Está en la página 1de 1

Graciela nos habla en el lugar de la palabra, que el trabajo del psicólogo es ir desenredando, como

si fuera una bola de estambre, el discurso que nos da el entrevistado. No podemos contestar nada
de lo que se nos dice, desde lo obvio, “nada de la subjetividad es obvio” (rahman, )

Se trata de trabajar desde la primera palabra del discurso para ver cómo se relaciona a lo largo de
toda la entrevista.

Debemos tener en cuenta la parte subjetiva del entrevistado, es lo que nos dara el material para
poder trabajar, el psicoanálisis es precisamente quien trabaja con esta parte, lo subjetivo alude,
“la relación que un sujeto mantiene con la ley y el deseo” (Rahman) la ley de la que nos habla aquí
Margarita Rahman es la principal ley que nos da el ingreso a la cultura, la de la prohibición del
incesto. Es por ello que dice relación del deseo con la ley, como existe esta ley hay deseos que nos
provocan mucha angustia, porque si se llegaran a cumplir, se rompería esta ley.

Para poder dar una explicación a estas cuestiones, el psicólogo tiene que escuchar y después,
como dice Margarita “pensar desde el lugar del otro, desde la deferencia” si pensamos desde
nuestro lugar, implican muchas cosas, que harían que el discurso quede distorsionado, como
podrían ser mis costumbres, mis juicios de valor,

Relación inconsciente-lenguaje, una palara por otra, lapsus, equivocos, el inconsciente emerge en
el discurso,

“Trabajar en lo individual, mas allá de lo colectivo, lo colectivo tiene varios planos: el orden
simbólico representado por el lenguaje en tanto campo transindividual por excelencia, las
instituciones, que constituyen el campo normativo y el territorio de la intersubjetividad, de la
grupalidad. Estos planos son fundantes y sostén de la singularidad, es decir, de los procesos de
diferenciación e individuación.”

Retoma el trabajo que hace la UAM, en interesarse en la subjetividad implicados en ciertas


manifestaciones psicosociales, como mitos, el pensamiento mágico, el arte y la religión.