Está en la página 1de 2

Puesto que mi objetivo fundamental es deman-

dar con urgencia un cambio en la percepción y la


evaluación de los datos conocidos, no ha de ser un
inconveniente el carácter esquemático de esta pri-
mera presentación. Por el contrario, los lectores
a los que sus propias investigaciones hayan pre-
parado para el tipo de reorientación por el que
abogamos en esta obra pueden hallar la forma
de ensayo más sugestiva y fácil de asimilar. No
obstante, tiene también desventajas y ellas pue-
den justificar el que ilustre, desde el comienzo
mismo, los tipos de ampliaciones, tanto en el al-
cance como en la profundidad, que, eventualmen-
PREFACIO 15
te, deseo incluir en una versión más larga.

Notica:
Mi agradecimiento final a mis padres, esposa e hijos, debe ser de un tipo diferente.
De maneras que, probablemente, seré el último en reconocer, cada uno de ellos ha
contribuido con ingredientes intelectuales a mi trabajo. Pero, en grados diferentes, han
hecho también algo mucho más importante. Han permitido que siguiera adelante e,
incluso, han fomentado la devoción que tenía hacia mi trabajo. Cualquiera que se haya
esforzado en un proyecto como el mío sabrá reconocer lo que, a veces, les habrá costado
hacerlo. No sé cómo darles las gracias.
Fin de la nota.

Si la ciencia es la constelación de hechos, teorías y métodos reunidos en los libros de texto


actuales, entonces los científicos son hombres que, obteniendo o no buenos resultados, se
han esforzado en contribuir con alguno que otro elemento a esa constelación particular. El
desarrollo científico se convierte en el proceso gradual mediante el que esos conceptos han
sido añadidos, solos y en combinación, al caudal creciente de la técnica y de los
conocimientos científicos, y la historia de la ciencia se convierte en una disciplina que
relata y registra esos incrementos sucesivos y los obstáculos que han inhibido su
acumulación. Al interesarse por el desarrollo científico, el historiador parece entonces
tener dos tareas principales. Por una parte, debe determinar por qué hombre y en qué
momento fue descubierto o inventado cada hecho, ley o teoría científica contemporánea. Por
otra, debe describir y explicar él conjunto de errores, mitos y supersticiones que impidieron
una acumulación más rápida de los componentes del caudal científico moderno. Muchas
investigaciones han sido encaminadas hacia estos fines y todavía hay algunas que lo son.