Está en la página 1de 714

Manuales / Psicología y Educación

El libro universitario
Enric Munar, Jaume Rosselló,
Antonio Sánchez Cabaco
(coords.)

Atención y percepción

Alianza Editorial
Reservados todos los derechos. El contenido de esta obra está protegido por la Ley,
que establece penas de prisión y/o multas, además de las correspondientes indemni-
zaciones por daños y perjuicios, para quienes reprodujeren, plagiaren, distribuyeren
o comunicaren públicamente, en todo o en parte, una obra literaria, artística o cientí-
fica, o su transformación, interpretación o ejecución artística fijada en cualquier tipo
de soporte o comunicada a través de cualquier medio, sin la preceptiva autorización.

Edición electrónica, 2014


www.alianzaeditorial.es

© Enric Munar, Jaume Rosselló, Antonio Sánchez Cabaco, 1999


© Alianza Editorial, S. A. Madrid, 2014
Juan Ignacio Luca de Tena, 15. 28027 Madrid
ISBN: 978-84-206-8759-9
Edición en versión digital 2014
A Isabel, a Mercè, a Luzma,
que seguían estando ahí al concluir esta obra, atentas como siempre a
nuestros retornos, rotundamente tangibles, perceptibles de nuevo..., tan
como siempre.
Nosotros (la indivisa divinidad que opera en nosotros) hemos soñado el mundo.
Lo hemos soñado resistente, misterioso, visible, ubicuo en el espacio y firme en el
tiempo; pero hemos consentido en su arquitectura tenues y eternos intersticios de
sinrazón para saber que es falso.

Jorge Luis BORGES

Si el Mundo es un error, es un error de todo el mundo.

Fernando PESSOA
(en voz de su heterónimo Alberto CAEIRO)

Cuántas palabras, cuántas nomenclaturas para un mismo desconcierto.

Julio CORTÁZAR
Índice

Relación de autores...................................................................................................... 17

Prólogo, Helio Carpintero .......................................................................................... 19

Presentación, Enric Munar, Jaume Rosselló y Antonio Sánchez Cabaco .......... 25

Primera parte
Atención

1. Panorama histórico-conceptual del estudio de la atención, Pilar Tejero


Gimeno .................................................................................................................. 33
1. ¿Qué es la atención? .......................................................................................... 34
1.1. Funciones de la atención en el procesamiento humano de información ... 34
1.2. Determinantes de la orientación atencional............................................... 37
1.3. Orientación abierta o encubierta................................................................ 39
1.4. Beneficios de la selección atencional de información............................... 41
1.5. Automatización y control atencional......................................................... 43
1.6. Preparación atencional y mantenimiento del nivel de alerta ..................... 45
1.7. Anatomía del sistema atencional ............................................................... 47
2. Modelos teóricos sobre la atención ................................................................... 48
2.1. Introducción............................................................................................... 48
2.2. El estudio de la atención desde el paradigma cognitivo............................ 48
Bibliografía comentada .......................................................................................... 61

2. El estudio experimental de la atención, Juan Botella Ausina...................... 63


1. Introducción....................................................................................................... 63

9
Atención y percepción
2. El papel de la consigna experimental ................................................................ 67
3. Las variables dependientes ................................................................................ 69
3.1. Medidas de rendimiento ............................................................................ 69
3.2. Medidas conductuales ............................................................................... 71
3.3. Medidas psicofisiológicas ......................................................................... 71
4. Tareas y paradigmas experimentales................................................................. 73
4.1. Algunas tareas sencillas de tiempo de reacción ...................................... 74
4.2. Búsqueda visual....................................................................................... 76
4.3. Paradigmas de pre-aviso con SOA corto ................................................. 78
4.4. Las tareas de escucha selectiva................................................................ 81
4.5. Compatibilidad de los distractores .......................................................... 82
4.6. La tarea de Stroop y sus variantes ........................................................... 84
4.7. Paradigma de inatención.......................................................................... 86
4.8. Paradigma de la señal de stop.................................................................. 87
4.9. La presentación rápida de series visuales (PRSV) .................................. 87
4.10. Las tareas de priming............................................................................... 89
4.11. Paradigmas de doble tarea ....................................................................... 92
Bibliografía comentada .......................................................................................... 96

3. Selección para la percepción, selección para la acción, Jaume Rosselló


Mir ......................................................................................................................... 99
1. Introducción....................................................................................................... 100
1.1. Algunas cuestiones fundamentales............................................................ 101
1.2. Selección para la percepción versus selección para la acción ................... 104
2. Selección para la percepcion ............................................................................. 105
2.1. El medio de la atención: ¿mapas espaciales o representaciones de obje-
tos?............................................................................................................. 105
2.2. La atención espacial .................................................................................. 108
2.3. La atención al objeto ................................................................................. 117
3. Selección para la acción .................................................................................... 125
3.1. La representación de la acción.................................................................. 125
3.2. Concepto y funcionalidad de la selección para la acción .......................... 127
3.3. La acción como determinante del medio atencional.................................. 129
3.4. Selección espacial para la acción: la propuesta de van der Heijden
(1992, 1995)............................................................................................... 130
3.5. Selección del objeto para la acción: una variante de la teoría premotora
(Craighero et al, 1998)............................................................................... 135
4. La función atencional: selección para la percepción y selección para la ac-
ción .................................................................................................................... 139
4.1. Visual Attention Model (Schneider, 1995): un paradigma de compromi-
so teórico.................................................................................................... 140
5. La naturaleza de la atención: monarquía, oligarquía o anarquía ..................... 143
6. La diversidad atencional: cuando los árboles no dejan ver si hay un bosque ... 145
Bibliografía comentada .......................................................................................... 147

4. Alteraciones atencionales, Mateu Servera Barceló ....................................... 151


1. Introducción....................................................................................................... 151
2. El trastorno por déficit de atención en la infancia ............................................. 153

10
Índice
2.1. La definición del trastorno por déficit de atención en la infancia ............. 153
2.2. Factores implicados en la instauración del déficit atencional ................... 156
2.3. La evaluación y el tratamiento del trastorno por déficit de atención......... 159
3. Los trastornos atencionales en psicopatología .................................................. 163
3.1. Modelos atencionales y psicopatología clásica de la atención .................. 164
3.2. Psicopatología cognitiva de la atención .................................................... 166
3.3. Las alteraciones atencionales en la esquizofrenia y otros trastornos
mentales ..................................................................................................... 169
4. Conclusiones...................................................................................................... 171
Bibliografía comentada .......................................................................................... 174

Segunda parte
Percepción

5. Algunas notas introductorias al estudio de la percepción, José E. Gar-


cía-Albea ................................................................................................... 179
1. Cuestiones preliminares..................................................................................... 179
2. La percepción, entre la sensación y la cognición .............................................. 183
2.1. El estímulo de la percepción...................................................................... 184
2.2. Los órganos de la percepción .................................................................... 186
2.3. Percepción y cognición.............................................................................. 192
3. Observaciones finales ........................................................................................ 197
Bibliografía comentada .......................................................................................... 199

6. Psicofísica: concepto, método y aplicaciones, Antonio Sánchez Cabaco . 201


1. Introducción....................................................................................................... 201
2. Medida y límites de la detección y de la discriminación psicofísica ................ 203
2.1. Umbrales sensoriales ................................................................................. 203
2.2. Umbrales de respuesta ............................................................................... 212
3. Cuantificación de la magnitud perceptiva ......................................................... 223
3.1. Psicofísica clásica: la ley de Fechner ........................................................ 223
3.2. Psicofísica moderna: la ley de Stevens...................................................... 226
4. La teoría psicofísica y el estudio de la percepción ............................................ 230
4.1. Aplicaciones psicofísicas del tiempo de reacción (TR) ............................ 230
4.2. Perspectivas recientes en Psicofísica......................................................... 231
Bibliografía comentada .......................................................................................... 232

7. Procesamiento básico de la visión, Florentino Blanco y David Travieso . 235


1. Introducción....................................................................................................... 235
2. Nuestra experiencia del mundo a través de la visión ........................................ 236
3. La luz como fenómeno físico ............................................................................ 241
4. El soporte biológico de la visión ....................................................................... 246
4.1. Descripción general del ojo humano ......................................................... 248
4.2. La retina..................................................................................................... 251
4.3. El procesamiento de la información visual en el cerebro.......................... 256
4.4. El córtex visual .......................................................................................... 260
5. Consideración final............................................................................................ 262
Bibliografía comentada .......................................................................................... 264

11
Atención y percepción

8. Percepción del contraste: procesamiento de bajo nivel, José Antonio Az-


nar Casanova ....................................................................................................... 267
1. Introducción..................................................................................................... 268
2. La luz. .............................................................................................................. 269
3. El contraste ...................................................................................................... 270
4. Ondas sinusoidales .......................................................................................... 272
5. Estímulos de enrejado...................................................................................... 275
6. Análisis frecuencial de imágenes .................................................................... 278
7. Síntesis frecuencial de imágenes ..................................................................... 281
8. Filtrado de imágenes........................................................................................ 283
9. La función de sensibilidad al contraste ........................................................... 286
10. Paradigmas de investigación en psicofísica visual .......................................... 289
11. Modelos basados en canales psicofísicos ........................................................ 290
12. Pruebas sobre la existencia de canales psicofísicos ........................................ 290
13. Características de los canales psicofísicos ...................................................... 293
14. La relación de incertidumbre de la transformada de Fourier........................... 294
15. Filtros Gabor.................................................................................................... 295
Bibliografía comentada .......................................................................................... 299

9. Percepción del color, Julio Lillo Jover ............................................................ 301


1. ¿Qué es el color? ............................................................................................... 302
1.1. Color y diferencias individuales ................................................................ 302
1.2. Color y desequilibrios energéticos. ........................................................... 302
2. Color y mecanismos perceptivos....................................................................... 306
2.1. Dimensiones del color ............................................................................... 306
2.2. Conos y codificación cromática ................................................................ 307
2.3. Mecanismos oponentes y codificación cromática ..................................... 310
2.4. Discriminación y categorización de colores.............................................. 314
2.5. Lenguaje y categorías lingüísticas............................................................. 315
3. Producción de colores........................................................................................ 318
3.1. Mezcla sustractiva ..................................................................................... 318
3.2. Mezcla aditiva ........................................................................................... 320
4. Medición del color............................................................................................. 321
4.1. Espacios de color CIE ............................................................................... 321
4.2. Atlas de colores ......................................................................................... 329
5. Alteraciones en la percepcion del color............................................................. 331
5.1. Tipos de alteraciones ................................................................................. 331
5.2. Incidencia y evaluación de las alteraciones en la percepción del color..... 334
Bibliografía comentada .......................................................................................... 336

10. Organización perceptual y reconocimiento visual del objeto, Antonio


Crespo León ......................................................................................................... 339
1. Introducción....................................................................................................... 340
2. Organización perceptual .................................................................................... 341
2.1. Sistemas lineales versus sistemas no-lineales en el estudio de la organi-
zación perceptual ....................................................................................... 342
2.2. La articulación figura-fondo...................................................................... 343
2.3. El agrupamiento perceptual ....................................................................... 347

12
Índice
2.4. Desde la pregnancia hasta los modelos de bondad del patrón................... 349
2.5. Algunas reflexiones interesantes ............................................................... 354
3. Reconocimiento visual del objeto ..................................................................... 357
3.1. Reconocimiento por comparación de plantillas ........................................ 360
3.2. Reconocimiento por detección de características o rasgos........................ 361
3.3. Reconocimiento por ejes de coordenadas.................................................. 363
3.4. Reconocimiento por componentes (RBC)................................................. 368
3.5. Reconocimiento por alineamiento ............................................................. 370
3.6. Reconocimiento por procesamiento distribuido en paralelo (PDP) .......... 372
Bibliografía comentada .......................................................................................... 377

11. Percepción de la profundidad, de la distancia y del tamaño, Enric Mu-


nar .......................................................................................................................... 379
1. Introducción....................................................................................................... 379
2. Percepción de la profundidad y de la distancia ................................................. 381
2.1. Indicios binoculares................................................................................... 383
2.2. Indicios monoculares................................................................................. 390
2.3. Integración de claves ................................................................................. 397
3. Percepción y constancia del tamaño.................................................................. 399
3.1. Percepción del tamaño............................................................................... 400
3.2. Constancia del tamaño............................................................................... 402
3.3. Ilusiones visuales de tamaño y distancia ................................................... 404
Bibliografía comentada .......................................................................................... 407

12. Percepción del movimiento, Enric Munar y Jaume Rosselló ...................... 411
1. Introducción....................................................................................................... 412
2. Percepción del movimiento real ........................................................................ 413
3. Ilusiones de movimiento o movimiento aparente.............................................. 416
3.1. Movimiento estroboscópico ...................................................................... 416
3.2. Movimiento inducido ................................................................................ 419
3.3. Movimiento autocinético........................................................................... 420
3.4. Postefectos de movimiento........................................................................ 421
4. Perspectivas sobre la percepción visual del movimiento .................................. 422
4.1. Perspectiva ecológica o de la percepción directa ...................................... 423
4.2. Perspectiva computacional ........................................................................ 425
4.3. Bases neurales de la percepción visual del movimiento ........................... 427
5. Percepción auditiva del movimiento ................................................................. 437
5.1. Psicofísica de la percepción auditiva del movimiento .............................. 437
5.2. Bases neurales de la percepción auditiva del movimiento ........................ 441
Bibliografía comentada .......................................................................................... 444

13. El sonido y la arquitectura del sistema auditivo humano, Luis E. López-


Bascuas ................................................................................................................. 447
1. El sonido ............................................................................................................ 448
1.1. Movimiento ondulatorio ............................................................................ 448
1.2. Movimiento armónico simple.................................................................... 449
1.3. Caracterización de la forma de onda generada por el MAS ...................... 452

13
Atención y percepción
1.4. Sonidos complejos..................................................................................... 455
2. Arquitectura psicofísica del sistema auditivo humano ...................................... 459
2.1. Filtros lineales ........................................................................................... 459
2.2. Enmascaramiento ...................................................................................... 462
2.3. Bandas críticas........................................................................................... 466
2.4. La función de transferencia de modulación de las bandas críticas............ 469
3. Mecanismos biológicos de implementación...................................................... 477
3.1. Oído externo y oído medio ........................................................................ 477
3.2. Oído interno............................................................................................... 479
3.3. Nervio auditivo .......................................................................................... 481
Bibliografía comentada .......................................................................................... 486

14. Percepción de la tonalidad y de la sonoridad, Luis E. López-Bascuas ...... 489


1. Percepción de la tonalidad................................................................................. 490
1.1. La codificación de la tonalidad en sonidos simples .................................. 492
1.2. La codificación de la tonalidad en sonidos complejos .............................. 496
2. Percepción de la sonoridad ................................................................................ 510
2.1. La codificación de la sonoridad en sonidos simples ................................. 510
2.2. La codificación de la sonoridad en sonidos complejos ............................. 514
Bibliografía comentada .......................................................................................... 516

15. Percepción del habla, Luis E. López-Bascuas ................................................ 519


1. Representaciones espectográficas de la señal del habla .................................... 519
2. Correlatos acústicos de las categorías fonológicas............................................ 523
2.1. Vocales ...................................................................................................... 524
2.2. Consonantes............................................................................................... 528
3. Modelos de la percepción del habla .................................................................. 540
3.1. Un modelo acústico auditivo para la percepción de vocales ..................... 540
3.2. Un modelo acústico auditivo para la percepción de consonantes oclu-
sivas ........................................................................................................... 545
Bibliografía comentada .......................................................................................... 546

16. Percepción táctil y háptica, Soledad Ballesteros Jiménez ............................ 549


1. Introducción....................................................................................................... 549
2. Bases fisiológicas y sensoriales del tacto .......................................................... 551
2.1. Características de la piel y de los receptores cutáneos .............................. 551
2.2. Las vías nerviosas del tacto y la corteza somatosensorial ......................... 555
2.3. Psicofísica del tacto ................................................................................... 558
2.4. Umbrales sensoriales para el tacto ............................................................ 559
3. Psicología del tacto: tacto activo y pasivo......................................................... 560
4. Percepción háptica de la forma.......................................................................... 561
4.1. Percepción de formas realzadas................................................................. 562
4.2. Percepción de la simetría como propiedad de la forma............................. 565
5. Percepción y representación mental de objetos................................................. 568
5.1. La mano inteligente y los movimientos exploratorios .............................. 569
6. Memoria háptica ................................................................................................ 571
7. Aplicaciones de las capacidades cutáneas y del tacto activo............................. 573
Bibliografía comentada .......................................................................................... 575

14
Índice

17. Percepción del tiempo y de la causalidad, Santiago Estaún Ferrer............ 577


1. Introducción....................................................................................................... 577
2. La percepción del tiempo .................................................................................. 579
2.1. Elementos integrantes del tiempo.............................................................. 580
2.2. Técnicas metodológicas utilizadas en el estudio de la percepción del
tiempo ........................................................................................................ 581
2.3. El presente psicológico o la percepción del tiempo .................................. 584
2.4. De la percepción del tiempo al condicionamiento al tiempo o la regula-
ción temporal de nuestra conducta ............................................................ 589
2.5. La orientación en el tiempo y la gestión del mismo .................................. 589
3. La percepción de la causalidad.......................................................................... 591
3.1. La causalidad mecánica: efectos de lanzamiento y de arrastre ................. 593
3.2. La causalidad cualitativa ........................................................................... 594
3.3. La aportación computacional al estudio de la percepción de la causa-
lidad ........................................................................................................... 595
Bibliografía comentada .......................................................................................... 595

18. Los sentidos químicos, Jordi Pich i Solé ........................................................ 597


1. Clasificación de las sensaciones químicas ........................................................ 598
2. Percepción olfativa ............................................................................................ 599
2.1. El estímulo odorífero ................................................................................. 599
2.2. El sistema olfativo ..................................................................................... 600
2.3. La sensibilidad a los olores........................................................................ 602
2.4. Cognición olfativa ..................................................................................... 606
2.5. Olfato, emociones y juicios hedónicos ...................................................... 609
2.6. El olor corporal.......................................................................................... 610
3. Percepción del gusto.......................................................................................... 612
3.1. Las cualidades primarias del gusto............................................................ 612
3.2. El sistema gustativo ................................................................................... 613
3.3. La sensibilidad gustativa ........................................................................... 618
4. Percepción del sabor.......................................................................................... 622
4.1. Identificación de sabores ........................................................................... 622
4.2. Determinación de la intensidad percibida ................................................. 623
4.3. Efecto de los sentidos sobre las valoraciones hedónicas........................... 625
4.4. Preferencias y aversiones: bases biológicas y culturales........................... 626
Bibliografía comentada .......................................................................................... 627

19. Alteraciones perceptivas, David Travieso y Florentino Blanco.................. 629


1. Estructura psicológica de la percepción ............................................................ 629
1.1. Una aproximación funcional a los sistemas perceptivos ........................... 630
1.2. Percepción normal y percepción alterada.................................................. 633
2. Alteraciones fundamentales del sistema visual ................................................. 634
2.1. Alteraciones periféricas ............................................................................. 635
2.2. Alteraciones centrales................................................................................ 638
3. Alteraciones fundamentales del sistema auditivo y de la percepción del habla 642
3.1. Alteraciones de la conducción................................................................... 643
3.2. Alteraciones sensorio-neurales .................................................................. 644
4. Alteraciones fundamentales del tacto ................................................................ 648

15
Atención y percepción
4.1. Alteraciones periféricas y centrales de la somestesia y la propiocepción . 649
4.2. Alteraciones periféricas y centrales de la exterocepción........................... 650
5. Alteraciones fundamentales de los sistemas químicos ...................................... 650
5.1. Alteraciones de la función olfativa............................................................ 651
5.2. Alteraciones de la función gustativa.......................................................... 651
6. Alteraciones perceptivas en psicopatología....................................................... 652
6.1. Dimensiones objetiva y subjetiva del acto perceptivo .............................. 652
6.2. Tipología general de las alteraciones perceptivas psicopatológicas.......... 653
6.3. Alteraciones perceptivas en algunos síndromes psicopatológicos ............ 654
Bibliografía comentada .......................................................................................... 656

Referencias bibliográficas .......................................................................................... 659

Índice analítico ............................................................................................................. 703

16
Relación de autores

Pilar Tejero Gimeno


Universitat de València

Juan Botella Ausina


Universidad Autónoma de Madrid

María Isabel Barriopedro


Universidad Europea de Madrid – CEES

Jaume Rosselló Mir


Universitat de les Illes Balears

Mateu Servera Barceló


Universitat de les Illes Balears

José E. García-Albea Ristol


Universitat Rovira i Virgili de Tarragona

Antonio Sánchez Cabaco


Universidad Pontificia de Salamanca

Florentino Blanco Trejo


Universidad Autónoma de Madrid

17
Atención y percepción

David Travieso García


Universidad Autónoma de Madrid

José A. Aznar Casanova


Universitat de Barcelona

Julio Lillo Jover


Universidad Complutense de Madrid

Antonio Crespo León


Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)

Enric Munar i Roca


Universitat de les Illes Balears

Luis E. López Bascuas


Universidad Complutense de Madrid

Soledad Ballesteros Jiménez


Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)

Santiago Estaún Ferrer


Universitat Autònoma de Barcelona

Jordi Pich i Solé


Universitat de les Illes Balears

18
Prólogo

Hay libros que representan, antes que nada, un nivel. Sobre todo cuando,
como ocurre en este caso, son obras colectivas que reúnen a un nutrido gru-
po de especialistas para dar una visión cabal de un campo complejo e im-
portante. En efecto, permiten ver, sobre todo, la cantidad y la calidad de la
información poseída, el alcance de las reflexiones que con aquella se gene-
ran y la altura a que sus autores colocan el listón para cuanto ha de seguir.
Éste es uno de esos libros. Centrado sobre uno de los temas cardinales
de la Psicología —de todas las psicologías, empezando por la del lenguaje
común—, sobre el que han girado tanto la teoría como sus aplicaciones,
pone en manos del lector que se acerca a su estudio un importante cuerpo
de conocimientos desde donde hoy es preciso empezar. El parcelamiento
del tema que aquí se ha hecho es hoy un procedimiento usual. Y ha sido
posible porque hay ya en nuestro país unos grupos activos, dentro de los
que se mueven intensamente los autores de estos capítulos. Diseminados
por muchos departamentos universitarios, en la mayor parte de los casos,
están implicados en proyectos de investigación que envuelven, en una u
otra perspectiva, el problema de la percepción.
Sus coordinadores los profesores Enric Munar y Jaume Rosselló de la
Universitat de les Illes Balears y Antonio Sánchez-Cabaco de la Universi-
dad Pontificia de Salamanca, han logrado una cooperación entre colegas
que ha sorteado los usuales peligros en este tipo de obras: han conseguido
evitar los excesos de superposiciones, de un lado, así como las rupturas de
una continuidad conceptual, resultantes de la fragmentación temática. De

19
Atención y percepción

esta manera, han llevado a cabo una obra valiosa y representativa, a la que
de modo insistente y generoso han querido que pudieran preceder estas bre-
ves líneas, que tal vez sólo se justifican por la atención sostenida que vengo
prestando desde hace años al desarrollo y crecimiento de la Psicología en
nuestro país. Valgan pues como testimonio de la significación de este estu-
dio en el marco de una ya relevante tradición de investigación sobre este
tema, que podría ir encabezada por algunas páginas clásicas de Mariano
Yela sobre percepción de la causalidad física en la línea de los trabajos de
su maestro Albert Michotte.
El tema es tan central, tan nuclear para cualquier comprensión de lo hu-
mano, que la multiplicidad de puntos de vista llega a ser inevitable si se
quiere dar cabida a saberes tan diversos como la neurofisiología, la robóti-
ca, la psicología del desarrollo y la de los procesos básicos, la antropología
o la filosofía, que son algunos de los saberes cuya palabra es relevante en
su tratamiento.
La percepción es el complejo proceso que abre el sujeto a un mundo y le
proporciona representaciones que le informan acerca de éste, sea cual sea
el sentido y valor que luego quiera darse a los dos polos, objetivo y subjeti-
vo, de esa relación. Todas las cuestiones ulteriores que han originado la
cultura, la filosofía, la ciencia, las artes, que impulsan los afectos y deman-
dan algún tipo de acción o respuesta, surgen en el seno de la red de interac-
ciones entre sujeto y mundo que la percepción establece, incluidas por su-
puesto, la relación con el propio cuerpo —propiocepción— y, por supuesto
incluidas, las relaciones interpersonales de un yo con un tú, o con los otros
—la percepción de personas, la percepción social.
Sobre este vasto campo han girado innumerables polémicas filosóficas y
científicas: entre el idealismo y el realismo —si hay o no un mundo exte-
rior—; entre nativistas y empiristas —si aprendemos a percibir o lo hace-
mos según nuestro equipamiento orgánico heredado—; si es una función
pasiva, o activa, o interactiva, o constructiva…; si sólo percibimos, o al per-
cibir también inferimos y pensamos; si percibe el hombre, y percibe el ani-
mal —y qué animales lo harían— y hasta qué punto de la escala filogenéti-
ca no hay percepción y desde dónde ya la habría...; y cómo es la del niño, y
cómo evoluciona; y qué pasos pueden mediar entre la percepción y la inter-
pretación, o entre la «materia» (hyle) y la «significación» (o logos) de
nuestros conocimientos sensibles; y también si sabemos de las percepcio-
nes inmediata y descriptivamente, o sólo podemos analizarlas de modo hi-
potético, mediante puros modelos conceptuales... Al considerar a fondo el
problema de la percepción reaparecen en toda su crudeza las posiciones bá-
sicas que han dado pie a la construcción de filosofías incompatibles, cos-
movisiones conflictivas, ideas antitéticas sobre el hombre y su mundo.
La percepción, como algunos otros grandes problemas psicológicos, son
—parecen ser— supraparadigmáticos. Quiero decir que en ella parece ha-
ber un núcleo al que los conflictos teóricos dejan relativamente inafectado,

20
Prólogo

algo que podríamos llamar teoría psicológica de sentido común sobre la


percepción.
Se admite generalmente la idea de que los modelos en una ciencia, sobre
todo aquellos dominantes, que imponen orden y permiten la explicación y
la predicción, esto es, la superación del caos en un ámbito de fenómenos,
están sometidos a la caducidad y provisionalidad de las construcciones pa-
radigmáticas. El horizonte fenoménico es esencialmente abierto y nunca
está íntegramente dado. A medida que aparecen nuevos hechos, que requie-
ren su integración en el modelo, cambian las explicaciones, se sustituyen
las terminologías, unos conceptos dejan el sitio a otros, y, con el tiempo, los
modos mediante los cuales «salvamos los fenómenos o las apariencias»
—la expresión platónica que repitió para la moderna física Pierre Duhem a
comienzos de este siglo— resultan entre sí inconmensurables. Pero todo
ese ir y venir de conceptos complejos y delicados no afecta a un plano más
básico de interpretaciones psicológicas, que vienen en gran medida sosteni-
das por la lengua y por creencias irreflexionadas acerca del hombre y los
modos de su existencia. Es lo que nos sucede con la percepción.
Ya su etimología, percepción, perception, formas derivadas del percipere
latino (per-captare, captar o aprehender algo de modo suficiente o comple-
to) muestra que es éste un término que contiene en germen el núcleo de una
más compleja explicación. El hablante posee, lingüísticamente, la idea de
una función aprehensora de cosas, objetos, realidades. En alemán la expre-
sión es otra, pero en ella se acentúa un poco más, si cabe, esa función cog-
nitiva: Wahrnehmung, captación de lo verdadero, de lo que hay y está dado
en el acto perceptivo. En español, no se olvide, llamamos también «perci-
bir» a la recepción de un dinero o de unos bienes, recibidos por un «percep-
tor»: hasta tal punto está implicada la significación de apropiación en ese
concepto. Ya en el mundo antiguo, los estoicos, para referirse a las funcio-
nes perceptivas, las simbolizaron con la imagen de la mano que aprehende
algo y se cierra sobre lo capturado; dando un salto, en el siglo XIX, sir Wi-
lliam Hamilton se refirió a la percepción —tanto interna como externa—
como facultad «presentativa», o «receptiva» o «adquisitiva» (Lectures on
Metaphysics, l.xxi), y acentuó lo adquisitivo que en ella parece haber; con
ello refrendó la tesis de que algo real, antes no poseído y que era exterior al
sujeto, entraba en relación con éste. Y aunque esa captación pudo mostrar-
se en ocasiones como alucinatoria —Taine preferiría pensar en la percep-
ción como «una alucinación verdadera»—, ello no hizo sino evidenciar que
incluso en esta última su objeto es vivido por el sujeto percipiente como
«otro que yo», como realidad que se me impone, y, por tanto, que lo esen-
cial radica aquí en esa estructura de objetualidad que abre un sujeto a un
objeto, y pone a éste ante aquél. La idea de «posesión» nos aclara y patenti-
za la estructura intencional que reconociera Brentano como esencial de
todo lo psíquico, que, según él pensaba, o es percepción o se basa en per-
cepciones (Psychologie vom empirischen Standpunkt). El acto psíquico, el

21
Atención y percepción

fenómeno psíquico, es esencialmente un todo estructural: «donde no se


puede hablar de sujeto, no se puede hablar de objeto». Y hablar de objetos
implica hacerlo desde un determinado sujeto, situado siempre en una preci-
sa perspectiva.
Quiere esto decir que, por debajo de las explicaciones ofrecidas por las
escuelas teóricas, nuestras lenguas ya nos ofrecen una inicial y rudimenta-
ria interpretación del proceso, en el cual se integran, cuando menos, un su-
jeto, un cierto objeto y una incorporación de éste a aquél. Cosa distinta será
ya saber el modo y manera de realizar aquella apropiación; sobre ese punto,
las distintas psicologías discurrirán luego. Pero disponemos, por tanto, de
una primera y tosca teoría, que hace posible sentirse seguros sobre ese ex-
tremo del funcionamiento mental, sin que la sucesión de hipotéticas expli-
caciones ponga en crisis nuestra existencia cotidiana. Y no es ese término
sólo: al percibir «observamos» (vamos siguiendo —servare— lo que está
delante -ob), y «atendemos» (nos distendemos o tendemos —tendere— ha-
cia —ad— algo), «advertimos» (nos orientamos —vertere— hacia —ad—
algo)… En suma, todas esas expresiones nos indican que nos hallamos en
una interacción, en una tensión con algo otro dado como objeto, distinto de
nosotros mismos, hacia lo que nos orientamos y polarizamos en un proceso
temporal que dura y se distiende en el tiempo, integrando, no obstante, una
unidad de acto de experiencia.
Vale esto para advertir que toda psicología, incluida la de la percepción,
ha de comenzar por delimitar el campo de fenómenos que pretende expli-
car; pero, usualmente, lo halla ya prefigurado en los términos de la lengua,
en los decires usuales, en la experiencia común. Por eso, ésta requiere un
preciso análisis descriptivo sobre el que luego habrá la ciencia de aplicar
sus métodos de trabajo.
Nuestro siglo se enriqueció con la contribución de la fenomenología,
que permitió precisar las dimensiones del acto de experienciar. Husserl se
refirió a la percepción como «conciencia de la presencia de un objeto indi-
vidual en persona» (leibhaftigen). Y notó que esa presencia era correlativa
de una actitud «natural», desde la cual toma el hombre la realidad, la cual
«encuentro —es lo que quiere decir ya la palabra— como estando ahí de-
lante y la tomo tal como se me da, también como estando ahí» (Ideen zu ei-
ner reinen Phänomenologie...).
La percepción es un proceso que sólo se describe correctamente cuando
se hace intervenir una amplia serie de niveles distintos de procesamiento de
los variados materiales que en el mismo entran. Nuestro encuentro con la
realidad en persona viene sostenido sobre una capa de contenidos sensoria-
les mediados por procesos psicofísicos, pero también sobre una serie de
creencias tácitas del sujeto, sobre lo que cree acerca de la objetividad, de la
realidad, de la naturaleza en cuanto tal, que proyecta de modo no consciente
a partir del nivel histórico y cultural en que su mentalidad se halla fundada
(Comte, Ortega). La fenomenología enseñó a poner entre paréntesis la

22
Prólogo

creencia acerca de lo real, para así atender a la pura condición fenoménica


del proceso, pero se necesita también de la historia para advertir los condi-
cionamientos que nuestra cultura y nuestra sociedad introducen silenciosa-
mente en nuestro modo de ver el mundo (Vigostki, Mead). Kant terminó
con la idea de un pasivo percibir en beneficio de una activa construcción
del conocimiento. Desde entonces, la Psicología ha convertido el estudio de
la percepción en el análisis de los mecanismos capaces de explicar aquella
construcción de los perceptos que aparecen en nuestra experiencia cons-
ciente. La atención, atraída inicialmente hacia aquellos aspectos sensoriales
de base con que la evolución ha dotado a nuestra especie, ha tendido a pro-
mover un claro predominio de las explicaciones de nivel psicofisiológico,
dejando un tanto en sombra aquellas otras más complejas, de significación
estrictamente psicológica y social, que intervienen en la percepción de
«nuestro mundo», de esos peculiarísimos objetos que son «los otros», y del
yo-mismo que percibe todo cuanto le rodea (el yo-conocedor de William
James). Esta percepción «mundana», ecológica (Brunswik), quedó por lar-
go tiempo en las manos de los psicólogos aplicados, atentos siempre al va-
lor de lo mental en relación con los innumerables mundos a los que se halla
abierto —la publicidad, el arte, la interacción social, la conducta vial, la
gastronomía, el enmascaramiento bélico, y tantos y tantos aspectos en que
se difracta y diversifica la percepción del hombre que vive en un mundo
concreto, histórico y social.
La percepción, o mejor, la acción percipiente, como concibió Luria, es
un proceso gradual en que se van produciendo reconstrucciones de la infor-
mación que, inicialmente parcelada, se va acumulando en la experiencia y
se aproxima, creciente pero asintóticamente, a la realidad concreta de los
objetos vividos. Toda una serie de procesos, simultáneos y sucesivos, pare-
cen ir interactuando para hacer posible la vivencia, aparentemente simple,
de una pura presencia.
Juan Ramón Jimenez escribió: «¡No le toques ya más, / que así es la
rosa!». Detrás de la total simplicidad de la presencia de la rosa hay muchos
y muy complejos procesos, que interesan y preocupan al psicólogo; proce-
sos que, por otro lado, han de combinarse entre sí de modo que hagan posi-
ble aquella apariencia y su inicial presencialidad.
La Psicología de nuestro tiempo tiene ante sí la tarea de reconciliar lo
que, hace unos años, C. P. Snow dió en llamar las «dos culturas», la del
rigor científico y la del sentido humanista. No puede dar la espalda al
análisis lento y pormenorizado de los mecanismos hipotéticos que pue-
den dar cuenta de la forma de nuestra experiencia, pero tampoco puede
saltarse los matices, las peculiaridades que ésta presenta a los ojos culti-
vados, sensibles, del hombre moldeado por una cultura que entra ya en el
siglo XXI.
Este libro pone en manos de sus lectores y estudiosos un detallado exa-
men de los primeros pasos hacia el conocimiento de la percepción. Espero

23
Atención y percepción

y deseo que sientan también la necesidad de ir dando pasos nuevos cada


día, a fin de lograr la comprensión cabal sobre el modo como el hombre se
abre a la realidad concreta y cotidiana, con la que tiene que hacer su propia
existencia.

Madrid, mayo de 1999

Helio CARPINTERO
Universidad Complutense

24
Presentación

El manual de atención y percepción que presentamos ha sido especialmente


concebido para los alumnos de Psicología que, en el marco de los nuevos
planes de estudio, cursan las materias de Atención y Percepción. Nuestro
propósito es ofrecerles un material que, aunando el enfoque didáctico y el
discurso ameno, la estructuración funcional y el rigor científico, constituya
un eficaz punto de apoyo para el estudio de los conocimientos que se im-
parten en dichas disciplinas. Desde su gestación, este proyecto pretendía
encajar plenamente en el proceso de reforma de los planes de estudio. Con
el tiempo, y dadas las adaptaciones a las que, paulatinamente, dichos planes
se han visto abocados, hemos ido matizando nuestros objetivos, procurando
que su evolución fuera esencialmente pareja y culminara en la convergencia
operativa deseada. Pasar del viejo cajón de sastre de las sólitas Psicologías
Generales a la segregación de los procesos psicológicos básicos en diversas
asignaturas, con docencia independiente y con una importante carga de cré-
ditos teóricos y prácticos, hacía necesario contar con materiales didácticos
actualizados y cuidadosamente adaptados, que respondieran tanto a las nue-
vas necesidades docentes como a las cada vez más perentorias demandas
del alumnado. Poco a poco, van apareciendo en el mercado algunas obras
que se adaptan a los requisitos, docentes y discentes, impuestos por unas
asignaturas de tan reciente creación, dirigidas tanto a su vertiente teórica
como a las prácticas correspondientes. Por nuestra parte, hemos querido
contribuir a ese proceso de renovación editorial poniendo al alcance de pro-
fesores y alumnos un manual de atención y percepción que conjugue debi-

25
Atención y percepción

damente los objetivos de escrupulosidad conceptual y actualización de co-


nocimientos con una aproximación asequible y dotada de cierta interactivi-
dad, condiciones que consideramos preceptivas en una obra dirigida a los
estudiantes de un primer ciclo universitario.
En función de esas premisas fue diseñada esta obra, procurando no des-
cuidar ningún factor, desde el contenido genérico a la presentación formal,
desde el diseño y organización de cada capítulo hasta el lenguaje utilizado,
desde la secuencia temática hasta el necesario gradiente de dificultad, des-
de las propuestas interactivas hasta la abundante utilización de ejemplos
ilustrativos en los aspectos que podían resultar más complejos; todo ello en
aras a facilitar al alumno una buena guía para introducirse en el estudio del
mecanismo atencional y los procesos perceptivos, esmerándonos especial-
mente en que, a la vez, fuera un texto útil y motivante, eficaz y fácilmente
comprensible para el alumno recién iniciado en los estudios de Psicología.
Todo ello sin descuidar, por supuesto, la exposición de las perspectivas teó-
ricas más novedosas y la introducción a los paradigmas experimentales más
relevantes y vigentes en la psicología de la atención y de la percepción con-
temporáneas, cuestiones eludidas tan a menudo en un manual de estas ca-
racterísticas.
La presentación conjunta de las materias de Atención y Percepción res-
ponde, por un lado, al hecho de que ambas forman parte de la misma asig-
natura en muchas de nuestras universidades, aunque, bien es verdad, se dan
algunas excepciones. En el primer caso, Atención y Percepción suelen dar
lugar a una asignatura de carácter anual. En cambio, cuando son asignatu-
ras independientes, suelen ser cuatrimestrales. El manual ha sido diseñado
para que pueda ser utilizado en ambos casos, procurando que la necesaria
complementariedad en la exposición de los dos procesos no fuera en detri-
mento de su autonomía. Por otro lado, la asociación de estos procesos obe-
dece a razones de cariz científico-histórico, dado que el vínculo entre aten-
ción y percepción posee una larga tradición en psicología —recordemos el
legado del insigne William James— y, de hecho, hoy por hoy, la investiga-
ción y la modelización teórica que, en torno a ambos, se llevan a cabo des-
de diferentes ámbitos disciplinarios (psicofísica, neurociencia cognitiva,
formulaciones computacionales, etc.), sólo puede concebirse segregable
desde una perspectiva sumamente arbitraria. Así pues, ambas materias se
hallan intrínsecamente relacionadas a nivel conceptual y experimental, ya
desde los inicios de la psicología científica —de hecho, se podría decir que
esa relación es primordial y consubstancial—, y saber articularlas de forma
adecuada es un reto que no debemos evitar aludiendo a razones más coyuntu-
rales que estrictamente científicas. Pese a la progresiva (y necesaria) parcela-
ción de los campos del saber, a la fragmentación de la labor investigadora del
psicólogo y a la ingente proliferación de micromodelos presuntamente ex-
plicativos; pese a la hiperespecialización hoy tan en boga; pese a que, ade-
más, esa segregación extrema se refleja fielmente en el diseño de los nue-

26
Presentación

vos planes de estudio —lo que, a nuestro juicio, supone un alto riesgo para
la integridad intelectual del estudiante si, a la vez, no se acompaña de la
oferta de visiones más comprensivas—, los que trabajan en estos temas sin
descuidar la perspectiva holística y sintética (como sería deseable y necesa-
rio), reconocen, implícita o explícitamente, la peculiar, y algunas veces in-
disoluble, relación entre el sistema atencional y el perceptivo.
Para afrontar el reto de la exigencia didáctica propuesta ha sido necesaria
una importante y esmerada labor de coordinación, que consiguiera dotar al
manual de una coherencia global partiendo de la uniformización de los cri-
terios que debían seguir los autores en la elaboración de cada uno de los ca-
pítulos. La uniformidad de dichos criterios afectaba a las cuestiones estricta-
mente formales, al estilo de exposición y a todos los demás parámetros que
consideramos relevantes para que el resultado final fuera el pretendido.
Respecto a la estructura de los capítulos, cada uno de ellos se ajusta a
una secuencia formal que contempla los siguientes apartados:

— Resumen. Se ofrece al lector una perspectiva general del tema propio


de cada capítulo, de los principales conceptos, modelos o controver-
sias que en él se desarrollan y de las conclusiones de mayor interés,
así como de la utilidad que puede deparar su lectura a la formación
del alumno.
— Desarrollo. Este apartado constituye el grueso de cada capítulo, or-
ganizándose en subapartados con el fin de presentar una articulación
temática fácilmente asequible. El contenido se relaciona, en la medi-
da de lo posible, con el de los capítulos precedentes y consecuentes.
El texto viene acompañado de numerosas figuras, gráficos y tablas,
que ilustran la lectura y, en definitiva, hacen que el continente procu-
re una mejor comprensión del contenido.
— Bibliografía comentada. Se destacan las obras más relevantes sobre
la materia específica que se ha desarrollado, siempre y cuando cum-
plan los requisitos que posibiliten una eventual profundización en la
temática que no resulte demasiado ardua para el estudiante. En la
medida de lo posible, y por mor del público al que va dirigido, se ha
dado prioridad a las referencias en castellano, acudiendo a las escri-
tas en otros idiomas —básicamente en inglés— cuando el carácter
elemental de la obra así lo aconsejaba.
— Preguntas y ejercicios de revisión. Esta sección responde a la conve-
niencia de ofrecer un componente de interactividad en un texto de
estas características. Permite al alumno poner en práctica los conoci-
mientos adquiridos, razonar sobre y a partir de ellos, y, eventualmen-
te, relacionarlos con los estudiados en otros capítulos. Además, pro-
cura al alumno un medio de autoevaluación, una forma de obtener
un feed-back de los contenidos asimilados correctamente y de los as-
pectos que requieren mayor dedicación.

27
Atención y percepción

La obra consta de diecinueve capítulos, cuatro dedicados fundamental-


mente al mecanismo atencional y quince al estudio de la percepción, todos
articulados por una ilación de complementariedad que da al manual la uni-
dad y la cohesión tan necesarias en un trabajo de estas características. La
disposición de los capítulos sobre ambos procesos puede considerarse equi-
valente en el sentido en que su concatenación depende de criterios concep-
tuales similares. De este modo, se aborda, en primer lugar, el panorama his-
tórico-conceptual del estudio de la atención (Capítulo 1) y de la percepción
(Capítulo 5). A continuación, se exponen sendos capítulos sobre los para-
digmas experimentales más utilizados en la investigación empírica (capítu-
los 2 y 6). Posteriormente, se presentan los capítulos que conforman el nú-
cleo de los temas más vigentes en el estudio de ambas materias. Por lo que
se refiere a la atención, se exponen, en el Capítulo 3, dos grandes perspec-
tivas funcionales que responden a una distinción no exenta de arbitrariedad.
Se trata de las llamadas selección para la percepción y selección para la
acción. En este sentido, y debido a motivos que trascienden los objetivos de
este prefacio —que, para muchos, pueden resultar obvios—, la investiga-
ción sobre percepción nos brinda un campo de estudio más extenso. De
esta forma, los capítulos que van desde el 7 al 11, ambos inclusive, versan
sobre el estudio del sistema visual (principios básicos, contraste, color, or-
ganización visual, reconocimiento de patrones, profundidad y tamaño). El
Capítulo 12 trata sobre la percepción del movimiento y, aunque la informa-
ción que nos ofrece gira primordialmente en torno al sistema visual, incor-
pora un novedoso apartado que hace referencia a la percepción auditiva del
movimiento. Los capítulos 13, 14 y 15 se dedican íntegramente al análisis
de la estructura y del funcionamiento del sistema auditivo. El estudio de la
percepción táctil y háptica ocupa el Capítulo 16, el de la percepción del
tiempo el 17, y el de los sentidos químicos el Capítulo 18. Por último, con
el objetivo de dar a la obra un cierto carácter pragmático, que permita al
alumno entrever la aplicabilidad de lo aprendido, se incluyen en cada uno
de los dos grandes bloques (Atención y Percepción) sendos capítulos dedi-
cados a las alteraciones fundamentales de dichos procesos y a las inheren-
tes a algunos de los grandes cuadros de la psicopatología y de la neurología
clínica (capítulos 4 y 19).
Durante los últimos años, el estudio del mecanismo atencional ha culmi-
nado en importantes transformaciones conceptuales y ha dado lugar a pers-
pectivas inéditas y a la eclosión de nuevas aproximaciones a su estudio. En
los tres primeros capítulos, a la vez que se definen los términos y modelos
tradicionales en el estudio de la atención, se exponen los conceptos más no-
vedosos y algunos de los enfoques teóricos recientes de mayor interés,
siempre reflejando las numerosas controversias y dilemas aún por resolver
y abundando en las disquisiciones que permitirán al lector aproximarse a
una concepción panorámica y genuinamente actual del mecanismo atencio-
nal. En este contexto, quizás quepa destacar la fecunda relación que vincula

28
Presentación

el estudio científico-básico de la atención y su vertiente aplicada, vínculo


especialmente fructífero en psicología clínica y psicología de la educación.
En el Capítulo 4 se profundiza en esta conexión biunívoca entre lo teórico y
lo aplicado, un enfoque que, a nuestro parecer, complementará de forma
valiosa la visión que sobre el tema atencional se haya ido formando el estu-
diante a través de la lectura de los capítulos anteriores.
Por otra parte, se ha buscado brindar una exposición lo más exhaustiva y
equilibrada posible de las diversas temáticas perceptivas. En algunos de los
manuales existentes en el mercado editorial se aborda tan sólo el estudio de
la percepción visual, sesgo que hemos procurado evitar en la obra que pre-
sentamos, en la cual, amén de exponer los conocimientos fundamentales
sobre percepción visual, creemos que se logra una exposición acertada de
los conocimientos esenciales sobre percepción auditiva, táctil, olfativa y
gustativa, incorporando, además, un original capítulo sobre percepción
temporal. Es cierto que, en el manual, los conocimientos sobre el estudio
de la percepción visual son los que ocupan una mayor extensión, hecho que
responde fundamentalmente al productivo desarrollo teórico-experimental
en este campo —lo que, a su vez, deriva de una mayor y más consolidada
tradición investigadora—, razón por la cual, en ningún caso, resultaba ad-
misible obviar alguno de los tópicos relacionados con esta modalidad per-
ceptiva. Por otro lado, se dedican tres capítulos completos a la percepción
auditiva, hecho poco habitual en un manual sobre percepción: el sonido y la
arquitectura del sistema auditivo humano, la percepción de la tonalidad y
de la sonoridad, y la percepción del habla. En un tercer bloque se describen
los conocimientos sobre otras modalidades: percepción táctil y háptica, ol-
fato y gusto, y percepción del tiempo y de la causalidad.
Como norma, los capítulos sobre el estudio perceptivo siguen una pauta
de exposición similar respecto a la estructura interna de cada uno de ellos.
De esta forma, en la mayoría de ellos se exponen, en primera instancia, las
bases psicofísicas del sistema perceptivo concreto y, a continuación, su
aplicación fisiológica.
En conjunto, cabe enfatizar que, en cada capítulo, se sacan a colación
aplicaciones prácticas que ilustran los contenidos más teoréticos. Es otra
característica que dota a la obra, a nuestro entender, de ciertas posibilidades
de uso en la impartición de otros estudios universitarios con un carácter
más aplicado (Publicidad, Marketing o Bellas Artes). Asimismo, puede ser
útil para una potencial profundización de conocimientos en titulaciones
donde se trabaja a partir del conocimiento generado por la investigación
en procesos psicológicos básicos (Pedagogía, Magisterio, Psicopedago-
gía, etc.).
En definitiva, hemos procurado ofrecer al alumno una obra compacta y
cohesionada, útil y funcional, conceptualmente comprehensiva, denotativa-
mente sencilla, connotativamente rica y provista de los recursos didácticos
que se hallaban a nuestro alcance; todo ello para conseguir un producto fi-

29
Atención y percepción

nal que constituya una guía valiosa y esencial para el alumno novel. El
tiempo —ese juez implacable— dirá si, después de todo, hemos consegui-
do algo de lo que pretendíamos.

Enric MUNAR
Jaume ROSSELLÓ
Antonio Sánchez CABACO

30
Primera parte

Atención
1. Panorama histórico-
conceptual del estudio
de la atención
Pilar Tejero Gimeno

Este capítulo pretende introducir al lector en el estudio de la atención, des-


de la óptica de la psicología cognitiva contemporánea. Para ello, se ha es-
tructurado en dos apartados principales. El primero de ellos, desarrollado
bajo el título «¿Qué es la atención?», comienza explicando cuáles son las
funciones que desempeña este mecanismo cognitivo en el procesamiento
humano de información, a la par que adelanta someramente las cuestiones
que serán tratadas en los subapartados siguientes: los factores que deter-
minan hacia dónde se orienta nuestra atención en un momento concreto, la
posibilidad de orientar encubiertamente la atención, las ventajas que supo-
ne la función selectiva de la atención para el procesamiento humano de in-
formación, la necesidad del control atencional en ciertas situaciones y con-
diciones, la acción preparatoria de la atención sobre estructuras de
procesamiento y su implicación en la ejecución de tareas prolongadas y,
por último, la delimitación de las redes cerebrales cuya actividad sustenta
el funcionamiento atencional. El segundo apartado ha sido titulado «Mo-
delos teóricos sobre la atención» y en él se resumen y comentan las princi-
pales ideas que se han defendido sobre las funciones de la atención y sobre
los mecanismos mediante los que las desempeña, desde los años cincuenta
de nuestro siglo hasta la actualidad.

33
Atención

1. ¿Qué es la atención?
1.1 Funciones de la atención en el procesamiento humano
de información

Es posible que el lector haya sido amonestado en alguna ocasión por uno de
sus profesores por no estar atendiendo a sus explicaciones. Tal vez su con-
ducta se produjo inintencionadamente, cuando algo distinto al discurso del
docente atrajo su atención. Quizá se sintió impelido a girar su cabeza hacia
la ventana de la clase cuando un coche deportivo se detuvo bruscamente a
la altura del semáforo. En cualquier caso, es casi seguro que el profesor re-
cuperó su atención fácilmente, con sólo mencionar su nombre, sin que para
ello tuviera que variar las características de la voz que estaba utilizando en
su disertación.
Este ejemplo puede servir para introducir algunos de los diferentes sig-
nificados denotados por la palabra atención y sus derivados. Así, el profe-
sor reclama a sus alumnos que atiendan exclusivamente a lo que está expli-
cando y, consiguientemente, que ignoren cualquier otro evento que pueda
suceder en el entorno de la clase; efectivamente, atender implica seleccio-
nar una parte de la mucha y variada información externa que está disponi-
ble en un momento dado en cualquier situación. En el ejemplo utilizado, las
palabras del profesor contienen información, como también la contienen
los ruidos que se producen dentro y fuera de la clase, los gráficos dibujados
en la pizarra, el movimiento del brazo de un compañero que desea resolver
una duda... Al dirigir nuestra atención sobre las explicaciones del profesor,
favorecemos la identificación correcta de sus palabras y la comprehensión
de lo que pretende decirnos. En términos generales, se puede decir que me-
diante la atención logramos centrarnos en el análisis de una parte de la in-
formación que nos llega a través de nuestros órganos sensoriales, lo que fa-
cilita que las operaciones mentales necesarias para identificar y reconocer
esa información se produzcan eficientemente. Ello puede conseguirse en
realidad mediante dos tipos de mecanismos: por una parte, al atender al dis-
curso del profesor, la información que éste nos proporciona se convierte de
alguna forma en la información prioritaria respecto al resto, lo cual facilita
que la analicemos con mayor detalle; pero también puede ser que la infor-
mación a la que no atendemos resulte de alguna manera bloqueada o inhibi-
da y, por ello, que el análisis de esta información no alcance el nivel que sí
consigue el de la información atendida.
A menudo, la información seleccionada lo es porque se adecua a la que
se desea recibir en ese momento, porque se ajusta a nuestros objetivos, mo-
tivaciones, intereses o expectativas actuales (factores internos al propio su-
jeto); así, el alumno motivado para seguir la explicación del profesor orien-
ta fácilmente su atención hacia ella, a pesar de que sus compañeros más
próximos estén conversando animadamente sobre otros asuntos. Sin embar-

34
1. Panorama histórico-conceptual del estudio de la atención

go, en ocasiones, nuestra atención es atraída por eventos externos, práctica-


mente sin que medie intencionalidad por nuestra parte al menos, inicial-
mente, como puede ocurrir si aparece repentinamente la imagen de un ve-
hículo en nuestra periferia visual o si alguien pronuncia nuestro nombre;
entonces, la información seleccionada lo es principalmente porque tiene
unas características concretas en los ejemplos mencionados, porque apare-
ce de forma abrupta y porque tiene un significado personal especial, res-
pectivamente. En el primero de los apartados que vienen después de esta
introducción se retomará y extenderá esta cuestión.
Tal vez su profesor no se conformó con reorientar su atención desde lo
que ocurría en el exterior de la clase hacia las explicaciones, sino que, ade-
más, le planteó alguna insidiosa pregunta sobre el tema que estaban estu-
diando. Pues bien, la atención también estuvo implicada en la actividad
mental y verbal que le permitió responderla, pues para hacerlo tuvo que se-
leccionar la información relevante disponible en su memoria y elaborarla
mediante las operaciones o los procesos necesarios para llegar a dar la res-
puesta correcta. Con este ejemplo se pretende incidir, en primer lugar, en
que la atención también interviene en la selección de información interna
al propio sistema de procesamiento humano —información en forma de
conceptos y sus interrelaciones, de imágenes, de planes de acción… En se-
gundo lugar, con él se desea enfatizar que la atención también puede ejer-
cer la importante función de controlar la actividad cognitiva y conductual
que nos permite alcanzar un objetivo; en el ejemplo, el de responder co-
rrectamente a una pregunta compleja. Más adelante se explica que una gran
parte de los procesos implicados en las actividades cotidianas no requieren
este tipo de control, pues pueden desarrollarse automáticamente, sin la su-
pervisión de la atención. En cambio, hay procesos que sólo pueden desarro-
llarse con el control atencional.
La selección de información es una de las principales manifestaciones
de la atención, pero también hay otra fundamental: la reducción del tiempo
necesario para responder ante un evento esperado (LaBerge, 1995). Para
ejemplificar esta afirmación podemos seguir utilizando la situación ante-
rior: si la respuesta que dio a la pregunta de su profesor no sólo fue correc-
ta, sino también sorprendentemente rápida si se considera lo distintos que
eran sus pensamientos respecto a los contenidos de la clase sólo unos se-
gundos antes, puede que influyera en ello que la mención de su nombre por
parte del profesor le hizo esperar de éste una pregunta inmediata. En gene-
ral, cuando tenemos la expectativa de que va a ocurrir algo ante lo que he-
mos de dar una respuesta inmediata, responderemos con más rapidez que
cuando no lo esperamos. Esta ventaja temporal se atribuye a la acción pre-
paratoria de la atención sobre los procesos que llevan a la selección y rea-
lización de nuestras respuestas. Por tanto, atender también significa estar
preparados anticipadamente para responder con rapidez a un evento y man-
tenerse en estado de alerta de forma prolongada hasta que éste se produce.

35
Atención

Es posible que el lector esté empezando a elaborar la idea de que los fe-
nómenos relacionados con la atención son demasiado diversos. Precisa-
mente por ello, hay quienes se declaran escépticos sobre la posibilidad de
encontrar una definición única que los incluya a todos y dudan de que tales
fenómenos puedan explicarse desde los mismos principios; opiniones re-
cientes en este sentido aparecidas en manuales de psicología de la atención
las expresan, por ejemplo Elizabeth Styles (1997, p. 240), o Harold Pashler
y James C. Johnston (1998, p. 156). Sin embargo, en contra de esta postura
se puede argumentar que existe evidencia de que la atención funciona co-
mo un mecanismo unitario, si bien su estructura parece modular (Tudela,
1992). Es decir, hay razones fundadas para mantener que el funcionamiento
atencional implica la actuación coordinada de varios módulos o subsiste-
mas, pues cada uno de ellos desempeña distintas funciones, pero existe una
estrecha relación entre todos ellos. Una gran parte de esta evidencia proce-
de de investigaciones neurofisiológicas y neuropsicológicas recientes en las
que se utilizan técnicas propias de la psicología cognitiva experimental. Es-
tas investigaciones revelan la existencia de un complejo sistema neural
cuya actividad se manifiesta fundamentalmente cuando la tarea que realiza
el individuo requiere de alguna manera su atención, el cual parece estar in-
tegrado por varias redes interrelacionadas de áreas cerebrales (Posner y Pe-
tersen, 1990; Posner, 1995). En un apartado posterior de este capítulo se es-
pecifica cuáles son las funciones atencionales específicas que aparecen
relacionadas con cada una de estas redes.
En definitiva, la atención es un complejo mecanismo cognitivo, cuyo
funcionamiento puede influir sobre la actividad de los sistemas mediante
los que obtenemos información del mundo exterior (sistemas sensoriales),
sobre los sistemas que realizan operaciones sobre la información proce-
dente del exterior o de la memoria (sistemas cognitivos) y sobre los siste-
mas mediante los que ejecutamos conductas (sistemas motores). Con ello,
la atención desempeña funciones fundamentales para el desarrollo organi-
zado de la actividad consciente, tales como la orientación de esta activi-
dad hacia estímulos concretos, la detección de eventos sensoriales y de
contenidos de nuestra memoria o el mantenimiento del estado de alerta
durante el tiempo que se prolongue la tarea que estamos realizando (Pos-
ner, 1995). Por todo lo cual, la atención puede definirse como el mecanis-
mo cognitivo mediante el que ejercemos el control voluntario sobre nues-
tra actividad perceptiva, cognitiva y conductual, entendiendo por ello que
activa/inhibe y organiza las diferentes operaciones mentales requeridas
para llegar a obtener el objetivo que pretendemos y cuya intervención es
necesaria cuando y en la medida en que estas operaciones no pueden de-
sarrollarse automáticamente.

36
1. Panorama histórico-conceptual del estudio de la atención

1.2 Determinantes de la orientación atencional

Como ya se avanzó en el apartado anterior, en ocasiones, nuestra atención


se orienta hacia una estimulación concreta y no hacia otras guiada funda-
mentalmente por lo que deseamos obtener en la situación en la que nos en-
contramos, mientras que en otros momentos la orientación atencional está
determinada principalmente por las características de los estímulos de la si-
tuación. En la realidad, lo más frecuente es que ambos tipos de factores ac-
túen conjuntamente (Yantis, 1998). Por ejemplo, si tenemos interés en
conocer cuál es el importe de una factura que acabamos de recibir, proba-
blemente dirigiremos nuestra atención en primer lugar hacia el lugar de la
factura en donde sabemos que habitualmente aparece ese importe, destaca-
do respecto a la información circundante por su letra negrita y por su mayor
tamaño. En este caso, nuestra atención se orienta hacia una estimulación
concreta guiada por nuestra expectativa de dónde aparecerá la información
que deseamos obtener y de cuáles serán sus características, pero también
influye en su orientación el hecho de que tales características hagan desta-
car a esa estimulación respecto al resto.
Los investigadores han diseñado tareas en las que se intenta minimizar
la influencia de nuestros objetivos y expectativas sobre la orientación aten-
cional, con la finalidad de especificar con detalle cuáles son las caracterís-
ticas estimulares que tienen la capacidad de atraer automáticamente nuestra
atención. Seguidamente se comentan algunos trabajos realizados al respec-
to con tareas visuales.

1.2.1 Características visuales que atraen la atención

La detección de un estímulo visual con unas características concretas (es-


tímulo-objetivo) dentro de una serie de estímulos que no las tienen (estímu-
los distractores) se enlentece si entre estos últimos se incluye alguno que es
radicalmente distinto a todos los demás en cuanto a características tales
como el color, el brillo o la orientación (distractor destacado). Por ejemplo,
si se pide a un sujeto que indique si está o no presente la letra A (estímulo-
objetivo) en una matriz de letras B (estímulos distractores), tardará más en
dar su respuesta si todas las letras son negras incluida la A, si es que ésta
está presente excepto alguna o algunas B de color amarillo. En una situa-
ción como la descrita, la demora en la respuesta se atribuye a la atracción
que el color ejerce sobre la atención, que obliga a reorientarla desde el es-
tímulo distractor coloreado hacia el estímulo que es realmente el objetivo
de la tarea, por lo cual, el tiempo total transcurrido para encontrar la A es
mayor que cuando no se incluyen distractores destacados.
Así pues, cuando un estímulo presenta alguna característica física que lo
destaca visualmente entre el resto de estímulos presentes, nuestra atención

37
Atención

tiende a orientarse hacia ese estímulo, a pesar de que nuestra intención sea
la de orientarla hacia otros estímulos definidos por características que con-
trastan menos con las del resto (Egeth y Yantis, 1997). Por ello, pese a que
nuestra intención cuando revisamos una factura sea la de conocer cuál es el
importe a pagar, puede que nuestra atención se oriente inicialmente hacia
estímulos irrelevantes con características destacadas, tales como un peque-
ño dibujo coloreado incluido en la factura con fines publicitarios. De he-
cho, ésta es una estrategia muy utilizada en la publicidad visual para atraer
la atención de los posibles usuarios del producto o servicio publicitado.
Por otra parte, nuestra atención también tiende a orientarse hacia los es-
tímulos visuales que aparecen de forma abrupta. Así, aunque se esté bas-
tante concentrado en la lectura de este capítulo, si se produjera repentina-
mente un destello de luz dentro de nuestra periferia visual, es muy probable
que éste capturara nuestra atención y por tanto que la lectura resultara in-
terrumpida. Yantis y Jonides (1984) utilizaron un ingenioso procedimiento
para estudiar la influencia de esta característica estimular sobre la orienta-
ción atencional. Presentaron a un grupo de sujetos series con distinto nú-
mero de letras, con la peculiaridad de que éstas eran el resultado de la ilu-
minación de algunos de los segmentos que conforman el número 8 en la
pantalla de un reloj digital o de una calculadora (véase la Figura 1.1). En
cada ensayo había una que aparecía en una posición en la que inmediata-
mente antes no había ningún estímulo; es decir, surgía de forma abrupta.
Las restantes letras aparecían mediante el desvanecimiento de algunos de
los segmentos luminosos de figuras 8 completas, que acababan de ser pre-
sentadas durante un segundo, por lo que en estos casos no había inicio
abrupto, sino más bien una transformación de estímulos preexistentes. Tan-
to la letra de inicio abrupto como las resultantes de la transformación tarda-
ban en aparecer el mismo tiempo. La tarea de los sujetos consistió en indi-
car si entre las letras presentadas en cada ensayo se incluía o no una letra
concreta, previamente especificada (letra-objetivo).
La proporción de ensayos en los que efectivamente aparecía la letra-obje-
tivo fue de un 50 por ciento. Para evitar que los sujetos creyeran que el ini-
cio abrupto de la letra estaba estrechamente relacionado con la tarea de en-
contrar la letra-objetivo y, por tanto, para evitar que dirigieran
deliberadamente su atención hacia la letra de inicio abrupto, ésta sólo era la
letra-objetivo en unos pocos ensayos (en concreto, en una proporción de en-
sayos igual a 1/número de letras presentadas). A pesar de ello, los sujetos
encontraban antes la letra-objetivo cuando ésta era la que aparecía de forma
abrupta o, a la inversa, los sujetos detectaban más lentamente la letra-objeti-
vo cuando ésta aparecía como resultado de la transformación de un estímulo
preexistente. Además, cuando la letra-objetivo era la que se iniciaba de for-
ma abrupta, el tiempo necesario para dar la respuesta no variaba aunque se
incrementara el número de letras presentadas, mientras que ello sí sucedía si
la letra-objetivo era una de las que aparecía como resultado del desvaneci-

38
1. Panorama histórico-conceptual del estudio de la atención

Figura 1.1 Ejemplo de estímulos utilizados por Yantis y Jonides (adaptado de Yantis y Jonides,
1984).

miento de partes de un 8. Estos resultados sugieren que la aparición abrupta


de la letra atraía automáticamente la atención del sujeto: la respuesta era
más rápida si esa letra era precisamente la letra-objetivo, pero era más lenta
en el caso de que no lo fuera, pues en este último caso había que redirigir la
atención desde la letra de inicio abrupto hacia las otras letras y examinar és-
tas para determinar si entre ellas se incluía la letra-objetivo.
Al parecer, no es necesario que haya un cambio considerable de luminan-
cia para que nuestra atención se dirija automáticamente hacia donde aparece
abruptamente un estímulo, como de hecho sucedía en el experimento de
Yantis y Jonides que se acaba de describir. En efecto, en este experimento, la
aparición del estímulo de inicio abrupto suponía un incremento importante
de la cantidad de luz que llegaba a los ojos procedente del área en la que
surgía ese estímulo, puesto que antes de ello no había allí ningún estímulo,
mientras que la magnitud de la variación de luminancia en el caso de las le-
tras que surgían como resultado de la transformación de figuras 8 era bas-
tante inferior. A pesar de ello, Yantis y otros consideran que ése no es el fac-
tor esencial para que nuestra atención se oriente automáticamente hacia un
estímulo de inicio abrupto, sino que el estímulo constituya un objeto percep-
tivo nuevo en el campo visual, pues también los objetos de inicio abrupto
cuya luminancia es idéntica a la del fondo sobre el que aparecen logran cap-
tar la atención (por ejemplo, véase Yantis y Hillstrom, 1994).

1.3 Orientación abierta o encubierta

La orientación de la atención suele coincidir abiertamente con la de los


receptores sensoriales. Volviendo al ejemplo con el que se abría este capí-
tulo, así ocurrió si su cabeza giró en dirección al lugar donde apareció el

39
Atención

vehículo que atrajo su atención. Con ese movimiento, sus ojos y sus oí-
dos, en donde se ubican respectivamente los receptores visuales y auditi-
vos, se orientaron de forma óptima para percibir lo que ocurría en el exte-
rior, hacia la misma estimulación a la que se estaba dirigiendo su
atención. Sin embargo, aunque lo habitual es que nuestra mirada se dirija
hacia aquello sobre lo que ponemos nuestra atención, sabemos que a ve-
ces no se da esa coincidencia. Así, puede que en un momento concreto
quizá en muchas ocasiones un alumno esté mirando el gráfico que está
explicando su profesor, pero que su atención visual se oriente en realidad
hacia lo que está haciendo su compañero de mesa, encubiertamente. En
esta situación, la información visual seleccionada atencionalmente será la
correspondiente a las acciones del compañero y no la contenida en el grá-
fico.
Los investigadores han comprobado en el laboratorio que, efectivamen-
te, la orientación de la atención visual puede ser distinta a la de los recepto-
res visuales. Para ello se han utilizado cuidadosos procedimientos, median-
te los que se controla la dirección de la mirada del sujeto mientras éste
realiza una tarea en la que se requiere que su atención cambie de orienta-
ción desde una posición del campo visual hasta otra próxima; por ejemplo,
puede pedirse al sujeto que intente mantener su mirada continuamente en
una posición fija del campo visual y al mismo tiempo que indique lo más
rápidamente posible cuándo detecta la aparición de cierto estímulo previa-
mente determinado, el cual puede surgir en distintas posiciones ubicadas en
torno al punto de fijación. En estas investigaciones se restringen los movi-
mientos de la cabeza y de los ojos de los sujetos y se registran mediante las
técnicas apropiadas los que puedan producirse, con el objetivo de determi-
nar cuál es la posición de la escena visual a la que el sujeto estaba dirigien-
do la mirada en cada momento. Así se ha comprobado, por ejemplo, que
aunque no se produzca ningún movimiento ocular hacia la posición donde
aparece el estímulo, los sujetos tienden a detectar éste más rápidamente
cuando inmediatamente antes de que aparezca se les ha indicado cuál era la
posición de la escena visual en la que probablemente aparecería, en compa-
ración con los casos en los que no se da esa información y también con
aquellos en los que el estímulo aparece en una posición distinta a la indica-
da; es decir, cuando la información no es válida (Posner, 1980). Haciendo
caso de lo que se nos indica sobre el lugar en el que es probable que apa-
rezca el estímulo, tendemos a orientar nuestra atención hacia esa posición,
encubiertamente, puesto que también se nos pide que no dejemos de mirar
a una posición prefijada. Gracias a ello, somos capaces de detectar el es-
tímulo con mayor rapidez cuando aparece justo en la posición en la que he-
mos focalizado nuestra atención y, por la misma razón, somos más lentos
en detectarlo cuando, contrariamente a lo que se nos ha informado, aparece
en una posición diferente y relativamente alejada de la que constituye en
ese momento el foco de nuestra atención.

40
1. Panorama histórico-conceptual del estudio de la atención

En definitiva, la orientación de la atención visual está relacionada con la


orientación de los receptores visuales, pero no depende en exclusiva de la
de éstos. Es más, la orientación que adoptan en un momento concreto nues-
tros receptores visuales depende en parte de cuál es la orientación de nues-
tra atención. Por ejemplo, cuando leemos una línea de texto, nuestra aten-
ción tiende a orientarse hacia posiciones más avanzadas que aquellas en las
que estamos fijando nuestra mirada, gracias a lo cual los movimientos que
han de realizar nuestros ojos para fijar la mirada sobre palabras posteriores
a las que ya hemos leído —denominados movimientos sacádicos— pueden
planificarse y ejecutarse con mayor precisión. La atención ejerce en este
caso una acción preparatoria sobre los movimientos oculares, de manera
que la amplitud de cada uno de esos movimientos se ajustará a lo requerido
para que la lectura pueda progresar eficientemente (Stelmach, Campsall y
Herdman, 1997).

1.4 Beneficios de la selección atencional de información

Ya sea abierta o encubierta, y esté dirigida principalmente por nuestros ob-


jetivos o por las características estimulares, lo cierto es que la orientación
de la atención hacia una estimulación concreta consigue favorecer el pro-
cesamiento de la información proporcionada por esa estimulación, en
comparación con el que se realiza sobre la información obtenida a partir
de la estimulación no atendida. Gracias a ello, podemos responder más rá-
pidamente y con mayor precisión a la información estimular que está sien-
do seleccionada atencionalmente que al resto de la información que recibi-
mos en un momento concreto, lo que resulta beneficioso en la realización
de muchas tareas cotidianas. Así, cuando nuestra atención se orienta hacia
una estimulación concreta, controlamos la selección de la información ne-
cesaria para identificar correctamente un estímulo de entre los muchos
que pueden estar presentes, o para categorizarlo según su color, su tamaño
u otra característica, con lo cual se evita que la información que proviene
de otros estímulos pueda interferir con la que corresponde al estímulo-ob-
jetivo.
De hecho, se ha comprobado que si se perjudica la concentración selec-
tiva de la atención sobre un objeto, se propicia la percepción de conjuncio-
nes de características que son en realidad ilusorias, entendiendo por tales
las combinaciones de características que no corresponden realmente a las
de los objetos. Por ejemplo, eso es lo que ocurre si nos parece haber visto
una T verde cuando en realidad se ha expuesto brevemente una T azul, una
O verde y una X roja. Este tipo de ilusiones se produjeron en un experi-
mento realizado por Treisman y Schmidt (1982), en el que se instruyó a los
sujetos para que indicaran cuáles eran los dos dígitos que aparecían al prin-
cipio y al final de una fila de tres letras; los dígitos eran siempre negros,

41
Atención

mientras que las letras siempre eran de color. Aunque ésta era la tarea prio-
ritaria, también se pidió a los sujetos que indicaran en cada ensayo las letras
que hubieran podido ver y su color respectivo. En el caso de las letras, las
conjunciones ilusorias fueron numerosas, porque las instrucciones inducían
a los sujetos a prestar su atención fundamentalmente a los dígitos y, por
tanto, no se atendía selectivamente a las combinaciones de características
que presentaban aquéllas.
Aunque en los apartados previos se haya aludido exclusivamente a la se-
lección de información estimular externa —y prácticamente sólo a la vi-
sual—, no debe olvidarse que la atención también puede orientarse hacia
información interna al propio sistema de procesamiento humano con lo que
cumple una importante función en el control de la actividad cognitiva y
conductual. Esta cuestión está recibiendo un interés creciente en los últi-
mos años por parte de los investigadores. Al igual que la selección de infor-
mación externa favorece la rapidez y la precisión de la realización de tareas
perceptivas, la selección de información interna sobre la acción (mental o
motora) que pretendemos realizar en un momento concreto también propi-
cia una realización rápida y precisa de esa acción (LaBerge, 1995). Por
ejemplo, la resolución eficiente de un problema matemático complejo re-
quiere una selección atencional ordenada de los subobjetivos que permiti-
rán alcanzar la solución final y de las operaciones concretas que llevarán a
cada uno de los subobjetivos.
La selección de información sobre una acción es particularmente nece-
saria cuando deben coordinarse distintas acciones, como en el caso de la re-
solución de un problema difícil, o cuando tenemos que hilvanar varias ideas
para responder a la pregunta que nos acaba de plantear el profesor, o si pre-
tendemos guardar la mayor cantidad posible de objetos dentro de una gran
caja; en tales casos, es fundamental el desarrollo ordenado de la secuencia
de acciones que llevarán finalmente a alcanzar el objetivo deseado, por lo
que, si no se dispone en la memoria de un plan de acción específico para la
situación, habrá que seleccionar atencionalmente la información sobre la
acción concreta que es apropiada en cada momento.
Asimismo, este tipo de selección es importante cuando existen otras po-
sibles acciones disponibles en la situación, pues en tales casos debe evitarse
que éstas interfieran en la realización de la acción pretendida; por ejemplo,
¿alguna vez se ha encontrado el lector intentando meter la ropa sucia en la
nevera en lugar de en la lavadora? Si dudó de su higiene mental en esos
momentos, a buen seguro que fue demasiado lejos, pues éste es simplemen-
te un ejemplo de lo que se denomina acto fallido: una acción que se ejecuta
justo cuando se pretendía llevar a cabo otra diferente. Una posible explica-
ción para ello es que su conducta en esa situación estuvo fundamentalmen-
te determinada por sus esquemas mentales sobre cuáles eran y cómo tenía
que realizar las acciones que le conducirían a lograr su objetivo (en el
ejemplo, estas acciones consistirían en acercarse a la cesta de la ropa, abrir-

42
1. Panorama histórico-conceptual del estudio de la atención

la, sacar la ropa, abrir la puerta de la lavadora, meter la ropa dentro de


ella…), hasta el punto de que no prestó la atención necesaria para realizar
una de esas acciones sobre la puerta de la lavadora y no sobre la de la neve-
ra. Por tanto, nuestra conducta puede resultar desorganizada e ineficaz si no
prestamos atención al desarrollo de las acciones que la necesitan, incluso
aunque sólo la requieran en alguna o algunas de las fases que llevan al lo-
gro de nuestros objetivos. Pero con ello nos introducimos ya en la cuestión
tratada en el siguiente apartado: la función de control de la actividad mental
y conductual que ejerce la atención.

1.5 Automatización y control atencional

En la introducción de este capítulo se especificaba que muchos de los pro-


cesos implicados en nuestra actividad cotidiana pueden desarrollarse sin
necesidad de control atencional. Por ejemplo, si se domina la escritura meca-
nizada, no es necesario prestar atención a muchas de las operaciones implica-
das en la acción de escribir mediante el teclado de un ordenador. Podemos
escribir a la vez que centramos nuestra atención sobre la argumentación
que se expone en el texto que estamos copiando, o sobre cuáles son las fra-
ses más adecuadas para expresar la idea que «nos ronda por la cabeza».
Aunque así lo hagamos, los movimientos de los dedos se producen de for-
ma ágil, en el orden correcto, de manera que la escritura se produce a una
buena velocidad y con bastante precisión. No es necesario atender a todos y
cada uno de esos movimientos; de hecho, si se hace, la escritura puede ser
menos eficiente. Tampoco hace falta poner demasiada atención sobre el
proceso necesario para enmendar un error en la escritura de alguna palabra:
en cuanto lo advertimos, lo enmendamos rápidamente, borrando las letras
necesarias y escribiendo las adecuadas. En definitiva, estos procesos pue-
den producirse de forma automática, sin control atencional, ante la mera
presencia de la estimulación (si se está copiando un texto, los estímulos son
las imágenes visuales de las palabras que lo componen; si se está escribien-
do sin texto, lo son las representaciones mentales de las palabras que inte-
gran la idea en la que estamos pensando).
En cambio, hay procesos que sólo pueden desarrollarse bajo el control
de la atención. Ya se ha puesto dos ejemplos de ello en el párrafo anterior:
los procesos mentales necesarios para comprender una argumentación y los
que se requieren para expresar ideas mediante el lenguaje. Estos procesos
no pueden ocurrir sin prestarles atención y, por ello, difícilmente podemos
simultanearlos con los requeridos por otras actividades que también la exi-
gen; así, será prácticamente imposible comprender el texto estrictamente al
mismo tiempo que pensamos en cómo expresar nuestra idea. Sin embargo,
será relativamente fácil realizar cualquiera de ellos de forma concurrente
con alguna actividad que pueda desarrollarse en gran medida automática-

43
Atención

mente, como puede ser la escritura mecanizada. En general, el control aten-


cional suele ser necesario cuando la tarea es compleja o novedosa, mientras
que no lo es cuando se trata de una tarea bien aprendida o rutinaria. En tér-
minos cognitivos, la atención ha de controlar los procesos necesarios para
alcanzar un objetivo cuando no se dispone en la memoria del plan de ac-
ción específico requerido para alcanzarlo —por ejemplo, porque la situa-
ción presenta elementos desconocidos para el individuo o porque todavía
no se ha practicado lo suficiente las acciones apropiadas para afrontarla—,
así como cuando la propia situación favorece la realización de acciones que
nos desvían de su consecución —por ejemplo, como ocurre en una tarea
tipo Stroop, según se explica al final de este apartado (Shallice y Burgess,
1993).
En realidad, la investigación indica que esta distinción es más bien gra-
dual y no tanto una dicotomía estricta (Tudela, 1992), de tal forma que hay
procesos que están totalmente automatizados y otros que se producen ex-
clusivamente bajo el control atencional, pero también los hay que son sólo
parcialmente automáticos, en mayor o en menor medida. Asimismo, hay
procesos que ocurren siempre de forma automática porque así lo permiten
las características propias del sistema de procesamiento humano (por ejem-
plo, los que subyacen a la acción de andar a lo largo de un camino), mien-
tras que en otros casos es la práctica consistente y reiterada de una tarea o
de una combinación de tareas la que puede llevar de forma gradual a la au-
tomatización de los procesos implicados en tales tareas; por tanto, un pro-
ceso que inicialmente sólo podía desarrollarse bajo el control atencional
puede acabar produciéndose automáticamente con la práctica. Un ejemplo
frecuentemente utilizado es el de la conducción: los procesos que se de-
sarrollan durante algunas tareas implicadas en la conducción de un vehícu-
lo pueden automatizarse según se va adquiriendo experiencia; por ejemplo,
la utilización adecuada de la caja de cambios apenas requiere la atención
del conductor experto. Otro ejemplo común es la lectura: el niño progresa
en la lectura comprehensiva a medida que puede centrar su atención más
sobre el significado de lo que lee que en la identificación de cada una de
los símbolos, gracias a que esta identificación se va liberando con la prácti-
ca de la necesidad de control atencional.
También hay ejemplos provocados experimentalmente, como el que lo-
graron obtener Spelke, Hirst y Neisser (1976) con dos voluntariosos estu-
diantes, que consintieron en practicar la lectura de historias a la vez que es-
cribían palabras al dictado, durante un total de 85 horas, distribuidas a lo
largo de 17 semanas. Aunque al principio la lectura era muy lenta y la es-
critura también resultaba perjudicada, la ejecución en ambas tareas fue me-
jorando con la práctica, hasta el punto de que al final del experimento am-
bos sujetos no sólo eran capaces de leer las historias a una velocidad
normal y a la vez escribir lo que se les dictaba, sino que también demostra-
ban haber comprendido lo que habían leído y hasta podían escribir la cate-

44
1. Panorama histórico-conceptual del estudio de la atención

goría a la que pertenecían las palabras que se les dictaban, en lugar de las
propias palabras.
Paradójicamente, la automatización de un proceso puede, en ocasiones
acarrear algunas desventajas. Entre los datos que pueden ejemplificar esta
afirmación están los obtenidos en tareas de tipo Stroop, denominadas así
porque pretenden provocar un efecto similar al que comprobó J. R. Stroop
en los años treinta. Este efecto se manifiesta cuando se pide a un sujeto que
diga lo más rápidamente posible el nombre del color de la tinta con la que es-
tán impresas una serie de palabras y hay una contradicción entre el nombre
del color (dimensión-objetivo en la tarea) y el significado léxico de la pala-
bra (dimensión irrelevante en la tarea); por ejemplo, cuando se ha de decir
«azul» porque ése es el color de la tinta, pero la palabra escrita es «rojo».
En estos casos, las respuestas de los sujetos se demoran y a veces son erró-
neas —siguiendo con el ejemplo anterior, el sujeto puede decir «rojo»—, lo
cual no se produce si no existe la contradicción. El efecto se atribuye a la
interferencia entre el procesamiento de la información a la que se debe
atender el color de la tinta y el de otra información también contenida en la
estimulación —el significado de la palabra. Esta última información es
irrelevante para realizar la tarea de nombrar el color de la tinta, pero su pro-
cesamiento ocurre de forma automática, por lo que, cuando se trata de una
información conflictiva con aquella a la que se debe atender, la ejecución
de la tarea resulta perjudicada. Así pues, a pesar de que la intención del su-
jeto sea la de ignorar la información irrelevante, difícilmente puede evitar
ser consciente del significado de las palabras impresas; a no ser que sea
analfabeto o las palabras estén escritas en un idioma que desconoce, pues
en tales casos no se producirá un procesamiento automático del significa-
do. En general, cuanto más práctica se tenga en el procesamiento de una di-
mensión del estímulo, más probable es que tal procesamiento interfiera con
el de otras de sus dimensiones (MacLeod, 1991).

1.6 Preparación atencional y mantenimiento del nivel de alerta

Nuestra atención puede cambiar su orientación rápidamente, pasando de es-


tar centrada en una información a estarlo en otra en un tiempo muy breve
(de milisegundos). Pero también es cierto que, frecuentemente, la orienta-
ción de la atención se mantiene invariable durante un cierto tiempo. Así
ocurre cuando creemos probable que suceda cierto evento que nos interesa:
por ejemplo, si advertimos una señal de tráfico triangular en la que se re-
presentan las siluetas de unos niños corriendo, nos esforzaremos por man-
tener nuestra atención en la calzada durante todo el tiempo en que circule-
mos por ese tramo. Con ello, nos preparamos para reaccionar con rapidez
en el caso de que algún pequeño la invada repentinamente. De hecho, cuan-
do se recibe alguna información avisando de la próxima aparición de un

45
Atención

evento en cierto lugar, el tiempo necesario para reaccionar ante éste tiende
a ser menor que cuando no se dispone de esa clave previa, pues esa infor-
mación nos induce a orientar la atención hacia el lugar en el que se produ-
cirá el evento antes de que éste se produzca. Así se comprobó en un experi-
mento que ya ha sido referido en un apartado anterior, realizado por Posner
y cols. (véase Posner, 1980): cuando se indicaba a los sujetos el lugar en el
que era probable que apareciera el estímulo-objetivo, inmediatamente antes
de que lo hiciera, los sujetos lo detectaban más pronto (como media, unos
30 milisegundos antes que cuando no se proporcionaba ninguna informa-
ción previa sobre el lugar en el que podía aparecer el estímulo); en contra-
partida, si la información proporcionada no era válida, porque indicaba un
lugar distinto a aquel en el que realmente iba a aparecer el estímulo, se ob-
servaba un coste en la velocidad de detección cuya cuantía era incluso ma-
yor que la del beneficio que conllevaba la información válida (en concreto,
en estos casos se detectaba, como media, unos 50 milisegundos más tarde
que si no se daba ninguna información previa).
En situaciones como las que se acaban de describir, se considera que la
mayor rapidez a la hora de detectar el evento es posible gracias a la acción
de la atención sobre las estructuras específicamente encargadas del proce-
samiento de la información requerida para responder al evento que espera-
mos que ocurra. Dado que la probabilidad de cometer respuestas erróneas
puede ser algo más elevada en estos casos, se considera que la atención ac-
túa fundamentalmente sobre los procesos de selección y realización de res-
puestas (Posner, 1978). Así pues, al focalizar nuestra atención sobre el lu-
gar en el que es probable que suceda el evento, se logra la preparación
anticipada del procesamiento necesario para responder ante el mismo. En
términos neurofisiológicos, esta preparación se operativizaría como un in-
cremento en la actividad de las áreas cerebrales que sustentan el procesa-
miento de esa información (LaBerge, 1995).
Algunas actividades pueden exigir mantener la atención a la espera de
un posible evento durante un tiempo bastante largo, incluso hasta varias ho-
ras, pues ese evento suele ocurrir sólo ocasionalmente y su aparición es
prácticamente impredecible para el individuo. A este tipo de tareas se les
conoce como de vigilancia. Un ejemplo característico es la que tiene que
desempeñar el operador de un radar militar. El rendimiento del individuo
en este tipo de tareas depende de su capacidad de mantener la atención de
forma prolongada sobre el entorno en el que puede aparecer el evento-obje-
tivo; a esta función atencional se le suele denominar atención sostenida. En
general, la probabilidad de detectar correctamente el evento-objetivo en
este tipo de tareas varía a lo largo del tiempo transcurrido desde que se ini-
ció la tarea, de tal forma que es típico observar una función decreciente: es
decir, cuanto mayor es el tiempo transcurrido, menos detecciones correctas
se producen (Mackworth, 1948). Sin embargo, este fenómeno puede ser
más o menos acusado, dependiendo de características personales del indivi-

46
1. Panorama histórico-conceptual del estudio de la atención

duo y de las de la tarea de vigilancia concreta que tenga que realizar (Koe-
lega, 1996).

1.7 Anatomía del sistema atencional

Nuestros conocimientos sobre las estructuras anatómicas del sistema ner-


vioso que posibilitan la atención derivan de estudios bastante recientes y
son todavía incompletos, debido a la gran dificultad que supone obtener da-
tos de la actividad de esas estructuras mientras se está realizando una tarea
atencional. En la actualidad se utilizan básicamente dos tipos de técnicas:
en el caso de las personas se obtienen imágenes de las áreas nerviosas que
se activan durante la tarea mediante resonancia magnética funcional o con
tomografía por emisión de positrones; en animales se pueden realizar tam-
bién registros de la actividad de neuronas aisladas mediante microelectro-
dos. Los datos derivados de estos estudios indican que existen áreas del sis-
tema nervioso central que están implicadas específicamente en distintas
funciones atencionales (Posner y Petersen, 1990; Posner, 1995). Así, el ló-
bulo parietal posterior (en la corteza cerebral), el colículo superior (en el
troncoencéfalo) y el núcleo pulvinar (en el tálamo) forman parte de una red
posterior de áreas cerebrales que sustenta nuestra capacidad de orientar la
atención desde una posición a otra del campo visual. Cada una de estas
áreas podría ser la base de una operación distinta de las que intervienen en
la orientación: el desenganche de la atención respecto a la posición inicial
estaría relacionado con el lóbulo parietal posterior; el desplazamiento de la
atención desde la posición inicial hasta la nueva posición focalizada lo esta-
ría con el colículo superior, y la focalización atencional sobre la nueva po-
sición lo estaría con el núcleo pulvinar. Por otra parte, las zonas anteriores
y de alrededor del giro cingular (en el lóbulo frontal medio de la corteza
cerebral) forman la red anterior, que se relaciona con la detección de es-
tímulos y con el control atencional de nuestras acciones. Asimismo, existen
datos que apuntan a la existencia de una tercera red: la llamada red de vigi-
lancia en la que interviene especialmente, entre otras regiones del hemisfe-
rio derecho, un área del lóbulo frontal derecho, que propicia el manteni-
miento del estado de alerta posiblemente gracias a la implicación de vías
noradrenérgicas que se originan a nivel del locus coeruleus, en el tronco
encefálico. Así pues, la base neural de la alerta responde a una asimetría in-
terhemisférica, siendo mayor la implicación del hemisferio derecho.
Todavía son más recientes los esfuerzos para determinar cuál es el cir-
cuito de la actividad de esas redes. Dicho de forma muy simple, estas in-
vestigaciones pretenden concretar en qué momento interviene cada una de
las estructuras anatómicas integradas en cada red cuando se lleva a cabo
una tarea que requiere atención. En ellas se conjugan los resultados de la
aplicación de técnicas anatómicas como las mencionadas en el comienzo de

47
Atención

este apartado con los derivados del registro de potenciales evocados me-
diante un gran número de electrodos colocados en la superficie craneal
(Posner y Tudela, 1997).

2. Modelos teóricos sobre la atención

2.1 Introducción

Nuestros conocimientos actuales sobre la atención son el fruto de numero-


sas, complejas y a menudo sorprendentemente ingeniosas investigaciones.
Las pioneras se remontan a los mismos inicios de la psicología científica,
fechados convencionalmente a finales del siglo XIX. De hecho, los fenóme-
nos atencionales acapararon una gran parte del interés de aquellos primeros
psicólogos, entre los que es obligado reconocer, como mínimo, a Wilhem
Wundt, Oswald Külpe, Edward B. Titchener, William James, W. Pillsbury...
(Rosselló, 1997).
En cambio, lo que había sido un área central de la investigación psico-
lógica dejó drásticamente de serlo entre los años veinte y cincuenta de
nuestro siglo, debido al predominio de un enfoque distinto sobre lo que
debía ser objeto de estudio de la psicología y sobre cuáles debían ser sus
métodos: el del conductismo. Según este enfoque, no sólo la atención,
sino también cualquier otro concepto que estuviera esencialmente defini-
do por su naturaleza mental, sobraba en una psicología científica (Watson,
1913). En realidad, este duro bloqueo hacia la investigación de fenómenos
atencionales empezó a suavizarse hacia finales de los años cuarenta
(Lovie, 1983). Pero, como se explica en el siguiente apartado, por aquel
entonces ya se estaba gestando lo que pronto iba a llegar a ser el nuevo
paradigma dominante en la psicología científica, el de la psicología cogni-
tiva, en el que los procesos y mecanismos mentales se asumieron como
conceptos con un valor explicativo fundamental. Con ello empezaba la era
moderna de la psicología de la atención, a cuyo desarrollo se dedican los
siguientes apartados.

2.2 El estudio de la atención desde el paradigma cognitivo

Fueron varios los factores que propiciaron el nacimiento y la consolidación


de una psicología cognitiva cuyo enfoque predominante ha sido el conocido
como del procesamiento de información (véase Vega, 1984, Cap. 1; Ruiz
Vargas, 1994, pp. 29-34); entre ellos, la teoría matemática de la comunica-
ción, formulada a finales de los años cuarenta por C. E. Shannon y W. Wea-
ver. Su impacto indujo a una serie de psicólogos a utilizar esta teoría para
describir y explicar cuestiones de índole psicológica. La teoría de la infor-

48
1. Panorama histórico-conceptual del estudio de la atención

mación planteaba un modelo del proceso de la comunicación que incluía un


emisor, un receptor y un canal a lo largo del cual se transmitía información
entre ambos; aquellos psicólogos empezaron a utilizar la metáfora de consi-
derar al ser humano como un canal de capacidad limitada que transmite in-
formación. El desarrollo de la tecnología informática favoreció que esa pri-
mera metáfora fuera pronto sustituida por la del ordenador: el ser humano
transmite y procesa; es decir, modifica mediante diversas operaciones o
procesos cognitivos información en forma de representaciones mentales, de
manera funcionalmente análoga a como lo hace un ordenador (véase Cres-
po, 1997, p. 36 y Cap. 7).
Desde entonces, los psicólogos han propuesto numerosos modelos de
procesamiento humano de información, entendiendo por ello descripciones
teóricas de cuáles son las fases a través de las que se produce ese procesa-
miento (Massaro y Cowan, 1993). En lo que concierne a la investigación
atencional, el primer modelo que utilizó este enfoque fue elaborado por
Donald E. Broadbent (1958), a quien no sólo ha de considerarse pionero,
sino también un influyente inspirador de la investigación cognitiva poste-
rior. Como se explica más adelante, Broadbent propuso que el sistema hu-
mano de procesamiento de información incluye una fase de filtrado que re-
duce de alguna forma la cantidad de información que será procesada
ulteriormente; con ello incorporaba en su modelo la función selectiva de la
atención.
Los modelos que se han defendido después del de Broadbent son mu-
chos y muy variados, pero su revisión puede simplificarse si se agrupan se-
gún las ideas básicas que comparten. Así, es posible distinguir un primer
tipo de modelos, a los que se suele aplicar etiquetas como de filtro, estruc-
turales o de canal único, entre los que se incluyen el propio de Broadbent y
otros posteriores que coinciden en analizar la atención fundamentalmente
como selección de información; las principales contribuciones al respecto
están recogidas en el subapartado 2.2.1. En la década de los setenta prolife-
ran las investigaciones sobre la distribución de la atención entre distintas
tareas y, con ello, modelos que inciden principalmente sobre la intensidad
de la atención que se presta en una tarea concreta; de entre estos modelos,
los de más impacto son los que comparan la atención con una especie de
recurso o recursos que pueden ser necesarios para que se complete el pro-
cesamiento de la información, los cuales son comentados en el subapartado
2.2.2. Hacia finales de los años setenta, algunos teóricos discuten la idea de
capacidad limitada de procesamiento que subyace tanto a las teorías del fil-
tro como a las de recursos, discusión que derivará en una conceptualización
de la atención como una serie de mecanismos de selección que operan para
garantizar la coordinación y el control de nuestras acciones; esta perspecti-
va se presenta brevemente en el subapartado 2.2.3. Por último, en el suba-
partado 2.2.4. se intentan describir las aproximaciones teóricas más desta-
cables formuladas en los últimos años.

49
Atención

2.2.1 Modelos de filtro

La mayoría de las primeras investigaciones sobre atención realizadas desde


el enfoque del procesamiento de la información se desarrollaron con el ob-
jetivo de determinar las limitaciones del procesamiento humano cuando la
información recibida es múltiple y diversa. Imagínese el lector lo que le
puede ocurrir a un controlador aéreo en una situación cotidiana de su traba-
jo si recibe más de un mensaje verbal al mismo tiempo desde distintos
aviones, o si a la vez que le llega algún mensaje surge también alguna señal
visual en su pantalla que le informa de algún evento relevante. Este es un
ejemplo sencillo del tipo de problemas que demandaron la intervención de
los psicólogos en los años cincuenta, los cuales sirvieron de acicate para
abrir una línea de investigación sobre los mecanismos de la atención huma-
na que, a medida que se ha ido desarrollando, ha ampliado considerable-
mente la complejidad de sus análisis.
La técnica más utilizada en esos primeros trabajos de investigación fue
la escucha dicótica. Ésta consiste en la presentación simultánea mediante
auriculares de sendos mensajes, generalmente uno distinto por cada uno de
los oídos. Pronto se comprobó que es muy difícil dividir la atención entre
dos mensajes recibidos dicóticamente, a veces prácticamente imposible. En
cambio, la ejecución de los sujetos en tareas de seguimiento —repetición
en voz alta de uno de los mensajes, según se va recibiendo—, indicaba que
es relativamente fácil atender selectivamente a uno de ellos, especialmente
cuando se trata de un mensaje semántica y gramaticalmente correcto —en
comparación con el caso de que sean listas de palabras o, más difícil toda-
vía, listas de sílabas sin sentido— y también cuando se maximizan las dife-
rencias de naturaleza física entre los dos mensajes, tales como el timbre de
la voz que emite cada uno de ellos o la velocidad con la que se presentan
los estímulos.
Pero lo más interesante de la cuestión de la selección atencional resultó
ser precisamente su reverso: la investigación de lo que sucede con la esti-
mulación a la que no se ha prestado atención. Los primeros resultados obte-
nidos indicaban que los sujetos no eran capaces de recordar prácticamente
nada del mensaje al que no habían atendido— el irrelevante para la tarea de
seguimiento. Sin embargo, si se introducían ciertos estímulos en el mensaje
irrelevante se producían errores o fallos en el seguimiento del otro mensaje,
lo que sugería que se producía algún procesamiento de la información irre-
levante. Los estímulos que se revelaron como capaces de conseguir atraer la
atención hacia el canal que no estaba siendo atendido parecían ser exclusi-
vamente de naturaleza física, como un cambio notable en el timbre de la
voz (por ejemplo, cuando la voz emisora del mensaje irrelevante pasaba de
ser la de un hombre a ser una voz de mujer o al contrario) o la aparición de
un sonido inesperado en medio del mensaje verbal. En cambio, las conse-
cuencias de un cambio de idioma en el mensaje irrelevante eran práctica-

50
1. Panorama histórico-conceptual del estudio de la atención

mente nulas, como también lo eran si se producían cambios semánticos en


el mismo (por ejemplo, pasar de dar lectura a un fragmento de una historia
a otro fragmento de una historia distinta).
El modelo propuesto por Broadbent en Perception and Communication
(1958) pretendía dar cuenta de todos esos resultados. Según este modelo,
nuestras dificultades para atender simultáneamente a dos mensajes dicóti-
cos se debe a que el sistema perceptual— una de las estructuras que partici-
pan en el procesamiento de la información— tiene una capacidad de proce-
samiento limitada: sólo puede procesar hasta una cierta cantidad de
información en una unidad de tiempo. Por ello, la capacidad del sistema
perceptual suele ser insuficiente respecto a la cantidad de información sen-
sorial disponible en un momento concreto. De ahí la necesidad de un meca-
nismo de filtrado que opere justo antes de que esa información acceda al
sistema perceptual, para evitar que llegue a éste una cantidad de informa-
ción excesiva en relación con su capacidad. Por tanto, el modelo de Broad-
bent plantea que la información que obtenemos a través de los sistemas
sensoriales puede procesarse inicialmente en paralelo, pero a partir de la
fase en la que opera el sistema perceptual el procesamiento tiene que ser
serial. Quizá la siguiente analogía facilite la comprensión de estos dos con-
ceptos: a través de una autopista es posible circular en paralelo, pues la
existencia de varios carriles en cada uno de sus sentidos permite que pue-
dan desplazarse varios vehículos a un mismo tiempo; pero si varios vehícu-
los procedentes de una autopista confluyen en el acceso a una estrecha
carretera local, con un único carril en cada sentido, se verán forzados a en-
trar y a circular por ella de uno en uno en distintos momentos, es decir, se-
rialmente. Según Broadbent, el sistema humano es capaz de procesar varias
unidades de información al mismo tiempo —en paralelo— en las fases más
tempranas, pero a partir de la fase en la que opera el sistema perceptual ya
sólo se puede procesar una unidad de información en cada unidad de tiem-
po —serialmente.
Así pues, las limitaciones estructurales del sistema perceptual serían
las que imposibilitan que seamos conscientes de una gran parte de la in-
formación sensorial que recibimos en un momento concreto. Para Broad-
bent, toda la información que llega a nuestros órganos sensoriales se ana-
liza a un nivel físico, entendiendo por tal el análisis de características que
no dependen del significado simbólico del lenguaje humano, tales como
el timbre de la voz —o, por ejemplo, el color en el caso de la visión—;
pero sólo la información seleccionada podrá ser procesada en el sistema
perceptual, en el que se analiza además el significado de esa informa-
ción, por lo cual sólo podemos identificar una parte de la información
que llega continuamente a nuestros órganos sensoriales. Así pues, para
Broadbent, la selección atencional ocurre antes de que se produzca el
análisis semántico de la información, en fases tempranas del procesa-
miento de la misma.

51
Atención

Las ideas de Broadbent respecto a la capacidad limitada del sistema de


procesamiento humano y sobre la existencia de un mecanismo de filtrado
de la información fundamentan teóricamente las investigaciones atenciona-
les realizadas en la década de los sesenta. Pero algunos de estos trabajos
empiezan a proporcionar evidencia de que el nivel de procesamiento alcan-
zado por la información no seleccionada puede llegar a ser también semán-
tico. Así, Neville Moray (1959) comprobó que la introducción del nombre
del sujeto en el mensaje irrelevante en una tarea de escucha dicótica provo-
caba fallos en el seguimiento del otro mensaje —¿recuerda el ejemplo con
el que se abría este capítulo?—. Este y otros resultados llevaron a Deutsch
y Deutsch (1963) a plantear que toda la información recibida a través de
nuestros órganos sensoriales en un momento concreto se procesa semánti-
camente, aunque sólo una parte de esa información, aquella que el sistema
evalúa como la más relevante para la tarea actual, es almacenada en nuestra
memoria y/o evoca una respuesta; es decir, que la selección de información
se produce en fases ya bastante avanzadas del procesamiento y no en fases
tempranas como proponía Broadbent.
Por su parte, Anne Treisman publicó en la misma década resultados que
también indicaban que el mensaje irrelevante en escucha dicótica puede
atravesar el filtro, sobre todo cuando está semánticamente relacionado con
el mensaje al que se debe atender (Treisman, 1960); así como que la selec-
ción de uno de los dos mensajes dicóticos puede basarse en diferencias de
naturaleza semántica y no sólo en diferencias de índole física, si bien la efi-
cacia de estas últimas es inferior a la que tienen las primeras (Treisman,
1964). Por ello, en lugar de optar por un modelo de selección tardía, como
hicieron Deutsch y Deutsch, Treisman defendió la conveniencia de adaptar
el modelo propuesto por Broadbent a los nuevos hallazgos. La principal
modificación consistió en flexibilizar el filtro: para Treisman, la informa-
ción no atendida también puede llegar a ser procesada semánticamente,
aunque la probabilidad de que ello suceda suele ser baja, porque el filtro
atenúa el impacto de esta información. Sólo en ciertos casos la atenuación
no es óbice para que identifiquemos la información no atendida. Por ejem-
plo, así ocurre cuando se trata del nombre propio del individuo, pues la
relevancia personal de esta información es tal que aunque no se esté aten-
diendo al canal por el que se pronuncia y por tanto se atenúe su impacto,
éste todavía será suficiente como para que se nos haga consciente. La mis-
ma explicación se aplicaría cuando por el canal irrelevante se presenta una
información cuyo significado es coherente con la información que espera-
mos recibir en ese momento por el canal atendido; por ejemplo, si repenti-
namente se empieza a emitir una historia distinta a la que se estaba escu-
chando hasta el momento a través del canal atendido, a la vez que la que se
estaba atendiendo continúa emitiéndose a través del canal no atendido, la
atención de los sujetos tiende a desviarse por unos momentos hacia el canal
irrelevante, pues así lo indica el hecho de que repitan las primeras palabras

52
1. Panorama histórico-conceptual del estudio de la atención

dichas a través de este canal de la historia hasta entonces atendida, en lugar


de las primeras palabras de la nueva historia emitida por el canal relevante
(Treisman, 1960).
Las investigaciones sobre la atención selectiva y el procesamiento per-
ceptual de la información fueron acumulándose durante la década de los se-
senta con el objetivo de dilucidar la cuestión de dónde opera el filtro aten-
cional, si en fases más bien tempranas o más bien tardías del procesamiento
de información; o en otros términos, en qué punto se produce el cambio de
un procesamiento de información en paralelo —por tanto, sin necesidad de
atención— a un procesamiento serial —bajo el control atencional. Hubo in-
cluso quienes propusieron modelos parcialmente alternativos a los que ya
habían sido formulados por Broadbent y por Treisman, por un lado, y por
Deutsch y Deutsch, por otro. Entre éstos, no debe dejar de citarse al de
Johnston y Heinz (1978), pues algunas investigaciones recientes (por ejem-
plo, véase Lavie, 1995) apoyan sus ideas acerca de esta cuestión: según es-
tos autores, la fase en la que se produce la selección es variable y depende
de cuáles sean las demandas específicas que plantea la tarea y de cuáles
sean las circunstancias en las que ésta se realiza —por tanto, se trata de una
especie de mecanismo de filtro móvil, característica que permite una mayor
flexibilidad de la función selectiva—; dentro de los márgenes impuestos
por esos condicionantes, la selección siempre ocurrirá lo antes posible en el
procesamiento de la información.
Aunque parte de toda la polémica sobre la fase en que se produce la se-
lección puede resolverse teniendo en cuenta diferencias y problemas meto-
dológicos (véase Ortells y Fuentes, 1992), lo cierto es que el debate empe-
zó a perder fuerza a la par que empezó a consolidarse la idea de que las
limitaciones a la hora de procesar distintas informaciones podían explicarse
también desde otro punto de vista: desde la consideración de cómo se dis-
tribuye la capacidad de procesamiento del sistema. Esta nueva óptica es la
que caracteriza a los denominados modelos de recursos, que se comentan
en el siguiente apartado.

2.2.2 Modelos de recursos

Si se pide a los sujetos que intenten atender a todo lo que se les presenta di-
cóticamente, avisándoles de que después se les pedirá que identifiquen las
palabras que hayan escuchado entre otras que no se les van a presentar, los
resultados suelen ser considerablemente más pobres que si sólo tienen que
atender a uno de los dos canales auditivos. Según los modelos de filtro, las
dificultades para prestar atención simultáneamente a dos informaciones
distintas se deben a que, a partir de cierta fase, el procesamiento de infor-
mación humano es necesariamente serial. En principio, esta explicación es
plausible para lo que ocurre en una tarea de escucha dicótica, pero, ¿lo es

53
Atención

también para cualquier otra situación en la que se tienen que utilizar distin-
tas informaciones a un mismo tiempo? ¿Qué sucede, por ejemplo, cuando
queremos dividir nuestra atención entre la escucha de una noticia urgente
que emiten por la radio y la búsqueda visual de unas llaves en el cajón en el
que las guardamos habitualmente? ¿Sería lo mismo si, en lugar de tener
que encontrar un objeto cotidiano en su entorno habitual, tuviéramos que
buscar algún objeto pequeño no identificado que ha caído dentro de una
caja en la que hay diversos objetos que no hemos visto anteriormente? Qui-
zá el sistema de procesamiento humano pueda operar serialmente o en pa-
ralelo, dependiendo de la cantidad de esfuerzo (mental) que haya que inver-
tir para procesar las distintas informaciones que nos llegan. Esta es una de
las ideas básicas de los denominados modelos de recursos atencionales.
Estos modelos ponen el énfasis en la cuestión de la intensidad con la
que se atiende a una información o a una acción, más que en la cuestión de
la selección de información (Tudela, 1992). En este sentido, la atención se
considera como una especie de suministro o energía mental, más bien esca-
so, que puede ser necesario para que se desarrolle el procesamiento de la
información y que se puede invertir sobre éste en mayor o en menor medi-
da, distribuyéndolo de forma variable sobre distintas operaciones mentales
según las demandas de la tarea o tareas del momento. A la hora de especifi-
car en qué consistiría ese «suministro» hubo más de una postura (véase
Neumann, 1996), pero sin duda alguna la que alcanzó mayor prestigio fue
la que adoptó Daniel Kahneman (1973), cuyas ideas sobre la capacidad
atencional todavía dejan sentir su influencia en la investigación actual (Bo-
tella, 1997).
Kahneman considera que atender es invertir un esfuerzo mental, ya sea
sobre una actividad que ha sido seleccionada voluntariamente o sobre un
evento que ha sido capaz de atraer involuntariamente nuestra atención. Por
esfuerzo mental debe entenderse una capacidad general inespecífica del
sistema de procesamiento humano, que puede requerirse para procesar in-
formación —pero no siempre, pues hay procesos que no la necesitan— y
que está disponible sólo de forma limitada, de manera que será o no sufi-
ciente para realizar una tarea o una combinación de tareas dependiendo de
las demandas concretas que esas tareas planteen al sistema. Según Kahne-
man, esta capacidad es de naturaleza energética, una forma de arousal rela-
cionada con la actividad mental del sujeto, y por ello se puede evaluar to-
mando datos fisiológicos, tales como las variaciones del diámetro de la
pupila ocular o los cambios en la actividad electrodérmica.
Kahneman defiende que la cantidad de esfuerzo atencional que podemos
invertir en un momento concreto tiene siempre un límite. Por ello, si la ta-
rea demanda más esfuerzo del que está actualmente disponible no la podre-
mos realizar con éxito. Igualmente ocurrirá si intentamos realizar una tarea
pero no se le asigna la cantidad de esfuerzo que demanda porque hay otra u
otras tareas que lo están consumiendo. En cambio, si la demanda conjunta

54
1. Panorama histórico-conceptual del estudio de la atención

de esfuerzo de dos o más tareas no excede la capacidad disponible, podre-


mos realizarlas simultáneamente, en paralelo, sin que resulte perjudicado el
rendimiento en ninguna de ellas. Por tanto, el sistema procesa la informa-
ción serialmente o en paralelo en función de la cantidad total de esfuerzo
que le supone el procesamiento.
En general, desde la perspectiva de los modelos de recursos se considera
que si el rendimiento en una tarea mejora o empeora según aumenta o dis-
minuye el esfuerzo que se invierte, es porque el procesamiento necesario
para realizar esta tarea requiere ese esfuerzo atencional —en la terminolo-
gía de Norman y Bobrow (1975), se trata de un procesamiento limitado por
los recursos, entendiendo por recursos una capacidad básicamente similar a
la que Kahneman denominó esfuerzo (Tudela, 1992). Sin embargo, en algu-
nas situaciones puede que no se observen cambios en el rendimiento, a pe-
sar de que varíe el esfuerzo invertido en la tarea; se trata de situaciones en
las que no se dispone de la información externa o interna necesaria para
realizar la tarea o en las que ésta es insuficiente, por lo cual el rendimiento
parece invariable sea cual sea el esfuerzo invertido —Norman y Bobrow
etiquetaron al procesamiento implicado en estas situaciones con la expre-
sión procesamiento limitado por los datos.
Según Kahneman, la asignación de esfuerzo a una tarea o la distribución
del mismo entre varias a un tiempo no es aleatoria, sino que existe una polí-
tica de distribución. Ésta depende no sólo de la evaluación que hace el su-
jeto sobre cuánto esfuerzo demanda una actividad concreta, sino también
de ciertas disposiciones estables (por ejemplo, un estímulo novedoso que
surge repentinamente suele provocar que una gran parte del esfuerzo aten-
cional se dirija al procesamiento del mismo, en lugar de dirigirse a la tarea
que se estaba realizando), de intenciones momentáneas (por ejemplo, el es-
fuerzo puede asignarse fundamentalmente a procesar una información que
estábamos esperando), así como del nivel de activación general del orga-
nismo (si éste es demasiado bajo, el esfuerzo puede ser insuficiente y con-
siguientemente el rendimiento en la tarea será pobre, pero si la activación
es excesiva, el esfuerzo tiende a asignarse de forma desigual entre diversas
actividades y con menos precisión en cada una de ellas, por lo que la ejecu-
ción puede perder eficacia, especialmente si la tarea requiere el desarrollo
coordinado de diversas actividades de procesamiento; esto explicaría las di-
ficultades de concentración en el estudio que pueden surgir cuando se está
excesivamente nervioso por los posibles resultados del examen que nos van
a realizar próximamente).
Quizá el desarrollo empírico de mayor valor derivado de esta perspectiva
sobre la atención haya sido el trabajo realizado por diversos investigadores
para establecer las denominadas funciones POC (Performance Operating
Characteristic) correspondientes a tareas dobles o duales —una combina-
ción de dos tareas, que deben realizarse simultáneamente—, por ejemplo,
tocar el piano a la vez que se repite en voz alta un texto que se recibe audi-

55
Atención

tivamente. Las funciones POC fueron definidas inicialmente por dos auto-
res que ya han sido citados en este apartado, Norman y Bobrow (1975),
para analizar teóricamente las situaciones en las que dos procesos deman-
dan simultáneamente esfuerzo atencional; es decir, para estudiar lo que
Kahneman había llamado la política de distribución del esfuerzo. Cuando
se aplica al análisis de la ejecución en una tarea doble, una función POC es
la función matemática que expresa el rendimiento de los sujetos en cada
una de las tareas, cuando éstas se realizan simultáneamente en repetidas
ocasiones, pero bajo distintas condiciones. Las diferencias entre una oca-
sión y otra pueden consistir, por ejemplo, en que las instrucciones dadas
para realizar las tareas prioricen en distinta medida el rendimiento en cada
una de las tareas; o también en que la dificultad de una de ellas sea variable
de ocasión a ocasión.
A modo de ejemplo, en la Figura 1.2 se muestra una gráfica hipotética
correspondiente a una función POC. Supongamos que esta gráfica se ha
derivado a partir de los resultados obtenidos cuando se ha pedido a una se-
rie de sujetos que siguieran con la vista continuamente la trayectoria de un
punto luminoso que se movía en la pantalla de un ordenador y, al mismo
tiempo, que apretaran la barra espaciadora del teclado cada vez que detec-
taran la aparición de otro punto luminoso en el centro de la pantalla.
Estos resultados —insistimos en que son hipotéticos— corresponden a
cinco sesiones distintas, en cada una de las cuales se proporcionaron ins-
trucciones diferentes: en a) se pidió que se intentara realizar ambas tareas
invirtiendo el mismo esfuerzo en cada una de ellas; en b) se indicó que se
intentara mejorar la puntuación obtenida en la sesión a para la tarea de
seguimiento visual, de manera que esta puntuación alcanzara un valor su-
perior en un 25 por ciento a la que se había obtenido en la sesión a, pero
intentando al mismo tiempo que no aumentara el tiempo medio que les
había costado detectar el punto luminoso en el centro de la pantalla en
Ajuste en el seguimiento
(unidades arbitrarias)

Figura 1.2 Una función POC (datos hipotéticos; léase el texto para interpretar esta gráfica).

56
1. Panorama histórico-conceptual del estudio de la atención

esa sesión; en c) se proporcionaron las mismas instrucciones que en la se-


sión b, salvo que se les pedía que mejoraran la puntuación en la tarea de
seguimiento visual hasta alcanzar un valor superior en un 50 por ciento a
la obtenida en la sesión a; en d) la demanda de mejora ya no se refería a
la tarea de seguimiento, sino a la de detección, pues se pedía que se in-
tentara reducir el tiempo medio que se había obtenido en la sesión a, de
forma que se obtuviera un valor inferior en un 25 por ciento, intentando
al mismo tiempo que no empeorara la puntuación obtenida en la sesión a
para la tarea de seguimiento visual; por último, en e) se proporcionaron
las instrucciones dadas en la sesión d, aunque pidiendo una reducción del
tiempo de detección del 50 por ciento respecto al obtenido en la sesión a.
Para interpretar adecuadamente la gráfica, téngase en cuenta que los pun-
tos resaltados corresponden, de izquierda a derecha, a los resultados obte-
nidos en las sesiones c, b, a, d y e, en este orden. Así pues, esta gráfica
indica que cuando los sujetos se esfuerzan para mejorar su rendimiento en
la tarea de seguimiento visual respecto al alcanzado en la sesión a (sesio-
nes c y b), realmente lo consiguen, si bien ello conlleva que los obtenidos
en la tarea de detección visual empeoren en comparación con los obteni-
dos en la sesión a, pese a que las instrucciones expliciten que se manten-
ga el nivel obtenido en esta otra tarea. Análogamente, cuando los resulta-
dos en la tarea de detección mejoran (sesiones d y e), empeoran los
obtenidos en la tarea de seguimiento.
Los datos que se fueron acumulando sobre el rendimiento en tareas do-
bles indicaban que el éxito en la combinación de dos tareas no sólo depen-
de de la dificultad de las mismas, sino también de las diferencias estruc-
turales entre ambas, de manera que cuanto más diferentes sean entre
sí, menos interferencia se revelará en su ejecución simultánea (Wickens,
1980). Por ejemplo, la interferencia tiende a ser mayor si las dos tareas
obligan a responder utilizando respuestas manuales —a menudo, en los ex-
perimentos consiste en apretar el botón o la tecla indicado en cada caso—
que si la respuesta en una de las tareas es manual y en la otra se ha de emi-
tir verbalmente. Este tipo de datos restaban apoyo a la caracterización de
Kahneman del esfuerzo atencional como una capacidad general inespecífi-
ca e indujeron a sugerir a otros investigadores que sería más adecuada una
explicación en términos de diversas capacidades o recursos específicos, en-
tendiendo por tales una serie de componentes del sistema de procesamiento
que estarían especializados en distintas actividades y por tanto podían ser
requeridos en algunas tareas pero no en otras; por ejemplo, podrían existir
recursos que sólo serían necesarios cuando la tarea requiriera una respuesta
manual y otros distintos que sólo lo serían cuando la respuesta tuviera que
darse verbalmente. Cada uno de esos componentes tendría sus propias ca-
racterísticas definitorias, es decir, una capacidad concreta y una política de
distribución determinada. D. A. Allport, por un lado y A. Sanders, por otro,
fueron precursores de esta nueva perspectiva, con la que también formula-

57
Atención

ron sus modelos autores como C. D. Wickens (1984), o D. Navon y D. Gop-


her (1979), entre otros.
Sin embargo, la alternativa de describir la atención como una serie de di-
versos recursos específicos para distintas tareas tampoco ha satisfecho a
demasiados investigadores, ni siquiera a algunos de los que la defendieron
inicialmente (por ejemplo, véase Allport, 1980; Navon, 1984). El problema
principal reside en que esta postura puede abocar en la necesidad de postu-
lar tantos recursos atencionales como fenómenos de interferencia se descri-
ban. Lo cual, por añadidura, lleva a anular el valor del concepto de atención
para explicar el procesamiento humano (Tudela, 1992).

2.2.3 Críticas a la concepción de capacidad limitada. La selección


para la acción.

Durante los últimos años, algunos teóricos han criticado la idea de que la
selección atencional es una pura necesidad para el sistema de procesamien-
to humano porque su capacidad para procesar información es limitada, se
entienda esa limitación como estructural (como en las teorías del filtro) o
como escasez de un recurso o de múltiples recursos. Entre ellos destacan D.
Allan Allport (1987), Odmar Neumann (1996) y A. H. C. van Der Heijden
(1992). Para estos autores, el planteamiento correcto es más bien el inverso:
las limitaciones de nuestra capacidad para procesar información son conse-
cuencia de la selección atencional (véase Apartado 3 del Capítulo 3).
Este planteamiento se empezó a fraguar algunos años antes con las críti-
cas de Ulric Neisser (1976) y D. Allan Allport (1980) a los modelos aten-
cionales que se habían formulado hasta entonces. El análisis de Neisser fue
tan radical que le llevó a concluir que la atención es un concepto superfluo
para la comprensión de la cognición humana, pues para este autor la per-
cepción es en sí misma un proceso de selección de información, guiada por
nuestros esquemas; por tanto, según Neisser, no hay necesidad de atribuir
ese proceso de selección a ningún mecanismo atencional. Aunque esta pos-
tura se aleja en gran medida del sentir mayoritario entre los investigadores
de la atención, hay que reconocerle que su defensa de que la eficacia de la
selección puede incrementarse con la experiencia, como cualquier otra ha-
bilidad humana, ha favorecido el desarrollo de investigaciones sobre los
efectos de la práctica en el rendimiento en tareas atencionales. Esta defensa
está estrechamente relacionada con su concepción de que nuestra capacidad
de procesamiento no está estrictamente limitada ni por las características
estructurales ni funcionales del sistema de procesamiento humano, sino que
depende fundamentalmente de que desarrollemos las habilidades específi-
cas necesarias en cada tarea. Allport defendió un punto de vista similar al
subrayar que las dificultades que se producen al intentar realizar simultá-
neamente varias tareas pueden explicarse a partir de factores específicos a

58
1. Panorama histórico-conceptual del estudio de la atención

las propias tareas. A modo de ejemplo: según Allport, para realizar correc-
tamente el seguimiento de las palabras del canal relevante en una tarea de
escucha dicótica hay que evitar que las palabras del irrelevante controlen
nuestras respuestas vocales, lo cual tendría el efecto de que la información
irrelevante tampoco podría controlar otras respuestas voluntarias; ello ex-
plicaría nuestras dificultades para recordar la información presentada por el
canal irrelevante.
Para Neumann (1996), las ideas de estos dos autores son el punto de
partida para un replanteamiento de la cuestión de la función selectiva de la
atención. Según este autor, la selección debe producirse para controlar
nuestra conducta, porque cada uno de los sistemas que nos permiten ejecu-
tar respuestas ante esa información sólo pueden realizar una acción en cada
momento (por ejemplo, sólo podemos pronunciar un sonido, de la misma
forma que sólo podemos mirar hacia un lugar o mover uno de nuestros de-
dos en una dirección concreta) y porque una acción sólo se puede realizar
de un modo concreto en un momento determinado. Si no existiera selec-
ción para controlar la acción, la conducta se desorganizaría. Desde este
punto de vista, por tanto, es una estrategia de la que disponen los organis-
mos para afrontar los problemas que pueden producirse en la coordinación
y el control de acciones y por tanto es más un logro que un déficit de nues-
tro sistema de procesamiento (Neumann, 1996).

2.2.4 Modelos recientes

La investigación sobre la atención es actualmente un área de gran actividad


en la psicología cognitiva. Gran parte de esta investigación responde al in-
terés de estudiar la implicación de la atención selectiva en el procesamiento
perceptivo. Por diversas razones (véase Rosselló, 1997), este estudio se ha
volcado rotundamente sobre el procesamiento visual, de manera que las in-
vestigaciones sobre la atención auditiva son comparativamente escasas. Por
ello, las tareas más frecuentemente utilizadas en los experimentos de aten-
ción selectiva implican la identificación visual de objetos y de sus atribu-
tos. Como se explica en un capítulo posterior de este mismo libro, entre las
aportaciones teóricas más relevantes a este respecto se incluyen teorías que
enfatizan que lo que se selecciona es una región espacial del campo visual
y otras que proponen que la selección se basa en los objetos o grupos per-
ceptivos presentes en el mismo. Recientemente se han propuesto también
algunos modelos que pretenden integrar estas dos perspectivas, por ejemplo
el modelo VAM (Visual Attention Model) de Werner y Schneider (1995) o
la teoría CODE de la atención visual, de G. D. Logan (1996).
Por otra parte, crece el interés por analizar la intervención de la atención
en los procesos que se desarrollan en la planificación y realización de ac-
ciones, tanto externas (motoras) como internas (es decir, en los procesos de

59
Atención

memoria, de pensamiento, etc.). Este interés está estrechamente relaciona-


do con los esfuerzos recientes de algunos psicólogos cognitivos para expli-
car cómo se produce el control de nuestras acciones, que han culminado en
la distinción de dos mecanismos de control: uno voluntario, que se corres-
pondería con la atención, y uno involuntario, automático y no atencional
(Ruiz Vargas, 1993).
La investigación actual sobre la atención no sólo se beneficia de los es-
fuerzos realizados desde el enfoque de la psicología experimental cognitiva,
sino también de los procedentes de la neuropsicología cognitiva, la neurofi-
siología y el enfoque conexionista. Por lo que respecta al conexionismo, se
trata de un nuevo enfoque surgido dentro de la psicología cognitiva, tam-
bién conocido como enfoque de las redes neurales artificiales o del proce-
samiento distribuido en paralelo —o a menudo, simplemente mediante las
siglas de esta última expresión, PDP—, en honor a la obra publicada por
David E. Rumelhart, James L. McClelland y el denominado Grupo de In-
vestigación PDP (1986). Al igual que los modelos formulados desde el en-
foque clásico del procesamiento de la información en el que, de forma ge-
neral, se puede encuadrar a todos los modelos atencionales que se han
descrito hasta aquí en este capítulo, los modelos conexionistas también pre-
tenden describir y explicar los procesos cognitivos; pero, como se explica
seguidamente, los conexionistas lo hacen desde un nivel de análisis distinto
al utilizado tradicionalmente por los psicólogos del enfoque del procesa-
miento de la información: en lugar de utilizar símbolos para describir las
representaciones mentales, como lo hace el enfoque clásico del procesa-
miento de la información, lo hace en términos de las unidades de procesa-
miento que constituirían esos símbolos; por ello, ambos enfoques son en re-
alidad necesarios para profundizar en la comprensión del sistema humano
de procesamiento de información (véase Ruiz Vargas, 1994, pp. 43-57).
Así como los modelos formulados desde el enfoque clásico se han servi-
do de los conocimientos sobre el funcionamiento de los ordenadores para
plantear hipótesis sobre el funcionamiento de la mente humana, los mode-
los conexionistas han tomado como referencia las redes neuronales de
nuestro propio cerebro. Los sistemas conexionistas son redes formadas por
un gran número de unidades elementales de procesamiento, también deno-
minadas nodos, conectadas unas con otras. Las unidades de la red son de
naturaleza elemental, en el sentido de que el procesamiento de la informa-
ción realizado en la red no depende de la actividad de ninguna de las unida-
des por separado, sino de la que resulta del funcionamiento conjunto de la
red. Por ello se dice que en los sistemas conexionistas el procesamiento de
la información se produce de forma distribuida entre las unidades que lo in-
tegran. En un sistema conexionista, la entrada de información puede provo-
car la activación de las unidades de entrada de la red. A su vez, la activa-
ción de estas unidades puede provocar la activación de las unidades con las
que están conectadas, y la de éstas puede hacer que se activen otras... De

60
1. Panorama histórico-conceptual del estudio de la atención

esta forma, la activación se propaga a través de la red, hasta que se alcanza


un estado estable. Para que una unidad se active debe llegar hasta ella una
activación total superior a un cierto valor umbral, que puede ser distinto
para diferentes unidades. Por tanto, cada unidad realiza un cómputo par-
ticular sobre la señal que llega hasta ella, por lo cual el procesamiento
ocurre en paralelo. Por lo que respecta a las conexiones, éstas pueden ser
excitatorias o inhibitorias, y también pueden ser más o menos fuertes. Por
ello, cada conexión entre dos unidades tiene asignado un valor que indica la
fuerza de la conexión y cuyo signo indica el carácter excitatorio (signo po-
sitivo) o inhibitorio (signo negativo) de la misma, por lo cual ese valor mo-
dula la activación que se propaga a través de esa conexión.
Phaf, van Der Heijden y Hudson (1990) han aplicado este enfoque para
modelar cómo puede ocurrir en nuestros cerebros la integración de tres ca-
racterísticas simples de los estímulos visuales: su posición, su color y su for-
ma, en tareas de atención selectiva. Se sabe que estas características son co-
dificadas por separado en nuestro cerebro, pero se desconoce cómo se
produce su integración para que podamos realizar tareas en las que tenemos
que seleccionar estímulos que presenten justo una combinación concreta de
esas características (por ejemplo, un cuadrado rojo). El modelo propuesto
por estos investigadores, al que denominan SLAM (SeLective Attention Mo-
del), ha sido utilizado con éxito para simular en ordenador el procesamiento
que realiza una persona en tareas de este tipo. Otro modelo conexionista que
también ha sido evaluado positivamente al ser implementado en ordenador
es el propuesto por Glyn W. Humphreys y Hermann J. Müller (1993), cono-
cido como SERR (SEarch via Recursive Rejection), que pretende simular el
procesamiento que se produce en tareas de búsqueda visual.

Bibliografía comentada
LaBerge, D. (1995): Attentional processing. The brain’s art of mindfulness. Cam-
bridge, Massachusetts/Londres, Harvard University Press. David LaBerge es
profesor de Psicología y Ciencias Cognitivas en la Universidad de California
(EE.UU.). En este libro explica sus ideas acerca de las funciones de la atención,
sus mecanismos y las estructuras nerviosas que los sustentan, basadas en los ha-
llazgos obtenidos en investigaciones realizadas en el ámbito de la psicología
cognitiva, la neurobiología y la ingeniería artificial.
Rosselló i Mir, J. (1997): Psicología de la atención. Madrid, Pirámide. El libro del
profesor Jaume Rosselló i Mir, de la Universitat de les Illes Balears, constituye
una obra idónea para introducirse en el estudio psicológico de la atención, fun-
damentalmente porque en él se clarifican los conceptos imprescindibles para
profundizar en ese estudio, se comentan las principales teorías que se han pro-
puesto sobre la atención a lo largo de la historia de la psicología científica y se
reflexiona sobre algunas cuestiones básicas para entender la situación actual de
la psicología de la atención.

61
Atención

Tudela Garmendia, P. (1992): Atención. En J. L. Fernández Trespalacios y P. Tudela


(Eds.), Atención y Percepción (pp. 119-162), Madrid, Alhambra. El profesor Pío
Tudela Garmendia es catedrático de Psicología Básica en la Universidad de
Granada. Su capítulo ofrece, en primer lugar, una descripción detallada de los
principales hitos históricos en el estudio psicológico experimental de la aten-
ción y, después, una explicación de sus ideas acerca de la naturaleza y el papel
de la atención en el procesamiento humano de información, acorde con presti-
giosos estudiosos de esta área, que incluye la descripción de las investigaciones
más relevantes que apoyan su concepción.

Preguntas de revisión
1. Razona, apoyándote en una situación cotidiana, cómo pueden interre-
lacionarse las distintas funciones de la atención a la hora de procesar
información.
2. ¿Crees que es posible que la orientación de la atención auditiva no
coincida con la de los receptores auditivos? Justifica tu respuesta.
3. ¿Cuáles son los principales beneficios que puede proporcionar la selec-
ción atencional de información cuando realizamos una tarea cognitiva
compleja?
4. ¿Podrías caracterizar a las situaciones y/o tareas en las que es prácti-
camente imprescindible que la atención controle el procesamiento de
la información?
5. Según Broadbent, ¿podemos ser conscientes de la información a la que
no atendemos en un momento concreto? ¿Por qué?
6. Indica algunos ejemplos de situaciones en las que la ejecución en una
tarea de identificación de palabras no varíe pese a los cambios en el
esfuerzo invertido para realizar la tarea, debido a una limitación de los
datos (externos o internos).

62
2. El estudio experimental
de la atención
Juan Botella Ausina

El estudio de la atención, como el de cualquier otro tópico de la psicolo-


gía, descansa en la observación y registro de un conjunto de variables de-
pendientes con las cuales se operativizan las manifestaciones de sus efec-
tos. Para ello se diseñan situaciones particulares, llamadas paradigmas
experimentales, con las que se intentan aislar todos los factores intervi-
nientes menos uno, con objeto de estudiar sus efectos. El presente capítulo
se articula en torno a cuatro partes. En la primera se presenta el tema y se
propone un marco de análisis. La segunda es una breve discusión sobre el
peculiar papel que la consigna experimental tiene en el estudio de la aten-
ción. En tercer lugar, se exponen las variables dependientes más frecuente-
mente empleadas para operativizar las manifestaciones de la atención, clasifi-
cadas en tres grupos: medidas de rendimiento, conductuales y fisiológicas.
En la última parte se describe una selección de los paradigmas experimen-
tales más interesantes para el estudio de la atención.

1. Introducción

Ante los estímulos que se nos presentan realizamos ciertos procesos cogniti-
vos que, frecuentemente, se completan con la ejecución de una respuesta ex-
terna. Algunos de estos procesos psicológicos son invariantes; ante el mismo
estímulo se producen siempre y de la misma forma. Pero la mayoría de ellos
se ven alterados por las intenciones del sujeto, sus metas, sus sesgos perso-

63
Atención

nales y situacionales, y otros factores. La asunción de metas y objetivos pro-


duce una adaptación sinérgica de muchos procesos cognitivos. Entre este
conjunto de adaptaciones se incluyen las que colectivamente constituyen lo
que se entiende por prestar atención (atender = tender hacia).
Algunas de las adaptaciones que constituyen la atención son específicas,
en el sentido de que se refieren a cambios en procesos concretos, como por
ejemplo modificaciones en los umbrales de detección o identificación, ge-
neración de expectativas, adopción de criterios o de estrategias de procesa-
miento peculiares, acciones de filtrado y/o selección, etc. Por el contrario,
hay otras adaptaciones más inespecíficas, especialmente los cambios en la
activación general; al evaluar las demandas de la tarea el sistema regula la
activación, elevándola o reduciéndola según las necesidades evaluadas. Es
el aspecto intensivo de la atención (Kahneman, 1973).
Si bien hemos dicho que este conjunto de adaptaciones orientadas a op-
timizar el rendimiento en la consecución de una meta constituyen las vías
por las que se manifiesta la atención, algunos considerarían que son en sí
mismas la atención. El carácter metodológico de este capítulo desaconseja
abordar aquí esta cuestión, así que nos limitaremos a exponer los procedi-
mientos para estudiar cómo actúa la atención.
De lo dicho hasta aquí se deduce que un elemento esencial en el estudio
experimental de la atención es conseguir que los sujetos se propongan obje-
tivos mediante el uso de tareas experimentales. En el laboratorio propone-
mos tareas y utilizamos las instrucciones y consignas experimentales para
transmitir estados psicológicos que simulen las condiciones de tendencia,
motivación o dirección hacia que se producen en la vida cotidiana. Dedica-
remos el segundo apartado de este capítulo a la problemática relacionada
con las consignas experimentales.
Podemos utilizar como indicadores de la atención cualesquiera que re-
flejen las adaptaciones orientadas a la meta. En muchos casos desconoce-
mos la naturaleza de esas adaptaciones, pero inferimos con confianza su
existencia al observar cambios en las respuestas finales. Precisamente, uti-
lizamos los registros de las conductas finales para inferir la naturaleza de
los cambios producidos en los procesos. Obviamente, los indicadores pue-
den ser muchos y muy variados, dado que las vías por las que la atención
puede ejercer su influencia son múltiples. Dedicaremos el tercer apartado a
exponer una clasificación y justificación de los mismos.
Para abordar el estudio de la atención se emplean una variedad de tareas
y disposiciones experimentales. Cada una de ellas recibirá en este capítulo
el socorrido nombre de paradigma experimental. En el cuarto apartado ex-
pondremos una descripción de los paradigmas y técnicas experimentales
que nos han parecido más útiles, junto con una explicación de la lógica que
subyace en ellos; en lo posible, trataremos de citar algún trabajo expe-
rimental publicado en castellano en el que se utilice cada uno de los para-
digmas.

64
2. El estudio experimental de la atención

Muchas veces se clasifican los estudios de la atención según el aspecto


que abordan, siendo un sistema muy frecuente el que distingue entre aten-
ción selectiva, dividida y sostenida. Nosotros no hemos clasificado los pa-
radigmas experimentales con este criterio porque creemos que puede añadir
cierta confusión. No obstante, vamos a exponer brevemente esta clasifica-
ción, por la utilidad descriptiva que tendrá a lo largo del capítulo.
Se dice que se estudia la atención selectiva cuando se investiga la capa-
cidad para actuar flexiblemente, dedicando la actividad psicológica a lo re-
levante y no a lo irrelevante, según los intereses particulares del momento.
Se estudia, por ejemplo, si al pedir al sujeto que responda: a) al mensaje
que aparece por el auricular derecho, b) a las letras que aparecen en la posi-
ción central de la pantalla, o c) al color de las palabras que se presenten, és-
tos son capaces de restringir su actividad psicológica a lo relevante según
esas tareas e instrucciones o, más bien, se ven obligados a realizar procesos
que son irrelevantes para la tarea pero que son irrefrenables. En los tres
ejemplos anteriores se trataría de comprobar si el sujeto dedica parte de su
actividad cognitiva: a) al mensaje del oído izquierdo, b) a las letras que
aparecen en posiciones distintas a la central, o c) al significado de las pala-
bras además de a su color. En resumen, se estudia uno de los aspectos de la
capacidad de los sujetos humanos para ajustarse a la tarea, consistente en
realizar un procesamiento selectivo al servicio de sus intereses.
Decimos que estudiamos la atención dividida cuando investigamos la
capacidad para adaptar los procesos cognitivos de forma que se permita o
facilite la ejecución de dos o más tareas simultáneamente. Se busca, por
tanto, una caracterización de la compatibilidad entre tareas: qué tipo de ta-
reas pueden realizarse simultáneamente y con qué nivel de rendimiento. El
estudio de los niveles de deterioro en el rendimiento permiten la formula-
ción y contraste de los modelos y teorías de la concurrencia entre procesos.
Por tanto, el aspecto que se estudia aquí de la capacidad de los seres huma-
nos para ajustarse a la tarea es el de la viabilidad en la concurrencia de los
procesos cognitivos.
Decimos que estudiamos la atención sostenida cuando investigamos la
capacidad para mantener en el tiempo una cierta disposición atencional. Es
decir, se trata de responder a la pregunta de si las adaptaciones por las que
actúa la atención se pueden mantener mucho tiempo y, en caso negativo,
qué cambios en esas adaptaciones se producen como consecuencia del can-
sancio, la monotonía y otros factores ligados al transcurso del tiempo. Di-
cho en los términos empleados hasta aquí, se estudia la capacidad para
mantener en el tiempo las adaptaciones realizadas para enfrentarse a una ta-
rea.
Como ya hemos adelantado, es difícil clasificar mecánicamente un estu-
dio como de atención selectiva, dividida o sostenida conociendo solo el pa-
radigma experimental. En realidad, la naturaleza del estudio viene determi-
nada más por los objetivos de la tarea que por la disposición física de la

65
Atención

situación experimental. Por ejemplo, en una situación en la que se presen-


tan dos mensajes auditivos, cada uno por uno de los auriculares, estaremos
estudiando la atención selectiva si la consigna es prestar atención y detectar
los nombres de animales que aparezcan en uno de los mensajes, mientras
que estaremos estudiando la atención dividida si la consigna es que lo ha-
gan con los dos; pero estaremos estudiando también la atención sostenida si
la tarea es de larga duración. Es verdad que las características de la mayoría
de los paradigmas los hacen más apropiados (y de hecho se utilizan más)
para estudiar una u otra, pero lo cierto es que en una misma situación se
puede estar estudiando una u otra dependiendo de la consigna experimental
o de la longitud de la tarea. Veamos un ejemplo. Uno de los aspectos más
estudiados de la atención es el de cómo se producen los procesos selecti-
vos, determinando el grado y tipo de procesamiento que recibe el material
irrelevante. En algunos experimentos de escucha dicótica (véase el aparta-
do 4.4) se obtuvo que los sujetos no recordaban posteriormente el material
presentado por el oído al que no debían atender (Treisman y Geffen, 1967).
Ante la crítica de que podía tratarse de un problema de recuerdo, no de
atención, el experimento se repitió pidiendo a los sujetos que detectasen
también ciertos estímulos que podían aparecer por el canal no atendido
(Treisman y Riley, 1969). Pero, ¿se puede decir que este mensaje es real-
mente no atendido cuando al sujeto se le está pidiendo que realice cierta ta-
rea con él? Al pedirle que detecte ciertos estímulos del canal irrelevante,
indirectamente se le está diciendo que atienda a todos (Ortells y Fuentes,
1992). Para estudiar procesos de selección se estaba transmitiendo en las
instrucciones una consigna implícita de división de la atención.
En este capítulo vamos a centrarnos sobre todo en la atención selectiva
y, en menor medida, en la atención dividida. A la atención sostenida apenas
vamos a dedicarle unas pocas líneas. Las tareas con las que se estudia no
tienen ninguna peculiaridad específica en cuanto a su estructura, más bien
se caracterizan por su duración. Durante la Segunda Guerra Mundial surgió
el interés por los cambios que se producen en la atención con el simple
paso del tiempo. Sin duda, el llamado decremento de vigilancia, que no es
otra cosa que la reducción en el rendimiento, es el efecto más importante.
Los estudiosos de la atención sostenida han tratado de dar explicación a
este efecto empleando diversas tareas. Lógicamente, éstas suelen dilatarse
mucho en el tiempo y se diseñan de forma que sean muy monótonas, para
así intensificar los fenómenos. Manipulando las condiciones y estudiando
los cambios concomitantes en las curvas de rendimiento se ha intentado dar
explicación al decremento de vigilancia (véanse, por ejemplo, los trabajos
de Blanco, 1998, y de Blanco, Atkinson y Álvarez, 1992).

66
2. El estudio experimental de la atención

2. El papel de la consigna experimental


Uno de los aspectos del comportamiento humano más difíciles de trasladar
al laboratorio de forma realista es la motivación hacia la tarea, aspecto que
sin embargo no se puede obviar en el estudio de la atención, porque de él se
deriva la adopción de metas. Aparte de la función obvia de informar al
sujeto de los detalles de la tarea, con las consignas que se administran se
intenta generar una motivación y conseguir que el sujeto actúe durante las
sesiones experimentales como lo haría en una tarea similar de su vida coti-
diana. Mediante las consignas se intenta que asuma esa intención que gene-
ra las adaptaciones por las que interviene la atención. Es esencial que este
aspecto quede bien emulado en la situación experimental.
En el estudio de la atención dividida, por ejemplo, se emplean las ins-
trucciones para conseguir que los sujetos presten atención a dos o más por-
ciones del medio, o fuentes de estimulación, con frecuencia transmitiendo
explícitamente la distribución deseada: «dedique el 80 por ciento de su
atención a lo que aparece a la izquierda del punto de fijación y el 20 por
ciento a lo que aparece a la derecha». En otras ocasiones se informa de las
probabilidades de aparición del estímulo relevante en cada una de las posi-
ciones definidas, como en la tarea de Posner (que describiremos en el apar-
tado 4.3), asumiendo que la atención actuará basándose en esas probabili-
dades. Otras veces se omite esta información, esperando que el sujeto
deduzca, mediante su práctica con la tarea, las adaptaciones apropiadas
para optimizar el rendimiento. Es evidente que la particular formulación
con la se transmiten las instrucciones puede tener importancia, dado que se
pueden transmitir expectativas no deseadas o no intencionadas, por lo que
hay que ser especialmente cuidadoso al redactarlas y comunicarlas (efecto
experimentador).
Si este aspecto es importante en el estudio de la atención, lo es especial-
mente en el de la atención selectiva, porque si en las instrucciones no solo
se informa de qué estímulos o fuentes de estimulación son las relevantes
para la tarea, sino que también se informa explícitamente de cuáles son
irrelevantes, se está creando una saliencia en éstos que puede marcar el
proceder del sujeto. No se puede transmitir de manera directa y con garan-
tía la no relevancia. Si, por ejemplo, decimos al sujeto que nos vaya dicien-
do qué palabras aparecen en rojo y que ignore las demás, especialmente las
azules, casi estamos garantizando un procesamiento selectivo de las pala-
bras azules. La simple mención de un estímulo o clase de estímulos, aun-
que sea para decir al sujeto que los ignore, ya confiere a éstos un valor es-
pecial. La no relevancia será asumida por el sujeto con la práctica y la
constatación empírica de la irrelevancia de los estímulos.
Pero para comprender cómo se produce la selección tenemos también
que caracterizar lo que les ocurre (el procesamiento que reciben) a los es-
tímulos a los que no hay que atender, los que son irrelevantes para la tarea.

67
Atención

El procesamiento que reciben los estímulos a los que atendemos se puede


estudiar analizando las respuestas que se dan a ellos. Ahora bien, si no que-
remos caer en la contradicción de pedir a los sujetos que emitan respuestas
explícitas a los estímulos que queremos que sean ignorados, ¿cómo pode-
mos constatar si éstos son procesados o no? Hay al menos dos alternativas.
En la alternativa más utilizada en lugar de recoger respuestas directas ante
ellos se emplean medidas indirectas del procesamiento del material irrele-
vante, basadas en la interferencia y/o facilitación que producen sobre el
procesamiento de los estímulos relevantes. Esos estímulos irrelevantes pue-
den presentarse simultáneamente a los estímulos relevantes, como por
ejemplo en el paradigma de compatibilidad de los flancos, o pueden pre-
sentarse antes, como en los paradigmas de priming.
La otra alternativa consiste en demandar a posteriori una respuesta ex-
plícita a un estímulo que el sujeto debía ignorar. En esta alternativa se asu-
me que solo se puede administrar un ensayo a cada sujeto, dado que en el
siguiente ensayo el sujeto estaría prevenido y actuaría de forma más acorde
a lo que ocurrió en el ensayo anterior que a las consignas experimentales.
Algunos investigadores han utilizado un paradigma de este tipo, que han
llamado paradigma de inatención.
Como ejemplo de lo sensible a las metas que es el procesamiento de
información, vamos a describir el llamado balance velocidad/precisión
(speed-accuracy trade-off): al realizar una tarea muy rápidamente se come-
ten más errores; realizándola más despacio se dan respuestas más seguras,
con menos errores. En una tarea en la que se le dice al sujeto que ha de ser
rápido porque se va a medir el tiempo de reacción (TR), pero también hay
que ser preciso porque los errores son un deterioro del rendimiento, cada
sujeto puede adoptar un punto diferente en el equilibrio entre ambos pará-
metros. Si en la consigna se presiona sobre el tiempo, los sujetos suelen ser
rápidos a costa de cometer más errores. Si se presiona sobre la precisión
ocurre lo contrario. Es claro que si el objetivo transmitido pone el acento en
uno u otro, la manera de actuar será distinta. Pequeños matices en la admi-
nistración de las instrucciones pueden transmitir una expectativa distinta.
Esta es la razón por la que en la sección de resultados de muchos informes
experimentales se indica que la correlación entre los promedios grupales
del tiempo y de los errores es positiva. Si fuera negativa, una diferencia en
el tiempo medio entre dos condiciones podría explicarse como un desplaza-
miento en el punto adoptado en este balance. Una correlación negativa no
permitiría descartar una explicación de este tipo para un aparente efecto de
la variable independiente manipulada (véase Figura 2.1).

68
2. El estudio experimental de la atención

Figura 2.1 En un experimento con tres condiciones se obtiene que el TR medio disminuye al pa-
sar de la condición A a la B y de ésta a la C (figura izquierda). Además de la explicación que
pretendiese darle el autor, esta disminución podría explicarse por cambios en el balance veloci-
dad/precisión, dado que al pasar de A a B y de B a C también se incrementan los errores (Figura
derecha). No se puede descartar la interpretación de que en realidad la variable independiente estu-
diada no tiene ningún efecto, y que los efectos aparentes se deben a que en A se ha adoptado un
punto con mayor acento en la precisión y en C un punto con mayor acento en la velocidad.

3. Las variables dependientes


La manera de constatar cómo actúa la atención debe basarse en registros que
muestren las adaptaciones que se producen en los procesos psicológicos, ya
sea en procesos particulares o en la actividad general del organismo.
Sin embargo, es necesario explicitar un problema endémico en el estudio
de la atención. Dado que todos los indicadores que podemos utilizar son in-
directos, en el sentido de que no reflejan una entidad llamada atención,
como tal, sino una de las vías posibles por las que ésta puede actuar, las in-
ferencias negativas siempre son inciertas. Es decir, que si en una condición
experimental observamos actividad en un indicador, podemos inferir que la
atención está actuando por esa vía, pero si no la observamos no podemos
inferir que no esté actuando, dado que puede estar haciéndolo de alguna
otra forma.
Aquí vamos a clasificar los indicadores más habitualmente utilizados en
tres tipos: medidas de rendimiento, conductuales y psicofisiológicas (véase
Tabla 2.1). En la introducción hemos expuesto la distinción entre adapta-
ciones específicas e inespecíficas. Mientras que las medidas de rendimien-
to y conductuales no son capaces de revelar adaptaciones específicas, algu-
nas de las psicofisiológicas sí lo van a permitir.

3.1 Medidas de rendimiento

Los indicadores más apropiados de las adaptaciones orientadas a mejorar el


rendimiento son, sin duda, los que miden éste. Las medidas de rendimiento
son, de hecho, las variables dependientes tradicionalmente más utilizadas

69
Atención

en el estudio de la atención. Se pueden clasificar en cuanto a si miden velo-


cidad o precisión. Habitualmente las tareas que utilizamos se organizan en
forma de eventos discretos, que llamamos ensayos. En cada ensayo se pue-
de medir la latencia, o tiempo empleado en dar la respuesta, y/o la preci-
sión, clasificando la respuesta en acierto o error (a veces éstos también se
subdividen, distinguiendo entre varios tipos de error). Se asume que los
efectos positivos de la atención se manifiestan en reducciones en la latencia
(aumenta la velocidad de procesamiento) y/o en incrementos en la preci-
sión.
La medida básica de la velocidad es el tiempo transcurrido desde la pre-
sentación de la última información necesaria para decidir la respuesta y el
comienzo de ésta. Lo más habitual es hacer predicciones relativas al tiempo
medio empleado, es decir, se administran varios ensayos de la misma con-
dición experimental y se toma su promedio como estimación del rendi-
miento.
Las medidas de precisión tienen como elemento esencial la frecuencia
de aciertos. En algunas tareas los sujetos solo tienen que dar una respuesta
cuando se cumple una cierta condición (normalmente la aparición de un
cierto estímulo crítico); son las tareas de detección. En las tareas de detec-
ción no se puede medir el rendimiento simplemente con la frecuencia de
detecciones correctas, porque este índice podría encubrir factores relacio-
nados con tendencias de respuesta. De hecho, de hacerlo así un sujeto que
diera la respuesta de detección en todos los ensayos, sin siquiera fijarse o
procesar la información, tendría un 100 por ciento de detecciones correctas,
pero a la vez habría dado también respuesta positiva en todos los ensayos
en los que no aparece el estímulo crítico (falsas alarmas). Otro sujeto que
tuviera un 100 por ciento de detecciones correctas pero ninguna falsa alar-
ma daría en este indicador el mismo nivel de rendimiento. Es conveniente,
por tanto, utilizar medidas del rendimiento que combinen los aciertos y las
falsas alarmas. La Teoría de la Detección de Señales aportó un marco teóri-
co idóneo para el análisis del rendimiento en este tipo de situaciones, al
proponer indicadores separados de la sensibilidad, o capacidad para discri-
minar el estímulo crítico del fondo de ruido, y del criterio de respuesta, o
grado de liberalismo al decidirse por dar respuestas de detección (Reales y
Ballesteros, 1997; véase una descripción más detallada en el Capítulo 6).
En otras tareas los sujetos tienen necesariamente que dar alguna res-
puesta en cada ensayo (tareas de elección forzosa) y, por tanto, la frecuen-
cia de aciertos es un buen índice del rendimiento en la precisión. Son las
tareas de identificación o discriminación. En estas tareas el análisis del tipo
de errores es también a veces muy revelador de los procesos que el sujeto
está realizando.
Las medidas de rendimiento descritas hasta aquí son las que podríamos
llamar on-line o inmediatas, dado que se realizan en cuanto están disponi-
bles. Pero hay otras, que podríamos llamar off-line o demoradas. Es fre-

70
2. El estudio experimental de la atención

cuente, por ejemplo, que una vez finalizada la tarea, o incluso tras dejar
transcurrir un período de tiempo, se administren pruebas de recuerdo o de
reconocimiento. Se asume que la precisión de la memoria es función de la
atención prestada durante la presentación de los estímulos, por lo que estas
medidas se toman también, aunque indirectamente, como indicadores de la
atención.

3.2 Medidas conductuales

Son las basadas en comportamientos observables que se supone que reve-


lan esa direccionalidad que hemos asociado a la atención. Entre ellas desta-
can los movimientos de la cabeza y las reorientaciones de los receptores,
especialmente los movimientos oculares. Aunque es fácil confundir los mo-
vimientos oculares con los desplazamientos de la atención, dado que en la
vida cotidiana suelen ir juntos, es obvio que no son lo mismo (Botella,
1998a). Sin embargo, son un buen indicador, dado que para facilitar el pro-
cesamiento de un estímulo y optimizar el rendimiento solemos fijar directa-
mente los ojos en él, de forma que sea en la fóvea, la parte más eficiente de
la retina, donde se proyecte su imagen.
También se pueden registrar mediante técnicas de observación otras con-
ductas de exploración, como por ejemplo desplazamientos del cuerpo o de
las manos. Estos últimos se han empleado sobre todo con niños, dado que
con ellos es más difícil emplear las tareas habituales de laboratorio. Con
animales se emplean también conductas del tipo de enderezar las orejas, o
levantar la cola, que se interpretan como indicadores conductuales de la
alerta.

3.3 Medidas psicofisiológicas

Algunas de estas medidas pueden revelar el tipo de adaptaciones que sub-


yacen a un cambio en el rendimiento. Ya hemos visto que una de las dimen-
siones que varían en la atención es el aspecto intensivo, al que nos hemos
referido como adaptación inespecífica. La medida principal de este aspecto
se basa en una medida psicofisiológica: el tamaño de la pupila. Ésta refleja
bastante bien el esfuerzo mental, aunque tiene el inconveniente de que su
excesiva latencia impide vincular con fiabilidad sus cambios a microproce-
sos, lo que limita su utilidad a un análisis molar de las tareas. Otra medida
del aspecto intensivo es la tasa cardíaca.
De entre los indicadores que permiten inferir adaptaciones específicas
destacan los potenciales evocados, que pueden registrarse mediante electro-
encefalografía. A su vez, de entre los componentes de los potenciales evo-
cados los más utilizados son el P300, el N400 y el potencial de disparidad.

71
Atención

El P300 parece estar asociado al proceso de evaluación del estímulo. Por


tanto, un componente P300 significativamente mayor en una condición ex-
perimental se interpreta en el sentido de que se está dedicando un mayor
trabajo cognitivo a la evaluación del estímulo y la toma de decisiones en
esa condición experimental.
El N400 parece estar asociado al análisis de material verbal; en concreto
al procesamiento e identificación de palabras. Cuando en una condición se
obtiene un componente N400 significativamente mayor se puede inferir
que se están procesando en mayor profundidad las palabras presentadas.
Así, por ejemplo, en su estudio sobre el procesamiento de estímulos duran-
te el sueño, Brualla, de la Hera y Valdizán (1998) obtuvieron, ante palabras
presentadas por auriculares, un N400 significativo en la fase II de sueño, y
significativamente mayor que en las fases III y IV. Esto implica que incluso
estando dormidos se pueden identificar las palabras que llegan a nuestros
oídos.
El potencial de disparidad (Mismatch Negativity) indica que se ha detec-
tado un estímulo diferente, un cambio en una secuencia de estímulos auditi-
vos. Se puede, por tanto, inferir que el procesamiento y análisis de los estí-
mulos ha alcanzado el nivel en que esos estímulos se diferencian (véase
Näätänen, 1998).
Por otro lado, las modernas técnicas de neuroimagen (TAC, PET) permi-
ten registrar el flujo sanguíneo cerebral durante la realización de diferentes
tareas o en distintas condiciones experimentales. Si el flujo sanguíneo di-
fiere significativamente entre las condiciones experimentales, podemos in-
ferir que los procesos que se están realizando son distintos, especificando
además las zonas del cerebro que muestran una mayor actividad.
La respuesta psicogalvánica es un cambio en la conductancia de la piel
debido a la sudoración. Se mide dejando pasar una imperceptible corriente
eléctrica entre los electrodos colocados sobre la piel. Sabemos que estas
respuestas son sensibles al carácter afectivo/emocional de los estímulos y
las situaciones (de hecho, es la base del llamado detector de mentiras). Por
tanto, para determinar si las palabras que se presentan son filtradas o son
procesadas hasta un punto en que es extraído su significado, se han compa-
rado las respuestas psicogalvánicas ante palabras con carga afecti-
vo/emocional recogidas en diversas condiciones experimentales.
A veces los indicadores psicofisiológicos pueden parecer muy alejados
de lo que intuitivamente consideramos que es la atención, pero lo cierto es
que cuando se dispone de hipótesis específicas sobre la manera en que la
atención va a actuar, cualquier indicador que revele esa peculiar manera di-
ferencial puede servirnos de manera eficaz. Pongamos un ejemplo. En el pa-
radigma de compatibilidad de los flancos, que se describe más adelante, se
obtiene que las respuestas ante el estímulo crítico son más lentas cuando
éste está flanqueado por estímulos que tienen una respuesta asociada dife-
rente a la del estímulo crítico, que cuando su respuesta asociada es la mis-

72
2. El estudio experimental de la atención

Tabla 2.1 Variables dependientes más utilizadas en el estudio


experimental de la atención

— Velocidad de la respuesta.
RENDIMIENTO — Precisión de la respuesta.
— Precisión del recuerdo.

— Movimientos oculares.
CONDUCTUALES — Conductas de exploración.
— Indicadores conductuales de la alerta.

— Tamaño de la pupila.
— Tasa cardíaca.
PSICOFISIOLÓGICAS — Potenciales evocados.
— Flujo sanguíneo cerebral.
— Respuesta psicogalvánica.

ma. Así, si decimos al sujeto que responda con rapidez con la tecla R1 (con
la mano izquierda) si la letra central es X o Y y con la tecla R2 (con la mano
derecha) si es O ó C, entonces las respuestas son más lentas ante la presenta-
ción OXO (condición de flancos incompatibles) que ante la presentación
YXY (condición de flancos compatibles). Es el llamado efecto de compati-
bilidad de los flancos. El psicólogo Charles W. Eriksen formuló la hipótesis
de que este efecto se debe a que los flancos no son completamente filtrados
y activan el sistema eferente de su respuesta asociada. La necesidad de inhi-
bir la activación asociada a la respuesta incorrecta sería la responsable del
alargamiento del TR en la condición de flancos incompatibles. Si esta hipó-
tesis explicativa es correcta, entonces debería observarse una activación
muscular mayor del brazo de la respuesta incorrecta en la condición de flan-
cos incompatibles que en la condición de flancos compatibles incluso aun-
que el sujeto dé la respuesta correcta, predicción que se ha refrendado en va-
rias ocasiones utilizando como indicador la activación electromiográfica
(Coles et al., 1985). Por tanto, incluso la activación electromiográfica puede
servir en algunos casos para indicar la actividad diferencial que se produce
en ciertos procesos al comparar condiciones experimentales.

4. Tareas y paradigmas experimentales

Para poder estudiar los efectos de la atención es necesario crear condicio-


nes experimentales en las que se igualen todos los factores, aparte de la
atención, que pudieran influir en los resultados. Vamos a ver cómo en el di-

73
Atención

seño de las tareas y los paradigmas hay un notable esfuerzo para conseguir
que los estímulos de las distintas condiciones experimentales sean equipo-
tenciales (igual tamaño, intensidad, duración, etc.). En caso contrario, una
diferencia de rendimiento podría deberse a esos factores, en lugar de a la
variable independiente manipulada.

4.1 Algunas tareas sencillas de tiempo de reacción

Es muy frecuente que en el estudio de la atención se utilicen tareas senci-


llas de tiempos de reacción, como las utilizadas hace cien años por Don-
ders para desarrollar su método aditivo. Hemos puesto en cursiva la palabra
sencillas porque sólo lo son en apariencia y, de hecho, siguen siendo un
reto para los investigadores del campo. En el estudio de la atención es muy
frecuente emplear estas tareas como parte de otros paradigmas experimen-
tales, con objeto de analizar los cambios que se producen en su realización
y deducir de esos cambios las vías por las que actúa. Vamos a describir las
más utilizadas, ilustrándolas con ejemplos de su uso en el estudio de la
atención (véase la Tabla 2.2):

a) Tiempo de reacción simple. Es la tarea a de Donders. Se le propor-


ciona al sujeto un único dispositivo de respuesta, siendo su tarea
ejecutar la respuesta lo más rápidamente posible tras aparecer un
determinado estímulo, siempre el mismo. Hay en la tarea, por tan-
to, un único estímulo y una única respuesta. Para evitar las antici-
paciones, que pueden ser frecuentes en esta tarea, se pueden incluir
ensayos trampa (sin estímulo), o dejar entre el comienzo del ensa-
yo y la aparición del estímulo un intervalo variable que impida pre-
decir con certeza el momento en que aparecerá el estímulo. Hay
muchos ejemplos de su uso en el estudio de la atención; así, la téc-
nica de la tarea secundaria necesita que se emplee como tarea se-
cundaria una muy sencilla, que suele ser una de tiempo de reacción
simple (Posner y Boies, 1971).
b) Tiempo de reacción de elección. Es la tarea c de Donders. En este
caso se definen al menos dos estímulos (o clases de estímulos) y
dos respuestas. El sujeto debe reaccionar lo más rápido que pueda
con la respuesta definida para el estímulo presentado. Por ejemplo,
es frecuente que el balance entre velocidad y precisión, que ya he-
mos descrito, se estudie con una tarea de tiempo de reacción de
elección.
c) Tiempo de reacción disyuntivo. Es la tarea b de Donders. En este
caso se definen dos estímulos y una sola respuesta, asociada a uno
de ellos. La tarea consiste en reaccionar con rapidez con la res-
puesta apropiada si se presenta el estímulo apropiado, y no dar res-

74
2. El estudio experimental de la atención

Tabla 2.2 Esquemas y ejemplos de algunas tareas sencillas


de tiempo de reacción

Tiempo de Tiempo de Tiempo de Tarea


reacción reacción de reacción igual/diferente
simple elección disyuntivo
(tarea go/no-go)

Estímulos y E1 ••••• R1 E1 ••••• >R1 E1 ••••• >R1 E1/E2 ••••• >R1


respuestas E2 ••••• >R2 E2 ••••• > — (E1 = E2)
E1/E2 ••••• >R2
(E1 ≠ E2)

Ejemplos de 1) Aprieta R1 1) Aprieta R1 si 1) Aprieta R1 si 1) Aprieta R1 si


tarea: en cuanto se aparece una A y se presenta un los estímulos
encienda esta R2 si aparece estímulo rojo; son idénticos y
luz. una B. no aprietes si R2 si no lo son.
aparece de otro
color.

2) Aprieta R1 2) Aprieta R1 si 2) Aprieta R1 si 2) Aprieta R1 si


en cuanto se aparece un se presenta una los estímulos
presente este nombre de vocal; si se son del mismo
sonido. animal y R2 si presenta una color y R2 si no
aparece un consonante, no lo son.
nombre de respondas.
mueble.

puesta alguna si se presenta el otro. Su nombre moderno es el de


tarea go/no-go. Por ejemplo, la tarea go/no-go se ha empleado para
poner a prueba una hipótesis explicativa del efecto de compatibili-
dad de los flancos en la que se postula una competición multinivel,
y no sólo en los sistemas eferentes (Botella, 1995). También se ha
empleado para estudiar uno de los postulados del modelo del
zoom, según el cual la atención tiene tres zonas (foco, margen y
exterior) siendo el efecto de compatibilidad de los flancos una fun-
ción de la distancia entre los flancos y el foco (Eriksen, Pan y Bo-
tella, 1993).
d) Tarea igual/diferente. Se presentan dos estímulos y el sujeto dispo-
ne de dos dispositivos de respuesta, uno para indicar que los estí-
mulos son iguales y el otro para indicar que son diferentes. La
igualdad se puede definir de muchas maneras: estricta identidad,

75
Atención

igualdad de forma, de color, de nombre, pertenencia a la misma


categoría semántica, etc. En la tarea igual/diferente se ha obtenido
un resultado muy consolidado, el de que las respuestas igual son
más rápidas que las respuestas diferente, hasta tal punto que se co-
noce como Efecto de los Iguales Rápidos (Same/Fast Effect). Al-
gunos de los mecanismos de la atención se han estudiado emplean-
do esta tarea, como por ejemplo la competición de respuestas
(Fournier, Eriksen y Bowd, 1998), el modelo del zoom para la aten-
ción visual (Pan y Eriksen, 1994) o el desplazamiento de la aten-
ción por el campo visual (García-Ogueta, 1991).

Con las tres primeras tareas Donders desarrolló su método aditivo para
estimar el tiempo requerido para realizar ciertos procesos. Así, en la tarea
de tiempo de reacción de elección hace falta percibir el estímulo, identi-
ficarlo, seleccionar la respuesta asociada y ejecutarla. En la de tiempo de
reacción disyuntivo hace falta todo lo anterior menos la selección de la res-
puesta, mientras que en la de tiempo de reacción simple tampoco hay que
identificar el estímulo. Donders razonó que restando los tiempos medios
entre estas tareas podía ir deduciendo el tiempo necesario para realizar los
procesos que estaban presentes en unas tareas y ausentes en otras (Botella,
León y San Martín, 1993, pp. 357-359).

4.2 Búsqueda visual

En su forma básica se presenta al sujeto un conjunto de estímulos (en nú-


mero que varía de unos ensayos a otros) y se le pide que determine con ra-
pidez si está presente o no un elemento pre-determinado, llamado objetivo
(target). Las manipulaciones más interesantes se refieren a la característica
o características que definen al objetivo y que lo diferencian de los distrac-
tores, el tipo de distractores y su grado de homogeneidad. En la Figura 2.2
se presentan algunos ejemplos.
La pregunta que se trata de responder es en qué condiciones la informa-
ción o rasgos que distinguen al objetivo de los otros elementos se pueden
extraer en paralelo y servir como base para una selección en paralelo para
su procesamiento posterior (búsqueda eficiente). Si la selección se puede
realizar en paralelo, entonces el tiempo de reacción debe ser independiente
del número de elementos presentados (el TR debe ser una función plana del
tamaño de la matriz). Por el contrario, si el sistema solo puede chequear de
forma serial si los elementos cumplen las características que definen al ob-
jetivo, es decir, de uno en uno, entonces el tiempo de reacción será mayor
cuanto mayor sea el número de elementos de la matriz (función lineal cre-
ciente). Las formas de las funciones son las de la Figura 2.3 (Botella, León
y San Martín, 1993, pp. 351-354).

76
2. El estudio experimental de la atención

Figura 2.2 Ejemplos de disposiciones de estímulos para tres tareas de búsqueda visual. En la fila
superior aparecen ejemplos de ensayos positivos (objetivo presente) y en la inferior de ensayos ne-
gativos (objetivo ausente). En cada columna aparecen ejemplos con tamaños distintos de la matriz.
Se supone que las letras que aparecen aquí más oscuras son en realidad rojas y las otras de otro(s)
color(es).

Treisman y Gelade (1980) propusieron que el sistema puede realizar una


búsqueda paralela cuando el objetivo se define con una única característica
simple, como en las dos tareas de la derecha de la Figura 2.2; por el contra-
rio, propusieron que tenía que ser serial al definirlo mediante una conjun-
ción de características, como en el ejemplo de la izquierda.
La extensa investigación realizada posteriormente con este paradigma
demuestra que los criterios que permiten realizar una búsqueda en paralelo
no son ni obvios ni simples. Con frecuencia se han obtenido funciones que
no se ajustan a ninguno de esos modelos. Por ejemplo, Ponte, Rechea y
Sampedro (1995) y Sampedro, Rechea y Ponte (1998) han estudiado, res-
pectivamente, los efectos de la homogeneidad y distribución de los distrac-
tores, y el papel de las claves de profundidad, en las funciones de búsqueda.
En cualquier caso, la importancia de este paradigma experimental radica
en que con las funciones completas que relacionan el TR con el número de

Figura 2.3 Forma de las funciones que re-


lacionan el tiempo de reacción para detectar
el objetivo con el número de elementos pre-
sentados, según los modelos serial y paralelo
simples.

77
Atención

elementos presentados se pueden inferir los modos de procesamiento que


median la detección del objetivo en diferentes condiciones de búsqueda.
Mientras en la forma básica del paradigma de búsqueda se utiliza un
solo objetivo y siempre el mismo a lo largo de la tarea, en los años setenta
y ochenta se estudió extensamente una variante que consiste en modificar
de unos ensayos a otros el número y tipo de objetivos. Se presenta primero
en una pantalla una letra o más, que son los objetivos que hay que detectar
en ese ensayo y que en este contexto reciben el nombre de conjunto de me-
moria. A continuación se presenta una pantalla con un conjunto de letras,
sobre las que el sujeto tiene que decidir con rapidez si está o no presente
alguno de los ítems del conjunto de memoria. Este paradigma permite estu-
diar, además de lo anterior, los efectos producidos por el tamaño del con-
junto de memoria y por las variaciones en éste y en la identidad de sus ele-
mentos (véase, por ejemplo, Algarabel, 1985; Orgaz y Prieto, 1991).

4.3 Paradigmas de preaviso con SOA corto

Fueron ideados para estudiar la atención tratando a la vez de evitar la po-


tencial contaminación que producirían los movimientos oculares. Una vez
que la atención está bien focalizada en el punto de fijación aparece una
marca, llamada pista, que aporta alguna información relativa a la posición
donde aparecerá el estímulo imperativo, o señal, que aparece poco después.
La clave de estos paradigmas está en el uso de un intervalo corto entre la
pista y la señal (el intervalo suele llamarse SOA, o Stimulus Onset Asynch-
rony) para que los resultados no se vean contaminados por los movimientos
oculares. Como es sabido, en la zona central de la retina (la fóvea) se alcan-
za la máxima agudeza visual. Si se manipula el tiempo entre el aviso y el
estímulo y en unas condiciones experimentales se da el tiempo suficiente
para realizar movimientos oculares y en otras no, las diferencias en el ren-
dimiento se podrían ver alteradas por este factor, dado que el procesamien-
to en las distintas condiciones se basaría en señales de diferente calidad.
Para evitar esto se han utilizado paradigmas en los que el intervalo pista-se-
ñal, o SOA, es menor al necesario para un movimiento sacádico de los ojos
(menores de 180-200 milisegundos).
Lo que se espera es que durante el SOA el sistema comience a realizar
algunas de las operaciones encaminadas a dar la respuesta, con lo que se
ahorra tiempo con respecto a una condición sin pista o con SOA igual a
cero. Por ejemplo, si la pista indica dónde va a aparecer la señal y el sujeto
comienza en cuanto aparece la pista una supuesta maniobra de desplaza-
miento de la atención, entonces se reducirá el tiempo de reacción a la señal.
Obviamente, las operaciones que se pueden realizar durante el SOA no pue-
den necesitar la información contenida en la señal. Si para procesar un es-
tímulo antes tiene la atención que orientarse hacia él, entonces el intervalo

78
2. El estudio experimental de la atención

puede utilizarse para comenzar (o incluso completar) la reorientación; pero


si la tarea es de tiempo de reacción de elección, la identificación del es-
tímulo no podrá comenzar hasta que éste aparezca. Botella, Villar y Ponso-
da (1988) emplearon un paradigma de este tipo para estudiar la distribución
de la atención en el espacio.

SOA

Figura 2.4 Esquema de una tarea de preaviso.

a) Las funciones TR-SOA. Una vez bien establecido el efecto facili-


tador que tiene el preaviso, se abordó la tarea de estudiar los pará-
metros temporales del efecto. Para ello la variable independiente
manipulada ha sido el SOA. El esquema de una tarea de preseñaliza-
ción típica aparece en la Figura 2.4. En la segunda pantalla aparece
una pista que indica dónde aparecerá la letra objetivo. La tarea del
sujeto consiste en decidir con rapidez si en la pantalla hay una X o
una O (tiempo de reacción de elección).
Al manipular el SOA se obtiene la función TR-SOA, que suele
adoptar la forma de la Figura 2.5 (Eriksen, 1990). Cuanto mayor es
el SOA menor es el TR, es decir, mayor porción del proceso de reo-
rientación de la atención se puede realizar antes de que aparezca el
objetivo. Sin embargo, llegado un punto ya no se reduce más el TR,
lo cual nos indica cual es el intervalo necesario para completar todo
el proceso de reorientación. El máximo SOA empleado suele ser in-
ferior a 200 ms., de forma que se puedan producir desplazamientos
de la atención, pero no de los ojos.

79
Atención

Figura 2.5 Función TR-SOA típica.

b) La tarea de Posner. Ideada por Michael Posner, consiste en la pre-


sentación de una pista y una señal (o estímulo imperativo), utilizan-
do un SOA corto y fijo. La pista es una indicación probabilística que
aparece en la posición del punto de fijación, y mediante su orienta-
ción informa al sujeto de las probabilidades de aparición del es-
tímulo en cada una de las dos posiciones posibles.

Es habitual que la probabilidad de que la señal aparezca en la posición


señalada por la pista (o validez de la pista) sea de 0,75-0,80. Con esta pro-
babilidad la señal aparecerá en el lugar indicado y con la probabilidad com-
plementaria (0,25-0,20) aparecerá en el otro (ensayos con pista válida e in-
válida, respectivamente). En algunos ensayos se presenta una cruz neutral
en lugar de la pista, que indica que la señal aparecerá con probabilidad 0,5
en cada posición (véase Figura 2.6).

Figura 2.6 Esquemas de ensayos válidos, neutrales e inválidos en la tarea de Posner.

80
2. El estudio experimental de la atención

Si el sujeto comienza la supuesta maniobra de desplazamiento de la


atención en cuanto aparece la pista y siempre en la dirección indicada por
ésta, entonces en los ensayos en los que ésta sea válida se reducirá el tiem-
po de reacción. En los ensayos sin pista o con pista neutral no se podrá co-
menzar el desplazamiento hasta que aparezca la señal. En cambio, en los
ensayos en los que la señal aparece en el lado contrario (ensayos con pista
inválida), al aparecer ésta ya se habrá comenzado un desplazamiento, pero
en la dirección contraria. Esto explicaría, respectivamente, los costes y be-
neficios que se suelen obtener (véase Figura 2.7) al presentar una pista in-
válida o una válida, en comparación con la condición de pista neutral (véa-
se Botella, León y San Martín, 1993, pp 354-357). Podemos encontrar
ejemplos de uso de esta tarea en Ávila (1994) y en Ponsoda, Walker, Find-
lay y van’t Land (1998).

Figura 2.7 Resultados típicos con la tarea de Posner.

4.4 Las tareas de escucha selectiva

Uno de los primeros procedimientos empleados por la psicología moderna


para estudiar la atención selectiva con tareas relativamente parecidas a lo
que hacemos en la vida cotidiana fue el uso de tareas de escucha selectiva.
En ellas se presentan a los sujetos mensajes por medio de auriculares. En la
escucha dicótica se presenta un mensaje diferente a cada oído, mientras
que en la escucha biaural se presentan ambos mensajes por los dos oídos.
La tarea consiste en prestar atención a uno de los mensajes e ignorar el
otro.
Las tareas de escucha selectiva tienen una gran ventaja sobre las tareas
visuales, ventaja que probablemente explica por qué en la época del renaci-
miento cognitivo se empezó trabajando preferentemente con esta modali-
dad sensorial. Esta ventaja consiste en que al emplear auriculares para pre-
sentar los estímulos no importa que se produzcan movimientos de los
órganos sensoriales. Mientras que en la modalidad visual no podemos estar

81
Atención

seguros de que los sujetos no muevan los ojos, a no ser que utilicemos un
SOA corto o empleemos un registrador de movimientos oculares, en la au-
ditiva el uso de auriculares hace que los movimientos de la cabeza sean
irrelevantes.
En algunos experimentos de escucha selectiva se utilizaba como variable
dependiente el recuerdo posterior de los mensajes. Esto concitaba dudas
acerca de lo que los sujetos estaban haciendo realmente durante la escucha.
Para asegurarse de que los sujetos realmente ejercían su máximo esfuerzo
para prestar atención al mensaje indicado y solo a éste, se introdujo la téc-
nica de sombreado, en la que se pide a los sujetos que vayan repitiendo el
mensaje a medida que se presenta. Se llama técnica de sombreado o de se-
guimiento (por shadowing) porque los sujetos deben seguir el mensaje muy
de cerca, como si fuera su propia sombra. Es algo parecido a lo que se hace
en la traducción simultánea, pero haciendo una mera repetición.
Las manipulaciones más importantes en estas tareas se refieren a las ca-
racterísticas que distinguen al mensaje relevante del mensaje(s) irrelevan-
te(s). En concreto, se han diferenciado por la posición espacial (escucha
dicótica), por el tono (voz masculina frente a femenina), el idioma, el con-
tenido de los mensajes, etc.
El objetivo principal en esta tarea es determinar en qué condiciones el
rendimiento es similar en presencia del mensaje irrelevante que en su au-
sencia. A partir del estudio de esas condiciones se han ido formulando hi-
pótesis relativas a cómo la atención segrega lo relevante de lo irrelevante
(debate sobre el lugar de la selección; véase el Capítulo 1). Como ejemplo
de su uso podemos citar el trabajo de Fuentes y Tudela (1982), quienes es-
tudiaron la selección atencional con un paradigma de escucha dicótica con
sombreado, siendo el recuerdo posterior la variable con la que se operativi-
zaba la atención prestada al canal irrelevante.

4.5 Compatibilidad de los distractores

Dado que, como hemos visto, en ningún caso se puede utilizar un procedi-
miento o unas instrucciones que den valor de saliencia a los distractores,
una vía alternativa ha consistido en manipular las características de los dis-
tractores, con objeto de inferir el grado y tipo de procesamiento que reciben
los distractores a partir de su influencia sobre el procesamiento del objeti-
vo. Es algo parecido a lo que ocurre en el efecto Stroop (véase el apartado
4.6), pero en lugar de referirse a dos dimensiones de un mismo estímulo se
refiere a estímulos distintos. Ejemplo de ello es el paradigma de los flancos
o tarea de Eriksen. En esta tarea se presenta un punto de fijación que es
sustituido por un estímulo (frecuentemente una letra) que actúa como es-
tímulo imperativo, es decir, como el estímulo al que hay que responder. La
tarea puede ser, por ejemplo, de tiempo de reacción de elección (véase el

82
2. El estudio experimental de la atención

apartado 4.1); por ejemplo, apretar una tecla si se trata de una X o una Y y
otra tecla si se trata de una O o una C. Esa letra central aparece acompaña-
da de otras letras a sus lados, llamadas flancos. La manipulación funda-
mental es la relación entre el estímulo imperativo y los flancos. Cuando tie-
nen asociada la misma respuesta, como por ejemplo en las presentaciones
YXY o COC, se dice que son flancos compatibles. Cuando tienen asociada
la respuesta contraria, como en OXO o YCY, se dice que son flancos in-
compatibles. Por último, a veces se presenta flanqueada por letras no defi-
nidas en la tarea, como en ICI o ZYZ, en cuyo caso se dice que son flancos
neutrales, aunque se ha propuesto un diferente análisis y un distinto nombre
para ellos (Botella y Barriopedro, 1997). En la Figura 2,8 aparecen esque-
mas de las condiciones, aunque con frecuencia se han diseñado ingeniosas
variantes del procedimiento original (véase, por ejemplo, Alvarado, Santa-
lla y Santisteban, 1998).

flancos flancos flancos


compatibles neutrales incompatibles

Figura 2.8 Esquemas de las condiciones en una tarea de compatibilidad de los flancos.

El resultado básico es que se tarda más en dar la respuesta si los flancos


son incompatibles que si son compatibles, mientras que en la condición de
flancos no definidos en la tarea (neutrales) se suele encontrar un TR inter-
medio. En la Figura 2.9 presentamos, como ejemplo, los resultados de Bo-
tella (1995) en una tarea de este tipo. Este resultado revela una limitación
en nuestra capacidad selectiva. La información espacial relativa a dónde
aparecerá el objetivo no parece suficiente para filtrar e ignorar los otros es-
tímulos. Esto se infiere por las influencias que la identidad de los estímulos
que se debían ignorar tienen sobre las respuestas al estímulo crítico. Si el
sistema realizase un filtrado perfecto basado en la localización espacial, el
TR sería independiente de la identidad de los flancos.
La principal ventaja de este procedimiento es que se consigue tener un
indicador del procesamiento de los estímulos irrelevantes sin necesidad de
que los sujetos respondan directamente a ellos.

83
Atención

Figura 2.9 Resultados típicos con la tarea de compatibilidad de los flancos.

4.6 La tarea de Stroop y sus variantes

Stroop presentaba palabras escritas en diferentes colores. Los sujetos tenían


que nombrar con rapidez los colores en los que estaban escritas las pala-
bras; las palabras podían, a su vez, ser nombres de colores. La manipula-
ción esencial se refería a la congruencia entre el significado de la palabra y
el color de la tinta en que estaba escrita. El resultado esencial (conocido
como efecto Stroop) era que se tardaba más en nombrar los colores (y se
cometían más errores) cuando la palabra denotaba un color distinto de la
tinta en que estaba escrita (por ejemplo la palabra AZUL escrita en rojo), que
cuando la palabra no era un nombre de color (por ejemplo, la palabra MESA
escrita en azul).
Este resultado demostraba claramente que aunque lo único relevante
para la tarea era el color de las palabras, los sujetos no eran capaces de blo-
quear la identificación de las mismas, y el nombre de color interfería con el
color de la tinta. Se trataba de una clara limitación en el procesamiento se-
lectivo de las características de los estímulos. Si la capacidad de selección
de la atención fuera perfecta, entonces el sistema cognitivo conseguiría que
la dimensión irrelevante no influyese en el rendimiento.
A la vista de esta limitación se han diseñado otras variantes, pero siem-
pre con la idea básica de definir como relevante una característica de los
estímulos y estudiar la capacidad para segregar y filtrar la información re-
lativa a las otras características (las irrelevantes para la tarea). Veamos al-
gunos ejemplos:

a) La tarea global/local. Se presentan letras grandes formadas por le-


tras pequeñas. Al preguntar por la identidad de las letras pequeñas
(la letra grande es irrelevante para la tarea), el tiempo de reacción se

84
2. El estudio experimental de la atención

ve alterado según que la letra grande sea o no congruente con las le-
tras pequeñas (véase Figura 2.10a, el trabajo de Merino y Luna,
1995, en el que se estudia este fenómeno, y el de Luna y Merino,
1989, en el que utilizan una versión de esta tarea basada en formas
geométricas).
b) El efecto Simon. El sujeto debe responder con una de las dos teclas
disponibles, según sea la identidad del estímulo (tarea de tiempo de
reacción de elección). El estímulo puede aparecer a la izquierda o a
la derecha del punto fijación, pero este aspecto es irrelevante para la
tarea. Sin embargo, se ha observado que si la respuesta correcta es
apretar la tecla de la izquierda, entonces las respuestas son más rá-
pidas si el estímulo ha aparecido a la izquierda. Lo contrario ocurre
cuando la respuesta correcta es la de la derecha (véase figura
2.10b). Los sujetos no son capaces de filtrar completamente la in-
formación relativa a la posición del estímulo.
c) El efecto Stroop espacial. Se pregunta por la posición (arriba/abajo)
en la que aparece el estímulo, que puede ser una flecha que señala
hacia arriba o hacia abajo. Aunque la dirección de la flecha es irre-
levante para la tarea, las respuestas son más rápidas cuando hay
congruencia entre la dirección de la flecha y la posición donde apa-
rece (véase Figura 2.10c); también se puede diseñar con la dimen-
sión izquierda/derecha (Valle-Inclán, Rumbo, Redondo y Lamas,
1995).

El efecto Stroop original, definido como la incapacidad para evitar la


identificación de las palabras siendo esa identidad irrelevante, se ha em-
pleado en otros campos de la psicología. Por ejemplo, el llamado efecto

Figura 2.10 En el panel (a) se muestran estímulos típicamente empleados en la tarea glo-
bal/local. En el superior la letra grande y las pequeñas son congruentes, mientras que en el inferior
son incongruentes. En el (b) se ilustra el efecto Simon; el tiempo de reacción será menor si la res-
puesta asociada al estímulo A es R1 que si es R2. En el (c) se ilustra el efecto Stroop espacial. En
el estímulo superior el tiempo de reacción es más corto que en el inferior.

85
Atención

Stroop emocional consiste en utilizar para la tarea palabras que podrían te-
ner una carga emocional para los sujetos. Se asume que el tamaño del efec-
to de interferencia refleja esa emocionalidad (Martínez y Marín, 1997).

4.7 Paradigma de inatención

Como ya hemos adelantado, en este paradigma se intenta conseguir que el


sujeto focalice todo lo posible su atención en un estímulo para después ha-
cer alguna demanda relativa a otro estímulo que creía irrelevante. Se asume
que esto sólo se puede hacer una vez por cada sujeto (Mack y Rock, 1998;
Rock y otros, 1992). En concreto, se presentan en dos o tres ensayos dos lí-
neas que forman una cruz. El sujeto debe decidir si son iguales o no y cuál
de ellas es más larga (véase Figura 2.11a). Se utilizan diferencias de longi-
tud que hagan difícil la tarea y exijan una completa focalización de la aten-
ción. En el tercer o cuarto ensayo (el ensayo de inatención) se presenta a la
vez que la cruz un estímulo inesperado que suele ser una pequeña forma
geométrica, fácilmente detectable en condiciones normales (véase Figura
2.11b).

Figura 2.11 Estímulos empleados en el paradigma de inatención, en los ensayos no críticos (a) y
críticos o de inatención (b).

En el ensayo de inatención también se pregunta por la longitud de las lí-


neas, pero inmediatamente a continuación se les pregunta si han detectado la
presencia de algún estímulo diferente a las líneas. Aproximadamente el 25
por ciento no informan de la presencia del estímulo, son lo sujetos ciegos
por inatención. A los sujetos que sí han detectado la presencia del estímulo
se les puede preguntar después por sus características (forma, color, etc.);
muchos sujetos dicen que apareció algo, aunque no saben describir sus ca-
racterísticas. De esta forma se intenta establecer qué información es proce-
sada y hasta qué punto. Sólo hay un ensayo de inatención por sujeto porque,
tras preguntarle sobre la presencia del segundo estímulo, en los ensayos sub-
siguientes ya no se podría asumir que el sujeto está haciendo lo que quere-
mos: concentrarse todo lo posible en la tarea de comparación de líneas.

86
2. El estudio experimental de la atención

Es frecuente que después se realice algún otro ensayo en el que se vuel-


ve a presentar el estímulo irrelevante, asumiendo que para el sujeto será,
implícitamente, un ensayo de atención dividida, dado que ya está alertado
de la relevancia del segundo estímulo. A veces se presenta a continuación
un nuevo ensayo en el que se le advierte al sujeto que se le preguntará por
ambos estímulos. En estos ensayos el rendimiento con el segundo estímulo
suele ser perfecto, lo que demuestra que el segundo estímulo es fácilmente
identificable y que los resultados del ensayo de inatención no se deben a
factores sensoriales, sino a factores atencionales.
Con este procedimiento básico se pueden manipular diversas variables
independientes para estudiar las posibles variaciones en el efecto, como la
posición del segundo estímulo, su forma y color, etc.

4.8 Paradigma de la señal de stop

Se presenta un estímulo imperativo al que el sujeto debe responder con ra-


pidez (por ejemplo, en una tarea de tiempo de reacción de elección). En
una pequeña porción de los ensayos se presenta, después de ese primer es-
tímulo, pero antes de la respuesta, otro estímulo cuya presencia indica al
sujeto que debe suprimir la respuesta al primero. La manipulación principal
es el intervalo entre los dos estímulos. Obviamente, la probabilidad de
abortar el proceso e inhibir la respuesta es menor cuanto mayor es el inter-
valo entre ambos estímulos. Se establece una especie de carrera entre el
procesamiento del estímulo imperativo (recordemos que es una tarea de ve-
locidad) y el procesamiento de la orden de abortar la respuesta.
El objetivo original de este paradigma era la determinación de cuándo se
alcanza un punto, en la cadena de procesos que conducen a la respuesta, en
el que el procesamiento adquiere un carácter balístico, es decir, cuando ya
no se puede impedir que se ejecute la respuesta. Es evidente que la capaci-
dad para abortar la cadena de procesos es una de las manifestaciones de la
atención. Por eso recientemente se ha empleado para estudiar las desviacio-
nes atencionales de los niños diagnosticados con síndrome de déficit aten-
cional, observando que sus supuestos déficit inhibitorios generales se refle-
jan también en una mayor dificultad para inhibir las respuestas en esta
tarea. Esta tarea permite, por tanto, detectar defectos en la flexibilidad aten-
cional.

4.9 La presentación rápida de series visuales (PRSV)

Consiste en la presentación, en la misma posición de la pantalla, de una se-


cuencia de estímulos a una tasa muy alta, típicamente entre 50 y 120 ms.
por ítem (es decir, entre 8 y 20 ítems por segundo). Produce una impresión

87
Atención

similar a la de un contador de vídeo. El sujeto tiene la impresión de que los


estímulos se reconocen brevemente al aparecer, pero de alguna forma se
desvanecen de inmediato. En realidad, la PRSV no puede considerarse
como un paradigma experimental, sino más bien como una técnica que se
emplea en varios paradigmas experimentales y que permite presentar múlti-
ples estímulos evitando los movimientos oculares y controlando el tiempo
de observación de cada uno.
Por un lado, se ha utilizado para estudiar la formación de conjunciones
ilusorias en el tiempo, es decir, la formación de perceptos inexistentes me-
diante rasgos realmente presentados, pero pertenecientes a estímulos distin-
tos (Botella, 1998b). Así, si presentamos los estímulos con un SOA de 80
ms. y preguntamos a los sujetos qué palabra aparece en mayúsculas en el
ensayo de la Figura 2.12 la mayor parte de los sujetos acertarán. Pero los
errores no serán aleatorios. El más frecuente consistirá en dar como res-
puesta la palabra de la posición +1 (manta), la segunda en frecuencia será
la –1 (libro) y, por último, habrá respuestas esporádicas con las palabras de
las posiciones 2. Los sujetos combinarían una característica realmente pre-
sente (estar en mayúsculas) con una identidad de palabra también presente,
aunque estas características perteneciesen de hecho a estímulos distintos.
La técnica de PRSV se ha empleado también para estudiar la reorienta-
ción de la atención. Sperling y sus colaboradores (Sperling y Reeves, 1980;
Reeves y Sperling, 1986) pedían a sus sujetos que mantuviesen los ojos fi-
jos en la cruz central, que no desaparecía en todo el ensayo, mientras apare-
cía una serie de estímulos visuales a cada lado de la cruz. Se trataba de de-
tectar la letra T en la serie de la izquierda y entonces identificar el primer

Figura 2.12 Esquema de un ensayo de una tarea de identificación empleando la técnica de


PRSV. Se trata de identificar la única palabra que aparece en mayúsculas. Asignando el cero a
la posición de la palabra objetivo, cada uno de los otros estímulos ocupa la posición que se in-
dica (con números negativos los presentados antes y con números positivos los presentados
después).

88
2. El estudio experimental de la atención

dígito que pudieran de la serie de la derecha. Se infiere que cuanto poste-


rior sea la posición en la que se presentó en la serie el dígito informado,
mayor habrá sido el tiempo empleado para desplazar la atención de la posi-
ción de una serie a la de la otra. Manipulando la distancia entre las posicio-
nes se pueden deducir las características espaciales de la atención (Barrio-
pedro y Botella, 1998).
Recientemente se ha empleado esta técnica para estudiar el fenómeno
conocido como parpadeo atencional (attentional blink). Se presenta una
serie de letras en negro sobre un fondo gris, e incluyendo en la serie una le-
tra en blanco. En algunos ensayos aparece en alguna posición posterior a la
letra blanca la letra X. En la condición experimental se le pide al sujeto que
identifique la letra blanca y además diga si aparece o no la X. En la condi-
ción de control solo tiene que detectar la X. Mientras en la condición de
control el rendimiento en la tarea de detectar la X es prácticamente perfec-
to, en la condición experimental se observa una disminución en el rendi-
miento, sin duda debida al procesamiento de la letra blanca. Esa reducción
es función también de la posición temporal en que se presenta la X. Cuando
aparece en la posición +1 o en las posiciones +7 y siguientes, no se reduce
el rendimiento, mientras que la reducción es máxima cuando aparece en las
posiciones +2 a +5.
Este paradigma muestra que los procesos asociados a un estímulo pue-
den impedir (ser incompatibles con) los asociados a otro, de forma que
aunque éste último sea perfectamente identificable a nivel sensorial, el su-
jeto sea de hecho atencionalmente ciego hacia ellos durante el breve pe-
ríodo temporal en el que el sistema cognitivo está dedicado al primer estí-
mulo. Este fenómeno está muy relacionado con el período refractario
psicológico, que describiremos en el apartado 4.11. En ambos casos se es-
tudian las limitaciones del sistema en cuanto a la concurrencia de procesos,
por el procedimiento de presentar los dos estímulos de forma desincroniza-
da y observar la interferencia del primero sobre el procesamiento del se-
gundo.

4.10 Las tareas de priming

Ya hemos visto que algunos paradigmas experimentales se basan en la es-


trategia de inferir el procesamiento que recibe un estímulo (el distractor o
distractores) a partir de su influencia sobre el procesamiento de otro es-
tímulo (estímulo imperativo). En algunos paradigmas, como el de compati-
bilidad de los flancos, el estímulo imperativo y los irrelevantes se presentan
a la vez. Pero si los estímulos irrelevantes para la respuesta actual se pre-
sentan antes que el estímulo imperativo, a veces como parte del ensayo an-
terior, entonces estamos ante los paradigmas que explotan los fenómenos
de priming. La influencia de esos estímulos irrelevantes puede consistir en

89
Atención

facilitar el procesamiento, mejorando el rendimiento (priming positivo) o


en interferirlo, reduciendo el rendimiento (priming negativo).
Originalmente, estos paradigmas se diseñaron para estudiar el procesa-
miento preatencional o no consciente que recibían los estímulos. Para ello
se presentaba un primer estímulo con un tiempo de exposición muy breve y
enmascarado, de forma que los sujetos no fueran capaces de detectar su
presencia, o al menos de identificarlo. Lógicamente, se puede inferir que
cualquier característica de este estímulo que influyera en el procesamiento
del siguiente tenía que haber sido extraída en esas difíciles condiciones (Pe-
rea, Gotor y Nacher, 1997).
Actualmente estos fenómenos han suscitado interés por sí mismos, y con
frecuencia se estudian en paradigmas experimentales únicos. Veamos un
ejemplo. En una tarea de priming muy utilizada en la actualidad se presen-
tan en cada ensayo dos estímulos solapados de distintos colores, por ejem-
plo uno rojo y otro azul (véase Figura 2.13a). La demanda de la tarea es
identificar, nombrándolo o presionando una tecla, el estímulo que cumple
la condición de aparecer, por ejemplo, en rojo. Los efectos de priming exi-
gen un análisis basado en pares de ensayos, dado que la manipulación prin-
cipal es la relación entre los estímulos de dos ensayos consecutivos, el pri-
mero llamado ensayo prime y el segundo ensayo probe. Cuando en el
ensayo probe el estímulo en rojo es el mismo que en el ensayo prime el
tiempo de respuesta es menor que cuando es uno no presentado en el ensa-
yo prime, y éste a su vez es menor que si se trata del estímulo en azul del
ensayo prime. Es decir, supongamos que en el ensayo probe el estímulo en
rojo es la letra F. Si en el ensayo prime la letra atendida (letra roja) fue la
misma, entonces la respuesta se ve facilitada, mientras que si esa letra fue
la ignorada (letra azul), la respuesta se ve interferida (véase Figura 2.13b).
La reducción en el tiempo de respuesta de los ensayos de repetición
atendida es lo que tradicionalmente se ha llamado priming, mientras que el
incremento en los ensayos de repetición ignorada, un fenómeno de más re-
ciente descubrimiento y estudio, es lo que suele llamarse priming negativo.
Los fenómenos de priming demuestran que la actuación de la atención
en el ensayo prime deja algún vestigio aun vigente durante la ejecución del
ensayo probe, sobre el que ejerce cierta influencia. Del estudio de esos ves-
tigios se intenta deducir cómo actúa la atención. En concreto, desde la for-
mulación del modelo del filtro de Broadbent (1958) se asumió que la selec-
ción atencional se produce mediante un mecanismo de realce, es decir, el
sistema intensifica de alguna forma el procesamiento de lo relevante. Sin
embargo, el priming negativo se ha constituido en el principal argumento
para avalar otra forma (no excluyente con la anterior) por la que la atención
da lugar a un procesamiento selectivo. Esta vía consistiría en mecanismos
de inhibición activa de las representaciones internas de lo irrelevante. Los
efectos de esta inhibición se alargarían en el tiempo, de forma que durante
el ensayo probe aun ejercerían cierto efecto. Se han obtenido efectos de pri-

90
2. El estudio experimental de la atención

Figura 2.13 (a) Modo de presentación. (b) Condiciones experimentales. Se supone que cada par
de letras se presenta de forma solapada, siendo la tarea del sujeto nombrar con rapidez la roja (aquí
en oscuro) e ignorar la azul (aquí en claro). El ensayo probe es el mismo en las tres condiciones
experimentales; lo que distingue a cada condición es lo que se presentó en el ensayo prime.

ming negativo en una variedad de tareas, entre las que se incluyen tareas de
identificación de letras, de igual/diferente, de categorización semántica, de
decisión léxica, etc. Como ejemplos de uso, Recarte y García (1989) y Sán-
chez y Tudela (1989) han empleado en sus trabajos paradigmas de priming,
mientras que Ortells y otros (1998) han explorado los parámetros tempora-
les del fenómeno de priming negativo semántico utilizando una variante del
paradigma descrito más arriba.
Una variedad de los efectos de inhibición se refiere no tanto a las carac-
terísticas de los estímulos como a su posición espacial. Nos referimos al fe-
nómeno conocido como inhibición de retorno. Para producir este fenómeno
se utiliza una variante de la tarea de Posner en la que se manipula el SOA.
Si se utiliza un SOA corto (en torno a 100 milisegundos) la pista facilita la
detección, pero si se emplea un SOA muy largo (en torno a los 300 milise-
gundos) entonces se produce interferencia en lugar de facilitación. Este fe-
nómeno se interpreta en el sentido de que en la condición de SOA largo al
sistema le da tiempo a sintonizar la atención con la posición señalada y
constatar que allí no hay estímulo alguno. Entonces probablemente se vuel-
ve a desplazar hacia el centro. Cuando finalmente aparece el estímulo en la
posición que se señaló, parece que durante cierto tiempo hay una dificultad

91
Atención

especial para volver a dirigirse hacia ella. Parece como si hubiera una inhi-
bición que en ese momento está aun presente y que comienza tras la cons-
tatación de que el estímulo no está presente allí. Su papel adaptativo podría
ser el de no malgastar tiempo en la inspección de posiciones que se han ex-
plorado recientemente. Se trataría de una especie de sesgo hacia la novedad
(véase, por ejemplo, el trabajo de Lupiañez, Tipper y Tudela, 1998).
Tanto los fenómenos de priming como la inhibición de retorno muestran
un aspecto del procesamiento selectivo cuya existencia se sospechaba hace
mucho tiempo, aunque sólo recientemente se ha encontrado la manera de
estudiarlo. Es probable que en el futuro próximo asistamos al nacimiento
de nuevos paradigmas experimentales orientados a estudiar los fenómenos
de inhibición selectiva.

4.11 Paradigmas de doble tarea

Se utiliza en general el término doble tarea para referirse a aquellas situa-


ciones en las que se pide a los sujetos que realicen dos tareas simultánea-
mente. Al manipular las condiciones y las características de ambas tareas se
puede ir probando su compatibilidad y el consumo que hacen de cualquier
tipo de recursos de procesamiento limitados del sistema cognitivo. Así, por
ejemplo, se ha podido constatar que dos tareas basadas en estimulación de
la misma modalidad sensorial se interfieren entre sí más que dos tareas ba-
sadas en modalidades distintas. El estudio de la atención dividida se funda-
menta en este tipo de procedimientos.
En su forma básica se pide al sujeto, sencillamente, que trate de hacer
ambas tareas simultáneamente, con objeto de que adopte espontáneamente
la estrategia cognitiva que deduzca más apropiada. A la vista de los resulta-
dos se puede determinar si la atención se puede distribuir, hasta qué punto,
y qué efectos tiene esto sobre el rendimiento. Así, por ejemplo, Recarte y
otros (1998) han empleado técnicas de este tipo para inferir el gasto cogni-
tivo de la tarea de conducir un automóvil por diferentes tipos de vías.
En otras ocasiones se les transmite explícitamente la distribución que se
desea (e.g., «trata de asignar dos tercios de tu atención a esto y un tercio a
aquello»), mientras que en la variante conocida como técnica de la tarea
secundaria, que describimos a continuación, se pide al sujeto que realice
una de las tareas con máximo rendimiento.

a) Técnica de la tarea secundaria. La peculiaridad que caracteriza a


esta variante estriba en las prioridades que se transmiten al sujeto,
normalmente a través de las instrucciones experimentales. Suponga-
mos que pretendemos comparar el consumo que hacen k tareas de
unos ciertos recursos de procesamiento, limitados e inespecíficos.
Podemos diseñar un conjunto de k situaciones en las que en cada

92
2. El estudio experimental de la atención

una se combina una de esas k tareas con una misma tarea, que actúa
como tarea secundaria. Esta tarea frecuentemente es de tiempo de
reacción simple o de detección. Es importante conseguir que los su-
jetos sigan la consigna de aplicar a la tarea primaria (cada una de
las k tareas que queremos comparar) todos los recursos necesarios
para realizarlas en su asíntota de rendimiento, dedicando los recur-
sos residuales a la tarea secundaria. De esta forma, el rendimiento
en la tarea secundaria permite deducir el consumo de cada tarea pri-
maria. El rendimiento en la tarea secundaria será peor cuanto más
exigente sea la tarea primaria.
La clave de este paradigma reside en que permite la comparación.
Las k tareas pueden ser de naturaleza diferente y puede no tener senti-
do compararlas directamente. Por ejemplo, ¿qué tiempo de reacción
medio reflejaría un rendimiento similar al de una tarea de precisión
en la que se consigue un 80 por ciento de aciertos? Con este paradig-
ma se resuelve este problema, dado que lo que se compara es el ren-
dimiento en la tarea secundaria, que es siempre la misma.
b) Técnica de la prueba del gasto. Una variante de la anterior es la téc-
nica de la prueba del gasto, en la que se intenta sincronizar la presen-
tación del estímulo de la tarea secundaria con procesos específicos
relacionados con la tarea primaria. Uno de los trabajos más conoci-
dos en los que se emplea esta técnica es el de Posner y Boies (1971).
Presentaban primero una cruz, que actuaba como punto de fijación
ocular. Tras 500 milisegundos se presentaba una letra debajo de esta
cruz. Tras otros 1000 milisegundos se presentaba una segunda letra a
la derecha de la primera (véase Figura 2.14).

Figura 2.14 Secuencia de pantallas en la tarea de Posner y Boies (1971).

93
Atención

Los sujetos debían apretar con rapidez una tecla si las letras
eran la misma y otra tecla si eran diferentes (tarea igual/diferente;
véase el apartado 4.1). Las dos teclas de respuesta de esta tarea se
accionaban con la mano derecha. En algunos ensayos aparecía re-
pentinamente un sonido, al que los sujetos debían responder con ra-
pidez apretando una tecla con la mano izquierda (tarea de tiempo de
reacción simple; véase, de nuevo, el apartado 4.1). La clave del ex-
perimento estaba en la manipulación de los momentos en los que
aparecía el sonido. Se eligieron ocho momentos distintos, definidos
por la tarea igual/diferente (véase Figura 2.15).

Figura 2.15 Esquema temporal de la tarea empleada por Posner y Boies (1971). En la parte supe-
rior de la flecha de tiempo se muestran los momentos en los que aparecen los elementos de la tarea
de comparación de letras. En la parte inferior se muestran las ocho posiciones temporales en las
que podía aparecer el estímulo de la tarea secundaria (el sonido), asignando el origen (cero) al mo-
mento de aparición del punto de fijación.

La lógica que subyace se basa en la inferencia de que cuanto


mayores son los tiempos de reacción a los sonidos, menos capaci-
dad de procesamiento hay disponible para ocuparse de esta tarea y,
por tanto, más capacidad se está empleando en la operación especí-
fica que se está realizando en la tarea de comparación de letras.
Manipulando ciertas variables se pueden estudiar los fenómenos
de interferencia debidos a la concurrencia de procesos (véase, por
ejemplo, el trabajo de Botella, 1985).
c) Respuestas rápidas ante estímulos casi simultáneos. Hace mucho
tiempo que los psicólogos experimentales se dieron cuenta de que
cuando el sujeto debe dar respuestas rápidas a dos estímulos presen-
tados en rápida sucesión y el segundo estímulo se presenta antes de
que se haya respondido al primero, entonces se demora la respuesta
al segundo (véase Figura 2.16). Lógicamente, esa demora es mayor
o menor en función del intervalo entre los estímulos (véanse, en la
Figura 2.17, los resultados obtenidos con este paradigma por Bote-
lla, 1985).

Esta demora (el fenómeno empírico) recibió el nombre de período re-


fractario psicológico, un nombre que no es meramente descriptivo, sino

94
2. El estudio experimental de la atención

Figura 2.16 Esquema del procedimiento para observar el período refractario psicológico. En el
panel (A) el Intervalo Entre Estímulos (IEE) es mayor que el tiempo de reacción al primer estímulo
(TR1). En el panel (B) es menor, por lo que el tiempo de reacción al segundo estímulo (TR2) se in-
crementa.

que implica una interpretación del mismo. En concreto, el nombre parece


sugerir que los sistemas implicados en el procesamiento de esos estímulos
tienen la característica de que hay un tiempo mínimo indispensable entre
dos posibles acciones.
Sea cual sea la interpretación que se le dé, lo cierto es que es un fenó-
meno que concitó un enorme interés en los años cincuenta y sesenta, inte-
rés que ha renacido en los últimos diez años. Además de la del intervalo,
las manipulaciones más importantes son la naturaleza de las dos tareas im-
plicadas y los estímulos empleados. Lo que habitualmente se busca con
este paradigma es establecer las condiciones en las que se produce esa de-
mora y aquellas en las que no aparece, así como a qué variables es sensible

Intervalo entre estímulos (IEE) Intervalo entre estímulos (IEE)

Figura 2.17 Resultados de dos sujetos obtenidos por Botella (1985) en un experimento sobre el
período refractario psicológico. El efecto se manifiesta en la reducción en el tiempo de reacción al
segundo estímulo (TR2) a medida que se incrementa el intervalo entre estímulos (IEE).

95
Atención

su tamaño. Con ello se trata de caracterizar los mecanismos psicológicos


responsables de la demora. Por ejemplo, la primera teoría explicativa fue la
del canal único (Welford, 1952). Según ésta, hay un mecanismo que sólo
puede procesar los estímulos en serie. Si cuando llega un estímulo (en este
caso el segundo) el sistema está todavía ocupado con el primero, entonces
deberá esperar para ingresar en él y ser procesado. Esta teoría ha permitido
derivar predicciones relativamente precisas que se han podido contrastar
con manipulaciones experimentales concretas (véase, por ejemplo, el capí-
tulo IX de Kahneman, 1997).

Bibliografía comentada
Botella, J. (1998): Atención, en Monserrat, J. La percepción visual, Madrid, Biblio-
teca Nueva. Una breve introducción a los conceptos más básicos de la atención.
Botella, J. y Ponsoda, V. (1998): La atención: Un enfoque pluridisciplinar, Valen-
cia, Promolibro. Recopilación de trabajos de investigación, mayoritariamente
experimentales, en torno a la atención. En este libro, compuesto por 31 capítu-
los independientes, se pueden encontrar ejemplos del uso de buena parte de los
paradigmas experimentales que hemos presentado en este capítulo.
García-Sevilla, J. (1997): Psicología de la atención, Madrid, Síntesis. Se trata de un
manual básico sobre atención. Tiene un lenguaje sencillo y asequible para cual-
quier estudiante de psicología. Abarca de forma prácticamente completa el cam-
po de la atención.
Kahneman, D. (1997): Atención y Esfuerzo, Madrid, Biblioteca Nueva. Es la tra-
ducción al castellano de una de las obras más influyentes en el campo de la
atención. En este libro expone Kahneman su teoría sobre la atención humana.
Para ello se revisa la evidencia experimental relevante. Algunos capítulos (espe-
cialmente el IX) son muy ilustrativos de cómo se puede sacar todo el partido a
algunos de los paradigmas experimentales descritos en este capítulo.
Rosselló, J. (1997): Psicología de la atención, Madrid, Pirámide. Una introducción
conceptual que culmina en una reflexión sobre el concepto de atención y sus
implicaciones.
Tudela, P. (1992): Atención, en J. L. Fernández Trespalacios, y P. Tudela (eds.):
Atención y Percepción, en J. Mayor y J. L. Pinillos (dirs): Tratado de Psicología
General, vol. 3, Madrid, Alhambra. Pío Tudela, probablemente el autor español
más importante en el campo de la atención, expone su autorizado punto de vis-
ta. Imprescindible para abordar una reflexión en profundidad del concepto de
atención.

96
2. El estudio experimental de la atención

Preguntas de revisión
1. Para estudiar los efectos del ruido sobre el rendimiento en una tarea de
atención selectiva diseñamos un experimento con dos condiciones: una
sin ruido y otra con ruido ambiental. La tarea es de tiempo de reacción
de elección. Encontramos los resultados que se indican más abajo.
Concluimos que, dado que en la condición con ruido ambiental el ren-
dimiento es peor, el ruido consume parte de nuestros recursos atencio-
nales. ¿Se podrían explicar, alternativamente, estos resultados por un
cambio en el balance velocidad/precisión?

Condición TR medio Aciertos

Sin ruido 485 ms 96%


Con ruido 498 ms 88%

2. En un famoso experimento publicado en los años sesenta se presenta-


ban palabras por los auriculares, de forma dicótica, siendo la tarea de
los sujetos repetir las palabras del oído izquierdo a medida que se pre-
sentaban y presionar una tecla siempre que oyeran por el derecho un
click. Diga de qué tipo de paradigma se trata (I), qué técnica se em-
pleaba para asegurarse de una mayor concentración en el mensaje del
oído izquierdo (II) y qué tipo de tarea es la que se realiza sobre el
mensaje del oído derecho (III):

I II III

Escucha selectiva Sombreado Identificación


Doble tarea Identificación Igual/diferente
Stroop auditivo Priming Detección

3. En las tareas de búsqueda visual, un modo serial de procesamiento im-


plica que el sistema procesa todos los elementos presentados, uno a
uno, hasta que encuentra el objetivo y emite la respuesta positiva.
¿Qué predicción cuantitativa podemos hacer desde este modo de pro-
cesamiento para los ensayos negativos (objetivo ausente)?
4. Según lo hemos expuesto, en el paradigma utilizado para estudiar el
Período Refractario Psicológico (PRP) se espera que el TR medio al se-
gundo estímulo se vaya reduciendo a medida que se alarga el Interva-
lo Entre Estímulos (IEE). En caso de ser correcto el modelo de canal
único, descrito al final del apartado (c) de la sección 4.11, ¿cómo de-
bería cambiar el TR medio al primer estímulo al ir alargando el IEE?

97
Atención

5. Siguiendo con el paradigma del PRP y el modelo descrito, ¿cómo se po-


dría expresar matemáticamente el incremento en el TR al segundo es-
tímulo en función del IEE?
6. Supongamos que presentamos a los sujetos dos mensajes por medio de
auriculares, de forma dicótica, diciéndoles que al acabar el ensayo se
les harán preguntas relativas al mensaje del oído derecho. Después de
hacerlo así en varias ocasiones, en un ensayo les preguntamos sin pre-
vio aviso si han oído por el mensaje de la izquierda el nombre de algu-
na capital europea, con objeto de constatar el grado de procesamiento
de este mensaje. ¿A qué paradigma de los descritos se corresponde la
lógica que subyace en este experimento?
7. Queremos diseñar un experimento para estudiar si se puede procesar
selectivamente la posición de un estímulo en el campo visual sin nece-
sidad de identificarlo. Ponga un ejemplo de una tarea que podría utili-
zarse y de los estímulos que se emplearían.
8. En un famoso experimento con el paradigma de Stroop publicado en
los años setenta se observó que, dentro de la condición de incompati-
bilidad entre los colores y las palabras, cuando el nombre del color en
que estaba escrita una palabra era la palabra presentada en el ensayo
anterior, el rendimiento era peor que si eran palabras nuevas. ¿Qué fe-
nómeno básico de la atención selectiva descrito en este capítulo está
estrechamente relacionado con este resultado?

98
3. Selección
para la percepción,
selección para la acción *
Jaume Rosselló Mir

La atención, desde un punto de vista funcional, puede concebirse a partir


del binomio selección para la percepción/selección para la acción. Desde
este punto de partida, en este capítulo se profundiza en las aproximaciones
teóricas más recientes que abordan el estudio del mecanismo atencional,
dando prioridad a una de las dos funciones o procurando adoptar una pos-
tura integradora. Tras ofrecer al lector una introducción que reflexiona so-
bre las principales cuestiones que ocupan a los estudiosos de la psicología
de la atención contemporánea, se exponen las perspectivas más relevantes
que conciernen a la selección para la percepción, partiendo de la polémica
que enfrenta a quienes defienden que nuestro mecanismo atencional selec-
ciona primordialmente localizaciones espaciales (atención espacial) con
los autores que reconocen la posibilidad de una selección basada en los
objetos perceptuales, independientemente de su ubicación en el espacio
(atención al objeto). Existe un tercer sector de la comunidad científica que

* Dado que, de entrada, el lector novel puede no tener el suficiente bagaje para seguir
con facilidad el discurso de lo expuesto en este capítulo, recomendamos encarecidamen-
te una lectura previa del Capítulo 1 de este manual, donde se exponen de forma clara y
sintética las bases histórico-conceptuales que, a buen seguro, harán posible que el estu-
diante siga con mayor facilidad la exposición de este capítulo, en el cual, desde la más
rigurosa actualidad, se pueden encontrar las más apasionantes (y apasionadas) contro-
versias que, hoy por hoy, mantienen en vilo a los investigadores contemporáneos del
mecanismo atencional.

99
Atención

considera que la función de la atención se halla estrechamente vinculada a


la programación de la acción, es decir, que enfatiza el componente de se-
lección para la acción. Aunque, entre los autores que adoptan esta pers-
pectiva, la mayoría arguye que es la selección de los parámetros espacia-
les la que guía nuestra acción, los hay que discrepan, manifestando su
convicción que programamos las acciones en función de la representación
de los objetos. En el tercer apartado, el lector podrá encontrar diversos ar-
gumentos que apoyan una u otra alternativa, y conocerá algunos de los
modelos formulados por autores de reconocido prestigio, pudiendo apre-
ciar los a menudo sutiles matices que distinguen sus aproximaciones teóri-
cas y conceptuales. En el apartado 4 se pretende introducir al lector a las
tendencias conciliadoras que han surgido en este último lustro, que postu-
lan un mecanismo atencional caracterizado por un estrecho ligamen fun-
cional entre la selección para la percepción y la selección para la acción.
La ingente cantidad de datos experimentales generados por la investiga-
ción atencional ha dado paso a un caos conceptual derivado de la extrema
dificultad de su integración teórica. Uno de los debates suscitados por esta
circunstancia concierne a la genuina naturaleza de la atención: ¿poseemos
un solo mecanismo atencional (o unos pocos) que controlan nuestra per-
cepción y nuestra acción desde instancias o sistemas externos a los siste-
mas perceptuales y motrices, o, en cambio, hay tantas atenciones como cir-
cuitos se establecen entre lo perceptual y lo motor? Esta controversia se
aborda a partir de las teorías de la atención que proponemos llamar mo-
nárquicas (un mecanismo atencional común), oligárquicas (diversos meca-
nismos) y (no hay un mecanismo atencional en sentido estricto: la atención
es sólo un fenómeno múltiple y diverso que emerge de la activación de
cada circuito sensorio-motor). Esperamos que la diversidad de controver-
sias expuestas y la falta de consenso entre los expertos que resulta patente
tras la lectura de este capítulo no confunda al lector, sino que le ayude a
formarse una idea aproximada de la realidad en torno a la explicación de
la atención, algo que todos creemos saber qué es pero que, ciertamente, re-
sulta aún una auténtica desconocida.

1. Introducción

Una vez iniciados en los aspectos históricos y conceptuales, y vistos tam-


bién los principales paradigmas experimentales que utilizan los investiga-
dores que trabajan en el ámbito atencional, ha llegado el momento de inten-
tar ofrecer al lector un panorama de los numerosos enfoques que pretenden
explicar esa profusa variedad de fenómenos que hemos convenido en lla-
mar atención. Hemos procurado organizar el capítulo de forma estructura-
da y sistemática, aún a sabiendas de que, dada la extrema heterogeneidad y
el elevado índice de controversia que determinan, hoy por hoy, la investiga-

100
3. Selección para la percepción, selección para la acción

ción en este campo, la aparente claridad de ideas que se deriva de esa siste-
matización es tan sólo quimérica, y, en consecuencia, su valor y legitimidad
didácticas pasan siempre por asumir cierta laxitud en los criterios de celo y
rigor conceptual o, en todo caso, por abogar por un posicionamiento no
exento de arbitrariedad.
Así pues, la aproximación que aquí se ofrece no es imparcial, implica to-
mar partido, a veces discrepando en cierta medida de las opciones defendi-
das en los capítulos que, en este mismo manual, abordan el tema de la aten-
ción. No creemos que esto resulte contraproducente. Más bien al contrario:
pensamos que puede ofrecer al lector una visión más complementaria que
estrictamente antagónica, que puede derivar en una valiosa fuente de refle-
xión y de debate. En definitiva, esta hetereogeneidad no constituye sino un
reflejo más o menos fidedigno de la diversidad de modelos y perspectivas
que conviven, aún sin concierto, en el estudio contemporáneo de la feno-
menología atencional.

1.1 Algunas cuestiones fundamentales

La atención no es ni una ni simple. De hecho, los numerosos avances


metodológicos aplicados a la investigación de sus mecanismos (véase capí-
tulo 2), han revelado una naturaleza altamente compleja —y diversa— que
aún estamos lejos de comprender. La multiplicidad de lo que a la atención
se refiere ha culminado en una confusión conceptual, abonada a menudo
por las aproximaciones que parten de diferentes niveles explicativos (neu-
robiológico, cognitivo, formal, etc.) y por la eclosión de un sinnúmero de
micromodelos surgidos a partir de evidencias altamente específicas —lo
cual no supondría ningún inconveniente si esas teorías parciales fuesen to-
madas como lo que son y no pretendieran, como sucede a menudo, trascen-
der su ámbito explicativo. En efecto, gran parte de esa confusión se debe a
que todavía demasiados autores pretenden que sus modelos sean extrapola-
bles a la totalidad de las variedades atencionales, aspirando a ofrecer una
fundamentación teórica global, que pueda dar cuenta de todos los datos ex-
perimentales generados, y convertirse así en una Teoría de la Atención inte-
gral y holista. ¿Cómo puede ser posible una teoría de esas características si
decimos que la naturaleza atencional es múltiple y compleja, si cada vez
parece más probable que la atención no sea más que un término útil —un
constructo— para referirnos a una serie de mecanismos esencial y funcio-
nalmente distintos?
En todo caso, esas pretensiones convergentes e integradoras son del todo
prematuras. Hoy en día, nadie sabe todavía lo que es la atención (o al me-
nos no hay consenso respecto a ello). Cabe que, antes de nada, tengamos
respuesta firme para una serie de cuestiones fundamentales que son objeto
de profundas controversias. Por lo que se refiere a la atención visual, en la

101
Atención

que nos basaremos en este capítulo, algunas de esas preguntas todavía sin
respuesta giran en torno a los siguientes puntos:

1. El momento en el que se da la selección atencional en la secuencia


de procesamiento. ¿Seleccionamos los estímulos antes de procesarlos com-
pletamente (p.e. simplemente a partir de su posición espacial o de su color)
o, por el contrario, lo hacemos sólo después analizar su significado? ¿Pue-
de ser que el lugar de la selección no sea fijo y dependa de la situación, es
decir, que unas veces seleccionemos los estímulos antes de categorizarlos,
pero en otras seamos capaces de extraer toda su información antes de se-
leccionarlos? Tradicionalmente se han llamado modelos de selección tem-
prana los que postulan que seleccionamos antes de procesar semánticamen-
te los estímulos. En el otro extremo, se hallan los llamados modelos de
selección tardía. Naturalmente, han surgido modelos intermedios o sintéti-
cos (véase el apartado 2.2.1 del Capítulo 1). Los hallazgos de estos últimos
años en diversas disciplinas científicas que incluyen la psicología experi-
mental, la neuropsicología y la neurofisiología, apoyan la formulación pro-
puesta en estos modelos, según la cual la selección atencional puede tener
lugar en diferentes etapas del procesamiento. Los datos procedentes de es-
tudios con potenciales evocados apuntan a que se puede dar selección en
prácticamente cada estadio, desde la misma retina a las áreas más especiali-
zadas. Al parecer, la intensidad de la selección aumenta a medida que se
avanza en el procesamiento, de modo que es relativamente débil a nivel re-
tiniano pero incrementa su potencia progresivamente, concentrándose en
las representaciones relevantes. Estos resultados tienden a dejar de lado el
viejo debate selección temprana/selección tardía, asumiendo que la aten-
ción puede actuar en diferentes momentos y que, incluso, los mecanismos
atencionales pueden variar en cada caso. De esta forma, la selección aten-
cional puede operar a través de una modulación de la actividad de las neu-
ronas sensoriales, puede implicar la facilitación y/o inhibición selectiva de
las respuestas neurales a nivel de corteza parietal y temporal, puede actuar
sobre la entrada de información en un sistema de memoria a corto plazo de
capacidad limitada y, como sugiere Allport (1993), puede controlar la in-
formación necesaria para el sistema ejecutivo que dirige la acción.
2. La forma en la que se produce la selección. ¿Cómo se lleva a cabo
la selección? ¿Se trata de una activación de ciertas representaciones, de una
inhibición de otras o de una combinación de mecanismos activadores e in-
hibitorios? Aunque la mayoría de los modelos atencionales presuponen que
el mecanismo atencional actúa poniendo de relieve la información seleccio-
nada —lo que implica, a nivel neurofisiológico, una sobreexcitación de las
neuronas que codifican esa información—, cada vez hay más datos experi-
mentales que concuerdan con la hipótesis de que también hay ciertos meca-
nismos de inhibición de la información no seleccionada —la tasa de des-
carga de las neuronas que codifican la información ignorada disminuye.

102
3. Selección para la percepción, selección para la acción

Entre las evidencias que provienen de la psicología experimental destacan


tal vez los obtenidos a partir del paradigma experimental de priming negati-
vo (Tipper, 1985; Tipper et al., 1988; Tipper, Howard y Meegan, en pren-
sa), paradigma descrito exhaustivamente por Juan Botella y María Isabel
Barriopedro en el Capítulo 2 de este manual (véase apartado 4.10 de dicho
capítulo). De forma harto sumaria, los resultados obtenidos podrían resu-
mirse diciendo que, si en un ensayo determinado de un experimento de la-
boratorio, la información a seleccionar es precisamente la que se debía ig-
norar en un ensayo inmediatamente anterior, esa selección se ve afectada de
forma que parece como si la información sufriera los efectos de una inhibi-
ción recibida en el ensayo previo.
3. El ámbito representacional —el llamado medio— en el que se basa
la selección. ¿Seleccionamos los estímulos en base a su localización espa-
cial o en base a su percepción como un único objeto? ¿Es adecuado el símil
de que la atención es como un foco que ilumina (selecciona) una región
discreta de nuestro espacio visual? La cuestión de si la atención se basa en
el espacio o se basa en el objeto es una importante fuente de polémica y ha
dado lugar a modelos explicativos que parten de alternativas diversas. Hay
evidencias suficientes para pensar que, en ciertas circunstancias, el meca-
nismo atencional puede actuar sobre las representaciones de objetos, aun-
que, en otros casos, parece que tiene prioridad la selección en base a la ubi-
cación espacial. Trataremos ampliamente este tema a lo largo de todo el
capítulo (véase, p.e., el apartado 2.1.).
4. La multiplicidad de mecanismos de selección. ¿Existen uno, dos o
varios mecanismos de selección responsables de los llamados fenómenos
atencionales? Cada vez son más las evidencias que rompen con la visión
tradicional de un único mecanismo atencional. Algunos modelos, que aquí
llamaremos anárquicos, postulan que no existe ningún genuino sistema
atencional: la atención sería entonces sólo un fenómeno inherente a (o
emergente de) la activación de los circuitos cerebrales responsables de la
programación de la acción. Para una exposición más detallada véanse los
apartados 2.2.2 y 5.
5. La función primordial de la atención. ¿Cuál es la razón fundamental
de que estemos dotados de lo que podemos llamar aptitudes o habilidades
atencionales? ¿Sirve la atención para percibir adecuadamente el mundo,
para proteger de una posible sobresaturación a un sistema de procesamiento
de capacidad limitada o para seleccionar la información que debe guiar
nuestra acción? La respuesta a esta pregunta es crucial y determina en gran
parte nuestro posicionamiento en el dilema selección para la percepción-
selección para la acción, binomio en el que se basa precisamente la estruc-
turación de este capítulo. De todos modos, veremos que existen modelos
comprensivos, que parten de la asunción de que las funciones de la aten-
ción son múltiples y abarcan los dos términos de la presunta dicotomía.
Como suele ocurrir, de las posturas antitéticas acaba surgiendo la síntesis

103
Atención

conciliadora: la mayoría de los dilemas acaban siendo trilemas (véanse


apartados 4, 5 y 6).

En los últimos veinte años, han surgido numerosos modelos atencionales


que ofrecen distintas respuestas a las cuestiones anteriores, algunos de los
cuales pueden considerarse complementarios, mientras otros resultan clara-
mente irreconciliables. Afortunadamente, la neurociencia cognitiva ha con-
tribuido a descartar algunas de esas alternativas y a ofrecer respuestas de
cierta solidez (p.e., la naturaleza modular de nuestro sistema atencional).
Según Schneider (1998), además de los avances en dicha disciplina, han re-
sultado cruciales el enfoque funcionalista —en el cual se origina la quinta
de las cuestiones planteadas— y los estudios neoconexionistas que diseñan
modelos de redes atencionales artificiales como el SAIM (Selective Atten-
tion for Identification Model) (Humphreys y Heinke, 1998) (véase el apar-
tado 2.2.4. del Capítulo 1).

1.2 Selección para la percepción versus selección para la acción

A pesar de que no tienen por qué ser mutuamente excluyentes, y a que, de


hecho, existen posturas comprensivas, la mayor parte de los modelos aten-
cionales contemporáneos consideran bien la selección para la percepción,
bien la selección para la acción, como la función primordial del mecanis-
mo atencional. Normalmente, la concepción de que atendemos para perci-
bir de forma adecuada el mundo que nos rodea va ligada a la presunción de
que nuestro sistema de procesamiento tiene una capacidad limitada, por lo
que es necesario seleccionar la información para evitar un colapso central.
En esta línea podemos situar las formulaciones de Posner (1980), Treisman
y Gelade (1980), Treisman (1988), LaBerge y Brown (1989), etc. En el otro
polo, nos encontramos con los que piensan que atendemos para optimizar
nuestra acción. Defendiendo esta opción, que se remonta a la poco conoci-
da formulación de Ribot (1906; véase Rosselló et al., 1998), nos encontra-
mos con los modelos de Allport (1987, 1989), Neumann (1987, 1990), van
der Heijden (1992), etc. En la posición sintética, según la cual ambas son
funciones fundamentales del mecanismo atencional, podemos ubicar algu-
nos modelos recientes (Schneider, 1995; Duncan, 1996; Logan, 1996; Deu-
bel, Schneider y Paprotta, 1998; etc.). De todos modos, pretendan o no una
visión comprensiva, la mayoría de los modelos oscilan entre los extremos
referidos a la hora de postular cuál es la función principal (primordial) de
nuestro mecanismo atencional. Esta es la razón fundamental de que haya-
mos optado por estructurar el núcleo de este capítulo según el criterio fun-
cional en el que se basa dicha dicotomía.

104
3. Selección para la percepción, selección para la acción

2. Selección para la percepción


Como norma, los modelos atencionales se han interesado en el análisis de
la selección para la percepción, aunque la mayoría explicite en otros térmi-
nos la que consideran la función primordial de la atención. De este modo,
afirman que la atención facilita la detección (Posner, 1980), que optimiza el
procesamiento de los estímulos situados en una localización espacial deter-
minada (Eriksen y Yeh, 1985; LaBerge y Brown, 1989), que permite la in-
tegración de las características de los estímulos (Treisman y Gelade, 1980;
Treisman, 1988), que es básica para el reconocimiento de objetos (Duncan
y Humphreys, 1989; Baylis y Driver, 1993; Schneider, 1995), que procura
una actualización de nuestra representación interna del mundo (Neumann,
1996), etc. De todos modos, esta pléyade de perspectivas puede segregarse
en dos grandes grupos que pueden diferenciarse por un matiz importante, a
saber: el status que otorgan a la selección espacial. Por un lado, tenemos a
quien piensa que la atención actúa primordialmente a partir de la informa-
ción espacial (Johnston y Dark, 1986; Treisman, 1988; Tsal y Lavie, 1993;
van der Heijden, 1993; LaBerge, 1995; Logan 1996, Bundesen, 1998, etc.).
La postura opuesta se basa en la consideración de la información espacial
simplemente como una clave informativa más al servicio de la selección de
estímulos percibidos como un todo (Duncan y Humphreys, 1989; Desimo-
ne y Duncan, 1995; Duncan, 1996; Fox, 1998; etc.). Entre ambos extremos
hay una multitud de teorías a menudo difíciles de ubicar que, aunque reco-
nozcan que la información espacial constituye una información subordina-
da a la selección de objetos definidos de forma preatencional, parecen se-
guir concediendo un papel especial a dicha información (p.e. Posner y
Petersen, 1990; Schneider, 1995; Lavie y Driver, 1996; Deubel, Schneider y
Paprotta, 1998; etc.). Esta controversia ha dado lugar a uno de los debates
más notorios de los últimos años: se trata del dilema, que comentábamos en
el punto 3 del apartado 1.1, entre la atención basada en el espacio y la basa-
da en el objeto.

2.1 El medio de la atención: ¿mapas espaciales o representaciones


de objetos?

¿Sobre qué tipo de representación interna —sobre qué medio, dirían Tipper
y Weaver (en prensa)— actúa el mecanismo de selección atencional? Según
una de las opciones más extendidas, el mecanismo atencional selecciona
ubicaciones espaciales. Desde este punto de vista, a menudo se ha concebi-
do la atención como una especie de foco que se desplaza por una mapa es-
pacial interno, favoreciendo el procesamiento de los estímulos contenidos
en dicho foco. Sin embargo, pronto hubo quien empezó a cuestionar este
supuesto y a sugerir la posibilidad de que la atención pudiera dirigirse tam-

105
Atención

bién a objetos perceptuales. Según esta postura alternativa, la selección


atencional podría actuar sobre la representación del objeto resultante de la
organización perceptual. Fue Duncan (1984) quien planteó explícitamente
la distinción entre teorías basadas en el espacio y basadas en el objeto, ofre-
ciendo algunas de las primeras evidencias experimentales en favor de estas
últimas. Desde el punto de vista funcionalista, la atención al objeto está do-
tada de coherencia evolutiva: dado que parece lógico pensar que los siste-
mas de percepción y acción hayan evolucionado juntos, y que el papel cru-
cial del mecanismo atencional no puede ser sino el de que la acción se
dirija sobre el objeto apropiado en el momento adecuado —y no simplemen-
te a determinadas ubicaciones espaciales—, resulta verosímil pensar que, al
menos en ciertas circunstancias, los mecanismos selectivos actuen sobre la
representación interna de los objetos. Además, esta hipótesis resulta compa-
tible con la influyente teoría de la visión de Marr (1982), según la cual el
procesamiento visual temprano divide la escena en objetos separados y/o
grupos perceptuales —es decir, la organización perceptual es preatencional.
Los resultados de numerosas investigaciones apuntan a que, dependien-
do de las circunstancias, el mecanismo atencional puede actuar sobre el
mapa espacial o sobre la representación del objeto (véase apartado 2.3.2.).
Esta afirmación concuerda con la evidencia de una codificación por separa-
do —en paralelo— de la identidad de un estímulo (el qué) y de su ubica-
ción (el dónde). Los estudios neurofisiológicos (Ungerleider y Mishkin,
1982; Posner y Raichle, 1994; Ungerleider y Haxby, 1994) confirman que
en la corteza de asociación existen dos vías paralelas de análisis de la infor-
mación visual: una vía ventral que se proyecta desde las áreas visuales pri-
marias hacia el lóbulo temporal inferior y es responsable del análisis del
qué —en esta vía parecen existir además áreas especializadas en el proce-
samiento de los distintos atributos: forma, color, textura, orientación, etc.—,
y una vía dorsal que llega hasta el lobulo parietal posterior y analiza el
dónde, la ubicación espacial del estímulo (véase Figura 3.1).
Según Styles y Allport (1986), cuando la ejecución de una tarea implica
el procesamiento de ambas características (el qué y el dónde) —como es el
caso de las tareas de discriminación—, se da en primer lugar la codifica-
ción de la identidad del estímulo objetivo (target) y sólo posteriormente se
codifica su localización espacial. Si este hecho significara que, en este tipo
de tareas, se utiliza la información de identidad para llevar a cabo la selec-
ción atencional, las implicaciones para el clásico debate selección tempra-
na–selección tardía (visto en el punto 1 del apartado 1.1) serían verdadera-
mente importantes, dado que la selección de la identidad de un objeto
implicaría que —al menos en las tareas de discriminación— el mecanismo
atencional actúa una vez concluido el procesamiento semántico del estímu-
lo (lo cual encaja claramente con un modelo de selección tardía). Sin em-
bargo, algunos autores piensan que el simple hecho de que se dé previa-
mente un procesamento categorial (o semántico) no implica que la

106
3. Selección para la percepción, selección para la acción

Figura 3.1 La vía ventral (del qué) y la dorsal (del dónde). La vía ventral forma parte del lla-
mado sistema parvocelular y la dorsal del magnocelular. Como puede observarse, ambas se ori-
ginan en V1 para dirigirse, la ventral, a la corteza temporal inferior, y la dorsal, al lóbulo parietal
posterior.

selección atencional se realice en base a claves semánticas. Según van der


Heijden (1981, 1992, 1993, 1995, 1996), pese al procesamiento preliminar
del significado de un estímulo, la selección se realiza en base a característi-
cas físicas tales como la localización espacial. El modelo de van der Heij-
den, llamado del filtraje postcategorial, ofrece una explicación de por qué,
pese a la disponibilidad de la información de identidad, las características
físicas suelen ser más eficaces como claves de selección. En definitiva,
para van der Heijden, aunque la atención basada en el objeto es posible, no
se da a partir de la selección de las propiedades categoriales del estímulo,
sino, fundamentalmente, en base a la selección de su ubicación espacial.
Sea como fuere, existe actualmente la creencia generalizada de que la
selección atencional no es de ninguna manera una operación unitaria (p.e.,
Allport, 1989, 1993; Humphreys y Riddoch, 1994) y que, en ciertas cir-
cunstancias, es posible una atención dirigida esencialmente a los objetos
perceptuales, independientemente de que las claves espaciales de la ubica-
ción de dichos objetos puedan jugar o no un papel especial en esa selección
(Umiltà et al., 1995; LaBerge, 1995; Egeth y Yantis, 1997; Styles, 1997;
Deubel et al., 1998; Driver y Baylis, 1998; Fox, 1998; etc.). Así pues, pare-
ce haber un relativo consenso respecto a que la selección atencional puede
actuar tanto sobre nuestro mapa espacial interno como sobre la representa-
ción de objetos o de grupos perceptuales, y que éstos son generados prea-
tencionalmente, en una etapa relativamente temprana del procesamiento vi-
sual (Kanwisher y Driver, 1992). Recientemente, han aparecido diversos
modelos atencionales que, desde un enfoque comprensivo, pretenden inte-

107
Atención

grar la atención basada en el espacio y la basada en el objeto. Cabe desta-


car, por su grado de elaboración formal, la propuesta de Logan (1996).
En honor a la verdad, cabe decir que no participan de ese relativo con-
senso los autores que, en la línea del modelo de la Teoría de la Integración
de las Características propuesta por Treisman (Treisman y Gelade, 1980;
Treisman, 1988; 1990), piensan que los diferentes atributos de los objetos
(forma, color, textura, etc.) requieren de la información espacial para con-
juntarse en un todo: dicho de otra forma, la conjunción de los distintos atri-
butos necesaria para percibir un objeto de forma integrada se da, normal-
mente, gracias a la acción del mecanismo atencional sobre un mapa
maestro de localizaciones —la atención pegaría, sobre ese mapa espacial,
los distintos atributos, dando lugar al percepto. Según estos modelos, el me-
dio de la atención lo constituye, normalmente, una representación espacial
de alto nivel, y, dado que la atención es necesaria para pegar los distintos
atributos, la representación del objeto debe ser postatencional —dándose,
por tanto, en un estadio relativamente tardío del procesamiento visual. Para
Robertson (1998), ese mapa espacial de alto nivel sobre el que actúa la
atención se situa en la vía dorsal —del dónde—, y se conecta con la vía
ventral —del qué, que codifica los distintos atributos— para dar lugar a la
integración de características necesaria para la percepción consciente de un
objeto.
Aunque resulta obvio que existe aún cierta controversia, en virtud de los
datos experimentales obtenidos en investigaciones recientes parece más so-
lida la postura según la cual el mecanismo atencional que actúa, en ciertas
circunstancias, sobre un medio espacial, también puede, en otras condicio-
nes, actuar sobre una representación del objeto que se da en una etapa tem-
prana del procesamiento. En torno a este hecho, que ha supuesto un nota-
ble descrédito para el modelo del foco atencional y los que de él se han
derivado (Driver y Baylis, 1998) (véase apartado 2.2.3.3.), queda todavía
una importante cuestión a resolver: cuáles son los factores que hacen que
nuestro mecanismo atencional actúe de una forma en unos casos, y de otra,
en otros.

2.2 La atención espacial

2.2.1 La representación del espacio

Introspectivamente, el espacio —como la atención— es unitario. Es una es-


pecie de escenario interno tridimensional donde ubicamos los objetos per-
cibidos. Desde este punto de vista fenoménico, podría parecer que, en nues-
tro cerebro, el espacio se codifica en una región específica, probablemente
supramodal —en la cual debería converger la información espacial propor-
cionada por todas las modalidades sensoriales—, a partir de la cual tendría-

108
3. Selección para la percepción, selección para la acción

mos información suficiente para realizar óptimamente cualquier actividad


espacial (caminar, resolver un puzzle, coger un objeto, mover los ojos hacia
un estímulo, etc.). De hecho, algunos autores han obtenido resultados que,
en mayor o menor medida, apoyan la hipótesis de la existencia de un área
plurifuncional de codificación espacial sobre la que actuaría la atención
(Bisiach y Vallar, 1988; Farah et al., 1989; Ward, 1994; Spence y Driver,
1996), a menudo ubicándola a nivel del lóbulo parietal. Sin embargo, diver-
sos trabajos recientes apuntan a que la base neural de dicho Espacio Común
podría ser mucho más compleja, formando una red más bien difusa que in-
cluiría zonas corticales más primitivas (p.e., el hipocampo) e incluso es-
tructuras subcorticales como los ganglios basales y el colículo superior
(Driver y Spence, 1998). Estos autores reconocen las grandes diferencias
intersensoriales en la codificación del espacio, aunque postulan la existen-
cia de vínculos entre la representación del espacio visual, auditivo, háptico
y propioceptivo. Dichos vínculos o conexiones intermodales darían lugar a
una sinergia espacial preatencional. La atención actuaría sobre ese espacio
sinérgico. Para Robertson (1998), aunque es cierto que parece haber múlti-
ples representaciones del espacio en el cerebro humano cada una de las
cuales parece asociada a distintos propósitos, es el mapa que se da a nivel
del lóbulo parietal el que se corresponde con el espacio que vemos, al cual
atendemos y a partir del cual actuamos. Según este autor, esa representa-
ción del espacio a nivel del lóbulo parietal es fruto de una complejidad
computacional que requiere de las funciones espaciales de la vía dorsal y
da lugar, en un estadio del procesamiento visual relativamente tardío, a un
mapa espacial razonablemente isomórfico respecto al espacio tridimensio-
nal del mundo real.
Desde una óptica alternativa, numerosos autores piensan que hay dema-
siados argumentos que contradicen la existencia de una representación es-
pacial de las características descritas (Rizzolatti, Riggio y Sheliga, 1994;
Rizzolatti y Craighero, 1998; Humphreys y Heinke, 1998). El primer argu-
mento es anatómico. Una representación así debería basarse en un sistema
neural que fuera centro de convergencia de numerosos inputs provenientes
principalmente de la corteza occipital —y de muchas otras zonas, si dicha
área fuera, además, supramodal— y que, a la vez, proyectara toda una serie
de vías a los centros que controlan las múltiples acciones que requieren de
un conocimiento espacial. Sin embargo, el lóbulo parietal —que, como he-
mos visto, es uno de los principales candidatos a ser parte importante de la
sede de dicho sistema— es funcionalmente heterogéneo: se halla formado
por un elevado número de áreas independientes, ninguna de las cuales pare-
ce cumplir con esos requisitos de interconexión. Por poner un ejemplo, el
área parietal que conecta con los centros responsables de los movimientos
oculares no es la misma que conecta con el área que controla el movimien-
to de los brazos a la hora de coger un objeto. Una segunda razón se basa en
la evidencia de que las diferentes acciones necesitan de formas distintas de

109
Atención

codificar el espacio. En el caso del ejemplo anterior, la información espa-


cial necesaria para realizar un movimiento ocular se codifica a través de la
tasa de descarga neuronal, mientras que, en el caso del movimiento de los
brazos, la codificación espacial se basa en cuáles son las neuronas que es-
tán activas, reservándose la tasa específica de descarga de dichas neuronas
como una forma de codificar información adicional (p.e. las propiedades
del objeto que vamos a coger). Trabajos recientes (Humphreys y Heinke,
1998) sugieren que, incluso para una tarea dada de atención visual, la codi-
ficación del espacio intraobjeto (es decir, de las relaciones espaciales entre
diferentes partes que se consideran como pertenecientes a un mismo obje-
to) es distinta de la del espacio interobjeto (de las relaciones espaciales de
esas mismas partes cuando son consideradas como pertenecientes a objetos
distintos). En conclusión, parece que hay múltiples formas de codificar el
espacio, lo que claramente contradice la existencia de un sistema espacial
común, supramodal o plurifuncional.

2.2.2 De los modelos monárquicos a la teoría de la atención modular


sensoriomotora

La evolución de los conocimientos sobre la representación del espacio des-


crita en el apartado anterior ha dado lugar a un proceso similar en los mo-
delos teóricos de la atención espacial. De este modo, las teorías clásicas
—según las cuales, la representación mental del espacio se daba en una es-
pecie de mapa cartesiano localizado en una zona específica de nuestra cor-
teza cerebral— concebían también la atención como un mecanismo unita-
rio, ubicado en una zona cortical bien delimitada e independiente del
sistema sensoriomotor —aquí, llamaremos a estos modelos teorías monár-
quicas de la atención. El mecanismo atencional actuaba de alguna forma
sobre los circuitos sensoriomotores, aumentando su eficiencia. La mayoría
de estos modelos monárquicos aludían a la metáfora del foco atencional,
que se dirigía a una parte de ese mapa espacial cartesiano, facilitando el
procesamiento de los estímulos procesados en las áreas iluminadas. Otras
formulaciones, en lugar de hablar de un foco atencional, hablaban del ojo
de la mente (Jonides, 1980) —término introducido por von Helmholtz—,
una figura retórica sin duda menos prosaica, pero igualmente insostenible.
Años más tarde, con el auge de las técnicas de neuroimagen (SPECT, TEP,
IRMf, etc.), se han podido visualizar las áreas del cerebro que se hallan ac-
tivas al llevar a cabo diversas tareas. De esta forma, se ha podido constatar
que dichas áreas cambian según la tarea atencional que se lleva a cabo. Es-
tos resultados han supuesto, irremisiblemente, una reformulación de las
teorías clásicas, impulsando la aparición de modelos que postulan varios
sistemas de control atencional, teorías que, siguiendo con el símil propues-
to, podríamos llamar oligárquicas. Tanto los modelos monárquicos como

110
3. Selección para la percepción, selección para la acción

los oligárquicos topan a menudo con el llamado problema del homúnculo,


es decir, explican el control atencional a partir de la existencia de uno o di-
versos sistemas atencionales que, como si se tratara de pequeños entes ins-
talados en nuestro cerebro, controlan la información sensoriomotora. Si re-
currimos a este tipo de explicación, la cuestión de cómo seleccionamos la
información no se resuelve, sino que simplemente se transforma en la de
cómo selecciona la información nuestro sistema atencional (nuestro ho-
múnculo). Así pues, el valor explicativo, tanto de las teorías monárquicas
como de las oligárquicas, es más bien precario. Existe una postura alterna-
tiva que pretende ofrecer una solución a este problema. Podríamos llamarla
teoría anárquica. Según este modelo, la atención espacial no depende de
uno o varios sistemas de control independientes de los circuitos sensorio-
motores, sino que es el resultado de la activación diferencial de dichos cir-
cuitos. De este modo, la atención sería sólo el correlato subjetivo emergen-
te del cambio en la activación de los sistemas responsables de la percepción
y de la acción. Entre estos modelos anárquicos, que postulan una atención
espacial modular sensoriomotora, destaca la llamada Teoría Premotora for-
mulada por Rizzolatti y Camarda (1987), en función de una serie de datos
neurofisiológicos, y por Rizzolatti et al. (1987), en base a determinados ha-
llazgos provenientes de la psicología experimental. Esta teoría establece un
estrecho vínculo entre atención espacial y selección para la acción. En pri-
mer lugar, postula que la activación de las neuronas que codifican una de-
terminada ubicación espacial va ligada a la activación de las que programan
una acción determinada. Ambos tipos de neuronas formarían los circuitos
frontoparietales que hemos dicho que Rizzolatti llama mapas pragmáticos.
De la activación de cualquiera de estos circuitos emergería el fenómeno
que vivimos subjetivamente como la atención espacial (Rizzolatti y Craig-
hero, 1998). Dado que esta teoría concibe la atención espacial como el re-
sultado de la programación de un movimiento en el espacio, la expondre-
mos con mayor detalle en el apartado 3.5, donde trataremos la selección
para la acción.

2.2.3 El desplazamiento de la atención visual en el espacio

Como apunta Tejero en el apartado 1.3. del Capítulo 1, hace tiempo que se
sabe que el desplazamiento de la atención puede disociarse de los movi-
mientos oculares. Uno de los paradigmas experimentales más elegantes
para el estudio del movimiento atencional en el espacio es el paradigma de
costes y beneficios, descrito en el Capítulo 2 bajo el nombre de tarea de
Posner (véase apartado 4.3. de dicho capítulo). Efectivamente, Posner
(1978, 1980) utilizando esta estrategia, demostró que la atención visual era
independiente de la mirada, dado que el intervalo temporal entre la apari-
ción de la pista y la aparición del estímulo (señal) que el sujeto debía detec-

111
Atención

tar era tan breve que no daba tiempo a realizar ningún tipo de movimiento
ocular —pese a lo cual el sujeto lo detectaba, lo que demostraba que la
atención se había desplazado hasta el lugar de aparición del estímulo.

2.2.3.1 Orientación refleja y voluntaria de la atención espacial

La tarea descrita en el apartado anterior tiene dos variantes. En ciertos ca-


sos —como en el descrito por Botella en el Capítulo 2— la pista es un in-
dicio que aparece en el punto de fijación de la mirada (normalmente, el
centro de la pantalla) y que, excepto cuando es neutral, indica la dirección
en la que, supuestamente, va a aparecer el estímulo a detectar. En estas
circunstancias, al aparecer la pista, el sujeto dirige voluntariamente su aten-
ción hacia el lugar que indica (derecha o izquierda), lo que implica que,
previamente, ha debido procesar centralmente el significado de esa pista.
Sin embargo, en otros casos se han utilizado lo que se llaman pistas perifé-
ricas, que suelen ser señales visuales que aparecen repentina y brevemente
a la derecha o a la izquierda del punto de fijación —que sigue siendo el
centro de la pantalla—, cerca del lugar donde, presumiblemente, aparecerá
el estímulo. Cuando se utilizan pistas periféricas, la información sobre la
dirección la obtenemos sencillamente a partir del lugar de la pantalla en
que aparecen dichas pistas. De esta forma, no es necesario procesar central-
mente el significado de la pista, sino que la atención se ve automáticamente
atraída por su abrupta aparición a la derecha o a la izquierda del punto de
fijación. Se trata de un desplazamiento reflejo de la atención espacial: se
da sin intención previa y no puede evitarse. Así pues, la orientación de la
atención espacial puede responder a nuestras intenciones o puede venir
simplemente controlada por los estímulos. Cuando contemplamos un paisa-
je, podemos dirigir voluntariamente nuestra atención a los árboles, las mon-
tañas, las nubes, un rebaño de ovejas que pasta en un prado lejano, etc. Sin
embargo, si cruza la escena un pájaro en pleno vuelo, nuestra atención se
verá capturada automáticamente, y se dirigirá, aunque sea durante un breve
instante, hacia él. Normalmente, nuestro mecanismo atencional se dirige de
forma automática a los estímulos novedosos que, como el pájaro del ejem-
plo, aparecen súbitamente en nuestro campo visual (véase apartado 1.2.1.
del Capítulo 1).
Una cuestión crucial y, a la vez, harto polémica, la constituye el hecho
de si el control voluntario o reflejo del desplazamiento de nuestra atención
espacial depende o no de mecanismos esencialmente distintos. Según Pos-
ner y Petersen (1990), en ambos casos el responsable último es la llamada
red posterior, aunque, en el caso del desplazamiento intencional, dicha red
se encuentra sometida al control de la red anterior. Esto implica la existen-
cia, entre ambas redes, de estrechas conexiones neurales. En cambio, Mü-
ller y Rabbit (1989) piensan que existen dos mecanismos distintos e inde-

112
3. Selección para la percepción, selección para la acción

pendientes, uno para el desplazamiento reflejo y otro para el voluntario.


Para la teoría premotora (Rizzolatti et al., 1987) no habría diferencia cuali-
tativa en el mecanismo subyacente a los dos tipos de desplazamiento: am-
bos corresponderían a una activación de los circuitos frontoparietales res-
ponsables de la preparación de un movimiento ocular hacia el estímulo (la
señal). Dicha preparación no tiene que culminar necesariamente en un mo-
vimiento: el movimiento ocular puede no darse, pero la atención espacial se
habrá desplazado al lugar donde aquel se había programado, bien en virtud
de una intención generada, por ejemplo, a partir del procesamiento de la in-
formación que nos da una pista central, bien gracias a la captura automáti-
ca inducida por una pista periférica (Rizzollatti y Craighero, 1998).

2.2.3.2 El fenómeno de la Inhibición de Retorno (IR)

El estudio de la atención espacial utilizando pistas periféricas puso pronto


de manifiesto que se daba una facilitación atencional cuando, previamente
a la aparición de un estímulo en un lugar determinado, se ofrecía una pista
periférica válida —es decir, un indicio que aparecía en el lugar donde luego
se presentaría efectivamente el estímulo (la señal). Se demostró que dicha
facilitación era especialmente relevante cuando la pista se presentaba entre
100 y 300 ms antes que el estímulo en cuestión. Sin embargo, cuando el in-
tervalo entre la aparición de la pista periférica y la del estímulo (el llamado
SOA, del inglés Stimulus Onset Asynchrony) era superior a 300 ms, se ob-
servó un fenómeno sorprendente: los sujetos tardaban más en detectar los
estímulos que cuando no se ofrecía pista alguna. A raíz de esta evidencia,
se empezó a sospechar que, cuando el SOA alcanzaba valores de ese orden,
el efecto de facilitación atencional se invertía, dándose un efecto inhibito-
rio. A este fenómeno se le llamó Inhibición de Retorno (IR) y su existencia
ha sido confirmada por múltiples trabajos desde que Posner y Cohen
(1984) lo describieran. La IR dificulta la selección atencional de una locali-
zación espacial que acaba de ser atendida, es decir, evita que la atención se
fije en un lugar del cual acaba de desengancharse. Este fenómeno responde
al principio funcional según el cual, normalmente, no resultará demasiado
adaptativo que nuestro mecanismo atencional explore una ubicación recién
examinada, evitando, de este modo, la inspección reiterada de una misma
localización espacial. Efectivamente, en circunstancias naturales, es poco
probable que en un lugar donde acabamos de centrar nuestra atención apa-
rezca, en un plazo tan breve, nueva información que merezca ser atendida.
Según Posner y Cohen (1984), este fenómeno se debe a un mecanismo que
inhibe temporalmente las localizaciones recién seleccionadas.
Algunos autores han puesto en duda la robustez de la IR, y su origen
atencional, basándose en la imposibilidad de obtener este efecto cuando, en
lugar de detectar un estímulo, la tarea consiste en discriminar, en función

113
Atención

de su tamaño, forma, color, etc (p.e., apretar una tecla x si el estímulo es de


color rojo y una y si es de color amarillo) (Terry, Valdes y Neill, 1994). Se-
gún estos autores, el efecto sería debido a un sesgo de respuesta más que a
una inhibición atencional (Klein y Taylor, 1994; Schmidt, 1996). Sin em-
bargo, experimentos recientes (Lupiañez et al., 1997; Lupiañez, Tipper y
Tudela, 1998) han puesto de manifiesto que la IR también se da en experi-
mentos de discriminación, aunque más tarde (SOA del orden de 700 ms).
Este retraso parece deberse más a los procesos de discriminación que a la
selección de respuesta, lo que se confirma a partir de la evidencia de que
cuanto más costosa es la discriminación más tarde se da el fenómeno. Se-
gún estos autores, a mayor dificultad de la tarea, más tiempo permanece fi-
jada la atención —de forma exógena— en la posición donde ha sido pre-
viamente capturada (fenómeno al que llaman inercia atencional) y, en
consecuencia, el efecto de IR deviene más tardío. Basándose en algunos
trabajos recientes, ciertos autores sugieren una interpretación teórica de la
IR distinta a la tradicional, según la cual el efecto se debería más a dificul-
tades de categorización del estímulo que a un genuino fenómeno de inhibi-
ción atencional (Milliken et al., 1998).
En la línea de lo que comentábamos en el apartado 2.1., también se han
encontrado evidencias de un efecto de IR ligado al objeto —y no sólo a la
ubicación espacial. Comentaremos de forma sumaria estos trabajos en el
apartado 2.3.4.

2.2.3.3 ¿Cómo se desplaza el foco atencional en el espacio?

Por lo que respecta al movimiento de la atención visual en el espacio, al-


gunos trabajos obtienen evidencias que indican que, a mayor distancia,
más tiempo tarda el foco atencional en desplazarse desde el punto de fija-
ción hasta el lugar de aparición del estímulo (LaBerge, 1983; Egly y
Homa, 1991). Sin embargo, la mayoría de los resultados obtenidos van en
sentido contrario: Sagi y Julesz (1985), Kwak, Dagenbach y Egeth (1991),
Sperling y Weichselgartner (1995), etc., no han encontrado un efecto con-
sistente de la distancia sobre el tiempo necesario para llevar a cabo un
cambio atencional.
Igualmente controvertida, y muy ligada a la anterior, es la cuestión de
cómo se desplaza ese supuesto foco atencional. La principal de las incógni-
tas generadas en torno a este problema podría formularse como sigue:
cuando el foco atencional se mueve entre dos puntos, ¿recorre todos los
puntos intermedios iluminando lo que encuentra en su trayecto o, por el
contrario, salta de un lugar a otro sin recorrer esa zona media? A lo largo
de los años ochenta, fueron muchas las investigaciones que intentaron dar
con una respuesta definitiva a esta cuestión, aunque los resultados obteni-
dos fueron altamente contradictorios (véase, p.ej., Eriksen y Murphy,

114
3. Selección para la percepción, selección para la acción

1987). Al parecer la discrepancia se debía, en muchos casos, a importantes


errores metodológicos (van der Heijden, 1992; Barriopedro, 1994). Si con-
sideramos los trabajos que no presentan inconvenientes de esa índole, nor-
malmente, aquellos que defienden un efecto de la distancia postulan, a la
vez, un desplazamiento analógico del foco atencional (Egly y Homa, 1991).
Sin embargo, los resultados de la mayoría de investigaciones recientes pa-
recen ser compatibles con un desplazamiento no analógico o discreto —
quantal, dicen Egeth y Yantis (1997)—, es decir la atención se desplazaría
a saltos entre dos ubicaciones espaciales, sin pasar por las posiciones inter-
medias. En este sentido apuntan, por ejemplo, los trabajos de Sperling y
Weichselgartner (1995) o los de LaBerge et al. (1997). Algunos autores
(Barriopedro, 1994) adoptan una solución de compromiso, apuntando la
posibilidad de que los cambios atencionales puedan darse de las dos for-
mas, según las circunstancias y los requerimientos de la tarea. Así pues, la
cuestión resulta aún algo confusa.
Tampoco hay consenso en cuanto a las teorías explicativas que preten-
den ofrecer un modelo integral del cambio de la atención visual en el espa-
cio. Dado que la estricta analogía del foco de luz pronto se demostró dema-
siado ingenua, entró en liza la variante del modelo de zoom o de lente de
potencia variable (Eriksen y Yeh, 1985; Eriksen y St. James, 1986), según
el cual el tamaño del foco atencional varía dependiendo de las característi-
cas de la tarea, siendo su potencia uniforme en toda el área focal e inversa-
mente proporcional a la extensión de dicha área. Algo más tarde, se sugirió
además que el movimiento del zoom no era analógico, sino que podía con-
cebirse como una ventana facilitadora que se cerraba en un lugar del espa-
cio para abrirse en otro, por lo que el tiempo de cambio de dicha ventana
atencional no dependía de la distancia a recorrer (Murphy y Eriksen, 1987).
Según Pan y Eriksen (1993), el foco del zoom, que en su experimento pare-
cía tomar forma elíptica, puede adoptar diferentes configuraciones, según
sean la colocación de los estímulos relevantes y las demandas de la tarea.
Cuando la tarea es especialmente dificultosa, el tamaño del foco resulta
muy pequeño, dado que se requiere una máxima concentración de recursos
atencionales. A este respecto, Lavie (1995) sostiene que el foco será más
reducido cuanto mayor sea la carga perceptual de la actividad que lleva a
cabo.
Como una importante alternativa a los modelos de zoom surgieron los
llamados modelos de gradiente (Downing y Pinker, 1985; LaBerge y
Brown, 1989; Henderson, 1991; Andersen y Kramer, 1993; etc), cuya pecu-
liaridad esencial radica en sostener que la concentración de recursos aten-
cionales no es homogénea, sino que presenta un máximo en el punto central
de la focalización atencional y decae hacia la periferia.
Uno de los grupos de trabajo más representativos de este enfoque es el
que dirige LaBerge en la Universidad de California. Según estos autores, en
el cambio de la atención en el espacio intervienen dos procesos atenciona-

115
Atención

les distintos: un mecanismo selectivo que concentra el procesamiento en


una área específica, y uno preparatorio que consiste en una distribución de
actividad atencional a través de todo el campo visual, una actividad más
prolongada y espacialmente más difusa que la que se deriva del primer me-
canismo (LaBerge et al., 1997). Según esta formulación, el tiempo necesa-
rio para llevar a cabo un cambio atencional depende de la cantidad de acti-
vidad atencional preparatoria que, previamente, exista en la posición que
debe ser atendida. Cuanto mayor sea dicha preparación en una ubicación
determinada, menor será el tiempo necesario para que se origine en dicho
lugar el pico fugaz de atención selectiva. El estado preparatorio se ve in-
fluido por el hecho de que, en las localizaciones recientemente atendidas
mediante el mecanismo selectivo, persiste una cierta actividad atencional
residual (véase Figura 3.2).

Señal Estímulo 1 Estímulo 2


Figura 3.2 Modelo de gradiente de LaBerge (1995, 1997). Se muestran los cambios en la distribu-
ción de actividad atencional preparatoria (líneas gruesas) y de la atención selectiva (líneas discon-
tinuas) en el paradigma experimental utilizado por este autor. Al principio, la atención se encuentra
altamente focalizada en la señal de alerta (*) (tanto la selectiva como la preparatoria), señal que in-
forma al sujeto de la inminente aparición del estímulo 1. Al aparecer dicho estímulo, el sujeto debe
identificar la letra central (en este caso O). La breve duración de la presentación obliga al sujeto a
aumentar al máximo su atención selectiva, focalizándola en el centro de la distribución. Sin embar-
go, la atención preparatoria disminuye tras la presentación del estímulo. Cuando el estímulo 2 apa-
rece a la izquierda, la atención selectiva debe aumentar rápidamente, dado que se trata de discrimi-
nar la letra central (en este caso R). Obsérvese como el aumento necesario a partir de la atención
preparatoria es mucho mayor que en el caso del estímulo 1, por lo que el tiempo requerido para el
cambio atencional será mayor para el estímulo 2. Tras el estímulo 2, la atención selectiva decae rá-
pidamente. La línea delgada muestra la actividad atencional residual, que, como se puede apreciar
en la gráfica que corresponde al estímulo 2, se suma a la actividad preparatoria (línea gruesa) (Fi-
gura adaptada de LaBerge et al., 1997).

2.2.3.4 Atención multifocal: ¿es posible una genuina división


de la atención visual?

La posibilidad de que el foco atencional se pueda dividir, iluminando si-


multáneamente dos o más zonas no contiguas del espacio visual, ha sido
objeto de controversia prácticamente desde la formulación de los primeros
modelos de atención selectiva visoespacial. Según Posner, Snyder y David-
son (1980), el fenómeno se debía no a una auténtica división atencional,

116
3. Selección para la percepción, selección para la acción

sino a un rápido desplazamiento del foco entre las distintas ubicaciones. De


hecho, si exceptuamos la de LaBerge y Brown (1989), las teorías de la
atención espacial revisadas en el apartado anterior asumían explícita o im-
plícitamente la indivisibilidad del área que recibía una facilitación atencio-
nal. Pese a la prudencia necesaria aún en este tema, podemos afirmar que
lo anterior puede, hoy en día, ponerse seriamente en duda. De hecho, Cas-
tiello y Umiltà (1992) han obtenido resultados compatibles con la posibili-
dad de dividir nuestra atención si los estímulos seleccionados se encuentran
en hemicampos visuales opuestos. Algunas evidencias neurofisiológicas,
obtenidas a partir de estudios con sujetos con el cerebro dividido —indivi-
duos cuyo cuerpo calloso, la principal estructura que conecta los hemisfe-
rios cerebrales, ha sido seccionado—, sugieren que cada hemisferio contro-
la su propio mecanismo atencional en la exploración del hemicampo visual
que le corresponde —es decir, el contralateral. Luck et al. (1989) llegan a
la conclusión de que es posible la atención visual dividida en tareas de bús-
queda visual, aunque, cuando la atención se dirige en base a claves exóge-
nas, la zona atencional no puede ser sino unitaria. Sin embargo, los resulta-
dos obtenidos por Kramer y Hahn (1995) demuestran que, incluso a partir
de una orientación exógena de la atención, es posible fijar sincrónicamente
nuestra atención en ubicaciones espaciales no contiguas, siempre y cuan-
do entre dichas ubicaciones no irrumpan estímulos distractores nuevos, en
cuyo caso se produce una interrupción de la atención multifocal. Hahn y
Kramer (1998) aportan nuevos resultados compatibles con este enfoque,
descartando, además, la posibilidad de que lo que pensamos que es una di-
visión atencional genuina no sea sino un cambio atencional extremadamen-
te rápido, y contribuyendo a zanjar, de este modo, una vieja polémica surgi-
da veinte años atrás.

2.3 La atención al objeto

Como hemos visto en el apartado 2.1., independientemente del papel —pri-


mordial o no— que se otorgue a la selección en base a claves espaciales, la
mayoría de autores contemporáneos coinciden en señalar que no sólo es po-
sible una selección a partir de otros atributos (forma, color, significado,
etc.), sino que el mecanismo atencional puede incluso actuar sobre repre-
sentaciones de objetos considerados como un todo. Este último tipo de se-
lección es lo que se suele llamar atención al objeto.

2.3.1 La representación del objeto

Si la atención puede actuar sobre la representación de un objeto, parece ló-


gico pensar que dicha representación sea preatencional. Neisser (1967) ya

117
Atención

sugirió que la escena visual era primeramente segmentada en grupos de


acuerdo con los principios de la Gestalt, dando lugar a la representación de
objetos: sólo después de esta fragmentación se podía dar la selección aten-
cional de dichos objetos para optimizar ulteriores elaboraciones de la infor-
mación. Actualmente, numerosos trabajos se basan en el presupuesto de
que la fenomenología de los efectos gestálticos no refleja sino la actuación
sobre los objetos del mecanismo atencional (Baylis y Driver, 1992; Baylis y
Driver, 1995; Driver y Baylis, 1995, 1996, 1998): una vez que descubramos
que la mancha gris que aparece en el mar en la Figura 3.3 es la silueta de un
rostro, cada vez que dirijamos nuestra atención a un punto de dicha mancha
percibiremos el perfil del rostro en el mar porque nuestra atención se ex-
tiende forzosamente a la representación del objeto generada, a la cual per-
tenece el punto atendido.
Ante esta evidencia, la cuestión que surge es: ¿cuál es la base neural de
esa representación del objeto preatencional? Como hemos visto en el apar-
tado 2.1., Ungerleider y Mishkin (1982) postularon, a partir de la investiga-
ción en macacos, que la identificación del objeto se daba en la llamada vía
ventral o vía del qué (véase Figura 3.1). Algunas investigaciones con técnicas
de neuroimagen han confirmado la existencia de una vía similar en el cere-
bro humano (Ungerleider y Haxby, 1994), que se proyecta desde las áreas
visuales primarias hacia el lóbulo temporal inferior. Podríamos decir que,
grosso modo, la mayoría de los resultados experimentales son compatibles
con la propuesta de esa vía ventral como la relacionada con la identifica-
ción del objeto. Sin embargo, algunos autores introducen ciertos matices.
Según Milner y Goodale (1995), esa vía ventral elabora la información de
la corteza estriada para dar lugar a representaciones perceptuales y cogniti-
vas de las características visuales de los objetos y de su significado —la vía
dorsal elaboraría esa misma información para guiar las acciones motoras en
el espacio. Para Jeannerod (1994), su función es básicamente el procesa-
miento semántico del estímulo, favoreciendo la discriminación entre distin-
tos estímulos. Según algunos trabajos recientes, sería en la vía ventral don-
de tendría lugar lo que hemos llamado selección para la percepción,
mientras la selección para la acción se vincularía al procesamiento espacial
llevado a cabo en la vía dorsal (Schneider, 1995; Deubel et al., 1998). Pare-
ce que ambas vías deben interactuar de algún modo de cara al control de
nuestro comportamiento cotidiano (Goodale, 1996), aunque la forma exac-
ta en que lo hacen no está del todo clara.
Aunque, como vemos, existe un relativo consenso en cuanto a la divi-
sión del sistema visual en las dos vías propuestas por Ungerleider y Mish-
kin, y en atribuir a la ventral la representación del qué (forma, color, textu-
ra, etc.), no podemos obviar la evidencia de que hay autores que disienten
abiertamente de esa visión ortodoxa. Especialmente iconoclasta es Semir
Zeki, que piensa que las vías visuales no son dos, sino múltiples —al me-
nos cuatro— y que todas ellas se hallan profundamente interrelacionadas

118
3. Selección para la percepción, selección para la acción

(Zeki, 1995). En otro sentido, resulta heterodoxa la postura de Robertson


(1998), que afirma que la información espacial sería necesaria para cons-
truir (representar) un objeto a partir de sus distintos atributos y para que
esa representación accediera a la conciencia. Según esta postura, en la tra-
dición de los modelos de Treisman, la representación del objeto sólo se da-
ría después de que el mecanismo atencional actuara sobre la representación
espacial de la vía dorsal. En el mismo sentido, Mack et al. (1992) afirman
que no se puede dar ninguna agrupación gestáltica o segregación de la es-
cena en objetos a nivel preatencional.

2.3.2 Primeras evidencias de una selección basada en el objeto

En el año 1981, en pleno auge de los modelos atencionales de foco, Kahne-


man y Henik consideraron la posibilidad de que la atención pudiera ser di-
rigida no sólo a ciertas localizaciones espaciales, sino también a objetos
perceptuales. Según estos autores, las representaciones de objetos resultan-
tes de la organización perceptual podían servir de medio sobre el cual ac-
tuase la selección visual. Sin embargo, dado que todos los objetos ocupan
un lugar en el espacio, no resultó nada fácil diseñar paradigmas experimen-
tales para contrastar de forma adecuada si era efectivamente posible que la
atención se pudiera basar en una representación del objeto espacialmente
invariante. Las estrategias finalmente utilizadas fueron básicamente de dos
tipos:

1. Contrastar si la atención podía ser dirigida a una de dos figuras que


se solapaban en el espacio.
2. Contrastar si se podía dirigir a un objeto en movimiento —para el
cual cambian continuamente las coordenadas espaciales.

Después de numerosos trabajos utilizando estos paradigmas experimen-


tales, los resultados han demostrado que ambas circunstancias son posibles:
se puede atender selectivamente a uno de diversos objetos que ocupan la
misma ubicación espacial (Rock y Guttman, 1981; Duncan, 1984) y tam-
bién es posible seleccionar ciertos estímulos objetivo (target) que se mue-
ven aleatoria y rápidamente junto a una serie de distractores —lo que de-
muestra que se da una auténtica atención basada en el objeto, dado que no
es posible distinguir los objetivos de los distractores en función de su ubi-
cación espacial (Pylyshyn y Storm, 1988; Yantis, 1992).
Dado que en los experimentos anteriores se utilizaron fundamentalmen-
te tareas en la cuales se debía discriminar entre estímulos objetivo y dis-
tractores, Vecera y Farah (1994) concluyen que los resultados obtenidos in-
dican que, en las tareas de discriminación, la atención necesita seleccionar
representaciones del objeto, mientras en tareas más simples, como las de

119
Atención

detección, la selección atencional se puede basar en un nivel de representa-


ción únicamente espacial.

2.3.3 Facilitación atencional intraobjeto.

Recientemente, ha surgido un nuevo paradigma experimental que nos per-


mite investigar la atención al objeto, aunque los trabajos de Duncan (1984)
pueden considerarse un importante antecedente. Este autor encontró evi-
dencias de que cuando debemos emitir juicios sobre dos objetos diferentes
tardamos más y somos más imprecisos que cuando los juicios requeridos se
refieren al mismo objeto, independientemente de la posición espacial de los
atributos a juzgar. Cambiar la atención de un objeto al otro es costoso y re-
quiere tiempo, lo que, según Duncan, es un indicio de que la atención se
basa, de forma primordial, en el objeto (Duncan y Humphreys, 1989).
Relacionado sin duda con la estrategia experimental de Duncan, el para-
digma experimental mencionado consiste fundamentalmente en contrastar
si, cuando dirigimos la atención a una parte de un objeto perceptual, las de-
más partes de dicho objeto reciben una facilitación atencional superior a la
recibida por localizaciones equidistantes que no pertenecen a dicho objeto
(véase Figura 3.3).

Figura 3.3 Hipotéticamente, dada una tarea de discriminación que implicara los puntos A y c, el
TR sería menor que si implicara los puntos A y b, dado que A y c pertenecen al mismo objeto per-
ceptual (siempre y cuando se haya dado la gestalt de percibir esa aparente mancha gris en el mar
como el perfil del rostro de un hombre).

Según los resultados obtenidos (Baylis y Driver, 1993; Yantis y Moore,


1995; Egeth y Yantis, 1997), se da esa superior facilitación atencional intra-
objeto en tareas de discriminación, aunque no en tareas de detección, lo
cual encaja con los resultados de Vecera y Farah (1994). Además, dicha fa-

120
3. Selección para la percepción, selección para la acción

cilitación sigue dándose si una parte del objeto se halla parcialmente oclui-
da, lo que constituye una evidencia más a favor de la vieja tesis de Marr
(1982), según la cual la organización perceptual es preatencional (Yantis y
Moore, 1995).
En un trabajo reciente, Fox (1998) demuestra que los distractores produ-
cen más competición de respuesta y priming negativo cuando aparecen en
el mismo objeto perceptual que cuando aparecen fuera de él, aunque la dis-
tancia espacial respecto al estímulo objetivo (target) sea la misma. Así
pues, parece que no sólo se da facilitación intraobjeto, sino que también los
mecanismos inhibitorios de la atención visual pueden ser dirigidos a grupos
perceptuales y objetos, produciendo lo que podríamos llamar una inhibi-
ción atencional intraobjeto.

2.3.4 La Inhibición de Retorno basada en el objeto (IRO)

En el apartado 2.2.3.2, tratábamos el fenómeno de la inhibición de retorno


(IR). En los primeros experimentos en torno a la IR, se daba por supuesto
que la inhibición se asociaba a las ubicaciones de los estímulos, lo que se
interpretaba como una evidencia de que el mecanismo atencional actuaba
sobre un medio primordialmente espacial. Sin embargo, Tipper, Driver y
Weaver (1991) diseñaron un experimento en el que los estímulos atendidos
no permanecían estáticos, sino que se iban desplazando a través de una
pantalla (véase Figura 3.4).

Figura 3.4 Paradigma experimental utilizado por Tipper, Driver y Weaver (1991). En primer lu-
gar (A), los cuadrados periféricos rotan alrededor del central. En el momento en que los tres cua-
drados se encuentran alineados en la horizontal, el movimiento se detiene brevemente y aparece
una pista en uno de los cuadrados periféricos durante 100 ms (B). Los cuadrados siguen rotando y,
al cabo de 200 ms, aparece una pista en el cuadrado central (C). Finalmente, cuando los cuadrados
se encuentran alineados a 90° o 180° respecto a la alineación horizontal (en este caso 90°) aparece
el estímulo-objetivo (target) en uno de los dos periféricos (D). Aunque ambos cuadrados periféri-
cos se encuentran a la misma distancia espacial de donde se ha presentado la primera pista (B), el
tiempo de reacción para detectar el estímulo es mayor si la señal aparece en el cuadrado donde ha
aparecido, lo que resulta una clara evidencia de un fenómeno de Inhibición de Retorno ligada al
objeto (IRO) (Adaptado de Weaver, Lupiañez y Watson,1998).

121
Atención

Los resultados obtenidos demostraban que se daba una inhibición de re-


torno ligada a los objetos previamente atendidos —la inhibición se movía
con los objetos—, lo que es compatible con la hipótesis de que la atención
se basa en el objeto y no en su ubicación espacial. Desde este punto de
vista, la IRO, más que desfavorecer la revisión reiterada de una misma lo-
calización, tendría la función de prevenir que un objeto recién examinado
vuelva a serlo en un breve lapso de tiempo. Otros trabajos han obtenido re-
sultados que garantizan la robustez del fenómeno de la IRO (Abrams y
Dobkin, 1994; Ro y Rafal, en prensa).
De todos modos, el hecho de que se dé IRO parece que no es incompati-
ble con el fenómeno de la IR ligada al espacio. En un experimento poste-
rior, Tipper et al. (1994) han encontrado evidencias de ambos tipos de inhi-
bición de retorno, al igual que Weaver, Lupiañez y Watson (1998) que,
además, han demostrado que, con la práctica, la magnitud del fenómeno
disminuye (tanto en el caso de la IR espacial como en el de la IRO). Afi-
nando aún más, Gibson y Egeth (1994) han demostrado que la inhibición
de retorno también puede ir ligada a localizaciones intraobjeto, lo que
apunta a que el fenómeno de la inhibición de retorno puede darse respecto
a distintos marcos de referencia, incluso dentro del marco constituido por el
propio objeto. Esta evidencia resulta perfectamente lógica si consideramos
que, por una parte, la inhibición de retorno parece ser un fenómeno ligado
a la atención, y que, por otra, parece claro que el mecanismo atencional
puede seleccionar localizaciones espaciales, objetos en una escena o, inclu-
so, localizaciones intra-objeto (Tipper y Weaver, en prensa).
Quién esté interesado en una revisión más exhaustiva sobre el tema de la
IR, pronto podrá consultar el trabajo de Lupiañez, Tudela y Rueda (en
prensa).

2.3.5 Evidencias neuropsicológicas de la atención al objeto

La llamada heminegligencia es una disfunción atencional que se da en pa-


cientes con lesiones de la corteza parieto-temporal, fundamentalmente del
hemisferio derecho. Estos sujetos padecen un curioso síndrome caracteriza-
do por ignorancia, descuido o extinción atencional (inatención) de la parte
contralateral de su cuerpo —por ejemplo, se afeitan sólo la mitad derecha
de la cara. Una de las manifestaciones de este síndrome es la inatención
hacia la parte contralateral de su campo visual, inatención que a menudo
se ha creído basada en el espacio —es decir, los sujetos sufrirían de una
disfunción atencional ligada al hemiespacio izquierdo de su campo visual
(véase Figura 3.5).
Sin embargo, se ha demostrado que puede haber ciertos tipos de hemi-
negligencia espacial basada en el objeto, de modo que los sujetos ignoran
una parte del objeto (p.e., la izquierda), independientemente de que el obje-

122
3. Selección para la percepción, selección para la acción

Figura 3.5 Dibujos de una bicicleta, una guitarra, un árbol y un rostro, realizados por un sujeto
de 23 años que sufría una heminegligencia a raíz de un traumatismo craneal que le afectó la zona
frontoparietal derecha.

to aparezca o no en el campo visual derecho o en el izquierdo (Driver y Ha-


lligan, 1991). En la Figura 3.6 podemos observar los estímulos utilizados
para investigar este tipo de heminegligencia intraobjeto.
Al serles presentados dibujos similares a los de la Figura 3.6, los pacientes
no suelen darse cuenta de la ligera diferencia entre la parte izquierda de las
figuras, incluso cuando se encuentran inclinadas de forma que la parte de
la figura en la que se encuentra esa diferencia se encuentra en el hemicam-
po derecho. Así pues, en este caso la heminegligencia se da respecto al es-
pacio intraobjeto: se ignora la mitad izquierda de la figura sea cual sea su
posición en la escena visual.
Nuevas pruebas en favor de este argumento las han ofrecido sendos tra-
bajos de Behrmann y Tipper (1994) y Tipper y Behrmann (1996). En estos
estudios se han utilizado objetos en una parte de los cuales aparecían estí-
mulos objetivo. Como cabía prever, cuando la parte izquierda del objeto se
hallaba en el hemicampo izquierdo, la detección de los objetivos era más
bien pobre. Lo sorprendente era que los resultados apenas variaban cuando
el objeto rotaba y esa parte izquierda pasaba al hemicampo derecho. Así
pues, parece firmemente demostrado que la heminegligencia puede basarse
en el espacio intraobjeto —dado que aunque la parte rotara y pasara al
campo visual derecho, seguía siendo la parte izquierda del objeto. Todas
estas evidencias sugieren que, al igual que la IR (véase apartado anterior),
la heminegligencia puede basarse en distintos marcos de referencia —p.e.,
tanto en el espacio de la escena como en la representación espacial basada
en el objeto.
Humphreys et al. (1994) van aún más allá. Trabajando con sujetos que
padecían lesiones parietales posteriores que dan lugar al llamado Síndrome
de Balint, han demostrado que, en estos pacientes, ciertos estímulos (nor-
malmente formas cerradas: p.e., un cuadrado) pueden producir que otros
(p.e., formas abiertas) sean inatendidos, independientemente de su ubica-

123
Atención

Figura 3.6 Algunos pacientes con heminegligencia izquierda no aprecian la ligera diferencia en-
tre estas figuras, ni siquiera cuando ambas se hallan inclinadas, condición en la cual la diferencia
se encuentra en la mitad derecha del campo visual (aunque sigue estando en la mitad izquierda de
la figura). Este resultado resulta compatible con la existencia de una heminegligencia intraobjeto
(adaptada de Driver y Baylis, 1998).

ción espacial. Estos autores argumentan que la extinción observada de-


muestra que la inatención puede basarse en ciertas propiedades de los obje-
tos, especialmente, como ocurre en estos pacientes, cuando la orientación
de la atención en el espacio se halla alterada.

2.3.6 ¿Se basa la atención al objeto, al fin y al cabo, en un medio


espacial?

Parece fuera de toda duda que la atención visual puede basarse en el objeto.
Pese a algún que otro autor disconforme (p.e., Treisman, 1988; Mack et al,
1992; Robertson, 1998), hay cierto consenso en pensar que la segregación
de la escena en distintos objetos se da en una etapa preatencional. Sin em-
bargo, todavía existe una cuestión que es objeto de polémica, una cuestión
que se refiere a si la selección del objeto se basa en última instancia en un
marco de referencia espacial o lo hace, en cambio, en disposiciones espa-
cialmente invariantes. Para la mayoría de autores, aunque se dé una selec-
ción del objeto, dicha selección tan sólo puede ocurrir en referencia a un
medio espacial (Kramer et al., 1997; Driver y Baylis, 1998). Lavie y Driver
(1996) afirman que la atención basada en el objeto sólo puede tener lugar
en regiones espacialmente atendidas, es decir, la selección basada en el ob-
jeto se daría en una región espacial previamente seleccionada. Así pues,
serían las disposiciones espaciales agrupadas (formando objetos) las sus-
ceptibles de ser seleccionadas por nuestro mecanismo atencional y no los
objetos en sí, como disposiciones independientes de sus atributos espacia-
les (véase el apartado 3.4.4., para una postura similar en el modelo de van

124
3. Selección para la percepción, selección para la acción

der Heijden). En contra de esta visión hay quien cree firmemente que, al
menos en ciertas circunstancias, la atención al objeto puede ser absoluta-
mente no espacial (Vecera y Farah, 1994; Humphreys et al., 1994; Vecera,
1997), es decir que, en última instancia, la selección del objeto puede tener
al propio objeto como marco de referencia, operando sobre representacio-
nes espacialmente invariantes. Según Fox (1998), la solución a este dilema
debería ser uno de los objetivos prioritarios de la futura investigación en
torno a la atención basada en el objeto.

3 Selección para la acción


En el apartado 2.2.3. del Capítulo 1, Pilar Tejero nos refiere el origen de los
modelos de selección para la acción a partir de la concepción de algunos
autores según los cuales la capacidad limitada de nuestro sistema de proce-
samiento es una auténtica falacia, por lo que la función de la atención no
puede ser seleccionar la información de entrada para evitar una sobresatu-
ración del sistema: para estos autores, la función genuina de nuestro meca-
nismo atencional es seleccionar, en base a las características de los estímu-
los sobre los cuales pretendemos actuar, la acción que puede ser más
adecuada en un momento determinado, evitando la puesta en marcha si-
multánea de diferentes programas motores y el consiguiente caos compor-
tamental.

3.1 La representación de la acción

Veíamos en el apartado 2.3.1. que, aunque la clásica división entre vía ven-
tral del qué y la vía dorsal del dónde formulada por Ungerleider y Mishkin
(1982) era relativamente vigente, se habían dado algunas observaciones que
precisaban o matizaban esa formulación. Hoy se sabe, por ejemplo, que
tanto la vía ventral como la dorsal se prolongan hasta la corteza prefrontal:
la primera hasta la convexidad prefrontal inferior (o corteza prefrontal ven-
trolateral), y la segunda hasta la corteza prefrontal dorsolateral (Jeannerod,
1997) (véase Figura 3.8). La función de estas proyecciones frontales parece
relacionarse, en el caso de la vía ventral, con la retención temporal del ob-
jeto y sus atributos, mientras en el caso de la vía dorsal tiene que ver con la
memoria a corto plazo de su ubicación espacial.
Gran parte de las discrepancias que han ido surgiendo en estos últimos
años respecto a la formulación original de Ungerleider y Mishkin se refie-
ren a la función de la vía dorsal. Las evidencias de la psicología experimen-
tal y las procedentes de las neurociencias apuntan a que la vía del dónde no
se limita a ser un sistema para la percepción espacial, para la representa-
ción de los estímulos en el espacio. Goodale y Milner (1992), en virtud de

125
Atención

los resultados obtenidos en sus investigaciones, defienden que la función


primordial de la vía dorsal es la de codificar la información espacial nece-
saria para guiar la acción, por lo que proponen que la vía dorsal, más que
vía del dónde, se denomine vía del cómo. Jeannerod (1994) postula una al-
ternativa afín, argumentado que en la vía dorsal se procesa la información
de forma pragmática, elaborándola para la acción. Esa elaboración consiste
en extraer los parámetros relevantes para la acción y en generar las corres-
pondientes órdenes motoras, función que puede verse influida por el proce-
samiento semántico de la vía ventral (Jeannerod et al., 1995).
Milner y Goodale (1995) y Goodale (1996) precisan algo más: las trans-
formaciones de la información visual sobre orientación, tamaño, forma y
relaciones espaciales que se llevan a cabo en la vía dorsal —a diferencia de
la elaboración que, paralelamente, sufre esa misma información en la vía
ventral— van dirigidas al control de diferentes acciones dirigidas a un obje-
tivo determinado. Para ello, la vía dorsal utiliza información momento a
momento acerca de la disposición espacial de los objetos respecto a un
marco de referencia egocéntrico. Sin embargo, según estos autores, un
comportamiento adecuado requiere también de la intervención de la vía
ventral, que permite la formación de representaciones que incluyen las ca-
racterísticas permanentes de los objetos y las relaciones espaciales entre
ellos. Así pues, la ejecución de una acción dirigida a una escena visual
precisa de la integración del procesamiento de ambas vías (Deubel, Sch-
neider y Paprotta, 1998). De hecho, son numerosos los autores que piensan
que es necesaria una integración así (p.e., Duncan, 1996; Robertson, 1998).
La incógnita gira en torno a cómo se lleva a cabo dicha integración. Diver-
sas propuestas sugieren que, al menos en parte, podría llevarse a cabo a tra-
vés de conexiones con estructuras subcorticales (p.e., el núcleo pulvinar ta-
lámico) (Webster y Ungerleider, 1998). Por otro lado, Ungerledier (1995),
estudiando con técnicas de neuroimagen el cerebro del macaco, concluye
que las vías ventral y dorsal confluyen en una región del lóbulo frontal
(véase Figura 3.7).

Figura 3.7 Integración de la información de la vía ventral y de la vía dorsal en el cerebro del ma-
caco (Ungerleider, 1995).

126
3. Selección para la percepción, selección para la acción

Algunos estudios neurofisiológicos han identificado grupos de neuronas


en la corteza prefrontal que podrían intervenir en esa conjunción en aras a
programar y dirigir la acción (Rao, Rainer y Miller, 1997) (véase Figura 3.8).

Figura 3.8 Reformulación de la vía del dónde en vía del cómo (Goodale y Milner, 1992), proyección
de las vías ventral y dorsal en el lóbulo frontal (Corbetta, 1998), y posible lugar de integración de la in-
formación de ambas vías para la programación y el control de la acción (Rao, Rainer y Miller, 1997).

Desde una perspectiva algo distinta, los partidarios de la teoría premoto-


ra clásica (Rizzolatti y Craighero, 1998), defienden que la programación de
la acción va exclusivamente ligada a la representación espacial de la vía
dorsal, la cual conecta con los lóbulos frontales formando unos circuitos
fronto-parietales responsables del estrecho vínculo entre codificación espa-
cial y acción, circuitos que son diferentes para cada actividad y que han re-
cibido el nombre de mapas pragmáticos (Rizzolatti et al., 1994). Diversas
investigaciones han confirmado que las neuronas parietales codifican el es-
pacio con un objetivo esencialmente motor y, por tanto, de forma distinta
según la acción específica a la que van ligadas. Es evidente que en el hom-
bre —que, como los demás primates superiores, basa su conocimiento es-
pacial fundamentalmente en el sentido de la visión— será de particular im-
portancia el mapa pragmático oculomotor.

3.2 Concepto y funcionalidad de la selección para la acción

El estudio en profundidad del cerebro humano nos ha hecho comprender


que la cantidad de información que puede procesar es enorme: muchos au-
tores piensan que su capacidad es virtualmente ilimitada. Sabemos también

127
Atención

que gran parte del procesamiento se lleva a cabo en paralelo, en módulos o


subsistemas especializados que responden selectivamente a determinados
tipos de información, y que existe una profusa interconexión entre los dis-
tintos módulos, que parecen intercambiar innumerables informaciones. De
este modo, nuestro cerebro no es más que una intrincada red neuronal que
lleva a cabo múltiples operaciones de forma simultánea. Paradójicamente,
nuestra ejecución es muy limitada: a duras penas conseguimos hacer dos
cosas a la vez de forma eficaz. Desde cierto punto de vista, dado el alto flu-
jo de información que elabora sincrónicamente nuestro sistema nervioso,
puede resultar hasta sorprendente que nuestro comportamiento sea más o
menos coherente, más o menos unitario y relativamente ordenado hacia la
consecución de determinados objetivos.
Consideremos un acto tan simple como, cuando vamos al supermercado,
coger un paquete de nuestras galletas preferidas. Tomar una caja determina-
da de entre todas las colocadas en el surtido estante de las galletas requiere
de un elevado control selectivo: se debe seleccionar la información espacial
relevante para alcanzar el paquete elegido y traducirla en información moto-
ra, probablemente en coordenadas espaciales centradas en el propio brazo.
Por otro lado, la información espacial de las cajas que contienen galletas
menos apetecibles —o que engordan más, o que son muy caras— debe ser
excluida de esta programación motora. Por último, no debemos pasar por
alto que hay que tener en cuenta otros atributos del paquete preferido (su ta-
maño, su grosor, su peso, su forma, etc.), atributos que ayudan a programar
de forma más adecuada la acción de cogerlo (véase apartado 3.5).
La complejidad intrínseca a una acción aparentemente tan sencilla re-
quiere de algún mecanismo que ponga orden en todo este mare mágnum de
información para que nuestra acción no resulte completamente caótica. Re-
sulta incontrovertible que, considerado un efector específico, sólo podemos
llevar a cabo una acción en un momento determinado. Esta acción debe ser
guiada por la información relevante de manera que la ejecución resulte lo
más adaptativa posible. Así pues, sólo una pequeña parte de la información
disponible debe controlar ese efector, lo que, sin duda, requiere de algún
dispositivo que ayude a elegir esa información relevante de entre toda la
existente en la organización distribuida en paralelo de las innumerables re-
des neuronales que coactúan en nuestro cerebro. Según los partidarios de
esta perspectiva, este dispositivo no es otro que el mecanismo atencional
(Allport, 1987, 1989; Neumann, 1987, 1990; van der Heijden, 1992, 1995):
la función fundamental de la atención sería precisamente organizar nuestra
acción, la selección para la acción, en palabras de Allport. No hay que ol-
vidar que esa selección para la acción no sólo debe ir dirigida a las propie-
dades relevantes de los estímulos sobre los cuales pretendemos actuar, sino
que también debe seleccionar la información semántica pertinente de nues-
tra memoria a largo plazo: esta selección semántica, sobre la cual aún se
sabe muy poco, se hace patente tan sólo considerando cómo cambia nuestra

128
3. Selección para la percepción, selección para la acción

programación de la acción al ir a coger objetos como un erizo de mar, una


burbuja de jabón, una pelota de tenis, un pastel de nata, una patata caliente,
un huevo, un higo chumbo o una bola de petanca. Es evidente que la infor-
mación semántica sobre las propiedades de esos distintos objetos determi-
nará que nuestra acción a la hora de cogerlos no sea la misma en cada caso,
aún cuando tuvieran aproximadamente el mismo tamaño, la misma forma y
se hallaran situados en la misma ubicación espacial.
Como podemos apreciar fácilmente, los autores que defienden la pers-
pectiva de la selección para la acción rompen abiertamente con la concep-
ción clásica de que, si contamos con un mecanismo atencional, es debido a
la necesidad de proteger de una eventual sobresaturación nuestro sistema de
procesamiento de capacidad limitada. Esta concepción resulta errónea sim-
plemente porque no es cierta esa supuesta limitación, al menos por lo que
respecta al sistema visual (Neumann, van der Heijden y Allport, 1986).
Aparte de las numerosas evidencias experimentales, los datos obtenidos en
los estudios neuroanatómicos y neurofisiológicos de la visión así lo de-
muestran: mientras existen cerca de un millón de células ganglionares en
nuestra retina, la información captada por estas células, cuando llega a ni-
vel cortical, puede ser procesada por cien mil millones de neuronas, es de-
cir, poseemos aproximadamente cien mil neuronas para elaborar la imagen
captada por cada célula ganglionar, lo que hace difícilmente concebible el
hecho de que nuestro cerebro pueda tener problemas de capacidad a la hora
de procesar lo que ven nuestros ojos, y que, debido a ello, sea necesario un
filtro (la atención) que deje pasar sólo una parte de esa información.
Todos estos argumentos dan solidez al enfoque de la selección para la
acción. Desde esta perspectiva, también sería la atención la encargada de
controlar la secuencialidad de los diferentes componentes de una acción y
la de las diversas acciones consecutivas que pueden ser necesarias para al-
canzar un determinado objetivo. Cuando se altera de algún modo dicho
control, cometemos los llamados actos fallidos (véase apartado 1.4 del Ca-
pítulo 1) o vemos paralizada nuestra acción —como cuando nos dirigimos
resueltamente a nuestra habitación pero, al llegar, nos quedamos literal-
mente pasmados ante la imposibilidad de recordar para qué demonios he-
mos ido hasta allí.

3.3 La acción como determinante del medio atencional.

Hemos visto que, una vez admitida la posibilidad de que la atención se base
en el objeto, una de las polémicas vigentes gira en torno a qué es lo que de-
termina que en ciertas circunstancias el marco de referencia —el medio—
sobre el que actúa la atención sea, por ejemplo, la representación espacial,
mientras, en otras, lo sea la representación del objeto. Tipper, Weaver y
Houghton (1994) proponen que el factor determinante es precisamente la

129
Atención

acción. En otras palabras, serán los objetivos específicos de la acción los


que determinarán el marco de referencia, la representación interna, sobre
los que actúa la atención. De este modo, el mecanismo atencional puede ac-
tuar sobre distintos sistemas neurales según la situación: por ejemplo, en
ciertos casos convendrá seleccionar una ubicación espacial actuando sobre
los circuitos frontoparietales pragmáticos —de representación del espacio
para la acción—, mientras, en otras, puede hacerlo sobre las regiones tem-
porales especializadas en el procesamiento del color.
Según estos autores, en situaciones extremadamente familiares el proce-
samiento estimular se da en paralelo y más de un objeto o atributo podrían
iniciar la acción de manera simultánea. Es entonces cuando actúa un meca-
nismo inhibitorio de la atención selectiva impidiendo que se lleven a cabo
todas las acciones potenciales excepto la que conduce al objetivo de la ac-
ción. Por ejemplo, cuando el objetivo de nuestra conducta es alcanzar un
objeto específico con la mano (recuérdese el ejemplo de la caja de galle-
tas), se da una inhibición de los movimientos alternativos asociados a los
objetos irrelevantes (Tipper, Lortie y Baylis, 1992). En este caso puede
afirmarse que el medio sobre el que los objetos son codificados, y sobre el
que los mecanismos de inhibición selectiva actúan, es un marco de referen-
cia centrado en la propia mano (y no en la retina o en el ambiente). Desde
este punto de vista, la competición y la selección atencional tendrían lugar
en las representaciones basadas en la acción. Los mecanismos inhibitorios
ligados a la atención, cuya base neural parece hallarse en la corteza pre-
frontal (Diamond, 1990), resultan pues de especial importancia en acciones
automáticas o sobreaprendidas, evitando el caos comportamental (Tipper et
al., 1998; Tipper, Howard y Meegan, en prensa).

3.4 Selección espacial para la acción: la propuesta de van der


Heijden (1992, 1995)

3.4.1 La revolucionaria hipótesis del filtraje postcategorial

Uno de los modelos más representativos del enfoque de la selección para la


acción es el propuesto por van der Heijden (1990, 1992, 1995, 1996, 1997).
Este autor parte de la llamada hipótesis del filtraje postcategorial (van der
Heijden, 1984), según la cual, aunque todos los estímulos visuales son to-
talmente procesados —lo que implica un sistema de capacidad ilimitada—,
la selección atencional se puede dar a partir de atributos físicos simples, es
decir, se trata de una selección temprana. Más concretamente, para van der
Heijden, la clave de selección más eficaz es la ubicación espacial del es-
tímulo elegido. La novedad y la relevancia del modelo radican en que, por
una parte, se desacoplan por vez primera las cuestiones del lugar de selec-

130
3. Selección para la percepción, selección para la acción

ción y la capacidad —hasta entonces, los modelos que postulaban una se-
lección temprana la habían justificado en función de las limitaciones de
nuestro procesador, mientras los que defendían un procesamiento integral
de todos los estímulos habían apostado por una selección atencional tardía,
que actuaba sobre las características semánticas de los estímulos—; por
otro lado, la propuesta de van der Heijden también rompe con la tradición
en el sentido de que siempre se había creído que si un determinado aspecto
del estímulo no constituía una buena clave de selección era porque no había
sido procesada antes de la actuación del mecanismo selectivo (Neumann,
1996): en cambio, en el modelo propuesto, aunque los estímulos son proce-
sados totalmente, resulta más eficiente que la selección se lleve a cabo en
función de las claves espaciales que si se basa en el significado de los estí-
mulos. Implícita a ese nuevo enfoque hay aún otra cuestión difícil de enten-
der desde la óptica tradicional: si es cierto que, al menos virtualmente, no
hay limitaciones estructurales y funcionales en nuestro procesador, ¿cuál
puede ser la razón que justifique la existencia de un mecanismo selectivo?
La respuesta la encontrará van der Heijden en los modelos de Allport
(1987, 1989) y Neumann (1987) de selección para la acción.

3.4.2 Dos mecanismos de selección central: intención y atención.

En las versiones más recientes del modelo de van der Heijden (1992,
1995, 1996), se propone la existencia de dos mecanismos de selección
central: la intención o selección de la acción y la atención o selección
para la acción:

1. Van der Heijden llama intención al mecanismo que selecciona, en


términos propios de Allport (1987), a qué categoría o forma de ac-
ción, entre todo el repertorio posible, se da prioridad en un momen-
to dado. En palabras de Neumann (1987) determina qué habilidad
reclutará qué efectores, de manera que se evite el caos comporta-
mental.
2. La atención, en cambio, determina sobre qué objeto dirigiremos nues-
tra acción en un momento determinado (Allport, 1987). Neumann
(1987) diría que el concepto de atención de van der Heijden determi-
na de qué región espacial se van a considerar los parámetros necesa-
rios para llevar a cabo de forma adecuada la acción seleccionada. De
esta forma se evita la confusión que podría darse al intentar dirigir
una acción seleccionada a distintas regiones del espacio a la vez.

De este modo, intención y atención son dos mecanismos complementa-


rios e indisolubles para el control y guía de nuestras acciones (van der Heij-
den, 1995).

131
Atención

3.4.3 ¿Por qué la selección espacial es la mejor estrategia en un


sistema de capacidad ilimitada?

Ya hemos dicho que la selección atencional visual es una selección tempra-


na y que opera sobre un medio espacial, es decir, que la atención parece ac-
tuar seleccionando ubicaciones en la representación del espacio visual. Van
der Heijden defiende que esa selección primordialmente espacial es la más
eficaz y reporta numerosas ventajas para la función atencional del sistema
visual. Para un sistema modular divergente como el visual —divergente en
el sentido de que, como hemos visto en el apartado 3.2., para la informa-
ción recogida por cada célula ganglionar de la retina disponemos de un
número ingente de neuronas que van a intervenir en su elaboración—, la
selección temprana a partir de la posición parece ser, efectivamente, la es-
trategia atencional más adecuada: un mecanismo que seleccione un objeto
en función de su posición antes de que los distintos atributos (color, forma,
textura, orientación, movimiento, etc.) se dispersen hacia las zonas especia-
lizadas donde van a ser elaborados —por ejemplo, a nivel de corteza estria-
da (V1)— provocará que dicha facilitación atencional vaya ligada a esos
atributos en las áreas corticales donde serán procesados, incluso aunque di-
chas áreas no posean una información retinotópica precisa sobre la locali-
zación espacial, es decir, aunque no constituyan mapas de representaciones
topográficas. De este modo, la selección atencional acompañará a todas las
propiedades de la región seleccionada —y sólo a ellas. Será esta circuns-
tancia la que nos dará la impresión fenoménica de consistencia, de que se-
leccionamos los objetos como un todo.

3.4.4 La implementación neural del modelo

La información visual recogida por la retina entra en el sistema de procesa-


miento por un putativo módulo de entrada. En este módulo la información
se representa en un mapa retinotópico, es decir, que conserva las relaciones
espaciales captadas por las células ganglionares retinianas. Luego, esa in-
formación se envía, a través del canal parvocelular (vía ventral o del qué), a
un mapa donde serán procesados los colores, a uno donde lo serán las for-
mas y a un dominio de identidades, y a través del canal magnocelular (vía
dorsal o del dónde), se remite a un mapa de posiciones ubicado en la corte-
za parietal posterior (van der Heijden, 1992, 1995). Es en el llamado domi-
nio de identidades donde se hace explícita (consciente) la información de
qué es lo que vemos.
Si la atención actúa mediante una selección temprana de las regiones del
espacio visual, y dado que la organización espacial se representa en el
mapa de posiciones parietal, la selección atencional debe darse a partir de
unas retroconexiones que, desde ese mapa de posiciones, se dirijan al mó-

132
3. Selección para la percepción, selección para la acción

dulo de entrada. De este modo, en la medida en que esas retroconexiones se


originan en el mapa espacial de la vía dorsal, puede decirse que la selección
es primordialmente espacial, mientras, en tanto que estas conexiones re-
vierten en el módulo de entrada, cabe afirmar que la selección es temprana
(véase Figura 3.9).

Figura 3.9 Esquema del modelo de procesamiento visual de capacidad ilimitada de van der Heij-
den (1992, 1995). La información visual entra a través del módulo IN (input) y es enviada, en ca-
nales paralelos, a un mapa de localizaciones (P), a uno de colores (C) y a uno de formas (F). Desde
estos dos últimos, la información activa representaciones de identidad (ID): es entonces cuando se
hace explícito (consciente) qué es un objeto y cuáles son sus atributos. Finalmente, pueden obser-
varse las vías de reentrada desde el mapa de posiciones al módulo de inputs. La selección atencio-
nal se llevaría a cabo a través de estas vías, por lo que sería esencialmente una selección espacial
(dado que se origina en el mapa de localizaciones) y, a la vez, una selección temprana (dado que se
efectúa en el módulo de entrada) (Adaptado de van der Heijden, 1995).

A modo de inciso, valga decir que las evidencias neuropsicológicas y


neurofisiológicas no apoyan especialmente el esquema propuesto por van
der Heijden.
La activación selectiva de las posiciones representadas en el sistema vi-
sual sería propiamente la atención. Así pues, el mecanismo atencional es
intrínseco al sistema visual y no un sistema externo que selecciona deter-
minadas posiciones del mapa pertinente. En este sentido, el modelo de van
der Heijden contradice a los modelos monárquicos y a la mayoría de mode-
los oligárquicos que proponen la existencia de un sistema atencional (o va-
rios) ajeno/s a los sistemas sensoriomotores (amodal) sobre los que ejerce/n
su control selectivo (p.ej. Norman y Shallice, 1986; Posner y Petersen,

133
Atención

1990; Tudela, 1992; Shallice y Burgess, 1993; LaBerge, 1995; Schneider,


1995; Deubel, Schneider y Paprotta, 1998). Además de su concepción de la
atención como un mecanismo supramodal (o amodal), los modelos monár-
quicos y oligárquicos suelen tener en común un problema: la trampa del
homúnculo (véase apartado 2.2.2).
Naturalmente, van der Heijden reconoce que la selección atencional
puede dirigirse a un atributo distinto a la localización espacial —podemos
seleccionar un determinado objeto a partir de su color, su forma, su tama-
ño, etc.— y que, en ciertas circunstancias, la selección atencional actúa
sobre el objeto como un todo (atención al objeto) (van der Heijden, 1996).
¿Cómo reconcilia este autor dicha evidencia con su aserción de que la aten-
ción es primordialmente espacial? Según van der Heijden, aunque selec-
cionemos un estímulo en virtud de un atributo distinto al de su localización
espacial, dicho atributo (p.e., el color) funciona básicamente como un indi-
cador de la posición del estímulo. De este modo, concibe el espacio como
un intermediario inevitable en la selección atencional. Además, la eficien-
cia de una determinada característica como clave de selección dependerá
precisamente de su eficacia a la hora de especificar la ubicación del estí-
mulo en el espacio. Esta perspectiva es igualmente válida, según van der
Heijden (1996), para el caso de la atención al objeto: para él, un objeto
debe concebirse como una región espacial sobre la cual el mecanismo aten-
cional puede actuar de forma diferencial. Cada objeto puede ser selecciona-
do a partir de la posición exacta que ocupa, de modo que la atención al ob-
jeto es simplemente un caso particular de selección visoespacial. Debemos
advertir que, a nuestro parecer, esta última aserción difícilmente puede dar
cuenta de fenómenos como la IRO o la extinción ligada al Síndrome de Ba-
lint (véanse apartados 2.3.4. y 2.3.5).

3.4.5 La selección para la acción según van der Heijden

Una mínima elaboración del modelo descrito en el apartado anterior per-


mite extender su ámbito explicativo y hacerlo compatible con el punto de
vista de que la percepción visual ha evolucionado como una forma de con-
trol de la acción (van der Heijden, 1992, 1995). Como sabemos, la locali-
zación espacial es un componente crítico para llevar a cabo interacciones
motoras funcionalmente adaptativas —recordemos la reconceptualización
de la vía del dónde como vía del cómo (Goodale y Milner, 1992), o los cir-
cuitos pragmáticos frontoparietales (Rizzolatti y Criaghero, 1998). Para
van der Heijden (1995), como para muchos otros autores (p.e. Goodale,
1996), es necesario que exista un sistema de conexiones entre el sistema
magnocelular y el parvocelular, dado que el primero es un canal esencial-
mente motor que necesita la información de la vía ventral (color, forma
detallada, etc.) para saber a qué estímulo se debe dirigir la acción. Esta in-

134
3. Selección para la percepción, selección para la acción

teracción es también necesaria en el caso de que no se llegue a dar una ac-


ción observable, es decir, en el caso de que sólo haya intención, lo que
convierte la aproximación de van der Heijden en una especie de teoría mo-
tora de la atención selectiva también para la atención voluntaria encubierta
—que ofrece, en este sentido, algunos paralelismos insoslayables con la
teoría premotora. Así pues, cuando hay intención de actuar se seleccionan
las representaciones icónicas y semánticas relevantes para la tarea, aunque
finalmente la acción no se lleve a término (Jeannerod, 1994). Del mismo
modo, las características de los objetos (icónicas y semánticas) deben po-
der activar los sistemas pragmáticos de acción. De esta forma, la acción se
encuentra estrechamente vinculada a la selección atencional, hasta el pun-
to, dice van der Heijden, que las manidas metáforas del foco o de la lente
de zoom resultan ya poco adecuadas: la función atencional se ilustra mejor
a partir de actos como coger o caminar. En este sentido, el autor disiente
también abiertamente de aproximaciones como la de la teoría de la inte-
gración de las características (Treisman, 1988; 1990): la función de la
atención no es primordialmente la integración de las representaciones dis-
tribuidas de los distintos rasgos de los objetos para posibilitar la percep-
ción visual consciente, sino que constituye un vehículo (un medio) que
posibilita la selección de toda la información que se agrupa en una deter-
minada localización espacial en aras a controlar y guiar la acción. De esta
forma, la atención podría definirse como el mecanismo selectivo que de-
termina sobre qué objeto vamos a actuar, un mecanismo complementario
a la intención, que selecciona la acción a la que se va a dar prioridad
temporal.

3.5 Selección del objeto para la acción: una variante de la teoría


premotora (Craighero et al., 1998)

La propuesta de van der Heijden constituye un modelo paradigmático de la


selección para la acción basada en la representación espacial, aunque, por
supuesto, existen muchas otras aproximaciones que podrían situarse en esa
misma línea. Entre ellas destaca, tal vez por su concepto anárquico de la
atención, la llamada teoría premotora (Rizzolatti y Camarda, 1987; Rizzo-
latti et al., 1987; Rizzolatti et al., 1994; Rizzolatti y Craighero, 1998), se-
gún la cual la atención espacial no es más que la experiencia fenoménica, el
resultado emergente de la activación de los circuitos frontoparietales que
controlan nuestran acción en el espacio: la atención sería, también para es-
tos autores, intrínseca a los mismos circuitos responsables de las transfor-
maciones sensoriomotoras —y no ligada a un sistema autónomo de control
amodal—, aunque su particularidad radica en afirmar que hay tantas aten-
ciones espaciales como circuitos codifican información espacial de cara a
la acción. El resultado es un modelo modular y anárquico de la atención,

135
Atención

que ha resultado sumamente controvertido, pero que tiene el mérito indis-


cutible de eludir el problema del homúnculo.

3.5.1 La nueva teoría premotora: más allá de la selección espacial


para la acción

Algunas elaboraciones recientes de la teoría premotora (Craighero et al.,


1998), trascienden la selección para la acción ligada al espacio para con-
templar también una selección para la acción basada en el objeto. Esta
nueva perspectiva se basa en el concepto de priming visomotor, según el
cual las características de un objeto que pretendemos coger (distintas a su
localización espacial) pueden facilitar la puesta en marcha de los progra-
mas motores adecuados para la acción de cogerlos. Esta evidencia se de-
muestra a partir de la presentación de dibujos bidimensionales que repre-
sentan objetos que invocan acciones congruentes con las que deben realizar
los sujetos experimentales en base a las instrucciones dadas; el resultado es
claro: la presentación de dichos dibujos (estímulos prime) disminuye el
tiempo de reacción para las acciones a realizar. Esto ocurre, según Craighe-
ro et al. (1998), porque las características físicas de los dibujos reclutan in-
formación almacenada sobre la naturaleza del objeto, es decir, como co-
mentábamos en el apartado 3.2., inducen una selección semántica en la
memoria a largo plazo. Estas evidencias son congruentes con la teoría pre-
motora, pero, de algún modo, amplían su ámbito de aplicación, postulando
que la atención no sólo emerge de la activación de los mapas pragmáticos
que llevan a cabo una preprogramación del movimiento a partir de la locali-
zación espacial del estímulo sobre el que se va a actuar, sino que puede ser
también el resultado emergente de un programa motor preparado específi-
camente para coger un objeto en base a su tamaño, a su forma o a cualquier
otro atributo no necesariamente espacial. Así pues, con esta reformulación,
la teoría premotora pasa de referirse exclusivamente a la atención espacial a
explicar también la atención basada en el objeto, con lo que deviene una
propuesta genérica de atención selectiva visual.
Hay otros trabajos que apoyan esa elaboración de la teoría premotora.
Por ejemplo, Humphrey y Riddoch (1994) concluyen, tras considerar diver-
sos hallazgos neurofisiológicos, que la activación de respuestas motoras no
sólo se da a partir de la selección de representaciones espaciales, tal como
sugieren Rizzolatti et al. (1994), sino que también los atributos como el co-
lor, el movimiento, la forma, etc., tienden a elicitar programas motores diri-
gidos a los objetos que poseen dichas características. Por otro lado, Klatzky
et al. (1993) apuntan que la simple visión de un objeto facilita las acciones
congruentes con las propiedades de dicho objeto vía evocación de las fuer-
tes asociaciones objeto-acción derivadas de nuestra experiencia.

136
3. Selección para la percepción, selección para la acción

3.5.2 La evidencia neuropsicológica

Desde que Critchley la describiera en 1927, se conoce la existencia de una


patología conocida como apraxia magnética o conducta de utilización, que
consiste en un comportamiento compulsivo (incontrolable) que, en ciertos
pacientes con lesiones del lóbulo frontal, suscita automáticamente la acción
motora ligada a un objeto: la simple visión del objeto en cuestión provoca,
de forma maquinal e involuntaria, la respuesta motora relacionada con él
(Lhermite, 1983). Se trata de pacientes que, por ejemplo, al ver un teléfono
lo descuelgan, al ver un peine se peinan, al ver un cigarro se lo fuman, al
ver un interruptor lo accionan de forma automática —lo que, dicho sea de
paso, puede dar lugar a situaciones verdaderamente embarazosas o, incluso,
implicar ciertos riesgos. Lhermite atribuye este curioso fenómeno a un dé-
ficit del control del lóbulo frontal sobre la información que le llega desde el
lóbulo parietal. En la misma línea, Shallice (1988) piensa que, en estos su-
jetos, se produce una captura automática de los sistemas motores por parte
del objeto percibido y una deshibición frontal de la respuesta (o las res-
puestas) asociadas a dichos objetos. En terminología de Jeannerod (1994),
las tendencias (affordances) intrínsecas a la representación del objeto se ve-
rían liberadas, deviniendo acciones reales. Según Tipper, Howard y Meegan
(en prensa), las acciones compulsivamente suscitadas por la visión de un
objeto se deben a un déficit en el control inhibitorio que, en condiciones
normales, ejerce el mecanismo atencional sobre la mayoría de esas accio-
nes. Por otra parte, parece que los circuitos que se activan cuando utiliza-
mos un objeto o dirigimos una acción hacia él, se activan también con la
mera visión del objeto e, incluso, en caso de que veamos a alguien utilizán-
dolo (Craighero et al., 1998).
En definitiva, parece que deben existir vías directas de conexión entre
las zonas encargadas de la percepción visual y las que controlan la acción.
De momento, las evidencias neuroanatómicas apuntan a interacciones entre
ciertas áreas del lóbulo parietal posterior y la corteza frontal (Jeannerod
et al., 1995), aunque no hay que descartar un posible papel de la vía ventral
y de sus proyecciones frontales (véase apartado 3.1. y Figura 3.8).

3.5.3 La hipótesis de la competencia integrada (Duncan, 1996)

Según la hipótesis de la competencia integrada, los objetos compiten por


ser representados en múltiples sistemas cerebrales, sensoriales y motores,
corticales y subcorticales. Sin embargo, una vez un objeto alcanza una re-
presentación, los distintos sistemas cerebrales lo procesan de forma conjun-
ta. La atención, según este modelo, es un estado que surge con relativa len-
titud —en décimas de segundo— a partir de la operación conjunta de los
diversos sistemas de nuestro cerebro sobre el objeto seleccionado, propi-

137
Atención

ciando que sus diversos atributos se hallen disponibles, como un todo indi-
viso, para el control de la acción.
La competencia integrada de Duncan se basa en tres grandes principios:

1. Entre los numerosos sistemas que elaboran el input visual, la mayo-


ría se rigen por el principio de la competencia; es decir, cuando en
ellos se representa un objeto determinado, esta circunstancia va en
detrimento de la representación de objetos alternativos: las repre-
sentaciones de distintos objetos son mutuamente inhibitorias.
2. Cuando un objeto logra ser representado en un sistema determina-
do, esta prioridad tiende a ser transmitida a los demás, de forma que
los distintos sistemas tienden a converger en el procesamiento del
mismo objeto. Esta integración funcional de los diversos sistemas
se da gracias a una activación recíproca entre las distintas unidades,
módulos o neuronas que responden al mismo objeto en función del
atributo seleccionado. Tal vez quepa insistir aquí en que, aunque un
objeto sea seleccionado en función de un único atributo (p.e. su co-
lor), también los demás atributos del objeto tendrán prioridad de ac-
ceso a sus respectivos sistemas de representación, de forma que
será el objeto como un todo integrado el que controlará la acción.
El estado subjetivo que emerge de esa activación integrada para el
control de la acción es propiamente lo que llamamos atención.
3. La competencia puede ser regulada a partir de una preactivación de
las unidades que responden a un atributo determinado. Si en un es-
tante de libros buscamos uno de color pistacho, las neuronas impli-
cadas en la codificación de ese color recibirán una facilitación pre-
activadora en el sistema cerebral implicado en el procesamiento
cromático. Los estímulos de color pistacho gozarán de una impor-
tante ventaja a la hora de acceder a la representación en dicho siste-
ma y, por ende, de ser representados en los sistemas que codifican
la forma, la ubicación, la textura, el movimiento, etc.

Dado que la selección de un objeto determinado puede darse a partir de


cualquiera de sus atributos, cabe convenir que la atención puede originarse
en cualquiera de los distintos sistemas cerebrales implicados en el procesa-
miento visual. Además, como se requiere un cierto tiempo para que la acti-
vación de las unidades de ese sistema inicial se transmita a las unidades que
deben procesar los demás atributos del objeto en cada uno de los sistemas,
resulta lógico que el estado atencional (la atención) emerja lentamente y se
mantenga el tiempo suficiente para que la suma de representaciones que da
lugar a la percepción del objeto integrado pueda asumir el control de la ac-
ción. Como, a estas alturas, debe resultar obvio para el lector, el modelo
atencional de Duncan encaja en las teorías que hemos llamado anárquicas:
cada objeto atendido activa un patrón de unidades distinto e intrínseco a los

138
3. Selección para la percepción, selección para la acción

propios sistemas sensoriomotores: no hay lugar para el control atencional


ejercido desde un sistema o un grupo de sistemas autónomos y amodales.

4. La función atencional: selección para la percepción


y selección para la acción

En el primer apartado del Capítulo 1 de este manual, se ofrece una amplia


revisión de las diversas funciones atencionales, ilustrada con amenos ejem-
plos que, a buen seguro, nos habrán resultado familiares. Dada la diversi-
dad de dominios en los que puede actuar el llamado mecanismo atencional,
aquí hemos intentado ofrecer una visión funcional sintética, asumiendo de
antemano que su posible utilidad conceptual o didáctica pueda ir en detri-
mento de su rigor o de su fidelidad científica. A partir de este presupuesto,
hemos hablado de dos grandes ámbitos funcionales —la selección para la
percepción y la selección para la acción—, falaz disyuntiva que, eso sí, nos
ha facilitado una vía de aproximación que esperamos que haya ayudado al
lector a estructurar las múltiples aproximaciones y modelos que compiten
por describir y/o explicar una naturaleza tan sibilina como la atencional. Es
cierto que, hoy en día, resulta algo arbitrario distinguir entre las diversas
teorías atencionales según propongan que la selectividad atencional tiene
como objetivo prioritario optimizar nuestra percepción —entendiendo aquí
percepción en su sentido amplio, es decir, contemplando la necesidad de la
selección dirigida a la información cognitiva, indiscutiblemente necesaria
para el conocimiento perceptivo—, o que, por el contrario, su genuino sen-
tido radica en la organización y el control de la acción. De hecho, la mayo-
ría de los modelos atencionales contemporáneos reconocen en mayor o me-
nor medida la necesidad de contemplar ambos tipos de selección. Hay
ejemplos que hablan por sí solos: la llamada teoría de integración de las ca-
racterísticas (Treisman y Gelade, 1980), considerada desde siempre como
el prototipo de un modelo de selección para la percepción basada en un me-
dio espacial, ha evolucionado para adaptarse a la nueva coyuntura y, en sus
versiones más recientes, incluye las debidas cabriolas conceptuales para, en
primer lugar, dar cabida a una adecuada explicación de la atención basada
en el objeto, y, algo más tarde, ingeniárselas para dar razón de la selección
para la acción (aunque no sin cierto pudor) (Treisman, 1988, 1993, 1995;
Treisman y Sato, 1990; Hommel, 1998).
Así pues, aunque es cierto que hace unos veinte años la mayoría de las
formulaciones atencionales estaban sesgadas en el sentido de que se centra-
ban principalmente en analizar la selección que tenía lugar en el procesa-
miento de la vía visual ventral en detrimento del análisis de la selección
para la acción —se decía, a la sazón, que la atención facilitaba la de-
tección, permitía el reconocimiento de objetos, o integraba los atributos

139
Atención

de un estímulo para dar lugar a un percepto unitario—, hoy en día el con-


texto paradigmático ha cambiado lo suficiente para que podamos afirmar
que selección para la percepción y selección para la acción son sólo dos as-
pectos complementarios e indisolubles de la función atencional. De hecho,
parece que una sin la otra no tienen sentido: la selección para la percepción
sin selección para la acción sería, además de evolutivamente inconcebible,
un mecanismo propio de un ente pasivo y anodino, y, al revés, la selección
para la acción sin selección para la percepción conduciría irremisiblemente
a la acción gratuita, indiscriminada y caótica, a un azar comportamental
puro, tan absurdo como disfuncional.

4.1 Visual Attention Model (Schneider, 1995): un paradigma


de compromiso teórico

El enfoque comprensivo que caracteriza a la mayoría de los modelos aten-


cionales recientes se pone de manifiesto de forma especialmente clara en la
propuesta de Schneider (1995), el cual formula una solución de compromi-
so que vamos a exponer, aunque sea sólo para ilustrar el vínculo sinérgico
entre selección para la percepción y selección para la acción que contem-
plan la mayoría de las aproximaciones contemporáneas al estudio del meca-
nismo atencional.
La formulación de este autor, que abreviaremos con el acrónimo VAM,
es uno de esos modelos que hemos llamado monárquicos, los cuales conci-
ben la atención como un mecanismo unitario ajeno a los sistemas sensorio-
motores. Este mecanismo, esencialmente extrínseco al sistema visual, actúa
tanto sobre la vía ventral (selección para la percepción) como sobre la dor-
sal (selección para la acción basada en el espacio). De este modo, por una
parte, el mecanismo atencional del VAM accede al procesamiento visual de
alto nivel, el cual, según Schneider, se da de forma serial y tiene una capa-
cidad limitada —el procesamiento visual de bajo nivel característico, por
ejemplo, de la corteza estriada (V1) se da en paralelo y, por tanto, carece
de limitaciones de capacidad. Sin embargo, por otro lado, el proceso selec-
tivo que culminará en la selección de un objeto de alto nivel se da en los
primeros estadios del procesamiento de la información visual, a partir de
una selección de las agrupaciones perceptuales a nivel de V1. Así pues,
la atención actúa primordialmente seleccionando un objeto visual de bajo
nivel e induce una prioridad de procesamiento en la vía ventral. Simultáne-
amente, es posible que, basándose en su representación espacial, se progra-
men acciones hacia el objeto en cuestión (mirarlo, cogerlo, señalarlo, etc.):
este proceso tiene lugar en la vía dorsal. Una vez programada la acción,
sólo es necesaria la intervención de determinadas áreas frontales para que
se active el control de los efectores y la acción potencial se convierta en ac-
ción real.

140
3. Selección para la percepción, selección para la acción

Con la propuesta del VAM, Schneider pretende formular una teoría


atencional neurocognitiva que resulte unificadora, y que ofrezca una vi-
sión comprensiva de la atención, salvando su diversidad intrínseca (véanse
apartados 5 y 6). Para él, las dos grandes funciones de la atención selectiva
son:

1. La selección para el reconocimiento de objetos.


2. La selección para la acción basada en el espacio.

Schneider nos ofrece una explicación conjunta de esas dos funciones, las
cuales, a menudo, han sido abordadas por aproximaciones sesgadas, que
enfatizan un tipo u otro de selección, dando lugar a dos grandes categorías
de modelos (de selección para la percepción y de selección para la acción).
Gracias a esas dos funciones del mecanismo atencional, se da una reestruc-
turación de los procesos de segregación de la escena visual y de los que
subyacen a la organización perceptual local controlada por los estímulos
—que ocurren en las primeras etapas de elaboración de la información (en
V1)—, transformando los llamados visual chunks (agrupaciones visuales)
de forma que cada uno de ellos resulta globalmente segregado—se distin-
gue de la información sobre las demás agrupaciones— y da lugar a lo que
Schneider denomina object token (modelo o prototipo de objeto). La segre-
gación global, necesaria para el reconocimiento de objetos y para la progra-
mación de acciones basada en la información espacial, no se da en los nive-
les superiores de procesamiento del sistema visual (en las vías ventral y
dorsal) a menos que actúe el mecanismo atencional.
Para ilustrar esta cuestión, algo intrincada, pongamos un ejemplo: su-
pongamos que queremos coger un rotulador rojo de un cajón de nuestro es-
critorio en el que los hay de múltiples colores. Obviamente, en primer lugar
dirigiremos nuestra atención al interior del cajón en busca del color rojo, lo
que implica que una señal atencional activará las unidades que codifican el
rojo en la representación del color de alto nivel (p.e., en V4). Esta señal se
retrotransmitirá al mapa retinotópico de V1, activando la agrupación visual
(visual chunk) que comparte el atributo seleccionado (color rojo). Enton-
ces, V1 actúa como un distribuidor de la señal atencional, transmitiéndola a
todos los módulos de alto nivel de las vía del qué y del dónde. De este
modo, toda la información del sistema visual acoplada a esa señal atencio-
nal es segmentada globalmente, es decir, se distingue de la información
restante, y conforma un modelo de objeto (object token). Si, efectivamente,
el modelo contiene información acerca de un único objeto, el proceso de re-
conocimiento funciona correctamente y el sistema motor puede recibir los
parámetros espaciales necesarios para programar la acción (p.e., coger el
rotulador). Sin embargo, si el modelo contiene información de más de un
objeto (supongamos que en el cajón hay también un encendedor, un saca-
puntas, una grapadora, un lápiz, etc., de color rojo), se requiere que actúe el

141
Atención

control atencional basado en la localización espacial, mediante el cual se va


a seleccionar, en V1, la información de una región determinada, propician-
do la segmentación global de dicha información y su correspondiente (e
implícita) agrupación a ese nivel. Este control atencional basado en la loca-
lización espacial revisará de forma serial las diferentes regiones de V1 has-
ta que el rotulador rojo sea detectado y reconocido (en la vía ventral), lo
que permitirá, eventualmente, la programación de la acción de cogerlo (en
la vía dorsal). En síntesis, el mecanismo atencional del VAM puede actuar
de dos formas:

1. La forma prioritaria es el control atencional basado en el qué, que


se corresponde, en el ejemplo del rotulador, con la selección en fun-
ción de su color.
2. Sin embargo, si ese proceso falla—normalmente, porque el modelo
de objeto generado incluye realmente múltiples objetos (rotulador,
sacapuntas, encendedor, grapadora, lápiz… todos de color rojo)—,
se recurre a la alternativa del control atencional basado en el dónde.

Mediante los dos procesos se consiguen objetivos similares —el recono-


cimiento del objeto y la acción basada en el espacio—, dado que, en am-
bos, la información se transmite a los sistemas visuales ventral y dorsal.
Como es fácil deducir, para Schneider, el proceso de reconocimiento de
un objeto resulta sumamente costoso y, evidentemente, no puede ser aplica-
do en paralelo a todos los objetos de un campo visual complejo. Por lo tan-
to, sólo uno o unos pocos objetos podrán ser reconocidos, en un momento
dado, a partir de la selección atencional (imaginemos, para el ejemplo ante-
rior, un cajón repleto de objetos distintos de color rojo): esto implica que,
para este autor, como para Treisman (1988), el reconocimiento del objeto
es postatencional (véanse apartados 2.1. y 2.3.1.). Ya hemos visto que esta
postura ha resultado sumamente polémica y, de hecho, muchos autores no
la comparten. Para van der Heijden (1992), por ejemplo, la atención no in-
terviene en el reconocimiento del objeto, dado que la capacidad del sistema
visual es ilimitada: pueden ser procesados múltiples objetos en paralelo (si-
multáneamente), lo que implica que no es necesario seleccionar los objetos
que se van a procesar.
Algunos trabajos recientes (p.ej., Deubel, Schneider y Paprotta, 1998)
ofrecen datos experimentales que son compatibles con diversas propuestas
del VAM. Por ejemplo, parece que el rendimiento en el reconocimiento
perceptivo de un objeto depende, en gran medida, de hacia dónde se dirige
un movimiento que se lleva a cabo de forma simultánea a dicha tarea de re-
conocimiento: la discriminación perceptiva es mejor si la tarea perceptual y
el movimiento se dirigen hacia el mismo objeto, una evidencia que refleja
el estrecho vínculo entre la selección atencional de la información de la vía
ventral y la de la información de la dorsal. Irwin y Gordon (1998) han obte-

142
3. Selección para la percepción, selección para la acción

nido resultados que van en el mismo sentido a partir del estudio de los mo-
vimientos sacádicos de los ojos.

5. La naturaleza de la atención: monarquía, oligarquía


o anarquía.

Si desde que, en 1949, Moruzzi y Magoun descubrieron la Formación Reti-


cular Mesencefálica parece relativamente claro que, por lo que se refiere a
los aspectos intensivos de la atención, existe un sistema unitario de control
supramodal, la cuestión resulta mucho más confusa cuando consideramos
sus aspectos selectivos. De hecho, y pese a las ya clásicas pretensiones de
los modelos monárquicos, no se han encontrado evidencias claras —o, al
menos, dignas de consenso— respecto a la existencia de un centro neural
que pueda ejercer un control rector sobre la función selectiva de la aten-
ción. Tanto las evidencias experimentales como las que proceden de los es-
tudios neurofisiológicos, de los neuropsicológicos y de los basados en la
utilización de las modernas técnicas de neuroimagen, apuntan cada vez de
forma más inequívoca a la consideración de la atención como un mecanis-
mo múltiple con funciones diversas. Estos resultados no han podido ser ig-
norados por los investigadores que trabajan en este ámbito, ni siquiera por
aquellos que con más entusiasmo han defendido largamente la existencia
de un sistema atencional unitario y amodal. Por poner un ejemplo, modelos
como el de Norman y Shallice (1986), uno de los que con más fervor apos-
taba por la existencia de un Sistema Atencional Supervisor, han sido final-
mente reformulados y, si bien aún siguen buscando —probablemente en
vano— un dispositivo homunculoide que gobierne el comportamiento aten-
cional, no han tenido más remedio que admitir que un control de ese estilo
sólo puede ser ejercido por mecanismos diversos, si bien coordinados de
forma algo misteriosa (véase p.ej., Shallice y Burgess, 1993). Así pues, en-
tre los defensores más acérrimos de la existencia de un único sistema de
control atencional amodal, la mayoría han terminado por claudicar ante la
rotundidad de los resultados experimentales y admitir que ese control debe
ser ejercido, en todo caso, por un sistema oligárquico, en el cual diversos
mecanismos, coordinados o no, darían cuenta de las múltiples variedades
atencionales (atención selectiva —espacial y basada en el objeto—, aten-
ción dividida, atención sostenida, cambio atencional, control atencional eje-
cutivo, etc.). Además, la tendencia general es la de ceñirse al estudio de la
atención en una modalidad sensorial determinada —principalmente, la vi-
sual—, renunciando también a la búsqueda de un putativo sistema aten-
cional supramodal, común a los diversos sistemas sensoriales. La propia
Treisman (1988), otrora monárquica convencida, propone un modelo oli-
gárquico, según el cual la atención, al menos en su modalidad visual, no
sería más que una etiqueta genérica para referirse a una variedad de meca-

143
Atención

nismos selectivos que pueden actuar en múltiples puntos de la red de proce-


samiento de la información.
El estudio de la atención desde la perspectiva de las diferencias intra e
interindividuales no hace sino dar solidez empírica a esa renuncia mayorita-
ria —aunque todavía no unánime— a un modelo monárquico de la aten-
ción, dado que, por ejemplo, la correlación entre las diferentes habilidades
atencionales que posee un individuo a menudo resulta bastante pobre: un
sujeto puede destacar en determinadas tareas atencionales pero, por ejem-
plo, puntuar por debajo de la media en otras. Por otra parte, una determina-
da variable (edad, sexo, personalidad, estilos cognitivos, ritmicidad circa-
diana, motivación, etc.) puede afectar significativamente a determinados
tipos de atención, pero no a otros (véase Rosselló y Munar, 1994), lo que
ha llevado a pensar que suponer una capacidad o habilidad atencional gene-
ral no es más que una idea quimérica y que, en realidad, parece haber casi
tantas subcapacidades (o subhabilidades) específicas como tareas atencio-
nales se plantean.
La multiplicidad de mecanismos atencionales se revela en la multiplici-
dad de funciones de lo que, por simple parsimonia, llamamos atención. Esa
pluralidad esencial explica la falta de consenso en cuestiones tan funda-
mentales como el lugar de selección, el medio sobre el cual actúa dicho me-
canismo, su naturaleza excitatoria o inhibitoria, etc. Así pues, la falta de
acuerdo en la comunidad científica parece debida, en último término, a que
la atención es múltiple y diversa, y que, por tanto, los numerosos paradig-
mas experimentales utilizados en su estudio pueden afectar a mecanismos
atencionales genuinamente distintos, lo que inevitablemente debe repercutir
en los resultados obtenidos. A nuestro juicio, un factor que agrava esa dis-
crepancia radica en que, con frecuencia, los distintos modelos atencionales
son formulados desde diversos niveles explicativos (experimental, formal,
neurológico, computacional, etc.): dado el caos reinante en la conceptuali-
zación teórica de la atención, parece poco recomendable intentar formular
modelos atencionales pretendidamente globales partiendo de diferentes ni-
veles de abstracción: hoy por hoy, nos resultaría sorprendente—y hasta sus-
picaz— que, por ejemplo, el modelo formal de Bundesen (1998) fuera to-
talmente compatible con el que Desimone y Duncan (1995) postulan a
partir de sus estudios neurofisiológicos.
En su conocido trabajo de revisión, Johnston y Dark (1986) dividieron
los modelos teóricos en causales y de efecto, aludiendo al viejo dilema de
si la atención es una fuerza o más bien un resultado (véanse Tudela, 1992,
o Rosselló, 1997). Entre los primeros cabría situar a aquellos que aquí he-
mos llamado monárquicos y oligárquicos, modelos que, respectivamente,
postulan la existencia de uno solo o de varios mecanismos atencionales ar-
ticulados, independientes de los sistemas sensoriomotores, y cuya función
básica sería el control del procesamiento y de la acción. La autora del Capí-
tulo 1 (como un servidor no hace mucho tiempo) aboga claramente por esta

144
3. Selección para la percepción, selección para la acción

opción. En cambio, los modelos de efecto postulan que la atención no es


más que un resultado, un fenómeno subjetivo que emerge del funciona-
miento de ciertos circuitos neurales. Grosso modo, esta perspectiva coincide
con lo que en este capítulo hemos llamado modelos anárquicos, según los
cuales, genuinamente, no existen los llamados sistemas o mecanismos aten-
cionales. Lo que llamamos atención sería sólo la vivencia subjetiva que ex-
perimentamos cuando determinados circuitos sensoriomotores incrementan
su actividad basal. Así, el hecho de que los resultados experimentales (y las
supuestas funciones atencionales) sean tan heterogéneos, no sería sino un
reflejo de que la atención es únicamente fenomenología atencional, tan di-
versa porque puede emerger de todos y cada uno de los circuitos sensorio-
motores de nuestro cerebro: para los modelos anárquicos esto resulta más
plausible que pensar que tenemos una multitud de circuitos (o módulos)
atencionales causantes de la vasta diversidad atencional observada (como
proponen los modelos oligárquicos). Desde este punto de vista —defendi-
do, por ejemplo, por los partidarios de la teoría premotora y por gran parte
de los autores que han abordado el estudio de la selección para la acción—
, la cuestión de la verdadera naturaleza de la atención es, en último térmi-
no, intrascendente y baladí, dado que se trata de un fenómeno, en el sentido
filosófico del término, es decir de algo que se manifiesta a la consciencia
pero que no tiene por qué corresponderse (y, de hecho, no se corresponde)
con algo real. De este modo, lo que llamamos atención sería el mero corre-
lato subjetivo del aumento de la tasa de descarga neuronal en ciertos siste-
mas neurales: no habría ningún centro rector, ningún sistema de control
atencional, no habría nada en nuestro cerebro cuya función primordial fue-
ra la de activar las zonas cerebrales que procesan una información u otra
según atendiéramos, precisamente, a una u otra información. Así pues, la
anarquía sería intrínseca a nuestro comportamiento atencional: cada circui-
to neural tendría su propia atención y, en principio, ninguno tendría ascen-
dencia sobre el resto.

6. La diversidad atencional: cuando los árboles no dejan


ver si hay un bosque
En cierto sentido, el escepticismo que se deriva de la óptica que hemos lla-
mado anarquista puede resultar desalentador, tanto para el investigador que
trabaja en atención como para el alumno que se inicia en su estudio. Sea
cual sea la verdad (suponiendo que exista una verdad atencional), lo cierto
es que esa perspectiva ha sido, a nuestro juicio, sumamente provechosa. Ha
ayudado a concebir la atención como un mecanismo múltiple y diverso, ha
aguzado el ingenio de los investigadores para eludir el problema del ho-
múnculo, ha obligado a afinar la metodología de estudio, ha contribuido a
relativizar ciertas aserciones —algunas de las cuales se han demostrado fi-

145
Atención

nalmente falsas—, ha intensificado y diversificado el esfuerzo investigador


y ha reintroducido la tan necesaria duda metódica en la modelización teóri-
ca atencional. Obviamente, también ha tenido otros efectos que, al menos
en principio, podrían parecer indeseables. Aparte del desaliento menciona-
do, puede haber inducido en ciertos investigadores un agnosticismo dema-
siado radical para resultar recomendable, puede haber contribuido a la
excesiva segmentación del ámbito de estudio y a la proliferación de micro-
modelos que dificultan una aproximación sintética al tema, y, sin duda,
puede haber ayudado a fomentar el caos conceptual reinante en la psicolo-
gía de la atención contemporánea. Sin embargo, tal vez ese caos resultaba
necesario simplemente porque nos ha ayudado a tener claras las preguntas
—lo que resulta preceptivo antes de pretender postular respuestas taxati-
vas—; tal vez, hoy por hoy, la segmentación analítica sea la mejor estrate-
gia investigadora y los micromodelos las únicas aproximaciones téoricas
posibles; quizás haya que renunciar, al menos de momento, a contar con
una teoría global que dé cuenta de la selección atencional; tal vez, y esto ya
es más arriesgado, se han revelado tantas anomalías en la investigación
atencional que, en términos kuhnianos, la psicología de la atención se halle
inmersa en una etapa de crisis paradigmática.
Sabemos ahora —ya lo hemos dicho— que la atención no es ni única ni
homogénea. Y no lo es ni por naturaleza ni en cuanto a su función. A nues-
tro juicio, aún no está claro si responde a un modelo oligárquico o si es un
fenómeno subjetivo que emerge de un sistema anárquico. En todo caso —y
pese a que hace ya más de un siglo que William James afirmara aquello de
Everyone knows what attention is— lo que está claro es que, desde el punto
de vista científico, nadie sabe lo que es la atención —o, al menos, nadie es
capaz de inducir un razonable consenso al respecto. Cabe decir que, proba-
blemente, todavía es demasiado pronto para saberlo. Por esa razón, consti-
tuye un esfuerzo ocioso e insensato intentar ofrecer una definición unitaria
que explique la atención. Resulta incluso verosímil que una definición de
ese estilo vaya en contra de la propia índole no unitaria del mecanismo
atencional. Puede que la atención sea muchas cosas a la vez o puede que se
trate sólo de un epifenómeno (es decir, que no sea). Sin embargo, pensa-
mos que, por ahora, cabe mantener el término para designar el vasto ámbito
disciplinar relacionado con la selección para la percepción y la selección
para la acción, aunque sólo sea por razones prácticas, por cuestiones didác-
ticas o porque no disponemos de una alternativa mejor. Sólo la investiga-
ción puede ofrecer respuestas a las preguntas que ahora hemos recuperado.
Hoy por hoy, debemos conformarnos con estudiar lo mejor que podamos lo
que Tudela (1992) ha llamado problemática atencional, a sabiendas de que
puede que no haya más que eso. Hace algún tiempo yo mismo defendía
convencido una definición de atención que comulgaba con lo que hoy he
llamado modelos oligárquicos, afirmando que su naturaleza era múltiple
pero central, orientada hacia el control de los sistemas sensoriales y los

146
3. Selección para la percepción, selección para la acción

efectores —y, por tanto, extrínseca a ellos— (véase Rosselló, 1994, 1997).
Hoy tengo serias dudas sobre todo ello. De lo único que estoy seguro es de
que el concepto de atención ha perdido para siempre su univocidad y de
que, como afirma Allport (1993), no puede haber una teoría simple de la
atención, como no la puede haber de la inteligencia o del pensamiento. Si,
por lo que fuera, me viese obligado a formular una definición, podría decir,
por ejemplo, que se trata de un fenómeno de origen diverso que se corres-
ponde con una serie de mecanismos selectivos que, en función de determi-
nados factores top-down y bottom-up, optimizan el procesamiento de la in-
formación necesaria para que nuestra acción sea lo más adaptativa
posible. Se trata, evidentemente, de una definición operativa para salir del
paso, que no pretende decir nada acerca de la naturaleza atencional y que se
mantiene abierta a lo que la investigación futura nos ofrezca. Aún así, si
pudiera, escribiría esa definición en voz baja. Puede que, con el tiempo, la
investigación altamente segmentada de la problemática atencional, y los
micromodelos que de dicha investigación se derivan —que, sin duda, difi-
cultan una posible integración conceptual de los mecanismos de selección
atencional— deba ser complementada por una perspectiva sistemática que
propicie una conceptualización sintética y comprensiva. O puede que los
resultados experimentales demuestren que cualquier tentativa explicativa de
esa índole no tiene ningún sentido. Sabremos entonces si esas múltiples va-
riedades atencionales que monopolizan ahora nuestros esfuerzos analíticos
eran sólo los árboles que no nos dejaban ver el bosque o si, en realidad, tan
sólo había árboles, tan sólo muchos árboles...

Bibliografía comentada
García Sevilla, J. (1997): Psicología de la atención, Madrid, Síntesis. Se trata del
manual monográfico más completo que, sobre el tema de la atención, se ha pu-
blicado hasta la fecha en lengua castellana. Contempla una introducción a los
principales aspectos conceptuales, una panorámica de la metodología experi-
mental utilizada en el estudio de la atención, una revisión de algunos de los mo-
delos teóricos más relevantes y una aproximación explicativa a los mecanismos
de atención selectiva, dividida y sostenida. Asimismo, aborda sucintamente as-
pectos como el desarrollo evolutivo de la atención, las diferencias individuales
y las disfunciones atencionales más relevantes, incluyendo una aproximación
sumaria a las técnicas de evaluación e intervención.
Rosselló, J. (1997): Psicología de la atención. Una introducción al estudio del me-
canismo atencional, Madrid, Pirámide. Constituye una aproximación conceptual
a los temas más relevantes que, desde el ámbito de la psicología básica, se abor-
dan en el estudio de la psicología de la atención. Aúna la brevedad, la claridad
de exposición y el rigor científico. Resulta especialmente indicado para una pri-
mera aproximación al tema en el marco de los nuevos planes de estudio. Se
ofrecen al lector una serie de reflexiones teóricas que resultan insoslayables

147
Atención

para quien pretenda iniciarse en el tema desde una perspectiva actual, articulada
en un discurso crítico y abierto que no descuida los referentes históricos más
importantes.
Styles, E.A. (1997): The psychology of attention. Hove: Psychology Press. Sin
duda, se trata del manual en lengua inglesa más recomendable para el estudian-
te. Desde una óptica actual y novedosa, aproxima al lector a los principales tópi-
cos atencionales utilizando un lenguaje muy claro y un discurso ameno. Partien-
do de los trabajos llevados a cabo en los años cincuenta, se exponen las
aproximaciones contemporáneas, abordando, de forma harto comprensiva, los
principales dilemas y controversias suscitados por los resultados experimentales
obtenidos en la última década, y abogando por un concepto de la atención como
un fenómeno emergente múltiple y diverso, respecto al cual no cabe una expli-
cación unitaria, concepción muy próxima a la óptica anárquica de ciertos mo-
delos de selección para la acción: la atención es sólo un estado subjetivo, el
correlato vivencial de una actividad neural primordialmente tan diversa como
diversas son las llamadas tareas atencionales. Se trata, probablemente, del libro
más didáctico y bien estructurado que se ha escrito sobre el tema, ideal para
quien pretenda profundizar algo más en el estudio básico del mecanismo aten-
cional desde una perspectiva necesariamente iconoclasta, impuesta por las in-
controvertibles evidencias experimentales obtenidas en los últimos años.
Tudela, P. (1992): Atención. En J. L. Fernández Trespalacios y P. Tudela (Eds.):
Percepción y atención (pp. 119-162). En J. Mayor y J. L. Pinillos (Dirs.): Trata-
do de psicología general. Vol. 3. Madrid, Alhambra. Pese a ser relativamente re-
ciente se ha convertido ya en un clásico de obligada referencia para los que tra-
bajamos en atención en el estado español. Cuando apareció llenó el profundo
vacío que, sobre la cuestión atencional, imperaba entonces en nuestra literatura
especializada. El autor, de reconocido prestigio internacional, nos ofrece prime-
ro una aproximación histórico-conceptual al tema, para exponer luego algunos
de los modelos más relevantes que se han formulado desde el paradigma del
procesamiento de la información. En la segunda parte del capítulo abunda en la
dicotomía automatización-control atencional y trata una serie de cuestiones
conceptuales ligadas al estudio del mecanismo atencional desde una perspectiva
crítica que, a menudo, deja entrever su opción personal, que aboga por un con-
cepto explicativo (no descriptivo) de la atención, entendiéndola como un meca-
nismo de control ajeno a los sistemas sensoriomotores, muy en la línea de la
concepción que, desde la neurociencia cognitiva, defienden Posner y cols. —
aproximación que encaja con lo que, en este capítulo, hemos llamado modelos
oligárquicos. Recomendable para el estudiante que quiera ir algo más allá en la
perspectiva que pretende una explicación unitaria de la atención.
Botella, J. (1998): La atención. En J. Monserrat (Ed.): La percepción visual (pp.
499-532), Madrid, Biblioteca Nueva. Se trata de un capítulo sobre el tema de
aparición muy reciente, que constituye una buena introducción a las principales
cuestiones que aborda, hoy en día, la investigación atencional. Se describen, de
forma sucinta pero rigurosa, algunos de los experimentos clave que han propi-
ciado nuevas aproximaciones teóricas en el estudio de la atención selectiva. Su
lectura procura un conocimiento sintético de las nociones básicas que subyacen
a algunos de los modelos más en boga en la literatura especializada, teorías que,
desde distintos puntos de vista, pretenden ofrecer una explicación —parcial o

148
3. Selección para la percepción, selección para la acción

más holística— a ciertos resultados experimentales de elevado poder heurístico.


También aborda, de forma sumaria, los temas de la atención dividida, la aten-
ción sostenida, la automatización y la psicopatología de la atención. Finaliza
con una reflexión sobre la naturaleza y el concepto de atención con la que, esen-
cialmente, estamos de acuerdo, como resulta patente si se compara con la ofre-
cida en los últimos apartados de este capítulo.
Egeth, H. E. y Yantis, S. (1997): Visual Attention: Control, Representation, and
Time Course. Annual Review of Psychology, 48, 269-297. Constituye un trabajo
que revisa algunas de las polémicas más recientes surgidas de la profusa investi-
gación atencional. Se exponen los determinantes que controlan el mecanismo
atencional, tanto los derivados del comportamiento intencional (top-down),
como los que se refieren a las variables estimulares (bottom-up). La exposición
continúa con el análisis del dilema atención espacial-atención al objeto, ofre-
ciendo datos experimentales relevantes para el estudio de la base representacio-
nal —el medio— sobre la que actúa el mecanismo atencional. Finalmente, se
aborda el tema del curso temporal de la atención, describiendo las variables que
influyen en la rapidez con que la orientamos hacia un estímulo específico, ana-
lizando los factores que determinan el tiempo que permanece fijada en dicho
estímulo, y discutiendo la naturaleza del desplazamiento o cambio atencional y
los parámetros temporales que lo caracterizan.

149
Atención

Preguntas de revisión
1. Considerando las incógnitas planteadas en el punto 1.1. en torno al
mecanismo atencional, y después de leer con detenimiento este capí-
tulo, ¿cuáles serían, a tu juicio, las respuestas más verosímiles a las
cinco cuestiones planteadas? Justifica tu respuesta, aduciendo argu-
mentos teóricos y/o evidencias experimentales que avalen tu opinión.
2. Según tu parecer, ¿cuáles son los resultados experimentales que ofre-
cen una base más sólida al argumento de que la selección atencional
no siempre se basa en el espacio, sino que puede actuar genuinamente
sobre la representación del objeto? Pon diversos ejemplos de la vida
cotidiana en que resulte patente que focalizamos nuestra atención 1)
en los objetos considerados como un todo, 2) en algunos de sus atri-
butos (color, forma, orientación, etc.) y 3) en su ubicación espacial.
3. Imagina un supuesto debate entre un partidario de los modelos monár-
quicos y un defensor de la óptica que hemos llamado anárquica. Trans-
cribe una hipotética discusión entre ellos en la que, cada cual, saque a
colazón razones teóricas, fenoménicas, datos experimentales, etc., que
apoyen su postura. Si piensas que alguno de los razonamientos expues-
tos por una de las dos partes resulta difícil de rebatir, haz que el curso
de la discusión así lo refleje.
4. Después de la lectura de los apartados sobre representación del espa-
cio, del objeto y de la acción (2.2.1., 2.3.1. y 3.1.), ¿qué conclusiones
sacarías respecto al vínculo entre percepción y acción?, ¿piensas que
dicho vínculo puede ser producto de la evolución filogenética? Razona
tus respuestas y pon algunos ejemplos en los que ese vínculo te resul-
te indispensable para comportarte de forma adaptativa.
5. ¿Piensas que seleccionamos nuestras entradas sensoriales sólo para op-
timizar nuestra acción? ¿Qué otra función/funciones no ligada/s a la
acción podría tener la selección atencional en la visión si es verdad
que nuestro sistema visual tiene una capacidad virtualmente ilimitada?
6. Compara la teoría de la integración de las características (Treisman,
1988) con la propuesta de van der Heijden (1992), destacando las po-
sibles coincidencias y las discrepancias más evidentes. Si quieres, pue-
des tomar partido (siempre y cuando justifiques tus preferencias).
7. Con un poco de imaginación, ponte en el lugar de Schneider (1995) e
intenta, desde el marco teórico del VAM, hilvanar una crítica más o me-
nos plausible en contra de la teoría premotora clásica, la que concibe
la programación de la acción estrechamente ligada al procesamiento
espacial llevado a cabo en la vía dorsal.
8. Compara la concepción de la atención ofrecida en este capítulo con la
que se nos ofrece en el primer capítulo de este manual. Destaca las
principales diferencias y aboga por una de las dos opciones, argumen-
tando debidamente tu elección.

150
4. Alteraciones atencionales
Mateu Servera Barceló

En el presente capítulo se realiza una revisión de las alteraciones atencio-


nales en la infancia y en la psicopatología de los adultos. En el primer
caso se aborda el trastorno por déficit de atención en la infancia. Se hace
una descripción clínica del trastorno, se abordan los factores implicados
en su instauración y finalmente se exponen técnicas de evaluación y algu-
nos aspectos relacionados con su tratamiento. En la segunda parte se abor-
da de un modo crítico la relación entre la psicopatología clásica de la
atención y los modelos experimentales. A continuación se expone una vi-
sión más actual de las disfunciones atencionales a partir de la psicopatolo-
gía cognitiva y, finalmente, se analizan las alteraciones atencionales en al-
gunos trastornos mentales, especialmente la esquizofrenia.

1. Introducción

El abordaje de los trastornos atencionales es siempre una labor difícil, cual-


quiera que sea el objetivo que se persigue. Las razones de esta dificultad
son varias, pero en gran parte guardan relación con los problemas inheren-
tes a la definición y conceptualización de la atención.
Como señalan Belloch e Ibáñez (1991) el término psicopatología no
siempre implica morbidez, pero ello es especialmente cierto en el caso de
las alteraciones atencionales. Éstas se pueden categorizar y conceptualizar
en función de múltiples criterios, propiedades y aspectos en relación, por

151
Atención

ejemplo, a temas como la conciencia, el procesamiento de la información,


la activación, etc. Tal y como reflexionan Baños y Belloch (1995), la aten-
ción se entiende de muy diversas maneras: un mecanismo, una volición, un
estado de la mente, un proceso, etc. Los psicopatólogos, además, en mu-
chas ocasiones no han tenido en cuenta esta problemática. Ruiz-Vargas y
Botella (1987, p. 107) señalan refiriéndose a la alteraciones atencionales de
la esquizofrenia (pero es generalizable a otros trastornos) lo siguiente: «du-
rante varias décadas, han hablado de atención sin disponer de un criterio
único para referirse a este constructo y, además, con frecuencia, parecen
haber ignorado la evolución de los modelos de atención desarrollados por
la psicología experimental». Estos mismos autores destacan, en contra de
una posición muy extendida en psicología, que la atención «no es un proce-
so cognitivo» (p. 95), sino la actividad mediadora que participa en todos los
procesos cognitivos.
A estas reflexiones, nosotros añadiríamos un cierto divorcio entre la psico-
logía experimental y la psicología clínica, quizás más evidente en el área in-
fantil. Educadores y clínicos diagnostican con mucha frecuencia problemas
atencionales en los niños de modo global. Entran en la misma categoría con-
ductas de distracción, de no escuchar, de abandonar la tarea, de falta de con-
centración, de falta de discriminación, de levantarse de la silla, etc. Y, en la
misma línea, como señalan López Soler y García Sevilla (1997), los procesos
atencionales y las conductas de atención no siempre son sinónimos: es posi-
ble simular gran atención visual y auditiva hacia el profesor y tener el pensa-
miento a años luz de la clase. Tampoco es del todo adecuado definir la aten-
ción en función de la ejecución sobre determinadas tareas, puesto que
fácilmente intervienen experiencias previas de aprendizaje y otros procesos
psicológicos (memoria, percepción, razonamiento...). En el caso de la psico-
patología de la atención en adultos se ha mantenido una mayor conexión en-
tre la psicología experimental y la clínica, si bien, como señalan Ruiz-Vargas
y Botella (1987), con una gran asincronía, puesto que los modelos experi-
mentales siempre han ido muy por delante de las investigaciones clínicas.
De todos modos, hoy en día, como señalan López Soler y García Sevilla
(1997), cada vez existe mayor relación entre la investigación básica y la clí-
nica. En estos momentos ya difícilmente se trata la atención como un pro-
blema global. Hay tres propiedades fundamentales de esta actividad cogni-
tiva que se están evaluando y analizando por separado desde el punto de
vista clínico y educativo: la selectividad o capacidad de focalización sobre
la estimulación relevante, la distribución ante tareas que obligan a atender a
dos o más estímulos a la vez y el mantenimiento o nivel de vigilancia en ta-
reas de larga duración. Por otra parte, la investigación en psicopatología
avanza cada vez más hacia la relación de la atención con la activación corti-
cal y a la búsqueda de conexiones entre déficit atencionales y déficit cere-
brales (Baños y Belloch, 1995). Los modelos explicativos también parecen
dirigirse hacia la neuropsicología cognitiva, de manera que se esperan cam-

152
4. Alteraciones atencionales

bios en la conceptualización de la atención y, por supuesto, en el análisis de


sus disfunciones.
A continuación expondremos estas y otras cuestiones en una revisión de
las alteraciones atencionales que hemos dividido en dos partes: la primera de-
dicada por completo al trastorno por déficit atencional en la infancia en la in-
fancia y la segunda, algo más genérica, a la psicopatología de la edad adulta.

2. El trastorno por déficit de atención en la infancia


Los problemas de falta de atención en el ámbito escolar son de los más fre-
cuentes, incluso en población normal. Manga, Fournier y Navarredonda
(1995) señalan que en los estudios epidemiológicos con población normal
los maestros describen como inatentos casi a la mitad de los niños y algo
más de una cuarta parte de las niñas. Si pasamos al ámbito clínico los pro-
blemas atencionales, al menos los relacionados con el trastorno hiperactivo,
presentan una prevalencia entre el 3-5 por ciento (APA, 1994), e incluso al-
gunos autores señalan que la mitad de los niños que son remitidos para eva-
luación y/o tratamiento clínico presentan algún tipo de disfunción atencio-
nal (Morris y Collier, 1987). Por tanto, las repercusiones educativas y
sociales de este tipo de problemas justifican sobradamente los esfuerzos ac-
tuales para su definición, explicación, evaluación y tratamiento.

2.1 La definición del trastorno por déficit de atención


en la infancia

El trastorno por déficit atencional (TDA), como entidad clínica indepen-


diente, aparece a principios de los años ochenta (Asociación Americana de
Psiquiatría, APA, 1980), pero desde siempre se ha hallado muy vinculado a
la hiperactividad y las dificultades de aprendizaje. La hiperactividad se ha
venido definiendo, como indica Barkley (1990), en función de una triple
sintomatología interrelacionada: sobreactividad motora, problemas atencio-
nales e impulsividad, sin que hasta ahora la naturaleza multicomponente de
esta sintomatología haya sido del todo aclarada. Hasta los años setenta se
consideraba que la sobreactividad/impulsividad motora era el síntoma prin-
cipal, al cual se asociaban las disfunciones atencionales. Sin embargo, los
trabajos experimentales del equipo de Virginia Douglas en la Universidad
McGill de Canadá (Douglas, 1983; 1984) cambiaron radicalmente esta
idea: ni la sobreactividad, ni los trastornos de conducta, ni siquiera las me-
didas de distraibilidad (atención selectiva) eran los criterios que mejor dife-
renciaban a los niños hiperactivos de sus compañeros o de otros que pade-
cían otras alteraciones. Estos criterios se basaban en medidas de atención
sostenida y autocontrol.

153
Atención

De este modo surgió, de manera explícita, el trastorno por déficit de


atención en la infancia, cuya relación con el concepto más amplio de hipe-
ractividad ha sido y continúa siendo muy polémico. La cuestión clave está
en determinar si se trata de un único síndrome, cuyas manifestaciones bási-
cas centradas en conductas de falta de atención, impulsividad y sobreactivi-
dad están interrelacionadas, o si es posible diferenciar dos trastornos espe-
cíficos: el trastorno por déficit atencional con y sin hiperactividad. En
1987, la APA recogió más estudios favorables a un único síndrome, pero en
menos de diez años una serie de trabajos clínicos de tipo factorial dieron
apoyo a la doble distinción. Desde 1994, y hasta el momento, la APA sigue
manteniendo una única entidad clínica (trastorno por déficit de atención
con hiperactividad) pero con tres subtipos: con predominio atencional, con
predominio de hiperactividad/impulsividad y combinado. Actualmente, im-
portantes expertos sobre el tema, como Russell Barkley (1990; 1997) o
Eric Taylor (1994) creen que la investigación nos llevará a recuperar la dis-
tinción entre trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDA+H)
y trastorno por déficit atencional sin hiperactividad o puro (TDA-H).
¿Cuál es la diferencia entre un TDA+H y un TDA-H? Esta diferencia
puede establecerse, desde el punto de vista clínico, sobre una base compor-
tamental y sobre el tipo de déficit atencional. En el primer caso, los niños
con TDA+H presentan una sobreactividad motora o, si se prefiere, simple-
mente una actividad motora desadaptativa. Realmente les cuesta controlar
su conducta motora especialmente en situaciones que exigen esfuerzo cog-
nitivo y atención. Pero, además, en su mayoría también presentan conductas
disruptivas e incluso antisociales, claramente implicados en sus problemas
académicos y de adaptación familiar y escolar (Berry, Shaywit y Shawitz,
1985; Carlson et al., 1987).
En cuanto al déficit atencional, los clínicos han tenido que acercase a la
investigación básica. Al menos dos tipos de atención, la selectiva y la soste-
nida, cada vez parecen tener más implicaciones en el proceso de evaluación
y tratamiento. En general, y aún siendo un tema en estudio, los niños con
un TDA+H demuestran que la mayor parte de sus problemas atencionales
se centran en la atención sostenida, mientras los niños con un TDA tienen
más problemas en la selectiva. En palabras de Russell Barkley:

Los niños con TDA-H pueden tener más problemas con la atención focalizada o veloci-
dad del procesamiento de la información (análisis de los inputs y recuperación de la in-
formación almacenada). Por su parte, los niños con TDA+H pueden tener más dificulta-
des con la atención sostenida y el control de la impulsividad, y con los parámetros
motivacionales implicados en la tarea (Barkley,1990, p. 90).

Hasta ahora los datos, especialmente los referentes a los niños con TDA+H
tienden a confirman esta hipótesis. Por tanto, a pesar de que muchos padres
y educadores describen como distraíbles y con poca capacidad de concen-

154
4. Alteraciones atencionales

tración a muchos niños hiperactivos, cuando se ha analizado su rendimien-


to sobre tareas de laboratorio centradas en la atención selectiva y la discri-
minación visual se ha observado que, en muchos casos, no llegan a diferen-
ciarse significativamente de los niños normales (Douglas y Peters, 1979;
Taylor, 1986; 1994). Incluso añadir estimulación irrelevante a las tareas no
sólo no provoca grandes cambios de rendimiento, sino que, excepcional-
mente, puede mejorarlo. En cambio, y de modo mucho más consistente, es-
tos niños presentan niveles de rendimiento significativamente inferiores en
tareas de rendimiento continuo y de vigilancia, propias de la función de
atención sostenida (Barkley, 1990; 1997; Moreno, 1995; Taylor, 1986;
1994).
En cuanto a los niños con TDA puro constituyen un grupo mucho me-
nos estudiado. Como señala Barkley (1990), su presencia ha enmascarado
tanto los estudios con niños hiperactivos como los estudios con niños con
dificultades de aprendizaje. En el primer caso es evidente que muchas de
las contradicciones en las conclusiones experimentales sobre la hiperactivi-
dad podrían provenir de la presencia más o menos mayor de TDA en las
muestras investigadas. Barkley, Grodzinsky y DuPaul (1992) encuentran
evidencias claras en favor de características propias de estos niños: menos
del 20 por ciento presentarían problemas conductales más o menos graves,
prácticamente no tiene problemas de sobreactividad motora, ni se diferen-
cian significativamente de los niños normales en tareas de atención soste-
nida, o de funcionamiento del lóbulo frontal en general. En cambio, sí se
caracterizan por problemas de rendimiento cognitivo: tanto en tareas acadé-
micas como de laboratorio, especialmente cuando se requiere un esfuerzo
de concentración y focalización atencional.
En el segundo caso, es decir, a la hora de analizar la relación entre el dé-
ficit atencional y las dificultades de aprendizaje, también existen bastantes
problemas. Como afirman López Soler y García Sevilla (1997), entre el 40-
50 por ciento de las dificultades de aprendizaje se asocian a problemas
atencionales, hasta el punto que algunos autores consideran el TDA, y tam-
bién el TDA+H, como una dificultad de aprendizaje más. Desde un punto
de vista genérico, los niños hiperactivos coinciden con muestras de niños
con dificultades de aprendizaje específicas en que, en general, sus puntua-
ciones sobre el cociente intelectual y otras medidas cognitivas globales en-
tran en los intervalos de normalidad. En cambio sus medidas en pruebas de
rendimiento académicas (normalizadas y basadas en el currículum) suelen
estar 1,5 desviaciones estándar por debajo de la media. Y, finalmente, las
conductas de falta de atención son muy frecuentes. Sin embargo, no parece
del todo adecuado equiparar hiperactividad y dificultad de aprendizaje sin
realizar algunas matizaciones.
En el TDA+H no tiene por qué estar presente una afectación específica
del área perceptiva, el lenguaje o la psicomotricidad (las más típicas en las
dificultades de aprendizaje) (López Soler y García Sevilla, 1997). Además,

155
Atención

las pruebas atencionales que mejor les caracterizan son las de ejecución
continua y vigilancia (atención sostenida), mientras en el caso de las difi-
cultades de aprendizaje destacan más las medidas de distraibilidad y de fo-
calización atencional (atención selectiva). Evidentemente, en este último
aspecto sí es posible una cierta equiparación entre dificultad de aprendizaje
y TDA puro, sin embargo hay que tener presente que en este caso normal-
mente no puede determinarse un déficit cognitivo específico responsable
de sus problemas académicos. En general compartimos la idea, aunque en-
tendemos que discutible, que la función atencional no es estrictamente un
proceso cognitivo, sino la actividad básica que permite la puesta en marcha
de todo el procesador central de información (Ruiz-Vargas y Botella,
1987). Por tanto, su disfunción tiene un carácter inespecífico y global sobre
la ejecución y el rendimiento.
Para finalizar, y a modo de resumen, podemos decir que el diagnóstico
de trastorno por déficit de atención hace referencia a un niño con una capa-
cidad cognitiva general dentro de la normalidad, pero que tiene problemas
para detectar los estímulos relevantes, comete errores por descuido, se dis-
trae fácilmente, parece no escuchar, tiene dificultades para seguir instruc-
ciones y también (aunque tal vez en menor grado comparado con el
TDA+H) tiene problemas para mantener la atención cierto tiempo. No tiene
por qué presentar conductas problema importantes ni en casa ni en la es-
cuela, pero desde un punto de vista estricto, para su diagnóstico la APA
exige actualmente que las disfunciones atencionales sean perceptibles en
ambos ambientes (o más) y que supongan un deterioro clínicamente signi-
ficativo de la actividad social, académica o laboral (APA, 1995).

2.2 Factores implicados en la instauración del déficit atencional

La investigación sobre las causas del TDA es un trabajo complicado debido


a su naturaleza multicomponente y a los problemas metodológicos en la
conceptualización del trastorno. La mayoría de estudios, por ejemplo, utili-
za muestras clínicas de niños hiperactivos, sin especificar la presencia o no
de niños con TDA puro. Por tanto, las conclusiones que aquí resumiremos
sobre factores motivacionales, genéticos, neurológicos, ambientales y psi-
cológicos son más bien genéricas del campo de la hiperactividad, si bien
con muchas referencias a la disfunción atencional.
La motivación y la falta de atención en muchos casos mantienen una re-
lación muy directa: ¿quién puede permanecer largo tiempo sobre una tarea
extremadamente aburrida, fácil, difícil o poco recompensada? Sin embargo,
esta relación entre baja motivación y conductas de inatención no es extra-
polable de modo lineal al déficit atencional. Los niños con TDA sorpren-
den (e incluso irritan) a sus padres y educadores cuando son incapaces de
trabajar cinco minutos sobre sus deberes y luego se enganchan largo tiempo

156
4. Alteraciones atencionales

a los programas de TV o a los vídeojuegos. Sin embargo, Pelham (1981) y


sobre todo Kirby y Grimley (1986) han señalado adecuadamente que el ni-
vel de exigencia de atención sostenida de las tareas escolares y estas activi-
dades no son comparables. Los programas o juegos motivantes para los ni-
ños con TDA presentan mínimos requerimientos de esfuerzo cognitivo e
incluso son el lado opuesto de lo que implica una tarea de atención sosteni-
da. El niño está más tiempo del habitual con ellos porque presentan cam-
bios rápidos de estimulación, porque puede hacer múltiples desconexiones
cognitivas (soñar despierto) y volver a engancharse sin interferencia en la
comprensión o el disfrute, y porque el reforzamiento es frecuente. Por tan-
to, como ya señaló Douglas (1984), los problemas de atención sostenida y
la baja motivación hacia las tareas cognitivas son dos déficit concurrentes
en el TDA, pero deben ser considerados al mismo nivel.
Por lo que respecta a los factores genéticos, de modo muy resumido po-
demos decir que hasta ahora los trabajos han sido de tipo correlacional, con
todas los problemas y controversias que ello conlleva. Goodman y Steven-
son (1989) en un amplio estudio con más de 100 pares de gemelos monozi-
góticos y dizigóticos encontraron grandes niveles de concordancia clínica
en comportamientos hiperactivos atribuibles principalmente a factores ge-
néticos. Por tanto, y a pesar de que se reconoce la dificultad de aislar la in-
fluencia ambiental, los niños con familiares directos relacionados con pro-
blemas atencionales o con la hiperactividad tienen más probabilidades de
padecerlos (Barkley, 1990); Moreno, 1995; Stevenson et al., 1993).
La investigación sobre los factores neurológicos ha sido intensa desde
que los trabajos de Strauss y Lehtinen (1947) ayudaran a desarrollar el tér-
mino de disfunción cerebral mínima, y se han visto complementadas re-
cientemente con las hipótesis bioquímicas. Vamos a resumir los aspectos
más relevantes sobre este tema:

— El término disfunción cerebral mínima, a pesar de que aún se mantie-


ne en ciertos ámbitos, resulta demasiado laxo y falto de evidencia ex-
perimental (Barkley, 1990). Tradicionalmente, se ha considerado que
sólo un 5 por ciento de niños con diagnóstico de hiperactividad pre-
senta algún tipo de alteración neurológica detectable claramente. Más
recientemente Wicks-Nelson e Israel (1997) prefieren no dar cifras y
hablan de una minoría considerable, pero minoría, al fin y al cabo.
— Definitivamente las hipótesis de una sobreactivación cortical pare-
cen haberse desechado: la hiperactividad se relaciona con una infra-
activación cortical general (Manga, Fournier y Navarredonda, 1995;
Taylor, 1994).
— Los estudios sobre el funcionamiento cerebral se están centrado en el
lóbulo frontal, implicado en muchas funciones cognitivas superiores.
Las conductas hiperactivas e inatencionales se han relacionado con
un decremento del flujo sanguíneo en las regiones prefrontales orbita-

157
Atención

les y el núcleo estriado, observándose además una reducción de la ac-


tividad eléctrica en estas zonas y especialmente en su conexión límbi-
ca (Barkley, 1990; Lou et al., 1989; Zametkin y Rapoport, 1987).
— Las hipótesis bioquímicas se centraron inicialmente en la dopamina,
neurotransmisor hallado en menor cantidad de lo habitual en el líqui-
do cefalorraquídeo y en los análisis de metabolitos en el plasma san-
guíneo de algunos niños hiperactivos (Zametkin y Rapoport, 1987) y
actualmente se centran en alteraciones de la noradrenalina y la sero-
tonina (Taylor, 1994). De todos modos, aún no estamos en disposi-
ción de establecer relaciones causales (Taylor, 1994; Wicks-Nelson e
Israel, 1997).
— Finalmente, la investigación neuropsicológica centrada en la relación
entre determinadas estructuras cerebrales y algunos principios de
aprendizaje ha ofrecido resultados muy interesantes. A modo de resu-
men, como señala Barkley (1990), los datos apoyan umbrales de acti-
vación por estimulación más elevados en los niños hiperactivos (las
conductas hiperactivas e inatencionales funcionarían como un meca-
nismo compensatorio). También indican umbrales más altos para los
efectos del reforzamiento dentro del sistema cortical, de modo que,
además de necesitar más cantidad de reforzadores que los niños nor-
males, también llegan más deprisa a la saciación. Por último, se han
observado en los niños hiperactivos un decremento en la actividad del
sistema de inhibición conductual: así, los estímulos aversivos, o su
amenaza, tienen un efecto mucho menor sobre su conducta.

Los factores ambientales y psicológicos pueden tratarse de manera con-


junta, puesto que su interacción es muy elevada. En términos generales, la
hiperactividad y los problemas atencionales se relacionan con niños que vi-
ven en ambientes culturalmente pobres y en familias de bajo nivel socioe-
conómico. Sin embargo, más que las condiciones sociales, son sus efectos
psicológicos los que podrían determinar la hiperactividad (Moreno, 1995).
El modelo explicativo del déficit atencional de Virginia Douglas (1983;
1984) se basa en la presencia inicial de determinadas predisposiciones bási-
cas: poco interés por el esfuerzo cognitivo, búsqueda de gratificación inme-
diata, impulsividad y falta de autocontrol. Su origen es una interacción en-
tre factores constitucionales y ambientales. Entre estos últimos las pautas
educativas inconsistentes, en exceso directivas y desordenadas se conside-
ran fundamentales. La entrada en el medio escolar del niño con estas defi-
ciencias provocará falta de desarrollo de los procesos cognitivos, problemas
de motivación intrínseca y déficit metacognitivos y, finalmente, acabará
consolidándose un patrón de fracaso escolar y social.
Para concluir este apartado debemos hacer referencia a otros factores
que gozan de cierta popularidad. Nos referimos a la presencia de determi-
nadas substancias en la alimentación y el ambiente. En este sentido la revi-

158
4. Alteraciones atencionales

sión de Barkley (1990; véase la conclusión en pp. 99-100) señala que los
aditivos (conservantes y colorantes), el azúcar, los hidratos de carbono y los
salicatos naturales (almendras, fresas, tomates...), que en algún momento se
han eliminado de la dieta de los niños hiperactivos, no han demostrado ser
causa directa del trastorno. Igualmente, podría decirse del efecto del plomo,
aunque con una salvedad. Niveles elevados de plomo son claramente perju-
diciales para la salud y, especialmente, para el funcionamiento cognitivo,
pero en baja proporción —a pesar de algunos resultados que manifiestan
ciertas correlaciones positivas— tampoco se ha podido establecer una cau-
salidad directa (Barkley, 1990; Moreno, 1995).

2.3 La evaluación y el tratamiento del trastorno por déficit de


atención

Cuando los mecanismos atencionales no son capaces de producir una adap-


tación a las exigencias del ambiente o a las nuestras propias definimos la
presencia de un problema atencional (López Soler y García Sevilla, 1997).
En la evaluación de este problema y en su posterior diagnóstico hay que te-
ner presente, en primer lugar, la naturaleza evolutiva de los procesos aten-
cionales. Es decir, la edad del niño y su nivel madurativo condiciona el de-
sarrollo de su capacidad atencional (como ocurre en la mayoría de los
demás procesos básicos), aunque es difícil delimitar los criterios de norma-
lidad: ¿cuánto tiempo puede un niño de cuatro años permanecer prestando
atención a las indicaciones de un adulto? Depende de diversos factores: a
quién presta atención, a qué, dónde, con quién, en qué momento del día, et-
cétera. En general, la valoración de los aspectos evolutivos se hace desde el
punto de vista de la experiencia clínica, y de algunos principios de la psico-
logía evolutiva. La comparación desde baremos psicométricos es más difí-
cil, por los condicionantes que antes comentábamos, y, por otra parte, por
su relativa inexistencia, si bien últimamente se trabaja más intensamente en
ello (Barkley 1997; López Soler y García Sevilla, 1997).
Otro aspecto clave para diagnosticar un trastorno de atención deriva de
la diferenciación entre conductas de falta de atención y déficit atencional
(López Soler y García Sevilla, 1997). No es fácil distinguir las conductas
de falta de atención de las que son producto de causas no directamente re-
lacionadas con el funcionamiento de los procesos. La distinción, desde el
punto de vista clínico, no ha sido tratada en profundidad hasta hace poco
tiempo, cuando las investigaciones en psicología de la atención han demos-
trado que es posible presentar déficit específicos en atención selectiva, sos-
tenida o dividida (Rosselló y Munar, 1994), lo que puede condicionar el
proceso de evaluación y tratamiento del problema.
En general, se trata de aceptar la idea de que no toda conducta de falta
de atención supone un déficit atencional. La falta de atención puede deber-

159
Atención

se (López Soler y García Sevilla, 1997; Taylor, 1986) a la presencia o inte-


racción de factores de tipo fisiológico (ya sean trastornos orgánicos y/o
sensoriales, o estados transitorios de estrés, fatiga o sueño), de tipo ambien-
tal (presencia de estímulos perturbadores, como televisión, ruido, exceso de
frío, calor o presencia de estímulos interfirientes) o de tipo psicológico
(falta de motivación extrínseca y/o intrínseca, falta de autocontrol, falta de
habilidades de aprendizaje, características de personalidad, etc.). El niño
con conductas de falta de atención atribuibles a estos factores, al contrario
del niño con TDA, debe presentar unos niveles de normalidad de funciona-
miento atencional en pruebas estándar, y en todo caso el ligero retraso que
pueda acumular es más fácilmente recuperable al modificar los factores
causales. Por contra, el niño con un TDA necesita una ayuda específica en
el desarrollo del proceso atencional afectado y en la estrategia atencional,
antes de pasar a actuar sobre las dificultades de aprendizaje que normal-
mente presenta.
Los métodos de evaluación de la disfunción atencional en la infancia
pueden clasificarse en tres grandes apartados:

1. entrevistas, escalas y cuestionarios (normalmente elaborados para


recoger la valoración de los adultos);
2. registros de observación directa (en ambiente natural o en labora-
torio);
3. tareas atencionales para los niños (normalmente pruebas de tipo psi-
cométrico).

En este último caso, aunque son múltiples los parámetros a escoger, des-
de el punto de vista más clínico, Taylor (1994) y Barkley (1990) priorizan
la evaluación de la disfunción sobre los tres principales tipos de atención:
selectiva, sostenida y dividida, y en todo caso también destacan la necesi-
dad de la medida de la exploración atencional (capacidad de análisis del
campo estimular) y la intensidad atencional.
Las escalas y cuestionarios son los instrumentos de evaluación más uti-
lizados en hiperactividad infantil, y normalmente incluyen escalas atencio-
nales. Las escalas de Conners y sus diferentes revisiones (véase, por ejem-
plo, Glow, 1981; Goyette, Conners, y Ulrich, 1978) y las de Achenbach y
Edelbrock (1983; Edelbrock y Achenbach, 1984) tal vez sean las más
conocidas, si bien existen muchas más (Barkley, 1990; Mash y Terdal,
1988; Silva, 1995). En general, muchas presentan problemas similares a
las entrevistas, de tipo psicométrico y con baremaciones inexistenes o li-
mitadas. Uno de los mejores instrumentos es el Cuestionario de Conducta
Infantil de Achenbach y Edelbrock (1983; Edelbrock y Achenbach, 1984).
Entre sus múltiples escalas destaca el Perfil Atencional Infantil que ha
sido adaptado en nuestro país (Escalas de Comportamiento Infantil, ECI,
Manga, Fournier y Navarredonda, 1995) para medir cuatro escalas: desin-

160
4. Alteraciones atencionales

terés por el estudio, déficit de atención, dificultades de aprendizaje e hipe-


ractividad.
En la mayoría de ocasiones, las entrevistas psiquiátricas y los cuestiona-
rios son el método más habitual de diagnóstico de un TDA, pero ello no es
del todo correcto, como señalan Barkley (1990) y Taylor (1986). Los regis-
tros de observación directa pueden ser necesarios en muchos casos. Entre
los procedimientos estandarizados de observación destaca el Código de Ob-
servación de Conducta en el Aula de Abikoff y Gittelman (1985) (adaptado
en nuestro país por Ávila de Encío y Polaino Lorente, 1991) y el Sistema de
Codificación de Conductas Hiperactivas de Barkley (véase Barkley, 1990,
pp. 337-338). En general, la observación se lleva a cabo mientras el niño
resuelve algún tipo de tarea escolar, y se codifican, por ejemplo, categorías
atencionales como estar fuera de la tarea, jugar con objetos o consigo mis-
mo, apartar la mirada y otras que incluyen el registro de conductas moto-
ras, estar fuera del asiento, conductas de exploración, etc. El principal pro-
blema de estos registros son las limitaciones psicométricas y una cierta
artificiosidad en su medida. Sin embargo, como señala Barkley (1990),
aplicados en el marco de un análisis funcional del comportamiento, es de-
cir, llevados a cabo dentro del aula e incluyendo también la observación y
el análisis de los estímulos antecedentes y consecuentes de las conductas de
desatención, además de otras variables ambientales y personales que pue-
dan incidir, es posible que nos ayuden a determinar si se trata de un proble-
ma de conductas de falta de atención o de un déficit atencional puro.
Finalmente, a ello también pueden contribuir decisivamente las tareas de
laboratorio que se aplican directamente al niño para evaluar su capacidad
atencional. Actualmente estas tareas se aplican a partir de un ordenador
para obtener medidas lo más precisas posibles de las distintas propiedades
de la atención, sin interferencia de otros procesos cognitivos. En las prue-
bas clásicas de lápiz y papel suele darse este problema. Por ejemplo, las ta-
reas de aprendizaje de asociación de pares miden persistencia atencional
pero en muchos casos enmascarada por el nivel de estrategias de memori-
zación que posea el niño. El Toulosse-Pièron, tal vez la prueba atencional
más clásica, podría considerarse de atención selectiva, pero también se ha-
llan presentes aspectos claves de atención sostenida, rapidez de ejecución e
incluso aptitudes perceptivas. Algo similar pasa en las tareas de percepción
de las diferencias, discriminación visual, integración visual y rapidez per-
ceptiva (véase una revisión en López Soler y García Sevilla, 1997).
La Tarea de Ejecución Continua (TEC) fue una las primeras en este sen-
tido (Rosvold et al., 1956), y mide fundamentalmente la capacidad de aten-
ción sostenida o la vigilancia (nivel y decremento). Existen múltiples varie-
dades de este test, pero una de sus formas estándar consiste en que el niño
trabaje durante 17 minutos ante una pantalla que va proporcionando un nú-
mero aleatorio del 0 a 9 cada 500 milisegundos. Cada vez que aparece un
determinado número debe emitir una respuesta, teniendo presente que la

161
Atención

frecuencia media de aparición del estímulo objetivo suele ser del 20 por
ciento. A pesar de su amplia utilización y diversas versiones, la comunidad
científica se queja (Barkley, 1990; López Soler y García Sevilla, 1997; Tay-
lor, 1994) de que no disponemos ni de una unificación de las medidas a uti-
lizar (latencia de respuesta, errores de omisión, de comisión, índices com-
binados...) ni de baremos que nos permitan comparar el rendimiento del
niño a diferentes edades.
Las tareas de escucha dicótica se utilizan como una medida de atención
selectiva. En ellas, el niño escucha a través de unos auriculares voces dis-
tintas (por ejemplo, una masculina y otra femenina) que le transmiten una
información similar (tres dígitos), pero sólo debe repetir la información de
una voz. Igualmente, existen pruebas informáticas que permiten la evalua-
ción de la atención selectiva. Normalmente, se basan en la aparición de un
campo estimular simple (para no interferir con procesos mnésicos o percep-
tivos) sobre el cual, el sujeto, debe detectar la presencia de un estímulo ob-
jetivo (target).
Existen muchas otras medidas, y diversas variaciones de las aquí descri-
tas, que pueden contribuir, con el tiempo, a mejorar el diagnóstico de défi-
cit atencional en la infancia. El objetivo de la mejora en la batería de eva-
luación de este déficit, como en cualquier otro, es doble: por una parte
desarrollar teorías científicas que expliquen mejor su funcionamiento y, por
otra, incidir de modo más eficaz en su tratamiento. No es el lugar adecuado
para extendernos en el tratamiento del TDA, pero sí conviene apuntar algu-
nos aspectos relevantes. En primer lugar, debemos tener presente que se
trata de un problema grave, que puede ser determinante en una experiencia
global de fracaso social, académico y laboral de la persona; en segundo lu-
gar, hay que saber que normalmente exige un tratamiento multicomponente
complejo, pero que, aplicado correctamente, puede, si no eliminar por com-
pleto, sí atenuar considerablemente los efectos del déficit.
El tratamiento del TDA está muy relacionado con el tratamiento de la
hiperactividad en general. Las posibilidades de intervención se pueden re-
sumir en: prescripción de psicofármacos, entrenamiento en estrategias aten-
cionales y en discriminación visual, técnicas cognitivo-conductuales y es-
trategias de aprendizaje; y, por último, técnicas conductuales o de manejo
de contingencias. La intervención farmacológica normalmente se utiliza
cuando estamos ante un déficit atencional grave acompañado por las mani-
festaciones propias del trastorno por hiperactividad, esto es, impulsividad,
sobreactividad motora y otras conductas problema. Normalmente, se utili-
zan estimulantes, entre los cuales el metilfenidato es el más habitual (aun-
que también se utilizan la dextroanfetamina y la pemolina). El efecto más
habitual es una mejora de la capacidad atencional y la reducción de la im-
pulsividad motora, lo cual facilita la posterior intervención psicológica. La
administración de estas sustancias no tiene una incidencia decisiva en la
mejora de las dificultades de aprendizaje; tampoco garantiza la supresión

162
4. Alteraciones atencionales

del déficit (al cesar el tratamiento, reaparecen los problemas) y, además, los
psicofármacos citados tienen efectos secundarios que deben ser controlados
—entre ellos, el principal es un retraso en el crecimiento del niño— (véase
Barkley, 1990; y Moreno, 1996, para una revisión).
Siempre que sea posible, la intervención con metilfenidato debe acom-
pañarse de algún tipo de intervención psicológica. El entrenamiento en es-
trategias atencionales y metaatencionales se pone en marcha cuando el pro-
ceso de evaluación ha detectado claramente la presencia de un déficit de
atención en uno o más de sus aspectos básicos (selectividad, mantenimien-
to, oscilación, etc.). Es aconsejable que el entrenamiento se diseñe en fun-
ción del tipo de problema atencional que presente el niño, descartando el
uso de baterías de tareas genéricas que pueden resultar tediosas y poco mo-
tivantes. Por otra parte, como ya hemos comentado, es fundamental discer-
nir si la conducta de falta de atención refleja realmente un déficit en este
sentido o depende de otras variables externas o internas, puesto que, en este
último caso, tiene poco sentido un entrenamiento atencional específico.
Las técnicas cognitivo-conductuales (el entrenamiento en autoinstruc-
ciones, en solución de problemas o en autocontrol) acompañadas de ins-
trucción estratégica han demostrado poseer una utilidad de amplio espectro
sobre aspectos básicos del aprendizaje y del desarrollo de los procesos de
solución de problema del niño (Bornas y Servera, 1996; Moreno, 1996a;
1996b): fomentan la reflexividad, el autocontrol y aumentan las posibilida-
des de enfrentarse con éxito a las tareas escolares. Principalmente estarían
indicadas en aquellos niños con conductas de falta de atención, impulsivi-
dad cognitiva y bajo nivel de rendimiento académico. Este tipo de interven-
ción es de amplio espectro, y tras la mejora de aspectos atencionales o
comportamentales específicos pretende un desarrollo global de la capaci-
dad de resolución de problemas del niño.
Las técnicas operantes basadas en el manejo de contingencias (como,
por ejemplo, la economía de fichas/coste de respuesta u otros procedimien-
tos de reforzamiento positivo o negativo, o de castigo) pueden jugar un
papel determinante en el caso de que se den conductas disruptivas o proble-
mas motivacionales. Al igual que ocurre con la intervención psicofarmaco-
lógica, la idea es que sirvan de base a un tipo de intervención cognitivo-so-
cial más profunda que permita corregir los problemas escolares, familiares
y de adaptación que suele presentar el niño con TDA.

3. Los trastornos atencionales en psicopatología

Las alteraciones atencionales han estado presentes en las diferentes concep-


ciones y nosologías psicopatológicas, aunque, de nuevo, hay que hacer hin-
capié en la polémica que las ha acompañado. Como señalan Baños y Be-
lloch (1995), recogiendo la opinión de Cromwell (1978), para la mayoría de

163
Atención

autores han tenido un papel secundario, como un síntoma tolerable entre la


pléyade de las manifestaciones patognomónicas de diversos trastornos
mentales, manifestaciones que suelen ser consideradas como primordiales
y mucho más invalidantes. Sin embargo, también es cierto que, por otra
parte, muchos manuales de psicopatología dedican capítulos especiales a
los trastornos atencionales (véase, por ejemplo, Belloch, Sandín, Ramos,
1985; Higueras, Jiménez y López, 1979; Schafferter, 1977; Vallejo et al..,
1985). Como veremos más adelante, en el caso específico de la esquizofre-
nia, algunos autores no sólo han considerado las alteraciones atencionales
como síntomas primarios, sino incluso les han otorgado un papel causal.

3.1 Modelos atencionales y psicopatología clásica de la atención

No es el momento de adentrarnos en profundidad en los modelos atencio-


nales experimentales, puesto que ello ya se aborda en otros capítulos de
esta misma obra (véanse los capítulos 1 y 3). Sin embargo, necesitamos ha-
cer mención de algunos aspectos clave de estos modelos para entender su
influencia en la concepción psicopatológica de la disfunción atencional.
Como es sabido, de forma tradicional los modelos atencionales se en-
globan en dos categorías: estructurales y de capacidad. Los modelos es-
tructurales enfatizan el aspecto selectivo de la atención (Baños y Belloch,
1995; Rosselló, 1997). A menudo, se postula la existencia de ciertos impe-
dimentos que no permiten un procesamiento simultáneo de la información,
siendo la atención la encargada de regular la entrada serial de los inputs. La
teoría del filtro rígido de Broadbent (1958) inició este tipo de modelos ba-
sándose en los experimentos con tareas de escucha dicótica y de amplitud
dividida (véase Capítulo 2). Según esta teoría, los estímulos deben ser pro-
cesados por un sistema de capacidad limitada (a través del llamado cuello
de botella), de manera que, necesariamente, debe haber una selección que
impida la sobresaturación de dicho sistema. Este filtraje se basa en las ca-
racterísticas físicas del estímulo, es decir, se da de abajo/arriba, si bien el
sujeto puede, anticipadamente, preprogramar ciertas prioridades en función
de, por ejemplo, su motivación.
La teoría del filtro ha guiado la mayoría de trabajos con pacientes psicó-
ticos, intentando dar con diferencias entre ellos y los sujetos normales en
cuanto a las propiedades de este sistema de filtraje. Como señalan Ruiz-
Vargas y Botella (1987), desde finales de los años treinta tenemos datos
acerca de los problemas de atención selectiva que padecen los pacientes es-
quizofrénicos. De todos modos, la teoría del filtro ha demostrado tener bas-
tantes limitaciones, que posteriormente han provocado resultados confusos
en los estudios psicopatológicos. Las aportaciones de Treisman (1960) y
Deutsch y Deutsch (1963) obligaron a una reformulación del modelo del
filtro rígido (Broadbent, 1971), en la cual, por ejemplo, aparte del sistema

164
4. Alteraciones atencionales

de filtraje, básicamente físico, se acepta otro sistema de selección de respues-


ta, fundamentalmente semántico, que relativiza la función de todo/nada del
canal de capacidad (véase el Capítulo 1, para una visión más exhaustiva de
las limitaciones de estos modelos estructurales).
Los llamados modelos de capacidad tienden a obviar el problema de la
selectividad por la sencilla razón de que ésta es inherente a un sistema que,
por definición, manifiesta limitaciones de capacidad. Desde este punto de
vista, se concibe el funcionamiento de la actividad cognitiva como un pro-
cesador central inespecífico y limitado, cuyo buen funcionamiento consiste
en una buena administración de los recursos cognitivos en función de las
demandas internas (fatiga, motivación, expectativas, etc.) y externas de las
tareas. Los paradigmas utilizados para la investigación atencional pasan,
pues, de las tareas de selectividad a las de atención dividida (paradigma de
doble tarea) y a las tareas de vigilancia. El modelo de recursos generales o
inespecíficos de Kahneman (1973) abrirá las puertas a otros muchos cen-
trados ahora en valorar la ejecución atencional en función de la similitud de
las tareas, su grado de dificultad y la práctica previa del sujeto. Posterior-
mente, dos conceptos claves adquirirán gran relevancia: la noción de pre-
paración, es decir, la influencia que tiene la información previa sobre el
rendimiento atencional del sujeto, y la distinción entre procesamiento con-
trolado y automático (Shiffrin y Schneider, 1977) (véase Capítulo 1).
La psicopatología clásica de la atención se ha basado principalmente en
el modelo original de Broadbent (1958), con las limitaciones que ello supo-
ne dado el extraordinario avance de las teorías atencionales desde entonces
(véase el Capítulo 3, para una panorámica del estado de la cuestión en nues-
tros días). Aunque existen ciertas discrepancias entre los autores y entre los
datos experimentales, desde este punto de vista los problemas atencionales
se centran en cuatro grandes áreas: la selectividad atencional, la capacidad,
la estabilidad y las oscilaciones. En este sentido, atención y concentración
mantendrían estrechos lazos. En la concentración intervendrían diversas
propiedades de la atención, como la focalización, la vigilancia y la estabili-
dad, pero también aspectos perceptivos, es decir, la interpretación clara y
consciente de los estímulos. En este sentido, como señalan Baños y Belloch
(1985), las clasificaciones de trastornos de la atención/concentración de
Scharfetter (1977) e Higueras, Jiménez y López (1979) constituyen un
buen ejemplo de esta postura, al igual que la de Serrallonga (1985). A ma-
nera de síntesis, y aunque aparezcan con distinta denominación, los trastor-
nos clásicos de la atención pueden agruparse en las siguientes categorías:

— Falta de atención, elevación del umbral de atención, trastorno de


concentración, hipoprosexia. Existe una capacidad disminuida para
enfocar, concentrarse y orientarse hacia un objeto (en su grado máxi-
mo se denomina aprosexia). También hace referencia a la presencia
de umbrales estimulares demasiado elevados para conseguir la orien-

165
Atención

tación del sujeto. Es propia de la esquizofrenia, estados depresivos,


de agitación y de las demencias.
— Inestabilidad atencional, distraibilidad, oscilaciones, hiperprosexia.
La atención se dirige superficialmente a los estímulos de cada mo-
mento, cambiando rápidamente, mostrándose una incapacidad para
mantenerla sobre los estímulos relevantes de la situación. Es propia
de los trastornos maníacos o de la acción de determinadas sustancias
psicotrópicas, y también puede darse en la esquizofrenia.
— Fatigabilidad, incapacidad para mantener la atención. Aparece una
fatiga prematura centrada en un aumento del tiempo de reacción y en
el número de errores sobre tareas repetitivas que exigen una atención
sostenida durante un cierto tiempo. Observable en la esquizofrenia y
en muchos otros trastornos mentales.
— Estrechamiento de la atención. La concentración se focaliza sobre
unos pocos estímulos y en muchos casos también se internaliza. En
la esquizofrenia el sujeto se fija en sus alucinaciones o en sus deli-
rios de modo constante, siendo incapaz de atender a otros estímulos
del ambiente.

Baños y Belloch (1995) realizan una valoración crítica de este tipo de


conceptualización de los problemas atencionales en función de los propios
contenidos y los supuestos teóricos. Desde el punto de vista teórico se re-
salta la confusión entre los términos atención, concentración e incluso con-
ciencia. Muchas veces, desde el punto de vista psicopatológico, a los pro-
blemas más descriptivos de la atención se les añade una interpretación
cualitativa centrada en el tipo de significación que concede el sujeto a lo
atendido. Los cuadros en donde se produce alteración de la conciencia in-
cluyen alteraciones de la vigilancia y la concentración, pero esto no justifi-
ca esta equiparación, puesto que también aparecen alteraciones de la me-
moria, el aprendizaje, el habla, etc. La mayoría de procesos cognitivos son
concurrentes, lo que no implica que sean idénticos. Por otra parte, la aten-
ción, desde este punto de vista, se reduce a la propiedad de concentración.
El grado de focalización es la clave: se atienden pocas cosas, no se atiende
a nada, cambia demasiado su dirección, no se activa con la estimulación
adecuada, etc. Pero, realmente, el estudio de la actividad atencional, como
hemos resaltado previamente, va mucho más allá.

3.2 Psicopatología cognitiva de la atención

Como señalan Baños y Belloch (1995, p. 171) «hoy por hoy no contamos
con una teoría que sea capaz de integrar todos los aspectos de la atención»
(véanse apartados 5 y 6 del Capítulo 3). Por tanto, a pesar de que muchos
autores consideran que la disfunción atencional nunca será específica ni irá

166
4. Alteraciones atencionales

claramente en relación al esfuerzo o capacidad de procesamiento que re-


quiera cada tarea (Ruiz-Vargas y Botella, 1987), desde el punto de vista de
la psicología cognitiva resulta más clarificador (o didáctico, al menos) ana-
lizar la psicopatología atencional en función de las distintas propiedades de
esta actividad o proceso. Reed (1988) ofreció una propuesta de clasifica-
ción que más recientemente también han seguido Baños y Belloch (1995).
Esta clasificación analiza las alteraciones atencionales en función de las
siguientes propiedades: concentración, selección, activación, vigilancia y
expectativa (preparación atencional). Una característica común de los dis-
tintos fenómenos que ocurren en cada propiedad es que no necesariamente
implican morbidez. Pueden estar asociados a muchos trastornos mentales
(esquizofrenia, paranoia, depresión, estados de ansiedad), pero también los
pueden experimentar personas normales.
Las alteraciones de la atención como concentración se refieren a una al-
teración en la fijación. El foco atencional es disfuncional o actúa de modo
inadaptativo sobre los objetivos estimulares en los que debería centrarse. Es
típico de muchas alteraciones psicóticas, especialmente de la esquizofrenia.
Otros fenómenos relacionados con esta propiedad de la atención son la au-
sencia mental y la laguna mental. En la ausencia mental el sujeto está to-
talmente focalizado en algún pensamiento o preocupación que provoca una
desatención respecto al resto de estímulos, excepto aquellos muy mecáni-
cos o habituales. En este caso se produce una elevación del umbral de acti-
vación atencional para todos aquellos estímulos distractores que no sean el
pensamiento o la tarea que absorbe todos los recursos. En cambio, en la la-
guna mental se presenta la experiencia de no recordar nada de lo realizado
en un intervalo de tiempo dado, pese a que se estaba realizando una activi-
dad determinada. La paradoja se explica porque la ejecución de dicha acti-
vidad dependía en gran parte de procesos automáticos (no atencionales), y
al no ocurrir nada que demandase mayores niveles de esfuerzo o flexibili-
dad no ha sido necesario recurrir al procesamiento controlado (atencional).
La atención selectiva podría concebirse como la capacidad para separar
lo relevante de lo irrelevante. El funcionamiento correcto de esta habilidad
permite, por ejemplo, atender a lo que nos cuenta un amigo en una fiesta
durante cierto tiempo, pero también atender instantáneamente a la con-
versación que mantiene un grupo si se pronuncia en ella nuestro nombre.
Desde el punto de vista psicopatológico, la incapacidad de filtraje y la dis-
traibilidad están presentes en muchos trastornos, sin embargo, en la esqui-
zofrenia resultan especialmente relevantes. Como veremos en el siguiente
apartado, al tratar específicamente las alteraciones atencionales de este
trastorno, la explicación inicial basada en el filtro bloqueado o la sobrein-
clusión, según los postulados del primer modelo de Broadbent, parece hoy
en día superada.
La atención como activación (arousal) expresa los fenómenos atenciona-
les asociados a situaciones de estrés. En condiciones normales, cuando un

167
Atención

sujeto experimenta un estado de estrés tiende a reducir mucho el foco aten-


cional sobre el estresor, desatendiendo a los estímulos periféricos. A medida
que cambia la activación también cambia la capacidad atencional (disponibi-
lidad de recursos cognitivos) en una relación similar a la postulada por la ley
de Yerkes-Dodson (en forma de U invertida): cuando se llega a un punto
intermedio de activación se produce una inflexión de la capacidad atencio-
nal, que disminuye gradualmente —si el nivel de activación sigue aumen-
tando—, dando lugar a un déficit en el rendimiento. Por tanto, un nivel ade-
cuado (medio) de activación ante una situación amenazante o preocupante
garantiza el buen funcionamiento de la actividad atencional, y consecuente-
mente un procesamiento adecuado de la información que suele relacionarse
con respuestas apropiadas. Cabe decir que el nivel óptimo de activación
cambia con la dificultad de la conducta a realizar en cada situación. Más es-
pecíficamente, el grado óptimo de activación es inversamente proporcional a
esa dificultad: la ejecución correcta ante tareas difíciles requiere de un nivel
menor de activación que la ejecución ante tareas fáciles. Los sujetos que pa-
decen un estrés patológico (demasiado prolongado, con un exceso de activa-
ción, inapropiado en función de la situación...) pueden llegar a reducir de-
masiado la focalización atencional, y esa excesiva selectividad con la que
acaban funcionando provoca un tipo de conducta claramente desadaptativo,
dado que el foco atencional deviene tan estrecho que obvia información re-
levante para afrontar la situación con éxito (Rosselló, 1997).
La atención como vigilancia se define hoy en día como la habilidad para
detectar y/o identificar un estímulo objetivo (target) de aparición infrecuen-
te e imprevista en tareas o situaciones de larga duración y relativamente re-
petitivas. El nivel general de vigilancia de todas las personas está afectado,
entre otros factores, por el nivel de activación tónica (los ritmos circadia-
nos determinan momentos de mayor o menor activación que repercuten en
el rendimiento atencional), la personalidad (los introvertidos tiene niveles
más altos de activación que los extrovertidos), los incentivos, la probabili-
dad de aparición de la señal, etc. Lo cierto es que, como hemos visto en el
caso de la hiperactividad infantil, también en pacientes adultos con trastor-
nos psicopatológicos se han detectado niveles inadecuados de vigilancia,
especialmente bajos —como en el caso de la esquizofrenia—, aunque tam-
bién se da la hipervigilancia, especialmente en casos de ansiedad generali-
zada o en personas especialmente vulnerables a trastornos por ansiedad
(con un tipo de personalidad neurótica, según la teoría de Eysenck).
Finalmente, la atención como expectativa o anticipación (preparación
atencional) se refiere al hecho de que las personas nos beneficiamos clara-
mente de la información previa a la hora de mejorar nuestra disposición
atencional (attentional set), y, consecuentemente, aumentar nuestro rendi-
miento (véase el Capítulo 1 para una revisión conceptual del concepto de
preparación atencional). Los estudios de Shakow (1962) con pacientes es-
quizofrénicos pusieron al descubierto que éstos, en contra de lo esperable,

168
4. Alteraciones atencionales

no se benefician de la información previa. Es como si mantuvieran una dis-


posición fragmentada que les impidiese atender a la información relevante
que previamente se les suministra, y por tanto su respuesta no es lo rápida y
efectiva que cabría esperar. Este dato puede resultar fundamental, como ve-
remos a continuación, en la explicación del déficit atencional de los esqui-
zofrénicos.

3.3. Los alteraciones atencionales en la esquizofrenia


y otros trastornos mentales

Está claro que, tanto en una como en otra concepción psicopatológica las
alteraciones atencionales están presentes en múltiples trastornos, sin em-
bargo es en la esquizofrenia donde adquieren el papel más relevante. Como
señala Ruiz-Vargas (1981; 1985; Ruiz-Vargas y Botella, 1987) muchos in-
vestigadores han considerado que el principal déficit del esquizofrénico es
de naturaleza atencional. En general, la mayoría de trabajos de investiga-
ción hasta la década de los ochenta (véase la revisión de Ruiz-Vargas y Bo-
tella, 1987) concluye que la alteración de las funciones selectivas e inhi-
bitorias de la atención son un déficit primario de la esquizofrenia. Sin
embargo, ni todos los datos son coincidentes ni la explicación de los resul-
tados (en general apoyada en la teoría del filtro bloqueador de Broadbent)
es siempre satisfactoria.
Una gran parte de los estudios de la atención en la esquizofrenia se cen-
tra en los efectos de la distracción. En general estos pacientes tienen pro-
blemas serios para organizar selectivamente la información entrante y, en
efecto, se ven más afectados por los estímulos distractores. De todos mo-
dos, hay que tener presente algunas matizaciones: la desorganización de los
esquizofrénicos es mucho más significativa cuando deben procesar simul-
táneamente material en más de una modalidad sensorial y, por otra parte, su
rendimiento es más bajo en la modalidad visual que en la auditiva. En ge-
neral estos datos, y otros basados en tareas memorísticas, señalan que los
problemas de procesamiento de la información en este trastorno son pro-
porcionales al aumento de la carga cognitiva que requieren las tareas.
En las tareas de vigilancia o de atención sostenida también se han halla-
do de modo sistemático más problemas de rendimiento en los pacientes
esquizofrénicos (Kietzman, Spring y Zubin, 1983). En este sentido las dis-
tintas versiones del test de ejecución continua han sido claves en la investi-
gación. Por ejemplo, en estudios con pacientes esquizofrénicos adultos cró-
nicos llevados a cabo por McGuie y Champan (por ejemplo, McGuie,
1969) se detectan muchos más errores de comisión, de omisión y latencias
de respuesta más largas, especialmente si se dan dos condiciones: la pre-
sencia de estímulos distractores en el momento de realizar el test y los ante-
cedentes de historia familiar esquizofrénica. Este último hecho, algo sor-

169
Atención

prendente, ha provocado que los resultados sobre este tipo de tareas sean
considerados por algunos autores como un marcador de vulnerabilidad a la
esquizofrenia (Nuechterlein y Dawson, 1984; Ruiz-Vargas y Botella, 1987).
En general los estudios con pacientes en fase de remisión y poblaciones de
riesgo apoyan los problemas en atención sostenida y selectiva, normalmen-
te siempre que la tarea requiera una carga cognitiva relativamente elevada.
De todos modos, como señalan Ruiz-Vargas y Botella (1987) y Baños y
Belloch (1995), la explicación habitual de los resultados, atribuidos nor-
malmente a un problema de filtraje de la información, no parece la más
adecuada. El análisis pormenorizado de los estudios de los años sesenta y
setenta lleva a la conclusión de que la habilidad para filtrar información so-
bre la base física de los estímulos es algo más lenta en los esquizofrénicos,
pero no está tan alterada como se suponía. El problema puede ser más bien
del filtro de selección de respuesta (selección para la acción, véanse capí-
tulos 1 y 3), a nivel semántico y no físico. Prueba de ello es, como comen-
tábamos antes, que los esquizofrénicos no se benefician de la información
anticipatoria en pruebas de rendimiento o, por ejemplo, que en tareas de
memoria serial presentan efecto de recencia (recordar los últimos ítems de
la serie), que dependen de la memoria de trabajo, pero no efecto de prima-
cía (recordar los primeros ítems de la serie) que dependen de procesos de
orden superior (como el llamado control atencional supervisor).
Gjerde (1983) se hizo eco de estos hechos en su teoría de la capacidad
atencional, asegurando que la «atención es un recurso no específico pero li-
mitado para el procesamiento cognitivo» (citado en Ruiz-Vargas y Botella,
1987, p. 123). Según este autor el déficit atencional de la esquizofrenia
puede deberse a tres factores: un fallo a la hora de poner en marcha los re-
cursos atencionales, una disminución (o falta total) de procesamiento de la
información y una deficitaria política de distribución de los recursos cog-
nitivos. En definitiva las tres posibilidades guardan relación directa con un
problema en la activación (y desactivación) de los mecanismos del procesa-
miento controlado.
Finalmente, y de modo mucho más breve, analizaremos la presencia de
las disfunciones atencionales en los estados depresivos y de ansiedad. En el
caso de la depresión, y siguiendo la revisión de Baños y Belloch (1995), se
han presentado datos de peor rendimiento en tareas de vigilancia (más bien
en depresivos con sintomatología psicótica), tareas de enmascaramiento
(especialmente en la representación del estímulo, donde requieren más
tiempo, pero no en su registro) y tareas de escucha dicótica (donde, al igual
que los esquizofrénicos, parecen no utilizar correctamente la información
anticipatoria). De todos modos, aún no son lo suficientemente abundantes
los resultados en estudios de esta índole.
Por su parte, la presencia de las alteraciones atencionales en casos de an-
siedad también es relevante. Tal y como comentábamos anteriormente, en
general se centran en las relaciones entre atención y activación. El excesivo

170
4. Alteraciones atencionales

estrechamiento del foco atencional en la ansiedad provoca un procesamien-


to distorsionado de la información que influye en el mantenimiento de las
respuestas desadaptativas de miedo y malestar. Además, como ya demos-
traron los trabajos dentro de la teoría de la personalidad de Eysenck (Ey-
senck, 1992), los individuos con tendencia al neuroticismo/ansiedad difie-
ren de los individuos con tendencia al control emocional en aspectos
atencionales: los primeros tienden a una hiperselectividad atencional, que
funciona de modo automático como un sesgo preatencional, propiciando la
focalización en los estímulos amenazantes.
En general, si bien los trastornos tratados son los más estudiados, tam-
bién pueden encontrarse alteraciones atencionales en selectividad, vigilan-
cia y oscilación en las fases maníacas de los trastornos bipolares, en los
trastornos obsesivos y, especialmente, en la enfermedad de Alzheimer y las
demencias seniles en general (Gelder, Gath y Mayou, 1991; Parasuramen,
Greenwood y Alexandrer, 1995; Serrallonga, 1985).

4. Conclusiones
En el presente capítulo hemos abordado las alteraciones atencionales a par-
tir de dos áreas de aplicación clínica. En el caso de la infancia nos hemos
centrado específicamente en el trastorno por déficit de atención, mientras
que, en el caso de los adultos, hemos sintetizado los aspectos claves de la
psicopatología atencional. En ambos casos, existe una problemática coinci-
dente que podríamos resumir así:

— El acercamiento clínico a las alteraciones atencionales presenta pro-


blemas derivados de la propia conceptualización de la atención. Se
intentan definir y evaluar conductas atencionales y procesos atencio-
nales, sin tener muy claro qué es la atención (véase apartado 6 del
Capítulo 3). Fijar la mirada sobre un estímulo no garantiza el correc-
to funcionamiento de los procesos atencionales y, de hecho, ni si-
quiera está claro que puedan considerarse procesos; más bien se trata
de una actividad inespecífica, carente de información, que es la base
de todo el funcionamiento cognitivo y que presenta diversas propie-
dades. Por dicha razón, en la literatura atencional reciente se tiende a
hablar más de mecanismo o sistema atencional que de procesos de
atención (Tudela, 1992; García Sevilla, 1997; Rosselló, 1997).
— Las disfunciones atencionales pueden ser conductas inatentivas rela-
cionadas con otras variables internas y externas que afectan al suje-
to, y también pueden ser déficit atencionales puros. La distinción ha
preocupado poco a los clínicos, lo que se justifica por las dificulta-
des que conlleva, aunque parece decisiva para la mejora de los pro-
cedimientos de intervención.

171
Atención

— La atención presenta múltiples propiedades, pero tres son especial-


mente relevantes desde el punto de vista clínico: la selectividad, el
mantenimiento y la distribución. Tal vez la investigación se ha reali-
zado de modo aislado y sin considerar que en los tres casos existen
aspectos multicomponentes e interrelacionados.
— La evaluación de la atención resulta muy conflictiva. Los clínicos in-
fantiles han optado por medidas globales a través de entrevistas,
cuestionarios y registros de observación, mientras en el caso de los
adultos se han utilizado con mayor frecuencia pruebas de laboratorio
(test de rendimiento continuo, tareas de escucha dicótica, etc.) (véa-
se Capítulo 2). Tanto en un caso, como en otro, siempre ha habido
problemas metodológicos por no tener claro qué propiedades aten-
cionales se evaluaban, hasta qué punto aparecían contaminadas por
el aprendizaje u otros procesos cognitivos y por no disponer de in-
formación psicométrica precisa.

Por lo que respecta al trastorno por déficit atencional en la infancia he-


mos destacado, en principio, su dependencia del trastorno hiperactivo en
general. A pesar de que todavía es una cuestión polémica, en general se
acepta la distinción entre un trastorno por déficit atencional puro (TDA) y
otro con hiperactividad (TDA+H). En los dos casos está claro que existen
características comportamentales diferenciadas con disfunciones atenciona-
les de amplio espectro. Sin embargo algunos autores (como Barkley, 1990;
1997) apuntan datos que sugieren que tendemos hacia una distinción más
específica: en el TDA los problemas son básicamente de selectividad aten-
cional y procesamiento de los inputs, mientras en el TDA+H son básica-
mente de mantenimiento de la atención. La investigación cara al futuro se
centrará en conseguir instrumentos de evaluación fiables y válidos que per-
mitan analizar esta diferencia y, de un modo más general, posibiliten el de-
sarrollo de procedimientos de intervención más relacionados con los resul-
tados del proceso de diagnóstico.
Por lo que respecta a la psicopatología atencional en adultos, hemos des-
tacado que siempre ha mantenido unos lazos más estrechos con los mode-
los experimentales. Sin embargo, la investigación psicopatológica de los
trastornos atencionales también se ha visto envuelta en polémica. En pri-
mer lugar porque se ha basado en exceso en un modelo experimental ya ca-
duco, criticado y reformulado por el mismo autor—la teoría del filtro de
Broadbent (1958). En segundo lugar por haber ignorado, al menos en gran
parte, los problemas de definición de la atención. Finalmente, porque los
datos de los estudios clínicos (especialmente en la esquizofrenia, el trastor-
no más investigado) no siempre han sido coincidentes. En este sentido, es
verdad que los esquizofrénicos tienen problemas de distraibilidad, de selec-
ción, de mantenimiento y de distribución de la atención, pero ello no encaja
en una explicación basada en un filtraje físico de los estímulos, en un me-

172
4. Alteraciones atencionales

canismo del todo/nada, ni en un procesamiento de abajo/arriba, donde son


precisamente los estímulos ambientales quienes condicionan las deficien-
cias atencionales. Hoy en día, como señalan Ruiz-Vargas y Botella (1987),
el problema de filtraje se centra en aspectos semánticos (la información an-
ticipatoria que se les proporciona en tareas atencionales no es utilizada de
modo adaptativo). El tipo de procesamiento no depende tanto de un
todo/nada como de una deficiente política de distribución de recursos: en
muchos trastornos psicóticos no se utiliza adecuadamente el modo de pro-
cesamiento (automático versus controlado). Y, por último, las alteraciones
atencionales aumentan en función de la carga cognitiva de las tareas y, por
tanto, no siempre son fácilmente detectables.
Por otra parte, las clasificaciones clásicas de los trastornos atencionales
se han visto muy influidas por la psicopatología cognitiva. Así, el estudio
de las alteraciones (y los fenómenos) atencionales abarca, hoy en día, las
siguientes áreas: activación, concentración, selección, distribución (división
atencional), cambio atencional, atención sostenida y vigilancia, expectati-
vas (preparación), y control atencional. En la esquizofrenia se dan gran par-
te de estas alteraciones, especialmente problemas de concentración (focali-
zación atencional), de selección de la estimulación relevante, de vigilancia,
de expectativas/preparatoriedad y de control atencional. En la depresión y
la ansiedad la investigación no es tan amplia. En la depresión con sintoma-
tología psicótica se dan problemas en atención sostenida y selectiva, espe-
cialmente también en condiciones de preparatoriedad. En la ansiedad la in-
fluencia de la activación parece decisiva, las respuestas inadaptativas de
estrés provocan un estrechamiento del foco atencional, un déficit en la ca-
pacidad para dividir la atención, un enlentecimiento del cambio atencional
y una hiperselectividad de los estímulos amenazantes. En los trastornos psi-
cóticos en general, y especialmente en las demencias seniles se observan
amplias disfunciones atencionales en la línea de lo comentado respecto a la
esquizofrenia.
En definitiva, la investigación de las alteraciones atencionales, a pesar
de que siempre ha ocupado un lugar más o menos relevante en la psicología
clínica y en la psiquiatría, está todavía lejos de ofrecer un sistema concep-
tual y explicativo unificado. Tal vez los clínicos se han apoyado en exceso
en la vieja afirmación de William James de que «todo el mundo sabe lo que
es la atención» (citado en Ruiz-Vargas y Botella, 1987, p. 94) cuando la
realidad ha demostrado ser muy diferente. Es hora, pues, de que el psicólo-
go clínico y el experimental empiecen a plantearse la posibilidad de traba-
jar conjuntamente.

173
Atención

Bibliografía comentada
Baños, R.M., y Belloch, A. (1995): Psicopatología de la atención. En A. Belloch,
B. Sandín y F. Ramos (Eds.), Manual de psicopatología (vol. 1, pp. 165-185),
Madrid, McGraw-Hill. Una excelente revisión sobre el tema, con la incorpora-
ción de los avances en psicopatología cognitiva.
Barkley, R.A. (1997): ADHD and the Nature of Self-Control, Nueva York, Guilford.
El último manual, hasta la fecha, de uno de los mayores expertos mundiales en
el trastorno por déficit atencional e hiperactividad en la infancia. En él expone
su teoría neuropsicológica, vinculando la naturaleza del trastorno a disfunciones
cerebrales que afectan al autocontrol y las conductas gobernadas por reglas.
López Soler, C., y Garcia Sevilla, J. (1997): Problemas de atención en el niño, Ma-
drid, Pirámide. Una obra de divulgación y para el alumno que se inicia en el
tema. Amena y concisa realiza una revisión desde el punto de vista conceptual,
de evaluación y tratamiento.
Ruiz-Vargas, J. M., y Botella, J. (1987): Atención. En J. M. Ruiz-Vargas (Ed.): Es-
quizofrenia: un enfoque cognitivo (pp. 93-164), Madrid, Alianza. Un capítulo
perteneciente a un manual clásico sobre la esquizofrenia que realiza una revi-
sión extensa de la investigación en psicopatología de la atención y de su rela-
ción con los modelos experimentales.
Taylor, E. A. (1991): El niño hiperactivo, Barcelona, Martínez Roca. Una traduc-
ción muy importante en su momento por la escasez de textos en castellano so-
bre la hiperactividad, con un capítulo dedicado a las alteraciones atencionales
desde un punto de vista crítico, tanto en su conceptualización como en su eva-
luación.
Wicks-Nelson, R., e Israel, A. C. (1997): Psicopatología del niño y del adolescente
(3a.ed.), Madrid, Prentice-Hall. Un excelente manual sobre psicopatología in-
fantil, en el que destaca el capítulo dedicado al trastorno por déficit atencional e
hiperactividad. Una revisión reciente con conclusiones sobre las últimas líneas
de investigación.

174
4. Alteraciones atencionales

Preguntas de revisión
1. Razona, desde el punto de vista clínico, las ventajas y desventajas de
considerar que la atención no es un proceso cognitivo.
2. ¿Qué diferencia hay entre un déficit atencional y una conducta de falta
de atención?
3. ¿Cuáles son las diferencias que se han hipotetizado desde el punto de
vista del funcionamiento atencional entre el TDA-H y el TDA+H?
4. ¿Cuáles son los factores más implicados en la instauración de una alte-
ración atencional?
5. El proceso de evaluación en el déficit atencional: fuentes de informa-
ción, pruebas a utilizar, metodología a seguir y objetivos prioritarios.
6. ¿Cómo ha sido el tipo de relación entre los modelos experimentales
atencionales y la psicopatología?
7. ¿Qué diferencias hay entre la psicopatología más clásica de la atención
y la psicopatología cognitiva actual?
8. ¿En qué consisten las principales disfunciones atencionales de la es-
quizofrenia?

175
Segunda parte

Percepción
5. Algunas notas
introductorias al estudio
de la percepción
José E. García-Albea

En este capítulo empezaremos por abordar algunas cuestiones claves en


torno a la psicología de la percepción, de cara a determinar su ámbito de
estudio y fijar el nivel explicativo que le es propio. Esto nos llevará a pro-
poner una definición aproximativa de la percepción, tan sólo con el fin de
introducir algunos conceptos básicos y establecer algunas distinciones re-
levantes. En la parte central del capítulo nos ocuparemos de los elementos
constituyentes del hecho perceptivo, en un intento de profundizar en la na-
turaleza misma de la percepción. Se partirá del estímulo de la percepción,
para continuar con una descripción sintética de los sistemas sensoriales,
considerados como órganos de la percepción, y terminar examinando su
dimensión cognitiva, que es, en definitiva, la que más importa en psicolo-
gía. Para ello adoptaremos de forma decidida el enfoque predominante hoy
día en el estudio de la percepción —el enfoque del procesamiento de la in-
formación—, enfoque que va a guiar de modo preferente el resto de los ca-
pítulos de este volumen.

1. Cuestiones preliminares

El término percepción nos remite al de percibir, verbo transitivo que, como


tal, requiere un objeto directo. En el uso ordinario, dichos términos tienen
variadas acepciones que van desde la de recibir, tomar o hacerse cargo de

179
Percepción

algo material (se percibe dinero, el sueldo, un regalo, etc.) hasta la de cap-
tar, aprehender o tener conciencia de algo en un sentido íntimo y subjetivo
(se percibe un paisaje, la gravedad de una situación, una sensación de an-
gustia, etc.). En todos los casos está claro que, al percibir, un sujeto se sitúa
en un estado en el que, de forma más o menos activa, entra en posesión de
un objeto, más o menos concretado físicamente. En todos los casos se esta-
blece una determinada relación entre el sujeto perceptor y el objeto percibi-
do, aun cuando, según las distintas acepciones, pueda haber variaciones
tanto en lo que respecta al tipo de relación como al tipo de objeto. Pues
bien, para concretar en qué sentido le interesa el tema de la percepción a la
psicología habrá que identificar cuál es la acepción que mejor le correspon-
de en términos, justamente, de los dos aspectos señalados antes, el tipo de
relación y el tipo de objeto. Se trata, por lo tanto, de ofrecer una respuesta
mínima, enraizada en la tradición psicológica, a dos cuestiones básicas: ¿en
qué consiste percibir? y ¿qué se percibe? La respuesta máxima la dará, en
cada momento, el desarrollo que vaya alcanzando la disciplina científica
que denominamos psicología de la percepción.
La percepción le interesa a la psicología por ser, ante todo, una fun-
ción mental, con múltiples manifestaciones en las capacidades y logros
del individuo que tienen que ver con la detección, discriminación, compa-
ración, reconocimiento e identificación de estímulos. Como en toda fun-
ción mental, el tipo de relación entre sujeto y objeto que se establece en
la percepción es bastante peculiar, más allá de lo que supondría la mera
relación física de contacto por la que se entra en posesión de algo mate-
rial; es lo que podríamos llamar una relación intencional, en el sentido
preciso por el que se caracteriza todo acto o estado mental que tiene una
referencia externa a él mismo. La intencionalidad, quizá la propiedad más
básica (y, por tanto, general) que caracteriza lo mental, es también el fun-
damento de la distinción misma entre sujeto y objeto, como términos de
una relación de alteridad que empieza por establecerse desde la propia
percepción.
Entre las funciones mentales que componen el mapa del psiquismo hu-
mano, la percepción ha estado ligada tradicionalmente a las funciones
cognitivas más que a las conativas u orécticas (relacionadas con las pul-
siones, deseos y afectos), y, dentro de las funciones cognitivas, a aquellas
en las que intervienen de forma directa los sentidos corporales. Como
función cognitiva que es, la percepción se caracteriza por ser una relación
intencional de carácter predicativo, en la que se sustentan las llamadas
creencias perceptivas y que, como es propio de todo estado cognitivo, son
susceptibles de ser evaluadas en términos de verdad o falsedad. Por otra
parte, y a diferencia del resto de las funciones cognitivas, la relación per-
ceptiva presenta la característica distintiva de tener su origen en la inte-
racción física que se da entre el medio y el organismo a través de los sen-
tidos.

180
5. Algunas notas introductorias al estudio de la percepción

Si queremos, pues, reservar un apartado de la ciencia psicológica al es-


tudio de la percepción, no podemos dejar de enfatizar este último aspecto
distintivo de la misma, el de ser un conocimiento mediatizado por los senti-
dos. Lo cual tiene varias implicaciones importantes. En primer lugar, que
no se reconoce otra forma de percepción que no sea la percepción senso-
rial; hablar de percepción extrasensorial o cosas similares sería, según esto,
un auténtico contrasentido. En segundo lugar, que la percepción ocupa una
posición realmente especial frente al resto de las funciones cognitivas, en la
medida en que se basa directamente en la interacción física con una u otra
forma de energía; en este sentido, la percepción viene a ser el punto de en-
cuentro entre lo físico y lo mental, con las consecuencias que ello tiene a su
vez para el proyecto de naturalización de la psicología. En tercer lugar, y
gracias a lo anterior, la percepción puede ser considerada como el origen y
la base de todo nuestro conocimiento del mundo (incluido el de uno mis-
mo), del que se alimentan las demás funciones cognitivas y del que llegan a
depender, en buena parte, las emociones, sentimientos y afectos que pro-
mueven la conducta.
Nos encontramos así con que la relación de posesión (o aprehensión)
que se establece en la percepción, siendo típicamente intencional, está ba-
sada en una relación física por la que una determinada forma de energía
suscita la respuesta fisiológica de un determinado receptor sensorial. Esta
especie de dualidad en el tipo de relación se manifiesta igualmente a la
hora de caracterizar el tipo de objeto sobre el que versa la percepción. En
este caso se podría utilizar, en una primera aproximación, la distinción tra-
dicional entre objeto material y objeto formal, para referirnos, con el pri-
mero, a todo aquello que haya intervenido en la estimulación (física) de los
sentidos, mientras que, con el segundo, nos referiríamos a aquellos aspec-
tos que son significativos para el sujeto y constituyen el término de una re-
lación intencional de conocimiento. El objeto material vendría a delimitar
la extensión de lo percibido (qué se percibe) y el objeto formal se corres-
pondería con la dimensión intensional de lo mismo (como qué se percibe
aquello que se percibe). Esta distinción, que suele quedar difuminada en el
lenguaje ordinario, es crucial de cara a apreciar ya desde el principio la car-
ga psicológica que encierra el tema de la percepción y los problemas que
plantea. Siempre que percibimos (vemos, oímos, olemos, etc.), percibimos
algo, y siempre lo hacemos bajo algún tipo de consideración (categoría,
concepto, descripción, etc.), por muy elemental y primitiva que ésta sea; al
ver un árbol, puedo verlo como tal o cual árbol (un roble o un ciprés), o
simplemente como un árbol, o como un bulto en el fondo del paisaje, o in-
cluso, de forma equivocada, como una casa o como un nubarrón. La exten-
sión está determinada por cómo es el mundo y cómo interactúa físicamente
con el organismo, proporcionando el sustrato material de la percepción; la
intensionalidad, en cambio, está determinada por cómo se produce en con-
creto la percepción, mediante qué procesos y estructuras de conocimiento,

181
Percepción

y por cómo interactúa con las otras funciones mentales y queda, en último
término, provista de significación *.
A la hora de proponer una definición tentativa de la percepción, que sir-
va para delimitar su ámbito de estudio, bastaría, pues, con indicar que nos
referimos a la actividad cognitiva del organismo provocada por la presen-
cia física del objeto y que se efectúa a través de los sentidos. Así definida,
la percepción constituye un fenómeno (o conjunto de fenómenos) genuina-
mente psicológico y su explicación requerirá que nos situemos en el nivel
de explicación funcional que es propio de la ciencia psicológica, aquél que
trata de determinar las leyes intencionales que gobiernan el ejercicio de
nuestras capacidades básicas para resolver problemas adaptativos. En prin-
cipio, dicho nivel de explicación funcional se centra en el análisis de los lo-
gros del sistema, en las puras relaciones de causa-efecto, haciendo abstrac-
ción de la materialidad del mismo y de sus elementos constituyentes. Ello
no obsta, sin embargo, para que, especialmente en el caso de la percepción,
la explicación psicológica se deba construir a partir de los descubrimientos
y el tipo de explicaciones que proporcionan las ciencias más básicas, en
concreto aquellas a las que compete la caracterización neutral de los es-
tímulos (la física y la química principalmente) o el estudio de los sistemas
sensoriales en cuanto tales (las disciplinas biomédicas y neurofisiológicas
principalmente). Estas otras ciencias, aparte de contribuir a una compren-
sión más global y completa de los fenómenos perceptivos, sirven precisa-
mente, por la constatación de sus propias limitaciones explicativas, para
justificar la necesidad de la explicación psicológica y acotar por abajo su
campo de estudio. Se podría decir, en este sentido, que la psicología de la
percepción empieza donde termina la neurofisiología sensorial, una vez
que ésta ha subsumido las consecuencias de la acción física de la energía
estimular sobre el organismo. En el apartado siguiente abundaremos en es-
tos aspectos al examinar con más calma las implicaciones de la definición
tentativa de la percepción que ya hemos adelantado.

* Intensionalidad e intencionalidad son dos términos que, a pesar de su indudable pa-


rentesco, no deben confundirse. Mientras que este segundo (con c) designa esa propie-
dad básica de lo mental por la que todo estado, proceso o representación mental está do-
tado de contenido o referencia, aquel primero (con s) indica el sentido, criterio o modo
de presentación (como diría Fodor, 1998) en virtud del cual se establece dicha referen-
cia. Según esto, la intensionalidad sirve para establecer el contexto opaco que caracteri-
za las expresiones que contienen verbos mentales (p.ej., creer, desear, temer, etc., in-
cluidos los verbos perceptivos en el sentido descrito), y que es opaco porque no
garantiza la equivalencia de las expresiones correferentes. Por ejemplo, Edipo deseaba
a Iocasta no es lo mismo que Edipo deseaba a su madre, aun cuando Iocasta y su ma-
dre se refieran a la misma persona (son términos que coinciden extencionalmente pero
difieren intensionalmente).

182
5. Algunas notas introductorias al estudio de la percepción

2. La percepción, entre la sensación y la cognición


En psicología, como en toda ciencia natural, la explicación de los fenóme-
nos viene precedida por una toma de distancia ante los mismos, siendo ésta
mucho más necesaria cuanto más familiares y cotidianos resultan aquéllos.
Es así, poniendo en cuestión lo que se da por hecho, o preguntándose por lo
que a primera vista parece obvio, como suele avanzar el conocimiento cien-
tífico. Los fenómenos ordinarios, como el de la caída de la célebre manza-
na de Newton, no entran en la órbita de la curiosidad científica hasta que
uno deja de atribuirles carácter necesario y se plantea, entre otras cosas, si
no podrían haber sucedido de otra manera. Y si esto ocurre con los fenóme-
nos relativos al mundo externo, qué no se podrá decir de los fenómenos
mucho más cercanos que competen a la experiencia interna, especialmente
de aquellos que se producen habitualmente sin esfuerzo y no requieren un
adiestramiento particular. La percepción es quizá el mejor ejemplo de ello.
Transcurre normalmente de forma tan fácil, rápida y efectiva, sin plantear
problema alguno al individuo, que cuesta advertir cuál es la razón de su es-
tudio, qué deba explicar la psicología que no quede ya explicado, en todo
caso, por las ciencias más básicas. Si tenemos un árbol delante, hay luz y
no nos falla la vista, lo normal es que veamos el árbol. ¿Qué misterio hay
en ello?, ¿qué es lo que hay que explicar una vez conocidos los principios
que regulan la distribución de la luz y el funcionamiento de nuestro aparato
visual? Podríamos hacer preguntas análogas para cualquier otro logro per-
ceptivo, en ése mismo o en cualquiera de los otros órganos sensoriales.
El punto clave para entender cuál es el tipo de problemas con que se en-
frenta la psicología de la percepción es el de tomarse en serio lo que ya ex-
plican las ciencias más básicas para cuestionarse justamente lo que éstas
acaban dando por supuesto. Siguiendo con el ejemplo anterior, tras la des-
cripción precisa que quepa hacer del estímulo que impresiona nuestro re-
ceptor sensorial y de los impulsos nerviosos que llegan al cerebro, todavía
cabría preguntarse: ¿en qué consiste precisamente ver un árbol, reconocer
una melodía o descubrir el olor del azahar? En último término, se trata de
saber cómo se las arregla el organismo para obtener información (conoci-
miento) acerca del mundo (objetos, propiedades, eventos, etc.) a partir del
patrón de energía que incide sobre (y al que reaccionan) los sentidos corpo-
rales. Lo verdaderamente admirable y sorprendente del fenómeno de la per-
cepción no es tanto, con ser mucho, que nuestros receptores sensoriales res-
pondan de forma tan especializada a los distintos tipos de energía del
medio o la orquestación de impulsos nerviosos a que da lugar dicha estimu-
lación en el acto de percibir; lo admirable y sorprendente es que un orga-
nismo como el nuestro y, en buena medida, el de otras muchas especies sea
capaz de convertir esa interacción energética en una transacción informati-
va, en conocimiento y experiencia, en la aprehensión —de una forma vica-
ria, intencional— de los objetos, propiedades, eventos, etc., del mundo que

183
Percepción

nos rodea. Aprehensión intencional que nos permitirá después referirnos a


esos mismos aspectos de la realidad aun cuando ya no estén físicamente
presentes.
La mejor manera de valorar el problema fundamental con que se enfren-
ta la psicología de la percepción es mediante la constatación de que la per-
cepción es también, en sí misma, un problema para el organismo, aun cuan-
do, como señalábamos antes, éste lo resuelva normalmente con extrema
facilidad y sin hacerse problema de ello. La psicología de la percepción tie-
ne así como labor principal desentrañar los términos del problema (o pro-
blemas) que afronta el organismo al percibir y dar cuenta de cómo y con
qué grado de efectividad lo(s) resuelve.

2.1 El estímulo de la percepción

Una forma clásica (al menos desde los empiristas ingleses del s. XVIII) de
describir el problema de la percepción es a través de la distinción entre las
dos facetas o modalidades que cabe considerar en el estímulo perceptivo,
denominadas estimulación proximal y estimulación distal. El estímulo o es-
timulación proximal consiste en el patrón concreto de energía que actúa di-
rectamente sobre un receptor sensorial (o conjunto de receptores); produce,
pues, un efecto físico/químico inmediato en el receptor, al que corresponde
éste con una reacción físico/química determinada. El estímulo o estimula-
ción distal es aquel aspecto de la realidad circundante (objeto, propiedad,
evento o situación) que, de alguna manera, participa en la génesis del es-
tímulo proximal y que, sin necesidad de actuar directamente sobre el recep-
tor, se acaba convirtiendo en el referente del acto perceptivo. Cuando veo el
árbol, éste es el estímulo distal, mientras que la luz reflejada por su superfi-
cie, tal como incide en los fotorreceptores de la retina, es el estímulo proxi-
mal. La situación con la que se enfrenta el sujeto al percibir es la de que,
por una parte, necesita el estímulo proximal como condición sine qua non
de su acto perceptivo y, por otra, que aquello que termina percibiendo no es
precisamente ese estímulo proximal, sino el estímulo distal. Como ha seña-
lado James Gibson repetidamente, vemos gracias a la luz (y a la integridad
de nuestros fotorreceptores), vemos en todo caso por medio de la luz, pero
lo que finalmente vemos no es la luz en sí misma, ni tan siquiera el efecto
que ésta produce en nuestra retina; vemos objetos, lugares, eventos y, en
general, las propiedades invariantes que subyacen al flujo cambiante del pa-
trón óptico (Gibson, 1966, 1979).
De acuerdo con la distinción entre estimulación proximal y distal, la ta-
rea que tiene por delante el sujeto es justamente la de dar con el estímulo
distal a partir del estímulo proximal. En principio, dicha tarea podría resul-
tar relativamente simple, siempre y cuando se diera una correspondencia
biunívoca completa (es decir, una correlación perfecta) entre los dos tipos

184
5. Algunas notas introductorias al estudio de la percepción

de estimulación; en definitiva, siempre que el estímulo proximal, punto de


partida inexcusable de la percepción, determinara necesaria y exhaustiva-
mente cuál es el estímulo distal al que está ligado (y fuera, por tanto, no
sólo condición necesaria sino también suficiente para la detección de éste).
Lo que ocurre es que esto no es así en la gran mayoría de los casos. El es-
tímulo proximal es típicamente indeterminado con respecto al estímulo dis-
tal, lo cual se manifiesta en la falta de correspondencia que se da entre am-
bos siempre que un mismo estímulo proximal pueda estar ligado a más de
un estímulo distal o viceversa, cuando el mismo estímulo distal quede liga-
do a dos o más estímulos proximales diferentes. Tomando como ejemplo la
percepción visual del tamaño de los objetos, la primera situación queda
ilustrada en la Figura 5.1a, donde dos objetos de diferente tamaño provocan
la misma estimulación proximal (en cuanto al tamaño de la proyección reti-
niana), mientras que la situación contraria se ilustra en la Figura 5.1b, don-
de a un mismo objeto, situado a diferentes distancias, le corresponden estí-
mulos proximales diferentes. Lo curioso de todo, en ambos casos, es que, a
pesar de esta indeterminación, nuestra percepción de las propiedades dista-
les tiende a ser bastante consistente y, en la mayoría de las ocasiones, ajus-
tada a la realidad. En los ejemplos anteriores, el sujeto tiende a ver de dife-
rente tamaño los dos objetos aun cuando den lugar al mismo estímulo
proximal (1a) y, por otro lado, tiende a mantener constante el tamaño del
objeto situado a diferentes distancias (1b), dentro de un rango de distancias
determinado (véase el Capítulo 11 de este volumen para un desarrollo más
específico de estos puntos).
La consecuencia natural que se sigue de esa indeterminación es la de que
el estímulo proximal, siendo necesario, no es suficiente para la aprehensión
consistente del estímulo distal *. Es preciso recurrir a algún tipo de meca-

* En relación con ello, y aunque sea de pasada, conviene hacer un par de observacio-
nes. En primer lugar, que el carácter consistente que atribuimos a la percepción no lo to-
mamos como un requisito a priori que se imponga sobre la misma de forma necesaria,
sino como un dato empírico de la fenomenología perceptiva más elemental y, por lo
tanto, como algo asumido de forma contingente (podría no haber sido consistente y ha-
ber quedado sometida a todas las fluctuaciones de la estimulación proximal, pero resulta
que no es así). Y en segundo lugar, que la consistencia con que se manifiesta la percep-
ción no debe confundirse con su carácter verídico. La consistencia se refiere más bien a
la sistematicidad con que se atribuyen las propiedades distales y se siguen determinadas
pautas perceptivas que, en principio, podrían estar implicadas tanto en la percepción ve-
rídica como en la errónea (constancias e ilusiones perceptivas); por su parte, el carácter
verídico de la percepción hace referencia al grado de ajuste con la realidad y al valor
epistémico (de verdad o falsedad) que, por tanto, cabe atribuir a los juicios perceptivos.
También aquí, el que nuestra percepción resulte ser muchas veces verídica debe ser en-
tendido de modo contingente, como se encarga de mostrarlo la incidencia, relativamente
frecuente, de las ilusiones perceptivas. Para un mayor desarrollo de estos puntos, véase
el Capítulo 6 de García-Albea (1993).

185
Percepción

Figura 5.1 Se ilustra la falta de correspondencia entre el estímulo proximal y el estímulo distal. En
a, dos estímulos distales de diferente tamaño dan lugar a una proyección retinianas (estímulo proxi-
mal) del mismo tamaño. En b, un mismo estímulo distal da lugar a dos proyecciones retinianas (es-
tímulos proximales) de diferente tamaño.

nismo adicional al de la propia sensación que permita trascender la estimu-


lación proximal. Tradicionalmente, dicho mecanismo se ha venido a conce-
bir como un mecanismo de inferencias inconscientes (Helmholtz, 1866),
bien de carácter probabilístico (Brunswick, 1956) o bien basado en princi-
pios de formación y comprobación de hipótesis (Bruner, 1973). En cual-
quier caso, baste de momento con indicar que se trata de un mecanismo
cognitivo dedicado a resolver un problema complejo de cálculo que tiene
claras repercusiones adaptativas: el problema de cómo obtener información
fiable del medio a partir de una estimulación (proximal) generalmente insu-
ficiente e inestable; o como gustaba de glosar al propio Gibson (1966), el
problema de cómo pasar del caos de sensaciones al cosmos percibido.

2.2 Los órganos de la percepción

Además de la presencia física del objeto, la percepción requiere la interven-


ción directa de los sentidos. En realidad, estas dos características, incluidas
en la definición tentativa que proponíamos de la percepción, van estrecha-
mente ligadas. La presencia física del objeto es efectiva para la percepción
en la medida que el sujeto dispone del equipamiento indispensable para ac-

186
5. Algunas notas introductorias al estudio de la percepción

ceder a dicho objeto. Desde la perspectiva del objeto, podríamos decir que
éste se hace accesible a través de la estimulación proximal. Ahora bien, ésta
no se produce en el vacío, sino que, como ya hemos indicado, va seguida
de una respuesta sensorial. Ambos términos son correlativos. A continua-
ción, haremos un breve repaso de los sistemas encargados de la respuesta
sensorial, con el fin de apreciar una vez más, ahora desde la perspectiva del
sujeto/organismo que percibe, cuál es la naturaleza de los logros percep-
tivos.
A partir de la estimulación proximal, el relato de lo que ocurre al perci-
bir un objeto, en términos estrictamente neurofisiológicos, es suficiente-
mente bien conocido en la mayoría de los casos. De forma muy resumida, y
volviendo al ejemplo de la visión, lo que ocurre es que la energía luminosa
del patrón óptico que llega a la retina produce unos determinados efectos
químicos en las células de la misma —los fotorreceptores (conos y basto-
nes)—, efectos que van a extenderse, de una forma peculiar, a las neuronas
conectadas a dichos receptores y que formarán el nervio óptico. Por él se
transmite la estimulación en forma de impulsos eléctricos que se propagan
de unas neuronas a otras mediante los procesos bioquímicos que se generan
en las terminaciones sinápticas. De esta forma, los impulsos nerviosos al-
canzan la corteza cerebral, en zonas donde se establecen distintos tipos de
conexiones entre unas neuronas y otras, cuya activación selectiva va a de-
terminar el tipo y la magnitud de la experiencia consciente que suele acom-
pañar a la aprehensión intencional del objeto.
En términos más o menos parecidos, este relato se podría aplicar a cual-
quiera de las otras modalidades perceptivas, dejando para la disciplina de la
neurofisiología sensorial la tarea de completar los detalles de dicho relato y
sus variantes. Aquí procederemos simplemente a destacar los rasgos gene-
rales que son comunes a todos los sistemas sensoriales, para pasar después
a considerar la clasificación de los mismos, según los rasgos específicos
que son propios de cada sistema sensorial.
Cuando se habla de los sentidos corporales, o de los órganos de los sen-
tidos, se suele pensar solamente en lo que es el receptor periférico donde
llega la estimulación, sin tener en cuenta que éste no es sino uno de los ele-
mentos integrantes de lo que constituye un auténtico sistema organizado,
responsable, todo él, de la experiencia perceptiva. De ahí que prefiramos
hablar de sistemas sensoriales y los consideremos en su integridad como
los genuinos órganos de la percepción.
En todo sistema sensorial se pueden distinguir tres componentes princi-
pales: los receptores sensoriales propiamente dichos, las vías aferentes de
transmisión nerviosa y las áreas de proyección cortical. En cuanto a su
morfología, los primeros pueden ser o bien estructuras celulares diferencia-
das (respecto al sistema nervioso), o bien terminaciones nerviosas libres; el
segundo componente viene dado por el conjunto de neuronas que dirigen
sus ramificaciones desde los receptores hasta la corteza cerebral, con varias

187
Percepción

estaciones intermedias de una mayor interconectividad; el tercer compo-


nente está constituido por las agrupaciones neuronales de la corteza ce-
rebral, conectadas de forma más o menos directa con las vías aferentes
correspondientes a cada modalidad sensorial, y conectadas también entre sí
en las denominadas áreas de asociación. Los tres componentes anteriores
también se distinguen, y de modo principal, por sus funciones. Es impor-
tante entender bien lo más esencial de cada una de ellas, desde el punto de
vista neurofisiológico que ahora mantenemos, para acabar entendiendo su
relevancia psicológica de cara a la percepción. Veamos a continuación cuá-
les son estas funciones principales, representadas en la Figura 5.2.

Energía Transducción Transmisión Integración


Integración Respuesta
estimular Transducción Transmisión ee sensorial
Interacción
Interacción

RECEPTORES
RECEPTORES VÍAS
VÍAS ÁREAS
AREAS
SENSORIALES
SENSORIALES AFERENTES
AFERENTES CORTICALES
CORTICALES

Figura 5.2 Componentes principales de todo sistema sensorial (nivel de implementación física).

La función clave de los receptores sensoriales es la transducción senso-


rial o conversión de la energía física del estímulo en señales eléctricas del
sistema nervioso. Dicha función no es sino la consecuencia de la posición
de interfaz que ocupan los receptores e implica al menos dos cosas: por un
lado, que el receptor responde de forma selectiva a determinadas propieda-
des de la estimulación (es sensible a un tipo o patrón específico de ener-
gía); y por otro lado, que su propia respuesta contribuye a generar el tipo de
señales que caracterizan al impulso nervioso. Como es sabido, las neuronas
tienen la propiedad distintiva de responder a los agentes externos mediante
cambios en el potencial eléctrico de su membrana (por el mecanismo cono-
cido como bomba de sodio-potasio) que inducen, a su vez, cambios en el
potencial de reposo del cuerpo neuronal. Así se genera el llamado potencial
de acción que se va a transmitir a lo largo del axón de la neurona en forma
de descargas eléctricas de una determinada intensidad y frecuencia. La
transducción es, por lo tanto, un proceso físico/fisiológico por el que se
transforma un tipo de energía en otro, se transforma la energía estimular en
aquella con la que trabaja el sistema nervioso.
La función obvia de las vías aferentes no puede ser otra que la transmi-
sión del impulso nervioso de unas neuronas a otras mediante las sucesivas
sinapsis. Una vez que la estimulación de origen ha sido codificada en tér-
minos de las señales eléctricas que viajan a lo largo de cada neurona, éstas
provocan la segregación de determinadas sustancias químicas (los neuro-
transmisores) por parte de las vesículas situadas en el extremo del axón.

188
5. Algunas notas introductorias al estudio de la percepción

Dichas sustancias van a actuar de forma selectiva sobre la membrana de la


neurona vecina, produciendo efectos en ésta que pueden ser excitatorios o
inhibitorios, según el sentido de los cambios que se den en su potencial de
reposo. El entramado global de conexiones que se produce a lo largo de las
vías aferentes (y en la propia corteza cerebral) servirá, en último término,
para codificar aspectos tanto cuantitativos como cualitativos de la estimula-
ción que puedan quedar reflejados en las correspondientes variaciones de la
experiencia perceptiva. En el trayecto que va de los receptores sensoriales a
la corteza cerebral se suelen distinguir segmentos donde predominan las
prolongaciones neuronales (sustancia blanca) y zonas donde hay una mayor
concentración de cuerpos neuronales (sustancia gris) y, por lo mismo, de
conexiones interneurales; estas últimas tienden a ocurrir a la salida de los
receptores, en determinados núcleos talámicos y, por supuesto, al llegar a la
corteza cerebral. Conviene además advertir que la disposición topográfica
de las vías aferentes tiende a seguir, al menos parcialmente, un sentido con-
tralateral, dirigiéndose hacia el hemisferio cerebral del lado contrario a
aquel en que se situaban los receptores sensoriales.
Las áreas de proyección cortical desempeñan un papel determinante de
cara al completamiento de la actividad sensorial y, consiguientemente, res-
pecto a sus efectos en la experiencia perceptiva. Desde un punto de vista
estrictamente neurofisiológico, la función de estas áreas abarca dos aspec-
tos principales: la integración de los impulsos nerviosos procedentes de un
mismo conjunto de receptores y la interacción de unas áreas con otras, po-
sibilitando así la comunicación entre modalidades sensoriales diferentes y
la formación de agrupaciones neuronales de rango superior; de estas últi-
mas dependerán los fenómenos referidos como de percepción multimodal o
supramodal y otros logros perceptivos considerados de alto nivel. De
acuerdo con ello, se suele diferenciar entre áreas de proyección primaria,
áreas de proyección secundaria y áreas de asociación, según el nexo más o
menos directo que tengan con la fuente específica de estimulación y, por lo
mismo, con el sistema de receptores implicado en cada caso. Respecto a
ello, y teniendo en cuenta cómo llega codificado el estímulo a la corteza
cerebral, se suele diferenciar también entre la información epicrítica, más
precisa, que llega a las áreas primarias y la protopática, más difusa, que co-
rresponde a las secundarias y a las de asociación.
A la hora de determinar cuántos y cuáles son los sistemas sensoriales, es
preciso señalar que se trata, ante todo, de una cuestión empírica, abierta a
distintas soluciones posibles. Para identificar un sistema sensorial como tal,
y como distinto de otros, habrá que recurrir a la evidencia tanto neurofisio-
lógica como psicofísica y conductual que nos permita comprobar al menos
estas tres cosas: a) que se da un tipo específico de energía al que responde
un tipo particular de receptores; b) que dichos receptores se integran en una
estructura neural determinada; y c) que la interacción física de esa energía
estimular con el supuesto sistema sensorial tiene consecuencias perceptivas.

189
Percepción

Según el origen de la estimulación y el tipo de receptores implicados,


los sistemas sensoriales se suelen distribuir en tres clases principales: inte-
roceptivos, propioceptivos y exteroceptivos. En los dos primeros la estimu-
lación procede del propio cuerpo, diferenciándose entre sí por el tipo de
órganos donde se ubican los receptores, mientras que en los últimos la es-
timulación es de origen externo y los receptores se encuentran dispuestos
de forma más periférica. Conviene observar que en todos ellos sigue sien-
do pertinente la distinción técnica entre estimulación proximal y distal,
aun cuando la separación física de esta última respecto al receptor (y, en
general, respecto al sujeto que percibe) pueda variar de unos sistemas a
otros.
Los sistemas interoceptivos tienen situados sus receptores internamente,
en órganos ligados a las funciones vitales más prominentes (vísceras, glán-
dulas, etc.); proporcionan información de carácter más bien difuso sobre el
estado general de dichos órganos, que tiene que ver sobre todo con el dolor
y el placer. Constituyen auténticos sistemas de alerta ante los cambios in-
ternos del organismo y tienen una incidencia obvia muy importante en el
desarrollo y control de los estados emocionales.
Con respecto a los sistemas propioceptivos, se ha de distinguir entre el
sistema cinestésico y el sistema vestibular. El primero vuelve a ser un siste-
ma generalizado que extiende sus receptores por los distintos tipos de arti-
culaciones (músculos, tendones, etc.), proporcionando información sobre la
estructura, localización y movimiento de las distintas partes del cuerpo; tie-
ne por ello un papel destacado en los procesos de monitorización percepti-
va requeridos para la coordinación sensomotora. Por su parte, el sistema
vestibular se asienta en un conjunto de receptores específicos alojados ya
en un órgano particular y bien diferenciado: los canales semicirculares que
se encuentran en los vestíbulos del oído interno. Forman una estructura
próxima y comparable a la cóclea (órgano de los receptores auditivos), aun
cuando nada tengan que ver con la audición y dispongan de sus propias
vías aferentes (el nervio vestibular). Su función es la de aportar informa-
ción sobre los movimientos rotatorios de la cabeza, cumpliendo un papel
decisivo en la monitorización de dichos movimientos y en el ajuste entre
éstos y los movimientos oculares (con repercusión directa en algunos as-
pectos de la visión); en relación con ello, el sistema vestibular está espe-
cialmente implicado en los estados de desequilibrio (sensación de mareo)
que puedan resultar de la intensidad de esos movimientos.
Por último, los sistemas exteroceptivos se corresponden, en líneas gene-
rales, con los cinco sentidos clásicos y son los que nos ponen en contacto
informativo con el mundo exterior *. Dado que en este volumen se dedica

* Obsérvese que también nuestro cuerpo puede ser objeto perceptivo (como parte del
mundo exterior) a través de estos sentidos, si bien de una manera muy distinta a como

190
5. Algunas notas introductorias al estudio de la percepción

al menos un capítulo a cada uno de ellos, nos conformaremos aquí con re-
señarlos brevemente.
El sistema háptico (tradicionalmente, el sentido del tacto) está constitui-
do por distintos tipos de receptores distribuidos por toda la piel y situados
en la capa dérmica (por debajo de la epidermis). La distribución es desi-
gual, dándose mayor densidad de receptores en unas partes del cuerpo
(p.ej., las yemas de los dedos) que en otras (p.ej., la espalda); ello tiene su
correlato en el número de fibras nerviosas que proceden de unas u otras y
en el tamaño de las áreas corticales de proyección correspondientes, agru-
padas en lo que se conoce como el córtex somatoestésico. Dentro del sis-
tema háptico, cabe distinguir lo que parecen ser cuatro subsistemas dife-
rentes, atendiendo principalmente al tipo de receptores, a las formas de
codificación neural y a las cualidades perceptivas básicas con las que están
relacionados: presión, frío, calor y dolor.
El sistema gustativo y el sistema olfativo vienen a considerarse como los
sentidos químicos por excelencia, debido básicamente a la naturaleza del
estímulo proximal —sustancias disueltas en agua o suspendidas en el aire,
respectivamente— ante el que reaccionan los receptores correspondientes.
El sistema gustativo consta de un amplio conjunto de receptores que con-
forman los botones gustativos (en torno a diez mil), situados en la lengua y
algunas zonas colindantes de la cavidad bucal. De ellos parten las fibras
nerviosas que, a través del bulbo raquídeo, se dirigirán al córtex pasando
por el tálamo. El sistema olfativo contiene como órgano receptor el epitelio
olfativo, alojado en el fondo de la cavidad nasal y compuesto por numero-
sas células ciliares que conectan con las fibras nerviosas que van a parar al
bulbo olfativo, estructura bien diferenciada del paleocórtex que conecta, a
su vez, con determinados núcleos subcorticales (entre ellos, los talámicos)
y, de forma bastante difusa, con algunas zonas corticales (en la parte infe-
rior de los lóbulos frontal y occipital).
Finalmente, hay que referirse a los dos sentidos de mayor incidencia en
el desarrollo cognitivo humano y que, no en vano, han ocupado el núcleo
central de los tratados sobre percepción (como así se refleja también en este
volumen): el sistema auditivo y el sistema visual. En el sistema auditivo, el
estímulo proximal está constituido por ondas de presión acústica que, tras
ser moduladas por distintas estructuras intermedias, terminan alterando me-
cánicamente el estado de las células ciliares alojadas en el interior de la có-
clea. Éstas son las responsables de la transducción sensorial y, por lo mis-
mo, de los impulsos que transmitirán las fibras del nervio auditivo hasta las

lo era respecto a los sistemas anteriores. La diferencia principal estriba en que, en los
sistemas exteroceptivos, los receptores son estimulados por energía externa al organis-
mo, mientras que en los intero y propioceptivos, se trata de energía producida inter-
namente.

191
Percepción

áreas de proyección correspondientes, situadas en los lóbulos temporales de


ambos hemisferios cerebrales. Por lo que respecta al sistema visual, ya he-
mos aludido con anterioridad al papel de los fotorreceptores de la retina en
la transducción sensorial de la energía luminosa. Cada retina está formada
por unos cien millones de bastones y unos seis millones de conos, bien di-
ferenciados en cuanto a su morfología, tipos de pigmentos de que constan,
distribución, propiedades funcionales y conectividad neuronal. De cada re-
tina arranca el nervio óptico que, tras un cruzamiento parcial de hemisferio
cerebral, y tras el relevo talámico correspondiente, se proyecta en el área de
proyección visual, situada en lóbulo occipital, en torno a la fisura que sepa-
ra los dos hemisferios cerebrales.

2.3 Percepción y cognición

Tomarse en serio el relato neurofisiológico de la actividad sensorial de cara


a explicar la percepción implica, como mínimo, dos cosas: una, que la acti-
vidad sensorial es condición necesaria de la percepción y mantiene con
ella, por tanto, una determinada relación causal; y dos, que dicha relación
causal no se limita al hecho de que la actividad sensorial constituya la im-
plementación física de la actividad perceptiva, sino que además implica una
cierta forma de conexión informativa por la que, en principio, se podría tra-
zar el parentesco entre el output perceptivo y el input sensorial.
El primer punto ya ha sido sobradamente tratado en los apartados ante-
riores, desde que acotamos el ámbito de la percepción, restringiéndolo a la
percepción sensorial, hasta llegar a considerar los sistemas sensoriales
como auténticos órganos de la percepción. Quizá sólo convenga añadir que
la actividad sensorial es causa de la percepción en el mismo sentido en que
decimos que el cerebro es el órgano de la mente o que un determinado me-
canismo cerebral está implicado en una determinada función psicológica.
De acuerdo con ello, y como hemos expuesto en otras ocasiones (García-
Albea, 1986, 1993), parece justificado reservar el término sensación para
designar la actividad sensorial y entender la distinción entre sensación y
percepción en términos de distintos niveles de agregación (o abstracción) a
los que corresponden distintos niveles de explicación. En este sentido, la
sensación constituiría la implementación física de la percepción, sin que
ello suponga la reducción de ésta a aquélla o la eliminación explicativa de
ésta por aquélla.
Ahora bien, ello no supone, por ir al otro extremo, que debamos limitar-
nos a considerarlas como dos compartimentos estancos. Lo que se plantea
en el segundo punto antes enunciado es, precisamente, la posibilidad de es-
tablecer un nexo causal entre sensación y percepción que vaya más allá de
la mera implementación física y se adentre en el territorio de la explicación
funcional de los logros perceptivos. En último término, se trata de enfren-

192
5. Algunas notas introductorias al estudio de la percepción

tarse con la cuestión capital de cómo es posible que un sistema físico, en


interacción física con su medio, acabe obteniendo información (conoci-
miento, experiencia, etc.) acerca del mismo. En principio, se podría respon-
der de forma expeditiva a esta cuestión, ateniéndose a la separación entre
los dos niveles de explicación y manteniendo una especie de paralelismo
psicofísico que, como mucho, sólo estuviera dispuesto a admitir una solu-
ción emergentista de compromiso: la sensación es condición necesaria para
la percepción, pero sin que haya conexión informativa entre los resultados
de una y otra. Esta sería la postura mantenida por Gibson (1979) con su
teoría de la extracción directa de la información. Frente a esta opción, que-
da la posibilidad de responder de forma algo menos elusiva a la cuestión
planteada, en un intento de aproximación naturalista a la percepción y sus
logros, tal y como exponemos a continuación.
Desde el punto de vista neurofisiológico, la respuesta de los sistemas
sensoriales se expresa en la codificación neural del estímulo proximal, gra-
cias al mecanismo de transducción y a las modulaciones que puedan afectar
a la transmisión del impulso nervioso, en virtud del tipo y número de cone-
xiones (excitatorias o inhibitorias) que jalonen su recorrido hasta las áreas
de proyección correspondientes. Para que dicha codificación neural tenga
efectos perceptivos —y, por tanto, psicológicos— es preciso postular un
nuevo tipo de codificación con dos características principales: a) que los
eventos neurales acaben constituyendo símbolos o representaciones de pri-
mer orden con respecto a las propiedades relevantes de la estimulación; y
b) que dichas representaciones primarias sean utilizadas como la gran base
de datos sobre la que actúen los procesos perceptivos propiamente dichos.
En realidad se trata de una forma de codificación que es ya típicamente
simbólica, aun cuando está directamente ligada (referida a) las propiedades
físicas concretas de la estimulación proximal que ponen en marcha la acti-
vidad neural.
En este sentido, y con el fin de pasar de la codificación puramente física
de la actividad neural a una codificación que tenga valor simbólico y sea,
por ello, susceptible del tipo de operaciones formales que caracterizan el
procesamiento de la información, es importante introducir aquí el concepto
de transducción funcional (Pylyshyn, 1984; García-Albea, 1991). La idea
es que de todas las particularidades que pueden presentar las transacciones
físicas entre el medio y el organismo a través de los sentidos, no todas son
necesariamente relevantes de cara al resultado perceptivo; la transducción
funcional no sería otra cosa que el dispositivo (o la función, valga aquí la
redundancia) que nos permite delimitar el subconjunto de las transacciones
físicas perceptivamente (psicológicamente) relevantes. Como recalca sufi-
cientemente Pylyshyn (1984), la transducción funcional sigue siendo, en sí
misma, una operación física y no simbólica, como proyección de la trans-
ducción sensorial que tiene lugar en los receptores. Ahora bien, a diferen-
cia de ésta —que, según describíamos más arriba, es un puro proceso neu-

193
Percepción

rofisiológico que transforma una forma de energía física en otra—, lo que


vendría a hacer la transducción funcional es transformar una serie de even-
tos físicos (implicados en la propia transducción sensorial) en elementos
simbólicos, dotándolos así de contenido informativo. La transducción fun-
cional es una operación física y no simbólica que, sin embargo, produce
símbolos. Constituiría una función primitiva de la arquitectura mental, liga-
da directamente al estímulo y que, de entrada, operaría de forma indepen-
diente del sistema cognitivo.
En definitiva, lo que le proporciona la transducción funcional al sistema
perceptivo son los datos directamente obtenidos de la estimulación. En la
medida en que estos datos van a ser objeto de un tratamiento informativo
por los mecanismos cognitivos de la percepción, podemos considerarlos ya
como una auténtica representación del estímulo; representación que, al es-
tar ligada a las propiedades proximales de éste, denominaremos representa-
ción proximal y tomaremos como el input propiamente dicho del sistema
perceptivo. Justamente la función de este último será la de pasar de esta re-
presentación proximal a la representación distal, la cual nos va a remitir ya
al objeto (propiedades, eventos, etc.) finalmente percibido(s).
La percepción es así una actividad cognitiva en cuanto que transforma
un tipo de representación en otra a través de una o más operaciones inter-
medias de procesamiento de información. De este modo es como se aborda
la tarea de hacer corresponder la estimulación proximal con la distal (véase
el apartado 5.2.1) y se convierte esta última en el referente del acto percep-
tivo; no por la extracción directa que defendía Gibson (1979) en su enfoque
ecológico de la percepción, sino por procesos mediados por representacio-
nes, como propone la tradición cognitiva, consolidada en el enfoque del
procesamiento de la información (Fodor y Pylyshyn, 1981; Marr, 1980,
1982; García-Albea, 1991). Obsérvese que se postulan dichos procesos en
la medida en que la representación distal no coincide con la proximal, y
ello es aplicable a propiedades tan elementales de los objetos como el ta-
maño, la forma, el color o el movimiento (e incluso su propio carácter de
objeto) y, en general, a cualquier rasgo percibido que no venga dado directa
y explícitamente en dicha representación proximal. Esto es lo que propone
David Marr, por ejemplo, en las primeras fases del procesamiento visual,
donde se parte de una representación primitiva como la matriz de niveles de
gris (en la que se especifica sólo aquello —el patrón de luminancias— a lo
que responden directamente los receptores sensoriales) y se van introdu-
ciendo operaciones (o cálculos) que permiten derivar los bordes, contornos,
orientaciones y demás características que configuran la forma y el volumen
percibidos de un objeto. Por lo demás, y en relación con la teoría de Gib-
son, esta manera de entender la percepción permite constreñir de modo su-
ficiente la noción de extracción directa y evitar así la trivialización del pro-
blema perceptivo en que, como bien señalan Fodor y Pylyshyn (1981),
incurría el propio Gibson. Lo que se captaría directamente del medio sería

194
5. Algunas notas introductorias al estudio de la percepción

todo aquello que es objeto de la transducción funcional y estuviera, por


tanto, incluido en la representación proximal del estímulo. El resto, es de-
cir, lo que finalmente percibimos y está de alguna forma incluido en la re-
presentación distal, no sería ya el resultado de una captación directa sino
de procesos de inferencia (de cómputo interno, categorización, etc.). Es, en
este sentido, en el que la percepción se manifiesta como una actividad cog-
nitiva genuina, con todos los requisitos para ser considerada como una au-
téntica actividad computacional (Marr, 1982).
Por otra parte, lo específico de la percepción, frente al resto de la cogni-
ción (o cognición de orden superior), es que a) su punto de partida son los
datos sensoriales y b) sus operaciones están inicialmente guiadas por estos
datos, de cara a hacer explícita y determinada la información que, sólo po-
tencialmente y de un modo generalmente indeterminado, contienen sobre
las propiedades relevantes del medio. Esas operaciones guiadas por los da-
tos, propias de los llamados procesos de-abajo-arriba (bottom-up), tienden
a ser automáticas, rápidas y eficaces, y restringidas por el tipo específico
de información que utilizan para tratar los datos y hacer inferencias; es fá-
cil suponer que tienden también a ser básicamente inconscientes y relativa-
mente susceptibles de ser efectuadas en paralelo. Contrastan, por ello, con
las operaciones guiadas cognitivamente o procesos de-arriba-abajo (top-
down), que tienden a mostrar las características opuestas y disponen, en
principio, de toda la información procedente del sistema cognitivo general.
Las operaciones de este último tipo también contribuirán, sin duda, al re-
sultado perceptivo final, integrándolo en dicho sistema general de conoci-
miento —como se integra la información nueva con la información dada—
y haciéndolo servir para el procesamiento cognitivo ulterior.
La distinción entre estos dos tipos de procesos es crucial para entender
las etapas que atraviesa la actividad perceptiva. Ello no quiere decir que di-
chas etapas estén perfectamente delimitadas y se ordenen de forma estricta-
mente secuencial. Ya asumimos que, al final, la percepción es el resultado
de la interacción de ambos tipos de procesos. Ahora bien, es igualmente
importante establecer cuáles son los límites y las restricciones que operan
sobre dicha interacción; o expresado en otros términos, hasta dónde llega la
influencia de los procesos top down en la percepción y, complementaria-
mente, cuál es el grado de impenetrabilidad cognitiva de la misma
(Pylyshyn, 1984). Dejando claro que estamos ante una cuestión enteramen-
te empírica, objeto preferente de una buena parte de la investigación actual,
se trata, en último término, de encontrar la forma en que el organismo com-
pagina estas dos facetas de su actividad perceptiva: el que, por una parte,
ésta se mantenga ligada al estímulo y constituya una adquisición efectiva
de información sobre el medio; y el que, por otra parte, establezca contacto
con lo que ya se conoce y se vea beneficiada por la experiencia anterior.
Así pues, se podría decir que las relaciones entre percepción y cognición
están sometidas a una especie de tensión dialéctica. Con todo el énfasis que

195
Percepción

se quiera poner en considerar la percepción en continuidad con la cognición


(como hacían, por ejemplo, Bruner y los psicólogos del New Look en los
años cincuenta), debemos igualmente insistir en lo que es la marca distinti-
va de la percepción frente al resto de la cognición, su dependencia del dato
sensorial. El célebre ensayo de Jerry Fodor titulado La modularidad de la
mente (1983) propone precisamente, entre sus objetivos principales, desa-
rrollar los criterios y el tipo de pruebas que permitan establecer esa demar-
cación, en términos de la distinción entre los sistemas de entrada, de carác-
ter modular, y los sistemas centrales, de carácter holístico e interactivo.
Ambos tipos de sistemas intervienen en la percepción, pero en distintos
momentos y con respecto a distintos logros cognitivos. Los primeros se en-
cargarían fundamentalmente de los procesos básicos del análisis
perceptivo, serían específicos de dominio y estarían informativamente en-
capsulados, además de caracterizarse por su rapidez, eficiencia, obligatorie-
dad, etc. El output de los mismos equivaldría a lo que hemos denominado
representación distal, que, trascendiendo las particularidades concretas de
la representación proximal de la que se deriva, tendría todavía un carácter
relativamente superficial, alejado de los niveles cognitivos superiores del
reconocimiento, la identificación o la interpretación. Asimismo, este output
del análisis perceptivo vendría a ser el input de los sistemas centrales, cu-
yos procesos, sensibles a todo tipo de información, estarían encargados ya
de la fijación de las creencias perceptivas.
Es así como la intervención del sistema cognitivo general afectaría prin-
cipalmente a las fases posteriores de la actividad perceptiva, en las que ésta
alcanza las cotas máximas de la cognición, entendida como relación predi-
cativa (epistémica, intensional, etc.) con el mundo. En la formación de creen-
cias perceptivas es donde las representaciones distales interactúan con los
outputs de otros módulos perceptivos y con la información almacenada en
memoria, proyectándose así la percepción hacia los niveles superiores del
reconocimiento, la identificación y la interpretación. Finalmente, y confor-
me los resultados del análisis perceptivo entran en el dominio de los siste-
mas centrales, van también adquiriendo la cualidad de ser conscientes. Y
ello en un doble sentido: en el sentido funcional de que dichos resultados se
tornan disponibles en la memoria de trabajo para ser utilizados en procesos
ulteriores de razonamiento, planificación, lenguaje, etc.; y en el sentido
fenomenológico de la experiencia vivida, con todas las cualidades subjeti-
vas e irrepetibles que acompañan a cada acto perceptivo (Bock, 1995, para
abundar más en las implicaciones de esta distinción entre conciencia fun-
cional o de acceso y la conciencia fenomenológica).
A modo de compendio y resumen de lo expuesto en este apartado, en la
Figura 5.3 quedan ilustrados los distintos componentes de la actividad per-
ceptiva, ordenados de acuerdo con la perspectiva del procesamiento de la
información.

196
5. Algunas notas introductorias al estudio de la percepción

Creencias
perceptivas

SISTEMA Experiencia
COGNITIVO fenoménica
GENERAL

Representación
distal

ANÁLISIS
PERCEPTIVO

Representación
proximal

TRANSDUCCIÓN
FUNCIONAL

Estímulo
próximal

Estímulo distal

Figura 5.3 Componentes principales del procesamiento perceptivo.

3. Observaciones finales

La idea que nos debe quedar de esta manera de entender la percepción se


podría sintetizar en los siguientes puntos:

1. La percepción es, ante todo, una actividad del sujeto. A pesar de las
apariencias y de la concepción ordinaria predominante, el sujeto
que percibe no es un mero recipiente pasivo de la estimulación del
medio. La percepción es una actividad que se manifiesta incluso ex-

197
Percepción

ternamente, a través de movimientos de orientación y exploración,


en prácticamente todas las modalidades perceptivas.
2. Aparte de sus manifestaciones externas, la percepción es ante todo
una actividad interna de carácter típicamente computacional, en la
medida en que opera formalmente sobre representaciones y va más
allá de la mera actividad sensorial. Tomando como punto de partida
el dato sensorial, lo transforma y trasciende, por el uso de informa-
ción adicional, para llegar a una representación estable y consistente
del mundo real.
3. La actividad perceptiva está constituida por toda una serie de proce-
sos que son, en su mayoría, de carácter inconsciente, aun cuando los
resultados finales alcancen normalmente el umbral de la conciencia.
El hecho de admitir procesos y representaciones inconscientes en la
actividad perceptiva supone un desafío al prejuicio tan extendido en
el mentalismo clásico de identificar lo mental con lo consciente,
con el consiguiente sobrepeso otorgado a la introspección.
4. Más que la dimensión consciente-inconsciente de la actividad per-
ceptiva, lo que interesa desde un punto de vista funcional son las
restricciones externas (procedentes del estímulo) e internas (propias
del sistema) a las que está sujeta dicha actividad. A ello responden
otro tipo de distinciones que han resultado más útiles para el estudio
de la percepción y su despliegue temporal, así como para entender
sus relaciones con otras funciones cognitivas. Es el caso de la distin-
ción aquí utilizada entre procesos guiados por los datos y procesos
guiados cognitivamente y el de otras más o menos relacionadas.
5. El programa actual de investigación en psicología de la percepción
está principalmente orientado a determinar la naturaleza de nuestras
capacidades perceptivas básicas, como parte integrante que son de
la arquitectura mental. Interesan tanto los rasgos comunes a las dis-
tintas modalidades perceptivas como los rasgos específicos de cada
una de ellas, en dominios informativos bien delimitados. De igual
modo, interesa tanto la percepción estable del adulto normal, como
los estadios del desarrollo perceptivo en bebés y las alteraciones
patológicas provocadas por lesiones en el sustrato neurofisiológico.
Interesan, por último, las conexiones que se puedan establecer tanto
con el nivel de la implementación neural como con ámbitos más
aplicados relacionados, por ejemplo, con la ergonomía o con la inte-
ligencia artificial.

198
5. Algunas notas introductorias al estudio de la percepción

Bibliografía comentada
Para un mayor desarrollo de las principales nociones expuestas en el capítulo se
pueden consultar los capítulos 5 y 6 del libro Mente y conducta (García-Albea,
1993). El libro de Gardner (1985) La nueva ciencia de la mente, y especialmen-
te el Capítulo 9, es una buena introducción al enfoque del procesamiento de la
información y sus implicaciones en el estudio de la percepción. Para revisar sus
antecedentes históricos puede ser útil consultar el Manual de percepción de
Carterette y Friedman (1974). El libro de Dretske (1981), Knowledge and the
flow of information, así como su capítulo en el libro Visual Cognition (1995)
son importantes para profundizar en la dimensión informativa de la percepción.
Del mismo modo que lo es el libro de Pylyshyn (1984) Computación y conoci-
miento, especialmente el Capítulo 6, para el tema de la transducción sensorial y
su papel en la arquitectura funcional de la mente; e igualmente el libro de Fodor
(1983) La modularidad de la mente para entender las relaciones entre percep-
ción y cognición. Aunque se circuscriba al ámbito de la percepción visual, qui-
zá el libro más emblemático sobre las implicaciones del enfoque del procesa-
miento de la información (o enfoque computacional) sea el titulado La visión de
David Marr (1982). Sobre el enfoque ecológico de Gibson (1979), la orienta-
ción del New Look, representada por Bruner (1974), o las aportaciones de los
modelos conexionistas (Rumelhart y MacClelland, 1986) lo mejor es consultar
sus obras originales referidas en la bibliografía. Por último, si se quiere ampliar
la información sobre el sustrato sensorial de la percepción, puede ser útil, en
principio, cualquier manual de psicofisiología o, en todo caso, los capítulos
correspondientes de los manuales de percepción más recomendables, como el
de Godstein (1984) o el de Lillo (1993).

199
Percepción

Preguntas de revisión
1. Uno de los objetivos de este capítulo ha sido el de establecer toda una
serie de distinciones que ayuden a entender cuáles son los problemas
principales con que se enfrenta la psicología de la percepción. Sería,
pues, conveniente que el lector empezara por comprobar que le han
quedado claras distinciones como las siguientes:
— dimensiones extensional e intensional del objeto percibido
— estimulación proximal y estimulación distal
— receptor sensorial y sistema sensorial
— transducción sensorial y transducción funcional
— sensación y percepción
— percepción y cognición
— procesos guiados por los datos y procesos guiados cognitivamente
— sistemas modulares y sistemas centrales
2. ¿Cómo se podrían caracterizar las situaciones perceptivas referidas en
las siguientes expresiones?
— «Juan está viendo la Estrella Polar»
— «Juan está viendo que ésa es la Estrella Polar»
3. Las alucinaciones se suelen definir como casos de percepción sin obje-
to, y las ilusiones como casos de percepción errónea. De acuerdo con
ello, ¿qué relación (o contraste) se podría establecer entre unas y
otras?, ¿en qué sentido se debería ocupar de unas y otras la psicología
de la percepción?
4. Partiendo de la distinción entre estimulación proximal y estimulación
distal, ¿en qué consistiría la ambigüedad de una figura ambigua?
5. ¿Qué semejanzas y diferencias se podrían establecer entre las siguien-
tes situaciones perceptivas?:
— Oír una melodía por primera vez
— Reconocer la melodía al oírla otra vez
— Identificar la melodía
6. ¿En qué sentido cabe entender las expresiones siguientes aplicadas a la
percepción en general?:
— «Nada es verdad ni es mentira, sino que todo es del color del cristal
con que se mira»
— «Se ve lo que se quiere ver y se oye lo que se quiere oír»

200
6. Psicofísica: concepto,
método y aplicaciones
Antonio Sánchez Cabaco

El objetivo de este capítulo es abordar los tópicos más relevantes de la teo-


ría psicofísica. En primer lugar, se pretende responder a la pregunta de
cómo medimos las sensaciones y las respuestas metodológicas dadas por
esta disciplina. En segundo lugar, se aborda la intervención de los proce-
sos mentales en los juicios perceptivos y la importancia de separar el con-
cepto de sensibilidad y el criterio de respuesta (motivaciones, intereses, et-
cétera), y esto no sólo por un interés teórico sino por las importantes
consecuencias aplicadas que ha supuesto en el campo de la decisión en ge-
neral, más allá de la psicología de la percepción. A continuación se aborda
la relación entre el mundo físico y el percibido a través de las dos grandes
leyes psicofísicas formuladas. En un apartado final se establecen unas con-
sideraciones generales de los desarrollos recientes que esta disciplina está
generando, así como la utilización de la variable TR en los juicios psico-
físicos.

1. Introducción

Aunque aparecen distintas definiciones del concepto de psicofísica (conjun-


to de métodos para medir la respuesta conductual al estímulo perceptivo;
disciplina que busca establecer relaciones matemáticas entre la percepción y
la estimulación, ciencia que se ocupa de estudiar la relación existente entre
la estimulación externa y la sensación interna, etc.), en todas subyace que el

201
Percepción

área de estudio se encuentra estableciendo un puente entre lo físico y lo psi-


cológico. Esto implica que debe existir una correspondencia entre las di-
mensiones físicas de los estímulos y las dimensiones percibidas, es decir,
que si se producen variaciones en los atributos físicos de los estímulos se ve-
rán reflejados en las sensaciones que de los mismos tienen los sujetos.
La palabra psicofísica une dos mundos o realidades distintas: por otra
parte, el físico constituido por estímulos que tienen una serie de caracterís-
ticas o propiedades y un mundo psíquico o mental donde se traducen los
atributos del mundo físico en sensaciones específicas a esas características
propias de los estímulos. Ya en 1860 Fechner la había definido como la
ciencia exacta de las relaciones entre el cuerpo y la mente, aludiendo preci-
samente a este puente entre el mundo físico y el psicológico o mental. De
hecho, esta parcela del conocimiento ha tenido una significación especial
en el proceso de convertir a la psicología en una verdadera disciplina cientí-
fica al permitir cuantificar la conducta, además de posibilitar el acceso a la
interpretación de los procesos mentales internos a través del estudio de las
sensaciones.
Sin embargo, como señala Blanco (1996), la relación entre lo físico y lo
percibido no se rige por una correspondencia sencilla y lineal. Existen mul-
titud de ejemplos (ilusiones perceptivas, percepción sin objeto, figuras re-
versibles, etc.) que demuestran esta falta de correspondencia absoluta y que
la relación entre las características físicas y las dimensiones percibidas de
los estímulos es variable (dependiendo de influencias del contexto) y com-
pleja (en función de la propia disponibilidad del perceptor).
A pesar de esta dificultad notable, los psicofísicos han intentado estable-
cer correspondencias y funciones o leyes psicofísicas para equiparar las
magnitudes de las sensaciones a las magnitudes de los estímulos que las
provocan. La metodología utilizada para alcanzar este objetivo consiste en
presentar un estímulo, el cual provocará en el perceptor unas sensaciones
sobre las que el sujeto tendrá que informar posteriormente. Aunque el obje-
tivo y el método son claros, sin embargo existen dos problemas que han ge-
nerado y siguen planteando numerosos interrogantes en psicofísica: los ses-
gos de respuesta y la variabilidad.
El problema de los sesgos de respuesta ha supuesto, de hecho, la transi-
ción de la psicofísica clásica a la nueva psicofísica, ya que supone admitir
que la respuesta del sujeto no depende exclusivamente de las características
físicas de los estímulos sino que, además de esta influencia, en la decisión
final juegan un papel importante otra serie de variables internas (motivacio-
nes, expectativas, expresiones, etc.). Este cambio introducido por la TDS
(Teoría de Detección de Señales) hace más complicado el objeto de la psi-
cofísica tal y como describíamos al principio, es decir, establecer las rela-
ciones entre lo físico y lo percibido.
El segundo problema, el de la variabilidad, no es menos importante. En
el trabajo de investigación pueden producirse cambios en el funcionamien-

202
6. Psicofísica: concepto, método y aplicaciones

to del sistema sensorial (variabilidad interna) o en las características físicas


de la estimulación que recogen los receptores sensoriales (variabilidad ex-
terna). En ambos casos se adultera el proceso y, aunque se han propuesto
algunas soluciones (mejora de los instrumentos, utilización de una serie de
estadísticos, uso de un número elevado de ensayos, etc.), sigue siendo un
tema de controversia en la investigación psicofísica.

2. Medida y límites de la detección y de la discriminación


psicofísica

2.1 Umbrales sensoriales

2.1.1 Concepto de umbral absoluto y umbral diferencial

La teoría del umbral sensorial surgió para explicar qué nivel de estimula-
ción se necesita para producir una sensación o una toma de conciencia.
Esta teoría afirma que para activar un receptor sensorial se necesita una de-
terminada intensidad, ya que sin ella no se consigue provocar sensación en
el sujeto. A esa cantidad mínima de energía capaz de provocar la estimula-
ción de un órgano sensorial es lo que se conoce como umbral absoluto
(UA). Por encima del valor UA pueden producirse incrementos y disminu-
ciones en el nivel de energía física que no siempre son detectables por el
sujeto, ya que, como afirmábamos al inicio de este capítulo, no existe una
relación lineal entre el continuo físico y el psicológico. Cuando estas dife-
rencias en la estimulación, positivas o negativas, son captadas por el obser-
vador nos referimos precisamente al otro concepto de umbral señalado por
esta teoría: el umbral diferencial (UD).
La idea base que subyace en la teoría clásica del umbral (para el UA) es
que se produce una transición de un estado de no detección a otro en el que
se puede detectar el nuevo estímulo. El cambio de un estado a otro está de-
terminado por la intensidad de la estimulación, aunque este cambio más que
brusco tiende a ser gradual, ya que en cualquier experimento no se mantie-
nen constantes todos los factores que afectan a la detección y a la discrimi-
nación (variaciones en la atención, sensibilidad de los receptores, etc.).
Para la determinación de los umbrales sensoriales, Fechner desarrolló
tres métodos que se han denominado en la literatura como los métodos psi-
cofísicos clásicos o indirectos. El hecho de que tanto los valores de los UA
como los de los UD pueden variar en los distintos ensayos, hace que se
tome habitualmente aquel valor que es detectado en el 50 por ciento de las
presentaciones. Por lo tanto, el término umbral es un concepto estadístico.
A continuación, vamos a exponer estos métodos y ejemplificar el cálculo
de ambos tipos de umbrales.

203
Percepción

2.1.2 Métodos psicofísicos clásicos o indirectos

Los tres métodos psicofísicos clásicos o indirectos son el de los límites, el


de los estímulos constantes y el de ajuste o error promedio. Todos se carac-
terizan por solicitar de los observadores un juicio sobre la detección (sí o
no para el UA) o discriminación (mayor, menor o igual para el UD).

A. Método de los límites

Como su nombre indica se basa en los límites de la sensación. Utilizando


series ascendentes y descendentes se determina el punto a partir del cual el
estímulo deja de percibirse (para las series descendentes) o cuando comien-
za a ser percibida por el sujeto (en series ascendentes). El procedimiento
consiste en presentar una serie de ensayos, la mitad en orden ascendente y
la otra mitad en orden descendente, interrumpiendo las series cuando hay
un cambio en el sentido de respuesta, es decir, sí para los ascendentes y no
para los descendentes.
El valor del umbral absoluto es la media de los valores de cruce o media
de los puntos de transición (PT) de todas las series. A continuación, en la
Figura 6.1 se presenta un ejemplo explicativo del proceso. La primera co-
lumna refleja la intensidad (I) y el resto el tipo de serie: ascendente (A) o
descendente (D).

I A D A D A D A D
90 S S S S
80 S S S S
70 S S S S
60 S S S S
50 S S N S S S S
40 N N S N S N N
30 N N N N N
20 N N N N
10 N N N N
PT 45 45 35 55 45 35 45 45

Figura 6.1 Método de los límites (UA)

En la primera serie, A (ascendente), se le aplicó al sujeto la intensidad


de valor hipotético 10 y contestó que no la detectó (N); a continuación la de

204
6. Psicofísica: concepto, método y aplicaciones

20 con la misma respuesta, y así hasta que con la intensidad de 50 el sujeto


dijo sí (S). Se interrumpe la serie y se procede de igual forma pero desde el
valor más alto, es decir, de 90 con la serie descendente. De esta forma, se
completan los ocho ensayos y se calculan los respectivos puntos de transi-
ción o valores de cruces. Para la primera serie el PT es igual al valor del S
(50) más el valor del N (40) dividido entre dos, en este caso, resultando un
valor de 45 en esta escala hipotética. A continuación se calcula el resto de
puntos de transición y el valor medio de los mismos. que será el valor del
UA, mediante la aplicación del algoritmo:

UA = PT/n
UA = (45 + 45 + 35 + 55 + 45 + 35 + 45 + 45)/8 = 43,75

En este ejemplo el UA tiene un valor de 43,75, es decir, ésta sería la in-


tensidad mínima de estimulación para que fuese captada por el observador,
o lo que es lo mismo para provocar sensación.
Para obtener el UD se presentan un par de estímulos, el variable (EV)
y el estándar (ES). El EV se presenta en series ascendentes y descenden-
tes y aquí la tarea del sujeto es lógicamente discriminar entre ambos es-
tímulos. Las series ascendentes se interrumpen cuando el sujeto contesta
que el EV es mayor que el ES y en las descendentes cuando la respuesta
es que el EV es menor que el ES. A continuación, se determina el umbral
alto (Ua) y el umbral bajo (Ub) de cada serie que se corresponde al punto
de transición del valor correspondiente como mayor para el EV con el in-
mediatamente inferior (Ua), y el punto de transición del valor menor del
EV con el inmediatamente superior (Ub). Por último, se calculan las me-
dias aritméticas de los valores de umbral alto y bajo y se aplica el algorit-
mo siguiente:

UD = ([Ua/n]-[Ub/n]) /2

Como en el caso de UA vamos a ejemplificar el cálculo del UD a través


de este método. En la Figura 6.2 aparecen los resultados hipotéticos de un
sujeto experimental.

Ua/n = 52,5 Ub/n = 36,25

En la primera serie se comparó el EV (valor 10) con el ES (valor 50) y


el sujeto dijo que el EV era de menor intensidad, por eso se señala en el
protocolo de respuestas Me. La misma situación se reproduce con los valo-
res siguientes del EV (20 y 30); a continuación señala que tienen la misma
intensidad (valores 40 y 50) y en la comparación con el de 60 dice que el
EV es mayor, razón por la que se interrumpe la serie y se anota Ma. Se pro-
cede de igual forma con las series restantes, teniendo en cuenta si son as-

205
Percepción

I A D A D A D A D
90 Ma Ma Ma Ma
80 Ma Ma Ma Ma
70 Ma Ma Ma Ma
60 Ma IG Ma IG Ma
50 IG IG Ma IG Ma Me Ma Ma
40 IG Me IG IG IG IG IG
30 Me Me IG Me IG Me
20 Me Me Me Me Me
10 Me Me Me Me
Ua 55 65 45 55 45 65 45 45
Ub 35 45 35 25 35 55 25 35

Figura 6.2 Método de los límites (UD)

cendentes o descendentes, y por último se calculan los Ua y Ub de cada se-


rie junto a las puntuaciones medias.
Aplicada la fórmula UD = (52,5-36,25)/2, el valor resultante del UD es
de 8,12, es decir, a partir de aumentos o disminuciones de 8,12 de intensi-
dad, por encima del UA, este sujeto discriminaría el estímulo como de ma-
yor o menor intensidad. Es el cambio mínimo, en la intensidad del estímu-
lo, captado por el sujeto, debido a que variaciones de inferior cuantía no
serían detectadas.
Hay que tener en cuenta que existe una zona donde el sujeto no diferen-
cia claramente entre el EV y el ES. Es la zona denominada intervalo de in-
certidumbre (II) y se calcula restando de la media del umbral superior la
media del umbral inferior:

II = [Ua/n]-[Ub/n],

en nuestro caso (II = 52,5-36,25) resulta un valor de 16,25 unidades. Con el


ES de valor 50, a partir de intensidades superiores a 66,25, el sujeto respon-
dería el 50 por ciento de las veces que el EV es mayor, y por debajo de
33,75 que el EV es menor. Además, hay que tener en cuenta el PIS (punto
de igualdad subjetivo), punto en el que el sujeto percibe el ES y el EV
como iguales. Se obtiene aplicando la fórmula:

PIS = ([Ua/n] + [Ub/n])/2

Para el ejemplo propuesto el resultado del PIS es 47,37 ([52,5 +


36,25]/2).

206
6. Psicofísica: concepto, método y aplicaciones
En último lugar se calcula el error constante (EC), que es el error come-
tido por el sujeto en la estimación de la comparación con respecto a los va-
lores reales. Su cálculo se determina mediante la fórmula siguiente:

EC = PIS-ES

Dado que el valor obtenido es negativo (44,37-50 = -5,63), ello significa


que el sujeto ha subestimado el valor del EV en relación con el ES. Si el re-
sultado hubiese sido al contrario, es decir, positivo, indicaría que se ha pro-
ducido una sobreestimación del valor EV en relación con el ES. La diferen-
cia podría ser nula, es decir 0, si el PIS coincide con el valor de ES, lo cual
implicaría que habría realizado una estimación perfecta.

B. Método de los estímulos constantes

A diferencia del anterior se presentan los estímulos al azar, en un orden


aleatorio y se considera umbral a aquella intensidad que es detectada en la
mitad de sus presentaciones. Para calcular el UA se halla la frecuencia acu-
mulada de respuestas positivas (S) y aquel valor que coincida con el 50 por
ciento de detección corresponde al UA. Como en el método de los límites,
vamos a desarrollar un ejemplo hipotético para realizar el cálculo. Se pre-
sentan en ocho series los nueve estímulos con las distintas intensidades de
forma aleatoria. Los resultados obtenidos aparecen en la Figura 6.3.

INTENS 1 2 3 4 5 6 7 8 f %
90 S S S S S S S S 8 100
80 S S S S S S S S 8 100
70 S S S S S S S N 7 87,5
60 S S S S S S N N 6 75
50 S S S S S N N N 5 62,5
40 S S S S N N N N 4 50
30 S S S N N N N N 3 37,5
20 S S N N N N N N 2 25
10 S N N N N N N N 1 12,5

Figura 6.3 Método de los estímulos constantes (UA)

En este caso el valor del UA sería el correspondiente a la intensidad de


valor 40 ya que ha sido detectado en la mitad de sus presentaciones o el 50
por ciento de las veces. Se determina a través de algún método de interpo-

207
Percepción

lación gráfico o numérico, ya que no siempre suele coincidir exactamente


una frecuencia del 50 por ciento. El lector interesado en desarrollar alguna
de las alternativas de interpolación numérica puede consultar la obra de
Amón (1980). En la Figura 6.4 se observa la aplicación del método de in-
terpolación gráfica, que, como hemos apuntado en este caso, al coincidir
una frecuencia con el 50 por ciento de detección, determina el valor del
umbral absoluto.

Figura 6.4 Interpolación gráfica para calcular el UA

Para calcular el UD se procede a comparar los EV con el ES que normal-


mente tiene el valor medio de la serie (50 en nuestro caso). Los EV se pre-
sentan de forma aleatoria y el juicio que tiene que emitir el sujeto es si son
menor, mayor o igual que el ES. Una vez realizados los ensayos se procede
al cálculo del Ua y Ub. Vamos a determinar su cálculo en el siguiente ejem-
plo, en el que se muestran los resultados hipotéticos obtenidos (Figura 6.5).
Se han establecido tres puntos en la Figura 6.5: el valor de intensidad
considerado mayor que el modelo (EV > ES) en el 75 por ciento de los en-
sayos (Ua), el valor de intensidad considerado mayor que el modelo en el
25 por ciento de los ensayos (Ub), y el valor de intensidad considerado
igual que el modelo en la mitad de las presentaciones (PIS).

208
6. Psicofísica: concepto, método y aplicaciones

Figura 6.5 UD por el método de los estímulos constantes

Con el método de interpolación gráfica, el valor de Ua es de 62 unida-


des de intensidad y el Ub de 25 unidades. El intervalo de incertidumbre (II)
es de 37 unidades y por consiguiente el UD (II/2 = 37/2) resultante es 18,5.
Dado que el valor del ES es de 50, el error constante cometido por este su-
jeto es de —8, lo que indica que el sujeto ha subestimado el valor del EV.
Cuando el método de interpolación gráfica no sea adecuado para calcu-
lar los valores del umbral, por ejemplo con datos no regulares, se deben uti-
lizar procedimientos más sofisticados de interpolación numérica (d’Amato,
1970).

C. Método de ajuste o error promedio

Este método se caracteriza porque, a diferencia de los anteriores, el sujeto o


el experimentador toman parte activa en el experimento, realizando ajustes
de forma continua en la intensidad de la estimulación, es decir, aumentando
o disminuyendo la misma. En realidad, la lógica de este método es similar a
la de los límites, aunque bastante más simplificada dado que en lugar de
llevar a cabo las series ascendentes o descendentes completas se parte de
un punto medio, fijado a priori (lo determina el investigador), lo que signi-

209
Percepción

fica un ahorro considerable de tiempo. En función de las respuestas del su-


jeto, a partir de la presentación de un estímulo, se seguirá una serie ascen-
dente cuando no lo detecte o descendente en el caso de que la respuesta sea
afirmativa. De la misma manera que en el método de los límites se calculan
los PT de cada serie y se obtiene la media aritmética de los mismos cuyo
valor será el UA. En realidad debería ser una intensidad continua pero para
hacer más intuitiva la explicación seguimos con la ejemplificación utilizada
en los dos métodos anteriores.
Para obtener el UD teóricamente se debería proceder de la misma forma,
es decir, marcando una línea de partida y presentando el par EV-ES a partir
de ese punto. En función de las respuestas del sujeto se procederá con una
línea ascendente o descendente y por último se calcularán los valores
correspondientes a los umbrales altos y bajos. Lillo (1993) señala que este
método tiene como peculiaridades el que la estimulación es de carácter
continuo, las variaciones en la intensidad se realizan de forma ordenada
(ascendente o descendente), el control lo puede ejercer el experimentador o
el sujeto, la duración es breve y, por último, el umbral es resultado de una
decisión de tipo estadístico. Para otros autores (Ballesteros, 1994) como lo
que se está midiendo es el error cometido por el sujeto al estimar la igual-
dad del EV y el ES, la única medida que se obtiene es el PIS, ya que no se
podría hacer una estimación de los umbrales. Jáñez (1992) señala además
una variación de este método que se denomina método de seguimiento del
umbral, utilizado por von Bekesy en pruebas auditivas, siendo lo esencial
del procedimiento el elevar la intensidad del estímulo hasta que comienza a
ser percibido y posteriormente disminuirla hasta que deja de ser detectado.
Hemos obviado deliberadamente otras cuestiones (propiedades matemá-
ticas del umbral, función psicométrica clásica y normalizada) debido al ca-
rácter introductorio de este capítulo. El alumno puede encontrar una expo-
sición amplia y rigurosa de estos conceptos en el Capítulo 2 del libro de
Blanco (1996). Además puede profundizar en la discusión sobre las dos
teorías de los umbrales sensoriales: la primera, expuesta por Fechner, que
defiende que los aumentos físicos del estímulo tienen su correlato desde el
plano psicológico o percibido, y la segunda (teoría del cuanto neural de Be-
kesy), que no asume esta correspondencia de tipo lineal sino que afirma
que los cambios son percibidos de modo discreto.
Centrándonos en la primera, la teoría clásica del umbral sensorial inten-
taba dar respuesta al hecho de que los estímulos no provocan siempre sen-
sación y, en cambio, a partir de una determinada intensidad comenzamos a
ser conscientes de esa estimulación. Para obtener estos valores de umbral
(absoluto o diferencial) se han expuesto los tres métodos psicofísicos de-
sarrollados con este fin. Sin embargo, en los ejemplos propuestos si se
comparan los resultados de las figuras 6.1 y 6.3 se puede observar que los
valores del UA obtenidos para un mismo sujeto a través de dos métodos di-
ferentes (límites y estímulos constantes) son distintos, ya que en el primer

210
6. Psicofísica: concepto, método y aplicaciones

caso el valor del UA es de 43,75 y en el segundo de 40. Lo mismo ocurre


con los UD (figuras 6.2 y 6.4) ya que hemos obtenido un valor de 8,12 por
el método de los límites y de 18,5 por el de los estímulos constantes.
Además no hemos desarrollado el ejemplo con el tercero de los métodos
psicofísicos indirectos, el de ajuste o error promedio, pero seguramente que
los resultados hubiesen sido también diferentes a los obtenidos por los
otros dos. Llegados a este punto y puesto que si los resultados no son cons-
tantes, ya que en función del método utilizado los resultados son distintos,
podemos preguntarnos: ¿existe un umbral absoluto?, o ¿tiene sentido la
medición de umbrales? La respuesta a estos interrogantes va a ser el objeti-
vo del apartado siguiente donde analizamos críticamente los dos supuestos
básicos de la teoría clásica: que existe una magnitud o punto de partida a
partir del cual comienza a detectarse un estímulo y que dicha magnitud es
constante.

2.1.3 Valoración crítica de la teoría del umbral

En lugar de realizar una comparación directa de los resultados obtenidos en


el apartado anterior, vamos a transformar las puntuaciones a medidas de
sensibilidad y agudeza. La sensibilidad es el inverso del UA, así cuanto ma-
yor es el UA de un sujeto menor es su sensibilidad. En el ejemplo propues-
to tendríamos que en el método de los límites:

S = 1/UA = 1/43,75 = 0,022,

mientras que en el de los estímulos constantes:

S = 1/UA = 1/40 = 0,025,

La agudeza es el inverso del UD, así cuanto mayor es el umbral diferencial


de un sujeto menor es su agudeza. En el caso anterior tendríamos que el
método de los límites:

A = 1/UD = 1/8,12 = 0,123,

mientras que según los resultados obtenidos por el método de los estímulos
constantes:

A = 1/UD = 1/18,5 = 0,05.

Esta transformación de puntuaciones directas en medidas de sensibilidad


y agudeza nos permite comprobar que a pesar de la diferencia en términos
absolutos, no lo es tanto en cuanto a sensibilidad pero sí en lo que se refie-

211
Percepción

re a agudeza relativa. Esta primera cuestión sobre la fiabilidad de los méto-


dos parece que no es uno de los temas centrales sobre los que se centra la
validez de la teoría, ya que, incluso por la propia naturaleza de los métodos,
en función de lo que queremos priorizar en el binomio rapidez-precisión,
podemos elegir uno de los tres métodos propuestos
Hay otras objeciones que pueden ser más difíciles de refutar y que,
como veremos en el apartado siguiente, han supuesto una transición y un
desarrollo de la teoría psicofísica de una magnitud difícil de predecir; nos
referimos a la TDS. Estas cuestiones problemáticas, siguiendo a Jáñez
(1992), se pueden plasmar en cuatro: a) la suposición del valor constante e
invariable del umbral sensorial es, según bastantes trabajos experimentales,
modificable debido a factores del observador o de la tarea; b) la función
psicométrica se debería ajustar a una distribución normal, es decir, la pro-
babilidad de percibir un estímulo estaría en función de la intensidad, y los
resultados muestran funciones psicométricas rectilíneas; c) el problema de
la continuidad-discontinuidad sensorial; y d) los valores obtenidos por los
distintos métodos no son coincidentes, aspecto ya comentado.
Centrándonos en la primera de las cuestiones polémicas, si utilizamos el
método de los límites para medir los umbrales de escucha de un tono en
dos sujetos distintos y seleccionamos dos intensidades las respuestas de
ambos sujetos (decir sí cuando perciban el tono) pueden ser muy distintas,
presentando por lo tanto umbrales absolutos diferentes según este método.
Sin embargo el juicio psicofísico de estos sujetos puede estar mediatizado
por el criterio de respuesta utilizado: un sujeto quiere aparecer supersensi-
ble (criterio liberal, sí a cualquier cosa, criterio de respuesta bajo), mientras
que el otro quiere estar totalmente seguro (criterio conservador, sí pocas ve-
ces, criterio de respuesta alto). Ante la pregunta de cuál de los dos sujetos
es más sensible a los tonos, siguiendo el método psicofísico clásico hubié-
semos concluido que el primero, sin embargo la realidad es que cada uno
tiene un criterio de respuesta distinto, pudiendo ser ambos igual de sensi-
bles. Para evitar que en un experimento afecten factores distintos a la sensi-
bilidad en lugar de medir umbrales absolutos (sensoriales) desde los su-
puestos de la TDS se miden umbrales de respuesta. En el apartado
siguiente vamos a profundizar en el cambio de planteamiento de esta teoría
y la forma tan diferente de abordar el problema.

2.2 Umbrales de respuesta

2.2.1 Nuevas perspectivas en la medición de umbrales

Como hemos analizado en el apartado anterior, la teoría clásica del umbral


sensorial presentaba serios inconvenientes para explicar los nuevos datos
experimentales surgidos de la investigación (influencia del tipo de método,

212
6. Psicofísica: concepto, método y aplicaciones

factores del observador o de la tarea, distribución no gausiana de valores,


etc.). Además, como señala Jáñez (1992), incluso en el periodo de vigencia
de la teoría clásica estuvo presente la polémica sobre la discontinuidad-
continuidad sensorial.
A partir de evidencias tales como la manipulación de la actitud del suje-
to por medio de instrucciones y su influencia en los valores de umbral, se
fue imponiendo la idea de introducir cambios en las tareas de detección.
Así, si se incluyen ensayos en blanco (ensayos en que no se presenta el es-
tímulo) y la tarea del sujeto es responder Sí ó No, es decir, sí detecto el es-
tímulo o no lo detecto, podemos obtener una matriz de confusión que rela-
ciona las presentaciones estimulares con las respuestas del sujeto.
La matriz resultante (2 x 2) ofrece cuatro posibilidades, según aparece
en la Figura 6.6: si se presentó el estímulo o señal (en adelante S) el suje-
to puede decir Sí, en cuyo caso acierta (A), o puede decir No, lo que sig-
nifica un fallo (F). En cambio si no se presentó el estímulo (en adelante
R, por ruido sensorial) el sujeto podrá contestar No, lo que significa que
es un rechazo correcto (RC) o puede indicar que Sí, cometiendo una falsa
alarma (FA).

RESPUESTAS
sí no

falsa rechazo
ruido

alarma correcto
ESTÍMULO

señal

acierto fallo

Figura 6.6 Matriz de confusión

Las posibilidades de análisis e interpretación de la matriz de confusión


es mayor en este marco conceptual que en el esquema de la teoría clásica.
Así podemos apreciar intuitivamente que hay elementos de la matriz de
confusión que pueden relacionarse (A y FA; F y RC). Lo que es verdadera-
mente importante en este nuevo enfoque es que la tarea de detección impli-
ca dos procesos, uno basado en lo sensorial y otro basado en la decisión. El
esquema completo se refleja en la Figura 6.7.

213
Percepción
ESTÍMULO PROCESO 1 PROCESO 2 RESPUESTA

señal o ruido SENSORIAL DECISIÓN sí o no

observación

Figura 6.7 Procesos implicados en la detección de un estímulo

Fechner asumía que la respuesta del sujeto reflejaba directamente, de


forma pura, el valor de O (observación); sin embargo, a partir de lo ante-
riormente expuesto, la investigación ha evidenciado que el sujeto en fun-
ción de sus expectativas, sus actitudes, etc., puede contaminar su decisión.
A pesar de ello no todas las teorías que admiten el esquema anterior están
de acuerdo en el funcionamiento de estos procesos y el modo en que se re-
lacionan los mismos con las tasas obtenidas en la matriz de confusión. Por
tanto, frente a la postura de Fechner las teorías modernas del umbral admi-
ten la existencia de una fase de decisión previa a la respuesta en un juicio
psicofísico. En lo que difieren es en la localización del umbral y en el nú-
mero de umbrales sensoriales.
La teoría del umbral alto (Blackwell, 1963) mantiene que si se traspasa
el umbral se producirá sensación, dándose ausencia de la misma en caso
contrario. Se llama teoría del umbral alto porque supone que el umbral está
localizado muy a la derecha de la distribución del ruido. Frente a este plan-
teamiento, y ante los problemas planteados por alguna de sus predicciones,
surgieron las teorías del umbral bajo (Luce, 1963) que asumen que el um-
bral se localiza más a la izquierda de la distribución del ruido. Este umbral
es traspasado un número de veces significativamente mayor a lo planteado
por las teorías anteriores y responde más a la realidad de la evidencia prác-
tica. En realidad la teoría propuesta por Blackwell (1963) puede considerar-
se como una posibilidad que puede contemplarse en la teoría expuesta por
D. Luce.
Una tercera vía es la teoría del doble umbral que postula dos tipos de
umbral, uno alto y otro bajo, lo que implica tres estados en la actividad
mental: si la intensidad es alta daría como resultado la sensación; si es baja
no produciría la sensación, y cabría un tercer estado de incertidumbre cuan-
do el estímulo presenta valores de intensidad intermedia. Aunque estas mo-
dificaciones de la teoría clásica han supuesto, en algunos casos, ventajas
explicativas y predictivas, continúa estando presente la polémica de fondo
en torno al concepto de umbral. Vamos a analizar un nuevo desarrollo que

214
6. Psicofísica: concepto, método y aplicaciones

prescinde del concepto de umbral: la Teoría de Detección de Señales


(TDS). En realidad esta teoría es una reconceptualización a los problemas
planteados por la teoría del umbral alto. Sin embargo, y a pesar de los múl-
tiples problemas expuestos, el concepto de umbral sigue siendo útil en la
investigación psicofísica pero como variable dependiente, ya que el uso que
ha hecho la psicofísica clásica como variable interviniente plantea innume-
rables objeciones.

2.2.2 Teoría de Detección de Señales: supuestos y parámetros


fundamentales

La Teoría de Detección de Señales (TDS) tiene su fundamentación básica


inicial en el campo de la ingeniería y en la investigación matemática de-
sarrollada en el contexto de la detección de señales electromagnéticas. La
fusión o el interés de aplicación en el terreno psicológico se explica por las
controversias en torno al concepto de umbral y la búsqueda de alternativas
al mismo. Las primeras aplicaciones en nuestro campo se deben a Tanner y
Swets que llevaron a cabo investigaciones psicofísicas de percepción visual
en la Universidad de Michigan. A esta aportación pionera habría que añadir
los intentos anteriores de Thurstone con su ley del juicio comparativo don-
de parecía posible una psicofísica sin umbrales sensoriales.
La TDS diferencia dos procesos o componentes en la detección de un
estímulo por parte del sujeto: a) el componente o proceso sensorial que
consiste en múltiples valores de sensación con una determinada probabili-
dad de producirse tanto para la S como para el R; b) el componente o pro-
ceso de decisión que depende de los mecanismos internos del sujeto (moti-
vaciones, expectativas, etc.). El esquema básico en un juicio psicofísico
desde esta conceptualización se representa en la Figura 6.8.
El primer proceso (sensorial) incluiría la acogida de la estimulación por
los receptores periféricos con la correspondiente transducción en impulso
nervioso y su conducción aferente a las áreas de recepción cortical especí-
fica. A pesar de que la actividad neural es compleja y que el mismo estímu-
lo (S o R) no produce siempre el mismo efecto sensorial (hay gran variabi-
lidad debido a los múltiples factores intervinientes tanto internos como
externos) se asume que las dos condiciones de estímulo (S o R) tienen sus
correspondientes distribuciones de probabilidad. A diferencia de la teoría
clásica que asumía dos estados, la TDS es una teoría multiestado, ya que el
resultado del proceso sensorial no es únicamente dual (consciente-no cons-
ciente) sino que plantea numerosos estados posibles.
El segundo proceso que complementa el juicio psicofísico es el de deci-
sión, que está determinado por dos tipos de variables: a) la memoria que en
términos de la TDS sería la probabilidad de S o de R; b) otras variables
cognitivas que se representarían por las motivaciones, actitudes y otras in-

215
Percepción

Estímulo Proceso
sensorial

Observación

Decisión

Memoria

Motivación
Comparación

SÍ NO

Figura 6.8 Modelo explicativo de la TDS (adaptado de Blanco, 1996).

formaciones de que disponga el sujeto en la situación concreta, aparte de


las consecuencias que puedan derivarse de la misma.
De lo expuesto se deduce que la TDS es útil siempre que la actuación
del sujeto no sea totalmente correcta, es decir, que haya una zona de confu-
sión entre las distribuciones de S y de R ya que en caso contrario (que el
sujeto no cometa errores) no nos da ninguna información relevante de la
actuación del observador.
Existen varios paradigmas experimentales para la TDS; siguiendo a Ba-
llesteros y Reales (1995a) se pueden agrupar en cinco:

a) Diseños de un intervalo. Son los más sencillos y es el modelo que


vamos a desarrollar. Se presenta en cada ensayo un estímulo que
puede pertenecer a la distribución de la Señal (S + R) o del Ruido
(R), siendo la tarea del observador determinar cuál de ellos se ha
presentado.
b) Análisis no paramétrico. Es un tipo de diseño igual al primero pero
a diferencia del anterior no se asume la distribución gausiana de la
señal y del ruido. Los supuestos de partida son distintos ya que este
tipo de análisis se realiza en la teoría del umbral alto y en la teoría
del doble umbral alto. Siempre que sea posible es preferible el dise-
ño anterior.

216
6. Psicofísica: concepto, método y aplicaciones

c) Experimentos de valoración. En estos experimentos el sujeto ade-


más de indicar si el estímulo presentado pertenece a la señal o al
ruido debe expresar la confianza que le merece su respuesta a través
de una escala de distintos niveles (muy seguro que se ha presentado
S, poco seguro que se ha presentado S, etc.).
d) Diseños de elección forzada. Todos los diseños anteriores son de un
intervalo. En este tipo de diseños se presentan dos clases de estímu-
los en cada ensayo, pudiendo variar el número de alternativas de
respuesta. La tarea del observador es informar del orden en que se
han presentado los estímulos. Hay dos variantes:
— Diseños 2ACF: en este tipo las dos alternativas de respuesta es-
tán siempre presentes en cada ensayo del experimento, ya sea
temporal o secuencialmente. El sujeto tiene que informar sobre
el orden en que aparecen los dos estímulos.
— Diseños mACF: son variaciones del anterior. En estos experi-
mentos las dos clases de estímulos se presentan en un orden
aleatorio, pero el número de posibles respuestas es superior a
dos, es decir, m.
e) Diseños igual/diferente. En estos experimentos se presentan al ob-
servador un par de estímulos en cada ensayo y se le pide simple-
mente que indique si son iguales o diferentes entre sí. También
dentro de este tipo de diseños hay dos modalidades: los diseños
igual/diferente fijos y los diseños igual/diferente volantes. La dife-
rencia entre ambos es que en el primero sólo se presentan dos estí-
mulos que se repiten a lo largo de todo el bloque de ensayos, mien-
tras que en el segundo existen más de dos estímulos.

Dadas las posibilidades de este modelo vamos a centrarnos en el pri-


mero ya que ha sido el que ha generado mayor investigación y es el más
representativo de la TDS. En el diseño SI/NO presentamos 2 tipos de estí-
mulos: la señal (S + R o S) y el ruido (R). El experimentador determina la
frecuencia de presentación de cada estímulo, es lo que se denomina proba-
bilidades a priori. Si se presentó en la mitad de ensayos la señal, y en la
otra mitad de ensayos el ruido, la probabilidad a priori sería de 0,50 en
cada caso, luego la razón de probabilidades a priori se expresaría por el
cociente de ambas:

RPP = P(S)/ P(R) = 0,50/0,50 = 1

Las probabilidades condicionadas resultan de la distribución de probabi-


lidad de los valores de sensación asociados a la S y al R. Recuerde que de
la matriz de confusión obtenemos cuatro posibilidades: aciertos, pérdidas,
falsas alarmas y rechazos correctos. Los dos valores más importantes son
los aciertos y las falsas alarmas, ya que estas dos posibilidades son inde-

217
Percepción

pendientes una de otra; de hecho, la matriz de confusión sólo tiene dos gra-
dos de libertad y por ello se trabajará en adelante con estos dos valores (la
tasa de fallos y de rechazos correctos podemos conocerlas a partir de los
datos de aciertos y falsas alarmas). Por tanto las probabilidades condiciona-
das para aciertos y falsas alarmas resultaría de: P (Sí/S); P (Sí/R).
En el caso de que, realizada la aplicación experimental, se hubiesen ob-
tenido 21 aciertos y cinco falsas alarmas con 50 ensayos (25 pertenecientes
a la señal y 25 al ruido), la probabilidad condicionada de aciertos sería de
0,84 y la de falsas alarmas de 0,2. En este supuesto el 80 por ciento de las
veces que se presentó la señal el sujeto realmente la detecta (P: aciertos au-
ténticos), ya que P se obtiene de aplicar el algoritmo:

P = (PAC - PFA) /(1 - PFA)

La medida de sensibilidad en la TDS es el índice d´y se define como la


distancia entre las distribuciones de la señal y el ruido. Este índice se pre-
senta en puntuaciones z y es la diferencia en unidades típicas entre aciertos
y falsas alarmas [d´ = z (aciertos) - z (falsas alarmas)]. Cuanto mayor sea la
distancia entre ambas distribuciones indica mayor capacidad de discriminar
entre ambos estímulos, es decir, mejor sensibilidad. La carencia de sensibi-
lidad, por contra, se manifestará en una menor distancia entre ambas distri-
buciones, menos diferencia entre tasa de aciertos y falsas alarmas. En el
ejemplo señalado obtendríamos una d´ = 1,8 cuya representación gráfica
aparece en la Figura 6.9.

Figura 6.9 Representación gráfica del índice d´

La separación de casi dos unidades típicas entre las distribuciones de la


señal y el ruido se explica por la alta tasa de aciertos y la baja proporción
de falsas alarmas obtenidas, lo que indica que el sujeto discriminó entre
ambos estímulos. En cambio si la tasa de aciertos hubiese sido de 0,61 y la
de falsas alarmas de 0,46 la d´ resultante tendría un valor de 0,4, lo que sig-
nificaría que la distribución de la señal estaría más próxima a la del ruido,

218
6. Psicofísica: concepto, método y aplicaciones

indicando que la sensibilidad del sujeto es inferior para discriminar entre


ambos estímulos.
Obtenida la sensibilidad, la TDS nos permite determinar el sesgo de res-
puesta a través del criterio utilizado por el sujeto (índice c). Esta teoría su-
pone que el criterio óptimo es el punto de corte de las distribuciones de la
señal y el ruido (PMC), de tal forma que el sujeto decide que el estímulo
presentado es la señal cuando la observación se sitúe a la derecha del punto
de corte establecido por el criterio (c). En cambio responderá que la sensa-
ción suscitada corresponderá al ruido cuando no se produzca la situación
anteriormente expuesta.
El criterio o medida del sesgo de respuesta se obtiene aplicando el algo-
ritmo: c = –0,5 [ z (aciertos) + z (falsas alarmas)]. Para el ejemplo propues-
to el resultado es de –0,1 lo que significa que se coloca a la izquierda del
punto donde se cortan ambas distribuciones (punto medio de confusión
o PMC). Observe que este índice es distinto del de la sensibilidad ya que
d´ depende de la capacidad de discriminación, mientras que c depende de
variables motivacionales o personales del observador. Por esta razón, como
se puede observar en la Figura 6.10, para el índice d´ la localización del
punto de máxima altura de la distribución del ruido corresponde a z = 0 y a
partir del resultado obtenido se situará la distribución de la señal. En cam-
bio, la localización del criterio parte como punto inicial del PMC y en fun-
ción del resultado concreto se situará a la derecha (si el valor es positivo) o
a la izquierda (si es negativo). En el primer caso correspondería a un crite-
rio conservador, la tendencia sería a decir no (ruido), mientras que en el se-
gundo se caracterizaría por un alto número de respuestas sí (se ha presenta-
do la señal) lo que indica un criterio de respuesta bajo o liberal.
Existen otros índices complementarios que nos informan del sesgo de
respuesta como son el criterio de localización relativa (c´) y la razón de
probabilidades (ß). El primero evalúa la magnitud de la distancia entre el

Figura 6.10 Representación gráfica de los índices c y ß

219
Percepción

criterio y el PMC teniendo en cuenta el valor de sensibilidad (d´). El segun-


do, la razón de probabilidades ß se basa en la comparación de las alturas
poseídas por las distribuciones de la señal y el ruido allí donde son cortadas
por el criterio de respuesta (para determinar su cálculo véase Cabaco y
Arana, 1997). Como puede apreciarse en la Figura 6.10 y dado que este úl-
timo índice se obtiene del cociente entre la altura de la señal (YS) y la altura
del ruido (YR) siempre que YS<YR corresponderá a sujetos arriesgados o li-
berales. En el caso de que el criterio hubiese sido + 0,1, YR e YS se situarí-
an a la derecha del PMC y los resultados se invierten, es decir YR<YS. Por
último, si se diese el caso que la proporción de fallos y falsa alarmas es la
misma el criterio tiene valor 0 y se situaría en el PMC. Lógicamente, esta
falta de sesgo o de ausencia en la tendencia del observador a priorizar una
respuesta sobre la otra, nos lo indicaría el parámetro ß ya que YR = YS, re-
sultando como valor del cociente 1.
Otro de los supuestos básicos de la TDS es que el sujeto mantiene una
sensibilidad constante cuando discrimina la señal y el ruido, pudiendo va-
riar su criterio de respuesta bien por su propia voluntad o por las conse-
cuencias (matriz de pagos o recompensas diferenciales que puede utilizarse
para reforzar un tipo de respuesta concreta). Si representamos en el eje de
ordenadas la proporción de aciertos y en el eje de abscisas la de falsas alar-
mas, manteniendo la sensibilidad constante, obtenemos una curva ROC
(Curva Operativa de Respuesta) como la que aparece en la Figura 6.11, con
los datos del ejemplo que venimos analizando. Como en nuestro caso la
tasa de aciertos fue alta (0,84) y la de falsas alarmas pequeñas (0,2), la cur-
va se separa de la diagonal (donde ambas tasas serían iguales y por lo tanto
d´ = 0). La predicción de la teoría se cumple ya que cuanto más abombada
es la curva mejor es la discriminación.

Figura 6.11 Representación gráfica de la curva ROC

220
6. Psicofísica: concepto, método y aplicaciones

La curva ROC o COR también se conoce como curva de iso-sensibili-


dad; dado que todos los puntos de la curva muestran una sensibilidad o dis-
criminación constante, lo que varía a lo largo de la misma es el criterio:
conservador (baja tasa de aciertos) o liberal (mayor tasa de aciertos). La
localización de ambos a lo largo del continuo se ubicaría hacia el eje de or-
denadas en el primer caso y separándose hacia el extremo de la diagonal en
el segundo. Por lo tanto distintas curvas muestran grados de sensibilidad di-
ferentes, siendo, como hemos señalado, mejor la discriminación aquella
que se separe más de la diagonal, ya que implica una d´ mayor.
Señalemos para finalizar que, a pesar de la revolución que supuso en su
momento esta teoría y las grandes aplicaciones que está generando, quedan
cuestiones abiertas a la conjetura. La primera es que los índices se basan en
asumir los supuestos de normalidad y homocedasticidad, lo cual en algunas
situaciones es una suposición arriesgada. En segundo lugar, se supone que
el comportamiento del sujeto es estacionario, es decir, la respuesta a un en-
sayo es independiente a la respuesta emitida en ensayos anteriores. Sin em-
bargo, la evidencia experimental demuestra que, en algunas situaciones, se
produciría dependencias secuenciales, por ejemplo el decremento de la vi-
gilancia en función del número de ensayos. En cualquier caso, si como se-
ñala Jáñez (1992) una buena teoría es la que es capaz de reactivar la inves-
tigación y estimular el desarrollo en algunas parcelas del conocimiento, sin
duda la TDS lo ha conseguido, como veremos en el apartado siguiente.

2.2.3 Aplicaciones de la TDS

La TDS, en la medida que diferencia los dos componentes que conforman


el juicio perceptivo, permite evaluar separadamente ambos conceptos y ha
suscitado interés en otros campos aplicados más allá del ámbito de la per-
cepción. Con la restricción señalada en el apartado anterior (que la actua-
ción del observador no sea perfecta), los nuevos ámbitos en los que se ha
utilizado abarcan todo el campo de los procesos psicológicos básicos, la
psicología industrial, la psicología clínica, etc., es decir, en todas aquellas
tareas o conductas donde el sujeto tenga que poner en marcha mecanismos
de detección o decisión. Vamos a describir brevemente algunos de estos
nuevos ámbitos para ofrecer una panorámica de la utilidad de esta teoría.
En el campo clínico un trabajo representativo de la utilidad de la TDS es
el llevado a cabo por Clark y Yang (1974) sobre la percepción del dolor. Se
plantearon si los efectos de la acupuntura se debían a un cambio en la sensi-
bilidad al dolor o a un aumento en la tolerancia, es decir, un criterio de res-
puesta más conservador. El procedimiento experimental consistía en insertar
agujas en uno de los brazos de cada sujeto para provocar analgesia funcio-
nal, y posteriormente se les sometía a estimulaciones dolorosas en ambos
brazos. Los resultados mostraron que la respuesta al dolor en el brazo some-

221
Percepción

tido a la acupuntura fue inferior que en el otro, sin embargo no había dife-
rencias en la sensibilidad o discriminabilidad de los estímulos. Esto implica
que lo que se produjo fue un cambio en el criterio de respuesta, establecien-
do un criterio más estricto, en uno de los dos brazos.
Otra aplicación más reciente, en este mismo ámbito, es la de Rietveld y
Prins (1998) sobre la percepción de síntomas físicos en sujetos asmáticos
crónicos. Plantean, en primer lugar, las diferencias entre síntomas subjeti-
vos y objetivos relativos a la enfermedad y describen el proceso perceptivo
de estos síntomas. A continuación aplican la TDS para diferenciar ambos
tipos de síntomas, analizando las diferencias entre conciencia correcta de
un síntoma y de una sensación normal frente a las formas de conciencia
falsa de los síntomas y de las sensaciones fisiológicas normales.
Otros trabajos que están utilizando este paradigma son el de Kemper-
man et al. (1997) con pacientes que presentaban un desorden bordeline de
personalidad para determinar diferencias en el dolor percibido frente a su-
jetos normales, o el de Losier, McGrath y Klein (1996) en muestras de ni-
ños con ADHD (déficit de atención con hiperactividad). Estos autores en-
cuentran que estos sujetos tienen criterios de respuesta semejante a los
normales, siendo en cambio significativamente inferior su sensibilidad, di-
mensiones confusas en trabajos anteriores basados exclusivamente en eva-
luar la sensibilidad mediante procedimientos psicofísicos indirectos.
Son varios los estudios en el ámbito de los procesos psicológicos bási-
cos, especialmente en el estudio de la memoria. Arnau y Pelegrina (1988)
utilizan medidas derivadas de la TDS junto al tiempo de reacción (TR) en
tareas de discriminación y reconocimiento de palabras. Stephaneck (1987)
aplica el paradigma de la TDS para determinar qué condición (memorizar
unos pocos items con varios atributos frente a varios items con un único
atributo) provoca peores resultados en la memoria. Sobre esta temática es
importante tener en cuenta los problemas o limitaciones en la aplicación de
esta teoría al campo de la memoria, una excelente revisión puede verse en
Lecocg (1981a, 1981b). Otras aplicaciones han usado la TDS para abordar
la diferenciación entre recuerdo y reconocimiento (Gardiner y Gregg,
1997); para evidenciar la existencia de la memoria a corto plazo de carácter
olfativo (White y Treisman, 1997); para determinar las diferencias en eje-
cución mnésica y criterio de respuesta en pacientes afectados de Alzheimer
(Bartok et al., 1997) o depresivos (Brelion, Smith y Wildlocher, 1997); o
para abordar el análisis de algunas funciones cognitivas en animales (Mars-
ton, 1996).
Por último, dos recientes obras: la primera, de Swets (1998), describe
aplicaciones potenciales y reales de la TDS a problemas de diagnóstico indi-
viduales y sociales de gran importancia. Las discriminaciones que posibili-
tan esta teoría serían aplicables, según el autor, para mejorar los diagnósticos
de sida, cáncer o próstata, y además plantea la utilidad en otras áreas tecno-
lógicas (fatiga mental en vuelos, decisiones en condiciones de peligro, etc.).

222
6. Psicofísica: concepto, método y aplicaciones

La segunda, también coordinada por este autor (Swets, 1996) titulada


Teoría de Detección de Señales y Análisis ROC en psicología y diagnósti-
co: colección de artículos, se centra en el análisis de la detección y recono-
cimiento, áreas que subyacen en la mayoría de los comportamientos com-
plejos. Estructurada en tres apartados revisa, en primer lugar, la teoría de la
TDS, los datos aportados por la investigación y los medios utilizados. En la
segunda parte se centra en la exactitud y la eficacia de los diagnósticos,
para abordar, en el tercer bloque, distintos ámbitos diagnósticos. Incluye
además un apéndice con programas de computadora para adaptar curvas
ROCs.

3. Cuantificación de la magnitud perceptiva

La cuantificación de la magnitud perceptiva se ha intentado establecer em-


píricamente a través de las leyes psicofísicas. Estas leyes determinan la re-
lación entre los continuos físicos y los psicológicos o percibidos, y la bús-
queda de una ecuación matemática que describa esta relación ha sido, en
buena parte, la propia historia de la psicofísica.
En líneas generales, dos han sido las soluciones propuestas a este in-
terrogante: la ley de Fechner que propone una relación logarítmica, y la ley
de Stevens que postula una relación de tipo potencial o exponencial. Dado
que constituyen los dos grandes momentos históricos del desarrollo de esta
disciplina, vamos a abordar detenidamente los planteamientos de ambas
propuestas.

3.1 Psicofísica clásica: la ley de Fechner

3.1.1 Antecedentes y formulación

El intento de Fechner de expresar empíricamente la relación funcional entre


el mundo físico y el mundo psicológico le llevó a establecer la primera ley
de la psicofísica. Para conseguir este objetivo necesitaba medir de alguna
forma el correlato psicológico de la estimulación provocada por el estímu-
lo, de forma análoga a las medidas disponibles para el mundo físico. La
metodología utilizada fue el diseño de los procedimientos psicofísicos clá-
sicos o indirectos, desarrollados en el apartado anterior. A través de estos
métodos (límites, ajuste, etc.) medía, de forma indirecta, la magnitud de la
sensación.
Sin embargo para formular su ley Fechner se basó en los trabajos de otro
autor, Ernst Heinrich Weber, quien había descubierto que percibimos cam-
bios relativos al captar la intensidad de los estímulos. La fracción estableci-
da por este autor, que lleva su nombre, afirmaba que el valor absoluto de

223
Percepción

una DAP (diferencia apenas perceptible) aumenta en relación a la magnitud


del estímulo, aunque el valor relativo de la DAP permanece constante. La
formulación matemática es:

K = DAP/IE, ( K = UD/ IE )

Donde K es la constante (el aumento en la proporción constante de la


magnitud del estímulo) y para que se produzca un cambio de sensación, el
valor de esta constante tiene que ser igual a la fracción del valor de la DAP
o UD por la magnitud física del estímulo. Por tanto, sustituyendo en la
fórmula anterior tenemos que DAP = K * IE. Si dos observadores han obte-
nido como resultado una DAP de 6 y 60 unidades, aunque el valor del estí-
mulo sea distinto (p. ej. 100 y 1000), tendríamos un valor K o fracción de
Weber constante:

— Sujeto 1: K = DAP/IE = 6/100 = 0,06


— Sujeto 2: K = DAP/IE = 60/1000 = 0,06

Sin embargo, además de que esta fracción es diferente para cada modali-
dad sensorial, sólo se cumple cuando el estímulo tiene valores medios, ya
que cuando éste adquiere valores extremos (umbral terminal —intensidad
de la estimulación que comienza a ser nociva para el sujeto— o umbral ab-
soluto —mínima intensidad capaz de provocar conciencia de sensación—)
la función de Weber no se cumple. Con estos precedentes y a partir de estos
trabajos, Fechner formuló la ley que lleva su nombre, donde se establece
una relación matemática entre la dimensión psicológica (magnitud percibi-
da) y la dimensión física (intensidad del estímulo). El algoritmo es el si-
guiente:

P = K × log.I

donde P (magnitud percibida) es igual a una constante (K) multiplicada por


el logaritmo de la intensidad física del estímulo (log. I).
Si queremos saber si al duplicar la intensidad de un sonido éste parece el
doble de sonoro, planteamos hipotéticamente que K = 1 y la intensidad del
estímulo es 100 (valor de I). Aplicando la ley anterior tenemos que P = 2,
dado que el logaritmo de 100 es 2 (recuerde que el logaritmo de un número
es la potencia a la que ha de elevarse 10 para ser igual a dicho número). Al
duplicar la intensidad (I = 200) obtenemos que P = 2,3. Por lo tanto, en este
caso, el duplicar físicamente la intensidad de un estímulo no se correspon-
de con una duplicación en la magnitud de la sonoridad percibida del mis-
mo. Según esta ley, la intensidad percibida aumenta en progresión aritméti-
ca (3,5,7) mientras que la intensidad del estímulo debe aumentar en
progresión geométrica (3,6,12).

224
6. Psicofísica: concepto, método y aplicaciones

3.1.2 Desarrollos y límites

Hay que reconocer a Fechner el haber logrado establecer una función psico-
física, es decir, asignar valores o cuantificar tanto los estímulos como las
correspondientes sensaciones. A través de los métodos psicofísicos indirec-
tos, por él desarrollados, determinó las dos únicas propiedades que se pue-
de cuantificar de las sensaciones: la presencia o ausencia de la misma (UA)
y las diferencias en intensidad (UD). A partir de los umbrales, Fechner de-
sarrolló la primera ley psicofísica expuesta en el apartado anterior. La in-
fluencia de la misma ha sido enorme, durante bastante tiempo, tanto en el
terreno de la psicofísica como en otros campos aplicados al diseño de ins-
trumentos y aparataje con componentes visuales y auditivos. El propio
Fechner (1860) estaba tan convencido de la solidez de su construcción psi-
cofísica que veía muy difícil plantarle críticas o alternativas.
Sin embargo, Fechner basó la formulación de su función psicofísica
(Blanco, 1996) en dos leyes anteriores (Weber y Ekman), un supuesto (la
sensación correspondiente al UA es 0), y un principio matemático (lo que
es válido para pequeñas magnitudes también lo es para magnitudes infinite-
simales). En primer lugar la ley de Weber, que afirmaba que la diferencia
apenas perceptible (DAP) es una fracción constante de la intensidad del es-
tímulo, según distintos trabajos experimentales no es correcta ya que esta
ley sólo se cumple con intensidades estimulares intermedias, no mantenién-
dose cuando la intensidad del estímulo es muy baja (próxima al UA) o muy
alta (próxima al umbral terminal). En segundo lugar, el resto de supuestos
asumidos sólo son válidos en según qué condiciones y de acuerdo a deter-
minadas combinaciones (para una explicación más completa véase Blanco,
1996). Por tanto, parece que si la ley estaba basada en premisas incorrectas
no puede ser válida.
Sin embargo la formulación de Fechner se asentó en la psicofísica aca-
démica y en el campo aplicado, a pesar de otras formulaciones alternativas
(Plateau, Delboeuf y Herring), hasta que a partir de la tercera década de
este siglo se cuestionan dos de los elementos centrales de la psicofísica clá-
sica: a) fiabilidad e independencia de los juicios psicofísicos, y b) métodos
piscofísicos directos vs. indirectos. El primero se centra en señalar que las
respuestas de los sujetos no están determinadas únicamente por las caracte-
rísticas físicas del estímulo sino que el perceptor añadía o contaminaba su
decisión con determinados sesgos o tendencias de respuestas. El segundo,
cuestiona el abordaje metodológico indirecto de la medida de las sensacio-
nes y plantea nuevas alternativas de medida directa. Fruto de esta nueva lí-
nea y del trabajo del autor más destacado, Stevens, surge la nueva ley gene-
ral de la psicofísica o ley potencial.

225
Percepción

3.2 Psicofísica moderna: la ley de Stevens

3.2.1 Ley potencial: metodología y conceptualización

Con el giro producido en la investigación y debido también al planteamien-


to de la nueva psicofísica, el problema o la cuestión central es de qué forma
podemos obtener medidas directas de las sensaciones, ya que a diferencia
del enfoque indirecto de Fechner, el trabajo de Stevens se desarrolla mi-
diendo directamente las sensaciones, es decir, asignándoles un valor numé-
rico a las mismas. Para llevar a cabo esta tarea Stevens utilizó básicamente
tres métodos que de forma breve exponemos a continuación:

a) Estimación de magnitudes y razones. Este método requiere que los


observadores asignen números directamente en proporción a sus
magnitudes subjetivas. Si el estímulo modelo tiene un valor de 1 y
el siguiente que se presenta le parece el doble le asignaría un 2; en
el caso que le parezca la mitad le asignaría como valor 0,5. Para es-
timar razones, la presentación de los estímulos base y de compara-
ción es conjunta, siendo la tarea del sujeto informar de la razón
existente entre las intensidades de ambos estímulos.
b) Producción de magnitudes y de razones. La lógica de este método
es la inversa del anterior, es decir, a partir de un valor numérico el
sujeto tiene que ajustar las magnitudes de los estímulos a estos va-
lores de sensación. Para realizar un experimento con producción de
razones, se presenta el estímulo base y el sujeto tiene que manipular
el de comparación hasta que se produzca una razón de sensación es-
tablecida previamente.
c) Ajuste entre modalidades. Esta teoría es así denominada porque el
sujeto tiene que emparejar la magnitud percibida de un estímulo de
una modalidad sensorial con la de otro estímulo de modalidad sen-
sorial diferente, por ejemplo equiparar la sonoridad de un tono con
la longitud de unas líneas. La técnica de ajuste entre modalidades
permitía salvar las críticas realizadas a los métodos de estimación,
ya que se argumentaba que estos experimentos nos informaban más
de la forma en que las personas utilizan los números que de las ca-
racterísticas sensoriales de los estímulos que se les pedía juzgar.

A partir de la utilización de esta nueva forma de abordar la medida de la


sensación, Stevens comprobó que los resultados empíricos no se ajustaban
a la ley logarítmica expuesta por Fechner, sino que seguían una ley o fun-
ción potencial. Plateau (1872) propuso que la magnitud perceptiva era pro-
porcional a una potencia del estímulo físico, es decir, que el aumento del
continuo psicológico respecto al físico se producía en base a una función
potencial, no logarítmica. Sin embargo, este planteamiento, predecesor de

226
6. Psicofísica: concepto, método y aplicaciones

la ley de la potencia de Stevens, cayó en un cierto olvido hasta que el pro-


grama de investigación de este autor, de casi cuatro décadas, planteó una
alternativa para sustituir la ley de Fechner. Stevens (1957) estableció ade-
más una distinción entre los continuos perceptivos protéticos (se refieren al
“cuanto” de la sensación) frente a los metatéticos (se refieren a “qué cla-
se”), y señaló que el supuesto de Fechner de la igualdad de la DAP puede
cumplirse en los continuos o dimensiones metatéticas pero nunca en los
protéticos.
Si observamos la Figura 6.12 podemos observar que, con los tres tipos
de estímulos utilizados, los resultados son bastante diferentes. La estima-
ción de la magnitud que realizan los observadores para determinar la per-
cepción visual de la velocidad, el brillo de una luz, o las sensaciones gusta-
tivas, producen resultados opuestos. Para el primer estímulo (velocidad), la
curva muestra expansión de respuesta, es decir, la duplicación de la intensi-
dad física produce un aumento superior en el plano psicológico. En el ter-
cer estímulo el resultado es inverso, la curva muestra comprensión de res-
puesta, es decir, que al duplicar físicamente la intensidad de la luz ésta no
se percibe como el doble de brillante. Por último, en el segundo estímulo
(gusto) la curva adopta una forma casi lineal, lo que implica que los au-
mentos físicos son recogidos de forma casi lineal desde el punto de vista
psicológico o perceptivo. Además, si representamos los datos de la figura
anterior en coordenadas logarítmicas la función potencial se expresa en una
línea recta cuyo exponente determina la pendiente de la misma.
M. percibidas (escala logarítmica)
Magnitudes percibidas

Magnitudes físicas M. físicas (escala logarítmica)

Figura 6.12 Relación entre magnitudes físicas y percibidas (adaptada de Munar, 1997).

Por lo tanto, a partir de un conjunto amplio de trabajos, Stevens llegó a


la conclusión de que la magnitud percibida es proporcional a la magnitud
física de los estímulos elevada a una potencia, siendo el algoritmo:

P = K × In

227
Percepción

el que expresa esta relación, donde P es la sensación o magnitud percibida,


I es la intensidad del estímulo, K una constante dependiente de las unidades
de medida y n el exponente que depende de la modalidad sensorial especí-
fica. En el caso anteriormente planteado el exponente 1 que se producía
con el gusto refleja de forma casi perfecta el postulado de la ley: a propor-
ciones iguales de aumento de la intensidad le corresponden proporciones
iguales de aumento de sensación. Con los otros estímulos la situación se in-
vierte, ya que en el primer caso la percepción visual de la velocidad produ-
ce expansión de respuesta porque el exponente es 1,7, en cambio el brillo
de un foco luminoso produce comprensión de respuesta porque el exponen-
te es de 0,4.
A partir de la utilización de las técnicas descritas, Stevens (1960) consi-
guió determinar en continuos protéticos los exponentes representativos de
funciones potenciales que relacionan la intensidad del estímulo con la mag-
nitud psicológica. Así los exponentes varían desde el 3,5 para la descarga
eléctrica en los dedos, hasta el de 0,55 para el olor del café, pasando por el
1,1 para la presión en la palma de la mano o la duración de un estímulo so-
noro.
La ley potencial propuesta por Stevens se conoce también como la ley
general de la psicofísica, ya que incluye a las leyes anteriores de Weber y
Fechner. Según lo postulado por Fechner la relación entre lo físico y lo per-
cibido se basa en que mientras las intensidades físicas aumentan en progre-
sión geométrica lo percibido lo hace en progresión aritmética. Esta situa-
ción se cumple cuando el exponente es inferior a 1, por lo tanto la ley
propuesta por Stevens incluye las predicciones particulares de las leyes an-
teriores.

3.2.2 Evidencia experimental y aplicaciones

Aunque los resultados obtenidos con los métodos de estimación y produc-


ción eran básicamente coincidentes, Stevens (1967) desarrolló la técnica
conocida como ajuste o emparejamiento entre modalidades para obviar las
críticas por la utilización de números. Esta técnica, comentada en el aparta-
do anterior, se basa en ajustar la intensidad percibida de un estímulo de una
modalidad con la de un estímulo de otra distinta. El objetivo era establecer
una función de sensación equiparable a las obtenidas para cada una de las
modalidades implicadas en el emparejamiento, cuyo exponente sería resul-
tado de la razón de los exponentes correspondientes a las demás modalida-
des sensoriales utilizadas.
Los datos aportados por el propio autor y los reflejados por otros investi-
gadores señalan que la mayor parte de las pruebas procedentes de las fun-
ciones de sensación equiparable (vibración y sonoridad, fuerza de agarre y
distintos estímulos criterio —calor, frío, luz, descarga eléctrica—, brillo y

228
6. Psicofísica: concepto, método y aplicaciones

otros continuos, etc.) se ajustan a las predicciones establecidas en la ley po-


tencial. Además, frente a las explicaciones alternativas de los resultados
propuestos por otros autores (Warren, 1973) de que la función potencial re-
fleja lo que los sujetos han aprendido asociando un aspecto conocido del
estímulo con las impresiones sensoriales, es difícil aceptarlos desde el nú-
mero tan amplio de dimensiones abarcadas y la ausencia de familiaridad o
aprendizaje que tienen los observadores en algunos de los continuos senso-
riales estudiados.
Por último señala que el hecho de que se haya evidenciado la reciproci-
dad entre el atributo de un estímulo y su contrario da mayor consistencia a
la teoría. Así, se ha comprobado el fenómeno con la longitud de líneas
(función potencial de 1,0 para las largas y de –0,97 para las cortas), con el
tamaño de cuadrados (funciones potenciales de 0,62 y –0,72 para el tamaño
grande y pequeño respectivamente). Los resultados muestran que si la mag-
nitud percibida de un estímulo es una función potencial de la intensidad del
estímulo, el atributo contrario o inverso también será una función potencial
de la intensidad con un exponente igual pero de signo distinto (Stevens y
Guirao, 1963).
En lo que se refiere a las aplicaciones de la ley potencial de Stevens, és-
tas han permitido una amplia variación en las escalas psicológicas para los
distintos estímulos físicos. Los fenómenos de comprensión y expansión de
respuesta quizás tengan un carácter adaptativo para el organismo, ya que de
esta forma se defiende o se pone en estado de alerta ante los estímulos más
nocivos (dolorosos), y evita también la sobrecarga del sistema de procesa-
miento de aquellos estímulos frecuentes (visuales o auditivos) a los que es-
tamos expuestos de forma continua y que varían en un rango significativa-
mente muy amplio. Las implicaciones prácticas de la ley se reflejan, por
ejemplo, en la adopción por parte de la Organización de Medidas Interna-
cionales de las funciones obtenidas en algunos continuos físicos, para em-
plearlos en cálculos de ingeniería y diseño de aparataje.
De lo dicho hasta aquí parecería deducirse que la ley potencial es la al-
ternativa definitiva en lo que se ha dado en denominar la nueva psicofísica.
Sin embargo esta impresión no es del todo cierta, ya que se han planteado
algunas cuestiones que quedan pendientes de resolver. Un primer grupo de
críticas podrían agruparse bajo el epígrafe de dependencias (metodológicas
e individuales). Así, aparecen discrepancias entre las predicciones de la
teoría y los resultados experimentales de algunas investigaciones cuando se
han producido variaciones metodológicas (los distintos métodos —estima-
ción o producción—, secuencia del estímulo modelo con los de compara-
ción, intervalo de valores del estímulo, contexto de presentación, etc.) y de
carácter individual (variables cognitivas, experiencia o familiaridad y sesgo
de respuestas).
Tampoco las pruebas neurofisiológicas parecen ser la respuesta definiti-
va al dilema de fondo, es decir, el espaldarazo o reconocimiento de la fun-

229
Percepción

ción logarítmica o la potencial. La ambigüedad neurofisiológica a nivel pe-


riférico no permite establecer con claridad ninguna de las funciones aludi-
das, es decir, la proporción del impulso de la descarga neural en función de
la intensidad del estímulo. Incluso, aunque se pudiera determinar la fre-
cuencia de descarga neural y la función correspondiente (logarítmica o ex-
ponencial) para cada modalidad sensorial, quedaría pendiente por resolver
la influencia de los procesos cognitivos superiores en la construcción del
juicio psicofísico. Y este problema vuelve a plantear la vieja discusión en-
tre la teoría del umbral sensorial frente a la medición de umbrales de res-
puesta. La circularidad de los debates dentro de la psicofísica son patentes,
por lo que cabría preguntarse si existen visos de superar esta encrucijada. A
ello dedicaremos las reflexiones finales en el próximo apartado.

4. La teoría psicofísica y el estudio de la percepción


4.1 Aplicaciones psicofísicas del tiempo de reacción (TR)

Hasta este punto de la exposición hemos abordado el problema de la detec-


ción y de la discriminación en situaciones de una cierta incertidumbre, don-
de los sujetos podían cometer errores en sus juicios psicofísicos. En este
apartado vamos a ocuparnos de la utilidad del tiempo de reacción (TR)
cuando lo que nos interesa es medir el tiempo de detección de unas deter-
minadas características del estímulo o de discriminar señales que no se so-
lapan con distribuciones del ruido, es decir, que, aplicando los parámetros
clásicos de la TDS por ejemplo nos diera índices de sensibilidad extremos
(d’ = 6). En este caso, ante tres señales que el sujeto discrimina perfecta-
mente quizás puede resultar de interés comparar las características diferen-
ciales de las discriminaciones. De esta forma podemos comprobar los TR
diferenciales entre S1 y S2 , S2 y S3 , y S3 y S1 , para determinar tanto los in-
tervalos de detección como de discriminación. Así, en este tipo de situacio-
nes los métodos anteriormente expuestos resultarían totalmente ineficaces,
siendo más adecuado la utilización de técnicas basadas en el TR.
Los tres paradigmas básicos en el TR presentan utilidades en alguno de
los campos aplicados de la psicofísica, desde el más sencillo (TR simple,
una respuesta a un solo estímulo) hasta los más sofisticados: el TR disyun-
tivo (varias respuestas a distintas señales posibles) y el TR selectivo (ante
varios estímulos sólo hay que responder a uno previamente especificado).
El TR como técnica de análisis de los procesos mentales implicados en la
adquisición de información, procesamiento y elaboración de la respuesta ha
tenido dos grandes tendencias históricas. La primera centrada en cuantifi-
car la duración de los procesos mentales implicados en una tarea (método
sustractivo de Donders) y la segunda interesada en describir la naturaleza
de estos procesos internos (método de los factores aditivos de Sternberg).

230
6. Psicofísica: concepto, método y aplicaciones

La otra perspectiva que ofrece el TR en psicología, en general, y en apli-


caciones psicofísicas, en particular, ha sido el considerarlo como variable
dependiente. La literatura es bastante extensa sobre la influencia de distin-
tos factores en el resultado final del TR (intensidad del estímulo, tiempo de
espera, similitud de los estímulos presentados, criterio de decisión, etc.).
Incluso con algunos de estos factores se ha conseguido establecer funciones
o leyes (Pierón y Hick-Hyman).
De especial relevancia resulta, tanto para la psicofísica como para cual-
quier otra aplicación psicológica, el ajuste rapidez-precisión ya que ambas
variables presentan un alto grado de covarianza, es decir, el TR es inferior
pero a costa de cometer un mayor número de errores. Además de tener en
cuenta este aspecto para utilizar las medidas de corrección adecuadas, el
TR es una fuente de información complementaria para determinar el proce-
samiento de las características de un estímulo por parte del sujeto, y para
poder valorar su ejecución. Una aplicación concreta de este concepto a la
velocidad de separación de dimensiones separable vs. integrables puede
verse en Lillo (1993).
Por último, como señala Blanco (1996), el TR presenta una ventaja fren-
te a otras medidas de precisión expuestas en apartados anteriores (aciertos,
d´, etc.). El rango de variación del TR es mucho mayor que el de las medi-
das de precisión aludidas, por lo tanto es más sensible y nos permite reali-
zar discriminaciones más finas entre distintas condiciones experimentales o
entre las actuaciones de los sujetos en dos momentos diferentes.

4.2 Perspectivas recientes en Psicofísica

En la actualidad, el estado de la teoría psicofísica dista de haber conseguido


una integración, y transcurrido más de un siglo desde la fundación de esta
disciplina la pregunta sobre la relación entre lo físico y lo percibido sigue
estando abierta. Sin embargo, la investigación y las controversias teóricas
han significado un claro avance sobre la cuestión, principalmente en cuanto
a la toma de conciencia de la complejidad del proceso y de los innumera-
bles factores que pueden determinar la relatividad experimental de algunas
conclusiones o postulados.
Además, las diferencias teóricas y metodológicas plantean un horizonte
que se aleja de una posible integración. Así mientras algunos autores han
centrado sus esfuerzos y prestan especial atención a la relación entre los
estímulos más que a la magnitud de la sensación, como base de juicio
(Krantz, 1972), otros focalizan sus recursos en intentar hacer compatibles
los distintos procedimientos experimentales, así como en integrar los resul-
tados obtenidos con los mismos (Ward, 1972). Y frente a los que siguen de-
fendiendo la tradición clásica de la psicofísica, es decir, encontrar leyes psi-
cofísicas generales (Norwich, 1993), otros como Lockhead (1992) opinan

231
Percepción

que ya ha llegado la hora del cambio y proponen la psicofísica de objetos,


en clara contraposición a la psicofísica de atributos, que ha sido dominante
a lo largo de la propia historia de la psicofísica.
Pero tampoco los seguidores de la línea psicofísica al estilo de Fechner y
Stevens tienen un planteamiento común al expresado anteriormente en la
obra de Norwich. No es compartida, por ejemplo, la idea de este autor de
encontrar una única ley psicofísica general que además sea válida para to-
dos los atributos sensoriales, sino que opinan que sólo es posible encontrar
leyes específicas para atributos sensoriales concretos.
Sin pretensiones de agotar todas las posiciones al respecto, un plantea-
miento de especial interés y que se aparta de las concepciones anteriores es
la teoría de integración de información (Anderson, 1991). Lo que propone
básicamente esta línea es ampliar el ámbito de la investigación psicofísica
desde la óptica de la percepción como un proceso de integración de infor-
mación de distintas sensaciones. Los elementos fundamentales de la teoría
son las etapas en la integración de información (valoración psicofísica, in-
tegración psicológica y respuesta psicomotora), y las reglas algebraicas
cognitivas que el sujeto pone en marcha (adición, sustracción, etc.). Confie-
mos, como apuntan Dember y Warn (1990), que de esta situación tan dispar
pueda plantearse un enfoque más comprensivo que dé lugar a leyes psicoló-
gicas de carácter general.

Bibliografía comentada
Jáñez, L. (1992): Psicofísica. En J. L. Fernández Trespalacios y P. Tudela (coords.).
Tratado de Psicología General (vol 3). Atención y Percepción (pp 1-44). Ma-
drid, Alhambra. Es una referencia clásica de la literatura en castellano sobre la
temática dada la sistematización y rigurosidad con la que se exponen los ele-
mentos centrales de la teoría psicofísica. En tres apartados se revisan minucio-
samente la teoría del umbral sensorial, la TDS y las leyes psicofísicas, valoran-
do críticamente las cuestiones fundamentales que subyacen en los desarrollos
psicofísicos propuestos.
Lillo, J. (1993): Psicología de la percepción, Madrid, Debate. A lo largo de dos ca-
pítulos (pp 79-174) se exponen de forma clara y bastante extensa las dos cues-
tiones centrales de la psicofísica. En el primero (Cap. 3) se analizan los límites
de la percepción, es decir, lo relativo a los umbrales, mientras que el capítulo si-
guiente se centra en las dimensiones y continuos (leyes de Fechner y Stevens).
Aunque existen capítulos dedicados a la psicofísica en muchos manuales sobre
la psicología de la percepción, el discurso y las continuas ejemplificaciones lo
hacen especialmente idóneo para introducirse en los tópicos más relevantes de
esta disciplina.
Blanco, M. J. (1996): Psicofísica. Madrid, Universitas. Es, sin duda, la obra más
completa y actual de las publicadas en castellano sobre esta temática. A lo largo
de trece capítulos aborda de forma completa tanto los aspectos relacionados con

232
6. Psicofísica: concepto, método y aplicaciones

la psicofísica indirecta (detección y discriminación) como los relativos a la psi-


cofísica directa. Añade además sendos capítulos sobre tópicos no habituales en
las obras dedicadas a la psicofísica: uno sobre el estudio de los tiempos de reac-
ción y otro sobre identificación de estímulos unidimensionales. Las ejemplifi-
caciones y aplicaciones a distintas áreas facilitan la comprensión y utilidad de la
disciplina y su proyección en áreas tanto psicológicas como de otras ciencias
(oftalmología, ergonomía, acústica, etc.). Se incluyen apéndices enormemente
útiles tanto para tener una visión histórica del desarrollo de la disciplina como
para realizar innumerables ejercicios de prácticas sobre cada uno de los capítu-
los, además de información sobre programas de ordenador disponibles para el
cálculo de los índices fundamentales.
Green, D. y Swets, J. (1988): Signal detection theory and psychophysics, Nueva
York, Wiley (original 1966). Aunque la obra no aborda temas centrales de la
psicofísica, es una referencia obligada para la profundización en la teoría de de-
tección de señales. Además de los aspectos centrales de esta teoría —supuestos,
modelo paramétrico, predicciones, etc.— aborda otros enfoques teóricos y me-
todológicos relacionados (teorías del doble umbral o paradigmas experimentales
alternativos).
Stevens, S. (1975): Psychophysics: introduction to its perceptual, neural and social
prospects, Nueva York, Wiley & Sons. Esta obra póstuma del creador de los
métodos psicofísicos directos hace un repaso exhaustivo al análisis y descrip-
ción de estas técnicas junto a las funciones psicofísicas derivadas de las mis-
mas. El lector puede encontrar una amplia expansión de la ley potencial: formu-
lación, evidencia experimental, validez de la función e interpretación del
exponente en distintos continuos protéticos.
Anderson, N. (coord.) (1991): Information integration theory (vol. 1: cognition),
Hillsdale, N. J.: Lawrence Erlbaum. Dentro de las nuevas tendencias en la psi-
cofísica una de las propuestas que ha adquirido especial relevancia es la deno-
minada psicofísica de la integración desarrollada por este autor desde los años
sesenta. La percepción como un proceso de integración de información y la fun-
ción propuesta por Anderson son aplicables en campos muy diversos de la psi-
cofísica y de la psicología. Esta obra recoge ejemplos de estas aplicaciones y
puede servir para reflexionar sobre otras posiciones y alternativas a la línea psi-
cofísica más tradicional.

233
Percepción

Preguntas de revisión
1. El estudio del tiempo de reacción (TR) se adscribe a los métodos psico-
físicos directos o indirectos. Justifique su respuesta.
2. ¿Qué significa curva de isosensibilidad?
3. ¿Qué proporción de aciertos y falsas alarmas produce una curva ROC
plana, es decir, superpuesta a la diagonal? ¿Qué significa desde el pla-
no de la sensibilidad (d´)?
4. ¿En qué se diferencian conceptualmente los tres métodos psicofísicos
indirectos desarrollados por Fechner?
5. ¿Cuál es la relación entre sensibilidad y umbral?
6. Relacione la polémica de la continuidad-discontinuidad sensorial con
los problemas de la medición de umbrales sensoriales.
7. ¿Por qué la ley de Weber no se cumple en los extremos del continuo
sensorial?
8. Señale las diferencias entre continuos protéticos y metatéticos.

234
7. Procesamiento básico
de la visión
Florentino Blanco
David Travieso

El capítulo presenta una estructura bastante habitual en la descripción de


los mecanismos básicos implicados en la visión. Se muestran, en primer lu-
gar, algunos argumentos útiles para entender la lógica adaptativa del siste-
ma visual, lo que, en buena medida, exige exponer algunos conceptos bá-
sicos de física y óptica. A continuación se describen los elementos
anatómicos esenciales del ojo humano y se trazan las principales vías de
proyección cerebral de la información visual. El capítulo se cierra con una
reflexión abierta sobre la naturaleza compleja de nuestras concepciones
sobre la percepción y la necesidad de plantearse fórmulas de investigación
que nos permitan transcender los límites de las tradicionales explicaciones
mecanicistas.

1. Introducción

Parece claro que el sistema visual tiene una prevalencia clara en nuestra
sintonización con el espacio en el que vivimos, en relación a otras modali-
dades sensoriales. Nuestra experiencia visual nos instala directamente en el
mundo. La visión introduce el mundo en el escenario de la conciencia para
que podamos salir confiados a instalarnos en él. La aparente fidelidad de
nuestras experiencias visuales al mundo en el que vivimos nos hace olvidar
a menudo la enorme complejidad de los procesos por los cuales semejante
sensación se hace posible. De hecho, el primer problema que el alumno

235
Percepción

debe superar para introducirse en el estudio de la visión radica seguramente


en la posibilidad de advertir dicha complejidad, es decir, dejar de pensar
que ver no es un problema. El objetivo más importante de este capítulo es
justamente tratar de problematizar de la manera más sencilla posible las
ideas que espontáneamente manejamos sobre la naturaleza de la visión.
No se trata, desde luego, de llegar a concluir que la visión resulte, en al-
gún sentido, problemática. Por el contrario, todo parece indicar que la sen-
sación de vivir instalados en el mundo que nos proporciona la visión resulta
extremadamente útil. En ese supuesto radica, por ejemplo, la posibilidad
misma de compartir el espacio en el que vivimos y los objetos que lo pue-
blan, nuestros propios cuerpos entre ellos, e, incluso, si se quiere, la posibi-
lidad de referirnos mediante signos de muy diversa naturaleza a todas esas
cosas. El diseño biológico de nuestra especie y, si en algún sentido es posi-
ble diferenciar ambas dimensiones, las múltiples formas de organización
cultural que hemos ido construyendo a través de la historia serían segura-
mente incomprensibles sin contar con la visión y el tipo de experiencia del
mundo que nos provoca.
Por esa razón, es decir, por la vinculación indisoluble entre lo que, un
tanto apresuradamente, hemos denominado nuestro diseño biológico y
nuestra capacidad para generar formas culturales, resulta un tanto inútil tra-
tar de explicar la visión apelando de manera exclusiva a lo que tenemos
dentro de la carcasa. Aunque sólo sea porque el diseño de una semilla de
trigo resulta incomprensible si no sabemos algo sobre las propiedades de la
tierra en la que debe germinar.

2. Nuestra experiencia del mundo a través de la visión


La capacidad de los seres humanos para distanciarse (voluntaria o involun-
tariamente) y observar, por así decirlo, desde otro plano de experiencia sus
experiencias inmediatas, radicalmente ligada a su naturaleza social, es, en
este sentido, el primer problema, el primer escollo que nos encontramos en
nuestra tentativa de problematizar la visión. Empecemos con un ejemplo
sencillo, y habitual, cuando se discute sobre la naturaleza de la visión. Se
trata de la célebre ilusión vertical-horizontal (véase la Figura 7.1). Como
seguramente el lector ya sabe la clave de esta ilusión estriba en el hecho de
que aunque los segmentos vertical y horizontal tienen la misma longitud, el
primero se percibe como más largo. Lo fascinante, en cualquier caso, es
que el fenómeno persiste a pesar de que sabemos que se trata de una ilu-
sión. Nuestra conciencia no puede penetrar por más que se empeñe en el
dominio de la percepción. Esta impermeabilidad de la experiencia percepti-
va ha sido aducida por algunos autores como una prueba irrefutable a favor
de una concepción modularista de la mente humana —la teoría de la modu-
laridad— (Fodor, 1983; García-Albea, 1986). Sin llegar necesariamente a

236
7. Procesamiento básico de la visión

Figura 7.1 Las ilusiones visuales representan un auténtico reto para las ciencias de la visión. En
la parte superior de la figura se presenta la conocida como ilusión vertical-horizontal, cuyo seg-
mento vertical se percibe más largo que el horizontal. En la parte inferior, se incluye una modifica-
ción de la ilusión vertical-horizontal cuyos efectos quedan compensados por la introducción de los
elementos de la ilusión Muller-Lyer.

ese extremo, sí parece razonable pensar que la evolución ha jugado a cerrar


a la conciencia ciertas zonas de la maquinaria mental para, por así decirlo,
evitar interferencias o ruidos innecesarios en su funcionamiento. Sea como
fuere, nada nos debe llevar a pensar que el encapsulamiento informativo, la
especificidad energética y el automatismo facilitan la explicación de la per-
cepción visual.
Si intentamos analizar nuestra experiencia del espacio en la que pode-
mos constatar, con cierta facilidad, una serie de hechos básicos que nos
ayudan a intuir la complejidad de los fenómenos perceptivos y, por tanto,
las dificultades que nos encontramos para explicarlos científicamente:

— En primer lugar, y dependiendo de la fuente de la que procede la luz,


la iluminación de una zona concreta del espacio puede ser puntual
(por ejemplo, linterna, cerilla, sol, etc.) o difusa (por ejemplo, luz
diurna en un día nublado). En segundo lugar, y como consecuencia
del contacto con los objetos, la luz puede reflejarse (espejos y super-

237
Percepción

ficies pulimentadas, en general), ser absorbida (superficies negras)


o puede transmitirse a través de aquéllos (cristal).
— En función de estos fenómenos, cada punto de un espacio determi-
nado tendrá su propio patrón de iluminación (distribución óptica am-
biental), de manera que una descripción estrictamente óptica de los
patrones de iluminación es ya, en condiciones normales, una tarea
bastante compleja. El espacio óptico no es, objetivamente, una reali-
dad simple y homogénea.
— Pero, además, la información óptica no es estable. El espacio ilumi-
nado es percibido por un ojo que se mueve permanentemente (más
adelante hablaremos de los movimientos sacádicos), el propio sujeto
perceptor se mueve (o se puede mover) y los objetos que pueblan di-
cho espacio también lo hacen a menudo. Todo lo cual complica aún
más la explicación de la experiencia visual.
— A pesar de la enorme complejidad óptica del medio, normalmente
percibimos un espacio relativamente estable y homogéneo. Tenemos
la sensación de que lo que vemos está tal-y-como-lo-vemos-en-el-
mundo. Percibimos ciertas regularidades ópticas que tienen un carác-
ter universal y resultan universalmente adaptativas. Un buen ejemplo
de este tipo de fenómenos lo constituyen los denominados gradientes
texturales (aumentos o disminuciones regulares de la frecuencia es-
pacial de los elementos que constituyen un patrón óptico). Los gra-
dientes de textura nos proporcionan, por ejemplo, indicios objetivos
para movernos o tomar decisiones sobre las propiedades espaciales
de nuestro entorno. Fenómenos de la misma naturaleza son las deno-
minadas claves pictóricas para la percepción de la profundidad (pers-
pectiva lineal, sombras, transparencias y solapamientos parciales, et-
cétera) (véase la Figura 7.2) (para una mejor comprensión de estas
claves, véase el Capítulo 11). Otro tanto ocurre con las ilusiones vi-
suales o con los fenómenos gestálticos (véase el Capítulo 10). Y, tal
vez, lo más importante, sabemos implícitamente que semejantes re-
gularidades las compartimos con el resto de los individuos de nues-
tra especie, independientemente de la cultura a la que pertenezcan o
del momento histórico en el que habiten.

Estamos, pues, ante un auténtico problema, si no misterio, para la ciencia


actual: ¿cómo es posible que una realidad objetivamente compleja e inesta-
ble se convierta, subjetivamente, en un mundo estable, homogéneo y prede-
cible en el que vivir? Existen, básicamente, dos respuestas alternativas a
esta pregunta. La primera respuesta posible pasa, en cierto, modo por ob-
viar la pregunta: todo lo que necesitamos para explicar cómo percibimos en
condiciones normales es describir adecuadamente las propiedades objetivas
del campo óptico; no necesitamos asumir que el cerebro humano transfor-
me nada, o, mejor, basta con asumir que existe una sintonización adecuada

238
7. Procesamiento básico de la visión

Figura 7.2 Efectos de profundidad debidos a variaciones en la textura de las superficies. Adapta-
da de Monserrat (1998).

entre el sistema visual y la energía que percibimos como luz, de manera


que el funcionamiento del sistema visual se puede tomar como una cons-
tante. Procederíamos, así, a explicar las regularidades que se producen en el
funcionamiento del sistema visual a partir exclusivamente de las variacio-
nes formales (susceptibles de ser descritas matemáticamente) que se produ-
cen en el flujo óptico. La teoría ecológica de la percepción, propuesta por
Gibson ha asumido y defendido este punto de vista (Gibson, 1979).
Los partidarios de este enfoque asumen que las imágenes perceptivas del
mundo que nos rodea están sobredeterminadas por la información óptica
objetiva presente en nuestro campo visual. A menudo, se ha acusado al en-
foque gibsoniano de trabajar sobre un prejuicio realista ingenuo y de actuar
metodológicamente con supuestos semejantes a los del conductismo. Según
esta interpretación, los gibsonianos estarían postulando un sujeto que se li-
mita a responder ciegamente a las propiedades objetivas del flujo óptico, de
la misma manera, fija y automática, en que una rata responde a la aparición
del estímulo discriminativo en la caja de Skinner. Desde nuestro punto de
vista (véase también Costall, 1991 y 1995), la acusación no es del todo jus-
ta. Gibson está hablando de lo que sucede en cierto nivel (percepción) de
acoplamiento entre el organismo y el medio. Su noción de affordance no
apela, de hecho, como habitualmente se suele aducir, a las meras propieda-
des objetivas de la información contenida en el objeto (el término affordan-
ce es un neologismo derivado por el propio Gibson del verbo to afford, un
verbo que, con un cierto margen de libertad, puede ser traducido al castella-

239
Percepción

no como ofrecer o permitir; así, en el contexto de la teoría gibsoniana de la


percepción, la affordance de un objeto es lo que un objeto nos ofrece o lo
que nos permite hacer con él). La affordance de un objeto reside justo entre
lo que el objeto oferta al perceptor y lo que el perceptor puede percibir en
(o hacer con) el objeto. La clave, en nuestra opinión, para sopesar adecua-
damente las ideas de Gibson está en entender que Gibson intenta construir
una teoría de la percepción que no se cierre sobre sí misma, y que aspire a
encontrar los vínculos necesarios con el plano de la acción, o, incluso, que
pueda ser explicada como una forma de acción. Esta forma de ver el asunto
permite, por ejemplo, devolver el tacto activo al ámbito legítimo al que pa-
rece pertenecer, al de la percepción-acción, ámbito por cierto en el que ya
había sido colocado por Luria a través de la hipótesis de los sistemas fun-
cionales (Luria, 1974).
En el extremo opuesto al planteamiento gibsoniano se sitúan quienes
opinan que la información sobre el espacio disponible para el perceptor es
siempre fragmentaria, inestable y confusa. De esta manera, serían los pro-
cesos de transformación, simplificación y formalización a los que el cere-
bro somete dicha información los responsables de nuestras sensaciones
subjetivas de estabilidad y predictibilidad. La mayor parte de los especialis-
tas en percepción visual que trabajan bajo el enfoque computacional esta-
rían asumiendo de manera más o menos abierta este tipo de actitud. Para
ellos el mundo está perceptivamente infradeterminado, no contiene objeti-
vamente todo lo necesario para actuar directamente sobre él. El cerebro
tendría siempre que acabar el trabajo. La línea de indagación iniciada ya
hace algunos años por D. Marr (1982), y que será retomada en diversos ca-
pítulos de este libro, representa adecuadamente esta sensibilidad teórica.
Sea como fuere, lo que parece claro es que hasta el momento no dispo-
nemos de una concepción integrada del sistema visual que nos permita pla-
nificar estrategias de investigación de carácter acumulativo. Nuestras apro-
ximaciones al problema de la percepción visual están muy influidas por
nuestras concepciones generales del fenómeno humano. Cabe preguntarse,
por lo demás, si puede ser de otra manera. En todo caso, la percepción es
seguramente el gran caballo de batalla de la psicología en la actualidad, y,
en cierto modo, lo ha sido siempre. No hay posiblemente ninguna manera
de hablar sensatamente sobre la arquitectura cognoscitiva, y psicológica, en
general, del sujeto sin disponer en la base de una teoría de la percepción.
Los fenómenos que antes hemos expuesto para tratar de ilustrar la com-
plejidad de la percepción visual nos permiten intuir también que para com-
prender su funcionamiento es necesario tener algunas nociones muy bási-
cas sobre física de la luz y sobre óptica. Después intentaremos describir la
estructura anatómica del sistema visual y sus mecanismos básicos.

240
7. Procesamiento básico de la visión

3. La luz como fenómeno físico

Como es bien sabido, existen en la actualidad dos formas distintas de en-


tender la naturaleza de la luz. En efecto, la luz puede ser entendida bien
como un flujo de corpúsculos o bien como patrones de ondas electromag-
néticas. Cada una de estas formas de entender la luz permite dar cuenta de
ciertos fenómenos físicos. En todo caso, y para los propósitos de este capí-
tulo, entenderemos la luz como patrones de ondas electromagnéticas. Otros
tipos muy conocidos de ondas electromagnéticas son, por ejemplo, las on-
das de radio, los rayos infrarrojos o ultravioletas o los rayos X.
La percepción visual se basa en el principio según el cual las ondas elec-
tromagnéticas son detectables por otras cargas oscilantes con la misma fre-
cuencia ondulatoria. La retina (estructura situada sobre el fondo del ojo en
la que, como veremos, se disponen los fotorreceptores) ha sido configurada
a través de la evolución para detectar el espectro de ondas electromagnéti-
cas asociadas a la luz. Es importante, en este sentido, recordar que a) el es-
pectro de ondas electromagnéticas que nos permite ver es una parte mínima
del espectro general de ondas electromagnéticas, b) no existen diferencias
cualitativas entre otras ondas del espectro y las que nos permiten ver, y c)
por lo tanto la percepción visual es, en principio, un fenómeno de naturale-
za psicológica que surge como consecuencia de la sintonización de ciertas
estructuras del organismo y ciertas energías del medio.
Respecto a lo que ahora nos interesa, podemos decir que existen dos ti-
pos de ondas: periódicas y no periódicas (Figura 7.3). Consideramos que
una onda es periódica si la misma forma (oscilación, en un lenguaje un
poco más técnico) se repite regularmente, cada cierto tiempo. Las ondas
que nos producen la sensación de luz visible son un tipo particular de ondas
periódicas que reciben el nombre de ondas sinusoidales. Las ondas sinusoi-
dales (y las periódicas, en general) pueden ser descritas y cuantificadas a
partir de varias propiedades, de las que nos interesan ahora, sobre todo, las
siguientes:

— Longitud: distancia entre dos punto idénticos y sucesivos de la onda.


— Frecuencia: número de oscilaciones (de patrones de forma idéntica,
de picos o valles) por segundo.
— Fase: posición de una onda en relación a otra onda o un punto prefi-
jado.

Aunque en el capítulo posterior de este volumen se hará referencia a la


frecuencia ondulatoria y a la fase, en este capítulo describiremos las ondas
a partir de su longitud. Así, podemos decir que las ondas del espectro visi-
ble (las ondas que podemos ver) son una parte relativamente pequeña del
total del espectro electromagnético. En concreto, las ondas que vemos se
encuentran entre los 380 y los 700 nanómetros (nm; 1 nm= 10 elevado a 9

241
Percepción

Amplitud de la perturbación Longitud de onda

etc.

b
Figura 7.3 Tipos y características cuantitativas de las ondas. La Figura a muestra una onda pe-
riódica sinusoidal, contrastada (Figura b) con una onda no periódica y no sinusoidal. Adaptadas de
Monserrat (1998).

metros) (Figura 7.4). La mayor parte de la radiación emitida por el sol, es


decir, de las ondas emitidas por el sol, es visible. No es extraño, por lo tan-
to, que la mayor parte de los organismos conocidos hayan desarrollado re-
ceptores sensibles a la misma.
Aunque para muchos fines es conveniente concebir la luz como patrones
ondulatorios, determinados fenómenos naturales y artificiales son más fáci-
les de explicar si partimos de la idea más intuitiva de que la luz se mueve
por el espacio siguiendo trayectorias rectilíneas. La óptica geométrica es la
disciplina que se encarga de estudiar la luz a partir de esta idea.
La sombra es uno de los fenómenos ópticos naturales más conocidos. La
sombra se produce como consecuencia de la interposición de un objeto en
la trayectoria de la luz emitida por una determinada fuente. Los eclipses so-
lares y lunares son fáciles de explicar a partir de las propiedades de las

242
7. Procesamiento básico de la visión

Figura 7.4 Espectro electromagnético general y espectro de la luz visible. Se señalan sus efectos
perceptivos o manifestaciones más generales. Adaptada de Monserrat (1998).

sombras. En el primer caso, la luna se interpone entre el sol y la tierra y


proyecta su sombra sobre esta última. En el segundo caso, la tierra se inter-
pone entre el sol y la luna y proyecta su sombra sobre la luna.
Los fenómenos de cámara oscura son también relativamente frecuentes
en nuestro medio, pero son más fáciles de entender si uno los provoca deli-
beradamente. El principio es muy sencillo: si practicamos un agujero muy
pequeño en una caja cerrada y opaca, y disponemos un objeto frente a él, la
imagen invertida del mismo se proyectará sobre la cara interior y opuesta
de la caja. Como es lógico, para verificar el fenómeno deberemos practicar
otro agujero en la cara superior de la caja. El ojo humano o las cámaras fo-
tográficas convencionales son versiones sofisticadas de esta cámara oscura.
Aunque la analogía es evidente, cabe señalar que la pupila, esto es, el círcu-
lo más pequeño y oscuro que vemos en el centro del ojo, equivale al peque-
ño agujero practicado en la cara anterior de la caja. La retina, estructura en
la que se encuentran las células sensibles a la luz o fotorreceptores, y situa-
da, como veremos, en el fondo del ojo equivale, por tanto, a la cara opuesta
e interior de la caja. En ambos casos, la imagen se proyecta invertida, dado
el ángulo de incidencia sobre el agujero de la luz reflejada por el objeto
(véase la Figura 7.5).
La reflexión de la luz es también otro fenómeno muy frecuente en
nuestra experiencia cotidiana explicable en términos de óptica geométrica.
Como podemos comprobar fácilmente, los rayos se reflejan cuando hay un
cambio muy brusco en el medio físico que impide que la luz atraviese el
cuerpo sobre el que incide. La ley básica que guía la reflexión de la luz

243
Percepción

Objeto Pared anterior Pared posterior

Figura 7.5 Esquema básico de una cámara oscura.

nos dice que el ángulo de incidencia de un rayo es igual al ángulo de re-


flexión.
Una enorme variedad de fenómenos naturales y artificiales pueden ser
explicados en virtud de las propiedades de la reflexión de la luz y de las on-
das electromagnéticas, en general. Los espejismos, el efecto de espejo de
determinadas superficies (la superficie del agua, por ejemplo), o los siste-
mas de detección de obstáculos desarrollados por los murciélagos son fenó-
menos naturales basados en la reflexión. El funcionamiento del radar y del
sonar se basa también en la reflexión: a saber, si conocemos la velocidad de
transmisión de una onda en un medio determinado (aire o agua, en cada
caso) y la proyectamos sobre un objeto capaz de reflejarla situado en dicho
medio, podemos medir el tiempo que la onda tarda en regresar al punto de
emisión y estimar así la distancia hasta el objeto. Los murciélagos, y algu-
nos ciegos muy experimentados, parecen capaces de estimar la presencia de
un obstáculo utilizando el eco de las ondas sónicas de alta frecuencia (por
encima de los 10.000 Hz). El Sonic Aid (ayuda sónica) es un dispositivo
artificial de ayuda a la deambulación que algunos ciegos utilizan para de-
tectar obstáculos en su entorno. Su principio de funcionamiento es básica-
mente el mismo en el que se basan el radar o los sistemas naturales de
detección de obstáculos que utilizan los murciélagos o los ciegos experi-
mentados, salvo que, en este caso, al usuario se le proporciona una señal
auditiva explícita que le permite inferir la distancia a la que se encuentra el
objeto y su posición en el espacio (véase Blanco y Rubio, 1993).
Los espejos son dispositivos artificiales que se benefician de las exce-
lentes propiedades de reflexión de los metales. La plata y el aluminio son
los metales que mejor reflejan el espectro de la luz visible. Por eso los es-
pejos se hacen con una capa de plata o de aluminio a la que se antepone un
cristal para evitar su oxidación. Para que el espejo refleje toda la luz que in-

244
7. Procesamiento básico de la visión

cide sobre él necesita que la capa metálica presente un grosor mínimo. La


reducción de la capa metálica hace que parte de la luz incidente se transmi-
ta a través de la misma, lo que resulta extremadamente útil para la cons-
trucción de gafas de sol o de los espejos unidireccionales habituales en las
películas policíacas y en muchos laboratorios de psicología.
Los espejos son superficies en las que la reflexión de la luz se produce
en condiciones ideales, pero todos los objetos que vemos, de ello depende,
reflejan la luz que sobre ellos incide. Se habla en estos casos de reflexión
difusa. En condiciones normales la luz que no es reflejada por un objeto, o
bien es absorbida o bien se transmite a través del mismo. Los cambios en la
velocidad de transmisión de la luz entre dos medios son los responsables de
lo que habitualmente denominamos refracción. A menos que el rayo de luz
incida sobre el nuevo medio siguiendo una trayectoria perpendicular, su di-
rección variará. Si la luz pasa de un medio rápido (el aire) a un medio lento
(el agua) la nueva dirección del rayo se aproximará a la normal (una línea
ideal que incide verticalmente sobre la superficie). Si, por el contrario, la
luz pasa de un medio más lento a uno más rápido, la nueva dirección se ale-
jará de la normal. La refracción es la responsable de las distorsiones que
por experiencia sabemos que se producen cuando vemos (e intentamos al-
canzar) objetos sumergidos en el agua.
Las lentes son dispositivos naturales o artificiales que utilizan su capaci-
dad de refracción para modificar los patrones de luz que sobre ellos inci-
den. Las lentes artificiales se construyen habitualmente con materiales que
apenas reflejan la luz (vidrio o plástico) y tienen infinidad de aplicaciones
muy conocidas. Existen dos tipo básicos de lentes, cóncavas y convexas,
cuyos efectos ópticos son distintos. Las lentes cóncavas hacen que los rayos
de luz que inciden sobre ellas tiendan a separarse, mientras que las conve-
xas provocan, por el contrario, un efecto de convergencia (Figura 7.6). La

Rayos de luz paralelos Punto focal

Rayos de luz paralelos Punto focal

Figura 7.6 Efectos de convergencia de lentes convexas finas y gruesas.

245
Percepción

mayor parte de los animales superiores incorporan lentes en sus ojos para
mejorar su enfoque y, por lo tanto, su precisión óptica.
La reflexión de la luz en los objetos que nos rodean, la estructura óptica
del ojo humano, basada, por un lado, en el fenómeno de cámara oscura y,
por otro, en la capacidad de refracción de la luz, constituyen las bases sobre
las cuales opera el diseño biológico del sistema visual.

4. El soporte biológico de la visión


Aunque no sabemos mucho sobre la verdadera naturaleza de la luz, sobre
lo que en términos filosóficos podríamos denominar ontología de la luz,
parece claro que los organismos que pueblan la corteza terrestre han sabido
seleccionar a través del tiempo estructuras orgánicas sintonizadas con este
tipo de energía. Como ya hemos indicado, algunos investigadores han insis-
tido, tal vez no desatinadamente, en el hecho de que una descripción ade-
cuada de los patrones ópticos objetivos a los que se exponen los organis-
mos puede explicarnos adecuadamente su funcionamiento visual. Sin
embargo, todo parece indicar que la propia descripción óptica puede estar
regulada por las restricciones que impone el punto de vista de quien descri-
be, esto es, su organización biológica particular. En todo caso, la existencia
de ilusiones o aberraciones visuales naturales pone en duda la fiabilidad
explicativa de una descripción óptica objetiva. En estos casos la descripción
óptica objetiva y la experiencia visual del perceptor no coinciden, como su-
geríamos al principio de este capítulo. Todo parece indicar, en definitiva,
que la percepción visual representa un caso claro de acoplamiento y sinto-
nización entre un tipo de energía muy frecuente en nuestro medio y ciertas
estructuras desarrolladas justamente para procesar este tipo de energía.
Efectivamente, con el fin de obtener ciertas ventajas adaptativas para la
detección de objetos a distancia (por ejemplo alimentos, depredadores, con-
géneres con los que procrear, etc.), determinados organismos han desarro-
llado evolutivamente células sensibles a la luz. Pero, ¿qué ventajas adaptati-
vas puede acarrear la sintonización perceptiva con este tipo de energía? En
primer lugar, debemos recordar que la radiación electromagnética se produ-
ce por la oscilación de material cargado eléctricamente. Dado que toda la
materia es, en último término, un patrón de cargas eléctricas oscilantes, este
tipo de energía es muy abundante en nuestro entorno. En segundo lugar, la
radiación electromagnética se desplaza muy rápidamente en el espacio
(300.000 km por segundo, aproximadamente), de manera que un organismo
sensible a este tipo de energía puede obtener información sobre objetos dis-
tantes de manera casi inmediata y con una mínima pérdida de información.
Además, y como hemos señalado anteriormente, la radiación electromag-
nética tiende a viajar en línea recta, de manera que conserva de manera
muy fiable la información estructural y geométrica de los objetos que la

246
7. Procesamiento básico de la visión

emiten o reflejan. Parece, pues, razonable que los organismos hayan de-
sarrollado cierta sensibilidad a la radiación electromagnética. Sin embar-
go, hemos dicho ya que la luz constituye una franja mínima del espectro
general de radiación electromagnética. La pregunta es obvia: ¿por qué la
luz?
Una razón evidente tiene que ver con el hecho de que la luz es muy
abundante. Los rayos ultravioletas, por ejemplo, son filtrados o absorbidos
mayoritariamente por las moléculas de oxígeno y nitrógeno de la atmósfera
que nos rodea, de manera que raramente alcanzan a los objetos que nos ro-
dean. Por otro lado, la luz interactúa muy adecuadamente con la superficie
de los objetos. Su dinámica de absorción, reflexión y refracción nos permi-
te obtener información muy útil sobre los mismos. Otras longitudes de
onda más largas, por ejemplo las microondas, tienden a atravesar los obje-
tos en lugar de ser reflejadas, de manera que no serían demasiado útiles en
este sentido.
Parece, pues, razonable que muchos organismos hayan desarrollado cé-
lulas sensibles a la luz. Estas células contienen pigmentos fotosensibles que
modifican su estructura bioquímica cuando la luz incide sobre ellos. En los
organismos más primitivos, los fotorreceptores se conectan a componentes
motores de su sistema nervioso de una manera directa, sin estaciones de re-
levo. En los mamíferos superiores, y muy especialmente en el hombre, los
fotorreceptores son tan sólo la primera estación de un largo, fascinante y
misterioso viaje neurológico, que nos ha llevado más allá de los límites
(microscopios, telescopios) del mundo perceptivo para el que parecían di-
señados. El engarce cultural de la visión hace que sus funciones nunca pue-
dan ser agotadas en la mera descripción óptico-biológica. Sin embargo, no
hay función imaginable del sistema visual que no esté restringida por nues-
tro diseño biológico.
Retomando el hilo de nuestra exposición, comprobamos que existen or-
ganismos que distribuyen sus células fotorreceptoras por toda su superficie,
muy especialmente aquellos que no pueden autodesplazarse. Los organis-
mos que sí lo pueden hacer suelen disponer de células fotosensibles ubica-
das en una parte de su estructura orgánica favorable a su dirección de des-
plazamiento más habitual y adaptativa. Ciertos organismos disponen,
además, de oquedades en su estructura orgánica que permiten mantener a
salvo las células fotosensibles frente a estímulos ambientales nocivos.
La disposición de los ojos en los depredadores (los felinos o el ser huma-
no) y en sus víctimas habituales (el conejo y en los herbívoros, en general)
permite intuir con facilidad por qué resulta adaptativo seleccionar la ubica-
ción de los receptores en la superficie del organismo (Figura 7.7). Los de-
predadores necesitan calcular con mucha precisión la posición de una vícti-
ma (su alimento) que, generalmente, se puede mover. Bien para calcular el
salto o bien para desplegar una estrategia de acoso. Si los ojos se disponen
en la parte frontal del cráneo y, además, hay muy poca distancia entre ellos,

247
Percepción

Figura 7.7 Campos ópticos de un conejo y un ser humano (explicado en el texto). Adaptada de
Sekuler y Blake (1994).

el campo visual será relativamente restringido, pero la zona del campo que
los dos ojos pueden percibir al mismo tiempo será mayor. Aumentará, por
tanto, la capacidad para estimar distancias en condiciones normales (véase
el Capítulo 11) y, con ello, las posibilidades de alcanzar la presa con un con-
sumo mínimo de energía. A la víctima, por el contrario, más que la precisión
le interesa adaptativamente detectar objetos en movimiento en un entorno
los más extenso posible. La disposición de los ojos en los parietales del crá-
neo reduce la visión binocular, pero aumenta la extensión del campo visual,
y, por tanto, la posibilidad de detectar depredadores potenciales.
En definitiva, y salvo excepciones, podemos decir que la lógica del fun-
cionamiento del sistema visual se corresponde con una lógica adaptativa
distribuida en el hábitat relevante para el organismo, de manera que éste
genera restricciones en la definición biológica de la función visual y sus re-
laciones con otras funciones biológicas, o sociales, en el caso, con claridad,
del hombre y tal vez de algunos monos antropoides. Por ejemplo, el contac-
to ocular no cierra su funcionalidad sobre el mero situar perceptivamente
algo en el mundo, sino que define vínculos afectivos (después, además, co-
municativos) que pueden optimizar las posibilidades de desarrollo de los
individuos inmaduros.

4.1 Descripción general del ojo humano

El ojo humano es un órgano de forma casi-esférica. Esta forma está garan-


tizada por la presión que desde su interior ejerce un líquido denominado
humor vítreo, cuyo exceso puede provocar una enfermedad conocida como

248
7. Procesamiento básico de la visión

glaucoma. El globo ocular tiene un diámetro aproximado en el adulto de


unos 7,5 cm y un peso de unos siete gramos. Las variaciones por exceso o
por defecto del tamaño del ojo pueden provocar alteraciones ópticas. Los
ojos más cortos de lo normal producen hipermetropía, mientras que los
ojos excesivamente largos producen miopía (véase el Capítulo 19).
El globo ocular puede ser movilizado por una estructura muscular exter-
na relativamente sofisticada que permite localizar, y contribuye a enfocar,
adecuadamente el objeto sobre la retina. Especialmente importante, y más
allá de las funciones anteriores, es el papel de los rectos laterales y medios.
Resulta muy fácil comprobar que cuanto más cerca de los ojos está el obje-
to que observamos, más convergencia ocular (más se giran los ojos hacia la
nariz). Este movimiento genera una tensión en los músculos que el sistema
nervioso es capaz de utilizar como un indicio para estimar la distancia a la
que se encuentra el objeto (Figura 7.8) (véase el Capítulo 11).
El globo ocular está recubierto por una capa fina y dura llamada escle-
rótica que en la porción central de la parte anterior del ojo se hace transpa-
rente (córnea) para dejar pasar la luz. Más hacia el interior se encuentra el
coroides, que contiene vasos capilares que nutren las estructuras del ojo, y
que permite regular el paso de la luz. En el centro se transforma, con este
fin, en un músculo llamado iris. El iris permite variar el diámetro de la pu-
pila, punto por el cual la luz accede al interior del globo ocular. Con poca
luz la pupila aumenta su diámetro y con mucha luz lo disminuye, aunque
no sólo el nivel de luminosidad es capaz de modificar el nivel de dilatación
pupilar. Algunos psicólogos han comprobado que el nivel de dilatación de
la pupila es un buen indicador del nivel de activación emocional y arousal
que un organismo soporta. El detector de androides del célebre film Blade
Runner, de R. Scott, se basaba en el mismo principio.

Figura 7.8 Esquema idealizado del modo en que el cerebro podría utilizar el nivel de tensión de
los músculos oculares para estimar la distancia entre el perceptor y los objetos visuales. Adaptada
de Sekuler y Blake (1994).

249
Percepción

Figura 7.9 Principales estructuras del ojo humano. Adaptada de Sekuler y Blake (1994).

Por delante del iris y la pupila se encuentra una lente ocular, también lla-
mada cristalino, que puede alterar su forma, esto es, hacerse más fina o
más gruesa, para variar a su vez el punto de convergencia de los rayos que
la atraviesan. Así, y en términos generales, se hará más fina para enfocar
adecuadamente los objetos lejanos y más gruesa para enfocar los objetos
cercanos (véase el Capítulo 11). Alteraciones en la curvatura del cristalino
producen distorsiones en la imagen que, en conjunto, son conocidas como
astigmatismo (véase la Figura 7.10).

Figura 7.10 Si el lector percibe variaciones en el grosor o la curvatura de las líneas, seguramente
tiene un problema de astigmatismo. Por supuesto, si utiliza lentes correctoras, antes de probar de-
bería quitárselas. Adaptada de Sekuler y Blake (1994).

250
7. Procesamiento básico de la visión

En el fondo del globo ocular se encuentra la retina, estructura que con-


tiene las células sensibles a la luz. La información recibida y procesada por
la retina sale del globo ocular transportada por el nervio óptico a través del
punto ciego, así llamado por carecer, como es lógico, de receptores (Figura
7.11).

Figura 7.11 Cierre el ojo izquierdo. A continuación tome el libro en sus manos y coloque el punto
de fijación (la X) frente a su ojo derecho. Sin perder el punto de fijación, comience a mover muy
despacio el libro hacia atrás o hacia adelante. Si tiene la paciencia necesaria, habrá un momento en
que de pronto el punto redondo de la derecha se desvanecerá. Acaba usted de ubicar su punto ciego.

4.2 La retina

La retina recubre casi toda la superficie interna y posterior del ojo. Su fun-
ción primordial es asimilar fotones y codificar electroquímicamente la
energía electromagnética recibida, para después enviarla al cerebro. Detrás
de la retina se encuentra, como ya hemos apuntado, el coroides, que pro-
porciona las enzimas necesarias para la síntesis de los pigmentos fotosen-
sibles.
Dadas sus propiedades ópticas (recuérdese el funcionamiento de la cá-
mara oscura), la imagen exterior (estímulo distal) se proyecta invertida so-
bre la retina. La retina se adhiere al coroides que nutre a los receptores y
permite la síntesis de los fotopigmentos que éstos contienen.
La retina se estructura, básicamente, en tres capas, que describiremos de
dentro a fuera, es decir, desde la más cercana al coroides a la más alejada
(en la Figura 7.12 la descripción iría de abajo arriba):

a) La primera es la formada por los fotorreceptores propiamente di-


chos. Hay dos tipos de fotorreceptores: los conos y los bastones.
Los conos se encargan de la visión diurna y los bastones de la noc-
turna (buenas y malas condiciones de luz). Los bastones son mayo-
res que los conos y también más abundantes (20 contra uno, aproxi-
madamente) y su distribución sobre la superficie de la retina no es
uniforme (en la Figura 7.12 los conos son claramente más pequeños
y oscuros que los bastones). En concreto, los conos son muy fre-
cuentes en el centro de la retina y muy escasos en el resto de la mis-
ma. Justo lo contrario sucede con los bastones (véase la Figura
7.13). Si el lector está familiarizado con la observación nocturna del
firmamento se habrá dado cuenta intuitivamente que las estrellas de

251
Percepción

Figura 7.12 Organización anatómica de la retina. Adaptada de Sekuler y Blake (1994).

baja magnitud luminosa se localizan más fácilmente si se miran con


el rabillo del ojo, es decir, haciendo que la luz que proyectan incida
sobre la zona con mayor densidad de bastones, justo en la periferia
de la fóvea.
En la parte más cercana al coroides los receptores presentan una
suerte de saco que contiene capas superpuestas de pigmentos foto-
sensibles, cuya estructura molecular se altera cuando la luz incide

252
7. Procesamiento básico de la visión

180.000
punto ciego
160.000
140.000 bastones
bastones
número de bastones
y conos por mm2
120.000
100.000
80.000
60.000
40.000
20.000 conos conos

fóvea punto
ciego
periferia
periferia
nasal
tempopral

Figura 7.13 Distribución de fotorreceptores (conos y bastones) sobre la superficie de la retina.


Adaptada de Sekuler y Blake (1994).

sobre ellos. Las capas se dividen entonces en dos partes, dejando


una especie de canal entre ambas y cerrando el flujo hacia el inte-
rior de iones sodio positivamente cargados. La célula se hiperpolari-
za, es decir, se carga negativamente (pasando de 40 a 70-80 mv),
provocando así la transmisión sináptica a la siguiente capa.
En el centro de la retina se encuentra la fóvea, en cuyo centro, a
su vez, se dispone la mácula lútea (literalmente, mancha amarilla).
En el centro de la mácula se sitúa, a su vez, la fóvea centralis, una
especie de depresión en la que sólo hay conos y que es, por tanto, la
zona de la retina sobre la que se proyectan los objetos que intenta-
mos percibir con mayor precisión en condiciones de alta lumino-
sidad.
b) La segunda capa está compuesta por las células bipolares, que
constituyen la primera estación de relevo de la información visual
en su viaje hacia el cerebro, y que sirven ya para integrar informa-
ción de diversos receptores específicos.

253
Percepción

c) En tercer lugar, y en la parte de la retina más alejada del fondo del


ojo, se encuentran las células ganglionares, que integran la infor-
mación remitida por las células bipolares, y por cuyos axones, uni-
dos ya en el nervio óptico, sale la información retiniana hacia los
centros visuales del cerebro a través del punto ciego
Se han descrito tres tipos de células ganglionares en virtud de su
velocidad de conducción del impulso nervioso: las células X (20
metros por segundo), que parecen encargadas de procesar estímulos

A B
Campo receptivo Campo receptivo
de centro encendido de centro apagado
Área
Área
encendida
apagada
Área Área
apagada encendida
Luz Luz
1
Punto
central

2
Punto
periférico

3
Iluminación
central

4
Iluminación
periférica

5
Iluminación
difusa

0 0,5 1,0
segundos

Figura 7.14 Patrones de respuesta típicos de las células ganglionares de centro encendido (A) y
apagado (B) ante distintos tipo de iluminación. Adaptada de Monserrat (1998).

254
7. Procesamiento básico de la visión

estáticos; las células Y (40 m/seg.), que parecen procesar estímulos


en movimiento; y las células W (10 m/seg.), que envían información
a partes muy primitivas del cerebro y que pueden estar implicadas
en el control motórico del ojo y la cabeza para centrar visualmente
los objetos del entorno. Se trata, por tanto, de células implicadas en
la dinámica atencional del organismo.
Cada célula ganglionar tiene su propio campo receptivo. El
campo receptivo de una célula ganglionar define el conjunto, de
forma aproximadamente circular, de receptores fotosensibles (recor-
demos que ni las bipolares ni las ganglionares lo son) cuya activa-
ción o inhibición afecta a su funcionamiento. Hay dos tipos de cam-
pos receptivos y, por tanto, de respuestas ganglionares: de centro
encendido y de centro apagado. En el primer caso, la célula gan-
glionar se activa máximamente si se activan los receptores del cen-
tro de su campo y permanecen sin activar los receptores de la peri-
feria. En el segundo caso, sucede justo lo contrario, esto es, la
ganglionar está máximamente activa si los receptores del centro de
su campo no son activados por la luz y sí lo son los situados en la
periferia (Figura 7.14). Los patrones de iluminación mixtos produ-
cen, como es lógico, niveles de activación menos acusados. La per-
cepción del contraste es óptima en aquellos casos en que el patrón
estimular se ajusta, por así decirlo, a la estructura física del campo
receptivo.

Conviene recordar, en todo caso, que el nivel de integración o conver-


gencia de las ganglionares que conectan con conos y bastones es diferente.
En efecto, lo normal es que cada uno de los conos conecte exclusivamente
con una ganglionar (a través de una bipolar, como es lógico) y viceversa,
esto es, que cada ganglionar conecte con un solo cono. Por el contrario, las
ganglionares que integran la información procedente de los bastones tienen
un campo receptivo mayor, es decir, una sola ganglionar integra informa-
ción de muchos bastones. La lógica de esta diferencia en el nivel de conver-
gencia de conos y bastones es relativamente fácil de entender. Los conos,
como sabemos, funcionan mal en situaciones de baja luminosidad, pero son
altamente eficaces en la percepción de contornos, bordes y contrastes cuan-
do hay mucha luz. Por esa razón, la información procedente de los conos
tiene que ser procesada de manera más selectiva y precisa que la proceden-
te de los bastones.
Las ganglionares también se han clasificado en virtud de otros criterios.
Las parvocélulas (parvo = pequeño) tienen campos receptivos más peque-
ños que las magnocélulas, lo que implica que las primeras responden mejor
ante objetos pequeños que las últimas. En segundo lugar, las magnocélulas
responden mejor a diferencias pequeñas de luminosidad entre centro y peri-
feria, mientras que las parvocélulas requieren contraste intensos. En tercer

255
Percepción

lugar, las magnocélulas responden muy rápidamente a la estimulación,


siendo las parvocélulas más lentas. Por último, las parvocélulas son sensi-
bles al color y las magnocélulas no. En concreto, la estimulación diferen-
cial de centro y periferia con colores antagónicos (rojo-verde) produce un
efecto de inhibición de la activación.
Se sabe, pues, que la interacción neuronal en la retina no se produce sólo
de abajo arriba, esto es, de los fotorreceptores a las bipolares y de éstas a
las ganglionares. En la retina se dan también efectos de interacción latera-
les. La organización diferencial entre centro y periferia de los campos re-
ceptivos de las células ganglionares tiene mucho que ver de hecho con es-
tos procesos de interacción lateral. Las activaciones de las neuronas de cada
parte (centro y periferia) se suman, pero la activación general de la célula
ganglionar implica computar los efectos diferenciales de cada parte. De
esta manera, si las dos partes del campo receptivo reciben el tipo de estimu-
lación que necesitan, sus efectos se suman y se alcanza un nivel de activa-
ción máximo en la ganglionar, pero si el estímulo produce efectos opuestos
en el centro y en la periferia, las dos regiones antagonistas compiten entre
sí y la célula ganglionar correspondiente se mantiene casi inactiva. Esta in-
teracción entre regiones antagonistas es conocida como inhibición lateral.
La inhibición lateral es uno de los procesos básicos más importantes en la
explicación de muchos fenómenos perceptivos, como la percepción del
contraste, y ciertas ilusiones perceptivas muy llamativas (Figura 7.15).

4.3 El procesamiento de la información visual en el cerebro

Hasta el momento hemos visto cómo la información procesada a nivel reti-


niano era transportada fuera del globo ocular por los axones de las ganglio-
nares (nervio óptico) a través del punto ciego. Pero, ¿qué sucede cuando el
patrón de energía luminosa, ya codificado neuralmente, abandona definiti-
vamente el ojo? Para entender lo que sucede inmediatamente después debe-
mos recordar un hecho relativamente simple, y que ya hemos mencionado.
Recordemos que el ojo humano se parece mucho, como dispositivo óptico,
a una cámara oscura. Los rayos de luz reflejados por los objetos que vemos
penetran en el globo ocular siguiendo trayectorias rectilíneas que tienden a
converger sobre la pupila (apertura que permite el paso de la luz al interior
del globo ocular). Si la trayectoria de estos rayos se prolonga, resulta muy
fácil comprobar que los objetos se proyectan invertidos sobre la retina, de
manera que las porciones más cercanas a la nariz del campo visual objetivo
se proyectarán sobre la porción opuesta (temporal) de la retina, y viceversa,
esto es, las porciones más temporales del campo visual se proyectarán so-
bre la porción nasal de la retina. Otro tanto ocurre con el eje vertical del
campo visual. Por lo tanto, a estas alturas, esto es, cuando los axones de las

256
7. Procesamiento básico de la visión

Respuesta Respuesta
intensa débil

Punto de fijación

Figura 7.15 En la parte superior de la figura podemos observar una de las múltiples variantes de
la rejilla de Hermann. El lector podrá observar manchas grises en todos los cruces excepto en aquel
en el que se fije visualmente. En la parte inferior, aparece una explicación tentativa de este efecto a
partir de la dinámica centro-periferia de los campos receptivos (consultar Figura 7.14). Adaptada
de Sekuler y Blake (1994).

ganglionares salen del globo ocular, tenemos dos patrones informativos


(uno para cada ojo) invertidos respecto a la disposición real del objeto. Por
lo demás, y dado que la luz procedente del objeto externo incide de manera
distinta en cada ojo, al estar dispuestos en lugares distintos los patrones se-
rán diferentes entre sí. La primera tarea del sistema nervioso consiste en
poner las cosas en su lugar, es decir, mantener la independencia de aquellas
partes del campo visual que son específicas de cada ojo e intercambiar la
información redundante para poder compararla. Esta compleja operación
de reajuste informativo tiene lugar en el quiasma (por la forma de X, chi en
griego) óptico. En el quiasma óptico los axones de las ganglionares proce-
dentes de las porciones nasales de las retinas se decusan, o cambian su tra-
yectoria, para pasar al hemisferio cerebral contrario, mientras que los axo-
nes procedentes de las porciones temporales de la retina se mantienen en el

257
Percepción

Ojo derecho

Ojo izquierdo Nervios ópticos


Imagen retiniana Quiasma óptico

Tractos ópticos
Cálculo superior
(lóbulo izquierdo)

Núcleo geniculado
lateral (izquierdo)

Radiaciones
ópticas

Córtex de asociación visual

Córtex estriado

Figura 7.16 Representación esquemática del curso de la información visual desde la retina hasta
el córtex estriado. Adaptada de Frisby (1979).

mismo hemisferio (véase Figura 7.16). Una vez que el nervio óptico se de-
cusa en el quiasma pasa a denominarse tracto óptico.
A partir de este momento, la información procedente de la retina puede
proyectarse en dos direcciones distintas. Uno de los caminos, o vías visua-
les, posibles es el que se conoce como sistema genicular estriado; el otro se
conoce como sistema tecto pulvinar.
La mayor parte de las fibras del tracto óptico acaban su ya largo viaje en
una formación presente en ambos hemisferios que se denomina núcleo ge-
niculado lateral (NGL), situada en el cerebro medio. Cada capa o estrato
de los seis que componen el NGL recibe axones de un solo ojo, es decir,
una misma capa no puede recibir información procedente de los dos ojos
(Figura 7.17). Las neuronas del NGL tienen sus propios campos receptivos
que funcionan con la misma lógica (centro encendido o apagado) que los
campos receptivos de las ganglionares y presentan una cierta selectividad

258
7. Procesamiento básico de la visión

respecto a las ganglionares con las que sinaptan: algunas sinaptan con gan-
glionares X (estímulos estáticos) y otras con ganglionares Y (estímulos en
movimiento). Lo mismo sucede en relación a las magno y parvocélulas. De
hecho los axones de las magnocélulas de la retina sinaptan en las dos pri-
meras capas del NGL, mientras que los de las parvocélulas lo hacen en las
cuatro restantes. Por otro lado, se sabe que la distribución de la información
en el NGL respeta la posición objetiva de los elementos del campo visual,
de manera que elementos próximos en el campo visual se corresponden con
puntos próximos de activación en el NGL.
Las fibras que parten del NGL llevan la información al lóbulo occipital,
en primer lugar al área 17, denominado córtex estriado o córtex visual pri-
mario, y después a las áreas 18 y 19 (córtex extraestriado o visual secunda-
rio). La investigación parece demostrar que el sistema genicular estriado
está implicado en la resolución espacial fina de las imágenes.
La otra vía por la que discurre la información visual recibe el nombre de
sistema tecto pulvinar. Algunas de las fibras que parten del núcleo genicu-
lado lateral se proyectan hacia una formación denominada tectum, y desde
allí hasta el núcleo pulvinar y el núcleo lateral posterior, desde donde se
proyectan hacia el córtex visual secundario. Todo parece indicar que se tra-
ta de una vía relativamente primitiva, encargada de procesar la información
procedente de las ganglionares W, relacionadas, como ya hemos indicado,
con la localización espacial de los objetos.

Ojo izquierdo Ojo derecho

Retina Retina
nasal temporal

Fibras Fibras
contralaterales ipsilaterales

Esquema de la
organización en
capas del NGL
NGL derecho

Figura 7.17 Organización de las sinapsis en las distintas capas del núcleo geniculado lateral de-
recho. Adaptada de Monserrat (1998).

259
Percepción

4.4 El córtex visual

Las investigaciones desarrolladas a partir de técnicas de registro de activi-


dad neuronal muestran que existen tres tipos de células corticales implica-
das en la visión:

a) Las células simples tienen campos receptivos retinianos bien deli-


mitados y se activan ante estímulos de características bien definidas
(barras, ángulos) en cuanto a su orientación en el espacio. Sólo res-
ponden ante estímulos estáticos. Las células simples se organizan
en hipercolumnas que permiten dar cuenta de todas las orientacio-
nes posibles de un estímulo (véase Figura 18). Las células de co-
lumnas contiguas varían su sensibilidad a la orientación del estímu-
lo en unos 10 grados, desde 0 grados hasta 180.
b) Por su parte, las células complejas tienen campos receptivos peor
definidos y por lo tanto su patrón de activación es también más in-
definido. Se ha mostrado, no obstante, que muchas de las células de
este tipo se activan ante estímulos que se mueven en una dirección
determinada.
c) Por último, las células hipercomplejas tienen propiedades aún más
indefinidas, aunque parece que algunas responden a estímulos con
movimiento, dirección y orientación altamente específica.

Como hemos ido viendo, a lo largo de su viaje neurológico la informa-


ción visual mantiene una cierta fidelidad a los objetos externos o, mejor, a
la estructura óptica del medio. Esta relación topológica, aunque con ciertas
inversiones (retina, quiasma) se mantiene también a nivel cortical, de ma-
nera que se puede decir que en el córtex se proyecta en cada momento una
especie de mapa topológicamente equivalente a la imagen externa, esto es,
zonas próximas en la imagen externa activan células próximas en el córtex
visual. Sin embargo, la investigación ha demostrado que las zonas más im-
portantes del campo visual, que, a la sazón, son también las zonas mejor
enfocadas y por lo tanto procesadas por los conos de la fóvea, merecen más
territorio cortical que las zonas periféricas. Este fenómeno es conocido
como magnificación cortical.
Hasta este momento todos los conceptos que hemos manejado resultarían
viables para un sistema visual provisto de un solo ojo. Sin embargo, la im-
portancia de la visión binocular en la estimación de la distancia a la que se
encuentran los objetos respecto al ojo y de la distancia relativa entre los ob-
jetos de la escena visual se refleja en la existencia de células del córtex vi-
sual primario especializadas en la visión binocular. En efecto, se han detec-
tado células individuales que, aún pudiendo activarse con estimulación
procedente de un solo ojo, alcanzan su nivel más alto de activación cuando
son estimuladas por patrones ópticos semejantes procedentes de ambos ojos.

260
7. Procesamiento básico de la visión

Escena
Bloques de orientación
Ojo izquierdo (cada bloque se com-
pone de células con la
misma orientación)

Al otro
hemisferio
Ojo derecho cerebral
Información del
ojo izquierdo
Información del
ojo derecho

Tipo de célula
(todas en la
misma
orientación)

Posición a través
del hipercampo

Observe que las posiciones a


través del hipercampo están
a lo largo de las direcciones
en ángulos rectos respecto a
la orientación del campo re-
ceptor

Figura 7.18 Esquema general de una hipercolumna. Adaptada de Frisby (1979).

Las células responsables de la percepción del color en el área 17 se sue-


len encontrar en las capas superiores del córtex, y están conectadas indirec-
tamente con las parvocélulas sensibles al color de la retina y del NGL. Se
trata de células que no muestran ninguna preferencia en la orientación de
contornos o bordes y su dinámica respecto al color, aunque un poco más
compleja, es muy semejante (organización centro-periferia) a la que atri-
buíamos a las parvocélulas.

261
Percepción

En cualquier caso, las proyecciones sobre el córtex visual primario no


son el último trayecto, ni mucho menos, de nuestro viaje. La investigación
ha puesto de manifiesto que la lógica de la organización del sistema visual,
más allá de este punto, es la lógica de la especialización por áreas, algunas
de las cuales parecen presentar cometidos altamente específicos, desde la
percepción del color (V4, por ejemplo), hasta la percepción del movimiento
o de caras humanas vistas desde perspectivas concretas.

5. Consideración final

En este capítulo hemos intentado describir muy sucintamente lo que po-


dríamos denominar condiciones de posibilidad sobre las que opera la vi-
sión. Estas condiciones son la existencia de una cierta forma de energía (la
luz) y de una determinada organización biológica capaz de sacar partido de
la misma en su lucha por la supervivencia. Pero el problema científico de la
visión no se puede cerrar sobre sus condiciones de posibilidad. Entre otras
razones porque la mera descripción de las mismas opera sobre ciertos pre-
juicios con relación a las funciones que cumple. Por ejemplo, en la actuali-
dad sigue existiendo una intensa disputa entre los científicos partidarios de
entender el sistema visual como una procesador de rasgos (de Valois y de
Valois, 1990) —en cierto modo esta es la perspectiva que por simplificar la
exposición hemos adoptado en este capítulo— y los partidarios de enten-
derlo como un analizador de frecuencias espaciales (Campbell y Robson,
1964; Hubel y Wiesel, 1959, 1979; Hubel, Wiesel y Stryker, 1978). Lo más
interesante en relación a la reflexión que estamos apuntando aquí es que se
pueden encontrar unidades funcionales del sistema visual (por ejemplo, una
ganglionar) que responden tanto a ciertas propiedades geométricas de los
estímulos como a ciertas frecuencias espaciales, de manera que no hay un
criterio claro para decidir qué es lo que realmente procesa el sistema visual.
Por otro lado, el énfasis en los componentes biológicos de la percepción
fomenta, tal vez más allá de lo que sería deseable, la sensación en los psi-
cólogos de estar pisando en firme, una sensación altamente infrecuente en
este colectivo y también altamente deseada. Por esta vía se conjura el fan-
tasma de la especulación y se entra aparentemente en el territorio franco y
seguro de la verdadera ciencia. Aunque el movimiento que estamos descri-
biendo fuese en algún sentido válido, todavía deberíamos decidir si estaría-
mos haciendo psicología. A medio camino se encuentra, no obstante, la
trampa del mecanicismo cognitivo como versión atenuada del reduccionis-
mo biologicista.
La idea de que el sistema visual, y la mente humana, en general, funcio-
na como una máquina tiene una larga historia que no podemos pormenori-
zar aquí. La metáfora del sistema visual como mecanismo alcanza su nivel
óptimo de difusión con la aparición de los ordenadores. Desde entonces la

262
7. Procesamiento básico de la visión

mayor parte de los científicos interesados en la visión han trabajado bajo el


supuesto de que el sistema visual es una máquina de transformación de
energía en información. La adopción de la metáfora mecanicista en la psi-
cología de la percepción visual ha tenido y tiene algunas implicaciones que
conviene señalar:

a) La idea de que el sistema visual funciona con reglas fijas, o que, en


todo caso, los fenómenos que contravienen el funcionamiento regla-
do son la excepción y no merecen la atención de los científicos.
b) La idea de que las explicaciones evolutivas o funcionales son relati-
vamente secundarias. Lo que importa más bien es definir las condi-
ciones internas (definidas como reglas de cálculo) que permiten
convertir la energía lumínica en información manejable por el sis-
tema.
c) La concepción de las condiciones biológicas (estructuras y proce-
sos neurológicos) como mero plano de implementación. Es decir, la
descripción biológica del sistema visual no es utilizada como estra-
tegia para explicar, sino como estrategia para localizar, para situar,
funciones definidas en un plano generalmente lógico-matemático,
computacional.
d) La atribución de un papel relativamente secundario a las condicio-
nes biológico-evolutivas lleva a trabajar implícitamente con una
imagen idealizada del sistema visual. Una imagen que no recoge
adecuadamente el desarrollo ontogenético de la función visual, ni
saca el partido necesario del análisis de sus alteraciones.
e) Finalmente, la idea de que la función visual puede ser descrita con
relativa independencia respecto a otras funciones psicológicas. Esta
idea ha alcanzado su expresión filosófica más depurada con la hipó-
tesis de la modularidad recogida de la tradición y difundida en los
últimos tiempos por Fodor. Por más que se insista habitualmente (y
con una insistencia tal vez sospechosa) en el carácter activo del pro-
cesamiento de información visual, la visión ha sido tradicionalmen-
te desligada tanto teórica como metodológicamente del plano de la
acción.

El éxito social, si no científico, de la metáfora mecanicista en la explica-


ción de la función visual, y del comportamiento humano, se entiende en
parte como una consecuencia de la obsesión de los científicos del compor-
tamiento por buscar soluciones simples, intentando remedar en sus domi-
nios las estrategias de explicación habituales en las así llamadas ciencias
duras. Pero las cosas en el dominio de la percepción no son en absoluto
simples, como el lector habrá podido intuir a lo largo de este capítulo. Es
necesario que asumamos en toda su magnitud la complejidad de los fenó-
menos perceptivos si queremos hacer una psicología de la percepción que

263
Percepción

alcance el papel de piedra angular que debería desempeñar en el dominio


de la explicación psicológica. Para ello es fundamental que encontremos,
en todos los niveles de análisis, sus vínculos con el plano de la acción. En
buena medida porque si la percepción no es una forma de acción no es
nada. Sólo de esa forma conseguiremos entender cómo la visión puede ir
más allá de los mundos que nos traen a la mano nuestras condiciones bioló-
gicas, para convertirse en una forma de acción que no sólo nos permite in-
troducir el mundo en nuestra conciencia, sino que, además, nos permite in-
troducir nuestra conciencia en el mundo y transformarlo.

Bibliografía comentada
Merleau-Ponty, M. (1945/1975): Fenomenología de la Percepción, Barcelona, Edi-
ciones Península. Se trata de un trabajo filosófico excepcional en el que el autor
defiende la viabilidad de un estudio fenomenológico de la percepción, concitan-
do en su argumento elementos procedentes de la biología, la física o la psicolo-
gía. Antes que nada se trata de una descripción exhaustiva de la experiencia per-
ceptiva (visual, sobre todo), que nos permite problematizar nuestra idea intuitiva
de la misma e indagar en las limitaciones de una aproximación estrictamente
científica al problema. El preámbulo es la parte más interesante para los propó-
sitos de este capítulo.
Monserrat, J. (1998): Percepción Visual, Madrid, Biblioteca Nueva. El Capítulo 3
presenta una síntesis bien organizada y bastante completa de las condiciones fí-
sicas sobre las que opera el sistema visual.
Sekuler, R. y Blake, R. (1994): Perception. Nueva York, Mc Graw Hill. Resulta
muy interesante y muy asequible el argumento que en el Capítulo 2 se pone en
juego para explicar el sentido adaptativo de la visión.
Kubovy, M. (1986/1996): Psicología de la Perspectiva y el Arte del Renacimiento,
Madrid, Trotta. Explica con precisión, tomando como pretexto la evolución de
la perspectiva a lo largo del Renacimiento, cómo una función «natural», la vi-
sión, puede ser modulada por la cultura.

264
7. Procesamiento básico de la visión

Preguntas de revisión
1. Explica desde un punto de vista evolutivo por qué los campos ópticos
de los carnívoros suelen ser diferentes a los de los herbívoros.
2. Describe una situación en la que la experiencia visual esté influida por
factores culturales o sociales.
3. Reflexiona e investiga el siguiente fenómeno: si en el punto ciego no
hay fotorreceptores, ¿cómo es que no tenemos un «agujero» en nues-
tro campo visual?
4. ¿Qué sentido tiene la decusación parcial del nervio óptico en el quias-
ma óptico?
5. ¿Por qué los fotorreceptores están ubicados en el fondo del globo ocu-
lar?
6. Generalmente consideramos que la visión implica la puesta en marcha
de procesos que se cursan automáticamente, que no exigen el concurso
activo del sujeto, y que se ubican, por así decirlo, en el polo opuesto
al polo de la acción. Reflexiona sobre las consecuencias que tendría
considerar la percepción como una forma de acción.

265
8. Percepción del contraste:
procesamiento de bajo nivel
José Antonio Aznar Casanova

Campbell y Robson (1968) sostenían la tesis de que el sistema visual lleva


a cabo un análisis de la luz que incide sobre el ojo, similar al análisis de
Fourier. Estos autores sugirieron que el sistema visual respondía a un enre-
jado de forma de onda cuadrada mediante sus respuestas a las frecuencias
espaciales de sus ondas componentes y presentaron evidencias a favor de
este argumento en numerosos trabajos experimentales. Mediante un experi-
mento psicofísico llegaron a determinar la denominada Función de Sensi-
bilidad al Contraste (FSC). Dicha FSC consiste en una representación grá-
fica del contraste físico necesario para lograr que sea visible un enrejado
en función de su frecuencia espacial. Así, demostraron experimentalmente
que los sujetos tienen diferente sensibilidad al contraste según varíe la fre-
cuencia espacial de los enrejados.
Hasta la fecha han sido propuestas numerosas aplicaciones de la FSC,
entre las que destacamos: 1) como instrumento para describir la capacidad
del Sistema Visual Humano (SVH), 2) también sirve para predecir la sen-
sibilidad del SVH ante otros estímulos diferentes, y 3) para explicar la
aparición de fenómenos perceptivos, filtrando las imágenes con una fun-
ción bidimensional conocida como SSC o Superficie de Sensibilidad al
Contraste.
El paso siguiente consistió en tratar de explicar el mecanismo responsa-
ble de ello. La hipótesis, que cuenta con mayor evidencia empírica, se basa
en la idea de que la FSC sería un reflejo de la actividad de un cierto núme-
ro de canales psicofísicos especializados (sintonizados o afinados), cada

267
Percepción

uno de ellos, en responder a un estrecho rango de frecuencias espaciales.


Este modelo multicanal presupone que el SVH ejecuta algo así como un
análisis de Fourier de la imagen de entrada y que cada canal analiza unos
determinados componentes espectrales.
En este capítulo se describen algunas investigaciones que avalan la
existencia de los canales psicofísicos, las características que presentan, los
paradigmas experimentales que han permitido conocer información sobre
ellos y, finalmente, mediante qué funciones matemáticas se pueden mode-
lizar.

1. Introducción

Al ver fotografías de escenas en blanco y negro, cine o televisión acromáti-


ca, todos hemos comprobado alguna vez que es posible discriminar formas
y reconocer los objetos existentes. Muchas personas se preguntan: ¿qué pro-
piedad del estímulo, al interaccionar con el sistema visual, posibilita este
reconocimiento? La respuesta es el contraste, rasgo que tiene que ver con
los diferentes porcentajes de luz reflejados por los objetos adyacentes. El
término clave es el de diferencias. Efectivamente, para individualizar regio-
nes disjuntas de una imagen debemos detectar la aparición de áreas retinia-
nas vecinas con distinta claridad, lo cual es una consecuencia de que dife-
rentes superficies u otros objetos próximos reflejan diferente intensidad de
luz. Cuando estas diferencias entre áreas vecinas sean extraídas, el sistema
visual podrá delimitar las fronteras que individualizan dichas superficies u
objetos, esto es, será capaz de detectar bordes físicos o contornos. Varias
células retinianas y postrretinianas de la vía genículo-estriada parecen ha-
ber sido diseñadas, durante la evolución, para responder ante tales diferen-
cias de intensidad de luz entre regiones adyacentes.
Por otra parte, el aumento en la intensidad de la iluminación externa no
supone un aumento en la misma proporción en la intensidad percibida,
como se comprueba en psicofísica. La peculiar manera del sistema visual
de responder ante las variaciones en las condiciones de iluminación se evi-
dencia en la siguiente demostración de Hurvich y Jameson (1966): «Si nos
ponemos una lente de gafas de sol (oscura) en uno de los dos ojos y leemos
un libro, observaremos que toda la página queda oscurecida. Si ahora nos
tapamos el ojo que veía con la lente oscurecida, observaremos que aumenta
la claridad.». ¿Por qué, si entra más luz con los dos ojos juntos (aunque uno
lleve una lente), vemos más claro con un solo ojo? La respuesta a esta cues-
tión debe tener en cuenta que la percepción binocular de la claridad no re-
sulta de la simple suma de las descargas excitatorias generadas en los fo-
torreceptores de las dos retinas, sino que, de algún modo, se efectúa un
promedio de los impulsos excitatorios de ambas retinas.

268
8. Percepción del contraste: procesamiento de bajo nivel

2. La luz

Algunos objetos —el sol, las lámparas eléctricas, los tubos de rayos catódi-
cos, las velas y algunos animales como las luciérnagas, los peces abisales,
etcétera— emiten energía radiante, dentro del espectro visible, y se les de-
nominan fuentes luminosas. Otros objetos, sin embargo, no tienen la capa-
cidad de emitir luz y sólo son visibles cuando reflejan la luz, que incide so-
bre ellos, proveniente de las fuentes luminosas.
La luz consiste en una radiación electromagnética emitida por incandes-
cencia o por luminiscencia, que al incidir sobre los objetos los hace visi-
bles. En esta definición aparecen una serie de términos que conviene pre-
cisar:

— Radiación es la emisión o propagación de la energía en forma de on-


das o partículas sub-atómicas.
— Incandescencia es la propiedad de los cuerpos de emitir luz por au-
mento de su temperatura.
— Luminiscencia es la propiedad que tienen algunas sustancias de emi-
tir luz bajo el efecto de una excitación, la cual puede ser de origen:
a) luminoso, por ejemplo la fotoluminiscencia (fluorescencia, fosfo-
rescencia); b) mecánico (la triboluminiscencia); c) térmico (termolu-
miniscencia); d) eléctrico (electroluminiscencia); e) orgánico (biolu-
miniscencia); f) por fenómenos químicos (quimioluminiscencia); g)
por radiaciones de onda corta (radioluminiscencia).

La especificación de la intensidad de energía luminosa puede realizarse


en términos físicos (radiométricos); sin embargo, dado que en las escalas
físicas no se tiene en cuenta al observador, se elaboraron escalas derivadas
de éstas, conocidas como fotométricas. Teniendo en cuenta que los obser-
vadores evalúan la intensidad de la energía radiante de modo subjetivo, sin
que existan unidades de medida constantes y universales, la psicofísica de-
sarrolló escalas que relacionan lo objetivo (físico) con lo subjetivo (sensa-
ción). Veamos cuáles de las escalas de medición de la intensidad de luz han
permitido elaborar escalas psicofísicas:
Iluminancia o iluminación (I): es la cantidad de luz incidente sobre una
superficie.
Reflectancia (R): es el porcentaje de luz reflejada por una superficie
opaca. Un término relacionado con la reflectancia que conviene aclarar es
el albedo, que indica la proporción de luz reflejada por un objeto. Por tanto,
es una propiedad del objeto e independiente de la intensidad de luz que in-
cide sobre él. Si el valor del albedo es próximo a 1, por ejemplo una hoja
de papel blanco, se refleja casi toda la energía luminosa que incide sobre el
objeto, mientras que si el valor del albedo es próximo a 0, por ejemplo el
carbón, apenas se refleja la energía luminosa que le llega. Ello implica que

269
Percepción

la percepción de la luminosidad no depende sólo de la intensidad de luz in-


cidente, sino también de las propiedades reflectantes de las superficies.
Luminancia (L): es la intensidad de luz emitida por una fuente en una
cierta dirección por cada unidad de superficie iluminante. El aparato de
medida utilizado para su medición es el fotómetro o luxómetro. Se obtiene
al combinar la iluminancia con la reflectancia:
L=I·R

Las principales escalas psicofísicas relacionadas con las anteriores son:

Brillantez o Brillo: es la luminancia de una superficie juzgada por un su-


jeto. En otras palabras, es la estimación subjetiva de la luminancia o lumi-
nancia percibida. Existe una escala de brillo que va del mínimo brillo o in-
visible al máximo brillo o deslumbrante.

Claridad: es la reflectancia de una superficie juzgada por un sujeto. Es


decir, la estimación subjetiva de la reflectancia o reflectancia percibida.
Existe otra escala psicofísica que va del mínimo de claridad (o máximo de
oscuridad), negro, hasta el máximo de claridad, el blanco.

PAPEL CARBÓN

• Claro • Oscuro
LUZ
• Brilla • Brilla

• Claro • Oscuro
SOMBRA
• No brilla • No brilla

Figura 8.1 Relación entre brillo-luminancia y claridad-reflectancia.

Con frecuencia, en el lenguaje ordinario, se confunden los términos bri-


llo y claridad, por lo que no es trivial poner un ejemplo que clarifique esta
distinción. Tanto a la luz del sol como a la sombra, el papel suele ser blanco
y el carbón negro. Sin embargo, el papel al sol nos parece más brillante,
pero no más claro. Y el carbón al sol nos parece más brillante, pero igual
de oscuro que en la sombra.

3. El contraste

El término contraste tiene dos acepciones:

Contraste físico (m): se refiere a la diferencia de intensidad lumino-


sa entre áreas vecinas. Se obtiene, de acuerdo con la fórmula de Mi-

270
8. Percepción del contraste: procesamiento de bajo nivel

chelson (1927), dividiendo la amplitud (A) de la onda por la luminan-


cia media (L0):

m = A/ L0,
donde A = (Lmáx–Lmín)/2 y L0 = (Lmáx+Lmín)/2, por tanto
m = (Lmáx–Lmín)/(Lmáx + Lmín).

Contraste perceptivo: se refiere al hecho de percibir la diferencia de cla-


ridad entre áreas adyacentes. No siempre un alto contraste físico produce
un alto contraste perceptivo, ya que, en este último, además del contraste fí-
sico influyen los cinco factores siguientes:

1) El estado de adaptación del observador a la luz. Ciertamente, cuanto


mayor es la iluminación, menor es la sensibilidad de la retina a la
luz. Debido a ello, por ejemplo, podemos no advertir que nos deja-
mos los faros del coche encendidos durante el día.
2) El contraste simultáneo acromático, según el cual dos áreas que re-
flejan el mismo porcentaje de luz parecen distintas en claridad. En
la Figura 8.2 podemos observar cómo, a pesar de que se trata del
mismo nivel de gris, el área que tiene la periferia más oscura parece
más clara que el área que tiene la periferia más clara.

Figura 8.2 Contraste simultáneo acromático.

3) El tipo de contorno que delimita los objetos. Según el contorno sea


nítido o difuso, percibiremos mayor o menor contraste, respectiva-
mente, como puede observarse en la Figura 8.3. Por lo general, los
contornos nítidos o abruptos se perciben con mayor contraste.
4) La posición aparente del objeto en el espacio. Alan Gilchrist (1977)
mostró experimentalmente que según perciba el sujeto las distancias
relativas entre tres cartulinas (dos blancas y una negra) juzgaba que
una de ellas, precisamente una de las blancas, tenía diferente clari-
dad que la otra cartulina blanca.

271
Percepción

Figura 8.3 Contorno nítido y contorno difuso.

5) La frecuencia espacial del estímulo, entendida como número de pa-


res de franjas claras y oscuras (ciclos) por unidad de distancia (o
por grado de ángulo visual). Ordinariamente, se produce que, a ma-
yor frecuencia espacial (mayor número de barras por unidad de lon-
gitud) los sujetos perciben menor contraste y viceversa. (véanse los
enrejados de la fila superior de la Figura 8.8).

4. Ondas sinusoidales

Una onda se produce cuando una perturbación, que altera el estado de equi-
librio de un sistema físico, se propaga de un punto del espacio a otro, sin
que se origine desplazamiento de materia. Si representamos la situación
gráficamente, mediante unos ejes cartesianos de manera que en la ordenada
situamos el desplazamiento de las partículas y en la abscisa el tiempo, obte-
nemos un corte esquemático del movimiento ondulatorio, en el cual pode-
mos distinguir los siguientes elementos (véase la Figura 8.4).

— Cresta es el punto más elevado de la onda. En el caso de la luz repre-


senta la luminancia máxima.
— Valle es el punto más bajo de la onda. En el caso de la luz representa
la luminancia mínima.
— Longitud de onda () es la distancia entre dos crestas vecinas. En el
caso de la luz, se halla relacionada con la sensación de matiz cromá-
tico (véase Capítulo 9).
— Ciclo es el trozo de onda correspondiente a una vibración completa.
— Período (T) es el tiempo que tarda una partícula en efectuar un ciclo
completo. En el caso de las imágenes se refiere al número de pixels
(contracción de picture element) por ciclo. El período es el inverso
de la frecuencia: T = 1/u.

272
8. Percepción del contraste: procesamiento de bajo nivel

Figura 8.4 Perfil de una onda.

— Frecuencia (u) es el número de ciclos o vibraciones por unidad de


tiempo (o de espacio, en el caso de las imágenes).
— Amplitud (A) es el desplazamiento en altura, sobre el eje de coorde-
nadas, alcanzado por la onda. Se relaciona con la intensidad (del so-
nido o de la luminancia).
— Fase () se refiere a la posición del movimiento vibratorio en un
momento determinado, expresada en radianes o en grados sexagesi-
males. En el caso de las imágenes, viene a indicar la distancia al ori-
gen del primer máximo de luminancia.

Seguidamente vamos a tratar de caracterizar un tipo particular de ondas


de gran interés en Psicología, se trata de las ondas sinusoidales. Recorde-
mos que en un triángulo rectángulo pueden establecerse, básicamente, seis
razones trigonométricas (sen, cos, tg, cotg, sec y cosec). Como es sabido, la
razón seno de un determinado ángulo (x) se obtiene mediante el cociente
entre el cateto opuesto y la hipotenusa:

sen x = C1/H

La función seno (y = sen x) asigna a cada ángulo (sexagesimal o en ra-


dianes) el valor del seno de dicho ángulo. Por tanto, podemos construir una
tabla de valores que constituya el dominio de la función, haciendo variar el
ángulo y calculando el valor de la función seno para cada ángulo:

x 0 30 45 60 90 180 270 360


sen x 0 1/2 
2/2 
3/2 1 0 -1 0

273
Percepción

Figura 8.5 Relación entre los lados de un triángulo rectángulo y la función trigonométrica seno
de un ángulo.

Podemos observar, en la Figura 8.6, que la gráfica de la función seno es


una onda periódica, cuyo período se repite idénticamente cada 360º y cuya
amplitud oscila entre +1 y –1. Por esta razón, a las ondas afines las deno-
minaremos ondas sinusoidales.
En la práctica consideraremos que la función seno es equivalente a la
función coseno desplazada – (/2) radianes (-90º). Combinando todos estos
conceptos podemos representar, analíticamente, cualquier onda sinusoidal
unidimensional mediante la función:

y = f(x) = A·cos(2·u·x + ),

donde x es el tiempo (en el sonido) o posición espacial (en una fila de la


imagen).

Función seno

Figura 8.6 Representación gráfica de la función seno de un ángulo.

274
8. Percepción del contraste: procesamiento de bajo nivel

5 Estímulos de enrejado

En el estudio del sonido, los tonos puros, constituidos por una única fre-
cuencia, son funciones periódicas, cuya representación gráfica se ajusta a
la función sinusoidal. Desde el siglo pasado se sabe que cualquier señal au-
ditiva puede sintetizarse sumando tonos puros. Y viceversa, cualquier soni-
do complejo puede descomponerse (análisis) en una serie de funciones si-
nusoidales o tonos puros. Por tanto, los tonos puros constituyen un
conjunto de sonidos elementales, átomos, primitivas o elementos irreducti-
bles, a partir de los cuales puede sintetizarse cualquier sonido, ruido o me-
lodía (véase Capítulo 13). Ahora, podemos preguntarnos: ¿cuáles son los
elementos irreductibles (átomos) en que pueden descomponerse las imáge-
nes? La respuesta se refiere, precisamente, a aquel tipo de imágenes cuya
variación de la luminancia se ajuste a una función sinusoidal, es decir, los
enrejados sinusoidales. Los estímulos de enrejado son patrones alternantes
de franjas paralelas, claras y oscuras (véase la Figura 8.7). Si pasamos un
fotómetro a través de un estímulo de enrejado (en dirección ortogonal a las
franjas) obtendremos los valores de luminancia de cada punto de la imagen
o pixels. Después podemos visualizar su perfil de luminancia, esto es, una
representación de la luminancia de cada uno de los puntos de esa imagen,
en función de su posición espacial. (véase el perfil de luminancia de un es-
tímulo de enrejado en la Figura 8.7).

Figura 8.7 Un enrejado sinusoidal y el perfil de luminancia, perpendicular a la orientación de las


barras.

La función resultante será una onda que vendrá caracterizada por los
cinco parámetros que, a continuación, describimos:

275
Percepción

1. La luminancia media (L0) es el promedio de luminancia de todos


los puntos del enrejado, o, en otros términos, es el nivel de gris pro-
medio del enrejado. Se calcula mediante la fórmula L0 = (Lmax +
Lmin)/2. Se corresponde con el brillo medio, en cuanto estimación
subjetiva de la luminancia.
2. La amplitud (A) indica la máxima luminancia por encima de la lu-
minancia media. Se calcula mediante la fórmula A = (Lmax -
Lmin)/2. Un parámetro relacionado con la luminancia media y la
amplitud es el contraste (m), el cual es un índice que expresa la di-
ferencia de intensidad luminosa entre las barras claras y oscuras
(véase la fila central de la Figura 8.8).
3. La frecuencia espacial (u) es el número de ciclos (pares de franjas
claras-oscuras) por unidad de longitud. Para compensar el hecho de
que el enrejado puede ser observado a diferentes distancias, se utili-
za como unidad de medida el número de ciclos por grado de ángulo
visual (c/º) o el número de ciclos por imagen (c/i). Por ejemplo, si la

5 c/i 10 c/i 15 c/i 20 c/i

m=1 m = 0,75 m = 0,5 m = 0,25

0º 30º 60º 90º

Figura 8.8 Estímulos de enrejado, variando algunos parámetros (fila superior: frecuencia espa-
cial; fila central: contraste; fila inferior: orientación).

276
8. Percepción del contraste: procesamiento de bajo nivel

anchura del par de franjas claras-oscuras mide 1 cm, cuando se ob-


serva a una distancia de 57,29 centímetros subtiende un ángulo vi-
sual () en la retina de 1º sexagesimal, ya que, según la ley del án-
gulo visual tg-1() = Tamaño/Distancia (véase el Capítulo 11). Si la
anchura del par de franjas (1 ciclo de onda) fuese de 2 cm, para que
proyectase el mismo tamaño en la retina (ángulo subtendido) debe-
ría situarse a 114,58 centímetros, es decir, al doble de distancia que
antes. En la Figura 8.8 (fila superior) se muestra una serie de enreja-
dos de diferente frecuencia espacial. También podemos observar
que a mayor frecuencia espacial (más franjas/distancia) le corres-
ponde menor contraste percibido y viceversa.
4. La orientación () es el ángulo comprendido entre la línea horizon-
tal que sirve de base al enrejado y una recta que actúe de eje de
simetría para una franja cualquiera de dicho enrejado (véase la fila
inferior de la Figura 8.8). La orientación se mide en grados sexage-
simales y un enrejado de franjas verticales tiene una orientación de
0º, mientras que un enrejado de franjas horizontales tiene una orien-
tación de 90º.
5. La fase () es la distancia al origen, expresada en radianes, del pri-
mer máximo de luminancia del enrejado.

A partir de estos parámetros, podemos generar un enrejado sinusoidal


mediante la siguiente fórmula:

f(x,y) = L0 + A · cos [ 2·u (x · cos  + y · sen ) + ]

Onda cuadrada Onda rectangular

Onda triangular Onda de sierra dentada

Figura 8.9 Perfiles de luminancia 1D correspondientes a enrejados compuestos.

277
Percepción

La representación gráfica, en el dominio espacial, del enrejado nos mos-


trará la forma de la onda, es decir, cómo se distribuye la luminancia a lo
largo del espacio. Según la forma de la onda el enrejado puede ser sinusoi-
dal (si las transiciones del claro al oscuro se ajustan a la función seno), de
onda cuadrada (si los cambios de franjas claras-oscuras son bruscos, pero
equidistantes), de onda rectangular (si los cambios de franjas claras-oscuras
son bruscos y no equidistantes), de onda triangular (si su perfil de luminan-
cia muestra forma de picos triangulares), de onda en sierra dentada, etc.
Excepto el enrejado con perfil sinusoidal, todas estas formas de onda corres-
ponden a enrejados complejos, los cuales pueden sintetizarse a partir de la
suma de enrejados sinusoidales.

6. Análisis frecuencial de imágenes


A primera vista, puede resultarnos difícil entender que las imágenes acro-
máticas de la Gioconda o las de las Meninas pueden sintetizarse combi-
nando enrejados sinusoidales. Sin embargo, esto es así. En efecto, Jean
Baptiste Josep Fourier (1768-1830), matemático francés del siglo XIX, es-
tudiando la propagación ondulatoria del calor descubrió que cualquier
función en el conjunto de los números reales, con significado físico, pue-
de obtenerse sumando (dominio de la frecuencia) o integrando (dominio
espacial) funciones sinusoidales. De manera formal, el teorema de Fou-
rier afirma que cualquier onda puede descomponerse en infinitos compo-
nentes con forma de onda sinusoidal. A partir de este teorema, se deduce
que cualquier tipo de onda puede sintetizarse integrando entre sí sus
componentes de onda sinusoidal, cuyas amplitudes y fases vienen dadas
por la Transformada de Fourier (TF) de dicha imagen. Por consiguiente,
el conjunto de enrejados sinusoidales constituye una base para describir
cualquier imagen. El objetivo del análisis de Fourier de una imagen es,
precisamente, determinar la frecuencia espacial, orientación, amplitud y
fase que debe tener cada uno de los enrejados sinusoidales componentes,
susceptibles de sintetizar la imagen. Por tanto, cualquier imagen puede
expresarse como una específica combinación lineal de infinitos enreja-
dos sinusoidales orientados, denominados componentes espectrales de la
imagen.
Para comprender el análisis de un patrón estimular mediante el análisis
de Fourier, presentaremos un ejemplo sencillo. Analizaremos el perfil de
luminancia de un enrejado de barras con forma de onda cuadrada, como el
que se muestra en la Figura 8.10. La variación de la luminancia, en este en-
rejado, obtenida al pasar un fotómetro en dirección perpendicular a las
barras, produce, en el dominio espacial, una forma de onda cuadrada. Pues
bien, el análisis de Fourier nos permite analizar esa onda en sus ondas com-
ponentes de diferente frecuencia, amplitud, orientación y fase, o componen-

278
8. Percepción del contraste: procesamiento de bajo nivel

Luminancia

Posición espacial

Figura 8.10 Una onda cuadrada y su perfil de luminancia.

tes armónicos elementales. Veamos, intuitivamente, cómo tiene lugar el


análisis de una onda cuadrada.
Teóricamente, sus componentes armónicos son infinitos, pero en la
práctica, podemos aproximarnos bastante a una onda cuadrada sumando un
número finito de componentes. Así, en la Figura 8.11 podemos observar un
limitado número de componentes elementales en los que analizamos la
onda cuadrada inicial y, también, la suma de estos cuatro componentes.

f1 + f3 + f5 + f7

f7

f5
f3

f1

Figura 8.11 La suma de un reducido número de componentes armónicos se aproxima bastante al


perfil de la imagen original de la Figura 8.10 (onda cuadrada).

279
Percepción

Estos componentes sinusoidales, como veremos, satisfacen unas deter-


minadas propiedades. Así, los componentes armónicos elementales:

— Tienen unas frecuencias que son múltiples impares de la frecuencia


fundamental.
— Tienen unas amplitudes que varían inversamente, en función de su
orden. Concretamente, en dicha Figura 8.11 se observa que:

• La frecuencia f1 (la frecuencia más baja) es la frecuencia funda-


mental o primer armónico, cuya frecuencia y amplitud es la misma
que la de la onda cuadrada.
• La frecuencia f3 es el segundo armónico, cuya frecuencia es el tri-
ple de la frecuencia fundamental y su amplitud 1/3 de la amplitud
de la fundamental.
• La frecuencia f5 es el tercer armónico, cuya frecuencia es el quín-
tuplo de la frecuencia fundamental y su amplitud 1/5 de la ampli-
tud de ésta.
• La frecuencia f7 es el cuarto armónico, cuya frecuencia es el séptu-
plo de la frecuencia fundamental y su amplitud 1/7 de la amplitud
de ésta.
• Se representa la onda resultante de la suma de las componentes:
fundamental, segundo, tercer y cuarto armónicos. Como podemos
observar, con sólo cuatro componentes, la forma de la onda se
aproxima bastante a la onda cuadrada original (véase el perfil de
luminancia del enrejado original). Si seguimos sumando armóni-
cos de mayor frecuencia (que sean múltiplos impares de la funda-
mental), cada vez, nos aproximaríamos más a la onda cuadrada.

El conjunto de todos los armónicos o componentes frecuenciales de una


imagen recibe el nombre de espectro bidimensional de frecuencia o espec-
tro de Fourier (véase Figura 8.12). En dicha Figura 8.12 se representa la
cantidad de energía o amplitud con que cada armónico contribuye a la sín-
tesis total de la imagen. A este tipo de gráficos se les denomina espectros
de energía (1D). En él puede visualizarse que la energía correspondiente al
sexto armónico (frec. = f11) es muy pequeña y dicha energía continuaría
disminuyendo para los armónicos de mayor frecuencia.
En resumen, el objetivo del análisis de Fourier de una imagen es, preci-
samente, determinar la frecuencia espacial, orientación, amplitud y fase
que debe tener cada uno de los enrejados sinusoidales componentes, sus-
ceptibles de sintetizar la imagen.

280
8. Percepción del contraste: procesamiento de bajo nivel
Energía

f1 f3 f5 f7 f9 f11 Componentes espectrales

Figura 8.12 Espectro de energía de la transformada de Fourier de un enrejado con forma de onda
cuadrada.

7. Síntesis frecuencial de imágenes


La Figura 8.13 muestra una imagen sintetizada al sumar una serie limitada
de enrejados sinusoidales que varían en frecuencia espacial (3c/i, 5c/i, 7c/i
y 9c/i) y orientación (0º y 90º). Los enrejados representados en esta figura
tienen una orientación  = 0º, y mediante un giro de 90º se obtienen los en-
rejados con  = 90º que también intervienen en la síntesis de la imagen su-
perior de la figura.

Figura 8.13 Entramado sintetizado al sumar enrejados verticales y horizontales.

281
Percepción

Sin embargo, la transformada de Fourier (TF) es un número complejo;


como se sabe, estos números constan de parte real y parte imaginaria. Las
imágenes son funciones bidimensionales, por lo que tendremos que repre-
sentar separadamente la TF en forma cartesiana, en un gráfico 2D la parte
real y en otro la parte imaginaria. También es posible representar la TF en
forma polar (coordenadas polares: módulo y ángulo de fase), lo que nos re-
sultará más comprensible. El módulo se representará en el espectro de am-
plitud y contendrá la energía con que cada par de frecuencias con una de-
terminada orientación, dada por las coordenadas u, v (u = eje horizontal,
v = eje vertical), contribuyen a la síntesis de la imagen. Se representa por
F(u,v) y se calcula mediante: F(u,v) = √ (Re2 + Im2). Las fases de cada
uno de estos sinusoides componentes se representarán en el espectro de
fase. Se indica con (u,v) y se calcula mediante: (u,v) = Arctg (Im/Re).
En la Figura 8.14 se muestra una aproximación gráfica del espectro de am-
plitud de la TF de la imagen entramada mostrada en la Figura 8.13. En este
espectro de amplitud podemos observar que está constituido por cuatro en-
rejados de diferente frecuencia orientados verticalmente y otros cuatro
orientados horizontalmente.

Figura 8.14 Representación del espectro de amplitud de la TF de la Figura 8.13.

Para hacer más comprensible la importancia de la información contenida


en los espectros de amplitud y fase se muestra, en la Figura 8.15, la imagen
original (a la izquierda), su espectro de amplitud (en el centro) y su espec-
tro de fase (a la derecha).
Al observar estos espectros, pudiera concluirse erróneamente que el es-
pectro de amplitud tiene más importancia que el espectro de fase, ya que el
primero muestra alguna estructura reconocible, mientras que el segundo no,
puesto que parece un patrón aleatorio. No obstante, si eliminamos el espec-
tro de fase de esta imagen, poniendo una matriz nula (todo ceros), y poste-
riormente calculamos la Transformada de Fourier inversa (TF-1), la imagen
resultante sintetizada muestra muy poco, o nada, de similitud con la imagen
original (véase Figura 8.16-izquierda). Sin embargo, si eliminamos el es-
pectro de amplitud, poniendo toda la matriz igual a una constante y calcula-

282
8. Percepción del contraste: procesamiento de bajo nivel

Figura 8.15 Una imagen y sus espectros de amplitud y fase.

mos la TF-1, entonces esta síntesis da lugar a una figura parecida a la ima-
gen original (véase Figura 8.16-derecha).
En conclusión, mientras que el espectro de amplitud especifica el peso o
importancia con que cada componente sinusoidal está presente en la ima-
gen, el espectro de fase especifica dónde se localiza en la imagen cada
componente sinusoidal. Una estrategia que se adopta con frecuencia, en el
ámbito del tratamiento de imágenes digitalizadas, consiste en seleccionar
un rango de amplitudes del espectro de amplitud de la imagen, excluyendo
las restantes (es decir, hacer un filtrado de la imagen) y reconstruir la ima-
gen a partir de ella mediante la transformada inversa de Fourier y, sin variar
el espectro de fase, observar después qué elementos de la imagen aparecen
destacados.

Figura 8.16 A la izquierda, imagen sintetizada a partir del espectro de amplitud y dejando nulo
el espectro de fase. A la derecha, imagen sintetizada a partir del espectro de fase dejando constante
el espectro de amplitud.

8. Filtrado de imágenes

Comencemos por describir unos ejemplos de filtros utilizados en ciertas ra-


mas de la física. Un filtro acústico es un dispositivo que transmite, relativa-
mente bien, la energía de un sonido cuando las frecuencias están compren-

283
Percepción

didas entre un determinado intervalo o banda (llamada banda de paso) y


que se opone, más o menos totalmente, a la transmisión de las frecuencias
que se hallan comprendidas en el rango de las demás bandas (llamadas ban-
das atenuadas). Mediante un tipo específico de filtro se asegura la selectivi-
dad de frecuencias de los receptores de radio y televisión. Éstos dejan pasar
las ondas de la banda de frecuencias de la emisora que deseamos captar y
eliminan las correspondientes a otros emisoras de diferente frecuencia. En
las pantallas acústicas (baffles) se separan las altas frecuencias (tonos agu-
dos) de las bajas frecuencias (tonos graves) mediante ciertos filtros para di-
rigirlas a altavoces de diferentes tonalidades (relacionadas con el tamaño de
la lámina vibratoria).
En fotografía se habla de un filtro corrector óptico para referirse al filtro
que se coloca delante del objetivo de la cámara a fin de dejar pasar ciertas
radiaciones y excluir (o atenuar) otras. Por ejemplo, un filtro UVA reduce
considerablemente la radiación ultravioleta que entra en la cámara oscura.
También se utilizan otros filtros fotográficos como los filtros de color
(azul, rojo, infrarrojo, amarillo, etc.) y el filtro polarizador que se utiliza en
la toma de vistas para eliminar los reflejos. Así pues, un filtro es un dispo-
sitivo tal que al pasar una señal compleja separa o selecciona las subseñales
componentes que satisfacen ciertas propiedades.
Los filtros se pueden clasificar en dos grandes grupos: filtros lineales
y filtros no lineales, diferenciándose en que en los primeros satisfacen
las propiedades de los sistemas lineales (linealidad y superposición),
mientras que los segundos no. Los filtros lineales se dividen en dos sub-
grupos que, si bien no son exactamente iguales, producen resultados si-
milares.

— Filtros lineales que operan en el dominio espacial. Que hacen uso de


la operación de convolución, manipulando directamente los pixels de
la imagen original.
— Filtros lineales que operan en el dominio frecuencial. Que hacen uso
de la transformada de Fourier de la imagen.

Para caracterizar un filtro es preciso conocer la forma de la función de


transferencia de modulación (FTM) del sistema (ganancia en función de las
frecuencias orientadas en u, v) y los cuatro parámetros siguientes:

— La frecuencia espacial óptima.


— La orientación óptima.
— La anchura de banda en frecuencia espacial (rango de frecuencias en
la orientación óptima al que se halla sintonizado el filtro).
— La anchura de banda en orientación (rango de orientaciones en la
frecuencia espacial óptima al que se halla sintonizado el filtro).

284
8. Percepción del contraste: procesamiento de bajo nivel
TIPOS DE FILTROS

paso-bajo paso-banda paso-alto

Figura 8.17 Filtros en el dominio frecuencial, selectivos a diferentes rangos de frecuencias espa-
ciales.

Según el rango o intervalo seleccionado de frecuencias espaciales del es-


pectro de amplitud de la TF (véase Figura 8.17) un filtro puede ser:

a) Filtro paso-bajo: cuando deja pasar todas las frecuencias espaciales


iguales o inferiores a una dada y elimina las superiores a ella.
b) Filtro paso-alto: cuando deja pasar todas las frecuencias espaciales
iguales o mayores que una frecuencia dada y elimina las inferiores a
ella.
c) Filtro paso-banda: cuando sólo deja pasar un rango de frecuencias
espaciales y elimina todas las que se hallan fuera de tal rango.

Según la orientación los filtros pueden ser:

— Filtro orientado: cuando sólo deja pasar las frecuencias espaciales


que se hallan en un determinado rango de orientación.
— Filtro no-orientado: cuando deja pasar las frecuencias espaciales de
un determinado rango en cualquier orientación.

Existen dos métodos para realizar filtrados de imágenes.

a) El primer método (dominio espectral), dada una imagen que desea-


mos filtrar y un filtro (imagen máscara como las mostradas en la Fi-
gura 8.17) que elegimos en función de los resultados que preten-
demos lograr, consiste en el cálculo del producto del espectro de
amplitud de la imagen original por el filtro (FTM), con lo que, al
sintetizar de nuevo la imagen en el dominio espacial utilizando la
TF-1, obtenemos la imagen filtrada.
b) El segundo método (dominio espacial), de uso más restringido, con-
siste en, dada una imagen y un filtro, hallar la fpp (función de pesos
del punto o función de respuesta al impulso), mediante la aplicación
de la TF-1 al filtro y el resultado se convoluciona con la imagen, con
lo que obtenemos la imagen filtrada.

285
Percepción
Sensibilidad al contraste

Frecuencia espacial c/º

Figura 8.18 Función de sensibilidad al contraste (FSC).

9. La función de sensibilidad al contraste

Campbell y Robson (1968) sostenían la tesis de que el sistema visual lleva


a cabo un análisis de la luz, algo similar al análisis de Fourier, que incide
sobre el ojo. A partir de un experimento psicofísico llegaron a determinar
la denominada función de sensibilidad al contraste (FSC).
Dicha FSC consiste en una representación gráfica del contraste físico
necesario para lograr que sea visible un enrejado en función de su frecuen-
cia espacial. Para obtener la FSC (véase la Figura 8.18), situaron en la abs-
cisa las frecuencias espaciales y en la ordenada la sensibilidad al contraste,
definida como el inverso del umbral. La FSC resulta al medir el umbral de
percepción del contraste ante enrejados de diferentes frecuencias espacia-
les, manipulando el contraste del enrejado. La Figura 8.19 contiene una
muestra de estímulos similares a los utilizados por estos autores. A partir
de esta figura puede apreciarse cómo obtener una medida del umbral ante
una determinada frecuencia espacial (la sensibilidad es el recíproco del um-
bral), ya que en cada columna hay dos estímulos con la misma luminancia
promedio. Así, demostraron experimentalmente que los sujetos tienen dife-
rente sensibilidad al contraste según varíe la frecuencia espacial de los en-
rejados.
Esta técnica nos permite responder, entre otras, a preguntas tales como:
¿somos siempre más sensibles al contraste de enrejados de baja frecuencia

286
8. Percepción del contraste: procesamiento de bajo nivel

Figura 8.19 Enrejados sinusoidales de una frecuencia espacial determinada, que varían en con-
traste.

espacial? Si observamos la FSC para enrejados sinusoidales, obtenida por


Campbell y Robson (1968) (véase Figura 8.18), comprobaremos que el sis-
tema visual humano (SVH) es más sensible a los enrejados con frecuencias
espaciales entre 3 y 6 c/º y, por supuesto, nos revela que nuestra habilidad
para detectar un enrejado depende de su frecuencia espacial. La Figura 8.20
superior-izquierda, muestra la superficie de sensibilidad al contraste (SSC)

Figura 8.20 Superficie de Sensibilidad al Contraste (SSC).

287
Percepción

reconstruida a partir de los datos registrados por Ginsburg (1978). En la


misma figura puede observarse una representación isométrica de la SSC,
así como una sección de ésta en el eje Y.
Algunas aplicaciones de la FSC que han sido propuestas (véase Sierra-
Vázquez, 1992) son:

1) Como instrumento para describir la capacidad del sistema visual y


como medida alternativa más completa de la agudeza visual. La
FSC ha permitido comparar la sensibilidad al contraste del sistema
visual de especies diferentes, revelándonos que especies diferentes
tienen mundos visuales diferentes. Además, permite seguir evoluti-
vamente el desarrollo de la sensibilidad visual en bebés, habiéndose
obtenido evidencia de que su sensibilidad y agudeza visual mejoran
progresivamente, para aproximarse a la del adulto, hacia los seis u
ocho meses de vida. En resumen, dentro de estas aplicaciones des-
criptivas, la FSC se ha utilizado en campos tan variados como psi-
cología comparada, psicología evolutiva, psicotecnia y clínica oftal-
mológica.
2) Utilizada como función de transferencia de modulación (FTM) del
SVH, sirve para predecir la sensibilidad del sistema visual ante
otros estímulos diferentes, ya que si se conoce las frecuencias com-
ponentes del estímulo, a cada una le corresponde una determinada
sensibilidad que viene dada por la FSC.
3) Utilizada como expresión de la ganancia o pérdida que el SVH pro-
duce ante una imagen entrante (esto viene a ser la FTM de un siste-
ma de procesamiento de imágenes, como en realidad lo es el SVH),
sirve para explicar la aparición de fenómenos perceptivos, recu-
rriendo a la técnica del filtrado de imágenes (que antes se describió)
y haciendo uso, como máscara, de dicha función (SSC). En la Figu-
ra 8.21 se muestra el resultado de filtrar la figura de la ilusión de

Figura 8.21 Estímulos utilizados en la ilusión de Müller-Lyer (imagen izquierda) y consecuen-


cias del filtrado de esta imagen utilizando como máscara la SSC del SVH.

288
8. Percepción del contraste: procesamiento de bajo nivel

Müller-Lyer con la SSC. A partir de este resultado o salida del siste-


ma puede inferirse por qué razón los segmentos comprendidos entre
las puntas de flecha se perciben desiguales en cada caso.

El paso siguiente consiste en tratar de explicar el mecanismo responsa-


ble de ello, esto es, explicar por qué razón sucede así. En este intento, las
investigaciones en psicofísica visual han recurrido a la utilización de tres
paradigmas experimentales.

10. Paradigmas de investigación en psicofísica visual


Se han propuesto tres variantes experimentales que, combinadas con los
procedimientos psicofísicos de detección y discriminación, permiten inves-
tigar la existencia de canales psicofísicos:

Paradigma de adaptación selectiva. Consta de dos fases. En la primera,


se expone al sujeto, durante un prolongado periodo de tiempo, a un estímu-
lo adaptador, es decir, a un cierto valor de intensidad del estímulo por enci-
ma del umbral de detección. En la segunda fase se presenta al sujeto, inme-
diatamente después de la adaptación, un estímulo de prueba y se mide el
umbral correspondiente a cada valor estimular. Los resultados habituales
que suelen obtenerse consisten en que, cuando coincide el valor frecuencial
del estímulo de prueba con el del estímulo adaptador, se incrementa al má-
ximo el umbral de detección del estímulo; mientras que, conforme aumenta
la diferencia de frecuencia entre los valores del estímulo de prueba y del
adaptador, el umbral disminuye progresivamente.
Paradigma de enmascaramiento. Consiste en presentar al sujeto dos es-
tímulos superpuestos, el estímulo de prueba y otro estímulo enmascarador
que reduce la detectabilidad del primero. Habitualmente los resultados ob-
tenidos con el uso de este paradigma experimental básicamente concuerdan
con los del paradigma de adaptación. Esto es, si ambos estímulos (de prue-
ba y enmascarador) tienen el mismo valor de frecuencia, el umbral es máxi-
mo, pero conforme aumenta la diferencia el umbral decrece.
Paradigma de sumación subumbral. El paradigma experimental de su-
mación subumbral es similar al paradigma de enmascaramiento, diferen-
ciándose en que, en lugar de estímulo enmascarador, aquí interviene un es-
tímulo facilitador (fondo), el cual debe tener una intensidad por debajo del
umbral, por lo que no es perceptible al ser presentado solo. Los resultados
obtenidos mediante su uso también son congruentes con los de los otros pa-
radigmas. Es decir, si son iguales los valores del estímulo de prueba y de
fondo, el umbral será mínimo, mientras que conforme aumentan las dife-
rencias de ambos estímulos, el umbral aumenta paulatinamente.

289
Percepción

11. Modelos basados en canales psicofísicos


Como consecuencia de la realización de numerosas investigaciones (Camp-
bell y Robson, 1968; Blakemore y Campbell, 1969; Graham y Nachmias
1971; Kulikowski y King-Smith, 1973; Daugman, 1984), aparecieron dos
posibles modelos alternativos del funcionamiento del SVH: el modelo uni-
canal y el modelo multicanal.
El modelo unicanal considera que el SVH se comporta como un filtro
espacial, cuyas características vienen definidas por la FSC (o FTM del
SVH). Por tanto, ante cualquier señal bidimensional (o imagen) que se in-
troduzca en el sistema se producirá, como respuesta, una versión filtrada de
la señal original. Además, la detectabilidad de una imagen dependerá del
umbral de percepción del contraste de sus componentes armónicos.
El modelo multicanal supone que cada banda de frecuencias espaciales
es procesada por un canal psicofísico independiente. De acuerdo con ello,
la FTM del SVH sería la resultante de la sensibilidad de todos estos canales
independientes, pudiendo tener lugar la detectabilidad de modo indepen-
diente en aquel canal que sea sensible a una cierta banda de frecuencias es-
paciales. En otras palabras, la FSC sería un reflejo de la actividad de un
cierto número de canales psicofísicos especializados (sintonizados o afina-
dos), cada uno de ellos, en responder a un estrecho rango de frecuencias es-
paciales. En consecuencia, el modelo multicanal presupone que el SVH
ejecuta algo así como un análisis de Fourier de la imagen de entrada y que
cada canal analiza unos determinados componentes espectrales. Sin embar-
go, ello no implica asumir que dicho sistema procese de modo indepen-
diente las diversas frecuencias espaciales, simplemente se asume que el
SVH puede ser modelizado mediante este instrumento matemático que, en
definitiva, es el análisis de Fourier.
Es importante señalar que, a pesar de la evidencia a favor de la existen-
cia de canales selectivos a la frecuencia, no está claro que el sistema visual
los utilice para realizar un análisis de Fourier de la imagen. Incluso si esto
fuese así, quedaría por saber cómo y dónde la frecuencia espacial del estí-
mulo influye sobre nuestra percepción, desconociéndose todavía el meca-
nismo responsable de este efecto.

12. Pruebas sobre la existencia de canales psicofísicos


Campbell y Robson (1968) verificaron que el umbral de detección de enre-
jados complejos (cuyos perfiles producen formas del tipo de onda cuadrada
o de sierra dentada), que contienen altas frecuencias espaciales, coincidía
con el umbral obtenido para el componente fundamental. No obstante, el
modelo unicanal no era capaz de explicar por qué, ante ciertos estímulos de
enrejado complejos, la sensibilidad resultaba ser inferior que la que prede-

290
8. Percepción del contraste: procesamiento de bajo nivel

cía el modelo unicanal, mientras que era acorde con la predicción del mo-
delo multicanal. Por ejemplo, los sujetos eran capaces de diferenciar un en-
rejado sinusoidal puro de otro enrejado con perfil de onda cuadrada, siem-
pre que el contraste permitiese detectar el tercer componente armónico.
Estos resultados no pueden explicarse mediante el modelo unicanal, pero sí
mediante el modelo multicanal. Efectivamente, además de que exista activi-
dad en el canal sintonizado al componente fundamental, podemos diferen-
ciar ambos enrejados por la presencia de actividad en otro canal sintoniza-
do (o sensible) al tercer armónico. Posteriores investigaciones (para una
revisión de estos trabajos véase Ginsburg, 1984) dieron nuevo soporte em-
pírico a la existencia de receptores o canales sintonizados a determinadas
bandas de frecuencia.
Blakemore y Campbell (1969) utilizaron el paradigma experimental de
adaptación al realizar una investigación que les permitiese decidir cuál de
los dos modelos (unicanal o multicanal) se ajustaba mejor a los datos empí-
ricos. En la primera fase del experimento mostraron al sujeto un estímulo
(adaptador), consistente en un enrejado sinusoidal de una determinada fre-
cuencia espacial, hasta lograr su adaptación. En la segunda fase mostraban
al sujeto una serie de enrejados sinusoidales que diferían en frecuencia es-
pacial. Los resultados revelaron que cuando la frecuencia espacial del enre-
jado de prueba coincidía exactamente con la del enrejado adaptador, enton-
ces disminuía la sensibilidad del sujeto y que dicha sensibilidad crecía
conforme aumentaba la diferencia en cuanto a frecuencia espacial. Puesto
que el proceso de adaptación sólo influía en las frecuencias próximas a la
del estímulo adaptador, y no afectaba en igual medida a todas las frecuen-
cias espaciales a las que somos sensibles, concluyeron que existían diferen-
tes canales y que éstos son independientes unos de otros. Es decir, estos da-
tos apoyaban al modelo multicanal y constituían una prueba en contra del
modelo unicanal.
Graham y Nachmias (1971) realizaron otro experimento que aportó evi-
dencia adicional a favor del modelo multicanal. Mostraron a los sujetos dos
enrejados complejos constituidos por dos componentes sinusoidales de la
misma frecuencia y amplitud, pero diferentes en fase (desplazada 180º la
onda de uno de ellos, con respecto al origen; véase Figura 8.22). Según el
modelo multicanal, el patrón estimular se analiza en sus componentes fre-
cuenciales y estos armónicos se procesan en paralelo a través de diferentes
canales, cada uno de ellos sintonizado (selectivo) a una estrecha banda de
frecuencias espaciales. Por tanto, si dos canales procesan, independiente-
mente, cada uno de los sinusoides componentes, dado que tanto el enrejado
1 como el enrejado 2 tienen los mismos armónicos, entonces los sujetos
discriminarán igualmente estos dos patrones. Además, los sujetos sólo se-
rán capaces de discriminar estos dos enrejados complejos en el caso de que
existan distintos canales sensibles a reducidas bandas frecuenciales y a di-
ferentes fases.

291
Percepción

Figura 8.22 Ejemplo de estímulos similares a los utilizados por Graham y Nachmias. En la co-
lumna izquierda enrejado 1, en la columna derecha enrejado 2.

Campbell y Kulikowski (1966) utilizaron el paradigma experimental de


enmascaramiento a fin de verificar si existen canales sensibles a la orienta-
ción de los enrejados. En este experimento el enrejado de prueba consistía
en un enrejado sinusoidal, de una determinada orientación, que se presenta-
ba al sujeto solapándose con otro enrejado máscara de alto contraste. En
cada ensayo se variaba la orientación del enrejado máscara en relación con
la del enrejado de prueba y se obtenía el umbral de contraste del sujeto. Los
resultados mostraron que el enmascaramiento era eficaz cuando el enrejado
de prueba y el enrejado máscara coincidían en la orientación y que el en-
mascaramiento perdía eficacia conforme aumentaba la diferencia en orien-
tación entre estos dos enrejados, de modo que el enrejado máscara no in-
fluía nada cuando ambas orientaciones eran perpendiculares. Estos autores
concluyeron que en el SVH existen distintos canales sensibles a una orien-
tación óptima, y que la anchura de banda en orientación de estos canales
fluctuaba ±20º en torno a la orientación preferente del canal.

292
8. Percepción del contraste: procesamiento de bajo nivel

13. Características de los canales psicofísicos


Una vez establecido empíricamente el hecho de que en el SVH existen dife-
rentes canales de procesamiento psicofísico de los patrones estimulares, era
preciso investigar cuestiones tales como: ¿cuántos canales hay?, ¿cómo
operan?, ¿en qué dominio (espacial, frecuencial, o en ambos) se distribu-
yen?, ¿qué porción del plano de Fourier cubre estos canales?, y ¿cuál es su
anchura de banda en frecuencia espacial y en orientación?
Hasta el momento presente no existe unanimidad en las respuestas a es-
tas preguntas y las investigaciones realizadas reflejan importantes desacuer-
dos entre las estimaciones de unos y otros autores. Y es que el número de
canales, su anchura de banda en frecuencia y en orientación, etc., son inter-
dependientes. Parece probable que el número de canales depende del ancho
de banda de cada canal, al objeto de que se recubra todo el plano espectral
al que es sensible el SVH, esto es, un casquete esférico de un radio de unos
60–70 c/º. En otras palabras, a un mayor ancho de banda le corresponde un
menor número de canales y viceversa. No obstante, si la banda de frecuen-
cias a la que es sensible cada canal es muy ancha, entonces estos canales
serán menos selectivos a la frecuencia, aunque más precisos en la localiza-
ción espacial; mientras que si la banda es estrecha, entonces los canales
serán más selectivos, pero también menos precisos en la localización es-
pacial.
Las estimaciones del ancho de banda parecen verse afectadas por el pa-
radigma experimental utilizado, ya que unos (adaptación y enmascaramien-
to) producen sobrestimación, en tanto que otros (suma subumbral) produ-
cen infraestimación. Suele aceptarse que, como resultado de promediar las
diferentes estimaciones, los canales presentan una moderada banda estre-
cha. Según Watson (1982), esta anchura de banda es de una octava (la fre-
cuencia más alta a la que es sensible está en razón 2:1, respecto a la fre-
cuencia más baja). Este autor considera que los canales cubren entre 0,25 y
32 c/º, por lo que resultan ocho canales de frecuencia espacial con un ancho
de una octava. Según Wilson (1983), existirían seis canales, centrados en
las frecuencias 0.8, 1.7, 2.8, 4, 8 y 16 c/º, con una anchura de banda que
fluctúa entre 1.3 y dos octavas.
Respecto a la anchura de banda en orientación, las estimaciones se ci-
fran en torno a 30º (Movshon y Blakemore, 1973) en el punto medio de la
curva en la que se representa el ancho de banda, aunque otros autores
(Campbell y Kulikowski, 1966) lo establecieron en 45º.
No obstante, Daugman (1984) señala que estas mediciones no tienen
tanto interés como el hecho de conocer que porción del plano de Fourier
cubre cada canal psicofísico. Dicho autor señala que los canales psicofísi-
cos pueden describirse como filtros paso-banda, limitados tanto en frecuen-
cia como en orientación. Así mismo, mostró que las células simples pare-
cen ser el soporte neurofisiológico de estos filtros y que las funciones

293
Percepción

Gabor-2D son las que mejor las modelizan, ya que son las que mejor se
ajustan a sus datos. Curiosamente, Watson, Barlow y Robson (1983) obser-
varon que el tipo de estímulo que mejor detecta el SVH es una representa-
ción, en niveles de gris, de la función Gabor-2D (véase Figura 8.24).

14. La relación de incertidumbre de la transformada


de Fourier

En el ámbito del procesamiento de señales en el dominio frecuencial y


temporal (señales de radio), Gabor (1946) propuso la función que lleva su
nombre. Tres décadas más tarde, y de forma independiente, Marcelja
(1980) para señales 1D y Daugman (1980) para señales 2D, propusieron
una función de filtrado para el procesamiento de dichas señales. La función
de Gabor presenta la ventaja de ser la mejor solución posible ante la deno-
minada relación de incertidumbre de la transformada de Fourier (TF). Esta
relación, aplicada al ámbito del procesamiento de imágenes, establece que
existe una ineludible dependencia mutua entre la representación de un obje-
to en el dominio espacial y la representación del mismo objeto en el domi-
nio frecuencial. Por ejemplo, si un objeto se representa con alta precisión
en el dominio espacial, tendrá una representación poco precisa en el domi-
nio frecuencial. Más concretamente, la representación en el dominio espa-
cial de un pequeño punto da lugar a un amplio espectro de frecuencia,
mientras que un enrejado sinusoidal, amplio en el dominio espacial, se re-
presenta con un solo punto en el dominio frecuencial. En la Figura 8.23
puede observarse esta relación.
Las funciones Gabor 2D se caracterizan, precisamente, por el hecho de
minimizar la cantidad de espacio ocupado en ambos dominios (espacial y
frecuencial). Esta minimización de la relación de incertidumbre de la TF
puede aprovecharse para lograr el objetivo de los canales específicos de la
frecuencia espacial y nos conduce al intento de solucionar el problema de
la TF local. En efecto, la TF 2D es una operación global, es decir, actúa so-
bre toda la imagen y, sin embargo, no conocemos ninguna célula de orden
superior cuyo campo receptivo asociado abarque toda la imagen retiniana.
Por los trabajos de Hubel y Wiessel (1959) sabemos que, en el área visual
primaria del gato, del mono rhesus y del macaco, existen células que res-
ponden cuando un enrejado sinusoidal, de una cierta frecuencia espacial y
orientación, se proyecta sobre una localización específica de la retina. Ade-
más, estas células sólo responden a una estrecha banda de frecuencias espa-
ciales y, si el enrejado excede este límite, la respuesta de la célula es nula.
Por otra parte, también se conoce que la anchura de banda de los canales
específicos de frecuencias espaciales y el tamaño de los campos receptivos
(responsables del análisis frecuencial) presentan una relación inversa. Es

294
8. Percepción del contraste: procesamiento de bajo nivel

Figura 8.23 Arriba, un enrejado sinusoidal y su espectro de amplitud. Abajo la imagen de un


cuadrado y su espectro de amplitud.

decir, a campos receptivos relativamente pequeños, necesariamente les


corresponde un extenso ancho de banda. Por tanto, podemos preguntarnos
cuál es el objetivo funcional de un análisis global de la frecuencia. Ello ten-
dría como consecuencia, de acuerdo con la relación de incertidumbre, pro-
ducir una representación vaga, difusa en el dominio espacial. Por consi-
guiente, este análisis de la frecuencia solo tendría sentido cuando la
información sobre la imagen fuese local.
Así pues, resulta plausible la idea de que, a lo largo de la evolución de
las especies, se haya resuelto el problema mediante la solución óptima, al
problema de la relación de incertidumbre, según la cual se implementan fil-
tros Gabor 2D.

15. Filtros Gabor


Las funciones Gabor 2D resultan del producto de un enrejado sinusoidal y
una gausiana 2D (véase Figura 8.24).
Las funciones Gabor pueden considerarse como la hipotética estructura
de los campos receptivos de las células simples de la corteza visual prima-
ria. Como se ilustra en la Figura 8.25, la sección positiva (la que sobresale
hacia arriba) correspondería a la porción excitatoria del campo receptor, en
tanto que la sección negativa correspondería a la porción inhibitoria. Así, la

295
Percepción

Figura 8.24 Composición de una función Gabor bivariada. Gaussiana-2D (izqda), enrejado sinu-
soidal (centro) y función Gabor-2D (dcha.)

tasa de disparo neuronal de la célula simple crece cuando dicha porción del
campo receptor resulta activada (incide la luz reflejada por el estímulo so-
bre ella), mientras que disminuye la respuesta de la célula simple cuando se
activa la porción OFF.
Sabemos que, de acuerdo con Jones y Palmer (1987), en el SVH a cada
célula simple le corresponden dos campos receptivos retinianos. También
sabemos que la función de Gabor es una función en el campo de los núme-
ros complejos y, por tanto, tiene una parte real (simétrica o even filter) y

Figura 8.25 Función Gabor 2D: representaciones en nivel de gris e isométrica-renderizada.

296
8. Percepción del contraste: procesamiento de bajo nivel

otra parte imaginaria (antisimétrica u odd filter). Así pues, de modo análo-
go al SVH, cada función de Gabor puede descomponerse en dos partes di-
ferenciadas, según su perfil de luminancia sea simétrico (parte real) o anti-
simétrico (parte imaginaria). En otros términos, podría considerarse que las
funciones Gabor están compuestas por dos clases de curvas, cada una mo-
dulada por la función gaussiana 2D y dispuestas a 90º unas de otras (en
cuadratura fásica). Una de estas dos curvas parece ajustarse a una modula-
ción cosenoidal o función antisimétrica. La otra curva está modulada senoi-
dalmente y, a veces, también recibe el nombre de función simétrica. La Fi-
gura 8.26 muestra dos funciones Gabor-2D, una desfasada 90º respecto a la
otra.
Al utilizar una función Gabor 2D como filtro, la parte correspondiente a
la modulación cosenoidal muestra sensibilidad a una frecuencia espacial
específica, precisamente aquella frecuencia del enrejado que se ha utilizado
para diseñar el filtro Gabor 2D. Cuando además, el estímulo tiene la misma
orientación que el enrejado y coinciden las franjas claras y oscuras del estí-
mulo con las del filtro Gabor (están concordantes en fase), entonces se lo-
gra la respuesta óptima (máxima tasa de disparo neuronal). Por otra parte,
la respuesta del filtro será máxima si coinciden el contraste entre las franjas
del estímulo de enrejado presentado y el del filtro Gabor 2D.
En definitiva, el filtro Gabor 2D viene determinado por cuatro paráme-
tros que pueden variar de forma independiente: contraste, frecuencia espa-
cial, orientación y fase. A modo de resumen, podemos decir que la TF pro-
duce un filtrado global de la imagen, cuyo resultado es el espectro de
frecuencias componentes de toda ella, sus orientaciones, sus fases y sus
amplitudes. Es decir, la descripción de la imagen mediante este tipo de aná-
lisis viene expresada por un gran número de frecuencias simples o compo-
nentes armónicos. Por el contrario, los filtros Gabor 2D producen un filtra-
do local de la imagen. Cada filtro Gabor 2D analiza una pequeña región de
la imagen retiniana, la cual se describe mediante un pequeño número de
frecuencias componentes. Por tanto, disponemos de tantos pequeños espec-
tros como áreas en la retina (campos receptores) existan.
El hecho de que se requieran menos componentes para describir una pe-
queña área de la imagen que para describir la imagen completa es una con-
secuencia del carácter lineal de la TF. Daugman (1988) verificó que es po-
sible realizar una transformada de imágenes reales con filtros Gabor 2D,
comprobando también que este tipo de codificación de la imagen es mucho
más económico que una codificación pixel a pixel. Además, este tipo de
análisis de la imagen reduce las redundancias de segundo orden.
Por otra parte, existen evidencias de que este tipo de transformada tiene
lugar en los sistemas biológicos. De hecho, se han descubierto ciertos tipos
de neuronas (células simples) en la corteza visual de los mamíferos, cuyos
campos receptores pueden describirse adecuadamente mediante las propie-
dades de la funciones Gabor 2D (Kulikowski y Bishop, 1981; Jones y Pal-

297
Percepción

Figura 8.26 Dos funciones Gabor 2D y sus respectivos perfiles de luminancia. Arriba, función
simétrica (filtro even). Abajo, función antisimétrica (filtro odd).

mer, 1987). Además, estos autores identificaron que los campos receptores
de algunas de estas células, las del gato, difieren entre sí en un desfase de
90º, lo cual es una condición necesaria para eliminar ambigüedades en las
respuestas de las células. Otros estudios psicofisiológicos (Daugman, 1984;
Sagi, 1990; Webster y De Valois, 1985) señalan que también en el sistema
visual humano pueden encontrarse campos receptores con propiedades si-
milares a las funciones Gabor.
Sintéticamente, esta concepción supone que la corteza visual realiza una
TF discreta, fragmentada en porciones de la retina (coincidentes con el mo-
saico de campos receptores asociados a las células simples). Cada fragmen-
to de la imagen se analiza mediante funciones Gabor 2D, y la importancia
con que cada función Gabor 2D contribuye a formar la síntesis de un frag-
mento de la imagen indica la tasa de respuesta de la célula simple corres-
pondiente. Por tanto, las células simples de la corteza visual primaria se
comportan como auténticos analizadores de rasgos, codificando la infor-
mación de forma altamente económica para su ulterior procesamiento. Mas

298
8. Percepción del contraste: procesamiento de bajo nivel

allá de las células simples (células complejas, hipercomplejas, etc.), y to-


mando como entrada la respuesta neuronal de estas células, diferentes mó-
dulos visuales se ocuparán de funciones tales como el reconocimiento de
patrones, extracción de la profundidad y estereopsis, detección de movi-
miento, etc.

Bibliografía comentada
Campbell y Robson (1968) y Maffei y Fiorentini (1973) son dos artículos básicos
sobre el tema. El primero es el trabajo en el que desarrolló la función de sensi-
bilidad al contraste en sujetos humanos, a partir de métodos psicofísicos. El se-
gundo, muestra como el SVH analiza la imagen en sus componentes frecuen-
ciales.
Goodman (1967) establece las bases del análisis de imágenes a partir de las fre-
cuencias espaciales contenidas en una imagen. El estudio se efectúa mediante la
modelización matemática de la propagación de la luz, cosa que permite obtener
de forma natural la transformada de Fourier de la imagen. Se describen las apli-
caciones de este fenómeno, así como la holografía o el filtrado espacial.
González y Wintz (1977) es una referencia para la implementación computacional
de los algoritmos de tratamiento de imágenes. El libro hace una descripción de
las propiedades de la imagen digitalizada y de los inconvenientes de la propia
digitalización, para después pasar al planteamiento y realización de los algorit-
mos básicos del tratamiento de la imagen, como por ejemplo el de la DFT (Di-
gital Fourier Transform) y su versión mejorada FFT (Fast Fourier Transform).
Marr (1982) sintetiza, en opinión de los más prestigiosos investigadores en el cam-
po de la visión computacional (artificial), el mayor esfuerzo realizado hasta la
fecha por elaborar una teoría eficaz del procesamiento de imágenes, integrando
los hallazgos de los enfoques neurofisiológicos, psicofísicos y cognitivos. La
obra puede considerarse, en cierto sentido, una metateoría de la visión, ya que
incluye una teoría sobre cómo debieran ser las teorías que tratan con la percep-
ción visual, y en la que se establecen los fundamentos de la metodología de tra-
bajo en visión computacional.
Sierra-Vázquez (1992), sin duda, es el mejor y más completo desarrollo del tema
del procesamiento de bajo nivel publicado en nuestro entorno. Se tratan los
enfoques psicofísico, neurofisiológico y computacional, con rigor y bastante
exhaustividad.

299
Percepción

Preguntas de revisión
1. ¿Qué relación existe entre la luminancia, la reflectancia, el brillo, la
claridad y el contraste?
2. ¿Por qué son importantes las ondas sinusoidales en el estudio de la
sensibilidad?
3. ¿Qué parámetros pueden variarse para generar un enrejado sinusoidal?
4. ¿Qué posibilidades abre la aplicación del análisis de Fourier al trata-
miento de imágenes?
5. Describe en qué consiste el filtrado de una imagen y relaciona el fil-
trado de imágenes con la función que realizan algunas células de la
vía visual geniculo-estriada.
6. ¿Qué son los canales psicofísicos y qué teorías de la percepción del
contraste se basan en su existencia?
7. ¿Conoces algunas evidencias empíricas sobre la existencia de los ca-
nales psicofísicos?
8. De acuerdo con las investigaciones antecedentes, indica cuál es la an-
chura de banda en frecuencia espacial y la anchura de banda en
orientación de los canales psicofísicos.
9. ¿Sabrías explicar qué restricción impone la relación de incertidumbre
de la transformada de Fourier al sistema visual?
10. ¿Qué relación hay entre las células simples de la corteza visual y las
funciones Gabor?

300
9. Percepción del color
Julio Lillo Jover

El capítulo empieza distinguiendo entre los parámetros físicos relaciona-


dos con las experiencias de color y éstas en sí. A continuación se describen
sus principales dimensiones y se analizan las características de las dos
principales fases de procesamiento relacionadas con la percepción del co-
lor, la tricromática y la oponente. La fase tricromática explica la existencia
de colores metámeros: físicamente distintos pero perceptivamente idénti-
cos. Su existencia hace que los monitores de televisión sean mucho más ba-
ratos que si tuviesen que replicar las características físicas de las escenas
reales. La comparación entre las fases tricromática y oponente permite en-
tender por qué somos tan precisos en tareas de discriminación (comparar
entre dos muestras) y tan limitados en las de categorización (recordar un
color). El análisis de la fase oponente permite, además, entender la natura-
leza de las categorías cromáticas presentes en nuestro idioma.
Los apartados 3 y 4 se ocupan de la mezcla y medición de colores. El
tercero permite entender las diferencias entre mezclar luces o tintas. El
cuarto introduce los dos sistemas de referencia de colores más comunes:
los espacios de color CIE y los atlas de color. El último apartado se centra
en los daltonismos, una alteración que afecta a más del 5 por ciento de la
población masculina española.

301
Percepción

1. ¿Qué es el color?
En el habla coloquial es frecuente escuchar expresiones como «esta caja es
azul» o «el color de la sangre es rojo», en las que aparece explícitamente
formulada la concepción, científicamente errónea, de que el color es una
propiedad de las superficies. Por contraintuitivo que pueda ser, lo correcto
es afirmar que el color es una característica de la respuesta perceptiva que
se da en un individuo y que guarda relación (pero no es lo mismo) con al-
gunas características físicas de los objetos.
Para entender mejor la idea que se acaba de exponer, empezaremos ana-
lizando dos aspectos especialmente relevantes de la percepción del color: 1)
la existencia de importantes diferencias individuales, y 2) la relación entre
la percepción del color y la reflectancia de las superficies.

1.1 Color y diferencias individuales

El anomaloscopio de Nagel es un tipo de aparato cuyas primeras versiones


datan de principios de siglo pero que, en las muy autorizadas palabras de
Kaiser y Boynton (1996, p. 429) sigue siendo «la reina indiscutible de to-
dos los instrumentos de evaluación del color». Con el fin de hacer más cla-
ra la explicación de los resultados obtenidos mediante su uso, y para distin-
guir mejor entre las estimulaciones físicas y las experiencias perceptivas, a
partir de ahora se entrecomillarán las palabras que indican las experiencias
de color (p. ej. «verde») que los estímulos presentados por el anomalosco-
pio producen en el observador común. También para hacer más clara la dis-
tinción entre lo físico y lo perceptivo, se efectuará un somero recordatorio
de lo que es el parámetro físico más importante para el estudio de la per-
cepción del color: la longitud de onda.
La energía visible puede concebirse como una onda que se desplaza en
el espacio. ¡Por supuesto!, su velocidad de desplazamiento es muy superior
a la de las ondas que se desplazan en un estanque sobre el que se ha arroja-
do una piedra. Por otra parte, sin embargo, los dos tipos de ondas tienen
muchas características en común y pueden especificarse, ambas, en térmi-
nos de los mismos parámetros. En el estanque, la longitud de onda sería la
distancia, en metros, entre dos puntos semejantes de la perturbación. En
términos más coloquiales, entre dos crestas de dos olas consecutivas o entre
el par de bajadas en el nivel del agua que siguen a cada una de estas crestas.
¿Qué sucede en el caso de la luz? También puede medirse la distancia entre
dos puntos semejantes de la onda formada por la energía visible, aunque
ahora la distancia a medir sea mucho menor y deba utilizarse una unidad
fraccionaria del metro: el nanómetro (1nm = 10-9 m).
Una vez recordado lo que es la longitud de onda, podemos ocuparnos
del funcionamiento del anomaloscopio. Una de las dos mitades del anoma-

302
9. Percepción del color

loscopio (mitad de referencia) presenta luz de longitud de onda igual a 589


nm. Ante ella una persona común experimenta, a las intensidades propor-
cionadas por el aparato, una sensación de «amarillo». La otra mitad (mitad
de mezcla) se utiliza para presentar una mezcla de luz de 670 nm («roja-
amarillenta» para el observador común) con otra de 546 nm («verde-amari-
llenta»), de forma que, controlando las cantidades relativas de estos compo-
nentes, la combinación genere una experiencia idéntica a la de la mitad de
referencia. Por tanto, para el observador común existe un punto en el que
las características físicas de la luz procedente de las dos mitades del ano-
maloscopio son claramente diferentes y, sin embargo, producen la experi-
mentación del mismo color. Por ello, en la nomenclatura científica habitual,
el amarillo de las dos mitades es metamérico, porque se percibe como idén-
tico a pesar de derivarse de dos estimulaciones físicas diferentes.
¿Por qué se ha insistido tanto en hablar del observador común? Obvia-
mente, porque no todas las personas realizan las mismas mezclas y, por
ejemplo, las que sufren un daltonismo severo (véase apartado 5 de este ca-
pítulo) efectúan ajustes que muchos calificarían de sorprendentes (véase
Birch, 1993, pp. 105-107) ¿Cuál es la causa de estas diferencias? Para los
daltónicos, tanto la luz de 670 nm («roja»), como la de 589 nm («amari-
lla»), y la de 546 nm («verde»), se experimentan como «amarillas» y sólo
se diferencian en la intensidad con la que se da esta sensación (un «amari-
llo» brillante o apagado). En síntesis, la misma estimulación que en la mi-
tad de mezcla produce para el sujeto medio una experiencia de «amarillo»
idéntica a la de la mitad de referencia, hace experimentar a un daltónico un
amarillo diferente (m