Está en la página 1de 47

EL IRREVERENTE EVANGELIO DE, LA

PUTERIA
Con Ética

Janet W. Hardy and Dossie Easton

Ft.Intelecto Rebelde
PRIMERA PARTE
Quien es un puto o una puta con Ética?

Hay muchos que sueñan con tener una vida donde la amistad, el amor
y el sexo existen en abundancia. Algunos creen que una vida así es
imposible, y se conforman con tener menos de lo que quieren,
sintiéndose siempre un poquito solos, un poquito frustrados. Otros
tratan de conseguir esa vida que sueñan, pero las presiones de la
sociedad, y sus propias emociones, se interponen en el camino, y
deciden mejor dejar que sus sueños no pasen de ser pura fantasía. Sin
embargo, hay algunos que persisten, y descubren que ser una persona
abiertamente amorosa, intima, y sexual con más de una persona a la
vez, no es solo posible, sino que mucho más gratificante de lo que
jamás imaginaron.

Hay muchos que han triunfado en este arte del “amor libre” a través
de los siglos, en su mayoría silenciosamente, sin atraer mucho
fanatismo. En este libro, compartiremos con ustedes las técnicas y los
ideales que ellos han empleado para poder triunfar.

Quien es un puto/a con ética? Yo soy; nosotros los que trabajamos en


este libro lo somos. Hay muchos, muchos más allá de nosotros que
también los son, y quizás tú también seas uno. Si eres de los que
sueñan con libertad, con intimidad profunda y caliente, con abundancia
de amigos, flirteos y afecto, de seguir tus deseos y ver a donde te
llevan, entonces este libro es para ti.

ii
@Intelectorebelde2018

Porque elegimos este Título?

Quizás hayas intuido ya que algunos de los términos que hemos


empleado en este libro no tienen el mismo significado que
acostumbras escuchar; después de todo qué clase de personas
seriamos si nos orgulleciéramos en llamarnos “putos,” en el sentido
tradicional de la palabra. Y no solo putos, sino putos que insisten en
ser reconocidos como personas con ética.

En la mayoría del mundo, el término “puta” es un término


inmensamente ofensivo, que describe a una mujer sexualmente voraz,
sin vergüenza y poco selectiva. Interesantemente, términos análogos
empleados para describir a un hombre promiscuo son generalmente
términos que gozan de aprobación y que generan envidia. Si
preguntaras sobre los morales de un hombre, seguro te hablaran de su
honestidad, lealtad, integridad y altos principios. Pero cuando
preguntas por los morales de una mujer, seguro que te hablaran sobre

iii
su conducta sexual; con quien tiene relaciones sexuales, con cuantos,
y bajo qué condiciones.

Por ese motivo reclamamos y nos apoderamos de la palabra puta, y le


cambiamos la connotación. Para nosotros, el termino puta es un
término de aprobación, incluso de cariño. Una puta o un puto es una
persona que celebra la sexualidad, que abraza la propuesta radical de
que el sexo es placentero y bueno para ti. Una puta elige. Elige no
tener sexo, o elige tener sexo con un batallón. Una puta puede ser
heterosexual, homosexual, asexual o bisexual; puede ser un activista
radical, o un pacifista subordinado.

iv
El sexo y el amor sexual son fundamentalmente fuerzas para el bien,
actividades con el potencial de fortalecer lazos íntimos, mejorar vidas,
abrir conciencia espiritual, y hasta cambiar el mundo. Creemos que
toda relación íntima, siempre y cuando goce de consentimiento mutuo,
posee estos potenciales, y cada senda erótica que perseguimos a
consciencia propia, puede ser una fuerza positiva y creativa en la vida
individual y comunal.

Las putas (en el sentido de la palabra que acá hemos adoptado)


comparten su sexualidad por el mismo motivo que los filántropos
comparten su dinero: porque tienen mucho para compartir; porque
compartir les alegra la vida; porque compartir hace del mundo un
lugar mejor. Entre más amor y más sexo das, mas amor tienes, y más
amor recibes; es como un milagro donde la avaricia y la generosidad
trabajan mano a mano para proveer más para todo mundo. Imagínate
una vida de abundancia sexual!

Con Respecto a Ti

Quizás tú sueñas con mantener varias relaciones íntimas


simultáneamente y a largo plazo. Quizás tu sueño sea de tener
muchas amistades con o sin derecho. Quizás la idea del sexo genital
no sea de tu interés, pero aun quieras formar una relación calurosa y
amorosa…o dos, o tres. Quizás lo tuyo sea la monogamia, pero un tipo
de monogamia diseñada por ti y tu pareja, de acuerdo a sus propios
deseos, y no el tipo de monogamia que te ha heredado tu sociedad.
Quizás quieras seguir soltero, conectando donde quieras y cuando
quieras, sin alterar fundamentalmente tú independencia. Quizás
quieras ser parte de una pareja que ocasionalmente comparte cama
con algún tercero, o que de vez en cuando se va de vacaciones fuera
de la monogamia. Quizás sueñas con tríos o cuartetos, o algún tipo de
conexión orgásmica. Quizás amas la soledad, pero quieres encontrar

v
formas de satisfacer tus necesidades tu solo, o con la ayuda de algún
amigo o amante ocasional. O quizás solo quieras explorar diferentes
caminos, probar algunas cosas para saber que se siente, y ver si
puedes incorporarlas a tu ocupada e interesante vida.

Todas estas opciones, y cientas mas, son maneras legitimas de ser un


puto con ética. Mientras leas este libro descubrirás que algunas de
nuestras ideas serán buenas para la forma de vida que quieras llevar,
y que algunas no. Quédate con las que te gusten y descarta las
demás. Siempre y cuando tú, y la gente que te importa, estén
creciendo, y cuidándose los unos a los otros y a los que los rodean,
estarás viviendo la puteria con ética y de una manera correcta. No
dejes que la opinión de los demás, de la sociedad, incluso de nosotros,
se interponga entre tú y las cosas que deseas.

Aventureros sexuales

Generalmente, la impresión que tiene el mundo de los “putos” es de


personas bajas, promiscuas, gastadas, inmorales, destructivas, fuera
de control, y que son impulsadas por un tipo de psicología que les
impide formar una relación monógama saludable. Sin embargo
nosotros nos vemos como personas comprometidas con encontrar un
lugar de sanidad con el sexo y las relaciones interpersonales, y con el
cometido de disfrutar del sexo y el amor sexual de todas las maneras
que sean adecuadas para cada uno de nosotros. No se puede saber lo
que te gusta o lo que es adecuado para ti a menos que lo pruebes, por
lo tanto somos generalmente personas curiosas y aventureras. Cuando
vemos a alguien que nos intriga, nos gusta sentirnos libres de poder
responder, y en el transcurso de responder, descubrimos cualquier
cosa que sea especial en esa nueva y fascinante persona. Nos gusta
relacionarnos con diferentes clases de personas, y nos regocijamos en

vi
como nuestras diferencias expanden nuestros horizontes y nos ofrece
nuevas maneras de ser nosotros mismos.

Los putos no somos necesariamente atletas sexuales, aunque muchos


de nosotros entrenamos y practicamos más que la mayoría de las
personas. Valoramos el sexo, no como una forma de batir y establecer
un récord, sino por el placer que nos brinda, y por los buenos
momentos que nos permite pasar con todos aquellos con los cuales
compartimos. Amamos la aventura.

La palabra aventurero es a veces usada con connotación negativa,


sugiriendo que un aventurero es una persona inmadura o inauténtica,
sin motivación de crecer, de madurar, y de conformarse a un estilo de
vida de presunta monogamia. Qué hay de malo en tener aventuras?
Acaso no es posible tener aventuras y a la vez poder comprar una

vii
casa, criar hijos, y hacer los trabajos que son importantes para
nosotros? Claro que es posible. Es más complicado, pero posible.
Mantener un trabajo estable y una vida familiar mientras tratas de
descubrir nuevas personas e ideas no es algo necesariamente fácil,
pero es el estilo de vida que nos gusta; el estilo de vida que nos
mantiene sumergidos, ocupados, y con deseos de vivir.

Una de las cosas más importantes que vivir un estilo de vida sexual
abierto nos enseña es que la forma en que hemos sido pre-
programados respecto al amor, la intimidad y el sexo puede ser re-
escrita; puede ser modificada. Cuando comenzamos a cuestionar todo
lo que nos han dicho sobre cómo debemos de ser podemos comenzar
a editar y reescribir el código que nos han implantado en el cerebro. Al
romper las reglas nos liberamos de ataduras y tomamos el poder y
control sobre nuestra vida.

Odiamos el aburrimiento. Somos gente con deseos de experimentar


todo lo que la vida tiene para ofrecernos, y a la vez compartimos lo

viii
que tenemos generosamente. Somos gente llena de vida; gente que
genera y regala vida.

Sobre el lenguaje que Utiliza este Libro

Has escuchado alguna vez de la palabra poliamor? Es una palabra que


a través de los últimos años ha venido ganando popularidad. Una gran
variedad de gente de todas las razas, géneros y orientación sexual se
han interesado en explorar las posibilidades que ofrecen las relaciones
no-tradicionales. Poliamor es un término que cada día se vuelve más
común, y que seguramente será parte del vocabulario común en los
próximos años.

Escribir un libro sobre sexo de una manera pulcra es algo complicado,


ya que centenares de años de censura nos ha dejado con un
vocabulario escaso para poder expresar ideas; para poder hablar
fluidamente sobre las alegrías, y preocupaciones ocasionales que
encontramos en nuestra vida sexual. El lenguaje que tenemos
disponible generalmente trae consigo acusaciones implícitas. Si la
única manera educada en la que podemos hablar sobre el sexo es
haciendo uso del latín medico (vulva, pene, testículos), será entonces
que solo los doctores podrán hablar de sexo? Será que el sexo se trata
solo de enfermedades? En adición, palabras como pinga, chocha,
singar, coger, y cuca generalmente cargan un sabor de hostilidad y
son usadas para insultar a la gente y su sexualidad. Y hacer uso de
eufemismos hace aparentar que nos avergonzamos de hablar
abiertamente sobre sexo; para decir verdad, generalmente lo estamos.

Para fomentar un lenguaje positivo respecto al sexo, reclamamos


varias palabras que hasta ahora han tenido connotación negativa, y las
limpiamos, usándolas como descriptivos de acciones y cosas positivas.
Para nosotros puta, pinga, tota, y otros términos similares no son ya

ix
vocabulario de insulto; no son palabras que se usaran para denigrar ni
hacer sentir mal a nadie; son términos que simplemente se refieren a
una estructura anatómica; son términos que reclamamos como
términos positivos.

Estamos escribiendo este libro desde un punto de vista sexo-positivo,


con la certidumbre de que estamos trabajando por un mundo más
alegre y más saludable. Somos conscientes de que para mucha gente,
el sexo no ha sido algo positivo. Quizás hayan sido hostigados por la
cultura sexual que los rodea, o por la religión. Quizás hayan sido
víctimas de violencia sexual, o quizás simplemente no sienten ningún
atractivo hacia el sexo genital.

x
Nuestra sincera y profunda visión utópica es que en un futuro cercano,
el sexo, el amor y la intimidad serán completamente libres, y serán
vistos como fuerzas positivas en nuestras vidas, y que cuando esto
suceda será mucho más fácil erradicar los problemas de violación,
vergüenza y opresión sexual. Esperamos que este libro contribuya a
formar un mundo en el cual no te conformes con nada menos que
mucho amor y libertad para tu vida sexual.

El termino poliamor fue inventado en 1992, y nos alegra reportar que


se a filtrado en el vocabulario común y ha sido incorporado al
diccionario. El termino tiene raíces de Latín y Griego, y significa “amar
a muchos.” Muchas putas han adoptado este término para describir su
estilo de vida. Muchas veces es abreviado como “poli,” como quien
diría “soy una persona poli.” Para algunos ser una persona poli
significa estar comprometido en varias relaciones a la misma vez, o

xi
tener un matrimonio múltiple donde más de dos personas están unidos
en matrimonio. El termino se ha filtrado en el lenguaje común de una
manera tan rápida que nos hace pensar que la lengua a estado a la
espera de el por mucho tiempo.

Nos preguntan con frecuencia porque hablamos tanto de sexo. Vemos


el sexo como ese tema incomodo que gravita en el ambiente familiar,
pero que raras veces es abordado abiertamente. En este libro
hablaremos sobre varias formas de amor, y sobre la expresión sexual
de todas ellas.

Pioneros del Poli: Alfred Kinsey y Su institución

Si ves que en este libro sugerimos que acciones tales como el sexo
antes del matrimonio, la masturbación, y la homosexualidad--que aún
son consideradas pecaminosas y pervertidas por muchos--pueden
representar maneras excepcionales de vivir la puteria con ética, y tú
no te sientes perturbado al escucharnos decir eso, es en gran parte
gracias al trabajo del doctor Kinsey y sus colegas.

xii
Kinsey, quien fue criado en un familia patriarcal represiva, estudió
biología especializada en insectos. El eligió esta carrera en contra de
los deseos de su padre, quien era un hombre súper religioso y
autocrático, que quería que Kinsey estudiará ingeniería en vez de
biología.

Antes de haber escrito una sola palabra sobre la sexualidad humana,


Kinsey era considerado uno de los pioneros a nivel mundial en el
estudio de avispas, y había presentado dos monografías al respecto,
además de varios escritos sobre biología y naturaleza, que le
otorgaron mucho reconocimiento en su área de trabajo.

Las investigaciones de Kinsey sobre las prácticas sexuales en Norte


América comenzaron cuando alguien le pidió que formara parte de un

xiii
equipo que enseñaría clases de sexualidad humana en la universidad
de Indiana. Para aquel entonces las investigaciones científicas sobre
las prácticas sexuales de la gente simplemente no existían, y Kinsey
tuvo muchos problemas para poder responder las preguntas de los
alumnos de manera adecuada. Comenzó a investigar para poder
enseñar, y así se fue interesando en el tema.

Sucede que para esa misma época Kinsey se enamoró y se casó con
una estudiante de química llamada Clara McMillan. Los dos llegaron
vírgenes al matrimonio, sin saber desenvolverse en el sexo. Las
dificultades que tuvo que pasar para aprender a disfrutar del sexo le
brindaron motivación adicional para adentrarse más en el tema de las
investigaciones sobre la sexualidad humana. Entrevistó a miles de
Norteamericanos de todas la razas, géneros, y clases sobre sus
actitudes y experiencias sexuales. Consiguió suficiente dinero de
patrocinadores para poder emplear y entrenar más personal, los
cuales no solo le ayudaron en su enorme proyecto, sino que lograron
desarrollarse y llegar a ser grandes investigadores en el área de la
sexualidad humana.

Lograron coleccionar más de 12 mil historias sexuales, con lujo de


detalles, 8 mil de las cuales Kinsey colecto él mismo. Logró hablar con
comunidades minoritarias, miembros de iglesias, gente de pueblitos
pequeños, y mucho más. Presionó para que todos los miembros de
estas comunidades participaran, cosa que los más tímidos y los más
vergonzosos no se quedaran afuera. Las investigaciones de Kinsey y
su equipo, y las conclusiones que sacaron han mantenido su peso a
través de los años y siguen siendo válidas hoy en día.

Cuando el sexo es abordado abiertamente, la gente generalmente se


siente más libre de expresar sus deseos y llevarlos a práctica. Kinsey y
su esposa tuvieron contacto sexual con varios de los investigadores en

xiv
su equipo, y estos a la vez intercambiaban sus parejas entre ellos.
Involucrarse sexualmente con compañeros de trabajo inevitablemente
causo algunos problemas, pero a pesar de los celos y las ocasionales
disputas, los miembros del grupo de Kinsey se mantuvieron como
colegas y amantes hasta que Kinsey murió en 1956.

Hoy en día, más de medio siglo después de su muerte, Kinsey sigue


siendo considerado una figura controversial. Sus libros
Comportamiento sexual en el macho humano (1948), y
Comportamiento sexual en la hembra humana (1953) Vendieron miles
de copias y estremecieron al mundo al dar a conocer la alta frecuencia
de actividades sexuales tales como la masturbación, el sexo antes del

xv
matrimonio, y las conexiones homosexuales de los hombres y las
mujeres. Sin embargo, este importante trabajo fue víctima de la
cacería de brujas comunista de los años 50, que causo la perdida de
patrocinio para el proyecto, e hizo enfermar a Kinsey. Incluso hoy en
día aquellos que se oponen a la libertad sexual de estos tiempos usan
el bisexualismo de Kinsey, sus tendencias no-monógamas y sus gustos
inusuales para tratar de opacar la importancia de sus investigaciones
científicas.

Pero el genio salió ya de la botella y es muy difícil que lo vuelvan a


trancar. La libre diversidad sexual de hoy en día—sexo antes del
matrimonio, homosexualidad, bisexualidad, sadomasoquismo,
poliamor—le debe la vida al trabajo del doctor Kinsey. El y el resto de
su equipo son santos patrones en el ámbito de la puteria con ética; es
gracias a su trabajo que la verdadera variedad de la experiencia sexual
humana salió del closet hacia la luz del día.

@IntelectoRebelde2018

xvi
Parte 2: Mitos y Realidades
Las personas que deciden aventurar por caminos nuevos y explorar
nuevas formas de relaciones interpersonales y nuevos estilos de vida
generalmente encuentran impedimento en las creencias, tanto las
suyas como las de los demás; creencias sobre como debería ser la
sociedad, como deberían de ser las relaciones entre los miembros de
la sociedad, o como debería de manejarse la gente. Son creencias que
calan profundo, y son generalmente erróneas.

A todos nos han enseñado que la única manera correcta de


relacionarse con otro ser humano es por la vía del matrimonio
heterosexual monógamo. Nos han enseñado que la monogamia es la
única vía normal y natural, y si nuestros deseos no caben dentro de
ese estrecho, nos juzgan de carecer de moralidad, de estar
perturbados psicológicamente, de ir contra la naturaleza.

A muchos no nos cuadra este punto de vista; el instinto nos dice que
hay algo erróneo en el. Este ideal de monogamia eterna esta tan
profundamente arraigado en nuestra cultura que es casi invisible.
Operamos bajo el comando de estas creencias a veces sin saber que
las tenemos. Son creencias que todo el tiempo están bajo nuestros
pies; creencias que son el fundamento de lo que asumimos, de
nuestros valores, nuestros deseos, mitos y expectativas. No las
notamos hasta que tropezamos por culpa de ellas.

xvii
Donde comenzaron estas creencias? Muy a menudo son creencias que
evolucionaron para hacerle frente a condiciones de vida que ya no
existen.

@Intelectorebelde2018

Nuestras creencias sobre el matrimonio tradicional remontan a las


épocas pasadas de las culturas agrarias, donde todo lo que te ponías,
usabas o te comías era hecho por tus propias manos y las de los otros
miembros de tu familia. Las familias eran grandes, con generaciones
múltiples viviendo en el mismo lugar, y trabajando la tierra para poder
conseguir todo lo necesario para el diario vivir. El trabajo colectivo en
familia era indispensable para la supervivencia; para que nadie
muriera de hambre. Cuando hablamos de valores familiares
tradicionales es a esto que nos referimos: abuelos, tías, primos,
padres, hermanos, viviendo en el mismo lugar, estructurados y
organizados para poder llevar a cabo el trabajo de poder sobrevivir. El
matrimonio monógamo, más que una cuestión de amor, era una
cuestión de negocio, el negocio de sobrevivir.

Durante la Revolución Industrial, la gente comenzó a mudarse de las


zonas rúlales hacia el creciente sector urbano. La prosperidad de esos
años mejoro la economía de varias familias pobres y la clase media
comenzó a crecer. Es en este periodo cuando comenzó a emerger una
atmosfera de negatividad contra el sexo. Controlar el comportamiento
sexual de la gente paso a ser considerado tema de importancia para la
mayoría, en parte porque el espacio en las zonas urbanas era limitado,
y era necesario establecer control de natalidad. Los doctores y las
figuras religiosas comenzaron a propagar el mito de que la
masturbación no solo era mala para la salud, sino que también
pecaminosa, que esta inocente manera de descargar la tensión sexual
era peligrosa para la sociedad. La práctica de la circuncisión se volvió

xviii
popular, ya que la comunidad médica la recomendaba como técnica
anti-masturbación. Se teorizaba que el trauma del proceso serviría
como estímulo negativo, cosa que los muchachos perderían el

@Intelectorebelde2018

animo de frotarse los genitales. Así fue como poco a poco, cualquier
deseo sexual, incluso el deseo de sexo contigo mismo, se fue
convirtiendo en un secreto vergonzoso.

El psicólogo Nazi Wilhelm Reich teorizaba que la represión sexual era


un elemento esencial para un gobierno autoritario. Decía que si el
gobierno no le imponía al pueblo un sentido de moralidad anti sexual,
este crecería libre de vergüenza, capaz de formular y confiar en su
propia versión de lo que es bueno y lo que es malo. Sería un pueblo
incapaz de marchar a la guerra, y de operar campos de concentración.
En esencia, sería un pueblo incapaz de ser manipulado, y eso no era
conveniente.

Pero por más que queramos opacarla, la naturaleza humana siempre


termina triunfando. Somos criaturas calientes, y entre más la sociedad
trate de reprimir el sexo, mas descabellados serán nuestros
pensamientos y comportamientos sexuales. Prohíbele algo al ser
humano, y el ser humano se las ingeniara para consumirlo. Alcohol,
drogas, música, pornografía, todo ha sido prohibido en alguna etapa
de nuestra historia, y el ser humano ha encontrado la manera de
burlar el sistema.

xix
Hoy en día, los núcleos familiares son solamente de padres e hijos. Las
grandes familias de antaño quedaron atrás. Los tíos, los primos y
abuelos viven en lugares separados. Los niños ya no trabajan en
granjas ni cultivando la tierra, o en el negocio familiar. El matrimonio
ya no es esencial para la supervivencia. Hoy en día nos casamos no
para poder sobrevivir, sino

para establecer conexión emocional, por sexo, por intimidad,


seguridad y confort. La derecha religiosa detesta el hecho que los
divorcios hoy en día son cosa común, pero deberían entender que eso
quizás sea un simple reflejo de que la gente hoy en día puede liberarse
de relaciones dentro de las cuales no son felices; hoy en día nadie
muere de hambre simplemente por divorciarse y tomar su propio
rumbo.

No es lo mismo artefactos culturales que leyes naturales. Las creencias


que tu sociedad trata de inculcarte son artefactos culturales, no leyes
naturales. La naturaleza es maravillosamente diversa, y nos ofrece
posibilidades infinitas. Nos gustaría vivir en un mundo donde los putos
con ética tienen el mismo respeto que la pareja que celebra su 5to
aniversario de casados; una pareja que a fin de cuentas
probablemente no sea monógama.

xx
Estamos construyendo nuevos caminos en nuevos territorios. No
existe ningún plano aprobado por la sociedad de cómo llevar un estilo
de vida sexualmente abierto, así que tendremos que crear el nuestro.
Escribir tu propio plano requiere de mucho esfuerzo, de mucha
honestidad, pero deja sus recompensas. Quizás encuentres un camino
que hoy lo consideres el correcto para ti, pero mañana quieras vivir de
una manera diferente. No hay ningún problema con eso; los seres
humanos somos seres con gustos y deseos dinámicos. Solo los
muertos tienen deseos estables. Escribe tu propio plano, toma tus
propias decisiones, y cambia de parecer cuando lo creas adecuado.

Juzgando a un Puto

Seguramente no es necesario que te digamos que el mundo no ve la


puteria ética como un estilo de vida honorable. La gente, en su
mayoría, no ve con buenos ojos a aquellos que exploran diferentes
maneras de expresar su sexualidad. Si emprendes este camino, seguro
tropezaras con individuos que te juzgaran sin clemencia.

Pero no solo son los demás. También tú. Seguro encontraras muchos
prejuicios en tu mismo cerebro, filtrados en los más profundos recesos
de tu masa pensante. De nuestro punto de vista, estos prejuicios, más
que un reflejo de la personalidad de cualquier individuo, son un reflejo
del carácter de la cultura que los promueve.

Promiscuo

Se usa este adjetivo para reprocharle a una persona el número de


compañeros sexuales que disfruta. De nuestro punto de vista, jamás
se podría decir de alguien que tiene demasiado sexo. Además, en el
sexo, la ética no tiene que ver con moderación o abstinencia. Podría

xxi
alguien afirmar que hay más virtud en tener menos sexo que tener
más sexo? Creemos que no. Medimos la ética de un puto, no por el
número de compañeros sexuales que tenga, sino por el respeto y el
cuidado con que trate a cada uno de ellos.

Inmoral

Nuestra cultura nos enseña que las putas son diabólicas, inmorales, y
destructivas; personas que buscan robarle algo—ya sea dinero, virtud
o valor propio—a sus parejas. Creemos que de alguna manera este
tipo de pensamiento se basa en la idea de que el sexo es una
transacción económica; una moneda que se da a cambio de algo; a
cambio de estabilidad, un anillo de matrimonio o hijos, y que hacer
negocio con cualquier otra persona implica ser deshonesto. Pero un
puto con ética comparte su cuerpo no por intercambio material sino
que por placer.

@Intelectorebelde2018

Pecaminoso

Hay quienes basan su ética en el sentido del bien y el mal que han
heredado de sus padres, de la iglesia, de su cultura; personas que
piensan que ser bueno consiste en obedecer las leyes impuestas por
poderes superiores a ellas. Somos conscientes de que la religión tiene
mucho que ofrecerle a sus seguidores, pero creer que a Dios no le
gusta el sexo seria como creer que Dios te odia. Existe un gran

xxii
número de personas que por pensar de esta manera llevan encima una
carga pesada de vergüenza cuando sus deseos y actividades sexuales
son perfectamente natural.

Nosotros preferimos quedarnos con las creencias de un miembro


devoto de una religión fundamentalista que conocimos una vez. Ella
nos contó que cuando tenía aproximadamente cinco años descubrió los
placeres de la masturbación en el asiento trasero del vehículo de sus
padres, arropada bajo una sábana caliente durante un largo viaje en
familia. Dijo que la experiencia fue tan maravillosa que no pudo
concluir otra cosa más que la existencia de su clítoris era evidencia
positiva de la existencia de Dios.

Patológico

A finales del siglo diecinueve, cuando los estudios científicos del


comportamiento humano comenzaron a ponerse de moda, psicólogos
como el doctor Sigmund Freud trataban de fomentar un ambiente de
más tolerancia hacía las putas. Con este fin, ellos argumentaban que
las putas no eran malas personas sino que personas enfermas, que
sufrían psicopatología no por culpa propia sino por culpa de sus
padres; que fueron sus padres que distorsionaron su sexualidad
durante la niñez, y por lo tanto los causantes de la neurosis que
sufrían las putas en su vida adulta. Argumentaban que siendo ese el
caso, lo correcto no era quemar a las putas como se les quemaba a las
brujas, sino que hospitalizarlas en instituciones psiquiátricas, en un

xxiii
ambiente que, por medio de la represión de la expresión sexual, las
curaría de sus malas tendencias.
Hospitalizar a los adolescentes para curarles de la “enfermedad” de ser
muy sexocentricos, especialmente si atentaban contra las normas
culturales siendo gay o lesbianas, era práctica común a los comienzos
de los años sesenta.
También se hospitalizaba a las adolescentes si los padres intuían que
estas corrían el riesgo de devaluar su valor en el mercado perdiendo
su virginidad antes del matrimonio. La sexualidad femenina siempre se
ha visto como objeto de mercado, que entre más difícil de
conseguir, más alto es su precio. Por lo tanto, una mujer que le gusta
mucho el sexo siempre ha sido considerada una mujer barata. Una
mujer que comparte su sexualidad ampliamente reduce su valor en el
mercado de la carne.

xxiv
Lamentablemente estas no son creencias que han quedado en el ayer.
Hoy en día se habla “adictos” al sexo, implicando que gustar mucho
del sexo es algo patológico. Se critica a los que solo buscan sexo y no
intimidad, a los que no quieren compromisos. Considerar el amor al
sexo una patología sigue siendo el arma que se usa para hacerle
guerra a la libertad sexual en el mundo entero.
Hay Muchos que piensan que la palabra adicción no es apropiada para
describir asuntos de comportamiento sexual. Pero todo mundo parece
estar en acuerdo de que usar el sexo como sustituto para calmar
ciertas necesidades y llenar ciertas carencias puede representar un
problema; por ejemplo, ser una persona de bajo autoestima que
siempre busca del sexo para poder sentirse bien consigo misma. Pero
solo tú mismo puedes decidir si tu comportamiento sexual se ha
tornado en algo tan compulsivo que necesita de modificación. Habrán
grupos, terapistas, vecinos, que te dirán que solo el más conversador
de los comportamientos sexuales es saludable; que todo lo demás
representa un síntoma de enfermedad y adición. Te exhortamos a que
confíes en tus instintos, y que te rodees de gente que te apoye.

Fácil

De donde nacerá esa tendencia de tachar a las personas que disfrutan


del sexo como fáciles? Para empezar, el hecho de que seas una
persona que disfrute su sexualidad no quiere decir que tengas que
acostarte con el primero que se te acerque, de la misma manera que
ser lesbiana no implica que te gusten todas o cualquier mujer. Ser una

xxv
persona sexualmente abierta no implica no saber elegir. Lo que implica
es tener la libertad mental y física de poder disfrutar de alguien si hay
atracción hacia esa persona. Qué hay de virtud en ser una persona
difícil en el sexo? Las cosas que nosotros consideramos importantes, y
que sugerimos que todo mundo trate de alcanzar son las siguientes:
ser una persona independiente económicamente; ser una persona
respetuosa y amable con los demás, y saber cuidar de tu salud. Una
persona independiente económicamente no depende del chisme del
vecino.

Mitos sobre los Putos

El “sentido común” no siempre tiene tanto sentido. Seguro que has


escuchado varias veces a un sinfín de personas usar esta frase: “el
“sentido común” dicta que…o “todo mundo sabe” que….Nuestra opinión
es que el hecho de que la mayoría piense de cierta manera, eso no
quiere decir que sea correcto. No debemos de olvidar las atrocidades
que se han cometido a través de historia simplemente porque
aceptamos el “todo mundo sabe que” sin cuestionarlo críticamente: la
esclavitud africana, el genocidio judío perpetuado por los Nazis, el
genocidio indígena perpetuado por los colonizadores, para mencionar
algunas. Se nos olvidó ya como quemábamos a las “brujas” por sus
supuestos poderes sobrenaturales. Cuales poderes sobrenaturales?
Que brujas? Se nos olvidó como culpábamos a las mujeres si solo
parían hembras y no machos, y como cientos de años después la
ciencia determino que si la criatura nace hembra es culpa de la
genética del hombre? Vamos a seguir permitiendo que nuestras
creencias sigan crucificando a ciertos grupos de personas aun
conociendo los errores atroces que hemos cometido en el pasado?

xxvi
Olvida la historia y volverás a cometer los mismos errores de antaño.
Te exhortamos a ser una persona de pensamiento crítico. Una persona
sabida. Hoy en día el internet es una fuente de información exquisita,
y el conocimiento de la historia de la humanidad está al alcance de tus
manos. Cometer los mismo errores que cometieron nuestros
antepasados simplemente porque nos dejamos llevar de lo que nos
inculcan personas que quizás jamás han abierto un libro sería un error
imperdonable. Tus padres siempre querrán lo mejor para ti, pero
recuerda que tus padres solo te pueden enseñar lo que ellos saben, y
lo que ellos saben no siempre está libre de errores. Se respetuoso, se
amable; si algún puto cruza tu camino y no estás de acuerdo con su
estilo de vida no lo acribilles; no trates de que sienta que es una
persona menos digna que tú.

xxvii
Hay veces que las creencias culturales están tan profundamente
arraigadas que casi no tienen escapatoria; están filtradas en la
literatura, han invadido los sistemas de leyes, la radio y la televisión, y
expulsarlas de tu cabeza puede ser misión casi imposible. A veces
hace falta que llegue alguien, se sincere contigo y te haga ver lo que
está frente a ti y que aun así no puedes ver.

El primer paso para sanarse de cualquier mal es diagnosticarlo; no


podemos librarnos de una adicción si no reconocemos que la sufrimos.
Con el objetivo de ayudarte a sanar, presentaremos a continuación un

xxviii
listado de algunos de los mitos que hemos escuchado toda nuestra
vida, que hemos analizado, y hemos llegado a entender que no solo
son falsos, sino que también corrosivos para nuestras relaciones
interpersonales y nuestras vidas.

@Intelectorebelde2018

Mito #1: Las únicas relaciones verdaderas son las Relaciones


Monógamas a largo Plazo

Aunque para muchos sea difícil creerlo, esto de las relaciones


monógamas a largo plazo es algo relativamente reciente en la historia
del ser humano. La idea de que el ser humano evoluciono para ser
monógamo se ha esparcido alrededor del mundo no solo gracias a las
creencias religiosas, sino también a seudocientíficos que no han sido
capaces de sacar las conclusiones correctas de la evidencia que han
analizado, argumentando que la relación monógama es indispensable
para la crianza apropiada de los hijos. Pero la realidad es que han
existido decenas de tribus alrededor del mundo, algunas de las cuales
existen hoy en día, que han adoptado estilos de vida ajenas a la
monogamia a largo plazo, y cuyos miembros no han tenido que vivir
con el alto nivel de estrés que vivimos hoy en día—que es en gran
parte causado por el alto nivel de competencia que genera un estilo de
vida de supuesta monogamia. Y porque imponer tal estilo de vida, si
no hay nada que se pueda alcanzar dentro de una relación monógama
a largo plazo que no se puede alcanzar fuera de ella; asociaciones de
negocios, entrega profunda, criar hijos de una manera estable,
crecimiento personal, cuidado y compañía en la vejez, son todas
habilidades y cualidades que el puto, al igual que el monógamo,
pueden adquirir.

xxix
Siempre hemos dicho que el problema no es el individuo. El problema
es el sistema. Cuando un sistema le falla a más del 50% por ciento de
la población, lo lógico es analizar el sistema y tratar de mejorarlo, no
culpar a los usuarios y exonerar al sistema. Hay quienes, teniendo el
mito de monogamia clavado en el cerebro, creen que si no pueden
entregarse a una relación tradicional de dos, es porque hay algo malo
en ellos, y no algo malo con el sistema que se les impone. Si prefieren
permanecer como agentes libres; si sienten que aman a más de una
persona a la vez, si no han podido sobrevivir dentro de una relación
tradicional, se culpan a ellos; se auto-flagelan, porque eso es lo que
han aprendido de generaciones pasadas y actuales. El mito de la
monogamia les ha enseñado que no son personas completas; que son
la mitad de una naranja, y necesitan de alguien que juegue el papel de
la mitad que les hace falta para ser seres completos. Y quien puede
ser feliz si no es completo? El mito, por lo tanto, nos enseña que no
podemos ser felices por nosotros mismos, que alguien tiene que cargar
con el peso de hacernos felices, y pasamos la vida aferrándonos a
personas que creemos que son la solución a nuestro vacío, a nuestra
parcialidad, personas que terminan alejándose de nosotros cuando la
carga les fatiga la fuerza de voluntad y se torna demasiado pesada.

xxx
Otra consecuencia absurda que el mito ha generado es que si
realmente amas a una persona, automáticamente pierdes el interés
sexual y romántico por cualquier otro miembro de la sociedad, como
queriendo decir que el sexo y amor siempre van de la mano. Nosotros
preguntamos entonces, como es que los padres aman a sus hijos sin
sentir la necesidad de tener sexo con ellos. Algunos dirán que una
cosa no tiene que ver con la otra; que son dos tipos de amor diferente.
Falso! El amor es uno, y uno solo. No tenemos sexo con nuestros hijos
porque como sociedad hemos decidido que es mejor así, porque así
evitamos que las enfermedades de transmisión genética penetren una

@Intelectorebelde2018

población. La decisión que hemos tomado como sociedad de no tener


sexo con nuestros hijos es una decisión con base y fundamento; base
y fundamento científico, no necesariamente una decisión moral o
religiosa, como creen algunos. El mito te dirá que si no pierdes interés

xxxi
por el resto del mundo eso quiere decir que realmente no estás
enamorado. Esta creencia ha causado mucho dolor y muchas
separaciones a través de los siglos, pero es absurdamente falsa. Un
anillo de matrimonio es solamente un símbolo, y no tiene poderes
mágicos. Un anillo no impide que un rostro hermoso o un cuerpo sexy
penetre tus pupilas, se cuele por tu cerebro, baje hasta tu corazón, y
termine enviando una descarga de flujo sanguíneo hacia tus genitales,
aun cuando amas infinitamente a la persona que tienes como pareja.

xxxii
Mito #2: El amor Romántico es el único Amor verdadero

Abras notado quizás que las frases que utilizamos para referirnos al
amor son frases poco placenteras, mejor adecuadas para describir
trastornos psiquiátricos y físicos que una relación saludable entre
personas estables? Frases como “loco de amor,” “el amor duele,”
“locamente obsesionado,” “con el corazón partido,” que abundan en la
música y la literatura, son las que la sociedad nos ha heredado, y que
aceptamos sin cuestionar. Ese sentimiento al cual nuestra sociedad
llama amor, más que algo saludable, parece ser un trago fuerte de
alcohol de alto grado mezclado con lujuria, adrenalina, incertidumbre,
inseguridad y peligro.
Ese sentimiento que reconocemos como pasión no se diferencia mucho
del “huye-o-pelea,” un mecanismo anciano de defensa que es parte
del organismo de todo ser humano, que por medio de una descarga de
adrenalina nos prepara para una batalla física contra algún adversario,
o para huir del mismo. En inglés se le conoce como el flight-or-fight,
que de una manera literal traduce al español como “huye-o-pelea.”

De donde proviene este nombre? Si algún día eres sorprendido por


algún asaltante o cualquier otra fiera salvaje, contaras solo con
segundos para decidir qué hacer. En fracciones de segundos una
descarga de adrenalina invadirá tu organismo, te agudiza los sentidos,
te agitara el corazón para que lata más rápido y más fuerte, y tus
vasos sanguíneos se dilataran, cosa que tu mente y tu organismo
estén lo más listo posible para la batalla, o para la huida.
@Intelectorebelde2018

xxxiii
Es un mecanismo anciano, porque remonta a los primeros años de
nuestra especie, cuando aún vivíamos en cuevas y teníamos que
enfrentar o huir de fieras salvajes para poder sobrevivir. El mismo
mecanismo entra en acción cuando estas practicando algún deporte,
cuando estas en alguna pelea con algún familiar, un amigo o un
enemigo; también cuando estas nervioso y entras en ataque de
pánico. Es el mismo mecanismo que te prepara la pasión y el sexo. Si
alguna vez te pusiste nervioso ante una persona que te apasiona, es
por causa del mismo mecanismo. Recuerdas que te pones nervioso, te
palpita el corazón, se te dilatan los vasos sanguíneos y comienzas a
sudar, y a la hora del sexo, la dilatación de los vasos sanguíneos en
los genitales causa la erección del pene en el hombre y del clítoris en
la mujer.

xxxiv
Ciertamente, esta descarga de pasión, a la cual llamamos amor, con
sus taquicardias y sus insomnios, puede ser emocionante y
enloquecedor, y en varias ocasiones, el agente de muchos días de
alegría, pero decir que esto es la única y verdadera representación del
amor verdadero seria decir que el amor es solo turbulencia y no
tranquilidad, que si no hay pasión y sexo, entonces no hay amor, y
nosotros simple y sencillamente no estamos de acuerdo con eso.

Mito #3: El Deseo Sexual es una Fuerza Destructiva


Este mito remonta a los tiempos de la historia del jardín del edén, y es
un mito que conduce a la doble moral. Hay algunas religiones que
predican que la sexualidad femenina es diabólica y peligrosa, y que
existe solo para llevar a los hombres a la perdición.
Pero también existe la idea contradictoria que los hombres son
perdidamente voraces y predatorios en el sexo, y que a la mujer le
corresponde controlarlos y civilizarlos mediante su pureza y reticencia.
Esta es una idea que remonta al periodo de la reina Victoria, cuando a
los hombres se les enseñaba a ver a las mujeres como seres puros y
angelicales, dignos de admiración y respeto, y alejados de todo tipo de
sexualidad, a menos que fuera sexo con carácter reproductivo, dentro
de un matrimonio monógamo. En aquellos tiempos era preferible que
un hombre—cuando este necesitaba consumir el deseo carnal—se
acostara con una prostituta, y no que le robara la virginidad antes del
matrimonio a una señorita presuntamente decente. Todo sexo fuera

xxxv
del matrimonio con una señorita decente era una acto prohibido y
repugnado.

Hay mucha gente que cree que el deseo sexual abierto y


desvergonzado, particularmente deseo por más de una persona a la
vez, inevitablemente destruye familias. Recordemos que en los
tiempos de antaño, una mujer que perdía su virginidad antes del
matrimonio era una mujer rechazada por la sociedad, y ella y su
familia vivían bajo vergüenza. Afortunadamente hoy en día, en nuestra
sociedad esas prácticas quedaron atrás.
@Intelectorebelde2018

xxxvi
Nuestra creencia es que el deseo sexual abierto no destruye familias.
Lo que destruye familias es la infidelidad; la infidelidad que conlleva a
divorcios amargos, a guerras personales y resentimientos. No ser
monógamo no implica no ser sincero; no implica no ser fiel. Siempre y
cuando dos personas adultas hayan entrado en una relación abierta
por consentimiento propio, las guerras y las peleas no deben suceder
por el simple hecho que haya existido y exista contacto sexual con un
tercero.

Mito #4: El Sexo es Inmoral a menos que sea con tu Pareja


Hay una vieja creencia que dice que los hombres forman una relación
con el propósito de tener sexo, y que si las mujeres acceden a tener
sexo, es con el propósito de formar una relación. Creer en este
disparate conlleva a la idea que el sexo es un objeto de mercado que
se intercambia para obtener seguridad financiera y física, aceptación
social, y todos esos otros beneficios tradicionalmente otorgados a
gente que se han conformado al mandato cultural de una relación
monógama de por vida o a largo plazo. Se aceptas este mito, lo más
probable es que compartas el punto de vista que el sexo por diversión,
por placer, por exploración—por cualquier otro propósito que no sea
cementar a dos personas—es algo inmoral y destructivo.

@Intelectorebelde2018

xxxvii
Mito #5: Amar a alguien te da permiso para controlar su
Comportamiento.

Sospechamos que este tipo de razonamiento territorial está diseñado


para hacer que la gente se sienta segura con lo que tiene; después de
todo si no controlas el comportamiento de tu pareja como puedes
asegurar que se esté conformando a tus gustos y tus necesidades;
como puedes asegurar que tu inversión dará frutos y tus esfuerzos
tendrán recompensa? La respuesta es que no hay manera de asegurar
nada, y que el amor no espera recompensas ni ganancias. El que ames
a alguien no te da el derecho, mucho menos la obligación, de controlar
su comportamiento, a menos que ese alguien sea menor de edad y tú
seas su madre o padre.

Mito #6: Los celos son Inevitables e Imposibles de Superar

Los celos son sin duda alguna algo muy común; tan común que si
aparece alguna persona que dice no ser celosa la consideramos rara, o
asumimos que está en negación. Pero con frecuencia, situaciones que
causarían celos inmensos en una persona, en otra no causan el mismo
efecto. Algunas personas se ponen celosos si su pareja bebe de la
misma botella que algún amigo o amiga, mientras hay quienes sienten
alegría si su amada pareja se escapa con algún amiguito por un fin de
semana hacia una aventurilla sexual, porque ver a su pareja feliz los
hace felices a ellos también.

Hay quienes creen que los celos son un sentimiento tan abrumador
que no hay manera de resistir caer en sus garras, y opinan que es

xxxviii
mejor un cuerno a escondidas--escaparse sin tener el consentimiento
de su pareja—que hablar abiertamente, porque revelar tales
intensiones inevitablemente causarían un sentimiento de traición en el
otro.

Nosotros hemos descubierto lo contrario. Opinamos que los celos son


una emoción como cualquier otra. Si aprendes a controlarlos, es
posible que te sientas un poquito mal, ya que todos somos humanos,
pero no te dejaras llevar por ellos; aprenderás a apagar la llama antes
que cause un incendio, y una vez la apagues desaparecerá y todo
estará bien. Muchas de esas creencias que fomentan los celos pueden
ser modificadas en tu cerebro; cambia tu mentalidad y tendrás
resultados diferentes; no serás esclavo de tus celos, serás su capitán.

xxxix
Mito #7: Involucrarte con un tercero causa que la intimidad con tu
pareja principal reduzca.

La mayoría de los consejeros de pareja creen que cuando una pareja


es generalmente feliz, buscar relacionarse con un tercero representa
un síntoma de algún conflicto que aún no encuentra solución, o que es
síntoma de alguna carencia que debería satisfacerse dentro de la
relación primaria. Esto es solo ocasionalmente cierto, pero no tan
frecuente como estos supuestos gurús quieren hacernos creer.
El mito nos dice que acostarte con un tercero es algo que haces contra
tu pareja, no algo que haces por ti, y que no hay nada peor que
puedas hacer contra alguien que amas. El mito no deja espacio para
que un estilo de vida de sexualidad abierta pueda avanzar de manera
constructiva.
Interpretar un cuerno como síntoma de conflicto en una relación tiene
algo de crueldad e insensibilidad, puesto que deja a la persona
“engañada” con el sentimiento de que, para que el cuerno pasara, algo
inadecuado o insuficiente debe de haber en él o ella. Pero hay mucha
gente que tiene sexo fuera de su relación por razones que no tienen
nada que ver con algún fallo en su pareja, o carencia en su relación. El
hecho que yo quiera probar algo diferente no quiere decir que hay un
problema contigo. No podemos ser tan arrogantes como para
pretender ser el todo de una persona que por naturaleza—por el
simple hecho de ser humano—tiene gustos y deseos dinámicos y
cambiantes. No podemos pretender ser pollo, cerdo y res a la misma
vez. Si el pollo me atrae, eso no quiere decir que hay algo malo con el
cerdo. El yo relacionarme sexualmente con otra persona es

xl
simplemente una manifestación de nuestros gustos variados, y no
necesariamente una indicación de alguna carencia o patología en mi
pareja principal. Quizás esta relación adicional provee algún tipo de
conexión que a la pareja principal no interese. Quizás a ti te haga feliz
que te amarren y te azoten, y que a mí no me interese ser partícipe de
ese tipo de actividades, a fin de cuentas todos hemos caminado
senderos distintos, algunos hemos tenido crianza diferente, y vivido
experiencias distintas a lo largo de la jornada. Pero debo prohibírtelo
solo porque a mí no me interese? O debemos de separarnos solo
porque todos nuestros intereses no son común, porque el mito nos ha
inculcado la arrogancia de pretender ser el todo para la otra persona?

@Intelectorebelde2018

xli
Nosotros creemos que una relación es una asociación de vida, donde
yo procuro fomentar tu felicidad aun cuando es por medios ajenos a
mí, o por medios que no me incluyan a mí. Vamos a ser felices
mutuamente en los puntos que coincidimos, y en los que no, podemos
permitirnos disfrutar de una felicidad relativamente independiente.
Nuestro papel como pareja es ser agentes promotores y protectores de
la plenitud del otro. Nuestra capacidad para el apego del día a día
generalmente viene en cantidades limitadas que se consumen y
necesitan ser recargadas. Se puede decir que el apego requiere de
energía, y cuando esta se acaba hace falta cierto tipo de alejamiento
para para que la fuente se vuelva a llenar. No se puede extrañar a
alguien si esa persona no se pierde de vez en cuando. Pero siempre
seremos sobre todo seres sociales, y esos momentos saludables de
alejamiento de nuestra pareja principal siempre serán oportunidades
excelentes para involucrarnos con otras personas, ya sea sexual,
emocional, o amistosamente. Relacionarnos con otros tiene el
potencial de curarnos del desgaste de la monotonía, de reactivarnos,
de llenarnos de vida, y otorgarnos mejor disposición para
relacionarnos positivamente con los seres que amamos. Relacionarnos
con terceros no sustrae elementos positivos de una relación a menos
que tú permitas que el mito que te han inculcado lo sabotee todo.

@Intelectorebelde2018

xlii
Mito #8: El Amor lo conquista Todo

Las películas de Hollywood quieren hacernos creer que amor significa


nunca tener que disculparse, y muchos se creen el cuento. Que si
realmente amas a alguien, tú y esa persona jamás discutirán; jamás
tendrán un desacuerdo; jamás tendrán que negociar y ponerse de
acuerdo; jamás tendrán que trabajar para mantener la relación.
También nos hace creer que quien está realmente enamorado
automáticamente se calienta sexualmente con solo ver a su pareja;
que si hay amor no tendrás que levantar un solo dedo para estimular
el apetito sexual en tu pareja. Si eres un joven adolescente que
comienza a vivir, es bueno que te enteres desde ya de la realidad de
las cosas; que quizás esa persona que dices amar te estimule
intensamente ahora que están comenzando la relación, pero que lo
más seguro es que mañana las cosas no sean igual; que eres un ser
humano con gustos y deseos dinámicos y cambiantes.

xliii
Si te tragas este mito, cada vez que tú y tu pareja necesiten tener una
conversación sobre algo que les incomode, quizás llegues a pensar que
el amor que se tienen no es auténtico o tiene algún fallo. También
creas quizás que cualquier comportamiento sexual que no se conforme
al criterio común de sexo “normal”—fantasías, vibradores, etc.—es
artificial e indicativo de alguna carencia en la calidad de tu amor.

@Intelectorebelde2018

Pasos para un Paradigma más Libre:

Para empezar a crear para ti y los tuyos un estilo de vida más libre
deberás liberarte de varias de las cosas que aprendiste de la
televisión, del predicador, de tus relaciones pasadas, del ministro, y
hasta de tus padres. Pero una vez te liberes de estas creencias
erróneas, como y donde encuentras nuevas creencias que respalden el
nuevo estilo de vida que quieres crear? Abandonar viejos paradigmas
puede dejar un temeroso vacío. No necesitas los viejos mitos, pero con
que los reemplazaras? Te exhortamos a que busques y forjes tus
propias verdades, pero en caso de que necesites algo de ayuda, en el
próximo capítulo compartiremos contigo algunos consejos que nos han
sido de mucha utilidad.

@Intelectorebelde2018

xliv
Puteria y Ética: La Nueva Generación

Cuando conversamos con algunos jóvenes de segunda o tercera


década sobre su sexualidad y de cómo esta es diferente a la de
generaciones pasadas, generalmente tocan los siguientes puntos:

• El consentimiento es todo un lenguaje en sí, y nuestra


generación lo maneja fluidamente. Hablamos más abiertamente
sobre asuntos de abuso y trauma—tanto en nuestro pasado
personal como en nuestro pasado cultural—y por lo tanto somos
más conscientes del espacio personal de los demás, y de cómo
evitar presionar los botones que provocan que estos se irriten.
Nos manejamos con más cautela, teniendo el cuidado y la
delicadeza de no irrumpir en el espacio de nadie sin previa
autorización.

• Somos más abiertos al concepto de la fluidez de la identidad


sexual, y experimentamos más.

• “Ecosexo” es un nuevo paradigma para mucha gente de nuestra


generación: No se trata de tener sexo en el bosque, como quizás
el nombre lo implique para muchos, sino de ver al planeta como
nuestro amante, nuestro poderoso amante, y tratarlo con
delicadeza y respeto. Somos más conscientes de la importancia
de la madre naturaleza, y cuidamos mejor de ella.

xlv
• Notamos más los puntos de intersección de varios problemas
sociales. Notamos por ejemplo que los movimientos pro-gay y
pro-lesbianas a veces no reconocen ni se solidarizan con los
movimientos pro-igualdad racial. Vemos gays racistas, y
miembros de razas que tradicionalmente han sido consideradas
inferiores discriminando contra los gays. Debería de ver más
unión, ya que el objetivo común es alcanzar igualdad en asuntos
de derechos humanos. Es triste ver a un discriminado
discriminar contra otro discriminado.

• Somos una generación que no tuvo que vivir los estragos que
causó el SIDA, pero aprendimos de ello. No consideramos que el
sexo, por fuerza, debe implicar penetración, y nos interesa
desarrollar nuestras habilidades en maniobras sexuales que
impliquen menos riesgo.

• No entendemos como existen políticos y otras figuras de


autoridad que prohíben el aborto, el uso de pastillas para el
control de la natalidad, y que tratan de prohibir el trabajo
sexual. Nuestros cuerpos pertenecen a nosotros, y solo nosotros
tenemos la autoridad de decidir qué sucede con ellos.

• Queremos crecer en un mundo donde ningún comportamiento


sexual, siempre y cuando sea bajo consentimiento mutuo entre
personas adultas, sea considerado malo. Queremos vivir con la
libertad de experimentar un poco de todo, reteniendo lo que nos

xlvi
gusta, dejando a un lado lo que no, y mantener la mente abierta
para posibles opciones futuras.

A nosotros los que trabajamos en este libro nos emociona anticipar el


nuevo y valiente mundo que ustedes, está nueva generación de
jóvenes conscientes de sí mismos, curiosos y de mente abierta,
llegaran a construir.

@Intelectorebelde

Continua……….
La próxima parte de este libro estará disponible pronto.
No olvides seguirnos en Instagram para mantenerte al día.
Instagram = Intelecto Rebelde

xlvii