Está en la página 1de 7

El estireno en envases de alimentos

Autor: Roque Marroquín, María Susana.

Escuela Profesional: Estomatología.

Fecha de Entrega: 2016


El estireno en envases de alimentos

Roque Marroquín S.
Carrera Profesional de Estomatología. Universidad Juan Pablo II

Resumen

Se sabe que cerca del 50-60% de estireno producido a nivel industrial está destinado a la
fabricación de envases de poliestireno para comestibles. Dados los efectos nocivos para la
salud del estireno reportados por el Programa Nacional de Toxicología y su reciente
clasificación como “agente carcinógeno racionalmente anticipado” y conocido la factibilidad de
la migración de monómeros de estireno a partir de los envases de alimentos hacia su contenido,
se considera importante la determinación de esta sustancia como advertencia y prevención de
futuros perjuicios contra la salud humana.

Abstract

It is known that about 50-60% of styrene produced at an industrial level is intended for the
manufacture of polystyrene containers for foodstuffs. Given the adverse health effects of
styrene reported by the National Toxicology Program and its recent classification as "rationally
anticipated carcinogen" and known the feasibility of migration of styrene monomers from food
containers to their contents, it is considered important to determine this substance as a warning
and prevention of future harm to human health.

Introducción

Los plásticos son materiales ampliamente utilizados para la manufactura de empaques para
comida, medicamentos, detergentes, etc, dadas las diversas ventajas que ofrecen al
consumidor: son seguros, ligeros en peso, resistentes, fáciles de procesar y almacenar, así
como económicos [1]. Por otro lado, se ha generado cierta preocupación en torno al contacto
de estos con la comida, ya que sustancias de bajo peso molecular, como monómeros
residuales, oligómeros o aditivos (plastificantes, antioxidantes, etc), pueden migrar del
empaque hacia su contenido. En el mejor de los casos, estas sustancias podrán alterar solo las
características organolépticas de la comida, y en otros representar graves riesgos para la salud
del consumidor, lo que los convierte en contaminantes potenciales [2].

Existen tres tipos de polímeros que se recomienda evitar durante la elaboración de empaques
destinados a comestibles: el polivinilcloruro (PVC), los policarbonatos (PCs) y el poliestireno
(PS) [3], cuyo monómero será objeto de discusión en la presente revisión.
El poliestireno es una resina sintética dura, rígida, brillante y transparente producida por la
polimerización del estireno. Se emplea ampliamente en la industria alimentaria, ya sea en la
fabricación de bandejas y recipientes rígidos, utensilios, tazas, platos desechables y cuencos
de espuma [4]. Actualmente, se sabe que el poliestireno representa aproximadamente el 14 y
10% de material con el que se elaboran empaques para comida en Estados Unidos y Japón,
respectivamente [5, 6]. Asimismo, que cerca del 50-60% del estireno industrial es destinado a
la fabricación de empaques para comestibles, denotando que la manufactura de los últimos, es
la principal aplicación de este monómero [7-9].

Toxicología del Estireno

Mucha gente se expone día a día a diminutas cantidades de estireno. Esta sustancia puede ser
encontrada de forma natural, como producto de degradación en plantas que contienen ácido
cinámico, así como subproducto del metabolismo de hongos y bacterias [10,11]. Entre algunos
alimentos que contienen estireno están la canela, carne de res, granos de café, cacahuates,
trigo y fresas, aunque en estos se encuentran trazas, se vuelve difícil su detección hasta la
implementación de técnicas analíticas sensibles [12].

Por otro lado, también podemos encontrar al estireno en la atmósfera, principalmente debido a
las emisiones de procesos industriales de los que participan sus polímeros y copolímeros.
Otras fuentes de emisión al ambiente incluyen fugas de vehículos, humo del cigarrillo y otras
formas de combustión e incineración de sus polímeros [13]. La concentración del estireno en el
aire urbano es relativamente baja comparada a la de los hidrocarburos aromáticos como el
tolueno o xileno. Esto parece deberse a que el estireno reacciona rápidamente con el ozono
para rendir benzaldehído y peróxidos, los cuales son irritantes, en especial el nitrato de
peroxibenzoilo, un potente irritante ocular, lo que denota, además de un riesgo para la salud del
ser humano, un impacto ambiental [14]. Con respecto a la liberación del estireno por los
envases de plástico a través de la migración de su monómero hacia la comida que se
encuentra contenida en dicho recipiente, la FDA ha mostrado su preocupación, por lo que
sugiere la práctica de ensayos de migración mediante la utilización de simulantes alimenticios
para la estimación de la exposición a estireno del consumidor.

El desconcierto alrededor de esta sustancia gira en torno a su potencial carcinogénico, del cual
si bien se tienen limitadas evidencias, estas resultan suficientes para el Programa Nacional de
Toxicología (USA, 2011) para añadirlo a la lista de agentes carcinogénicos. A pesar que la
disposición de estireno difiere cuantitativamente entre las especies, no se observan diferencias
entre humanos y animales experimentales que contradigan la relevancia de los estudios de
cáncer en roedores para la evaluación del riesgo que corren los humanos ante la exposición a
estireno. La detección de los aductos del DNA con el 7,8 - oxido de estireno en los sitios de
apareamiento de bases y aberraciones cromosómicas en linfocitos de trabajadores expuestos a
estireno, lo que sugiere un riesgo potencial de desarrollar cáncer en humanos a través de un
mecanismo de acción genotóxico [15].
Aspectos Legales

En el 2011, el Programa Nacional de Toxicología (NTP) catalogó anticipadamente al estireno


como un potencial cancerígeno para el ser humano basándose en la limitada evidencia de
carcinogenicidad en humanos, suficiente evidencia en experimentos con animales y
mecanismos de carcinogénesis propuestos. Tras esta comunicación, numerosas instituciones
se han pronunciado al respecto, la más reciente, la Oficina de Evaluación del Peligro para la
Salud Ambiental de California en Abril del 2016, ratificando la ubicación del estireno dentro de
los potenciales carcinógenos. Con respecto al Perú, se encuentra disponible en “El Peruano”,
la modificación del Reglamento sobre la Vigilancia y Control Sanitario de Alimentos y Bebidas,
en cuyo Decreto Supremo Nº 038-2014-SA, muestra la modificación del Artículo 119° sobre
materiales de envases, que prohíbe, entre otras sustancias, la presencia de monómeros
residuales de estireno en cantidades superiores a los límites permitidos por la normatividad
vigente (TWA = 20 ppm). Sin embargo, también han surgido grupos de investigación, como
Gradient de la Universidad de Harvard, con miras a refutar este veredicto, encontrando que las
evidencias de que el estireno es cancerígeno no son suficientes [17].

La migración del estireno en empaques de comida

Con migración nos referimos al proceso de partición química entre el envase y su contenido
(comida). La migración es relevante para moléculas pequeñas e iones (menores de 1KDa),
esto dependerá de las propiedades fisicoquímicas del migrante y la comida, así como otros
factores, entre los más influyentes, el contenido de grasas de la comida y la temperatura.

Factores que influyen en la migración del estireno

- Temperatura. El poliestireno es relativamente resistente a la temperatura; sin embargo


comienza a descomponerse entre los 80°C y 85°C, siendo sus subproductos monómeros
de estireno. Existe primero una tasa brusca de decrecimiento en su peso molecular
seguida de tasas de decremento menos bruscas. Temperaturas cercanas a 80°C
favorecen la migración del estireno de un empaque hacia la comida que contiene, siendo
este un factor predominante [21].

- Contenido de grasas en la comida. Las comidas elevadas en grasa tenderán a


contaminarse con sustancias lipofílicas a comparación de comidas acuosas, haciendo la
observación de que el estireno es una molécula apolar, por su estructura química alifática
acompañada de un anillo aromático, podríamos predecir que las comidas ricas en grasa
serán más susceptibles a contaminarse con este monómero. Existen ensayos reportados
donde utilizan alimentos de diferente contenido en grasa, el Fluido Tahini (70 grasa %)
seguido de la crema chantilly (30 grasa %), los alimentos donde el estireno migró con
mayor facilidad [20].

- Tiempo de contacto. Afectando de manera proporcional a la migración de estireno.


- Tamaño del envase. El tamaño del empaque en proporción a la cantidad de comida
también es relevante, dado que a un tamaño más pequeño de envase, habrá una mayor
superficie de contacto, implicando una mayor contaminación de la comida [18].

- pH. Su efecto de manera individual no resulta muy significativo, sin embargo, se ha


reportado que a un pH 5.0 a tempearaturas que bordean los 80°C favorecen la migración
del estireno [19].

-
Ilustración 1 Depolimerización del estireno

Evaluación de la migración global de estireno a partir de un envase de alimentos.

Uso de simulantes alimenticios. Para la realización de un ensayo de migración de estireno en


comidas, se podrá utilizar el alimento por sí mismo, o se recurrirá al uso de simulantes
alimenticios, estos son sustitutos de la comida diseñados para permitir el análisis químico.
Estos representan diferentes grupos de comida en términos de sus propiedades químicas, ya
sean lipofílicas, hidrofílicas o anfifílicas. Por ejemplo, la migración en comida grasa es medida
usando aceites vegetales como simulante alimenticio; para comidas acuosas, se usan
soluciones de etanol al 10% o 3% de ácido acético y las comidas con propiedades
emulsionantes están simuladas por una solución al 50% de etanol. La migración de sustancias
volátiles en comidas secas se puede aproximar usando un simulante de comida solido basado
en un polímero sintético con un tamaño de poro definido (Tenax en USA, simulante alimenticio
E). Para un ensayo de migración deberán utilizarse todos los tipos de simulantes, que por
general dan valores que sobreestiman la migración de estireno [18].

Condiciones del Test. Las condiciones apropiadas deben ser elegidas para reflejar mejor la
realidad del proceso de comidas, llenado en el paquete, transporte, distribución,
almacenamiento y, de ser aplicable, preparación (ej. para comidas que se congelan o calientan
dentro de sus empaques). Para los materiales que tienen contacto repetidas veces con comida
(ej. bowls, etc), se necesita evaluar la migración en tres experimentos consecutivos bajo
condiciones relevantes de muestreo, donde el tercer experimento necesite coincidir con los
límites de migración específica (EU). Este alcance asegura la migración de aditivos,
monómeros residuales y subproductos. Los empaques de uso único, como botellas de PET
para bebidas gaseosas o envases de PS para helados, deben de coincidir con sus condiciones
de uso. Si los consumidores reusan estos artículos, no hay una responsabilidad legal de por
medio [18].
Cuantificación química. Una vez ocurrida la migración experimental usando una celda de
migración, donde una superficie definida del material de empaque se mantiene en contacto con
un simulante de comida bajo condiciones controladas (temperatura, presión y tiempo). El
analito de interés es analizado en el simulante alimenticio o comida. Por lo general se recurre a
técnicas como HPLC o Cromatografía de Gases con una subsecuente espectrometría de
masas para la identificación del compuesto [18].

Modelamiento de Migración

Es posible usar modelos matemáticos apropiados para evaluar la migración de un agente


químico hacia la comida, el modelo más conocido está basado en la difusión de Fick y ha sido
validado para diferentes plásticos de contacto bajo diferentes condiciones experimentales.
Estos modelos arrojan predicciones certeras de la migración de muchos agentes químicos,
pero bajo ciertas condiciones, pueden darse excepciones [18].

Conclusiones

 El estireno es una sustancia potencialmente tóxica para el ser humano, reportándose


anticipadamente resultados de carcinogenicidad en humanos por formación de aductos
del DNA con el 7,8 oxido de estireno y aberraciones cromosómicas.
 Tanto la legislación peruana como la internacional han propuesto cantidades límites en
alimentos para esta sustancia (TWA=20 ppm); así como su clasificación dentro de las
sustancias potencialmente carcinogénicas del Programa Nacional de Toxicología (USA)
 La migración del estireno es afectada principalmente por la temperatura así como el
porcentaje de grasa contenido en la comida hacia la cual migra.

Referencias bibliográficas

1. Achilias DS, Giannoulis A and Papageorgiou GZ, Polym Bull 63:449–465 (2009).
2. Piringer OG and Baner AL (eds), Plastic Packaging, 2nd edition, Wiley-VCH, Weinheim
(2008).
3. Brian Clark Howard, 3 Suspect Plastics to Avoid in Baby Bottles, Water Bottles.
Available: http://www.thedailygreen.com/greenhomes/eco-friendly/plastic-bottles-toxins-
water-bottles-460410 [1 September 2011]
4. Polystyrene | chemical compound [Internet]. Encyclopedia Britannica. 2016 [cited 12
November 2016]. Available from: https://global.britannica.com/science/polystyrene
5. K. Kurosaka, Polystyrene, Kagakukeizai 3 (2013) 103–106 (in Japanese).
6. T. Yamamoto, Polystyrene, Plastics 1 (2014) 23–26 (in Japanese).
7. FDA, Guidance for industry: preparation of premarket submissions for food contact
substances: chemistry recommendations. Appendix I. Fatty-Food Simulants for Specific
Polymers, 2007.
8. A. Hirose, Research report of Survey and Research Program, Food Safety Commission
of Japan, Research project No. 0502 (in Japanese), 2008
http://www.fsc.go.jp/fsciis/technicalResearch/ show/cho99920070502
9. Nakai M, Tsubokura M, Suzuki M, Fujishima S, Watanabe Y, Hasegawa Y et al.
Genotoxicity of styrene oligomers extracted from polystyrene intended for use in contact
with food. Toxicology Reports. 2014;1:1175-1180.
10. SHIRAI, K. & HISATSUKA, K. Isolation and identification of styrene assimilating
bacteria. Agricultural and biological chemistry, 43: 1595–1596 (1979).
11. SHIMADA, K. ET AL. Styrene formation by the decomposition by Pichia carsonii of
trans-cinnamic acid added to a ground fish product. Applied environmental microbiology,
58: 1577–1582 (1992).
12. Tang Weici, Ingrid Hemm, and Gerhard Eisenbrand, “Estimation of Human Exposure to
Styrene and Ethylbenzene,” Toxicology 144, 1-3 (April 2000), pp. 39-50.
13. Styrene. Geneva, World Health Organization, 1983 (Environmental Health Criteria, No.
26).
14. Euro World Health Organization [Internet]. Styrene. 2016 [cited 19 November 2016].
a. http://www.euro.who.int/__data/assets/pdf_file/0018/123066/AQG2ndEd_5_12
Styrene.pdf
15. National Toxicology Program, Department of Health and Human Services. Styrene.
Report on Carcinogens. 2016;1(13).
16. David H. Steele; Michael J. Thornburg; John S. Stanley; Roland R. Miller; Richard
Brooke; Janette R. Cushman; and George Cruzan, “Determination of Styrene in
Selected Foods,” Journal of Agricultural and Food Chemistry 42, 8 (August 1994), pp.
1661-1665.
17. Rhomberg L, Goodman J, Prueitt R. The Weight of Evidence Does Not Support the
Listing of Styrene as “Reasonably Anticipated to be a Human Carcinogen” in NTP's
Twelfth Report on Carcinogens. Human and Ecological Risk Assessment: An
International Journal. 2013;19(1):4-27.
18. Muncke J. Hazards of Food Contact Material: Food Packaging Contaminants.
Encyclopedia of Food Safety. 2014;:430-437.
19. Saim, N., Osman, R., Abi Sabian, H., Mohamed Zubir, M. and Ibrahim, N. (2016). A
Study On The Migration Of Styrene From Polystyrene Cups To Drinks Using Online
Solid-Phase Extraction Liquid Chromatography (SPE-LC). The Malaysian Journal of
Analytical Sciences,, 16(1), pp.49-55.
20. Said Tawfik, M. and BaAbdullah, H. (2014). Migration levels of monostyrene in most
vulnerable foods handled and stored in polystyrene containers and their impact on the
daily intake. PAK. J. FOOD SCI, 24(1), pp.57-63.
21. Beyler, C. and Hirschler, M. (2014). Chapter 7. In: Fundamentals, 1st ed.