Está en la página 1de 4

Universidad de Chile

Curso Escrituras de América Colonial 2016-2


Profesora: Bernarda Urrejola
Material docente

APUNTE: BARROCO

• CONCEPTO DE ÉPOCA

• CATEGORÍA ESTÉTICA


CONCEPTO DE ÉPOCA CATEGORÍA ESTÉTICA
DEFINICIÓN: DEFINICIÓN:
Periodo de la historia y la cultura El concepto “barroco” surge con
de Occidente caracterizado por la posterioridad a la propia época que
crisis del mundo heredado, lo que denomina y tiene un origen despectivo.
se manifestó en distintos ámbitos: “Barroco” habría surgido de la expresión
religioso, artístico-cultural, político berrueco (“perla irregular”), de carga
y económico. negativa, centrada en la irregularidad y poca
sujeción a modelos o paradigmas de belleza
tradicionales.
CARACTERÍSTICAS: CARACTERÍSTICAS:

-En Europa predominó desde fines -Se le considera “arte de la Contrarreforma” ,
del siglo XVI y durante todo el siglo en la medida en que coincidió con la
XVII y en América desde mediados respuesta de Roma a la avanzada protestante,
del XVII hasta mediados del XVIII. propiciando una mayor sensorialidad
persuasiva de la fe. Lezama Lima le llama
-En el contexto español, se “arte de la contraconquista”.
evidencia la ruina o decadencia de -Es un estilo de múltiples facetas; entre ellas,
un pasado glorioso, sumada a la gusto por lo raro, el ingenio, lo insólito, las
corrupción de las autoridades, las asociaciones sorprendentes y la innovación
luchas intestinas, todo lo cual formal (no se podía innovar libremente en los
generó denuncias y propuesta de contenidos). Además, el gusto por los
reformas. contrastes (como el claroscuro), las tensiones
irresueltas, la mezcla, el anticlasicismo, la
-Una de las características oscuridad de la forma y los motivos
religiosas, encabezada por los religiosos, lo que en América se suma a la
jesuitas, fue el deseo de regresar a incorporación de elementos propios de las
la piedad original, utópica, para lo culturas indígenas (ver Cuadro “La última
cual se supuso que América sería el cena”, óleo sobre lienzo, 1748, de Marcos
lugar de esa utopía (cf. Champi). Zapata).

-El estilo barroco ha sido tachado de
recargado, centrado en el adorno y la
decoración en exceso. Se le acusa de
privilegiar la forma frente al contenido, de
confundir los límites entre lo sensual y lo
místico, de recubrir con adornos el mensaje
evangélico.

-En cuanto a los temas, hay una serie de
motivos y tópicos estético-literarios muy
sombríos, centrados en la incertidumbre del
ser humano frente al mundo, en la nostalgia
por un pasado glorioso que se aprecia como
ruina y en el temor a la muerte, entre otros.
CARACTERÍSTICAS COMUNES AL PERIODO Y AL ESTILO

-“Estilo apropiado a la estructura de poder de la monarquía hispánica del
siglo XVII” (John Beverly, 1988)

Hay una sensación de inestabilidad en distintos niveles, de inadecuación entre la
forma tradicional de explicación del mundo y la vida, pues las explicaciones
antiguas ya no funcionan. La falta de unicidad en la explicación religiosa del mundo
–que comenzó a desencadenarse, entre otras cosas, tras la aparición del cuarto
continente– genera un horror vacui (horror al vacío) que, en términos religiosos,
se produce a partir de la constatación de que la visión religiosa tradicional no es la
única ni permite explicarlo todo. El cisma de la iglesia propiciado por Lutero
(1517) generó un quiebre en la comunidad cristiana tradicional, lo que iniciaría un
proceso de desengaño del mundo: esto puede apreciarse, en la literatura, por
ejemplo, en la confusión entre sueño y realidad o entre el espejo y el reflejo, la
indistinción entre el decorado o el traje y lo que hay detrás o debajo, la confusión
entre verdad e ilusión, etcétera. Por otro lado, para el caso particular de la
monarquía hispánica, los vasallos no saben con certeza a qué atenerse, pues las
autoridades no los cobijan, los religiosos no pastorean adecuadamente a sus ovejas,
en suma, la gran nave de la monarquía parece estar naufragando.


Hay un gran interés por olvidar esta angustia mediante la fiesta, el rito y la
ceremonia, todo lo cual busca reafirmar el orden de mundo resquebrajado:
impresionar al pueblo con el poder de la iglesia y de las instituciones de gobierno
apuntaba a mantener un orden de mundo en crisis (cf. Maravall). Se produce
mucho gasto en fiestas fastuosas y un afán de regular las costumbres de la plebe,
como una forma de mantener el orden social. En América, surgen importantes
figuras criollas (en México sor Juana Inés de la Cruz y Carlos de Sigüenza y
Góngora, en Perú el Lunarejo, por ejemplo) que dan muestras de un saber a la
altura de Europa y de un orgullo por haber nacido en América. Ya en el siglo XVIII
este orgullo por la patria (entendida como la tierra donde se nació) generará
nuevos escritos para demostrar que América no era inferior a Europa y que los
criollos no tenían nada que envidiarles a los peninsulares: para ello, incluso
rescataron (o más bien se apropiaron de) ciertas tradiciones indígenas ancestrales,
con el fin de demostrar que el culto al saber era anterior a la llegada de los
españoles; la única diferencia respecto de Europa es que a América en esa época
aun no había llegado la luz del Evangelio, como señala Juan José de Eguiara y
Eguren en México, hacia 1735.




Bibliografía general

Beverly, John. John Beverley, «Nuevas vacilaciones sobre el Barroco», en Revista
de Crítica Literaria Latinoamericana, vol. 14, núm. 28, 1988: 215-227.

Chiampi, Idlemar. Barroco y modernidad. México, Fondo de Cultura Económica,
2000.

Echeverría, Bolívar. La modernidad de lo Barroco [2000]. México: ERA/UNAM ,
2013.

Lezama Lima, José. “La expresión americana”

Maravall, José Antonio. La cultura del Barroco [1975]. Barcelona: Ariel, 1990.

Moraña, Mabel. “Barroco y conciencia criolla”

Picón Salas, Mariano. De la Conquista a la Independencia. Tres siglos de historia
cultural hisoanoamericana. México: Fondo de Cultura Económica, 1965, 4ª
edición.

Sarduy, Severo. Ensayos generales sobre el Barroco. Buenos Aires, Fondo de
Cultura Económica, 1987.

Intereses relacionados