Está en la página 1de 1

El tejido parenquimático es aquel tejido vegetal que se hallan en todas las plantas

existentes en la mayoría de sus órganos formando un tono continuo. A estos tejidos también
se les conoce con el nombre de tejidos fundamentales, dado a que son células poco
especializadas, se les halla distribuidos por toda la parte interior del cuerpo del vegetal
cumpliendo múltiples funciones; se constituye por una gran diversidad de células que varían
dependiendo de la función que desempeñen, más o menos isodiamétricas y facetadas, casi
alargadas se caracterizan por ser células vivas, con una pared de celulosa, flexible y
delgada y con gran vacuola. Los tejidos parenquimáticos se encargan de llenar espacios
libres que otros órganos y tejidos producen. A estos tejidos se les pueden considerar como
meristemas potenciales debido a que si pierden su capacidad de dividirse, sus células
podrían retomar su división celular en ciertas condiciones.

Los tejidos de crecimiento o meristemos están constituidos por células jóvenes donde la
única actividad es distribuirse por mitosis de las células de los meristemos que derivan
todas las células que forman el vegetal, donde además existen meristemos primarios donde
las células permiten el crecimiento de la planta en longitud y meditemos secundario, es
donde el cambium son capas de células dispuesta entre el xilema y el floema que
contribuye al engrosamiento de la planta y el felógeno es el tejido localizado en la periferia
del tallo y la raíz que contribuye al crecimiento en espesor de la planta donde las células
permiten el crecimiento de la planta en grosor.