Está en la página 1de 11

Investigación sobre maquinas de fluidos compresibles

Asignatura: Turbomaquinas
Nombre: Jorge Espejo Córdova
Trabajo de investigación sobre las máquinas de fluidos compresibles
(Ventiladores-compresores)

Características, funcionamiento, utilización, costos, modelos y nombres de


compresores-ventiladores, aporte a la Industria, conclusiones, opinión personal.

INTRODUCCION

El estudio de los intercambios de energía en las máquinas hidráulicas es objeto de


la mecánica de fluidos. Máquina térmica o máquina de flujo compresible es aquella
que trabaja confluidos compresibles, ya sean condensables (caso de los
compresores o ventiladores).

Compresores:

Toda máquina que realiza trabajo con la finalidad de mantener un fluido


en movimiento o provocar el desplazamiento o el flujo del mismo se podría ajustar
al nombre de bomba o compresor, los que suelen evaluarse por cuatro
características:

1. Cantidad de fluido descargado por unidad de tiempo

2. Aumento de la presión

3. Potencia

4. Rendimiento

El efecto conseguido por la mayoría de los dispositivos de bombeo es el de


aumentar la presión del fluido, si bien algunos de ellos comunican al fluido un
aumento de su energía cinética o una elevación de su nivel geodésico.

Las bombas en general son utilizadas para líquidos. Estas trabajan


simultáneamente con la presión atmosférica de forma que esta impulse el líquido
hacia el interior de la bomba por la depresión que tiene lugar en el centro de la
misma.

Las bombas empleadas para gases y vapores suelen llamarse compresores. Los
compresores poseen una tubería de succión por donde es aspirado el gas que
dentro del compresor reduce su volumen y aumenta su presión.
Ventiladores:

Para mover el aire a través de una extracción localizada o un sistema de


ventilación general de un local es necesario aportar energía para vencer las
pérdidas de carga del sistema. En la gran mayoría de los casos el aporte de
energía proviene de máquinas denominadas ventiladores aunque, en algunos
casos, la ventilación se puede realizar por convección natural sin el uso de los
ventiladores.

Los ventiladores son las máquinas más usadas para producir el movimiento del
aire en la industria. Su funcionamiento se basa en la entrega de energía mecánica
al aire a través de un rotor que gira a alta velocidad y que incrementa la energía
cinética del fluido, que luego se transforma parcialmente en presión estática. Se
dividen en dos grandes grupos: los ventiladores axiales y los ventiladores
centrífugos.

Los ventiladores son los que el aire es impulsado por una turbina o rodete que lo
aspira por el centro y lo expulsa a través de sus álabes o palas. Así pues el aire
entra al rodete de forma paralela a su eje y sale en dirección perpendicular al
mismo, es decir en la dirección de un radio, de ahí que en muchos países se les
llame también ventiladores radiales.

Funcionamiento:

De la propia definición se deduce que el conducto de aspiración y el de descarga


deberán estar a 90º, lo cual no es muy adecuado cuando el ventilador centrífugo
debe de instalarse en conducciones en línea, en algunas ocasiones se puede
aprovechar esta característica colocando el ventilador en el punto en el que se
requiera un cambio de dirección de 90º en las conducciones (nos ahorramos un
codo). Bien es cierto que los fabricantes diseñan ventiladores centrífugos “in line”
en los que el aire sale en la misma dirección que entra, para ello acoplan al
ventilador los elementos necesarios para re direccionar el aire de salida
alineándolo con el de entrada.

Tipos de ventiladores centrífugos / características.

Según el tipo de turbina o rodete que empleen, distinguiremos tres tipos de


ventiladores centrífugos: de pala radial, de álabe adelantado (forward) y de pala
atrasada (backward).

Una característica común a todos los tipos de centrífugos es que, para un


dimensionamiento parecido y unas mismas rpms, dan más presión que los axiales.
Centrífugos con rodete de pala radial

En estos centrífugos las palas del rodete son rectas y alineadas según un radio,
son el tipo menos usado de centrífugos debido a unas pobres prestaciones en
términos de eficiencia y ruido, sin embargo son muy adecuados para el trasiego de
materiales granulares o pulverulentos porque los álabes, al ser rectos no retienen
esos tipos de materiales y permanecen limpios.

Centrífugos con rodete de álabe adelantado (forward)

Los rodetes de estos ventiladores disponen de muchos álabes de pequeña


dimensión (anchura), su forma suele ser del tipo de “media caña”. También se les
conoce como del tipo “jaula de ardilla”. Dan más caudal y menos presión que los
del tipo pala atrasada y su eficiencia en términos de consumo energético tampoco
es tan buena. Son muy utilizados en ventiladores de tamaño pequeño y medio
(hasta potencias de motor de 3-5 kw) especialmente en usos residenciales y
comerciales donde el ruido sea un factor a tener en cuenta, en efecto, estos
ventiladores al disponer de muchos álabes producen relativamente poco ruido
siendo éste multi frecuencia, lo cual es una característica favorable porque es
mucho mejor tolerado por el oído humano al no presentar “tonos puros” que son
los más molestos.

Otra particularidad positiva de este tipo de ventiladores es que el consumo


desciende al bajar caudal y subir la presión, esto es comúnmente aprovechado en
las regulaciones de caudal por trampilla, cuando estrangulamos el paso de aire
porque se requiere menos caudal el consumo del ventilador desciende, con lo que
no hay ningún riesgo de quemar el motor.

Este tipo de centrífugos, en sus tamaños medios, están siendo afectados por las
nuevas reglamentaciones sobre eficiencia energética, dada su menor eficiencia
que los de pala atrasada. Los fabricantes están inmersos en mejorar su eficiencia
a fin de cumplir normativas.

Centrífugos con rodete de pala atrasada (backward)

Los rodetes de estos ventiladores disponen de pocas palas curvadas en el


sentido opuesto al giro del rodete, de ahí el nombre de atrasadas.

Por contraposición a los de pala adelantada, ya han quedado reflejadas las


principales características de estos rodetes. Son el tipo más usado de los
centrífugos, se puede decir que prácticamente es el único tipo de rodete que se
usa en potencias grandes dada la alta eficiencia que llegan a conseguir.
Una característica favorable de estos rodetes es que son auto limpiantes (algo
similar a los de pala recta) por lo que cuando el aire no es demasiado limpio, no
se acumula suciedad en las palas, algo que sí suele ocurrir con los de álabe
adelantado.

Tipos de ventiladores

No existe una clasificación única de los ventiladores. En este artículo vamos a


desarrollar el criterio de la trayectoria del aire, atendiendo a las dos tipologías más
extendidas: los ventiladores axiales y los centrífugos.

Ventiladores Centrífugos: En este tipo de ventiladores el flujo de aire cambia su


dirección, en un ángulo de 90°, entre la entrada y salida. Se suelen sub-clasificar,
según la forma de las palas o álabes del rotor.

Ventiladores de álabes curvados hacia adelante. Adecuado generalmente para


aplicaciones en las que se requiere un caudal relativamente bajo y una elevada
presión. Se caracterizan por tener un gran número de álabes estrechos inclinados
hacia adelante, según el sentido de giro y con poca separación entre ellos. La
potencia absorbida aumenta rápidamente con el caudal. Es importante verificar
que el ventilador no consume más de lo indicado en la placa de características, de
lo contrario podríamos dañar el ventilador. Estos tipos de ventilador se pueden
encontrar en diferentes circunstancias, como por ejemplo, “dentro de una caja de
ventilación” en la que el aire debe ser filtrado (aire limpio).

Ventiladores centrífugos radiales álabes rectos: Es el diseño más sencillo y se


utiliza básicamente para el transporte de materiales. Es resistente mecánicamente
y muy robusto.

Ventiladores centrífugos de álabes curvados hacia atrás: Se caracterizan por tener


álabes grandes, inclinados hacia atrás. No tienen riesgo de sobrecarga del motor
según el punto de funcionamiento, como sí ocurre en los curvados hacia adelante.
Las aplicaciones habituales son extracción de campanas de cocina (aire no tan
limpio como los de álabes hacia adelante) incluso que podrían contener polvo.

Ventiladores Axiales : Son aquellos en los que el flujo de aire sigue la dirección del
eje del ventilador. Se suelen llamar helicoidales porque el flujo a la salida tiene una
trayectoria con forma helicoidal. En general son adecuados para mover grandes
caudales a bajas presiones. Se pueden llegar a clasificar según su envolvente

Ventiladores helicoidales: Son ventiladores adecuados para mover grandes


caudales de aire con bajas presiones. Se aplican en aportación y extracción de
aire en naves industriales. La instalación habitual de estos ventiladores suele ser
en pared, encastados o en vidrio. Es por ello que son normalmente llamados
ventiladores murales. Sin embargo, la aplicación más habitual es como extractor
de baño, si bien consiguen mover un relativo alto caudal a baja presión.

Ventiladores tubulares: Disponen de una hélice de álabes generalmente


orientables. Pueden mover aire venciendo resistencias moderadas. Por su
construcción es apto para intercalar en conductos. Se puede utilizar como
extractor de parkings (certificado F400) o bien como ventilador de extra aportación
para diferentes aplicaciones. También se utiliza en algunos sistemas industriales
como cabinas de pintura y extracciones localizadas de humos.

Utilidad:

Los ventiladores centrífugos se usan en multitud de aplicaciones: renovación de


aire de viviendas y locales, en unidades de tratamiento de aire, en recuperadores
de calor, en agitación y recirculación de aire en hornos y secaderos, en todo tipo
de quemadores, para vehicular materiales pulverulentos, etc.

Costos:

Estos equipos tienen un costo relativamente bajo en comparación con


compresores y otros equipos industriales.

Esto dependerá de:

1. Cantidad de fluido descargado por unidad de tiempo

2. Aumento de la presión

3. Potencia

4. Rendimiento
Aporte a las industrias de los ventiladores:

Los ventiladores industriales son aquellos que se emplean en los procesos


industriales para mover gases y pueden resistir condiciones operativas severas,
como altas presiones y temperaturas. Pueden incorporar partículas hasta un cierto
tamaño o incluso gases corrosivos o explosivos.

Compresores

Un compresor es una máquina de fluido que está construida para aumentar la presión y
desplazar cierto tipo de fluidos llamados compresibles, tales como gases y vapores. Esto se
realiza a través de un intercambio de energía entre la máquina y el fluido, en el cual el trabajo
ejercido por el compresor es transferido a la sustancia que pasa por él convirtiéndose
en energía de flujo, aumentando su presión y energía cinética impulsándola a fluir.

Al igual que las bombas, los compresores también desplazan fluidos, pero a diferencia de las
primeras que son máquinas hidráulicas, estos son máquinas térmicas, ya que su fluido de
trabajo es compresible, sufre un cambio apreciable de densidad y, generalmente, también de
temperatura; a diferencia de los ventiladores y los sopladores, los cuales impulsan fluidos,
pero no aumentan su presión, densidad o temperatura de manera considerable.
Tipos de compresores
Funcionamiento de un compresor axial.
Clasificación según el método de intercambio de energía:
Hay diferentes tipos de compresores atmosféricos, pero todos realizan el mismo
trabajo: toman aire de la atmósfera, lo comprimen para realizar un trabajo y lo
regresan para ser reutilizado.

El compresor de desplazamiento positivo: Las dimensiones son fijas. Por cada


movimiento del eje de un extremo al otro tenemos la misma reducción en volumen
y el correspondiente aumento de presión (y temperatura). Normalmente son
utilizados para altas presiones o poco volumen. Por ejemplo el inflador de la
bicicleta. También existen compresores dinámicos. El más simple es un ventilador
que usamos para aumentar la velocidad del aire a nuestro entorno y refrescarnos.
Se utiliza cuando se requiere mucho volumen de aire a baja presión.

El compresor de émbolo: Es un compresor atmosférico simple. Un vástago


impulsado por un motor (eléctrico, diésel, neumático, etc.) es impulsado para
levantar y bajar el émbolo dentro de una cámara. En cada movimiento hacia abajo
del émbolo, el aire es introducido a la cámara mediante una válvula. En cada
movimiento hacia arriba del émbolo, se comprime el aire y otra válvula es abierta
para evacuar dichas moléculas de aire comprimidas; durante este movimiento la
primera válvula mencionada se cierra. El aire comprimido se lleva a un depósito
de reserva. Este depósito permite el transporte del aire mediante distintas
mangueras. La mayoría de los compresores atmosféricos de uso doméstico son
de este tipo.

Cabezal para compresor de pistón

El compresor de pistón: Es en esencia una máquina con un mecanismo pistón-


biela-cigüeñal. Todos los compresores se accionan por alguna fuente de
movimiento externa. Lo común es que estas fuentes de movimiento sean motores,
tanto de combustión como eléctricos. En la industria se mueven compresores
accionados por máquinas de vapor o turbinas. En este caso, cuando el cigüeñal
gira, el pistón desciende y crea vacío en la cámara superior, este vacío actúa
sobre la válvula de admisión (izquierda), se vence la fuerza ejercida por un resorte
que la mantiene apretada a su asiento, y se abre el paso del aire desde el exterior
para llenar el cilindro. El propio vacío, mantiene cerrada la válvula de salida
(derecha).
Durante la carrera de descenso, todo el cilindro se llena de aire a una presión
cercana a la presión exterior. Luego, cuando el pistón comienza a subir, la válvula
de admisión se cierra, la presión interior comienza a subir y esta vence la fuerza
del muelle de recuperación de la válvula de escape o salida, con lo que el aire es
obligado a salir del cilindro a una presión algo superior a la que existe en el
conducto de salida.
Excepto en casos especiales, en el cuerpo del compresor hay aceite para lubricar
las partes en rozamiento, así como aumentar el sellaje de los anillos del pistón con
el cilindro. Este aceite no existe en los compresores de tipo médico, usado en la
respiración asistida, debido a que siempre el aire de salida contiene cierta
cantidad de él o sus vapores.
Los compresores de doble etapa, trabajan con el mismo sistema simple de pistón-
biela-cigüeñal, con la diferencia que aquí trabajan dos pistones, uno de alta y otro
de baja presión. Cuando el pistón de alta presión (derecha) expulsa el aire, lo
manda a otro cilindro de menor volumen. Al volver a recomprimir el aire,
alcanzamos presiones más elevadas.

El compresor de tornillo (caracol): Aún más simple que el compresor de émbolo, el


compresor de tornillo también es impulsado por motores (eléctricos, diésel,
neumáticos, etc.). La diferencia principal radica que el compresor de tornillo utiliza
dos tornillos largos para comprimir el aire dentro de una cámara larga. Para evitar
el daño de los mismos tornillos, aceite es insertado para mantener todo el sistema
lubricado. El aceite es mezclado con el aire en la entrada de la cámara y es
transportado al espacio entre los dos tornillos rotatorios. Al salir de la cámara, el
aire y el aceite pasan a través de un largo separador de aceite donde el aire ya
pasa listo a través de un pequeño orificio filtrador. El aceite es enfriado y
reutilizado mientras que el aire va al tanque de reserva para ser utilizado en su
trabajo.

Sistema pendular Taurozzi: consiste en un pistón que se balancea sobre un eje


generando un movimiento pendular exento de rozamientos con las paredes
internas del cilindro, que permite trabajar sin lubricante y alcanzar temperaturas de
mezcla mucho mayores.

Alternativos o reciprocantes: utilizan pistones (sistema bloque-cilindro-émbolo


como los motores de combustión interna). Abren y cierran válvulas que con el
movimiento del pistón aspira/comprime el gas. Es el compresor más utilizado en
potencias pequeñas. Pueden ser del tipo herméticos, semiherméticos o abiertos.
Los de uso doméstico son herméticos, y no pueden ser intervenidos para
repararlos. Los de mayor capacidad son semiherméticos o abiertos, que se
pueden desarmar y reparar.

Rotativo de paletas: en los compresores de paletas la compresión se produce


por la disminución del volumen resultante entre la carcasa y el elemento rotativo
cuyo eje no coincide con el eje de la carcasa (ambos ejes son excéntricos). En
estos compresores, el rotor es un cilindro hueco con estrías radiales en las que las
palas (1 o varias) comprimen y ajustan sus extremos libres al interior del cuerpo
del compresor, comprimiendo así el volumen atrapado y aumentando la presión
total.
Rotativo-helicoidal (tornillo, screw): la compresión del gas se hace de manera
continua, haciéndolo pasar a través de dos tornillos giratorios. Son de
mayor rendimiento y con una regulación de potencia sencilla, pero su mayor
complejidad mecánica y costo hace que se emplee principalmente en elevadas
potencias, solamente.

Rotodinámicos o turbomáquinas: utilizan un rodete con palas o álabes para


impulsar y comprimir al fluido de trabajo. A su vez estos se clasifican
en axiales y centrífugos.

Utilizacion y aporte a la industria :

Los compresores son ampliamente utilizados en la actualidad en campos de la


ingeniería y hacen posible nuestro modo de vida por razones como:

Son una parte importante de muchos sistemas de refrigeración y se encuentran en


cada refrigerador doméstico.

Se encuentran en sistemas de generación de energía eléctrica, tal como lo es el


Ciclo Brayton.

Se encuentran en el interior de muchos motores de avión, como lo son los


turborreactores, y hacen posible su funcionamiento.

Se pueden comprimir gases para la red de alimentación de sistemas neumáticos.

En la sobrealimentación de motores de combustión interna. Desde principios del


Siglo XX hubo aplicaciones funcionando, pero hasta 1920 Mercedes no fabricó en
serie el primer automóvil sobrealimentado. En aviación, durante la Segunda
Guerra Mundial, la sobrealimentación permitió potencias y alturas de vuelo
impensables hasta entonces.

Costos

Bibliografía.

1) Mott Robert. Mecánica de Fluidos. Sexta edición. Universidad La Salle. 2)


Compresores. Selección, Uso y Mantenimientos, Richard W. Greene, Cuerpo de
redactores Chemical Engineering Magazine, Ed. Mc Graw-Hill. 3) Bombas. Su
Selección y Aplicación, Tyler G. Hicks, BME, Companía Editorial Continental S.A.
Conclusión