Está en la página 1de 8

Investigación sobre beneficios del agua caliente

No hay nada más saludable que puedas hacer, que tomar un baño de agua fresca
todos los días, ya sea en la regadera o en la tina.

El agua es vida y te ofrece muchos beneficios más allá de la limpieza. No solo


físicamente, sino mentalmente es un excelente hábito para que empieces o
termines bien el día.

Puedes tomar el baño con agua caliente, tibia o fría, dependiendo de tu gusto.
Pero hoy vamos a hablar de los beneficios que te trae un rico baño de agua
caliente, que ayuda a mejorar tu salud y estado de ánimo, ya sea como un
“regaderazo” o en una tina.

Imagina que acabas de llegar a tu casa después de un día de trabajo duro, fuiste
a la escuela, a la oficina, hiciste el mandado y la comida, llevaste a los niños al
dentista, tuviste una junta larga, fuiste al gym… fue agotador y estresante, pero
finalmente, terminaste.

Solo piensas en cenar y dormir, ¿cierto?

Aquí te presentamos 7 razones para que incluyas en tu rutina un baño con agua
caliente, cada vez que llegues a casa después de un día de mucha actividad. O
simplemente como una terapia para mejorar tu vida.

¡Nunca te arrepentirás de hacerlo!


1) Relaja los músculos de tu cuerpo
El agua caliente relaja tus músculos, ya que hace que los vasos sanguíneos se
dilaten y haya mayor oxigenación.

También te ayuda a aliviar el dolor muscular y el cansancio derivado del


ejercicio que haces durante el día, ya sea caminar, subir escaleras, cargar
objetos o practicar cualquier deporte.
Tus músculos también se contracturan por el estrés y el agua caliente sirve como
un excelente relajador natural que además te ayuda a desinflamar.

2) Reduce la fatiga de tu cerebro


Durante el día no solo haces ejercicio físico, sino que todo el tiempo estás
pensando, interpretando lo que ves y sientes, analizando, tomando decisiones,
lo cual deriva en el cansancio de tu mente.

Hay muchas formas de que te olvides de todos los problemas, ya sea haciendo
ejercicio, jugando un videojuego, recorriendo las redes sociales o viendo
televisión, pero no hay nada que relaje más a tu cerebro que un baño de agua
caliente.

3) Alivia el dolor de cabeza


El dolor de cabeza es causado por el estrechamiento de tus vasos sanguíneos.

Por esto los medicamentos para tratar este dolor tienen como objetivo aliviar la
presión.

Esto es precisamente lo que un baño de agua caliente puede hacer por ti, relajar
la presión de la sangre permitiendo que el oxígeno llegue a las células de tu
cuerpo, incluyendo tu cerebro.

¡Además el chorro de agua caliente sobre tu cabeza es un masaje delicioso!

4) Estimula la circulación
Cuando el agua caliente dilata los capilares sanguíneos de tu cuerpo, está
provocando que la sangre lleve a cabo la correcta oxigenación de las células.

Esta es la principal función de tu sistema circulatorio.


Esto se puede mejorar aun si usas una esponja para recorrer tu cuerpo, ya que
así aumentas el estímulo a la circulación y al sistema linfático, que es el
responsable de mantener saludables a los tejidos de tu cuerpo.

5) Descongestiona tus fosas nasales


No hay forma más natural de descongestionar tu nariz que el vapor del agua
caliente, ya que ayuda a que las fosas nasales y los senos paranasales estén
limpios, haciendo más fluido el moco y facilitando su eliminación. Sobre todo en
la época de cambios en el clima, cuando eres más propenso a enfermarte de
gripa o tos, un baño de agua caliente te ayudará a descongestionar el sistema
respiratorio y a sentirte mejor. Si tienes sinusitis o alergias, un baño de agua
caliente es una excelente terapia.

6) Calma la ansiedad
La relajación que genera un baño de agua caliente es un tratamiento muy efectivo
contra el estrés y la sensación de ansiedad, ya que te calma los músculos y la
mente.

Es un momento inigualable para que practiques la meditación, ya que te


encuentras solo, sin distracciones y además el agua funciona como un excelente
masaje a tu cuerpo.

El sonido del chorro es también un magnífico punto de enfoque para tu mente.

7) Elimina toxinas
Con el flujo de la sangre a través de tu sistema circulatorio, se abren los poros
de la piel permitiendo que tu cuerpo elimine las toxinas.

Con la estimulación de tus sistemas circulatorio y linfático, además de las fosas


nasales, tu cuerpo se drena expulsando los desechos que ya no necesita. Esto
además de la limpieza de tu piel, que después de un rico baño queda como
nueva.
Así que ya sabes, si quieres estar más sano y relajado, toma un baño de agua
caliente de 10 a 15 minutos todos los días antes de dormir. Puedes usarlo también
para meditar, para reflexionar sobre algún asunto, para planear el día siguiente,
¡o también para cantar!
A veces, la cantidad de beneficios que podemos obtener de las cosas más
simples es increíble. Los baños de agua calientes son una de ellas, ya que a pesar
de ser simples, sus beneficios son mejores de lo que pensabas. Estos son algunos
de ellos:
1- Mejora la circulación sanguínea
Sumergir el cuerpo en agua caliente funciona como una especie de ejercicio para
los vasos sanguíneos. Esto se debe a que el agua genera una presión física sobre
el cuerpo que aumenta la capacidad de corazón. En otras palabras, cuando
estamos en el agua, el corazón funciona mejor y más rápido. Tomar baños de
agua caliente de dos a tres veces por semana es una excelente forma de ejercitar
el corazón.
2- Ayuda a conciliar el sueño
El agua caliente relaja el cuerpo y nos prepara para dormir. Cuando un
cuerpo tenso se sumerge en agua caliente, la temperatura del agua relaja los
músculos doloridos y alivia las contracturas. Esto no solo ayuda a relajarnos
físicamente, sino que también nos permite relajar la mente y encontrar la paz
que necesitamos para aliviar el estrés de todo el día.

A pesar de todos estos beneficios, es importante no estar más de 20 minutos


bajo el agua.
3- Ayuda a mantenernos en forma
Los desgarros musculares, las lesiones deportivas e incluso el dolor de
articulaciones pueden aliviarse con un baño de agua caliente, que es la
mejor forma de culminar una rutina de ejercicios.
4- Reduce la presión sanguínea
Un estudio reciente ha demostrado que sumergir el cuerpo en agua caliente
puede ayudarnos a reducir la presión sanguínea. Este es el tratamiento ideal
para las personas que sufren de problemas cardíacos y deben controlar la
presión.
Si padeces alguna enfermedad cardíaca, lo primero que debes hacer es
consultar con un profesional de la salud, ya que un baño de agua caliente
también puede acelerar la frecuencia cardíaca. Si tu médico te autoriza, no dudes
en probar este método.
4- Ayuda a perder peso
Una investigación realizada en los últimos años ha demostrado que las
personas que padecen diabetes y toman baños de agua caliente de forma
regular tienen grandes posibilidades de reducir sus niveles de azúcar.
Además, esta investigación ha demostrado que los participantes que
sumergieron su cuerpo en agua caliente durante 20 o 30 minutos, 6 días a la
semana, lograron perder hasta 2 kilos por mes, en comparación con el otro
grupo.

5- Limpia y purifica la piel


Aunque es cierto que una ducha es más efectiva para limpiar el cuerpo, los baños
de agua caliente ayudan a abrir los poros, y eliminar todas las impurezas de la
piel. Como resultado, tu piel quedará limpia, fresca y radiante.
7- Alivia dolores de cabeza
La mayoría de los dolores de cabeza son causados por el estrechamiento de los
vasos sanguíneos en el cerebro. El agua caliente tiene un efecto positivo en los
vasos sanguíneos, ya que ayuda a aliviar la presión y, en consecuencia, el dolor
.8- Bienestar personal
La vida está llena de situaciones estresantes, por lo que un buen baño de agua
caliente puede ser la forma perfecta de desahogarnos y quitar toda la tensión de
encima. Si tomas un baño caliente te sentirás mejor física y mentalmente, ya que
el cuerpo y la mente son una sola unidad.

La próxima vez que necesites reducir el estrés y la ansiedad, no dudes en tomar


un baño de agua caliente.

9- Alivia la tos y la congestión


El vapor del agua caliente ayuda a eliminar la acumulación de mucosidad en la
nariz y la garganta, que es una de las principales razones por las que la tos no
desparece. Además el agua caliente ayuda a aliviar los síntomas del resfriado y
a reponer las energías de nuestro cuerpo.
10- Humecta la piel
Puede que las arrugas que el agua caliente nos deja en la piel no nos gusten,
pero el efecto que esto produce es positivo. El agua caliente hidrata la piel por
más tiempo y evita la formación de grietas y sequedad.
11. La respiración se vuelve más fácil
Se ha descubierto que el baño ejerce una influencia positiva en la ingesta de
oxígeno y la capacidad pulmonar. Esto se debe a que la combinación de agua
tibia y presión de agua hace que tu corazón lata más rápido, lo que aumenta la
absorción de oxígeno. El vapor de un baño caliente también ayudará a despejar
el pecho y los senos paranasales.
12. Equilibra tus hormonas
Tomar un baño caliente puede equilibrar sus niveles de serotonina, lo que lo
llevará a estar más feliz y sentirse más satisfecho con la vida. Alternativamente,
si te bañas en agua más fría, podrás equilibrar otras hormonas, como el cortisol,
la beta-endorfina y la ACTH, que podrían ayudar a tratar problemas de fertilidad
o afecciones como el síndrome de fatiga crónica.
13. Impulsa tu cerebro y salud nerviosa
Estar sumergido en agua calma tu sistema nervioso, mientras reduce la
inflamación y el dolor. Los niveles de estrés y ansiedad también se reducen
significativamente, lo que puede ayudar mucho a mejorar tu estado de ánimo. La
temperatura y la presión del agua también aliviarán suavemente la columna
vertebral de cualquier incomodidad o dolor, y se ha encontrado que alivia los
síntomas de la enfermedad de Parkinson.
14. Protege tus huesos, músculos y articulaciones
Tomar un baño tibio hará maravillas para tus articulaciones, músculos e incluso
huesos. De hecho, la temperatura cálida del agua ayuda a aliviar los efectos de
condiciones como la osteoartritis, sin causar una exacerbación de los síntomas o
cualquier otro efecto adverso.
15. Mejora tu salud gastrointestinal
Un baño tibio es perfecto para lidiar con el dolor causado por fisuras anales o
hemorroides. Esto se debe a que la temperatura cálida de un baño hace que el
esfínter anal se relaje, lo que puede ayudar a curar las heridas que quedan
después de la cirugía. Los baños tibios también son beneficiosos para la
digestión y para disminuir los niveles de azúcar en la sangre, lo que es muy útil
para las personas diabéticas que les resulta difícil mantener un peso saludable.
16. Optimiza la temperatura de tu cuerpo
No hay una manera más rápida o más agradable de optimizar la temperatura de
tu cuerpo que con un baño relajante. En los días fríos, un buen baño caliente o
un viaje al spa te calientan por dentro y por fuera, ¡y te dejan con una sensación
fabulosa!
17. Mejora la salud del tracto urinario
Mientras que bañarse con regularidad puede aumentar el riesgo de contraer una
infección del tracto urinario (ITU), especialmente para los que la padecen, tomar
un baño tibio ayuda a que el esfínter uretral interno se relaje. Esto disminuye el
dolor que se siente después de la cirugía y puede disminuir significativamente
el tiempo de recuperación.
18. Acelera el proceso de parto natural
Es bien sabido que sumergir a las mujeres en un baño tibio durante las primeras
etapas del parto puede minimizar tanto el dolor como el estrés. Esto les permitirá
concentrarse mejor en el trabajo de parto progresivo y finalmente dar a luz. En
algunas culturas, las nuevas madres se bañan con sus recién nacidos en agua
mezclada con aceites esenciales y hierbas para ayudar a acelerar la curación
física y mental.

Algunas aclaraciones importantes:

• No tomes baños de más de 20 minutos.

• Si padeces algún problema cardíaco, consulta con tu médico antes de comenzar


a tomar los baños.

• Lleva un vaso de agua ya que el calor nos hace sudar y el sudor nos puede
deshidratar.

• A las mujeres embarazadas no se les recomienda tomar baños de agua caliente.


5 RAZONES PARA SUBIR LA TEMPERATURA
Estimula la circulación: Cinco minutos bajo el agua caliente son suficientes para
mejorarla. Al mismo tiempo, relaja tus articulaciones y músculos, por lo que es
una de las mejores formas de recuperar la calma después de hacer deporte.
Limpia la piel: El vapor abre los poros, permitiendo que se eliminen las toxinas
y las impurezas. Finaliza tu ducha con un aclarado rápido de agua fría para cerrar
de nuevo los poros.
Alivia los resfriados: Es conocimiento popular que inhalar vapor cuando estás
enfermo ayuda a deshacerte de los mocos. Añade aceite de eucalipto a tu ducha
para duplicar la eficacia anti-resfriado.
Ayuda a dormir: El calor es un sedante natural, así que, si sufres insomnio, una
ducha antes de meterte a la cama te hará conciliar fácilmente el sueño.
Hace que te sientas bien: Se ha demostrado que las personas que prefieren
duchas o baños calientes buscan calidez emocional y bienestar. Cuanto más
caliente esté el agua, mayor es la necesidad -y el efecto- de sentirse apaciguado
y a gusto.
ONE MORE TIP: Te recomendamos que alternes entre agua caliente y fría
durante tu ducha para estimular el sistema linfático de tu cuerpo. Ten en cuenta
que esto hace que tu corazón bombee más. Así que, si estás embarazada o tienes
algún problema cardíaco o de tensión, consulta a tu médico antes.
¡Gira la rueda y haz que el ambiente se caliente!