Está en la página 1de 2

CPDS CONVERGENCIA PARA LA DEMOCRACIA SOCIAL DE GUINEA ECUATORIAL

Calle Tres de Agosto N° 72, 2°-1ª Apdo. 441 Malabo – Guinea Ecuatorial. Tel/Fax: +240 333092013
E-mail: cpdsge@hotmail.com; cpds-ge@yahoo.es; web: www.cpdsge.org

Órgano: Consejo Nacional

Referencia: CN/ 031 - 06/19 – Anécdotas del CN

NOTA INFORMATIVA
Anécdotas del consejo nacional de CPDS

El Consejo Nacional ordinario de CPDS se desarrolló en Bata los pasados días 15 y 16


de junio.
Esta importante reunión política de CPDS tuvo dos grandes particularidades, y dos
anécdotas.
La primera particularidad es que se celebra inmediatamente después del secuestro
en Chad de Andrés Esono Ondo, Secretario General del partido, detenido en aquel
país a petición expresa de las autoridades de Guinea Ecuatorial que transmitieron a
las chadianas la falsa información de que Andrés iba a comprar armas y municiones,
y reclutar mercenarios para cometer un golpe de estado en Guinea Ecuatorial con
financiación extranjera y contando con la complicidad del principal opositor de
aquel país. Tras 12 días de minuciosa investigación, los chadianos se dieron cuenta
de que todo era falso, que el gobierno guineano les había mentido, presentaron las
excusas del gobierno de Chad a Esono Ondo y le dejaron libre.
La segunda particularidad de este Consejo Nacional fue que participaba en él, en
representación del Partido Socialista Obrero Español, Antonio Gutiérrez Limones,
miembro del Comité Federal del PSOE y senador socialista por Sevilla.
El primer día fue dedicado principalmente a debates sobre los populismos, sobre las
transiciones de la dictadura a la democracia (los casos de Guinea Ecuatorial y España
sirvieron de referencia), y las relaciones políticas con los partidos políticos
hermanos, principalmente con el PSOE.
El segundo día se dedicó a la valoración de la acción del propio partido en diferentes
ámbitos y al análisis y debate sobre las políticas públicas del gobierno guineano,
fundamentalmente.
La primera anécdota se produjo el primer día, cuando se presentó la televisión
nacional, conducida por FF Coy, para filmar los trabajos de nuestra reunión política.
¡¡El colmo!! Esta misma televisión que, no hace ni siquiera un mes, al servicio
exclusivo de la dictadura, ha estado insultando y machacando con extraordinaria
virulencia a CPDS y a Andrés Esono Ondo, linchándolo ante una población
desinformada, tratándolo de terrorista, de traidor a la patria y demás lindezas. Sí,
esta televisión al servicio exclusivo del PDGE que se dedica a difundir todo tipo de
mentiras, de falsas acusaciones y montajes contra la disidencia y, concretamente,
contra CPDS y su Secretario General. Esta misma TV que, cada vez que ha filmado un
acto de CPDS nunca lo ha transmitido fielmente y que, cuando ha entrevistado a
algún dirigente del partido, han puesto en su boca las falsedades que el régimen les
ordenaba, lejos de las declaraciones del propio entrevistado. Sencillamente, se le
pidió a FF COY y a su equipo que tomasen la puerta, porque no eran los bienvenidos
a nuestra reunión, ya que solo obedecían las órdenes de la dictadura.
La segunda anécdota se supo una vez terminada la reunión. El vehículo que el
partido había alquilado para los desplazamientos del senador español y del
Secretario General de CPDS, y que llevaba matrícula de la provincia Wele Nzas, la
matrícula de la gente del poder, estuvo bajo vigilancia en todo momento por los
agentes del régimen del Señor Obiang. Tan pronto como regresaron a Malabo el
senador español y el Secretario General, el tal Leandro Ndong, inspector de tráfico
en Bata y notorio miembro de la seguridad, y su equipo, identificaron al propietario
del vehículo mediante los archivos de Tráfico para increparlo y amenazarlo por dejar
alquilado su vehículo a la oposición y, consecuentemente, despedirlo de cualquier
puesto de responsabilidad que pudiera estar ocupando. Son las maneras del
régimen del Presidente Obiang: la amenaza y la intimidación. Pero se encontraron
con que el vehículo pertenecía a un miembro de CPDS, insensible a sus amenazas.
Entonces se interesaron por los desplazamientos del senador y pretendieron que el
vehículo había estado realizando otras actividades, sin precisar cuáles, y que,
además, había otro blanco al que no conocían, refiriéndose al canciller del
Consulado General de España en Bata que había acudido a acoger al senador al
aeropuerto de Bata y con el que este compartió unos momentos durante su estancia
en Bata. Al final, el compañero propietario del vehículo les pidió que se fuesen a
inventar sus historias a otra parte. Quedamos pues a la espera de nuevos cuentos
fabricados.