Está en la página 1de 1

Al finalizar su vida útil, la mayor parte de los paneles fotovoltaicos puede ser tratada.

Gracias a
las innovaciones tecnológicas que se han desarrollado en los últimos años, se puede recuperar
hasta el 95 % de ciertos materiales semiconductores y el vidrio, así como grandes cantidades
de metales ferrosos y no ferrosos utilizados en los módulos. Algunas empresas privadas y
organizaciones sin fines de lucro, como por ejemplo PV CYCLE en la Unión Europea, están
trabajando en las operaciones de recogida y reciclaje de paneles al final de su vida útil. Dos de
las soluciones de reciclaje más comunes son: Paneles de silicio: Los marcos de aluminio y las
cajas de conexión son desmantelados manualmente al comienzo del proceso. El panel se
tritura y las diferentes fracciones se separan: vidrio, plásticos y metales. Es posible recuperar
más de 80 % del peso entrante y, por ejemplo, el cristal mixto extraído es fácilmente aceptado
por las industrias de la espuma de vidrio y del aislamiento. Este proceso puede ser realizado
por los recicladores de vidrio plano ya que la morfología y composición de un panel
fotovoltaico es similar al cristal plano utilizado en la industria de la construcción y del
automóvil. Paneles de otros materiales: Hoy en día se cuenta con tecnologías específicas para
el reciclaje de paneles fotovoltaicos que no contienen silicio, algunas técnicas utilizan baños
químicos para separar los diferentes materiales semiconductores. Para los paneles de teluro
de cadmio, el proceso de reciclaje empieza por aplastar el módulo y, posteriormente, separar
las diferentes partes. Este proceso de reciclaje está diseñado para recuperar hasta un 90 % del
vidrio y 95 % de los materiales semiconductores. En los últimos años, algunas empresas
privadas han puesto en marcha instalaciones de reciclaje a escala comercial