Está en la página 1de 8

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA EDUCACIÓN SUPERIOR


MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA RELACIONES INTERIORES
Y JUSTICIA
UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL DE LA SEGURIDAD
DIRECCIÓN NACIONAL DE INVESTIGACIÓN Y POSTGRADO
DOCTORADO EN SEGURIDAD CIUDADANA

MASACRE DE KENNEDY/DERECHOS
HUMANOS/ÉTICA

Doctorando:
Abg. Antonio Pujol García
C.I. V-6.527.137

Caracas, Junio 2019


MASACRE DE KENNEDY/DERECHOS HUMANOS/ÉTICA

La Masacre de Kennedy es el nombre con el que se conoce un sonado


caso de exceso policial ocurrido en el Barrio Kennedy, de Las Adjuntas, en
Caracas, la noche del 27 de noviembre de 2005, donde resultaron muertos
tres estudiantes universitarios y tres heridos, por responsabilidad directa de
funcionarios policiales y cuyo hecho quiso presentarse posteriormente como
un enfrentamiento entre delincuentes y policías.

Antecedentes

El 25 de junio de 2005, un delincuente apodado "El Deivys", habitante del


sector "Las Casitas" de Kennedy, asaltó y dio muerte a Edwin Toussaint, de
21 años quien laboraba como Agente III, de la Dirección de Inteligencia
Militar (DIM), organismo de seguridad venezolano, con el objeto de
despojarlo de su arma de reglamento; razón por la cual, la Dirección de
Inteligencia Militar sin ser organismo de seguridad de Orden Público o sin
autorización de Tribunal alguno ni orden de ningún Fiscal del Ministerio
Público, procede a instalar alcabalas policiales, requisas y allanamientos en
el sector de Kennedy.

Hechos

La noche del 27 de junio de 2005, seis estudiantes de la Universidad


Santa María (USM), quienes habían salido de un examen de Matemáticas
que los promovía al cuarto semestre de Ingeniería de Sistemas siendo
Leonardo González Lares (conductor, de 25 años), Erick Montenegro, Edgar
Quintero, Daniza Buitrago, Irúa Moreno y Elizabeth Rosales, a bordo de un
vehículo Corsa, color arena, propiedad de González Lares quien ofreció
llevar a sus compañeros a sus residencias, toda vez que estaban cercas una
de la otra. Al entrar a la zona de Kennedy, frente al Bloque I, se encontraron

-1-
con un grupo de hombres armados y provistos de pasamontañas, que
ocultaban sus rostros, portando fusiles y ordenándoles que se estacionaran.

En vista que no tenían uniformes y todos tenían los rostros cubiertos, los
estudiantes emprendieron la huida temiendo ser víctimas de un robo por
parte de delincuentes. Uno de los funcionarios de la DIM efectuó un disparo
de fusil contra el carro, que rebotó e hirió al Agente del Cuerpo de
Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (CICPC) Luis Peña.
Aparentemente los efectivos pensaron que el disparo había salido del
vehículo en que iban los estudiantes y comenzaron a disparar, hiriendo a una
de las jóvenes. Luego se comprobó que el funcionario había sido herido por
uno de sus compañeros.

Varios metros más adelante, una segunda alcabala de la DIM y el CICPC,


detuvo el vehículo y empezó a disparar contra los estudiantes quienes logran
escapar avanzando hacia las casas de la zona.

Leonardo González fue el primero en morir. A Edgar Quintero y Erick


Montenegro -quienes gritaban que eran estudiantes- se les asesinó en un
callejón, luego de someterlos, esposarlos y golpearlos.

Víctimas

Seis estudiantes del tercer semestre de ingeniería de sistemas, de 19 a 26


años, fueron asesinados, tras presentar un examen en la Universidad Santa
María.

Leonardo Enrique González Lares, 25 años. Era el conductor del vehículo


Chevrolet Corsa cuatro puertas, placas ABR-68G. Fue el primero en morir.
Las pesquisas indican que falleció producto de un disparo de fusil Steyr AUG
en el ojo derecho con orificio de salida por la región occipital, presuntamente

-2-
hecho por un funcionario del CICPC. Su cuerpo quedó en la calle, afuera del
carro, con las manos a la vista. estos disparos lo realizó este funcionario

Erik Miguel Montenegro Sánchez, 20 años. Iba junto a una ventana del
asiento trasero del vehículo. En medio de la confusión entró en un callejón,
junto a Quintero, donde fue presuntamente golpeado y asesinado por
funcionarios policiales. Funcionarios vestidos de civil pero encapuchados, los
sometieron, los acostaron boca abajo y, pese a que se identificaron como
estudiantes en repetidas ocasiones, fueron acribillados. Presuntamente tenía
al menos 12 perforaciones de balas, varias con marcas de pólvora (tatuajes,
tiros a quema ropa).

Edgar Quintero Torrealba, 19 años. Iba junto a una ventana del asiento
trasero del vehículo. En medio de la confusión entró en un callejón, junto a
Montenegro, donde fue golpeado y esposado, antes de ser asesinado a
quema ropa por funcionarios policiales. Funcionarios vestidos de civil pero
encapuchados, los sometieron, los acostaron boca abajo y, pese a que se
identificaron como estudiantes en repetidas ocasiones, fueron acribillados.
Presuntamente recibió heridas en la cabeza, el brazo derecho y el tobillo
derecho.

Elizabeth Yuleidis Rosales Bracamonte, 20 años. Iba en el asiento del


copiloto. Recibió múltiples heridas, entre ellas una en el glúteo derecho por la
que fue intervenida exitosamente para retirar la bala.

Danitza Buitriago Gamboa, 26 años. Iba en la parte central del asiento


trasero del vehículo. Recibió 3 heridas de balas por parte del funcionario del
Uri en el Momento de la persecución del corsa, quien desde su moto en
movimiento lanza una ráfagas de disparos en contra del vehículo, así mismos
posteriormente a eso y los disparos que le hicieron a los estudiantes en el
callejón, se acercan los demás Funcionarios del Dim, que se trasladaban en

-3-
vehículos ya que los mismos no llegaron de inmediato, se dan cuenta de
todo el desastre se acercan al vehículo y ven estas muchachas pidiendo que
las ayuden, junto a una señora, la cual es una de las madre de ellas, estos
funcionarios auxilian a esta ciudadanas, la auxilian y las tranquilizan un poco,
paran una patrulla de la PM, la cual se rehúsan a trasladar a estas
muchachas a un centro médico, motivo por el cual los funcionarios de la DIM
que auxiliaban a estas jóvenes se ven en la obligación de amenazar con
quitarles las llaves de estos funcionarios de la unidad para así poder realizar
el traslado de las heridas, es importante señalar que se trasladaron estas
jóvenes en la patrulla que paso por el lugar, porque era un vehículo oficial, y
se desplazaría con más rapidez.

Irúa Coromoto Moreno, 20 años. Iba en la parte central del asiento trasero
del vehículo. Tiene un tiro a quemarropa en la parte anterior del cuello, por lo
que no ha podido rendir declaración ante el fiscal 125 de Derechos
Fundamentales, Franklin Nieves, quien la visitó en dos oportunidades en el
Hospital Miguel Pérez Carreño. Tras la masacre de estos estudiantes, hasta
ahora se encuentran privados de libertad 22 funcionarios por este caso.

Participantes de la masacre

Los participantes de la masacre, por parte de la Dirección de Inteligencia


Militar, fueron:

Mayor (Ejército) José Peña Carrillo, Jefe de la Comisión. Condenado a 18


años de prisión.

Teniente de navío Jorge Escalona Seat. Condenado a 14 años de prisión.

Inspector Carlos Felipe Coicou. Condenado a 14 años.

Inspector José Peña Peña. Condenado a 30 años.

Inspector Juan Carlos Apóstol Romero. Condenado a 14 años.

-4-
Sub inspector Jesús Abreu Oquendo.Condenado a 22 años.

Sub inspector Danilo Alfonso Angulo Urbina. Condenado a 14 años.

Sub inspector Alirio José Camejo. Condenado a 14 años.

Sub inspectora Grendy Enrique Molina. Condenado a 17 años.

Sub inspector Jairo Molina. Condenado a 14 años.

Sub inspector Jorge Luis Maurera Centeno. Condenado a 18 años y 6


meses.

Sub inspector Wil Montes Chirinos. Condenado a 14 años.

Sub inspector Nelson Carpio Henríquez. Condenado a 14 años.

Sub inspector Olimpo Bariles Sánchez. Condenado a 22 años.

Sub inspector José Salazar Rodríguez. Condenado a 18 años.

Agente Alexander Arrieta. Condenado a 14 años.

Agente Greisy González

Agente Alberto Cerrada. Condenado a 14 años.

Agente Edwin Flores. Condenado a 18 años.

Agente Josefina Aguilera

Agente Juan Carlos Reyes Ruiz. Condenado a 14 años.

Agente Fernando Javier Mora Zamora. Condenado a 14 años.

De la División de Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Científicas


Penales y Criminalísticas (CICPC), están siendo investigados:

Inspector Richard Valera Toro. Condenado a 3 años y 4 meses.

Agente Luis Peña

-5-
Agente Jimy Calzadilla

De la Brigada de Respuesta Inmediata (BRI) del CICPC - Caricuao es


investigado:

Agente Felix Alberto Martínez Mota. Condenado a 30 años.

También está siendo investigado el efectivo de Policaracas:

Franklin García Maldonado. Condenado a 28 años de prisión.

Los funcionarios que no participaron en el incidente con los estudiantes pero


que son investigados por su participación en la alteración del lugar de los
hechos -aunque no están detenidos- son:

De la División de Investigación de Homicidios (CICPC),

Inspector Jefe Alejandro Lisy

Inspector José Vicente Rangel.

De la división de inspección de Homicidios,

Inspector Juan Perozo

Sub inspector Jarnan Falcón

De la división de inspecciones técnicas, el sub inspector Oliver Carmona, el


detective Héctor Aparicio, el detective Luis Prada y Nelson Santana.

De trayectoria balística, el agente Omar Gil.

De levantamiento planimétrico, el agente Wilmer Molina.

De laboratorio fotográfico, Jorge Mallorca.

Los funcionarios detenidos permanecieron en la sede de la Brigada de


Acciones Especiales (BAE), ubicada en San Agustín del Sur.

-6-
La Fiscalía pidió la precalificación de triple homicidio calificado, homicidio
calificado en grado de frustración, agavillamiento, uso indebido de armas,
simulación de hecho punible, violación de domicilio por funcionarios públicos,
intimidación pública, abuso de autoridad y forjamiento de documentos por
parte de funcionarios

Consecuencias jurídicas para los infractores

Los funcionarios policiales fueron llevados a juicio, recibiendo penas de


prisión. Consecuentemente la División de Investigaciones de la Dirección de
Inteligencia Militar fue intervenida. Los delitos antes planteados según las
penas están ajustadas a las leyes venezolanas. Las penas mayores fueron
para Félix Alberto Martínez Mota (CICPC), 30 años de prisión; José Antonio
Peña Peña (DIM), 30 años y Franklyn José García Maldonado (Poli
Caracas), 28 años. La menor condena fue para Richard Valera (CICPC), 3
años y 6 meses.

Derechos Humanos Transgredidos.

- Derecho a la vida

-Derecho aun juico justo y un debido proceso

-Derecho a la integridad personal

-Derecho a la protección de su domicilio

-Derecho al acceso a la justicia (Debida investigación)

Es de hacer notar que la ética profesional se vio comprometida el presente


caso al simular los funcionarios actuantes un hecho punible inexistente ,
actuar sobre seguros con premeditación, alevosía y pro motivos fútiles e
innobles lo que llevo a que fuesen enjuiciados y condenados por sus
transgresiones,, llevándose a cabo de este modo la justicia para las víctimas.

-7-