Está en la página 1de 3

La expansión europea – CHAUNU, Pierre.

El descubrimiento en fase B. Las islas y África.

1. La peste de 1348

La peste de 1348 eliminó una parte importante de la población europea, sin embargo existieron
algunas partes como Milán, algunas ciudades de Flandes y el sur de Polonia. Esta crisis puso de
manifiesto la crisis que se estaba viviendo en el siglo XIV, y fue una toma de conciencia por parte
de las personas.

El fenómeno tiene su relación con la gran oleada de frío y humedad que se desencadenó en la
primera mitad del siglo XIV. En el mismo 1348 se desarrollo un invierno muy frío y lluvioso, y
algunos viajeros que ya incubaban la peste bubónica transformaron a esta en la ya conocida peste
negra. El frío, la humedad, cansancio en los suelos que generaba irregularidad en la producción,
por lo tanto mala alimentación. Este conjunto de elementos fue suficiente para generar ese
instrumento de muerte. La población se estancó, y en la Península una parte del territorio
conquistado recientemente comenzó a cubrirse de bosque, lo que equivaldría a una extensión de
las distancias.

Sin embargo, la Península estaba preparada para enfrentar los problemas planteados en el siglo
XIV. La peste se mostraba como una extensión de la Reconquista. El reflujo demográfico del siglo
XIV unió en España el final de la Reconquista y el principio de los grandes descubrimientos.

2. Las razones del privilegio ibérico

El primero de los elementos que situaba a la Península como la región privilegiada para la
expansión era el del cambio reconquistador, pero existen otros:

a) La proximidad de Italia: Las colonias italianas estaban avanzadas en materia de comercio,


el origen de las técnicas de capitalismo comercial que luego sería adjudicadas por Holanda
e Inglaterra, en la primera mitad del siglo XVII.
b) El Cantábrico: El mar cantábrico aportaba la tradición de la pesca del bacalao, una
actividad económica esencial, era la más ruda pero al mismo tiempo la que más escuelas
de navegación generó.
c) Los marinos cantábricos en la Reconquista: La Reconquista se extendió hacia el sur de la
Península, con las conquistas de Córdoba en 1236 y Sevilla en 1248. La posibilidad de
utilizar el río que cruza Sevilla para proseguir con el sitio de la ciudad fue de suma
importancia para la formación de grupos navales capacitados. La flota sitiadora estaba en
manos de Ramón Bonifaz.
d) Los marinos portugueses: Las industrias de la pesca y la sal, fueron de suma importancia
para el desarrollo de la experiencia de navegación. Además la potencia naval portuguesa
ya estaba de manifiesto durante la Reconquista y a lo largo de la guerra de los Cien Años.
La vocación marítima de Portugal estaba consolidada antes que la de España y esta ligera
ventaja se manifestó durante las primeras etapas del descubrimiento.
e) El atlántico del paralelo 40: Gran parte de los privilegios ibéricos son relacionados con
cuestiones geográficas. Entre los grados 41-42 latitud Norte, transcurre la costa
privilegiada. En él se encuentra el punto de llegada y el punto de salida: allí se ubica la raíz
del viento alisio, en verano, sube hasta la altura de Lisboa. Estos vientos se dirigen al
suroeste, hacia las costas de Guinea o América. La navegación portuguesa estaba basado
en algunas maniobras que se fueron originando entre los siglos XV y XVI, basadas en lazos
sucesivos y superpuestos: la Volta simple de Guinea, la Volta doble de Angola y de la ruta
del Cabo. La amplia Volta de Colón.
Sumado a las cuestiones geográficas debe añadirse los elementos técnicos de momento
que fijaron el punto de partida.

3. Los horizontes geográficos

a) El hallazgo de los archipiélagos: El descubrimientos de las islas ubicadas en las


cercanías del continente, significaron el inicio de la expansión marítima, siendo estos
descubrimientos el inicio de la navegación profunda. Entre 1340-1420 se descubrieron
los archipiélagos atlánticos de Canarias, Madera, Azores y dio comienzo su
colonización. En medio de ello, la toma de Ceuta y el franqueo del cabo Bojador en
1434. Los mercaderes de la burguesía portuguesa habían ingresado a los consejos
teniendo injerencia en las direcciones que tomaría el reino en los próximos años, es
por ello que a partir de los años ’40 y aun más acentuado en el ’60, el móvil de la
expansión portuguesa fue la búsqueda del preste Juan y la esperanza de encontrar la
ruta de las especias.
b) La localización: el descubrimiento: El descubrimiento de las islas se debió, como ya se
dijo, gracias al ensanchamiento de las expediciones portuguesas. Además gracias a los
aportes de la brújula, al mayor tonelaje de los navíos y al volumen acrecentado de las
mercancías en respuesta a las exigencias del crecimiento económico, todo ello
permitía alejarse de las costas.
c) El Magreb, Ceuta (1415): Ceuta será el punto de partida para el largo descenso sobre
las costas africanas. En cuanto a la región del Magreb debe entenderse su importancia
desde el punto de vista económico: El Magreb era exportador de cereales, y
justamente Portugal estaba falto de trigo, no obstante, lo que interesaba más a los
lusitanos era el oro que provenía de Sudán y abundaba en los puertos del Magreb.
d) La sal, el oro, el cobre: Estos tres materiales son los pilares donde recae la economía
del Magreb. Las salinas tenían una extensión bastante importante en el Magreb,
donde los hombres trabajaban en condiciones atroces con herramientas sumamente
primitivas, además de llevar a cabo su trabajo en las zonas desérticas subáridas. Con el
cobre la situación no cambiaba demasiado, los africanos eran conocedores del manejo
de este material pero no era así en el control de la metalurgia. Finalmente el oro,
extraído también con técnicas primitivas, se llevaba la vida de varios negros africanos.
4. Las condiciones económicas

a)