Está en la página 1de 2

CONCEPTOS

BIENES es el plural de la palabra bien, que tiene su origen en el término


latino bene. Pueden nombrarse tres grandes usos de este concepto: el bien
filosófico, el bien económico y el bien jurídico.

En la filosofía, el bien es la noción antagónica al mal. Se trata de un valor


tautológico otorgado a la acción de un individuo. El bien es aquello deseable,
aunque no todas las personas desean lo mismo. En otras palabras, algo que está
bien para uno puede no estarlo para otro.

Los bienes económicos, por su parte, son los bienes escasos que se adquieren
en un mercado tras pagar un determinado precio.

Pueden ser materiales o inmateriales, pero todos los bienes económicos poseen
un valor y son susceptibles de ser valuados en términos monetarios.

Contexto del término: Noticia Internacinal: “El juez norteamericano Thomas Griesa
decidió que todos los bienes del Gobierno argentino en los Estados Unidos, con
excepción de militares y diplomáticos, serán considerados comerciales. Abrió así
la posibilidad de que sean embargados por pedido de los fondos buitre.” 1

Existen diversas clasificaciones para los bienes económicos: pueden mencionarse


a los bienes muebles (que pueden comercializarse a nivel nacional e
internacional), los bienes inmuebles (solo pueden consumirse o utilizarse en la
economía en la que se producen. Por ejemplo: una casa), los bienes
complementarios (que tienden a utilizarse en conjunto, como los vehículos y el
combustible), los bienes sustitutivos (que compiten dentro del mercado, como la
manteca y la margarina), los bienes de consumo (no buscan producir otros
bienes o servicios) y los bienes de capital (factores de producción que se
destinan a la producción de bienes de consumo), entre otros.

Por último, cabe mencionar que los bienes jurídicos son aquellos que están
efectivamente protegidos por el derecho. Es importante destacar que el interés
social no es un bien jurídico hasta que no es protegido por las leyes.

El Código Civil francés, entre los inmuebles diferenciaba aquellos que lo eran por
su naturaleza, y los que lo eran por su destino, ya que es muy difícil establecer en
la práctica los casos que se incluían en uno y en otro, inclinándose por inmuebles
por accesión. En Puerto rico se distingue entre inmuebles por naturaleza y por el
destino u objeto al que se aplican (art. 262). En concordancia con este último, el
Código Civil Colombiano también distingue entre inmuebles por naturaleza, por
accesión, por su carácter representativo y por su destinación.

1
Fondos catalogados por la ONU como buitres por excesivos gravámenes que conlleva el aumento de la
pobreza en el mundo.
Cosas fungibles o no fungibles: las primeras corresponden a aquellas cosas
donde una cualquiera de la especie equivale a otra de la misma especie en igual
cantidad y calidad. El ejemplo típico es el dinero donde un billete o moneda
equivale a otro del mismo valor y pueden sustituirse. Otros casos, serían todas las
cosas que se producen en serie, como las heladeras o lavarropas de la misma
marca y modelo, o el vino de la misma marca y calidad, o el trigo, en las mismas
condiciones. Las no fungibles no pueden reemplazarse, pues tienen condiciones
particulares que lo impiden. Por ejemplo, un cuadro de un pintor famoso, un
modelo de auto exclusivo, un caballo de carrera, etc
Cosas consumibles y no consumibles: las primeras se agotan con el primer
uso, por ejemplo, los alimentos. Las no consumibles, pueden sufrir algún deterioro,
pero permiten proseguir su utilización, por ejemplo, una prenda de vestir, una
casa, un auto, etc.
Cosas divisibles e indivisibles: Las primeras, permiten ser separadas en partes
sin perder su esencia, y sin volver su uso antieconómico, por ejemplo, el dinero o
un terreno. En el caso del dinero se podría cancelar una deuda en cuotas, en el
del terreno podrían venderse lotes fraccionados, siempre que respeten el mínimo
de extensión legal. Las indivisibles, al separar las partes del todo se inutilizan, por
ejemplo, una mesa o un cuadro
Cosas registrables y no registrables: Según requieran o no la inscripción en un
registro especial. Por ejemplo son bienes registrables los inmuebles y los
automotores.
Cosas principales y accesorias: Las principales existen en forma independiente
de cualquier otra, las accesorias dependen para existir de la principal

Clasificación general de los bienes.

Intereses relacionados