Está en la página 1de 24

Luminarias

Incandescentes
& Fluorescentes
Allynayme Sánchez Islas
Steven Vàsquez Ramos
Jose Omar Garzon Sanchez
Lazaro Joaquin Cortez Rivera
Lámpara incandescente

Lámparas que funcionan por efecto de incandescencia,


es decir, una corriente eléctrica pasa a través de un
filamento de tungsteno calentándolo hasta hacerlo
brillar por efecto Joule.

Se conoce como efecto Joule al fenómeno por el cual si


en un conductor circula corriente eléctrica, parte de la
energía cinética de los electrones se transforma en
calor debido a los choques que sufren con los átomos
del material conductor por el que circulan, elevando la
temperatura del mismo.
La lámpara incandescente es la fuente de luz eléctrica más antigua y todavía
la más utilizada, aunque podemos estar disfrutando de sus últimos días, ya
que Con este tipo de lámpara solamente del 5 al 15 % de la energía se
convierte en luz. El resto de la energía se pierde convertida en calor, por tanto,
es la lámpara menos eficiente. La duración de las lámparas incandescentes es
de unas 1000 horas para las normales, para las halógenas es de 2000 horas
para aplicaciones generales y de 4000 horas para las especiales.
Partes Constructivas

Bulbo: Es una cubierta de vidrio sellado que


evita que el filamento tome contacto con el
exterior. Otra misión importante de la ampolla
es permitir la evacuación del calor emitido por
el filamento al ambiente.

Filamento: Es el elemento que transforma la


energía eléctrica en radiación. Está constituido
por un hilo generalmente de wolframio o
tungsteno, de diferente grosor dependiendo de
la potencia de la lámpara.
Soporte: Vástago de vidrio con hilos conductores embebidos e hilos soporte.

Hilos conductores: Transportan la electricidad desde el casquillo a los hilos


de soporte. Para evitar el deterioro de las varillas de soporte es necesario un
material, normalmente se usa el molibdeno, que aguante las altas
temperaturas y no reaccione químicamente con el tungsteno del filamento.

Gas de relleno: Los gases más utilizados son el nitrógeno en pequeñas


proporciones y el argón.

Casquillo: Sirve para conectar el filamento a la corriente eléctrica proveniente


del portalámparas, y permite la sujeción de la lámpara a la luminaria evitando
su deterioro. En su fabricación se usan habitualmente el latón, el aluminio o el
níquel.
Depreciación: Existen dos razones por las que la luminosidad de una lámpara
incandescente decrece con el tiempo:

1. El filamento está sometido a temperaturas muy altas, lo que provoca que se


evapore haciéndose más fino, con lo que se incrementa su resistencia,
reduciéndose por tanto su intensidad.
2. El filamento evaporado se deposita sobre las partes más frías (ampolla), y allí
se forma una capa negra que intercepta la luz.
De alta
tensión
Halógenas
De baja
Tipos de tensión
Lámparas
Incandescentes
Estándar
Par
No
halógenas
Reflectora
Tubular
Tipo de Lámpara No Descripción
Halógena

Estándar Es la lámpara clásica de forma ovalada. Se utiliza en iluminación y


donde no es predominante la eficiencia luminosa. Suele tener como
gases de relleno nitrogeno y argon.

Globo Se diferencia de la estándar por tener un bulbo más grande y ser


usada como decoración.

Seta ó Reflectora Concentra más luminosidad debido a la forma de su bulbo. Su usan


para proyectores de pequeño tamaño, pero tienen una vida muy corta
y emiten un calor muy intensivo

Cónica ó Par Tiene un buen control sobre el haz emitido. Se utilizan en ambientes
comerciales. Su principal inconveniente es que son muy calientes.
Tipo de Lámpara Halógena (Cloro, Bromo Descripción
o Yodo)

Halógenas con reflector Están formadas por un bulbo de cuarzo con


un revestimiento. Originan un haz de luz
muy concreto y muy denso.

Bi - pin Están formadas por un tubo de reducido


tamaño de cuarzo, prensando en un
extremo, lo que permite fijar las plantillas y
los soportes del filamento.

Lineales El filamento está puesto de forma


longitudinal al eje. Proporcionan una mayor
brillantez y su duración es de
aproximadamente 2000 hrs. Se utilizan
donde se precisa gran cantidad de luz
dispersa (fachadas, instalaciones
deportivas, etc…)
Ciclo del halógeno

Con este ciclo se evita que ennegrezca el bulbo y además el filamento se va


regenerando, pero, para que pueda realizarse sin problemas el ciclo del halógeno en
este tipo de lámparas, se requiere de temperaturas muy altas. Es por ello que las
lámparas halógenas son más pequeñas y compactas que las normales, y su ampolla se
fabrica con un cristal especial de cuarzo.

Cuando la lámpara está encendida, las moléculas de tungsteno se evaporan del


filamento de tungsteno incandescente. A continuación se depositan en la pared interna
más fría del bulbo. La consecuencia de esto es el típico ennegrecimiento del bulbo en
lámparas incandescentes estándar de avanzada vida útil. Parte de la luz generada es
retenida por el ennegrecimiento del bulbo.
Las partículas de tungsteno negras fluyen El halógeno del gas de llenado evita que los
del filamento incandescente hacia el átomos de tungsteno se depositen en el
extremo más frío de la ampolla. vidrio de la ampolla.

Las partículas de tungsteno permanecen


Los halógenos atrapan las partículas de
en el filamento y las de halógeno fluyen de
tungsteno y las devuelven al filamento
nuevo hacia fuera.
incandescente.
Lámpara Fluorescente

Es una luminaria que cuenta con una lámpara de vapor de mercurio a baja
presiòn y que es utilizada normalmente para la iluminación doméstica e
industrial.

Su gran ventaja frente a otro tipo de lámparas, como las incandescentes, es su


eficiencia energética.
Partes principales

El fluorescente consta de un tubo de descarga relleno de un gas inerte


(argón) y una pequeña cantidad de mercurio en ambas formas, líquida y
vapor. En cada extremo del tubo va alojado un electrodo generalmente de
wolframio sellado herméticamente.

Los filamentos del electrodo al calentarse genera electrones para ionizar el


argón que llena el tubo, formando un plasma que conduce la electricidad.
Este plasma excita los átomos de mercurio que, como consecuencia, emiten
luz visible y ultravioleta (la mayor parte se muestra como ultravioleta).
El interior del tubo está recubierto por una mezcla de polvos fluorescentes.
Estos polvos convierten la radiación ultravioleta de la descarga de mercurio
en otras longitudes de onda más largas, de manera que sean visibles.

Según el tipo de luz deseada (más azul o más naranja) se usará un tipo de
recubrimiento de fósforo u otro, por lo que las lámparas fluorescentes
tienen gran cantidad de aplicaciones distintas. Básicamente, encontramos en
el mercado fluorescentes en tres tonalidades básicas según su temperatura
del color: blanco cálido, blanco frío o industrial y luz de día.
Funcionamiento

Las lámparas fluorescentes no funcionan de forma espontánea cuando son


conectadas directamente a la red, sino que necesitan ser equipadas con un
circuito de arranque que cumpla las siguientes funciones:

1. Al alimentar el circuito para encender el fluorescente, este equipo de


arranque debe suministrar una tensión entre los electrodos del tubo
mucho más elevada que la de la red. Sólo de esta forma podemos ionizar
la atmósfera de argón, y que los electrones fluyen del electrodo negativo
al positivo.
2. Cuando el tubo se ha encendido, la atmósfera del vapor metálico se hace
muy conductora (cuantos más electrones libres existan, mayor será la
corriente que circule por el circuito y menor la resistencia que ofrezca el tubo
al paso de la corriente), lo que provoca una avalancha de electrones que
debemos limitar antes de que se destruya el tubo.
Equipos auxiliares:

Cebador: hace las funciones de pulsador automático. El


cebador genera el impulso eléctrico necesario para encender
el fluorescente. Después de ese impulso, y si ha logrado el
objetivo de activar el proceso, deja de funcionar. Por tanto su
misión es corta en el tiempo, pero vital.

Consta de unas láminas bimetálicas que se ponen en contacto


o no, en función del calor de la atmósfera que las rodea. Estas
láminas bimetálicas están situadas en el interior de una
ampolla de vidrio con gas neón. Fuera de la ampolla de vidrio
y conectado en paralelo con las láminas, se encuentra un
condensador.
La reactancia o balastro

La lámpara tiene una característica de resistencia negativa (los gases cuanto


más calientes están, menos resistencia oponen, con lo cual más intensidad
absorben), por lo que ha de trabajar en conjunción con un dispositivo
limitador de corriente, o balasto, a fin de evitar que la corriente aumente sin
control.

La reactancia más comúnmente utilizada está compuesta por un


arrollamiento o bobina de hilo de cobre esmaltado sobre un núcleo de chapas
magnéticas. El arrollamiento está alojado en una carcasa en la que se incluyen
los bornes de conexión de la reactancia.
Bibliografía

https://ikastaroak.ulhi.net/edu/es/IEA/IEI/IEI03/es_IEA_IEI03_Contenidos/website_21_lmparas_incandescentes.html

https://ikastaroak.ulhi.net/edu/es/IEA/IEI/IEI03/es_IEA_IEI03_Contenidos/website_211_caractersticas_de_comportamie
nto.html

https://ikastaroak.ulhi.net/edu/es/IEA/IEI/IEI03/es_IEA_IEI03_Contenidos/website_212_lmparas_incandescentes_con_h
algenos.html

https://ikastaroak.ulhi.net/edu/es/IEA/IEI/IEI03/es_IEA_IEI03_Contenidos/website_213_tipos_de_lmparas_incandescent
es.html

https://ikastaroak.ulhi.net/edu/es/IEA/IEI/IEI03/es_IEA_IEI03_Contenidos/website_22_lmparas_fluorescentes.html

https://www.ledvance.es/productos/conocimiento-del-producto/lamparas-halogenas/conocimiento-profesional/ciclo-
halogeno/index.jsp