Está en la página 1de 10

INTRODUCCIÓN

Los envases elaborados en plástico de un solo uso, han ido ganando un espacio enorme en
lo habitual del ser humano, desde las bolsas de los super mercados aún con el costo
adicional que se legalizó, a las botellas de gaseosas, refrescos y agua, pasando incluso por
detergentes y productos de uso doméstico, por lo que no podemos desconocer, que el uso
de este tipo de material es un fenómeno global cuyo bajo costo de producción y menor
gasto energético de fabricación resultan ser las claves para preferirlo, sin desconocer
además que permite múltiples usos en el empaquetado de cualquier tipo de alimentos y
bebidas.
Lo anterior, además de cualidades como disminución del peso, flexibilidad en el manejo,
menor riesgo de ruptura por golpes, tiempos de fabricación, la durabilidad, entre otras
cualidades, explican por qué el 52% del empaquetado comercial mundial sea de plástico.
Particularmente en Colombia se consumen 24 kilos de plástico por persona al año, lo que
nos acerca a la alta posibilidad de atravesar padecimientos ambientales por cuenta de la
contaminación de ríos y mares; la perspectiva es más que preocupante pues nuestros
manglares y demás fuentes hídricas sufren las inclemencias de la contaminación por
plástico.
Según la directora de la ONG ambientalista GREENPEACE COLOMBIA, Silvia Gómez,
´´ del consumo per cápita que hacen los colombianos el 56% es plástico de uso único como
pitillos, cubiertos, botellas y tapas de refrescos, así como también envases de jugo´´; de
hecho, se ha logrado establecer que el país genera aproximadamente 12 millones de
toneladas de estos residuos y sólo recicla el 17%.
Para la producción de plástico es inevitable el uso de del petróleo debido a que se saca del
gas licuado del mismo que de no ser empleado para la producción masiva de plástico, sería
dispuesto como combustible, por esto, aparece patentado desde 1941 el PET, conocido
también como Tereftalato de polietileno, es un material termoplástico utilizado en la
fabricación de envases, láminas, películas, fibras y otros, que por sus propiedades físico-
químicas es el material plástico más reciclado del mundo, sin embargo no lo es para uso
alimentario pues solo permite un primer nivel de reciclado que sea apto para el consumo
humano, pasado este, aún hay variedad de productos finales.
Nuestro país se contamina con más de 1.500 millones de botellas PET al año cuyo destino
final son ríos, playas, campos o en el mejor de los escenarios a los rellenos sanitarios. Por
lo que hemos unido esfuerzos y después de una exhaustiva investigación de equipo,
queremos plantear una estrategia de RSE que reduzca el impacto y brinde nuevas
alternativas de reutilización del material que tenga impacto positivo tanto social como
ambientalmente.
En Colombia el número estimado de recicladores independientes en la modalidad informal,
es cercano a las 26.000 personas; anualmente, son cerca de 145.000 toneladas de empaques
y envases de tipo PET y tan sólo alrededor de 40.000 de ellas son recicladas. Sin embargo,
la practica de reciclado de estos embaces no resulta ser tan atractiva por el trabajo adicional
que implica aplastarlas, compactarlas y apilarlas.
En los últimos años la producción de botellas de Tereftalato de Polietileno se ha
incrementado cerca de 500.000 millones de unidades producidas confrontado con el año
2004 en el que eran sólo 300.000 millones; no es de sorprendernos que le plástico se haya
convertido en el material de preferencia y se ubicara en nuestra cotidianidad al punto que
cuesta su desprendimiento, lo realmente cierto es que acarrea un altísimo impacto
ambiental, su tasa de reciclado es de sólo el 14% a nivel mundial lo que significa que el
86% restante se dirige a vertederos y masas de agua.
Según el informe ´´ Rethinking single-use plastic´´ (Repensando los plásticos de un solo
uso) de la institución financiera Citi, esa huella ecológica se deriva en un evidente efecto
nocivo sobre la salud de las personas.
Conociendo el esfuerzo que Postobón S.A hace por mantener políticas aplicables en pro de
su entorno en temas sociales y medio ambientales, plantearemos a continuación un medio
que a su vez acompañe las prácticas de Responsabilidad Social con miras a crear otros usos
para las inevitables botellas PET, que actualmente son un fenómeno de trasmisión y
afectación masiva.
El pasado 26 de marzo se desarrolló un primer debate de la Comisión Quinta de la Cámara
en el que fue aprobado el proyecto de ley que busca prohibir a 2025 la utilización del
plástico de uso único y generar estímulos para que la economía nacional vaya
reemplazando el material. Así las cosas, la iniciativa pretende la prohibición del Tereftalato
de Polietileno. Esta exigencia preocupa a Postobón pues considera que desataría el
detrimento de la compañía; la directora de sostenibilidad de la empresa Martha Ruby Falla
Gonzales declara que de darse esta prohibición definitiva ´´ no hay compañía, nos
tendremos que ir, tendremos que cerrar, el tema es que nos permitan trabajar y trabajar
fuertemente el tema del reciclaje´´.
Actualmente la compañía de bebidas trabaja junto con la empresa Enka de Colombia S.A
en las tecnologías de reciclaje y transformación de las PET. Esta última se especializa en a
producción y comercialización de polímeros y fibras químicas de Poliéster y Nylon,
materias primas para la industria en forma de gránulos, fibras, filamentos textiles e
industriales.
En el 2009 comenzó a operar una moderna planta donde procesa 11.000 toneladas de
plástico al año para los usos mencionados, convirtiendo así a Enka en el mayor reciclador
de Pet del país.
Las cifras no mienten, Postobón es la mayor productora de estos envases para 13 marcas de
sus productos, le acompaña Coca-Cola con 9 y Bavaria con 2 y en el país sólo se recicla el
26% de los mismos, lo cual significa que el 74 % termina en los lugares menos deseados.

El gran problema radica en que el material tarda hasta 100 años en su biodegradación y no
se le da un uso adecuado, falta mucho por hacer en el mercado local, pues los productores
de bebidas no se convencen de la importancia de que su estrategia de sostenibilidad sea una
nueva forma de crear valor impactando positivamente todos los grupos de interés que
muestren resultados económicos, sociales y ambientales; de lo contrario todos los esfuerzos
serán en inanes.
Buscamos entonces crear una estrategia que integre esfuerzos entre las pequeñas y
medianas empresas, es decir, todos los puntos donde se adquieran las bebidas, los
consumidores y el fabricante. Las MiPymes representan un gran porcentaje de la estructura
empresarial colombiana, por lo que debemos trasladar el entendimiento del compromiso y
sembrar a cultura del reciclaje.
Nuestra estrategia inicia en el sistema de retorno o recolección de los envases, Postobón
S.A otorgará inicialmente a sus clientes en las ciudades principales del país, unos casilleros
y adecuará centros de recepción en puntos estratégicos, de afluencia y fácil acceso; se darán
incentivos a los tenderos y almacenes de cadena tales como descuentos, tarifas especiales,
promociones, apoyo en publicidad o en adecuaciones logísticas del local como letreros,
parasoles, etc. De tal manera que se logre despertar el interés en participar activamente en
el acopio.

Reciclar para convertir las botellas PET en nuevas botellas, suena bien, pero el consumidor
de estos productos es finalmente quien dispone y decide donde irá el envase, por esto la
necesidad de enfocarlo en verlas como un elemento con el que puede crear algo nuevo, que
le genera beneficio, entretención, aprendizaje, o con el que puede aportar a otros.

Regala arte, regala amor, dona una PET, con esta iniciativa ayudamos a que Colombia
detenga su contaminación con mas de 1.500 millones de botellas al año que van a nuestros
ríos, playas y campos.
CREANDO CON PET

La campaña creando con PET busca impactar en madres cabeza de hogar y en actores y
víctimas del conflicto armado; Postobón conoce el papel que puede jugar en el proceso del
postconflicto y que por medio de su cadena de valor puede crear oportunidades de
integración económica y productiva que abarquen iniciativas y personas, alejando la
posibilidad de recaer en un contexto de violencia como el vivido durante las últimas
décadas.

Esta idea acarrea esfuerzos de concientización, se trabajará de la mano de recicladores,


tenderos, el Ministerio del Medio Ambiente, el SENA, los fabricantes de materiales y
empaques, quienes jugarán un importante papel en el logro de los objetivos.

Después del consumo, se separarán los envases para acerarlos a los centros de acopio, de
allí se retomarán para su posterior transformación, entonces, ¿qué haremos con ellos?

Después de ser llevados a la empresa Enka de Colombia S.A quien se encargará de aplicar
las metodologías necesarias para convertir las PET en fibras textiles adecuadas para la
fabricación de uniformes del personal de Postobón S.A, que recordemos son 11.122
empleados directos y la legislación colombiana obliga a las empresas privadas dar dotación 3 veces
en el año, lo cual implica que se deban adquirir la no despreciable suma de 33.366 al año,
correspondiente a cada una de las prendas que conforman los uniformes.

Se dispondrá de capacitaciones propiciadas por el Servicio Nacional de Aprendizaje SENA,


con personal capacitado e idóneo en la confección y patronaje de las prendas de dotación
exclusiva para trabajadores de Postobón, es decir, sus uniformes serán fabricados con fibras
cuya materia prima fueron las PET que la misma compañía produjo y así no serán
destinadas a contribuir en el deterioro del ambiente.

Buscamos dar un uso final, abrir unas oportunidades de negocio, de reinserción, de


aprendizaje, etc. Por eso dentro de las capacitaciones también se proporcionará un
programa de elaboración de artesanías de alta calidad, presentación y factura que
posteriormente y por qué no, sean exportadas.

Existen incontables técnicas artesanales y un inexplorado mundo de posibilidades de


creación y transformación de estos recipientes, para la decoración del hogar, en juguetería,
adornos, herramientas, en jardinería, en realidad se trata de un apasionante universo
artístico, donde la genialidad colombiana puede exaltarse.

No se trata de sustituir el material por otros que también afectan el planeta, se trata de
hacerle frente al problema de inconciencia humana y enfocarse en la cultura de usar y
transformar antes que desechar.
MECANISMOS DE DESARROLLO

El proyecto será presentado a los accionistas de Postobón S.A para dar a conocer
detalladamente el RSE, en esta presentación es importante definir tiempos, recursos
económicos y todo lo establecido para la ejecución de la RSE.

Nuestra propuesta tiene un sentido de inclusión social, en el cual ayudaremos a


madres cabeza de hogar y a personas que han sido víctimas del conflicto armado en nuestro
país, por ende, buscaremos crear actividades mediante programas enfocados a la
elaboración de productos artesanales.

 Formación del equipo RSE.


 Planes de acción.
 Planes de contingencia.
 Convenio con el Ministerio del Medio Ambiente: Mediante este convenio
buscaremos obtener recursos económicos.
 Convenio con el Servicio Nacional de Aprendizaje: Con este convenio buscaremos
capacitar a las personas que estarán encargadas de hacer las artesanías.
 Contar con la infraestructura adecuada mediante espacios amplios para ejecutar
cada una de las actividades.
 Crear un programa óptimo de acopio y reciclaje.
 Capacitar constantemente a todo el personal.
 Programas de innovación en confección.
LAS ACTIVIDADES A PROPONER

ACTIVIDADES FECHAS
Formalización de alianzas.

Creando con pet se dará inicio con la con


una asamblea donde se reunirán los
representantes de los siguientes sectores y 2 días.

organismos recicladores, tenderos, el


Ministerio del Medio Ambiente, el SENA,
los fabricantes de materiales y empaques,
donde se expondrá el programa y se
firmaran las alianzas dando así el comienzo
y la aprobación al programa que cambiara
la calidad de muchas familias en el
territorio nacional.
Convocatorias.

Se abrirán las convocatorias y las


inscripciones a madres cabeza de hogar y 20 días
actores y víctimas del conflicto armado,
donde el SENA será la entidad quien defina
y seleccione a las personas quienes serán
parte del proyecto, esto se hará mediante la
verificación de cumplir el requisito de ser
víctima del conflicto o madre cabeza de
familia para poder acceder a este beneficio
y vincular a personas que en realidad
tengan el deseo de participar activamente
en el proyecto educativo laboral,
dada la importancia del proyecto para
Postobón y los beneficios a los cuales serán
acreedores las personas seleccionadas se
realizará una sensibilización de la estrategia
en donde se dará a conocer todo lo
relacionado a la propuesta, sus objetivos,
implementación y desarrollo.
Capacitación y desarrollo de dos
programas:

Confección Industrial:
El estudiante saldrá graduado como
Tecnólogo en confección industrial, tendrá
la capacidad de lograr determinar los
recursos de producción en confección,
basado en los presupuestos asignados y en 90 días
las ordenes de producción asignado.
Se realizará la capacitación por parte de
expertos docentes del SENA quienes
formaran personal con alta calidad laboral
y profesional.
Artesanías en materiales reciclables:
Los asistentes desarrollaran la capacidad de
crear una gran variedad de objetos
elaborados con material reciclable,
30 días
generando así toda una técnica manual
creativa que será efectivo para el desarrollo
de proyectos productivos.
Presentación final de los proyectos
productivos:

7 días
En las instalaciones se efectuará la entrega
de final de cada uno de los cargos a
desempeñar, y los modelos de producción
que se llevaran a cabo dentro del proyecto.