Está en la página 1de 2

BASES BIOLOGICAS DEL APRENDIZAJE

1 Las neuronas: El cerebro humano contiene billones de conexiones neuronales, cada una
consiste de un cuerpo celular un núcleo y sus prolongaciones que reciben información y la
conducen hacia el cuerpo celular, estas prolongaciones se denominan dendritas, después
el axón pasa el mensaje a otras neuronas, músculos o glándulas. El axón está cubierto por
una capa llamada mielina la cual influye en la rapidez con la que viaja la información. Las
sinapsis, cuyo patrón de actividad controla nuestras funciones cognitivas. Desde hace algún
tiempo se sabe que las conexiones sinápticas entre neuronas no son estáticas, sino que
sufren modificaciones como consecuencia de una actividad o experiencia previas en esas
células. Así, los estímulos del exterior pueden provocar que algunas sinapsis se potencien,
mientras que otras se debiliten. Este proceso de plasticidad sináptica resulta esencial para
el aprendizaje y la memoria. De hecho, se piensa que las alteraciones en los mecanismos de
la plasticidad sináptica son responsables de múltiples trastornos, como el autismo, la
enfermedad de Alzheimer y varias formas de retraso mental.
¿Qué son las neuronas espejo?
son un tipo de neuronas que se activan cuando una persona ejecuta una acción, pero lo que
las hace especiales es que también se activan, cuando sin ejecutarla, la persona observa la
ejecución de la misma acción por otro individuo.
Estas neuronas funcionan como un espejo, reflejando la acción del otro, esto significa que
al observar determinadas acciones estamos realizando en nuestra mente las mismas
conexiones que si las realizáramos nosotros mismos. Son las responsables de nuestra
capacidad para captar de forma inmediata el significado de las acciones de los demás y
comprender sus intenciones y emociones. Esto tiene importantes repercusiones en el
aprendizaje ya que nuestras acciones van a provocar la activación de las neuronas espejo
de los niños y niñas como si ellos mismos estuvieran realizando esa acción.
2 EL SNC: conformado por la medula espinal y cerebro, y se encarga de coordinar la
información recibida a través de los sentidos
El cerebro se divide en dos hemisferios. El hemisferio izquierdo es el que controla el lado
derecho del cuerpo (lenguaje, lectura, escritura, memoria verbal, cálculo matemático,
lógica y manipulación de detalles) por otra parte el hemisferio derecho controla el lado
izquierdo del cuerpo (procesamiento visual y espacial, sentimientos, memoria visual) y a su
vez estos dos hemisferios se dividen en 4 lóbulos:
Lóbulo frontal: parte de la corteza cerebral, situada justo detrás de la frente que participa
en el habla, razonamientos, movimientos musculares y para tomar decisiones y juicios
Lóbulo parietal: Parte de la corteza cerebral situada en la parte superior de la cabeza, recibe
información sensorial para el tacto y la posición del cuerpo
Lóbulo temporal:
Lóbulo parietal:

Debajo de la corteza también se encuentran partes importantes del cerebro que influyen
en el proceso del aprendizaje que son:
Amigdala: son estructuras en forma de frejol que forman parte del sistema límbico y están
vinculados con las emociones. La amígdala influencia la agresión y el miedo
El hipotálamo: estructura neuronal que se encuentra por debajo del tálamo, dirige varias
actividades de mantenimiento y ayuda a regular el sistema endocrino a través de la glándula
pituitaria y esta vinculada a las emociones.
Glándula pituitaria: Regula el crecimiento y controla otras glándulas endocrinas.
Hipocampo: estructura relacionada con la memoria
Medula espinal: Encargada de mandar lo impulsos nerviosos al sistema nervioso periférico

3 sistema nervioso Periférico: Enlaza el sistema nervioso central con los receptores
sensoriales del cuerpo, los músculos y las glándulas. Sus componentes se encuentran por el
sistema nervioso central, la información que se recibe el sistema nervioso periférico se
manda al SNC y este decide que hacer con el estimulo recibido. Se divide en Somático y
autónomo
Somático: compuesto por nervios craneales y nervios espinales y se encargan del control
voluntario de los músculos esqueléticos
Autónomo: controla las glándulas y músculos de los órganos internos