Está en la página 1de 2

Contrapunto.

Trabajo práctico nº 1: “La línea


melódica: Guía para el análisis de
repertorios monódicos medievales”

Alumna: Althaus, Lisel

Docente: Margarita López Soler

Fecha de entrega: 3 de mayo

Universidad Nacional de las Artes. Año 2018


Este Kyrie está en el octavo modo, es decir, mixolidio plagal (finalis: sol, tenor:
do) y se mueve dentro del registro plagal (de un re a otro re). No se produce
ningún cambio de modo o ámbito, lo que significa que no hay mixturas ni
conmixturas. Al superar el ámbito modal por debajo, se puede decir que se
encuentra dentro de la categoría pluscuamperfecta. Esto también está indicado
por el número 8 que aparece en el margen izquierdo al comienzo de la pieza.
Con respecto al perfil melódico, se puede decir que tiene forma de arco
ondulado en general, aunque hay una tendencia de una línea melódica
descendente debido a la incidencia sobre la finalis.
Esta obra presenta tres grandes secciones (la primera y la última son
iguales) separadas por una doble barra, que se pueden dividir en dos
semifrases cada una, segmentadas por una respiración. Estas divisiones
coinciden con el texto.
Se puede hablar de la relación entre el texto y la música. Se observa un
melisma sobre la vocal “e” en “Kyrie eléison” y “Christe eleison”. Esto hace que
se entienda mejor el texto, ya que en los demás neumas, a cada uno le
corresponde una sílaba. También se ve que sobre la palabra “Kyrie” hay un
mismo giro melódico: una 5ta justa por grado conjunto ascendente desde la
finalis hasta el tenor, que desciende por grado conjunto hasta la finalis
nuevamente.
Esta obra se mueve generalmente por grado conjunto, pero cuando se
producen saltos, éstos son compensados. Un ejemplo de esta situación se ve
en la palabra “Kyrie”, precisamente en el intervalo de 5ta justa descendente si-
mi: para equilibrar el salto, se mueve una 2da ascendente, para luego bajar por
grado conjunto.
Se observa que esta pieza posee una gran incidencia sobre la finalis
(llegando a ella muchas veces mediante el giro melódico descendente do- si-
la- sol). También hay una fuerte presencia del tenor.
En cuanto a las cadencias, se ve que, desde el texto, la primera
semifrase de cada sección, termina con un grado conjunto descendente hacia
el tenor. La semifrase final llega a la finalis mediante una cadencia ascendente
por grado conjunto.