Está en la página 1de 1

Afecciones emocionales

Las personas con demencia que se dan cuenta de que están perdiendo sus habilidades de comunicar
y recordar pueden sentir varias emociones, incluyendo las siguientes:
 el enfado
 la frustración
 la ansiedad
 la depresión
La ira y la frustración
Muchas veces, la ira es una respuesta al miedo, la frustración, o la humillación. Lo que parece como
ira no provocada puede ser una respuesta a algo en el ambiente. Por ejemplo, algunos cuidadores
dicen que sus seres queridos se comportan mal cuando están en público. Visitar un lugar nuevo y
estar rodeada por gente desconocida puede dar miedo a la gente con demencia. Igualmente, estar
en un ambiente con mucho ruido o actividad puede causar el estrés y la ansiedad. Algunas personas
con demencia también se enojan o se sienten frustradas cuando no pueden llevar una tarea al cabo
o cuando un cuidador intenta ayudarles.
La depresión
La depresión es una experiencia común para gente con demencia. Los sentimientos del aislamiento
social y del perdido del control pueden contribuir a la depresión. A veces puede ser difícil para los
cuidadores distinguir entre la depresión y la demencia porque algunas de los síntomas son iguales,
como la apatía, el perdido de la memoria y problemas de dormir.
La ansiedad y la tendencia de agarrar
Nuevos lugares y personas pueden causar estrés para gente con demencia, especialmente cuando
las memorias de lugares conocidos se desvanecen. Algunas reacciones a la ansiedad que su ser
querido puede experimentar incluyen paseándo de un lado a otro, insomnio, inquietud, y agarrándo
a objetos o personas conocidas/familiares.