griega empleada, de nuevo, no es “kosmos” en
el sentido de mundo y no es “oikumene” en el sentido de toda la
tierra habitada, sino más bien “ges” en el sentido de territorio
o país.
Los ángeles están posicionados en los cuatro ángulos de la
tierra. Si se tratara del planeta, en el sentido del globo terres-
tre, habría sido imposible para Juan ver a los cuatro ángeles al
mismo tiempo; en cualquier caso, este sería un uso indebido de
la palabra ángulos. La tierra, como se sabe, no tiene ángulos.
En las Escrituras, esa palabra se usa solo para indicar las ex-
tremidades de las figuras planas y nunca se refiere al planeta.
Soltar a los cuatro vientos habría causado los efectos que se
describen en el siguiente capítulo, devastando la tierra, el mar
y los árboles. El hecho de que la tierra se mencione junto con el
mar y los árboles confirma que se trata de un territorio o país
particular, no de la tierra en el sentido de planeta.
Jesús había usado la expresión cuatro vientos en relación
con la recolección de los escogidos en Mateo 24:31, mencionando
esta recolección entre los eventos que ocurrirían antes que fi-
nalizara la generación de sus días. Los siguientes versículos de
Revelación confirman que se trata precisamente de ese evento.

2-3 Y vi a otro ángel que ascendía del nacimiento del sol,


teniendo un sello de[l] Dios vivo; y clamó con voz fuerte a
los cuatro ángeles a quienes estaba concedido hacer daño
a la tierra y al mar, y dijo: “No hagan daño a la tierra ni
al mar ni a los árboles, hasta después que hayamos sellado
en la frente a los esclavos de nuestro Dios”.

Juan vio a un ángel que asciende desde el nacimiento del


sol, lo que nos da una confirmación adicional de que la tierra a
la que nos referimos no es el planeta entero, sino un territorio
preciso y bien definido. El ángel tiene un sello que sirve a colo-
car una marca en la frente de los escogidos o de aquellos que
iban a ser sellados. Una escena similar se describe en el libro de
Ezequiel, capítulo 9.
El profeta Ezequiel vio a un grupo de siete hombres que
simbolizaban a siete ángeles. Seis tenían la tarea de destruir,
mientras que uno de ellos, con un tintero de secretario, tenía
que marcar en la frente a quienes suspiraban y gemían por las

106 Revelación
7:4-8

cosas detestables que se hacían en Jerusalén (Ezequiel 9:4).


En Revelación también se menciona a un ángel encarga-
do de colocar una marca. Por el contexto entendemos que este
ángel no estaba solo: otros ángeles están esperando intervenir
para ejecutar el castigo que, como en el caso de la profecía de
Ezequiel, caerá sobre Jerusalén.
¿Pero quiénes son los sellados, y cuántos son?

4-8 Y oí el número de los que fueron sellados, ciento cua-


renta y cuatro mil, sellados de toda tribu de los hijos de
Israel: De la tribu de Judá, doce mil sellados; de la tribu de
Rubén, doce mil; de la tribu de Gad, doce mil; de la tribu de
Aser, doce mil; de la tribu de Neftalí, doce mil; de la tribu
de Manasés, doce mil; de la tribu de Simeón, doce mil; de la
tribu de Leví, doce mil; de la tribu de Isacar, doce mil; de la
tribu de Zabulón, doce mil; de la tribu de José, doce mil; de
la tribu de Benjamín, doce mil sellados.

Con los versículos de 4 a 8 se interrumpe la consideración


de lo que Juan había visto y oído y empezamos a analizar lo que
simplemente él escuchó. Esta distinción es de gran importancia
para determinar tanto la identidad de los 144.000 como la de la
gran muchedumbre. En primer lugar, ¿Quiénes son los sellados?
2 Corintios 1:21,22 nos ayuda a encontrar la respuesta:

“Pero el que garantiza que ustedes y que nosotros pertenecemos a


Cristo, y el que nos ha ungido, es Dios. Él también ha puesto su
sello sobre nosotros y nos ha dado la prenda de lo que ha de venir,
es decir, el espíritu, en nuestros corazones.”

Los sellados, por lo tanto, son aquellos que pertenecen a


Cristo y han sido escogidos o ungidos con el espíritu, el cual
también les sirve como depósito o garantía en vista de la prime-
ra resurrección. Todos los cristianos fieles que vivieron antes de
la destrucción del 70 EC están incluidos entre ellos, pero no son
los únicos.
En 1 Corintios 15:22,23 leemos:

“Porque así como en Adán todos están muriendo, así también en


el Cristo todos serán vivificados. Pero cada uno en su propia ca-
tegoría: Cristo las primicias, después los que pertenecen al Cristo
durante su presencia.”

Capítulo 7 107
7:4-8

Entre los que pertenecen a Cristo, sin duda estaban inclui-


dos los cristianos que habían muerto desde el 33 EC hasta ese
momento. Esos cristianos recibirían la primera resurrección al
momento de la presencia o venida de Jesús para el juicio sobre
Jerusalén, junto con los cristianos fieles en vida que serían cam-
biados, completando así el número de primogénitos o primicias
de la resurrección (1 Corintios 15:51).
El ángel visto por Juan en el versículo 3 solo pudo sellar en
la frente a los cristianos que aún no habían recibido el sello y
que estaban vivos en ese momento. Por esta razón, Juan no vio
al ángel a punto de sellar el número completo de los 144.000,
sino una parte de ellos.
Lo que Juan no vio, sin embargo, pudo oír en los versículos
4 al 8, es simplemente una aclaración verbal adicional acerca
del número total de los sellados y sobre su origen.
La expresión “los que fueron sellados” según traduce la
TNM en el versículo 4, podría traer en engaño, sugiriendo que
144.000 sea el número total de los que fueron sellados por el
ángel. Sin embargo, el texto no dice: “los que fueron sellados”.
En griego aparece una sola palabra que significa simplemente
sellados.
La versión bíblica OSO, más correctamente, traduce el ver-
sículo de esta manera:

“Y oí el número de los señalados: ciento cuarenta y cuatro mil se-


ñalados de todas las tribus de los hijos de Israel”.

Por supuesto, entre los sellados debemos contar también a


todos aquellos cristianos, muertos anteriormente, que espera-
ban resucitar, en el momento oportuno, juntos con los cristianos
que aún estaban vivos (2 Timoteo 4:6-8).
El numero de 144.000 se referiría, por lo tanto, al total de
los sellados que participan en la primera resurrección, muertos
y vivientes, todos los que pertenecen a Cristo, ungidos con el
espíritu santo del 33 hasta el 70 EC.
Debemos ahora abordar la siguiente pregunta: ¿se trata de
un número literal o más bien simbólico?
Quienes se inclinan por un número literal, como la WTS,
sostienen que dado que en Revelación 14:1 el Cordero es uno,
representado por un número literal, también el número de
144.000 necesariamente debe serlo. Hay varios puntos débiles

108 Revelación
7:4-8

en este razonamiento. Primero, parece impropio tomar estos dos


números (1 y 144.000) como términos de comparación, solo por-
que se encuentran en la misma oración.

En Revelación 5:8, el Cordero (1) aparece en la misma ora-


ción con los 24 ancianos; por lo tanto, ¿deberíamos concluir, so-
bre la base del razonamiento anterior, que 24 también tiene que
ser un número literal?
Parece claro que, en el caso del Cordero, no se podía que
elegir el número 1, tratándose de Jesús. En el caso de los 24 an-
cianos, que representan un grupo, el carácter simbólico del nú-
mero es evidente. Por lo tanto, sería prudente reflexionar más
sobre el texto a la luz de su contexto.
La lista de las doce tribus de las que se son extraídos los
144.000 no corresponde a la lista original y además, en ese or-
den, los hijos de Jacob nunca se mencionan en las Escrituras.
Los nombres de Dan y Efraín también están curiosamente ex-
cluidos de la lista para dar paso a una tribu inexistente de José
y a la tribu de Leví que normalmente no se contaba.
Tampoco está claro por qué se mencione a Judá antes de
Rubén, quien normalmente aparecía encabezando la lista como
primogénito.
Las antiguas doce tribus de Israel variaban mucho en
sus dimensiones y, por esta razón, también es extraño que de
cada una de ellas se tome el mismo exacto número de sellados:
12.000. Esto sin tener en cuenta el hecho de que de las diez tri-
bus del reino norteño se había perdido prácticamente el rastro
después que habían sido dispersadas y reemplazadas en su te-
rritorio original por los samaritanos.
Todos estos elementos deberían ser suficientes para deter-
minar que no se está hablando de israelitas naturales y que el
número 144.000 es simbólico, más bien que literal.
Además, si estamos de acuerdo en que el número 12.000,
en referencia a los individuos escogidos de cada tribu, no es li-
teral, ¿cómo podría serlo el total, es decir el número de 144.000?
Para profundizar aún más, el número 144.000 se puede ob-
tener multiplicando 12 x 12.000, o multiplicando 12 x 12 x 1000.
Veamos en qué otro punto de Revelación estos números
aparecen para entender si tienen un valor literal o más bien
simbólico.
Revelación 21:12,16,17:
“Tenía un muro grande y encumbrado, y tenía doce puertas, y a

Capítulo 7 109
7:4-8

las puertas doce ángeles, y había nombres inscritos, que son los de
las doce tribus de los hijos de Israel.”
“Y la ciudad se extiende en cuadro, y su longitud es tan grande
como su anchura. Y midió la ciudad con la caña, doce mil esta-
dios; su longitud y anchura y altura son iguales. También, midió
su muro, ciento cuarenta y cuatro codos, según la medida de hom-
bre, [y] a la vez de ángel.”

En esta descripción encontramos todos los números que es-


tábamos buscando:
• 12 en el número de tribus;
• 12.000 en la cantidad de estadios que se refieren a la
medida de la ciudad;
• 144 en los codos que mide el muro exterior;

El concepto de cubo también es representado, ya que la


longitud, el ancho y la altura de la Nueva Jerusalén tienen la
misma medida.
La ciudad vista por Juan es representada, por lo tanto,
como un gigantesco cubo que mide 12.000 estadios, o 2.400 kiló-
metros por cada lado.
¿Pueden estas medidas ser literales, o son evidentemente
simbólicas?
También se especifica que son medidas según la medida de
hombre y a la vez de ángel. Por lo tanto, tenían que ser medidas
capaces de satisfacer un criterio o un estándar espiritual, por
ende simbólico, además de ser al mismo tiempo humanamente
comprensibles.
Estos elementos nos deberían confirmar aún más que tam-
bién en los capítulos 7 y 14 el número 144.000 no puede tener
un significado literal.
Se trata, más bien, de valores numéricos que exaltan, mul-
tiplicándolo, el valor del número 12 que ya de por sí indica una
estructura completa, equilibrada y constituida divinamente.
Los 144.000 representan, por lo tanto, el número completo
de aquellos que habrían recibido la primera resurrección, vistos
como una estructura perfectamente equilibrada constituida por
Dios. Las doce tribus de Israel, de las cuales ellos son extraídos,
representan el Israel espiritual o todos los verdaderos discípu-
los de Cristo, es decir los cristianos de cada nación que han vivi-
do en todas las épocas y que están bajo la disposición del Nuevo
Pacto.

110 Revelación
7:4-8

Los 144.000, por sí solos, no pueden constituir el Israel es-


piritual porque son escogidos de las doce simbólicas tribus de
Israel, las cuales por lo tanto necesariamente deben represen-
tar una cantidad considerablemente mayor. El procedimiento
mediante el cual los 144.000 son escogidos recuerda el del cál-
culo de los primogénitos que pertenecían a Jehová y que tuvo
lugar después de la liberación de la esclavitud de Egipto. Cada
tribu tenía que proporcionar cierto número de primogénitos. Sin
embargo, Jehová decidió elegir un número equivalente, en sus-
titución, exclusivamente de la tribu de Leví que se convirtió así
en la tribu sacerdotal.
En el caso de los simbólicos 144.000, ninguna tribu es su-
perior a las otras: esta es la razón por la cual la tribu de Leví no
está excluida de la lista. Los sellados de las distintas tribus se-
rían de hecho todos primogénitos o primicias a la par, sirviendo
como reyes y sacerdotes (Santiago 1:18).
Además del número 144.000, es posible que el orden y la
selección de los nombres de la lista también tengan un valor
simbólico. En Israel se daba gran importancia al significado de
los nombres que se atribuían al nacimiento. Es interesante no-
tar el significado particular de los nombres en el orden en que
aparecen en Revelación:

• Judá (Expresión de alabanza a Jah)


• Rubén (Me ha dirigido la mirada)
• Gad (Buena suerte)
• Aser (Estoy alegre)
• Neftalí (Mis luchas)
• Manasés (Me hace olvidar)
• Simeón (Dios me ha escuchado)
• Leví (Se ha unido)
• Issacar (Me compró)
• Zabulón (Morada elevada)
• José (Él me añadirá)
• Benjamín (Hijo de su derecha)

Podría ser solo una coincidencia, pero si este orden atípico


no fuera casual, la unión del significado de los nombres produ-
ciría en hebreo una frase que traducida resultaría más o menos
de esta manera:

‘Expresión de alabanza a Jehová: me miró, me concedió buena

Capítulo 7 111
7:4-8

suerte. Estoy alegre, [porque] mis luchas me hace olvidar. Dios me


escuchó, se unió a mí, me compró, me dio una morada elevada y
me añadirá, como hijo, a su derecha “.

Con el versículo 8 se termina la lista de las tribus que com-


pletan el número simbólico de 144.000 sellados.
Es muy posible que, a pesar del significado simbólico, el
número real de cristianos que obtuvieron la primera resurrec-
ción fuera precisamente en ese orden de magnitud. Esto consi-
derando los bautismos de miles de personas descritos en Hechos
y las estadísticas aproximadas de la cantidad de cristianos que
vivieron en el primer siglo, antes del 70 EC.
Por otro lado, el que la WTS insista diciendo que se trata
de un número literal, que la primera resurrección comenzó en
1919, que incluiría a todos los cristianos del primer siglo más
todos los que han tomado y que toman los emblemas a partir
de 1919, no hace más que crear confusión y, ahora que el nú-
mero de estos últimos está en constante crecimiento, incluso da
vergüenza hasta simplemente desde el punto de vista de los re-
cuentos estadísticos.

112 Revelación
7:9-10

Revelación 7:9-17

9-10 Después de estas cosas vi, y, ¡miren!, una gran muche-


dumbre, que ningún hombre podía contar, de todas las na-
ciones y tribus y pueblos y lenguas, de pie delante del trono
y delante del Cordero, vestidos de largas ropas blancas; y
había ramas de palmera en sus manos. Y siguen clamando
con voz fuerte, y dicen: “La salvación [se la debemos] a
nuestro Dios, que está sentado en el trono, y al Cordero”.

El tema central de esta parte de Revelación es obviamente


el de la “gran muchedumbre”:
• ¿Quiénes son sus miembros?
• ¿Cuántos hay?
• ¿Se ven en el cielo o en la tierra?
• ¿A qué tiempo se refiere la visión?
Estas son algunas de las preguntas a las que hay que tra-
tar de responder.
Los versículos anteriores, de 4 a 8, constituían un parénte-
sis esclarecedor. Entendemos esto por el hecho de que Juan solo
escuchó el número total de los sellados, probablemente mien-
tras estaba viendo la escena descrita en los versículos 1 al 3.
Ahora, a partir del versículo 9 en adelante, Juan vuelve a
describir la visión, remontándose a la escena inicial en la que se
encargó a un ángel que sellara a los esclavos de Dios en la frente
(los cristianos en vida, justo antes de que los vientos de la des-
trucción golpearan a Jerusalén). La fase efectiva de la destruc-
ción aquí no se considera. Juan ya había visto una anticipación
de lo que ocurriría con la apertura de los primeros cuatro sellos
y este capítulo 7 tiene como principal objetivo responder la pre-
gunta con la que terminó el capítulo 6: “¿quién puede quedarse
de pie?”
Centrándose ahora en ese aspecto en particular, Juan ve
una gran muchedumbre “de pie” delante del trono y delante del
Cordero.
Mientras en los versículos 4 al 8 se revela el número total
de los sellados de manera verbal (indicado en 144.000), en el
siguiente versículo Juan ve aquellos (una parte de los 144.000)
que serían sellados mientras están vivos en la tierra, justo an-
tes de la destrucción de 70 EC.
Lo que Juan ve, desde el versículo 9 en adelante, es por lo
tanto la continuación y el resultado del trabajo del ángel des-

Capítulo 7 113
7:9-10

crito en el versículo 3. Por esto, la gran muchedumbre estaría


incluida en el número simbólico de 144.000 y representa su par-
te más sustancial. De hecho, los cristianos en vida en el 70 EC
eran ciertamente más numerosos de los que murieron desde el
33 EC hasta ese entonces.
Sin embargo, uno podría preguntarse: la expresión “una
gran muchedumbre que ningún hombre podía contar” ¿no debe-
ría indicar un número más grande que 144.000?
Gran muchedumbre en griego es “ochlos polys” que, si se
traduce literalmente, debería leerse como ‘gente mucha’.
La Traducción en Lenguaje Actual (TLA) propone el versí-
culo de esta manera:

“Después de esto, vi a mucha gente de todos los países, y


todas las razas, idiomas y pueblos”.

Ya quitando el artículo “una”, que no aparece en griego,


entendemos que la expresión no tiene que referirse necesaria-
mente a una multitud de millones de personas. Tratemos sin
embargo de encontrar exactamente la misma expresión griega
“ochlos polys” en otras partes de las Escrituras griegas, para
mayor confirmación.
Tomemos, por ejemplo, Mateo 20:29:

“Ahora bien, al salir ellos de Jericó, una gran muchedumbre


(ochlos polys) lo siguió”.

Parece claro que la misma expresión utilizada en Mateo no


significa que millones de personas estaban siguiendo a Jesús
mientras salía de Jericó, sino que simplemente una multitud, o
muchas personas, lo seguían.
Pero, ¿qué podemos decir de la expresión: “que ningún
hombre podía contar”? En este caso también, la comparación
con otros pasajes bíblicos nos ayuda a entender que la expresión
indica un número considerable (que no se puede calcular a sim-
ple vista), pero no necesariamente en el orden de millones. (1
Reyes 8:5; 2 Crónicas 5:6)
Esa considerable multitud estaba compuesta por indivi-
duos de todas las naciones, tribus, pueblos y lenguas. La des-
cripción se adapta muy bien al grupo multiétnico de cristianos
en vida antes del 70 EC y, de hecho, corresponde perfectamente
con la que ya habíamos considerado en el capítulo 5 en los ver-

114 Revelación
7:9-10

sículos 9 y 10:

“... con tu sangre compraste para Dios personas de toda tribu y


lengua y pueblo y nación, e hiciste que fueran un reino y sacerdotes
para nuestro Dios, y han de reinan sobre la tierra”.

Como podemos ver, la misma expresión se refiere a aque-


llos que reinarían con Cristo y participarían por lo tanto en la
primera resurrección.
Los demás elementos de la descripción deberían confirmar
que se trata de un grupo incluido en el número de los 144.000
y no distinto de ellos. Juan los ve “de pie delante del trono y del
Cordero”. Por lo tanto, ¿están ellos en el cielo o en la tierra?
Según la WTS, la palabra griega traducida delante tam-
bién puede significar “a vista de”. Por esta razón, se nos ha en-
señado que la gran muchedumbre estaría en la tierra, a la vista
del trono y no realmente delante del trono en el cielo.
Aunque es cierto que el significado secundario de la pala-
bra griega “enopión”, traducida “delante”, puede ser lo indicado
por la WTS, normalmente se trata de un significado figurativo,
como en el caso de Revelación 16:19:

“Y la gran ciudad se dividió en tres partes, y las ciudades de las


naciones cayeron; y Babilonia la Grande fue recordada a vista de
Dios, para darle la copa del vino de la cólera de su ira”.

En este caso, sin embargo, “a vista de” no implica ver en


sentido literal, a diferencia de Revelación 7:9. Una referencia
adecuada para una comparación correcta en cambio sería el ver-
sículo 11, dado que también es parte del mismo contexto:

“Y todos los ángeles estaban de pie alrededor del trono y de los


ancianos y de las cuatro criaturas vivientes, y cayeron sobre sus
rostros delante del trono y adoraron a Dios”.

No hay duda de que los ángeles, los veinticuatro ancianos y


las cuatro criaturas vivientes son vistos “delante del trono” en el
cielo, y no en la tierra. La ubicación de Juan, desde el capítulo 4,
es en el cielo. Además, en ninguna ocasión cuando la expresión
“delante del trono” ocurre en Revelación se refiere a la tierra,
más bien siempre al cielo. (Revelación 1:4; 4:5, 6, 10; 8:3; 14:3)
Incluso la referencia a las prendas blancas que visten los

Capítulo 7 115
7:11-14

miembros de la gran muchedumbre nos recuerda a otros versí-


culos de Revelación que de manera similar tienen que ver con
los seres humanos que abrigan la esperanza de recibir la resu-
rrección celestial. (Revelación 3:5, 18; 4:4)
Del mismo modo, las palabras que ellos gritan en el ver-
sículo 10: “La salvación se la debemos a nuestro Dios, que está
sentado en el trono, y al Cordero”, son similares a las palabras
del grito de la muchedumbre vista en el cielo en Revelación 19:1.
Me parece que los elementos para poder colocar la gran
muchedumbre en el cielo ya sean abundantes. En los versículos
14 y 15 encontraremos sin embargo otros detalles que lo confir-
man.

11-12 Y todos los ángeles estaban de pie alrededor del trono


y de los ancianos y de las cuatro criaturas vivientes, y caye-
ron sobre sus rostros delante del trono y adoraron a Dios, y
dijeron: “¡Amén! La bendición y la gloria y la sabiduría y
la acción de gracias y la honra y el poder y la fuerza [sean]
a nuestro Dios para siempre jamás. Amén”.

Como ya se mencionó anteriormente, todo el contexto de


la escena relacionada con la gran muchedumbre tiene su colo-
cación en el cielo, delante del trono de Dios, y estos versículos
también lo confirman. De lo contrario, deberíamos concluir que
incluso los ángeles, los veinticuatro ancianos y las cuatro criatu-
ras vivientes puedan estar en la tierra. Por supuesto, esto sería
absurdo. Del mismo modo, es absurdo cambiar el significado de
la palabra delante, en el mismo contexto, dependiendo de la con-
veniencia interpretativa, transfiriendo su aplicación del cielo a
la tierra.

13-14 Y, al oír la palabra, uno de los ancianos me dijo: Y,


en respuesta, uno de los ancianos me dijo: “Estos que están
vestidos de la larga ropa blanca, ¿quiénes son, y de dónde
vinieron?”. De modo que le dije inmediatamente: “Señor
mío, tú eres el que sabe”. Y me dijo: “Estos son los que salen
de la gran tribulación, y han lavado sus ropas largas y las
han emblanquecido en la sangre del Cordero.

El origen de los miembros de la gran muchedumbre es otro


elemento que confirma su identidad. Uno de los ancianos expli-
ca a Juan que ellos vienen de la gran tribulación. Esta es una

116 Revelación
7:11-14

expresión familiar para nosotros, por las palabras de Jesús re-


gistradas en Mateo 24:21:

“Porque entonces habrá gran tribulación como la cual no ha suce-


dido una desde el principio del mundo hasta ahora, no, ni volverá
a suceder”.

Parece obvio que se trata del mismo evento, o sea de la


misma gran tribulación. La WTS nos ha acostumbrado a pensar
a menudo en la óptica del doble cumplimiento: 70 EC / fin del
presente sistema de cosas.
Sin querer hacer ahora una consideración detallada de Ma-
teo 24, estamos seguros de que hubo una gran tribulación en
el 70 EC porque Jesús dijo que todas las cosas que él enume-
ró pasarían antes de que pasara esa generación. De por sí, un
segundo cumplimiento invalidaría por definición el concepto de
una tribulación única, que nunca se repetiría. Si ocurrió en el 70
EC, no ocurriría otra vez, según las palabras de Jesús.
Entonces, ¿cómo se explica el hecho de que hayan ocurrido
tribulaciones, incluso en tiempos modernos, que consideramos
peores que las de 70 EC? Dado que la atención de Jesús al ha-
blar se centraba en Jerusalén, la del 70 EC se puede decir que
fue sin duda la peor tribulación de la historia en relación con
esa ciudad, algo que nunca se repetiría en Jerusalén.
La gran muchedumbre de Revelación, por lo tanto, se ve
pasar sin daño alguno a través de esa gran tribulación. En el
momento oportuno, a los cristianos del primer siglo que vivían
en Jerusalén o en otras partes del Imperio Romano bajo perse-
cución, se les ahorró más sufrimiento a través de la resurrección
a la vida espiritual.
Por esta razón, es apropiado que Juan los vea en el cielo,
delante del trono de Dios y del Cordero, vestidos con ropas blan-
cas, mientras dan gracias por la salvación y la recompensa que
acaban de recibir. El hecho de que hayan blanqueado sus ropas
en la sangre del Cordero nos recuerda varios pasajes bíblicos
aplicados a esos cristianos.

1 Corintios 6:11: “Y, sin embargo, eso era lo que algunos de ustedes
eran. Pero ustedes han sido lavados, pero ustedes han sido santi-
ficados, pero ustedes han sido declarados justos en el nombre de
nuestro Señor Jesucristo y con el espíritu de nuestro Dios.”
1 Juan 1:7: “Sin embargo, si andamos en la luz, como él mismo

Capítulo 7 117
7:15-17

está en la luz, sí tenemos participación unos con otros, y la sangre


de Jesús su Hijo nos limpia de todo pecado”.

Revelación 1:5: “Y de Jesucristo, “el Testigo Fiel”, “El primogénito


de los muertos”, y “El Gobernante de los reyes de la tierra”. Al que
nos ama y que nos desató de nuestros pecados por medio de su
propia sangre”.

15-17 Por eso están delante del trono de Dios; y le están rin-
diendo servicio sagrado día y noche en su templo; y El que
está sentado en el trono extenderá su tienda sobre ellos. Ya
no tendrán hambre ni tendrán más sed, ni los batirá el sol
ni ningún calor abrasador, porque el Cordero, que está en
medio del trono, los pastoreará, y los guiará a fuentes de
aguas de vida. Y Dios limpiará toda lágrima de los ojos
de ellos”.

Después de haber repetido que la gran multitud está delan-


te del trono de Dios, se dice que sirven en el templo de Dios, día
y noche. Según Revelación 11:19, este templo simbólico está en
el cielo, no en la tierra:

“Y fue abierto el [santuario del] templo de Dios que está en el cielo,


y se vio en [el santuario de] su templo el arca de su pacto. Y ocu-
rrieron relámpagos y voces y truenos y un terremoto y un granizo
grande”.

La WTS ha intentado explicar la expresión “día y noche”


diciendo que, dado que la tierra cambia su posición en relación
con el sol, hay personas en la tierra que sirven a Dios durante
el día mientras que otros descansan, y viceversa. El texto, sin
embargo, no dice que ellos sirvan por turnos: más bien da la
idea de una continuidad de servicio por parte de todo el grupo.
Esto está en armonía con la descripción, que se refiere a los cris-
tianos destinados a la vida espiritual en el cielo, como se indica
en Revelación 22:5:

“Además, ya no habrá noche, y no tienen necesidad de luz de lám-


para ni [tienen] luz solar, porque Jehová Dios arrojará luz sobre
ellos, y reinarán para siempre jamás”.

La tienda de Dios, símbolo de su protección y de una buena

118 Revelación
7:15-17

relación con Él, antes de extenderse a la humanidad en general


(Revelación 21:3), se despliega sobre este grupo de sellados gra-
cias a la primera resurrección.
Luego, encontramos una serie de frases familiares para
aquellos que conocen las Escrituras hebreas. Encontramos fra-
ses similares, por ejemplo, en Isaías 49:10:

“No padecerán hambre, ni padecerán sed, ni los herirá calor abra-


sador ni sol. Porque Aquel que tiene piedad de ellos los guiará, y
junto a los manantiales de agua los conducirá.”

El contexto de Isaías 49:17,18 aplica esas palabras a la re-


colección de los hijos de Sión.
Revelación 7:17 concluye diciendo que “Dios limpiará toda
lágrima de los ojos de ellos”. Que esta escena sea anterior y dis-
tinta de la que es descrita en Revelación 21:4 es evidente por la
omisión, en este caso, de la siguiente parte: “la muerte no será
más, ni existirá ya más lamento ni clamor ni dolor. Las cosas
anteriores han pasado”.
En resumen, en este capítulo 71, se ha dado una respuesta
clara a la pregunta que había quedado pendiente al final del
capítulo 6.
Juan vio una gran muchedumbre de personas pasar por la
gran tribulación, la tribulación que golpearía a Jerusalén. La
vio estar de pie delante del trono celestial de Dios como parte
del número simbólico de 144.000 primogénitos que recibirían la
primera resurrección.
El siguiente capítulo 8 se reanudará con la apertura del
último sello del rollo.

1. Otro aspecto digno de mención, que confirmaría como la gran muchedumbre


vista por Juan estaba colocada en el cielo, se puede deducir del análisis textual
de la expresión “en su templo” donde en el texto griego encontramos la palabra
“nao”. Esta palabra, traducida templo, siempre se refiere al santuario, o lugar de la
manifestación divina. Para un análisis más detallado de las contradicciones en las
que cae la WTS sobre este tema, se puede consultar la siguiente referencia hiper-
textual: http://beroeans.net/2017/11/02/how-can-we-help-someone-grow-spiritually-
by-discussing-the-great-crowd /

Capítulo 7 119
Apéndice al capítulo 7 de Revelación:

Lo que Juan vio

Vers. 1
Cuatro ángeles retienen los vientos de la destrucción (en
referencia a la inminente destrucción del sistema judío del 70
EC.)

Vers. 2,3
Otro ángel recibe la tarea de sellar, antes de la destrucción,
un número no especificado de individuos llamados esclavos de
Dios (refiriéndose a los cristianos fieles con vida entre el mo-
mento en que Juan recibió la visión y la destrucción del 70 EC.)

Vers. 9-12
Una gran muchedumbre de personas de todas las naciones
se ve de pie delante del trono de Dios y del Cordero, mientras
dan gracias por la salvación. (Este es el resultado del trabajo del
ángel descrito en los versículos 2 y 3. Se trata, por lo tanto, de
los cristianos sellados que sobrevivieron a la 70 destrucción del
EC. Se ven estando de pie en respuesta a la pregunta planteada
en Revelación 6:17: “¿Quién puede estar de pie?”)

Vers. 13-17
Uno de los ancianos confirma a Juan la identidad de los
miembros de la gran muchedumbre. (Vienen de la gran tribu-
lación sobre Jerusalén, profetizada por Jesús en Mateo 24:21,
reciben el premio de la resurrección celestial en 70 EC y, por
esto, se les ve en el cielo mientras sirven a Dios en su templo
día y noche.)

120 Revelación
Lo que Juan escuchó

Vers. 4-8 (paréntesis de aclaración)


A Juan se le revela el número total simbólico de 144.000
sellados y su procedencia.
(Están incluidos todos los cristianos, también aquellos pre-
viamente sellados que murieron desde el 33 EC hasta el mo-
mento en que Juan recibió la Revelación. Las 12 tribus, no lite-
rales, de un Israel espiritual representan al pueblo de Dios bajo
el Nuevo Pacto que produce a los sellados.)

Apéndice al capítulo 7: “Esquema de resumen capítulo 7” 121


122 Revelación
8:1-2

CAPÍTULO 8

Revelación 8:1-13

1-2 Y cuando él abrió el séptimo sello, en el cielo ocurrió


un silencio como por media hora. Y vi a los siete ángeles
que están de pie delante de Dios, y les fueron dadas siete
trompetas.

Hemos llegado a la apertura del último sello: el que, al ser


quitado, permitirá el acceso al rollo que está en las manos del
Cordero.
La ruptura del sello provoca un silencio de aproximada-
mente media hora. Esto representa un tiempo considerable,
especialmente si lo consideramos como un período de silencio
total. Hasta entonces, el ambiente debe haber sido muy ruidoso
para Juan, rodeado de voces, truenos e incluso por un coro de
alabanza universal. El silencio total, por lo tanto, representa un
cambio dramático y significativo.
La última escena del capítulo anterior nos presentaba la
gran muchedumbre destinada a servir en el templo espiritual
de Dios. El capítulo 8 continúa con una escena concerniente al
templo, de hecho, se mencionan el altar, el incienso y las oracio-
nes de los santos. Por lo tanto, el silencio también debe tener
alguna relación con el santuario de Dios y anticipa la apertura
del rollo.
Una referencia bíblica que nos puede ayudar a comprender
mejor este silencio podría ser la de Zacarías 2:13:

“Guarde silencio, toda carne, delante de Jehová, porque él se ha


despertado desde su santa morada”.

El silencio indicaba que Jehová estaba a punto de actuar


haciendo que se escuchara Su voz. Esto es más apropiado que
nunca, especialmente cuando Jehová, desde Su templo, esté a
punto de declarar un mensaje de juicio similar al que se encuen-

Capítulo 8 123
8:3

tra en Jeremías 25:29,30:

Porque, ¡miren!, es con la ciudad sobre la cual se llama mi nombre


con que estoy comenzando en cuanto a traer calamidad, ¿y deben
ustedes mismos de manera alguna quedar libres de castigo?”. No
quedarán libres de castigo, porque hay una espada que estoy lla-
mando contra todos los habitantes de la tierra’, es la expresión de
Jehová de los ejércitos.” Y en cuanto a ti, tú les profetizarás todas
estas palabras, y tienes que decirles: ‘Desde lo alto Jehová mismo
rugirá, y desde su santa morada dará su voz. Sin falta rugirá
sobre su lugar de habitación. Un grito como el de los que pisan [el
lagar] voceará en canto contra todos los habitantes de la tierra’.

En Revelación Jehová anuncia su juicio sobre Jerusalén a


través de siete ángeles que se ven mientras van tocando siete
trompetas, en secuencia.
Según Números 10:9, cuando las trompetas hacían escu-
char su toque, eso indicaba una llamada a la guerra:

“Y en caso de que ustedes entren en guerra en su país contra el


opresor que los esté hostigando, entonces tienen que tocar una lla-
mada de guerra con las trompetas, y ciertamente serán recordados
delante de Jehová su Dios y serán salvados de sus enemigos”.

Pablo mismo lo indica en 1 Corintios 14:8:

“Porque en verdad, si la trompeta da un toque de llamada indis-


tinto, ¿quién se preparará para el combate?”

Las siete trompetas de Revelación por lo tanto anun-


cian, por parte de Aquel que está sentado en el trono, la in-
minencia de la guerra contra Jerusalén y le dan aún mayor
oficialidad a lo que Juan había visto anteriormente durante
la apertura de los primeros seis sellos.

3 Y llegó otro ángel y se puso de pie junto al altar, teniendo


una vasija de oro para el incienso; y se le dio una gran can-
tidad de incienso para que lo ofreciera con las oraciones
de todos los santos sobre el altar de oro que estaba delante
del trono.

El aspecto sobresaliente de este versículo son las oraciones

124 Revelación
8:4-7

de los santos ofrecidas como incienso. No es la primera vez que


encontramos una referencia a las oraciones y a los santos en
Revelación.
En el capítulo 5, versículo 8, se vieron a los veinticuatro
ancianos llevando tazones de oro llenos de incienso que repre-
sentaba las oraciones de los santos. Luego en el capítulo 6, ver-
sículos 10 y 11, Juan había visto la sangre derramada de los
santos en la base del altar de los sacrificios implorando vengan-
za, cuando se les ordenó que esperaran un poco más de tiempo.
Ese altar estaba ubicado en el exterior del tabernáculo.
Ahora, en Revelación 8:3, un ángel trae una gran cantidad
de incienso para quemar en el altar, esta vez el altar correspon-
diente al que estaba ubicado dentro del tabernáculo, justo antes
de la cortina que separaba el Santo del Santísimo.
Por lo tanto, podemos ver un acercamiento progresivo a la
presencia de Jehová, y mientras que las oraciones eran repre-
sentadas previamente por incienso en estado sólido, ahora son
derramadas por el ángel para que el incienso se derrita y se
queme en cima del altar de manera que las oraciones puedan
ascender simbólicamente hacia arriba. Esto también indica que
se está acercando el tiempo establecido para responder a esas
oraciones.

4-5 Y el humo del incienso ascendió de la mano del ángel


con las oraciones de los santos delante de Dios. Pero inme-
diatamente el ángel tomó la vasija del incienso, y la llenó
del fuego del altar y lo arrojó a la tierra. Y ocurrieron true-
nos y voces y relámpagos y un terremoto.

El gesto repentino del ángel solo puede indicar una decidi-


da respuesta a las oraciones que acaban de ascender, llegando
simbólicamente ante Dios. El ángel ahora pone fuego del altar
en la vasija del incienso hasta llenarla, luego la arroja a la tie-
rra. Esto, junto con los truenos, los relámpagos y el terremoto
que siguen, ciertamente no es de buen agüero para los destina-
tarios de la respuesta de Jehová a las oraciones de los santos.

6-7 Y los siete ángeles con las siete trompetas se prepara-


ron para tocarlas. Y el primero tocó su trompeta. Y ocurrió
granizo y fuego mezclados con sangre, y esto fue arrojado
a la tierra; y la tercera parte de la tierra se quemó, y la
tercera parte de los árboles se quemó, y toda la vegetación

Capítulo 8 125
8:6-7

verde se quemó.

Las imágenes que son introducidas por el sonido de las


trompetas no deben tomarse como fenómenos literales. Como
ocurre por la mayor parte del libro, los símbolos deben inter-
pretarse predominantemente a la luz de las Escrituras hebreas.
En este caso se habla de granizo, fuego y sangre arrojados a la
tierra.
La descripción recuerda la de la cuarta plaga infligida al
país de Egipto y al mismo tiempo la destrucción por una lluvia
de fuego y azufre de la ciudad de Sodoma. No es por nada que
en Revelación 11:8 Jerusalén, la destinataria de estos juicios, es
definida Sodoma y Egipto.
El Salmo 18:12,13 nos ayuda de todo modo a aclarar mejor
el significado simbólico de esta ardiente declaración de juicio:

“Del resplandor enfrente de él hubo sus nubes que pasaron, gra-


nizo y brasas ardientes de fuego. Y en los cielos Jehová empezó a
tronar, y el Altísimo mismo empezó a dar su voz, granizo y brasas
ardientes de fuego.”

La sangre que se ve caer del cielo, mezclada con el granizo


y el fuego, puede ser un símbolo apropiado de la justa recompen-
sa por la invocación de los judíos que, frente al palacio de Pilato,
pidieron la muerte de Jesús con las impactantes palabras regis-
tradas en Mateo 27:25:

Ante eso, todo el pueblo dijo en respuesta: “Venga su sangre sobre


nosotros y sobre nuestros hijos”.

Los elementos afectados por estas plagas son los mismos


que los mencionados en Revelación 7:1 y esto demuestra que,
después de que los santos hayan sido sellados, los vientos de la
destrucción serían desatados. Aunque el lenguaje es simbólico,
la tierra, los árboles y la vegetación fueron también literalmen-
te devastados durante el período de la destrucción de Jerusalén,
como lo relata Josefo:

(La Guerra de los Judíos) Libro VI, Capítulo 1:


“Por su parte los Romanos, que habían soportado muchos esfuer-
zos en la recogida de materiales para la construcción, levantaron
los terraplenes en veintiún días. Como ya he dicho, talaron todo

126 Revelación
8:8-9

el territorio que rodea la ciudad en una extensión de noventa es-


tadios. La visión de esta zona era digna de lástima, ya que los
terrenos que antes estaban embellecidos con árboles y jardines
se hallaban ahora abandonados y sin vegetación en ningún si-
tio. Ningún extranjero que hubiera visto la Judea de antaño y los
hermosísimos arrabales de la ciudad, al contemplar entonces su
desolación, podría estar sin lamentarse y sin llorar por el cambio
tan grande que en ella se había producido. La guerra había aca-
bado con todas las señales de la belleza de antes y, si uno de los
que conocía el lugar regresara de pronto, no lo reconocería, sino
que buscaría la ciudad, a pesar de estar al lado de ella”.

En cuanto al alcance del castigo, hemos pasado de la frac-


ción de 1/4 del capítulo 6 a la de 1/3, indicando que el momento
para derramar a las plagas finales, así como se describirá en el
capítulo 15 se está acercando.

8-9 Y el segundo ángel tocó su trompeta. Y algo semejante


a una montaña grande que ardía en fuego fue arrojado al
mar. Y la tercera parte del mar se convirtió en sangre; y
murió la tercera parte de las criaturas que están en el mar,
la cuales tienen alma, y la tercera parte de los barcos fue
destrozada.

Al sonido de la segunda trompeta, una gran montaña ar-


diente es lanzada al mar. Esta imagen también es un símbolo
de juicio que se puede encontrar en las Escrituras hebreas. Un
cumplimiento literal sería de hecho bastante difícil de imaginar.
El agua convertida en sangre recuerda la primera de las
diez plagas infligidas como castigo a Egipto. La montaña ar-
diente recuerda, en cambio, el texto de Jeremías 51:25:

“Aquí estoy contra ti, oh montaña ruinosa —es la expresión de Je-


hová—, arruinadora de toda la tierra; y ciertamente extenderé mi
mano contra ti y te haré rodar de los peñascos y haré de ti una
montaña acabada por quema”.

También el de Amós 7:4:

“Esto es lo que el Señor Soberano Jehová me hizo ver, y, ¡mire!, el


Señor Soberano Jehová pedía una contención por medio de fuego;
y este se puso a comer la vasta profundidad acuosa y se comió la

Capítulo 8 127
8:8-9

porción de terreno”.
La siguiente narración de Josefo nos proporciona un re-
lato impresionante que nos revela la correspondencia de estos
simbolismos con la realidad de los eventos que precedieron la
destrucción de Jerusalén en relación, por ejemplo, al mar de
Galilea.

(La Guerra de los Judíos) Libro III Capítulo 10:


“Acabados los barcos y puestos en orden, Vespasiano puso den-
tro la gente que le pareció necesaria, y juntamente con ella él
mismo también partió en persecución de los que por la laguna
habían huido. Estos, ni podían salir a tierra para salvarse,
siéndoles todo contrario, ni podían pelear en el agua con igual
condición, porque sus barcas eran pequeñas, y lo que estaba
aparejado para los corsarios era muy débil contra los barcos
que los romanos habían hecho, y habiendo poca gente en cada
una, temían llegarse a los romanos, que eran muchos y esta-
ban muy juntos. Pero andándoles alrededor, y algunas otras
acercándose algo más, de lejos tiraban muchas piedras los ro-
manos, y heríamos a las veces de cerca; más daño recibían de
ambas maneras ellos mismos, porque con las piedras que ellos
tiraban no hacían otra cosa sino solo gran ruido, estando los
romanos contra quien ellos tiraban, muy bien armados; los
que algo se acercaban, luego eran heridos con sus saetas, y los
que osaban llegar más cerca, antes que ellos dañasen ni hicie-
sen algo, eran heridos y derribados, y eran echados al fondo
con sus mismas barcas: muchos de los que tentaban herir a los
romanos, a los cuales podían alcanzar éstos con sus dardos,
derribaban con sus armas a los unos en sus mismas barcas, a
otros prendían con ellas, cogiéndoles en medio con sus barcos.
Los que caían en el agua, y levantaban la cabeza, o eran muer-
tos con saetas, o eran presos y puestos dentro de los barcos,
y si desesperados tentaban librarse nadando, quitábanles las
cabezas, o cortábanles las manos, y de esta manera morían
muchos de ellos, hasta tanto que, siendo forzados a huir, los
que quedaron en vida llegaron a tierra, dejando rodeados sus
navichuelos de los enemigos. De los que se echaban en el agua,
muchos hubo muertos con las saetas y dardos de los romanos,
y muchos saliendo a tierra fueron también muertos; así que
estaba toda aquella laguna llena de sangre y de cuerpos muer-
tos, porque ninguno se escapó con la vida. Pasados algunos
días, se levantó en estas tierras un hedor muy malo, y una

128 Revelación
8:10-11

vista muy cruel y muy amarga de ver: estaban las orillas lle-
nas de barcas quebradas, de hombres ahogados y de cuerpos
hinchados. Calentándose después y pudriéndose los muertos,
corrompían toda aquella región, en tanta manera, que no solo
parecía este caso miserable a los judíos solos, pero también los
que lo habían hecho lo aborrecían y les era muy dañoso. Este
fue, pues, el suceso y fin de la guerra naval hecha por los tari-
cheos. Murieron, entre éstos y los que fueron muertos antes en
la ciudad, seis mil quinientos”.

10-11 Y el tercer ángel tocó su trompeta. Y una gran estre-


lla que ardía como una lámpara cayó del cielo, y cayó sobre
la tercera parte de los ríos y sobre las fuentes de aguas. Y
el nombre dado a la estrella es Ajenjo. Y la tercera parte
de las aguas se tornó en ajenjo, y muchos de los hombres
murieron a causa de las aguas, porque se habían hecho
amargas.

Como en el caso de los dos primeros toques, también


en correspondencia con el sonido de la tercera trompeta, se
ve algo caer desde arriba. No parece necesario buscar una
relación específica como si la estrella, parecida a una antor-
cha caída del cielo, tenga necesariamente que representar a
alguien o algo en específico. Se trata simplemente de even-
tos simbólicos que van de acuerdo con el gesto inicial del
ángel mencionado en el versículo 5: el de lanzar algo contra
la tierra desde el cielo para indicar el origen divino de la
expresión del juicio.
En este caso, después de que la plaga anterior había
golpeado gravemente el mar, la estrella afecta a su vez a las
fuentes de agua dulce. El hecho de que exactamente 1/3 de
las aguas sean transformadas en ajenjo, sustancia produci-
da por una planta con un sabor amargo que las habría hecho
imposibles de beber, confirma que también en este caso se
trata de un simbolismo.
Un conocedor, incluso superficial, de las Escrituras
hebreas no habría tenido mucha dificultad en descifrar su
significado. Como leemos en Números 5:24, el ser forzados
a beber agua amarga era para los judíos un sinónimo de
maldición divina. De acuerdo con esto, en Jeremías 9:15,16
leemos:

Capítulo 8 129
8:12

“Por lo tanto, esto es lo que ha dicho Jehová de los ejércitos, el Dios


de Israel: ‘Mira, voy a hacer que ellos, es decir, este pueblo, coman
ajenjo, y ciertamente les haré beber agua envenenada; y ciertamen-
te los esparciré entre las naciones que ni ellos ni sus padres han
conocido, y ciertamente enviaré tras ellos la espada hasta que yo
los haya exterminado’.

Cabe señalar que beber agua envenenada o agua amarga


tiene relación directa con el juicio adverso y el castigo de Jehová
sobre la nación de Israel.
El ajenjo también se indicaba como un símbolo de los amar-
gos gritos de lamentación de los habitantes de Jerusalén por lo
que les sucedería.

Lamentaciones 3:5, 15:


“Ha edificado contra mí, para poder rodear[me] de planta veneno-
sa y penalidad.”
“Me ha dado suficiencia de amarguras. Me ha saturado de ajenjo”.

12 Y el cuarto ángel tocó su trompeta. Y la tercera par-


te del sol fue herida, y la tercera parte de la luna y la
tercera parte de las estrellas, para que se oscureciera
la tercera parte de ellos y el día no tuviera iluminación
durante su tercera parte, e igualmente la noche.

Esta cuarta declaración de juicio afecta a un tercio de las


fuentes de luz celestial: el sol, la luna y las estrellas. Recuerda
el lenguaje apocalíptico que ya vimos en el capítulo 6, donde in-
dicaba un trastorno del orden establecido y el caos resultante de
la consiguiente oscuridad, como muy bien se describe en Isaías
59:9, 10:

“Por eso el derecho ha llegado a estar lejos de nosotros, y la justicia


no nos alcanza. Seguimos esperando que haya luz, pero, ¡miren!,
oscuridad; resplandor, [pero] en tinieblas continuas seguimos an-
dando. Seguimos palpando el muro justamente como ciegos, y
como los que no tienen ojos seguimos palpando. Hemos tropezado
en pleno mediodía tal como en la oscuridad del atardecer; entre los
fornidos [somos] justamente como muertos.”

Hasta el momento, las cuatro plagas han afectado a todos


los elementos naturales principales que un judío podía valorar:

130 Revelación
8:13

tierra, vegetación, mar, fuentes de agua dulce, fuentes de luz


diurna e iluminación nocturna. El mensaje estaba claro: nada
se habría escapado de la inminente destrucción.

13 Y vi, y oí un águila que volaba en medio del cielo decir


con voz fuerte: “¡Ay, ay, ay de los que moran en la tierra por
causa de los demás toques de trompeta de los tres ángeles
que están a punto de tocar sus trompetas!”.

Las siguientes tres trompetas son definidas también como


ayes. Tanto la palabra griega como la forma en que se repite
indican que se trata de la invocación de una maldición: la peor
conocida por los judíos. Nos recuerdan las palabras pronuncia-
das por Jesús a los escribas y fariseos en el capítulo 23 de Ma-
teo y confirman el hecho de que estas siete trompetas no hacen
más que anunciar oficialmente el juicio inminente. Este juicio
se consumará, luego, con el derramamiento de los siete tazones
de la ira de Dios descrito en el capítulo 15.
El águila es la imagen perfecta para anunciar estos ayes.
En las Escrituras hebreas, el águila se usa de hecho a veces
como un símbolo de condena para Israel, como lo demuestra
Oseas 8:1-3:

“¡A tu boca... un cuerno! [Uno viene] como un águila contra la


casa de Jehová, a causa de que han traspasado mi pacto, y contra
mi ley han transgredido. A mí siguen clamando: "Oh Dios mío,
nosotros, Israel, te hemos conocido. Israel ha desechado lo bueno.
Que lo persiga el que es enemigo.”

Esto también está en armonía con lo que se predijo en Deu-


teronomio 28:49:

“Jehová levantará contra ti una nación lejana, del extremo de la


tierra, tal como se abalanza un águila, una nación cuya lengua no
entenderás”.

No por nada, el águila era también el principal símbolo


utilizado por el ejército romano: el medio que Dios usaría para
infligir el castigo.
Los siguientes ayes de hecho, como veremos, incluyen una
precisa y particular descripción simbólica del ejército romano.

Capítulo 8 131
132 Revelación
9:1-3

CAPÍTULO 9

Revelación 9:1-21

1 Y el quinto ángel tocó su trompeta. Y vi una estrella que


había caído del cielo a la tierra, y a él le fue dada la llave
del hoyo del abismo.

Después de describir los eventos anunciados por las pri-


meras cuatro trompetas, el capítulo 8 se concluía con la imagen
de un águila que anunciaba ayes para Israel y para Jerusalén.
Al toque de la quinta trompeta, una estrella cae del cielo a la
tierra. También en este caso, así como en ocasión de los cuatro
toques de trompeta anteriores, la intención de indicar el cielo
como el lugar de origen de esta manifestación de juicio está cla-
ra. Una estrella, que bien podría representar a un ángel, tiene
la llave del hoyo del abismo. Ciertamente actúa en nombre de
Aquel que está sentado en el trono y del Cordero, Cristo Jesús,
de quien se dice entre otras cosas, que posee las llaves de la
muerte y del Hades (Revelación 1:18).

2-3 Y él abrió el hoyo del abismo, y del hoyo ascendió humo


como el humo de un gran horno, y el sol fue oscurecido,
también el aire, por el humo del hoyo. Y del humo salieron
langostas sobre la tierra; y se les dio autoridad, la misma
autoridad que tienen los escorpiones de la tierra.

El profeta Joel en su libro, en el capítulo 1, describe prime-


ro una desastrosa invasión de langostas, luego, en el capítulo 2
indica que esta plaga simbolizaba el ataque de un ejército pode-
roso cuya capacidad destructiva es comparable a la de un gigan-
tesco enjambre de langostas. Las langostas vistas por Juan, de-
ben por lo tanto simbolizar también la invasión de un poderoso
ejército enemigo. Esto es confirmado por la gran nube de humo
de la que ellas salen; de hecho, el humo recuerda la gran canti-
dad de polvo levantado por un ejército que se aproxima, como se

Capítulo 9 133
9:2-3

indica en Isaías 14:31:

“¡Aúlla, oh puerta! ¡Clama, oh ciudad! ¡Tú, toda, tienes que des-


alentarte, oh Filistea! Porque desde el norte viene un humo, y no
hay nadie que se aísle de sus filas”.

El ejército que se preparaba para atacar a Jerusalén, en el


tiempo de Juan, era obviamente el ejercito romano. El profeta
Joel hace una interesante descripción en Joel 2:7-9:

"Como hombres poderosos corren. Como hombres de guerra suben


un muro. Y van cada cual en sus propios caminos, y no alteran sus
sendas. Y uno al otro no se empujan. Como hombre físicamente
capacitado en su derrotero, siguen yendo; y si algunos caen hasta
entre los proyectiles, los [demás] no se apartan del derrotero. Pene-
tran precipitadamente en la ciudad. Sobre el muro corren. Por las
casas suben. Por las ventanas entran como el ladrón.”

Observe cómo esta descripción concuerda muy bien con la


de Josefo sobre el entrenamiento que recibían los soldados Ro-
manos:

(La Guerra de los Judíos, III, 5) - “Para ellos, la guerra no es el


comienzo de la práctica de las armas, ni es necesaria solo cuando
necesitan mover sus manos inactivas en tiempos de paz ... pero
como si hubieran nacido con sus armas, nunca dan una tregua al
entrenamiento ni esperan oportunidades favorables. Con ellos, los
ejercicios no difieren en nada de las exposiciones reales de valor
que, de hecho, todos los soldados día a día, entrenan con todo el
ardor como en tiempos de guerra ... Tampoco lo haría alguien que
dijera que sus ejercicios son batallas sin sangre y las batallas son
ejercicios sangrientos. Todos los días el buen romano iba a entre-
nar en el gimnasio con sus compañeros, al menos hasta los 16-
18 años. En esta era, el joven, especialmente si era de una buena
familia, finalmente se alistó en el ejército. La práctica constante
incluía: marchar, correr, saltar, nadar, así como practicar el lan-
zamiento de jabalina. Los soldados Romanos también tenían un
incentivo particular para no retroceder o abandonar las filas, se
llamaba “diezmado”. Fue una forma de castigo para los cobardes,
que previeron que el tribuno, una vez que la legión se reuniera,
hiciera que las personas responsables del abandono del lugar con-
dujeran al centro del espacio abierto, los reprendió con dureza y

134 Revelación
9:4-6

luego, al final, dibujó entre todos los culpables, ahora cinco, ahora
ocho, ahora veinte, de modo que el total siempre correspondió a la
décima parte del total de los acusados. Dado que el castigo fue al
azar, todos los soldados de la cohorte castigada corrieron el ries-
go de ser asesinados, independientemente del grado o las tareas
realizadas. Como resultado, la amenaza de diezmado y el temor
obligaron a los legionarios a mantener un comportamiento resuel-
to en la batalla.

Las langostas se ven mientras están saliendo del abismo.


El abismo, en las Escrituras, a menudo está relacionado con el
juicio de Dios. El Salmo 36:6, por ejemplo, dice:

“Tu justicia es como montañas de Dios; tu decisión judicial es una


vasta profundidad acuosa. A hombre y bestia salvas, oh Jehová”.

Hablando del juicio divino contra Tiro, Ezequiel 26:19 dice:

Porque esto es lo que ha dicho el Señor Soberano Jehová: “Cuando


haga de ti una ciudad devastada, como las ciudades que realmen-
te no están habitadas, cuando [yo] haga subir sobre ti la profundi-
dad acuosa, y las vastas aguas te hayan cubierto”. (Véase también
Jonás 2:5 y Habacuc 3:10)

Que las langostas salgan del abismo confirma el hecho de


que son una expresión del juicio divino sobre Jerusalén.

4-6 Y se les dijo que no dañaran la vegetación de la tie-


rra ni ninguna cosa verde ni ningún árbol, sino solo a los
hombres que no tienen el sello de Dios en la frente. Y a las
[langostas] les fue concedido, no que los mataran, sino que
estos fueran atormentados cinco meses, y el tormento sobre
ellos era como el tormento de un escorpión cuando hiere al
hombre. Y en aquellos días los hombres buscarán la muer-
te, pero no la hallarán de ninguna manera; y desearán mo-
rir, pero la muerte sigue huyendo de ellos.

Normalmente las langostas están interesadas en la vege-


tación. Las que Juan vio tenían en cambio el objetivo de ator-
mentar, como si fuera a través de la picadura de un escorpión.
El propósito que el ejército romano normalmente perseguía, y
había perseguido hasta el 66 EC también con los judíos, era

Capítulo 9 135
9:4-6

el de extender o mantener la “Pax Romana”. En este caso, sin


embargo, el emperador romano estaba tan furioso contra Je-
rusalén que eligió a Vespasiano, un general retirado (conocido
y estimado por el ejército) para castigar adecuadamente a los
judíos. El asedio final de Jerusalén fue en todo caso llevado a
cabo por su hijo, Tito; comenzó unos días antes de la Pascua, a
mediados de abril del 70 EC y terminó a principios de septiem-
bre del mismo año. Duró por lo tanto unos cinco meses, justo
durante el período del año en que normalmente aparecían las
langostas en Israel.
Las langostas de Revelación picaban como si fueran escor-
piones.
Una de las principales piezas de artillería romana, utiliza-
da durante un asedio, era precisamente el escorpión1. (foto 9.1)
El objetivo de estos escorpiones, ubicados alrededor de Je-
rusalén, no era tanto el de diezmar a la población, sino más bien
el de atormentarla, crear pánico y hacer de manera que nadie
durmiera tranquilo dentro de la ciudad sitiada. Cada legión ro-
mana tenía en dotación 60 escorpiones con los que podía lanzar
proyectiles a una distancia de hasta 400 metros a un ritmo de
tres o cuatro por minuto, para un total de aproximadamente
doscientos proyectiles por minuto.
La parte principal que llevaba a cabo el movimiento de tor-
sión del escorpión romano se llamaba tormenta, pero en general
todo lo que nosotros hoy llamamos artillería, los Romanos en
latín lo llamaban tormenta.2
Los efectos literales de la picadura de un escorpión se des-
criben a continuación:

“Por lo general, el sujeto que ha sido picado por un escorpión co-


mienza a sudar, muestra un aumento de salivación en la boca y

1. https://it.m.wikipedia.org/wiki/Scorpione_(arma)#
Vitruvio, De architectura, X, 15-16
Vegezio, Epitoma rei militaris, IV, 22, 2-3 e 6.
G. Cascarino, L’esercito romano. Armamento e organizzazione, Vol. II - Da
Augusto ai Severi, Rimini 2008, pp.281-284.

2. https://mymemory.translated.net/jp/Latin/Italian/tormenta

136 Revelación
9:7-8

puede llegar a orinar o excretar heces involuntarias. El ritmo car-


díaco se acelera y pueden producirse contracciones musculares,
con movimientos involuntarios de la cabeza, el cuello y los ojos”.

¿Cuál era la situación que se vivía dentro de Jerusalén du-


rante los cinco meses de asedio? La ciudad se debatía en una
lucha interna como si hubiera sido tomada por convulsiones. De
hecho, se le dijo a Juan que los hombres habrían preferido la
muerte a la vida.
Josefo hace la siguiente aterradora descripción.

(La Guerra de los Judíos) Libro IV, Capítulo 6:


“Innumerables cadáveres se amontonaban a lo largo de todos los
grandes caminos y muchos de los que querían desertar preferían
volver y perecer dentro de la ciudad, pues la esperanza de ser en-
terrados allí hacía que la muerte en su patria les pareciera más
tolerable. Los zelotes llegaron a tal extremo de crueldad que no
permitieron sepultar en su tierra ni a los que fueron ejecutados
en el interior de la ciudad ni a los que acabaron su vida en los
caminos y dejaron a los muertos pudrirse al sol, como si hubie-
ran acordado destruir a la vez las leyes de la patria y las de la
naturaleza y ultrajar a Dios, además de cometer crímenes contra
los hombres. La muerte era el castigo para los que enterraban a
alguno de sus allegados, lo mismo que para los desertores: el que
había dado sepultura a alguien, inmediatamente necesitaba otra
para él. En una palabra, en las desgracias de entonces no hubo
un honroso sentimiento positivo que no se hubiera perdido tanto
como la compasión. Irritaba a los malvados aquello que debería
provocarles lástima, y pasaban su odio de los vivos a los muertos
y de los muertos a los vivos. Era tan exagerado el miedo que el
que sobrevivía consideraba feliz a los que habían perecido, pues de
esta forma habían puesto fin a sus males, y los que eran vejados
en las cárceles creían que, en comparación con ellos, eran dichosos
incluso los que se quedaban sin ser enterrados.”

7-8 Y las semejanzas de las langostas se parecían a caba-


llos preparados para combate; y sobre sus cabezas [tenían]
lo que parecía ser coronas semejantes a oro, y sus rostros
[eran] como rostros de hombres, pero tenían cabellos como
cabellos de mujeres. Y sus dientes eran como los de leones.

La descripción que hace Juan de las langostas no puede

Capítulo 9 137
9:7-8

tomarse literalmente. En cambio, es una metáfora extraordina-


ria que reúne varias características que distinguían al ejército
romano. Muchas de estas características también podían obser-
varse desde la distancia, es decir desde las murallas de Jerusa-
lén durante el asedio.
La escena presentada a Juan es la de caballos prepara-
dos para la batalla con coronas semejantes a oro, se descri-
ben hombres con un aspecto vagamente femenino debido al
pelo largo, y se mencionan dientes como los de los leones.
El yelmo de los soldados Romanos, (Foto 9.2, referida
precisamente al siglo primero), estaba adornado en la parte
superior por una banda horizontal de bronce que, desde la
distancia, debido al ref lejo de la luz solar, podía recordar
precisamente una corona de oro.
El yelmo, además, que había sido copiado en gran parte
del yelmo griego, incluía, en la parte superior una cresta
que tenía (especialmente en el caso de los oficiales) exten-
siones de crin o plumas que recordaban el cabello de una
mujer. Incluso la parte trasera del yelmo, particularmente
alargada hacia el exterior, daba la impresión de una figura
vagamente femenina, especialmente si observada desde la
distancia (Foto 9.3) 3. En Joel 1:6 se hacía la siguiente refe-
rencia, repetida de manera similar en Revelación, acerca de los
dientes de las simbólicas langostas:

“Porque hay una nación que ha subido a mi país, poderosa y sin


número. Sus dientes son los dientes de un león, y tiene las quijadas
de un león”.

Los soldados que llevaban los emblemas o estandartes Ro-


manos en la batalla también llevaban por encima la carcasa de
un león u otro animal feroz con sus dientes claramente visibles.

3. Cabe señalar que la cresta solo la llevaban los centuriones. De hecho, habría
sido un obstáculo al usar el escudo, especialmente al adoptar la formación deno-
minada “testudo” de parte de la cohorte. En caballería también se utilizaba, sobre
todo para distinguir las distintas jerarquías. En cualquier caso, el uso de crin en los
yelmos de la caballería existía incluso antes de la reforma mariana del ejército (107
aEC) (Foto 9.5) (Kelsy, Francis. “C. Iulii Caesaris Commentarii Rerum Gestarum:
Comentarios de César: La Guerra Gálica, Libros I-IV, con Selecciones de Libros V-
VII y de La Guerra Civil “. Allyn y Bacon, 1918, p. 622)

138 Revelación
9:9-12

Esto servía principalmente para meterle miedo a los enemigos


(Foto 9.4).
Además, cuando las cohortes u otras formaciones menores,
como las centurias o los contubernium Romanos estaban en po-
sición, los soldados de la primera fila sostenían las lanzas hori-
zontalmente frente a los escudos, mientras que los que estaban
detrás los mantenían sublevados en posición vertical. Esta for-
mación de batalla, vista desde lejos, recordaba la boca abierta
de un animal feroz con dientes de hierro (foto 9.6).

9-10 Y tenían corazas como corazas de hierro. Y el sonido de


sus alas [era] como el sonido de carros de muchos caballos
que corren al combate. También, tienen colas y aguijones
semejantes a escorpiones; y en sus colas está su autoridad
para lastimar a los hombres cinco meses.

La armadura que los soldados Romanos usaban en comba-


te en esa época se llamaba “lorica segmentada” (Foto 9.7), un
tipo de protección que era utilizada por los legionarios. Se tra-
taba de una coraza compuesta por segmentos metálicos unidos
por tiras de cuero, muy resistentes. El peso total rondaba los 10
kilos. Durante cinco meses, los habitantes de Jerusalén serían
atormentados por estas langostas simbólicas, cuyo sonido era
como el de los caballos corriendo para la batalla.4

11-12 Tienen sobre ellas un rey, el ángel del abismo. En


hebreo su nombre es Abadón, pero en griego tiene el nom-
bre Apolión. El primer ay ha pasado. ¡Miren! Dos ayes más
vienen después de estas cosas.

Como hemos visto en los capítulos 2 y 3 de Revelación, la


palabra griega traducida ángel a veces puede referirse a un
mensajero o representante humano. En este caso, el ejercito de
simbólicas langostas tiene un rey cuyo nombre en griego es Apo-
lión.
El comandante romano que dirigió y completó el sitio de
Jerusalén fue el general Tito.

4. A continuación, se reporta el enlace a un video que puede dar una idea del
tremendo sonido producido por el ejército romano durante la marcha:
https://m.youtube.com/watch?v=qH55nPrlVLk

Capítulo 9 139
9:13-14

Tito fue aclamado como emperador (por lo tanto, rey) por


sus tropas después de la conquista de la ciudad, junto con su
padre Vespasiano (ya oficialmente nombrado emperador ante-
riormente). Cuatro legiones romanas participaron en el sitio de
Jerusalén, la principal de las cuales era obviamente la que esta-
ba al mando directo de Tito.
¿Cómo se llamaba?
“Legión XV Apollinaris”.
Como puede verse en la lista reportada más abajo, las dos
legiones a las que se hace referencia como las principales par-
ticipantes en la guerra en contra de los Judíos son: la XII Ful-
minata, derrotada por los rebeldes Judíos en el 66 EC y luego
reintegrada, y la XV Apollinaris que era la que estaba al mando
del general Tito.5
Esa legión tomaba su nombre de Apolo, uno de los princi-
pales dioses del Panteón Romano, considerado principalmente
el dios de la música, de la poesía y del arte. Tanto Vespasiano
como el hijo Tito eran devotos de Apolo. Cuando Vespasiano fue
nombrado emperador, reemplazó la cabeza de una enorme es-
tatua erigida por Nerón y que llevaba su efigie, con la cabeza
de Apolo. De esa estatua o Coloso de Apolo tomó su nombre el
Coliseo de Roma.
La referencia al nombre del rey de las langostas, llamado
Apolión, es increíblemente precisa, así como también era apro-
piado especificar su equivalente en hebreo. Mientras que, para
los Romanos, Apolo representaba algo positivo, para los Judíos
habría significado destrucción y muerte. Uno de los posibles sig-
nificados del nombre Apolo en hebreo es, de hecho, el de des-
tructor.6

13-14 Y el sexto ángel tocó su trompeta. Y oí una voz, pro-


cedente de los cuernos del altar de oro que está delante de
Dios, decir al sexto ángel, que tenía la trompeta: “Desata

5. http://www.livius.org/articles/misc/legion/legion-chronological/
https://en.m.wikipedia.org/wiki/List_of_Roman_legions
http://www.livius.org/articles/legion/legio-xv-apollinaris/
http://www.livius.org/articles/legion/legio-xii-fulminata/?

6. http://www.theoi.com/Olympios/Apollon.html

140 Revelación
9:13-17

a los cuatro ángeles que están atados junto al gran río Éu-
frates”.

Al sonido de la sexta trompeta, que introduciría el segundo


y penúltimo de los ayes, una voz desde los cuernos del altar da
la orden al sexto ángel para que desate a los cuatro ángeles que
están atados juntos al gran río Éufrates. Para comprender esta
referencia a los cuatro ángeles y al río Éufrates, es necesario re-
cordar una vez más el carácter simbólico del libro de Revelación
y el hecho de que, desde el capítulo 4, estamos observando las
cosas desde el punto de vista del cielo, el lugar donde Juan fue
transportado por el poder del espíritu. En consecuencia, no son
extrañas las referencias a ángeles que toman ciertas iniciativas
o ejecutan órdenes, así como la repetida mención de elementos
que caen del cielo hacia la tierra.
Como muestra la siguiente cita, cuatro legiones romanas
vigilaban la parte oriental delimitada por el río Éufrates.
Del libro 70 d.C La conquista de Jerusalén, por Giovanni
Brizzi, capítulo 13:

“Vespasiano vino a tomar el mando del ejército de Siria. ¿Fue él


gobernador de la provincia durante unos meses? ¿O fue desde el
principio encargado específicamente de la guerra ya que tenía que
ver con Judea como provincia en particular? En cualquier caso,
cuando, partiendo seguramente del otoño, su futuro aliado C. Li-
cinio Muciano hizo su aparición en el Este como un legatus pro
praetore de rango consular de Siria, se realizó la separación de
facto de las dos provincias; ahora había dos ejércitos: uno, según
Tácito de cuatro legiones, tenía que vigilar la línea del Éufrates;
el otro estaba a cargo de conducir las operaciones contra Judea”.

15-17 Y fueron desatados los cuatro ángeles, que han esta-


do preparados para la hora y día y mes y año, para matar a
la tercera parte de los hombres. Y el número de los ejércitos
de la caballería era dos miríadas de miríadas: yo oí el nú-
mero de ellos. Y de esta manera vi los caballos en la visión,
y a los que iban sentados sobre ellos: tenían corazas rojas
como el fuego y azules como el jacinto y amarillas como el
azufre; y las cabezas de los caballos eran como cabezas de
leones, y de la boca de ellos salía fuego y humo y azufre.

La liberación de estos cuatro ángeles, que parecen estar

Capítulo 9 141
9:15-17

esperando una orden y un tiempo establecido, desata la carga


de un ejército de caballería. En cuanto al número de caballos
(en griego dos miríadas de miríadas), si se tomara literalmente,
daría un total de 200 millones de caballos.
Los departamentos de caballería, en los ejércitos moder-
nos, se mantienen esencialmente como elementos del folclore o
en ciertos casos para patrullar ciudades; ningún ejército moder-
no tendría tantos caballos disponibles.
Debe recordarse que 10.000 era el número máximo que la
lengua griega podía expresar en esa época.
Es muy posible que en la visión Juan vea tantos grupos,
formados por una multitud de caballos, es decir una miríada de
grupos de miríadas de caballos cada uno. Él los describe de esta
manera para dar la idea de una enorme cantidad de caballos.
Las cuatro legiones Romanas que participaron en el asedio
consistían en unos 6.000 soldados cada una. De esta manera
llegaríamos aproximadamente a 24.000 hombres.
Sin embargo, el total de los soldados que Roma pudo movi-
lizar fue de alrededor de 60.000 unidades (un número extraor-
dinario especialmente para ese tiempo, considerando además el
limitado poder militar del enemigo y las minúsculas dimensio-
nes del territorio judío).
¿De dónde vinieron los demás 36.000 soldados?
Según el testimonio de Josefo y el relato de Tácito, la ma-
yor parte del ejército romano no provenía de Europa, sino de la
parte oriental del Imperio, especialmente de Siria y de las áreas
que rodeaban el Éufrates. Justo en proximidad de ese río, se lle-
vó a cabo una importante reunión antes de la invasión de parte
de los generales Romanos y sus aliados:

(La Guerra de los Judíos) Libro III, Capítulo 4:


“Un gran contingente de milicias auxiliares también fue reunido
por los reyes, porque Antíoco, Agripa y Sohemo enviaron dos mil
hombres de a pie y mil flecheros de a caballo. Envióle también
Malco, rey de Arabia, además de cinco mil infantes, mil caballos,
cuya mayor parte eran también flecheros, de manera que, contan-
do junto todo este ejército, llegó casi a sesenta mil hombres entre
los de a pie y los de a caballo, además de otros muchos que seguían
el campo, los cuales, por estar ya muy experimentados en las cosas
de la guerra, no diferían de la gente de guerra, porque en tiempo de
paz habían estado en los ejercicios de sus señores y experimentan-
do con ellos los peligros de la guerra, y si no era por sus señores,

142 Revelación
9:15-17

no podían ser vencidos por algún otro, tanto en sus fuerzas, como
en la destreza y maña en las cosas de la guerra, no eran inferiores
a ninguno, excepto a los amos”.

Una buena parte de la caballería que participó en la gue-


rra contra Jerusalén, facilitada por reyes aliados de Roma y los
enemigos de Israel, procedía del área alrededor del río Éufrates.
Libro 70 d.C La conquista de Jerusalén por Giovanni Bri-
zzi, capítulo 13:

“Además de las legiones, Vespasiano trajo con él dieciocho cohor-


tes auxiliares y cinco alas de caballería. Cuando llegó a Cesárea,
reunió cinco cohortes adicionales y un ala, además agregó a otras
cinco unidades de caballería de Siria. Había once departamentos
a caballo a su disposición; serán el eje de la estrategia romana
inicial”.

Los caballos vistos por Juan tenían cabezas como las de los
leones. La referencia podría estar relacionada con el hecho de
que los caballos utilizados en la batalla también tenían cierto
tipo de armadura, especialmente puesta en la cabeza, la cual
servía como protección y adorno (Foto 9.8).
El hecho de que el fuego, el humo y el azufre salieran de
la boca de los caballos obviamente no puede entenderse literal-
mente. Un versículo útil para aclarar el simbolismo podría ser
el de Isaías 30:33:

“Porque su Tófet está puesto en orden desde tiempos recientes; tam-


bién está preparado para el rey mismo. Ha hecho profundo su api-
lamiento. Fuego y leña hay en abundancia. El aliento de Jehová,
como torrente de azufre, arde contra él.”

Los caballos no deciden de manera autónoma en contra de


quienes luchar en la batalla, pero lo que Juan vio salir de sus
bocas es una clara señal de la razón por la que fueron enviados.
Los jinetes tenían corazas cuyos colores eran rojo brillante,
azul y amarillo. Estos eran los tres colores típicos de los legiona-
rios Romanos, incluyendo los de a caballo (Foto 9.9).

18-19 Por estas tres plagas fue muerta la tercera parte de


los hombres, del fuego y del humo y del azufre que salían
de la boca de ellos. Porque la autoridad de los caballos está

Capítulo 9 143
9:18-21

en sus bocas y en sus colas; pues sus colas son semejantes a


serpientes, y tienen cabezas, y con estas causan daño.

El contenido de estos versículos debe también interpretar-


se de manera simbólica, de lo contrario contendría una aparen-
te contradicción.
Se dice que un tercio de los hombres fueron asesinados por
lo que salía de la boca de los caballos. Luego, sin embargo, se
dice que el daño los caballos lo hacían por medio de sus colas,
parecidas a serpientes. A menudo, en las Escrituras, se hace
referencia a la cabeza y a la cola para indicar la totalidad de un
particular elemento, como lo indica Isaías 9:14:

“Y Jehová cortará de Israel cabeza y cola, tallo y junco, en un solo


día”.

Dado que hablamos de autoridad que se encuentra en la


boca y en la cola, es posible que se refiera a la autoridad plena
otorgada para destruir. Cuando Jehová le ordenó a Moisés que
se enfrentara a Faraón, para demostrarle que contaría con Su
autoridad, hizo que la vara de Moisés se transformara en una
serpiente, la cual luego se tragó a las que fueron producidas por
los practicantes de magia egipcios.
Por lo tanto, es posible que en este caso también, la cola en
forma de serpiente represente la plena autoridad divina otorga-
da a los caballos para hacer daño.

20-21 Pero los demás de los hombres que no fueron muertos


por estas plagas no se arrepintieron de las obras de sus
manos, de manera que no adoraran a los demonios ni a los
ídolos de oro y de plata y de cobre y de piedra y de madera,
los cuales no pueden ver ni oír ni andar; y no se arrepintie-
ron de sus asesinatos ni de sus prácticas espiritistas ni de
su fornicación ni de sus robos.

A pesar de las terribles dificultades y el tormento que


los habitantes de Jerusalén habrían experimentado durante
el asedio, en lugar de darse cuenta de que estaban recibien-
do el castigo divino, habría prevalecido en ellos la convicción
de que Dios de alguna manera protegería milagrosamente la
ciudad y expulsaría al invasor (tal como había ocurrido cua-
tro años antes en el caso de Cestio Gallo), demostrando así

144 Revelación
9:18-21

su absoluta falta de arrepentimiento. Los repetidos intentos


de Tito, para inducir a los judíos a una rendición que habría
salvado la ciudad y evitado un sufrimiento aún más atroz a
sus habitantes, no tuvieron ningún éxito.

Capítulo 9 145
ilustraciones y fotografías capítulo 9

Fotos e ilustraciones del capítulo 9

Foto 9.1: El escorpión era un tipo de arma de asedio o artillería de campo. fue
descrito en detalle por el arquitecto e ingeniero romano Vitruvio en el siglo I a. C. y
desde el siglo IV, oficial e historiador de Ammianus Marcellinus.
(Crédito de la foto: Pinimg.com)

Foto 9.2: Yelmo imperial itálico; Fue Foto 9.3: Yelmo imperial itálico, primero y
encontrado en una cueva cerca de segundo siglo d.C.; pertenece a la guardia
Hebrón, en Israel. Tal vez el botín pretoriana, llevado por los oficiales.
de guerra de los fanáticos judíos de (Reproducción, www.deepeeka.com)
la rebelión de Bar Kochba durante
el reinado de Adriano (133-135 dC)
(Reproducción, www.deepeeka.com)

146 Revelación
ilustraciones y fotografías capítulo 9

Foto 9.4: Parte del Lustrum del Ara de Domizio Enobarbo (antes del 107 a.C.)
conservado en el museo del Louvre, donde se pueden ver tres jinetes con yelmo y crin
que sale de la parte superior.

Foto 9.5: Ejemplo de formación de batalla de los legionarios Romanos del primer
siglo.d.C.

Capítulo 9 147
ilustraciones y fotografías capítulo 9

Pilum

Galea

Focale

Lorica segmentata

Baltus e
cingulum
militar

Tunica

Scutum

Gladio

Caliga

Foto 9.7: Ejemplo de armadura de batalla de un


legionario romano del siglo I d.C. (La cresta de crin
era llevada por los centuriones)

Foto 9.6: Portaestandarte.


Soldado de la antigua legión
romana, perteneciente a la
centuria del primípilo. Su
tarea era llevar el águila,
emblema de la legión.

Foto 9.8: Yelmo para caballo romano o


chamfron que representa una cabeza de león.
Estilo helenístico. Archäologischer Park
Xanten LVR-RömerMuseum, Alemania

148 Revelación
ilustraciones y fotografías capítulo 9

Foto 9.9: Reproducción a escala de un jinete oficial del ejército imperial romano.
(Primer siglo d.C.)
Rev. 9:15-17 “... tenían corazas rojas como el fuego, y azules como el jacinto, y
amarillas como el azufre”

Capítulo 9 149
150 Revelación
10:1-2

CAPÍTULO 10

Revelación 10:1-11

1-2 Y vi a otro ángel fuerte que descendía del cielo, revesti-


do de una nube, y había un arco iris sobre su cabeza, y su
rostro era como el sol, y sus pies como columnas de fuego, y
tenía en la mano un rollito abierto. Y puso su pie derecho
sobre el mar, pero el izquierdo sobre la tierra.

Con la conclusión del capítulo anterior llegamos a conside-


rar hasta el toque de la sexta trompeta, de las siete que están
incluidas en la descripción de lo que sucede cuando se abre el
último sello. Aunque todavía falte la séptima y última trompe-
ta, todos los sellos ya han sido abiertos y, por lo tanto, se puede
acceder al contenido del rollo.
Una pregunta lógica que se podría plantear es la siguiente:
después de tanta expectativa despertada en Juan (quien incluso
lloró ante la idea de que nadie pudiera abrir el rollo) y haber
roto progresivamente uno por uno los siete sellos, ¿es posible
que el rollo, justo ahora que se podría leer su contenido, desapa-
rezca de la narrativa y no se vuelva más a hablar de ello?
Esto no sería lógico de ninguna manera. Más aún, si consi-
deramos que en este capítulo 10, justo después de la ruptura del
séptimo sello, se habla nuevamente de un rollo, por coincidencia
abierto.
Este rollo abierto está en la mano de un ángel fuerte a
quien Juan ve descender del cielo hacia la tierra. La descripción
nos ayuda a identificarlo como el glorificado Jesús.
En el capítulo 5 habíamos visto al Cristo representado como
un cordero, o un joven carnero, con siete cuernos, listo para ha-
cerle guerra a sus enemigos. En el capítulo 6, era representado
como un rey cabalgando un caballo blanco, con un arco en la
mano que salía para completar su victoria. Ahora Juan lo ve
teniendo un aspecto diferente: el de un ángel fuerte de enormes
proporciones. Recordemos, sin embargo, que siempre se trata

Capítulo 10 151
10:1-2

del mismo Cordero que tiene el rollo en sus manos; solo cambia
la forma en que se ve representado en la visión.
El ángel está revestido de una nube. Probablemente esto
indica el hecho de que Jesús, en armonía con las Escrituras,
regresaría de la misma manera que ascendió al cielo: desapare-
ciendo de la vista, en las nubes.
El hecho de que tenga un arco iris sobre su cabeza, debe
ser muy alentador par Juan al saber que viene en paz para con
él. Su rostro era como el sol y sus pies como columnas de fuego,
exactamente como se describe al Hijo del Hombre en Revelación
1:15,16. Juan lo ve poniendo un pie en la tierra y el otro en el
mar. Poner el pie sobre algo era un acto que simbolizaba pose-
sión, autoridad y dominio.
El profeta Zacarías había profetizado que, junto con el cas-
tigo sobre Jerusalén, Cristo al mismo tiempo hablaría de paz a
las naciones (refiriéndose al Israel espiritual, formado por per-
sonas de todas las naciones), como leemos en Zacarías 9:10:

“Y ciertamente cortaré de Efraín [el] carro de guerra y de Jerusa-


lén [el] caballo. Y el arco de batalla tiene que ser cortado. Y él
realmente hablará paz a las naciones; y su gobernación será de
mar a mar y desde el Río hasta los cabos de [la] tierra.”

El ángel tenía en las manos un rollo abierto para que se le


entregara a Juan. ¿Cuántas posibilidades hay de que este rollo
abierto sea el mismo que Jesús había tenido en sus manos desde
el capítulo 5, es decir el rollo anteriormente sellado con los siete
sellos? Muchas, diría yo, a menos que no se quiera pensar que el
rollo, una vez abierto, pase por completo al olvido.
El hecho de que se use el diminutivo rollito en lugar de
rollo, a primera vista pudiera sugerir que se trate de un rollo di-
ferente al que se había mencionado en los capítulos anteriores.
De hecho, en griego hay dos palabras ligeramente diferentes:
bibliarídion en el caso del rollito, y biblion en el caso del rollo.
¿Podría la diferencia en los términos con el uso del diminu-
tivo depender simplemente de un asunto de perspectiva?
Hay que tomar en cuenta que el ángel visto en esta visión
por Juan debía ser de un tamaño gigantesco para poder poner
un pie en la tierra y el otro en el mar, mientras desciende del
cielo. Cuando Juan se refiere al rollo que está en la mano del
ángel fuerte usa el diminutivo; se note, sin embargo, que en el
versículo 8, cuando otro ángel está hablando, la perspectiva va-

152 Revelación
10:3-4

ría y la palabra utilizada es rollo.


Esto confirma que podría tratarse simplemente de una
cuestión de perspectiva y que el rollo resulte más pequeño visto
por Juan en las enormes manos del grande y fuerte ángel que
representa a Cristo Jesús. Por lo tanto, se trataría en realidad
del mismo rollo que finalmente resulta abierto. Ha llegado, en-
tonces, el momento de saber por fin algo más sobre su contenido.

3-4 Y clamó con voz fuerte como cuando ruge el león. Y


cuando clamó, los siete truenos profirieron sus propias voces.
Ahora bien, cuando los siete truenos hablaron, yo estuve a pun-
to de escribir; pero oí una voz procedente del cielo decir: “Sella
las cosas que hablaron los siete truenos, y no las escribas”.

La voz del ángel, similar a la de un león, nos da una con-


firmación adicional de que debe tratarse del glorificado Jesús
(Revelación 5:5). ¿Qué clase de voz más extraordinaria podría
sobrepasar a la de Cristo?
La voz de Jehová a menudo se compara en las Escrituras
con la del trueno (Job 26:14). El hecho de que los siete truenos
hagan oír sus voces, sobrepasando la voz de Jesús, parece una
clara indicación de que Jehová mismo es Aquel que ahora está
hablando a Juan en la plenitud del poder del trueno.
Desafortunadamente para nosotros, a Juan se le dice que
no escriba las palabras pronunciadas por los siete truenos, de
hecho, hasta se le ordena sellar las palabras y no revelarlas o
darlas a conocer ni siquiera más tarde. Cuando se le pedía al
profeta que sellara el contenido de una visión o profecía, esto
normalmente indicaba que el contenido se cumpliría en un fu-
turo lejano (ver por ejemplo el contraste entre Daniel 8:26 y Re-
velación 22:10).
Es posible que lo que Juan escuchó y no pudo escribir fue-
ra una anticipación de cosas futuras, quizás relacionadas con
nuestro futuro. Si así fuera, ¿podría tratarse de informaciones
que se nos revelarán más adelante, a través de una intervención
divina comparable al sonido de siete truenos? Es algo que no
podemos excluir. Así que, después de todo, el hecho de que no
se haya puesto por escrito el contenido entero de la Revelación
podría ser una buena razón para esperar que, a su debido tiem-
po, Jehová nos permita conocer el significado de las palabras
pronunciadas por los siete truenos.

Capítulo 10 153
10:5-7

5-6 Y el ángel que vi de pie sobre el mar y sobre la tierra


levantó su mano derecha al cielo, y juró por Aquel que vive
para siempre jamás, que creó el cielo y las cosas [que hay]
en él, y la tierra y las cosas [que hay] en ella, y el mar y las
cosas [que hay] en él: “Ya no habrá más demora”.

El ángel fuerte jura por Aquel que creó el cielo, la tierra y


el mar, es decir por Aquel que le dio la autoridad para poner sus
pies sobre la tierra y sobre el mar, diciendo: “ya no habrá más
demora”. La expresión, tal como es traducida, podría sugerir
que previamente hubo alguna forma de indecisión. En realidad,
la palabra traducida demora es “chronos” que en griego significa
tiempo.
Por esta razón, el significado literal es que no se concedería
más tiempo, por lo que no habría más demora. Si recordamos,
tiempo adicional se había concedido en el capítulo 6, versículo
11, en relación con la solicitud de vengar la sangre de los santos
y en el capítulo 7, versículo 3, con respecto al retener a los vien-
tos de la destrucción para permitir terminar la tarea de sellar a
los santos en vida antes del 70 EC.
Sin embargo, al toque de la séptima trompeta, el tiempo
extra concedido se ha terminado.

7 Sino que en los días de dar el toque el séptimo ángel, cuan-


do esté a punto de tocar su trompeta, verdaderamente que-
da terminado el secreto sagrado de Dios, según las buenas
nuevas que él declaró a sus propios esclavos los profetas”.

El tiempo que acaba de cumplirse tiene también relación


con la realización del secreto sagrado de Dios. ¿A qué secreto
nos referimos? Se aclarará cuando el último ángel toque real-
mente su trompeta, gracias también al anuncio que seguirá,
como veremos en el siguiente capítulo 11, versículos 15 al 19. El
apóstol Pablo a menudo se refiere a este secreto sagrado en sus
cartas. En Romanos 16:25,26 por ejemplo leemos:

“Ahora, al que puede hacerlos firmes de acuerdo con las buenas


nuevas que yo declaro y la predicación de Jesucristo, conforme a
la revelación del secreto sagrado que ha sido guardado en silencio
por tiempos de larga duración, pero que ahora ha sido puesto de
manifiesto y dado a conocer mediante las escrituras proféticas en-
tre todas las naciones de acuerdo con el mandato del Dios eterno

154 Revelación
10:8-11

para promover obediencia por fe”.

Es interesante que, en relación al secreto sagrado Pablo


use la palabra revelación, griego “apokalypsin”, diciendo que ese
secreto se había manifestado ahora, es decir en su tiempo, a tra-
vés de los escritos proféticos. Si consideramos fidedigno cuanto
reportado en el fragmento Muratoriano según el cual Juan es-
cribió bajo inspiración antes de que el apóstol Pablo completara
sus cartas, no se puede excluir que este último, escribiendo en
relación con el secreto sagrado, se refiriera propiamente a la
Revelación de Juan.
Ese secreto se cumpliría en el momento en que seres huma-
nos de todas las naciones fueran resucitados al cielo para reinar
con Cristo a través de la primera resurrección (Revelación 5:9,
10).

8-9 Y la voz que oí procedente del cielo habla de nuevo con-


migo y dice: “Ve, toma el rollo abierto que está en la mano
del ángel que está de pie sobre el mar y sobre la tierra”. Y
me fui al ángel y le dije que me diera el rollito. Y él me dijo:
“Tómalo y cómetelo, y te amargará el vientre, pero en tu
boca será dulce como la miel”.

A Juan se le permite tomar el rollo de las manos del ángel,


pero, en lugar de leer el contenido, se le dice que lo coma, advir-
tiéndolo también acerca del efecto que esto tendría en él.
El episodio nos recuerda una experiencia similar que tuvo
el profeta Ezequiel, descrita en Ezequiel 3:1-3.

10-11 Y tomé el rollito de la mano del ángel y me lo comí, y


en mi boca era dulce como la miel; pero cuando me lo hube
comido, se me amargó el vientre. Y me dicen: “Tienes que
profetizar de nuevo respecto a pueblos y naciones y lenguas
y muchos reyes”.

Como anticipado por el ángel, el rollo contenía un mensaje


que era al mismo tiempo dulce y amargo. Juan era un judío,
así que la parte amarga del contenido del rollo supuestamente
tenía que ver con la destrucción de Jerusalén y la supresión
completa del viejo pacto.
Hasta el año 70 EC, aunque legalmente ese pacto había
sido abolido desde el momento de la muerte de Jesús, el tem-

Capítulo 10 155
10:10-11

plo, los sacrificios y todo el sistema religioso judío mantenían en


operación su estructura exterior, condicionando por un tiempo
incluso a los primeros cristianos, especialmente a los de origen
judía.
El sabor principal del rollo, que es lo que Juan pudo perci-
bir primero en su boca, fue sin embargo dulce. La parte dulce te-
nía que ver con todos los aspectos relacionados con la institución
del Reino de Dios. Nos referimos por ejemplo a las bendiciones
reservadas para el Israel espiritual compuesto por personas de
todas las naciones y a la primera resurrección que los primo-
génitos de tal Israel espiritual, incluyendo el mismo Juan, ha-
brían experimentado de allí a poco.
Por esta razón, el rollo con los siete sellos no representa-
ba un simple certificado de divorcio o una declaración de jui-
cio hacia Jerusalén. Estaba escrito en ambos lados; tenía una
parte delantera y una trasera. Una fase se concluía, pero otra
se abría, todo a través del cumplimiento del secreto sagrado de
Dios y por el pasaje del viejo al Nuevo Pacto.
En el caso de Ezequiel, después de comer el rollo, se le or-
denó que fuera y predicara a la casa de Israel. A Juan, por otro
lado, se le dice que debía (evidentemente después del exilio) re-
anudar su testimonio ante las naciones.
Quienquiera que apoye el 96 EC como fecha de la Revelación
tendría que explicar cómo habría sido posible que, a un hombre
centenario, después de un período de duro encarcelamiento, se
le asignara semejante tarea, teniendo en cuenta que, como pue-
de verse por medio de la estadística indicada a continuación, en
el primer siglo la esperanza de vida promedio era mucho más
baja que la actual. De 350 hombres solo uno en promedio alcan-
zaba la edad de 80-84 y la hipótesis de llegar a ser centenarios
era tan remota que ni siquiera es tomada en cuenta desde un
punto de vista estadístico.1 Las supuestas narraciones, reporta-
das de segunda mano por Ireneo y otros, que describirían a un
Juan centenario que murió de vejez en Éfeso, deben compararse
con el peso de las palabras de Jesús en Marcos 10:38,39:

“Mas Jesús les dijo: “No saben lo que piden. ¿Pueden beber la
copa que yo bebo, o ser bautizados con el bautismo con que yo soy

1. http://www.ucl.ac.uk/museum-static/digitalegypt/age/roman.

156 Revelación
10:10-11

bautizado?”. Ellos le dijeron: “Podemos”. Ante eso, Jesús les dijo:


“La copa que yo bebo ustedes beberán, y con el bautismo con que yo
soy bautizado ustedes serán bautizados.”

Dirigiéndose a Santiago y Juan, Jesús dijo que ellos be-


berían su propio cáliz y se bautizarían en su propio bautismo,
refiriéndose a una muerte como mártires a su semejanza.
Luego tenemos la siguiente declaración de Jesús, específi-
camente referida a Juan y registrada en Juan 21:22:

“Jesús le dijo: “Si es mi voluntad que él permanezca hasta que yo


venga, ¿en qué te incumbe eso? Tú continúa siguiéndome”.

Jesús dejó a entender que Juan permanecería hasta su ve-


nida, pero no que seguiría viviendo más allá.
Esta frase, como la anterior, concuerda más con la idea de
que Juan vivió hasta poco antes del año 70 EC y probablemente
fue asesinado como mártir, en lugar de sugerir que muriera de
vejez como hombre centenario en Éfeso.

Capítulo 10 157
158 Revelación
11:1-2

CAPÍTULO 11

Revelación 11:1-12

1-2 Y me fue dada una caña semejante a una vara al decir


él: “Levántate y mide el [santuario del] templo de Dios y el
altar y a los que adoran en él. Pero en cuanto al patio que
está fuera del [santuario del] templo, échalo fuera y no lo
midas, porque ha sido dado a las naciones, y ellas hollarán
bajo sus pies la santa ciudad por cuarenta y dos meses.

Al comienzo de este capítulo a Juan se le dice que mida


el templo por medio de una caña, semejante a una vara para
medir.
Está claro que se trata de una visión y, por lo tanto, de un
lenguaje simbólico, pero la falta de sorpresa de parte de Juan
debería ser una indicación evidente de que el templo todavía
estaba presente en Jerusalén en el momento en que el apóstol
recibió la Revelación.
En otras ocasiones al poder interactuar y participar en las
visiones, Juan había hecho preguntas y recibido explicaciones.
Sin embargo, no está en absoluto sorprendido de ver el templo
todavía en función. Que se trate del templo de Jerusalén, es con-
firmado por el hecho de que se menciona la ciudad santa como
hollada (Lucas 21:24) y se menciona en el versículo 8 a la gran
ciudad donde murió el Señor, a saber, Jerusalén.
Dado que precisamente el glorificado Jesús era el ángel
fuerte del capítulo 10, se debe presumir que sea siempre él quien
le habla a Juan, encargándolo esta vez de medir el templo.
¿Qué tenía que medir exactamente y cuál es el significado
simbólico de esa medición?
La palabra aquí traducida templo, en griego es “naon” y
puede referirse al templo en general (ver por ejemplo el uso de
la misma palabra en Hechos 19:24) o a su parte más interna,
el Santuario. La TNM, a diferencia de la mayoría de otras tra-
ducciones bíblicas que solo reportan la palabra templo, agrega

Capítulo 11 159
11:1-2

la palabra santuario, de manera arbitraria y poniéndola entre


paréntesis, ya que la palabra no aparece en el texto griego ori-
ginal.
En el versículo 2, se habla además de un patio y esto pudie-
ra sugerir que se esté hablando del patio del templo. Esta inter-
pretación, sin embargo, contrasta con el hecho de que el patio
fuera dado a las naciones y que estas habrían hollado la ciudad
santa entera (no solo el área del patio del templo) durante 42
meses. A este respecto, cabe recordar que también la palabra
griega que se traduce patio podía tener un significado especifico
y limitado (el patio dentro del área del templo) y uno más am-
plio (cualquier espacio abierto delimitado por una pared).
En este contexto, parece más probable que Juan se refi-
riera al templo en general (al usar la palabra templo), y a todo
lo que se encontraba fuera del templo, es decir, al resto de la
ciudad delimitada por sus murallas (al usar la palabra patio).
¿Por qué medir el templo y los que allí adoraban? En tér-
minos generales, en las Escrituras, medir algo era sinónimo de
evaluar en vista de un juicio.

Lamentaciones 2:7.8:
“Jehová ha desechado su altar. Ha rechazado con desdén su san-
tuario. En la mano del enemigo ha entregado los muros de las
torres de habitación de ella. En la casa de Jehová ellos han dado
salida a [su] propia voz, como en día de fiesta. Jehová ha pensado
en arruinar el muro de la hija de Sión. Ha extendido el cordel de
medir. No ha retraído su mano de tragar. Y hace que antemural y
muro estén de duelo. Juntos han desaparecido.”

En estos versículos, referidos a la primera destrucción de


Jerusalén, se dice que tanto el templo como la ciudad dentro de
sus muros habrían sido medidos en vista de la destrucción (de
hecho, ambos estuvieron desolados durante 70 años). Se pueden
encontrar ejemplos análogos de mediciones simbólicas que indi-
can un juicio o una destrucción en Isaías 34:11, Amós 7:6-9 y 2
Reyes 21:12,13.
La medición también podía afectar a individuos, como se
indica en 2 Samuel 8:2:

“Y pasó a derribar a los moabitas y a medirlos con un cordel, ha-


ciendo que se acostaran sobre la tierra, para medir dos cordeles
para darles muerte, y un cordel completo para conservarlos vivos;

160 Revelación
11:1-2

y los moabitas llegaron a ser siervos de David para llevar tributo”.

La medición del templo y de los que allí adoraban, por lo


tanto, debe indicar el juicio inminente y la destrucción defini-
tiva del templo mismo y de su sistema religioso, ya que ambos
habrían desaparecido para siempre en 70 EC.
A diferencia del templo, la parte a su alrededor, es decir
la ciudad, habría sido hollada durante 42 meses o tres años y
medio. Jesús, de hecho, hizo una distinción similar cuando dijo
que del templo no permanecería piedra sobre piedra, mientras
de la ciudad de Jerusalén simplemente dijo que sería hollada.
¿Cuáles naciones habrían pisoteado la ciudad? Sería natural
pensar en los Romanos. Sin embargo, hay que recordar que la
palabra griega traducida naciones (ethnesin) además de estar
relacionada con los no judíos, también se usaba en relación con
los paganos o con aquellos que mostraban desprecio por la ado-
ración verdadera como indica Mateo 6:32.
Si bien los Romanos podían definirse, desde el punto de vis-
ta de un judío, como pueblos de las naciones, después del primer
intento fallido de Cestio Gallo en el 66 EC, no llegaron a entrar
a Jerusalén sino hasta mediados del año 70 EC cuando, después
de unos cinco meses de asedio, los soldados Romanos lograron
penetrar el último muro de defensa de la ciudad. ¿Quién man-
tuvo el control de Jerusalén durante el período de tres años y
medio que culminó con la entrada de los Romanos en el 70 EC?
La siguiente cita nos ayuda a entenderlo:

(La Guerra de los Judíos) Libro IV, Capítulo 4.


“Jesús, el más anciano de los sumos sacerdotes, después de Ana-
no, se situó en la torre que estaba enfrente de los enemigos y dijo:
«Entre los muchos y diversos desórdenes que dominan la ciudad
no hay nada que me asombre más de la Fortuna que el hecho de
que ésta colabore con la gente malvada incluso en las situacio-
nes desesperadas. Vosotros habéis venido para ayudar en contra
nuestra a unos hombres de una gran perversidad con un ardor
tan grande que no sería apropiado ni siquiera cuando la ciudad
os llamara para ir contra los bárbaros. Si yo viera que vuestro
ejército está formado por gente de la misma calaña que aquellos
que os han llamado aquí, no sería para mí ilógico vuestro ardor,
pues no hay nada que produzca tanta concordia entre los hombres
como la similitud de caracteres. Y si ahora alguien examinara a
estas personas una por una, se demostraría que cada uno se mere-

Capítulo 11 161
11:1-2

ce mil muertes. Son el desecho y la inmundicia de toda la ciudad,


que tras derrochar sus propios bienes y practicar su locura en las
aldeas y ciudades de los alrededores, han acabado por penetrar en
la Ciudad Santa furtivamente. Son bandidos que por su tremenda
impiedad han profanado incluso el suelo que no está permitido
pisar; ahora se los puede ver impunemente borrachos dentro de
los lugares sagrados y con sus insaciables estómagos llenos de los
despojos de la gente asesinada por ellos. Es posible que cuando vo-
sotros entréis en la ciudad, no por el derecho de la guerra, veáis las
pruebas de lo que estoy diciendo: casas devastadas por los saqueos
de aquella gente, mujeres y familiares de los muertos vestidos de
luto llantos y gemidos por toda la ciudad, pues no hay nadie que
no haya sido objeto de los ataques de estos impíos. Han llegado a
tal extremo de locura que no solo han traído su audaz bandoleris-
mo desde el campo y desde las ciudades de alrededor hasta la cara
y la cabeza de toda la nación, sino que también lo han hecho desde
esta ciudad hasta el Templo. Este lugar es su base de operaciones,
su refugio y el arsenal donde se preparan las armas que utilizan
contra nosotros. Este Templo, venerado por todo el mundo habita-
do y honrado, por su fama, por los extranjeros de los confines de la
tierra, es ahora pisoteado por bestias nacidas entre nosotros. Des-
esperados tratan imprudentemente de enfrentar a pueblos contra
pueblos y ciudades contra ciudades y de meter en la guerra a la
nación contra sus propias entrañas”.

Después de la victoria sobre los Romanos del 66 EC, los


rebeldes tomaron el control de la ciudad y lograron controlar
también el área del templo.
Todos los líderes de la revuelta eran galileos o de la De-
cápolis, es decir no eran judíos de Jerusalén o de sus alrededo-
res, sino que eran considerados personas de las naciones (Mateo
4:15). Los zelotes y sus seguidores Galileos trajeron a Jerusalén
a unos 20.000 soldados Idumeos o Edomitas que, como Josefo
atestigua, literalmente hollaron y hasta incendiaron la ciudad,
sin respetar ni siquiera el área del templo. Todo esto, hasta que
entraran los Romanos y terminaron de hollar definitivamente
a la ciudad.
Como se informa en la siguiente cita, Jerusalén no fue com-
pletamente destruida, sino que continuó siendo controlada por
los soldados Romanos hasta el final de la guerra. Posteriormen-
te se reinició su reconstrucción sin embargo en el estilo romano.
Del libro 70 d.C. La conquista de Jerusalén, por Giovanni

162 Revelación
11:3-4

Brizzi, capítulo 24.

“Habiendo decidido confiar Judea al control de una impor-


tante guarnición, la legio X Fretensis, que junto con algunas
unidades auxiliares colocaron sus cuarteles en el sitio donde
había surgido Jerusalén, Tito tuvo que transformarla en una
provincia imperial de rango pretorio, gobernada por un lega-
tus Augusti pro praetore”.

3-4 Y haré que mis dos testigos profeticen mil doscientos


sesenta días vestidos de saco”. Estos son [simbolizados por]
los dos olivos y los dos candelabros, y están de pie delante
del Señor de la tierra.

Ha llegado ahora el momento de hablar de la misteriosa


figura de los dos testigos. La WTS, en el libro Apocalipsis (re),
los identificaba como aquellos cristianos ungidos que vivían en
1914 y que predicaban el mensaje de juicio contra la cristian-
dad. Los tres años y medio pasados a predicar vestidos de sacos
corresponderían al período entre 1914 y 1918. Los dos testigos
habrían sido asesinados simbólicamente el 7 de mayo de 1918,
cuando los líderes de la WTS fueron arrestados. Luego perma-
necerían simbólicamente sin entierro, cuando se les negó la po-
sibilidad de ser liberados bajo fianza. Finalmente, fueron resu-
citados simbólicamente después de tres días y medio, cuando
fueron liberados de la prisión en marzo de 1919.
Hay muchos elementos que no cuadran en esta atrevida
interpretación. Para comenzar, la obra de los ungidos, según la
WTS, se parecería a la de Elías y Moisés, tal como se menciona
en Revelación en referencia a los dos testigos.
Sin embargo, es evidente, incluso si solo consultamos Wi-
kipedia1, que el mensaje de juicio que se predicó de 1914 a 1918
consistió en anunciar, mediante declaraciones verbales y escri-
tas, que todas las religiones falsas serían destruidas en 1918.
El paralelo con Elías y Moisés es por lo tanto inadmisi-
ble; sería como si esos antiguos profetas, en sus días, hubieran
anunciado fuego del cielo y plagas sobre la tierra, y después de
cien años todavía estuvieran allí esperando que las señales se

1. https://en.m.wikipedia.org/wiki/Persecution_of_Jehovah%27s_Witnesses_in_
the_United_States

Capítulo 11 163
11:3-4

hicieran realidad.
Incluso los tiempos no cuadran. Si los tres días y medio
sin sepultura tenían que representar un corto período de inac-
tividad en contraste con los tres años y medio de predicación,
contrariamente los diez meses en prisión representan un pe-
ríodo muy largo (en proporción a tres años y medio, diez meses
representan una porción de aproximadamente el 24%, tres días
y medio constituyen solo el 0.27%).
También hay que recordar que, a causa del hecho de que
la falsa religión no fue destruida en 1918, el mensaje de juicio
contra la cristiandad continuó siendo proclamado, mientras que
Revelación 11:7 indica claramente que el trabajo de los dos tes-
tigos sería breve y concluyente.
El entendimiento al que se hace referencia en la página 165
del libro Apocalipsis (re) también carece de fundamento bíblico.
Según la WTS, los dos testigos en tiempos modernos habrían
imitado el trabajo de construcción literal llevado a cabo por el
sumo sacerdote Josué y el gobernador Zorobabel al expandir los
edificios y las imprentas (ver foto 11.1 del libro “re” donde se
retratan los edificios de Brooklyn, todos vendidos recientemente
por un total de más de 2.000 millones de dólares).
Muchos, a diferencia de la WTS, asumen un cumplimiento
aún futuro y esperan la aparición de dos testigos acompaña-
da de signos y portentos milagrosos. Incluso en este caso, sin
embargo, nos enfrentaríamos con serios problemas de interpre-
tación. Para respetar el simbolismo, el mensaje de juicio debe-
ría referirse a una moderna ciudad santa, la cual debería ser
hollada durante 42 meses y en la cual los cadáveres de los dos
testigos se quedarían expuestos sin sepultura, produciéndose al
final una resurrección milagrosa.
En realidad, en armonía con el contexto de Revelación, este
capítulo también debe verse en el contexto de los eventos que
tuvieron lugar durante el período anterior a la destrucción de
Jerusalén en 70 EC.
Esta interpretación quite quizás a la figura de los dos testi-
gos gran parte del halo de misterio que los ha envuelto durante
tanto tiempo, pero nuestra principal preocupación debería ser
la de encontrar una explicación que resulte la más cercana po-
sible al texto, a las referencias bíblicas y al desarrollo de los
hechos en la medida en que los conocemos.
En los dos primeros versículos, a Juan se le mostró el des-
tino que le ocurriría al templo y a la ciudad de Jerusalén. Ya

164 Revelación
11:3-4

que el versículo 3 habla de profetizar, parece implícito que el


testimonio ocurriera en un período que precede a tales eventos.
Para condenar a alguien, sabemos que según la Ley se ne-
cesitaban al menos dos testigos. Por lo tanto, es apropiado que
dos testigos sean citados para referirse a un importante juicio,
en este caso el juicio en contra de Jerusalén.
Algunos elementos descriptivos son esenciales para identi-
ficar a los dos testigos. Se comparan con los dos olivos y dos can-
delabros que están delante del Señor de la tierra. La relación
(dos testigos - dos olivos - dos candelabros) es muy estrecha; la
palabra “simbolizados”, de hecho, se añade en la TNM. En grie-
go, el texto dice literalmente: “Los dos testigos son los dos olivos
y son los dos candelabros”.
El lenguaje simbólico nos remite al capítulo 4 de Zaca-
rías, donde, en una visión similar, el profeta vio dos olivos y
un candelabro. En la explicación que se le dio más tarde, los
dos olivos fueron identificados con el sumo sacerdote Josué y el
gobernador Zorobabel, personajes que habrían supervisado el
restablecimiento de la adoración verdadera después del exilio
en Babilonia.
Ya con la muerte de Jesús, el centro de la adoración pura
no estaría representado por el templo de Jerusalén, sino por las
diversas congregaciones cristianas cuyos miembros, en general,
formaban parte de un simbólico templo espiritual. (Juan 4:21)
Esta podría ser la razón por la cual, en el capítulo 1 de Re-
velación, las siete congregaciones están representadas por siete
candelabros y no por uno, como en el caso de la Menora dentro
del templo.
Respetando la misma lógica interna de Revelación, los dos
candelabros, que tienen relación con los dos testigos, deben re-
presentar dos congregaciones o, en este caso, dos grupos de cris-
tianos. En Romanos 11:17, Pablo también se refiere a dos gru-
pos de cristianos, comparándolos con dos olivos, uno cultivado
y otro silvestre, los ramos del cual serían luego injertados en el
olivo cultivado.
A Juan se le dice que los dos testigos “están”, con el verbo
en el presente, para indicar que ya existían en ese tiempo pero
que habrían comenzado, en cierto momento, su testimonio final
en relación a Jerusalén (por una duración de 1.260 días).
El grupo de cristianos judíos y el de los cristianos gentiles
de la época de Juan serían, por lo tanto, una representación
bíblica apropiada de los dos olivos y los dos candelabros. Es-

Capítulo 11 165
11:3-4

tos podrían bien representar, colectivamente, el papel de sumo


sacerdote y el de gobernador correspondientes a los antiguos
personajes de Josué y Zorobabel, llevando a cabo la tarea de su-
pervisar el restablecimiento de la adoración pura. Esto no sería
por medio de una obra de construcción literal sino, en senti-
do figurado, de una reconstrucción con relación a la entrada en
función del nuevo templo espiritual.
Dentro de estos dos grupos se habría destacado el papel
de los apóstoles, quienes habrían proporcionado gran parte del
aceite espiritual necesario para hacer brillar los candelabros.
De hecho, la obra de ellos fue repartida en prestar atención tan-
to a los judíos como a los gentiles. (Gálatas 2:9)
Además, como era Jesús el que estaba hablando en Revela-
ción 11, deberíamos referirnos a los dos testigos como a los tes-
tigos de Jesús. De hecho, fue Jesús quien les dijo a los apóstoles
las palabras registradas en Hechos 1:8:

“Serán testigos de mí tanto en Jerusalén como en toda Judea, y en


Samaria, y hasta la parte más distante de la tierra”.

Podemos encontrar otro versículo que apoya este concepto


en Revelación 17:6:

“Y vi que la mujer estaba borracha con la sangre de los santos y


con la sangre de los testigos de Jesús. Pues, al alcanzar yo a verla,
me admiré con gran admiración”.2

La obra profética de estos dos testigos, específicamente re-


lacionada con la destrucción de Jerusalén, duraría 1.260 días,
un tiempo equivalente, pero distinto, así como expresado tam-
bién de manera distinta, en comparación con los 42 meses men-
cionados anteriormente referidos al tiempo durante el cual la
ciudad sería hollada.
Predicarían por lo tanto vestidos de saco un mensaje de
juicio durante los tres años y medio que precederían a la guerra
con los Romanos.
Vestirse de saco de hecho era una bien conocida expresión
de duelo, como se indica en Lamentaciones 2:10:

2. Véase también Lucas 24:48, Hechos 5:32, 10:41, 13:31

166 Revelación
11:3-4

“Los ancianos de la hija de Sión se sientan en la tierra, [donde]


guardan silencio. Han hecho subir polvo sobre su cabeza. Se han
ceñido de saco. Las vírgenes de Jerusalén han bajado la cabeza
hasta la mismísima tierra.”

Cuando Jesús hizo que le entregar el rollo de Isaías en la


sinagoga de Nazaret, abriéndolo al capítulo 61, leyó los dos pri-
meros versículos, enfatizando que había venido a proclamar el
año de buena voluntad de parte de Jehová. No mencionó, sin
embargo, la parte final del versículo 2, la cual agregaba: “y el
día de la venganza de parte de nuestro Dios”.
Los dos testigos simbólicos tendrían la tarea de proclamar
el contenido de esa parte final del versículo, correspondiente al
sabor amargo del rollo que se le dio de comer a Juan.
Uno podría preguntarse: ¿por qué no tenemos un registro
bíblico de este testimonio final, sino solo una mención profética
o simbólica?
Si consideramos a todos los escritos de Juan como redac-
tados en un período anterior a la destrucción de Jerusalén, los
últimos libros inspirados resultarían ser las cartas de Pablo que
llegan hasta el año 64 EC. Por otro lado, después del 70 EC,
comienzan décadas de vacío total, lo cual solo puede explicar-
se admitiendo el hecho de que la resurrección de los cristianos,
como grupo, realmente ya había ocurrido.
Josefo indica que, antes del 70 EC, en Jerusalén fue ase-
sinado Santiago el medio hermano de Jesús, definido como “co-
lumna de la congregación” junto con Pedro y Juan (Gálatas 2:9).
Del mismo apóstol Pedro, no hay evidencia cierta en cuanto al
momento exacto ni la forma en que murió, pero como se le había
asignado la obra de predicar a los judíos y tendría que morir
como mártir según las palabras de Jesús, no se puede excluir
que él también muriera en Jerusalén por el testimonio dado du-
rante el período que precedió a la guerra con los Romanos.
Josefo, que no era cristiano y a quien no le interesaba ha-
blar específicamente de los cristianos, narra lo siguiente:

(La Guerra de los Judíos) Libro VI, Capítulo 5.


“Pero más terrible aún que esto fue lo siguiente: un tal Jesús, hijo
de Ananías, un campesino de clase humilde, cuatro años antes
de la guerra cuando la ciudad se hallaba en una paz y prospe-
ridad importante, vino a la fiesta, en la que todos acostumbran
a levantar tiendas en honor de Dios y de pronto se puso a gritar

Capítulo 11 167
11:3-4

en el Templo: “Voz de Oriente, voz de Occidente, voz de los cuatro


vientos, voz que va contra Jerusalén y contra el Templo, voz contra
los recién casados y contra las recién casadas, voz contra todo el
pueblo. Iba por todas las calles vociferando estas palabras de día
y de noche. Algunos ciudadanos notables se irritaron ante estos
malos augurios, apresaron a Jesús y le dieron en castigo muchos
golpes. Pero él, sin decir nada en su propio favor y sin hacer nin-
guna petición en privado a los que le atormentaban, seguía dando
los mismos gritos que antes. Las autoridades judías, al pensar
que la actuación de este hombre tenía un origen sobrenatural, lo
que realmente así era, lo condujeron ante el gobernador romano.
Allí, despellejado a latigazos hasta los huesos, no hizo ninguna
súplica ni lloró, sino que a cada golpe respondía con la voz más
luctuosa que podía: “¡Ay de ti Jerusalén!”.

Si se tratara o menos de un cristiano no lo sabemos, pero


podemos imaginar que las advertencias de los apóstoles y de los
cristianos en general sobre la inminente destrucción de Jerusa-
lén solo podrían hacerse más apremiantes al acercarse el día del
juicio. (2 Tesalonicenses 1:8-10, 2 Pedro 3:10-12, Santiago 5:1-3)
Los cristianos que vivían fuera de Palestina también pre-
dicaron el fin del sistema de cosas judío y, como lo muestra la
siguiente cita, ese trabajo de predicación fue probablemente la
excusa perfecta para la persecución de Nerón después del incen-
dio de la ciudad de Roma del 64 EC:

70 d.C. La conquista de Jerusalén por Giovanni Brizzi, Capítulo


I, apéndice.
“Sobre la base de lo que dice Tácito, de hecho, es habitual volver a
conectar el episodio de la persecución contra los cristianos al gran
incendio de Roma en 64 EC. Aunque no es posible establecer con
certeza cuándo y por qué Nerón decidió actuar contra ellos (otros
autores se limitan a recordar la medida como una medida de or-
den público), tal vez fue precisamente en esta circunstancia que
los seguidores del culto fueron distinguidos por primera vez de los
Judíos. La hipótesis parece plausible de que, a llamar la atención
del poder romano, que hasta entonces había sido muy débil y dis-
traída, fue el intenso proselitismo iniciado durante el incendio en
Roma, una catástrofe que, tomada por ellos como preludio del fin
de los tiempos, los llevó a descubrirse y a participar en un apasio-
nado trabajo de conversión”.

168 Revelación
11:5-6

5-6 Y si alguien quiere hacerles daño, de la boca de ellos


sale fuego y devora a sus enemigos; y si alguien quisiera ha-
cerles daño, tiene que ser muerto de esta manera. Estos tie-
nen la autoridad para cerrar el cielo de modo que no caiga
lluvia durante los días de su profetizar, y tienen autoridad
sobre las aguas para tornarlas en sangre, y para herir la
tierra con toda clase de plaga cuantas veces deseen.

¿Concuerda la descripción de los dos testigos con la con-


dición de los cristianos antes de la destrucción de Jerusalén,
especialmente con la de los apóstoles?
Aparte del poder de impedir que la lluvia cayera, que solo
se habría producido durante el tiempo de su profetizar vestidos
de saco, parece que las otras características distintivas de la
obra de los dos testigos no fueran limitadas a ese período sola-
mente.
Aunque muchos detalles sean simbólicos y sirvan para in-
dicar que los dos testigos realizarían una obra similar a la de
Moisés y Elías al proclamar los juicios de Jehová, hay muchas
correspondencias reales.
Por ejemplo, a los apóstoles Jesús les dijo en Lucas 10:19:

“¡Miren! Yo les he dado la autoridad para hollar bajo los pies ser-
pientes y escorpiones, y sobre todo el poder del enemigo, y nada les
hará ningún daño.”

En cuanto al fuego que sale de la boca, Jeremías 5:14 dice:

“Por lo tanto, esto es lo que ha dicho Jehová, el Dios de los ejércitos:


“Por la razón de que ustedes están diciendo esta cosa, mira que voy
a hacer que mis palabras en tu boca sean un fuego, y este pueblo
será pedazos de leña, y ciertamente los devorará”.

Es indudable que, especialmente en el caso de los apóstoles,


el espíritu les permitía realizar obras prodigiosas, incluso hasta
a través de las simples palabras pronunciadas por su boca. Un
ejemplo de esto resulta evidente del relato de Hechos 5:9-11:

“Entonces le [dijo] Pedro: “¿Por qué convinieron entre ustedes [dos]


en poner a prueba el espíritu de Jehová? ¡Mira! Los pies de los
que enterraron a tu esposo están a la puerta, y te sacarán a ti”. Al
instante ella cayó a los pies de él y expiró. Cuando los jóvenes en-

Capítulo 11 169
11:5-6

traron, la hallaron muerta, y la sacaron y la enterraron al lado de


su esposo. Por consiguiente, gran temor vino sobre toda la congre-
gación y sobre todos los que oyeron de estas cosas.” (Vea también
Hechos 13:9-11)

También el hecho de poder golpear la tierra indicaba sim-


bólicamente la autoridad o el poder que los dos testigos tendrían
frente a los enemigos, como indican las palabras análogas re-
portadas en Isaías 11:4:

“Y con justicia tiene que juzgar a los de condición humilde, y con


rectitud tiene que administrar censura a favor de los mansos de la
tierra. Y tiene que golpear la tierra con la vara de su boca; y con el
espíritu de sus labios dará muerte al inicuo.”

¿Qué decir del poder para provocar la ausencia de lluvia


durante los 1.260 días de su profetizar vestidos de saco? En uno
de sus discursos dirigidos a los judíos sitiados en Jerusalén, Jo-
sefo indica que en esos años se había producido una sequía tal
que el agua se vendía por ánforas dentro de la ciudad, como lo
muestra la referencia a continuación:

(La Guerra de los Judíos) Libro V, Capítulo 9.


“Sin embargo, Pompeyo el Grande y Sosio, además de no sufrir
ningún daño, se han apoderado a la fuerza de la ciudad, y Ves-
pasiano se ha convertido en emperador a raíz de esta guerra. Por
su parte, las fuentes que antes estaban secas para nosotros, ahora
son muy abundantes para Tito. Sabéis que antes de que él llegara,
Siloé y todas las fuentes que hay delante de la ciudad estaban
agostadas, de modo que había que comprar agua por ánforas. En
cambio, ahora brota tanta cantidad para vuestros enemigos que
no solo es suficiente para ellos y para sus animales, sino también
para sus huertos. Se sabe que este prodigio ha sucedido también
antes en la toma de la ciudad, cuando el mencionado babilonio
vino contra nuestra tierra, se apoderó de Jerusalén e incendió el
Templo. Aunque, creo, que ninguna de las impiedades de entonces
fue tan grande como las que vosotros habéis cometido ahora. Por
ello, me parece que Dios ha huido del santuario y se ha puesto de
parte de los que en este momento combatís”.

7-8 Y cuando hayan terminado de dar su testimonio, la


bestia salvaje que asciende del abismo hará guerra contra

170 Revelación
11:7-10

ellos y los vencerá y los matará. Y sus cadáveres estarán en


el camino ancho de la gran ciudad que en sentido espiri-
tual se llama Sodoma y Egipto, donde también el Señor de
ellos fue fijado en el madero.

En estos dos versículos, hablando de cómo acabarían los


dos testigos una vez que finalizaran su misión, es posible que
se quiera indicar tanto al ejecutor material como al instigador
intelectual responsable de su asesinato.
A pesar de que la persecución y el asesinato de los cris-
tianos en el período anterior al 70 EC fueran llevados a cabo
principalmente por los Romanos, tanto dentro como fuera de
Jerusalén, el hecho de que los cadáveres estuvieran expuestos
en la gran ciudad donde también había muerto el Señor, indica
que Jerusalén y sus autoridades religiosas serían considerados
los verdaderos instigadores y principales responsables de esas
muertes (Mateo 23:37).
Este fue el caso de Pablo y otros después de él que fueron
asesinados por los Romanos, debido sin embargo al odio de los
Judíos.

9-10 Y los de los pueblos y tribus y lenguas y naciones mira-


rán sus cadáveres por tres días y medio, y no permiten que
sus cadáveres sean puestos en una tumba. Y los que moran
en la tierra se regocijan sobre ellos y gozan, y se enviarán
regalos los unos a los otros, porque estos dos profetas ator-
mentaron a los que moran en la tierra.

Los enemigos se alegrarían por la muerte de los dos tes-


tigos como Jesús dijo que sucedería también en ocasión de su
propia muerte, en Juan 16:20:

Muy verdaderamente les digo: “Ustedes llorarán y plañirán, pero


el mundo se regocijará”.

La expresión “se enviarán regalos” hace referencia a


una manifestación de alegría para celebrar algún tipo de
buena noticia. (Ester 9:22, Nehemías 8:12)
Antes de Nerón, el emperador Claudio había tenido que
expulsar a todos los judíos de Roma debido a los disturbios
que estos provocaban en consecuencia de la obra realiza-
da por los cristianos. Cuando Nerón decretó la persecución

Capítulo 11 171
11:11-12

de los cristianos, los cuales fueron hasta oficialmente de-


clarados “odiadores de la raza humana”, podemos imaginar
la alegría que esto debe haber despertado entre los judíos,
dentro y fuera de Jerusalén.
Muchos de los cristianos perseguidos murieron como
mártires, sin derecho a un entierro digno, quemados como
antorchas humanas, despedazados por bestias salvajes o
colgados y dejados como espectáculos públicos para que to-
dos pudieran verlos y alegrarse por su muerte.

11-12 Y después de los tres días y medio, espíritu de vida


procedente de Dios entró en ellos, y se pusieron de pie, y
gran temor cayó sobre los que los contemplaban. Y oyeron
una voz fuerte procedente del cielo decirles: “Suban acá”.
Y subieron al cielo en la nube, y sus enemigos los contem-
plaron.

Aquellos mártires que participaron en la campaña final


de advertencia sobre la inminente destrucción de Jerusalén no
tuvieron que esperar mucho tiempo durmiendo en la muerte.
Como ya habíamos visto en Revelación 6:11, después de poco
tiempo (o simbólicos tres días y medio3), esos cristianos habrían
recibido el premio de la primera resurrección.

(La Guerra de los Judíos) Libro VI, Capítulo 5.


“Antes de la puesta de sol se vieron por los aires de todo el país ca-
rros y escuadrones de soldados armados que corrían por las nubes
y rodeaban las ciudades. Además, en la fiesta llamada de Pente-
costés los sacerdotes entraron por la noche en el Templo interior,
como tienen por costumbre para celebrar el culto, y dijeron haber
sentido en primer lugar una sacudida y un ruido, y luego la voz de
una muchedumbre que decía: “Marchémonos de aquí”.

Algunos podrían catalogar la crónica de este evento como


una mera superstición popular, pero cabe destacar que el histo-
riador romano Tácito relata algo increíblemente similar en su
obra “Historiae”, libro 5, v. 13.
Algunos detalles de esta narración la hacen extremada-

3. más o menos el tiempo máximo permitido antes de que un cadáver llegue al


estado de descomposición como se indica, por ejemplo, en Juan 11:39

172 Revelación
11:11-12

mente interesante. Josefo, quien era de descendencia sacer-


dotal, atribuye la declaración a los sacerdotes del templo, los
cuales eran muy conscientes de la gravedad, bajo la Ley, de pro-
ducir cualquier falso testimonio. El incidente habría ocurrido el
día de Pentecostés, el mismo día en que el espíritu santo había
descendido en 33 EC y el día en que se ofrecían los primeros fru-
tos que representan también los primeros frutos en el sentido
espiritual (es decir los cristianos que recibirían la primera re-
surrección; ver Santiago 1:18). Las voces se escucharon dentro
del templo, considerado simbólicamente el lugar de conjunción
entre la tierra y el cielo con la cortina en el medio como separa-
ción. Sin embargo, la cortina había sido cortada anteriormente
y quedaba abierta desde el momento de la muerte de Jesús.
Sea que Juan en Revelación se refiriera a este episodio, al
mencionar la voz que se escuchó desde el cielo y la consiguiente
resurrección de los dos testigos simbólicos al cielo, o bien a algo
semejante, esta descripción, de todas formas, se puede fácilmen-
te poner en relación a la primera resurrección que, en armonía
con lo prometido, ocurriría durante ese período de tiempo.

Capítulo 11 173
11:13-14

Revelación 11:13-19

13-14 Y en aquella hora ocurrió un gran terremoto, y la


décima parte de la ciudad cayó; y siete mil personas fueron
muertas por el terremoto, y los demás se atemorizaron y
dieron gloria al Dios del cielo. El segundo ay ha pasado.
¡Miren! El tercer ay viene pronto.

Juan continúa escribiendo en relación a eventos que ten-


drían lugar en concomitancia con la resurrección de los dos tes-
tigos. La expresión traducida “en aquella hora” no necesaria-
mente se refiere a una hora literal de sesenta minutos, sino a
un período de tiempo establecido. (Véase, por ejemplo, el uso de
la misma palabra griega en 2 Corintios 7:8 y Revelación 3:10)
Se dice que una décima parte de la ciudad, refiriéndose a la
ciudad de Jerusalén, caería a causa de un gran terremoto y que
se contarían 7.000 muertos.
La palabra griega para terremoto puede tener diferentes
significados. Además de movimiento telúrico, también se puede
referir a una tormenta y, en sentido figurado, a un gran caos o
agitación.
La TNM traduce “siete mil personas fueron muertas por el
terremoto” como si el terremoto fuera la causa directa de las
muertes. En realidad, otras versiones del la Biblia traducen:
“fueron asesinados en el terremoto” o “durante el terremoto”.

OSO
“Y en aquella hora fue hecho gran temblor de tierra: y la décima
parte de la ciudad cayó, y fueron muertos en el temblor de tierra
los nombres de siete mil hombres: y los demás fueron espantados,
y dieron gloria al Dios del cielo”.

Tomando en cuenta estas posibles variaciones en la traduc-


ción, tratemos de entender a qué eventos proféticos Juan podía
referirse.
Josefo indica en su libro las medidas aproximadas del área

174 Revelación
11:13-14

de la ciudad en aquel tiempo:

(La Guerra de los Judíos) Libro V, Capítulo 4


“El perímetro total de la ciudad llegaba a treinta y tres estadios”.

Tanto la ciudad como el área del templo tenían una for-


ma más o menos rectangular y esta última, que era bastante
grande, ocupaba aproximadamente una décima parte de toda la
superficie de la ciudad.

El historiador también informa sobre un episodio funda-


mental en el desarrollo de los acontecimientos que llevaron a la
destrucción de Jerusalén: el asesinato del sumo sacerdote y la
caída del templo en manos de los grupos de rebeldes.

(La Guerra de los Judíos) Libro IV, Capítulo 5


“No me equivocaría si dijera que la muerte de Anano fue el comien-
zo de la toma de la ciudad y que desde aquel día fue derribada la
muralla y aniquilado el estado judío, cuando vieron que se dego-
llaba en medio de la ciudad al sumo sacerdote que luchaba a la
cabeza por su propia salvación”.

Josefo informa en el mismo capítulo de su libro, de una


tormenta inusual y de un terremoto que ocurrieron unas horas
después:

“Por la noche estalló una inmensa tormenta, con fuertes vientos,


lluvias torrenciales, continuos relámpagos, violentos truenos y con
unos terribles temblores de tierra. El hado hizo que al avanzar la
noche y al arreciar la tormenta se durmieran los centinelas que
estaban en el pórtico, y que los zelotes tuvieran la idea de coger las
sierras sagradas y cortar los barrotes de las puertas. El silbido
del viento y el continuo resonar de los truenos colaboró también
a que no se oyera su ruido. Salieron del Templo sin que nadie se
diera cuenta, llegaron junto a la muralla y con las mismas sierras
abrieron la puerta que daba a los idumeos. Los zelotes daban su
grito de guerra al unísono de los idumeos y la tormenta hizo que
el clamor de todos fuera más terrible. Los idumeos no perdona-
ron a nadie, dada su natural crueldad para matar, y, maltratados
por la tormenta, descargaron su furia contra los que les habían
cerrado las puertas. Hacían lo mismo con los que les suplicaban
que con los que se defendían, y con sus espadas degollaban a mu-

Capítulo 11 175
11:13-15

chas personas que les recordaban su parentesco y que les pedían


que respetaran el Templo común. No había ningún lugar por don-
de huir ni ninguna esperanza de salvación. Eran despedazados,
amontonados unos sobre otros. La mayoría, como no tenía sitio
para escaparse y los asesinos estaban ya encima de ellos, se vio
obligada por la falta de perspectivas a arrojarse a la ciudad desde
arriba. De esta forma, en mi opinión, sufrieron voluntariamente
una muerte más terrible que aquella de la que huían. Toda la
zona exterior del Templo se llenó de sangre y el día siguiente se
encontró allí con ocho mil quinientos muertos.”

Encontramos, por lo tanto, en estos relatos históricos los


detalles del asesinato del sumo sacerdote y la consiguiente caí-
da del área del templo (que correspondía a aproximadamente
una décima parte de la superficie total de la ciudad), una gran
tormenta acompañada por un terremoto y miles de personas
muertas durante la noche siguiente.
Aunque generalmente se considere un historiador confia-
ble, a Josefo a veces se le critica por exagerar con respecto a
algunas cifras. Por lo tanto, es posible que los 8.500 muertos
registrados por él fueran en realidad los 7.000 profetizados en
Revelación.
El segundo de los ayes, conectado al sexto toque de trom-
peta, ha pasado. Con el primer toque habíamos visto a las lan-
gostas preparadas para atormentar. Con el segundo, el acerca-
miento de la caballería y el testimonio final de los dos testigos.
Solo falta el acto final: el último de los ayes, correspondiente
al último toque de trompeta incluido en la apertura del último
sello. Este ay dará luz verde para el derramamiento de los siete
tazones de la ira de Dios.

15 Y el séptimo ángel tocó su trompeta. Y en el cielo ocurrie-


ron voces fuertes, que decían: “El reino del mundo sí llegó
a ser el reino de nuestro Señor y de su Cristo, y él reinará
para siempre jamás”.

Aunque Jesús había sido ungido como rey en el momento


de su bautismo y había obtenido toda autoridad ya después de
su muerte, en Revelación 6:2 se le representa con una corona
mientras sale cabalgando para completar su victoria (es decir
para afirmar así definitivamente su posición como rey, ejecutan-
do el juicio contra sus enemigos). Ya que con el séptimo toque

176 Revelación
11:16-18

de trompeta ese momento es inminente, el anuncio angelical es


más que apropiado.

16-17 Y los veinticuatro ancianos que estaban sentados


sobre sus tronos delante de Dios cayeron sobre sus rostros
y adoraron a Dios, y dijeron: “Te damos gracias, Jehová
Dios, el Todopoderoso, Aquel que eres y que eras, porque
has tomado tu gran poder y has empezado a reinar”.

Los veinticuatro ancianos, como miembros simbólicos de


la corte que ha participado al establecer la sentencia, rinden
homenaje a Dios porque el Reino de Cristo es, en realidad, una
expresión de la soberanía universal de Jehová.

18 – Pero las naciones se airaron, y vino tu propia ira, y


el tiempo señalado para que los muertos sean juzgados, y
para dar [su] galardón a tus esclavos los profetas y a los
santos y a los que temen tu nombre, a los pequeños y a los
grandes, y para causar la ruina de los que están arruinan-
do la tierra.

Aunque hemos estado acostumbrados a pensar en una apli-


cación futura de este versículo, al relacionarlo con la necesidad
de proteger el planeta desde un punto de vista ambiental, en
este caso también se trata de un versículo que se enmarca en el
contexto de la destrucción del 70 EC.
A seguir, una traducción alternativa del mismo pasaje bí-
blico, de acuerdo con la Biblia de Jerusalén:

“Las naciones se habían encolerizado; pero ha llegado tu cólera


y el tiempo de que los muertos sean juzgados, el tiempo de dar la
recompensa a tus siervos los profetas, a los santos y a los que temen
tu nombre, pequeños y grandes, y de destruir a los que destruyen
la tierra.”

¿En qué momento las naciones “se habían encolerizados” o


“se airaron” (tiempo pasado)?
La referencia bíblica correspondiente es la de Hechos
4:26,27:

“Los reyes de la tierra tomaron su posición y los gobernantes se re-


unieron en masa como uno solo contra Jehová y contra su ungido’.

Capítulo 11 177
11:18

De veras, pues, tanto Herodes como Poncio Pilato con [hombres de]
naciones y con pueblos de Israel realmente fueron reunidos en esta
ciudad contra tu santo siervo Jesús, a quien tú ungiste.”

La ira justificada de Dios, que ahora llega a cumplimiento,


es la respuesta a lo que la gente de las naciones, en primer lu-
gar la nación de Israel, previamente había hecho condenando a
muerte al Mesías. Dios ahora arruinaría a aquellos que arrui-
naban la tierra, es decir el territorio de Israel (griego gen, en el
sentido de territorio o país).
El verbo causar la ruina o arruinar se repite intencional-
mente en una especie de juego de palabras. De hecho, el verbo
tiene dos significados: uno de tipo literal, en el sentido de des-
trucción, y otro de tipo figurativo, en el sentido de corrupción
moral.
Dios destruiría literalmente a los que arruinaban el país a
través de su corrupción moral. (Véase este último significado del
término en 1 Timoteo 6:5, donde la misma palabra se traduce
corrompidos)
Ese también sería el momento apropiado para juzgar a los
muertos y recompensar a los santos.
El verbo juzgar no define en sí mismo el tipo de sentencia:
puede tratarse de una sentencia de condena o determinar, por el
contrario, la atribución de un premio, como en el caso de Hechos
16:15.
Por lo tanto, el significado debe ser establecido de acuerdo
con el contexto. En este caso, el objetivo declarado es el de re-
compensar a los fieles cristianos que ya habían muerto y al mis-
mo tiempo recompensar a los que temen el nombre de Dios, es
decir a los cristianos en vida en el 70 EC, a través de la primera
resurrección.
Este concepto concuerda perfectamente con el que expresó
Pablo en 1 Corintios 15:51,52:

“¡Miren! Les digo un secreto sagrado: No todos nos dormiremos


[en la muerte], pero todos seremos cambiados, en un momento,
en un abrir y cerrar de ojos, durante la última trompeta. Porque
sonará la trompeta, y los muertos serán levantados incorruptibles,
y nosotros seremos cambiados”.

Es absolutamente digno de mencionar que Pablo asocia la


primera resurrección con el toque de la última trompeta. En

178 Revelación
11:19

ninguna otra parte de las Escrituras, en griego o hebreo, se hace


una referencia o alusión similar, sino en Revelación. Esta parece
otra evidencia clara para respaldar la declaración expresada en
el fragmento Muratoriano, según la cual el apóstol Pablo, cuan-
do escribió sus cartas, ya tenía disponible el rollo de Revelación.
El hecho de que los muertos estén sujetos a un juicio indi-
ca que no todos los que formaron parte de las congregaciones
en el primer siglo o que se declaraban cristianos recibirían la
resurrección celestial. Esto también está en armonía con el con-
tenido de los mensajes de Jesús a las siete congregaciones, en
los cuales se repite que solo el que hubiera ganado o permane-
cido fiel hasta la muerte recibiría el premio de la resurrección
celestial.

19 Y fue abierto el [santuario del] templo de Dios que está


en el cielo, y se vio en [el santuario de] su templo el arca de
su pacto. Y ocurrieron relámpagos y voces y truenos y un
terremoto y un granizo grande.

El templo literal, una vez destruido, cerraría permanente-


mente las puertas en la tierra, como se indica en el versículo 1
de este mismo capítulo, y sería reemplazado por el templo es-
piritual que abriría sus puertas y entraría en plena actividad
con la resurrección de los cristianos ungidos destinados a servir
como sacerdotes y reyes en el cielo.
Una nueva arca del pacto se ve ahora presente en ese tem-
plo, lo que indica que los primeros beneficiarios del Nuevo Pacto
están a punto de hacer su ingreso para cumplir con sus deberes
sacerdotales.
Como la resurrección de los dos testigos ya se había men-
cionado en los anteriores versículos 11 y 12, uno podría pre-
guntarse por qué se hable nuevamente al final del capítulo en
cuanto al momento de la recompensa de ellos.
Cabe señalar que hasta el versículo 10 los verbos relaciona-
dos con los dos testigos están todos en tiempo futuro, mientras
que en los versículos 11 y 12 los verbos cambian la conjugación
y resultan al pasado, lo que indica una dislocación temporal ne-
cesaria para llegar hasta el final con la narración de los dos
testigos. En realidad, los cristianos resucitados se verán en el
cielo en su totalidad más adelante, al comienzo del capítulo 14.
Para agregar una consideración final sobre este capítulo,
en relación con Jerusalén y el hecho de que sería hollada, po-

Capítulo 11 179
11:19

dríamos decir que una datación de Revelación anterior al 70 EC


habría evitado caer en el error de considerar los tiempos seña-
lados de las naciones, mencionados por Jesús en Lucas 21:24,
como un período continuo del 607 a. E.C. al 1914 E.C. Para apo-
yar este concepto erróneo, la WTS tuvo que recurrir a un cálculo
de 2.520 años en base a los famosos siete tiempos del capítulo
4 de Daniel, tiempos que evidentemente se referían exclusiva-
mente a los siete años de locura del rey Nabucodonosor.
Añadir el término “señalados” a las palabras de Jesús en
la TNM ha contribuido a alimentar la confusión, sugiriendo
que pudiera haber detrás de esa palabra un cálculo particular,
mientras que en griego “kairòs” simplemente tiene el sentido de
un período de tiempo limitado.
Jesús, con razón, usó el verbo conjugado al futuro en Lu-
cas 21:24 diciendo “Jerusalén será hollada” porque ese tiempo
habría comenzado unas tres décadas más tarde, poco antes del
70 EC, y habría durado los 42 meses indicados en Revelación
11:2 donde, siendo el mismo Jesús que está hablando, usa una
expresión similar. Esto demuestra aún más que los tiempos de
las naciones, así como el periodo durante el cual Jerusalén sería
hollada, terminaron en 70 E.C. y no en 1914.

180 Revelación
Capítulo 11 181
ilustraciones y fotografías capitolo 11

Fotos e ilustraciones del capítulo 11

Foto 11.1 El título a pie de foto en la página 165 del libro Apocalipsis
(re) afirma: “La reedificación por Zorobabel y Josué indicó que en el día del Señor
lo que empezaría como cosas pequeñas sería seguido por un gran aumento entre
los testigos de Jehová. Instalaciones como las que se muestran arriba, ubicadas
en Brooklyn, Nueva York, han tenido que ser muy agrandadas para suplir lo
necesario”

182 Revelación
12:1-2

CAPÍTULO 12

Revelación 12:1-17

1-2 Y se vio en el cielo una gran señal, una mujer vestida


del sol, y la luna estaba debajo de sus pies, y sobre su ca-
beza había una corona de doce estrellas, y ella estaba en-
cinta. Y clama en sus dolores y en su agonía por dar a luz.

El capítulo 11 terminaba con la visión del templo espiritual


listo para entrar en actividad: el arca ha regresado a su lugar,
como símbolo del Nuevo Pacto, y los santos están a punto de
recibir la recompensa.
Todavía estamos en el marco temporal del toque de la sépti-
ma trompeta, la que anuncia el cumplimiento del secreto sagra-
do de Dios pero, al mismo tiempo, también el último de los tres
ayes que conducirán al derramamiento final de las siete plagas
(desde el capítulo 15 en adelante). Los capítulos 12 a 14 sirven
como un paréntesis narrativo para describir lo que sucedería a
la congregación cristiana de los primogénitos durante el período
crucial del fin del sistema judío.
Los capítulos describen el nacimiento de esa congregación,
la oposición que habría recibido hasta alcanzar su asunción vic-
toriosa en el cielo, así como es descrita en el capítulo 14.
Juan vio una gran señal en el cielo. Dado que desde el prin-
cipio se dijo que el contenido del rollo se presentaría en señales,
esto no es una sorpresa. Pero, el hecho de que por primera vez
se use el adjetivo “gran” en relación con una señal, debe indicar
que se trata de algo particularmente importante. Estamos en
la parte central del libro de Revelación y el contenido del capí-
tulo se refiere al nacimiento de la congregación cristiana con
la entrada en vigor del Nuevo Pacto, por lo tanto, un tema de
importancia absoluta.
La única otra vez en la que Revelación se refiere a una se-
ñal como grande, se encuentra en el capítulo 15 al versículo 1
donde se habla del derramamiento final de las plagas que de-

Capítulo 12 183
12:1-2

cretarán el cierre definitivo del viejo pacto. Esto confirma que


el tema principal del libro de Revelación es el pasaje del viejo
al Nuevo Pacto y del Israel natural al Israel espiritual; la rele-
vancia de este tema se hará aún más evidente en los capítulos
finales, con el contraste entre la gran ciudad llamada Babilonia
la Grande y la Nueva Jerusalén.
Lo que Juan ve, al comienzo de este capítulo 12, es una mu-
jer embarazada, con dolores de parto. Está adornada con lo más
brillantes que puede haber: vestida del sol, con la luna bajo sus
pies y una corona de doce estrellas sobre su cabeza.
Para interpretar la señal, en este caso también, es necesa-
rio referirse a las Escrituras hebreas. El mismo simbolismo se
encuentra, por ejemplo, en Isaías 66:7, 8:

“Antes que ella empezara a estar con dolores dio a luz. Antes que
pudieran llegarle los dolores de parto, hasta dio a luz un hijo va-
rón. ¿Quién ha oído cosa como esta? ¿Quién ha visto cosas como
estas? ¿Acaso una tierra será producida con dolores de parto en
un solo día? ¿O nacerá una nación de una vez? Porque Sión ha
entrado en dolores de parto y también ha dado a luz sus hijos.”

La mujer que tuvo dolores de parto es Sión, en este caso la


antigua Jerusalén. Simbólicamente, la antigua nación de Israel
en su conjunto, representaba a la esposa de Dios mientras que
el pacto de la Ley, en sentido figurado, era el equivalente de un
arreglo matrimonial.
El apóstol Pablo, en Gálatas 4:24-27, explica el gran cam-
bio que ocurrió con la entrada en vigor del Nuevo Pacto, de esta
manera:

“Estas cosas quedan como un drama simbólico; porque estas [mu-


jeres] significan dos pactos, el primero del monte Sinaí, que da a
luz hijos para esclavitud, y el cual es Agar. Ahora bien, esta Agar
significa Sinaí, una montaña de Arabia, y ella corresponde a la
Jerusalén de hoy, porque está en esclavitud con sus hijos. Pero
la Jerusalén de arriba es libre, y ella es nuestra madre. Porque
está escrito: “Alégrate, mujer estéril que no das a luz; prorrumpe y
clama en voz alta, mujer que no tienes dolores de parto; porque los
hijos de la desolada son más numerosos que [los] de la que tiene
el esposo”.

Dado que Pablo explica como las dos mujeres (Agar y Sara)

184 Revelación
12:1-2

representaban dos pactos, la mujer que primero genera al hijo


varón y luego otros hijos debe representar la disposición del
Nuevo Pacto sobre cuya base la Jerusalén celestial tomaría el
lugar de la Sión terrenal.
De hecho, este pacto ya había sido inaugurado por Jesús a
través de su muerte. Por esta razón, la mujer, en cuanto simbó-
lica, ya puede verse en el cielo a pesar de que Juan en la visión
la vea actuar sobre la tierra también. (Efesios 2:6)
La forma en que está adornada nos confirma, a través de
los paralelos bíblicos, su identidad y la correspondencia entre
quien fue la esposa de Jehová, bajo el antiguo pacto, y la Nueva
Jerusalén.

Isaías 60:19,20:
“Para ti el sol ya no resultará ser luz de día, y para resplandor la
luna misma ya no te dará luz. Y Jehová tiene que llegar a ser para
ti una luz de duración indefinida; y tu Dios, tu hermosura. Ya no
se pondrá tu sol, ni irá menguando tu luna; porque Jehová mismo
llegará a ser para ti una luz de duración indefinida, y los días de
tu duelo habrán quedado completos.”

Revelación 21:23:
“Y la ciudad no tiene necesidad de que el sol ni la luna resplan-
dezcan sobre ella, porque la gloria de Dios la alumbraba, y su
lámpara era el Cordero”.

Las doce estrellas, que representaban a las doce tribus de


Israel originadas por los hijos de Jacob, pasan a representar
a los doce apóstoles como piedras de fundamento de la Nueva
Jerusalén.

Génesis 37:9:
“Después, todavía tuvo otro sueño, y lo contó a sus hermanos y
dijo: “Miren que otra vez he tenido un sueño, y resulta que el sol y
la luna y once estrellas estaban inclinándose ante mí”.

Revelación 21:14:
“El muro de la ciudad también tenía doce piedras de fundamento,
y sobre ellas los doce nombres de los doce apóstoles del Cordero”.

Esta mujer simbólica tiene dolores de parto y está a punto


de dar a luz, pero alguien está interesado de manera maligna

Capítulo 12 185
12:3-5

en este nacimiento.

3-4 Y se vio otra señal en el cielo, y, ¡miren!, un dragón


grande de color de fuego, con siete cabezas y diez cuernos,
y sobre sus cabezas siete diademas; y su cola arrastra la
tercera parte de las estrellas del cielo, y las arrojó abajo a
la tierra. Y el dragón se quedó de pie delante de la mujer
que estaba a punto de dar a luz, para, cuando diera a luz,
devorar a su hijo.

La identidad del dragón visto por Juan será revelada cla-


ramente poco después, en el versículo 9. Esta descripción par-
ticular de Satanás el Diablo, sin embargo, no tiene una corres-
pondencia directa en las Escrituras hebreas. En cambio, se
relaciona con la bestia salvaje que se describe en el siguiente
capítulo, en el versículo 1: la bestia, de hecho, también tiene sie-
te cabezas, diez cuernos y varias diademas. No en vano se dice
que la bestia recibe su autoridad del dragón.
El dragón arrastra 1/3 de las estrellas del cielo con su cola.
En términos bíblicos, 1/3 es una cantidad significativa pero mi-
noritaria. Esta descripción bien representa el hecho de que el
Diablo logró arrastrar con él, en su rebelión, una gran cantidad
de ángeles simbolizados en este contexto por estrellas. (Job 38:7)
El hecho de que sean arrojados a la tierra es una simple
anticipación de lo que se describe más adelante en el versículo
9. El dragón permanece frente a la mujer porque quiere, si es
posible, destruir a la criatura que ella está a punto de dar a
luz. La rivalidad entre la serpiente y la mujer y sus respectivas
descendencias es uno de los temas bíblicos más importantes,
empezando desde la primera profecía de Génesis 3:15.

5 Y ella dio a luz un hijo, un varón, que ha de pastorear a


todas las naciones con vara de hierro. Y su hijo fue arreba-
tado hacia Dios y hacia su trono.

La mujer da a luz a un hijo varón. La referencia a la vara


o al cetro con que el hijo pastoreará a las naciones ha hecho
pensar a muchos que debe tratarse de Jesús, basándose en lo
que se profetizó sobre él en el Salmo 2:9 y en lo que se dice en
Revelación 19:15.
Dado que, como ya hemos visto, la mujer no representa a
María, la madre de Jesús, el hijo varón no puede representar a

186 Revelación
12:6

Cristo, aunque el simbolismo tenga que ver con el Mesías.


Según Revelación 2:26,27, Jesús no será el único que pas-
toreará a las naciones con una vara de hierro. El hijo varón, por
lo tanto, debe representar la disposición del Reino de Dios en su
conjunto, la cual ha venido a la existencia gracias a la entrada
en vigor del Nuevo Pacto.
Cuando Jesús fue ungido como Mesías y por lo tanto como
Rey del Reino, en el momento de su bautismo en agua, esta
disposición comenzó a tomar forma tanto que a partir de ese
entonces Jesús podía hablar del Reino como de algo ya existente
y a punto de volverse más real aún. (Mateo 4:17, Lucas 17:21)
El Diablo intentó en todas las maneras posibles de desca-
rrilar ese proyecto atacando inmediatamente a Jesús, después
de su bautismo, como si lo estuviera esperando al asecho, siendo
él la parte principal de la descendencia de la mujer. (Mateo 4:1)
Al final, el Diablo logró infligir a Jesús solo una leve herida
en el talón porque, aunque fue asesinado en la carne por sus
enemigos, resucitó en espíritu al tercer día. Con la asunción de
Jesús en el cielo, tanto la vida del rey como la disposición del
Reino fueron preservadas. El hijo simbólico había sido, por así
decirlo, arrebatado hacia Dios y su trono.

6 Y la mujer huyó al desierto, donde tiene un lugar pre-


parado por Dios, para que la alimentaran allí mil dos-
cientos sesenta días.

Una vez que el hijo varón ha sido asegurado, la mujer es


descrita mientras está en la tierra. De hecho, Juan la ve huir
en el desierto. Estamos hablando, a través del simbolismo de
la mujer, de los miembros de la congregación cristiana y de la
Nueva Jerusalén mientras aún están en la tierra, durante el
período que sigue a la resurrección de Jesús.
La tentación sería la de poner este versículo directamente
en relación con el versículo 14 de este mismo capítulo.
De hecho, hay algunas analogías: la mujer es obviamente
la misma, huye en ambos casos en el desierto donde tiene un
lugar preparado por Dios, y también el período durante el cual
se alimenta parece ser equivalente (tres años y medio). Sin em-
bargo, no se trata del mismo evento que se describe dos veces.
La primera razón es que la narración de lo que Juan ve parece
estrictamente secuencial.
Todas las diferentes escenas, incluidas las de los versícu-

Capítulo 12 187
12:6-9

los 6 y 7, son introducidas por la conjunción y, lo que normal-


mente indica un orden secuencial. Además, los versículos 6 y 14
muestran diferencias importantes. En el versículo 14 la mujer
es atacada después de que el dragón ha sido arrojado a la tierra,
mientras que durante el ataque descrito en el versículo 6 se en-
tiende que el dragón estaba todavía en el cielo.
En el versículo 14 se dice que a la mujer se le dieron alas
como las de una gran águila, un detalle que no se menciona en
el versículo 6; incluso el tiempo, aunque equivalente, se expresa
de dos maneras distintas. Todo esto sugiere que se deba tratar
de dos eventos diferentes.
Inmediatamente después de la muerte y resurrección de
Jesús, y después del descenso del Espíritu Santo en el día de
Pentecostés, comenzó una violenta persecución contra los cris-
tianos de Jerusalén por parte de los judíos y sus líderes religio-
sos. Desde el martirio de Esteban en adelante, esta persecución
llegó a ser tan fuerte a punto de amenazar la existencia misma
de la congregación cristiana que en ese momento estaba con-
centrada en Jerusalén. Hechos 8:1 nos muestra que todos los
cristianos tuvieron que huir, con la excepción de los apóstoles.
La huida al desierto era un símbolo apropiado de escape
de la persecución y nos recuerda, además del éxodo de Israel de
la tierra de Egipto a través del desierto, incidentes como los na-
rrados en 1 Reyes 17:3-6 y 19:4-8 en relación a Elías, el cual se
refugió de sus perseguidores en el desierto, siendo allí cuidado y
sustentado milagrosamente por Jehová.
Los cristianos que huyeron de Jerusalén después del 33 EC
ciertamente fueron alimentados y sustentados por Jehová du-
rante un tiempo en que muchos de ellos probablemente estaban
aislados del resto de la congregación. (Hechos 8:4)
Aunque el libro de los Hechos no nos permite establecer
una fecha exacta, entre el comienzo de la persecución y el regre-
so de Saulo a Jerusalén, después de su conversión, según He-
chos 9:26, el tiempo que transcurrió fue con toda probabilidad
un período de tres años y medio o 1.260 días.

7-9 Y estalló guerra en el cielo: Miguel y sus ángeles com-


batieron con el dragón, y el dragón y sus ángeles combatie-
ron, pero este no prevaleció, ni se halló ya lugar para ellos
en el cielo. De modo que hacia abajo fue arrojado el gran
dragón, la serpiente original, el que es llamado Diablo y
Satanás, que está extraviando a toda la tierra habitada;

188 Revelación
12:7-9

fue arrojado abajo a la tierra, y sus ángeles fueron arroja-


dos abajo con él.

En ese periodo, dice Juan, estalló la guerra en el cielo. He-


mos estado acostumbrados a poner la expulsión de Satanás del
cielo en relación con el año 1914 y el estallido de la Primera
Guerra Mundial. Sin embargo, como es evidente que el cálculo
para llegar a esa fecha no se basa en la correcta interpretación
de las Escrituras, por lógica, deberíamos revisar el tiempo en
que esta guerra estalló en el cielo también.
Según la WTS, la expulsión del Diablo del cielo habría sido
la consecuencia natural del establecimiento del Reino de Dios y
una operación necesaria para preparar y liberar el cielo antes
de la inminente primera resurrección.
Aunque este concepto parezca lógico, los tiempos indicados
no lo son. Si por un lado hay docenas de versículos bíblicos que
muestran que Jesús tenía autoridad y dominio ya en el 33 EC
en un sentido general (no solo sobre sus discípulos), no hay nin-
gún versículo que indique que Jesús tendría que esperar hasta
el año 1914 para convertirse en rey del Reino de Dios.
Además, si la primera resurrección tuvo lugar justo antes
del 70 EC y no después de 1914, la guerra contra Satanás y sus
demonios también debería ser colocada en la línea del tiempo de
manera acorde. Analicemos algunos pasajes bíblicos relevantes
acerca de este tema:

Lucas 10:18:
Ante aquello, él les dijo: “Contemplaba yo a Satanás ya caído
como un relámpago del cielo”.

Juan 12:31:
“Ahora se somete a juicio a este mundo; ahora el gobernante de este
mundo será echado fuera”.

Juan 14:30:
“Ya no hablaré mucho con ustedes, porque el gobernante del mun-
do viene. Y él no tiene dominio sobre mí”.

Juan 16:11:
“Luego respecto al juicio, porque el gobernante de este mundo ha
sido juzgado”.

Capítulo 12 189
12:11-12

En estos versículos, Jesús parece hablar de la derrota del


Diablo y de su expulsión del cielo como algo inminente y no como
un evento que tendría que ocurrir 1.900 años después.
Una vez que Jesús ascendió al cielo como rey, parece lógico
pensar que no habría más ningún lugar apto en el cielo para los
vencidos. (Hebreos 2:14) Ya desde ese entonces Satanás y los
demonios fueron expulsados del cielo, impidiéndoles de esa ma-
nera cualquier acceso al hijo varón con el propósito de hacerle
daño.

11 Y oí una voz fuerte en el cielo decir: “¡Ahora han acon-


tecido la salvación y el poder y el reino de nuestro Dios y la
autoridad de su Cristo, porque ha sido arrojado hacia aba-
jo el acusador de nuestros hermanos, que los acusa día y
noche delante de nuestro Dios! Y ellos lo vencieron debido a
la sangre del Cordero y debido a la palabra del testimonio
que dieron, y no amaron sus almas ni siquiera al arrostrar
la muerte.”

La expulsión del Diablo del cielo ciertamente representó


una importante victoria de Jesús como rey y como jinete del ca-
ballo blanco, a la espera de completar su victoria. También fue
motivo de alegría para todos los cristianos con la perspectiva de
resucitar en el cielo, porque habrían visto cumplirse las pala-
bras de Pablo escritas en Colosenses 1:22 de manera completa:

“Él ahora los ha reconciliado de nuevo por medio del cuerpo car-
nal de aquel mediante [su] muerte, para presentarlos santos y sin
tacha y no expuestos a ninguna acusación delante de él”.

La fidelidad de aquellos cristianos primitivos, incluso en-


frentándose a la muerte, junto con el poder de la sangre de Je-
sús para declarar rectos a los seres humanos imperfectos, les
habría permitido obtener una victoria aplastante sobre el Dia-
blo que ya no podría acusarlos más de nada, en absoluto. (Ro-
manos 16:20)

12 “A causa de esto, ¡alégrense, cielos, y los que residen en


ellos! ¡Ay de la tierra y del mar!, porque el Diablo ha des-
cendido a ustedes, teniendo gran cólera, sabiendo que tiene
un corto espacio de tiempo”.

190 Revelación
12:13-14

Las buenas nuevas para el cielo son, por otra parte, malas
noticias para la tierra. El tiempo que le queda al Diablo para
tratar de hacerle daño a la congregación terrenal de los cristia-
nos incluidos en el Nuevo Pacto y representado por la mujer, es
realmente reducido. Una vez que tuvo lugar la primera resu-
rrección, el arreglo celestial del Reino de Dios en su fase consti-
tutiva sería completo y definitivo.
El Diablo tuvo por lo tanto que usar todos sus recursos con-
tra los cristianos vivos en la tierra en ese corto período de tiem-
po que le quedaba antes del 70 EC.
En esta perspectiva deben verse, por ejemplo, las exhor-
taciones de Pablo en Efesios capítulo 6 y también las palabras
bien conocidas de 1 Juan 5:19 y 1 Pedro 5:8:

“Sabemos que nosotros nos originamos de Dios, pero el mundo en-


tero yace en el [poder del] inicuo”.

“Mantengan su juicio, sean vigilantes. Su adversario, el Diablo,


anda en derredor como león rugiente, procurando devorar [a al-
guien]”.

Sería muy difícil hablar de “un corto período de tiempo”


refiriéndose a los más de cien años que han pasado desde
1914.

13-14 Ahora bien, cuando el dragón vio que había sido


arrojado abajo a la tierra, persiguió a la mujer que ha-
bía dado a luz al hijo varón. Pero las dos alas de la gran
águila le fueron dadas a la mujer, para que volara al
desierto a su lugar; allí es donde es alimentada por un
tiempo y tiempos y medio tiempo, lejos de la cara de la
serpiente.

Al dragón, después de haber sido expulsado del cielo, no le


quedó más remedio que concentrarse en la esfera terrestre, en
su objetivo de perseguir a la congregación cristiana. En cierto
momento, la mujer simbólica que la representa vuelve a refu-
giarse nuevamente en el desierto. Esta vez, sin embargo, en la
fuga la intervención divina se destaca mayormente y se dice que
se le dieron alas como las de una gran águila.
La expresión nos recuerda las palabras registradas en Éxo-
do 19:4:

Capítulo 12 191
12:15-17

“Ustedes mismos han visto lo que hice a los egipcios, para llevarlos
a ustedes sobre alas de águilas y traerlos a mí mismo”.

Divinamente advertidos por adelantado por las palabras


proféticas de Jesús, los cristianos de Jerusalén huyeron a las
montañas donde fueron alimentados o sostenidos por Dios du-
rante tres tiempos y medio antes de recibir el premio de la re-
surrección.

15-17. Y la serpiente lanzó de su boca agua como un río


tras la mujer, para hacer que ella fuera ahogada por el río.
Pero la tierra vino en ayuda de la mujer, y la tierra abrió
su boca y se tragó el río que el dragón había lanzado de su
boca. Y el dragón se airó contra la mujer, y se fue para ha-
cer guerra contra los restantes de la descendencia de ella,
los cuales observan los mandamientos de Dios y tienen la
obra de dar testimonio de Jesús.

La serpiente vomitó un río de agua con la intención de aho-


gar a la mujer. En Daniel 9:26, se predijo que un líder al mando
de un ejército invasor, similar a una inundación, dejaría a Jeru-
salén desolada:

“Y a la ciudad y al lugar santo el pueblo de un caudillo que viene


los arruinará. Y el fin del tal será por la inundación. Y hasta [el]
fin habrá guerra; lo que está decidido es desolaciones.”

La intención de los Romanos, al destruir Jerusalén, era la


de eliminar al mismo tiempo tanto al sistema judío como a los
cristianos, considerados como una secta que se había desarro-
llado dentro del sistema judío.
Si bien la destrucción y el juicio sobre el sistema religioso
responsable de la muerte del Mesías podrían considerarse un
merecido castigo por parte de Dios, el que los Romanos que-
rían infligir a los cristianos habría sido un ataque de inspira-
ción diabólica. Ese río y esa inundación fueron completamente
absorbidos por la tierra (ge), la tierra de Israel en general y en
particular Jerusalén que recibieron el mayor impacto, mientras
que los cristianos se habían escapado de la ciudad a tiempo.
Durante el período en que los cristianos estuvieron a salvo
en las montañas, el Diablo se fue para hacer guerra contra “los
restantes” de la descendencia de la mujer, es decir aquellos cris-

192 Revelación
tianos que vivían en el resto del territorio del Imperio Romano.

Esto fue posible hasta el momento en que todos los cristia-


nos que estaban vivos fueron reunidos en el cielo a través de la
primera resurrección. (Mateo 24:31)

193
194 Revelación
13:1

CAPÍTULO 13

Revelación 13:1-10

1 Y se quedó de pie inmóvil sobre la arena del mar. Y vi


una bestia salvaje que ascendía del mar, con diez cuernos y
siete cabezas, y sobre sus cuernos diez diademas, pero sobre
sus cabezas nombres blasfemos.

El capítulo anterior terminaba describiendo el dragón ha-


ciéndoles guerra a los restantes de la descendencia de la mujer
(después de que el intento de eliminar a los cristianos de Je-
rusalén había fracasado debido a la intervención protectora de
parte de Jehová).
Juan ahora ve al dragón inmóvil sobre la arena del mar.
De hecho, del mar saldrá el instrumento utilizado para condu-
cir esa guerra: la bestia salvaje. El dragón y la bestia se pare-
cen bastante: ambos tienen siete cabezas, diez cuernos y varias
diademas. Todo esto, a indicar que en esta fase de la historia
actúan con unidad de propósito y finalidad. Si bien tenemos una
idea clara sobre la identidad del dragón, necesitamos darle a la
bestia una identidad precisa.
En el capítulo 11, versículo 7, habíamos encontrado una
simple mención de la bestia salvaje en relación con la guerra
contra los dos testigos simbólicos. Ahora, sin embargo, la des-
cripción se vuelve más detallada. Hay tres elementos princi-
pales que componen la bestia: un cuerpo, siete cabezas, diez
cuernos con diez diademas. En el libro de Daniel, varias bestias
representan imperios o gobiernos mundiales, mientras que los
cuernos en la cabeza de algunos de ellos representan a diferen-
tes reyes1.
En Colosenses 1:18, hablando de un tema completamente

1. Al explicar la visión de la estatua a Nabucodonosor, el profeta Daniel en Da-


niel 2:38 dice explícitamente “... tú mismo eres la cabeza de oro”

195
13:2

diferente, Pablo comparó a la congregación cristiana a un cuer-


po y el Cristo a la cabeza que lo controla.
En el caso de la bestia salvaje el cuerpo representa un po-
der o imperio mundial, las cabezas los reyes o los principales go-
bernantes que se turnan en detener el control, y los cuernos con
las diademas reyes o gobernantes menores que se prestan como
ejecutores materiales mientras se encuentran militarmente al
servicio de la bestia.

2 Ahora bien, la bestia salvaje que vi era semejante a un


leopardo, pero sus pies eran como los de un oso, y su boca
era como boca de león. Y el dragón dio a [la bestia] su po-
der y su trono y gran autoridad.

Esta bestia salvaje recibe su poder, el trono y la autoridad


del dragón. No nos sorprende, dado que en el libro de Daniel
leemos sobre las bestias, pero también acerca de los príncipes
demoníacos que, a través de su influencia, supervisaban esta o
aquella potencia mundial. (Daniel 10:20) Esto también está en
armonía con el hecho de que en la época de Jesús los gobiernos
humanos estaban bajo el control del Diablo que ejercía autori-
dad sobre ellos. (Lucas 4:6)
En los días de Juan, la potencia mundial dominante era sin
duda la de Roma. La descripción de la bestia vista por el apóstol
Juan es, sin embargo, distinta de la cuarta bestia vista por Da-
niel (Dan. 7:7), aún representando la misma potencia mundial
Romana. La razón depende del hecho de que, a diferencia de Da-
niel que vio de antemano una secuencia de potencias mundiales
que se sucederían a lo largo de los siglos mucho después de la
muerte del profeta, a Juan se le mostró en detalle una única
bestia que estaba presente en su época. Por lo tanto, esa bestia
se describe muy de cerca, con una gran cantidad de detalles.
La bestia presenta al mismo tiempo las características
físicas de tres distintos animales feroces: el leopardo, el oso y
el león. Estas eran también las bestias que en el capítulo 7 de
Daniel representaban, en orden inverso, las potencias mundia-
les de Babilonia, Media Persia y Grecia. La potencia Romana
obviamente recogió el legado de las potencias mundiales ante-
riores como si los hubiera devorados e incorporados, asimilan-
do algunas de sus respectivas características. Sin duda, Roma
había copiado de las potencias anteriores técnicas de guerra y
de gobierno, pero también hay otras razones por las que estos

196 Revelación
13:3

rasgos animales podían representar la ferocidad del Imperio Ro-


mano en la época de Juan, especialmente si pensamos en térmi-
nos militares y de persecución contra los cristianos, el tema que
sirve de corolario a este capítulo.
Los que llevaban los estandartes del ejército Romano, para
incitar el miedo durante la batalla, también se ponían en cima
las carcasas de animales salvajes (en particular, los tres que
caracterizan la descripción de la bestia salvaje vista por Juan).2
Además de esto, muchos de los cristianos condenados a
muerte, especialmente durante la persecución de Nerón, fueron
asesinados o literalmente hechos pedazos por bestias salvajes,
según una práctica romana peculiar y tremenda:

“Con la frase latina damnatio ad bestias, o simplemente ad bes-


tias, que traducida literalmente significa “(condena) a las bestias”,
se indica un tipo particular de sentencia de muerte reservada en
la antigua Roma a los peores criminales de bajo rango (no a los
más peligrosos) o a los esclavos culpables de algún crimen contra
sus amos, que eran condenados a ser devorados vivos por las bes-
tias en las arenas. Las bestias eran usualmente leones o tigres,
pero también podían usarse osos, leopardos, lobos y animales más
pequeños”.3

Teniendo en cuenta estos aspectos, la descripción de la bes-


tia salvaje con esas características animales refleja muy bien
el carácter violento del Imperio Romano en sus aspectos más
crueles.

3 Y vi una de las cabezas de ella como muerta por degüello,


pero su golpe de muerte fue sanado, y toda la tierra siguió
a la bestia salvaje con admiración.

Una de las siete cabezas de la bestia recibiría una herida


mortal que, en el versículo 14, se describe mejor como una he-
rida infligida por la espada. Si la bestia tuviera una sola cabe-

2. fotos 13.1, 13.2, 13.3.

3. <ad bèstias> Loc. lat. ( «A las bestias»). - Expresión utilizada para indicar la
tortura, en uso con los Romanos y que a menudo tenía como víctimas a los cristia-
nos, por lo que los condenados tenían que luchar con las bestias en el circo.

Capítulo 13 197
13:3

za, esa herida acabaría con ella. Esta bestia, sin embargo, tiene
siete cabezas, al igual que el dragón, del cual obtiene su fuerza
y autoridad. Entre los antiguos Griegos y Romanos, la figura
simbólica de Hidra, una serpiente o dragón marino con varias
cabezas, era bien conocida. Cuando una de las cabezas quedaba
herida a muerte o hasta llegaba a ser completamente cortada
con la espada, la bestia no moría, por el contrario, dos nuevas
cabezas crecían en lugar de la primera.4
De manera similar, la muerte de una de sus cabezas repre-
senta una ventaja para la bestia que se vuelve aún más podero-
sa e influyente después de recuperarse de la herida mortal. El
Imperio de Roma recibió una herida mortal cuando el empera-
dor Nerón, según las crónicas de los historiadores, hizo que lo
mataran con la espada en una especie de suicidio asistido en el
68 EC, lo que provocó que el Imperio cayera en una guerra civil
que hasta puso gravemente en duda su supervivencia.
Tácito informa que en ese período parecía que el Imperio
estuviera a punto de colapsar y llegar a su fin. (Historiae 1.11)
Incluso Josefo habla claramente de un Imperio en desorden
que estaba a punto de caer en la ruina.

(La Guerra de los Judíos, libro IV, capítulo 10)


“Cuando Vespasiano regresó a Cesárea, tras someter las regiones
próximas a Jerusalén, se enteró de los disturbios de Roma y del
nombramiento de Vitelio como emperador. Esta noticia le llenó de
indignación, a pesar de ser una persona que sabía tanto recibir ór-
denes como darlas, y manifestó su rechazo por un soberano que se
había lanzado con furia sobre el Imperio como si se tratara de un
desierto. Muy afectado por esta desgracia no era capaz de soportar
esta tortura ni de ocuparse de otras guerras, mientras su patria
era destruida.”

Vespasiano tuvo éxito en el 69 EC logrando aplacar la gue-


rra civil y, convirtiéndose en emperador, pudo poner orden o por
así decirlo resucitó el Imperio, introduciéndolo hacia un nuevo
período de prosperidad y fuerza militar.
De esta manera, Josefo enfatiza el carácter providencial de
la intervención de Vespasiano:

4. Piccardi, Luigi (2005). The head of the Hydra of Lerna (Greece). Archaeo-
press, British Archaeological Reports, International Series N° 1337/2005, 179-186.

198 Revelación
13:4-7

(La Guerra de los Judíos) Libro IV, Capítulo 11


“Dado que ya ahora, en contra de lo que se esperaba, todo el Im-
perio estaba bajo su autoridad y se había puesto a salvo el estado
romano, Vespasiano dirigió su atención a lo que aún quedaba por
resolver en Judea”.

4 Y adoraron al dragón porque este dio la autoridad a la


bestia salvaje, y adoraron a la bestia salvaje con las pa-
labras: “¿Quién es semejante a la bestia salvaje, y quién
puede combatir con ella?”.

Vespasiano, con sus victorias militares y su coronación,


también logró devolverle brillo a la figura del emperador, enne-
grecida por Nerón, para el cual el senado romano había pedido,
excepcionalmente, incluso la damnatio memoriae o la cancela-
ción de la memoria.
La adoración y el homenaje al emperador, y por lo tanto
indirectamente a la bestia misma, disfrutaron de un renovado
impulso también por la confianza restablecida en la eficacia de
la máquina de guerra del ejército romano que volvió a resurgir
bajo Vespasiano. Como lo demuestra Revelación 2:13, la adora-
ción reservada a la bestia finalmente terminaba por ser dirigida
al dragón Satanás el Diablo.
La frase “¿Quién es semejante a la bestia salvaje?” recuerda,
en forma de contraste, la frase que en las Escrituras hebreas
estaba dirigida a Jehová, como el único que merece la adoración.
Este es el caso, por ejemplo, en Isaías 40:18-25 donde se ha-
bla precisamente de la adoración rendida de manera indebida a
una imagen. Como veremos más adelante, una imagen será el
medio por el cual la bestia promueve su propia adoración.

5-7 Y se le dio una boca que hablaba cosas grandes y blas-


femias, y se le dio autoridad para actuar cuarenta y dos
meses. Y ella abrió su boca en blasfemias contra Dios, para
blasfemar de su nombre y de su residencia, hasta de los que
residen en el cielo. Y se le concedió hacer guerra contra los
santos y vencerlos, y se le dio autoridad sobre toda tribu y
pueblo y lengua y nación.

La bestia salvaje hablaría y actuaría de manera blasfema


contra Dios y su morada durante cuarenta y dos meses. Estos

Capítulo 13 199
13:8-9

cuarenta y dos meses deben corresponder a los cuarenta y dos


meses de Revelación 11:2, el tiempo durante el cual las naciones
hollarían la ciudad de Jerusalén.
La acción militar contra los judíos por parte de los Roma-
nos comenzó a principios de abril del 67 EC cuando Vespasiano
y Tito unieron sus legiones en Ptolemais (Cirenaica) para diri-
girlas hacia Palestina. Terminó a finales de septiembre del 70
EC con la destrucción del templo, por lo que duró un total de
cuarenta y dos meses.
La descripción de la boca que pronuncia grandes blasfe-
mias contra Dios es comparable a la de Daniel 7:8 con respecto
al cuerno pequeño que de hecho nació justo entre los diez cuer-
nos de la cuarta bestia, o sea Roma.
Ese fue también el período en que la bestia hizo una guerra
despiadada contra los santos (es decir contra los cristianos), así
como contra Israel. La guerra vencida contra Jerusalén sirvió,
entre otras cosas, para restablecer la autoridad y la supremacía
de Roma en todo el territorio del Imperio.

8-9 Y todos los que moran en la tierra la adorarán; el


nombre de ninguno de estos está escrito en el rollo de la
vida del Cordero que fue degollado, desde la fundación
del mundo. Si alguno tiene oído, oiga.

En el versículo 8, tenemos una indicación en cuanto al


hecho de que la bestia y la cabeza que la gobierna a menu-
do se ven como una entidad única. De hecho, como podemos
ver consultando la King James Version y también la TNM
interlineal, mientras anteriormente para la bestia se había
utilizado el pronombre neutro (inglés it), en este versículo se
usa en cambio el pronombre personal (inglés him), es decir él,
como hablando de un individuo. Esta identidad dual también
es confirmada por el versículo final del capítulo, el 18, donde
se dice que el número de la bestia también es “número de
hombre”.
La adoración que se le daba al emperador y por lo tanto
a la bestia que este representaba, se practicaba en toda la
tierra habitada (es decir en todo el territorio dominado por
Roma). Por ejemplo, las ciudades que albergaban las congre-
gaciones a las que se enviaron los mensajes de Revelación
(excepto Filadelfia y Laodicea), tenían altares y sacerdotes
imperiales. Todas, excepto Tiatira, tenían un templo imperial

200 Revelación
13:8-9

y el de Pérgamo era tan importante que podía definirse como


“el trono de Satanás”. (Revelación 2:13) Incluso en la tierra
de Israel, a pesar del general rencor que los judíos tenían ha-
cia la dominación romana, tal adoración se practicaba.
No solo recordamos las palabras de Juan 19:15, que des-
criben cómo los judíos declararon lealtad a César al obligar
a Pilato a condenar a Jesús, sino que, poco después de su
muerte, incluso en el templo de Jerusalén se comenzaron a
ofrecer sacrificios diarios en honor a César. Estos sacrificios
atestiguaban cuán fuerte era la alianza de la oligarquía reli-
giosa judía con Roma y el emperador de turno.
Como lo indica la siguiente cita, de hecho, hasta el 66 EC
en el templo de Jerusalén continuó el sacrificio diario a favor
de Nerón y su interrupción marcó prácticamente el comienzo
de la guerra contra los Romanos:

(70 d.C. La conquista de Jerusalén) por Giovanni Brizzi, Capí-


tulo 12.
“Pero el gesto decisivo fue el que se llevó a cabo, nuevamente en
Jerusalén, por Eleazar, el joven hijo del antiguo Sumo Sacerdo-
te Ananías, con un fuerte sentimiento anti-romano, siendo él en
ese entonces el capitán del Templo. Indujo a los encargados de
las ceremonias a rechazar cualquier sacrificio ofrecido a Dios
por un extranjero: un acto simbólicamente peligroso, que fue
el equivalente de dar comienzo a la guerra ..., porque de esta
manera se abolió el sacrificio celebrado en favor de los Romanos
mismos y de César “.

Ninguno de los que adoraban a la bestia tendría escrito


su nombre en el “rollo de la vida del Cordero que fue dego-
llado desde la fundación del mundo.” La expresión desde la
fundación del mundo obviamente no se refiere a la muerte del
Cordero, sino a aquellos cuyos nombres están escritos en el
rollo. Esto resulta ser en armonía con cuanto se expresa en
Efesios 1:4 en relación con aquellos que recibirían la primera
resurrección:

“Así como nos escogió en unión con él antes de la fundación del


mundo, para que fuéramos santos y sin tacha delante de él en
amor”.

La expresión que figura en el versículo 9, “si alguno tiene

Capítulo 13 201
13:10

oído, oiga”, es digna de nota. Se repite cuatro veces más en


Revelación, en el capítulo 2 (versículos: 7, 11, 17, 29), cada
vez en relación con el premio final de la resurrección celestial
que recibirían los cristianos de las congregaciones del primer
siglo.
El hecho de que se repita, del mismo modo, en este ca-
pítulo 13, justo en lo que respecta al premio reservado a los
cristianos fieles, es una confirmación más de que estamos ha-
blando del mismo grupo de personas, que vivieron en el mis-
mo período y que los eventos aquí descritos tuvieron lugar en
el primer siglo.

10 Si alguno [está] para cautiverio, se va en cautiverio.


Si alguno mata a espada, tiene que ser muerto a espada.
Aquí está lo que significa el aguante y la fe de los santos.

Esta frase, así como es traducida por la TNM, presenta


una ambigüedad, aunque fácil de resolver. La oración final se
refiere a la perseverancia de los santos. Sería difícil entender
cómo reconciliar con el carácter de los santos la oración an-
terior que contiene la idea de matar con la espada (además
de ser asesinado con la espada). En realidad, la construcción
gramatical del griego también admite una traducción ligera-
mente diferente que, sin embargo, cambia sustancialmente el
significado de la expresión.
Así, por ejemplo, es cómo traduce el mismo versículo la
versión bíblica LBLA:

“Si alguno es destinado a la cautividad, a la cautividad va; si


alguno ha de morir a espada, a espada ha de morir. Aquí está
la perseverancia y la fe de los santos”.

Esta traducción parece respetar mejor la armonía inter-


na del texto. Revelación 2:10 ya anticipaba que muchos de los
santos cristianos de la época de Juan serían encarcelados y
que tendrían que mostrarse fieles hasta la muerte. El após-
tol Pablo fue un excelente ejemplo de un fiel cristiano que
perseveró en el encarcelamiento y luego fue asesinado por la
espada.

202 Revelación
203
13:11-18 premisa

Revelación 13:11-18

Antes de analizar el significado de estos versículos, es apro-


piado hacer un par de consideraciones de carácter general.
Parece claro que este capítulo describe varias figuras sim-
bólicas de inspiración diabólica, que tratan de imitar, o más
bien de falsificar, la realidad espiritual de origen divina.
A diferencia de Jesucristo que había recibido la autoridad
del Padre, la primera bestia recibe su autoridad del dragón, el
Diablo. La resurrección de Cristo es replicada por la bestia sal-
vaje que tuvo la herida mortal, pero revivió. El Cordero de Dios
tiene su contra-parte en la segunda bestia salvaje que a su vez
tiene la apariencia de un cordero.
La actividad de los dos testigos del Cordero también es re-
producida por la segunda bestia salvaje en el intento de acredi-
tarse como verdadero profeta de Dios. De hecho, se dice que a
imitación de los dos testigos del capítulo 11 habría hecho des-
cender simbólicamente fuego de los cielos, tal como hizo el profe-
ta Elías, y que habría hecho señales a vista de la primera bestia
salvaje para promover su adoración.
La expresión a vista de la humanidad, que se encuentra en
el versículo 13, ha llevado a algunos a pensar en un cumplimien-
to moderno que se haría posible gracias al uso de los modernos
medios de comunicación. Sin embargo, como se puede ver en la
TMN interlineal y consultando otras traducciones, la forma co-
rrecta de traducir el texto griego sería “delante de los hombres"
o “a vista de la gente”, sin que resalte ese marcado carácter de
universalidad que la palabra “humanidad” sugiere.
La segunda consideración se refiere a la traducción de los
conceptos bíblicos expresados en griego.
Como ocurre con cualquier idioma, desde un punto de vista
gramatical y sintáctico, el texto a menudo permite más de una
interpretación válida. Esto no debería sorprendernos o hacer-
nos necesariamente dudar de la autenticidad del texto. Sin em-
bargo, surge un problema al traducir el contenido a otro idioma.
El traductor decide traducir de una manera, en lugar de otra,
generalmente basándose en la idea u opinión que se ha hecho
personalmente del texto.
Además, en los siglos pasados, si la traducción se realizaba
por encargo, el traductor también tenía que respetar la línea de
pensamiento o doctrina impuesta por quienes habían encargado
el trabajo. Durante gran parte del tiempo pasado, hasta nuestra

204 Revelación
13:11-18 premisa

época, las traducciones bíblicas fueron obviamente patrocina-


das por la Iglesia Católica, que controlaba la correspondencia
final de la obra con sus cánones y preceptos.
La mayoría de las traducciones modernas son además
traducciones de otras traducciones. Por lo tanto, no se basan
en un estudio de los textos más antiguos en hebreo, arameo y
griego, sino que se basan en el trabajo realizado anteriormente
por otros. ¿Cuál sería, entonces, la garantía que puede tener un
simple lector, tal como nosotros, que conoce poco o para nada los
idiomas bíblicos originales antes los posibles errores interpreta-
tivos de parte de los traductores?
La mejor garantía es representada del hecho que la traduc-
ción respete la integridad y la armonía del texto en su conjunto.
Tomemos un ejemplo, con un versículo que hemos ya con-
siderado, utilizando dos traducciones diferentes para ilustrar
tanto el problema interpretativo cuanto la importancia del res-
peto por la armonía interna, siendo este el mejor método para
corregir posibles errores de traducción.

Revelación 2:16:
“Por lo tanto, arrepiéntete. Si no lo haces, voy a ti pronto, y gue-
rrearé contra ellos con la espada larga de mi boca”. TNM

La palabra griega traducida contra es meta (μετά), pero su


significado principal es: con (en el sentido de unión).

En este versículo específico no hay un problema interpre-


tativo porque solo hay dos sujetos y está claro que, si luchan
entre sí, “meta” no puede significar “con”, más bien debe tener
el significado de “contra”.
Pensemos sin embargo qué pasaría si tuviéramos un tercer
sujeto en el mismo contexto. El primero podría guerrear con el
segundo en el sentido de estar unido o del mismo lado como
aliado, por lo tanto, contra el tercer sujeto. En un caso como
este, la palabra “meta”, por lo tanto, podría asumir un signifi-
cado diametralmente opuesto, dependiendo del contexto. Estar
conscientes de aspectos como este pude ser muy útil al tratar
algunos problemas interpretativos en relación con las bestias
de Revelación.
Según la explicación de la WTS, estas serían las diferentes
bestias que tienen una parte relevante en este capítulo 13 y en
los siguientes capítulos:

Capítulo 13 205
13:11-18 premisa

• La bestia salvaje con siete cabezas y diez cuernos que asciende


del mar;
• La bestia con cuernos como un cordero que asciende de la tierra
(también conocida como “el falso profeta”);
• La imagen de la bestia salvaje (que también corresponde a la
bestia de color escarlata del capítulo 17).

Sin considerar ahora lo que simbolizan las bestias según


el entendimiento de la WTS, examinando solo la parte lógica y
la armonía general del texto, en cualquier caso, hay diferentes
inconsistencias para explicar. A seguir son indicados un par de
ejemplos.
Si la segunda bestia salvaje que asciende de la tierra y el
falso profeta son lo mismo, ¿por qué en el capítulo 13, donde la
bestia se introduce, nunca se define como el falso profeta, ni
tampoco se hace en los siguientes capítulos?
Si como sostiene la WTS, la bestia salvaje de color escarlata
descrita en Revelación 17:3 es en realidad la imagen de la pri-
mera bestia, ya que el versículo 8 del mismo capítulo dice que
será destruida, ¿por qué en Revelación 19:20 es la bestia salvaje,
y no su imagen, a ser eliminada en el lago de fuego?
Después de un análisis cuidadoso del texto, considerando
las diferentes interpretaciones posibles que permite el griego, y
la armonía general de Revelación, se propone a seguir un esque-
ma diferente e incluso más simple que el sugerido por la WTS.
Las bestias salvajes en realidad parecen ser solo dos, tal
como se presentan en este capítulo 13: la bestia con siete ca-
bezas que asciende del mar y la que tiene los cuernos como un
cordero que asciende de la tierra.
La primera bestia es la misma bestia salvaje de color escar-
lata que se describe en Revelación capítulo 17; esta última no
es, pues, su imagen o algo distinto y separado.
La segunda bestia del capítulo 13 es de hecho la imagen
de la primera bestia, mientras que el falso profeta es un compo-
nente principal de esa bestia. Puede parecer una interpretación
extraña, pero trataremos de sustentarla con varias razones, co-
menzando con examinar la descripción de la segunda bestia.

11-12 Y vi otra bestia salvaje que ascendía de la tierra, y


tenía dos cuernos como un cordero, pero empezó a hablar
como un dragón. Y ejerce toda la autoridad de la primera
bestia salvaje a su vista. Y hace que la tierra y los que mo-

206 Revelación
13:11-12

ran en ella adoren a la primera bestia salvaje, cuyo golpe


de muerte fue sanado.

Se introduce aquí la segunda bestia, y es necesario darle la


importancia debida por dos razones principales.
La primera es que se describe con dos cuernos, como los
de un cordero, mientras ejerce toda la autoridad de la primera
bestia. Se trata, pues, de una figura simbólica importante. La
segunda razón es que la expresión bestia salvaje traduce una
sola palabra griega: “therion”. Esta palabra aparecerá a menu-
do, de aquí en adelante, en Revelación.
Dado que las bestias son dos, definidas con la misma pa-
labra, siempre se debe tener cuidado para entender a cuál de
las dos el texto se refiere. La primera bestia salía del mar, la
segunda viene de la tierra.
La distinción es significativa. El mar representa a menudo
en las Escrituras a la humanidad en general o más específica-
mente a las naciones gentiles, como en Isaías 60:5:

“En ese momento verás y ciertamente te volverás radiante, y tu


corazón realmente palpitará y se expandirá, porque hacia ti se
dirigirá la riqueza del mar; los mismos recursos de las naciones
vendrán a ti”.

Por el contrario, la tierra a menudo simboliza a la nación


de Israel, como se puede notar en Jeremías 6:19:

“¡Escucha, o la tierra! He aquí, traeré el desastre a esta gente como


el fruto de sus pensamientos, porque no prestaron atención a mis
propias palabras; Y mi ley, ellos también rechazaron”.

Por lo tanto, si la primera bestia que sale del mar simboliza


la potencia Romana con la cabeza de turno que la representa,
la bestia que viene de la tierra debe representar una potencia
o autoridad que domina dentro del territorio de Israel. La des-
cripción dada por Juan puede ayudarnos a entender si realmen-
te es así.
Esta segunda bestia recibe su poder y lo ejerce en función y
gracias a la primera. Como también indica la TNM interlineal,
la expresión griega traducida “a su vista”, significa también bajo
la supervisión (en este caso de la primera bestia).
En lugar de tener diez cuernos completamente formados

Capítulo 13 207
13:11-12

y beligerantes como la primera, esta segunda bestia tiene dos


cuernos como un cordero, por lo tanto, no completamente de-
sarrollados, lo que le confiere una apariencia tranquilizadora.
A pesar de esto, habla como un dragón, revelando así su origen
maligno, confirmado por su estrecha relación con la primera
bestia.
Los que garantizaron en Israel el respeto de la autoridad
Romana en la época de Juan fueron diversos gobernadores
como los que figuran en esta lista:1

• 44-46: Cuspio Fado


• 46-48: Tiberio Julio Alejandro
• 48-52: Ventidio Cumano
• 52-60 o 52-55: Marco Antonio Félix
• 61-62 o 55-62: Porcio Festo
• 62-64: Lucceio Albino
• 64-66: Gessio Floro
Desde la destrucción del templo en Jerusalén (6 de agosto de 70)
hasta la caída de Masada:
• 69-70: Marco Antonio Juliano
• 70: Terencio Rufo
• final 70-71: Sixto Vettuleno Ceriale
• 71-final 72: Sixto Lucilio Basso
• final 72-73: Lucio Flavio Silva

Al mismo tiempo, había un segundo elemento, indispen-


sable para mantener el orden y la Pax Romana en todo Israel,
especialmente en Jerusalén. Este era representado por la es-
tructura religiosa judía, controlada por la clase sacerdotal y por
la oligarquía, principalmente por la secta de los saduceos. Este
vínculo ya era evidente en el tiempo de Jesús, como lo demues-
tra la preocupación expresada por los miembros del Sanedrín
con las palabras registradas en Juan 11:48:

“Si lo dejamos así, todos pondrán fe en él, y los Romanos vendrán


y nos quitarán nuestro lugar así como nuestra nación”.

La siguiente es solo una de las muchas citas que muestran

1. Romano Penna, Apéndice, El entorno histórico-cultural de los orígenes cri-


stianos. Una documentación razonada, Bologna, Edb, 2006, pp. 305-306.

208 Revelación
13:11-12

cómo el Sumo Sacerdote y el sistema sacerdotal judío en general


sirvieron como medio de control en manos de la administración
Romana.

(Fuente: Enciclopedia Judaica. © 2008 The Gale Group)


“Con la conquista romana de Judea y el gobierno posterior de
Herodes, el oficio de sumo sacerdote se convirtió en un instru-
mento político en manos de la administración, y hasta la des-
trucción del Templo nunca tendría que regresar a su antigua
prominencia. Herodes, en un intento por basar su régimen en
nuevos elementos dentro de la sociedad judía, se había diso-
ciado completamente de la dinastía de los Hasmonianos, y por
lo tanto el sumo sacerdocio pasó a manos de dinastías como
la de los Phiabi y Boethus, ambas trasplantadas de la diás-
pora judía (en relación con esta tendencia bajo Herodes, cf.
M. Stern, en Tarbiz, 35, 1965-66, 245 ss). Si bien los sumos
sacerdotes continuaron sirviendo como presidentes del Sane-
drín, tanto sus poderes reales como la medida de la estima
entre la población empeoraron gradualmente, y la burla de
los sumos sacerdotes durante el último período del Segundo
Templo es comúnmente citada en la literatura rabínica (ver
Pes 57a: Yoma 8b-9a). Esta actitud negativa de los fariseos
probablemente se vio reforzada por el hecho de que los sumos
sacerdotes de la época de los hasmoneos eran principalmente
saduceos, y se desataron frecuentes disputas entre las dos fac-
ciones (cf. Tosef., Yoma 1:8). Al final del período del Segundo
Templo, se consideraba que el sumo sacerdote no era más que
un funcionario religioso de la administración romana, por lo
que el procurador romano local a veces hasta le confiaba a los
sacerdotes las prendas de vestir del sumo sacerdote y las en-
tregaba a los sacerdotes poco antes de las diferentes fiestas. Es
comprensible, por lo tanto, que con la toma de Jerusalén por
parte de los zelotes, uno de sus primeros actos fue el nombra-
miento de un nuevo sumo sacerdote, como si eso demostrara
la institución de un nuevo gobierno judío en Jerusalén” (Jos.,
Guerras 4:147ff.)2

Esta es también la razón por la que los Romanos podían


permitirse el control de Palestina manteniendo solo una guar-

2. http://www.jewishvirtuallibrary.org/high-priest (tercer párrafo)

Capítulo 13 209
13:13-15

nición de soldados para controlar la fortaleza Antonia que domi-


naba el templo, mientras que los gobernadores Romanos pasa-
ban tranquilamente la mayor parte del tiempo en Cesárea con
las legiones que estaban muy lejos de Jerusalén, estacionadas
mayormente en Siria y en Egipto.
Los pequeños disturbios que se desataban en la ciudad en
ocasiones esporádicas, generalmente se debían a elementos ex-
ternos y por la afluencia de personas de las zonas circundantes,
especialmente de la Galilea con motivo de las tres fiestas anua-
les, mientras que los residentes, controlados por la clase religio-
sa, solían ser tolerantes y bien dispuestos hacia el gobierno de
Roma.
El sacrificio diario que se presentaba en el templo a favor
del emperador era una prueba más de la alianza que existía
entre el gobierno Romano y el establishment judío. La bestia
salvaje que viene de la tierra, con dos cuernos no ofensivos, apa-
rentemente vueltos a mantener la paz, bien podría represen-
tar esta doble alianza entre las autoridades Romanas locales y
la clase religiosa judía, ambas con el propósito de mantener la
gente sujetada a la primera bestia salvaje, el Imperio Romano.
Esta alianza antinatural también se destaca en las pala-
bras registradas en Hechos 4:27:

“De veras, pues, tanto Herodes como Poncio Pilato con [hombres
de] naciones y con pueblos de Israel realmente fueron reunidos en
esta ciudad contra tu santo siervo Jesús, a quien tú ungiste”.

13-15 Y ejecuta grandes señales, de modo que hasta hace


bajar fuego del cielo a la tierra a vista de la humani-
dad. Y extravía a los que moran en la tierra, a causa de
las señales que se le concedió ejecutar a vista de la bes-
tia salvaje, mientras dice a los que moran en la tierra
que hagan una imagen a la bestia salvaje que tuvo el
golpe de espada y sin embargo revivió. Y se le concedió
dar aliento a la imagen de la bestia salvaje, de modo
que la imagen de la bestia salvaje tanto hablara como
hiciera que se matara a todos los que no adoraran de
manera alguna a la imagen de la bestia salvaje.

La segunda bestia salvaje, que deseaba acreditarse de ma-


nera evidente y similar a los dos testigos simbólicos de Jesús,
habría hecho grandes señales como si pudiera hacer caer fuego

210 Revelación
13:13-15

del cielo, declarando y alardeando así del apoyo divino. (1 Reyes


18:24)
La clase religiosa judía buscaba continuamente señales del
cielo y obras milagrosas. Las Escrituras también muestran que
algunos de sus miembros operaban portentos, reales o supues-
tos, para preservar el control sobre el pueblo. (Mateo 12:27, He-
chos 19:13,14)
Antes de analizar el resto de esta parte (que incluye los
versículos 14 y 15), a continuación, voy a presentar la traduc-
ción literal al español del texto en inglés, así como aparece en la
TNM interlineal griego-inglés, para llegar a una traducción la
más cercana posible al texto original:

“Y está haciendo errar a los que moran sobre la tierra por medio
de las señales que se le permitió hacer a vista de la bestia salvaje,
diciendo a los que moran en la tierra hacer imagen a la bestia sal-
vaje que tuvo el golpe de espada y sobrevivió. Y se le permitió dar
espíritu a la imagen de la bestia salvaje, para que también habla-
ra la imagen de la bestia salvaje y se asegurara de que cualquiera
que no adorara a la bestia salvaje fuera asesinado”.

Tenemos aquí un posible problema interpretativo. De he-


cho, se note que en la primera oración (vers. 14), la expresión
traducida literalmente del griego “hacer imagen de la bestia sal-
vaje”, no lleva el artículo indefinido una que luego se agrega en
la TNM, resultando de la siguiente manera: “hagan una imagen
de la bestia salvaje".
Esta no es la única manera posible de traducir el versículo.
A menudo, en griego, el término comparativo traducido “como
una” es implícito y por lo tanto se omite. Tomemos, por ejemplo,
el texto de 1 Pedro 2:4:

“Acercarse a él como una piedra viva, rechazado, es verdad, por


hombres, pero por Dios elegido, precioso”.

En el texto griego, “como una” no aparece; de hecho, la ver-


sión bíblica DHH traduce de una manera más literal:

“Acérquense, pues, al Señor, la piedra viva, que los hombres des-


echaron, pero que para Dios es una piedra escogida y de mucho
valor”.

Capítulo 13 211
13:13-15

Por lo tanto, está en el traductor decidir si no agregar nada,


agregar “una”, o “como una”.
Además, el verbo griego “poiēsa” (ποιῆσαι), traducido en este
versículo “hagan”, puede asumir diferentes matices y significa-
dos.
Note, por ejemplo, la traducción de Hechos 26:28:

“Pero Agripa le dijo a Pablo: “En poco tiempo me persuadirías a


hacerme (poiēsai) cristiano”.

En este caso el verbo “poiēsai” tiene el significado de “con-


vertirse en”. Teniendo todo esto en cuenta, veamos una posible
traducción alternativa, perfectamente válida gramaticalmente
del versículo 14:

“Y desvía a los que moran en la tierra, debido a las señales que se


le permitió actuar ante la bestia salvaje, mientras ella dice a los
que moran en la tierra, que se convierte en una imagen (o “actúa
como una imagen”) para la bestia salvaje que tenía la herida de la
espada y vivió de nuevo “.

¿Por qué esta podría ser una traducción más ajustada al


texto?
Además de respetar mejor el criterio de armonía interna de
Revelación, como se aclarará mejor más adelante, el significado
expresado también estaría más en consonancia con el concepto
visto anteriormente en el versículo 12, en el que se dijo que la
segunda bestia ejerce “toda la autoridad de la primera”, y lo
hace “a su vista”: es por lo tanto de alguna manera, la imagen o
la representación de ella.
¿Cuál sería entonces el posible significado del siguiente
versículo 15?
El sujeto pasivo, al final del 14, es la primera bestia salvaje
que recibió la herida de la espada y revivió. Esta bestia podría
por tanto ser, el sujeto inicial del 15.

“Y se le concedió a ella (a la primera bestia) dar aliento a la


imagen de la bestia salvaje (la segunda bestia), de modo que
la imagen de la bestia salvaje (nuevamente la segunda) tanto
hablara como hiciera que se matara a todos los que no ado-
raran de manera alguna a la imagen de la bestia salvaje (la
primera bestia)”.

212 Revelación
13:16-17

La segunda bestia (compuesta por los dos cuernos que sim-


bolizaban el poder civil romano y el poder religioso judío) ac-
tuaba gracias a la autoridad que le había otorgado la primera
bestia (el Imperio Romano) sobre el territorio de Israel e impo-
nía o favorecía su adoración. También tenía el poder de matar a
aquellos que no estuvieran dispuestos a someterse a la primera
bestia.
La sentencia de muerte de Jesús, y luego la de muchos
otros mártires cristianos, vio involucrados los dos cuernos de
esta segunda bestia. Tanto el elemento romano como la parte
religiosa judía aparentemente actuaron como un cordero, tra-
tando de preservar la estabilidad. Al mismo tiempo, hablando
como un dragón, alentaban la adoración de la bestia, mientras
que prometían paz a la gente actuando como un falso profeta.
(Juan 8:44; 19:12)
Esta forma de actuar de la segunda bestia se extendió in-
cluso más allá de las fronteras de Israel, como lo demuestran
las referencias históricas relacionadas con la persecución de los
cristianos por los judíos de Roma y varios episodios relatados
en el libro de los Hechos, por ejemplo, aquellos registrados en
Hechos 17:5-8 y que ocurrieron en la ciudad de Tesalónica:

“Pero los judíos, poniéndose celosos, tomaron como compañeros a


ciertos varones inicuos de los haraganes de la plaza de mercado,
y formaron una chusma y procedieron a alborotar la ciudad. Y
asaltando la casa de Jasón, procuraban hacer que los sacaran a
la gentuza. Como no los hallaron, arrastraron a Jasón y a cier-
tos hermanos ante los gobernantes de la ciudad, clamando: “Estos
hombres que han trastornado la tierra habitada están presentes
aquí también, y Jasón los ha recibido con hospitalidad. Y todos
estos actúan en oposición a los decretos de César, diciendo que hay
otro rey, Jesús”. Verdaderamente agitaron a la muchedumbre y a
los gobernantes de la ciudad, cuando estos oyeron estas cosas”.”

16-17 Y pone bajo obligación a todas las personas —los


pequeños y los grandes, y los ricos y los pobres, y los li-
bres y los esclavos— para que a estas se dé una marca
en su mano derecha o sobre su frente, y para que nadie
pueda comprar o vender salvo la persona que tenga la
marca, el nombre de la bestia salvaje o el número de su
nombre.

Capítulo 13 213
13:16-17

La primera bestia salvaje, además de recibir adoración a


través de la segunda bestia, sometía a todos, haciéndolos escla-
vos por medio de una marca colocada en la mano derecha o en
la frente.
La búsqueda de la marca de la bestia en un contexto mo-
derno ha generado las especulaciones más imaginativas, desde
códigos de barras hasta microchips debajo de la piel. La expli-
cación quizás sea menos emocionante, pero relativamente más
simple, especialmente si uno la busca en el contexto de las Es-
crituras y la coloca en el contexto histórico y temporal al que se
refiere Revelación.
Al igual que otros aspectos de este capítulo 13, la marca
colocada por la bestia también actúa como contra-parte demo-
níaca de algo de origen divino. En el capítulo 7 vimos que los
cristianos sellados recibirían una marca en la frente. Notare-
mos luego que en el primer versículo del siguiente capítulo 14,
los 144.000 son vistos en el cielo con el nombre de Dios y del
Cordero puestos en sus frentes.
Obviamente no se trata de una marca literal, sino de un
símbolo que indica pertenencia y sumisión.
En Deuteronomio 6:8, a los israelitas se les ordenó atar la
ley de Jehová en la mano y en la frente:

“Y tienes que atarlas como señal sobre tu mano, y estas tienen que
servirles de venda frontal entre los ojos”.

Esto simbolizaba el hecho de que sus acciones y pensamien-


tos tenían que estar sujetos al control de la voluntad de Dios
expresada en la Ley. La bestia salvaje, el Imperio Romano y su
cabeza dominante en los días de Juan, es decir Nerón, intenta-
ban controlar los pensamientos y acciones de cada persona a
través de la adoración que ellos tenían que rendir al emperador.
Esto tenía consecuencias prácticas relevantes, porque aque-
llos que no se sujetaban encontraban enormes dificultades para
llevar a cabo hasta actividades como la simple compra y venta
de productos básicos. Por otro lado, a los que aceptaban adorar
al emperador se les daba un documento liberador, indispensable
para llevar a cabo las normales actividades comerciales.
Las monedas acuñadas por el emperador Nerón, que la
gente tenía regularmente en sus manos, llevaban su efigie, con-
siderada por los Romanos como si fuera la imagen de Dios. Esas

214 Revelación
13:18

monedas eran indispensables para vender o comprar. Los Ju-


díos estaban acostumbrados a este tipo de asociación mental ya
que, para entrar en el área del templo, tenían que cambiar las
monedas romanas en monedas del tesoro del templo, solo para
evitar de caer en un problema de idolatría.
El nombre de la bestia salvaje y el número de su nombre,
de acuerdo con lo que se dijo a Juan, son intercambiables y en el
versículo que sigue se indicará un particular tipo de código para
entender su significado.

18 Aquí es donde entra la sabiduría: El que tenga inteli-


gencia, calcule el número de la bestia salvaje, porque es nú-
mero de hombre; y su número es seiscientos sesenta y seis.

La bestia salvaje y la cabeza que la representa se ven como


una sola entidad. Esta definición estaba particularmente indi-
cada en el caso del emperador Nerón, quien vio la adoración
reservada a los dioses de Roma tal como si fuera dirigida a sí
mismo. De la misma manera, vio como de su propiedad el patri-
monio y las riquezas del Imperio.
El nombre de la bestia, escribe Juan, es el nombre de un
hombre y este nombre está representado por un valor numérico,
equivalente a seiscientos sesenta y seis. En griego, el número
se expresa en letras (seiscientos sesenta y seis), no en números.
Por lo tanto, sería un error pensar en el número 666 sim-
plemente como tres veces 6, relacionándolo con el concepto bí-
blico de imperfección.
Esto también se debe a que Juan nos invita a realizar un
cálculo que requiere inteligencia para resolver el enigma. La ge-
matría, o la atribución de un valor numérico a ciertos nombres
o palabras, era comúnmente practicada en el mundo antiguo, no
solo por los judíos. Aunque no se considera una herramienta vá-
lida para la exégesis bíblica en general, en este caso específico,
existen razones válidas para usarla. De hecho tenemos:

• Un enigma;
• Un nombre;
• Un número compuesto;
• Un cálculo que hay que hacer.

El nombre que aparecía en las monedas romanas de la épo-


ca de Juan y en las inscripciones que se refieren al emperador,

Capítulo 13 215
13:18

era obviamente el de Nerón y se escribía comúnmente de esta


manera: Nero Caesar.3 Transliterando el nombre al hebreo, le-
yéndolo por tanto de derecha a izquierda y agregando el valor
numérico correspondiente a cada letra, alcanzamos exactamen-
te el número de seiscientos sesenta y seis.
El historiador romano Suetonio menciona en una de sus
obras que era común referirse en esa época de manera ofensiva
a Nero Caesar escribiendo su nombre en código a través de la
gematría.
La razón para no escribir explícitamente el nombre de Ne-
rón en el rollo de Revelación, ocultándolo detrás de un enigma
que los cristianos de esa época podían resolver fácilmente, pa-
rece obvia, dado el pésimo carácter del personaje en cuestión.4

3. Foto 13.4

4. Nerón César (emperador romano de 54 a 68) cuyo nombre, escrito en arameo,


se puede calcular en 666 utilizando la numerología hebrea de la gematría, una for-
ma de hablar contra el emperador sin que las autoridades romanas se dieran cuen-
ta. “Nero Caesar” en el alfabeto hebreo es ‫ רסק ןורנ‬NRON QSR, letras que, si se usan
como números, representan 50 200 6 50 100 60 200, que suman 666.
‫ נ‬nun = 50 +
‫ ר‬resh = 200 +
‫ ו‬waw = 6 +
‫ ן‬nun = 50 +
‫ ק‬quph = 100 +
‫ ס‬samekh = 60 +
‫ ר‬resh = 200 +
= 666
https://www.seanmcguire.me/dclxvi/

216 Revelación
ilustraciones y fotografías capitolo 13

Fotos e ilustraciones del capítulo 13

Foto 13.1 Foto 13.2

Foto 13.3 Foto 13.4

Foto 13.1-3 que representa las Foto que representa una moneda
recreaciones históricas que se refieren a romana (aureus) con efigie de la
tres portadores de estandartes Romanos cabeza de Nerón (54-68 d.C.)
del siglo I y II d.C. Como resulta de los
textos históricos, llevaban carcasas de
animales feroces. En sentido horario:
león, oso y leopardo.

Capítulo 13 217
218 Revelación
14:1

CAPÍTULO 14

Revelación 14:1-20

1 Y vi, y, ¡miren!, el Cordero de pie sobre el monte Sión, y con


él ciento cuarenta y cuatro mil que tienen escritos en sus
frentes el nombre de él y el nombre de su Padre.

El capítulo 14 también es parte del paréntesis narrativo


comenzado con el capítulo 12 y por lo tanto se refiere al tiempo
anterior al derramamiento final de los siete tazones de la ira de
Dios de los que hablaremos a partir del capítulo 15 en adelante.
Se trata de visiones importantes que ocupan la parte cen-
tral del libro y describen los eventos relacionados con la perse-
cución de la congregación cristiana recién nacida, los repetidos
intentos fallidos del Diablo para eliminarla, hasta su asunción
final victoriosa en el cielo por medio de la primera resurrección.
Juan, que en lo que respecta a su punto de observación
todavía está en el cielo, ve al Cordero en el Monte Sión. Que sea
una visión relacionada con el cielo, y no con el monte Sión lite-
ral, se aclara abundantemente al leer Hebreos 12:22:

“Mas ustedes se han acercado a un monte Sión y a una ciudad


de[l] Dios vivo, a Jerusalén celestial, y a miríadas de ángeles”.

Con él, es decir, con el Cordero, Juan ve a los 144.000. De


ellos habíamos hablado anteriormente, en relación con el ca-
pítulo 7, como de un grupo en proceso de ser completado. De
hecho, una parte de ellos aún tenía que recibir el sello final y,
todos los que estaban vivos, también tendrían que pasar ilesos a
través de la gran tribulación.
Ahora Juan ve a los 144.000 en su totalidad, en el cielo,
en el Monte Sión, la sede del gobierno o del Reino de Dios. No
es de extrañar que tengan algo escrito en la frente. De acuerdo
con Revelación 7:2, 3, la inscripción debe corresponder al sello
y es la marca visible que demuestra su pertenencia a Dios y al

Capítulo 14 219
14:2-3

Cordero:

“Y vi a otro ángel que ascendía del nacimiento del sol, teniendo


un sello de[l] Dios vivo; y clamó con voz fuerte a los cuatro ánge-
les a quienes estaba concedido hacer daño a la tierra y al mar, y
dijo: “No hagan daño a la tierra ni al mar ni a los árboles, hasta
después que hayamos sellado en la frente a los esclavos de nuestro
Dios”.

2-3 Y oí un sonido procedente del cielo como el sonido de


muchas aguas y como el sonido de fuerte trueno; y el soni-
do que oí fue como el de cantantes que se acompañan con
el arpa, tocando sus arpas. Y están cantando como si fue-
ra una canción nueva delante del trono y delante de las
cuatro criaturas vivientes y de los ancianos; y nadie pudo
dominar aquella canción sino los ciento cuarenta y cuatro
mil, que han sido comprados de la tierra.

Los 144.000 se ven cantando, mientras se acompañan con


arpas, como parte de un coro enorme cuyo sonido, desde la pers-
pectiva de Juan, es comparable en poder al sonido de muchas
aguas o al ruido del trueno. Cantan una nueva canción, similar
a la canción mencionada anteriormente en Revelación 5:9, can-
tada por los 24 ancianos.
Esto nos confirma que, probablemente, los 24 ancianos y
los 144.000 simbolizan, en diferentes aspectos, el mismo grupo
de personas. Los 144.000 cantan frente a los 24 ancianos. Solo
al tratar con figuras no literales, más bien representativas, es
posible ver a ambos grupos al mismo tiempo en el cielo. La corte
celestial, de la que forman parte los 24 ancianos, todavía está
en plena actividad a la espera de la sentencia. Por esta razón,
siendo una representación simbólica, la corte se ve todavía como
parte de la visión.
Nadie más podía aprender la canción nueva, cantada por
los 144.000, lo que confirma el hecho de que la primera resu-
rrección y los privilegios que la acompañarían representan una
experiencia única para un grupo particular de personas. Esto
también nos lo confirman las palabras de 1 Pedro 1:10-12:

“Respecto a esta misma salvación, los profetas que profetizaron


acerca de la bondad inmerecida que había de ser para ustedes
hicieron una indagación diligente y una búsqueda cuidadosa.

220 Revelación
14:4-7

Siguieron investigando qué época en particular, o qué suerte de


[época], indicaba respecto a Cristo el espíritu que había en ellos
cuando este de antemano daba testimonio acerca de los sufrimien-
tos para Cristo y acerca de las glorias que habían de seguir a estos.
A ellos les fue revelado que, no para sí mismos, sino para ustedes,
ministraban las cosas que ahora han sido anunciadas a ustedes
mediante los que les han declarado las buenas nuevas con espíritu
santo enviado desde el cielo. En estas mismas cosas los ángeles
desean mirar con cuidado”.

Como lo explica el apóstol Pedro, ni los siervos de Dios


pre-cristianos ni los ángeles podían entender completamente el
tipo de esperanza o salvación reservada para los cristianos del
primer siglo que participarían en la primera resurrección.

4-5 Estos son los que no se contaminaron con mujeres; de


hecho, son vírgenes. Estos son los que van siguiendo al Cor-
dero no importa adónde vaya. Estos fueron comprados de
entre la humanidad como primicias para Dios y para el
Cordero, y no se halló en su boca falsedad; están sin tacha.

Siempre en un sentido simbólico o espiritual, se indican las


características que habrían distinguido todos los sellados. Son
vírgenes, no contaminados con mujeres, es decir puros en senti-
do moral (2 Corintios 11:2); siguen al Cordero dondequiera que
vaya (Lucas 22:28,29); fueron comprados como primicias entre
los hombres (Santiago 1:18); ninguna falsedad fue encontrada
en sus bocas (Juan 1:47); son sin tacha (Efesios 1:4).
Esta descripción confirma que los 144.000 no pueden ser
individuos tomados literalmente de las doce tribus de Israel,
de lo contrario, siguiendo la misma lógica literal, deberíamos
concluir que también se trata exclusivamente de varones y que
deben ser célibes.

6-7 Y vi a otro ángel que volaba en medio del cielo, y tenía


buenas nuevas eternas que declarar como noticias gozosas
a los que moran en la tierra, y a toda nación y tribu y len-
gua y pueblo, y decía con voz fuerte: “Teman a Dios y denle
gloria, porque ha llegado la hora del juicio por él, de modo
que adoren al que hizo el cielo y la tierra y [el] mar y [las]
fuentes de [las] aguas”.

Capítulo 14 221
14:6-7

Después de ver a los 144.000 reunidos en el cielo, el res-


to del capítulo está dedicado a explicar cómo han llegado a ese
punto. La clave para entender los versículos de 6 a 11, de hecho,
se encuentra en los siguientes versículos 12 y 13. La perseve-
rancia de los santos (los cristianos a quienes Revelación fue diri-
gida principalmente), y su resurrección celestial son el objetivo
de tres anuncios angélicos.
En Mateo 24:31 Jesús dijo que los ángeles estarían involu-
crados, mediante anuncios o toques de trompetas, en la recolec-
ción final de los elegidos:

“Y enviará a sus ángeles con gran sonido de trompeta, y reunirán


a sus elegidos de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo
hasta el otro”.

Las Escrituras también indican que los ángeles participa-


rían en la ejecución del juicio divino (2 Tesalonicenses 1:7, 8).
En esta sección de la visión que le fue dada a Juan, y hasta
el final del capítulo, tres ángeles actúan con la tarea de anunciar
mensajes divinos específicos, mientras que otros tres ángeles es-
tán involucrados en la cosecha de la mies y en la subsiguiente
ejecución del juicio. Contando también a aquel que es semejante
a un hijo de un hombre, se completa la serie de siete, un número
recurrente expresado repetidamente en Revelación.
El primer ángel tiene una eterna buena noticia para de-
clarar. La pregunta que debería plantearse es la siguiente: ¿a
quién la está proclamando y por qué razón? El contenido de esta
buena noticia debería ayudarnos a entenderlo mejor. El ángel
proclama que la hora del juicio de Dios ha llegado. Esta, por lo
tanto, puede ser una buena noticia solo para aquellos cristianos
fieles que recibirían el premio y sobrevivirían al juicio.
Se dice que esta buena noticia habría sido proclamada “a
los que moran en la tierra, y a toda nación y tribu y lengua y
pueblo”. Dado que la segunda parte de la frase (a toda nación y
tribu y lengua y pueblo) se introduce por la conjunción “y”, no
parece lógico concluir que el ángel quiera simplemente repetir
o subrayar de nuevo el concepto de tierra. El uso de la palabra
griega “ges”, como hemos visto en otros contextos, podría muy
bien referirse a la tierra o al país de Israel. Para incluir también
a los cristianos que vivían en otras partes del Imperio Romano,
era oportuno agregar la segunda parte de la frase: “y a toda na-
ción y tribu y lengua y pueblo”.

222 Revelación
14:8-10

Ya que su origen era multiétnico, encontramos aquí la mis-


ma expresión que habíamos encontrado anteriormente en Reve-
lación 5:9 y 7:9, precisamente con referencia a los cristianos que
recibirían el premio de reinar en el cielo, pasando sin daño por
la gran tribulación. Ellos son los principales destinatarios del
mensaje angélico. Saber de antemano que, en cierto momento,
se les informaría sobre “la hora del juicio” debe haber sido alen-
tador para los cristianos que leyeron el rollo de Revelación antes
de la destrucción de Jerusalén.
La invitación del ángel para adorar a Jehová, como el Crea-
dor de todas las cosas, recuerda mucho las palabras de David,
en 1 Crónicas 16:23-36. La ocasión se refiere a cuando el arca
del pacto fue traída a Jerusalén por primera vez y finalmente
tuvo un lugar permanente donde morar. Por lo tanto, existe una
notable asonancia con Revelación. El capítulo 11, de hecho, ter-
minaba con la visión del arca del pacto en el cielo, en su lugar,
en el templo espiritual de Dios.

8 Y otro, un segundo ángel, vino después, diciendo: “¡Ha


caído! ¡Babilonia la Grande ha caído, la que hizo que to-
das las naciones bebieran del vino de la cólera de su forni-
cación!”.

El segundo ángel, que sigue al primero, anuncia la caída de


Babilonia la Grande. Más luego hablaremos abundantemente
sobre la identidad de Babilonia la Grande, considerando los ca-
pítulos 17 y 18. La TNM, refiriéndose a Babilonia la Grande, en
el versículo 8, traduce de la siguiente manera: “hizo que todas
las naciones bebieran del vino de la cólera de su fornicación”.
La palabra griega traducida cólera (thymou) también sig-
nifica pasión intensa. Dado el contexto, que se refiere a la forma
típica de actuar de una prostituta, parece más correcto tradu-
cir: “hizo que todas las naciones bebieran del vino de la pasión
de su fornicación” (al igual que la mayoría de las traducciones
bíblicas).

9-10 Y otro ángel, un tercero, les siguió, y decía con voz fuer-
te: “Si alguno adora a la bestia salvaje y a su imagen, y
recibe una marca en su frente o sobre su mano, también
beberá del vino de la cólera de Dios que ha sido vertido sin
diluir en la copa de su ira, y será atormentado con fuego y
azufre a vista de los santos ángeles y a vista del Cordero.

Capítulo 14 223
14:9-11

El tercer ángel advierte sobre las consecuencias de adorar


a la bestia aceptando voluntariamente su marca. En el caso de
estos, tendrían que beber del vino de la pasión de Dios (ahora sí,
en el sentido de cólera) que será vertido sin diluir (en esa época
era común servir vino diluido con agua) y serán atormentados
con fuego y azufre a vista de los ángeles y del Cordero.
No es la primera vez que aparece el concepto de tormento
en Revelación referido a aquellos que habrían sufrido el castigo
del 70 EC. (Revelación 9:5; 11:10)
Como Pablo señala en 2 Tesalonicenses 1:7-9, ese tormento
habría llevado a la destrucción final con fuego, en el tiempo de
la presencia de Jesús y los ángeles para el juicio, como efectiva-
mente sucedió en 70 EC:

“Pero, a ustedes que sufren la tribulación, con alivio juntamente


con nosotros al tiempo de la revelación del Señor Jesús desde el
cielo con sus poderosos ángeles en fuego llameante, al traer él ven-
ganza sobre los que no conocen a Dios y sobre los que no obedecen
las buenas nuevas acerca de nuestro Señor Jesús. Estos mismos
sufrirán el castigo judicial de destrucción eterna de delante del
Señor y de la gloria de su fuerza”.

11 Y el humo del tormento de ellos asciende para siempre


jamás, y día y noche no tienen descanso, los que adoran a
la bestia salvaje y a su imagen, y cualquiera que recibe la
marca de su nombre.

Aunque algunos usan este versículo para apoyar la doctri-


na del infierno de fuego, debe notarse que no es el tormento a
perdurar para siempre, sino el humo que asciende como eviden-
cia de la destrucción. Durante el período en que los adoradores
de la bestia son atormentados, que según Revelación 9:5 du-
raría cinco meses, ellos no tienen descanso, día y noche. No se
habla aquí, ni en ningún otro lado, de un tormento eterno. Sim-
plemente, la memoria y la evidencia de tal destrucción estaban
destinadas a perdurar en el tiempo.
Revelación 19:3, con referencia a la destrucción de Babilo-
nia la Grande, dice lo siguiente:

“Y el humo de ella sigue ascendiendo para siempre jamás”.

Esta debería ser una indicación, como se aclarará más ade-

224 Revelación
14:12-13

lante, de que la destrucción de Babilonia la Grande y la des-


trucción de aquellos que adoran a la bestia salvaje y su imagen
son eventos análogos y ocurren al mismo tiempo o en el mismo
período.

12-13 Aquí está lo que significa aguante para los santos, los
que observan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús”.
Y oí una voz procedente del cielo decir: “Escribe: Felices
son los muertos que mueren en unión con [el] Señor desde
este tiempo en adelante. Sí, dice el espíritu, que descansen
de sus labores, porque las cosas que hicieron van junto con
ellos”.

En estos versículos, el propósito de los anuncios angélicos


se aclara mejor: ayudar a los santos (cristianos) a perseverar,
asegurándoles de que recibirían de antemano indicaciones cla-
ras sobre el momento del juicio y, por lo tanto, sobre el momento
en que deberían huir de Jerusalén. También tendrían la confir-
mación de que Babilonia la Grande sería destruida y que solo
aquellos que no adoren a la bestia salvaje recibiendo su marca
escaparían.
Incluso los cristianos que tuvieran que morir en ese pe-
ríodo, debido a la persecución, podrían sentirse felices porque,
habiendo ya recibido el sello, recibirían pronto la recompensa
celestial por su fidelidad. Pedro destacó el mismo tipo de pers-
pectiva en 1 Pedro 1:3-7:

“Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, por-


que, según su gran misericordia, nos dio un nuevo nacimiento
a una esperanza viva mediante la resurrección de Jesucristo
de entre los muertos, a una herencia incorruptible e incon-
taminada e inmarcesible. Está reservada en los cielos para
ustedes, que están resguardados por el poder de Dios mediante
la fe para una salvación [que está] lista para ser revelada en
el último período. En este hecho ustedes están regocijándose
en gran manera, aunque ahora, por un poco de tiempo, si tiene
que ser, han sido contristados por diversas pruebas, a fin de
que la cualidad probada de su fe, de mucho más valor que el
oro que perece a pesar de ser probado por fuego, sea hallada
causa de alabanza y gloria y honra al tiempo de la revelación
de Jesucristo. (Ver también Santiago 1:12 y 2 Timoteo 4:8)

Capítulo 14 225
14:14-16

14-16 Y vi, y, ¡miren!, una nube blanca, y sobre la nube


alguien sentado semejante a un hijo del hombre, con
una corona de oro sobre su cabeza y una hoz aguda en
su mano. Y otro ángel salió del [santuario del] templo,
clamando con voz fuerte al que estaba sentado sobre la
nube: “Pon dentro tu hoz y siega, porque ha llegado la
hora de segar, porque la mies de la tierra está cabal-
mente madura”. Y el que estaba sentado sobre la nube
metió su hoz sobre la tierra, y la tierra fue segada.

Se presenta aquí a alguien que está “sentado en una nube”


y, después de él, se presenta al cuarto ángel (de los que se men-
cionan en este capítulo).
Hay pocas dudas acerca de quién represente aquel que es
semejante a un hijo de hombre, sentado sobre una nube, con
una corona en la cabeza. Mateo 24:30,31 nos ayuda a entender
también a qué ocasión se refiere la visión:

“Y entonces aparecerá en el cielo la señal del Hijo del hombre, y


entonces todas las tribus de la tierra se golpearán en lamento, y
verán al Hijo del hombre viniendo sobre las nubes del cielo con
poder y gran gloria. Y él enviará sus ángeles con un gran sonido
de trompeta, y ellos reunirán a los escogidos de él desde los cuatro
vientos, desde un extremo de los cielos hasta su otro extremo.”

El contexto es el de la primera resurrección o de la cosecha


del trigo.
En este mismo capítulo de Revelación, se menciona inme-
diatamente después, una segunda cosecha (la del producto de la
vid) que es cosechada para ser prensada en el lagar. La cosecha
de trigo se realizaba regularmente en el verano, mientras que
la cosecha de uva se realizaba en el otoño, a distancia de unos
pocos meses: esto podría indicar que entre la primera resurrec-
ción de los verdaderos cristianos y la destrucción de Jerusalén
habría transcurrido un tiempo relativamente corto.
Puede parecer extraño que un ángel de rango inferior in-
dique la hora exacta de cosechar al glorificado Jesús. Después
de anunciar que el juicio se llevaría a cabo dentro de esa gene-
ración, en Mateo 24:36, Cristo admitió que solo el Padre sabía
el día y la hora exactos. Juan ve al ángel mientras abandona el
templo, es decir la presencia de Dios. Este último, al ser Aquel
que determina el momento o el día exacto de la cosecha, se lo

226 Revelación
14:17-20

comunica a Jesús a través del ángel.


Por lo tanto, Jesús pone la hoz y recoge la cosecha de la tie-
rra, (los hijos del Reino) antes que la cosecha de uva o el castigo
comience sobre los impíos.

17-18 Y otro ángel salió del [santuario del] templo que


está en el cielo, y él, también, tenía una hoz aguda. Y
otro ángel salió del altar, y tenía autoridad sobre el fue-
go. Y clamó con voz fuerte al que tenía la hoz aguda, y
dijo: “Pon dentro tu hoz aguda y vendimia los racimos
de la vid de la tierra, porque sus uvas se han madura-
do”.

Otro ángel (el quinto) sale del interior del templo y, a su


vez, recibe la confirmación de Dios de que el tiempo establecido
ha llegado. Informa por lo tanto a otro ángel (el sexto) que tenía
autoridad sobre el fuego, para indicar que será un trabajo de
recolección con un propósito destructivo. Luego se le dice a este
ángel que coseche con la hoz el fruto de la vid que ha alcanzado
la madurez completa. (Mateo 23:32-36)
La vid injertada, que se ha degradado a vid degenerada y
que habría sido destruida, es un símbolo que se usa a menudo
en las Escrituras hebreas y que se refiere a la nación de Israel.

Ezequiel 15:6-8:
“Por lo tanto, esto es lo que ha dicho el Señor Soberano Jehová:
‘Tal como el árbol de la vid entre los árboles del bosque, que he
dado al fuego como combustible, así he dado a los habitantes de
Jerusalén. Y he puesto mi rostro contra ellos. Del fuego han sa-
lido, pero el fuego mismo los devorará. Y ustedes tendrán que
saber que yo soy Jehová, cuando dirija mi rostro contra ellos’. Y
ciertamente haré de la tierra un yermo desolado, debido a que han
actuado infielmente’, es la expresión del Señor Soberano Jehová.”

19-20. Y el ángel metió su hoz en la tierra y vendimió la


vid de la tierra, y la arrojó en el gran lagar de la cólera de
Dios. Y fue pisado el lagar fuera de la ciudad, y salió san-
gre del lagar hasta la altura de los frenos de los caballos,
por una distancia de mil seiscientos estadios.

Los racimos de uvas cosechados por el ángel se recogen en


el lagar de la ira de Dios. En la antigüedad el lagar era un gran

Capítulo 14 227
14:19-20

tanque excavado en la roca donde los prensadores aplastaban


las uvas con sus pies, violentamente, haciendo que el jugo salie-
ra a través de una ranura situada en la parte inferior, cayendo
en el receptáculo apropiado que se encontraba más abajo.
El lagar, normalmente estaba situado fuera de la ciudad,
pero esto no significa que necesariamente tenía que estar muy
distante.
Al final del capítulo, pueden encontrar una imagen de un
lagar que se encuentra cerca de uno de los lugares más proba-
bles donde tuvo lugar la muerte de Cristo, a las afueras de la
ciudad de Jerusalén.
Además, debe recordarse que la ejecución de malhechores
o criminales se llevaba a cabo fuera de Jerusalén, por lo que,
dada la degradación moral y el nivel de culpabilidad alcanzado
por Israel, es apropiado que el lagar se vea situado fuera de la
ciudad. (Jeremías 22:19)
El hecho de que el nombre de la ciudad no esté especifi-
cado, junto con el uso del artículo definido en el texto griego,
indica que se esperaba de parte de los lectores que entendieran
bien de qué ciudad se estaba hablando y, para los lectores a
quienes Juan escribía, mencionar en ese tiempo “la ciudad” era
equivalente a decir Jerusalén. El derramamiento de líquido que
sale de los racimos de uvas simboliza evidentemente el derra-
mamiento de sangre resultante de la ejecución del juicio como
se describe de manera similar en Lamentaciones 1:15:

“A todos mis poderosos Jehová los ha echado a un lado de en medio


de mí. Ha convocado contra mí una reunión, para hacer pedazos a
mis jóvenes. Jehová ha pisado el mismísimo lagar que pertenece a
la virgen hija de Judá”.

La cantidad de sangre derramada es deliberadamente exa-


gerada para hacer que el simbolismo sea aún más efectivo, pero
también para ayudarnos a ubicar correctamente los eventos. La
distancia a lo largo de la cual se habría extendido la sangre,
es decir 1.600 estadios, corresponde a poco menos de 300 km.
Esta distancia es también la distancia entre la ciudad más al
norte del territorio del antiguo Israel, Dan, y la ciudad más al
sur, Beer-Seba, ciudades que a menudo se mencionaban juntas
como expresión proverbial para indicar el territorio entero de la
nación judía. (Jueces 20:1)
El derramamiento de sangre entonces cubriría a Israel en

228 Revelación
14:19-20

su totalidad y esto fue realmente lo que sucedió; la campaña


militar de Vespasiano comenzó de hecho desde el extremo norte
de Galilea, continuando hacia el sur con baños de sangre conti-
nuos, hasta que Tito completó la igualmente sangrienta batalla
final contra Jerusalén.
Aquí, a continuación, solo un par de citas de la obra de Jo-
sefo que demuestran el terrible derramamiento de sangre que
ocurrió en ese período. La primera se refiere a la fase inicial de
la guerra llevada a cabo por Vespasiano en Galilea, la segunda
tiene relación con la conquista de Jerusalén:

(La Guerra de los Judíos) Libro III, Capítulo 10


“Morían muchos de ellos, hasta tanto que, siendo forzados a huir,
los que quedaron en vida llegaron a tierra, dejando rodeados sus
navichuelos de los enemigos. De los que se echaban en el agua,
muchos hubo muertos con las saetas y dardos de los romanos, y
muchos saliendo a tierra fueron también muertos; así que estaba
toda aquella laguna llena de sangre y de cuerpos muertos, porque
ninguno se escapó con la vida.”

(La Guerra de los Judíos) Libro VI, Capítulo 8


“A pesar de que se compadecían de los que morían de esta forma,
sin embargo, no tuvieron los mismos sentimientos con los vivos,
sino que degollaron a todo el que se toparon, con sus cadáveres
taponaron las estrechas calles e inundaron de sangre toda la ciu-
dad, de modo que muchos incendios fueron también apagados por
esta carnicería”.

Capítulo 14 229
ilustraciones y fotografías capítulo 14

Fotos e ilustraciones del capítulo 14

Foto 14.1 - Lagar vinícola dentro del lugar llamado Tumba


del Jardín, ubicado al norte de la Ciudad Vieja, no lejos de la
Puerta de Damasco, en la calle Derech Shchem

230 Revelación
231
232 Revelación
15:1-2

CAPÍTULO 15

Revelación 15:1-8

1 Y vi en el cielo otra señal, grande y maravillosa: siete án-


geles con siete plagas. Estas son las últimas, porque por
medio de ellas la cólera de Dios queda terminada.

El capítulo 15 es el más corto de todo el libro de Revelación,


pero no por esto es de menor importancia. Por el contrario, en
este capítulo hay elementos que, si evaluados cuidadosamente,
pueden indicar de manera inequívoca la clave correcta para in-
terpretar el contenido del rollo entero.
Juan ve una señal, que él mismo define “grande y maravi-
llosa”. Tiene toda la razón para caracterizarla de esa manera,
porque estamos a punto de alcanzar el clímax o el cumplimiento
final de las diversas series de siete elementos contenidas en el
rollo. El derramamiento de las siete plagas completará el últi-
mo de los siete toques de trompeta, introducidos a su vez por la
apertura del séptimo sello.

2 Y vi lo que parecía ser un mar vítreo mezclado con fuego,


y, de pie al lado del mar vítreo, a los que salen victoriosos
de la bestia salvaje y de su imagen y del número de su nom-
bre, y estos tenían arpas de Dios.

Juan vuelve a ver a los 144.000 que salieron victoriosos de


la bestia salvaje y de su imagen. La escena es similar a la que
ya se vio al principio del capítulo anterior y esto confirma que
no estamos tratando con visiones en un orden progresivo estric-
tamente cronológico, sino con un caleidoscopio de imágenes que
ahora nos permite apreciar una diferente faceta de los acon-
tecimientos. Tomemos en cuenta que se mencionan: la bestia
salvaje, su imagen y el número del nombre de la bestia (es decir
todos los elementos simbólicos que hemos visto anteriormente
analizando el capítulo 13). Sin embargo, la segunda bestia (la

Capítulo 15 233
15:3-4

que ascendía de la tierra) no se menciona y no será mencionada


ni siquiera más adelante. Esta es una clara indicación de que
esta bestia, como se explicó anteriormente, era simplemente
una imagen de la primera bestia, la que ascendía del mar. Ya no
se vuelve a mencionar, simplemente porque la correspondencia
entre la bestia y su imagen se había establecido anteriormente,
en el capítulo 13.
Los 144.000 cristianos resultarían victoriosos por haber re-
sistido tanto la persecución de la primera bestia (el Imperio Ro-
mano representado en esos días por Nerón) como la persecución
de parte de la imagen de la bestia (el sistema religioso judío,
aliado con las autoridades romanas en Judea, el cual actuaba
como un falso profeta).
Los 144.000 son vistos por Juan estando de pie. De esta
manera, se da una respuesta clara a la pregunta planteada an-
teriormente en Revelación 6:17, después de la apertura del sex-
to sello:

“Porque ha llegado el gran día de la ira de ellos, y ¿ quién puede


estar de pie?”.

El mar vítreo descrito por Juan debe ser el mismo que se


vio anteriormente en Revelación 4:6 donde encontramos la des-
cripción del trono celestial de Dios:

“Y delante el trono hay, como si fuera, un mar vítreo semejante a


cristal”.

3-4. Y están cantando la canción de Moisés el esclavo de


Dios y la canción del Cordero, y dicen: “Grandes y maravi-
llosas son tus obras, Jehová Dios, el Todopoderoso. Justos y
verdaderos son tus caminos, Rey de la eternidad. ¿Quién no
te temerá verdaderamente, Jehová, y glorificará tu nombre,
porque solo tú eres leal? Porque todas las naciones ven-
drán y adorarán delante de ti, porque tus justos decretos
han sido manifestados”.

Estos dos versículos merecen especial atención ya que con-


tienen la confirmación de que la clave de lectura adoptada hasta
ahora en la consideración de las profecías del libro es la correc-
ta, colocando la redacción de Revelación claramente en un pe-
ríodo anterior al 70 EC.

234 Revelación
15:3-4

Juan dice que los 144.000 cantan la canción de Moisés y la


canción del Cordero. En las Escrituras no hay referencia a algo
específico que podamos identificar como “la canción del Corde-
ro”. En su lugar, se menciona claramente “la canción de Moisés”.
Por lo tanto, sería razonable pensar que no se trate de dos can-
ciones distintas, sino de un solo cántico en el que el Cordero se
identifica perfectamente debido al contenido. La pregunta im-
portante que debería hacerse es la siguiente: ¿a qué canción de
Moisés alude Juan?
La presencia en griego del artículo definido la, referido a la
canción de Moisés, indica que nos referimos a un cántico especí-
fico, no de forma genérica a un cántico o a una de las canciones
de Moisés. Sin embargo, hay tres alternativas posibles entre las
cuales elegir: Éxodo 15, Deuteronomio 32 y Salmo 90. Al descar-
tar el Salmo 90 que, aunque muy significativo, no está relacio-
nado con el contexto de este capítulo de Revelación, quedan dos
opciones: Éxodo 15 y Deuteronomio 32.
El libro Apocalipsis (re), capítulo 31, página 217, párrafo
9, explica la elección interpretativa de la WTS de esta manera:

“Estos vencedores cantan “la canción de Moisés”, es decir, una can-


ción semejante a una que Moisés cantó en circunstancias simi-
lares. Después que los israelitas habían sido testigos de las diez
plagas de Egipto y la destrucción de los ejércitos egipcios en el mar
Rojo, Moisés los condujo en una canción de ese tipo, de alaban-
za triunfal a Jehová, en la que proclamó: “Jehová reinará hasta
tiempo indefinido, aun para siempre”. (Éxodo 15:1-19)

Aunque las circunstancias son similares en algunos aspec-


tos, no son análogas, y al menos difieren en un aspecto funda-
mental. La canción de Éxodo 15 se define con razón una canción
de victoria sobre los enemigos, porque se cantó después de la
destrucción del ejército de Faraón, mientras los cadáveres de
sus soldados flotaban en las aguas del Mar Rojo.
El contexto del capítulo 15 de Revelación nos dice, en cam-
bio, que las últimas y definitivas siete plagas aún no se han de-
rramado sobre los enemigos. La victoria de los 144.000 se debe
al hecho de que ellos murieron como mártires fieles o por haber
sido cambiados gracias a la primera resurrección, como lo des-
cribe Pablo en 1 Corintios 15:51-53. La destrucción y la victoria
sobre los enemigos por parte del Cordero se describirán más
adelante, después del derramamiento de las siete plagas fina-

Capítulo 15 235
15:3-4

les, en los capítulos 16 a 19.


Por lo tanto, si el cántico de Moisés al que se refiere Juan
en Revelación no fuera el de Éxodo 15, sino el de Deuteronomio
32, ¿afectaría esto de alguna manera nuestro entendimiento ge-
neral de Revelación?
En primer lugar, veamos si podemos llegar a una razonable
certeza sobre la canción en cuestión. Por ejemplo, si le pregun-
táramos a un judío ortodoxo de nuestros días cuál es la canción
de Moisés, ¿qué contestaría él?
Los judíos ortodoxos aún siguen la práctica de leer la Ley
de Moisés, o Torá, en sus sinagogas, y lo hacen semanalmente
de acuerdo con un programa que, según ellos, habría permane-
cido sin cambios desde antes de la destrucción del 70 EC hasta
el día de hoy.1
En lugar de dividir en capítulos y versículos de la manera
a la que estamos acostumbrados, los judíos ortodoxos dividen la
Ley en porciones llamadas Parashat. Por ejemplo, Éxodo 15 está
incluido en una Parashat que se llama Beshalaj y que incluye la
porción de Éxodo de 13:17 a 17:16.
Deuteronomio 32 es en cambio una sola Parashat, distinta
del resto, llamada Ha’azinu y también conocida como el cántico
de Moisés. Esa canción fue compuesta por Moisés por una razón
específica, resumida en Deuteronomio 31:19 con estas palabras
pronunciadas por Jehová:

“Y ahora escríbanse esta canción y enséñala a los hijos de Israel.


Colócala en la boca de ellos a fin de que esta canción sirva de tes-
tigo mío contra los hijos de Israel”.

En el versículo 29, Moisés pronuncia la siguiente profecía


de la cual el cántico trae también su origen:

“Porque bien sé yo que después de mi muerte ustedes sin falta obra-


rán ruinosamente, y ciertamente se desviarán del camino acerca
del cual les he mandado; y la calamidad de seguro les sobrevendrá
al fin de los días, porque harán lo que es malo a los ojos de Jehová,
de modo que lo ofenderán por las obras de sus manos”.

1. https://en.m.wikipedia.org/wiki/Torah_reading
http://www.jewishencyclopedia.com/articles/9676-law-reading-from-the

236 Revelación
15:3-4

Mientras que el cántico de Éxodo 15 fue cantado por todo el


pueblo de Israel (Éxodo 15:1, 21), el de Deuteronomio 32, origi-
nado por Jehová, fue compuesto y cantado específicamente por
Moisés, como testimonio y advertencia amonestadora en contra
de Israel. Esa canción debía aprenderse de memoria y transmi-
tirse de generación en generación.
Me pregunto: ¿podría haber canción más apropiada que
esta para cantar en la víspera del derramamiento de las siete
plagas finales sobre el infiel pueblo de Israel?
Veamos parte de su contenido en

Deuteronomio 32:4:
“La Roca, perfecta es su actividad, porque todos sus caminos son
justicia. Dios de fidelidad, con quien no hay injusticia; justo y
recto es él”.

Comparemos con

Revelación 15:3:
“Grandes y maravillosas son tus obras, Jehová Dios, el Todopode-
roso. Justos y verdaderos son tus caminos, Rey de la eternidad.”

También leamos

Deuteronomio 32:43:
“Alégrense, oh naciones, con su pueblo, porque él vengará la sangre
de sus siervos, y pagará con venganza a sus adversarios y verdade-
ramente hará expiación por el suelo de su pueblo”.

Comparemos con

Revelación 15:4:
“¿Quién no te temerá verdaderamente, Jehová, y glorificará tu
nombre, porque solo tú eres leal? Porque todas las naciones ven-
drán y adorarán delante de ti, porque tus justos decretos han sido
manifestados”.

Consideremos solo otro pasaje del cántico de Moisés que


coincide perfectamente con el contexto de Revelación 15 y el de-
rramamiento de las siete plagas finales en

Deuteronomio 32:20-25:

Capítulo 15 237
15:3-4

“De modo que dijo: ‘Déjame ocultar de ellos mi rostro, déjame ver
cuál será su fin después. Porque son una generación de perver-
sidad, hijos en quienes no hay fidelidad. Ellos, por su parte, me
han incitado a celos con lo que no es dios; me han irritado con
sus vanos ídolos; y yo, por mi parte, los incitaré a celos con lo
que no es pueblo; con una nación estúpida los ofenderé. Porque
se ha encendido un fuego en mi cólera y arderá hasta el Seol, el
lugar más bajo, y consumirá la tierra y sus productos e incendiará
los fundamentos de las montañas. Aumentaré calamidades sobre
ellos; mis flechas agotaré en ellos. Rendidos de hambre estarán,
y consumidos por fiebre ardiente y amarga destrucción. Y dientes
de bestias enviaré sobre ellos, con la ponzoña de reptiles del polvo.
Por fuera una espada los dejará privados —y adentro el terror—,
tanto de joven como de virgen, de lactante junto con encanecido.”

Se podría definir esta canción de Moisés también como la


canción del Cordero?
Leamos, por ejemplo, Deuteronomio 32:35, 36a:

“Mía es la venganza, y la retribución. Al tiempo señalado el pie de


ellos se moverá con inseguridad, porque cercano está el día de su
desastre, y los sucesos ya listos para ellos de veras se apresuran.
Porque Jehová juzgará a su pueblo”.

Hebreos 10:28-31, citando de Deuteronomio parte de la


canción de Moisés, al anunciar el juicio para aquellos que ha-
bían hollado al Hijo de Dios, o al Cordero, dice:

“Cualquiera que ha desatendido la ley de Moisés muere sin compa-


sión, por el testimonio de dos o tres. ¿De cuánto más severo castigo
piensan ustedes que será considerado digno el que ha hollado al
Hijo de Dios y que ha estimado como de valor ordinario la sangre
del pacto por la cual fue santificado, y que ha ultrajado con des-
dén el espíritu de bondad inmerecida? Porque conocemos al que
dijo: “Mía es la venganza; yo recompensaré”; y otra vez: “Jehová
juzgará a su pueblo”. Es cosa horrenda caer en las manos de[l]
Dios vivo.”

En la canción de Moisés hay un tema recurrente: Jehová se


define repetidamente a sí mismo como “la Roca”. La expresión
se menciona 5 veces en Deuteronomio 32 en los versículos 4, 15,
18, 30, 31.

238 Revelación
15:3-6

En 1 Corintios 10:4, 5, 11, Pablo se refiere al tiempo de


Moisés y habla de Jesús como de la masa rocosa poniendo todo
en relación con el juicio inminente:

“Y todos bebieron la misma bebida espiritual. Porque bebían de la


masa rocosa espiritual que los seguía, y aquella masa rocosa sig-
nificaba el Cristo. Sin embargo, sobre la mayor parte de ellos Dios
no expresó su aprobación, pues quedaron tendidos en el desierto.”
“Pues bien, estas cosas siguieron aconteciéndoles como ejemplos, y
fueron escritas para amonestación de nosotros a quienes los fines
de los sistemas de cosas han llegado”.

Se puede decir que Deuteronomio 32, además de ser iden-


tificado como la canción de Moisés, también contiene elementos
suficientes para poder ser definido como la canción del Cordero.
Su contenido general no podría estar más que eso en armonía
con el contexto de Revelación 15.
Está claro que, si se toma el 96 EC como fecha de redacción
de Revelación, entonces por obligación hay que indicar Éxodo
15 como el cántico de Moisés (escrito en favor de Israel), y pasar
como secundario Deuteronomio 32 (abiertamente dirigido con-
tra Israel).
El libro Apocalipsis (re), de hecho, en la página 218, pá-
rrafo 10, cita Deuteronomio 32 como posible canción de Moisés,
en alternativa de Éxodos 15, pero solo pone como referencias a
dos versículos, el 3 y el 43 (estos versículos han sido cuidado-
samente seleccionados, para que el verdadero contenido de la
canción no resalte: un mensaje de advertencia y de juicio hacia
el antiguo pueblo de Dios). Reconocer Deuteronomio 32 como la
canción de Moisés, obligaría a anticipar el derramamiento de
las siete plagas necesariamente al 70 EC.

5-6 Y después de estas cosas vi, y se abrió el santuario de la


tienda del testimonio en el cielo, y del santuario salieron
los siete ángeles con las siete plagas, vestidos de lino limpio
y brillante y ceñidos alrededor de los pechos con cinturones
de oro.

Ya en Revelación 11:19 Juan había visto el templo abierto


en el cielo y en el capítulo 14 los ángeles entrar y salir de la pre-
sencia de Dios. Ahora, desde la parte más interna del santuario
(el Santísimo) salen siete ángeles vestidos de una manera que

Capítulo 15 239
15:7-8

recuerda las prendas de vestir que los sacerdotes tenían que


usar para poder servir en el santuario. Estos ángeles fueron ins-
truidos para infligir el castigo por medio de una plaga cada uno.

7-8 Y una de las cuatro criaturas vivientes dio a los siete


ángeles siete tazones de oro que estaban llenos de la cóle-
ra de Dios, que vive para siempre jamás. Y el santuario se
llenó de humo a causa de la gloria de Dios y a causa de su
poder, y nadie podía entrar en el santuario sino hasta que
las siete plagas de los siete ángeles fueran terminadas.

Los ángeles reciben siete tazones, ya llenos de la cólera de


Dios. El santuario también se llena de humo, lo que indica la
presencia gloriosa de Jehová. Es Él que se asume toda la res-
ponsabilidad de lo que está por suceder. Nadie podría ingresar
hasta que el juicio se haya completado, es decir nadie podría
interceder para detener o mitigar el castigo en curso.

Jeremías 15:1, 2:
“Y Jehová procedió a decirme: “Si Moisés y Samuel estuvieran de
pie delante de mí, mi alma no estaría hacia este pueblo. Habría un
despedirlos de delante de mi rostro, para que salieran. Y tiene que
ocurrir que si te dijeran: ‘¿Adónde saldremos?’, también tienes que
decirles: ‘Esto es lo que ha dicho Jehová: “¡El que esté para la plaga
mortífera, a la plaga mortífera! ¡Y el que esté para la espada, a
la espada! ¡Y el que esté para el hambre, al hambre! Y el que esté
para el cautiverio, al cautiverio!”.

240 Revelación
241
242 Revelación
16:1

CAPÍTULO 16

Revelación 16:1-21

1 Y oí una voz fuerte procedente del santuario decir a los


siete ángeles: “Vayan y derramen en la tierra los siete tazo-
nes de la cólera de Dios”.

La voz alta que se escucha desde el santuario es proba-


blemente la voz de Dios que ordena el derramamiento de los
siete tazones. Los siete tazones serían derramados sobre siete
elementos diferentes. Estos tazones son en muchos aspectos pa-
ralelos a las plagas anunciadas por los toques de trompeta que
ya habíamos considerado a partir del capítulo 8. Esta vez, sin
embargo, las plagas no afectarían a una tercera parte sino a la
totalidad de los elementos. Los objetivos son, también en este
caso, los elementos esenciales para la vida en la tierra: el suelo,
el mar, los ríos y el sol.
Hay que decir, sin embargo que, aunque sean los elementos
de la tierra a ser afectados, el verdadero objetivo es golpear a los
hombres que viven en la tierra.
En Levítico 18:25, se advirtió al pueblo de Israel acerca de
las consecuencias de la desobediencia reiterada, diciendo que la
tierra se volvería simbólicamente en su contra, hasta el punto
de vomitarlos del país:

“En consecuencia la tierra está inmunda, y traeré sobre ella casti-


go por su error, y la tierra vomitará a sus habitantes”.

Los efectos producidos por los tazones, cuando se vierten,


son de nuevo muy similares a los de las plagas con las que Dios
golpeó a Egipto. Que algo parecido hubiera caído sobre Israel,
en caso de rebelión, se había predicho en Deuteronomio 28:60:

“Y él verdaderamente hará volver sobre ti todas las dolencias de


Egipto ante las cuales te asustaste, y ciertamente quedarán pega-

Capítulo 16 243
16:2

das a ti”.

El hecho de que exista una relación entre la visión de los


toques de trompeta y la de los siete tazones, que encontramos si-
militudes en el contenido, aunque no haya una correspondencia
absoluta, no es algo nuevo en las Escrituras. A menudo ocurría
lo mismo con ciertos sueños proféticos, también caracterizados
por simbolismos o imágenes mentales similares a las visiones
como en los casos descritos en Génesis 37:5-11 y 41:14-30.
En Génesis 41:32, se especifica que esta repetición tenía un
significado o propósito preciso:

“Y el hecho de que el sueño le fue repetido dos veces a Faraón sig-


nifica que la cosa está firmemente establecida de parte del Dios
[verdadero], y el Dios [verdadero] está apresurándose a hacerlo”.

2 Y el primero se fue y derramó su tazón en la tierra. Y


una úlcera perjudicial y maligna llegó a estar sobre los
hombres que tenían la marca de la bestia salvaje y que ado-
raban a su imagen.

El primer tazón golpea la tierra o el suelo. Los efectos re-


cuerdan mucho los de la sexta plaga sobre Egipto, descritos en
Éxodo 9:8-11 cuando, a través del polvo, se produjo una terrible
plaga de diviesos malignos.
Una úlcera maligna habría afectado a todos aquellos que
habían decidido adorar a la bestia y su imagen al recibir su mar-
ca en lugar del sello de Dios. Esta decisión, en el caso de los
judíos, se expresa de la manera más dramática posible en Juan
19:15 con las palabras gritadas a Pilato:

“¡Quíta[lo]! ¡Quíta[lo]! ¡Al madero con él!” “No tenemos más rey
que César”.

La plaga, o úlcera incurable, de la cual Jehová asume toda


responsabilidad, habría sido una consecuencia directa del peca-
do de Israel, como se indica en Jeremías 30:12-15:

Pues esto es lo que ha dicho Jehová: “No hay curación para tu


quebranto. Tu golpe es crónico. No hay quien defienda tu causa,
por [tu] úlcera. No hay ningún medio de sanar, ningún restable-
cimiento, para ti. Todos los que te aman intensamente son los que

244 Revelación
16:3-7

te han olvidado. No eres aquella a quien siguen buscando. Pues


con el golpe de un enemigo te he golpeado, con el castigo de alguien
cruel, a causa de la abundancia de tu error; se han hecho numero-
sos tus pecados. ¿Por qué clamas debido a tu quebranto? Tu dolor
es incurable a causa de la abundancia de tu error; se han hecho
numerosos tus pecados. Yo te he hecho estas cosas.”

3 Y el segundo derramó su tazón en el mar. Y este se convir-


tió en sangre como de muerto, y toda alma viviente murió,
[sí,] las cosas [que había] en el mar.

El mar es el objetivo del segundo tazón. El efecto, al ser


vertido su contenido, es que el agua se convierte en sangre, un
mar de sangre (más precisamente la sangre de un cadáver, per-
teneciente a alguien que había muerto violentamente). La san-
gre recuerda la primera plaga sobre Egipto, descrita en Éxodo
7:17-21, así como las palabras de Ezequiel 16:2, 38:

“Hijo del hombre, haz saber a Jerusalén sus cosas detestables”.


“Y ciertamente te juzgaré con los juicios de adúlteras y mujeres que
derraman sangre, y ciertamente te daré la sangre de furia y celos”.

Al examinar el capítulo 8, se mencionó el tremendo derra-


mamiento de sangre que tuvo lugar durante la campaña militar
de los Romanos cerca del Mar de Galilea, hasta el punto en que
el agua se convirtió literalmente en sangre.

4-7 Y el tercero derramó su tazón en los ríos y sobre las fuen-


tes de las aguas. Y se convirtieron en sangre. Y oí al ángel
sobre las aguas decir: “Tú, Aquel que eres y que eras, el
Leal, eres justo porque has dictado estas decisiones, porque
ellos derramaron la sangre de santos y de profetas, y tú les
has dado a beber sangre. Lo merecen”. Y oí al altar decir:
“Sí, Jehová Dios, el Todopoderoso, verdaderas y justas son
tus decisiones judiciales”.

Incluso las fuentes de agua dulce no se salvan: se convier-


ten en sangre. El simbolismo es muy fuerte. De hecho, se dice
que a los culpables de haber esparcido la sangre de los santos y
de los profetas se les daría en cambio sangre para beber.
Vienen a la mente las palabras de Jesús, registradas en
Mateo 23:34-36:

Capítulo 16 245
16:8-9

“Por eso, miren, les envío profetas y sabios e instructores públi-


cos. A algunos de ellos ustedes los matarán y fijarán en made-
ros, y a algunos los azotarán en sus sinagogas y los persegui-
rán de ciudad en ciudad; para que venga sobre ustedes toda la
sangre justa vertida sobre la tierra, desde la sangre del justo
Abel hasta la sangre de Zacarías, hijo de Baraquías, a quien
ustedes asesinaron entre el santuario y el altar. En verdad les
digo: Todas estas cosas vendrán sobre esta generación”.

Según lo indicado por Josefo, narrando el llamado masacre


del rio Jordán, los Judíos que se estaban ahogando en el río se
vieron obligados a beber literalmente agua mezclada con sangre
(la de los cadáveres de aquellos que habían sido asesinados unos
momentos antes):

(Guerra de los Judíos, libro IV, capítulo 7)


“La necesidad los llevó a luchar, dado que no podían huir por nin-
gún sitio. Se extendieron lo más posible por las orillas y así sopor-
taron las flechas y las embestidas de la caballería, que hirieron
a muchos y los arrojaron a la corriente. Quince mil murieron a
manos de los Romanos, mientras que fue incalculable la cantidad
de judíos que se vieron obligados a tirarse voluntariamente al Jor-
dán. Fueron capturados unos dos mil doscientos y un abundante
botín de asnos, ovejas, camellos y bueyes. Esta derrota que sufrie-
ron los judíos fue muy importante y parecía mayor de lo que era,
por el hecho de que no solo toda la región por la que huían se había
llenado de muerte y el Jordán se podía cruzar pasando por enci-
ma de los cadáveres, sino también porque el lago Asfaltitis estaba
también repleto de cuerpos que en gran cantidad había arrastrado
el río hasta allí.”

Las voces que se escuchan desde el altar, confirmando la


legitimidad del juicio divino, son probablemente las mismas de
los mártires que en Revelación 6:9, 10 pedían ser vengados.

8-9 Y el cuarto derramó su tazón sobre el sol; y [al sol] se


le concedió chamuscar con fuego a los hombres. Y los hom-
bres fueron chamuscados con gran calor, pero blasfemaron
contra el nombre de Dios, que tiene la autoridad sobre es-
tas plagas, y no se arrepintieron para darle gloria.

Incluso el calor ardiente, como resultado del vertido del

246 Revelación
16:10-11

cuarto tazón, debe considerarse un símbolo apropiado del casti-


go divino, como indica Deuteronomio 28:22:

“Jehová te herirá con tuberculosis y fiebre ardiente e inflamación y


calor febril y la espada y abrasamiento y tizón, y estos ciertamente
te perseguirán hasta que hayas perecido”.

La expresión “gran calor” en realidad traduce una sola pa-


labra hebrea que literalmente significa calor sofocante, así como
también encontramos en otras traducciones de la Biblia.
Durante el período de la campaña militar romana, se regis-
tró un calor literal inusual, según lo informado por Josefo:

(Guerra de los Judíos, libro III, capítulo 7)


“Aconteció que no teniendo los samaritanos agua, los aquejaba
gran sed, porque era en medio del verano, y el pueblo no se había
provisto de las cosas necesarias; y fue tan grande, que hubo al-
gunos que de ella murieron. Había muchos que querían más ser
puestos en servidumbre y cautivados, que no morir: éstos se pasa-
ban huyendo a los romanos”.

10-11 Y el quinto derramó su tazón sobre el trono de la bes-


tia salvaje. Y su reino se oscureció, y empezaron a roerse las
lenguas de dolor, pero blasfemaron contra el Dios del cielo
por sus dolores y por sus úlceras, y no se arrepintieron de
sus obras.

El quinto tazón es vertido en el mismo trono de la bestia


salvaje para indicar que durante ese período de juicio también
el instrumento utilizado para el castigo habría sufrido por una
plaga que habría hasta hecho temblar su trono.
El historiador romano Tácito describe la dificultad que
atravesó el Imperio Romano mientras participaba en su campa-
ña contra Jerusalén:

(Historiae, Libro I, párrafo 2)


“Empiezo mi tarea tratando una época repleta de acontecimientos.
Atroz por las guerras, desgarrada por las sediciones, violenta en
los mismos tiempos de paz. Cuatro emperadores asesinados por la
espada, tres guerras civiles, cuatro guerras exteriores, y muchas en
que se entremezclaban ambas. La marcha de los acontecimientos
fue favorable en Oriente (en Judea), y adversa en Occidente: re-

Capítulo 16 247
16:10-11

vueltas en el Ilírico, sublevaciones en la Galia, sometida la Brita-


nia y, poco después perdida; los pueblos suevos y sármatas alzados
en armas contra nosotros; la Dacia, cuya gloria ha consistido en
desastres tan suyos como nuestros; los partos casi levantados en
armas contra nosotros por las intrigas de un falso Nerón. Italia
azotada por calamidades nunca vistas hasta ahora, o sucedidas
de nuevo tras una larga serie de siglos sin sufrirlas. Esquilmadas
y arruinadas las ciudades, incluso la fértil y fecunda región de la
Campania. La misma Roma devastada por los incendios; templos
arruinados; el mismo Capitolio incendiado por mano de los pro-
pios ciudadanos. Violado el culto; graves y públicos adulterios;
el mar lleno de exiliados; los escollos bañados en sangre con las
matanzas. Y crueldades más atroces aún en Roma, hasta conside-
rarse delito tanto aceptar como rechazar la nobleza, las riquezas
y los honores, y convertirse la honradez en ocasión de ruina. No
causaba menos rabia ver las recompensas dadas a los delatores
que los crímenes cometidos para alcanzarlas, consiguiendo unos
el sacerdocio y el consulado como botín, y ejerciendo otros la ad-
ministración y el poder en el interior de forma que sembraban el
odio y el terror por doquier. Los esclavos sobornados en contra de
sus señores, los libertos en contra de sus patronos, y quien carecía
de enemigos traicionado por sus propios amigos. Pero no ha sido
un siglo tan estéril de virtudes que no haya registrado casos de
comportamiento ejemplar: madres acompañando a sus hijos pró-
fugos, esposas acompañando a sus maridos al destierro, parientes
que se atrevían a dar la cara por los suyos, yernos constantes en
las adversidades, fidelidad a toda prueba de esclavos, incluso en
medio de las torturas. Se ha visto a ilustres varones que, llegada
su hora, la han afrontado con el valor por el que fueron alabados
los antiguos. Y, aparte los muchos y variados casos sucedidos a
las personas, han aparecido prodigios en cielo y tierra, avisos por
medio de rayos, y presagios sobre el futuro, unos favorables y otros
infaustos, unos ambiguos y otros manifiestos. Nunca, por otra par-
te, se ha visto tan claro, por tan pavorosas desgracias del pueblo
Romano y por señales tan precisas, que los dioses no se preocupan
tanto de nuestra seguridad como de nuestro justo castigo.”

Ni los disturbios que se estaban produciendo en Roma, ni


el sufrimiento infligido por los Romanos en Palestina, lograron
de modo alguno un cambio de opinión o un arrepentimiento de
las dos partes en conflicto, aunque hubo de ambos lados la con-
vicción de estar bajo un juicio de parte de Dios, a quien muchos

248 Revelación
16:12-14

atribuyeron sus sufrimientos con resentimiento.

12-14 Y el sexto derramó su tazón sobre el gran río Éu-


frates, y su agua se secó, para que se preparara el ca-
mino para los reyes procedentes del nacimiento del sol.
Y vi tres expresiones inspiradas inmundas [que se pare-
cían] a ranas salir de la boca del dragón y de la boca de
la bestia salvaje y de la boca del falso profeta. Son, de
hecho, expresiones inspiradas por demonios, y ejecutan
señales, y salen a los reyes de toda la tierra habitada,
para reunirlos a la guerra del gran día de Dios el To-
dopoderoso.

El secarse de las aguas del Éufrates para preparar el ca-


mino para los reyes procedentes del nacimiento del sol, como
consecuencia del derramamiento del sexto tazón, nos recuerda
la conquista de la antigua Babilonia por los Medos y los Persas.
El libro Apocalipsis (re), dice que los reyes procedentes del naci-
miento del sol representan a Jehová y a Jesús. Sin embargo, no
se encuentra nada en el contexto ni en ninguna otra parte de las
Escrituras que avale esta interpretación.
Más bien, el contexto sugiere que estos reyes que vienen del
este y que encontrarían el camino allanado frente a ellos son los
mismos reyes que se han reunido para la batalla, mencionados
en el siguiente versículo 14.
Como veremos mejor en los siguientes dos capítulos, en este
escenario profético anti típico, Jerusalén toma figurativamente
el lugar de la antigua Babilonia, mientras que los reyes que sir-
ven a los Romanos toman el lugar de los Medos y los Persas.
Un similar secarse de las aguas, en un contexto diferente al
de Babilonia, había sido predicho en Isaías 42:15:

“Devastaré montañas y colinas, y secaré toda su vegetación. Y cier-


tamente tornaré ríos en islas, y secaré los estanques llenos de ca-
ñas”.

Los siguientes versículos revelan que este secarse de las


aguas habría afectado al pueblo de Israel.

Isaías 42:19-24:
“¿Quién es ciego, si no mi siervo, y quién es sordo como mi mensa-
jero a quien envío? ¿Quién es ciego como el recompensado, o ciego

Capítulo 16 249
16:12-14

como el siervo de Jehová? Era caso de ver muchas cosas, pero tú no


seguiste vigilando. Era caso de abrir los oídos, pero no seguiste es-
cuchando. Jehová mismo por causa de su justicia se ha deleitado
en que él engrandezca la ley y la haga majestuosa. Pero es un pue-
blo saqueado y despojado, todos ellos atrapados en los agujeros,
y en las casas de detención los han mantenido escondidos. Han
llegado a ser para saqueo sin libertador, para pillaje sin nadie
que diga: “¡Devuelve!”. ¿Quién entre ustedes prestará oído a esto?
¿Quién prestará atención y escuchará para tiempos posteriores
¿Quién ha dado a Jacob para simple pillaje, y a Israel a los sa-
queadores? ¿No es Jehová, Aquel contra quien hemos pecado, y en
cuyos caminos ellos no quisieron andar, y cuya ley no escucharon?”

El dragón simbólico, la bestia salvaje que representa al


Imperio Romano y el falso profeta (la imagen de la bestia que
simboliza el sistema religioso judío, cómplice de los Romanos)
hacen que de sus bocas salgan expresiones similares a ranas,
que nos recuerdan la plaga de ranas literales que golpearon a
Egipto. En este caso, las ranas simbólicas van a los reyes de
toda la tierra habitada (griego oikouméne), es decir el mundo
en ese momento controlado por el Imperio Romano, para reu-
nirlos contra la nación de Israel hacia la guerra del gran día de
Jehová (el mismo día del juicio mencionado anteriormente en
Revelación 6:17).
Los reyes que están siendo reunidos para la guerra (repre-
sentados por los diez cuernos de la bestia) son todos reyes va-
sallos de Roma, especialmente aquellos que ocupaban la parte
oriental del Imperio Romano y que tenían la obligación de pres-
tar sus fuerzas militares al servicio de Roma proporcionando
un gran número de tropas auxiliares. En realidad, estos reyes
vasallos y sus tropas formaron la mayor parte del ejército que
atacó a Jerusalén.
En Hechos 4:26 la expresión los reyes de la tierra se refería
a los gobernadores que administraban Palestina en nombre de
Roma. La palabra tierra traduce, en este caso, el griego “ges”.
En Revelación 16:14 el uso de “oikumene”, se refiere en
cambio a los reyes de la tierra que estaban en el territorio más
amplio controlado por el Imperio Romano:

(Guerra de los Judíos, libro III, capítulo 4)


“Un gran contingente de milicias auxiliares también fue reunido
por los reyes, porque Antíoco, Agripa y Sohemo enviaron dos mil

250 Revelación
16:15-16

hombres de a pie y mil flecheros de a caballo. Envióle también


Malco, rey de Arabia, además de cinco mil infantes, mil caballos,
cuya mayor parte eran también flecheros, de manera que, contan-
do junto todo este ejército, llegó casi a sesenta mil hombres entre
los de a pie y los de a caballo, además de otros muchos que seguían
el campo, los cuales, por estar ya muy experimentados en las cosas
de la guerra, no diferían de la gente de guerra, porque en tiempo de
paz habían estado en los ejercicios de sus señores y experimentan-
do con ellos los peligros de la guerra, y si no era por sus señores,
no podían ser vencidos por algún otro, tanto en sus fuerzas, como
en la destreza y maña en las cosas de la guerra.”

(Guerra de los Judíos, libro V, capítulo 1)


“En efecto, Tito, después de reunir con él una parte de su ejército
y de ordenar al resto concentrarse en Jerusalén, salió de Cesárea.
Llevaba tres legiones, que antes habían asolado con su padre Ju-
dea, y también la duodécima legión de Cestio, que antaño había
sido derrotada. Esta última, que por su valor se había hecho famo-
sa en otros lugares, marchaba ahora a vengarse con más ardor al
recordar lo que había padecido anteriormente. Así pues, mandó a
la quinta de estas legiones reunirse con él a través de Emaús y a la
décima que subiera por Jericó. Mientras, él partió con el resto de
las tropas, al que se le añadió un destacado número de aliados de
los reyes e importantes tropas auxiliares de Siria.”

15-16 “¡Mira! Vengo como ladrón. Feliz es el que se man-


tiene despierto y guarda sus prendas de vestir exterio-
res, para que no ande desnudo y la gente mire su ver-
güenza.” Y los reunieron en el lugar que en hebreo se
llama Har–Magedón.

En este punto, la inserción de una invitación a los cristianos


para permanecer despiertos y no perder su verdadera identidad
parece más apropiada que nunca. El discernimiento y la obe-
diencia les habrían permitido escapar de la gran tribulación que
se acercaba y pronto sería llevada a Jerusalén. (Marcos 13:14)
El lugar donde se reúnen los reyes (los mismos reyes que
proceden del nacimiento del sol, mencionados en el versículo 12)
se llamaría, en hebreo, Har Magedón.
La palabra indica un lugar geográfico literal que traducido
del hebreo significa Monte o Cerro de Meguidó. Es una referen-
cia clara a la antigua ciudad de Meguidó que, como la mayoría

Capítulo 16 251
16:15-16

de las ciudades antiguas, se encontraba en la parte alta de un


promontorio.
Esta localidad todavía existe y es posible identificarla en
el mapa geográfico con el nombre de Tel Megiddo. Tel, palabra
hebrea moderna para colina, reemplaza la palabra más arcaica
Har, manteniendo intacto el significado. (El nombre de la ciu-
dad de Tel Aviv, para dar otro ejemplo, significa literalmente
colina de primavera; en hebreo antiguo, se llamaría: Har Aviv).1
En las Escrituras hebreas se hace referencia a Meguidó,
especialmente en relación con dos eventos: la batalla entre el
Juez Barac y el ejército de Sísara (batalla en la que Israel con-
siguió la victoria gracias al apoyo divino) y la batalla entre el
Faraón Nekó y el ejército de Josías. Como resultado de esta
última batalla, Josías perdió la vida por desobedecer a Jehová,
mientras que el reino de Judá fue derrotado y sometido. El libro
Apocalipsis (re) publicado por la WTS, no establece una cone-
xión específica con ninguna batalla registrada en las Escrituras
hebreas, entre las que se combatieron en Meguidó. El contexto
histórico relacionado con el incidente de Josías, es en realidad
interesante.

2 Crónicas 35:20-22:
“Después de todo esto, cuando Josías hubo preparado la casa,
Nekó el rey de Egipto subió para pelear en Carquemis junto al
Éufrates. Entonces Josías salió a un encuentro con él. Ante aque-
llo, aquel le envió mensajeros, diciendo: “¿Qué tengo yo que ver
contigo, oh rey de Judá? No es contra ti contra quien vengo hoy,
sino que es contra otra casa contra la que tengo mi pelea, y a la que
Dios mismo dijo que causara perturbación. Guárdate de hacerlo
por tu propio bien a causa de Dios, que está conmigo, y no dejes
que él te arruine”. Y Josías no apartó su rostro de él; antes bien,
para pelear contra él se disfrazó y no escuchó las palabras de Nekó
procedentes de la boca de Dios. De manera que vino a pelear en la
llanura-valle de Meguidó.”

La obstinación y la desobediencia de Josías, quien asumió


erróneamente que contaba con el apoyo divino, lo llevaron no
solo a perder la vida, sino también a provocar que (perdiendo la

1. https://it.m.wikipedia.org/wiki/Megiddo

252 Revelación
16:15-16

batalla decisiva) Judá y Jerusalén fueran sometidas a Egipto.


Este episodio fue tan importante como para componer un
canto funerario que habría de ser recordado de generación en
generación, como se indica en 2 Crónicas 35:25:

“Y Jeremías se puso a salmodiar por Josías; y todos los cantores y


las cantoras siguen hablando de Josías en sus endechas hasta hoy;
y las tienen establecidas como disposición reglamentaria sobre Is-
rael, y allí están escritas entre las endechas”.

Se note que esta otra crónica del evento también confirma


la relación entre la condena de Jerusalén y el nombre Meguidó,
en 2 Reyes 23:27,29:

“Antes bien, dijo Jehová: “A Judá, también, quitaré de mi vista,


tal como he quitado a Israel; y ciertamente rechazaré a esta ciudad
que he escogido, aun a Jerusalén, y a la casa de la que he dicho:
“Mi nombre continuará allí”. “En sus días Faraón Nekoh el rey de
Egipto subió al rey de Asiria junto al río Éufrates, y el rey Josías
procedió a ir a su encuentro; pero aquel le dio muerte en Meguidó
tan pronto como lo vio”.

Zacarías 12:11 confirma aún más esta relación entre Me-


guidó (con su canción funeraria) y un evento futuro que habría
tenido que ver con Jerusalén:

“En aquel día el plañido en Jerusalén será grande, como el plañi-


do de Hadadrimón en la llanura-valle de Meguidó”.

La referencia a Meguidó como el lugar donde se reunirían


las tropas que habrían provocado el lamento de Jerusalén era
más que apropiada, pero no solo en términos simbólicos.
Un detalle interesante se refiere a una de las legiones ro-
manas que participaron en el sitio de Jerusalén, más precisa-
mente la Legión VI, llamada Ferrata:

“En el 35 d.C. cruzó el Éufrates, luego se movió contra los judíos


que se habían negado a colocar la imagen de Calígula en el Tem-
plo de Jerusalén. Del 58 al 60, siguió a Corbulón en Armenia para
detener la amenaza de los Partos; en 67 se fusionó con el ejército
con el que Cestio Gallo se movió contra los judíos junto con la Le-

Capítulo 16 253
16:15-16

gio XII Fulminata.”2

Hasta hace poco, no se sabía dónde estuviera asignada de


manera permanente esta importante legión romana.
Hace apenas unos años, un grupo de arqueólogos descu-
brió, en el lugar de la antigua ciudad de Meguidó, los restos del
campamento permanente de la “VI Ferrata”.
Según los recientes descubrimientos arqueológicos, el área
del antigua Meguidó (ubicada en el norte de Palestina y que
incluye la colina de Har Magedón que la domina) fue elegida
como lugar para un campamento permanente (castrum) de la
VI legión romana, llamada Ferrata.3
Como Josefo señala, las tropas de Tito que procedían de
Egipto permanecieron brevemente en Cesárea mientras se pre-
paraban para marchar contra Jerusalén.

(Guerra de los Judíos, Libro IV, Capítulo 11, Libro V, Capítulo 1)


“Dado que ya ahora, en contra de lo que se esperaba, todo el Im-
perio estaba bajo su autoridad y se había puesto a salvo el Estado
romano, Vespasiano dirigió su atención a lo que aún quedaba por
resolver en Judea. Él deseaba embarcarse para Roma, ya que el
invierno estaba acabando, y con rapidez dejó organizada la situa-
ción de Alejandría. Envió a su hijo Tito con los mejores hombres
de su ejército a conquistar Jerusalén. Luego llegó a Ascalón y de
aquí a Jamnia, después a Jope y de esta ciudad a Cesárea, donde
había determinado reunir el resto de sus tropas. Tito, tras recorrer,
según hemos dicho antes, el desierto que hay desde Egipto hasta
siria, llegó a Cesárea, donde había decidido reunir sus tropas.”

Cesárea se menciona como el lugar donde Tito tenía la in-


tención de reunir tropas. Sin embargo, la ciudad de Cesárea,
ubicada cerca del mar, no representaba el punto de encuentro
natural con las tropas que venían del este (del área del Éufra-
tes), ni ofrecía el espacio ideal para reunir a más de 60,000 sol-
dados.

2. https://it.m.wikipedia.org/wiki/Legio_VI_Ferrata

3. https://www.timesofisrael.com/in-first-imperial-roman-legionary-camp-unco-
vered-near-megiddo

254 Revelación
16:17-19

Tel Megiddo, o Har Magedón, está a solo 26 km de Cesárea;


su inmenso valle, que constituía prácticamente un paso obliga-
do para las tropas que venían del este, fue probablemente el
lugar de reunión de las tropas en su camino hacia Jerusalén.
En Revelación, de hecho, es digno de mencionar que nunca
se indica Har Magedón, como el sitio de una guerra, se describe
en cambio como el lugar donde los reyes y sus ejércitos se reuni-
rían en preparación para la guerra.
La expresión del versículo 14, “para reunirlos a la” (grie-
go eis ton), resultaría mejor traducida “para reunirlos para la
guerra”. Esto, considerando que el primer significado del griego
“eis” es el de indicar un propósito o el acto de ir hacia una meta.
No hubo ninguna batalla en el lugar llamado Har Magedón: la
batalla ocurrió en Jerusalén. Por lo tanto, no veo razón para
usar la expresión la batalla de Har Magedón en referencia a una
destrucción futura. No, la Biblia no autoriza a enseñar que ha-
brá una futura batalla o guerra de Har Magedón. (Ver el mapa
pág. 260-261)

17 Y el séptimo derramó su tazón sobre el aire. Con esto,


una voz fuerte salió del santuario, desde el trono, y dijo:
“¡Ha acontecido!”.

El séptimo tazón, el final, es derramado en el aire. Se trata


de golpear, obviamente simbólicamente, al elemento más pene-
trante y el que está en todas partes: el aire. (Efesios 2:2). Por
lo tanto, este es un símbolo apropiado para indicar el logro del
objetivo final, de modo que desde el trono se pueda finalmente
exclamar: “¡Ha acontecido!”
El juicio, visto desde la perspectiva celestial, ha llegado a
su fin.

18-19 Y ocurrieron relámpagos y voces y truenos, y ocurrió


un gran terremoto como el cual no había ocurrido uno des-
de cuando los hombres vinieron a estar en la tierra, tan
extenso el terremoto, tan grande. Y la gran ciudad se divi-
dió en tres partes, y las ciudades de las naciones cayeron;
y Babilonia la Grande fue recordada a vista de Dios, para
darle la copa del vino de la cólera de su ira

Las voces, los relámpagos y los truenos son fenómenos re-


currentes que acompañan las declaraciones de juicio de Dios.

Capítulo 16 255
ilustraciones y fotografías capítulo 16

“Y los reunieron en el lugar que se llama en hebreo


Har Magedòn”

SIRIA
Mediterráneo

Cesárea
Tel Megiddo
Alejandría (Har Magedón)

Jerusalén

EGYPT EGIPTO
Ni
lo

Mar Rojo

0 Km 500 Km
ilustraciones y fotografías capítulo 16

Nínive

N
Éu
ph
ra
te
s

Ti
gr
i

Babilonia
PERSIA

PERSIA
Ur

1ª GUERRA JUDÍA: 66-70 EC


"Y los reunieron en el lugar que se
llama en hebreo Har Magedón ".
Golfo
Revelación 16:16 Persico

Veteranos y aventureros de Italia


de los ejércitos derrotados de
Galba y Oto.

V Macedonica, VI Ferrata, X
Fretensis y XII Fulminata de Siria y
las campañas contra los Partos y
Armenios

Tropas auxiliares llegaron de los


reinos árabes "reyes del Eufrates"
que odiaban a los Judíos

XV Apollinaris, bajo mando directo


de Tito. Estacionada en Alejandría
después de la campaña contra los
Partos.
16:17-19

Aunque terremotos fueron también mencionados anterior-


mente, este es el concluyente: el más grande de todos.
Como en el caso de Revelación 11:8, la expresión “la gran
ciudad”, se refiere a la ciudad de Jerusalén. Las tres partes en
que se dividió y el gran terremoto podrían tener relación con el
siguiente episodio mencionado por Josefo con respecto al asedio:

(Guerra de los Judíos, libro V, capítulo 6)


“Tito, tras colocar más cerca las máquinas lanzadoras, para que
los judíos no impidieran actuar a los arietes desde la muralla,
dio la orden de atacar. De repente se produjo en tres puntos de la
ciudad un terrible estruendo, la gente que estaba dentro se puso
a gritar y un miedo se apoderó de todos los sediciosos por igual.”

Por otro lado, podría ser una referencia a las tres facciones
que controlaban Jerusalén hasta justo antes de su destrucción,
como se indica en la siguiente cita:

70 d.C. La conquista de Jerusalén por Giovanni Brizzi, Capí-


tulo 18
“Según las cifras proporcionadas por Josefo, había tres faccio-
nes diferentes (y opuestas) dentro de Jerusalén, como hemos
visto: Simón Bar Jora, al frente de un grupo mucho más gran-
de y poderoso, tenía a su disposición diez mil hombres (redu-
cidos, aparentemente, a la mitad de los que lo habían seguido
anteriormente) comandados por cincuenta oficiales, a quienes
podía sumar los cinco mil Idumeos que se habían quedado
en la ciudad. Ellos, considerados guerreros particularmente
diestros y feroces, fueron guiados a su vez por diez capitanes,
entre los cuales los más conocidos fueron Santiago ben Sosas y
Simón ben Cathlas. Juan de Giscala, mientras tanto, encabe-
zó seis mil hombres armados, en su mayoría zelotes. El tercer
grupo, quizás los miembros originales del movimiento, fue en-
cabezado por Eleazar y contó con dos mil cuatrocientos hom-
bres en total, reunidos en los patios interiores del santuario”.

O bien, podría referirse al concepto expresado en Ezequiel


5:2:

“Una tercera parte la quemarás en el fuego mismo en medio de la


ciudad tan pronto como se hayan cumplido los días del sitio. Y
tienes que tomar otra tercera parte. Y [la] herirás con la espada

258 Revelación
16:20-21

todo en derredor de ella, y la [última] tercera parte la esparcirás al


viento, y yo sacaré una espada misma detrás de ellos”.

Del simbolismo relativo a Babilonia la Grande tendremos


la oportunidad de hablar abundantemente en los siguientes dos
capítulos.

20-21 También, toda isla huyó, y no se hallaron las monta-


ñas. Y un granizo grande, con cada piedra como del peso
de un talento, descendió del cielo sobre los hombres, y los
hombres blasfemaron contra Dios debido a la plaga de gra-
nizo, porque la plaga de este fue excepcionalmente grande.

Las referencias apocalípticas a las islas y montañas que


huyen son una repetición de lo que vimos anteriormente en Re-
velación 6:14.
Babilonia la Grande, como sabemos, será calificada más
adelante como “la madre de las rameras”. La pena de muerte
por el pecado de prostitución era la lapidación. Juan ve lo que
puede compararse con una lapidación desde el cielo: un granizo
de piedras blancas que pesaban cada una un talento.
Al leer la siguiente declaración de Josefo, quedará claro
como la descripción es tan exacta y correspondiente que no re-
quiere más comentarios:

(Guerra de los Judíos, libro V, capítulo VI)


“Los que trabajaban en el terraplén se protegían de los lanzamien-
tos judíos con techumbres de mimbre que cubrían las empalizadas
y repelían las salidas de los judíos con máquinas lanzadoras. To-
das las legiones disponían de admirables máquinas, si bien con
diferencia la décima legión contaba con las más potentes oxibelas
y con las más grandes balistas, con las que no solo repelían las
salidas enemigas sino también a los que estaban en la muralla.
Las piedras que lanzaban pesaban un talento y alcanzaban más
de dos estadios. Su golpe era irresistible tanto para los que se en-
contraban en las primeras posiciones, como para los que estaban
detrás de ellos. Al principio los judíos esquivaban las piedras que
les arrojaban, pues eran blancas, de modo que no solo se dejaban
sentir por el silbido, sino que también se percibía su llegada por el
brillo que destellaban.”

Solo podemos imaginar la resentida reacción de los Judíos,

Capítulo 16 259
dentro de la ciudad, mientras se sentían cada vez más atrapa-
dos esperando la intervención de Dios. En cambio, era Él quien
permitía que los Romanos los castigaran por sus pecados.

260 Revelación
17:1-2

CAPÍTULO 17

Revelación 17:1-18

1-2 Y uno de los siete ángeles que tenían los siete tazones
vino y habló conmigo, y dijo: “Ven, te mostraré el juicio so-
bre la gran ramera que se sienta sobre muchas aguas, con
quien los reyes de la tierra cometieron fornicación, entre
tanto que los que habitan la tierra fueron emborrachados
con el vino de su fornicación”.

Ha llegado el momento de hablar de la identidad de la ra-


mera: Babilonia la Grande. Después de haber presenciado, en
el capítulo anterior, el derramamiento de las siete plagas finales
(aquellas que habrían puesto fin a la ira de Dios) y haber escu-
chado exclamar “¡Ha acontecido!”, es razonable preguntarse por
qué se invita a Juan a ver un juicio que en teoría debía haberse
cumplido con el derramamiento de los siete tazones.
En realidad, en Revelación ya hemos visto diferentes ejecu-
ciones judiciales que parecían ser definitivas:

• En el capítulo 6, versículos 12 al 17, con la apertura del


sexto sello;
• Con las plagas desatadas por los toques de las siete
trompetas, del capítulo 8;
• Con el toque de la última trompeta, en el capítulo 11,
versículos 11-18;
• Con la imagen del lagar para la uva, descrita en el
capítulo 14, versículos 19 y 20;
• Con el derramamiento de los siete tazones, del
capítulo 16.

Sin embargo, estamos ahora de nuevo frente a otra escena


de juicio. Es obvio que no puede tratarse de diferentes actos de
juicio sobre diferentes sujetos, más bien se trata de un solo acto,
visto desde diferentes ángulos y expresado en la forma típica

Capítulo 17 261
17:3-4

de la literatura hebrea que tenía como elemento fundamental y


recurrente el del paralelismo.
La repetición del juicio también se justifica por el cambio
de perspectiva o punto de observación en el que se encuentra
Juan. La mujer, en este caso una ramera, contrasta a la mujer
vista en el cielo en el capítulo 12. De la misma manera, la ciu-
dad que la prostituta representa es un claro contraste con la
ciudad que desciende del cielo mencionada más adelante en el
capítulo 21. Los elementos descriptivos de la ramera, anticipa-
dos por el ángel, serán comentados a medida que avancemos al
examinar la visión.

3 Y me llevó en [el poder del] espíritu a un desierto. Y al-


cancé a ver a una mujer sentada sobre una bestia salvaje
de color escarlata que estaba llena de nombres blasfemos y
que tenía siete cabezas y diez cuernos.

Esta es la tercera vez, de las cuatro totales, en que ocurre


la expresión “en el poder del espíritu”, expresión que define la
posición de Juan o su punto de observación. Después de su es-
tancia en Patmos, durante la revelación de los primeros capítu-
los relativos a las siete congregaciones, a partir del capítulo 4,
Juan ha podido observar las cosas desde el punto de vista del
cielo. Ahora, por el espíritu es traído de nuevo a la tierra, pre-
cisamente en un desierto, para observar el mismo juicio, pero
centrándose más en el sujeto desde el punto de vista terrenal.
Como el versículo 1 dice que la ramera estaba sentada sobre
muchas aguas, el hecho de que la escena tenga lugar en un de-
sierto es indicativo del final reservado para la ramera, es decir
la desolación más completa.
La bestia salvaje en la que está sentada la ramera se des-
cribe exactamente como la del anterior capítulo 13: con siete
cabezas, diez cuernos y llena de nombres blasfemos. El único
elemento adicional es representado por el color escarlata, un
detalle que no se especificaba en el capítulo 13. El color está en
armonía con las prendas de vestir de la prostituta que la monta.
Sin embargo, no hay indicios para pensar que se trate de una
nueva bestia.

4 Y la mujer estaba vestida de púrpura y escarlata, y estaba


adornada con oro y piedra preciosa y perlas, y tenía en la
mano una copa de oro que estaba llena de cosas repugnan-

262 Revelación
17:4

tes y de las inmundicias de su fornicación.

Estos primeros elementos que describen a la mujer debe-


rían podernos dirigir en el camino correcto para identificarla
precisamente. Para completar la descripción de su vestimenta
(además de vestirse de púrpura y escarlata, ser adornada con
piedra preciosa, oro y perlas) debemos agregar un elemento, in-
cluido en el versículo 16 del siguiente capítulo 18 donde además
se menciona el lino fino.
Teniendo que buscar el significado del simbolismo en las
Escrituras hebreas, ¿qué imagen habría llegado a la mente de
Juan en base a esta descripción? Encontramos una pista, en
Éxodo 28:4, 5, 9:

“Y estas son las prendas de vestir que harán: un pectoral, y un efod


y una vestidura sin mangas y un traje talar de obra escaqueada,
un turbante y una banda; y tienen que hacer las prendas de vestir
santas para Aarón tu hermano y para sus hijos, para que él me
haga trabajo de sacerdote. Y ellos mismos tomarán el oro y el hilo
azul y la lana teñida de púrpura rojiza y la fibra escarlata carme-
sí y el lino fino. Y tienes que tomar dos piedras de ónice y grabar
sobre ellas los nombres de los hijos de Israel”.

El único elemento de la vestimenta del sumo sacerdote que


no se nota en la prostituta es el hilo de color azul.
Números 15:38,39 nos dice qué representaba este elemen-
to:

“Habla a los hijos de Israel, y tienes que decirles que tienen que
hacerse orillas con flecos en las faldas de sus prendas de vestir
durante todas sus generaciones, y tienen que poner una cuerdeci-
ta azul más arriba de la orilla con flecos de la falda: y tiene que
servirles de orilla con flecos, y ustedes tienen que verla y recordar
todos los mandamientos de Jehová y ponerlos por obra, y no de-
ben andar siguiendo sus corazones y sus ojos, a los cuales están
siguiendo en ayuntamiento inmoral”.

La relación inmoral, o adulterio espiritual, rendía del todo


fuera de lugar la mención del hilo azul que ciertamente no sería
adecuado para una prostituta (ver ilustración al final de este
capítulo).
También noten lo que se menciona en Ezequiel 16:3, 10-15:

Capítulo 17 263
17:4

“Y tienes que decir: ‘Esto es lo que ha dicho el Señor Soberano Je-


hová a Jerusalén: “Tu origen y tu nacimiento fueron de la tierra
del cananeo. Tu padre era el amorreo, y tu madre era una hitita.”

“Y pasé a vestirte con una prenda de vestir bordada y a calzarte


con piel de foca y a envolverte en lino fino y a cubrirte con género
costoso. Y pasé a engalanarte con adornos y a ponerte brazaletes
sobre las manos y un collar alrededor de la garganta. Además, te
puse una nariguera en la ventana de la nariz y zarcillos en las
orejas y una hermosa corona en la cabeza. Y seguiste engalanán-
dote con oro y plata, y tu atavío era lino fino y género costoso y una
prenda de vestir bordada. Flor de harina y miel y aceite eran lo
que comías, y te hiciste muy, muy bella, y gradualmente llegaste
a estar lista para posición real. Y para ti empezó a salir entre las
naciones un nombre debido a tu belleza, porque esta era perfecta
a causa de mi esplendor que coloqué sobre ti’, es la expresión del
Señor Soberano Jehová. Pero tú empezaste a confiar en tu belleza
y a hacerte prostituta debido a tu nombre, y a derramar tus actos
de prostitución sobre todo el que pasaba; de él llegó a ser”.

Encontramos aquí, en referencia a Jerusalén, todos los ele-


mentos que recuerdan las vestiduras sacerdotales, incluido el
único elemento que faltaba: el collar de perlas. Así que tenemos
en Jerusalén la descripción de una prostituta simbólica, vestida
exactamente de la misma manera descrita en Revelación. La
mujer sostiene una copa de oro, llena de las cosas repugnantes
de su fornicación, que en el siguiente capítulo se dice la prosti-
tuta da a beber a naciones y reyes.
Es interesante que, para celebrar la victoria momentánea
sobre los Romanos en 66 EC, los Judíos de Jerusalén acuñaron
una moneda con la inscripción Jerusalén la santa, acompañada
de la imagen de una copa.1
También en lo que respecta al contenido de la copa, la des-
cripción encaja perfectamente con la del pueblo infiel de Israel,
como se informa en Ezequiel 16:15:

“Pero tú empezaste a confiar en tu belleza y a hacerte prostituta


debido a tu nombre, y a derramar tus actos de prostitución sobre

1.Foto 17.1

264 Revelación
17:5

todo el que pasaba; de él llegó a ser.”

Y también en Ezequiel 24:13:

“Hubo conducta relajada en tu inmundicia. Por esa razón tuve


que limpiarte, pero no te hiciste limpia de tu inmundicia. No te
harás limpia más hasta que yo haga que mi furia llegue a su des-
canso en tu caso”.

5 Y sobre su frente estaba escrito un nombre, un misterio:


“Babilonia la Grande, la madre de las rameras y de las
cosas repugnantes de la tierra”.

El nombre Babilonia la Grande, se define un misterio para


indicar que no se trata realmente de la ciudad de Babilonia,
sino de un símbolo cuyo significado se puede entender a través
del discernimiento y del contenido de la visión. Ya habíamos vis-
to anteriormente que, en sentido espiritual, Jerusalén se podía
definir Sodoma y Egipto, en Revelación 11:8. Ahora, siempre
en sentido espiritual, es definida como Babilonia la Grande. La
antigua Babilonia causó la ruina del primer templo judío (el de
Salomón); de manera similar, Jerusalén y su maldad habrían
causado la destrucción del segundo templo.
La relación entre Jerusalén y Babilonia también se esta-
blece en una visión del capítulo 5 de Zacarías en la que una
mujer que representaba la maldad era transportada en un efa
desde Jerusalén a Babilonia donde tendría que permanecer.
No solo la maldad regresó a Jerusalén para morar allí per-
manentemente, sino que su adulterio espiritual la hizo merecer,
mucho más que cualquier otra nación o ciudad, el título de “ma-
dre de las rameras y de las cosas repugnantes de la tierra”.

Ezequiel 5:5, 6:
“Esto es lo que ha dicho el Señor Soberano Jehová: “Esta es Je-
rusalén. En medio de las naciones la he puesto, con países todo
en derredor de ella. Y ella procedió a portarse rebeldemente con-
tra mis decisiones judiciales en iniquidad más que las naciones, y
contra mis estatutos más que los países que la rodean toda, pues
mis decisiones judiciales rechazaron y, en cuanto a mis estatutos,
no anduvieron en ellos”.

El adulterio espiritual ocurre solo cuando hay una viola-

Capítulo 17 265
17:6

ción de un acuerdo de matrimonio legalmente establecido. La


conducta de la nación de Israel era tan grave, no solo porque
había sido infiel como esposa al violar su pacto matrimonial con
Jehová, sino también porque había multiplicado sus actos de
prostitución como nadie más.

Ezequiel 16:33,34:
“A todas las prostitutas se acostumbra dar un regalo, pero tú...
tú has dado tus regalos a todos los que te han amado apasiona-
damente, y les ofreces un soborno para que vengan a ti de todo en
derredor en tus actos de prostitución. Y en tu caso tiene lugar la
cosa opuesta a lo de otras mujeres en tus actos de prostitución, y
según tu estilo no se ha cometido prostitución, aun al dar tú alqui-
ler cuando a ti no se te ha dado alquiler, y así ocurre de la manera
opuesta.”

El nombre Babilonia la Grande estaba escrito en la frente


de la mujer así como, de manera correspondiente, se habla de
Israel en Jeremías 3:3:

“De modo que se retienen los chaparrones copiosos, y ni siquiera


ha ocurrido una lluvia primaveral. Y la frente de una esposa que
comete prostitución ha llegado a ser tuya. Has rehusado sentirte
humillada”.

6 Y vi que la mujer estaba borracha con la sangre de los


santos y con la sangre de los testigos de Jesús. Pues, al al-
canzar yo a verla, me admiré con gran admiración.

El versículo final de este capítulo dice que la mujer es, o re-


presenta, una ciudad. Cual sea la ciudad, señalada en las Escri-
turas como culpable del derramamiento de la sangre de los sier-
vos de Dios, queda muy claro en los siguientes pasajes bíblicos:

Ezequiel 22:2-4:
“Y en cuanto a ti, oh hijo del hombre, ¿juzgarás tú, juzgarás tú a la
ciudad culpable de sangre, y ciertamente harás que ella sepa todas
sus cosas detestables? Y tienes que decir: ‘Esto es lo que ha dicho el
Señor Soberano Jehová: “Oh ciudad que derrama sangre en medio
de sí hasta que su tiempo viene, y que ha hecho ídolos estercolizos
dentro de sí para hacerse inmunda, por tu sangre que has derra-
mado te has hecho culpable, y por tus ídolos estercolizos que has

266 Revelación
17:6-8

fabricado te has hecho inmunda. Y haces que se acerquen tus días,


y vendrás a tus años. Por eso tengo que hacer de ti un objeto de
oprobio a las naciones y de mofa a todas las tierras.”

Ezequiel 24:6-9:
“Por lo tanto, esto es lo que ha dicho el Señor Soberano Jehová:
‘¡Ay de la ciudad de hechos de derramamiento de sangre, la olla
de boca ancha, cuya herrumbre está en ella, y cuya mismísima
herrumbre no ha salido de ella! Trozo por trozo de ella, sácala; no
deben echarse suertes sobre ella. Pues su sangre misma ha llegado
a estar en el mismo medio de ella. Sobre la superficie brillante y
pelada de un peñasco ella la puso. No lo vertió en el suelo para
cubrirlo de polvo. Para hacer subir la furia para la ejecución de
venganza, yo he puesto su sangre sobre la superficie brillante y
pelada de un peñasco, para que no sea encubierta’. Por lo tanto,
esto es lo que ha dicho el Señor Soberano Jehová: ‘¡Ay de la ciudad
de hechos de derramamiento de sangre! Yo mismo también haré
grande el apilamiento.”

Lucas 11:49-51:
“Por este motivo la sabiduría de Dios también dijo: ‘Yo enviaré
a ellos profetas y apóstoles, y a algunos de ellos matarán y per-
seguirán, para que la sangre de todos los profetas vertida des-
de la fundación del mundo sea demandada de esta generación,
desde la sangre de Abel hasta la sangre de Zacarías, que fue
muerto entre el altar y la casa’. Sí, les digo, será demandada
de esta generación.”

Hechos 7:52:
“¿A cuál de los profetas no persiguieron sus antepasados? Sí, ma-
taron a los que de antemano hicieron anuncio respecto a la venida
del Justo, cuyos traidores y asesinos ustedes ahora han llegado a
ser”.

La palabra griega traducida admiración (thauma), que


describe bien la reacción de Juan, indica una mezcla entre el
estupor y la admiración como revela el uso que se le da en el
siguiente versículo 8.

7-8 De modo que el ángel me dijo: “¿Por qué te admiraste?


Yo te diré el misterio de la mujer y de la bestia salvaje que
la lleva y que tiene las siete cabezas y los diez cuernos: La

Capítulo 17 267
17:8

bestia salvaje que viste era, pero no es, y, no obstante, está


para ascender del abismo, y ha de irse a la destrucción. Y
cuando vean como la bestia salvaje era, pero no es, y, no
obstante, estará presente, los que moran en la tierra se ma-
ravillarán con admiración, pero sus nombres no han es-
tado escritos en el rollo de la vida desde la fundación del
mundo.

Más que en la identidad de la mujer, que Juan sin duda


tuvo la oportunidad de entender por su cuenta, el ángel se con-
centra en las acciones de la bestia salvaje en relación con la
mujer.
La bestia salvaje se describe como pasando por diferentes
etapas:
• Era;
• No es;
• Asciende de nuevo del abismo;
• La destrucción.

Podemos identificar las tres primeras fases con bastante


precisión gracias a esta frase clave:

“Y viendo cómo era la bestia salvaje, pero no lo es, pero es-


tará presente, aquellos que moran en la tierra se maravillarán
con admiración.”

Esta aclaración adicional nos permite conectar estas tres


fases de la bestia con el texto de Revelación 13:3 analizado an-
teriormente:

“Y vi una de las cabezas de ella como muerta por degüello,


pero su golpe de muerte fue sanado, y toda la tierra siguió a la
bestia salvaje con admiración”.

La fase en que la bestia:


• Era: se refiere a antes que recibiera la herida a muerte.
La fase en la que
• No es: tiene que ver con el período en que su cabeza fue
como muerta y se puso en peligro la vida misma de la bestia.
La fase en la que
• Asciende del abismo: se refiere a la resurrección que ex-
perimentó la bestia luego.

268 Revelación
17:8

Esta correspondencia en el texto confirma que se trata


exactamente de la misma bestia del capítulo 13; por lo tanto,
representa el Imperio Romano con su cabeza dominante.
Si la ramera representa la antigua Jerusalén, ¿en qué sen-
tido se puede decir que esta ciudad cabalgaba sobre la bestia
salvaje, es decir por encima del Imperio Romano?
En Ezequiel 16:30 se hace referencia a la tendencia domi-
nante o controladora que típicamente busca ejercer una prosti-
tuta para con sus amantes. La aplicación tiene justamente que
ver con Jerusalén:

“¡Oh, cómo estoy lleno de furia contra ti —es la expresión del Señor
Soberano Jehová— por hacer todas estas cosas, la obra de una
mujer, una prostituta dominante!”

Que Jerusalén fuera capaz de ejercer una influencia in-


usual sobre el Imperio Romano es evidente en las palabras re-
sentidas (casi como las de un amante que reprocha los regalos
hechos a la prostituta, cuando se siente manipulado y traiciona-
do por ella) que Tito dirigió en su último discurso a los rebeldes
Judíos en 70 EC, según lo informado por Josefo:

(Guerra de los Judíos, libro VI, capítulo 6)


“Fue entonces el carácter humanitario de los Romanos lo que os
incitó a ir contra los Romanos, que desde el primer momento os
dejamos habitar esta tierra y hemos nombrado reyes de vuestra
raza. Hemos respetado las leyes de vuestra patria, y os hemos per-
mitido vivir como quisierais, no solo en vuestro propio país, sino
también en el de los demás. Y lo más importante de todo es que os
permitimos cobrar tributos y recibir ofrendas para Dios. A los que
os traían tales presentes no les castigamos ni les pusimos impedi-
mentos, para que así vosotros fuerais más ricos y os prepararais
con nuestro dinero para atacarnos. Luego, habéis disfrutado de
tales bienes y habéis dirigido vuestra abundancia contra los que
os la han procurado y, como serpientes salvajes, habéis lanzado el
veneno contra los que os trataban con bondad.”

También se debe recordar que la razón principal del castigo


divino sobre Jerusalén tuvo que ver con el asesinato del Mesías.
Sabemos bien cuáles eran las intenciones de Pilato en relación
con Jesús y recordamos de que manera tan engañosa los líde-
res religiosos judíos lograron maniobrar al gobernador romano

Capítulo 17 269
17:9-11

para que, en lugar de liberarlo, lo sentenciara a muerte. (Lucas


23:13-25)
La imagen de la ramera es, por lo tanto, más que apropia-
da, ya que ella busca en todas las formas posibles controlar los
movimientos de la bestia, poniéndose de esta manera en una
situación sumamente peligrosa.

9-10 Aquí es donde entra la inteligencia que tiene sabidu-


ría: Las siete cabezas significan siete montañas, sobre las
cuales se sienta la mujer. Y hay siete reyes: cinco han caído,
uno es, el otro todavía no ha llegado, pero cuando sí llegue
tiene que permanecer un corto tiempo.

Las montañas representan simbólicamente autoridades o


poderes gubernamentales, como en Jeremías 51:25 o Zacarías
4:7. Las siete cabezas también representan autoridades guber-
namentales. Se especifica, de hecho, inmediatamente después
que “hay siete reyes”. Los cinco caídos pueden referirse a los pri-
meros cinco emperadores Romanos: Julio César, Augusto, Tibe-
rio, Calígula y Claudio.
El que estaba gobernando era evidentemente el sexto rey,
Nerón. Después de Nerón, estalló la guerra civil en Roma y los
tres emperadores que lo siguieron Galba, Oto y Vitelio, reinaron
demasiado poco para ascender al papel de cabeza de la bestia,
la cual durante ese tiempo estuvo como muerta o estuvo sim-
bólicamente en el abismo. De revivirla, después de ese período,
se encargó Vespasiano, el séptimo rey en ascender al papel de
cabeza que, según se dijo a Juan, habría venido o llegaría a Is-
rael, permaneciendo sin embargo por poco tiempo. Vespasiano,
de hecho, a pesar de haber iniciado la campaña militar contra
los Judíos, tuvo que abandonarla poco después para regresar
a Roma e intentar poner fin a la guerra civil que estaba en su
punto más critico, dejando el mando de las operaciones milita-
res en Judea a su hijo Tito.

11 Y la bestia salvaje que era, pero no es, también ella mis-


ma es un octavo [rey], pero proviene de los siete, y se va a la
destrucción.

Nos encontramos, con este versículo, ante un problema de


traducción del griego que también se puede evidenciar consul-
tando la TNM interlineal. Como se puede notar, respetando el

270 Revelación
17:9-11

significado literal del griego, la segunda parte del versículo 11


se leería de la siguiente manera:

“Y él, el octavo (rey) es, y fuera de los siete es”.


La preposición griega “ek”, traducida “proviene de”, in-
dica un origen común pero, al mismo tiempo, una distinción
o separación. El octavo rey que luego asume el control de la
bestia identificándose con ella, bien representa a Tito, quien,
aunque podía alardear un origen común al de los reyes ante-
riores, fue en cierto sentido distinto (actuó, de hecho, con la
autoridad de la bestia contra Israel aunque no fuera todavía
oficialmente un emperador).
Tendríamos que aclarar también la última parte del ver-
sículo en relación al significado de la expresión “y se va a la
destrucción”.
La duda se deriva del hecho de que el sujeto condenado a
la destrucción, en este capítulo y en todo el capítulo siguien-
te, es la ramera. La bestia y sus cuernos, por otro lado, son
el instrumento que lleva a cabo la condena y la destrucción.
¿Qué lógica tendría entonces hablar en este contesto de la
destrucción de la bestia cuando aún no ha realizado el juicio
sobre la ramera? ¿Podría la referencia a la destrucción estar
relacionada con la ramera, más bien que con la bestia?
La palabra griega traducida “destrucción” es una pala-
bra similar al término traducido “desolación” utilizado en los
evangelios en relación con la destrucción de Jerusalén por
parte del ejército romano, como se expresa en Lucas 21:20:

“Además, cuando vean a Jerusalén cercada de ejércitos acampa-


dos, entonces sepan que la desolación de ella se ha acercado”.

De hecho, en el libro profético de Daniel, se menciona va-


rias veces “lo que causa la desolación”, precisamente con refe-
rencia a la destrucción de Jerusalén que ocurriría en 70 EC por
obra de los Romanos.
En la expresión “y se va a la destrucción” el verbo traducido
“va” (hypagei, en griego) significa principalmente “conducir” o
“sujetar”. Por lo tanto, una traducción más literal podría ser la
siguiente: “Y él, el octavo (rey) es, y fuera de los siete es, y lleva a
la destrucción.”
Esta sería una expresión equivalente a la utilizada tanto
en Daniel como en los Evangelios para indicar la acción de los

Capítulo 17 271
17:12-14

Romanos contra Jerusalén. En armonía con el contexto del capí-


tulo, no es la bestia la que está sujeta a la destrucción, sino que
la bestia lleva a la ramera a la destrucción.

12 "Y los diez cuernos que viste significan diez reyes, que
todavía no han recibido un reino, pero sí reciben autoridad
como reyes por una hora con la bestia salvaje.

Los diez cuernos, se le dice a Juan, representan a diez re-


yes. Como las siete cabezas de la bestia simbolizaban a reyes,
estos cuernos deben representar a reyes de un orden inferior
(una idea confirmada por el hecho de que recibirían la autoridad
de la bestia, solo en un cierto momento y por un tiempo limita-
do).
Como ya se indicó en el capítulo anterior, Josefo nos pro-
porciona una lista parcial de reyes que suministraron la mayor
parte de las tropas a Tito durante su campaña militar. Es posi-
ble que fueran diez en el sentido literal o que el número indicara
la totalidad de ellos. Esto concuerda con el Salmo 83:4-8, donde
aparece una lista de diez naciones o reyes cuyo propósito era
destruir a Israel:

Han dicho: “Vengan y raigámoslos para que no sean nación,


para que el nombre de Israel no sea recordado más”. Porque
con el corazón han intercambiado consejos unidamente; contra
ti procedieron a celebrar aun un pacto, las tiendas de Edom y
los ismaelitas, Moab y los hagritas, Guebal y Ammón y Ama-
leq, Filistea junto con los habitantes de Tiro. También, Asiria
misma se ha unido a ellos; han llegado a servir de brazo a los
hijos de Lot”.

13-14 Estos tienen un solo pensamiento, y por eso dan su


poder y autoridad a la bestia salvaje. Estos combatirán
contra el Cordero, pero, porque es Señor de señores y Rey
de reyes, el Cordero los vencerá. También, los llamados y
escogidos y fieles que con él están [lo harán]”.

Estos reyes tienen el deseo común de complacer a la


bestia salvaje, el Imperio Romano, y para ello ponen su po-
der militar y la autoridad sobre sus respectivos ejércitos al
servicio de Roma.
Surge ahora otra dificultad con respecto a la traducción

272 Revelación
17:12-14

correcta del griego, para resolver la cual tendremos que re-


currir de nuevo al contexto.
Se dice que los reyes, o los diez cuernos, combatirían
contra el Cordero. Estamos en el ámbito de un capítulo, es
apropiado recordarlo, que se refiere al juicio llevado a cabo
en contra de la ramera por obra de los diez cuernos de la
bestia. Considerando lo que se expresa más adelante en el
versículo 17 (que describe los cuernos como un elemento en
sintonía con Dios en la ejecución de un pensamiento común)
sería completamente fuera de contexto decir que los cuernos
luchan contra el Cordero.
En la introducción a la segunda parte del capítulo 13,
tomamos en consideración el problema interpretativo repre-
sentado por ciertas palabras griegas que se pueden tradu-
cir de diferentes maneras, igualmente válidas. La palabra
griega “meta” es una de ellas. Al consultar el la TNM inter-
lineal, se notará que la traducción literal del griego de la
primera parte del versículo 14 resultaría como sigue: “es-
tos con el Cordero combatirán”. La TNM interlineal indi-
ca correctamente la palabra “con” como correspondiente de
“meta”, incluso si luego en la traducción convierte la palabra
en “contra”. Sin embargo, es evidente que estamos tratando
con dos significados opuestos. Por esta razón, es necesario
tomar en cuenta el contexto para entender si, en este caso,
los cuernos luchan con el Cordero (es decir con el Cordero y
contra la ramera), o en contra de él.
La lógica del contexto indica la primera opción como
la más probable. ¿Qué significado tendría entonces el resto
de la frase: “pero, porque es Señor de señores y Rey de reyes,
el Cordero los vencerá. También, los llamados y escogidos y
fieles que con él están [lo harán]”?
Nuevamente a través de la TNM interlineal, notamos
que la expresión “pero, porque” no aparece en griego, en ab-
soluto. De hecho, el texto simplemente dice “el Cordero los
vencerá”. El verbo vencer, según el diccionario Strong, tiene
como primer significado el de sojuzgar o subyugar (literal o
figurativamente).
El versículo termina diciendo: “También, los llamados y
escogidos y fieles que con él están [lo harán]”. Como se puede
ver por el uso entre paréntesis, la palabra lo harán no apa-
rece en griego. Para reconstruir la frase de modo que tenga
sentido, teniendo en cuenta las variaciones que permite el

Capítulo 17 273
17:15-16

griego, se podría leer el texto de esta manera:

“Estos combatirán con (griego: meta) el Cordero, y siendo Señor de


señores y Rey de reyes, el Cordero los subyugará (figurativamente
a su voluntad). Y con (griego: meta) él los que son llamados y esco-
gidos y fieles (combatirán)”.

15 Y me dice: “Las aguas que viste, donde está sentada la


ramera, significan pueblos y muchedumbres y naciones y
lenguas.”

La ciudad de Jerusalén era una ciudad influyente conocida


por ser particularmente populosa.

Lamentaciones 1:1:
“¡Oh, cómo ha llegado a sentarse solitaria, la ciudad que abunda-
ba en gente! ¡Cómo ha quedado como viuda, la que era populosa
entre las naciones! Aquella que era princesa entre los distritos
jurisdiccionales, ¡cómo ha llegado a ser para trabajo forzado!”

Su población era particularmente cosmopolita, especial-


mente durante los períodos de las fiestas comandadas:

Hechos 2:5, 9-11:


“Sucedía que moraban en Jerusalén judíos, varones reverentes, de
toda nación de las que hay bajo el cielo. Partos y medos y elamitas,
y los habitantes de Mesopotamia, y de Judea y de Capadocia, de
Ponto y del [distrito de] Asia, y de Frigia y de Panfilia, de Egipto
y de las partes de Libia, que está hacia Cirene, y residentes tempo-
rales procedentes de Roma, tanto judíos como prosélitos, cretenses
y árabes.”

Jerusalén estaba sentada, o ejercía una influencia conside-


rable, tanto sobre los Judíos como sobre los prosélitos, incluso si
vivían en otras naciones. Además de estar presentes con motivo
de las fiestas, todos tenían que pagar una décima parte de sus
ingresos al templo de Jerusalén.

16 Y los diez cuernos que viste, y la bestia salvaje, estos


odiarán a la ramera y harán que quede devastada y des-
nuda, y se comerán sus carnes y la quemarán por completo
con fuego.

274 Revelación
17:15-16

El paralelo con las Escrituras hebreas es tan claro y preciso


que hace que cualquier comentario sea superfluo.

Ezequiel 23:25-30:
“Y yo ciertamente expresaré mi ardor contra ti, y ellos tendrán que
tomar acción contra ti en furia. Te removerán la nariz y las orejas,
y el remanente tuyo caerá hasta a espada. Ellos mismos tomarán
a tus hijos y a tus hijas, y el remanente de ti será devorado por el
fuego. Y ciertamente te despojarán de tus prendas de vestir y se
llevarán tus objetos hermosos. Y yo realmente haré que tu conduc-
ta relajada cese de ti, y tu prostitución [traída] desde la tierra de
Egipto; y no levantarás los ojos a ellos, y de Egipto no te acordarás
más’. Porque esto es lo que ha dicho el Señor Soberano Jehová:
‘Mira, voy a darte en mano de aquellos a quienes has odiado, en
mano de aquellos de quienes tu alma se ha apartado disgustada.
Y ellos tienen que tomar acción contra ti en odio, y quitar todo tu
producto de afán, y dejarte escueta y desnuda; y la desnudez de tus
actos de fornicación y tu conducta relajada y tus actos de prostitu-
ción tienen que ser descubiertos. Habrá un hacerte estas cosas por
haber ido tú como una prostituta en pos de [las] naciones, por el
hecho de que te contaminaste con sus ídolos estercolizos”.

Ezequiel 16:35-41:
“Por lo tanto, oh prostituta, oye la palabra de Jehová.
Esto es lo que ha dicho el Señor Soberano Jehová: ‘Debido a que
tu lujuria ha sido derramada y tus partes naturales son descu-
biertas en tus actos de prostitución para con aquellos que te aman
apasionadamente y para con todos tus detestables ídolos esterco-
lizos, hasta con la sangre de tus hijos que les diste, por lo tanto,
mira, voy a juntar a todos los que te aman apasionadamente para
con quienes fuiste placentera, y a todos aquellos a quienes amaste
junto con todos aquellos a quienes odiaste, y ciertamente los junta-
ré contra ti de todo en derredor y descubriré tus partes naturales
ante ellos, y ellos tendrán que ver todas tus partes naturales. Y
ciertamente te juzgaré con los juicios de adúlteras y mujeres que
derraman sangre, y ciertamente te daré la sangre de furia y celos.
Y ciertamente te daré en mano de ellos, y ciertamente derruirán
tu montículo, y tus alturas ciertamente serán demolidas, y ellos
tienen que despojarte de tus prendas de vestir y tomar tus objetos
hermosos y dejarte atrás escueta y desnuda. Y tienen que hacer
subir contra ti una congregación y lapidarte y degollarte con sus

Capítulo 17 275
17:17-18

espadas. Y tienen que quemar tus casas con fuego y ejecutar en


ti actos de juicio delante de los ojos de muchas mujeres; y cierta-
mente haré que ceses de [ser] prostituta; y además, no darás más
alquiler”.

17 Porque Dios puso en sus corazones llevar a cabo Su pen-


samiento, aun llevar a cabo el solo pensamiento [de ellos]
al dar ellos su reino a la bestia salvaje, hasta que se hayan
realizado las palabras de Dios.

Las naciones que los Romanos utilizaron tenían sus mo-


tivos para derramar todo su odio sobre Israel, como lo relata
Josefo:

(Guerra de los Judíos, libro II, capítulo 18)


“En el mismo día y al mismo tiempo, como por voluntad divina,
los cesarianos exterminaron a los judíos que residían en su ciu-
dad: en una hora más de diez mil personas fueron asesinadas y
ningún judío permaneció en toda Cesárea; de hecho, aquellos que
lograron escapar Floro los hizo capturar y tirar cadenas en los ar-
senales. Sin embargo, la masacre de judíos por parte de los sirios
no fue menos importante, también mataron al núcleo judío que
residía en sus ciudades, y no solo por odio, como antes, sino para
evitar su amenaza. La totalidad de Siria se convirtió en el teatro
de horribles trastornos; cada ciudad estaba dividida en dos cam-
pos, y la salvación de uno era prevenir a los otros. Y pasaban el día
matándose, mientras que las noches eran aún más terribles debido
a la angustia; de hecho ellos, aunque calculando de haberse des-
hecho de los judíos, desconfiaban de los simpatizantes judíos, pero
no tenían el coraje de eliminarlos también, y los temían, mezcla-
dos, con aquellos que sin duda eran judíos”.

Evidentemente, Dios usó el odio que las naciones circun-


dantes abrigaban contra los judíos para ejecutar el castigo con-
tra ellos, debido a la infidelidad que habían demostrado.

18 Y la mujer que viste significa la gran ciudad que tiene


un reino sobre los reyes de la tierra”.

También la indicación según la cual “la mujer significa la


gran ciudad” (en griego, “es la gran ciudad”), apunta directa-

276 Revelación
ilustraciones y fotografías capítulo 17

mente a Jerusalén, como se muestra en las referencias que ya


habíamos visto anteriormente en Revelación 11:8, 14:20 y 16:19.
Su posición de dominio sobre los reinos de la tierra (griego
gēs) o territorio circundante también se destaca en la siguiente
cita de Josefo:

(Guerra de los Judíos, libro III, capítulo 3)


“La anchura se extiende del río Jordán hasta Jope. En medio de
éstas está Jerusalén, por lo cual algunos, con razón, la llamaron
el ombligo de estas regiones, queriendo decir el medio. No carece
Judea de los deleites del mar, porque se entiende por las partes
marítimas hasta Ptolemaida; está dividida en once partes, ciuda-
des principales, de las cuales la principal y la real es Jerusalén;
ésta sobrepuja a todas las otras, ni más ni menos que la cabeza a
los otros miembros.”

Fotos e ilustraciones del capítulo 17.

Foto 17.1

Judea, guerra judía, 66-77 d.C. Guerra judeo-romana “Gran revuelta” Plata
Shekel 23 mm (14,16 gramos) Año II de la Guerra Judía de Jerusalén:
67/68 d.C. Cáliz (copa omer) con un borde perlado, la base se eleva mediante
salientes en los extremos; El texto hebreo alrededor (siclo de Israel), tiene
como fecha el año 2 sobre el cáliz. Tallo con fondo perlado y tres granadas;
alrededor en hebreo la inscripción “Jerusalén la santa”.

Capítulo 17 277
ilustraciones y fotografías capítulo 17

La descripción de la ramera nos revela su identidad

La relación inmoral, o adulterio espiritual de la clase religiosa que representaba a


Dios, hacía que fuera del todo inapropiado el uso del hilo azul, el cual no habría
sido adecuado para una prostituta.

278 Revelación
ilustraciones y fotografías capítulo 17

Capítulo 17 279
280 Revelación
18:1-3

CAPÍTULO 18

Revelación 18:1-24

1-2 Después de estas cosas vi a otro ángel que descendía del


cielo, con gran autoridad; y la tierra fue alumbrada por
su gloria. Y él clamó con voz poderosa, y dijo: “¡Ha caído!
¡Babilonia la Grande ha caído, y ha llegado a ser lugar de
habitación de demonios y escondite de toda exhalación in-
munda y escondite de toda ave inmunda y odiada!

La descripción del ángel, visto por Juan al comienzo de este


capítulo, sugiere que se trate de Cristo Jesús en su gloria celes-
tial. La autoridad del ángel y el poder de la luz (que recuerda
a la transfiguración y la aparición que vio Saulo de Tarso en el
camino a Damasco) parecen confirmarlo (Mateo 28:18).
El ángel anuncia: “¡Babilonia la Grande ha caído!”. Este
es un anuncio que ya habíamos encontrado en el capítulo 14,
versículo 8, confirmando una vez más el carácter basado en el
paralelismo y de tipo caleidoscopio de Revelación. El anuncio de
su caída y la descripción del estado en el que versa Babilonia
la Grande nos recuerdan varios pasajes bíblicos de los profetas
Isaías y Jeremías con respecto a la antigua ciudad de Babilonia.
Sin embargo, también se usan palabras similares en relación
con Israel que, en este caso, es su contra-parte en sentido espi-
ritual. Por ejemplo, leamos Amós 5:1, 2:

“Oigan esta palabra que levanto sobre ustedes como endecha, oh


casa de Israel: “La virgen, Israel, ha caído; no puede levantarse de
nuevo. Ha sido abandonada sobre su propio suelo; no hay nadie
que la levante”.

3 Porque a causa del vino de la cólera de su fornicación


todas las naciones han caído [víctima], y los reyes de la
tierra cometieron fornicación con ella, y los comerciantes
viajeros de la tierra se enriquecieron debido al poder del

Capítulo 18 281
18:3-5

lujo desvergonzado de ella.

En cuanto a la inclinación inmoral de Jerusalén, en sentido


espiritual, nos hemos referido abundantemente en el capítulo
anterior. En este versículo, sin embargo, también se enfatiza su
influencia en sentido económico. Según Joachim Jeremías en su
libro “Jerusalén en los tiempos de Jesús” (Filadelfia: Fortaleza,
1969, p.38), en el siglo primero EC, la provincia romana de Si-
ria, sobre todo gracias al peso de Jerusalén, era comparable en
términos de riqueza e influencia económica a Egipto.
Incluso el historiador romano Tácito, en su obra “Historiae”
(5.8), dice que en el templo de Jerusalén estaban almacenadas
tantas riquezas a punto de definirlas sin fin.
Se ha calculado que, con toda probabilidad, la ciudad de
Jerusalén era la ciudad que tenía la mayor riqueza per capita
de todo el Imperio Romano.
De hecho, Josefo informa sobre el discurso final a los Ju-
díos, en el que Tito se queja de que Roma les había permitido
a ellos de llegar a ser aún más ricos que los propios Romanos.

(Guerra de los Judíos, libro VI, capítulo VI):


“Y lo más importante de todo es que os permitimos cobrar tributos
y recibir ofrendas para Dios. A los que os traían tales presentes
no les castigamos ni les pusimos impedimentos, para que así vo-
sotros fuerais más ricos y os prepararais con nuestro dinero para
atacarnos.”

4-5 Y oí otra voz procedente del cielo decir: “Sálganse de


ella, pueblo mío, si no quieren participar con ella en sus
pecados, y si no quieren recibir parte de sus plagas. Por-
que sus pecados se han amontonado hasta llegar al cielo, y
Dios ha recordado sus actos de injusticia.

La voz que se escucha es muy probablemente la de Jehová


que se dirige directamente a su pueblo, los cristianos del primer
siglo.
Obviamente, la advertencia de salir de Babilonia la Gran-
de se refiere al momento en que esos cristianos leerían el rollo
escrito por Juan, antes de que llegara la destrucción o antes de
que se derramaran sobre ella las plagas o el castigo de Jehová
cual retribución por sus pecados. Esta advertencia hace eco a la
de Jesús, registrada en Lucas 21:20,21:

282 Revelación
18:6-8

“Además, cuando vean a Jerusalén cercada de ejércitos acampa-


dos, entonces sepan que la desolación de ella se ha acercado. En-
tonces los que estén en Judea echen a huir a las montañas, y los
que estén en medio de [Jerusalén] retírense, y los que estén en los
lugares rurales no entren en ella”.

También la exhortación de Pedro registrada en Hechos


2:40, especialmente si se lee en el texto griego, tiene un signifi-
cado similar:

“Y con muchas otras palabras dio testimonio cabal y siguió exhor-


tándolos, diciendo: “Sálvense de esta generación torcida”.

La expresión según la cual sus pecados ‘se habían amon-


tonado hasta llegar al cielo’ era una expresión común entre los
judíos. Indicaba un nivel de culpabilidad tan grande que no po-
día ser ignorado por Dios, como se puede leer, por ejemplo, en
Esdras 9:6:

“Y pasé a decir: “Oh Dios mío, de veras me da vergüenza y bochor-


no levantar mi rostro a ti, oh Dios mío, porque nuestros errores
mismos se han multiplicado sobre nuestra cabeza y nuestra culpa-
bilidad se ha hecho grande, aun hasta los cielos.”

6-8 Páguenle a ella así como ella misma pagó, y háganle a


ella el doble, sí, el doble del número de las cosas que ella
hizo; en la copa en que ella vació una mezcla, vacíenle a
ella el doble de la mezcla. Al grado que ella se glorificó a
sí misma y vivió en lujo desvergonzado, a ese grado denle
tormento y lamento. Porque sigue diciendo en su corazón:
‘Estoy sentada [como] reina, y no soy viuda, y nunca veré
lamento’. Por eso, en un solo día vendrán sus plagas: muer-
te y lamento y hambre, y será quemada por completo con
fuego, porque fuerte es Jehová Dios que la juzgó.

La invitación para ejecutar la sentencia sobre la ramera


está dirigida a aquellos que habrían sido los ejecutores materia-
les de tal sentencia.
El concepto de castigo doble o completo a menudo está pre-
sente en las Escrituras hebreas, especialmente en relación con
Israel, como lo indica Jeremías 16:18:

Capítulo 18 283
18:6-8

Dios Habla Hoy


“Primero los haré pagar el doble por sus maldades y pecados, por-
que profanaron mi tierra, con sus aborrecibles ídolos muertos, y
en toda la tierra que les di como herencia hicieron cosas que yo
detesto”.

y también Isaías 40:2:

Dios Habla Hoy


“Hablen con cariño a Jerusalén y díganle que su esclavitud ha
terminado, que ya ha pagado por sus faltas, que ya ha recibido de
mi mano el doble del castigo por todos sus pecados”.

La presunción de Jerusalén que se sentía como una reina,


ciudad santa, inviolable y eterna, se convertiría en vergüenza,
luto y viudez. Por esta razón, se repiten palabras similares a
las del canto de duelo con motivo de la anterior destrucción de
Jerusalén, así como leemos en Lamentaciones 1:1, 2:

“¡Oh, cómo ha llegado a sentarse solitaria, la ciudad que abunda-


ba en gente! ¡Cómo ha quedado como viuda, la que era populosa
entre las naciones! Aquella que era princesa entre los distritos ju-
risdiccionales, ¡cómo ha llegado a ser para trabajo forzado! Profu-
samente llora durante la noche, y sus lágrimas están sobre sus me-
jillas. No tiene nadie que la consuele de entre todos sus amadores.
Todos sus mismísimos compañeros la han tratado traidoramente.
Se han vuelto enemigos suyos”.

En un solo día, o en un tiempo relativamente corto, la


muerte, el duelo y el hambre se apoderaron de Jerusalén y la
ciudad fue quemada por completo con fuego, como nos confirma
la terrible descripción de Josefo:

(Guerra de los Judíos, libro VI, capítulo 5)


“Mientras ardía el Templo, tuvo lugar por parte de los Romanos
el saqueo de todo lo que se encontraban y una incontable matan-
za de todo aquel con quien se topaban, pues no hubo compasión
por la edad ni respeto por la dignidad, sino que fueron degolla-
dos, sin distinción, niños, ancianos, laicos y sacerdotes. La guerra
arrastraba a todo tipo de gente, tanto a los que suplicaban como
a los que luchaban. Las llamas, que se extendían con intensidad,
producían un fragor que se unía con los gemidos de los que caían.

284 Revelación
18:9-10

Debido a la altura de la colina y a la magnitud de la construcción


que ardía, uno podría pensar que era toda la ciudad la que era
pasto del fuego. Nadie podría imaginar nada más grande ni más
terrible que el clamor de entonces.” Se trataba del grito de guerra
de las legiones romanas en su avance, de los lamentos de los rebel-
des rodeados por el fuego y por las armas, de la huida del pueblo,
que acorralado arriba se lanzaba lleno de espanto contra los ene-
migos, y de los alaridos ante sus propias desdichas. A los gritos
de los que se hallaban en la colina se les unía el de la población
de una y otra parte de la ciudad. Muchos debilitados y enmudeci-
dos por el hambre, cuando vieron el fuego del Templo, tuvieron de
nuevo fuerza para gemir y lamentarse. La Perea y las montañas
de los alrededores producían un eco que hacía aún más intenso el
griterío. Sin embargo, los sufrimientos eran más espantosos que el
barullo. Se podría haber pensado que la colina del Templo hervía
desde sus raíces, pues el fuego la cubría por todas partes, y que la
sangre era aún más abundante que las llamas y los muertos más
que sus ejecutores.”

9-10 Y los reyes de la tierra que cometieron fornicación con


ella y vivieron en lujo desvergonzado llorarán y se golpea-
rán en desconsuelo por ella, cuando miren el humo del in-
cendio de ella, mientras se quedan de pie lejos, por su temor
del tormento de ella, y dicen: ‘¡Qué lástima, qué lástima, tú,
la gran ciudad, Babilonia la fuerte ciudad, porque en una
sola hora ha llegado tu juicio!’.

Dado que los cuernos que habrían devastado la ramera


representan reyes comprometidos militarmente al servicio de
Roma, ¿quiénes serían estos reyes que harían lamento y llora-
rían por la destrucción de Jerusalén? Podrían ser otros reyes o
gobernantes que no participaron en esa campaña militar. Sin
embargo, también podrían ser algunos de los mismos reyes que
lucharon junto a los Romanos, como el rey Herodes Agripa II y
otros que disfrutaban de vastos intereses personales como re-
sultado de sus relaciones con la ramera y que, con pesar, los
vieron desvanecer al no poderse eximir de apoyar al ejército de
Roma.
El humo del incendio de la ciudad, al estar Jerusalén en
cima a una altura, podría verse desde lejos y seguiría ascen-
diendo durante muchos días.

Capítulo 18 285
18:11-13

11-13 También, los comerciantes viajeros de la tierra están


llorando y lamentándose por ella, porque no hay nadie que
compre ya su surtido cabal, surtido cabal de oro y plata y
piedra preciosa y perlas y lino fino y púrpura y seda y escar-
lata; y todo lo de madera olorosa y toda clase de objeto de
marfil y toda clase de objeto de la madera más preciosa, y
de cobre y de hierro y de mármol; también canela y especia
de la India e incienso y aceite perfumado y olíbano y vino
y aceite de oliva y flor de harina y trigo y ganado mayor y
ovejas, y caballos y coches y esclavos y almas humanas.

En el mundo antiguo Jerusalén estaba situada en un punto


estratégico sin igual en sentido comercial, tanto marítimo como
terrestre. En Jerusalén llegaban y se comercializaban produc-
tos que provenían de India, Arabia, Persia, Italia, Grecia y Egip-
to. Toda la mercadería mencionada en estos versículos se podía
encontrar fácilmente en los mercados de la ciudad, mientras
que las cosas más preciosas se guardaban en el templo y fueron
saqueadas por los Romanos, como lo relata Josefo:

(Guerra de los Judíos, libro VI, capítulo 8)


“En estos mismos días uno de los soldados de caballería, de nom-
bre Jesús, hijo de Zebedeo, recibió de César garantías, bajo ju-
ramento, de que conservaría su vida a condición de que le diera
alguno de los tesoros sagrados. Este individuo salió y desde el
muro del Templo entregó dos candelabros iguales a los que había
en el santuario, mesas, copas y vasos, todos ellos completamente
de oro macizo. También le ofreció los velos, las vestimentas de los
sumos sacerdotes con sus gemas y muchos otros de los objetos que
se utilizaban en el culto. Fue también hecho prisionero el tesorero
del Templo llamado Fineas, que sacó las túnicas y los cinturones
de los sacerdotes, una gran cantidad de púrpura y de escarlata,
que estaba reservada para las necesidades del velo del Templo,
y también mucho cinamomo, casia y una gran cantidad de otros
aromas, que todos los días los sacerdotes mezclaban en los sacrifi-
cios dirigidos a Dios.”

La cantidad de oro que se retiró de Jerusalén fue tal que


el precio del oro cayó en todo el territorio del Imperio Romano
durante algún tiempo después del 70 EC. La mencionada venta
de esclavos también se llevaba a cabo en un lugar específico de
Jerusalén y, según lo informado por Josefo, la promesa de poner

286 Revelación
18:14-18

a los esclavos en libertad fue utilizada por algunos líderes de la


revuelta para atraerse simpatía entre el pueblo:

(Guerra de los Judíos, libro IV, capítulo 9)


“Sin embargo Simón, que aspiraba a la tiranía y a realizar gran-
des empresas, cuando se enteró de que Anano había muerto, se fue
a la región montañosa y, como prometió públicamente la libertad
a los esclavos y una recompensa para los hombres libres, consiguió
reunir a los malhechores de todos los sitios.”

14-18 Sí, el fruto excelente que tu alma deseaba se ha apar-


tado de ti, y todas las cosas exquisitas y las cosas suntuo-
sas han perecido de ti, y nunca volverán a hallarse. “Los
comerciantes viajeros de estas cosas, que se enriquecieron
de ella, estarán de pie lejos por [su] temor del tormento de
ella, y llorarán y se lamentarán, diciendo: ‘¡Qué lástima,
qué lástima... la gran ciudad, vestida de lino fino y púrpu-
ra y escarlata, y adornada ricamente con ornamento de oro
y piedra preciosa y perla, porque en una sola hora riquezas
tan grandes han quedado devastadas!’. “Y todo capitán de
nave y todo hombre que viaja a cualquier parte, y los ma-
rineros y todos los que se ganan la vida en el mar, se man-
tuvieron de pie a lo lejos y clamaron mientras miraban el
humo del incendio de ella, y dijeron: ‘¿Qué ciudad es seme-
jante a la gran ciudad?’.

Inmensas riquezas fueron devastadas y saqueadas durante


la destrucción de Jerusalén, tal como el escritor bíblico Santiago
había advertido que sucedería, en Santiago 5:1-3:

“Vamos, ahora, ricos, lloren, aullando por las desdichas que les
sobrevienen. Sus riquezas se han podrido, y sus prendas de vestir
exteriores han quedado apolilladas. Su oro y plata están enmohe-
cidos, y el moho de estos servirá como testimonio contra ustedes y
comerá sus carnes. Algo semejante al fuego es lo que ustedes han
acumulado en los últimos días”.

Incluso los capitanes y los marineros habrían hecho lamen-


to al ver la gran ciudad destruida y pensando en la pérdida de
sus ganancias.
La destrucción de Jerusalén habría provocado una reacción
similar a la que tuvo que ver con la destrucción de la antigua

Capítulo 18 287
18:19-21

ciudad de Tiro, conocida por su actividad marítima:

Ezequiel 27:29,30:
“Y todos los que manejan un remo, marineros, todos los navegan-
tes del mar, ciertamente bajarán de sus naves; sobre la tierra se
pondrán de pie. Y sobre ti ciertamente se dejarán oír con su voz y
clamarán amargamente. Y harán subir polvo sobre sus cabezas.
En las cenizas se revolcarán”.

19 Y se echaron polvo sobre la cabeza y clamaron, llorando


y lamentándose, y dijeron: ‘¡Qué lástima, qué lástima... la
gran ciudad, en la cual todos los que tenían barcos en el
mar se enriquecieron por motivo de su preciosidad, porque
en una sola hora ha quedado devastada!’.

Gran parte de las riquezas y de los negocios comerciales de


Jerusalén se debían a su posición estratégica en el Mar Medi-
terráneo.
El puerto de Jope es considerado, hasta el día de hoy, el
puerto más antiguo del mundo que ha seguido funcionando de
manera permanente.
Allí llegaron los cedros del Líbano y gran parte del material
con el que se construyó el templo de Salomón; en el primer si-
glo seguía siendo un puerto de importancia estratégica. El otro
puerto, el de Cesárea, también era uno de los más importantes
en el mundo antiguo y está claro que la destrucción de Jerusa-
lén significó para muchos comerciantes marítimos una pérdida
tremenda en términos de ganancias.

20-21 “¡Alégrate sobre ella, oh cielo, [y] también ustedes los


santos y los apóstoles y los profetas, porque, judicialmente,
Dios le ha impuesto castigo a ella por ustedes!”. Y un án-
gel fuerte alzó una piedra semejante a una gran piedra de
molino y la arrojó al mar, diciendo: “Así con lanzamiento
veloz será arrojada abajo Babilonia la gran ciudad, y nun-
ca volverá a ser hallada.”

En este versículo 20 encontramos una de las pruebas más


claras de que Babilonia la Grande no puede ser una entidad mo-
derna, como el imperio de la religión falsa o la actual nación de
Israel. Se mencionan tres categorías de siervos de Dios: santos,
apóstoles y profetas, y el texto dice que Jehová había decretado

288 Revelación
18:22-23

el castigo judicial sobre Babilonia la Grande a causa de ellos o


para vindicarlos.
Uno podría argumentar, con razón, que hay personas en la
tierra culpables de matar a individuos santos desde el punto de
vista de Dios, pero nadie puede afirmar que hoy haya alguien
que pueda ser responsable de matar a los apóstoles. El versícu-
lo, por otro lado, encaja perfectamente con lo que Jesús dijo en
relación a Jerusalén en Lucas 11:49,50:

Por este motivo la sabiduría de Dios también dijo: “Yo enviaré


a ellos profetas y apóstoles, y a algunos de ellos matarán y
perseguirán, para que la sangre de todos los profetas vertida
desde la fundación del mundo sea demandada de esta gene-
ración”.

El ángel fuerte, que arroja la ciudad al mar, atándola a una


piedra grande, podría ser el mismo ángel que se describe en el
versículo 1. En este caso, se trataría del glorificado Jesús.
El gesto tiene el significado obvio de destrucción definitiva.
El lanzamiento al mar, por el valor simbólico que el mar a me-
nudo asume en las Escrituras, también podría significar que,
a partir de ese momento, Jerusalén se volvería una cosa sola
con las demás naciones de la tierra (ya no el pueblo de posesión
especial de Dios). Esa ciudad, tal como era (en un pacto con
Jehová, con su templo, su sistema de sacerdotes y sacrificios de
animales) nunca se volvería a encontrar. De hecho, el sistema
religioso nunca volvió a ser reconstituido e incluso la ciudad,
aunque más tarde fue reconstruida por los vencedores, fue re-
construida según el estilo romano.

22-23 Y el sonido de cantantes que se acompañan con el


arpa, y de músicos y de flautistas y de trompeteros nunca se
volverá a oír en ti, y ningún artífice de oficio alguno volverá
a hallarse en ti jamás, y ningún sonido de piedra de molino
volverá a oírse en ti jamás, y ninguna luz de lámpara vol-
verá a resplandecer en ti jamás, y ninguna voz de novio ni
de novia volverá a oírse en ti jamás; porque tus comercian-
tes viajeros eran los hombres de primer rango de la tierra,
pues por tu práctica espiritista todas las naciones fueron
extraviadas.

Todas las actividades aquí mencionadas son las activida-

Capítulo 18 289
18:24

des típicas de una ciudad literal: actividades que se llevaban


a cabo regularmente en la ciudad de Jerusalén. Las palabras
hacen eco de diversos pasajes de las Escrituras hebreas que se
refieren al pueblo de Israel.

Jeremías 7:34:
“Y ciertamente haré cesar de las ciudades de Judá y de las calles
de Jerusalén la voz de alborozo y la voz de regocijo, la voz del no-
vio y la voz de la novia; porque el país llegará a ser solo un lugar
devastado”.

Jeremías 25:10:
“Y ciertamente destruiré de entre ellos el sonido de alborozo y el
sonido de regocijo, la voz del novio y la voz de la novia, el sonido
del molino de mano y la luz de la lámpara”.

Debido a su carácter diabólico, el adulterio espiritual (que


incluía el culto idolátrico) a menudo se asociaba con la práctica
del espiritismo, como lo indica Isaías 1:13:

“Cesen de traer más ofrendas de grano que nada valen. El incien-


so... me es algo detestable. Luna nueva y sábado, el convocar una
convocación... no puedo soportar el [uso de] poder mágico junto
con la asamblea solemne”.

24 – “Sí, en ella se halló la sangre de profetas y de santos y


de todos los que han sido degollados en la tierra”.

La palabra traducida tierra (griego gēs) indica en particu-


lar el territorio de la nación de Israel.

Ezequiel 24:9:
“Por lo tanto, esto es lo que ha dicho el Señor Soberano Jehová:
‘¡Ay de la ciudad de hechos de derramamiento de sangre! Yo mis-
mo también haré grande el apilamiento”.

Mateo 23:34,35:
“Por eso, miren, les envío profetas y sabios e instructores públicos.
A algunos de ellos ustedes los matarán y fijarán en maderos, y a
algunos los azotarán en sus sinagogas y los perseguirán de ciudad
en ciudad; para que venga sobre ustedes toda la sangre justa
vertida sobre la tierra, desde la sangre del justo Abel hasta la

290 Revelación
sangre de Zacarías, hijo de Baraquías, a quien ustedes asesi-
naron entre el santuario y el altar”.

Hay que tomar en cuenta, también en este caso, el uso de


la palabra tierra referido a la nación de Israel.

291
292 Revelación
19:1-2

CAPÍTULO 19

Revelación 19:1-21

1-2 Después de estas cosas oí lo que era como una voz fuerte
de una gran muchedumbre en el cielo. Decían: “¡Alaben a
Jah! La salvación y la gloria y el poder pertenecen a nues-
tro Dios, porque verdaderos y justos son sus juicios. Porque
ha ejecutado juicio sobre la gran ramera que corrompió
la tierra con su fornicación, y ha vengado la sangre de sus
esclavos de la mano de ella”.

De manera similar a lo que sucedió al comienzo del capítulo


7, en los versículos de 1 a 10 de este capítulo encontramos un
paréntesis durante el cual Juan solo escucha lo que se le dice.
La visión se reanuda a partir del versículo 11.
Precisamente porque en esta etapa Juan informa acerca
de lo que escucha, no de lo que ve, es difícil establecer si la gran
multitud mencionada aquí, en el versículo 1 y en el siguiente
versículo 6, es la misma que en Revelación 7:9. Si fuera así, se-
ría una confirmación más del hecho de que la gran multitud
está en el cielo. Lo que leemos también constituye un paralelo
en relación con los elementos que caracterizaron el comienzo del
toque de la séptima trompeta, descrito en el capítulo 11.
Estos son los paralelos que se pueden encontrar:

• Se escuchan voces fuertes en el cielo (11:15; 19:1);


• Se declara que el Reino de Dios ha comenzado a reinar
(11:15, 17; 19:1, 6);
• Los 24 ancianos caen sobre sus rostros como un signo de
adoración (11:16; 19:4);
• Los santos son vindicados y recompensados (11:18; 19:2);
• El texto se refiere a ellos como aquellos que temen a Dios,
pequeños y grandes (11:18; 19:5);
• Se escuchan voces y truenos (11:19; 19:6).

Capítulo 19 293
19:3-8

Juan escucha a la muchedumbre exclamar:


“¡Alaben a Jah!”
Cabe destacar que esta expresión, también traducida “ale-
luya”, aparece por primera vez en las Escrituras en el Salmo
104:35, como una expresión de agradecimiento por la ejecución
de los juicios de Jehová sobre los impíos:

“Los pecadores serán acabados de sobre la tierra; y en cuanto a


los inicuos, ya no serán. Bendice a Jehová, oh alma mía. Alaben
a Jah!”

De la misma manera, este aleluya es una expresión de ac-


ción de gracias por la destrucción de la gran ramera que fue
culpable de haber derramado la sangre inocente de los siervos
de Dios.

3-5 E inmediatamente, por segunda vez, dijeron: “¡Alaben


a Jah! Y el humo de ella sigue ascendiendo para siempre
jamás”. Y los veinticuatro ancianos y las cuatro criaturas
vivientes cayeron y adoraron a Dios, que estaba sentado so-
bre el trono, y dijeron: “¡Amén! ¡Alaben a Jah!”. También,
una voz salió desde el trono y dijo: “Alaben a nuestro Dios,
todos ustedes sus esclavos, que le temen, los pequeños y los
grandes”.

Luego del primer aleluya otros son agregados por los 24


ancianos y muy probablemente por una de las cuatro criaturas
vivientes que están al lado del trono de Dios. Esta serie de ex-
clamaciones indica que el castigo ha finalizado, como lo demues-
tra también el ascender del humo. Esta es también la última
ocasión en que se hace mención de los 24 ancianos. Formando
parte de la corte judicial celestial, una vez que el juicio ha sido
completado, ellos también han terminado de cumplir con su pro-
pósito simbólico.

6-8 Y oí lo que era como la voz de una gran muchedumbre y


como un sonido de muchas aguas y como un sonido de fuer-
tes truenos. Decían: “Alaben a Jah, porque Jehová nuestro
Dios, el Todopoderoso, ha empezado a reinar. Regocijémo-
nos y llenémonos de gran gozo, y démosle la gloria, porque
han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha prepa-
rado. Sí, a ella se le ha concedido estar vestida de lino fino,

294 Revelación
19:8-10

brillante y limpio, porque el lino fino representa los actos


justos de los santos”.

Ahora que todos los fieles cristianos han sido resucitados


en el cielo y el divorcio de la infiel nación de Israel se ha hecho
definitivo con la destrucción de la ramera, se puede celebrar el
matrimonio del Cordero. Este matrimonio tiene una estrecha
relación con el cumplimiento progresivo del propósito de Dios
mediante su Reino. Un número de pasajes bíblicos también se
refieren a este evento tan importante, de la manera siguiente:

Mateo 22:2:
“El reino de los cielos ha llegado a ser semejante a un hombre, un
rey, que hizo un banquete de bodas para su hijo”.

2 Corintios 11:2:
“Porque estoy celoso de ustedes con un celo piadoso, porque yo per-
sonalmente los prometí en matrimonio a un solo esposo para pre-
sentarlos cual virgen casta al Cristo”.

A diferencia de la prostituta que estaba vestida con colo-


res llamativos, la esposa del Cordero está vestida de un sim-
ple y brillante lino blanco que representa los actos justos de los
santos. Evidentemente, Pablo tenía la misma imagen en mente
cuando escribió las palabras registradas en Efesios 5:27:

“Para presentarse él a sí mismo la congregación en su esplendor,


sin que tenga mancha, ni arruga, ni ninguna de tales cosas, sino
que sea santa y sin tacha.”

9-10 Y él me dice: “Escribe: Felices son los invitados a la


cena de las bodas del Cordero”. También, me dice: “Estos
son los dichos verdaderos de Dios”. Ante aquello, caí delan-
te de sus pies para adorarlo. Pero me dice: “¡Ten cuidado!
¡No hagas eso! Yo simplemente soy coesclavo tuyo y de tus
hermanos que tienen la obra de dar testimonio de Jesús.
Adora a Dios; porque el dar testimonio de Jesús es lo que
inspira el profetizar”.

El que se dirige a Juan es probablemente el mismo ángel


que le habló al principio del capítulo 17. Le dice al apóstol que
anote la invitación formal para la gran cena del matrimonio del

Capítulo 19 295
19:11-13

Cordero.
Al tratarse de una novia compuesta, sus miembros también
son vistos individualmente como invitados a la cena o al ban-
quete de bodas del Cordero.
Esta escena debe haber sido familiar para Juan, quien
bien podría recordar la ilustración de Jesús narrada en Lucas
14:15,16:

“Al oír estas cosas, cierta persona de entre los convidados con él le
dijo: “Feliz es el que coma pan en el reino de Dios”. Jesús le dijo:
“Cierto hombre daba una gran cena, e invitó a muchos.”

Probablemente, por sentirse incluido entre los privilegia-


dos beneficiarios de esta invitación tan especial, Juan cae ante
el ángel para rendirle homenaje. El ángel lo disuade, definién-
dose humildemente “un coesclavo” de Juan y de sus hermanos.
La atención debe dirigirse a Jesús, que no solo es el sujeto cen-
tral del cumplimiento de las profecías, sino también la figura
más destacada del contenido del rollo. (Revelación 1:1)

11-13 Y vi el cielo abierto, y, ¡miren!, un caballo blanco. Y


el que iba sentado sobre él se llama Fiel y Verdadero, y juz-
ga y se ocupa en guerrear con justicia. Sus ojos son una
llama de fuego, y sobre su cabeza hay muchas diademas.
Tiene un nombre escrito que nadie conoce sino él mismo,
y está vestido de una prenda de vestir exterior rociada de
sangre, y el nombre con que se le llama es La Palabra de
Dios.

Para Juan, después de este paréntesis durante el cual solo


pudo oír, es tiempo de una nueva visión. Estando posicionado en
la tierra, ve el cielo abrirse: aparece un jinete, sentado en un ca-
ballo blanco, símbolo de una guerra que es justa. Debe tratarse
del mismo jinete que se describe en Revelación 6:2, es decir el
glorificado Rey Jesucristo, quien ahora se dirige hacia su victo-
ria final. Las numerosas diademas o coronas en su cabeza (en
comparación con la única corona mencionada anteriormente)
indican una progresión en el establecimiento de su plena auto-
ridad. Es una autoridad de la que ningún otro puede disfrutar;
por esta razón, tiene un nombre que nadie más puede atribuirse
legítimamente:
“La Palabra de Dios”.

296 Revelación
19:14-16

El hecho de que tenga una prenda de vestir rociada (griego


bebammenon, lit. sumergida) de sangre, indica que ya ha rea-
lizado el juicio o pisado el lagar, como se describe al final del
capítulo 14.

14-16 También, los ejércitos que estaban en el cielo le


seguían en caballos blancos, y estaban vestidos de lino
fino, blanco y limpio. Y de su boca sale una aguda espa-
da larga, para que hiera con ella a las naciones, y las
pastoreará con vara de hierro. Pisa también el lagar
de vino de la cólera de la ira de Dios el Todopoderoso. Y
sobre su prenda de vestir exterior, aun sobre su muslo,
tiene un nombre escrito: Rey de reyes y Señor de señores.

¿De quiénes se componen los ejércitos celestiales que si-


guen a Cristo, ellos también montados sobre caballos blancos?
Por como se les describe, vestidos de lino fino, blanco y puro,
hay tres posibilidades. Podría tratarse de los santos (cristianos),
descritos de manera similar en el versículo 8. Sin embargo, tam-
bién podrían ser ángeles, según la descripción de Revelación
15:6:

“Y del santuario salieron los siete ángeles con las siete plagas, ves-
tidos de lino limpio y brillante y ceñidos alrededor de los pechos
con cinturones de oro”.

Ya que estamos hablando de ejércitos (plural) también


existe la posibilidad de que se refiera a ambos grupos: cris-
tianos resucitados y ángeles. La batalla, sin embargo, ya ha
terminado (la batalla, de hecho, no se describe en el capítulo
19). En los siguientes versículos se les dirá a las aves que se
alimenten de los cuerpos de los muertos, un escenario típico
que podía observarse solo una vez que la batalla decisiva ya
había finalizado.
La descripción de Jesús y su ejército celestial parece
encajar más con las características de un desfile militar: lo
que normalmente se concedían el rey victorioso y su ejército.
Se trata probablemente de algo similar al que Tito realizó
cuando regresó a Roma después de su victoria sobre Jeru-
salén. En tales ocasiones se alababan y se destacaban las
cualidades del jefe militar, escribiendo títulos honoríficos en
sus prendas para que fueran claramente visibles durante el

Capítulo 19 297
19:17-19

desfile victorioso.
En el caso de Jesús, en el mantel y en el muslo está
escrito el título de Rey de reyes y Señor de señores: el máxi-
mo grado de autoridad posible. Una espada larga y afilada
sale de su boca para indicar el peso que tiene su palabra
en el juicio, especialmente desde su entronización como rey
en adelante (Hebreos 1:3). Tiene un cetro en la mano con el
cual las naciones o los pueblos de la tierra van a ser pasto-
reados. Él es también aquel que Dios ha encomendado para
que pise el lagar de vino de su cólera: tiene por lo tanto el
consentimiento y la autoridad del Soberano universal.

17-18. Vi también a un ángel que estaba de pie en el sol, y


clamó con voz fuerte y dijo a todas las aves que vuelan en
medio del cielo: “Vengan acá, sean reunidas a la gran cena
de Dios, para que coman las carnes de reyes y las carnes de
comandantes militares y las carnes de hombres fuertes y
las carnes de caballos y de los que van sentados sobre ellos,
y las carnes de todos, de libres así como de esclavos y de
pequeños y grandes”.

Mirando de la tierra hacia el cielo, Juan ve a un ángel en


la misma dirección que el sol, por lo tanto extremadamente bri-
llante, quien invita a todas las aves del cielo a la “gran cena de
Dios”. Así como simbólicamente hay dos mujeres y dos ciudades,
también hay dos diferentes cenas. En el caso de la cena del Cor-
dero, las personas que son invitadas a la fiesta también forman
parte simbólicamente de la novia en sentido colectivo. En la se-
gunda cena los enemigos son más bien parte integral del menú
porque terminan sirviendo como comida para las aves de presa.
Cada categoría de persona se menciona, de los gobernantes a los
líderes militares hasta el último de los esclavos para indicar la
inmensidad de la carnicería.

19 Y vi a la bestia salvaje y a los reyes de la tierra y a sus


ejércitos reunidos para hacer la guerra contra el que iba
sentado en el caballo y contra su ejército.

Durante la marcha triunfal, el vencedor desfilaba con sus


soldados (incluyendo a los aliados), mientras que los perdedores
(con sus aliados) desfilaban en cadenas, listos para recibir la
sentencia final de muerte. Como muestra la siguiente referen-

298 Revelación
19:20

cia, también se recreaban, a través de particulares carros alegó-


ricos que se hacían desfilar en procesión, las escenas principales
relacionadas con las batallas peleadas durante la guerra.1

“Lo más admirable eran los escenarios móviles, tan grandes que
se temía por su seguridad, siendo de hasta tres o cuatro pisos de
altura. Muchas composiciones estaban enmarcadas entre cortinas
con decoraciones de oro, y todas tenían marcos de oro y marfil
trabajado. La guerra estaba representada por numerosas escenas,
donde se podía ver un rico distrito quedado devastado, enemigos
exterminados, muros de gran tamaño derrumbados por las má-
quinas de asedio, fortalezas conquistadas, ciudades con defensas
derrumbadas, un ejército que entraba por la puerta de la ciudad,
templos incendiados que estaban ardiendo: todas estas fueron las
desgracias que los Judíos tuvieron que sufrir una vez que comen-
zó la guerra. En cada escenario se colocaba al comandante de la
ciudad conquistada”.

El escenario del versículo 19, por lo tanto, presenta el des-


file de los ganadores, mientras que el versículo 20 presenta el
de los vencidos. Del mismo lado de los ganadores se menciona la
bestia salvaje (la que había ascendido desde el mar) con sus diez
cuernos, es decir los reyes vasallos con sus ejércitos. Todos estos
no luchan en contra, más bien con (griego meta, o juntos) el que
estaba sentado sobre el caballo blanco y sus ejércitos.
Como hemos visto anteriormente, no solo esta es la inter-
pretación más inmediata del griego, sino que también es la que
está mejor de acuerdo con el contexto. La primera bestia y sus
cuernos son de hecho utilizados por el Cordero para destruir a
la prostituta. Esta procesión triunfal sirve para aclarar que el
verdadero vencedor de la guerra contra Jerusalén no fue Tito
con sus soldados, sino Cristo Jesús con sus ejércitos. Él utilizó a
los Romanos como “aliados" para llevar a cabo su juicio.

20 Y la bestia salvaje fue prendida, y junto con ella el fal-


so profeta que ejecutó delante de ella las señales con las
cuales extravió a los que recibieron la marca de la bestia
salvaje y a los que rinden adoración a su imagen. Estando
todavía vivos, ambos fueron arrojados al lago de fuego que

1. https://it.m.wikipedia.org/wiki/Trionfo

Capítulo 19 299
19:21

arde con azufre.

Ahora la escena se centra en los vencidos que han sido cap-


turados: la bestia salvaje (la segunda bestia, la que ascendió de
la tierra y que representa la imagen de la primera bestia), junto
con el falso profeta que es parte integral de ella.
Son lanzados juntos, aún vivos, en el lago de fuego que
simboliza la destrucción eterna. El sistema civil, y sobre todo
el sistema religioso de Jerusalén que había favorecido el culto
idolátrico de la bestia salvaje haciendo de manera que la gente
aceptara su marca, serían eliminados para siempre. Esto, mien-
tras aún estarían vivos porque no serían asesinados en sentido
literal, sino que quedarían destruidos como instituciones dejan-
do de existir para siempre.

21 Pero los demás fueron muertos con la espada larga del


que iba sentado en el caballo, la [espada] que salía de su
boca. Y todas las aves se saciaron de las carnes de ellos.

Los demás, es decir todos aquellos que habían aceptado la


marca de la bestia ignorando las advertencias de Cristo, al ha-
berlo rechazado como Mesías, morirían literalmente como resul-
tado del juicio divino y su carne sería dada de comer a las aves
de presa.

300 Revelación
301
302 Revelación
20:1-2

CAPÍTULO 20

Revelación 20:1-6

1-2 Y vi a un ángel que descendía del cielo con la llave del


abismo y una gran cadena en la mano. Y prendió al dra-
gón, la serpiente original, que es el Diablo y Satanás, y lo
ató por mil años.

Con la consideración de este capítulo 20 hemos llegado a un


punto fundamental del libro porque, después de haber descrito
de una manera que resultaría extraordinariamente precisa las
cosas que sucederían “en breve” (es decir las cosas relaciona-
das con la destrucción del sistema judío), en los últimos tres
capítulos se abre una ventana que mira hacia un futuro lejano,
con respecto al tiempo de Juan (tan lejano como para justificar
la expresión “mil años”). Este futuro también nos concierne a
nosotros.
Después de la ejecución del juicio sobre Babilonia la Gran-
de y el matrimonio del Cordero, descritos en los capítulos ante-
riores, se presta ahora atención al dragón, Satanás el Diablo. Lo
habíamos dejado al final del capítulo 12, mientras se iba a hacer
guerra contra los restantes de la descendencia de la mujer. Esto
después de que, habiendo perdido la guerra en el cielo, había
sido arrojado a la tierra junto con sus ángeles.
El Diablo sabía de tener un corto período de tiempo (equi-
valente a los pocos años del 33 al 70 EC), hasta el momento
en que todos los cristianos resucitarían y serían llevados a una
condición inalcanzable para él en el cielo.
Este corto período de tiempo, con este capítulo 20, se ha
terminado y la guerra para el Diablo es perdida definitivamen-
te. Juan ve entonces a un ángel con la llave del abismo y una
gran cadena en sus manos con la que el dragón es agarrado
y atado. El ángel es, con toda probabilidad, Cristo Jesús por
el tipo de acción emprendida y por algunas referencias bíblicas
que respaldan esta hipótesis, indicando que Jesús es el que tie-

Capítulo 20 303
20:1-2

ne la llave y la autoridad para confinar a los seres espirituales


en el abismo.

Revelación 1:18:
“Y el viviente; y llegué a estar muerto, pero, ¡mira!, vivo para siem-
pre jamás, y tengo las llaves de la muerte y del Hades”.

Lucas 8:31:
“Y le suplicaban que no les ordenara irse al abismo”.

Se dice que el dragón fue atado con una cadena grande (por
ende, sujeto a algún tipo de restricción severa), aunque no elimi-
nado físicamente. Esto por un período de “mil años”.
La evidencia bíblica muestra que incluso mientras estaba
en la tierra Jesús podía limitar el poder del Diablo, como si se
tratara simbólicamente de atarlo:

Mateo 12:28,29:
“Pero si es por medio del espíritu de Dios como yo expulso a los
demonios, el reino de Dios verdaderamente los ha alcanzado. ¿O
cómo puede alguien invadir la casa de un hombre fuerte y arre-
batar sus bienes muebles, a menos que primero ate al fuerte? Y
entonces saqueará su casa”.

Según Lucas 10:17,18, incluso los discípulos podrían ejer-


cer autoridad sobre los demonios, hasta el punto de que Jesús
ya podía divisar lo que pronto sucedería:

“Entonces los setenta volvieron con gozo, y dijeron: “Señor, hasta


los demonios quedan sujetos a nosotros por el uso de tu nombre”.
Ante aquello, él les dijo: “Contemplaba yo a Satanás ya caído como
un relámpago del cielo.”

La autoridad de Jesús obviamente habría sido mayor y más


completa después de su resurrección, como él mismo indicó en
Mateo 28:18 cuando dijo:

“Toda autoridad me ha sido dada en el cielo y sobre la tierra.”

Inmediatamente demostró esa autoridad al liberar el cielo


de la presencia de Satanás y sus demonios. Sin embargo, se im-
pondría una limitación adicional al Diablo, más tarde, cuando

304 Revelación
20:1-2

se le confinaría en el abismo, por “mil años”.


Para entender mejor las diversas fases relacionadas con el
Diablo, mencionadas en Revelación, podríamos resumirlas de
esta manera:

• 33 EC (Satanás fue echado del cielo) Rev. 12:7-9;


• Desde el 33 EC hasta la primera resurrección (primer
corto período de tiempo, hace guerra a la mujer) Rev.
12:12,13;
• “Mil años” (es encadenado, ya no puede engañar a las
naciones) Rev. 20:1, 2;
• Segundo corto periodo de tiempo (es desatado para el
ataque final) Rev. 20:3, 7-9
• Destrucción (es arrojado al lago de fuego) Rev. 20:10.

Determinar si los mil años son literales o simbólicos es de


importancia fundamental, también para comprender nuestra
colocación temporal en relación con el plan divino en general.
Primero, sin embargo, examinemos brevemente el entendimien-
to que hemos asimilado a través de la WTS para comprender
qué tanto está en armonía con el marco bíblico del capítulo 20
de Revelación.
El llamado milenarismo es un concepto adoptado, aunque
con diferenciaciones más o menos marcadas, por muchas confe-
siones religiosas, como se muestra en la lista que se encuentra
en Wikipedia.1
Charles Taze Russell lo asimiló de los adventistas, aunque
hay que decir que ni la palabra ‘milenio’, ni la expresión ‘Reino
milenario’ aparecen en las Escrituras. Por lo tanto, el concepto
se basa únicamente en este capítulo 20 de Revelación, donde la
expresión “mil años” aparece seis veces, en varios versículos.
Sin embargo, hay un problema bastante evidente en el entendi-
miento milenialista de la WTS.
El reinado de Jesús y los 144.000 debería durar, según la
WTS, un total de mil años literales (a partir de la destrucción

1. https://en.m.wikipedia.org/wiki/Millenarianism
Desroche, Henri (1969). Dieux d’hommes. Dictionnaire des messianismes et
millénarismes de l’ère chrétienne. Paris: Berg International. pp. 31–32.
Landes, Richard A. Heaven on Earth: The Varieties of the Millennial Expe-
rience. New York: Oxford University Press, 2011. Print.

Capítulo 20 305
20:1-2

de Armagedón hasta que la humanidad alcance la perfección en


la tierra).
Pero, si Jesús comenzó a reinar en 1914 como la WTS con-
tinúa argumentando, su Reino no sería realmente un Reino mi-
lenario. De hecho, habiendo sido inaugurado desde hace más de
un siglo (un período que representaría más del 10% en relación
a mil años) llevaría el total (incluyendo los supuestos mil años
futuros) a más de 1,100 años; esto a menos que no se quieras
argumentar que el ‘milenio’ ya haya comenzado sin que nos dié-
ramos cuenta.
Otro aspecto desconcertante acerca del entendimiento de
este capítulo tiene que ver con lo que debería suceder después
del milenio. Según la WTS, después de que la humanidad haya
alcanzado la perfección y haya disfrutado de varios siglos de
vida en una tierra paradisíaca, el Diablo será desatado y, según
Revelación 20:8, 9, logrará nuevamente engañar a las naciones
de la tierra organizando un ejército que se dice sería numeroso
como “la arena del mar”, o sea suficientemente grande para ro-
dear completamente a los siervos de Dios.
Los que rodean son normalmente más numerosos que los
que están siendo rodeados.
Esta comparación con los granos de arena del mar deja
realmente pensar que se tratará de una gran muchedumbre que
atacará a una pequeña minoría. ¿Cuánto es realmente probable
que esta sea la situación al final de los mil años de vida en el pa-
raíso? Además, el versículo 5 dice que los muertos no volverían
a la vida hasta que se hayan concluidos los mil años, lo que pa-
rece sugerir que la resurrección de los muertos será un evento
sucesivo al milenio.
La WTS afirma que, llegar a la vida, no significa realmente
resucitar, más bien lograr alcanzar una vida plena o perfecta
por parte de los resucitados; sin embargo, esta es una interpre-
tación para la cual no se encuentra algún apoyo bíblico. Esto, es-
pecialmente si tomamos en cuenta el hecho de que la resurrec-
ción de los muertos se describe también en el versículo 13 como
un evento que ocurre después del milenio y del ataque final de
Satanás. Ocurre incluso después de la destrucción del Diablo en
el lago de fuego, mencionada en el versículo 10.
¿No sería más lógico pensar que el orden de los eventos in-
dicado en las Escrituras sea el correcto y que el entendimiento
que la WTS ha mantenido hasta ahora esté equivocado?
Tratemos de analizar mejor estos dos puntos: el significado

306 Revelación
20:1-2

y la duración de los “mil años”. También examinemos en qué


sentido el Diablo habría sido limitado en su actividad o encade-
nado en el abismo.

Los mil años: ¿cuánto duran?

Dado que el concepto de un reino de mil años se encuen-


tra solo en este capítulo de Revelación y, por lo tanto, no hay
posibilidad de comparación con otros pasajes bíblicos, es muy
importante analizar bien el texto a partir del griego para tratar
de entender lo que Juan quería decir.
La expresión griega es “chilia etē” (griego χίλια ἔτη) traduci-
da mil años. Estos son dos términos que, según diversos diccio-
narios bíblicos (Strong y Vine, por ejemplo) son ambos plurales.2
La mayoría de las veces cuando la expresión mil años apa-
rece en este capítulo, resulta sin el artículo definido “los” por de-
lante, por lo tanto, considerando que se trata de un plural, la ex-
presión podría resumirse simplemente con la palabra milenios.
También debe considerarse el uso particular de la palabra
mil en el contexto bíblico y también en nuestro lenguaje común.
Por ejemplo, la expresión “te lo he dicho mil veces” no se utiliza
con un significado literal, sino que simplemente indica una can-
tidad considerable de veces que, en teoría, podría llegar a ser
mayor que mil (miles de veces).
De la misma manera, cuando la palabra mil aparece en
las Escrituras a menudo tiene un significado no preciso desde
el punto de vista numérico sino simbólico, como en el famoso
pasaje de 2 Pedro 3:8:

“Sin embargo, no vayan a dejar que este hecho en particular se les


escape, amados, que un día es para con Jehová como mil años, y
mil años como un día”.

También podemos comparar estos otros textos bíblicos, en-


tre los muchos disponibles, en los que la palabra mil no tiene un
significado numérico literal: 1 Crónicas 16:15; Job 9:3; Deute-
ronomio 1:11, 7:9; Salmo 90:4, 91:7; Eclesiastés 6:6; Isaías 7:23,
30:17, 60:22; Amós 5:3.
Si la expresión “mil años” por lo tanto se refiriera a un pe-

2. http://studybible.info/vines/Thousand%20%28-s%29

Capítulo 20 307
20:3

ríodo muy largo, pero no necesariamente de mil años literales, y


el momento en que el Diablo fue puesto bajo restricción hubiera
comenzado después de la primera resurrección, esto significaría
que podríamos estar todavía dentro del largo período milenario
mencionado en el capítulo 20 de Revelación.
Obviamente, esto haría surgir varias preguntas: si el Dia-
blo se encuentra atado desde el primer siglo, ¿cómo explicamos
la gran maldad que existe actualmente en el mundo? ¿De qué
manera, una diferente comprensión de los mil años y de la con-
dición de Satanás en al abismo, podría armonizar con el resto
del capítulo 20?

3 Y lo arrojó al abismo, y [lo] cerró y [lo] selló sobre él,


para que no extraviara más a las naciones hasta que se
terminaran los mil años. Después de estas cosas tiene
que ser desatado por un poco de tiempo.

El Diablo habría sido encadenado y encerrado en el abismo


durante un período milenario. ¿Cuál es el significado de la res-
tricción impuesta al Diablo?
La relación que la WTS ha establecido erróneamente entre
la expulsión de Satanás del cielo y la fecha de 1914 (el inicio de
los problemas para la tierra con el estallido de la Primera Gue-
rra Mundial y la aparición de las señales del tiempo del fin) ha
hecho que asociáramos la idea de la presencia del Diablo en la
vecindad de la tierra con el aumento generalizado de maldad.
Esta relación, también basada en la errónea ubicación tem-
poral de Revelación 12:9, se ha sostenido y fortalecido median-
te la repetición constante de algunos versículos que cualquier
buen Testigo de Jehová debe conocer de memoria, en primer
lugar Mateo 24:7 y 2 Timoteo 3:1-5.
Sobre el capítulo 24 de Mateo y su cumplimiento, la con-
sideración sería muy larga; sin embargo, una simple reflexión
sobre el capítulo 3 de 2 Timoteo puede ser suficiente para de-
mostrar que Pablo se estaba refiriendo realmente a las condi-
ciones existentes en su época (los últimos días antes del fin del
sistema judío).
De hecho, es suficiente no parar con la lectura, como se
suele hacer, en el versículo 5 de 2 Timoteo, capítulo 3, y seguir
leyendo el versículo 6, para entender a qué contexto temporal
se refería Pablo. Además, comparando las características de las
personas con las descritas por el mismo apóstol Pablo en Roma-

308 Revelación
20:3

nos 1:28-32, se confirmará que él se estaba refiriendo a sus días.


Si tales características, presentes en las personas, de por
sí demostraran una cercanía especial de Satanás a la tierra,
entonces significaría que el corto tiempo mencionado en Revela-
ción 12:12 está prosiguiendo desde el primer siglo hasta nues-
tros días y esto no es posible.
A menudo, cuando nos referimos a noticias sobre la situa-
ción actual, tendemos a enfatizar aquellas que resaltan la mal-
dad extrema de la gente de hoy, confirmando así el concepto de
que el fin debe ser inminente3. Todas las noticias que parecen
indicar algo diferente se dejan de lado, ya sea consciente o in-
conscientemente.4
Intentemos, por un momento, suponer que estamos dentro
del largo período milenario durante el cual Satanás está atado.
En este caso: ¿cómo explicamos los eventos relacionados
con la Primera y la Segunda Guerra Mundial, el holocausto per-
petrado por los nazis contra los judíos, la ferocidad de persona-
jes como Hitler, Stalin, Pol Pot, solo por mencionar algunos? ¿No
prueba esto que ha habido un aumento en la maldad desde 1914
en adelante y por lo tanto una mayor influencia del Diablo? Se-

3. Uno de los argumentos utilizados por muchas religiones apocalípticas, para


establecer que este es el período más malvado de la historia y, por lo tanto, el llama-
do “tiempo del fin”, es fruto de una falacia lógica llamada No Causa Pro Causa. Es
decir, un vínculo efecto-causa se atribuye a una causa que no lo es.
La WTS, por ejemplo, utilizó la proliferación de armas, especialmente las de exter-
minio en masa como la bomba atómica, como una demostración (efecto) del aumento
de la maldad del hombre (causa) en el siglo pasado. El hecho de que el hombre pueda
usar la bomba atómica hoy en día, como un arma, no lo hace más malvado que el
hombre sin armas nucleares. Sería como decir que el soldado romano que usaba la
espada era bondadoso en comparación con el soldado de infantería austriaco de la
Primera Guerra Mundial con el mosquete. Según Lucas 9:54, con mucho gusto San-
tiago y Juan habrían hecho bajar fuego del cielo contra los samaritanos, casi como
esperaban los sacerdotes de Baal en el relato de 1 Reyes, capítulo 18. Si hubieran
tenido la oportunidad, muchos monarcas del pasado probablemente habrían usado
cualquier arma de destrucción masiva, incluidas las armas nucleares para lograr
sus objetivos.

4. http://www.repubblica.it/esteri/2017/12/28/news/crollo_degli_omicidi_a_new_
york_solo_285_nel_2017-185350575/?ref=RHPPLF-BH-I0-C8-P1-S1.8-T1

Capítulo 20 309
20:3

gún los datos estadísticos, la Segunda Guerra Mundial causó al-


rededor de 66 millones de muertes, incluidas las provocadas por
los nazis, y representa por mucho la peor masacre de la historia.
Lo que sigue, a su vez, en la macabra clasificación de las
masacres, no es la primera guerra mundial que causó 16 millo-
nes de muertes, sino el asesinato de unos 40 millones de perso-
nas por parte de Genghis Khan, durante los primeros años del
siglo XIII. ¿Qué se puede decir del nivel de corrupción moral
alcanzado por Genghis Khan? Se dice de él que, tantos fueron
los que mató, cuantos los que trajo al mundo. Se le describe
como un terrible depredador sexual. Tuvo relaciones con tantas
mujeres, que se calcula que 16.000.000 de personas que viven
actualmente en la tierra sean indirectamente sus descendientes
teniendo rastros de su ADN en la sangre. ¿Y qué decir del le-
vantamiento anti imperial de Taiping (1850-1864) que causó 20
millones de víctimas o los varios millones de hombres y mujeres
asesinados durante la Guerra de los Treinta Años (1618-1648)
entre protestantes y católicos, solo por mencionar algunas de
las muchas masacres que tuvieron lugar antes del siglo veinte?5
Si no fue el Diablo, antes de 1914, a fomentar tanto odio
y tanta ferocidad, ¿quién era entonces? ¿Y estamos realmente
seguros de que la maldad de los dictadores modernos es peor
que la de los antiguos monarcas asirios o de Herodes el Grande,
Nerón, Torquemada, Iván el Terrible o el mismo Genghis Khan
mencionado anteriormente? ¿Qué habrían hecho estos persona-
jes si hubieran tenido a su disposición las armas de destrucción
masiva disponibles hoy?
Cada acto violento y asesino, como dijo Jesús, hace que los
hombres se hagan más parecidos al Diablo (por su misma natu-
raleza asesina), pero es el mismo hombre, al final, que decide si
ser “hijo de Dios” o “hijo del Diablo”: ha sido así desde la época
de Caín, el primer asesino. Probablemente, los crímenes y la

5. La ciencia estadística muestra que, desde principios del siglo XX hasta hoy,
los indicadores relacionados con el crimen, la violencia y la guerra han disminuido
significativamente, aunque obviamente permanecen siempre presentes. Por el con-
trario, ha habido un aumento en los derechos, la justicia y la paz social:
• https://ourworldindata.org/war-and-peace
• https://ourworldindata.org/homicides
• https://ourworldindata.org/human-rights
• https://ourworldindata.org/violence-against-rights-for-children
• https://www.youtube.com/watch?v=HQSQ16dntbc

310 Revelación
20:3

maldad de los hombres después de 1914 no pueden atribuirse al


Diablo más de los que se les podrían atribuir antes de esa fecha.
De hecho, en algunos aspectos, las Escrituras parecen sugerir
que en el tiempo de Jesús la actividad demoníaca era mucho
más marcada que la de hoy.
Las Escrituras informan sobre docenas de casos, concen-
trados en poco tiempo y en un territorio muy restringido (hay
ejemplos de influencia demoníaca de extraordinaria intensidad
hasta el punto de que una sola persona podía albergar una “le-
gión” de demonios, según Marcos 5:9. Ver también Mateo 8:16)6
Volviendo al tema del Diablo que es atado y arrojado en el
abismo, en Judas 6 leemos:

“Y a los ángeles que no guardaron su posición original, sino que


abandonaron su propio y debido lugar de habitación, los ha reser-
vado con cadenas sempiternas bajo densa oscuridad para el juicio
del gran día”.

En 2 Pedro 2:4 también el apóstol Pedro se refiere al mismo


concepto:

“Ciertamente si Dios no se contuvo de castigar a los ángeles que


pecaron, sino que, al echarlos en el Tártaro, los entregó a hoyos de
densa oscuridad para que fueran reservados para juicio”.

Se observe cómo la traducción de Arcas Fernández expresa


el mismo versículo:

“Pues sabido es que Dios no perdonó a los ángeles que pecaron,


sino que los arrojó a las cavernas tenebrosas del abismo, donde los
mantiene encarcelados para el juicio”.

Se habla de demonios encadenados y confinados en el


abismo, exactamente como mencionado en relación al Diablo
en Revelación 20:2, 3. Sin embargo, se habla como de una

6. En las escrituras griegas aparecen relatos de posesiones demoníacas particu-


lares y múltiples, concentradas en un período de tiempo relativamente corto y en un
área restringida (ministerio de Cristo y de los Apóstoles, áreas y territorios de Pa-
lestina y de la predicación apostólica), en mayor medida que en todas las Escrituras
hebreas.

Capítulo 20 311
20:3

acción que ya había tenido lugar. La referencia bíblica alude


a los ángeles que pecaron al tomar cuerpos materiales antes
del diluvio.
A esos demonios se les impuso una restricción particu-
lar que incluía la prohibición de materializarse como hu-
manos en la tierra. Esa restricción y el hecho de que esos
demonios ya resultaran encarcelados en el tiempo de Pedro,
no habían puesto fin a la maldad en la tierra, ni a la activi-
dad demoníaca en su conjunto. La restricción obviamente se
refería solo a algunos aspectos de esa actividad.
Volviendo a Revelación, el versículo 3 indica el propósi-
to o la razón por la cual el Diablo habría sido atado y confi-
nado al abismo con estas palabras:

“Para que no extraviara más a las naciones hasta que se


terminaran los mil años.”

Es necesario comprender cómo, o en qué sentido, el Diablo


engañaba a las naciones para comprender también en qué po-
dría consistir la restricción.
Que el Diablo, en el tiempo de Jesús, tuviera control sobre
las naciones, es evidente en el relato de Mateo 4:8, 9. Incluso
el libro de Daniel habla de príncipes demoníacos asignados al
control de naciones o gobiernos. (Daniel 10:20)
El propósito del control del Diablo no era simplemente el de
promover la maldad en general, sino sobre todo el de evitar que
la luz de las buenas nuevas llegara a las naciones.
Esto es evidente por las palabras de 2 Corintios 4:3, 4:

“Ahora, si las buenas nuevas que declaramos están de hecho


veladas, están veladas entre los que están pereciendo, entre
quienes el dios de este sistema de cosas ha cegado las mentes
de los incrédulos, para que no pase [a ellos] la iluminación de
las gloriosas buenas nuevas acerca del Cristo, que es la imagen
de Dios”.

En algunos casos, Satanás trató de intervenir, incluso de


manera directa, para evitar el progreso de las buenas nuevas,
como bien lo describe Pablo en 1 Tesalonicenses 2:18:

“Por esta razón quisimos ir a ustedes, sí, yo, Pablo, una vez y tam-
bién la segunda, pero Satanás nos cortó el camino”.

312 Revelación
20:3

Bajo la disposición del antiguo pacto, las naciones de la tie-


rra (con exclusión del pueblo de Israel) estaban esclavizadas, en
su totalidad, a la religión falsa y al control del Diablo sin ningu-
na esperanza real, como Pablo señaló a los gentiles cristianos de
Éfeso, en Efesios 2:12:

“Que estaban en aquel mismo tiempo sin Cristo, alejados del es-
tado de Israel y extraños a los pactos de la promesa, y no tenían
esperanza, y estaban sin Dios en el mundo”.

Dios había tolerado, durante un tiempo, este control de Sa-


tanás sobre las naciones como se indica en Hechos 14:16:

“En las generaciones pasadas él permitió a todas las naciones se-


guir adelante en sus caminos”.

Sin embargo, Pablo también dice que se estaba producien-


do un cambio, como él mismo informa en Hechos 17:30:

“Cierto, Dios ha pasado por alto los tiempos de tal ignorancia;


sin embargo, ahora está diciéndole a la humanidad que todos en
todas partes se arrepientan”.

Uno de los objetivos de la venida del Mesías tenía que ver


con liberar a las naciones del control del Diablo, como se prome-
tía en Isaías 42:6, 7:

“Yo mismo, Jehová, te he llamado en justicia, y procedí a asirte de


la mano. Y te salvaguardaré y te daré como pacto del pueblo, como
luz de las naciones, [y has de] abrir los ojos ciegos, sacar del cala-
bozo al prisionero, de la casa de detención a los que están sentados
en oscuridad”.

Esto se confirmó en el momento del nacimiento de Jesús,


como lo indica Lucas 2:32:

“Una luz para remover de las naciones el velo, y una gloria de tu


pueblo Israel”.

Con el establecimiento del Nuevo Pacto, individuos de to-


das las naciones tendrían la oportunidad de liberarse del con-

Capítulo 20 313
20:3

trol y de la esclavitud del Diablo, como se expresa en Hebreos


2:14, 15:

“Por lo tanto, puesto que los “hijitos” son partícipes de sangre


y carne, él también de igual manera participó de las mismas
cosas, para que por su muerte redujera a nada al que tiene el
medio para causar la muerte, es decir, al Diablo; y emancipara
a todos los que por temor de la muerte estaban sujetos a escla-
vitud durante toda su vida.”

Nadie habría podido jamás impedir que personas de todas


las naciones pudieran comprender el valor del sacrificio de res-
cate de Cristo con la esperanza de llegar a ser un día completa-
mente libres del pecado y la muerte.

Colosenses 1:26.27:
“El secreto sagrado que fue escondido de los pasados sistemas de
cosas y de las generaciones pasadas. Mas ahora ha sido puesto
de manifiesto a sus santos, a quienes ha agradado a Dios dar a
conocer lo que son las gloriosas riquezas de este secreto sagrado
entre las naciones. Es Cristo en unión con ustedes, la esperanza de
la gloria [de él]”. (Véase también Romanos 16:25,26)

El apóstol Pablo, hablando de la victoria obtenida por Cris-


to y sin duda teniendo en cuenta a las autoridades demoníacas
en su ilustración de Colosenses 2:15, también escribió:

“Desnudando por completo a los gobiernos y a las autoridades,


los exhibió a la vista pública como vencidos, y los condujo en una
procesión triunfal mediante ello”.

Los enemigos, especialmente los enemigos espirituales, se


describen como vencidos. Pablo los ve, llevados como prisione-
ros en la procesión triunfal del vencedor. En esas ocasiones, los
vencidos desfilaban en cadenas (una imagen similar a la que se
reporta en Revelación en relación con el Diablo que es atado por
medio de una cadena).
Después de la derrota definitiva, debido al cumplimiento
del sacrificio de Cristo y a la guerra perdida en el cielo, el Dia-
blo vio anulado su poder o autoridad en sentido espiritual de
desviar a las naciones (o la totalidad de la gente de las nacio-
nes). En este sentido, resultó ser como encarcelado y confinado

314 Revelación
20:4

al abismo.

4 Y vi tronos, y hubo quienes se sentaron en ellos, y se les dio


poder para juzgar. Sí, vi las almas de los que fueron ejecu-
tados con hacha por el testimonio que dieron de Jesús y por
hablar acerca de Dios, y los que no habían adorado ni a la
bestia salvaje ni a su imagen, y que no habían recibido la
marca sobre la frente ni sobre la mano. Y llegaron a vivir, y
reinaron con el Cristo por mil años.

Juan continúa describiendo una visión que concierne una


escena de juicio y resurrección: la primera resurrección.
Según la explicación de WTS, los que están sentados en los
tronos serían los 144.000.
Para reforzar esta idea, tan injustificada como engañosa, la
TNM vincula la primera y la segunda oración del versículo agre-
gando un “sí” (adverbio afirmativo) que en absoluto no aparece
en griego, ni en otras traducciones bíblicas.7
Aquí, por ejemplo, como traduce la Reina Valera:

“Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos, y les fue dado juicio; y vi las


almas de los degollados por el testimonio de Jesús, y por la pala-
bra de Dios, y que no habían adorado la bestia, ni á su imagen, y
que no recibieron la señal en sus frentes, ni en sus manos; y vivie-
ron y reinaron con Cristo mil años. Volvieron a la vida y reinaron
con Cristo por mil años”.

Si “los tronos” fueran solo dos, los que se sientan sobre ellos
obviamente serían Jehová, y Jesús a su derecha. Esto estaría
más de acuerdo con el hecho de que el juicio se refiere a aquellos
que resucitarían para reinar con Cristo en el cielo. Obviamente,
ellos no podían sentarse en los tronos a juzgar sin haber sido
todavía resucitados, ni juzgarse a sí mismos. Por esta razón,
es más lógico concluir que los que están sentados en los tronos

7. El texto griego, como indica la TNM interlineal publicada por la Watch Tower,
dice: καὶ τὰς ψυχὰς τῶν πεπελεκισμένων διὰ τὴν μαρτυρίαν Ἰησοῦ …
y las almas de los que han sido decapitados por el testimonio de Jesús ...
Como se puede ver, en las ediciones de la TNM, ya sea en inglés o en español, se omite
la conjunción “καi” es decir “y” disyuntivo que distingue claramente a los sujetos,
es decir, quienes se sientan en el trono y los que resucitan y luego reinan con Cristo.

Capítulo 20 315
20:4

para juzgar sean Jehová y Jesús.


Entre los que reciben un juicio favorable, hay quienes mu-
rieron como mártires por no rendir adoración a la bestia y a su
imagen, dentro y fuera del territorio de Israel. Sin duda, a este
grupo pertenecen los mismos cristianos a quienes Juan vio en
Revelación 6:9, como almas debajo del altar y a quienes se les
dijo que esperaran un poco más para ser vengados y recibir el
premio. Ahora, después de haber recibido el juicio favorable de
parte de Dios, se les ve con vida, preparados para reinar en el
cielo con Cristo durante el largo período milenario. Sin embar-
go, la pregunta que podría surgir es la siguiente: ¿qué habrían
hecho los cristianos en el cielo durante todo ese tiempo?
No obstante, la misma pregunta sería igualmente legíti-
ma incluso si pensáramos que han estado en el cielo durante
los últimos cien años, como afirma la WTS, o sería más válida
aún para los ángeles que han estado en el cielo durante mucho
más tiempo. Obviamente, es difícil de responder, dado nuestro
conocimiento limitado de las actividades que tienen lugar en
el ámbito espiritual. Ciertamente, la preocupación de no saber
qué hacer no fue lo que preocupaba a los apóstoles cuando Cris-
to pronunció las palabras registradas en Juan 12:26:

“Si alguien quiere ministrarme, sígame, y donde yo esté, allí tam-


bién estará mi ministro. Si alguien quiere ministrarme, el Padre
lo honrará.”

o en Juan 14:3:

“También, si prosigo mi camino y les preparo un lugar, vengo


otra vez y los recibiré en casa a mí mismo, para que donde yo
estoy también estén ustedes.”

Incluso a Pablo no pareció preocuparle tener que pasar de-


masiado tiempo en el cielo. De hecho, se expresó de esta manera
en 1 Tesalonicenses 4:17:

“Después nosotros los vivientes que sobrevivamos seremos arreba-


tados, juntamente con ellos, en nubes al encuentro del Señor en el
aire; y así siempre estaremos con [el] Señor”.

Desde que Albert Einstein formuló su teoría de la relati-


vidad, a principios del siglo pasado, la forma de considerar el

316 Revelación
20:4

concepto del tiempo dentro de la misma comunidad científica


ha cambiado radicalmente. De hecho, el tiempo ya no tiene un
valor determinado y absoluto como se había creído hasta prin-
cipios de 1900.
Siguiendo el principio de la relatividad y la nueva concep-
ción del espacio-tiempo propuesta por Einstein, sabemos ahora
que el tiempo depende directamente del espacio, es decir, varía
en base a la perspectiva y a la posición desde las cuales se le
considere. El paso del tiempo puede adquirir un valor distinto,
por ejemplo, en relación con nuestra posición en el espacio, la
fuerza de la gravedad e incluso la velocidad con la que se esté
viajando.
Actualmente es aceptado científicamente el concepto teóri-
co según el cual, para cualquiera que pudiera viajar constante-
mente a la velocidad de la luz, el paso del tiempo asumiría un
significado tan diferente del que nosotros estamos acostumbra-
dos que podría resultar prácticamente irrelevante.
Por lo tanto, no sería exagerado pensar que, para un ser
inmaterial o espiritual, el paso del tiempo (incluso si se trata-
ra de miles de años desde nuestro punto de vista) adquiera un
significado nulo o por lo menos muy distinto de lo que nuestro
cerebro nos sugiere.
Es comprensible que nuestra preocupación, más que por
como estén pasando el tiempo los resucitados en el cielo, se re-
fiera a las condiciones de la tierra y al sufrimiento de la huma-
nidad que ha continuado ininterrumpidamente durante dos mil
años de historia, desde la venida de Cristo hasta hoy.
Sin embargo, hay que decir que estos dos mil años no re-
presentan la parte más larga de la historia humana (que en
realidad es mucho más larga en la parte que precede a la venida
de Cristo).
Es evidente que, para cualquiera que esté sufriendo, inclu-
so cinco minutos extras son demasiados, y está claro que a todos
nos gustaría ver el fin del sufrimiento, la vejez y la muerte lo
antes posible.
Se podría preguntar por qué, por ejemplo, se tardó unos
400 años desde que se terminó de escribir las Escrituras he-
breas hasta la venida de Jesús en la tierra para cumplir con su
sacrificio, cuando nos habríamos podido ahorrar muchos años
de espera. ¿Por qué Dios no aceleró las cosas y no permitió que
el Mesías viniera antes? De esta manera, el fin de este sistema
probablemente ya habría ocurrido.

Capítulo 20 317
20:5-6

Esperamos que sean preguntas a las que podamos dar una


respuesta precisa en el futuro; es cierto que, si la existencia del
sistema actual no se hubiera prolongado hasta el día de hoy, no
estaríamos aquí para razonar sobre el tema.
En realidad, nuestra condición no es peor ni más injusta
que la de todos aquellos que sirvieron a Dios en los siglos pa-
sados y lo hicieron desde el corazón, independientemente del
momento en que recibirían la recompensa.
Esto no significa que el cambio que estamos esperando, y
que Revelación describe en sus últimos capítulos, tendrá que
esperar siglos para cumplirse; solo significa que no sucederá
necesariamente en los tiempos y en las formas en que hemos
pensado hasta ahora.

5-6 (Los demás de los muertos no llegaron a vivir sino hasta


que se terminaron los mil años.) Esta es la primera resu-
rrección. Feliz y santo es cualquiera que tiene parte en la
primera resurrección; sobre estos la muerte segunda no tie-
ne autoridad, sino que serán sacerdotes de Dios y del Cris-
to, y reinarán con él por los mil años.

La oración inicial del versículo 5 aparece entre paréntesis


porque probablemente se trata de un comentario agregado pos-
teriormente al texto original. Esta es una oración que en cual-
quier caso concuerda con el orden de los eventos expresados en
el capítulo.
La resurrección del resto de los muertos, o segunda resu-
rrección, se describe de hecho en los versículos 11 y siguientes,
después del milenio e incluso después de la eliminación definiti-
va del dragón en el lago de fuego, mencionada en el versículo 10.
No parece haber ninguna razón válida, por lo tanto, para
darle al versículo 5 un significado diferente al que puede enten-
derse a través de una simple lectura: la resurrección general de
los muertos tendrá lugar después de que hayan terminado los
mil años.
Hablaremos de esto mejor durante la consideración de la
segunda parte del capítulo 20.

318 Revelación
Capítulo 20 319
20:7-9

Revelación 20:7-15

7-9 Ahora bien, luego que hayan terminado los mil años,
Satanás será soltado de su prisión, y saldrá a extraviar
a aquellas naciones que están en los cuatro ángulos de la
tierra, a Gog y a Magog, para reunirlos para la guerra. El
número de estos es como la arena del mar. Y avanzaron
sobre la anchura de la tierra y rodearon el campamento
de los santos y la ciudad amada. Pero descendió fuego del
cielo, y los devoró.

En esta segunda parte del capítulo 20, encontramos el in-


forme de la verdadera guerra final, lo que más se parece a lo que
siempre hemos llamado Armagedón refiriéndonos erróneamen-
te al contenido del capítulo 16.
Se dice que después del período milenario, el Diablo será
desatado o liberado de los lazos que lo habían mantenido espi-
ritualmente confinado en el abismo. Luego, saldrá a ejercer un
control directo sobre las naciones por última vez.
El simbolismo evocado es el de Gog de Magog que encontra-
mos en el libro de Ezequiel, capítulos 38 y 39.
No hace falta decir que las profecías de Ezequiel también
merecerían ser analizadas en detalle. Solo por mencionar en
este contexto algunos aspectos destacados de los capítulos acer-
ca de Gog de Magog, en Ezequiel se hace referencia a un ataque
conjunto de varias naciones, de las cuales Gog es el líder (ata-
que dirigido al pueblo de Dios y que termina con la destrucción
completa de la multitud de Gog).
Como no tenemos registro de un cumplimiento pasado del
pasaje de Ezequiel, en lugar de una profecía de estilo tipo anti
tipo, parecería tratarse más bien de una referencia a la misma
guerra final de Revelación, narrada en un lenguaje que fuera
comprensible en el momento en que se escribió el libro. Las si-
militudes con Revelación son innegables: según Ezequiel 38:8, el
choque habría tenido lugar después de mucho tiempo, es decir,
en la parte final de los años. Las personas atacadas se descri-
ben como personas devastadas y dispersas que ahora han sido
reunidas desde todas las naciones y viven pacíficamente como
si estuvieran morando simbólicamente en el centro de la tierra.
En Revelación 20:9, los miembros de este pueblo son de-
finidos santos y viven, como si estuvieran acampados en una

320 Revelación
20:7-10

ciudad por la cual Dios siente afecto. Más que una ciudad literal
ubicada en un punto geográfico preciso, la imagen nos recuerda
la condición espiritual de Abrahán descrita en Hebreos 11:9, 10:

“Por fe residió como forastero en la tierra de la promesa como en


tierra extranjera, y moró en tiendas con Isaac y Jacob, herederos
con él de la mismísima promesa. Porque esperaba la ciudad
que tiene fundamentos verdaderos, cuyo edificador y hacedor es
Dios”.

El ataque se realiza con un gran número de fuerzas mili-


tares (de modo que los santos se sienten rodeados o asediados),
hasta que fuego desciende del cielo y consume o devora a los
enemigos. (Ezequiel 38:9; 39:6)
Dada esta descripción de eventos que no han todavía ocu-
rrido, si observáramos señales de un aumento repentino y evi-
dente de la actividad demoníaca en el futuro, junto con una
campaña coordinada de parte de varios gobiernos para desacre-
ditar los valores esenciales del mensaje en relación a Cristo y
perseguir a los que buscan seguir el verdadero modelo cristiano
en sus vidas, podríamos concluir de que podría haber llegado
el momento del enfrentamiento final para el Diablo y la parte
corrupta de este sistema, tal como se describe en Revelación.
Queda por ver quiénes serán y cómo se reunirán a los que
Jehová considera santos, desde ahora hasta ese momento.

10 Y el Diablo que los estaba extraviando fue arrojado al


lago de fuego y azufre, donde [ya estaban] tanto la bestia
salvaje como el falso profeta; y serán atormentados día y
noche para siempre jamás.

Después de la derrota final, el Diablo será aniquilado en


el lago de fuego. Para confirmar que se trata de su eliminación
definitiva, Juan dice que el Diablo terminaría donde la bestia
salvaje (la que sirvió como imagen para la primera bestia del
capítulo 13) había sido previamente lanzada junto con el falso
profeta (el sistema político-religioso judío que funcionó hasta el
70 EC): ambos destruidos para siempre.
La palabra griega traducida “atormentados” significa “afli-
gidos” o “golpeado por medio de un doloroso golpe”.
El Diablo también habría sido golpeado, o habría sufrido
finalmente los efectos de la destrucción eterna de la que el lago

Capítulo 20 321
20:11-13

de fuego es un símbolo.

11 Y vi un gran trono blanco, y al que estaba sentado en él.


De delante de él huyeron la tierra y el cielo, y no se halló
lugar para ellos.

A continuación, se describe otra escena de juicio con rela-


ción a la resurrección, una segunda resurrección después de la
que se describió en el versículo 4 (concerniente a la resurrección
de los cristianos del primer siglo). Esta vez el trono es solamente
uno. En este caso quien lo ocupa debe ser el glorificado Jesús, en
armonía con lo que leemos en Juan 5:27-29:

“Y le ha dado autoridad para hacer juicio, por cuanto es Hijo del


hombre. No se maravillen de esto, porque viene la hora en que to-
dos los que están en las tumbas conmemorativas oirán su voz y
saldrán, los que hicieron cosas buenas a una resurrección de vida,
los que practicaron cosas viles a una resurrección de juicio”.

Luego de la eliminación definitiva del Diablo y de la huma-


nidad que se habrá dejado desviar hasta el punto de participar
con él en el ataque final contra los santos en la tierra, finalmen-
te podremos abrir un capítulo completamente nuevo simboliza-
do por la declaración según la cual los cielos y la tierra anterio-
res desaparecerán y no se volverán a encontrar.
Serán reemplazados por algo nuevo, como se indica más
adelante en Revelación 21:1. Esta es una expresión hebrea típi-
ca, utilizada para indicar un cambio total de circunstancias y de
escenario, como también se expresa en Revelación 21:5.

12-13 Y vi a los muertos, los grandes y los pequeños, de pie


delante del trono, y se abrieron rollos. Pero se abrió otro
rollo; es el rollo de la vida. Y los muertos fueron juzgados
de acuerdo con las cosas escritas en los rollos según sus
hechos. Y el mar entregó los muertos que había en él, y
la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en
ellos, y fueron juzgados individualmente según sus hechos.

Entender estos dos versículos es fundamental para com-


prender la dinámica de la segunda y futura resurrección.
Juan vio “a los muertos” (griego: nekrous). Es importante
subrayar que la palabra significa literalmente “cadáveres’’. En

322 Revelación
20:12-13

este versículo no se dice, en ningún momento, que se trate de


individuos muertos, luego resucitados. Simplemente se habla
de muertos o de cadáveres.
De hecho, es en el siguiente versículo 13 donde se dice que
los muertos saldrían de sus respectivas tumbas. Ese versículo
es introducido por la conjunción “y” lo que indica un evento que
sigue al anterior. ¿Cómo podrían, por lo tanto, los muertos ha-
ber ya resucitado estando todavía dentro de las tumbas?
Además, Juan los ve “delante del trono”, al parecer en el
cielo, no en la tierra. La palabra griega traducida “de pie” (grie-
go: hestōtas), en realidad significa básicamente ‘estar’, pero no
necesariamente de pie. De hecho, varias versiones bíblicas tra-
ducen la oración de esta manera:

“Y vi a los muertos, grandes y pequeños, estar delante del trono”.

La expresión “grandes y pequeños”, obviamente tiene el


sentido de inclusión total, pero en lugar de referirse a la posi-
ción social que habían ocupado anteriormente esos individuos
antes de morir es muy probable que se refiera a su posición en
relación con el Reino de Dios y al juicio en el sentido expresado
por Jesús en Mateo 5:19:

“Por eso, cualquiera que quiebre uno de estos mandamientos más


pequeños y enseñe así a la humanidad, será llamado ‘más peque-
ño’ con relación al reino de los cielos. En cuanto a cualquiera que
los haga y los enseñe, este será llamado ‘grande’ con relación al
reino de los cielos”.

Para dar un sentido lógico a estos versículos, sin embar-


go, es esencial aclarar el famoso concepto de ‘nuevos rollos’. A
menudo, hemos criticado aquellos que piensan que ciertas ex-
presiones populares sean bíblicas, cuando en realidad no lo son,
como la famosa frase: ‘no se mueve ninguna hoja sin que sea
voluntad de Dios’.
Como Testigos de Jehová hemos sido víctimas del mismo
error en relación con los famosos ‘nuevos rollos’. Esto se debe a
una interpretación engañosa de parte de la WTS.
De hecho, esta expresión, que siempre hemos considerado
bíblica, no aparece en absoluto en las Escrituras. Se habla sim-
plemente de un lado de rollos que se abren, y del otro lado del
“rollo de la vida”.

Capítulo 20 323
20:13-15

Si estamos de acuerdo en que el rollo de la vida no es un


rollo nuevo (se menciona a menudo también en las Escrituras
hebreas), ¿por qué deberían ser nuevos los rollos mencionados
justo antes?
La lógica nos llevaría a concluir que los rollos que se abren
también tenían que haberse escrito anteriormente. Esto tam-
bién está en armonía con la declaración que sigue, donde se dice
que los muertos fueron juzgados por las cosas escritas (ya escri-
tas) en los rollos, según sus obras (obras ya efectuadas, no para
cumplir en el futuro).
Por lo tanto, es en base a las obras realizadas anteriormen-
te que vienen “juzgados” (griego: ekrithēsan).
Según el diccionario bíblico Strong, el verbo tiene el signifi-
cado básico de distinguir o evaluar, y agrega: mental o judicial-
mente.
Leyendo los versículos por lo que dicen, esta es la imagen
que parecen transmitir: Jesús, habiendo sido encargado del jui-
cio, revisará, simbólicamente, como si los estuviera viendo men-
talmente ante sí, los cadáveres de todos los muertos, grandes y
pequeños, con sus méritos y deméritos en relación con el Reino.
Los juzgará en función de las obras realizadas mientras
estaban vivos, según los rollos en que tales obras se registraron,
ya sean positivas o negativas.

Malaquías 3:16:
“En aquel tiempo los que estaban en temor de Jehová hablaron
unos con otros, cada uno con su compañero, y Jehová siguió pres-
tando atención y escuchando. Y un libro de recuerdo empezó a ser
escrito delante de él para los que estaban en temor de Jehová y
para los que pensaban en su nombre”.

Mateo 12:36,37
“Les digo que de todo dicho ocioso que hablen los hombres ren-
dirán cuenta en el Día del Juicio; porque por tus palabras serás
declarado justo, y por tus palabras serás condenado”.

Una buena parte de los nombres se encontrará escrita en el


rollo de la vida (es decir, se juzgará a esos muertos como dignos
de ser resucitados).

14-15. Y la muerte y el Hades fueron arrojados al lago de


fuego. Esto significa la muerte segunda: el lago de fuego.

324 Revelación
20:14-15

Además, cualquiera a quien no se halló escrito en el libro


de la vida fue arrojado al lago de fuego.

Al final, en armonía con 1 Corintios 15:26, como último


enemigo, la muerte adámica se eliminará, y con ella el Hades,
la tumba común de la humanidad.
Los muertos, cuyos nombres no aparecen en el rollo de la
vida, serán arrojados simbólicamente (no físicamente) al lago
de fuego sin recibir ninguna resurrección presente o futura.

Capítulo 20 325
326 Revelación
21:1-2

CAPÍTULO 21

Revelación 21:1-27

1 Y vi un nuevo cielo y una nueva tierra; porque el cielo


anterior y la tierra anterior habían pasado, y el mar ya no
existe.

Este capítulo comienza con la visión de Juan de un nuevo


cielo y una nueva tierra, puesto que se le dice que los anterio-
res “habían pasado”. Se trata de un cambio global en las condi-
ciones existentes que concierne principalmente a la adoración
como aspecto central. Para los Judíos, de hecho, el templo, con
sus dos secciones principales, el Santísimo y el Santo, era una
representación simbólica del cielo y de la tierra, como se indica
en el Salmo 78:69:

“Y empezó a edificar su santuario justamente como las alturas,


como la tierra que ha fundado hasta tiempo indefinido”.

Ese cielo y esa tierra simbólicos habrían pasado con la des-


trucción de Jerusalén: ya no existirían jamás.
El mar, representado en el templo por el gran mar de metal
fundido, era un elemento de separación entre la tierra y el cielo.
Decir que “el mar ya no existe” es equivalente a decir que
ya no habría más ninguna separación entre el cielo y la tierra o
entre Dios y los hombres.

2 Vi también la santa ciudad, la Nueva Jerusalén, que des-


cendía del cielo desde Dios y preparada como una novia
adornada para su esposo.

La Nueva Jerusalén desciende del cielo, de Dios, como una


provisión divina y, dado que el matrimonio del Cordero ya se ha
celebrado (como se describió anteriormente en Revelación 19:7),
ahora ella se ve preparada y adornada como una esposa que

Capítulo 21 327
21:3-4

acaba de unirse en matrimonio con el Señor Jesús. (2 Corintios


11:2)

3-4 Con eso, oí una voz fuerte desde el trono decir: “¡Mira!
La tienda de Dios está con la humanidad, y él residirá con
ellos, y ellos serán sus pueblos. Y Dios mismo estará con
ellos. Y limpiará toda lágrima de sus ojos, y la muerte no
será más, ni existirá ya más lamento ni clamor ni dolor.
Las cosas anteriores han pasado”.

Bajo el viejo pacto, la tienda o tabernáculo era la represen-


tación visible de la presencia de Jehová en la tierra, como se
indica en Éxodo 29:44,45:

“Y de veras santificaré la tienda de reunión y el altar; y santificaré


a Aarón y sus hijos para que me hagan trabajo de sacerdotes. Y
ciertamente residiré en medio de los hijos de Israel, y ciertamente
resultaré ser su Dios”.

Bajo el Nuevo Pacto, dado que ya no existe un templo lite-


ral, existe en su lugar un arreglo espiritual para la adoración,
un templo espiritual del cual los verdaderos cristianos son parte
integral, como escribió el apóstol Pablo en 2 Corintios 6:16:

Porque nosotros somos templo de un Dios vivo; así como dijo Dios:
“Yo residiré entre ellos y andaré entre [ellos], y yo seré su Dios, y
ellos serán mi pueblo”.

La Nueva Jerusalén, formada por los cristianos que recibie-


ron la primera resurrección, será el medio mediante el cual Dios
volverá a morar en la tierra con su pueblo, el Israel espiritual,
como si Jehová hubiera desplegado nuevamente el tabernáculo
o su tienda sobre la humanidad.
La muerte adámica ya no existirá en armonía con el hecho
de que la muerte y el Hades ya habían sido arrojados al lago de
fuego y destruidos, como se mencionó en el capítulo anterior. La
descripción de las condiciones futuras en la tierra refleja la de
Isaías 65:17-19:

“Porque, ¡miren!, voy a crear nuevos cielos y una nueva tierra; y


las cosas anteriores no serán recordadas, ni subirán al corazón.
Pero alborócense y estén gozosos para siempre en lo que voy a crear.

328 Revelación
21:5-7

Porque, ¡miren!, voy a crear a Jerusalén una causa para gozo y a


su pueblo una causa para alborozo. Y ciertamente estaré gozoso en
Jerusalén y me alborozaré en mi pueblo; y ya no se oirá más en ella
el sonido de llanto ni el sonido de un lastimero clamor”.

Es digno de nota que tanto a la futura Jerusalén como a las


personas que recibirán los beneficios por medio de ella se les lla-
man proféticamente una ‘creación de Dios’. La Nueva Jerusalén
es parte esencial del arreglo del Reino de Dios, una expresión
de Su soberanía. Incluso de aquellos que vivirán en la tierra
puede decirse que han sido ‘creados’, o reunidos, gracias a la
intervención divina.

5-7 Y Aquel que estaba sentado en el trono dijo: “¡Mira!, voy


a hacer nuevas todas las cosas”. También, dice: “Escribe,
porque estas palabras son fieles y verdaderas”. Y me dijo:
“¡Han acontecido! Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y
el fin. A cualquiera que tenga sed le daré de la fuente del
agua de la vida gratis. Cualquiera que venza heredará es-
tas cosas, y yo seré su Dios y él será mi hijo.

Declarando “¡Mira!, voy a hacer nuevas todas las cosas” Je-


hová, Aquel que está sentado en el trono se asume la responsa-
bilidad y al mismo tiempo ofrece la garantía de que el cambio
profetizado se realizará sin falta.
Por esta razón le ordena a Juan que escriba las palabras de
esa declaración junto con una mención especial de la veracidad
y de la fidelidad con las que se cumplirán. A los ojos de Dios es
como si todo se hubiera ya cumplido porque Jehová mismo es,
por así decirlo, “el Alfa y la Omega”, Aquel que establece el prin-
cipio de una cosa y que la lleva a cumplimiento. (Romanos 4:17)
El agua de la vida estará disponible a través de la Nueva
Jerusalén, como se indica en el capítulo final y como también
Jesús había predicho en Juan 4:14:

“A cualquiera que beba del agua que yo le daré de ningún modo le


dará sed jamás, sino que el agua que yo le daré se hará en él una
fuente de agua que brotará para impartir vida eterna”.

Quien gane, no importa si como miembro de las primicias


que recibirían la primera resurrección, o como parte de los re-
sucitados cuyos nombres se encontrarán escritos en el rollo de

Capítulo 21 329
21:8-11

la vida, o entre los que sobrevivan al ataque final de Gog de


Magog, todos serán igualmente tratados como “hijos de Dios”.
Ya desde ahora, todos aquellos que aceptan adherirse al
Nuevo Pacto pueden ser considerados hijos de Dios, según 1
Juan 3:1:

“¡Vean qué clase de amor nos ha dado el Padre, de modo que


se nos llame hijos de Dios!; y eso somos. Por eso el mundo no
tiene conocimiento de nosotros, porque no ha llegado a cono-
cerlo a él”.

Bajo los nuevos cielos y la nueva tierra descritos en Revela-


ción, Dios será Padre y nosotros seremos hijos, en el sentido de
que no solo seremos considerados hijos, sino que también sere-
mos tratados como tales al recibir los beneficios completos del
sacrificio de Cristo. Este es de hecho el significado del siguiente
versículo 2:

“Amados, ahora somos hijos de Dios, pero todavía no se ha mani-


festado lo que seremos”.

8 Pero en cuanto a los cobardes y los que no tienen fe y los


que son repugnantes en su suciedad, y asesinos y fornica-
dores y los que practican espiritismo, e idólatras y todos los
mentirosos, su porción será en el lago que arde con fuego y
azufre. Esto significa la muerte segunda.

El premio no será alcanzado por todos. Terminarán en el


lago de fuego: los muertos considerados indignos de ser resuci-
tados (por haber practicado voluntariamente pecados como los
mencionados anteriormente), pero también todos aquellos que,
estando vivos durante el ataque final, practicarán los mismos
pecados hasta el punto de poderse definir, según el estándar
divino, como asesinos, fornicadores, mentirosos, etc.
Todos estos sufrirán la muerte segunda, o muerte eterna.

9-11 Y vino uno de los siete ángeles que tenían los siete tazo-
nes que estaban llenos de las siete últimas plagas, y habló
conmigo y dijo: “Ven acá, te mostraré a la novia, la esposa
del Cordero”. De modo que me llevó en [el poder del] espí-
ritu a una montaña grande y encumbrada, y me mostró la
santa ciudad de Jerusalén, que descendía del cielo desde

330 Revelación
21:12-14

Dios, y que tenía la gloria de Dios. Su resplandor era seme-


jante a una piedra preciosísima, como piedra de jaspe que
brillara con claridad cristalina.

Juan es trasladado de un lugar a otro por cuarta y última


vez mediante el poder del espíritu, desde el desierto en el que
había podido observar la destrucción de Babilonia la Grande a
una montaña grande y encumbrada, para que pueda observar
mejor a la esposa del Cordero.
Lo que Juan ahora ve y describe tiene un fuerte contenido
simbólico, así como buena parte del libro.
El hecho de que la ‘esposa del Cordero’ se describa como
una ciudad es de por sí una clara prueba de ello: Jerusalén, la
gran ciudad, la esposa de Jehová, que se había convertido en
prostituta y por lo tanto fue rechazada y destruida, es final-
mente reemplazada por la Nueva Jerusalén, la ciudad celestial,
la virgen esposa del Cordero. El relato que Juan hace de ella
incorpora varios elementos descriptivos y numéricos, la mayoría
de los cuales ya los habíamos encontrados en Revelación, que
confirman las características celestiales de la Nueva Jerusalén
destacando su esplendor. La ciudad brilla como un cristal, irra-
diando así de la manera más completa la gloria de Jehová que
la puso en existencia.

12-14 Tenía un muro grande y encumbrado, y tenía doce


puertas, y a las puertas doce ángeles, y había nombres ins-
critos, que son los de las doce tribus de los hijos de Israel.
Al oriente había tres puertas, y al norte tres puertas, y al
sur tres puertas, y al occidente tres puertas. El muro de la
ciudad también tenía doce piedras de fundamento, y sobre
ellas los doce nombres de los doce apóstoles del Cordero.

En la antigüedad, lo primero que se hacía evidente al ob-


servar una ciudad desde la distancia, eran sus medidas defen-
sivas y su fundamento. En el caso de la Nueva Jerusalén Juan
ve un alto muro que la rodea y doce puertas de entrada, tres por
cada lado, custodiadas por ángeles.
La manera en que las puertas son colocadas refleja la ma-
nera ordenada en que se colocaban las doce tribus en el anti-
guo campamento de Israel, tres por cada lado que rodeaba el
tabernáculo. De hecho, en cada una de las puertas está escrito
el nombre de una de las 12 tribus, así como el profeta Ezequiel

Capítulo 21 331
21:15-20

describió a las puertas que vio en su visión del templo espiri-


tual, en Ezequiel 48:31:

“Y las puertas de la ciudad serán según los nombres de las tribus


de Israel, y tres puertas estarán al norte: la puerta de Rubén, una;
la puerta de Judá, una; la puerta de Leví, una.”

En Revelación 7:4 vimos cómo los 144.000, los cristianos


que reinarían con Cristo en el cielo gracias a la primera resu-
rrección, serían elegidos de la misma manera en que se elegían
a los primogénitos en Israel, una cierta cantidad para cada
tribu, para indicar que se trata de los primogénitos del Israel
espiritual. El hecho de que los nombres de las tribus se vean
en las puertas de entrada de la ciudad indica la rigurosidad
del criterio con el que fueron elegidos por Dios por el papel que
desempeñarían y la imposibilidad de que un impostor ingresara
ilegalmente. Las piedras de fundamento llevan escrito el nom-
bre de los doce apóstoles, en armonía con lo que Pablo escribió
en Efesios 2:20:

“Y han sido edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profe-


tas, siendo Cristo Jesús mismo la piedra angular de fundamento”.

15 Ahora bien, el que hablaba conmigo tenía como medida


una caña de oro, para que midiera la ciudad y sus puertas
y su muro.

Mientras en Revelación 11:1 a Juan se le dio una vara co-


mún para medir el templo (confirmando que habría sido des-
truido), el ángel sostiene una vara de oro para medir la Nueva
Jerusalén como a testificar que esa ciudad satisface los requisi-
tos más altos establecidos por Jehová para cumplir con su papel.

16-20 Y la ciudad se extiende en cuadro, y su longitud es


tan grande como su anchura. Y midió la ciudad con la
caña, doce mil estadios; su longitud y anchura y altura
son iguales. También, midió su muro, ciento cuarenta
y cuatro codos, según la medida de hombre, [y] a la vez
de ángel. Ahora bien, la estructura del muro era jaspe,
y la ciudad era oro puro, semejante a vidrio claro. Los
fundamentos del muro de la ciudad estaban adornados
con toda clase de piedra preciosa: el primer fundamento

332 Revelación
21:16-20

era jaspe; el segundo, zafiro; el tercero, calcedonia; el


cuarto, esmeralda; el quinto, sardónica; el sexto, sardio;
el séptimo, crisólito; el octavo, berilo; el nono, topacio; el
décimo, crisoprasa; el undécimo, jacinto; el duodécimo,
amatista.

En lugar de sugerir un significado preciso para cada ele-


mento de la descripción, ya que se trata de una ciudad definida
en términos simbólicos, lo que la visión quiere transmitir es una
visión general de sus principales características.
La ciudad no es solo cuadrada, que ya es un índice de es-
tabilidad, sino que es un cubo perfecto, una forma que nos re-
cuerda la del tabernáculo y que eleva su perfección al nivel más
alto posible.
La medida de 12.000 estadios por lado (más de 2.400 km.)
es deliberadamente exagerada para dar la imagen de una ciu-
dad tan grande y con un campo de acción tan amplio que ningún
hombre podría haber jamás construido ni atacado.
Otra razón es que el número 12.000, así como el número
144 referido al muro, son números según la medida de hombre
(humanamente comprensibles), pero al mismo tiempo según la
medida de ángel (es decir, satisfacen ciertos requisitos de carác-
ter espiritual).
Estos son los mismos números que encontramos con refe-
rencia a los cristianos sellados para convertirse en miembros
de la Nueva Jerusalén, 12.000 para cada tribu, para un total de
144.000 (144 x 103). Por lo tanto, estos números sirven para in-
dicar el equilibrio perfecto de esa estructura divinamente cons-
tituida.
La consistencia del muro se define como la del diamante, de
modo que ningún instrumento utilizado por los enemigos (como
los poderosos arietes utilizados por los Romanos para derribar
los muros de Jerusalén en 70 EC) podría derrumbarlo.
La Nueva Jerusalén es verdaderamente santa, por lo que
se describe como si fuera una ciudad hecha completamente de
oro puro (como santos y de oro puro debían ser los utensilios
utilizados en el templo, según se indica en 1 Reyes 7:48-50).
Las 12 piedras preciosas mencionadas en relación con los
fundamentos son las mismas que estaban incrustadas en el pec-
toral del sumo sacerdote de Israel, según se informa en Éxodo
28:17-21. Indican claramente el papel sacerdotal que la ciudad
desempeñaría en el futuro al asegurar que los beneficios del sa-

Capítulo 21 333
21:21-23

crificio de rescate de Cristo sean aplicados a la humanidad.

21-23 También, las doce puertas eran doce perlas; cada una
de las puertas estaba hecha de una sola perla. Y el camino
ancho de la ciudad era oro puro, como vidrio transparente.
Y no vi en ella templo, porque Jehová Dios el Todopoderoso
es su templo; también [lo es] el Cordero. Y la ciudad no tie-
ne necesidad de que el sol ni la luna resplandezcan sobre
ella, porque la gloria de Dios la alumbraba, y su lámpara
era el Cordero.

Las puertas están representadas como perlas y aunque


el detalle puede ser difícil de visualizar, esto nos recuerda
a la ilustración de Jesús en relación con el Reino reportada
en Mateo 13:45,46:

“Otra vez: el reino de los cielos es semejante a un comerciante via-


jero que buscaba perlas excelentes. Al hallar una perla de gran
valor, se fue y prontamente vendió todas las cosas que tenía, y la
compró”.

Es posible que en la época de Juan el proceso por el cual se


desarrolla una perla no se conociera a plenitud (es decir a través
de la reacción de la ostra a una fuente externa de irritación). En
cualquier caso, esto nos recuerda a través de qué puerta, según
las Escrituras, un cristiano puede garantizarse la entrada al
Reino de Dios, como dijo Pablo en Hechos 14:22:

“Tenemos que entrar en el reino de Dios a través de muchas tribu-


laciones”.

La calle ancha, o calle principal de la ciudad, era tan pura


en oro que parecía transparente y brillaba como el cristal. Esto
nos recuerda las palabras de Isaías 35:8 que se refieren a aque-
llos que habrían recorrido ese camino:

“Y ciertamente llegará a haber una calzada allí, aun un camino;


y será llamada el Camino de la Santidad. El inmundo no pasará
por ella. Y será para el que anda por el camino, y ningún tonto
andará errante [por ella]”.

A diferencia de la Jerusalén literal, la Nueva Jerusalén no

334 Revelación
21:24-27

alberga un templo porque es ella misma parte integral del tem-


plo espiritual en el que la presencia de Jehová es plena y cons-
tante. No hay necesidad de ningún candelabro para iluminar
porque el Cordero, Cristo Jesús, es su lámpara. (Juan 1:9)
La referencia a la luz del sol de día y la luz reflejada por la
luna de noche, de las cuales no habría necesidad, nos recuerda
las palabras de Isaías 60:19,20:

“Para ti el sol ya no resultará ser luz de día, y para resplandor la


luna misma ya no te dará luz. Y Jehová tiene que llegar a ser para
ti una luz de duración indefinida; y tu Dios, tu hermosura. Ya no
se pondrá tu sol, ni irá menguando tu luna; porque Jehová mismo
llegará a ser para ti una luz de duración indefinida, y los días de
tu duelo habrán quedado completos”.

24-27 Y las naciones andarán por medio de su luz, y los


reyes de la tierra llevarán a ella su gloria. Y sus puertas de
ninguna manera se cerrarán de día, pues allí no existirá
noche. Y llevarán a ella la gloria y la honra de las nacio-
nes. Pero cualquier cosa que no sea sagrada, y cualquiera
que se ocupe en una cosa repugnante, y la mentira, no en-
trará en ella de ninguna manera; solamente [entrarán] los
que estén escritos en el rollo de la vida del Cordero.

El hecho de que se mencionen a esta altura naciones y reyes


puede parecer extraño. La palabra griega traducida naciones,
sin embargo, puede significar simplemente personas o pueblos,
así como también lo interpreta la versión de la Biblia "TLA" que
traduce el versículo de la siguiente manera:

“Gente de todos los países caminará a la luz que sale de la ciudad;


y los reyes de la tierra le entregarán sus riquezas”.

También debe tenerse en cuenta que gran parte del lengua-


je empleado en este capítulo de Revelación se deriva del capítulo
60 de Isaías. Por ejemplo, en Isaías 60:2, 3, 12 leemos:

“Pues ¡mira!, la oscuridad misma cubrirá la tierra, y densas tinie-


blas a los grupos nacionales; pero sobre ti brillará Jehová, y sobre
ti se verá la propia gloria de él. Y naciones ciertamente irán a tu
luz, y reyes al resplandor de tu brillar”.

Capítulo 21 335
21:24-27

“Porque cualquier nación y cualquier reino que no te sirva perece-


rá; y las naciones mismas sin falta serán devastadas”.

La imagen de reyes obligados a traer regalos y servir al rey


del Reino de Dios a menudo se repite en otros lugares, como en
el Salmo 72:11:

“Y ante él todos los reyes se postrarán; todas las naciones, por su


parte, le servirán”.

El diccionario bíblico Swanson, indica que la palabra grie-


ga “basileis”, traducida "reyes”, puede referirse a diferentes gra-
dos de autoridad: desde la del emperador hasta la de una simple
autoridad local.
Esto se puede confirmar mediante una comparación entre
los pasajes paralelos de Mateo 20:25:

“Pero Jesús, llamándolos a sí, dijo: “Ustedes saben que los gober-
nantes de las naciones se enseñorean de ellas, y los grandes ejercen
autoridad sobre ellas”.

y Lucas 22:25:

Pero él les dijo: “Los reyes de las naciones se enseñorean de ellas,


y a los que tienen autoridad sobre ellas se les llama Benefactores”.

¿Qué gloria y honor, pertenecientes a las naciones, lleva-


rían los reyes o personas de alto rango como contribución a la
Nueva Jerusalén?
Podemos entenderlo leyendo Proverbios 14:28 (OSO):

“En la multitud del pueblo está la gloria del rey; y en la falta del
pueblo la flaqueza del príncipe”.

Ningún rey podrá retener la gloria de los pueblos para sí


mismo.

Todos los pueblos se dirigirán a la Nueva Jerusalén como el


único punto de referencia del que depender.
Aunque, por lo tanto, puede tratarse simplemente de un
lenguaje simbólico que se justifica en el carácter poético y figu-
rativo de Isaías cuyo objetivo es subrayar el dominio absoluto

336 Revelación
que el Reino de Dios ejercerá en la tierra, tampoco puede ex-
cluirse que personas con posiciones de autoridad acepten some-
terse a la autoridad del Hijo de Dios y eviten la destrucción,
como también parece mencionar el Salmo 2:10-12:

“Y ahora, oh reyes, ejerzan perspicacia; déjense corregir, oh


jueces de la tierra. Sirvan a Jehová con temor y estén gozosos
con temblor. Besen al hijo, para que Él no se enoje y ustedes no
perezcan [del] camino, porque su cólera se enciende fácilmen-
te. Felices son todos los que se refugian en él”.

Se dice, en conclusión, que solo aquellos cuyos nombres


están escritos en el rollo de la vida del Cordero pueden tener
acceso a la ciudad.
En el siguiente y último capítulo de Revelación, habrá más
referencias al tipo de relación existente entre la Nueva Jerusa-
lén y la parte terrestre del Reino de Dios.

337
338 Revelación
22:1-2

CAPÍTULO 22

Revelación 22:1-21

1-2 Y él me mostró un río de agua de vida, claro como el


cristal, que fluía desde el trono de Dios y del Cordero, por
en medio de su camino ancho. Y de este lado del río, y de
aquel lado, [había] árboles de vida que producían doce co-
sechas de fruto, y que daban sus frutos cada mes. Y las ho-
jas de los árboles [eran] para la curación de las naciones.

Después de haber descrito en el capítulo anterior la Nueva


Jerusalén vista desde afuera, Juan ahora describe otros aspec-
tos al entrar en más detalles.
Del trono de Dios y del Cordero sale un río de agua de vida.
Las reglas de purificación requerían que los judíos usaran una
gran cantidad de agua:

Números 31:23:
“Solo que debe ser purificado por el agua de limpieza. Y todo lo
que no se someta a procedimiento de fuego lo deben pasar por el
agua”.

Juan 2:6:
“Sucedió que había puestas allí seis tinajas de piedra para agua
según lo exigido por los reglamentos de purificación de los judíos,
cada una de las cuales podía contener dos o tres medidas de lí-
quido”.

Por esta razón, cerca del antiguo templo de Jerusalén, ha-


bía estanques llenos de agua que permitían a los que subían
para la adoración purificarse o lavarse según lo prescrito por la
Ley.
El río de agua de vida visto por Juan se originaba directa-
mente desde el trono de Jehová y de Jesús, luego descendía por
la calle central de la Nueva Jerusalén.

Capítulo 22 339
22:1-2

Ezequiel había visto algo similar en visión, como se puede


leer en Ezequiel 47:1:

“Y gradualmente me trajo de vuelta a la entrada de la Casa, y,


¡mire!, salía agua de debajo del umbral de la Casa hacia el este,
porque el frente de la Casa daba al este. Y el agua descendía desde
debajo, desde el lado derecho de la Casa, al sur del altar”.

Jesús demostró, durante su ministerio terrenal, que tenía


la extraordinaria habilidad de purificar a la gente mediante el
perdón de los pecados.

Marcos 1:40-42:
También vino a él un leproso, y le suplicó hasta de rodillas, dicién-
dole: “Si tan solo quieres, puedes limpiarme”. Con esto, él se enter-
neció, y extendió la mano y lo tocó, y le dijo: “Quiero. Sé limpio”. E
inmediatamente la lepra desapareció de él, y quedó limpio.

La descripción del templo espiritual de Ezequiel capítulo


47 tiene algunos aspectos en común con la visión de Juan de la
Nueva Jerusalén que aparece en el capítulo 22 de Revelación.
Aún así, se pueden encontrar diferencias significativas.
En ambos casos se habla de un río de agua de vida que
proviene de Dios, de frutos y de hojas que tienen cierta clase
de poder curativo. Sin embargo, también destacamos algunas
diferencias sustanciales.
En Ezequiel, el curso de agua emerge del santuario del tem-
plo, definido como el lugar del trono de Dios en Ezequiel 43:7.
Empieza como un pequeño arroyo y su portada aumenta progre-
sivamente hasta convertirse en un río impetuoso (Ezequiel 47:1-
5). El agua fluye a través del territorio de Israel y llega al Mar
Muerto con el objetivo de dar vida a los peces que no tenían vida
y que se encontraban en el vasto mar. Sin embargo, esta agua
de vida no habría llegado a toda parte, porque aún quedarían
algunos pantanos y lugares cenagosos (Ezequiel 47:8-11).
En el capítulo 22 de Revelación el río también sale desde
el trono de Dios (en la Nueva Jerusalén no hay ningún templo,
según Revelación 21:22), pero el flujo de agua no va creciendo
de manera progresiva, sino que su portada es llena y completa
desde el principio.
En Ezequiel a ambos lados del río hay varios árboles que
producen diferentes variedades de frutas y sirven como alimen-

340 Revelación
22:1-2

to, mientras que las hojas tienen poderes curativos (Ezequiel


47:12). Los versículos sucesivos, indican que la visión se refería
a un futuro pueblo o nación de Israel y que los residentes foras-
teros o no judíos también se beneficiarían de ese río de agua de
vida (Ezequiel 47:13-23).
En el capítulo 22 de Revelación, respetando el significado
literal del texto griego y a diferencia de como se traduce en la
TNM, se hace referencia en realidad a un solo árbol (xulon),
comparado con la palabra árboles, al plural, que resulta ser
bastante diferente (dendron). Este árbol, de alguna manera,
extendía sus raíces a ambos lados del río estando arriba y en
medio del mismo (tratándose de una visión y no de una escena
literal, esto sería posible si por ejemplo el rio pasara por debajo
del árbol, tal como se ve pintado en algunas ilustraciones). Los
frutos y las hojas servían para la curación de las naciones o de
personas de todas las naciones.
¿Cómo se pueden explicar las dos diferentes visiones?
Otros dos pasajes proféticos mencionan, en un lenguaje si-
milar, un río de agua de vida que habría salido de Jerusalén: se
trata de Joel capítulo 3:17,18, y Zacarías capítulo 14:8-10.
En ambos casos, el contexto muestra que el cumplimiento
se habría producido en relación con una clara manifestación de
la soberanía de Dios y que una purificación, simbolizada por un
curso de agua, habría involucrado primero a Israel y Jerusalén,
luego al resto de las naciones.
Intentemos poner estos conceptos en relación con algunas
declaraciones de Cristo reportadas en las Escrituras griegas,
como las siguientes:

Juan 4:14
“A cualquiera que beba del agua que yo le daré de ningún modo le
dará sed jamás, sino que el agua que yo le daré se hará en él una
fuente de agua que brotará para impartir vida eterna”.

Juan 7:38, 39 “El que pone fe en mí, así como ha dicho la Escritu-
ra: ‘De su parte más interior fluirán corrientes de agua viva’”. Sin
embargo, dijo esto respecto al espíritu que estaban para recibir los
que ponían fe en él; porque aún no había espíritu, por cuanto Jesús
todavía no había sido glorificado.”

Mateo 4:19
Y les dijo: “Vengan en pos de mí, y los haré pescadores de hom-

Capítulo 22 341
22:1-2

bres.”

Lucas 5:10

Pero Jesús dijo a Simón: “Deja de tener miedo. De ahora en ade-


lante estarás pescando vivos a hombres”.

Efesios 2:1

“Además, a ustedes Dios los vivificó aunque estaban muertos en


sus ofensas y pecados.”

El cumplimiento de la visión de Ezequiel, por lo tanto, po-


dría estar relacionado con la venida de Cristo Jesús en la tierra
como rey mesiánico, con la reunión del Israel espiritual y con la
obra de instrucción espiritual concerniente al Reino.
Esa obra, impulsada por el espíritu santo, que se llevó a
cabo en el primer siglo EC, ofreció la perspectiva de una nueva
vida espiritual y de una esperanza a la humanidad, comenzan-
do desde Israel para extenderse más tarde a todas las naciones.
Con respecto al cumplimiento de la visión del capítulo 22
de Revelación, parece obvio que se refiera a algo mucho mayor
y completo, es decir al glorioso cumplimiento del propósito final
del Reino de Dios: reunir todas las cosas en Cristo, las cosas en
el cielo y las cosas en la tierra (Efesios 1:9, 10).
Hemos encontrado al menos dos elementos, entre los con-
siderados hasta ahora, que sugieren cómo la relación entre la
Nueva Jerusalén y la tierra podría ser mucho más cercana de lo
que hemos pensado hasta ahora.
En el capítulo anterior, ya habíamos visto que la Nueva
Jerusalén “descendía del cielo”. La expresión “descender o bajar
del cielo” es exactamente la misma que se usa para indicar la
venida de Jesús en la tierra, como en Juan 6:38:

“Porque he bajado del cielo para hacer, no la voluntad mía, sino la


voluntad del que me ha enviado”.

La relación entre la Nueva Jerusalén, o el Reino de Dios, y


la tierra tiene que ver con el tipo de esperanza o perspectiva de
vida futura para la humanidad.

3-5 Y ya no habrá ninguna maldición. Pero el trono de Dios

342 Revelación
22:3-7

y del Cordero estará en [la ciudad], y sus esclavos le rendi-


rán servicio sagrado; y verán su rostro, y tendrán su nom-
bre en sus frentes. Además, ya no habrá noche, y no tienen
necesidad de luz de lámpara ni [tienen] luz solar, porque
Jehová Dios arrojará luz sobre ellos, y reinarán para siem-
pre jamás.

Cualquier maldición, incluyendo la del suelo, así como la


maldición relacionada con la transgresión y las consecuencias
del pecado, serán eliminada por completo. (Génesis 3:17; Isaías
24:6)
Regresando a la ciudad, con referencia a aquellos que ren-
dirían servicio en ella, se repiten expresiones que se encuentran
en otras partes de las Escrituras. Algunas de estas expresiones
ya las habíamos encontrado previamente, incluso en Revelación.
Sus esclavos prestarán servicio a Dios (Revelación 7:15);
verán su rostro (Mateo 5:8); su nombre estará en sus frentes
(Revelación 3:12; 14:1); la noche no será más (Revelación 21:23);
reinarán por los siglos de los siglos (Daniel 7:18).
Con estas expresiones de resumen, termina el paréntesis
sobre el futuro lejano, comenzado con el capítulo 20, para dar lu-
gar a las palabras finales sobre el contenido del rollo en general.

6-7 Y me dijo: “Estas palabras son fieles y verdaderas; sí,


Jehová el Dios de las expresiones inspiradas de los profe-
tas envió a su ángel para mostrar a sus esclavos las cosas
que tienen que efectuarse dentro de poco. Y, ¡mira!, vengo
pronto. Feliz es cualquiera que observa las palabras de la
profecía de este rollo”.

Jehová, el Dios de las expresiones inspiradas y de las pro-


fecías, pone por enésima y última vez su sello de garantía en
el rollo y en el cumplimiento de su contenido con las palabras
“Estas palabras son fieles y verdaderas”. Que el tiempo para el
comienzo de su cumplimiento esté cerca, se confirma a través de
las expresiones: “tienen que efectuarse dentro de poco” y “vengo
pronto”.
En conclusión, las palabras iniciales de Revelación 1:3 tam-
bién se repiten: “Feliz es el que observa las palabras de esta pro-
fecía.”

Capítulo 22 343
22:8-13

8-9 Pues bien, yo, Juan, fui el que oyó y vio estas cosas. Y
cuando hube oído y visto, caí para adorar delante de los
pies del ángel que me había estado mostrando estas cosas.
Pero él me dice: “¡Ten cuidado! ¡No hagas eso! Yo simple-
mente soy coesclavo tuyo y de tus hermanos que son profe-
tas, y de los que están observando las palabras de este rollo.
Adora a Dios”.

Al final del contenido de las visiones, Juan se siente impul-


sado, por gratitud y por el impacto emocional que sin duda han
generado en él, a inclinarse para rendir homenaje al ángel.
Como ya había sucedido anteriormente, el ángel dice a
Juan que no lo haga, repitiendo las mismas palabras ya consi-
deradas en Revelación 19:10.

10-11 También me dice: “No selles las palabras de la pro-


fecía de este rollo, porque el tiempo señalado está cerca.
El que está haciendo injusticia, haga injusticia todavía; y
el sucio sea ensuciado todavía; pero el justo haga justicia
todavía, y el santo sea hecho santo todavía.

A diferencia de lo que se le dijo a Daniel, en Daniel 12:4,


y al mismo Juan anteriormente en Revelación 10:4 (para
que sellara las palabras proféticas), en este caso se le orde-
na que no las selle debido al corto tiempo que falta para el
inicio de su cumplimiento.
Creo que este es también el significado de las palabras
que siguen, que ciertamente no son una invitación a conti-
nuar en el mismo curso de conducta, por malo que sea.
Más bien, indican que debido al poco tiempo que queda,
habría sido difícil cambiar radicalmente conducta para los
malvados, así como no habría tenido sentido que los justos
renunciaran a su santidad.

12-13 ¡Mira! Vengo pronto, y el galardón que doy está con-


migo, para dar a cada uno según sea su obra. Yo soy el Alfa
y la Omega, el primero y el último, el principio y el fin.

No se especifica quién es que pronuncia las palabras regis-


tradas en los versículos de 12 a 15. No puede ser el ángel, debido
a su contenido, y dado que Jesús habla identificándose a partir
del versículo 16 en adelante, es posible que el mismo Jehová las

344 Revelación
22:14-15

pronuncie. De hecho, las palabras recuerdan las de Isaías 40:10


que se refieren a Dios.
También recurre el título de Alfa y Omega que se había uti-
lizado anteriormente en Revelación precisamente con relación
a Jehová.

14-15 Felices son los que lavan sus ropas largas, para
que sea suya la autoridad [de ir] a los árboles de la
vida, y para que consigan entrada en la ciudad por sus
puertas. Afuera están los perros y los que practican es-
piritismo y los fornicadores y los asesinos y los idólatras
y todo aquel a quien le gusta la mentira y se ocupa en
ella.

Este mensaje final parece estar dirigido a los destinatarios


iniciales del rollo: los cristianos del primer siglo. Recordarles la
necesidad de lavar sus prendas está en armonía con Revelación
7:14 que se refería a aquellos que pasarían por la gran tribula-
ción. La exhortación a entrar a la ciudad por sus puertas está
en armonía con Revelación 21:12 que también se refiere a los
144.000.
Menos clara, sin embargo, es la exhortación a ir a los árbo-
les de la vida, al menos leyendo la TNM. El verbo “ir” de hecho,
está entre paréntesis porque no aparece en griego, mientras que
la palabra traducida “árboles” en realidad en el original aparece
al singular tal como hemos visto en el caso del anterior versículo
2.
La TNM interlinear, en inglés, dice así:

“In order that will be the authority of them upon the wood of the
life.”

“Para que sea la autoridad de ellos sobre el madero de la vida”.

Todas las demás traducciones bíblicas consultadas tam-


bién usan la palabra árbol al singular y no al plural (para una
consideración más detallada acerca del posible significado del
árbol de la vida ver la sección a eso dedicada en el epílogo).
Nadie que practicara el pecado habría tenido parte alguna
en el Reino de Dios. (1 Corintios 6:9)

Capítulo 22 345
22:16-17

16-17 “Yo, Jesús, envié a mi ángel para darles a ustedes tes-


timonio de estas cosas para las congregaciones. Yo soy la
raíz y la prole de David, y la brillante estrella de la ma-
ñana”. Y el espíritu y la novia siguen diciendo: “¡Ven!”. Y
cualquiera que oiga, diga: “¡Ven!”. Y cualquiera que tenga
sed, venga; cualquiera que desee, tome gratis el agua de la
vida.

Jesús se identifica por su nombre y por títulos que solo pue-


den ser referidos a él: “la raíz y la prole de David” (Revelación
5:5) y “la brillante estrella de la mañana” (Números 24:17, 2
Pedro 1:19).
Según las palabras iniciales del rollo “Revelación de Jesu-
cristo”, él fue quien lo presentó a través de un ángel a Juan y,
a través de Juan, lo envió a las congregaciones del primer siglo
que eran las primeras interesadas inmediatamente en su con-
tenido.
La invitación a tomar el agua de la vida de forma gratuita,
que recuerda la de Isaías 55:1-3, se proclamó en el primer siglo
por el espíritu a través de los componentes de la clase de la es-
posa en los cuales el espíritu habitaba. (Romanos 8:9)

18-19 Estoy dando testimonio a todo el que oye las palabras


de la profecía de este rollo: Si alguien hace una añadidura
a estas cosas, Dios le añadirá a él las plagas que están es-
critas en este rollo; y si alguien quita algo de las palabras
del rollo de esta profecía, Dios le quitará su porción de los
árboles de la vida y de la santa ciudad, cosas de las cuales
se ha escrito en este rollo.

Agregar o quitar a las profecías del rollo habría llevado a


serias consecuencias y al consiguiente castigo: recibir parte de
las plagas, abundantes y terribles, que se describen en Reve-
lación y ser excluidos de las bendiciones derivadas del poder
comer del árbol de la vida (nuevamente al singular en griego).
Parece obvio que no se trata de agregar o de quitar de las
profecías del rollo exclusivamente en el sentido de alterar el tex-
to, sino también de agregar interpretaciones a las profecías que
no estén en armonía con el significado real del libro.
Reconociendo la seria responsabilidad que esto conlleva, he
compartido lo que ha sido el resultado de años de investigación
personal sobre Revelación, tratando de hacer lo posible para no

346 Revelación
22:18-21

alejarme del significado del texto.


Después de este trabajo de esclavo bueno para nada, que
espero sirva como punto de partida para futuras investigacio-
nes, todo lo que tengo que hacer es dejarle la conclusión al Señor
Jesús y a Juan:

20-21 El que da testimonio de estas cosas dice: ‘Sí; vengo


pronto’. “¡Amén! Ven, Señor Jesús.” [Que] la bondad inme-
recida del Señor Jesucristo [esté] con los santos.

Capítulo 22 347
348 Revelación
EPÍLOGO

Conclusión

Examinar e intentar comprender el libro de Revelación a


través de una clave diferente de lectura (es decir tomando en
consideración la posibilidad de que el libro haya sido escrito an-
tes del 70 E.C.) y asumiendo que no todas las profecías deben
necesariamente girar alrededor del pequeño mundo de la WTS,
debo decir que personalmente me ha enriquecido y también, en
buena medida, me ha servido de consuelo en sentido espiritual.
Las investigaciones que resultaron en la creación de este
libro, me han enriquecido enormemente. Creo que cada vez que
respetuosamente y sin pre conceptos nos proponemos investigar
el contenido de cualquier libro de las Sagradas Escrituras, ine-
vitablemente terminamos creciendo espiritualmente. (Prover-
bios 2:1-9)
Tratar de dar sentido a muchas partes del libro que siem-
pre me habían parecido misteriosas, o para las cuales las expli-
caciones no me parecían convincentes, sin duda ha fortalecido
mi fe en las Escrituras como una colección de informaciones que
vienen de parte de Dios.
También me ha infundido ánimo el pensar que las expecta-
tivas de una recompensa que abrigaban los cristianos del primer
siglo no se quedaron sin cumplir. De hecho, los detalles relativos
a la destrucción de Jerusalén, a la primera resurrección y a la
posibilidad de reinar con Cristo, se cumplieron en el momento
señalado tal como se había predicho.
De la misma manera me infunde esperanza el saber que no
todas las profecías de Revelación se han cumplido en el pasado
y que la última parte, su clímax, podría no estar tan lejos para
cumplirse. A pesar de esto, creo que nada justifique servir a
Dios solo con una fecha o futuras bendiciones en mente.
No por todos los detalles, es cierto, ha sido posible explicar
el significado específico, pero en cuanto a la parte que ya se ha
cumplido no me preocupo demasiado (al igual que no me preo-

Epílogo 349
cupo por no poder conocer todos los detalles concernientes a la
conquista de la antigua Babilonia que cumplieron la profecía de
Isaías).
Los últimos tres capítulos de Revelación, por otro lado, me-
recen toda la atención posible, porque están directamente rela-
cionados con nuestra perspectiva de la vida futura bajo el Reino
de Dios. Para poner este tema en relación con el resto de las
Escrituras propongo, a continuación, algunas consideraciones
generales sobre algunas referencias bíblicas, precisamente para
estimular aún más la investigación.

El árbol de la vida

Comenzando por los orígenes, en Génesis 2:9 se menciona


el árbol de la vida que estaba presente en el jardín del Edén,
además del árbol del conocimiento del bien y del mal. Sería inte-
resante entender cuál era el propósito de ese "árbol de la vida".
El libro Perspicacia (it), publicado por la WTS (vol. 2, pág.
1204), dice que evidentemente estaba allí con un propósito y que
probablemente, en algún momento, Jehová habría permitido a
los seres humanos comer de su fruto, obteniendo así la garantía
de la vida eterna. Entiendo, por lo tanto, que la garantía de la
vida eterna como condición superior a la que Adán ya poseía
como ser humano perfecto tenía que ser equivalente, de alguna
manera, a la imposibilidad de ser destruido, por lo tanto, a algo
similar a la inmortalidad que está reservada a Jesús y a los que
van al cielo con él.
Lo extraño es que en Revelación 2:7 se mencionen el árbol
de la vida y el paraíso, con referencia no a la tierra, sino al cielo.
Siempre en relación con esto, en Lucas 23:43, Jesús prome-
tió al malhechor que estaría con él en el paraíso.
Antes de sacar conclusiones sobre el significado de este ár-
bol, creo que deberíamos revisar cuidadosamente el relato de
Génesis para intentar dar un sentido general y armonioso a la
narración y así comprender mejor su significado.
Lo primero es tratar de establecer cuántos árboles que po-
dríamos definir como árboles “especiales” había en el jardín de
Edén.
En Génesis 2:9, el texto parece indicar que Dios hizo crecer
dos árboles distintos: el de la vida (en medio del jardín) y el del
conocimiento de lo bueno y lo malo.
Sin embargo, esta lectura o interpretación del texto da lu-

Revelación 350
gar a algunas preguntas difíciles de contestar:
• Si ambos árboles estaban en el medio del jardín, resultaría
anómalo que la primera pareja humana tuviera conocimiento
de la existencia de uno solo de ellos; Dios le dijo a Adán y
Eva que podían comer de cada árbol del jardín, excepto del
fruto del árbol del conocimiento de lo bueno y lo malo. No se
menciona ninguna prohibición en relación con el árbol de la
vida. Esto nos llevaría a concluir que ese árbol estaba incluido
entre aquellos cuyos frutos podía comerse hasta la saciedad
(Génesis 2:16).
• Que la primera pareja humana supiera o no acerca de la exis-
tencia del árbol de la vida, antes del pecado, si Adán y Eva
comían del fruto de tal árbol, sería lógico preguntarse qué
efecto esto produciría en ellos. Se podría suponer que el árbol
sirviera para preservar el estado de perfección o de vida eterna
en la tierra de los seres humanos. En este caso, sin embargo,
debería explicarse por qué en Revelación 2:7 la invitación a
comer del árbol de la vida esté dirigida a cristianos con la
perspectiva de vivir en el cielo (justamente, para evitar esta
incongruencia, el libro Perspicacia relaciona el fruto de árbol
de la vida con la inmortalidad o con algo superior a la con-
dición de perfección de la cual disfrutaban Adán y Eva antes
del pecado).
• En Génesis 3:3, refiriéndose al árbol prohibido, Eva no lo lla-
ma por su nombre, identificándolo como el árbol del conoci-
miento de lo bueno y lo malo, sino que usa la expresión hebrea
que en Génesis 2:9 se refiere al otro árbol, el de la vida, defi-
niéndolo claramente como “el árbol que está en el medio del
jardín”.

Otra pregunta legítima se refiere al concepto incorporado


en la expresión “conocer lo bueno y lo malo” ¿En qué sentido
“conocer lo bueno y lo malo” hubiera sido algo perjudicial para el
hombre cuando en Génesis 3:22 se dice que la condición de Adán
y Eva después del pecado se había acercado más a la condición
de Dios debido precisamente al hecho de qué ahora ellos cono-
cían lo bueno y lo malo?
Al analizar el libro de Revelación, era inevitable tomar en
cuenta el hecho de que la forma de traducir de la TNM y de
otras versiones, a partir de los idiomas originales, no es siempre
la única forma plausible o gramaticalmente correcta de repre-
sentar el texto bíblico. Traducir de manera diferente a menudo

Epílogo 351
puede llevar a diferentes interpretaciones.
¿Cómo saber si por medio de una traducción específica y,
por lo tanto, aceptando una determinada interpretación, nos es-
tamos acercando o alejando del significado real del texto? Cuan-
do hay diferentes opiniones interpretativas, sería buena norma
preferir la que más respeta el contexto y la armonía general de
las Escrituras, la que también deja menos preguntas sin resol-
ver o, mejor aún, la que no las deja en absoluto.

Intentemos aplicar este principio al tema en cuestión.

El versículo clave es el de Génesis 2:9, porque allí es donde


se menciona por primera y única vez el árbol de la vida junto
con el árbol del conocimiento de lo bueno y lo malo:

“Así Jehová Dios hizo crecer del suelo todo árbol deseable a la vista
de uno y bueno para alimento, y también el árbol de la vida en me-
dio del jardín, y el árbol del conocimiento de lo bueno y lo malo”.

Como se puede notar al leer el relato de la creación en el


capítulo 1, el texto hebreo hace un uso extensivo de “vav” (una
letra hebrea que es generalmente asociada al nombre que la
sigue) y es traducida comúnmente al español como “y” (de con-
junción).
El siguiente enlace indica como esa palabra también es la
palabra más común en las Escrituras hebreas y puede tener va-
rios significados que dependen esencialmente del contexto.

http://learn-biblical-hebrew.com/lessons/lesson-1-articles/les-
son-1-2-conjunction-vav/

A veces “vav” indica dos elementos como en la distinción


entre este “y” eso, pero no siempre y no necesariamente es así.
Génesis 1:3, por ejemplo, dice:

“Y (vav) Dios procedió a decir: “Llegue a haber luz”. Entonces (vav)


llegó a haber luz.”

En este versículo la palabra “vav” aparece dos veces. En el


primer caso, la conjunción solo sirve para dar continuidad tem-
poral a la narración. En el segundo caso sirve para introducir la
explicación que completa la oración anterior.

Revelación 352
En Génesis 2:9, “vav” aparece, en esta parte del texto:

“... el árbol de la vida en medio del jardín, y (vav) el árbol del co-
nocimiento de lo bueno y lo malo.”

Si en Génesis 2:9 se traduce la palabra “vav” de la misma


manera en que la TNM traduce “vav” en Génesis 1:3, la oración
resultaría así:

“... el árbol de la vida en medio del jardín, entonces el árbol del


conocimiento de lo bueno y lo malo”.

Como puede verse también en la siguiente traducción lite-


ral publicada en la Biblia en inglés de Lexham, el texto hebreo
(especialmente si se excluyen las adiciones espurias entre pa-
réntesis), es compatible con la idea de que el versículo pueda
referirse a un solo árbol:

“And Yahweh God caused to grow every tree (that) was pleasing to
the sight and good for food. And the tree of life (was) in the midst of
the garden, (along with) the tree of the knowledge of good and evil.”

¿Es por lo tanto posible que en realidad el árbol con carac-


terísticas especiales presente en el jardín del Edén fuera real-
mente uno solo y que dicho árbol incluyera en sí mismo, o por
así decirlo, en sus raíces, las características para impartir tanto
la vida como la muerte según un criterio establecido por Dios?
(Deut. 30:19,20)
Sabemos que Jesús (el último Adán) se mantuvo fiel al te-
ner éxito donde el primer Adán falló. Gran parte de las tenta-
ciones a las que el Diablo sometió a Jesús tenían que ver con
satisfacer necesidades o aspiraciones legítimas. El pecado con-
sistiría en hacer que Jesús se adelantara y deseara obtener de
antemano algo legítimo y como quiera reservado a él en el futu-
ro (cómo el gobernar sobre la tierra, por ejemplo), revelando así
falta de obediencia y amor hacia el Padre.
De manera similar, el pecado de Adán y Eva podría estar
relacionado con el deseo de obtener indebidamente de antema-
no algo que habrían obtenido legítimamente a su debido tiempo,
cediendo a la tentación del Diablo a diferencia de Jesús.
El fruto del árbol bien podría representar lo que Dios tenía
reservado para Adán y sus descendientes, algo que habrían re-

Epílogo 353
cibido luego. Se les habría concedido algo superior a la simple
condición de perfección humana en la tierra: el don de la vida
inmortal.
Por otro lado, tomado de antemano y en rebelión contra el
mandato de Dios, el fruto habría llevado al resultado diametral-
mente opuesto: la muerte.
La adquisición de conocimiento para distinguir entre lo
bueno y lo malo no era en sí algo negativo, sino que habría he-
cho al hombre, en armonía con Génesis 3:22, más parecido a
Dios. Pero esto tenía que realizarse por medio de un proceso que
requería obediencia y confianza en el Creador, cualidades que
la primera pareja tendría que demostrar durante un período de
tiempo razonable.
Por esto, el árbol podía definirse correctamente como “el
árbol de la vida” porque ese era el propósito principal y final
para el cual existía ese árbol, pero también podía definirse como
el árbol del conocimiento de lo bueno y lo malo. El respeto por el
mandato de no comer, que requería auto control frente a la ten-
tación, habría permitido adquirir con el tiempo a Adán y Eva el
necesario equilibrio que los llevaría a distinguir correctamente
el bien del mal.
Un conocido comentarista bíblico proporciona una intere-
sante explicación con relación al árbol del conocimiento de lo
bueno y lo malo.

Comentario al Texto Hebreo del antiguo Testamento, página 64,


de Franz Delitzch:
“El árbol del conocimiento debía llevar al hombre al conocimiento
del bien y del mal; y, de acuerdo a la intención divina, este conoci-
miento debía ser alcanzado por no comer de su fruto. Este fin debía
ser cumplido, no sólo por su discernimiento en el límite impuesto
por la prohibición, la diferencia entre aquello que es acorde con la
voluntad de Dios y lo que se opone, sino también por su eventual
acercamiento por la obediencia a lo prohibido, para reconocer el
hecho de que todo esto que se opone a la voluntad de Dios es un
mal que debe ser evitado, y, por la resistencia voluntaria a ese mal,
desarrollar la libertad de elección originalmente impartida en la
libertad real de poder elegir deliberadamente y con conciencia pro-
pia aquello que es bueno.
Por la obediencia a la voluntad divina él habría alcanzado un
conocimiento limpio de lo bueno y lo malo, un conocimiento acorde
con su semejanza a Dios. Él habría detectado lo malo en el tenta-

Revelación 354
dor que se le acercaba; pero en lugar de haberle recibido, lo habría
resistido, y de ese modo habría hecho buena su propiedad adqui-
riéndola con su conciencia y libre albedrío, y de este modo, por una
adecuada determinación propia habría avanzado gradualmente
hacia la posesión de la verdadera libertad. Pero como él fracasó en
mantenerse en su camino divinamente trazado, y comió del fruto
prohibido en oposición al mandato de Dios, el poder impartido por
Dios a la fruta se manifestó de un modo diferente. Él aprendió la
diferencia entre lo bueno y lo malo por su propia experiencia de
culpa, y por recibir lo malo en su propia alma, cayó victima de
la amenazada muerte. Así que por su culpa el árbol, que debería
haberlo ayudado a alcanzar la verdadera libertad, no trajo nada
más que la vergonzosa libertad del pecado, y con éste la muerte,
y eso sin ningún poder demoníaco de destrucción que haya sido
conjurado sobre el árbol, o algún veneno fatal que hubiera estado
escondido en su fruto”.

El propósito de Dios era que a través del árbol del conoci-


miento los humanos llegaran a conocer el bien y el mal: desde
arriba, como maestros de la tentación, o desde abajo, como es-
clavos del pecado.
Con relación a esto resulta interesante también que en
Proverbios 3:18 la sabiduría (por ende, la capacidad de distin-
guir y elegir entre lo bueno y lo malo) se compare a un árbol de
vida, con evidente referencia a Génesis 2:9.
Una vez que el pecado entró en el mundo, el sacrificio de
rescate de Cristo sería el único medio para permitir que la hu-
manidad recuperara el acceso al árbol de la vida, junto con la
capacidad de distinguir realmente el bien del mal en el respeto
de la autoridad divina, obteniendo de esa manera el premio de
la inmortalidad. De acuerdo con las palabras de Pablo en 1 Co-
rintios 15:45-49, la oportunidad que el primer Adán perdió y no
pudo transmitir a sus descendientes la ofrecería nuevamente
el último Adán, Cristo Jesús, permitiendo a los seres humanos
recibir el don de la inmortalidad.
Admitir el hecho de que en el jardín de Edén solo pudiera
haber un árbol especial, con un doble propósito o del cual podían
surgir distintas oportunidades para el hombre, podría explicar
por qué en Revelación capítulo 22 se ve el árbol de la vida con
las raíces que se extienden a los dos lados del río que sale del
trono de Dios.
Esto explicaría también por qué en Génesis se menciona

Epílogo 355
generalmente solamente un árbol: el árbol que está en el medio
del jardín.
También aclararía por qué en Génesis 3:6 el texto hebreo
(traducido de manera distinta por la TNM) literalmente dice
que a los ojos de Eva el árbol resultaba ser agradable, bueno
como alimento y también “deseable para hacer sabios”, ya que
eso era realmente el propósito final por el cual había sido puesto
en el jardín.

Resurrección

Es curioso que Jesús no le dijera al malhechor que estaría


‘debajo de él’, o bajo su influencia como súbdito de su gobierno,
sino ‘con él’ en el paraíso. ¿Cómo explicar en este caso el uso del
término "meta", en griego, que significa "con" o "junto con"?
En Mateo 5:5, el mismo Jesús dice que los mansos here-
darían la tierra. La explicación dada por la WTS es que debe
referirse a los 144.000 ungidos, quienes recibirán la tierra como
herencia y sobre la cual gobernarán desde el cielo.
En Mateo 25:34, hablando de las ovejas que son separadas
de las cabras, se dice que heredarían el reino preparado para
ellas desde la fundación del mundo.
En este último caso, la WTS dice que se refiere a aquellos
que vivirán en la tierra. Curiosamente, en el primer caso donde
se menciona la tierra se referiría a aquellos que gobiernan en
el cielo; en el segundo caso se habla de heredar el reino, pero se
trataría de vivir como súbditos en la tierra.
En relación con Abrahán, Isaac y Jacob, a quienes Jesús
mencionó como prueba de la resurrección a los saduceos, la de-
claración registrada en Mateo 8:11 resulta extraña puesto que
se dice que se sentarían a la mesa con él en el Reino de los cielos.
¿Cómo habrían podido los presentes comprender semejante
declaración ya que implicaba una resurrección celestial en ese
tiempo desconocida y tres personajes que no deberían resucitar
en el cielo sino en la tierra?
Podrían hacerse muchas más preguntas como estas, por-
que hay mucha tensión entre dos realidades innegables que
emergen de las Escrituras. Por un lado, la de una esperanza
terrenal y un paraíso literal restaurado, por el otro la de una
vida espiritual en el cielo.

Defecto de origen

Revelación 356
No es fácil enfrentar un tema tan amplio y delicado. Pero
me gustaría comenzar analizando lo que se nos ha enseñado
hasta ahora, porque una buena parte de lo que nos ha proporcio-
nado la WTS, lamentablemente, tiene un defecto de origen o al
menos un vicio muy antiguo. Después de un comienzo con bue-
nas intenciones, una vez que a la estructura se le dio una for-
ma corporativa, la Organización terminó asumiendo el control
y sofocando las buenas intenciones de tantos estudiantes de la
Biblia sinceros que a fines del siglo XIX buscaban esas verdades
bíblicas que durante mucho tiempo habían sido ocultadas por el
catolicismo y la ignorancia religiosa.
Muchos entendimientos bíblicos, demasiados, diría yo, han
sido determinados por la necesidad de la Organización de so-
brevivir y continuar a crecer en tamaño e influencia, en lugar
de traer su origen de la verdadera iluminación espiritual. A me-
nudo la Biblia se ha tenido que adaptar a las necesidades de la
Organización y no viceversa, así que la situación actual es solo
el fruto ya maduro de una suma de errores y de una deriva que
comenzó hace mucho tiempo atrás.
En relación con la esperanza para los muertos, por ejemplo,
en la época de Russell se creía que la única esperanza para la
humanidad (personas muertas y vivientes) era la de vivir en el
cielo.
Un grupo de 144.000 fieles reinaría con Cristo; otro gru-
po de personas, consideradas menos celosas o merecedoras,
habrían constituido una clase celestial secundaria. Cuando en
1934 se entendió que pronto el número de fieles que tomaban
de los emblemas en ocasión de la Conmemoración de la muerte
de Cristo habría excedido los 144.000 y el fin del sistema no
llegaría en el tiempo esperado, en lugar de cuestionar los enten-
dimientos adoptados hasta ese momento a la luz de las Escritu-
ras, para evitar el riesgo de dañar la imagen de la Organización,
se prefirió adaptar algunas escrituras y entendimientos a las
mutadas circunstancias (eso ha ocurrido por ejemplo en el caso
de textos bíblicos como el de Juan 10:16 y Revelación 7:9).1
Este adaptar las Escrituras de acuerdo con las necesidades
del momento, si por un lado sirvió para que la Organización2

1. WT 1934 1 y 15 de agosto, artículos de estudio “His Kindness part.” I y II.

2. El autor, al usar el término “Organización”, se refiere a la WTS

Epílogo 357
prosperara numéricamente, fomentando la recolección de las
llamadas otras ovejas, por otro lado es lo que nos ha llevado
ahora a tener un problema similar al de 1934: el número cre-
ciente de personas que toman de los emblemas durante la Con-
memoración (un 20% de aumento en el solo año 2016 y un 100%
de 2007 a 2017).
En menos de una década, si se confirmara la tendencia de
los últimos años, el número volvería a superar el de 144.000. Sin
embargo, al no haber encontrado por ahora una base bíblica que
explique el fenómeno, en lugar de cuestionar el entendimiento,
se ha procedido a minimizar el problema llegando al punto de
sugerir que muchos de los que piensan tener la llamada celes-
tial pudieran padecer en realidad de trastornos mentales.3
Todo esto, solo para decir que, frente al tema de la espe-
ranza para los muertos y para la humanidad en general, debe-
ríamos razonar asumiendo que no todo lo que nos ha enseñado
la WTS es necesariamente cierto y, por otro lado, que no todo
lo que otros enseñan es necesariamente falso en su totalidad
como pensábamos. Lo único que nos puede iluminar el camino,
en esta como en otras situaciones, es lo que realmente enseña
la Biblia, nos resulte agradable o no, ya sea en armonía o no
con el viejo esquema mental que teníamos en la mente. (Salmo
119:105)

Algunas posibilidades

Estoy convencido de que, para comprender mejor la espe-


ranza futura de la humanidad, sea necesario meditar en las co-
sas que ya sabemos en relación con el universo y el mundo que
nos rodea. Esto, sin la intención de abrir un debate en términos
científicos, más bien para establecer una base común sobre la
cual se pueda construir.
Lo que podemos percibir con nuestros sentidos como seres
humanos es solo una pequeña parte de la realidad que nos ro-
dea y si nos resulta ya difícil entender correctamente esa parte,
imaginémonos el resto del cual no conocemos casi nada (Juan
3:12).
A pesar de nuestra limitación, la forma en que se construyó
el universo nos enseña que estructuras y realidades muy com-

3. w11 8/15 p. 22 artículo “Preguntas de los lectores”

Revelación 358
plejas se pueden reducir a conceptos básicos más simples que se
repiten.
Por ejemplo, una computadora moderna puede parecer
muy compleja en su funcionamiento y en la forma en que logra
ejecutar los programas más variados, especialmente a los ojos
de alguien inexperto. Sin embargo, cuando se toma en cuenta lo
sustancial y se entra en el meandro de su estructura básica, en
realidad se podría decir (simplificando al extremo) que incluso
la computadora más sofisticada es básicamente un simple lector
de códigos binarios compuestos de dos dígitos: 0 y 1.
La unidad fundamental es representada por el bit. Si ha-
bláramos de un bit, por ejemplo, en términos binarios tendría-
mos dos variables posibles: 0 o 1. Si los bits fueran dos, tendría-
mos cuatro posibilidades: 00, 11, 01, 10.
Todos los datos que procesa una computadora, incluyendo
palabras, números, colores, sonidos e imágenes, en realidad se
derivan simplemente de la lectura de códigos binarios, más o
menos largos, pero siempre formados por una serie de 0 y 1. Por
esta razón un ordenador de 32 bits no tiene las mismas presta-
ciones que uno de 64 bits, mientras que este último puede reali-
zar todas las funciones de uno de 32 bits y mucho mas. Siguien-
do con el ejemplo de la computadora, otro factor importante es
la frecuencia del procesador. La frecuencia, para simplificar al
extremo, no es más que la velocidad con la que el procesador lee
o enciende y apaga los bits de los códigos binarios (un poco como
si se encendiera y apagara un interruptor de luz).
Por lo tanto, las computadoras pueden presentarse en va-
rias formas y configuraciones, pueden realizar más o menos
funciones y ejecutar programas a varias velocidades, pero en
esencia no son tan diferentes entre sí.
La forma en que se compone la materia presenta muchas
analogías con lo que se acaba de describir. Como enseñó Eins-
tein a través de su famosa fórmula “E=mc2”, la materia es sim-
plemente energía organizada a nivel atómico de cierta manera
y según cierta frecuencia o velocidad.
Es interesante el hecho de que el apóstol Pablo en 1 Corin-
tios 15:44 hable tanto de cuerpos físicos como de cuerpos espi-
rituales usando siempre la misma palabra griega para cuerpos.
Estamos acostumbrados a pensar en un ser espiritual, un
ángel por ejemplo, como una forma de vida sustancialmente di-
ferente de nosotros, y obviamente lo es. Pensándolo bien, sin
embargo, debería tratarse en el fondo de un ser compuesto de

Epílogo 359
energía al igual que nosotros, aunque organizada de una mane-
ra diferente y por esto con potencialidades muy superiores a las
nuestras.
Continuando con el razonamiento y dirigiéndolo hacia las
Escrituras, me gustaría volver brevemente al relato de Génesis.
Me pregunto cuál era exactamente el propósito que Jehová te-
nía desde el principio en el momento en que decidió crear a la
humanidad.
Siempre hemos pensado que el propósito original era el
de hacer que Adán, Eva y sus descendientes vivieran una vida
perfecta sin fin en la tierra y que la transformación de algunos
seres humanos en seres inmortales y espirituales se debiera
exclusivamente a la necesidad de remediar al pecado. Algunos
detalles, sin embargo, me hacen pensar que Dios pudiera haber
tenido en la mente algo diferente para la humanidad desde el
principio, ya desde antes de que el pecado entrara en el mundo.
La primera razón es de tipo lógico. Jehová ya había creado
a los seres espirituales en la esfera celestial antes de crear el
universo material, la tierra y los primeros seres humanos.
Normalmente, cuando un ser inteligente crea varias cosas
en secuencia, pasa de lo más simple a lo más complejo en un
proceso que se dirige hacia algo mejor, de manera progresiva.
En este caso, creando la humanidad, Jehová habría produ-
cido deliberadamente algo inferior en comparación con lo que
ya había creado previamente (Hebreos 2:7). No hay duda de que
Adán, incluso en su condición perfecta, era de toda manera in-
ferior a los ángeles. Solo me pregunto si este era el proyecto
definitivo o solo un primer paso hacia algo más completo.4
Algunos pasajes bíblicos me hacen pensar en esta segunda
posibilidad. Por ejemplo, en Mateo 25:34, Jesús les dice a las
personas parecida a ovejas colocadas a su derecha que el Reino
había sido preparado para ellos desde la fundación del mundo.
La WTS ha explicado esta expresión diciendo que se refiere
a la fundación del mundo de la humanidad redimible después
del pecado, desde Abel en adelante. Sin embargo, no encuentro
un claro apoyo bíblico para esta interpretación.
Por otro lado, referencias bíblicas como la de Hebreos 4:3,

4. Por ejemplo, solo a los seres humanos, Jehová ha otorgado la capacidad de pro-
crear, lo cual no es posible para los ángeles. De hecho, los ángeles que descendieron
a la tierra y se materializaron en seres humanos procrearon híbridos: los Nefilim.

Revelación 360
4, donde se usa la misma expresión, me hacen pensar que po-
dría tratarse de un proyecto que Jehová tenía en mente desde el
principio, de manera independiente del pecado.
Tenemos varios textos bíblicos que nos imponen ciertos
puntos fijos, dentro de los cuales sin embargo podemos mover-
nos para tratar de dar una explicación más armoniosa y comple-
ta. Algunos de estos puntos fijos son:

• Isaías 45:18 y Salmo 37:29 (la tierra será habitada);


• Hechos 24:15 (habrá una resurrección de justos como de injus-
tos);
• Juan 14:2, 3 y 1 Tesalonicenses 4:17 (los seres humanos pue-
den ser resucitados como criaturas espirituales);
• Revelación 21:2, 3 (un gobierno celestial controlará la tierra);
• Isaías 25:8 (la muerte será eliminada permanentemente).

A través de varios episodios bíblicos podemos, de alguna


manera, lograr entender qué características pueden tener los
seres espirituales como los ángeles, por ejemplo. Sabemos que
pueden materializarse, ya que lo hicieron antes del diluvio, y
realizar funciones típicamente humanas como la de comer, be-
ber, caminar, hablar, etc., sin perder su esencia de seres espiri-
tuales (Génesis 18:1-8).
Al mismo tiempo, tienen la capacidad de realizar tareas
sobrehumanas, como viajar a una velocidad que se puede com-
parar a la de la luz, producir en ocasiones una tremenda fuerza
protectora o destructiva y mucho más que esto. Incluso cuando
Jesús vino a la tierra, antes de su resurrección, mostró la ca-
pacidad de hacer milagros extraordinarios como cambiar una
sustancia por otra, caminar por encima del agua, multiplicar
la materia en forma de panes y pescados, cambiar su forma o
apariencia como en ocasión de la transfiguración, etc.
Todo esto requiere el dominio total de la energía y de las
leyes que constituyen y mantienen unidos los elementos y tam-
bién la capacidad de cambiar la estructura molecular o la fre-
cuencia que regula la parte material del cuerpo para adaptarse
a cualquier situación. Incluso antes de resucitar, aunque era
Hijo del Hombre, Jesús demostró ser al mismo tiempo Hijo de
Dios, teniendo éxito en hacer cosas con las que Adán ni siquiera
podía soñar, incluso en su condición perfecta.
Después de su resurrección, en los 40 días que permane-
ció en la tierra, Jesús también continuó tomando uno o más

Epílogo 361
cuerpos materiales que se podían ver y tocar, y les permitieron
comer, hablar, etc., aunque ya había sido resucitado como ser
espiritual (1 Pedro 3:18). Además, también recibió el don de la
inmortalidad y la incorrupción. Estas dos características no son
compatibles con el cuerpo de un ser humano normal, incluso si
es perfecto.
Estos relatos bíblicos pueden parecer absurdos para quie-
nes piensen en el universo exclusivamente en términos materia-
listas y deterministas: ellos afirmarían que se trata de ciencia
ficción y no de algo real.
Debe decirse, sin embargo, que la física moderna (en parti-
cular, la rama de la ciencia que se dedica al estudio de las partí-
culas subatómicas según los conceptos de la mecánica cuántica)
ha demostrado con todo el rigor científico de que el hombre es
actualmente capaz, que ocurren fenómenos comprobados en el
nivel subatómico como el del entanglement y del llamado túnel
cuántico (interacción a una distancia potencialmente infinita
entre partículas, aparentemente en ausencia de un medio de
comunicación, y la capacidad de superar barreras como si no
existieran).
Estos fenómenos, que ahora se estudian en varios labora-
torios, han llevado a algunos, también dentro de la comunidad
científica, a suponer que en un futuro lejano la teletransporta-
ción e incluso la conservación de la memoria y de la concien-
cia (entendida como la percepción de uno mismo) fuera de un
cuerpo material, puedan ser objetivos a la portada del hombre,
incluso sin la intervención divina.
¿Debería sorprendernos sobremanera, por lo tanto, que el
Creador del universo pueda tener reservado para sus hijos hu-
manos algo mejor que un simple cuerpo material con los límites
que imponen la carne y la sangre?
Pablo, en 1 Corintios 15:39-44, presenta a los cristianos de
Corinto la esperanza de experimentar un cambio similar al que
Jesús experimentó con su resurrección (véase también Roma-
nos 6:5 y Filipenses 3:20).
Un poco más adelante, en los versículos 51 y 52, el mismo
Pablo habla de una mutación; el diccionario bíblico Swanson ex-
plica que el verbo griego se refiere a “provocar un cambio en la
esencia o en el carácter de algo”. También en los siguientes ver-
sículos 53 y 54 se habla de vestir la inmortalidad y la incorrup-
ción como si esto fuera una especie de upgrade de la condición
existente en la carne.

362 Revelación
El mismo concepto se repite en 2 Corintios 5:1-4. En par-
ticular el versículo 4 da la idea de un upgrade, una transfor-
mación que no anula completamente la condición presente
anteriormente, sino que la engloba transformándola sustancial-
mente en algo mejor.
Otros versículos parecen indicar que Jesús, de alguna ma-
nera, volvería a tener una presencia física en la tierra. Esto
también podría aplicarse a todos aquellos que tendrían una re-
surrección similar a la suya. (Hechos 1:11, Hechos 3:19-21, Ma-
teo 26:29, Revelación 21:10, Revelación 22:1-5).
La Biblia también nos permite comprender que habrá una
interacción muy estrecha entre el Reino de Dios y la tierra (Re-
velación 21:2, 3).
Me pregunto si la condición que pudo haber alcanzado
Adán, una vez que recibiera el permiso para comer del fruto del
árbol de la vida, podría representar algo similar al cambio que
los cristianos que habían muerto experimentaron en el momen-
to de la primera resurrección, o parecido a la mutación de la que
habló Pablo.
Si no, ¿cómo podría Adán lograr la inmortalidad, o la ga-
rantía de la vida eterna, manteniendo un cuerpo exclusivamen-
te de carne y sangre?
Un cuerpo humano, aunque perfecto, por su propia natu-
raleza siempre será corruptible y destructible, a menos que no
pase por una transformación o una especie de upgrade.
Si esta era la posibilidad que tenía Adán, y que perdió con
el pecado incluso para todos sus descendientes, ¿no sería lógico
pensar que Jesús con su sacrificio volvería a ofrecer la misma
posibilidad a toda la humanidad?
¿Qué clase de vida sería, entonces?
Volviendo otra vez al ejemplo de la computadora, la vida de
Adán en la perfección podría compararse con una computadora
con un sistema de 32 bits y un procesador de baja frecuencia, li-
mitado a operar programas relacionado con la vida material en
la tierra y la necesidad de una fuente de energía externa para
seguir funcionando.
La vida inmortal e incorruptible podría compararse con
una computadora con un sistema de 64 bits o superior, y un
procesador con una frecuencia mucho mayor que puede llevar a
cabo todo lo relacionado con la vida material en la tierra, pero al
mismo tiempo ejecutar tareas mucho más complejas en relación
con la vida espiritual, además de disfrutar de un sistema de

Epílogo 363
auto alimentación independiente y perpetua.
Tanto el comer del fruto del árbol de la vida, como la trans-
formación de un cuerpo carnal a uno espiritual del que habló
Pablo, podrían en este caso compararse con un upgrade sim-
bólico de 32 a 64 bits, además de un aumento sustancial en la
frecuencia, por ende en las funciones, y la transición a la auto
alimentación.
De esta manera, para un ser humano sería posible benefi-
ciar tanto de la vida material en una tierra restaurada como de
la vida en la esfera espiritual5.

Suponiendo por un momento que este fuera el plan original


de Dios para el hombre, ahora se podría intentar responder a
algunas de las preguntas planteadas anteriormente.
En primer lugar, la creación del hombre con la intención de
que en algún momento alcanzara la inmortalidad habría repre-
sentado la realización de algo superior a la creación de los án-
geles (1 Corintios 6:3). Esta esperanza, disponible no solo para
los que murieron después de la muerte de Cristo, sino también
para todos los fieles de la era pre-cristiana, explicaría versículos
como:

Hebreos 11:10

“Porque esperaba la ciudad que tiene fundamentos verdaderos,


cuyo edificador y hacedor es Dios”.

5. También en el campo de la materia inanimada existe la posibilidad de un


upgrade. Por ejemplo, en física, el cambio en el estado de la materia siempre ocurre
con la transferencia o liberación de energía que cambia el estado vibratorio de las
moléculas. Aquí es esquemáticamente reportado lo que sucede y la nomenclatura de
los distintos pasos:

sublimación

fusión vaporización ionización

sólido liquído gas plasma


solidificación condensación desionización

deposición

entalpía del sistema

364 Revelación
Lucas 20:37, 38

“Pero el que los muertos son levantados, hasta Moisés lo expuso,


en el relato acerca de la zarza, cuando llama a Jehová ‘el Dios de
Abrahán y Dios de Isaac y Dios de Jacob’. Él no es Dios de muer-
tos, sino de vivos, porque para él todos ellos viven”.

Mateo 8:11.

“Pero les digo que muchos vendrán de las partes orientales y de las
partes occidentales y se reclinarán a la mesa con Abrahán e Isaac
y Jacob en el reino de los cielos”.

También nos permitiría explicar mejor Génesis 2:9:

“Así Jehová Dios hizo crecer del suelo todo árbol deseable a la vista
de uno y bueno para alimento, y también el árbol de la vida en me-
dio del jardín, y el árbol del conocimiento de lo bueno y lo malo”.

en relación con Revelación 2:7

“El que tenga oído, oiga lo que el espíritu dice a las congregaciones:
Al que venza, le concederé comer del árbol de la vida, que está en
el paraíso de Dios.”

y 2 Corintios 12:4

“Fue arrebatado al paraíso y oyó palabras inexpresables que no le


es lícito al hombre hablar.”

En los versículos antes mencionados se habla del árbol de


la vida y de un paraíso, sin referirse de manera especifica a la
tierra.
Se entendería también por qué en las Escrituras griegas se
hace referencia a una esperanza única para todos los cristianos
sin hacer ninguna distinción.
¿Cómo se aplicarían las palabras de Pablo en Hechos 24:15
con respecto a la resurrección de los justos y los injustos?
En la Biblia se habla claramente de dos tipos de resurrec-
ciones futuras, pero la distinción nunca es entre una resurrec-
ción celestial y una terrenal:

Epílogo 365
• Juan 5:29 (resurrección de vida y resurrección de juicio);
• Hechos 24:15 (de justos e injustos);
• Filipenses 3:11 (una que ocurre primero y otra que ocu-
rre después);
• Hebreos 11:35 (una de mejor calidad y una de calidad
inferior);
• Revelación 20:5, 6 (una reservada para los santos sobre
quienes la segunda muerte no tiene autoridad y una sobre la
cual la segunda muerte tiene autoridad).
En Lucas 14:14, Jesús habla de la resurrección de los jus-
tos como un único tipo de resurrección sin distinción entre tie-
rra y cielo.
En Juan 5:26, Jesús se refiere al tipo de vida que reside
tanto en él como en el Padre y la palabra griega usada para vida
es la misma que inmediatamente después, en el versículo 29,
Jesús mismo usa con referencia a los resucitados en la expre-
sión “resurrección de vida”.
¿Podría la recompensa para todos los seres humanos fieles
muertos antes y después de Cristo (los justos) ser la misma, es
decir, una resurrección con un cuerpo espiritual o glorificado,
aunque en tiempos diferentes? (1 Corintios 15:43)
Estaríamos hablando de un cuerpo con la misma facultad
que Jesús tuvo durante los 40 días posteriores a su resurrección
de cambiar la frecuencia o la estructura molecular y así poder
interactuar tanto con la esfera material que con la espiritual,
comiendo, dejándose tocar, pero al mismo tiempo pudiendo cru-
zar las paredes y trasladarse instantáneamente de un lugar a
otro.
Quedaría por explicar con qué tipo de cuerpo resucitarían
los injustos.
En el caso de ellos, por supuesto, no sería prudente conce-
derles la inmortalidad y la incorrupción inmediatamente des-
pués de su resurrección debido a su pasado injusto. Podrían re-
sucitar con un cuerpo humano similar al de Adán, pero teniendo
que probar que merecen el premio de la vida inmortal, tal como
Adán y Eva tuvieron que demostrarlo.
Esto podría explicar por qué, en Revelación 22:2, se habla
de un proceso de curación de las naciones a través de las hojas
del árbol de la vida. El logro de la vida inmortal con un cuerpo
glorificado (mejor que el del hombre perfecto Adán) permitiría
la posibilidad de viajar y desplazarse sin límites entre el cielo y
la tierra. Esta unión entre el cielo y la tierra está representada,

366 Revelación
en el capítulo 21 de Revelación, por el descenso de la Nueva Je-
rusalén. A través de ella, Dios morará con la humanidad como
si vivieran, por así decirlo, bajo la misma tienda.
La ciudad, así como se la describe, no parece totalmente en
el cielo, ni totalmente en la tierra: más probablemente abarca
ambas realidades.
Creo que será solo a través de un cuerpo espiritual glorifi-
cado que todos los fieles adoradores de Dios podrán finalmente
servirlo, ver su rostro y al mismo tiempo disfrutar de la trans-
formación y de las bendiciones que ocurrirán en la tierra (Reve-
lación 22:3, 4, Mateo 5:8).
Obviamente, estas son solo hipótesis que requieren mayor
investigación. En realidad, en cuanto al premio final, incluso si
personalmente no sé decir exactamente cómo y cuándo, lo más
importante para mí es saber Quién lo prometió y esforzarme
para hacer Su voluntad.
Por esta razón, mi mayor deseo, pensando en el futuro y
recordando las palabras de Pablo en 2 Timoteo 2:22, es el deseo
de seguir tras la justicia, la fe, el amor, la paz, junto con los que
de corazón limpio invocan al Señor.

Epílogo 367
368 Revelación
Jerusalén, enero 68 d.C. MAPAS

MAPAS

Jerusalén, enero 68 d. C.

URO
1
ER M
Ananus e TERC
los moderados
PISCINA DE
Eleazar BETHESDA
y los zelotes 6

2
BEZETHA

FORTALEZA
ANTONIA 3

SEGUNDO MURO EL TEMPLO

PRIMER MURO
4 PATIO DE LOS
GENTILES
PALACIO DE
PALACIO DE LOS
HERODES
ASMONEOS

CIUDAD ALTA

VALLE DE KIDRON
5 CIUDAD BAJA

NORTE

LAS PUERTAS DE LA CIUDAD:

1 - PUERTA DE HERODES
PRIMER MURO 2 - PUERTA DE LOS LEONES
PUERTA 3 - PUERTA DE ORO
DE LOS ESENIOS 4 - PUERTA DE JOPE
5 - PUERTA DE SIÓN
VALLE DE HINNOM 6 - PUERTA DE DAMASCO

Mapa A.1, 500 m


Jerusalén, enero 68 d.C.
Después de que los Zelotes, liderados por Eleazar, ejecutaron a los nobles como conspirado-
res de los Romanos, Anano y los ciudadanos moderados, lanzaron un ataque y confinaron a
los Zelotes en la parte interior del Templo.

Mapas 369
MAPAS Jerusalén, febrero 68 d.C..

Jerusalén, febrero 68 d. C.

Ananus e URO
1
ER M
los moderados TERC
Eleazar PISCINA DE
y los zelotes BETHESDA
6
Edomitas
2
BEZETHA

FORTALEZA
ANTONIA 3

SEGUNDO MURO EL TEMPLO

PRIMER MURO
4 PATIO DE LOS
GENTILES
PALACIO DE
PALACIO DE LOS
HERODES
ASMONEOS

CIUDAD ALTA

VALLE DE KIDRON
5 CIUDAD BAJA

NORTE

LAS PUERTAS DE LA CIUDAD:

1 - PUERTA DE HERODES
PRIMER MURO 2 - PUERTA DE LOS LEONES
PUERTA 3 - PUERTA DE ORO
DE LOS ESENIOS 4 - PUERTA DE JOPE
5 - PUERTA DE SIÓN
VALLE DE HINNOM 6 - PUERTA DE DAMASCO

500 m

Mapa A.2.
Jerusalén, febrero 68 d.C.
Los idumeos acuden en ayuda de los zelotes y matan a Anano y a los líderes moderados. Los
zelotes mantienen la ciudad por más de un año.

370 Revelación
Jerusalén, de abril 69 d.C. MAPAS

Jerusalén, de abril 69 d. C.

Ananus y
los moderados URO
1
ER M
Eleazar TERC
y los zelotes
PISCINA DE
BETHESDA
Edomitas 6

Simón hijo 2
BEZETHA
de Joras

FORTALEZA
ANTONIA 3

SEGUNDO MURO EL TEMPLO

PRIMER MURO
4 PATIO DE LOS
GENTILES
PALACIO DE
PALACIO DE LOS
HERODES
ASMONEOS

CIUDAD ALTA

VALLE DE KIDRON
5 CIUDAD BAJA

NORTE

LAS PUERTAS DE LA CIUDAD:

1 - PUERTA DE HERODES
PRIMER MURO 2 - PUERTA DE LOS LEONES
PUERTA 3 - PUERTA DE ORO
DE LOS ESENIOS 4 - PUERTA DE JOPE
5 - PUERTA DE SIÓN
VALLE DE HINNOM 6 - PUERTA DE DAMASCO

500 m

Mapa A.3.
Jerusalén, 69 de abril d.C.
Juan de Giscala toma el control de los zelotes. Los Edomitas se vuelven contra él. Los mode-
rados dejan que Simone, hijo de Gioras, entre a la ciudad para contener a Juan de Giscala.

Mapas 371
MAPAS Jerusalem, diciembre 69 d.C.

Jerusalén, diciembre 69 d. C.

Eleazar 1
URO
y los zelotes ER M
TERC

Juan de Giscala PISCINA DE


BETHESDA
Simón hijo de Joras, 6
Edomitas y
moderados. 2
BEZETHA

FORTALEZA
ANTONIA 3

SEGUNDO MURO EL TEMPLO

4 PATIO DE LOS
GENTILES
PALACIO DE
PALACIO DE LOS
HERODES
ASMONEOS

CIUDAD ALTA

VALLE DE KIDRON
5 CIUDAD ALTA

NORTE

LAS PUERTAS DE LA CIUDAD:

1 - PUERTA DE HERODES
PRIMER MURO 2 - PUERTA DE LOS LEONES
PUERTA 3 - PUERTA DE ORO
DE LOS ESENIOS 4 - PUERTA DE JOPE
5 - PUERTA DE SIÓN
VALLE DE HINNOM 6 - PUERTA DE DAMASCO

500 m

Mapa A.4.
Jerusalén, diciembre 69 d.C.
Eleazar se separa de Juan de Giscala y conquista el interior del Templo. Las batallas siguen
entre las tres facciones.

372 Revelación
Jerusalén, abril 70 d.C. MAPAS

Jerusalén, abril 70 d. C.

URO
1
ER M
TERC

PISCINA DE
BETHESDA
Juan de Giscala
6

Simón hijo 2
de Joras BEZETHA

FORTALEZA
ANTONIA 3

SEGUNDO MURO EL TEMPLO

PRIMER MURO
4 PATIO DE LOS
GENTILES
PALACIO DE
PALACIO DE LOS
HERODES
ASMONEOS

CIUDAD ALTA

VALLE DE KIDRON
5 CIUDAD ALTA

NORTE

LAS PUERTAS DE LA CIUDAD:

1 - PUERTA DE HERODES
PRIMER MURO 2 - PUERTA DE LOS LEONES
PUERTA 3 - PUERTA DE ORO
DE LOS ESENIOS 4 - PUERTA DE JOPE
5 - PUERTA DE SIÓN
VALLE DE HINNOM 6 - PUERTA DE DAMASCO

500 m

Mapa A.5.
Jerusalén, 70 abril d.C.
Juan de Giscala derrota a la facción de Eleazar. La ciudad está dividida entre Juan de Giscala
y Simón, hijo de Joras cuando comienza el asedio de los Romanos.

Mapas 373
MAPAS

Asedio de Jerusalén, 14 de abril 70 d. C.

XV XII desde el monte Scopus

1
URO
ER M
TERC
PISCINA DE
BETHESDA
X
XV 6
XII
2
BEZETHA FORTALEZA X
ANTONIA
desde Jericó
Campamento PATIO DE LOS
Auxiliario GENTILES
3

SEGUNDO MURO
EL TEMPLO

PRIMER MURO
4
Campamento
Principal

V PALACIO DE LOS
PALACIO DE ASMONEOS
HERODES

RON
desde Emaús CIUDAD ALTA
DE KID

5
E

PRIMER MURO
VALL

NORTE

PUERTA
DE LOS ESENIOS

VALLE DE HINNOM
500 m

LAS PUERTAS DE LA CIUDAD:


Juan de Giscala Legiones en campo:
XII Legiones 1 - PUERTA DE HERODES
2 - PUERTA DE LOS LEONES
- XII LEGION FULMINATA 3 - PUERTA DE ORO
Simón hijo - XV LEGION APOLLINARIS 4 - PUERTA DE JOPE
Campamentos de Joras - V LEGION MACEDONICA 5 - PUERTA DE SIÓN
y los Edomitas - X LEGION FRETENSIS 6 - PUERTA DE DAMASCO
Lìneas de ataque Romanas
y de las tropas auxiliares
Muro de asedio

Mapa A.6.
Jerusalén, inicio del asedio, Pascua 70 d.C.
Tito comenzó su sitio algunos días antes de la Pascua1, rodeando
la ciudad, con tres legiones (V Macedonica, XII Fulminata, XV
Apollinaris) en el lado occidental y una cuarta (X Fretensis) en
el Monte de los Olivos en el este2. Según Josefo, Jerusalén estaba

374 Revelación
MAPAS

llena de gente que venía a celebrar la Pascua. El empuje del asedio


comenzó al oeste del Tercer Muro, al norte de la Puerta de Jope.
En mayo, este fue violado y también el Segundo Muro fue tomado
poco después, dejando a los defensores en control del Templo y la
ciudad superior e inferior. Las enemistades entre Juan
de Gischala y Simón Bar Jora solo se interrumpieron cuando los
ingenieros Romano comenzaron a erigir sus bastiones. Tito luego
construyó un muro para ceñir a la ciudad y matar de hambre a la
población. Después de varios intentos fallidos de abrir o escalar
los muros de la Fortaleza Antonia,
los Romanos lanzaron un ataque secreto, sorprendiendo a los ze-
lotes dormidos y conquistando la fortaleza a finales de julio. El
Templo fue capturado y destruido el 9/10 de Tisha B’Av, a fines
de agosto, y las llamas se extendieron por las zonas residenciales
de la ciudad. Las legiones romanas aplastaron rápidamente la
resistencia judía restante.
Algunos de los judíos restantes huyeron a través de túneles
subterráneos y alcantarillas ocultos, mientras que otros hicieron
una resistencia final en la Ciudad Alta3. Esta defensa detuvo el
avance romano porque tuvieron que construir torres de asedio
para atacar a los judíos restantes. El palacio de Herodes cayó el 7
de septiembre y la ciudad quedó completamente bajo control roma-
no el 8 de septiembre4. Los Romanos continuaron persiguiendo a
aquellos que habían escapado de la ciudad.1

1. Para la cronología, ver:


http://www.livius.org/articles/concept/roman-jewish-wars/roman-jewish-
wars-5/

Mapas 375
376 Revelación
ESQUEMAS Y DIAGRAMAS

ESQUEMAS Y DIAGRAMAS

Diagrama de la estructura de Revelación

1-3 11
introducción
siete
10 dos
congregaciones 7 rollo testigos
144.000 a Juan
sellados
12-13
Satanás,
6 8-9
bestia salvaje
contra
siete siete la mujer
sellos trompetas

66 – 70 EC 14: 14:1-6
4-5 144.000
la corte destrucción de 17-20
lagar victoriosos
celestial Jerusalén
primera resurrección del vino
antiguo pacto

nuevo pacto
19 15-16
desfile siete
triunfal plagas
17-18
la
ramera

TIEMPO DE JUAN

FUTURO

LEYENDA
20 - trazados del libro de revelación
prueba desarrollo del libro
final estructura caleidoscópica
interludios
miles de años
- puntos de vista
21-22
Nueva Patmos (Rev. 1:9 - 3:22)
Jerusalén
cielo - día del señor (Rev. 4:1 - 17:2)
desierto(Rev. 17:3 - 21:9)
montaña encumbrada (Rev. 21:10 - 22:21)

Esquemas y Diagramas 377


ESQUEMAS Y DIAGRAMAS

Las Bestias de Revelación

IMPERIO
ROMANO

bestia bestia
salvaje salvaje
(rev. 13:1-10) (rev. 17:13)

el falso profeta
es la imagen de la
primera bestia y
promueve su
adoración.
rev. 13:12-15

GOBERNADORES S I ST E M A
ROMANOS RELIGIOSO
EN PALESTINA J U D A IC O

falso profeta

Con
la destrucción de
el falso profeta, Jerusalén del 70 EC el
junto con la bestia sistema político -
es tomado religioso que había
y destruido en el gobernado hasta ese
lago de fuego momento fue eliminado
(rev. 19:20) para siempre.

378 Revelación
ESQUEMAS Y DIAGRAMAS

Cronología de Revelación

El
diablo
controla y
engaña
a todas las naciones
Mateo 4:8,9;
1 Juan 5:19

33 E.V.
Guerra en el cielo, el
Diablo es arrojado a la
tierra.
Comienza el corto
período de tiempo, del
33 al 70 EC, durante el
cual el Dragón hace
guerra contra la mujer y
su descendencia
- Rev. 12:12,17

70 E.V.

PERIODO
Miles de años durante
MILENARIO
los cuales el Diablo no
puede engañar a todas
las naciones como lo
hacía anteriormente:
- Rev. 20:3

F UT U R O
El Diablo es liberado,
recupera el control de
las naciones que
organizan el ataque
final contra los santos
- Rev. 20:7-9

El ataque fracasa, los


malvados y el Dragón
son destruidos para
siempre - Rev. 20:10

Esquemas y Diagramas 379


ESQUEMAS Y DIAGRAMAS

VIEJOS CONCEPTOS QUE SE VAN:

• El 1914 no marca el comienzo del “día del Señor”


y por lo tanto ni siquiera del llamado “tiempo del
fin”;

• Babilonia la grande no representa el sistema


mundial de la falsa religión;

• La bestia salvaje no simboliza el sistema político


mundial actual, y mucho menos la ONU.

• Har Magedón no es una batalla, ni una guerra


de destrucción masiva que se librará en el futuro
cercano;

• No hay distintas esperanzas o premios de


diferentes tipos que separan a los cristianos en
diferentes clases.

380 Revelación
ESQUEMAS Y DIAGRAMAS

NUEVOS CONCEPTOS QUE SE INTRODUCEN:

• Solo los últimos tres capítulos de Revelación se


refieren a nuestro futuro, el resto se cumplió en el
primer siglo EC

• La gran muchedumbre está en el cielo y es parte


integral de los 144.000;

• Satanás el Diablo ha sido simbólicamente


encadenado a partir desde el primer siglo;

• Los “mil años” representan un período de


milenios que comenzó en el primer siglo EC y aún
no ha terminado;

• El Reino de Dios permitirá que la humanidad


disfrute de bendiciones tanto espirituales como
materiales.

Esquemas y Diagramas 381


No comercial (No comercial - NC): está permitido copiar, distribuir,
mostrar y modificar la obra y los trabajos derivados, pero solo para fines
no comerciales.

Comparte de la misma manera (Share Alike - SA): la distribución de


trabajos derivados se permite solo con la misma licencia que la obra
original.

Todas las imágenes reproducidas, a menos que se indique lo contrario, son


de dominio público o son creadas por el propio autor.

382 Revelación
383
Revelación 1:3
Feliz es el que lee en voz
alta, y los que oyen, las
palabras de esta pro-
fecía, y que observan las
cosas que se han escrito
en ella; porque el tiempo
señalado está cerca.

Revelación 22:7
Y, ¡mira!, vengo pronto.
Feliz es cualquiera que
observa las palabras de
la profecía de este
rollo.”

De parte de un autor que


ha preferido permanecer en
el anonimato, dedicado a
todos aquellos que, a pesar
del vacío dejado por las
religiones tradicionales, no
han perdido su fe en Dios y
en las profecías.

en la portada:
384
Revelation 11: 19, 12: 1-6 (P47): The Book of Revelation Revelación
c. AD250-300
© The Trustees of the Chester Beatty Library, Dublin

También podría gustarte