Está en la página 1de 14

INDICADORES DE CIENCIA Y TECNOLOGÍA

FIDEL MOSQUERA

BRAYHAN ESTHIG FAJARDO OVALLE

CÓDIGO: 20132167181

UNIVERSIDAD DISTRITAL FRANCISCO JOSÉ DE CALDAS

FACULTAD DE CIENCIAS Y EDUCACIÓN

MATEMÁTICAS

BOGOTÁ D.C

2017

1
INDICADORES DE CIENCIA Y TECNOLOGÍA

INDICADORES DE CIENCIA Y TECNOLOGÍA

Los indicadores que se presentan a continuación siguen la clasificación propuesta


por la Unctad (Secretaría, 1991 ), en la cual se distinguen como categorías
generales los indicadores de insumo -miden los recursos dedicados a la
producción de conocimientos científicos y tecnológicos- y los indicadores de
resultados -miden el producto de las actividades científicas y tecnológicas-. En lo
posible se utilizan los indicadores aceptados a nivel internacional y en algunos
casos se proponen otros particulares para el caso colombiano, que se derivan
fundamentalmente de las estadísticas recogidas por Colciencias a partir de las
actividades desarrolladas por los diferentes programas nacionales de desarrollo
científico y tecnológico.

2
¿Qué es la RICYT?

La Red de Indicadores de Ciencia y Tecnología -Iberoamericana e Interamericana-


(RICYT), de la que participan todos los países de América, junto con España y
Portugal, surgió a partir de una propuesta del Primer Taller Iberoamericano sobre
Indicadores de Ciencia y Tecnología, realizado en Argentina a fines de 1994.

La RICYT fue adoptada por el Programa Iberoamericano de Ciencia y Tecnología


para el Desarrollo (CYTED) como red iberoamericana y por la Organización de
Estados Americanos (OEA) como red interamericana. Su puesta en marcha se
hizo efectiva a fines de abril de 1995. En la actualidad, el principal sostén de la red
es la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI), a través del Observatorio
Iberoamericano de la Ciencia, la Tecnología y la Sociedad.

La RICYT participa como miembro observador del Grupo NESTI, de la


Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Asimismo,
se trabaja en conjunto con otros organismos internacionales, tales como el
Instituto de Estadística de la UNESCO, el Banco Interamericano de Desarrollo
(BID), la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), la
Secretaría Ejecutiva del Convenio Andrés Bello (SECAB), el Caribbean Council for
Science and Technology (CCST) y la Comisión para el Desarrollo Científico y
Tecnológico de Centro América y Panamá (CTCAP).1

Ahora la Ricyt es aquella la cuál rige a nivel iberoamericano y establece las leyes y
la formación y estipulación de los indicadores para la región, aunque sin embargo
se tiene un gran atraso en la formación y exigencias de los indicadores pues como

1
Ricyt. Institucional. http://www.ricyt.org/index.php?option=com_content&view=article&id=11&Itemid=9

3
se ha visto en temas anteriores en general América tiene un gran atraso en todo lo
concerniente a la formulación de ciencia y tecnología en todo ámbito

La ciencia, tecnología e innovación (CTI) es uno de los grandes catalizadores del


desarrollo social y económico de los territorios, y sin importar cuán importante sea,
se pone de moda por temporadas, como es el caso de la temporada electoral, en
la que se permea en el discurso de los políticos para cautivar algunos votos en
este nicho específico, y a la hora del té no se hace o avanza mucho porque sus
resultados no son inmediatos ni se ven durante el reinado del que gobierna; o por
que se intenta entrar en el conglomerado de los países miembros de la OECD y se
hace necesario avanzar en la materia, creyendo que con un poquito más de
inversión se suben los indicadores espontáneamente; o bien porque hay un
problema que rompe el statu quo y lo mediatizan para ocultar otros. En fin, el
asunto es que la CTI no es prioridad en Colombia, y de esta realidad Bogotá no se
escapa.

Utilizando algunos indicadores empleados comúnmente para monitorear el estado


de la CTI se encuentra que en el período 2010-2012 Bogotá alcanzó un 52,5% de
inversión en Actividades de Ciencia, Tecnología e Innovación (ACTI), con respecto
al total nacional, lo cual equivale a 4.4 billones de pesos. Esta cifra es bastante
baja si se tiene en cuenta que incluye las inversiones realizadas por el gobierno,
empresas, instituciones educativas, centros de investigación y desarrollo
tecnológico, hospitales y clínicas, e instituciones sin fines de lucro. Sumado a esto
Bogotá es el polo educativo, económico y político de Colombia, lo cual hace que

4
se presenten dinámicas especiales que podrían facilitar mayores inversiones en
CTI, situación que no se presenta.2

En lo que respecta a formación científica y tecnológica, el Observatorio Laboral


para la Educación reporta 868.106 graduados en Bogotá (2001-2012) desde el
nivel técnico hasta doctorado, equivalente al 38,38% del total de graduados a nivel
nacional en el mismo período (figura 1); sin embargo, de estos graduados sólo 653
finalizaron estudios de doctorado y 26.083 concluyeron estudios de maestría,
niveles de formación en los cuales se desarrolla y capitalizan la mayoría de los
desarrollos científicos y tecnológicos, y se realizan investigaciones para empujar
las fronteras del conocimiento que aportan al avance de los dos anteriores. Ahora
bien, de los estudiantes que se graduaron con título de doctorado el 40,7% lo hizo
en áreas relacionadas con matemáticas y ciencias naturales, el 25,3% en ciencias
sociales y humanas, y el 13,78% en ingeniería, arquitectura y afines. En cuanto a
maestrías, las estadísticas cambian notablemente ya que el 24% de los maestros
egresó de programas afines a ciencias sociales y humanas, el 22,3% de
economía, administración, economía y afines, el 19,62% de ingeniería,
arquitectura, urbanismo y afines, y el 34% restante de áreas relacionadas con
ciencias de la educación, ciencias de la salud, agronomía, veterinaria y afines, y
bellas artes.3

2
José Orlando Montes. El panorama de ciencia, tecnología e innovación en Bogotá.
http://combo2600.com/el-panorama-de-ciencia-tecnologia-e-innovacion-en-bogota-ilusion-o-incapacidad-
de-utilizar-la-cti-adecuadamente/
3
José Orlando Montes. El panorama de ciencia, tecnología e innovación en Bogotá.
http://combo2600.com/el-panorama-de-ciencia-tecnologia-e-innovacion-en-bogota-ilusion-o-incapacidad-
de-utilizar-la-cti-adecuadamente/

5
INDICADORES DE TECNOLOGÍA IMPORTADA O TRANSFERIDA

Se asume que el receptor de la tecnología no sólo adquiere equipo físico y soporte


lógico, sino que acumula los conocimientos técnicos necesarios para dominar la
tecnología importada. La opinión generalizada es que los países tienen que
desarrollar unas aptitudes específicas para lograrlo. La transferencia de tecnología
se realiza fundamentalmente mediante la importación de bienes de capital con
tecnología incorporada -ya sea en forma de piezas sueltas, de maquinaria y
equipo o de fábricas totalmente montadas, llave en mano-, las inversiones
extranjeras directas y la transferencia de tecnología no incorporada mediante la
concesión de patentes, los acuerdos para la transferencia de conocimientos
técnicos, la prestación de servicios técnicos y de asesoramiento, las empresas
conjuntas, la migración de mano de obra calificada, etcétera. La cooperación
técnica financiada por organismos gubernamentales oficiales y por organizaciones
no gubernamentales, así como la información de periódicos y publicaciones

6
especializadas, constituyen una forma de transferencia de tecnología por canales
no comerciales.

 IMPORTACIÓN DE PRODUCTOS CON TECNOLOGÍA INCORPORADA

Se usa aquí la clasificación de las densidades de I&D realizada por la Ocde, lo que
significa aceptar la medición en términos de los estándares internacionales,
aunque el ejercicio presenta la desventaja de no consultar la realidad de la
industria nacional.

7
De acuerdo con esta clasificación, se observa que la importación de bienes con
densidades tecnológicas alta y media participó con un 27% del total de
importaciones en 1985, en tanto que para 1996 esta participación había alcanzado
el 38%. Las importaciones de bienes con densidad tecnológica media supera
sustancialmente la participación de la de alta intensidad. Así, mientras la primera
participa con un 24%, la segunda alcanza el 13.7% en 1996. En el período
analizado, sin embargo, se presentan algunas fluctuaciones, siendo 1991 y 1994
los años de mayor participación en las importaciones de este tipo de bienes, lo
que se compadece con el programa de desgravación arancelaria que se estaba
llevando a cabo.

Por tipo de bien importado, dos partidas arancelarias, 8471 y 8802 (máquinas
automáticas para el tratamiento de información y sus unidades, lectores
magnéticos u ópticos, máquinas para registro de datos sobre soportes en forma
codificada y máquinas para procesamiento de esos datos; y aeronaves, vehículos
espaciales y vehículos de lanzamiento respectivamente) representaron un 37.1 %
de las importaciones consideradas de alta densidad tecnológica. Por su parte, la

8
partida 8703 (coches de turismo y demás vehículos automóviles proyectados
principalmente para el transporte de personas, incluidos los vehículos de tipo
familiar y los de carreras) representó un 20.9% del total de importaciones con
densidad tecnológica media. La clasificación de importaciones manufactureras de
bienes de capital permite ratificar la tendencia observada según la clasificación por
densidades tecnológicas. Por sector de clasificación CIIU, el de la maquinaria no
eléctrica participó con el 40.8%, seguida por equipo y material de transporte con el
30.5% en 1992. Estos dos sectores contribuyeron con las mayores participaciones
en todos los años del período considerado, excepto en 1991 en el caso de equipo
y material de transporte.

 INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA

La inversión extranjera directa -IED- se considera un importante difusor de


tecnología, que puede ser deliberada, cuando la filial cede una licencia a una
empresa nacional para que explote la tecnología (technological spillover). Cuando
el efecto tecnológico es indirecto, las empresas trasnacionales -ET- difunden a los
agentes económicos nacionales beneficios previstos. Un ejemplo de difusión
tecnológica deliberada es la mejora de la capacidad tecnológica de la empresa
nacional que establece relaciones con la transnacional; tal es el caso de las
multinacionales productoras de pulpa de papel en Colombia que transfieren
tecnologías en el área de reforestación.

Las empresas transnacionales pueden, por la tanto, desempeñar un papel


importante en la transferencia internacional de tecnología. Entre los distintos
mecanismos mediante los que estas empresas pueden transferir tecnología, la

9
IED es, en términos de valor, el más importante. Este mecanismo es también el
único sobre el que se disponen de series estadísticas generales.

 PAGOS POR TECNOLOGÍA PATENTADA

Probablemente la forma más directa de transferencia de tecnología es la no


incorporada. Una manera de medirla es basándose en los pagos por tecnología
patentada -por ejemplo la concesión de patentes, los acuerdos para la
transferencia de conocimientos técnicos y los contratos de gestión-. La
información relativa a esos pagos figura en los pagos por servicios en la cuenta
corriente de la balanza de pagos del país, bajo la partida de pagos por tecnología.
Aunque en teoría esta partida abarca todas las transacciones relativas al comercio
de conocimientos técnicos y servicios con un contenido tecnológico, en la práctica
la balanza de pagos por tecnología comprende una serie de activos corrientes que
no guardan relación con la transferencia de tecnología, a la vez que excluyen otras
corrientes importantes; de hecho, en la mayoría de los casos, abarcan sólo las
regalías y derechos de licencia (Unctad, Secretaría, 1991).

La balanza de pagos tecnológica se compone de dos categorías de pagos: los


correspondientes a las transacciones comerciales relativas a elementos protegidos
por derechos de propiedad intelectual e industrial y aquellos que llevan aparejada
la prestación de servicios con contenido técnico. Cada categoría incluye corrientes
muy heterogéneas de contenido tecnológico variable. Generalmente se considera
que la balanza de pagos tecnológica abarca una serie de paros más amplia que la
que parecería implicar las definiciones de conocimientos técnicos.

10
 COOPERACIÓN TÉCNICA INTERNACIONAL

La cooperación técnica internacional provee recursos destinados


fundamentalmente, primero, a aumentar el nivel de conocimiento, destreza, know
how tecnológico o las aptitudes productivas de la población de los países en
desarrollo -esto es, a aumentar el stock de capital humano intelectual- o, segundo,
a aumentar la capacidad de los países en desarrollo para hacer un uso más
efectivo de su dotación de recursos. Constituye una forma de tecnología
transferida por canales no comerciales y, por ello, el contenido tecnológico no es
muy alto, correspondiendo principalmente a la categoría de conocimiento no
apropiables a nivel privado y caracterizado por su baja intensidad en I&D y su
distanciamiento de las fronteras tecnológicas.

11
Ahora véase la siguiente tabla donde muestra los indicadores de Colombia en
comparación a algunos de América.

12
CONCLUSIONES

 Colombia tiene bajos indicadores de Investigación y Desarrollo (I&D).

 Colombia tiene bajo desarrollo económico derivado de indicadores de


innovación.

 Déficit en gestión institucional y espacios de desarrollo de ciencia y


tecnología.

13
CIBERGRAFÍA

 http://www.investigacionbasica.com/trabajos58/principales-tipos-
investigacion/principales-tipos-investigacion2.shtml
 http://www.banrepcultural.org/blaavirtual/economia/industrilatina/099.htm
 http://combo2600.com/el-panorama-de-ciencia-tecnologia-e-innovacion-en-
bogota-ilusion-o-incapacidad-de-utilizar-la-cti-adecuadamente/
 http://www.ricyt.org/index.php?option=com_content&view=article&id=11&Itemi
d=9

14