Está en la página 1de 2

Porque te amo

Porque son tus ojos negros,

profundos como la noche

intensos como un derroche

divinos como el café,

te pido que no los quites

jamás de mi caminar

ni sientas que se cansaron

de verme desfallecer

Porque es tu boca mi delirio,

Y tu lengua ardiente flama

En donde los dioses en llama

Danzan en tu encender

Te pido que nuestro beso

No sumerja en lo cotidiano

Ni deje de ser por siempre

nuestro principio del placer

Porque tus pechos son volcanes

los más hermosos y perfectos

Diseñados por arquitectos

De recónditos lugares

Te pido que no los lleves

Muy lejos de mis ansias

Besarlos es mi delirio,

pero besarlos con flagrancia.

Estas son sólo mareras

profanas y carnales
de decirte que te amo

hasta el fin de los finales

y aunque somos más que cuerpo,

infinitamente más,

no pretendo en estos versos

elevarnos tan allá,

hoy prefiero recordarte

que hace cerca de 8 años

desnudando nuestros cuerpos

para siempre nos amamos.