Está en la página 1de 16

UNIVERSIDAD ABIERTA PARA

ADULTOS

ESCUELA DE CIENCIAS JURIDICAS Y POLITICAS


CARRERA DE:
Licenciatura en Derecho
TEMA:
Arbitraje comercial y la resolución alternativa de conflictos en
materia civil.
Tarea VII

PRESENTADO POR:
Seferino Díaz
MATRÍCULA:
15-4410

ASIGNATURA:
Practica Juridica 3

FACILITADOR:
Pedro Pablo Hernández Ramos (PHD).
Santiago de los Caballeros
República Dominicana
Lunes, 25 de febrero 2019
Introducción.
Arribando ya a la tarea número 7 de práctica jurídica 3 estaremos exponiendo sobre
sobre el arbitraje en República Dominicana, ya que es una figura jurídica que no es
ampliamente conocida ni por el abogado común de oficio en la práctica, ni el que es
civilista dominicano, ni tampoco por la mayoría de los ciudadanos. El arbitraje o
medio alternativo de resolución de conflictos, mediante la aplicación de una justicia
puerta cerrada, era un procedimiento mayormente desconocido. Hasta ahora son
desconocidos las mayores decisiones o laudos arbitrales, muchos de los cuales han
impactado de manera determinante la manera en que hacemos negocios internos y
negocios con empresas extranjeras. Han impactado inclusive al Estado dominicano,
cuando ha tenido que incurrir en su propia defensa en tierras extranjeras, por
onerosos contratos u obligaciones financieras.
El propósito del presente artículo es inducir (y por qué no) seducir al, sé que
entienda en simples palabras, que es un proceso de “arbitraje”, qué leyes lo
estructuran y porqué tienen preponderancia las decisiones de Cortes Arbitrales
Internacionales, mediante acuerdos y tratados internacionales, tales como la
Convención de la Haya de 1958, ya refrendados por el Congreso de la República
Dominicana.
Objetivos específicos.
Conocer e informar acerca del arbitraje en República Dominicana y su utilidad a la
solución de conflictos.
Desarrollo.

El arbitraje método alternativo a la solución de conflictos.

El arbitraje es el método mediante el cual se somete un conflicto a un tercero o


terceros imparciales escogidos de acuerdo al mecanismo aceptado por las partes,
quienes acuerdan acatar la decisión rendida por el o ellos, luego de agotado el
procedimiento convenido.
Pueden someterse a arbitraje las controversias sobre materias de libre disposición
y transacción, conforme las disposiciones civiles y comerciales aplicables,
incluyendo aquellas en las que el Estado fuere parte.
El Acuerdo Arbitral es aquel por el cual las partes deciden someter a arbitraje ciertas
o todas las controversias existentes o que puedan surgir entre ellas, respecto de
una determinada relación jurídica, contractual o no contractual. El Acuerdo de
Arbitraje podrá adoptar la forma de una cláusula arbitral incluida en un contrato o la
forma de un acuerdo independiente.
El arbitraje tiene varias clasificaciones, la de mayor trascendencia en el plano local
son el Arbitraje Ad-hoc y el Institucional: En el arbitraje Ad-hoc las partes acuerdan
las reglas de procedimiento aplicables en la solución de su controversia, mientras
que en el arbitraje institucional, las partes se someten a un procedimiento
establecido por un centro de arbitraje.
Existe además, el Arbitraje en Derecho en el cual los árbitros fundamentan su
decisión en el derecho positivo vigente y el Arbitraje en Equidad en que los árbitros,
a solicitud de las partes, deciden según el sentido común y la equidad.
En nuestro país el Arbitraje Ad-hoc se encuentra regulado por la Ley 489-
08 de fecha 19 de diciembre de 2008, que derogó los artículos 1003 y siguientes
del Código de Procedimiento Civil vigente en la República Dominicana.
El Arbitraje Institucional, específicamente el del Centro de Resolución Alternativa de
Controversias de la Cámara de Comercio y Producción de Santo Domingo, se
encuentra regulado tanto por la Ley 489-08, como por la Ley 50-87, de fecha 4 de
junio de 1987, sobre Cámaras Oficiales de Comercio y Producción de la República,
modificada por la Ley 181-09, el Reglamento del Consejo de Conciliación y Arbitraje
de la Cámara de Comercio y Producción de Santo Domingo, el Reglamento de
Procedimiento Interno de la Cámara de Comercio y Producción de Santo Domingo,
el Reglamento de Conciliación y Mediación, los Lineamientos para Árbitros del
Consejo de Conciliación y Arbitraje de la Cámara de Comercio y Producción de
Santo Domingo y el Código de Ética para Árbitros.
Las decisiones definitivas que pronuncian los árbitros respecto de las cuestiones
controvertidas en la cláusula arbitral o el compromiso se conocen como Laudo
Arbitral. Los Laudos Arbitrales solo tienen una única vía de impugnación, que es la
Acción en Nulidad.
El arbitraje.
Henry Capitant define el arbitraje como una modalidad (a veces llamada amigable
o pacífica, pero siempre jurisdiccional) de arreglar un litigio por una autoridad (el o
los árbitros), que están facultados para decidir no en virtud de una delegación
permanente del Estado o de una institución internacional, sino del acuerdo o
convención de las partes (las cuales pueden ser simples particulares o también
Estados).
Es una figura jurídica de gran trascendencia en el ámbito comercial, ya que
constituye una alternativa real para solucionar de manera adecuada, rápida y
definitiva los conflictos que se susciten en las transacciones de comercio nacional
e internacional.
El Reglamento de Arbitraje del Consejo de Conciliación y Arbitraje de la Cámara de
Comercio y Producción de Santo Domingo define el arbitraje como el método
mediante el cual se somete un conflicto a un tercero o terceros imparciales
escogidos de acuerdo al mecanismo aceptado por las partes, quienes acuerdan
acatar la decisión rendida por el o ellos, luego de agotado el procedimiento
convenido.
Reglamentación a través de la Ley y siguientes del Código de Procedimiento Civil
vigente en la República Dominicana. La misma aporta nuevas pautas en las
relaciones comerciales dominicanas y fue creada por la necesidad de que la
legislación dominicana en materia de arbitraje estuviera acorde a las normativas
internacionales sobre arbitraje.
Esta ley está basada en la ley española número 60/2003, de fecha 23 de diciembre,
inspirada en la ley modelo elaborada por la Comisión de las Naciones Unidas para
el Derecho mercantil internacional en el año 1985 y esta a su vez, en la exposición
de los motivos del artículo V de la Convención de Nueva York de 1958, sobre
reconocimiento y ejecución de laudos en materia civil y mercantil.

Materias Objeto de Arbitraje.


El artículo 2 de la Ley 489-08, denominado “materias objeto de arbitraje” dispone
que pueden someterse a arbitraje las controversias sobre materias de libre
disposición y transacción, conforme las disposiciones civiles y comerciales
aplicables, incluyendo aquellas en las que el Estado fuere parte.
Cuando el arbitraje sea internacional y una de las partes sea el Estado dominicano
o uno extranjero, o bien una sociedad, organización o empresa propiedad o
controlada por un Estado, esa parte no podrá invocar las prerrogativas de su propio
derecho o principio de soberanía, para sustraerse de las obligaciones emanadas
del convenio arbitral.
Materias Excluidas del Arbitraje.
El artículo 3 de la Ley 489-08, denominado “Materias excluidas del
Arbitraje” establece que no pueden ser objeto de arbitraje:
Aquellos conflictos relacionados con el estado civil de las personas, dones y legados
de alimentos, alojamientos y vestidos, separaciones entre marido y mujer, tutelas,
menores y sujetos a interdicción o ausentes.
Causas que conciernen al orden público.
Todos aquellos conflictos que no sean susceptibles de transacción.
Tipos de Arbitrajes.
Arbitraje internacional.
Un arbitraje se dice internacional porque trasciende las esferas de un único estado
y presenta vínculos o conexiones con otros estados.
Esas conexiones pueden utilizarse para medir el grado de proximidad del arbitraje
a cada uno de esos Estados, con vista a atribuir su regulación al Estado que
representa la conexión que consideremos más significativa; pero esas mismas
conexiones pueden también utilizarse en sentido contrario, como expresión del
alejamiento del arbitraje del ámbito exclusivo de cada uno de esos Estados.
Arbitraje nacional.
Se entiende por arbitraje nacional, aquel en que por oposición al arbitraje
internacional, interviene un único Estado y no presenta vínculo o conexiones con
otros Estados.
Arbitraje Ad-hoc.
En el arbitraje Ad-hoc, las partes tienen la posibilidad de establecer, por si solas, las
reglas aplicables a su controversia específica, de tal manera que el procedimiento
responda a las características de esta última y a las realidades de su operación
comercial.
El arbitraje Ad-hoc suele pactarse en una cláusula compromisoria contenida en el
texto contractual de un negocio jurídico complejo entre un particular y una entidad
estatal, como habitualmente sucede en proyectos de construcción de infraestructura
o en contratos de concesión. En el arbitraje Ad-hoc, la cláusula compromisoria, en
lugar de ser una estipulación cuyo único objeto es pactar la sujeción de una
diferencia futura a un tribunal arbitral, constituye un manual de resolución de
conflictos en el cual las partes establecen diferentes mecanismos de acercamiento
antes de acudir al arbitraje.
Henry Capitán define el arbitraje Ad-hoc como aquel que se lleva a cabo fuera de
toda organización permanente de arbitramiento y que depende de la sola iniciativa
de las partes y de sus árbitros.
El artículo 4 de la Ley 489-08 de fecha 19 de diciembre de 2008 lo define como
aquel en cual las partes acuerdan las reglas de procedimiento aplicables en la
solución de su controversia
Arbitraje Institucional.
El Arbitraje Institucional se presenta cuando las partes estipulan que el trámite
arbitral será administrado por un Centro de Arbitraje de conformidad con su
reglamento de arbitraje. Aquí existe una mayor preocupación de las partes por tener
un marco procedimental predecible, que por contar con un conjunto de reglas que,
pese a su flexibilidad, no siempre resultan aplicables a lo largo del trámite arbitral.6
Al igual que el Arbitraje Ad-hoc se encuentra definido en el artículo 4 de la
Ley 489-08. Es aquel en el cual las partes se someten a un procedimiento
establecido por un Centro de Arbitraje.

Arbitraje en Derecho.
El artículo 4 de la Ley 489-08 lo define como aquel en el cual los árbitros
Fundamentan su decisión en el derecho positivo vigente.
A falta de acuerdo expreso entre las partes sobre el tipo de arbitraje al que
Desean someterse (en derecho o en equidad), prevalecerá el arbitraje en derecho.
Definición del acuerdo arbitral.
El artículo 10 de la Ley 489-08 lo define como un acuerdo por el cual las partes
deciden someter a arbitraje ciertas o todas las controversias que haya o puedan
surgir entre ellas, respecto de una determinada relación jurídica, contractual o no
contractual. El Acuerdo de Arbitraje podrá adoptar la forma de una cláusula arbitral
incluida en un contrato o la forma de un acuerdo independiente.
El Reglamento de Arbitraje del Consejo de Conciliación y Arbitraje de la Cámara de
Comercio y Producción de Santo Domingo lo define como el acuerdo por medio del
cual las partes se comprometen, ya sea en un contrato o documento de similar
naturaleza a someter a la jurisdicción arbitral la solución de sus diferencias por
nacer.
Forma del acuerdo arbitral.
La forma del acuerdo arbitral se encuentra regulada por las disposiciones del
artículo 10 de la ley 489-08, el cual dispone lo siguiente:
Deberá constar por escrito. Se entenderá que el acuerdo es escrito cuando esté
consignado en un documento firmado por las partes o en un intercambio de cartas,
faxes, telegramas, correos electrónicos u otros medios de telecomunicación que
dejen constancia del acuerdo y sea accesible para su ulterior consulta en soporte
electrónico, óptico o de otro tipo.
Se considera incorporado al acuerdo entre las partes el convenio arbitral que conste
en un documento al que éstas se hayan remitido en cualquiera de las formas
establecidas en el aparato anterior.
Se considerará que hay convenio escrito cuando esté consignado en un intercambio
de escritos de demanda y defensa dentro del proceso arbitral en los cuales la
existencia del acuerdo sea afirmada por una parte y no negada por la otra.
En el arbitraje internacional, el convenio arbitral será válido y la controversia será
susceptible de arbitraje si cumplen los requisitos establecidos por las normas
jurídicas elegidas por las partes para regir el convenio arbitral, o por las normas
jurídicas aplicables al fondo de la controversia, o por el derecho dominicano.
Número de Árbitros.
El artículo 14 de la Ley 489-08 dispone que las partes puedan determinar libremente
el número de árbitros, bajo el requisito de que ese número debe ser impar. Cuando
no exista acuerdo entre las partes sobre el número de árbitros, se designará un solo
árbitro.
La Ley establece que las partes pueden designarlos árbitros de forma directa y de
común acuerdo o delegar en un tercero, persona natural o jurídica, la designación
total o parcial de los árbitros.
En el arbitraje Ad-hoc con tres o más árbitros, cada parte nombrará los árbitros que
proporcionalmente le correspondan y el árbitro faltante será nombrado por los
árbitros seleccionados, quien presidirá el tribunal arbitral.
A falta de acuerdo entre las partes o de los árbitros, cuando el mismo se prevea se
aplicaran las siguientes reglas:
Cuando se trate de arbitraje institucional, los árbitros serán designados de acuerdo
al reglamento de la institución arbitral que corresponda.
En el arbitraje ad-hoc con uno o varios árbitros, éstos serán nombrados por el
tribunal competente, a solicitud de una de las partes.
El tribunal únicamente podrá rechazar la petición formulada cuando aprecie que de
los documentos aportados, no resulta la existencia de un convenio arbitral.
Si procede la designación de árbitros por el tribunal, éste tendrá en cuenta los
requisitos establecidos por las partes para ser árbitros así como la materia de la
contestación, tomará las medidas necesarias para garantizar su independencia e
imparcialidad.
Contra los laudos definitivos que decidan sobre las cuestiones atribuidas en este
artículo al tribunal competente, no cabrá recurso alguno, salvo aquellas que
rechacen la petición formulada de conformidad con el apartado.
Esto son los pasos a realizar para interponer una demanda por arbitraje de acuerdo
al artículo 4 del reglamento de la ley de arbitraje
Toda parte que recurra al arbitraje, depositará su demanda y los documentos que
la fundamentan, en la Secretaría. La fecha de acuse de recibo de la demanda por
la Secretaría constituye la fecha de inicio del procedimiento. Corresponderá a la
Secretaría notificar la demanda de arbitraje y los documentos que la acompañan a
la parte demandada.
Pasos para interponer una la demanda de arbitraje.
Nombre y generales de la parte demandante y de sus representantes, si los
hubiere, y el domicilio al cual le deben ser notificados los escritos y
documentos necesarios en el curso del procedimiento. Asimismo, sus
números de teléfonos, facsímil y dirección de correo electrónico;
Nombre de la parte demandada, domicilio al cual deben serle notificados la
demanda de arbitraje, los escritos y los documentos necesarios en el curso
del procedimiento.

Descripción de la naturaleza y circunstancias de la controversia que originan


la demanda y su fundamento.

Indicación de las pretensiones incluyendo los montos reclamados, si los


hubiere. En caso de no existir monto reclamado, el Bufete Directivo estimará
el valor correspondiente para fines de determinar el monto de los honorarios
de los árbitros y la tasa administrativa. Esta estimación no vincula el monto
repara torio de daños y perjuicios que en su momento podrá establecer el
Tribunal Arbitral como compensación.
Acuerdo de arbitraje o el documento de compromiso que fundamenta la
competencia del Tribunal Arbitral.

solicitud de integración del Tribunal Arbitral, de conformidad con lo pactado


en el acuerdo de arbitraje. En caso de silencio, la solicitud deberá realizarse
conforme a lo establecido en el artículo 13 de este Reglamento.

Sí la demandante omite cumplir cualquiera de estos requisitos, la Secretaría


podrá fijar un plazo para que la misma proceda a su regularización; en su
defecto, al vencimiento del mismo, el expediente será archivado por la
Secretaría, la cual notificará a la demandante, sin perjuicio del derecho de
ésta última presentar en fecha ulterior una nueva demanda.

La demandante deberá presentar su demanda de arbitraje de acuerdo a lo


previsto en el artículo 2.2, y pagará el anticipo sobre gastos administrativos
fijado en la Norma de Procedimiento Interno vigente en la fecha de inicio del
procedimiento arbitral.

El Artículo 2 numeral 2.2.establece “Todo escrito y documento anexo deberá


depositarse en la Secretaría, en tantas copias como partes haya, más una para
cada árbitro y otra para la Secretaría”. También se podrá presentar de forma digital
según la Norma de Depósito de Documentos Digitales establecida al efecto por el
CRC. Deberá enviarse a la Secretaría copia de todas las comunicaciones dirigidas
por el Tribunal Arbitral a las partes.
Principios gestores del procedimiento arbitral

Principio de autonomía.
Principio a favor de validez.
Principio de Interpretación Estricta.
Principio de Libertad
Principio de Flexibilidad
Principio de Privacidad
Principio de Idoneidad
Principio de celeridad
Principio de Igualdad
Principio de Audiencia
Principio de Contradicción
Marco Legal Vigente

El marco legal vigente en el procedimiento arbitral institucional ante el


Centro de Resolución Alternativa de Controversias es el siguiente:

Ley 489-08 de fecha 19 de diciembre de 2008, deroga los artículos


1003 y siguientes del Código de Procedimiento Civil vigente en la
República Dominicana.

Ley 50-87, de fecha 4 de junio de 1987, sobre Cámaras Oficiales de


Comercio y Producción de la República, modificada por la Ley 181-
09.

Reglamento del Consejo de Conciliación y Arbitraje de la Cámara de


Comercio y Producción de Santo Domingo.
Reglamento de Procedimiento Interno de la Cámara de Comercio y
Producción de Santo Domingo.

Reglamento de Conciliación y Mediación.


Lineamientos para Árbitros del Consejo de Conciliación y Arbitraje de la Cámara de
Comercio y Producción de Santo Domingo.

De los Laudos

En nuestro país, la firmeza del laudo, puede depender del procedimiento de que se
trate. En el caso del arbitraje Ad-hoc, su firmeza dependerá de la homologación por
parte del tribunal competente23. Sin embargo, en el caso del Institucional, la Ley
181-09, establece que luego de su expedición tienen la misma fuerza ejecutoria que
una sentencia de segundo grado.
Tipos de Laudos
Según la clasificación de la doctrina internacional existen los siguientes tipos
de laudos:
Laudo sobre competencia.
Es el laudo en el cual el tribunal arbitral admite o rechaza su competencia.
Las leyes arbitrales admiten que el árbitro decida por laudo separado sobre su
competencia.
Laudo incidental.
Es una decisión interina que tiene lugar durante el procedimiento y sin poner fin al
mismo.
Laudo parcial.
Es aquel que versa sobre un objeto del litigio; es decir, sobre uno de los puntos de
la demanda o la contestación y tiene firmeza sobre dicho aspecto.
Laudo final.
Es el laudo que decide sobre todas las pretensiones sometidas por las partes y que,
por consiguiente, pone fin al procedimiento arbitral.
Pronunciamiento del Laudo.
Según el artículo 33 de la Ley 489-08, las normas aplicables al fondo del litigio,
dependerán de si se trata de un arbitraje basado en equidad o amigable
componedor, si las partes así lo han dispuesto; de si se trata de arbitraje
internacional que le será aplicable las reglas elegidas por las partes conforme al
Estado de que se trata; en el caso de que las partes no indiquen las normas jurídicas
aplicables el tribunal arbitral aplicará las que estime apropiadas. En todos los caso
el tribunal deberá tomar en cuenta las estipulaciones del contrato, y tendrá en
cuenta los usos aplicables.

Tanto en el arbitraje Ad-hoc como en el Institucional, en el caso de que exista más


de un árbitro, las decisiones se tomarán de forma secreta y por mayoría de votos.
En el primero de éstos, las partes pueden estipular otra cosa.

Requisitos para depositar una Solicitud de Arbitraje.

Copia del Contrato que incluye la cláusula arbitral o documento de


compromiso.
Instancia de Solicitud de Arbitraje conforme a lo establecido en el
Reglamento de Arbitraje del CRC.
El pago del Anticipo de la Tasa Administrativa.
Cuatro (4) copias de todos los documentos que se depositen y una (1) copia
adicional por cada parte demandada.
Terna de tres árbitros en orden de preferencia.
Descripción de las pretensiones incluyendo los montos reclamados.

Procedimiento.

El demandante transmitirá la solicitud de arbitraje al Centro y al demandado.

La fecha de comienzo del arbitraje será la fecha en que el Centro reciba la


solicitud de arbitraje.
El Centro informará al demandante y al demandado que ha recibido la
solicitud de arbitraje y les comunicará la fecha de comienzo del arbitraje.
La solicitud de arbitraje deberá incluir:
Una solicitud de que la controversia se someta a arbitraje conforme al
Reglamento de Arbitraje de la OMPI;
Los nombres, direcciones, números de teléfono, correo electrónico o
cualquier otra referencia a fines de comunicación de las partes en la
controversia y del representante del demandante;
Una copia del acuerdo de arbitraje y, si procede, cualquier cláusula
independiente relativa al derecho aplicable;
Una breve descripción de la naturaleza y las circunstancias de la
controversia, incluida una indicación de los derechos y bienes involucrados y
el tipo de cualquier tecnología en cuestión;
Una indicación del objeto que se demanda y, en la medida de lo posible, una
indicación de la cuantía que se demanda; y
Toda nominación exigida por los Artículos 14 a 20 del reglamento de arbitraje
o las observaciones que el demandante considere útiles en relación con esos
artículos.
La solicitud de arbitraje podrá también ir acompañada del escrito de demanda
mencionado en el Artículo 41 del Reglamento de Arbitraje.

De la Respuesta.

Dentro de los 30 días siguientes a la fecha de recepción de la solicitud de


arbitraje del demandante, el demandado deberá dirigir al Centro y al
demandante una respuesta a la solicitud que contendrá comentarios sobre
cualquiera de los elementos de la solicitud de arbitraje, pudiendo incluir
también indicaciones sobre cualquier reconvención o excepción de
compensación.
Si el demandante ha presentado un escrito de demanda junto con la solicitud
de arbitraje en virtud del Artículo 10, la respuesta a la solicitud podrá también
ir acompañada de la contestación a la demanda a que se hace referencia en
el Artículo 42 del Reglamento de Arbitraje.
Las partes podrán estar representadas por personas de su elección,
cualquiera que sea, en particular, su nacionalidad o profesión. Los nombres,
direcciones, números de teléfono, correo electrónico u otras referencias con
fines de comunicación de los representantes deberán ser comunicados al
Centro, a la otra parte y, después de su establecimiento, al Tribunal.

Cada parte se asegurará de que sus representantes tengan suficiente tiempo


disponible para permitir que el arbitraje se realice con rapidez y eficacia.
Las partes podrán también ser asesoradas por personas de su elección.
Conclusión.
En esta tarea 7 de práctica jurídica 3 hemos indagado sobre el arbitraje y hemos
aprendido que es un proceso mediante el cual, las partes envueltas en una litis o
disputa deciden someter su solución al mismo, por acuerdo entre las partes, a un
árbitro o a un Tribunal de varios árbitros, que dicta una decisión sobre la
controversia, que es obligatoria para las partes. Dicha elección se da, en la práctica,
cuando las partes, ya sea por cláusula contractual, o aun cuando el acuerdo primario
no haya sido provisto de la cláusula contractual; deciden someterse al
procedimiento, en vez de acudir al Tribunal de Justicia Ordinaria. El arbitraje
adquiere una relevancia y connotación especial, ya que esperamos que se conozca
esta materia, que sea impartida en todas las universidades de nuestro país, no como
electiva, pero si como obligatoria, en todos los pensum de Licenciatura de Derecho.
Aunque el proceso de arbitraje viene aplicándose en el país desde hace cuatro
décadas ya, el arbitraje reúne un grupo de abogados que cada año buscan seguir
aprendiendo de la mejor manera y actualización posible, las decisiones
internacionales, tratados y casos específicos que nos sirven de referente de estudio,
ya que en estos casos, el abogado, que es un licenciado o doctor en derecho u otro
profesional de la economía o ramas afines de la vida ordinaria. Una vez este
profesional es elegido como árbitro en un proceso, deberá dedicar su atención al
mismo, mirando los hechos y aspectos del derecho desde la óptica de un juez de
derecho común; pues su decisión impactará a las partes de la misma manera que
una sentencia de un tribunal ordinario. Nuestro país debe promover tanto en las
universidades, como en las prácticas privadas, más entrenamientos y
capacitaciones de este tipo, que, por lo general, en nuestro país se hacen una o dos
veces al año.
Bibliografía.
Con la finalidad de realizar esta tarea consultamos las importantes fuentes:
Ley No.489-08, sobre arbitraje comercial.
Capitant, Henry. Vocabulario Jurídico, 2da Edición, Temis S. A., 1995. Santa Fe.
P.71
Bergés Martín, José de Jesús: La Acción en Nulidad Contra Laudo Arbitral del centro
de resolución Alternativa de Conflictos. P.1
https://www.reglamento-de-arbitraje-crc-21-de-julio-2011.pdf.