Está en la página 1de 5

23 de abril - Día Mundial del Libro

“Un buen libro es capaz de quedarse en nosotros,


como se quedan las personas que amamos”,
María Teresa Andruetto

Desde 1926, cada 23 de abril se celebra en todo el mundo el día del libro, declarado por
la Conferencia General de la Unesco y ampliado a “Día Mundial del Libro y del
Derecho de Autor” desde 1995.

Esta fecha nos invita a reflexionar sobre el lugar que los libros tienen en nuestras vidas
y en las trayectorias escolares de cada alumno, docente y bibliotecario, y en cómo la
lectura y los libros hacen a la construcción de lectores.

Desde el Plan Provincial de Lectura y Escritura creemos, como manifiesta Graciela


Montes en La gran ocasión. La escuela como sociedad de lectur”, que la escuela puede
ser “la gran ocasión” para la lectura y para el encuentro de los lectores con los libros.
Según afirma la autora: “Los lectores no se encuentran con los textos en el vacío, sino -
siempre- en situaciones históricas concretas, en determinado lugar y determinada hora
del día, en determinado momento de su historia personal, en ciertas circunstancias,
mediando ciertos vínculos”.

Cada uno posee una serie de libros que constituyen su camino lector, que si no ha
comenzado antes puede comenzar en la escuela y seguir ampliándose en otras etapas de
la vida. La escritora Laura Devetach, en su libro La construcción del camino lector se
pregunta: “¿Tenemos conciencia de los textos que llevamos dentro?” y agrega: “cada
uno de nosotros fue construyendo una textoteca interna armada con palabras, canciones,
historias, dichos, poemas, piezas del imaginario individual, familiar y colectivo.
Textotecas internas que movilizan y afloran cuando se relacionan entre sí. A la manera
de las retahílas infantiles, podemos decir que en cada persona hay muchos textos, que la
unión de los textos de muchas personas arman los textos de una familia, una región, de
un país”.

En la escuela, en la biblioteca escolar, en el aula, en el patio, puede empezar el camino


lector de cada alumno y puede generarse el encuentro con los libros.

La fecha se presenta como una buena oportunidad para hablar de libros y conversar
sobre lecturas; mirar libros, tocarlos, elegirlos y por supuesto leerlos; investigar la
biblioteca, recorrerla con ojos nuevos, reparando en los libros que hay, en cómo están
ordenados; una oportunidad también para trabajar a partir del deseo y hacer una lista de
libros que les gustaría tener en la biblioteca del aula.

La fecha entonces como excusa, pero sobre todo como oportunidad: para instalar la
conversación en torno a los libros y realizar acciones que los tengan como
protagonistas.
El escritor Daniel Pennac en su libro Como una novela, dice que un libro “es un objeto
contundente y es un bloque de eternidad” y agrega que cuando enseñamos todo sobre el
libro “le abrimos un formidable apetito lector”.

Por su parte, María Teresa Andruetto en La lectura, otra revolución, sostiene: “En el
acto de leer, un libro se repliega en su condición de objeto que tiene dueño para
convertirse en un ser vivo, capaz de interrogarnos, perturbarnos y enseñarnos a mirar
zonas aún no comprendidas de nosotros mismos. En esa diversidad de experiencias, en
esa multiplicidad de sentidos en la que los libros nos sumergen, está su riqueza” y
agrega que no cree en los libros ni en la literatura fuera de los lectores: “para que un
libro sea para un chico o un adulto, no un objeto inerte, sino ese artefacto que
interroga/que interpela/que ahonda en nuestra viva condición, debe ese chico o ese
adulto convertirse en un lector. Y ahí, donde hay un lector, hubo antes otros lectores,
una familia, un maestro, un bibliotecario, una escuela, otro o unos otros que tendieron
puentes”.

Desde dónde abordarlo

Contarnos a través de los libros. Propuestas que invitan a narrar, leer y contar
historias

- Realizar entrevistas a docentes, padres y madres, abuelos y escribir sus biografías


lectoras.

- Compartir con los alumnos la lectura de un libro (o un fragmento del mismo) que se
leyó en la infancia o adolescencia. Contarles por qué es significativo ese libro, qué
recuerdos les trae de su vida, quién se los acercó o se los leía.

- Realizar un “paseo lector” por la comunidad del barrio al que pertenece la escuela:
salir con libros y visitar comercios, vecinos, las plazas cercanas y otros sitios donde se
puedan abrir los libros en páginas seleccionadas previamente por los alumnos y leer
breves fragmentos o estrofas de poesías.

- Exponer libros de la biblioteca de la escuela en diferentes espacios, agruparlos según


diversos criterios: por género, por un elemento en común, libros que hablan de libros,
mostrar los más pedidos en la biblioteca, los menos pedidos para darlos a conocer, entre
otros.

- Promover un intercambio de libros entre alumnos, incluyendo una pequeña nota acerca
de por qué se recomienda el libro.

-Compartir “Mi libro favorito”: cada alumno trae un libro y cuenta de qué se trata y por
qué es su favorito.

-Realizar grabaciones audiovisuales con recomendaciones literarias (se pueden ver


videos de Booktubers para tomar ideas).

-Investigar sobre la historia del libro a través del tiempo, antes y después de la aparición
de la imprenta, indagar acerca del libro hoy en relación a la tecnología y los modos de
leer. El libro Los libros no fueron siempre así, de editorial Iamiqué puede ser una
interesante apertura al tema.

-Elaborar pequeños libros con los alumnos donde se puede incluir una poesía o
fragmentos seleccionados, un breve texto informativo sobre el día del libro, otros datos
como la historia del libro. Entregar a los vecinos (o a quien se considere) esos libros
artesanales.

-Realizar una exposición de libros antiguos, libros álbumes, libros objeto, libros pop up,
libro de artista.

-Realizar lecturas en libros digitales.

-Crear espacios de lectura en los recreos.

-Leer libros que hablen de libros. Compartimos tres opciones, entre muchas otras que
podrán encontrar.
Desde el Plan Provincial de Lectura y Escritura (PPLyE), invitamos a que compartan las
experiencias realizadas. Pueden escribir a: consultasplanlecturaba@gmail.com
Bibliografía citada:

Andruetto, María Teresa, La lectura, otra revolución, Buenos Aires, Argentina, Fondo
de Cultura Económica, 2015

Devetach, Laura, La construcción del camino lector, Córdoba, Argentina, Editorial


Comunicarte, 2008

Glasman, Gabriel e Lotersztain, Ileana, Los libros no fueron siempre así, Buenos Aires,
Ediciones Iamiqué, 2011

Montes, Graciela, La gran ocasión. La escuela como sociedad de lectura, Buenos Aires,
Argentina, Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología, 2006

Pennac, Daniel, Como una novela, Bogotá, Colombia, Grupo Editorial Norma, 2006