Está en la página 1de 9

¿CÓMO SE RELACIONA LA DIDÁCTICA DEL DOCENTE DE LENGUAJE CON LA

AUSENCIA DE LECTORES Y CON EL BAJO NIVEL DE COMPRENSIÓN DE LOS NIÑOS

Y JÓVENES?

MARTÍNEZ MEDINA LUDIBIA

CORPORACIÓN UNIVERSITARIA DEL CARIBE


DIDÁCTICA DE LA LECTOESCRITURA

LICENCIATURA BASICA CON ENFASIS EN HUMANIDADES

E IDIOMA EXTRANJERO INGLES

GRANADA - META
¿CÓMO SE RELACIONA LA DIDÁCTICA DEL DOCENTE DE LENGUAJE CON LA

AUSENCIA DE LECTORES Y CON EL BAJO NIVEL DE COMPRENSIÓN DE LOS NIÑOS

Y JÓVENES?

MARTÍNEZ MEDINA LUDIBIA


Especialista en Informática y telemática

Especialista en Gestión ambiental

CARLOS FREDY BENALCÁZAR

CORPORACIÓN UNIVERSITARIA DEL CARIBE


DIDÁCTICA DE LA LECTOESCRITURA

LICENCIATURA BASICA CON ENFASIS EN HUMANIDADES

E IDIOMA EXTRANJERO INGLES

GRANADA – META
CONTENIDO

INTRODUCCIÓN.........................................................................................................................3

LA DIDÁCTICA DEL DOCENTE DEL ÁREA DE LENGUAJE AFECTA

DIRECTAMENTE EL INTERÉS POR LA LECTURA Y EL NIVEL DE COMPRENSIÓN

QUE LOS NIÑOS Y JÓVENES MANIFIESTAN......................................................................5

CONCLUSIONES.........................................................................................................................8
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS.........................................................................................9

Trabajos citados...........................................................................................................................9
INTRODUCCIÓN

Durante varios años de experiencia pedagógica, he podido evidenciar la manera cómo los

niños y niñas aprenden a leer y a escribir. He visto como el libro de “Nacho Lee” ha sido el

compañero inseparable de maestros y estudiantes en el transcurso del grado primero. Pero

siempre me he hecho la misma pregunta: ¿Será que los niños y niñas además de aprender a leer y

escribir, desarrollan el gusto por leer y aún más, me pregunto si la manera de enseñar silabeando

ayuda al estudiante a leer con fluidez para comprender con facilidad lo que lee?

Adicionalmente, ciertos docentes piensan que cada vez que el estudiante lee, debe ser

ejecutado con una serie de preguntas con el fin de verificar “si comprendió” lo que leyó. Todo

esto da cuenta de unas metodologías y estrategias que bien podríamos decir son medianamente

obsoletas, sobre todo, si el acto de leer y comprender se torna aburrido para el estudiante.

Es aquí donde puedo afirmar que, La didáctica del docente del área de lenguaje afecta

directamente el interés por la lectura y el nivel de comprensión que los niños y jóvenes

manifiestan. Por lo que a mayor motivación en el aula de clase hacia estos aprendizajes, mayor

será el impacto ocasionado en el sentido de la lectura y comprensión.


La didáctica del docente del área de lenguaje afecta directamente el interés por la lectura y
el nivel de comprensión que los niños y jóvenes manifiestan

JOSETTE JOLIBERT afirma que aprender a leer es enfrentarse directamente a un texto, por

ello, los estudiantes son quienes deben generar preguntas hacia el texto leído para facilitar la

construcción del significado. Sin embargo este proceso debe ser orientado por el docente, a

través de diferentes estrategias que motiven al estudiante a participar activamente de esta

construcción.

“Leer es interrogar un texto, es decir construir activamente un significado, en

función de sus necesidades y sus proyectos, a partir de diferentes claves, de

distinta naturaleza, y de estrategias pertinentes para articularlas. No se trata de un

educador haciendo “preguntas de comprensión” sobre un texto, son los niños que

“interrogan” a un texto para elaborar su significado.

Entonces, aprender a leer es aprender a enfrentar directamente un texto (sin

prerrequisitos), siempre que uno lo necesita, y enseñar a leer es: 1º, hacer

experimentar y 2º, hacer explicitar las claves y las estrategias, de tal manera

que, automatizándolas, cada niño sea capaz de administrar por sí mismo su tarea

de lectura”. (JOLIBERT, Lectura y Vida, 2013)

Por lo tanto, el docente debe proporcionar al estudiante el espacio adecuado, para que éste

elabore un significado apropiado acerca de lo que lee. Es decir que el docente no debe ser más

ese personaje que hace las mismas preguntas después de que el niño lee. Por el contrario diseña
estrategias y planes encaminados a sumergir a sus estudiantes en la historia leída, lo cual

facilitará su comprensión.

Así mismo nos encontramos con el pensamiento de AMANDO LÓPEZ VALERO,

EDUARDO ENCABO FERNÁNDEZ y CARMELO MORENO MUÑOZ de la Universidad de

Murcia; en su documento “Didáctica de la Lengua y la Literatura: La utopía necesaria para el

bienestar personal”, quienes afirman la necesidad de innovar en lo referente a estrategias de

enseñanza en el área de lenguaje, manifestando que la calidad de los aprendizajes dependerá

directamente del interés y la motivación que las clases genere en los estudiantes. Es decir a más

motivación, mayor aprendizaje.

“Y en lo que respecta a leer, se hace poco y sin buena comprensión, mientras

que escribir es una losa para las personas porque como consecuencia de una

deficiente lectura encuentran el referente retroalimentador para llevar a buen fin

esta habilidad lingüística…

Desde la Educación y, más concretamente, desde la Didáctica de la Lengua y la

Literatura hay que lograr que los procesos formativos se transformen y lleguen a

ser algo motivador para las personas que se hallan inmersas en los procesos de

enseñanza y aprendizaje” (LOPEZ VALERO, ENCABO FERNÁNDEZ, &

MORENO MUÑOZ)

A pesar de que cada día en nuestro rol de docentes, se nos presenta nuevas oportunidades de

hacer cosas diferentes en las aulas de clase, se alcanza a vislumbrar a muchos colegas que

continúan enseñando de la misma manera que alguna vez hicieron con nosotros, aunque sepan
plenamente que esto no les ha dado resultados significativos a lo largo de su carrera profesional.

Y si relacionamos esta situación con la importancia del proceso lector, nos encontraremos a unos

estudiantes desmotivados, que no decodifican correctamente y mucho menos comprenden lo que

han leído por medio de sílabas. Es hora ya de dar un paso agigantado y darle otra cara a la

enseñanza del lenguaje, toda vez que nos enfrentamos a una de las áreas básicas para el adecuado

desarrollo de las habilidades comunicativas de los estudiantes, es hora de motivarles hacia la

lectura y darles las herramientas necesarias y oportunas para que lean comprensivamente, y así

se enamoren de la lectura.
CONCLUSIONES

A partir de lo anterior, puedo concluir que:

 La didáctica del docente de lenguaje se relaciona directamente con el interés, así como

con el desinterés que manifiestan los niños y los jóvenes de leer. Es decir afecta positiva

o negativamente el proceso de lectura, dependiendo de las estrategias y metodología

utilizadas por el docente para su enseñanza aprendizaje.

 Para lograr mayor comprensión de lo que se lee; el estudiante debe sumergirse en la

lectura e interrogar al texto, con el fin de que él mismo pueda construir su significado.

 Como docentes debemos usar diferentes estrategias y medios en el desarrollo de nuestras

clases, especialmente de lenguaje; con el fin de brindar al estudiante más oportunidades

de construir sus propios aprendizajes; de motivar en él la lectura crítica y la

investigación.

 Si el docente es consciente de la gran tarea que tiene de entregar a la sociedad, unos

individuos competentes en sus habilidades comunicativas; seguramente, tendríamos en

nuestra sociedad, unos niños y jóvenes apasionados por la lectura y la escritura.


REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Trabajos citados

JOLIBERT, J. (01 de 2013). Lectura y Vida. Obtenido de www.lecturayvida.fahce.unlp.edu.ar

LOPEZ VALERO, A., ENCABO FERNÁNDEZ, E., & MORENO MUÑOZ, C. (s.f.). Textos de

didáctica de la lengua y la literatura. Obtenido de https://dialnet.unirioja.es>498264