Está en la página 1de 4

Cappeletti hace alusión a la metafísica de Aristóteles nombrando los diferentes

grados que el filósofo utiliza para definir nuestros procesos cognitivos, ubicándolo
entre escalas y diferenciándolos entre inferiores y superiores. Son seis los grados
del conocimiento. Calificándolos de menor a mayor tenemos: 1) sensación, 2)
memoria, 3) experiencia, 4) concepto universal, 5) arte, 6) ciencia.

1) La sensación: es un movimiento cualitativo en donde se distingue las partes


sensibles del objeto sin asimilar su materia (de lo que está compuesto). La
apreciación se hace a través de los sentidos. Es un “chispazo” que recibe el
sujeto. Según Aristóteles todos los animales están dotados de sensación pero
no de todos los sentidos. La sensación da paso a la memoria.

2) La memoria: en este grado, el hombre como animal se va diferenciando de


muchos otros por la capacidad que tiene de re-producir imágenes antes dadas
por la sensación. Recordando el pasado damos paso al aprendizaje.

3) La experiencia: con la acumulación de las imágenes almacenadas en la


memoria damos paso a la experiencia, formando un saber particular pero
concreto. Cappeletti afirma que estos tres grados son comunes entre hombres
y animales, teniendo en cuenta que existen animales capaces de tener
experiencias. A partir de aquí ocurre algo interesante, se pasa del saber
particular hacia una búsqueda por lo universal

4) Concepto universal: se termina de situar todos los campos de la experiencia


para unirlos en vía a un concepto universal y general, que sólo puede ser
logrado según Aristóteles por el entendimiento y la poética (acción creadora)

5) El arte: de muchas experiencias unificadas por el entendimiento nace el arte.


El arte ocupa la penúltima escala del grado aristotélico ya que este trasciende
lo singular. Sin embargo, Cappelletti menciona, como en muchos casos la
experiencia es más útil que el arte, puesto que es capaz de acertar a menudo en
la vida cotidiana, pero en cuestiones epistemológicas, al artista al conocer las
causas (esencial para Aristóteles) se sitúa en un peldaño superior, ya que estos
conocen el por qué y manejan bien el ámbito de la causalidad. Este grado se
encarga de dos tipos de artes: las útiles, que van destinadas para el beneficio
de algo y para satisfacer una necesidad, y las artes no útiles, aquellas
destinadas al placer, capaces de lograr un sentimiento espiritual.

6) La ciencia: el ultimo y por lo tanto superior peldaño viene seguido de las


artes, en especial de las arte inútiles, este se caracteriza por ser más inútil aún,
es decir, no satisface necesidades materiales ni estéticas ni goces sino el saber
por el saber mismo. En este último grado, por supuesto, se ubica la filosofía.

División del conocimiento intelectual


1) Conocimiento práctico: hace referencia a la ciencia normativa, aquellas que
por su calidad de normas involucran el libre albedrío del hombre, estás son,
política, ética, lógica, etc.
2) Conocimiento poético: prevalece la satisfacción de necesidades, ya sean
materiales o espirituales, haciendo una distinción entre arte utilitaria y arte no-
utilitaria. Las dos se denominan técnica puesto que se centran en el crear y en
el hacer.
3) Conocimiento teórico: es la ciencia en sí, el último peldaño y por lo tanto la
más inútil, aquella que se centra en el saber por el saber mismo: (física,
matemática, filosofía)

Mímesis
Este concepto alude a la imitación de la naturaleza. Los artistas hacen uso de la
mímesis para crear, por lo tanto el arte es “creación”. La imitación no excluye la
creación puesto que el artista creará conceptos universales que tendrán el poder de
trascender, ubicando la esencia y la naturaleza de lo imitado. Así pues, por medio
de la imitación deformará o arreglará, y esto será la creación. Más allá de la
realidad, el artista representa mitos que son origen de su imaginación, es lo que
2
llamamos la utopía. En este caso, el término no puede entenderse meramente como
una copia.
La mímesis que el artista y el poeta realizan va ligada al placer que le causa hacerlo.
A través de la imitación aprendemos y es tanto el conocimiento como la práctica lo
que da origen al goce del ser humano. El desarrollo de esta cualidad, así como el
arte de improvisar fue lo que permitió el desarrollo del arte poético.

Arte, poesía y tragedia


Entre las artes, Aristóteles se ocupó en especial de la poesía, escribiendo sobre su
teoría e historia en un libro hoy perdido llamado “De poetis”. Referente a los
géneros poéticos, el filósofo escribe en “La poética” sobre la epopeya y la tragedia,
también se sabe que estudió la comedia en un segundo libro extraviado.
Se establece en la poética una superioridad artística entre la tragedia, la epopeya y
la comedia, colocando como superior a la primera. Ésta tiene una grandeza de
pensamiento y sentimiento que no poseen las demás por no tener un carácter noble
y digno. Considerando que Aristóteles la define con una característica peculiar y
con cualidades humanas y artísticas que tienen su base en la acción y no en la
narración (como en la epopeya). Además, Cappelletti menciona sobre un prestigio
metafísico presente en la tragedia que purifica pasiones como el temor y la
compasión. Esto se puede vincular en conceptos como “la catarsis”

3
4