Está en la página 1de 5

También conocida como brain gym o gimnasia mental, es una técnica que abarca 26 ejercicios

que combinan estrategias físicas y mentales para un mejor rendimiento del cerebro, generando
nuevas conexiones entre las neuronas, mejorando así el equilibrio y el aprendizaje, a través del
uso de ambos hemisferios cerebrales.

Creada por el doctor norteamericano Paul Dennison en los años 60; propone mejorar la
atención, concentración, habilidades, la lectura y escritura, entre otras, a través de la resolución
de problemas, rompecabezas y ejercicios cerebrales que pueden ser realizados en cualquier
momento y lugar y por cualquier persona.

Por otra parte, es también conocida como neuróbica, definida así por los científicos
neurobiólogos Lawrence Katz y Manning Rubin, se afirma que con una serie de ejercicios
neuróbicos se puede estimular el cerebro e incluso llegar a retardar su envejecimiento.

El éxito de la gimnasia cerebral

Está en que se basa en la combinación de ambos hemisferios cerebrales, ya que, generalmente


nuestro cerebro suele asignar tareas a un hemisferio específico, actuando unilateralmente,
recibiendo datos, pero no procesándolos, lo que puede puede generar bloqueos mentales.

Para ésto, conviene realizar una gama de ejercicios mentales que combinen las actividades
mente/cuerpo para lograr el equilibrio, como por ejemplo, realizar actividades cotidianas de una
forma distinta a la que estamos acostumbrados, hacer uso de nuestra mano no dominante,
como escribir, abrir la pasta de dientes, enjabonarnos al bañarnos, tomar el teléfono, abrir las
puertas, entre otros.

Autores explican la importancia que el cerebro posee para una conjunción con el cuerpo, ya que
todas las emociones, sensaciones y pensamientos, si bien sabemos, están altamente vinculadas
con la mente, pero a su vez, también lo están con el cuerpo. Afirman que el aprendizaje se
encuentra tanto en la cabeza como en el cuerpo.

Bajo este principio de la mente y el cuerpo

A través de la práctica de estos ejercicios mentales, se pueden obtener algunos resultados como:
mejora del aprendizaje, incremento de la creatividad y de la concentración mental, aumenta la
memoria, estimula y activa el trabajo del cerebro y las neuronas, mejora en la resolución de
problemas, entre otros; y lo más importante: presenta una guía de ejercicios para mantener el
cerebro en forma.

La gimnasia cerebral es entonces, un conjunto de herramientas basada en ejercicios físicos y


mentales que ayudan al funcionamiento efectivo del cerebro a través del uso de ambos
hemisferios. Mejorando nuestras capacidades de memoria, salud mental, creatividad, entre
otros beneficios.

Los ejercicios de brain gym pueden ser realizados por cualquier persona a partir de los 5 años de
edad aproximadamente, hasta cualquier edad. Incluso pueden ser realizados por personas con
“discapacidades” sin ninguna distinción.

Solíamos creer que el ejercicio es una actividad exclusiva para el cuerpo, sin embargo, estudios
en el campo de la kinesiología (ciencia que estudia el movimiento muscular), en conjunto con la
psicología y la neurología, han demostrado que el cerebro también puede ser ejercitado a través
de distintos movimientos estratégicos que benefician su funcionamiento global. A esto se le
conoce como gimnasia cerebral o “brain gym”.

¿Gimnasia cerebral?

La gimnasia cerebral, de manera más específica, es un conjunto o serie de ejercicios cuyo


objetivo principal es estimular y desarrollar las habilidades y capacidades cerebrales,
potenciando y acelerando el proceso de aprendizaje. Además apoya y nutre las destrezas e
inteligencias innatas del ser humano.

El término fue desarrollado a mediados de los años 70, por el sociólogo Paul Dennison, tras vivir
ciertas experiencias en las que sus pacientes acudían a él, para solucionar problemas de
aprendizaje, expresión, concentración, entre otros más.

A causa de esto, Denninson se dedicó a crear un método basado en el principio de que nuestro
cuerpo y mente constituyen un todo, y que funcionan de manera interdependiente e
inseparable. Es entonces, que desarrolló una serie de ejercicios coordinados, cuyo objetivo es
activar los sentidos y facilitar la integración y asimilación de nuevos conocimientos. Así, como
lograr un mejor rendimiento de nuestro cerebro.

A través de dichos movimientos, se dio cuenta que podía unir los dos hemisferios cerebrales,
tanto el derecho, como el izquierdo; y así provocar un mayor nivel de concentración, creatividad
y mejorar las habilidades motrices.

Específicamente, la gimnasia cerebral consta de una serie de 26 movimientos corporales o


ejercicios básicos que se pueden hacer diariamente, si es que desea obtener mejores beneficios
a nivel neurológico. Hoy en día, se ha expandido al punto de estar presente en al menos 80
países del mundo.

¿Qué otros beneficios tiene?

En sus inicios, la gimnasia cerebral fue creada para ayudar a los niños y adultos que presentaban
una dificultad de aprendizaje, como la dislexia, dispraxia, déficit de atención, hiperactividad y
problemas de la memoria. Actualmente, se utiliza para mejorar el funcionamiento y calidad de
vida de todas las personas de cualquier edad, así como en las organizaciones, con el fin de
potenciar la unión, el trabajo en equipo, la creatividad y la motivación.

Por otra parte, desarrolla las neuronas, las mantiene activas y receptivas, lo que propicia una
mayor efectividad en su conexión. Esto da pie a la mejora en las habilidades laborales, la
concentración y la focalización. Facilita una mayor coordinación física y equilibrio, además
incrementa las habilidades de comunicación y desarrollo lingüístico, el desarrollo personal y el
manejo del estrés y las emociones.

TIPS EXTRA

Los expertos aconsejan que antes, durante y después de estos ejercicios, debemos hidratarnos.
El agua en este caso, funciona como conductor de energía, pues nuestro organismo, durante el
día se ve afectado por el estrés, provocando que las neuronas pierdan electricidad y se
deshidraten. Esto, a su vez, causa una deficiente absorción de la información, por lo que
aprendemos poco.

¿Para qué sirve la gimnasia cerebral?

¡COMPÁRTELO!
Conseguir un aprendizaje integral es la meta de todo estudiante, esto es posible a través de la
conjunción del cuerpo y la mente, la gimnasia cerebral te explica cómo.

Ejercita tu mente

La gimnasia cerebral es un compendio de ejercicios encaminados a estimular y desarrollar las


capacidades cerebrales, permite por medio de movimientos y respiración, conectarse con las
emociones, que a su vez facilita la elaboración de redes nerviosas mismas que se capitalizan en
una mejor asimilación del aprendizaje.

Esta técnica no sólo acelera el aprendizaje, sino que contribuye a mantener alerta nuestros
sentidos y nos da mejor capacidad de respuesta en la resolución de problemas, gracias a las
redes neuronales, nuestra mente es más asertiva en los procesos cognitivos, convirtiendo el
aprendizaje en un proceso autónomo lejano del condicionamiento o dependencia intelectual.

El concepto del aprendizaje acelerado bajo la perspectiva de la estimulación cerebral, está


basado en el principio del movimiento, esto apela a que el potencial del sistema mente-cuerpo,
revitaliza la plasticidad neuronal al favorecer las funciones cognitivas de los dos hemisferios del
cerebro, creando constantemente nuevas redes neuronales.

Desde el origen de nuestra vida, las células nerviosas se encuentran desordenadas, la


experiencia, sensaciones y estímulos físicos, hacen que se agrupen y categoricen gracias a la
capacidad de plasticidad de nuestro sistema nervioso; la gimnasia cerebral logra reorganizar este
proceso para que mente y cuerpo trabajen en conjunto.

La práctica constante fortalece ambos hemisferios, por ende su interacción con el mundo que lo
rodea es más espontánea y eficaz, ya que ha desarrollado que su cuerpo responda a los
requerimientos de su mente y viceversa. Esta estimulación es integral, es decir, involucra cada
músculo del cuerpo.

La escritora Luz María Ibarra en su libro “Aprende mejor con Gimnasia cerebral” propone una
serie de 25 ejercicios para potencializar el aprendizaje, vincula la información de los 5 sentidos
con ejercicio físico, el propósito es corregir los movimientos sensomotoros, contribuir a la
coordinación ocular-auditiva y disminuir el estrés.

Este método trabaja con las emociones, propone un ejercicio particular para cada estado de
ánimo, favorece también las conexiones eléctricas de la médula espinal y la oxigenación
cerebral. Es conveniente ser incluyentes en cuanto a técnicas o auxiliares del aprendizaje existan,
los resultados se reflejarán siempre con constancia y paciencia.