Está en la página 1de 1

Acciones que fortalecen la aproximación al conocimiento de otras culturas

 Es importante ser conscientes de nuestra propia cultura, de tener la


oportunidad de entender cómo nos ha afectado. Si no somos capaces, es
más difícil entender cómo ésta podría afectar a cualquier otro o por qué
podría ser importante para los demás. Si nos sentimos cómodos al hablar de
nuestra propia cultura, entonces escucharemos mejor cuando los demás
hablan de las suyas. O, si entendemos cómo nos ha afectado la
discriminación, entonces estamos más conscientes de cómo puede afectar
a otros.
 Tomar una decisión consciente de establecer relaciones interpersonales con
gente de otras culturas.
 Ponernos en situaciones en las que nos encontremos y compartamos con
gente de otras culturas, inmigrantes.
 Examinar nuestros prejuicios contra gente de otras culturas: tenemos
estereotipos y desinformación acerca de la gente de culturas diferentes,
especialmente cuando obtenemos esta información por medios de
comunicación, de opiniones externas, etc.
 Preguntarles a otras personas sobre sus valores, creencias, costumbres y
opiniones.
 Leer acerca de las culturas e historias de otras personas.
 Notar las diferencias en estilos de comunicación y valores
Identifique la aceptación de los demás como forma adecuada de relación en igualdad
La aceptación que tenemos hacia otra persona tiene que ver contrariamente, con las
diferencias, que distinguen a las personas. Las diferencias llevan a conflictos, pero también
pueden complementarse. De igual manera que los demás nos aceptan, nosotros estamos
obligados a aceptarlos, aunque no nos gusten sus actitudes, opiniones, creencias,
personalidad, etc. Es esencial para mantener una vida social normal aceptar la singularidad
de los que nos rodean. Más allá de la empatía está la aceptación: aceptar al otro en su
totalidad, lo que nos hace actuar de forma positiva ante una realidad que se repite. Es
importante aceptarnos a nosotros mismos, para poder hacerlo con los demás. Por eso
debemos hacer un esfuerzo diario por alcanzar un estado de aceptación global en donde
aceptar a los demás será una parte (otra parte puede referirse al mundo laboral, a nuestras
creencias, a expectativas, a inquietudes culturales o ideologías, etcétera). Aceptando a los
demás, estaremos en una situación de igualdad, la cual es un derecho que todo ser humano
posee, es disfrutar de todos los demás derechos otorgados de manera incondicional, es
decir, sin discriminación por motivos de origen, etnia, color, género, idioma, religión y
opinión política o cualquier otra condición.