Está en la página 1de 5

Capítulo 3: Ética de la religación

El ser humano percibe al prójimo como un yo a la vez diferente a él y semejante a él.

El otro comparte así una identidad común con ese yo al tiempo que conserva su

desemejanza. Cuando aparece más como semejante, lleva en si una potencialidad fraternal.

Y si pasa lo contrario y aparece como desemejante, lleva en si una potencialidad hostil. De

ahí los ritos de encuentro con el prójimo, saludos, apretones de mano, fórmulas de

educación, etc. Practicados para atraer su benevolencia o desarmar su hostilidad.

Cuando el otro aparece como un extraño y la alteridad puede más que la similitud, el

otro aparece sobre todo como extraño a nuestra identidad individual, incluso a nuestra

identidad étnica o nacional. Se puede ver afectado por una “extrañeza inquietante” que

disipa en nosotros el sentimiento de identidad común.

Se le excluye la identidad humana de la persona cuando la mente esta cegada por la

cólera, el odio o el desprecio. En cambio la simpatía, la amistad, el afecto y el amor,

intensifican el sentimiento de identidad común

El ser humano lleva en sí un doble “dispositivo lógico”

 Egocéntrico: El rechazo del prójimo fuera de la identidad común

 Altruista: La inclusión del prójimo en un nosotros, es una ética de religación que pide

mantener la apertura al prójimo, salvaguardar el sentimiento de identidad común,

fortalecer y tonificar la comprensión del prójimo.

El imperativo de religación

El diablo es el separador. Está en cada uno de nosotros puesto que somos

individuos separados unos de otros. La disyunción sin religación, permite el mal; el bien

es religación en la separación. El exceso de separación se verifica cuando ya no hay

religación. El exceso de religación es perverso entre humanos uando no es compensado

por la comunidad y la solidaridad, la amistad y el amor.


Nuestra civilización separa más que religa. Tenemos escasez de religación, y esta

se ha convertido en una necesidad vital; no es solamente complementaria al

individualismo, es también la respuesta a las inquietudes, incertidumbres y angustias de

la vida individual. Necesitamos fuerzas que nos sostengan y religuen, ya que estamos

en una aventura desconocida. La religación es un imperativo ético primordial, que

manda a los otros imperativos relativos al prójimo, a la comunidad, a la sociedad, a la

humanidad.

La exclusión de la exclusión: el “reconocimiento”

La ética para el prójimo nos pide pues en primer lugar no rechazar al prójimo fuera

de la humanidad. La ética para el prójimo se opone a todas las puestas en cuarentena

por un grupo, en fin, a todo el desprecio que excluye al prójimo de la especie humana.

La ofensa, el desprecio, el odio excluyen: excluir la exclusión requiere aversión hacia

la ofensa, odio al odio, desprecio al desprecio. La ética para el prójimo debe comprender

la necesidad fundamental de cada ser humano de ser reconocido como sujeto humano

por otro sujeto humano.

El respeto al prójimo: la cortesía

La cortesía y la civilidad son los signos de reconocimiento del prójimo como persona,

manifiestan respeto e interés hacia su persona. Tejen una red de cordialidad.

Desactivan la hostilidad potencial.

Los estragos de la incivilidad, propios de las grandes aglomeraciones, son

progresiones de la barbarie interior.

La ética de la tolerancia

Esta constituye un rechazo de lo que no es conforme a nuestras ideas y

creencia. La ética de la tolerancia se opone a la purificación ética. Existen 3

tolerancias:
 1ra tolerancia: Respeta el derecho del prójimo a expresarse, incluso de una

manera que nos parezca innoble. Esto es evitar que impongamos nuestra propia

concepción de lo noble para prohibir una palabra.

 2da tolerancia: Es inseparable de la opción democrática. Ordena a cada cual

respetar la expresión de ideas opuestas de las propias, ya que se busca nutrirse

de opiniones diversas y antagonistas.

 3ra tolerancia: En la idea antagonista a la nuestra hay una verdad incluida, y es

esta verdad lo que hay que tolerar.

La tolerancia al negarse a la intimidación, a la prohibición, al anatema, da la

primacía al argumento, al razonamiento, a la demostración.

La tolerancia es tanto más fácil para el indiferente y el cínico, cuanto es difícil

para aquel que posee una convicción. La tolerancia comporta sufrimiento, el

sufrimiento de tolerar la expresión de ideas indignantes sin indignarse.

La ética de la libertad

Si la libertad se reconoce por la posibilidad mental de examinar y formular las

elecciones, posibilidad exterior de ejercer una elección.

La ética de fidelidad a la amistad

La amistad no es solamente una relación afectiva de vinculación, de

complicidad; la amistad verdadera fraterniza y establece un vínculo ético cuasi

sagrado entre amigos.

La amistad parte de afinidades subjetivas o llega a afinidades subjetivas que

son transpoliticas, transclasistas, transétnicas y transraciales. La cualidad de la

persona está por sobre la cualidad de sus ideas u opiniones. El amigo es un

hermano de elección. La ética de la fraternidad juega de manera intensiva y concreta

en la amistad. Ante una situación desgarradora se puede llamar al sacrificio de la


amistad, nunca a la traición de un amigo. Puto el que lee y re Macri el que siga

leyendo.

La ética del amor

El amor es la experiencia fundamental que religa a los seres humanos, nos

expansiona religándonos.

En el amor se corre el riesgo de ser captado por el principio egocéntrico de

exclusión, que se apropia del ser amado de manera exclusiva, y lo encierra en una

posesividad celosa.

El amor verdadero considera al ser amado como igual y libre. Hay pues

mucho mal-amor, no solamente en las sociedades en las que persiste la sumisión de

las mujeres a la autoridad masculina, sino también en nuestra civilización

individualizada en la que los dos egocentrismos pueden desgarra el amor y

entredesgarrarse.

Nuestro mundo sufre insuficiencia de amor, pero sufre también de cegueras

de amor, perversiones del amor, envilecimientos de amor que degeneran en odio,

ilusiones de amor y amor por las ilusiones.

No se puede resolver todo con o por el amor. En lo más intenso de cualquier

pasión, incluida la pasión del amor, hay que mantener vigilia de la razón. Pero no

hay razón pura, y de la razón debe estar también animada por la pasión. En lo más

frio de la razón, necesitamos pasión, es decir amor.

Y cabe recalcar que, por el módico precio de $5840 (IVA no incluido), puede

llevar su juego de sartenes Eternity Lux, la grasa se pega menos que machirulo

deconstruido, gracias a su antiadherente fabricado con saliva de mono aullador de 6

meses de edad, y con un mango hecho de piel de negro original* y cuenta con 3

colores diferentes: Amarillo (pelo de turra), Marron (como el que entregas) y verde
(como el viejo de educacional). No se pierda esta oportunidad única, con esto en su

cocina podrá cocinar como siempre lo quiso y hacer esos feos risottos con leche!

LLAME YA!!!!!al 0261-0303-TUVIEJA.