Está en la página 1de 1

Historia de la Danza.

El Ballet de la Cour.

En el siglo XVIII en Francia, durante el reinado de Luis XIV, gran bailarín, cuando los
cortesanos (ballet de cour o ballet de la corte), y los bailarines se hicieron profesionales.
Fue en ese entonces cuando el rey fundo en París, la Academia Nacional de la danza,
siendo la primera escuela profesional de baile, y por esta razón, el lenguaje del ballet
sigue siendo en francés. Luis XIV, monarca absoluto, poseía una especial pasión por la
danza siendo intérprete y montador de espectáculos danzarios. De ahí su empeño por
organizar los diversos aspectos relacionados con este arte

El ballet cortesano o ballet de corte (en francés: ballet de cour) es un género de ballet
que comprende poesía, música vocal e instrumental, coreografía y escenografía, cuyo
nacimiento se sitúa a fines del siglo xvi en la corte de Francia. La estructura de un ballet
de corte del siglo XVII era idéntica a la de una obra dramática, con un planteamiento,
nudo y desenlace. Contaba con una obertura que exponía el tema con un recitado;
después estaban las entrées equivalentes a los actos del teatro que mezclaban canto,
recitado y danza; y por último el Gran Ballet o ballet general, que constituía la apoteosis
final. El espectáculo iba acompañado de una puesta en escena y decorados fastuosos.

El espectáculo era bailado por los miembros de la familia real, los cortesanos y algunos
bailarines profesionales. En el curso de las diversas entrées los intérpretes van bailando
por turno. La última entrée es interpretada por todo el cuerpo de bailarines.

El ballet cortesano era un baile organizado para divertir a la aristocracia con ocasión de
bodas entre reyes, príncipes o nobles. Sus intérpretes eran los nobles y algunos
bailarines aficionados. Su estructura se basaba en la representación de una acción
dramática, basada en distintas temáticas, principalmente proveniente de las mitologías
griega y romana, aunque existieron también frecuentes los ballets burlescos y la
galantería pastoril. El decorado aún se encontraba en la fase ilusionista, a base de
telones pintados o el propio entorno del salón palaciego. En las representaciones que se
lo permitía comenzó tímidamente el uso de ciertas técnicas de la maquinaria escénica,
como es el escenario movible o ‘carro’.

Sonalis Díaz C.I: 825184