Está en la página 1de 2

FUNDAMENTOS DE LA FILIACIÓN EXTRAMATRIMONIAL

Tiene dos:
La Maternidad Extramatrimonial: Al igual que la filiación matrimonial, la
extramatrimonial se basa en la maternidad que queda demostrada y descansa sobre
dos elementos: el hecho del parto y la identidad en el parto, elementos que tienen las
mismas características de la filiación matrimonial con la diferencia que aquí no hay
matrimonio, por lo que la falta de matrimonio en la época de la concepción del hijo
o hija es lo que caracteriza este tipo de maternidad. Existe la discusión de si es
necesario que la madre extramatrimonial reconozca al hijo o hija o por el simple
hecho del nacimiento la maternidad natural se presume.
Paternidad Extramatrimonial: Esta no es susceptible de prueba directa por lo que
surge de dos circunstancias: del reconocimiento o de la investigación de paternidad.
Para demostrar la paternidad se necesita determinar la época de concepción, para la
cual, como se mencionó, la Ley ha tomado una presunción de hecho que admite
prueba en contrario; la encontramos en el artículo 92 del código civil ya estudiado.
Para probar la paternidad extramatrimonial, en el registro civil de nacimiento del
hijo o hija debe constar el reconocimiento o el registro de la sentencia judicial que
declara la filiación. Si el hijo o hija es extramatrimonial y se incluye el nombre del
padre y no se da ninguno de los dos supuestos antes mencionados, ese registro civil
no es prueba de la paternidad con respeto al padre. En este caso en el registro de
nacimiento deben constar el apellido del padre en primer lugar y el de la madre en
segundo lugar y se indica que el hijo o hija es extramatrimonial.

CLASES DE HIJOS O HIJAS EXTRAMATRIMONIALES

a) Hijos o hijas extramatrimoniales extra unión marital propiamente


dichos: Son hijos o hijas de padres que no están casado entre si y que no
están ligados por ninguna unión de hecho. Aquí se incluyen: a los hijos o
hijas de padres solteros, a los hijos o hijas de padres que tienen impedimentos
legales para contraer matrimonio, por vínculo anterior o parentesco entre
ellos y a los hijos o hijas de padre desconocido. Para determinar la paternidad
de estos hijos o hijas extramatrimoniales debe acudirse o al reconocimiento
voluntario o al proceso judicial para determinar la paternidad.

b) Hijos o hijas que por su origen serán hijos o hijas extramatrimoniales por
proceder de una unión marital de hecho: Son hijos o hijas que desde que
nacen tienen la calidad de hijo o hija extramatrimonial de su padre y su
madre. Son los hijos o hijas que son concebidos dentro de la Unión Marital de
Hecho de sus padres que ya ha sido declarada legalmente. Gracias a los
avances de la Ley 100 de 2006 se les aplican las mismas reglas de la filiación
legítima o matrimonial. Se presumen hijos o hijas de una unión marital de
hecho los concebidos en las siguientes circunstancias:

c) El Hijo o hija o hija concebido dentro de la Unión Marital. En este caso


no se especifica que sea concebido dentro de la declaración de la unión
marital simplemente que se le conciba dentro de la unión marital. Cabe la
pregunta: ¿y si esta unión no ha sido declarada podrá presumirse que el padre
es el compañero? En este punto, al tenor de los lineamientos de la reforma de
la Ley 1060 de 2006 y de la Ley 54 de 1990, se podría pensar que este niño o
niña no se reputaría del compañero permanente. ¿La razón? No se tendría la
certeza jurídica sobre la existencia de la unión; es un hecho que deberá
probarse judicialmente si no hay acuerdo entre las partes; aquí radica la
diferencia entre la filiación matrimonial y este tipo de filiación
extramatrimonial, porque a pesar de que la ley quiso equipararlas no es
posible hacerlo, pues el hecho de que una pareja viva en una comunidad de
vida permanente y singular, no es un hecho cierto, hasta que el hecho se haya
declarado por alguno de los medios legales, en cambio por el matrimonio sí
se genera la certeza jurídica de la existencia de la unión.