Está en la página 1de 3

PAZ Y SALUD

La salud y la paz son realidades interrelacionadas e interdependientes en la vida


de las personas y de la sociedad. Ambas tienen diversos significados
implicaciones y órdenes de determinación en los campos individual y colectiva, y
ambas son tareas siempre en construcción.

Por lo tanto, la salud y la paz son muy entones. Puesto que la primera tiene que
ver con el bien-estar y bien-vivir de las personas, tanto en su individualidad como
en sus relaciones con los demás y con la naturaleza; la paz, por su parte, ha sido
considerada como la convivencia tranquila de las personas en sociedades que
garanticen los derechos, la justicia y la libertad, por lo tanto se puede decir que la
salud a las personas es lo que es la paz a la sociedad.

Por otra parte, en Colombia se ha impedido la configuración y la vivienda de una


sociedad en paz, puesto a un régimen y una práctica política excluyentes, y un
sistema económico contrario a la equidad.

Puede decirse que, a nivel interno, varias generaciones de colombianos/as no


conocemos un país en paz. Eso explica que la acepción dominante de la paz
todavía sea la de no guerra. Y en salud seguimos lejos de un sistema que haga
amable la vida y menos dolorosa la enfermedad. Por el contrario, sigue vigente un
modelo excluyente, mercantilizado, deshumanizado e inequitativo, contrario por
tanto a la realización del derecho y al disfrute tranquilo, que es la paz.

Por lo tanto no tiene eficacia entonces los derechos de la vida y la paz, ni tenemos
una vivencia nacional de lo mucho que significa y aporta la asociación salud-paz.

No obstante, una concepción y unas prácticas renovadas sobre la salud pueden


contribuir a mejorar la vida y la convivencia en el país. La representación de la
salud como derecho, la superación del espacio de las enfermedades y aperturas al
bien-vivir, la revalorización de la vida ante la banalización de la muerte, el
reconocimiento efectivo de los diferentes órdenes de determinación del bienestar
humano, y la recuperación de las dimensiones ambientales y del necesario
equilibrio de la vida humana en el conjunto de la vida en el planeta, constituyen
gérmenes de otra mirada y nuevos frentes de acción en salud.

Ahora bien, el sistema de salud, es decir, la manera como la sociedad a través del
estado garantiza el derecho a la salud y organiza, presta y financia las diferentes
servicios de salud que requerimos todos, es una pieza clave en la construcción de
una sociedad tranquila y equitativa, es decir en paz.

El sector salud debe ser una especie de fermento y motor para la discusión y la
búsqueda de respuestas innovadoras a las necesidades de salud de la población y
a la garantía del respectivo derecho. Hay que tener en cuenta tanto el permanente
desarrollo científico-tecnológico como el ordenamiento jurídico-legal de la salud,
las políticas intersectoriales que hagan posible la alimentación y la educación
adecuadas, la vivienda y el trabajo dignos y e modelo de prestación de servicios,
prevención de las enfermedades y promoción de la vida tranquila.

Por otra parte, Colombia está viviendo un momento de gran importancia política e
histórica. En la agenda pública se propone la confirmación por la sociedad delo
acordado en la habana, para negociar el cese de hostilidades con unos de los
grupos insurgentes más notorios de planeta.

Desde la salud pública, hemos estado en permanente compromiso con la paz,


pues además de ser un derecho fundamental, es unos requisitos para el logro de
metas de bienestar y no pueden existir niveles de salud satisfactorios si sobre las
poblaciones dependen de amenazas y agresiones. La paz, entendido no solo
como la dejación de armas y el cese de enfrentamientos armados, es una
condición para el logro de la salud, tal como la a planteado la OMS

"No se trata simplemente de incorporar al curriculum una o varias disciplinas de


las llamadas ciencias sociales o de las consideradas humanísticas, sino de
abordar los problemas concretos de salud-enfermedad con una óptica integradora
y por lo tanto interdisciplinaria"

En primer lugar, porque la paz y la salud son dos realidades diferentes, pero muy
cercanas entre sí. La salud tiene que ver con estar-bien, con vivir-bien, con que lo
atiendan a uno adecuadamente cuando se enferma, con estar tranquilo frente al
riesgo de enfermarse e, inclusive, de morirse. Y la paz es eso mismo, pero no sólo
para las personas sino para toda la sociedad. La paz, lo enseñaron en Roma hace
más de 2.000 años, es el disfrute tranquilo de la libertad y —agregaríamos hoy—
no sólo de la libertad, sino de todos los derechos. La salud es a las personas lo
que la paz a la sociedad. Ambas tienen que ver con la tranquilidad. Son
interdependientes, es decir: sin la una no puede darse la otra.

Opiniones

Arlys cuadrado

Mi opinión es que la salud es a las personas lo que la paz a la humanidad puesto


que ambas tienen que ver con la tranquilidad. Son interdependientes, es decir, sin
la una no puede darse la otra.
Yuris Méndez

En mi opinión sólo la paz es el camino para construir una sociedad más justa y
solidaria. Porque sin hubiera más paz en el mundo no habría tanta injusticia,
habría más salud.

Kerlys Simanca

En mi opinión muchas veces las enfermedades vienen de forma brusca y resulta


muy difícil tratarlas; por si acaso, es mejor intentar prevenirlas mejorando nuestra
salud general.

Vanesa Uribe

Yo opino que una vida saludable y en paz es lo mejor que podemos ofrendar a
nuestro organismo.

Intereses relacionados