Está en la página 1de 6

ASPIR

ANTES
LUCAS 9. 57-62 // MT. 8.18.22
(vv. 57-58)
(vv. 59-60)
(vv. 61-62)
• Moisés protestó: “¿Quién soy yo, para que vaya á Faraón, y saque de Egipto á los hijos de Israel?”
(Éxodo 3:11). Y luego argumentó “¡Ay Señor! yo no soy hombre de palabras de ayer ni de anteayer, ni
aun desde que tú hablas á tu siervo; porque soy tardo en el habla y torpe de lengua” (Éxodo 4:10).

• Gedeón dijo: “Ah, Señor mío, ¿con qué tengo de salvar á Israel? He aquí que mi familia es pobre en
Manasés, y yo el menor en la casa de mi padre” (Jueces 6:15).

• Jeremías protestó: “¡Ah! ¡Ah! ¡Señor Jehová! ¡He aquí, no sé hablar, porque soy niño! (Jeremías 1:6).

• Isaías dijo: “¡Ay de mí! que soy muerto; que siendo hombre inmundo de labios, y habitando en medio
de pueblo que tiene labios inmundos, han visto mis ojos al Rey, Jehová de los ejércitos” (Isaías 6:5).

Y aún así, cada una de estas personas, aunque con renuencia, hicieron lo que Dios les pidió, y Dios
bendijo su quejoso discipulado