Está en la página 1de 9

1. Procura echar raíces en la tierra de los vivientes. La raíz está oculta, pero los frutos se ven.

Nuestra raíz es la caridad; nuestros frutos, las buenas obras…. In ps. 51, 12.
2. El miedo es un esclavo; la caridad es libre. Más aún; el miedo es el esclavo de la caridad.
.“La caridad perfecta elimina el temor”. Serm. 156, 13, 14.
3. El amor humano es como una liga viscosa que, pegándose a las de tus virtudes, les impide
volar hacia Dios. Si no quieres, pues, caer en la trampa y ser cazado, no ames el visco de
este mundo. Serm. 311, 4, 4.
4. Bienaventurado es, Señor, el que te ama a Ti, y al amigo en Ti, y al enemigo por Ti. Sólo
aquel no pierde jamás un ser amado por quien todos son amados en Aquel que no se
pierde jamás. Conf. 4, 9.
5. Las buenas obras no se definen por su cuantía, sino por su temple. No por su peso, sino
por su finura. No por el qué, sino por el por qué. In ps. 118, 12, 2.
6. Si quieres hablar sobre el amor, no necesitas desojarte buscando citas. Dondequiera que
abras la Biblia, allí se habla del amor. Serm. Mai 14, 1
7. El amor es como la mano del alma. Si tiene asida una cosa no puede coger otra distinta.
Por eso, quien ama el siglo, no puede amar a Dios. Tiene la mano ocupada. Serm. 125, 7.
8. Amando el prójimo limpias los ojos para ver a Dios. In Joan, 17, 8.
9. Ser cristiano no es conquistar a Cristo, sino dejarse conquistar por Él. Deja que Él
conquiste en ti, que Él conquiste para ti, que Él te conquiste. In ps. 149, 10.
10. Un cristiano es un hombre renacido por la fe para comenzar a poseer por la esperanza lo
que un día ha de gozar con plenitud por la caridad. Con. Faus. Manich. 11, 8
11. Los que “vuelven a nacer” del agua y del Espíritu son como bebés. Necesitan de una madre
que les proporcione la leche del sustento y del crecimiento. Esta madre es la Iglesia. In
epist. Joan. 3, 1.
12. Quienes no imitan a Cristo llevan su nombre en vano. ¿Qué les aprovecha ser llamados lo
que no son, arrogándose un nombre que no les pertenece? De vit. Christ. 1.
13. Se llama malo al que hace cosas malas, pero no se llama bueno al que no hace cosas
malas, sino al que hace cosas buenas. De vit. Christ. 10.
14. El que niega que Jesús es el Cristo, es un anti-cristo. El que niega a Cristo en sus obras,
aunque le confiese en sus palabras, es un anti-cristo. Anti-cristo significa “contrario a
Cristo”. In epist. Joan. 3, 4.
15. Cuando al hombre la va bien, se olvida de que es cristiano. In ps. 21, 2, 5.
16. De peor condición son los que viven mal en los sacramentos, que los que nunca se
acercaron a ellos. In ps. 30, 2, 6.
17. El Dios de Jesús escribe la ley en los corazones y la graba por medio del Espíritu, dedo del
altísimo, en la mente de los hijos de la promesa y de la libertad. In ps. 118, 11, 1.
18. No lo olvides jamás: la única razón para ser cristiano, es la vida eterna. De civ. Dei 5, 25.
19. ¿Buscas a Dios en la iglesia, o te buscas a ti mismo? Serm. 137, 9.
20. Cuando el hombre se doblega al egoísmo y al orgullo, su corazón se asfixia; cuando se
somete a Dios en fe y humildad, su corazón se expansiona. In ps 139,18
21. Al hombre perverso le gustaría que Dios fuese tan malo como ellos. Por eso trata de
convencerse de que Dios es misericordioso y paciente, pero no justo y equitativo. Serm.
22,5.
22. Nadie vive justamente si no ha justificado, es decir, hecho justo. Pero ¿quién puede hacer
justo al hombre sino aquel que nunca es injusto? Una lámpara no se enciende asi mismo;
tampoco el alma puede darse la justicia. Por eso invoca a su Dios: <<Tu, señor, enciende
mi lámpara>>. In ps, 109.1
23. Dios es el gran desconocido, y no se le encuentra más que buscándole, dada su
inmensidad. Dios satisface al que le busca en l medida de su capacidad y da al que le
encuentra más capacidad para que tenga que seguir buscándole. In Joan. 63,1.
24. El hombre paga sus deudas a Dios de forma alternativa: o usando bien lo que ha recibido,
o perdiendo lo que no ha querido usar bien. Si no paga haciendo justicia, pagará sufriendo
miseria. Si no paga con buenas obras, pagara con dolor y tribulación. Del lib. Arb 3, 15,44

25. Dios es más íntimo que las propias intimidades.. In ps. 64,9 ; In ps. 118,22,6.

26. A Dios nos acercamos por movimientos del alma no por pasos del cuerpo. ¿quieres estar
cerca de Él? Se como Él. De esta forma, deseando y esperando, volverás a parecerte y
acercarte a Él. In ps. 34, 2,6.

27. Ningún hombre es veraz si Dios no habla en Él. Pero ¿Cuándo habla Dios en el hombre?
Está lleno de Dios. In ps. 108,2
28. ¿Cuándo podemos decir que estamos progresando en perfección? Cuando al hacer al
bueno, alabamos a Dios, y al hacer algo malo, nos culpamos a nosotros mismos. In ps.
73,24.
29. Cuando comienzas a odiarte por el pecado que Dios odia en ti, comienzas a amar a Dios
como es. Serm. 9, 8,9

30. La misericordia de Dios favorece a los buenos para su consolación, de la misma forma que
su justicia se aplica a los malos para su castigo. De civ.Dei 1,8,1.
31. Aunque los buenos y los malos sufren las mismas penas, no las sufren del mismo modo.
Los sufrimientos son los mismos, pero los pacientes son distintos, De civ. Dei 1, 8,2.
32. Dios es una cosa artificie en las cosas grandes, pero no lo es menos en las pequeñas. Las
cosas pequeñas no deben valorarse por su tamaño, sino por su arte. No por su volumen,
sino por su finura. De civ. Dei 11,22.
33. No lo olvide: Dios llena los corazones, no los bolsillos, In ps. 52, 8.
34. “Dios es el bien perfecto, la suma de todos los bienes. Lo primero es peligroso, lo segundo
inútil. De mor. Eccl. Cath. 11, 18.”
35. “La búsqueda de Dios es la búsqueda de la felicidad. El encuentro con Dios es la felicidad
misma. De mor. Eccl. Cath 11, 18.”
36. “Dios enseña la suavidad excitando el deleite, la disciplina disponiendo la tribulación y el
conocimiento por los chispazos de su inspiración. In os, 118, 17,3.”
37. “Guarda el orden establecido: sirve al Dios que te hizo a ti, para que tu puedas ser servido
por las cosas que él hizo para ti. Serm 65, 4,5.”
38. “Limpia tu corazón. Hazlo una casa para el Señor. Déjale morar en ti, y tú moraras en Él.
39. “Si no hubiera perecido el hombre no hubiera venido el Hijo del hombre. Se perdió el
hombre, vino Dios al hombre, y fue hallado el hombre. Se perdió el hombre por su libre
voluntad; vino Dios-hombre por su gracia libertadora. Serm. 194, 2.”
40. “Necio filosofo de este mundo, ¿De qué te sirve tanta sed como tienes si pasas pisando la
fuente? Desprecias la humildad porque no conoces la majestad. Serm. 190, 3.”
41. “Vino nuestro Señor Jesucristo, que es la sabiduría del Padre. El cielo truena. ¡Callen las
ranas! Serm. 240, 5.”
42. “Mira las ranas conjuradas contra la palabra, el ruido contra la razón, la verborrea contra
la Verdad. Serm. Frang. 1, 18.”
43. “Vino a pasar hambre y dar hartura, a tener sed y dar de beber, a vestirse de muerte y
revestir de inmortalidad. Vino pobre para hacer ricos. In ps. 49, 19.”
44. “El que era Dios se hizo hombre. Tomando lo que no era, pero sin perder lo que era… Deja,
pues, que El te ayude a levantarte por lo que tiene de hombre, que El te guie por lo que
tiene de Dios-hombre, y que el te lleve a lo que tiene Dios. In Joan. 23, 6.”
45. “El hijo de Dios ora por nosotros, ora en nosotros y es orado por nosotros. Ora por
nosotros como nuestro Sacerdote; ora en nosotros como nuestra Cabeza; es orados por
nosotros como nuestro Dios. In ps. 85, 1.”
46. “Él está arriba y abajo. Arriba, en sí mismo; abajo, en su pueblo… Témele arriba,
reconócele abajo. Él es rico arriba, en Dios y con Dios. Él es pobre abajo, en y con los
pobres. Ásete a El arriba en su bondad; acéptale abajo en su necesidad. Serm. 123, 4,4.”
47. “Nosotros tenemos vida por lo que es suyo. Él tuvo muerte por lo que es nuestro. ¡Qué
intercambio! Sem. 130, 5.”
48. “Se hizo “Dios con nosotros” para que nosotros fuésemos “Dioses con el”... In ps. 145, 1.”
49. “En virtud de la caridad, Él está con nosotros en la tierra y nosotros con El en el cielo. El
está con nosotros en la tierra por la compasión de su amor. In ps 54, 3.”
50. “Concibe a Cristo por la fe. Dé a luz a Cristo por las obras. Haz por y en la ley de Cristo lo
que Maria hizo por y en la carne de Cristo. Serm.192, 2,2.
51. “Cristo es nuestro guía e inspirador. Nos conduce como líder. Nos lleva en sí mismo como
camino. Nos atrae a sí mismo como patria. In ps. 60, 4.
52. “Dios necesita solo una palabra para crearnos, pero su sangre para redimirnos. Si, pues,
aveces te sientes frustrado por tus miserias, recuerda lo que has costado. Serm. 36, 8.
53. “La muerte de Cristo es generadora de vida. En la muerte de Cristo la misma muerte hallo
su muerte. In Joan. 12, 11.”
54. “No es lo mismo creer a Cristo que creer en Cristo. Solo cree en Cristo quien pone su
esperanza y su amor en El.. Serm. 144, 2,2.”
55. “La Patria es maravillosa. El camino hacia ella es duro. Nuestra patria es la vida con Cristo.
El camino hacia ella, la muerte de Cristo. Nuestra morada es la casa de Cristo. In Joan 28,
7.”
56. Corre en busca del Medico. Suspira por Cristo. Profesa a Cristo. Cree en Cristo. El Espíritu
dará vida a la letra de la ley, y te salvaras. Serm. 136, 5.”
57. “Cuando te decides a vivir en Cristo, entra en el lagar. Prepárate para el apisonamiento,
pero no te quedes seco. De lo contrario, la prensa no sacara nada de ti. In ps. 55,4.”
58. “El Hombre (Cristo) son los hombres, y los hombres son el Hombre. Muchos son uno
cuando el uno lo es en muchos. In ps. 137, 14.”
59. Dios, VERDAD, en quien, de quien y por quien todas las verdades son verdaderas.
60. Dios, BONDAD Y BELLEZA, en quien, de quien y por quien todas las bondades y bellezas
son buenas y bellas
61. Dios, INTELIGENCIA Y LUZ, en quien, de quien y por quien se hacen inteligibles las cosas
que se comprenden. Solil.1, 1,3.

62. Dios, de quien separse es morir, a quien retornar es resucitar, con quien habitar es vivir.
63. Dios, de quien huir es caer, a quien volver es levantarse, en quien apoyar es estar seguro.
Solil, 1, 1,3.

64. Dios, a quien olvidar es perecer, a quien buscar es vivir, a quien ver es poseer.
65. Dios, a quien la fe nos urge, la esperanza nos acerca y la caridad nos une. Solil. 1, 1,3.

66. ¿Qué es lo que amo cuando amo a mi DIOS? Cierta luz, cierta fragancia, cierta alimento,
Esto es lo que amo cuando amo a mi Dios. Conf.. 10, 6,8.

67. Dios mío, ¿Quién eres TU? ¿Qué eres TÚ sino el Señor? Pues, ¿Qué señor hay fuera Señor?
O, ¿Qué dios fuera nuestro Dios?. Conf. 1,4

68. Parece un juego de palabras y sin embargo es una verdad como un templo: este mundo no
sería conocido si no existiera, pero no existiría si no fuera conocido por Dios. De civ. Dei
11, 10,3.
69. Dios no se hace más grande por el conocimiento de quienes lo encuentran, sino que,
quienes le encuentran, se hacen más grandes por su conocimiento de Dios. Serm. 117, 2,3

70. Oh dios, que eres siempre el mismo: que me conozca, que te conozca. Solil. 2, 1,1

71. Señor, que yo te conozca a Ti que me conoces. Que yo te conozca como soy conocido por
Ti Conf. 10, 1.

72. Señor; muera yo para que no muera, pero que vea tu rostro. Conf. 1,5.

73. Sólo serás del agrado de DIOS cuando DIOS sea de tu agrado. In ps. 32, 1,1.

74. Estate seguro: Dios no te abandona a no ser que tú le abandones primero. In ps. 145,9.

75. Dios está en todas partes. Por tanto, si tú no quieres apártate de Él, Él no podrá apartarse
de ti. In Joan. 34, 6.
76. El buen siervo de Dios es el que se preocupa menos de oír lo que quiere, que de querer lo
que de Dios oyere. Conf, 10, 26.

77. Deja que Dios te agrade como es, no como tú quisieras que fuera. Serm. 9, 8,9.

78. Es un error el pensar que lo que no nos agrada, tampoco agrada a Dios. De Gen. Con.
Manich. 2, 16,24.

79. Si quieres seguir a Dios, déjale ir delante. No trates de que Él te siga. In ps. 124, 9.

80. ¿Quieres tener a Dios de tu parte? Es muy sencillo: ponte tu de parte de Dios. In ps. 39, 27.
81. Si quieres que Dios te escuche, escúchale tu primero. Serm. 17, 4,4.

82. Dios se nos hace nuevo cuando volvemos a El. Nosotros nos hicimos viejos al apartarnos
de El. In ps. 39,4.
83. ¿Qué es lo que andas buscando en tu ambición? Si Dios no te basta, ¿con que podrás
contenerte?

84. Puedes mentir a Dios, pero no puedes engañarle. Por tanto, cuando tratas de mentirle, te
engañas a ti mismo. In Joan. 26, 11.

85. Confiesa a Dios en tus palabras, diciendo verdad la verdad, y en tus obras, viviendo
rectamente. Serm 143, 13.

86. Si te sonríe la prosperidad material, no trates de usar a Dios por causa de ella; úsala a ella
por causa de Dios. In ps. 104.

87. Cuando te apartas del fuego, el fuego sigue dando calor, pero tú te enfrías. Cuando te
apartas de la luz, la luz sigue brillando, pero tú te cubres de sombras. Lo mismo ocurre
cuando te apartas de Dios. Serm. 170, 11,11.

88. Si sientes ganas de escapar de Dios, no trates de esconderte de Él, escóndete de Él. Corre
a Él en sometimiento, no lejos de Él en frustración. No huyendo, sino confesando. In epist.
Joan, 6,3.

89. Vivir cerca o lejos de Dios no es una cuestión de espacio, sino de afecto. ¿Amas a Dios?
Estás cerca de Él. ¿Le has olvidado? Estas lejos de Él. Sin moverte del mismo lugar, puedes
estar o cerca o lejos. In ps. 84, 11.

90. Eres esclavo y libre al mismo tiempo. Esclavo, por ser criatura. Libre, por ser amado por el
que te creó. Serás más libre todavía si amas a tu Creador. In. Ps. 99, 7.
91. “El que nos hizo, nos rehízo”. Epist.ad.Darium.
92. “Oramos a ÉL, por ÉL y en ÉL. Oramos con Él, y ÉL ora en nosotros”. In ps.85,1.
93. “El camino de cristo es duro, pero seguro. El de los hombres es blando, pero está lleno de
ladrones”. In ps.36,2,16.
94. “Nosotros somos los vasos. Cristo es la fuente”. Serm.289,5.
95. “Cristo no te hizo su heredero para que le sucedas después de la muerte, sino para que
vivas con ÉL eternamente”. In ps.139,7.
96. “Llamamos “humanos” al que recibe a otro en su casa. ¿Quién es entonces, más humano
que cristo que recibió al hombre en sí mismo?”. Serm. 174,1.
97. “Ama, haz lo que quieras”. In epist. Ad gal. 56,6,1
98. “Amando a Dios nos hacemos divino; amando al mundo, nos hacemos mundano”. Serm.
121,1.
99. “El alma humana es como una paloma”. In ps. 121,1.
100. “¿Quieres saber qué clase de persona eres? Pon a prueba de amor”. Joan 2,2,14.
101. “La caridad es como la andadura del espíritu. Ten por tanto, dos pies; no cojees.
Ama a dios y ama a tu prójimo”. In ps. 33,2,10.
102. “¿Cómo podrás derretir el hielo del pecado si no estás ardiendo con el fuego del
amor?”. De ut. Jej.9.
103. “El amor del mundo corrompe el alma; el amor del creador del mundo, la purifica.
Serm. 142,3,3.
104. “Caridad es la virtud por la que el hombre ama lo que debe ser amado”. Epist.
167,15.
105. “La virtud es el orden del amor”. De civ. Dei. 15,22.

106. “¿Te atreverías a traer un amante a tu casa si amases de verdad a tu mujer?”. Serm. 349,4.

107. “La aspiración del amor no es encontrar a alguien que necesite ayuda, sino que nadie
necesite más ayuda que el amor”. In epist. Joan.8,4,5.

108. “La caridad es más fuerte que la muerte”. Serm. 350,3.

109. “Amamos impropiamente lo que Dios nos da cuando, por culpa de ello, nos olvidamos de
Dios”. Conf. 12.

110. “No se hace bueno el hombre por poseer cosas buenas. Por lo contrario, el hombre bueno
hace buenas cosas que posee al usar bien”. Epist. 130,2,3.

111. “Cuanto más amamos al pecador en Cristo, tanto más nos esforzamos por darle buenos
consejos”. De op. Mon. 31,39.

112. “¿Amas el oro? No eres bueno por él, pero puedes hacerte bueno si con el haces bien”. Serm.
61,3.

113. “Cuando el marido regala un anillo a la esposa, lo hace para que él le ame el anillo. Pero si la
esposa ama a el anillo sin referencia al marido, su amor se hace adultero”. In epist. Joan. 2,11.
114. “Recobremos por la caridad las alas del alma que habíamos perdido por la concupiscencia”. In
ps.138,13.

115. “El hombre nuevo canta un cantico nuevo cuando vive una nueva vida”. Serm. 34,1,1.

116. “Pon las cosas terrenas en la tierra, pero tu corazón en el cielo”. De div. Quaest. 83,35.

117. “La oración por el hermano tiene mucho más mérito cuando va acompañada por la ofrenda
del amor”. Epist. 20,2.

118. “Purifica tu amor no lo mates”. In ps. 31,2,5.

119. “Dos amores han creado dos ciudades. El amor de Dios, Jerusalen. El amor del mundo,
Babilonia”. In ps. 64,2.

120. ‘‘Aprende la humildad. De tal forma que o no caigas, o puedas levantarte’’. Con. Lit. Pet. 2,
105, 241.

121. ‘‘Si pones tu esperanza en otro hombre, eres falsamente humilde. Si pones tu esperanza en ti
mismo, eres refinadamente soberbio’’. Serm. 13, 2,2

122. ‘‘Estamos llamados a grandes cosas. Recibamos de buen grado las cosas pequeñas y seremos
grandes’’. Serm. 117, 10, 17.

123. ‘‘Al alabar lo bueno de los demás, nos hacemos mejores a nosotros mismos’’. In ps. 144, 1.

124. ‘‘Cuando tratamos de justificar nuestros fallos, oscurecemos más aún en nuestra propia
oscuridad’’. In ps. 138, 15

125. ‘‘No hay nadie tan enfermo como el que se jacta de su salud’’. In ps. 8, 5,2.

126. ‘‘El primer paso en la búsqueda de la verdad es la humildad. El segundo, la humildad. El


tercero, la humildad. Y el último, la humildad’’. Epist. 118, 3, 22.

127. ‘’Cuánto más humildes, más grandes’’. In ps. 146, 16.

128. ‘‘Si estás preocupado por tu propia gloria, ¿cómo podrás interesarte seriamente por el bien
de los demás?’’. In ps. 37, 8.

129. ‘‘No levantarías tan orgullosamente la cabeza si no la tuvieras vacía’’. In ps. 37, 8.

130. ‘‘Para alcanzar las alturas necesitas de una escalera. Para alcanzar la altura de la grandeza,
usa la escalera de la humildad’’. Serm. 96, 3.

131. ‘‘Sé grande en las cosas grandes; pero no seas pequeño en las pequeñas’’. Serm. 213, 1

132. ‘‘Acéptate como hombre: eso es humildad’’. In Joan 25, 16.


133. ‘‘La constancia es el mejor preventivo contra la perversión. La obstinación lo es contra la
corrección’’. Epist. 57.

134. ‘‘Si eres capaz de aceptar la alabanza sin vanidad, lo serás también de aceptar la corrección
sin ofensa’’. Epist. 112.

135. ‘‘La soberbia odia la compañía. El orgulloso trata por todos los medios de brillar en solitario’’.
Epist. 140, 42

136. ‘‘Si no quieres, o no eres capaz, de seguir los consejos e inspiraciones de la verdad, reconoce,
al menos, que quienes tienen ese deseo o esa habilidad son mejores y más felices que tú’’. De op.
Mon. 19, 22.

137. ‘‘Uno es el gusano de la manzana. Otro, el de la pera. El gusano de las riquezas es la


soberbia’’. Serm. 61, 9, 10.

138. ‘‘La simulación de la humildad es la mayor de las soberbias’’. De sanc. virg. 43, 44.

139. ‘‘La fe es el alma del alma misma’’. In Joan, 49, 15.

140. ‘‘La verdadera fe es una especie de matrimonio entre las palabras y las obras’’. Serm. 88, 12.

141. ‘‘La fe es tan necesaria para la vida como la raíz lo es para el árbol’’. In ps. 139, 1.

142. ‘‘Ser fiel en cosas pequeñas es una empresa mayúscula. De doc. Christ. 4, 18, 35.

143. ‘‘Todo lo que se hace sin culpabilidad y sin malicia es bueno’’. De op. mon. 13, 14.

144. ‘‘La ilusión es el castigo del alma. La verdad, es su premio’’. In ps. 37, 11.

145. ‘‘Haz lo que debes hacer. Y hazlo bien. Ésta es la única norma para alcanzar la perfección’’. In
ps. 34, 2,16.

146. ‘‘No basta con conocer. Es preciso saber’’. Conf. 3, 6.

147. ‘‘La sabiduría es la medida del hombre’’. De beata vita 4, 43,34.

148. ‘‘Es mejor dudar de lo desconocido que discutir de lo incierto’’. De Gen. ad lit. 8, 5,9.

149. ‘‘No hay lugar para la sabiduría donde no hay paciencia’’. Serm. 153, 1.

150. De Adán, Cristo recibió la carne. De Cristo, Adán recibió la vida. In ps. 101, 1,4.