Está en la página 1de 4

Modelo Atómico de Thomson

JOSEPH JOHN THOMSON.18 de diciembre de 1856 – 27 de julio de 1844


Sir Joseph John Thomson fue un científico británico que descubrió la primera
partícula subatómica, el electrón. J.J. Thomson descubrió partículas cargadas
negativamente mediante un experimento de tubo de rayos catódicos en el año 1897.
Como consecuencia de este descubrimiento, y
considerando que aún no se tenía evidencia del núcleo
de átomo, Thomson pensó que los electrones se
encontraban inmersos en una sustancia de carga positiva
que contrarrestaba la carga negativa de los electrones, ya
que los átomos tienen carga neutral. Algo semejante a
tener una gelatina con pasas flotando adentro. Por este
motivo a su modelo atómico se le conoció como el modelo
del pudín con pasas.
En este modelo, Thompson aún llamaba a los electrones
corpúsculos y consideraba que estaban dispuesto en forma no aleatoria, en anillos
giratorios, sin embargo, la parte positiva permanecía en forma indefinida.
Este modelo creado en 1904, nunca tuvo una aceptación académica generalizada
y fue rápidamente descartado cuando en 1909 Geiger y Marsden hicieron el
experimento de la lámina de oro.
En este experimento, estos científicos, también residentes de la universidad de
Manchester y discípulos de Ernst Rutherford, hicieron pasar un haz de partículas
alfa de Helio, a través de una lámina de oro. Las partículas alfa son iones de un
elemento, o sea, núcleos sin electrones y por lo tanto con carga positiva.
El resultado fue que este haz se dispersaba al pasar por la lámina de oro, lo que
hacía concluir que debía haber un núcleo con fuerte carga positiva que desviaba el
haz. En el modelo atómico de Thomson, la carga positiva estaba distribuida en la
“gelatina” que contenía los electrones por lo que un haz de iones debería pasar a
través del átomo en ese modelo.
El descubrimiento del electrón también contravenía a una parte del modelo atómico
de Dalton que consideraba que el átomo era indivisible, lo que impulsó a Thompson
en pensar en el modelo del “pudín de ciruelas”.
Características del modelo atómico de Thomson.
1. Un átomo se asemeja a una esfera con materia de carga positiva y con
electrones (partículas cargadas negativamente) presentes dentro de la esfera.
2. La carga positiva y negativa es igual en magnitud y, por lo tanto, un átomo no
tiene carga en su conjunto y es eléctricamente neutro.
3. Para tener átomos con carga neutra, los electrones deberían estar inmersos en
una sustancia con carga positiva.
4. Aunque no era parte explícita del modelo, este modelo no tenía núcleo atómico.
Al crear este modelo, Thomson abandonó su hipótesis anterior de “átomo nebular”
en la que los átomos estaban compuestos de vórtices inmateriales. Como científico
consumado, Thomson creó su modelo atómico en basado en las evidencias
experimentales conocidas en su tiempo.
A pesar de que el modelo atómico de Thomson era inexacto, sentó las bases para
los modelos posteriores más exitosos. Incluso, condujo a experimentos que pese a
que demostraron su inexactitud, llevaron a nuevas conclusiones.
Limitaciones y Errores del modelo atómico de Thomson.
El modelo atómico de Thomson no pudo explicar cómo se mantiene la carga en los
electrones dentro del átomo. Tampoco pudo explicar la estabilidad de un átomo.
La teoría no mencionó nada sobre el núcleo del átomo.
Los protones y los neutrones aún no eran descubiertos y Thomson un científico
serio se basó principalmente en crear una explicación con los elementos
científicamente probados en la época.
Fue rápidamente descartado por los experimentos de la lámina de oro.
En este experimento se demostró que debería existir algo dentro del átomo con una
fuerte carga positiva y mayor masa, el núcleo.
Impacto del Modelo de Thomson.
Pese a sus deficiencias y su breve vida, el modelo del “Pudín con pasas” representó
un paso importante en el desarrollo de la teoría atómica ya que incorporó partículas
subatómicas y nuevos descubrimientos, como la existencia del electrón, e introdujo
la noción del átomo como una masa no inerte y divisible. A partir de este modelo,
los científicos supusieron que los átomos estaban compuestos de unidades más
pequeñas, y que los átomos interactuaban entre sí a través de muchas fuerzas
diferentes.
Modelo Atómico de Rutherford
ERNEST RUTHERFORD. Vivió desde: 20 de agosto de 1871 – 19 de octubre de
1937.
Después del modelo de Thomson que consideraba que los electrones se
encontraban en un medio de carga positiva, dos ayudantes de Rutherford, Geiger y
Marsden, realizaron en 1909 un estudio conocido como “el experimento de la hoja
de oro”, el cual demostró que el modelo del “pudín con pasas” de Thomson estaba
equivocado ya que mostraron que el átomo tenía una estructura con una fuerte
carga positiva.
Este experimento, diseñado y supervisado por Rutherford, condujo a conclusiones
que terminaron en el modelo atómico de Rutherford presentado en 1911.
El Experimento de la Hoja de Oro.
Esta serie de experimentos fueron realizados entre 1909 y 1913 en los laboratorios
de física de la Universidad de Manchester por un par de científicos, Hans Geiger y
Ernest Marsden, colaboradores de Ernest Rutherford y bajo la supervisión del
mismo.
La importancia de estos experimentos radica en el hecho que sus resultados y
conclusiones condujeron a un nuevo y revolucionario modelo atómico.
El experimento consistía en
bombardear con partículas alfa una
lamina delgada de oro de 100 nm de
espesor. Las partículas alfa eran
iones, o sea átomos sin electrones
por lo que solamente tenían
protones y neutrones y en
consecuencia una carga positiva. Si
el modelo de Thomson era correcto,
las partículas alfa atravesarían los
átomos de oro en línea recta.
Para estudiar la deflexión causada a
las partículas alfa, colocó un filtro
fluorescente de sulfuro de zinc
alrededor de la fina lámina de oro donde pudieron observar que aunque algunas
partículas atravesaban los átomos de oro en línea recta, pero otras eran desviadas
en direcciones aleatorias.
Conclusiones del Experimento
Los modelos atómicos anteriores consideraban que la carga positiva estaba
distribuida uniformemente en el átomo, lo cual haría fácil atravesarla dado que su
carga no sería tan fuerte en un punto determinado.
Los resultados inesperados del experimento, hicieron concluir a Rutherford que el
átomo tenía un centro con una fuerte carga positiva que cuando una partícula alfa
intentaba pasar era rechazada por esta estructura central.
Considerando la cantidad de partículas reflejadas y las que no lo eran, pudo
determinar el tamaño de ese núcleo comparado con la órbita de los electrones a su
alrededor y también pudo concluir que la mayor parte del espacio de un átomo está
vacío.
Adicionalmente, algunas de las partículas
alfa fueron desviadas por la lámina de oro en
ángulos muy pequeños, y por lo tanto pudo
concluir que la carga positiva en un átomo no
está uniformemente distribuida. La carga
positiva en un átomo se concentra en un
volumen muy pequeño.
Finalmente, como muy pocas de las
partículas alfa se desviaron hacia atrás, es
decir, como si hubieran rebotado pudo
deducir que el volumen ocupado por las
partículas cargadas positivamente en un
átomo es muy pequeño en comparación con
el volumen total de un átomo.
En consecuencia de todos estos interesantes descubrimientos, fue evidente para
Rutherford que el modelo atómico como se conocía estaba erróneo por lo que creó
uno nuevo con las siguientes consideraciones:
Principios básicos del modelo atómico de Rutherford.
1. Las partículas con carga positiva se encuentran en un volumen muy pequeño
comparado con el tamaño del átomo.
2. La mayor parte de la masa del átomo se encuentra en ese pequeño volumen
central. Rutherford no lo llamó “núcleo” en sus papales iniciales pero lo hizo a
partir de 1912.
3. Los electrones con carga eléctrica negativa, giran alrededor del núcleo.
4. Los electrones gira a altas velocidades alrededor del núcleo y en trayectorias
circulares a las que llamó órbitas.
5. Tanto los electrones cargados negativamente como el núcleo con carga positiva
se mantienen unidos por una fuerza de atracción electrostática.
Aceptación del Modelo Atómico de Rutherford.
Este modelo tuvo gran aceptación en la comunidad
científica y vislumbró un panorama de un átomo con
varias partículas subatómicas. Científicos
posteriores pudieron determinar el número de
electrones o número atómico de cada elemento.
Culturalmente, pese a todos los nuevos
descubrimientos, el modelo tipo planetario de
Rutherford-Bohr es el que sigue en la mente de la
mayoría de la gente y es aún la forma más sencilla
de explicar el funcionamiento de un átomo, con un
núcleo de protones y neutrones y electrones en
órbitas girando alrededor.
Limitaciones y Errores en el modelo de Rutherford.
Aunque el modelo atómico de Rutherford fue un gran avance en la física, no era
perfecto ni completo, de hecho de acuerdo a las leyes de Newton era algo imposible
y tampoco explicaba un aspecto importante de las leyes de Maxwell. Este modelo
no pudo explicar ciertas cosas como:
No tenía una explicación de cómo se mantenían unidas un grupo de cargas positivas
en el núcleo. Según la teoría eléctrica, las cargas positivas se deberían repeler. Sin
embargo, el núcleo era la unión de varios Protones.
Otra contradicción de este modelo fue hacia las leyes fundamentales de la
electrodinámica, ya que al considerar que los electrones con carga negativa giran
alrededor del núcleo, según las leyes de Maxwell, deberían emitir radiación
electromagnética. Esta radiación consumiría energía que haría que los electrones
colapsaran con el núcleo. Por lo tanto, no podía explicar la estabilidad del átomo.
Consideraciones adicionales del Modelo de Rutherford.
Aunque el modelo atómico se Rutherford fue rápidamente sustituido por el modelo
de Bohr que resolvía algunos de los problemas anteriores, el nuevo concepto fue
realmente revolucionario y el principio de una nueva era de estudio del átomo y sus
posibilidades por lo que se le considera el padre de la física nuclear.