Está en la página 1de 2

Fosfolípido

Figura 1.

Figura 2.

Figura 3.

Los fosfolípidos son un tipo de lípidos iónicos, compuestos por un glicerol, al que se le unen dos ácidos grasos
(1,2-diacilglicerol) y un grupo fosfato. El grupo fosfato se une mediante un enlace fosfodiéster a otro grupo de
átomos, que frecuentemente contienen nitrógeno, como colina, serina o etanolamina y muchas veces posee una
carga eléctrica. Todas las membranas activas de las células poseen una capa doble de fosfolípidos.

Los fosfolípidos más conocidos son la fosfatidiletanolamina, fosfatidilinositol, ácido fosfatídico, fosfatidilcolina
y fosfatidilserina. Los fosfolípidos también están presentes en la lecitina en un 50% aproximadamente.

Estructura y organización

En la figura 2 se puede observar la estructura básica de un fosfolípido.


En la figura 3 se muestra la autoorganización de los fosfolípidos. Guiados por fuerzas hidrofílicas e hidrofóbicas,
las colas impolares de los fosfolípidos (U) tienden a juntarse, formando una doble capa lipídica (1) o una micela
(2). Las cabezas polares (P) se dirigen hacia el medio acuoso.

Funciones de los fosfolípidos

Componente estructural de la membrana celular: El carácter anfipático de los fosfolípidos les permite su
autoasociación a través de interacciones hidrofóbicas entre las porciones de ácido graso de cadena larga de
moléculas adyacentes de tal forma que las cabezas polares se proyectan fuera, hacia el agua donde pueden
interaccionar con las moléculas proteicas y la cola apolar se proyecta hacia el interior de la bicapa lipídica.

Activación de enzimas: Los fosfolípidos participan como segundos mensajeros en la transmisión de señales al
interior de la célula como el diacilglicerol o la fosfatidilcolina que activa a la betahidroxibutirato deshidrogenasa
que es una enzima mitocondrial.

Componentes del surfactante pulmonar: El funcionamiento normal del pulmón requiere del aporte constante
de un fosfolípido poco común denominado dipalmitoílfosfatidilcolina.

Este fosfolípido tensoactivo es producido por las células epiteliales del tipo II e impide la atelectasia al final de la
fase de espiración de la respiración.

Componente detergente de la bilis: Los fosfolípidos, y sobre todo la fosfatidilcolina de la bilis, solubilizan el
colesterol. Una disminución en la producción de fosfolípido y de su secreción a la bilis provoca la formación de
cálculos biliares de colesterol y pigmentos biliares.

Síntesis de sustancias de señalización celular: El fosfatidinol y la fosfatidilcolina actúan como donadores de


ácido araquidónico para la síntesis de prostaglandinas, tromboxanos, leucotrienos y compuestos relacionados.