Está en la página 1de 3

Jorge Luis Montero Méndez 2122002566

GENERALIDADES DEL ARCO ELECTRICO

Si la potencia alcanza una cierta importancia se produce un arco, es decir, una llama de un color
diferente del de la chispa; además, después de la ruptura se observa que los contactos están
desgastados en las zonas en las que se originó el arco. Todo esto es conocido como una diferencia
de Potencial. El arco se manifiesta como una columna gaseoso incandescente según una
trayectoria más o menos rectilínea entre los electrodos, cuyo núcleo alcanza temperaturas
comprendidas entre los 6.000 y los 10.000 °C. La mancha catódica (polo positivo) es fija o se
desplaza lentamente, en tanto que el contacto del arco con el ánodo (polo negativo) puede
desplazarse bruscamente y de una manera discontinua. Los iones de la columna del arco son
producidos por choque de las moléculas con los electrones que emite el cátodo.
Los arcos eléctricos son conductores extremadamente móviles que se desplazan fácilmente bajo el
efecto de corrientes de aire, de campos magnéticos, y si en sus desplazamientos se encuentran
con piezas metálicas a distinta tensión, se ceban en ellas, pudiendo provocar arcos permanentes
de cortocircuito, y si alcanzan a alguna persona, la electrocución de ésta.
Los problemas de ruptura de un circuito eléctrico son problemas de arco.
Cabe distinguir tres zonas bien diferenciadas dentro de la caída de tensión a lo largo del arco
eléctrico (véase Fig. 2.3). Dos zonas de muy corta longitud y elevados gradientes con caídas de
tensión bien acusadas, UA anódica y UC catódica, en las proximidades de los electrodos. La otra
zona comprende el resto de espacio entre los electrodos en la que se da una caída de tensión más
reducida, UL, sensiblemente proporcional a la longitud de dicho espacio. Por tanto, la caída de

tensión total será:


Ua=UA+UL+Uc
El reparto de la temperatura del arco se contempla en el gráfico adjunto
(véase Fig 2.4), Se observan corrientemente en los arcos temperaturas de 2.000 0C a 3.000 0C
con electrodos metálicos y de 3.000 0C a 4.000 0C con electrodos de carbón. Sin embargo en
puntos del núcleo se pueden alcanzar de 5.000 0 C a 10.000 0 C, según la intensidad de la
corriente.
El valor de UA como de Uc depende de la intensidad de corriente. Con intensidades fuertes las
zonas de caída de tensión próximas a los electrodos equivalen a unos tres centímetros.
La energía absorbida por el arco durante la ruptura del mismo viene expresada por la siguiente
fórmula:
W=ia*Ul*t
donde ia es la corriente del arco, UL la caída de tensión en la columna del arco y t el tiempo.

La potencia absorbida por el arco es evidentemente igual al producto de la corriente del arco i por
la caída de tensión total del mismo, Ua y la energía absorbida por el arco será la integral de este
producto por dt extendida a todo el tiempo de duración del arco, Ta:
𝑇 𝑇
𝑊 = ∫ 𝑃𝑎 ∗ 𝑑𝑡 = ∫ 𝑈𝑎 ∗ 𝑖 ∗ 𝑑𝑡
0 0
Es esta energía la que determina la fatiga principal de muc os e os aparatos de ruptura. Si la
energía desarrollada por el arco no es disipada convenientemente, la temperatura del medio se
incrementará, y si se trata de un medio confinado se elevará asimismo la presión en su interior, lo
que puede dar lugar a nuevos fenómenos de descomposición, e incluso a la explosión del recinto.

El arco eléctrico se caracteriza por poseer una relación tensión/corriente decreciente, la cual
resulta totalmente distinta de la que se tiene en los conductores metálicos.

Las formas de obtener la extinción del arco eléctrico son básicamente dos,
y son las que a continuación se describen brevemente:
• Aumentar la tensión entre los bornes: lo que se consigue aumentado los valores de a y de p en la
fórmula de Ayrton o caída de tensión del arco. No obstante, si la corriente que circula por el arco
es elevada, se puede decir que la caída de tensión es:
𝑈𝑎 ≅ 𝑎 + ⍶ ∗ 𝑙
pudiendo observar que lo más fácil para elevar la tensión es incrementar rápidamente la longitud,
l, a base de imprimir una elevada velocidad a la separación de los contactos, o incrementar, para
una longitud constante, los valores de a y ⍶.
• Conseguir una rápida desionización del medio; que representa el medio más utilizado en media y
alta tensión. Cuando la corriente se anula en el paso por cero, los iones deben dejar de circular, ya
que el arco está compuesto de electrones e iones positivos que van de un electrodo al otro.
Sabemos que el estado conductor es motivado por la ionización del medio circundante, a causa de
la elevada temperatura que alcanza y de los electrones liberados por el cátodo.
La caída de tensión en el arco aporta, por efecto Joule, la potencia necesaria para mantener las
altas temperaturas, equilibrando las pérdidas de calor del arco por conducción, convección y
radiación, siendo éstas últimas prácticamente despreciables. Debido que el medio no se enfría en
el instante del paso de la corriente por cero, sino que existe una inercia térmica, el arco no pierde
calor y no se produce una recombinación inmediata de iones y electrones, lo que favorecería una
disminución de la conductividad del recorrido del arco. Por ello se dice que el arco posee una
inercia, o lo que es lo mismo, que existe un retardo a la desionización del medio, concepto muy a
tener en cuenta en la teoría de la ruptura.