Está en la página 1de 5

Resumen

El balance de materiales se ha utilizado durante mucho tiempo en la práctica de ingeniería de


yacimientos como una herramienta simple pero poderosa para determinar el gas original en su
lugar ( G ). El formato convencional de la ecuación de balance de material gaseoso es el
gráfico de línea recta simple de p / Z frente a la producción acumulada de gas ( G p ), que se
puede extrapolar a cero p/ Z para obtener G. La simplicidad gráfica de este método lo hace
popular. El método fue desarrollado para un depósito de gas "volumétrico". Asume un volumen
de poro (PV) constante del gas y representa la energía de la expansión del gas, pero ignora
otras fuentes de energía, como los efectos de la compresibilidad de la formación, la expansión
de los fluidos residuales y el apoyo del acuífero. Tampoco incluye otras fuentes de
almacenamiento de gas, como depósitos conectados o adsorción en carbón / esquisto. En el
pasado, los investigadores han introducido ecuaciones de balance de material de gas
modificadas para explicar estas otras fuentes de energía. Sin embargo, la simplicidad de
la línea recta p / Z se pierde en la complejidad resultante de estas ecuaciones.

En este documento, se presenta un nuevo formato de la ecuación de balance de material


gaseoso, que recaptura la simplicidad de la línea recta y representa todos los mecanismos de
accionamiento. Utiliza un p / Z ** en lugar de p / Z. El efecto de cada uno de los mecanismos
de accionamiento mencionados anteriormente aparece como un término de compresibilidad
efectivo en la nueva ecuación de balance de material gaseoso. Además, el significado físico
de las compresibilidades efectivas se explica y compara con el concepto de índices de
impulsión. Además, el balance de material gaseoso se utiliza para obtener una
compresibilidad total rigurosa generalizada en presencia de todos los mecanismos de
accionamiento mencionados anteriormente, lo que es importante para calcular la pseudotima
utilizada en el análisis de tasa transitoria de datos de producción

Resumen

La potencia de computación moderna ha permitido una precisión y eficiencia muy altas en


cálculos complejos. Por lo tanto, se deduce que las formulaciones de ingeniería de
yacimientos no tienen que ser soluciones aproximadas, como a veces históricamente fue el
caso. Siendo una de las técnicas más utilizadas en ingeniería de yacimientos, la ecuación de
balance de materiales (MBE) para el gas es un excelente ejemplo de esto. El MBE se usa no
solo para estimar el gas en el lugar original (OGIP), sino también para calcular la disminución
de la presión promedio del yacimiento con el agotamiento. En la mayoría de los casos, los p /
Z convencionales .La formulación del balance del material gaseoso es satisfactoria. Sin
embargo, ciertas circunstancias, que a veces son impredecibles, exigen formulaciones con
mayor precisión. Aunque se han presentado modificaciones al enfoque estándar, según el
conocimiento de los autores, no existe una formulación de balance de material de gas que sea
completamente rigurosa. Este estudio presenta un MBE nuevo y riguroso para el flujo de gas
en presencia de una formación compresible y una saturación residual de fluido. Se
presentarán ejemplos para resaltar las capacidades del nuevo MBE.

Miembros SPE-AIME

Resumen

El gráfico de producción de gas P / Z versus acumulativo es un método comúnmente aceptado


que se usa para obtener gas original en su lugar en depósitos de gas volumétricos (sin
impulsión de agua). Muchos ingenieros petroleros aplican este método a depósitos
presurizados de forma anormal, lo que puede provocar errores de hasta el 100% en la
extrapolación de gas en el lugar original. El problema es que la extrapolación del lugar. El
problema es que la gráfica P / Z convencional en depósitos presurizados de manera anormal
debe ajustarse para que la roca y el agua sean compresibles a fin de obtener estimaciones
razonables del gas original en su lugar.

Un reservorio normalmente presionado tendrá un gradiente de presión inicial entre 0.43 y 0.50
psi / ft. Los reservorios con gradientes de presión mayores que este se presionan de manera
anormal. En el área de la Costa del Golfo de Louisiana y Texas, los gradientes de presión
pueden estar muy cerca de los gradientes de presión de sobrecarga, con algunos de los
depósitos de gas que tienen gradientes de 0.85 psi / pie. o mas alto.

En depósitos presurizados de manera anormal, los fluidos del reservorio soportan una presión
adicional, como lo demuestran los gradientes de presión de 0,85 psi / pie. Los gradientes de
presión de gas de 0.85 psi / ft. La compresibilidad del gas puede realmente acercarse a la
compresibilidad de la formación en depósitos presurizados de manera anormal. Esto hace que
sea importante incluir tanto la formación como la compresibilidad del agua en las parcelas P /
Z cuando se intenta estimar el gas original en el lugar en depósitos presurizados de manera
anormal.

Este artículo presenta una nueva técnica para predecir el rendimiento de un depósito de gas
con presión anormal. Rendimiento de un depósito de gas con presión anormal. Este método
mantiene la antigua relación de línea recta para los P / Z convencionales en reservorios
normalmente presurizados y permite la extrapolación directa del gas original en lugar en
reservorios anormalmente presionados, tomando en cuenta la compresibilidad de la roca y el
agua en el término del factor de ajuste. Por lo tanto, en depósitos presurizados anormalmente,
la predicción temprana del gas original en su lugar a partir de la curva P / Z es una de las
razones principales por la que se utiliza este método a partir de la curva P / Z.

Este método se ha aplicado con éxito a tres reservorios con presiones anormales. Son el
North Ossun Field en Louisiana, el depósito de gas Anderson "L" en el sur de Texas y un
reservorio de gas de Louisiana. Los resultados de la aplicación del nuevo método y una
comparación del rendimiento previsto en reservorios con presión anormal utilizando esta
técnica y el método P / Z convencional se presentarán en este documento. presentado en este
documento

Introducción

El desarrollo y la operación de un depósito de gas dependen del rendimiento futuro del


yacimiento. El rendimiento previsto de un yacimiento de gas se puede lograr si reconocemos
la (s) fuente (s) de energía y estimamos el gas original en su lugar.

En un depósito de gas volumétrico normalmente presionado, el gas se produce por expansión


de gas. En un depósito de gas anormalmente presionado, el gas se produce. El depósito de
gas a presión, el gas se produce expansión de gas, expansión de grano de arena, roca
compacta y expansión de agua.

El gas original colocado en un reservorio normalmente presurizado (volumétrico) se puede


estimar a partir del historial de producción y presión usando la producción de Balance de
materiales y el historial de presión usando la técnica de Balance de materiales. La
extrapolación de la gráfica de la prensa e dividida por el factor de desviación del gas, P / Z,
versus la producción acumulada de gas hasta el punto en que P / Z es igual a cero, produce el
gas original en su lugar. Esta técnica es la solución gráfica en línea recta a la ecuación general
de balance de materiales. En un depósito de gas de tipo de agotamiento y presión anormal, un
reservorio de gas de tipo de agotamiento y presión, una gráfica convencional de P / Z versus
producción acumulada produce dos pendientes distintas. La extrapolación de la pendiente
inicial a un P / Z de cero produce el gas aparente en el lugar, lo que puede estar en un error
significativo del lugar verdadero,

Hammerlindl desarrolló dos métodos para predecir el gas original en el lugar para reservorios
con presiones anormales, utilizando datos de presión y producción tempranos.

Introducción

Ha habido una demanda en la industria del petróleo para trazar el p / Z (o una función de
trazado similar) en comparación con la producción de gas acumulada ( Gp), con la mayor
precisión posible, de modo que la línea extrapolada pueda apuntar a la cantidad correcta de
OGIP. El valor principal de este enfoque es calcular las presiones promedio del yacimiento a
partir del MBE. Esta ha sido una de las herramientas más poderosas en ingeniería de
yacimientos. La MBE convencional [1] para el flujo de gas desde un "depósito volumétrico
asume que el volumen de poro disponible para el gas es constante al ignorar el efecto de la
compresibilidad de la formación y la expansión del fluido residual durante la vida productiva
del depósito. Tales suposiciones pueden no ser aceptable cuando la compresibilidad de la
roca es del mismo orden de magnitud que el fluido o gas residual. Ramagost y Farshad [2]
modificaron la ecuación clásica de balance de materiales y propusieron una nueva función de
trazado como [( p / Z ) (1- ce ? p)] vs. Gp, basado en una versión mejorada del MBE
convencional. En varias ocasiones con ciertas combinaciones de compresibilidad y valores de
saturación, se ha observado que el MBE de Ramagost y Farshad debería haber sido más
preciso para predecir la presión promedio del yacimiento. Hemos examinado cómo se derivó
este MBE. Como se mostrará más adelante, las contribuciones de la contracción del volumen
de poros y de la expansión de la saturación residual del fluido se aproximaron en este
enfoque.

Con el advenimiento de la potencia de la computadora hoy en día, las precisiones de los


cálculos de ingeniería de yacimientos están garantizadas. La ecuación de balance de
materiales (MBE) para el flujo de gas se ha utilizado no solo para estimar el OGIP, sino
también para estimar la presión promedio del yacimiento. Además, las precisiones de MBE
tienen que seguir el ritmo de los resultados de las sofisticadas simulaciones de yacimientos
(tanto analíticas como numéricas). Las siguientes son las principales aplicaciones de un MBE:

 Estimar la presión promedio para una producción acumulada de gas dada.

 Para estimar la producción acumulada de gas para una presión promedio dada del yacimiento.

 Para estimar el OGIP a partir de un historial dado de presión estática en comparación con la
producción acumulada.

 Para calcular el pseudo-tiempo [3] cuando se usan soluciones analíticas desarrolladas para
líquidos para modelar depósitos de gas.

Este estudio presenta un nuevo y riguroso MBE para el flujo de gas en una formación
compresible con saturación de fluido residual. Se identificará un nuevo parámetro sin
dimensiones en el MBE y se explicará cómo esto puede predecir el comportamiento del
MBE. Se presentarán ejemplos para resaltar las capacidades del nuevo MBE. Los supuestos
principales siguen siendo idénticos a los de Ramagost y Farshad [2] ya que las
compresibilidades de la roca y el fluido residual son constantes.

Presentación de Nuevo MBE


En las siguientes subsecciones, presentamos el nuevo y riguroso MBE, sus implicaciones y
una explicación de la metodología para calcular la presión promedio del yacimiento a partir de
él.

Resumen

La experiencia con una serie de conjuntos de datos de balance de materiales desde el campo
y desde la simulación ha revelado algunos procedimientos que se pueden usar para mejorar el
análisis de los reservorios de petróleo y gas:

 Si no se tiene en cuenta la unidad de agua débil, se pueden producir errores de balance de


materiales que no son insignificantes.

 Se ha confirmado la afirmación de autores anteriores de que una unidad de agua débil


muestra una pendiente negativa en Cole Plot (gas) y Campbell Plot (petróleo). Se detecta un
impulso de agua débil en estas parcelas de forma mucho más inequívoca que en otras
parcelas comunes, como la parcela p / z para el gas.

 Se propone una versión modificada de Cole Plot para dar cuenta de la compresibilidad de la
formación.

 Los índices de impulsión del reservorio son una herramienta útil para determinar la corrección
de la solución de balance de materiales porque deben sumar 1.0. Los índices de manejo
nunca deben normalizarse para sumar 1.0 porque esto oscurece su utilidad y conduce a una
falsa sensación de seguridad.

 Se propone una versión modificada de la parcela de cucarachas (para gas) que mejora la
interpretación en algunas situaciones de conducción de agua.

 El balance de materiales no ha sido reemplazado por la simulación de yacimiento, sino que es


complementario a la simulación y puede proporcionar información valiosa sobre el rendimiento
del yacimiento que no se puede obtener por simulación.

Introducción

El balance de materiales es una de las herramientas fundamentales de la ingeniería de


yacimientos. Muchos autores han abordado el difícil problema de resolver el balance de
materiales en presencia de una unidad de agua (las referencias 1, 2, 3, 4 y 5 son solo algunas
de las más significativas). El énfasis ha sido en los impulsos de agua fuertes y moderados. En
este documento, se muestran ejemplos de unidades de agua débil en las que los efectos en el
balance de materiales no son insignificantes. Todos los acuíferos estudiados aquí son del
llamado tipo de acuífero de olla, que es independiente del tiempo.

En los reservorios de gas, la gráfica de producción de gas en comparación con la acumulada,


G p , es un método ampliamente aceptado para resolver el balance de material de gas 1
en
condiciones de agotamiento. La extrapolación de la parcela a la presión atmosférica
proporciona una estimación confiable del Gas original en su lugar (OGIP). Si hay un impulsor
de agua presente, el gráfico a menudo parece ser lineal, pero la extrapolación dará un valor
erróneamente alto para OGIP. Muchos autores han abordado este problema (referencias 2, 6,
7 y 8, por nombrar solo algunos), especialmente en casos de impulsiones de agua fuertes o
moderadas. La gráfica p / z es en realidad más ambigua en unidades de agua débil que las
fuertes o moderadas.
Cole Plot 7,9 ha demostrado ser una valiosa herramienta de diagnóstico para distinguir entre los
depósitos de gas de la unidad de agotamiento y los que se producen bajo una unidad de
agua. El diagrama análogo para los reservorios de aceite es el diagrama 10 de Campbell . La
literatura enfatiza los impulsos de agua fuertes y moderados, cuyas firmas son una pendiente
positiva y una curva en forma de joroba, respectivamente. Aunque los autores anteriores han
reconocido que las unidades de agua débiles pueden producir pendientes negativas en estas
parcelas, este autor no tiene conocimiento de los ejemplos en la literatura. Este documento
muestra ejemplos de simulación y datos de campo reales en los que la pendiente negativa
revela claramente un impulso de agua débil. Estas gráficas son mucho más diagnósticas que,
por ejemplo, el p / zparcela para gas. Una vez que se han diagnosticado los impulsos de agua
débiles, se pueden tomar las medidas apropiadas en las ecuaciones de balance de materiales
para obtener resultados más precisos.

El gráfico de Cole supone que la compresibilidad de la formación puede descuidarse, lo que


suele ser el caso del gas. Sin embargo, en aquellos reservorios donde la compresibilidad de la
formación no es insignificante, se presenta una modificación de la gráfica de Cole que
incorpora el término cf y da resultados más precisos.