Está en la página 1de 4

La mayoría de los japoneses no están afiliados a una religión en particular, a

su vez ellos incorporan varias características de muchas religiones en su vida


cotidiana y que dicho proceso es conocido como sincretismo, y por ende
celebran festivales pertenecientes a diferentes religiones, tales como el
budismo, el cristianismo y la religión shinto.

Una de las religiones más practicadas en Japón es el Shinto (神道 Shintō?),

que es a la vez la religión nativa de Japón y que es exclusivo de ese país, fue
la única religión que existía antes de la llegada del budismo a Japón y marcó
notablemente la mitología japonesa. Involucra una religión politeísta que se

realiza en los templos shinto o jinja (神社?), y que se basa en cuatro

afirmaciones: tradición y familia, amor a la naturaleza, purificación y la


celebración de las festividades tradicionales. No posee ningún canon o libro
sagrado, y es una religión que no está interesada en acrecentar su número de
fieles, por ende dicha religión no se ha expandido a nivel mundial. Fue una
religión estatal desde la Era Meiji hasta el comienzo de la Segunda Guerra
Mundial, y en esa época proscribía otras religiones; sobre todo con el budismo
japonés, religión que estaba muy asimilado con éste y que se le intentó separar
su práctica en vano.

Hōryū-ji, el edificio del siglo VI.


El budismo japonés es la religión practicada mayoritariamente en Japón, llegó
al país proveniente de Corea en el siglo VI, aunque fue impulsado en Japón en
el siglo posterior. Dentro de Japón comenzaron a surgir diversas escuelas y
tendencias, a partir del budismo mahayana, sin embargo la tendencia que
prosperó en Japón y que causó un impacto sobre la cultura japonesa es el

budismo zen (禅?). Las ramas más practicadas en Japón en la actualidad son

aparte del zen, el Jōdo Shinshū (浄土真宗?) y el Jōdo Shū (浄土宗?), que son

escuelas liberales pertenecientes a la rama del budismo de Tierra Pura y que

no obligan a la vida monástica dentro de su culto; y el budismo nichiren (日蓮

系諸宗派 Nichiren-kei sho shūha?). Cabe anotar que el budismo está muy

compenetrado con el shinto y a veces ambas son considerados como una sola
creencia dentro de Japón.

El cristianismo es introducido a Japón en 1549. Prácticamente acabó un siglo


más tarde, sobreviviendo sólo en el área aislada alrededor de Nagasaki; fue
presentado de nuevo a finales del siglo XIX y se extendió despacio.
Actualmente esta religión tiene 1,4 millones de fieles.

Otras religiones que han tenido cabida en Japón son el judaísmo, el hinduismo
y en menor medida, el islamismo. A pesar de no ser religiones el
confucianismo y el taoísmo se arraigaron del budismo japonés en algunos
aspectos netamente culturales.

Las supersticiones japonesas están muy arraigadas en la cultura e historia del


Japón. La creencia en las supersticiones está bastante extendida y la mayoría
tiene raíces muy antiguas en la historia de este país.1 Un buen número de
supersticiones tienen sus bases en las costumbres y en la cultura japonesa y
son utilizadas para enseñar lecciones o para dar consejos prácticos.

Algunas supersticiones de Japón se han importado de otras culturas, como la


del gato negro que da mala suerte si se cruza en tu camino (creencia de origen
occidental).

Los japoneses también comparten supersticiones con otras culturas asiáticas,


particularmente los chinos y coreanos, con quienes mantienen lazos históricos
y culturales significativos. Un ejemplo es el número cuatro, del que dicen que

da mala suerte ya que en japonés "cuatro": Shi (四) y "muerte": Shi (死) se

pronuncian igual.

Una buena parte de la superstición japonesa se relaciona con el idioma. Los


números y los objetos que tienen nombres que sean homófonos, las palabras
tales como "muerte" y "sufrimiento", típicamente se consideran que traen mala
suerte. Otras supersticiones se relacionan con los significados literales de
palabras. Otra parte significativa de la superstición japonesa tiene sus raíces en
el Japón antiguo y más profundo, con tradiciones basadas en el Animismo y
en el respeto de las cosas naturales que contienen energías o espíritus. Así,
muchas supersticiones implican la creencia en animales y en pinturas de estos:

Ema 絵馬 , que pueden estar relacionados con la buena o mala fortuna

Refranes, leyendas y sabiduría popular

 Si juegas con fuego mojarás tu cama (para que los niños se den cuenta
del peligro del fuego).
 Si descansas después de comer, te convertirás en una vaca (Para no ser
vagos).32
 Si silbas o tocas una flauta de noche, las serpientes vendrán a ti (Para
que no molesten a los vecinos y al aparecer serpientes hace alusión a los
ladrones). En otras zonas de Japón (Okinawa) se dice que si silbas de
noche aparecen los fantasmas.32
 Cuando se estornuda sin estar resfriado, esto indica que alguien está
hablando en ese momento de ti (Es análogo a lo que se suele decir en
algunos países cuando a alguien le pitan los oídos).
 Nunca se debe pasar de largo un templo sin dar dos palmadas delante el
altar, inclinarse en reverencia, decir una oración a los dioses. Si hay una
campana delante del templo, hay que finalizar tocando una vez la
campana.
 Hay que evitar tomar fotografías a las tumbas para no perturbar el
descanso de los difuntos.