Está en la página 1de 386

Nota Informativa

La traducción de este libro es un proyecto del Foro Purple Rose. No es ni pretende ser o
sustituir al original y no tiene ninguna relación con la editorial oficial. Ningún colaborador
—Traductor, Corrector, Recopilador— ha recibido retribución material por su trabajo.
Ningún miembro de este foro es remunerado por estas producciones y se prohíbe
estrictamente a todo usuario del foro el uso de dichas producciones con fines lucrativos.

Purple Rose anima a los lectores que quieran disfrutar de esta traducción a adquirir el libro
original y confía, basándose en experiencias anteriores, en que no se restarán ventas al
autor, sino que aumentará el disfrute de los lectores que hayan comprado el libro.

Purple Rose realiza estas traducciones porque determinados libros no salen en español y
quiere incentivar a los lectores a leer libros que las editoriales no han publicado. Aun así,
impulsa a dichos lectores a adquirir los libros una vez que las
editoriales los han publicado. En ningún momento se intenta entorpecer el trabajo de la
editorial, sino que el trabajo se realiza de fans a fans, pura y exclusivamente por amor a la
lectura.

2
reditos
Moderadora:
Veroniica

Traductores:
Muñequita de Dresde Nightmare Rockwood

Emma Walker Clo Alexiacullen

Escorpio SWEET NEMESIS Silvery,

YuriMel Isabella rihano

Roo Andresen Lesly Cipriano Kirara7

VivianDarkbloom Elizzen Little Rose

Dracanea Corazona Sprinkling

Auroo_J Cowdiem AariS

Dangereuse ϟ Omakehell Vanehz

Jo Whiteshadow dullce

Polilla Mais020291

Recopilación y revisón:
*Prisper* y SWEET NEMESIS

Correctores:
*Prisper* LadyPandora SWEET NEMESIS

Nikola Jane Rose Chole Ann

Carmelu Maia8

Samylinda Zeth

3
Diseño:
Jane Rose y PaulaMayfair

4
Indice
Sinopsis ......................................................................................................................................................................... 7

Capítulo 1 ...................................................................................................................................................................... 8

Capítulo 2 .................................................................................................................................................................... 13

Capítulo 3 .................................................................................................................................................................... 25

Capítulo 4 .................................................................................................................................................................... 38

Capítulo 5 .................................................................................................................................................................... 47

Capítulo 6 .................................................................................................................................................................... 61

Capítulo 7 .................................................................................................................................................................... 69

Capítulo 8 .................................................................................................................................................................... 82

Capítulo 9 .................................................................................................................................................................... 90

Capítulo 10 .................................................................................................................................................................. 98

Capítulo 11 ................................................................................................................................................................ 107

Capítulo 12 ................................................................................................................................................................ 123

Capítulo 13 ................................................................................................................................................................ 134

Capítulo 14 ................................................................................................................................................................ 147

Capítulo 15 ................................................................................................................................................................ 153

Capítulo 16 ................................................................................................................................................................ 160

Capítulo 17 ................................................................................................................................................................ 178

Capítulo 18 ................................................................................................................................................................ 191

Capítulo 19 ................................................................................................................................................................ 205

Capítulo 20 ................................................................................................................................................................ 214

Capítulo 21 ................................................................................................................................................................ 225

Capítulo 22 ................................................................................................................................................................ 232

Capítulo 23 ................................................................................................................................................................ 239

5
Capítulo 24 ................................................................................................................................................................ 251

Capítulo 25 ................................................................................................................................................................ 266

Capítulo 26 ................................................................................................................................................................ 278

Capítulo 27 ................................................................................................................................................................ 293

Capítulo 28 ............................................................................................................................................................... 302

Capítulo 29 ................................................................................................................................................................ 311

Capítulo 30 ................................................................................................................................................................ 321

Capítulo 31 ................................................................................................................................................................ 331

Capítulo 32 ................................................................................................................................................................ 339

Capítulo 33 ................................................................................................................................................................ 347

Capítulo 34 ................................................................................................................................................................ 356

Capítulo 35 ................................................................................................................................................................ 363

Capítulo 36 ................................................................................................................................................................ 369

Sobre La Autora......................................................................................................................................................... 385

6
Sinopsis

l Gran Despertar se acerca. . .

E Después de eones en el exilio, los Naturi han roto sus cadenas y ahora vagan
por la Tierra sedientos de venganza. Es el deber jurado de Mira, la Fire Starter,
proteger la raza de los Nightwalker, aunque incluso ella puede ser incapaz de
resistir la terrible embestida. Mientras Mira y su valiente amante, el cazador de vampiros
Danaus, están preparados para dar batalla, miles de cambiaformas alados oscurecen los
cielos. La guerra del exterminio final ha comenzado, y el campo de batalla es el césped de
la casa de Mira.

Los seres humanos no reconocen aún la condena que desciende sobre ellos. Y los
Nightwalkers sin duda perecerán a menos que se unan con los Naturi marginados que
dicen querer la paz. Sin embargo, estos inesperados "aliados" son los mismos demonios
que han trabajado durante mucho tiempo por la destrucción de Mira... y en estos oscuros
días la línea entre amigos y enemigos se difuminará a traición antes del sangriento final.

Último libro de la saga Dark Days

7
Capítulo 1
Traducido por Rockwood y Alexiacullen.

Corregido por *Prisper*

E
l sonido metálico del choque de las espadas se hizo eco a través del bosque.

Apretando los dientes, esquivé un golpe e hice girar mi espada corta en su


garganta, con el objetivo de cortarle la cabeza. La lluvia nos golpeaba en
forma de gotas grandes y pesadas, distorsionando nuestra visión y empapando
la ropa. Había llamado a la lluvia, pero había retenido los rayos, a sabiendas de que
finalmente iba a necesitarlo cuando trataran de aprovecharse de su superioridad numérica.
La lluvia torrencial que había creado no estaba teniendo tanto éxito en el retraso de mis
oponentes como había esperado. Solo el Clan de la Luz Naturi parecía molesto por el
tiempo, mientras que los cuatro miembros del Clan de la Tierra me acechaban como una
manada de lobos en busca de la mas mínima debilidad en su presa.

Mientras luchaba contra los que una vez fueron mis hermanos, pude escuchar fácilmente
la voz de Cynnia resonando en mi cabeza. Cuanto me hubiese gustado salir de esta batalla
y volver a su lado.

«Por favor, Nyx, lo necesito».

En el momento en que Cynnia pronunció esas palabras, supe que estaba en problemas.
Rowe se había convertido en una pesadilla entre los de nuestra especie, el primero en
consideración de todos los desterrados. Sin embargo, también entendía el razonamiento de
mi hermana menor. Rowe era un poderoso Naturi, una fuerza a tener en cuenta. Sería un
poderoso aliado si pudiéramos tenerle de nuestro lado, el cual lucía débil y enfermizo en
comparación con los que se habían reunido a los pies de Aurora.

Después de viajar por más de un mes, el rumor finalmente se había filtrado en mi


campamento de que un grupo de la tierra Naturi había atrapado a Rowe y lo llevaban hacia
el dominio de Aurora en la parte occidental de los Estados Unidos. Solo podía adivinar que
su plan era lanzar a un debilitado Rowe a los pies de Aurora para que ella pudiera terminar
con su vida, en lugar de permitir su destierro permanente. Era una amenaza demasiado
grande como para permitirle seguir con vida.

8
Echando un vistazo con el rabillo de mi ojo, me encontré con que Rowe aún estaba de
lado en el suelo, no lejos del fuego que ellos habían tratado de iniciar antes de mi llegada.
Sus brazos estaban atados a la espalda y su ropa parecía estar rota y sucia. Cualquiera que
su gran plan fuera, Rowe no iba a ver a su esposa/reina de buena gana. Estaba siendo
arrastrado ante ella.

Cuando estuve a unos metros del campamento no dudaron en atacar, mientras que el
miembro del Clan de la Luz se quedó atrás y en vano trató de mantener el fuego que
habían estado encendiendo. Bloqueando golpes y deslizándome fuera del peligro con
soltura, me las arreglé para acercarme más al campo, evitando a mis oponentes.

—He venido por Rowe —anuncié, sin mirar a mis compatriotas caídos—. Lo necesito.
Por favor entréguenlo.

—Aurora también desea su presencia —sonrió la miembro del Clan de Luz, mientras los
otros me rodeaban. Fue la sonrisa la que me hizo recordar que se trataba de Claudia, una
de los asistentes de toda la vida de Aurora y una leal seguidora. Ahora, ella había sido
reducida a la chica de los recados, ya que había muy pocos con los que Aurora sintiera que
podía confiar. La paranoia y la desconfianza habían hundido profundamente sus colmillos
en la reina en los últimos años.

Mi puño se tensó en mi espada, pero mi mirada nunca se desvió de Claudia.

—¿Qué es lo que quiere con él? Ha sido desterrado.

Podía sentir la energía reuniéndose debajo de mis pies. Uno de los Naturi de la tierra se
estaba acercando.

Alguien estaba a punto de hacer su movimiento y tenía que estar lista. Sin embargo,
prefería saber lo que Aurora tramaba antes de empezar a matar a mis adversarios.

—Ella está dispuesta a perdonarlo si puede entregar a la Fire Starter

—Lo dudo. —El perdón no era algo que mi hermana entendiera o incluso conociese. Si
bien yo no era una gran admiradora de Rowe, estaba dispuesta a dejarlo vivir si ayudaba a
Cynnia en sus esfuerzos.

—Entrégalo y nadie saldrá herido —mandé. Los músculos de todo mi cuerpo se


tensaron mientras me preparaba para el ataque.

9
—No eres más que una guerrera patética sin una nación a la que proteger. Los
superamos en número, Nyx, y nuestra reina ha ordenado su muerte. Eres tú quien debería
huir —se burló Claudia.

Presionando mis labios en una línea firme, abrí la mano izquierda para agarrar la
pequeña ballesta a mi lado. Mientras mi brazo giraba con el arma, la flecha se disparó y se
incrustó en lo profundo de la garganta de Claudia, lo que la hizo tambalearse hacia atrás,
jadeando entre el horror y el dolor. Obviamente era la líder del grupo, y ahora sería incapaz
de gritar órdenes mientras diezmaba a sus compañeros. La ballesta estaba enganchada
nuevamente en una correa a mi lado antes de que siquiera alcanzara a tocar el suelo.

Mi espada batió por el aire, cortando un Naturi de tierra atravesandole el pecho. Era
poco más que una herida superficial, pero la sangre saturando su camisa era suficiente para
conseguir algunos del segundo Clan pusiera en duda si continuar con la lucha. Otro Naturi
de Tierra con más sentido común y claridad despertó a los árboles que nos rodeaban. Una
rama grande se agachó para agarrarme, pero me deslicé hacia un lado, resbalando en el
barro y las hojas. Agarré una rama dormida y la balanceé mientras estaba mirando abajo al
pequeño campamento. La oscuridad se había espesado en la zona dándome una ventaja.
Había pasado demasiados siglos trabajando por la noche, haciendo a mi visión nocturna
más aguda, más fina que la de mis hermanos. El árbol se estremeció una vez, intentando
tirarme al suelo. Mi equilibrio aguantaba mientras volvía a cargar la ballesta y herí a dos
Naturi más. No iba a matar a los de mi propia especie a menos que me arrinconaran en
una esquina y me dejaran sin otra opción. Por ahora, me contentaría con agarrar a Rowe y
huir.

Con los cinco Naturi retorciéndose en el suelo por sus heridas, salté hacia abajo desde el
árbol y crucé a través del pequeño campamento donde se asentaba Rowe, completamente
ajeno a la lucha que acababa de ocurrir bajo su dominio. Desafortunadamente, estar
conmigo no iba a ser mucho más ventajoso para él que ir con Aurora. Nuestra encantadora
reina no tendría problema de tener su cabeza si él fallaba en entregarle a Mira. Y yo estaría
feliz de arrancarle la cabeza con que hiciera un solo movimiento en contra de Cynnia.
Estaba rodeado de sus posibles enemigos, pero ¿no lo estábamos todos en estos días?

Arrodillada junto a Rowe, corté la correa de cuero uniéndose a sus muñecas detrás de su
espalda. Eso no era suficiente para mantenerle atado por mucho rato. Tendría que haber
sido capaz de liberarse con apenas intentarlo. Tan solo podía adivinar que lo mantenían

10
drogado en un esfuerzo por mantenerle dócil. Con el ceño fruncido, enfundé mi espada
corta. Alzando a Rowe en brazos, lo acuné con torpeza en mis brazos antes de dejarle en
un hombro para llevarle por la compensación. Su peso era fácil de manejar. Era su tamaño,
con sus hombros anchos y piernas largas, lo que lo hacía difícil.

—¡Nos pertenecemos, Nyx! —dijo una voz áspera y confusa. La garganta de Claudia
había sanado lo suficiente así que ahora podía gritarme—. ¡Dos parias destinados a ser
sacrificados por Aurora! Iremos detrás de ti. No eres libre.

—Cuento con ello, Claudia —dije mientras desaparecía en la noche.

Mis pasos eran silenciosos en la tierra empapada de lluvia, hundiéndose en la tierra


mullida. Cuando llegué a un claro en el bosque, incliné mi cabeza hacia atrás y permití a la
lluvia martillear contra mis mejillas, ojos y frente, limpiando la sangre que me había
salpicado en la breve lucha breve. Claudia y su grupo no habían estado preparados para mí.
De hecho, ni siquiera ellos eran lo suficientemente fuertes para derribar a Rowe. Alguien
había llevado a cabo esa tarea y luego entregó a Rowe para la entrega.

Con un suspiro, convoqué a mi poder y toqué las nubes que todavía estaban descargando
su riqueza de lluvia sobre la tierra. Tomó solamente un leve empujón para reducir la lluvia
en una vaporización, y luego nada de nada. Con Rowe en mis brazos, me incliné hacia
adelante y reforcé mis piernas con un par de alas negras que crecieron en mi espalda
rompiendo a través de una camiseta especialmente hecha para repararse a sí misma cada
vez que las alas desaparecían. Mis músculos se estiraron y relajaron por primera vez desde
que había llegado con Claudia y su grupo. Extendí mis alas totalmente, agitándolas,
asegurando que cada pluma se encontraba en el lugar adecuado. Batieron un par de veces
en mi espalda, estirando los rígidos músculos.

El Naturi de viento estaba destinado a volar, y volar tan a menudo como fuera posible.
Apretando mi agarre en el dormido Rowe, la tierra pareció temblar bajo mis pies cuando di
unos cuantos pasos corriendo hacia adelante. El viento sopló al mismo tiempo,
levantándonos a ambos en el aire con una práctica facilidad. Era raro para mí llevar una
carga tan pesada, pero lo había hecho antes.

Arriba, las densas nubes comenzaron a separarse y una luna casi llena se abrió a través,
enviando su luz plateada sobre bosque de por debajo, refulgiendo y brillando con gotas de
lluvia. Miré a la tierra pasando rápidamente mientras nos dirigíamos al este, lejos de

11
Aurora y de nuevo hacia el escondite de Cynnia. La tierra susurraba vagos secretos de un
futuro oscuro que se cernía en el horizonte. La guerra estaba ahora tan cerca, y no importa
qué planes hiciéramos o qué aliados encontramos, no había manera de evitarla.

12
Capítulo 2
Traducido por Silvery, rihano y Kirara7

Corregido por Nikola

R
owe se removió en mis brazos. Fruncí el ceño cuando me retorcí para mirarlo
por encima de mi hombro. Sus músculos se deslizaron por debajo de mis manos
como si le hubieran puesto algún tipo de sedante o hechizo que finalmente lo
había hecho caer. Había estado esperando llegar un poco más lejos antes de que se
despertara.

Impulsándome con mis alas, planeé hasta el suelo, dando círculos mientras buscaba un
buen punto cerca de una franja de árboles. El viento había sido firme y fuerte,
manteniéndome por delante de los naturi de quienes había cogido a Rowe. Con un poco de
suerte, sería capaz de dejarlo a salvo y volver por el aire para que pudieran conseguir
asegurarse de nuestra posición. Tampoco quería encontrarme con la criatura que había
tenido éxito al enfrentarse a Rowe justo ahora. Sus heridas todavía estaban curándose. La
sangre estaba esparcida por su camiseta y sus pantalones, mientras que la venda en su
frente estaba empapada con su sangre. Nosotros éramos relativamente rápidos curándonos,
pero tenía la impresión de que se había visto atrapado en una batalla particularmente
desagradable en la que había sido significativamente superado en número. Casi me sentía
culpable por lo que había estado a punto de hacer. Casi.

Golpeé el suelo con una carrera, aplastando a Rowe tan fuertemente contra mí como
podía mientras expandía mis alas para frenarme. Cuando realicé la parada, plegué mis alas
en mi espalda, sujetándolas cerca de mis hombros, como si fuera a contrarrestar el
enfriamiento que pendía en el aire nocturno. La primavera todavía estaba recién llegada y
las noches tendían a helar cuando las temperaturas bajaban. Estaba ansiosa de volver a
Cynnia, donde las temperaturas eran, de alguna manera, más hospitalarias, y también la
compañía.

Coloqué a Rowe en el suelo, me arrodillé al lado de su figura boca abajo y escarbé


dentro de la bolsa de cuero a mi lado. Mi estómago se retorció y se contrajo en un nudo,
mientras mi respiración se alijaba en mi garganta. No podía creer que estuviera a punto de
hacer esto. Cerré mis ojos durante un segundo, atrapada en un profundo suspiro a través de
mi nariz y lo dejé escapar a través de mis dientes apretados mientras me recordaba que

13
había hecho cosas peores. Retirando en silencio el collar de hierro, lo puse alrededor del
cuello de Rowe y apreté el cierre. La esperanza era que el hierro pudiera al menos hacer
retroceder sus poderes, si no los eliminaba por completo.

Tan pronto como el cierre hizo un suave click, Rowe se agitó nerviosamente debajo de
mí. Salté hacia atrás, con una mano reposando sobre la empuñadura de una espada corta en
mi cintura, como si fuera a enfrentarme a una fiera atrapada, y en muchos sentidos así era.
Automáticamente sus manos cayeron en su cintura, buscando armas que normalmente
estaban cerca pero ahora estaban desaparecidas. Su cabeza giró a ambos lados mientras se
sentaba. Parecía aturdido mientras intentaba ajustarse a su alrededor antes de que sus ojos
finalmente se fijaran en mí. Me obligué a quitar la mano de la empuñadura de la espada y
adopté una postura enderezada, intentando parecer relajada cuando mi corazón estaba, de
hecho, dando fuertes latidos en mi pecho como si algo fuera mal. No iba a ser la primera
en amenazar, incluso aunque ya hubiera intentando eliminar sus poderes.

—¿Nyx? —Su voz era áspera y rasgada.

—Sí, soy yo.

—¿Qué les pasó a los otros? ¿Claudia y su manada de perros?

Reprimí una sonrisa por su descripción precisa de los miembros del clan de la tierra que
lo habían mantenido prisionero.

—Despachados.

Arqueó una ceja hacia mí con escepticismo. —¿Los mataste?

—Los dejé inconcientes. Deberíamos tener un par de minutos más para que descanses
antes de que necesitemos ponernos en marcha de nuevo. Tus heridas todavía se están
curando. —Mi mirada cayó en el brazo que acunaba contra su estómago.

—Deberías haberlos matado —gruñó, con sus ojos lanzándose lejos de mí.

—Soy la protectora de tu gente. No voy a matarlos si puedo evitarlo.

—Aurora te quitó ese trabajo cuando ordenó tu ejecución.

—Ese trabajo me fue encomendado por mi padre como intercambio por mi vida. Aurora
no puede quitármelo mientras esté viva.

14
Rowe suspiró fuertemente y negó con la cabeza, provocando que parte de su largo
cabello negro cayera en frente del parche de su ojo. Había tantas preguntas que estaba
deseosa de hacerle sobre su apariencia, sobre su tiempo en la Tierra cuando el resto de su
gente había permanecido cautiva, y sobre sus encuentros con la Fire Starter, pero todas
ellas tendrían que esperar. Cuando nos encontramos por primera vez en mi llegada inicial
de regreso a la Tierra, no me había preocupado por esas cosas. Mi única preocupación era
el regreso seguro de Cynnia a Aurora y a mí. Pero ahora, mientras estábamos en la cúspide
de la guerra, quería saber esas cosas porque me temía que no tendría otra oportunidad para
preguntar.

—¿Por qué me rescataste a Claudia? —preguntó.

—Me eres más útil vivo que muerto a los pies de Aurora —le dije.

—¡No sabes si esa era su intención!

—Ella se vuelve más paranoica con cada día que pasaba. Pensaba que no le causarías
problemas en el exilio, pero creo ahora ha llegado a la conclusión de que eres demasiado
fuerte para dejarte con vida. Incluso si Cynnia falla al conseguir el trono, siempre está la
oportunidad de que tú tengas éxito. Ella ya no puede coger esa oportunidad. Aurora te
quiere muerto por la misma razón que nos quería a mí y a Cynnia muertas.

—¿Cómo es posible que sepas eso? ¿Cuándo fue la última vez que hablaste con tu
hermana la reina?

—No la he visto desde Machu Picchu —admití—. Pero durante un tiempo tuvimos
espías dentro de su campamento.

—¿Quién?

Dudé. Habían sido compañeros cercanos y seguidores de Rowe, y me habían ayudado


en mi búsqueda de Cynnia. Cuando se formaron las dos facciones en esa montaña peruana
meses atrás, ellos se habían ido con Aurora, pero siempre con la intención de hacerle llegar
a Cynnia información.

—¿Quiénes son los espías? —repitió—. ¿Cómo sabes si puedes confiar en ellos?

15
—Storm y Hale. —Eran hermanos, nacidos hacía más de dos siglos pero casi
inseparables. Donde iba uno, el otro lo seguía. Habían sido soldados devotos a Rowe
durante los largos años que había estado atrapado en la Tierra.

Aclarándome la garganta, empujé hacia afuera el resto de palabras.

—Antes de que Hale fuera asesinado, descubrió que Aurora estaba matando tantos
miembros del Clan del Viento como pudieran caer en sus manos. Se estaba empezando a
dar cuenta de que la mayoría del Clan del Viento se estaba yendo en bandadas al
campamento de Cynnia. Tampoco ayudaba que Greenwood, el líder del Clan de la Tierra,
esté ahora tomando una posición muy cercana junto a Aurora. No es un secreto que está
intentando adquirir tu antigua posición como consorte, elevando así al resto del Clan de la
Tierra.

—¿Y Storm?

—Con Cynnia, llorando la pérdida de su hermano y planeando su venganza.

Doblando una rodilla delante de él, Rowe usó su brazo bueno para pasarse su mano por
el cabello, apartándoselo de la cara. Estaba húmedo y se alisó hacia atrás, y ahora yo podía
ver más cicatrices que se extendían a través de un lado de su frente incluso hasta su cuero
cabelludo. La mayoría parecía estar en el lado derecho de su cuerpo, aun durante las luchas
en las que yo había presenciado a Rowe, nunca detectaba ninguna debilidad. Era tanto
fuerte como peligroso, algo que necesitaba recordar todo el tiempo a pesar de la simpatía
que podía sentir construyéndose dentro de mí por ese guerrero herido.

—La única razón por la que me has salvado es que quieres mi ayuda para derrotar a
Aurora —dijo con una voz tan baja que me hizo querer poner mi mano de nuevo en la
empuñadura de mi espada.

—Ese es mi deseo.

—No.

—Rowe, la única manera de salvar a tu gente es a través del plan de Cynnia de


coexistencia. Aurora no está liderando hacia la guerra y la aniquilación de lo que queda de
tu gente.

16
Un aire despectivo curvó sus finos labios cuando apretó los dientes. —No ayudaré a un
puñado de traidores hacia la corona.

—Aurora ha traicionado a su pueblo. No está liderando hacia nuestra extinción. Los


humanos nos superan en número en cifras aterradoras. Según creo incluso los
Nightwalkers nos superan en número, e incluso se ha hablado del retorno de los Bori.
Somos incapaces de luchar en esta guerra hacia la que Aurora nos está liderando.

—El honor de Aurora es primero hacia la Tierra, y los humanos han estado a punto de
destruirla. Esta es nuestra última oportunidad de salvar a nuestra Madre. Creo en su visión
de retornar el poder a la Tierra —argumentó Rowe, apoyándose sobre su brazo bueno
hasta que estuvo sentado bajo el árbol detrás de él.

—Aurora no tiene una gran visión para el futuro y protección de la Tierra. ¿Crees que
después de años de vivir con mi hermana en cautiverio no conozco su mente? En sus
pensamientos, solo hay la destrucción de la raza humana. No hay pensamiento acerca de
cómo rejuvenecer la Tierra.

—No voy a aliarme con Cynnia. Aurora es la reina —dijo Rowe, levantándose.

—Yo no voy a darte una opción. Te vas conmigo y vas a escuchar lo que Cynnia tiene
que decir. Entonces te permitiré tomar tu decisión final —hice hincapié.

Una sonrisa levantó una esquina de su delgada boca mientras levantaba su mano hacia
mí.

—Yo no lo creo.

Me paré preparada, aprovechando la energía de la tierra que fluía a mi alrededor, lista


para cualquier hechizo que el maestro del Clan del Viento fuera a lanzarme. En cambio, él
gritó sorprendido por el dolor mientras caía hacia atrás sobre su trasero, una vez más.
Mirándome, se levantó y envolvió sus dedos alrededor del previamente desapercibido
collar de hierro alrededor de su cuello.

—¿Hierro? —gruñó—. ¿Has colocado un collar de hierro en mí?

—Sabía que no vendrías tranquilamente, y tenemos una larga distancia por viajar.

Empujándose sobre sus pies, me rodeó.

17
—¿Por qué tengo la impresión de que sientes una cierta cantidad de alegría al verme
así?

Saqué mi espada corta, esperando que pudiera disuadirle de atacar.

—Debería haberte matado después de lo que hiciste en Machu Picchu.

—¿Y cómo fue exactamente que te hice enojar en Machu Picchu? Los dos estábamos de
acuerdo entonces. Ambos creíamos que la apertura de la puerta era nuestro objetivo final.

—¡No al costo de la vida de Cynnia! —grité, perdiendo de repente mi férreo control


sobre mi temperamento—. Cuando atacaste a los Nightwalkers durante las horas del día al
pie de las ruinas, no sólo desperdiciaste las vidas de nuestro pueblo, sino que arriesgaste
innecesariamente la vida de Cynnia. Podrías haber llegado a un compromiso, pero estás
obsesionado con destruir a la Fire Starter. Esta venganza personal ya no será tolerada.

—Cynnia formó una alianza con los Nightwalker. Se merecía lo que le pasó. Ella le dio
la espalda a su pueblo y te arrastró a ciegas con ella.

Rowe se abalanzó sobre mí desde su posición sentado, apoyado contra el tronco caído.
Di un paso atrás y mantuve mi espada corta a mi lado, con cuidado para evitar empalarlo
en esta. Lo necesitaba con vida por ahora. Si no de nuestro lado, siempre lo podría matar
más tarde. El Naturi oscuro cargó con la cabeza y el hombro hacia mi estómago,
doblándome mientras caía al suelo de espaldas. Rowe inmediatamente rodó lejos de mí,
liberando la espada de mi mano mientras se alejaba. Ahogando un gemido de frustración
por mi estúpido error, me aparté de él poniéndome de pie mientras agarraba un cuchillo a
mi costado.

Él no dudó en atacar, apenas dándome tiempo suficiente para ponerme de pie antes de
girar la hoja de la espada hacia mi garganta. Esquivé el golpe y paré uno a las costillas con
el cuchillo. Un gruñido se le escapó mientras seguía lanzando un movimiento cortante tras
otro, decidido a sacar, ya sea un miembro o mi cabeza.

Una profunda calma se apoderó mí mientras bloqueaba cada ataque o me deslizaba fuera
del alcance de un golpe en particular. Yo lo miraba, sus ojos atentamente enfocados en mí,
pero algo faltaba. Sabía de Rowe y su estilo de lucha intensa. Me negué a creer que sus
heridas le estuvieran endenteciendo tanto, habiéndolo visto en batalla con heridas mucho
peores, matando Nightwalkers como si cosechara trigo. Él no estaba lanzando todo lo que

18
tenía hacia mí. Era como si supiera que bloquearía todos sus movimientos o al menos, lo
evadiría.

Sin embargo, eso no significaba que Rowe no estaba más que dispuesto a dejarme
horriblemente herida y sangrando en el barro para que pudiera seguir alegre su camino.
Necesitaba desarmarlo para poder reanudar nuestra huida de la Naturi que lo había estado
reteniendo. Se nos estaba acabando el tiempo. Evadiendo una estocada, la cual fue un
intento de hundir el cuchillo entre mis costillas, me deslicé por el suelo bajo su guardia y
golpeé un pie en su rodilla, haciendo que la pierna se doblara por debajo de él. La espada
que estaba sosteniendo bajó recta, apuntando a mi pecho, pero rápidamente me salí del
camino. Mientras él se arrodillaba en el suelo, patee la mano que sostenía la espada,
golpeándola hasta que la soltó. La hoja brilló bajo la luna mientras al final volaba sobre el
extremo a través del claro abierto.

Levantándome rápidamente sobre mis pies, me paré sobre él, de rodillas en el suelo,
colocando el cuchillo contra su garganta expuesta.

—Basta ya de perder el tiempo. Vienes en silencio conmigo ahora o te mataré, porque


no te voy a permitir volver con Aurora.

—¿Temerosa de que vaya a darme la bienvenida con los brazos abiertos?

—Tu mejor escenario del caso es que ella te permita cazarme, así que solo puedo
matarte en una fecha posterior. No habría retorno de héroe para ti cuando se trata de mi
hermana.

Una sonrisa creció en la cara de Rowe, enviando un escalofrío por mi espalda.

—Parece que primero debes salvar mi vida.

Estaba a punto de preguntar qué significaba eso, cuando oí un crujido del árbol por
encima de nosotros y sentí un temblor en la tierra. Claudia y los demás miembros de los
Clanes de la Tierra y la Luz nos habían alcanzado.

—¡Maldita sea! —Me sacudí lejos de él y corrí por el prado a recoger a mi espada.

—¿No vas a darme un arma también, Nyx? —preguntó Rowe en tono demasiado
inocente.

19
—No soy tonta. No me arriesgaré a que me apuñales por la espalda mientras te estoy
protegiendo. —Traté de reenfocar mis fuerzas, el rayo crepitando en el aire mientras el
viento crecía—. ¿Puedes volar? —pregunté mientras las alas brotaban de mi espalda,
suaves con brillantes plumas negras.

—Parece que tengo un collar de hierro alrededor de mi cuello.

—¡Inténtalo! Realmente dudo que todas tus habilidades hayan sido bloqueadas. Regresa
al cielo y aléjate de aquí. Los retendré hasta que pueda reunirme contigo.

Empecé a enviar mis poderes fuera de mi cuerpo de nuevo para tener una idea desde
donde los miembros del clan se estaban acercando cuando una rama de un árbol grande se
precipitó hacia mí. Me zambullí en el suelo, evitando por muy poco ser golpeada en el
pecho, solo para tener un rastrojo de ramas más pequeñas rastrillando a través de mis
brazos y espalda. Rodando mientras permanecía tendida sobre el estómago, vi a Rowe
zambullido también en el suelo a unos metros de distancia mientras un par de dardos
perforaban la noche, dirigidos a su pecho.

—¡Fuera de aquí! Voy a mantenerlos a raya.

—La última vez que me fijé, protectora de la gente, yo estaba al mando, no tú —dijo él
mientras agarraba el cuchillo a mi lado.

—Entonces, ¿cuáles son tus órdenes, comandante?

—¡Sácame este collar maldito y mataremos a mis últimos captores!

—No es probable —dijo Claudia, anunciando su llegada al pequeño claro.

«¡Mátala!» ordenó Rowe en mi cerebro.

Reaccioné sin pensar si lo que estaba haciendo estaba bien o mal. Lancé mi brazo y un
rayo chisporroteó desde el cielo, golpeando en Claudia en un brillante destello de luz
blanca.

Su cuerpo ennegrecido cayó con un repugnante ruido sordo en el pantanoso y húmedo


suelo.

Mi alma se encogió ante lo que acababa de hacer, pero di mi primer paso hacia los tres
restantes miembros del clan de la tierra, y casi tropiezo. Una raíz se había levantado de la

20
tierra y envuelto en torno a mi tobillo izquierdo. Continuó hasta apretar, mordiendo a
través de la tela de mis pantalones y la carne suave y el músculo. Una segunda raíz se
disparó desde la tierra y abrazó su camino alrededor de mi otra pierna, manteniéndome en
el lugar.

Miré a mi alrededor y vi a Rowe comprometido con el único miembro masculino del


Clan de la Tierra, mientras que las dos mujeres se pusieron a un lado observándome con
sonrisas en sus hermosos, casi élficos rostros. Levantando mi mano derecha, comencé a
arrojar mi último cuchillo restante a la de la izquierda cuando una tercera raíz me detuvo.

Atrapada y con la certeza de que intentarían matarme, no tuve opción. Incliné mi cabeza
hacia los cielos, dejando que la lluvia acribillara mi rostro. Una paz se propagó a través de
mi cuerpo, como si el agua estuviera limpiándome del acto que estaba a punto de cometer.

El rayo golpeó dos veces hacia abajo, golpeando a ambos miembros del Clan de la
Tierra. El olor de la carne quemada se desvió hacia mi nariz.

Esto no era lo que yo quería. Era la protectora de nuestro pueblo, un título que me fue
dado por mi padre, el rey de la Naturi. Él había ordenado que con cada respiro de mi
cuerpo protegiera a las personas y… seguir las órdenes de mi rey o reina, no importaba
qué. Yo estaba para ser su gran defensora, se suponía que yo sería la espada y el escudo en
el cual mi gente se escondería en épocas oscuras. Ahora soy la espada que los corta.

Algo afilado me pinchó el cuello, obligándome a abrir los ojos. Rowe estaba de pie ante
mí con la punta de mi cuchillo enterrándose en mi garganta, una mirada severa en su
rostro.

—Te has vuelto descuidada.

—Para nada.

—Cuatro Naturi se acercaron sigilosamente a ti, dos Tejedores de Tierra te capturaron


con raíces dejándote casi indefensa. Sé que te enseñé algo mejor que eso.

—Me enseñaste a luchar con los Nightwalkers y los Bori. No con los de nuestra misma
especie.

Empujé los recuerdos que amenazaban con invadirme. Rowe y yo habíamos entrenado
juntos antes de que nuestra gente fuera desterrada a sus jaulas. Conocíamos el estilo de

21
pelear del otro. Sabíamos la fuerza y la debilidad de cada uno, o al menos las sabíamos
antes de ser separados por siglos de cautiverio.

—Con mas razón deberías conocer a tu enemigo, mucho mejor que a cualquier
Nightwalker ó Bori —criticó Rowe—. Nunca debiste ser atrapada tan fácilmente.

—Nunca lo fui —dije con una leve sonrisa, bajando mis párpados, mire más allá de él,
concentrándome en el flujo de tierra a mí alrededor. Murmuré un par de palabras que me
habían entregado nuestros más fuertes tejedores y las raíces rápidamente se desenrollaron
de mi cuerpo, volviendo nuevamente a la tierra. En el momento en que su mirada se dirigió
a las raíces, di dos golpes rápidos a su brazo herido y otro a la muñeca que sostenía el
cuchillo, haciendo que esta cayera. La espada atravesó un poco mi piel, pero esa sería una
herida sin importancia que se curaría con el tiempo. Lo importante era que Rowe ya no
sostenía un arma. Él era lo suficientemente peligroso sin una.

Cuando la empuñadura de la espada aterrizó en la palma de mi mano de nuevo, él se


agacho y se apartó de mí, poniéndose sobre sus pies de nuevo, él sostenía una espada corta
de los Naturi caídos. Estábamos nuevamente en un punto muerto.

—Supongo que estaba equivocado —dijo Rowe sonriendo.

—Parece que frecuentemente nos sobreestimamos el uno al otro. Han sido demasiados
años. Supongo que asumí que te habías ablandado al estar alejado de nuestra gente.

—Difícilmente el caso como he probado, ahora dame la llave para poder quitar el collar.

—Vienes conmigo a hablar con Cynnia.

—Incluso si quisiera ver a tu hermana traidora, no lo haría como un perro atado a un


correa, ¡libérame ahora!

—¿Y arriesgarme a que la mates a primera vista, porque es mi hermana traidora? No, te
llevaré ante ella con tu energía controlada, estoy más que dispuesta a dar mi vida por ella,
pero prefiero tener la balanza a mi favor cuando se refiere a ti. Ya no estoy segura de lo
que eres capaz.

—Lo que sea —susurro él, una sonrisa oscura adornando sus sombríos rasgos. Él se
inclinó más cerca, el inicio de su espada chocando con la mía—. Soy capaz de cualquier
cosa si eso significa mi supervivencia en esta tierra podrida.

22
—Entonces ven conmigo porque ahora soy la única que está dispuesta a proteger tu
traidor pellejo.

—Iré, pero primero dame la llave —dijo dando un paso hacia atrás.

Le sonreí, y valientemente guarde la espada en mi vaina, a mi lado. —No la tengo.

—¿Qué?

—No la tengo, nunca lo hice, está en nuestro destino final.

—¡Maldición, Nyx! —Rowe se alejó rápidamente, sosteniendo fuertemente la espada


con una mano, mientras aun mantenía su brazo herido con la otra.

—Era la única forma en la que podía estar segura de que buscarías a Cynnia aun si yo
sobreviviera o no el viaje.

—¿Así que debería matarte ahora e ir a buscar a Cynnia?

—No, porque no serías capaz de derrotar a quien te capturó en primer lugar.

Rowe dejó de caminar de un lado a otro por el bosque y me miró, bajando su espada.

—¿De qué estás hablando?

—Me resulta imposible de creer que Claudia y su pequeña banda, lograran capturarte y
herirte tan fuertemente por su cuenta. No eran más que los mensajeros, alguien más te
atacó y una vez que se sepa que escapaste, esa persona o personas volverán a buscarte de
nuevo. Me necesitas para mantenerte con vida.

—Perra —gruñó.

—¿Puedes volar? —pregunté, ignorando su comentario.

Rowe apartó su mirada de la mía, mientras colocaba su espada en su vaina vacía. Se


inclinó hacia adelante con el seño fruncido como signo de concentración. Un bajo gruñido
escapó de sus labios entre abiertos mientras un par de alas como en cuero negro salían de
su espalda. Mordí mi labio inferior y parpadeé las inesperadas lágrimas a la vista de sus
alas. Recordé cuando éstas eran blancas como la nieve recién caída y suave como el pelaje
de un gatito. Había estado envuelta en esas blancas plumas nacaradas alguna vez.

23
Sintiendo su caricia. Pero ahora se habían ido, sustituidas por algo oscuro y siniestro, como
si fuese una mancha contra su alma.

—Vamos a volar por las próximas horas hacia el este y luego haremos un campamento
justo antes del amanecer —dije, levantando una mano para convocar nuevamente los
vientos.

—Deberíamos movernos con la luz del día, ahí es cuando nos buscaran. Necesitamos
ganar tanta distancia como nos sea posible —contrarió Rowe.

—Cierto, pero soy yo la que te está defendiendo y mi mayor fuerza es en las noches.

Él hizo una reverencia justo antes de abrir sus alas y alcanzar la energía creciente del
viento.

—Como desees, Oscura.

«Que la Madre Tierra te abandone».

La vieja maldición Naturi se me ocurrió después de que él hubiese usado el apodo que
me había perseguido desde mi nacimiento. Pero me arrepentí de mi ocurrencia tan pronto
como la pensé, mirando ahora a Rowe, tuve que preguntarme si la Gran Madre Tierra no lo
había ya abandonado.

24
Capítulo 3
Traducido por Little Rose y Sprinkling

Corregido por Carmenlu

R
owe se despertó con una sola palabra mágica. Parpadeó un par de veces antes
de mirarme. Había estado en medio de su perorata cuando puse una mano en su
hombro y dije el hechizo, enviándolo a un sueño profundo. Por supuesto,
presentía que esto sólo era efectivo porque el collar de hierro lo mantenía débil y era un
miembro de mi propio clan. Por alguna razón, el hechizo para dormir que yo hacía solo
funcionaba en miembros del clan del viento.

—¡Malvada bruja, me hechizaste! —gritó Rowe.

—No es como si confiara en que dormiríamos pacíficamente lado a lado —respondí,


dirigiéndome a la entrada de la cueva en la cual encontramos refugio durante el día.

El sol estaba a punto de ocultarse por el oeste, dándole brillantes tonos rosas, violetas y
naranjas. Seguía esperando que aparecieran los colores azules y negros para comenzar a
movernos.

Quité las barreras y escudos defensivos que había puesto como sistema de advertencia
contra cualquiera que se acercara a nuestro escondite. Sin embargo, no salí al bosque
abierto. Había algo acercándose. De hecho, tomé el brazo de Rowe cuando quiso pasar
junto a mí hacia el bosque, forzándolo a detenerse.

—Algo se acerca —murmuré inclinando la cabeza para intentar oír lo que me susurraba
el viento. La Gran Madre estaba hablando constantemente, revelando sus secretos, pero
solo a aquellos dispuestos a escuchar.

—No siento nada. —Rowe intentó liberarse de mi agarre, pero simplemente apreté mis
dedos contra su antebrazo. Haciéndolo caer de rodillas, lo forcé a hundir sus dedos en la
tierra.

—Puede que quieras jugar con tu vida por ahí, pero yo no —dije—. Ahora escucha lo
que la Madre tiene que decir. Alguien se acerca.

25
—Me cuesta creer que la Gran Madre tiene algo que decirte a ti, Oscura —bufó Rowe.

Mi temperamento volvió a dispararse, y aumenté tanto mi agarre que hizo una mueca.

—¿Se han desvanecido mis habilidades?

—¿Qué?

—Desde que nos reencontramos los últimos meses, ¿crees que mis habilidades se han
ido con mi juventud?

—No —dijo pareciendo confundido—. Eres más fuerte. Eres una mejor guerrera, y no
sabía que eras capaz de lanzar un conjuro hasta ahora.

—¿Y entonces por qué sigues llamándome Oscura? Dejaste ese nombre cuando
entrenamos juntos de jóvenes y me mostré ante ti.

—¿Te molesta?

—¡Por supuesto que me molesta! —Fui al otro lado de la caverna y apoyé la cabeza
contra la pared—. No necesito un recordatorio constante de que estoy por debajo del
alcance de la gloriosa luz que viene de la tierra y nuestra gente. No necesito que me
recuerden todo el tiempo que mi vida es una abominación.

Yo era una abominación. Todos los bebés Naturi nacen a la luz del día para que puedan
ser bañados en la gloriosa luz del sol y la tierra. Esos pocos que nacen de noche son
asesinados rápidamente. Pero cuando nací pasada la medianoche con mi cabello negro y
los ojos plateados, mi padre no pudo soportar el perderme. Peleó con los cabecillas de los
clanes por meses hasta que finalmente los convenció de dejarme vivir, siempre y cuando
dedicara mi vida a la protección de mi gente. Y aun así, incluso con esa promesa, era una
paria; nunca conocí el calor de la compasión o el amor. Sólo Cynnia me vio como más que
la Oscura o la protectora de la gente. Ella me vio como una hermana y me amó.

Solo Cynnia.

Por un tiempo creí que Rowe era diferente. Entrenamos juntos, luchamos lado a lado.
Era el comandante de los ejércitos naturi y yo era la segunda a cargo. Pensé que le había
demostrado mi valor como guerrera.

26
—Mírame Nyx. ¡Enserio mírame! —dijo ahora, haciéndome mirarlo sentado en el
suelo—. ¿Crees que alguien que se ve como yo tiene derecho a juzgarte?

—Cuando te veo, veo a alguien que ha hecho un gran sacrificio por su gente.

Rowe bufó y sacudió la cabeza.

—No lo hagas sonar tan noble. Quizás haya comenzado así, pero mis motivos no fueron
siempre tan honorables. A veces simplemente era la forma más rápida de hacer el trabajo.

Sacudí la cabeza, pero permanecí en silencio mientras escuchaba el viento arremolinarse


en la entrada de la cueva. La noche se estaba estableciendo en el bosque, llenando de
sombras las áreas libres de árboles, mientras la luna entraba y salía de entre las nubes.

—¿Qué te pasó después de Machu Picchu?

Mi mirada volvió al Naturi sentado en el suelo con la espalda contra la pared. Rowe
parecía totalmente relajado, pero sabía que no se relajaba si podía evitarlo. Siempre estaba
listo para el próximo ataque, listo para atacar al siguiente enemigo. Pero bueno, yo
también. Demasiados años del mismo entrenamiento.

—¿Sorprendido que sobrevivimos? —pregunté.

Abrió la boca y volvió a cerrarla, sacudiendo la cabeza.

—No. Eres una buena luchadora. Habrías defendido a Cynnia con tu vida.

—Gracias —murmuré, sorprendida por sus palabras—. Viajamos al noreste, esperando


alejarnos de Aurora. Inicialmente creíamos que se mantendría en Sudamérica, cerca de
Machu Picchu. Pensé que se quedaría allí y usaría el poder de la tierra y los bosques para
rejuvenecer, pero estaba equivocada. Nuestra inteligencia indicó que se dirigió
inmediatamente a una tierra llamada Canadá, al norte. Era como si nos estuviera imitando.

—Estoy seguro que ella puede sentirte.

—Como Cynnia y yo la sentimos a cierta distancia. No hay escondite. Sólo esperábamos


encontrar un lugar que ella no atacara inmediatamente para poder construir un ejército.

—¿Dónde?

Inspiré hondo y me congelé.

27
—Lo verás pronto, pero tenemos que hacer otra parada en el camino. ¿Qué has estado
haciendo desde Machu Picchu?

—Cazar a la Fire Starter—dijo encogiéndose de hombros. Inesperadamente una mueca


creció en sus labios y se sonrió a sí mismo.

—¿Qué?

—Cuando Mira y yo partimos, dijo que yo debía buscar a Cynnia. Vivir mi vida en
lugar de cazar a la muerte.

Bufé mientras me alejaba de la pared y volvía a caminar a la entrada.

—Es más lista de lo que creía.

Rowe se puso de pie y sacudió la cabeza.

—Y malvada. La evitaría a toda costa. Solo es problemas.

—Pongámonos en marcha. Se están acercando —dije dejando pasar su comentario


mientras salía lentamente de la caverna con una mano en la empuñadura de mi espada—.
¿Por cierto, quién era exactamente el que te capturóen primer lugar?

—No te preocupes. Estarán aquí pronto. Cuando Claudia falló en reportarse o pasarme a
mi próxima escolta, indudablemente fueron enviadas a buscarme. —Rowe parecía un
poco demasiado presumido para mi gusto; era un guerrero formidable, y no parecía como
si se hubiera ido por su propia voluntad. ¿Qué enfrentaríamos?

Saliendo de la cueva, miré el cielo abierto y la creciente oscuridad. El viento era suave,
y solo traía consigo un rocío primaveral. Bamboleándome en las puntas de los pies, me
incliné hacia delante, permitiéndole a mis alas salir de nuevo de mi espalda. Las estiré al
máximo, disfrutando el que estuvieran libres.

—Querrás esconderlas —dijo Rowe, de pie a mi lado—. Solo dificultará más el vuelo.

Mirándolo, plegué mis alas para que estuvieran comprimidas en mi espalda, pero no las
escondí del todo. Estaba a punto de preguntarle de nuevo qué estaba a punto de enfrentar
pero la tierra me respondió.

28
El suelo tembló suavemente bajo mis pies, y los árboles cercanos crujieron y se agitaron
aunque ya no había viento. A nuestro alrededor podía oír a los animales huyendo, mientras
los pájaros, antes dormidos, salían volando lastimeramente.

Se acercaban miembros del Clan de la Tierra, y ahora podía adivinar por quién los había
enviado.

Como por arte de magia, tres esbeltas mujeres salieron de detrás de los árboles.
Llevaban trajes de piel ceñidos al cuerpo, y unas botas de cuero que les permitía andar por
la tierra sin hacer ruido ni mover siquiera el césped. No podían ser rastreados porque eran
la tierra misma. Y sabía que eran luchadoras habilidosas, ya que yo las había entrenado
muchos años.

Eran las tres hijas de Greenwood, simplemente conocidas como las Cazadoras entre
nuestra gente. Esto completaba el círculo. Si las hijas de Greenwood podrían rastrear y
atrapar a Rowe por su padre, entonces él tenía asegurado un lugar junto a Aurora.

—Parece que has robado algo que por derecho nos pertenece —Jasmine, la que estaba
en el medio, habló. Sus manos estaban abiertas y vacías, pero no se podía decir lo mismo
de sus hermanas.

A su izquierda, Alaina sostenía un corto arco con un carcaj lleno de flechas esperando
ser lanzadas. A su derecha, Wyllow llevaba una pequeña cuchilla en cada mano y tenía una
sonrisa malvada. La menor de las tres, siempre dispuesta a luchar. Su hermana mayor
Jasmine siempre era la diplomática, dispuesta a usar las palabras para acercarse a su
oponente, antes de acuchillarlos.

—Aurora lo desterró —respondí—. Ella ya no negociaba con Rowe. Tomó una


decisión, y ciertamente no voy a ayudar a su padre a tomar su lugar como consorte. —
Saqué un par de cuchillos de mis caderas mientras mis alas se disipaban a mera niebla que
caía a mis pies. Rowe tenía razón. Mis alas solo serían una desventaja en una batalla con
estas tres. Había demasiados árboles en el área.

Ninguno de nosotros podría llegar a cielo abierto antes de ser atrapado.

—Quizás ha reconsiderado su posición con el traidor —dijo Jasmine encogiéndose de


hombros. Detrás de ella Wyllow bufó, lo que era exactamente lo que pensaba. Aurora no
pensaba retroceder —había estado planeando esta eliminación de aliados por meses, por

29
años. Al menos yo creía que eso sería verdad al ocurrirnos a Cynnia y a mí. La apariencia
de Rowe puede que la haya tomado por sorpresa y ella quizás haya decidido alejarlo con el
resto de nosotros. Su meta era un nuevo Orden Mundial, e iba a hacer eso con un nuevo
grupo de aliados.

Me puse entre Rowe y las tres mujeres.

—Quédate aquí —le dije—. Vendré a buscarte cuando acabe con estas tres.

El Naturi bufó, y me volví para encontrarlo recostado contra la entrada de la cueva.

—No me iré y me perderme este espectáculo. De una forma u otra soy el prisionero de
alguien. ¿Qué me importa quién gane?

—Debería importarte dado que yo soy la única que te necesita vivo —gruñí, volviendo a
mirar a las Cazadoras.

—Nosotras lo queremos con vida —corrigió Alaina con una mueca—. Le esperan varios
años de tormento.

Apretando los dientes, dejé que sus palabras resbalaran mientras me concentraba en la
próxima batalla.

Arriba, podía sentir las nubes arremolinándose y el viento aumentando. Un trueno lejano
se oyó advirtiéndoles que se alejaran ahora, cuando aún podían.

—No tiene que ser así, Nyx —dijo Jasmine—. No nos enviaron por ti. Estamos
preparadas para dejarte ir.

—No lo están —corregí antes de lanzarles mi corta espada. Como esperaba, sus ojos
siguieron la hoja hasta el suelo, permitiéndome sacar otro cuchillo de mi cadera y
arrojárselo a Alaina antes de que ella arrojara la primera flecha. La Naturi gritó cuando la
hoja le cortó el hombro derecho. No podría usar su arco al menos unos minutos mientras
los músculos de su brazo curaban.

Wyllow se posicionó junto a Jasmine, ambas con las lanzas preparadas para
decapitarme. Me agaché buscando la espada que había dejado caer, pero no podía
levantarlo. Era como si la tierra alrededor de la hoja se hubiera vuelto de piedra,
sujetándola. Apenas pude esquivar el primer golpe de Wyllow, y bloqueé el segundo con la
cuchilla que tenía en la mano izquierda.

30
Por el rabillo del ojo pude ver a Jasmine de pie en el mismo lugar, susurrando un
conjuro. Los árboles comenzaron a sacudirse y la tierra parecía de gelatina. Conocía muy
bien esta táctica. Iba a tirarme hacia la tierra, y enterrarme viva. Era la mejor y más rápida
forma de deshacerte de alguien.

—¡No me presiones Jasmine! —le grité mientras seguía bloqueando los ataques de
Wyllow.

—Tú eres quien ha forzado a mi mano —advirtió, extendiendo los brazos vacíos—.
Fuiste una increíble tutora, Oscura, pero tus noches han acabado hace ya tiempo.

Apretando los dientes, finalmente pude empujar lejos a Wyllow y avanzar unos pasos
mientras la tierra seguía moviéndose. Ahora estaba hundida hasta los tobillos. Wyllow me
atacó de nuevo, girando ambas espadas, esperando rebanarme. Cayendo de rodillas, me
incliné hacia atrás para esquivarla. Se extendió demasiado, dejando su estómago
descubierto. Reconoció su error enseguida e intentó alejarse, pero era demasiado tarde, y le
clavé un puñal en el abdomen. La Naturi se alejó de mí tambaleándose, y quitándose el
cuchillo del estómago mientras me maldecía. Intenté volver a erguirme, pero la tierra se
cerró alrededor de mis piernas, dejándome atascada en posición arrodillada.

—¡Retrocede Alaina! —le grité, arrojando un brazo hacia Rowe. La otra hermana había
estado rondando alrededor de la batalla, acercándose a mi compañero mientras me
distraían Wyllow y Jasmine. Un rayo cayó del cielo en el espacio entre Alaina y Rowe,
haciéndola retroceder de un salto.

—Por favor, cuida la intensidad —dijo Rowe calmadamente. Estaba de pie detrás de mí,
por lo que no podía verlo, pero no dudaba que tenía una pequeña sonrisita afectada.

—Un poco de ayuda no vendría mal, dado que soy quien intenta prolongar tu vida —
espeté con los dientes apretados mientras luchaba por liberarme. La tierra luchaba
conmigo, succionando mis piernas, dejándome vulnerable.

—Has planeado muy mal esta batalla. Estabas concentrada en la equivocada —advirtió
Rowe.

Y tenía razón. Estaba permitiendo que Wyllow y Alaina me desconcentraran y


confundieran cuando Jasmine era la mayor, la más fuerte, y la líder de las tres. Era ella
quien me enterraría viva lentamente mientras sus hermanas mermaban mis defensas. Al

31
final me dejarían vivir lo suficiente para verlas irse con Rowe, luego moriría con el sabor a
fracaso en la boca.

Concentrando mis poderes antes de que Alaina hiciera algo, invoqué un rayo. Uno cayó
al piso entre Alaina y yo, forzándola a retroceder, dándome un poco de tiempo. El segundo
golpeó a Jasmine, que cayó contra unos árboles. El más viejo sacudió las ramas y las
trenzó, creando una cúpula alrededor de ella. Tomaría varios rayos romper la barrera y
poder golpearla, algo que me dejaría libre para el ataque de sus hermanas, quienes estaban
rondando cerca de nuevo.

Lo positivo era que el rayo que golpeó a Jasmine rompió su encanto en la tierra. Con
esfuerzo, pude volver a erguirme, aunque el piso seguía como mermelada.

Haciendo una mueca, volví a tomar mi espada y saqué una correa de cuero de mi
cintura. Tomando la correa, retorcí la muñeca, permitiendo que el cuero se enrollara. No
me sorprendió que las hermanas se congelaran momentáneamente, sorprendidas por mi
nueva arma.

—No tiene que ser así Nyx. —Jasmine retrocedió un paso—. Rowe no vale esta
protección. No queremos lastimarte. Eres libre de irte. Te lo prometo.

—Rowe vale mucho más de lo que jamás entenderán —dije en tono bajo. Volví a
retorcer la muñeca, haciendo que la correa se sacudiera e hiciera un ruido como de trueno,
advirtiéndolas.

Willow no escuchó.Fue la primera en ir hacia mi, llevando con ella los largos brazos de
los árboles que nos rodeaban, esperando enredarnos a mi y al látigo. Ampliando mi
postura, oscilé el látigo alrededor, cortando a través las ramas de los árboles que atrajo
cerca, una lluvia de escombros en Willow antes de que pudiese alcanzarme. Ella empujó,
determinada a golpearme, pero no tuvo oportunidad. En un fogonazo, interpuse el látigo,
rozándolo a través de las manos que sostenían sus dos espadas. Gritó, dejando caer sus
hojas mientras presionaba sus manos contra su estomago.

—¡No le des la espalda! —gritó Jasmine, pero era demasiado tarde. Willow vio el látigo
volviendo alrededor para otro golpe y naturalmente giró su espalda hacia mí, esperando
que esta tomara la mayor parte del golpe. Esto es lo que yo había estado esperando. El
final del látigo golpeó a través de la gruesa camisa de gamuza y corto ranuras en su
espalda.

32
Un enfermizo grito se levantó de Willow mientras colapsaba en la tierra, retorciéndose
en una agonía mucho peor que la imaginada por una simple herida causada por un látigo.
Desesperada por vengar a su herida y moribunda hermana, Alaina cargó contra mí
después. Giré las caderas, moviendo mi cuerpo para enfrentarla mientras el látigo la
golpeaba como una cobra venenosa. La Naturi del Clan de Tierra logró soportar tres golpes
antes de finalmente girar su costado hacia mí, permitiéndome arrastrar el látigo a través de
su espalda. Cayó en el suelo, gritando de dolor mientras Willow quedaba en un horrible
silencio.

Jasmine tomó otro paso hacia atrás, sacudiendo su cabeza mientras lágrimas se
deslizaban por sus curtidas mejillas. Sus manos estaban en puños y temblando delante de
ella mientras miraba cómo su heraman moría. Por un momento consideré ahorrárselo.
Pensé en enviarla de vuelta a su padre con un mensaje de que no le iba a permitir a Aurora
ganar la batalla que ella empezó.

—La misericordia es para los débiles —susurró Rowe.

Aspirando profundamente a través de mi nariz, levanté mi brazo y giré el látigo sobre mi


cabeza por un segundo antes de agitarlo hacia Jasmine. Sabía que no importaba lo que
hiciera, ella era lo suficientemente inteligente para no darme la espalda. No necesitaba que
lo hiciera. El látigo se envolvió estrechamente alrededor de su cuello. Colapsó bocabajo en
el lodo.

Liberé el látigo con mi mano derecha y saqué la espada que había estado atascada en la
tierra, liberándola. Con mis dientes apretados, caminé hacia donde Jasmine yacía.
Liberando el látigo, rápidamente la decapité, asegurándome de que estuviese realmente
muerta, antes de colocar la espada de nuevo en su vaina.

Me volví hacia la cueva y encontré a Rowe permaneciendo sobre Alaina mientras se


retorcía en un costado, jadeando por aire como si su garganta estuviese cerrada. Odio
estaba salpicado en su rostro mientras él la miraba, y por un momento tuve que
preguntarme cuan lejos se extendía su odio. ¿Incluía a todos los de nuestro tipo? ¿O solo a
aquellos que estaban cazándolo?

—No entiendo —admitió cuando Alaina dio su último estremecido suspiro y se quedó
completamente inmóvil a sus pies. Sus verdes ojos se quedaron muy abiertos hacia el
bosque, ciegos por siempre—. ¿Qué hiciste?

33
Terminé de enrollar el látigo uniéndome a él junto a Alaina. Arrodillándome, la giré
sobre su estómago y abrí una de las largas rasgasduras en la espalda de su camiseta,
revelando el tatuaje de árbol que adornaba la espalda de todo Naturi. Este era un símbolo
de nuestro lazo a la tierra, uno de que todos hemos nacido de ella. Rowe se inclinó para
examinar su espalda y luego cayó sobre sus rodillas por la sorpresa, desgarrando su remera
para que toda su espalda quedara expuesta. Había cinco marcas de barras a través del
árbol, cortando profundo dentro de su carne.

Su estrecha mirada se dirigió bruscamente a mi cara.

—Todavía no entiendo. Estas heridas no son tan profundas como para matar.

—Corté su conexión con la tierra —dije, odiando tener que pronunciar esas palabras.

Rowe tropezó con sus pies, moviéndose lejos de mí.

—Es imposible. Esto es malditamente imposible. —Me di cuenta de que sus ojos ya no
estaban sobre mi cara, sino en el látigo todavía enroscado en mi mano.

Subiendo lentamente a mis pies, le extendí mi mano, ofreciéndole el látigo.


Manteniéndolo enrollado, examinó el final y encontró piezas de hierro incrustadas dentro
de las correas de cuero. Pero era más que solo hierro lo que causaba que su enlace a la
tierra fuese roto. El látigo estaba enbuido con poderosa y antigua magia.

Tan pronto como Rowe envolvió su mano alrededor de la manija, el látigo envolvió su
mano y se deslizó a través del suelo. Se envolvió alrededor de mi pierna izquierda, la
manija viniendo a descansar contra mi cadera.

—Soy la única que puede usarlo.

—Conveniente —replicó, doblando la palabra con una burla—. Creaste una eficiente
arma de muerte que solo puede ser usada por ti.

—No tuve opción.

—¿No tuviste opción? Oh Gran Protectora de la gente, ¿cómo pudiste crear un arma que
solo matara a nuestra gente?

—Porque Aurora me lo pidió.

34
El ceño de Rowe se frunció con sorpresa mientras me miraba. Evité su penetrante
mirada al enrollar el látigo una vez más y colgármelo en el costado. No me gustaba pensar
sobre esto. Yo era la protectora de nuestra gente. Al menos lo había sido. Pero aun antes de
que Aurora proclamara que yo era una traidora para la corona, yo había sido una eficiente
asesina para mi gente.

—¿Por qué? —preguntó suavemente.

Respiré con una lenta bocanada pero no pude levantar mis ojos para encontrar su
mirada. Rowe tenía esa imagen de nuestra gente y por lo que él había estado peleando
cuando luchó para abrir la puerta una vez más. Odie ser quien destruyera esa imagen. Y
además, ¿no había Aurora empañado aun la imagen cuando ella le dio la espalda?

—Durante el último par de siglos de mandato de Aurora —dije—, mientras estábamos


atrapados, la cohesión de nuestra gente empezó a romperse. Las facciones construyeron a
lo largo de varios clanes, cuestionando su mando. La gente estaba agonizando; nuestros
niños estaban luchando para sobrevivir el nacimiento cuando éramos lo suficientemente
afortunados para tener niños. La autoridad de Aurora estaba siendo amenazada.

—Ella dijo que estabas persiguiendo a todo el que estuviese cuestionando sus reglas —
dijo Rowe. Finalmente levanté mi mirada hacia su cara.

—Ellos eran acusados de traición e inmediatamente despachados. Los antiguos tejedores


de hechizos me ayudaron a elaborar el látigo. Necesitaba algo único y esto inmediatamente
podría infundir temor en los culpables. Desafortunadamente, esto era demasiado efectivo
con algunas de las razas.

—¿Qué quieres decir? ¿No mata a todos?

Sacudí la cabeza.

—No afecta a todos del mismo modo. Rompe un lazo naturi a la tierra. Para el clan de
tierra, la muerte es cercanamente inmediata y extremadamente dolorosa. Para el clan de
agua, no pueden ya volver al agua, lo que lleva a una lenta muerte. El clan animal ya no
puede cambiar o llamar a los animales alrededor de ellos.

—¿El clan del viento?

—Perdemos la habilidad para volar. Nuestras alas quedan permanentemente cortadas.

35
—¿Pero podemos controlar el clima todavía?

—Sí, tan bien como entrelazar otros hechizos si el Naturi es suficientemente fuerte y
antiguo.

—¡Lo usaste en un tejedor! —jadeó Rowe. Los ancianos tejedores de hechizos de


nuestra gente eran los segundos más cercanos a la tierra junto a quienes nos gobernaban.
Se les tenía la más alta estima y eran considerados como intocables.

—El que creó el látigo. Aurora le temía a su habilidad para crear tal arma contra su
propia gente.

—¿Qué sobre el clan de luz? ¿Qué le hace al clan de luz? —demandó.

Sacudí la cabeza, ceñuda.

—No lo sé. Aurora nunca acusó a su propio clan de traición. —Temía el día que tuviese
que descubrir este pedacito de información.

—Lo siento —murmuró Rowe, sorprendiéndome.

—¿Por qué?

—Que fueras forzada a cazar a tu gente. Esto los hubiese vuelto a la mayoría en tu
contra.

Me forcé a encogerme de hombros a pesar de la protuberancia que había crecido en mi


garganta. Aparte de Cynnia, Rowe era el único que entendía a lo que yo era forzada a
hacer. Yo había nacido para ser la protectora de nuestra gente y me había convertido en su
verdugo. Y era buena en ello.

Empujando a un lado esos pensamientos, me enfoqué una vez más en la misión que
tenía delante. Me incliné hacia delante, balanceándome sobre mis talones, permitiendo a
mis alas una oportunidad para salir a la luz. Las estiré ampliamente, disfrutando la
sensación de los músculos presionando mientras el viento cepillaba contra mis alas.
Girándome, vi a Rowe luchando para hacer lo mismo. El collar de hierro estaba haciendo
su trabajo inhibiendo su habilidad para usar magia, pero este le permitía llamar
sucesivamente las negras alas de cuero que eran una parte de él.

36
—Necesitamos movernos —dije—. No eres el único al que debo convencer de ponerse
de parte de Cynnia.

37
Capítulo 4
Traducido por AariS y Vanehz

Corregido por Nikola

aldita sea, Mira! —se burló Danaus en un bajo susurro, una sonrisa
— ¡M burlona tirando de una esquina de su boca—. ¿Vas a necesitar un
pañuelo o puedes recobrar la compostura?

Le lancé al cazador una oscura mirada, pero por lo demás mantuve mis comentarios para
mí misma. La ceremonia en el pequeño claro en el bosque comenzaría pronto, y Barrett
nos había permitido generosamente asistir desde que éramos las únicas personas que James
veía como amigos y, de una forma retorcida, como familia. No iba a ser la que comenzara
problemas.

Sin embargo, podía comprender muy bien las bromas de Danaus. Cuando nos detuvimos
allí en el silencioso bosque, con un anillo de hombres lobo alrededor nuestro, intenté
concentrarme en el James de torso desnudo al lado de Barrett y el resto de la familia
Rainer. Desafortunadamente, mi mente derivaba demasiado a menudo a mis recientemente
perdidos Lily y Tristan. Dos personas que había aceptado en mi familia, en mi corazón,
quienes me fueron robados a través de la violencia y la traición hacía sólo unos meses.

Viendo a James siendo instalado en la manada Savannah, intenté reasegurarme a mí


misma que estaría a salvo y nadie podría atacarlo en un esfuerzo por llegar a mí. Él era
ahora una parte de Savannah, pero había una distancia de seguridad entre él y yo.

Un dolor sordo hizo eco a través de mi pecho. Habían pasado meses y aún me descubría
a mí misma conjurando formas en que las cosas pudieran haber ido de manera diferente,
resultando en Lily o Tristan o ambos estando vivos hoy. Era un acto inútil que solo
extendía mi dolor, haciéndome más vulnerable al mundo a mí alrededor, pero tenía a
Danaus a mi lado.

El cazador había regresado de Venecia conmigo, y se mudó a mi casa de la ciudad en el


distrito histórico de Savannah. Había abierto mi casa de fuera de la ciudad para él, pero
proclamó que vivir juntos era un poco rápido. Sin embargo, incluso eso fue dicho con una
sonrisa, ya que tendía a pasar la mayor parte de sus noches envuelto en mis brazos en mi
casa. Había dejado atrás a Themis, y una parte de mí estaba aliviada de tenerlo fuera del

38
alcance de Ryan. El líder de los hechiceros de la denominada sociedad de investigación era
más problemas de los que cualquiera de nosotros estaba preparado para tratar. No tenía
duda de que Ryan aún tenía más esquemas que nos incluían, pero por ahora parecía
contento de dejarnos vivir en paz en Savannah.

Determinado a ganar su subsistencia, Danaus tomó un trabajo como camarero y portero


ocasional abajo en The Dark Room. El exclusivo club que atendía sólo a Nightwalkers y
licántropos sufrió un poco de conmoción con su presencia, pero las cosas se habían
asentado de nuevo en su rutina normal. No tenía corazón para decirle que como
copropietaria de The Dark Room, yo era la que pagaba su salario cada semana. Danaus
necesitaba sentir independencia y aun así conectar con el otro mundo oscuro que latía más
allá de la atención de los seres humanos.

Para mi sorpresa, sus dedos rozaron contra mi mano, colgando a mi lado, antes de que
finalmente entrelazara sus dedos alrededor de los míos.

«Deja de pensar en ellos. Déjalos descansar», amonestó en mi mente.

«¿Estará él a salvo?»

«Estará a salvo».

Algo de la tensión finalmente fluyó fuera de mis hombros y apreté su mano mientras
resistía la urgencia de echar mi cabeza contra su duro hombro. Danaus se había convertido
en mi roca, mi único faro resplandeciente en la tormenta, mi último asidero de cordura en
este mundo. Más oscuridad y maldad se presentaba en el horizonte, pero sabía que al
menos lo tendría a mi lado.

«Sigue pensando pensamientos como ese y voy a necesitar un pañuelo», bromeó


Danaus.

«Imbécil», respondí, riéndome mentalmente de él.

Debería haber sabido que sería un silencioso espectador en mis pensamientos. Había
estado demasiado oscuro últimamente cuando el mundo quedó en silencio. Los Naturi
habían dejado mi territorio y no había ni una palabra del Aquelarre. Ni siquiera mi padre,
Nick, había aparecido recientemente para atormentarme. Caminé de un lado a otro y miré
por la ventana con mis brazos doblados sobre mi estómago, esperando. No sabía qué era,
pero algo malo estaba viniendo.

39
En el otro extremo del círculo, Barrett hablaba a su manada, menos de veinte fuertes
miembros. Su número había sido reducido, ya que una vez habían sido controlados por el
Clan de los Animales, forzados a atacar a los Nightwalkers mientras los Naturi me
buscaban. Barrett había perdido a dos de sus hermanos, quedando solo su hermano menor
Cooper y su hermana Erica a su lado.

El alfa hablaba de unidad y familia. Hablaba de lealtad no solo a la manada, sino


también a su raza. Entonces se volvió hacia James y habló acerca de los logros del joven.
Anunció la firme determinación de James y su dedicación a entender las otras razas
durante toda su vida, así como la desmesurada compasión de James y su fiera lealtad a sus
amigos. Y cuando vino la votación para su aceptación en la manada, fue unánime. Pero,
era raro que alguien hablara en contra de un solicitante cuando la persona tenía el apoyo
total del alfa.

Y entonces era oficial. No hubo peleas. Sin sangre y exhaustivas pruebas para entrar en
la manada Savannah, solo un montón de papeleo y una entrevista exhaustiva con Barrett.
James había sido considerado suficiente como para preguntar si me importaba que se
mudara a Savannah antes de que fuera oficialmente solicitado por Barrett. Yo simplemente
le había sonreído y había asentido.

El único que alguna vez conocería la omisión del proceso de instalación formal en la
manada Savannah permanecía a mi derecha, mirando el procedimiento en silencio. Nicolai
Gromenko había sido un acto desesperado de mi parte. Atascado en una mala situación con
Jabari como su dueño, estaba a punto de ser entregado a los Naturi como un sacrificio
cuando finalmente intervine y juré protegerlo con mi vida.

Desafortunadamente, mudar al cambiador a mis dominios en Savannah significaba que


él también tenía que ser aceptado por la manada local para sobrevivir.

Así que a petición mía, Barrett acogió a Nicolai. Pero el acuerdo no podía durar. Nicolai
necesitaba una manada de su propiedad, un lugar para llamarlo propio. Había nacido para
ser un alfa, y sabía que parte de él estaba molesta bajo el gobierno de Barrett.

—Has traído otra oveja al rebaño —dijo Nicolai.

Una amplia sonrisa elevó finalmente mis labios. —No tenía nada que ver con este.

—No, solo pareces una madre orgullosa viendo a su hijo ganar su primer premio.

40
—Solo piensa en nosotros como amigos de la familia —intervino Danaus sin quitarle
los ojos de encima a James. Sacudí la cabeza interiormente. Danaus nunca se había
preocupado realmente por el cambia-formas, y una pequeña parte de mí pensaba que
podría ser que tuviera que ver con mi breve pasado con Nicolai. Por supuesto, estaba
asumiendo que Danaus era capaz de sentir celos. Yo no estaba por hacerme ilusiones.

Al otro extremo del claro un grito de dolor se elevó, rompiendo en el aire mientras
James empezaba el proceso de cambio en lobo. Una rápida conversación con Barrett unas
pocas noches antes reveló que James había pasado dos meses en invierno con la manada,
aprendiendo qué podía hacer antes de regresar brevemente a Themis con la intención de
vivir sin el apoyo de una manada.

Aunque yo no estaba completamente versada en el mundo licántropo, era de mi


conocimiento que la transformación de hombre a lobo era dolorosa durante el primer año,
mientras la persona aprendía control muscular y concentración. Apreté la mano de Danaus,
una parte de mí deseando poder alejar el dolor de James. El dulce joven siempre había
esperado ser un espectador desde fuera del mundo sobrenatural, no un miembro.

Danaus apretó mi mano de vuelta. —Está bien.

—Se volverá más fácil —me volvió a asegurar Nicolai—. En unos pocos meses será
capaz de cambiar en cualquier momento que quiera. Por ahora, estará limitado a la llamada
de la luna llena o los Naturi.

Otros se unieron a James, el claro de repente se llenó con grandes lobos de varios
colores. Nunca quité mis ojos de James y vi al nervioso joven cambiar en un lobo con un
espeso pelaje negro. Cuando la transformación fue completa, se sacudió una vez, como si
se sacudiera lo último del dolor, antes de trotar hacia mí.

Su larga lengua rosa colgaba fuera del lado de su boca cuando me miró. Pude sentir su
felicidad. Parecía que finalmente había encontrado su hogar, y no podía haber estado más
feliz por él. Arrodillándome, hundí la mano a través de su espeso pelaje, frotando sus
orejas.

—Eres un lobo precioso —proclamé con una sonrisa—. Estoy muy orgullosa de ti.

James hocicó mi brazo una vez antes de cepillarse contra mí y volver con el resto de la
manada, que estaba pululando alrededor del círculo. Se olfatearon y mordieron unos a

41
otros jugando, ansiosos por estar finalmente corriendo y cazando en la noche de luna llena.
Mientras James se unía al grupo, me fijé en un lobo más pequeño de una mezcla de grises
y con un pellizco de piel blanco en el cuello, antes de que ella trotara, lanzándole un
pequeño ladrido como si lo alentara a seguirla.

Detrás de mí, Nicolai se rió entre dientes. —Me pregunto cómo va a tomarse esto
Barrett.

—¿Qué?

—Esa es su hermana, la que ha tomado interés en James. Casi me compadezco del


chico.

Sólo Barret y Nicolai permanecieron en forma humana. Noté la mirada que pasó entre
los dos hombres antes de que Barret finalmente cambiara en un gran lobo marrón y llevara
a su manada dentro del bosque.

Miré al cielo una última vez, tomando nota de que la luna llena que se cernía henchida
sobre nuestras cabezas.

—¿Cómo es que no estás cazando con ellos esta noche?

—Lo haré —murmuró Nicolai, desviando la mirada directamente de mi rostro—. Hay


algo que quiero hablar contigo primero.

—Te vas, ¿No?

—Tenías que saber que esto venía.

—Lo sabía.

—Mira, sé que salvaste mi vida, no sólo de los Naturi, sino también de Jabari. Diablos,
probablemente me protegiste de mi propia especie también, considerando mi pasado. No
quiero que pienses que estoy dando la espalda a lo que hiciste por mí.

—Pero no pueden existir dos alfas en la misma manada —dijo Danaus.

—¿Lo sabías?

42
—Solo recientemente —admitió el cazador—, por la forma en que los otros se
comportan a tu alrededor. Eres un líder natural. Y esto hace las cosas… incómodas para ti
cuando eres forzado constantemente a los talones de Barret.

—No es Barret. —contradijo Nicolai rápidamente con una sacudida de cabeza—. Es un


gran líder y ha cuidado increíblemente a su gente. Yo… es sólo… que no pertenezco a este
lugar.

Mi ceño se frunció. Mi protección a Nicolai había sido a distancia, en el mejor de los


casos, pero siempre había sentido que si estaba en mi dominio, podría llegar a tiempo.
Siempre estaría ahí para él.

—¿A dónde irás?

—Argentina.

—¿Qué?

—Para ser más preciso, Buenos Aires —dijo Nicolai—. Hay una gran concentración de
Licántropos en Argentina. Han llegado rumores de que hechiceros y brujas han
desaparecido de la región y la gente está empezando a señalar en dirección a mi especie.
Mi español es sólido y pensé que podía bajar y ver si podía indagar más sobre la situación
antes de que se convierta en una partida de caza indiscriminada. Con los Naturi en libertad,
no podemos darnos el lujo de dejar que nuestros números decaigan.

—¿Qué dijo Barret? —inquirió Danaus detrás de mí.

—¿Puedo ayudarte a empacar? —bromeó Nicolai, obteniendo un golpe en el pecho de


mi parte.

—Si alguna vez pronunciara esas palabras, lo despellejaría vivo y lo sabe —gruñí.

—No, dijo que un lugar siempre estaría abierto para mí en la manada de Savannah si
alguna vez decidiera regresar.

Asentí, relajando mis hombros contra la tensión acumulada ahí.

—¿Y?

—Entonces la pregunta que quería hacerte. ¿Puedo ir? —exigió Nicolai.

43
Me sentí claramente incómoda, me alejé de los dos hombres caminando hacia el claro
abierto mientras cruzaba los brazos sobre mi pecho. El viento de primavera era fresco y
todavía un poco en el aire, como si el invierno siguiera luchando para mantener su control
sobre el área. Pero el mundo era nuevamente de un verde exuberante y la vida se agitaba a
nuestro alrededor. La tierra estaba despierta y viva nuevamente. Gracias a mi querido
padre, ahora podía sentir todo eso a diferencia de otros Nightwalker.

—¿Por qué me lo preguntas? —dije, a la defensiva—. Sabes que no necesitas mi


permiso para marcharte o quedarte en Savannah. No me perteneces.

—Me reclamaste en Venecia antes que el aquelarre.

Pasé una mano por mi cabello. —Sabes que solo fue para su beneficio. Nunca me has
pertenecido.

—Quizás no lo has visto de esa manera, pero sé que has estado protegiéndome con tu
vida desde aquel primer momento en Venecia. No puedo simplemente irme… —La voz de
Nicolai se desvaneció.

—Di las palabras, Mira —instruyó Danaus gentilmente.

—Ve, Nicolai. Ayuda a los otros cambiantes —susurré, pasando el inesperado nudo en
mi garganta. El licántropo se acercó y envolvió sus brazos alrededor de mí, tirándome en
un fuerte abrazo. Él era mi chico dorado, mi Adonis terrenal, y estaba saliendo
permanentemente de mi vida—. Simplemente no hagas que te maten.

Nicolai se apartó, sosteniéndome con el brazo extendido para poder mirar hacia abajo y
me sonrió.

—Prometo evitar que me maten.

—Y no vayas buscando peleas con otros Nightwalkers.

—No hay caminantes nocturnos en América del Sur. —Me recordó Danaus, pero lo
ignoré.

—Y mantente alejado de los Naturi. No podemos decir dónde está Aurora justo ahora, y
no quieres ir a bailar el vals en el nido de alguno de esos bastardos. Sólo mantén tu cabeza
abajo y tu nariz limpia mientras estés en Argentina. Si necesitas cualquier cosa…

44
Mis siguientes palabras fueron cortadas por Danaus colocando una mano sobre mi
hombro y apretando con fuerza mientras extendía su otra mano hacia Nicolai.

—Ten cuidado —dijo el cazador, cuidadosamente sumando todo lo que yo parecía


incapaz de seguir balbuceando. Se sentía como si cuando dejara de hablar Nicolai
desaparecería.

—Gracias, lo haré —dijo Nicolai sacudiendo la mano de Danaus—. Te dejaré mantener


un ojo sobre las cosas aquí mientras estoy fuera.

—Jódanse los dos —espeté, dándoles la espalda. Danaus rió entre dientes suavemente,
mientras oí a Nicolai cambiar de humano a lobo.

Me quedé en el bosque hasta que sentí algo grande presionarse contra mi muslo. Miré
hacia abajo para encontrar un enorme lobo blanco con bruñido oro rojizo rayando su
pelaje.

Nunca había visto a Nicolai como lobo y él era simplemente hermoso en aquella forma
igual que cuando estaba en forma humana.

—Ten cuidado —susurré, pasando mi mano sobre su cabeza. Nicolai levantó el hocico y
rápidamente lamió la palma de mi mano antes de lanzarse hacia el bosque. Me quedé
mirando al último lugar en que lo había visto antes de que desapareciera en el espesor del
banco de árboles que nos rodeaba. El dolor vacío que había sentido antes en la noche
palpitaba a la vida nuevamente en mi pecho.

Danaus vino detrás de mi y deslizó un brazo alrededor de mi cintura, tirándome hacia


atrás con él.

—Estará bien.

—En menos de un año, he perdido a Michael, Lily y Tristan. Estuve a punto de perder a
Valerio, y fui forzada a pelear con Knox, poniendo en Peligro su vida. Ahora, Nicolai se va
a algún lugar donde no puedo protegerlo.

—No puedes proteger al mundo —dijo Danaus, presionando un beso sobre mi cabeza.

—No trato de hacerlo, aunque a veces lo siento así.

Danaus me agarró por los hombros y me giró, forzándome a mirarlo a los ojos.

45
—James está aquí, a salvo del alcance de Ryan y Themis. Eso debe hacerte feliz. Yo
estoy aquí, a salvo del alcance de Themis, y listo para protegerte a ti y al resto de
Savannah. Eso puede hacerte feliz. Las cosas están tranquilas ahora. Disfrútalas.

Una reacia sonrisa tiró de las comisuras de mi boca mientras miraba al cazador. Hace
menos de un año estábamos uno en el cuello del otro, esperando la primera oportunidad de
insertarle una hoja bien afilada.

Ahora estábamos solos en el bosque, una profunda sensación de paz profundizando en


mis huesos. Aunque estaba reacia a liberar a Nicolai, sabía que era tiempo de que se fuera.
Por ahora, los otros en mi vida estaban a salvo.

46
Capítulo 5
Traducido por dullce, Muñequita de Dresde y Emma Walker

Corregido por Samylinda

D
anaus se acercó y entrelazó sus dedos a través de mis dos manos antes de
fijarlas suavemente a mi espalda. Levanté la vista hacia el cazador, arqueando
una ceja, había preguntas en él.

Una sonrisa seductora levantó sus labios mientras se apoyaba en la cerca, presionando
su pecho contra mi estómago y pechos, mientras mis muslos rozaban contra el suyo.

—¿Te das cuenta de que los chicos están a cargo desde ahora —ronroneó.

—¿Los chicos?

—James y Nicolai.

—¿Te refieres a mis responsabilidades?

Danaus se inclinó y pasó los labios entreabiertos a lo largo de mi garganta expuesta de


modo que el borde de sus dientes fue arrastrado a través de mi carne. No había manera de
ocultar mi escalofrío de placer con nuestro cuerpo presionado tan cerca.

—Tú no eres completamente libre de tus responsabilidades.

—¿En serio? —Mi voz salió ronca y sin aliento.

Danaus liberó una de mis manos y me apretó una nalga, me sostuvo con fuerza contra
él, así no podría omitir su pronunciada erección como roca en sus pantalones. Envolví mi
brazo libre alrededor de su hombro mientras mordía un trozo de carne expuesta en el hueco
de mi cuello. Me estaba tomando el pelo, empujando mi dominio sobre el poco de auto-
control que poseía cuando se trataba de él. Las cosas eran infinitamente más interesantes
bailando en el borde para ver si yo podía resistir su juego.

—Yo diría que todavía tienes una responsabilidad conmigo —dijo en voz tan baja que
lo podía sentir retumbando entre nosotros—. Has sido negligente.

Mi cabeza cayó hacia atrás con una carcajada.

47
—¿Negligente? Eso no es del todo cierto si se tiene en cuenta las dos veces justo la otra
noche.

Su mano me apretó la parte trasera, masajeando. —Sí, pero hace un par de noches.
Estamos retrasados.

Estaba en lo cierto. Se sentía como si estuviéramos atrasados por un tiempo de poca


calidad, pero no quería caer con demasiado entusiasmo en sus brazos. Lo ansiaba más que
la sangre la mayor parte de las noches y era más que un poco frustrante cuando su trabajo
en The Dark Room se interponía en nuestro tiempo juntos, pero me guardé la frustración
para mí, sabía que el trabajo era importante para él.

—¿Así que quieres tener eso aquí, en un bosque lleno Cambiantes? —pregunté.

La sonrisa de Danaus se amplió mientras me llevaba a la cubierta de una línea de


árboles. Presionando mi espalda contra un árbol especialmente grande, agarró mis dos
muslos y las levantó para que mis piernas quedaran bien envueltas alrededor de sus
estrechas caderas. Una de sus manos masajeo mi muslo, mientras que la otra se ocupaba de
desabrocharme la blusa.

—Los cambiantes están lejos de aquí y no vendrán hasta dentro de unas horas —dijo en
una voz baja y ronca; un estremecimiento recorrió mi cuerpo—. Estamos solos.

—Podríamos simplemente ir a mi casa y hacerlo —le dije, lanzando sólo un argumento


simbólico.

—Supongo que vamos a hacer ambas cosas, pero yo quiero ahora.

Danaus capturó mis labios en un beso fuerte que silenció hasta la última de mis débiles
protestas. Le metí la lengua a la boca mientras apretaba mis piernas alrededor de su
cintura para que mi cuerpo se fundiera aún con más fuerza contra su miembro. Yo lo
quería más que nunca en este momento, que se jodieran los hombres lobo.

Un gemido se le escapó mientras su mano se deslizaba dentro de mi sujetador y tomaba


mi pecho. Su pulgar frotó contra uno de mis pezones, las burlas que endurecieron en una
pequeña protuberancia sensible. El olor de él bailaba a mí alrededor, volviendo incluso
más salvaje nuestro beso. Lo necesitaba, pero había demasiada ropa en el camino. Quería
dirigir mis manos sobre su piel caliente y arrastrar mi lengua por encima de su estómago
hacia abajo a su pene. Lo quería salvaje también, sudando con la necesidad.

48
Envolví mis brazos alrededor de su cuello, mis piernas cayeron alrededor de su cintura,
así que quedé de pie delante de él. Lo alejé de mí un poco y me dejé caer sobre mis
rodillas, mis agiles dedos bailaban sobre el botón y la cremallera de sus pantalones. Un
gruñido escapó de Danaus cuando sus dedos se deslizaron a través de mi cabello y él
aumentó la presión sobre mi cabeza. Cuando abrí el pantalón, su miembro saltó hacia
delante, presionando contra la tela de sus calzoncillos. Me encontré con mis labios en su
contra a través de la tela, enviando un escalofrío a través de su cuerpo.

—Dios, Mira —gruñó, su cabeza echada hacia atrás, todo su cuerpo se apretó y él
esperó por mí hasta que finalmente lo llevara a mi boca.

Disparos de escopeta retumbaron en el silencio de los bosques a continuación,


rompiendo la calma y nos sorprendieron. Danaus se quedó inmóvil, los ojos buscando el
área de peligro.

—¿Naturi? —le pregunté y extendí mis poderes para barrer el área, mientras que me
abrochaba la camisa.

—Ninguno. Solo son cambiantes y algunos humanos.

Otra serie de disparos se escucharon, y ésta vez hubo un distintivo grito de dolor. Mi
mal genio surgió, enviando mis manos abajo para agarrar los cuchillos permanentemente
en mis costados mientras salté en mis pies.

—Iré a cazar —gruñí—. ¡Quédate aquí! Vuelvo en unos minutos.

—Por un demonio me quedo aquí —espetó Danaus hacia mí, dirigiéndose hacia el
borde del claro cerrando sus pantalones. Una expresión afligida cruzó su rostro mientras se
movía, pero no dijo nada sobre la repentina interrupción.

Agarré su hombro, tirando de él con fuerza.

—Estos idiotas no van a distinguir entre un lobo y un hombre en este momento. Si te


ven en el bosque a esta hora te atacaran a ti también. Quédate aquí. Puedo moverme por el
bosque sin ser vista.

—James está por ahí justo con el resto de los lobos. No me voy a quedar.

49
—Bastardo —gruñí antes de presionar un rápido beso en sus labios, sabiendo que no
había manera de que intervinieran. Él era el cazador, y no podía detenerlo—. ¡Ten
cuidado! No debes matar a nadie, si se puede evitar. Necesitamos la información.

Nos dirigimos en direcciones diferentes en un intento de rodear al grupo de humanos


que iban poco a poco haciendo su camino por el bosque. Encubriéndome, me precipité
hacia un grupo de cuatro cazadores que se encontraban al oeste de mí. Los hombres
caminaron en grupos de tres y cuatro, para más o menos un total de veinte. Se les hizo más
difícil a los lobos devolver el golpe cuando cuatro armas diferentes fueron atacándolos a la
vez.

Después de un par de minutos me encontré con cuatro cazadores de pie junto a un


herido, el macho desnudo apretando su costado y gimiendo mientras la sangre brotaba de
su cuerpo. La herida parecía bastante pequeña para que se pudiera curar de ella, pero dos
de los hombres tenían sus armas apuntándole a la cabeza, listos para volar más agujeros en
él, si parecía que se estaba recuperando.

—Creo caballeros que están en desventaja —anuncié mientras estaba apoyada en un


árbol. Sorprendidos, los hombres apuntaron sus armas en mi dirección—. Nunca debieron
haber salido al bosque ésta noche comenzando un problema que no pueden terminar.

—¿Qué demonios…? —Fue todo lo que uno de ellos logró articular antes de que los
lobos atacaran a la vez. Nadie pudo hacer un solo disparo, y en cuestión de un par de
minutos, los cuatro hombres fueron asesinados y destrozados.

Di un paso atrás con los brazos cruzados sobre el pecho. La manada solo había
necesitado una distracción para así ellos poder atacar a quienes habían herido a su
compañero miembro de la manada. A pesar de lo que le había dicho a Danaus, sabía que
estos hombres estaban muertos particularmente por el descubrimiento. Era la regla del
bosque.

Uno de los lobos más grandes se apartó del grupo y poco a poco cambió de nuevo a su
forma humana, desnudo y manchado con sangre. Los ojos de cobre de Barrett brillaron y
su hermosa cara estaba deformada por la rabia y la confusión. Nunca la manada local había
sido cazada por humanos, y menos en esta cantidad. Había historias de lobos siendo
disparados por agricultores cuando se aventuraban muy cerca al territorio humano, pero los

50
hombres nunca entraron en el bosque en busca de los lobos en la noche. Esto significaba
una cosa… alguien estaba a la caza de hombres lobo.

—¿Cuántos hay? —preguntó cuando finalmente se tranquilizó como para hablar.

—Menos de veinte ahora. Parecen estar cazando en grupos de al menos tres o más,
haciéndolo más difícil para tu gente contraatacar.

—Nos están cazando, Mira —gruñó él, balanceando sus puños a sus lados—. ¡Nos están
cazando!

Los lobos restantes que habían atacado a los humanos se aventuraron del lado de Barrett
y estaban merodeando, gruñendo y mordiendo cuando sentían su furia y frustración.

—Tenemos que averiguar quiénes son esos hombres y cómo averiguaron de los
cambiadores —dije tranquilamente, sabiendo que él iba a odiar mi sugerencia—.
Necesitamos capturar a algunos de esos hombres con vida.

—¡Nos están cazando, Mira! —repitió, y supe lo que eso significaba. En su mente,
significaba que cada uno de esos bastardos armados tenía que ser destrozado por la
manada. Pero si no sabíamos cómo se filtró la información, nunca sería seguro para la
manada pisar de nuevo estos bosques durante la luna llena.

—Si no tenemos información, vendrán más. Ellos seguirán viniendo hasta que liquiden
al último miembro de tu manada. Alguno tiene que ser dejado con vida.

—Bien —ladró después de un minuto de tenso silencio.

Con cada músculo de su delgado cuerpo tensado, Barrett cerró sus ojos, simulando
bloquear el mundo a su alrededor. Luego abrió sus ojos y miró hacia abajo al pequeño lobo
a su lado. Su hermana le dio un pequeño "guau" antes de escaparse en el bosque con un par
de lobos flanqueándola.

—He alcanzado a Nicolai —explicó Barrett—. Está retirando algunos de la manada al


claro. Él protegerá a mi hermana y algunos de los miembros más jóvenes que todavía no
tienen la fuerza para regresar a su forma humana.

—¿Quieres que envíe a Danaus de regreso también?

51
—No, mantenlo cazando. Eso es lo que hace mejor. Traiga a los sobrevivientes
desarmados al claro. —Entonces Barrett se inclinó y volvió en forma de lobo. Como un
lobo, podía moverse por el bosque con más cautela, acercándose sigilosamente a su presa
mientras se mezclaba con la oscuridad.

Con un rápido toque de mi mente, retransmití las instrucciones de Barrett a Danaus


antes de adentrarme en el oscuro bosque en busca de mi propia presa. Había sólo dieciséis
humanos con armas en los bosques. Necesitábamos mantener al menos a algunos de ellos
vivos. Tenía un oscuro sentimiento de que sabía quién estaba detrás de este ataque. Solo
necesitaba saber cómo.

Con hojas agarradas en mis manos, caminé sigilosamente por el bosque, pisando tan
silenciosamente como podía mientras me dirigía hacia el grupo más cercano. Un estruendo
de gruñidos fluía alrededor de mí cuando me acercaba más a la presa. Lobos rodeaban el
grupo, manteniendo sus cuerpos agachados contra la tierra, escondidos entre los helechos y
la baja maleza.

Mis cuchillos centellaron en la luz de la luna llena mientras me liberaba de la capa que
me había ocultado de la vista de los humanos. Sonreí, mi piel pálida parece brillar en la luz
que se abría camino por los árboles. Ellos levantaron sus armas hacia mí pero no
ofrecieron ninguna advertencia cuando dispararon. Mi sonrisa nunca dudó cuando esquivé
la bala y luego regresé a mi postura relajada, casualmente haciendo girar un cuchillo en mi
mano derecha. Los humanos eran un objetivo fácil para mí después de tantos siglos
luchando con Nightwalkers, licántropos, brujos y Naturi.

En la mayoría de las circunstancias, fácilmente podría dejarlos ir con un par de heridas


superficiales y un buen susto. Pero ésta vez estaba luchando para seguir mi propio consejo.
Ellos habían atacado a mis amigos y compañeros. Pusieron en peligro la vida de James y
ahora me estaban disparando.

—No tienen idea de quién están jodiendo. —Arremetiendo hacia adelante, tiré las armas
de las manos de dos de los cuatro hombres antes de hundir mis cuchillos, hondo en sus
abdómenes. Cuando ellos se inclinaron del dolor, liberé mis cuchillos y me di vuelta hacia
el otro hombre. Uno logró disparar a quemarropa a mi estómago. Me tambaleé hacia atrás
un paso mientras la bala rasgaba a través de mí y en un árbol cercano con un ruido fuerte.

52
—Mi turno —gruñí antes de dar un paso hacia adelante. Agarré el extremo de su arma y
di un tirón sacándola de sus manos antes de golpearla contra la cabeza del hombre, la
madera astillándose cuando él se arrugó en el piso. Con solo un hombre más quedando, los
lobos merodeando el margen de la pelea se adelantaron, derribándolo antes de que pudiera
disparar. Los dos hombres que inicialmente había herido con cuchillos también fueron
despedazados.

Frunciendo el ceño, me agaché y agarré el cuello de un hombre que había dejado


inconsciente. Un par de lobos me gruñeron por quitarles su presa, pero pronto
retrocedieron. Por más que lo odiara, necesitábamos mantener a algunos vivos.

«¿Estás bien?» exigió Danaus de repente. Podía sentirlo acercándose, su preocupación


envolviéndome mientras su poder buscaba mi cuerpo. Él sabía que estaba herida.

« Sólo una herida menor en la carne. ¿Tú?» contesté, cálida por su preocupación. Eso
ayudaba temporalmente a quitar el odio hirviendo dentro de mí, demandando un poco más
de mi sangre.

«Algunos rasguños. Estoy teniendo problemas manteniendo a estos bastardos con vida.
Los lobos... »

«Lo sé, ellos quieren sangre, y la merecen».

«Tengo dos que estoy llevando al claro», dijo él.

«Tengo uno. Cuando llegues al claro, quédate ahí y protege a los atacantes. Los
necesitamos vivos por lo menos un poco más para poder averiguar qué está sucediendo
realmente».

«No voy a dejarte ahí afuera sola», advirtió Danaus.

«Solo quedan algunos y este es mi dominio. No estaré sola. Los lobos me ayudarán a
terminar esto».

Cuando llegué al claro, encontré a Nicolai rodeando a un cazador que estaba sentado en
la tierra agarrando su brazo sangrante contra su pecho. Los otros lobos estaban
merodeando cerca en el límite también mordiendo y gruñendo. Dejé caer al hombre

53
inconsciente al lado del otro hombre. La furia de los lobos y el sentido de traición eran
pesados en el aire.

—Danaus está trayendo a dos más —le dije a Nicolai—. Ten un ojo en ellos.
Mantéenlos vivos. Necesitamos información.

Nicolai contestó con un disgustado resoplido, pero sabía que él seguiría las órdenes, era
un buen soldado y leal a su pelotón, incluso si estaba planeando dejarlo.

—Volveré con más —dije, y luego sonreí ante otro grito humano de dolor y horror se
repitió por el bosque. Los lobos habían dado otro golpe. Entrando en el bosque, exploré el
área, descubriendo que solo había un puñado de restos humanos.

Ellos se habían disuelto en terror y ahora trataban de correr por su seguridad.


Lanzándome hacia adelante, fluí como el agua por los bosques como en un lecho muy
gastado. Con algunos golpes bien colocados en la parte de atrás de la cabeza, dejé
inconscientes a tres más antes de que ellos pudieran alcanzar sus vehículos en el límite del
bosque.

Suspiré mientras sacudía al más pequeño de los tres hombres sobre mis hombros y
arrastré a los otros dos de vuelta hacia el claro. Los lobos se encargarían de los dos que
quedaban. No servía de nada tratar de salvarlos. La manada de Barrett nunca cazaba
humanos. De hecho, ellos era cuidadosos de dirigirse libremente por cualquier territorio
humano. Lo peor que les había pasado en una caza de luna llena fue que podían rebajar a
un ciervo o eliminar a algunas liebres. Corrían juntos como una manada, disfrutando la
tensión de los músculos y el sentido del viento por su piel. Se deleitaban en su conexión
con los animales que existían dentro de él. Los humanos habían tratado de destruir eso, y
no habría cuartel.

Alcanzando el claro, dejé caer a los que llevaba con los otros sobrevivientes, trayendo
nuestro magnífico total de siete de los más de veinte que habían salido al bosque para cazar
a los cambiadores esa noche.

Después de esperar unos minutos más, Barrett y los miembros restantes de su manada
trotaron fuera del bosque. Un par de lobos se movían lentamente, cojeando como
protegiendo sus heridas. El hombre que había sido herido en su forma de lobo logró
curarse lo suficiente para regresar a su forma de lobo, aunque un lado suyo estaba cubierto

54
de sangre. Su conexión con la tierra era más fuerte en su forma de lobo y la magia de la
tierra había apresurado el proceso de curación.

Dando vueltas despacio alrededor del círculo, hice un rápido conteo y envié mis poderes
dentro del bosque circundante. Todos estaban vivos y reportándose, para mi alivio. Barrett
ya había perdido suficiente.

—No eres uno de esos —dijo uno de los hombres cautivos valientemente, rompiendo el
silencio del grupo por primera vez—. Eres uno de los vampiros.

—Eso es sorprendentemente astuto. —Sonreí lo suficiente para exponer mis colmillos.

Metiendo la mano debajo de su camiseta, sacó una gran cruz de oro en una cadena de
oro, haciéndola oscilar delante de mi cara.

—¡No vas a poner una mano en mí!

Para mi extrema sorpresa, Danaus dio un paso al frente y envolvió su puño alrededor de
la cadena antes de quitarla del cuello del hombre. La arrojó en el bosque, poniéndola a
gran distancia del hombre.

—¡Traidor! —gruñó el hombre, frotándose la parte posterior de su cuello donde la


cadena había lastimado su piel—. Le has dado la espalda a la raza humana. ¡Nos
traicionaste! Eres peor que esos monstros.

Sin pensarlo, me lancé hacia al hombre que había insultado a Danaus, pensando en
hundir mis colmillos en su cuello y cortarlo en pedazos, cuando él me detuvo. Le gruñí
mientras trataba de zafarme de su agarre. Él negó con la cabeza.

—Soy uno de ustedes —dijo Danaus suavemente, evaporando mi enojo en un instante—


. No quiero pertenecer a la raza humana si esto es en lo que se convertirán.

Una sonrisa de sorpresa se asomó en mis labios mientras envolvía mis brazos alrededor
de su cintura, acercándolo a mí. El momento en que los humanos descubrieran la
existencia de los Nightwalkers y Licántropos se estaba acercando, y muy en el fondo
siempre me pregunté qué lado tomaría Danaus cuando el tiempo llegara. Ahora lo sabía: él
se quedaría a mi lado; y el conocimiento de esto era tan dulce como la caza.

—¿Cómo sabían? —exigió Barrett, quien estaba a mi lado una vez más en su forma
humana.

55
Solté a Danaus y miré a mi alrededor para encontrar que la mayoría de los lobos habían
regresado a sus formas humanas. Algunos se habían puesto ropa, otros permanecían
desnudos, mirando fijamente a los siete hombres que los habían cazado.

No había más que silencio entre los cautivos que estaban sentados a nuestros pies, no
que realmente esperara que alguno de ellos hablara. Estrechando mis ojos en ellos, me
acerqué con mis poderes y revisé sus mentes, lo que confirmó mi miedo y suposición. Mi
estómago se retorció y se hizo un nudo.

—Todos son miembros de la Coalición de la Luz del Día —dije después de un par de
minutos—. Ellos fueron enviados fuera de la sucursal de Atlanta para cazar tu manada.
Puedo ver una imagen del hombre que planeó el ataque, pero no hay garantía que sea la
fuente original.

—¡Maldita perra! —gruñó uno de los hombre. Él se levantó en sus rodillas, y ambos
Barrett y Danaus estuvieron ahí casi al mismo tiempo. El hombre estaba muerto antes que
tocara el suelo de nuevo.

Fruncí el ceño. Si bien apreciaba su sobreprotección, necesitábamos más información y


teníamos que mantener algunos de los hombres vivos.

Alcanzando mis poderes de nuevo, me sumergí en las mentes de los otros seis hombres
que quedaban y estaban sentados frente nosotros. Con un toque menos que amable, todos
colapsaron inconscientes, de esa forma no podían seguir escuchando nuestros planes.
Tenía una tarea bastante difícil por delante para convencer a Barrett que teníamos que
liberar a los hombres que quedaban vivos.

—¿Qué vamos a hacer con ellos? —exigí, apoyando mis puños en las caderas mientras
miraba a los hombres en el suelo.

—¿Te refieres a además de matarlos? —dijo Barrett con una voz grave, más parecida a
un rugido.

—No podemos matar a más de ellos. Va a atraer más atención.

—¡Nos atacaron! —gritó uno de los hombre lobos, que se encontraba en la periferia del
claro. Toda la manada estuvo de acuerdo en que ninguno de los hombres debía quedar
vivo.

56
—Mira tiene razón —dijo Danaus—. Si veinte miembros de la Coalición de la Luz del
Día entran en el bosque, armados para ir a cazar hombres lobo, y ninguno regresa,
entonces causará más preguntas. Otros miembros de la Coalición van a venir a buscarlos.
Cada luna llena se hará más peligrosa para tu raza. Ellos empezaran a hacer trampas.
Enviaran más cazadores.

—Entonces, ¿cuál es tu solución? —preguntó Barrett, empezando a sonar más tranquilo.


Danaus había señalado un punto que no podía ser fácilmente argumentado. Aunque el alfa
y el resto de la manada podían querer venganza, también era su responsabilidad
mantenerlos a salvo.

—Alteramos sus recuerdos —le ofrecí—. Los hacemos olvidar haber venido al bosque o
haber cazado a los cambiadores.

—¿Y remplazarlo con que otro recuerdo? —preguntó Nicolai mientras se acercaba a
nuestra pequeña reunión alrededor de los hombres inconscientes—. ¿Y qué pasa con los
hombres que repentinamente desaparecieron?

Pasé una mano por mi pelo y observé a los hombres, tratando de imaginar su tarde
mientras se preparaban a cazar a un grupo de supuestamente creaturas míticas. Tenían que
estar aterrorizados en caso que tuvieran razón. Al mismo tiempo, revisé sus mentes,
buscando cualquier tipo de información que podría usar a mi favor.

—Se detuvieron en un bar de motociclistas —dije lentamente conforme la idea se iba


formando—. Antes de venir a ésta área, todos pararon en un bar de motociclistas para
tomar unas copas. La idea era finalizar su plan de ataque y tomar un trago para el valor. El
único problema es que tuvieron una discusión. La mayoría se fue, diciendo que todo era
una tontería y que iban a dejar la Coalición de la Luz del Día. Los otros siguieron tomando
y luego dejaron el bar, donde más tarde los dos carros chocaron, el cual explicaría las
heridas.

Nicolai negó con la cabeza. —Suena un poco flojo, Mira.

—Funciona como una verdad parcial. Ellos si pararon en un bar antes de venir a
Savannah y también tuvieron unas copas para el valor. Yo solo crearé la imagen de la
pelea, y aquellos que murieron serán recordados por dejar el bar beligerantes y
determinados a irse. Es lo mejor que tenemos en éste momento.

57
—Sí, pero, ¿quién puede asegurarme que estos seis no volverán en otra luna llena con la
idea de matar a mi gente? —interrumpió Barrett—. Yo todavía no apoyo que los dejemos
vivos solamente para volver a luchar con ellos de nuevo otro día.

—Entiendo. Insertaré una orden en la profundidad de su subconsciente. En diferentes


momentos durante el próximo mes, cada uno de ellos se desilusionará con la Coalición y lo
dejarán, alegando que es toda una tontería. No tendrás que volver a luchar con estos seis
hombres otra vez.

Por el rabillo del ojo vi a James acercándose lentamente. Se había puesto los pantalones
de nuevo, pero ambos, sus pies y pecho permanecían descubiertos. Su cabello castaño
generalmente limpio estaba alborotado y ladeado, mientras que sus siempre presentes gafas
de montura de oro habían desaparecido.

—¿Puedes obtener más información acerca de sus trabajos con su grupo? —preguntó
James.

—Veré que puedo conseguir —dije con una sonrisa.

—Eso nos deja con un problema aún mayor de cómo se enteraron de la manada de
Savannah. ¡Cómo sabían dónde atacar, y podrían ellos estar planeando ataques a otros
cambiadores alrededor del país? —dijo Barrett, su ceño ganando profundidad.

—Tenemos que atender un problema a la vez —suspiré. Danaus puso una mano
tranquilizadora en mi hombro.

—Y ahora, tenemos un gran lio que limpiar. Yo digo que nos encarguemos de los
muertos y crear la escena del accidente con éste grupo. Mañana Barrett y Mira pueden
reunirse para planear como vengarnos de la Coalición.

Mirando por encima de mi hombro, levanté una ceja hacia Danaus. Si bien su plan para
la noche era bueno, yo aún no podía empezar hacer conjeturas sobre cómo manejar a la
Coalición de la Luz del Día, aunque admita que esto se estaba construyendo desde hace
algún tiempo. Hasta hace poco estábamos contentos de dejar que la coalición tropezara en
la oscuridad, mientras hacían el ridículo en frente al resto de la humanidad, quienes no
creían en los vampiros o los hombres lobos. Ahora ellos estaban empezando a actuar, y si
no éramos cuidadosos, tomarían el liderazgo cuando el Gran Despertar finalmente llegara.

58
Entonces ellos serían los que darían las respuestas cuando los humanos descubrieran que
los Nightwalkers eran reales, y yo no quería preocuparme por un demasiado entusiasta y
asustado humano tratando de estacarme en la calle por la Coalición de la Luz del Día.

—De acuerdo —dijo Barrett a regañadientes, con las manos caídas a sus costados en
derrota. Era lo mejor que él podría hacer esta noche. Por ahora, tenía que contentarse
sabiendo que ninguno de su gente había sido asesinado y que los atacantes iban a ser
tratados para que nunca más fueran un peligro para su gente.

—Independientemente de lo que discutimos antes —comenzó Nicolai, poniendo su


mano derecha en el hombro de Barrett—, me quedaré atrás si tú lo solicitas. Si la manada
me necesita…

—No —respondió Barrett sacudiendo su cabeza—. Me siento horado por tu oferta, pero
tienes un nuevo llamado que te está llevando lejos de nosotros. Debes ir. Con la ayuda de
Mira y los planes que pondremos en movimiento, estaremos seguros. Recuerda que
siempre serás bienvenido en Savannah. Éste puede ser siempre tu hogar.

—Gracias —dijo Nicolai, liberando a Barrett.

Me senté en el suelo ante el grupo de seis hombres. Aun teníamos varias horas antes del
amanecer, pero tomaría tiempo ajustar los recuerdos de los seis e implantar los detalles que
se necesitan para que creyeran lo que vieran. Además, la orden latente para ellos de
abandonar la coalición era aún más difícil de lograr. Iba a ser una noche muy larga.

Danaus se arrodilló a mi lado, con una mano descansando en mi espalda.

—¿Me necesitas para algo?

—No, no me puedes ayudar. ¿Podrías ayudar a la manada a deshacerse de los cuerpos?


Esto me va a tomar un tiempo.

El dio un resoplido mientras se ponía de pie de nuevo.

—Déjame con el trabajo sucio —murmuró.

«Trabajo sucio, mi culo».

Escarbar en las mentes retorcidas de estos seis hombres no era como yo esperaba pasar
mi noche, y desde luego tampoco iba a hacer placentero.

59
60
Capítulo 6
Traducido por Escorpio y YuriMel

Corregido por LadyPandora

B
arrett llegó a mi casa en la ciudad un par de horas después del atardecer,
dándome el tiempo suficiente para despertarme por la noche y unirme a Danaus
en la ciudad. El licántropo alfa iba vestido con un pantalón y una camisa polo,
viéndose de nuevo, más como un respetable hombre de negocios que como un asesino
manchado de sangre.

El cambiante no había venido solo. De pie, detrás de él con un cigarrillo a medio


quemar, colgando en la esquina de su boca, estaba Daniel Crowley. El detective era uno de
los pocos humanos dentro de la ciudad de Savannah, que estaba al tanto de la existencia de
los Nightwalkers y los Licántropos, ya que su cuñada era un miembro de la manada de
Savannah.

Crowley había tenido la amabilidad de ayudarme en varios casos policiales


cuestionables que habían levantado más de una ceja. No solo sabía nuestro gran secreto,
sino que ayudaba a protegerlo. A pesar de todo, estaba más que un poco sorprendida de
que Barrett lo hubiera llamado para pedirle ayuda. Es decir, a no ser que alguien hubiera
hecho alguna pregunta sobre el lugar de nuestro pequeño accidente entre dos automóviles,
ingeniosamente creado la última noche, con bastante alcohol y un puñado de cuerpos rotos
que se fueron corriendo al hospital con recuerdos borrosos.

—Es bueno verte Barrett —dije, mientras hacía un gesto a los dos hombres para que
entraran—. Daniel, esta es una sorpresa.

—Deja de actuar, Mira —dijo el detective, agitando el extremo del cigarrillo humeante
en el patio antes de entrar en mi casa. Le frunció el ceño a Danaus, quién estaba
revoloteando en la puerta que lleva a la sala de estar. Danaus simplemente cruzó los brazos
sobre el pecho y no dijo nada.

—Después de la decepción con la hija del senador fallecido hace pocos meses, tengo
que admitir que no esperaba encontrarte durante un tiempo. Supongo que mi suerte se
acabó.

61
—Y aquí estaba yo esperando que fuera una visita amistosa. No nos vemos con la
suficiente frecuencia, Daniel. ¿Cómo están Anne y las niñas?

—Mi esposa y las niñas están perfectamente bien, ajenas a la pesadilla que ha empapado
a Savannah.

Sacudí la cabeza mientras guiaba a los dos caballeros por el pasillo hacia la pequeña
biblioteca a la izquierda.

—Siempre tan alegre.

Me apoyé en la parte frontal de la mesa mientras que Barrett y Daniel se sentaron en las
dos sillas de cuero ante mi escritorio. Danaus simplemente se movió a la puerta de la
entrada de la biblioteca. Sin embargo, se veía un poco más relajado con las manos metidas
en los bolsillos de sus pantalones vaqueros de color azul oscuro. Ya había llamado a Dark
Room, informando al otro camarero que Danaus no iba a presentarse esta noche. Teníamos
asuntos más oscuros de los que necesitábamos encargarnos, y quería al cazador a mano
para aconsejarme.

—Asumo que Barrett te ha contado lo que sucedió anoche —comencé, cambiando mi


atención totalmente al detective cuando todos estaban acomodados.

—Tengo la clara impresión de que me estoy haciendo una versión edulcorada de lo que
realmente ocurrió, pero también escuché a la histérica de mi cuñada y a mi hermano —
admitió, cruzando las manos sobre su estómago—. Un grupo de hombres armados apareció
en el bosque y empezaron a cazar a la gente como animales. Esto no será tolerado dentro
de mi distrito. No quiero tener a mi cuñada aterrorizada de salir a la calle cada luna llena.

—Entonces tienes plena compresión de lo que está pasando —le dije con un suspiro—.
¿Qué vamos a hacer al respecto?

—Necesitamos saber lo que saben —dijo Barrett.

—El verano pasado, tu gente fue capaz de infiltrarse en su sistema informático —le
recordé. Un miembro de la Coalición de la Luz del Día había entrado en mi territorio para
cazarme y logró con éxito obtener una foto mía con una cámara digital. Como un favor, los
Licántropos habían hackeado su sistema y eliminado la información por mí—. Obtuviste
información de ellos. ¿Puedes hacerlo de nuevo?

62
Barrett sacudió la cabeza.

—Monitoreamos su sistema durante unos meses antes de que finalmente mejoraran la


seguridad. No hemos sido capaces de volver a entrar, y hemos sido reacios a intentarlo por
miedo a que sean capaces de rastrearnos. Sus secretos se han cerrado para nosotros desde
hace meses.

—¿Nunca se descubrió nada de quién podría ser su topo? —preguntó Danaus desde la
entrada.

—He hablado con diferentes clanes durante las últimas horas —admitió Barrett con
cansancio, frotándose el puente de la nariz con el dedo índice y el pulgar—. No somos los
únicos atacados. Las manadas de St. Louis, Austin y Denver, todas fueron afectadas.
Fuimos los únicos que no sufrimos ninguna baja. Sin embargo, miembros de la Coalición
de la Luz del Día fueron asesinados en los diversos ataques. Los cuerpos de los muertos
nunca serán encontrados, pero se harán preguntas por el gran número de hombres que
repentinamente ha desaparecido. La situación se está desmoronando rápidamente a nuestro
alrededor… la policía, sin duda, va a empezar a buscar a los desaparecidos.

—Los Licántropos estarán a salvo durante las próximas semanas —me aventuré—. Pero
cuando haya luna llena otra vez, la gente va a adentrarse en los bosques para ver si se
repite el mismo incidente que llevó a que desaparezcan tantos cazadores.

—¿Hay algo que puedas hacer? —preguntó Barrett—. ¿Algo que tu gente pueda hacer?

—¿Como modificar sus recuerdos? —dije, arqueando una ceja—. Hay demasiados. Por
ahora, las noticias vuelan. Hay grupos de búsqueda caminando por el bosque y los perros
olfatean el área. Son demasiados. Nunca seríamos capaces de llegar a todos.

—Pero conseguiste ocultar el fracaso de Naturi en las afueras de Londres el verano


pasado, y los sacrificios humanos del Machu Picchu en otoño —intervino Danaus,
haciéndome fruncir el ceño hacia él.

No era que yo no deseara ayudar seriamente a Barrett. Maldita sea, era del interés de
todos que esto fuera encubierto y olvidado rápidamente. Desafortunadamente, si utilizaban
los mismos números en las otras localidades como en Savannah, cerca de ochenta hombres
desaparecerían.

—¿Qué pasa con el aquelarre? —preguntó Barrett.

63
Sacudí la cabeza mientras cruzaba los brazos sobre mi pecho. Odiaba admitirlo.

—Les lleva meses tomar una decisión. No serían capaces de ayudarte. Sin embargo,
puedo hacer algunas llamadas; echar una mano a los Guardianes de los Nightwalker en St.
Louis, Austin y Denver. Se puede hacer algo para controlar los daños de la mejor manera
que sea posible, sino es que no han comenzado ya. Tenemos que cuidar el problema en
cuestión y tratar con la Coalición de la Luz del Día directamente. Necesitamos saber lo que
saben y quitarles la información.

—Necesitamos un topo en la Coalición —dijo Danaus. Me miró y agitó una mano hacia
mí—. ¿Quieres hacer un viaje a Atlanta? Podría conseguir pasarte en cualquier sistema de
seguridad que tengan en su sede y podrías deslizarte como cualquier humano deambulando
por el lugar.

—¿Y qué hay si su fuente es otro licántropo, un nightwalker o un brujo? —dije—. Mis
poderes de camuflaje serían inútiles y seríamos descubiertos. No tendríamos la
información y estaría expuesta al grupo, suponiendo que no sepan ya nada sobre mí.

—¿Crees que uno de nuestra propia especie se ha vuelto contra nosotros? —gruñó
Barrett.

—Ya hemos visto a un hombre lobo y a una bruja viajando con un miembro de la
Coalición el verano pasado —dije, recordando mi encuentro con Tristán en un oscuro
callejón de Londres unos cuantos meses antes—. Es lógico que alguien se haya ofrecido
para darles información privilegiada. De lo contrario, nunca hubieran sido capaces de
atacar cuatro lugares diferentes con tanta rapidez.

Nadie dijo nada durante unos segundos. Entonces Daniel habló, rompiendo el silencio
que había crecido en la habitación.

—Así que lo que estás diciendo es que necesitas un humano para infiltrarse en la
Coalición y nos informe.

Era una verdad incómoda, pero tenía la sensación de que tanto Barrett como Daniel
habían llegado a esa conclusión antes de venir a mi casa en la ciudad. Estaban aquí
simplemente para asegurarse de que no tenían otras opciones antes de tomar este riesgo tan
grande y peligroso.

64
Respiré profundamente mientras dejaba que mis manos se deslizasen hasta el borde del
escritorio. Mirando hacia abajo, deseé que hubiera alguna otra opción, pero si había
alguien espiándonos, entonces, definitivamente necesitábamos a alguien dentro, espiando
sus actividades.

—Un humano tendría más sentido —admití a regañadientes—. Yo podría hacer


pequeños ajustes a su memoria, de modo que si un Nightwalker o un brujo que lee la
mente del humano, los planes de la infiltración y la traición no serían encontrados. Por lo
menos, no de inmediato. Esta misión tendría que ser relativamente corta. Entrar, obtener el
acceso a la información básica… como el nombre del traidor… y luego salir tan rápido
como fuera posible.

—Sin embargo —dijo Danaus—. La persona que tenga que hacer esto tiene que darse
cuenta de que es extremadamente peligroso. Si lo descubren, es inevitable que lo matarán
por su trabajo. Me ofrezco voluntario para esto. Puedo bloquear mis pensamientos mejor
que la mayoría y después de años cazando Nightwalkers, creo que puedo ser un recluta
bastante convincente para la Coalición.

Le sonreí débilmente, pero sacudí la cabeza.

—Estoy segura que todos apreciamos tu oferta, pero si tienen un brujo o una bruja a
mano, es probable que puedan sentir tus poderes. Serás fácilmente etiquetado como uno de
los «otros» y podrían rechazarte. Además, hay una posibilidad de que ya sepan sobre mí, y
si eso es cierto, entonces es probable que sepan sobre ti, considerando nuestra frecuente
asociación. Es una maravillosa idea y oferta, pero dudo que funcione.

—Desafortunadamente, estoy de acuerdo con Mira —dijo Barrett—. Es sabido a través


de todo Savannah que no eres precisamente humano. Es de común conocimiento entre
nuestra gente, por lo tanto debemos asumir que la Coalición de la Luz del Día es
consciente de ello también. Necesitamos a alguien que sea simplemente humano.

—Y ahí es donde entro yo —dijo Daniel con un profundo suspiro—. Iré a Atlanta
mañana por la mañana y alquilaré un apartamento. Ya le conté a mi esposa que estoy en
una misión encubierta y que estaré incomunicado por un tiempo. Me he tomado algún
tiempo fuera del trabajo y…

—¡Por supuesto que no! —declaré, poniéndome de pie de un salto—. Esto no tiene
sentido. No te acercarás a ese condenado cuartel general.

65
—Él es nuestra mejor y única opción en este punto —apuntó Barrett pacientemente.

—Daniel también tiene esposa e hijas en las que pensar —rebatí.

—También es un policía entrenado. Sabe como manejarse en situaciones peligrosas —


dijo Danaus, consiguiendo una mirada sombría de mi parte. No esperaba que se pusiera
inmediatamente del lado de Barrett y el detective—. Conoce el funcionamiento de los
Licántropos y sabe suficiente sobre los Nightwalkers como para saber qué tiene que buscar
una vez que entre al cuartel general.

—Tampoco hace daño que a mí realmente me disgusten los nightwalkers —agregó


Daniel, sonriéndome abiertamente.

Sacudí mi cabeza hacia el humano, haciendo caso omiso de sus bromas.

—Esto no me gusta nada, Daniel. Estás corriendo un gran riesgo. Sé que todos lo
apreciaríamos, pero con un poco más de tiempo podríamos encontrar a alguien. —Giré la
cabeza hacia Danaus—. ¿Qué tal uno de los cazadores que entrenaste para Themis? ¿Podrá
alguno de ellos ser lo suficientemente leal como para infiltrarse en el cuartel general por
nosotros?

—Quizá, pero no confiaría en ninguno de ellos si tuvieran que elegir entre ser leales a
Ryan o serme leales a mí —dijo—. No quiero probar mi suerte con el brujo ahora,
considerando que ni siquiera nos hablamos. Puede que no arriesgue el secreto, pero no
quiero imaginar como podría torcer esta situación para darse ventaja.

Suspiré, alejándome del escritorio, pero como no había espacio para caminar, me apoyé
en frente de él, cruzando los brazos sobre mi estómago. En este punto, estaba dispuesta a
arriesgar la vida de un humano que ni siquiera conocía para no tener que reconocer el
hecho de que Daniel era realmente nuestra mejor opción. Entiende tanto a los
Nightwalkers como a los Licántropos. Era lo suficientemente malhumorado e irritado para
parecer un humano disgustado, buscando exterminar ambas razas.

Si revisaban sus antecedentes, descubrirían que es un detective, y eso también tendría


sentido, ya que explicaría cuanto sabía sobre los Licántropos y los Nightwalkers. Todo
encajaba perfectamente.

—Odio esta idea —admití.

66
—Pero... —insistió Daniel.

—Es la mejor que tenemos, principalmente considerando que tenemos poco tiempo —
continué—. Deberíamos tenerlo controlado antes de la próxima luna llena, así las manadas
locales pueden correr y cazar sin temores.

—Entonces me iré mañana —declaró—. Barrett y yo ya hemos ideado una manera


confiable de comunicarnos que debería ser imposible de detectar. De lo contrario, estaré
completamente incomunicado hasta que regrese a Savannah.

—Y cuando regreses, estarás bajo protección constante —declaré.

—¡Eso es ridículo! —espetó.

Me aparté del frente del escritorio y tomé los brazos de la silla donde Daniel estaba
sentado, inclinándome lo suficiente como para que la punta de mi nariz casi tocara la suya.

—¿De verdad? ¿Qué pasaría si se dieran cuenta que eres un espía? ¿Qué tal si descubren
exactamente quién eres y dónde vives? ¿Realmente sabes lo que estás haciendo? Si la
Coalición de la Luz del Día descubre que eres un espía, te atacarán. No puedo permitir eso.
Los Licántropos te cuidarán durante el día y un contingente de Nightwalkers te protegerá
por las noches hasta que la Coalición de la Luz del Día haya sido completamente
eliminada.

—Mira… —empezó Daniel, inclinándose hacia atrás tanto como podía hasta poder
verme más claramente. Desvié mi atención a Barrett, quien estaba sentado junto a él.

—¿Estoy equivocada? —exigí. El Alfa de la manada de Savannah sacudió su cabeza


lentamente.

—No, no lo estás. —Entonces, dirigiéndose al detective, dijo—: Conocemos el gran


riesgo que correrás por nuestra gente. Tanto tu como tu familia estarán protegidos mientras
esté lejos, y también a su regreso.

—¿Y qué pasa si no regreso? —lanzó.

Me enderecé, di un paso hacia atrás y, con el ceño fruncido, observé a Barrett. El


Licántropo habló antes que yo lo hiciera.

67
—Tu familia siempre estará protegida —le dijo al detective—. Serán considerados parte
de la manada de Savannah y gozarán de los mismos privilegios.

—No quiero que mi esposa y mis hijas sepan sobre... sobre... todo esto —gruñó Daniel,
se estiró para abarcar a ambos, a Barrett y a mí—. No tienen que conocer este mundo si se
puede evitar.

—No lo sabrán —dije rápidamente—. Barrett y yo podemos ayudar de varias maneras.


Tu esposa y tus hijas no tendrán nada de que preocuparse, ya sea dinero o protección de la
Coalición de la Luz del Día.

—Eso es todo lo que me importa —dijo Daniel con un pequeño resoplido al levantarse
de su silla, seguido momentos después por Barrett—. Si no les molesta, debo volver a casa
con mi esposa y las niñas. Me gustaría pasar un tiempo más con ellas antes de tener que
dejar la ciudad.

—Entiendo —dije, acompañándolos a la puerta principal.

—Te mantendré al día sobre cualquier información que Daniel me envíe —me ofreció
Barrett mientras le abría la puerta.

Asentí, con la mano sujetando fuertemente el pomo. Era mi última oportunidad. Daniel
iba a ir y desaparecer dentro de la Coalición de la Luz del Día en Atlanta. Podía detener
todo ahora con la sugerencia adecuada, una idea brillante que evitaría que se hundiera aún
más en nuestro mundo. Pero no dije nada mientras se iban. Cerré la puerta y me quedé allí,
mirando por el vidrio frontal. No los vi charlando, o haciendo planes, mientras descendían
los peldaños de piedra. Sólo estaban mis propios pensamientos arremolinándose.

Danaus vino por detrás de mí y apoyó una reconfortante mano en mi hombro, apretando
ligeramente.

—Estará bien —dijo el cazador, pero no oí la usual convicción en sus palabras. Ninguno
de los dos pensaba que Daniel fuera a estar bien. Por propia voluntad caminaría a la
guarida del demonio porque estábamos desesperados.

—Odio esto —dije una última vez, dejando que mis ojos se cerraran, pues no había nada
más que pudiera hacer para evitar arriesgar su vida más de lo que ya lo estábamos
haciendo.

68
Capítulo 7
Traducido por Roo Andresen, VivianDarkbloom y Little Rose

Corregido por Maia8

M
i única alerta fue una ola de poder llenando el aire en el estrecho pasillo.
Dejando salir mis propios poderes, me di la vuelta a tiempo para ver a Jabari
aparecer de la nada detrás de Danaus. El Nightwalker tomó unos mechones
de cabello del cazador y lo empujó hacia atrás, sosteniéndolo cerca con el cuello expuesto.

—Es bueno verte, mi Mira —gruñó Jabari. Me apresuré hacia adelante, tratando de
tomar a Danaus, al sentir el aumento de poder, pero me encontré solo con el vacío y caí
sobre mi estómago en el piso duro mientras Jabari y Danaus desaparecían. Se habían ido.
El pánico me inundó mientras buscaba en mi mente una manera de contactar rápidamente
con el cazador, cuando finalmente ambos reaparecieron.

«El patio trasero», susurró Danaus en mi mente un segundo después, enviando una ola
de alivio a través de mí. Había esperado que el Antiguo arrastrara a Danaus de regreso a
Venecia y a la Sala Principal del aquelarre. Desafortunadamente, ese alivio fue corto, al
sentir una afilada puñalada de dolor atravesando a Danaus.

Apretando mis dientes con furia, me levanté del piso y volé por la casa, atravesando las
habitaciones y tirando muebles, hasta que salí por la puerta trasera en una explosión de
madera y vidrio. Nada me mantendría lejos de Danaus, particularmente, cuando estaba en
las garras de uno de mis enemigos.

Jabari estaba parado detrás de Danaus, hacia al final del patio debajo de un árbol alto,
casi escondido por las tenues sombras. Aún así, la luz de la luna danzaba en la
ensangrentada punta de la cuchilla que sobresalía del estómago del cazador. Jabari
mantenía una mano sobre su musculoso hombro, manteniéndolo en su lugar.

—Libéralo —ordené con mi voz resonando como un latigazo.

—Como desees —siseó con una sonrisa sobre su rostro. Empujó a Danaus hacia
adelante para desprenderlo de la espada que el Nightwalker había atravesado en su cuerpo.

69
Mientras Danaus trastabillaba unos pasos hacia adelante, Jabari levantó la espada con la
intención de cortar su cabeza.

Sintiendo la energía fluyendo a mi alrededor, localicé los poderes que emanaban de


Jabari y los enrollé alrededor de mi puño. Con cada músculo tenso de mi cuerpo, lo
sostuve, forzando a Jabari a retener su espada. El Anciano se resistió, acercando la espada
un poco a Danaus, pero el cazador se alejó inmediatamente del alcance del Nightwalker
mientras apretaba su estómago herido.

Nick me había dado la habilidad de sentir los poderes de otros y me había ordenado que
aprendiera a controlar a mis dos maestros previos. Durante mi última visita a Venecia,
había usado los poderes de Jabari para matar a nuestro enemigo en común, Macaire. Desde
ese momento había estado esperando que Jabari me devolviera el ataque. Él no podía darse
el lujo de dejar vivo a alguien que pudiera controlarlo. No necesitaba decir que sentía
cierta cantidad de justicia y satisfacción al ser capaz de controlarlo después de siglos de
haber sido su juguete.

Desafortunadamente, no era tan buena como él.

Un gruñido bajo salió de su pecho al liberarse de mi agarre, empujando la energía hacia


mí con la suficiente fuerza para tirarme hacia la casa. Me miró, con los brazos exhaustos
colgando a los costados, mientras me reincorporaba y volvía al patio. Danaus se quedó a
un lado, con una mano en el estómago para detener el sangrado y una daga en la otra.

Levantando una mano, evoqué una bola de fuego.

—¿Te llevó casi cuatro meses? —me burlé—. Realmente esperaba que vinieras antes.

Jabari se mantuvo relajado ante mí con sus manos enlazadas detrás de la espalda.

—Considerando que tuviste éxito destruyendo a Macaire en una más bien exquisita
exposición de poder y violencia, pensé que te daría un pequeño respiro. Una oportunidad
de gozar tu breve triunfo.

—Sí, me olvidaba de agradecerte por la mínima asistencia que proveíste. —Me acerqué
un poco más, cerrando la distancia que nos separaba mientras intentaba ponerme entre él y
Danaus—. Ciertamente hizo la caída de Macaire más entretenida.

70
—¡Mínima asistencia! —gritó Jabari con su temperamento saliendo a flote—. Nunca
habrías podido sobrevivir un minuto sola con Macaire si no hubieses aprendido un nuevo
truco.

Sonreí, moviendo mis dedos a través de las llamas.

—Y esa es la causa por la cual te detuviste en lugar de matarme inmediatamente. Tenías


que saber dónde había aprendido mi nuevo truco. No pudiste descubrirlo ¿verdad?

—No me interesa. Estarás gritándomelo antes de que finalmente te mate. —Levantó su


mano y sentí la presión desarrollándose antes de que el fuego en mi mano derecha se
extinguiera. Al mismo tiempo, el Anciano sacó un largo y raro cuchillo de su cinturón y se
lo lanzó a Danaus. El cazador se apartó del camino, pero la daga aún así se clavó en su
hombro en lugar de su pecho.

—Danaus, vete de aquí —le regañé mientras trataba de contrarrestar el poder que
llenaba mi cuerpo.

—¡No voy a dejarte!

—¡Te está usando como una distracción! ¡Vas a lograr que me mate!

—Voy a acabar con esto —gruñó Danaus, sacando la daga de su hombro. Extendiendo
su mano derecha hacia Jabari, sentí una ola con los poderes del cazador pasar por mi lado
mientras invocaba su don especial. Estaba preparándose para hervir la sangre de Jabari,
terminando esto de una vez por todas.

Un grito escapó de mi cuerpo mientras Jabari lanzaba más de sus poderes hacia mí.
Traté de tomarlos y sacarlos, pero demasiado el poder era. El Anciano era muy viejo, muy
fuerte. Yo todavía estaba aprendiendo a utilizar mis nuevas habilidades. No estaba lista
para enfrentarme a este monstruo. Había tenido éxito con Macaire sólo porque tenía a
ambos Danaus y Jabari trabajando conmigo.

—Confía en mi, cazador —dijo Jabari en una voz tensa—. Voy a destruirla antes de que
puedas matarme.

Danaus inmediatamente bajó su mano, dejando que sus poderes se desvanecieran en una
brisa errante. Mis propios gritos cesaron segundos después puesto que Jabari había

71
disminuido un poco el poder que fluía por mí. Sentía dolor por todo el cuerpo, y supe que
el Anciano ya no me necesitaba viva.

—Vamos, Jabari —dije casi ahogada—. ¿Estás seguro de que no necesitas usarme más?
¿No quieres ir a por Nuestro Señor?

Una oleada de energía pasó a través de mis extremidades, provocando que extendiera
mis brazos como si estuviera siendo crucificada. Era una de las posiciones favoritas de
Jabari, porque me dejaba indefensa.

—Me he quedado sin utilidades para ti, mi flor del desierto —replicó dulcemente—. Es
tiempo de que te reúnas con los demás que traté de crear para reemplazarte. Es tiempo de
que mueras, pero primero voy a dejar que observes la dolorosa muerte de tu compañero.

Con un gruñido, reuní mi energía y empujé los poderes de Jabari, forzando a mis brazos
a que bajaran a los costados. No sería controlada por este bastardo nunca jamás, y tampoco
iba a dejar que pusiera un sólo dedo sobre Danaus.

Mientras Jabari trataba de tomar la daga que Danaus había sacado de su cuerpo, retuve
sus poderes nuevamente. Usando la psicoquinesis del Antiguo, lo arrojé por el patio hasta
que golpeó la pared de ladrillos que cercaba el área. Me acerqué más hacia el patio,
lentamente aproximándome a Danaus. El cazador sostenía una daga y parecía más que un
poco confundido. No estaba seguro de cuándo atacar cuando Jabari podía fácilmente
destrozarme con sus poderes.

—¿Deberíamos arriesgarnos con Gaizka? —le pregunté, mencionando al bori al que le


pertenecía parte del alma de Danaus.

—¿Combinar nuestro poderes? —dijo Danaus, curvando sus labios en disgusto—. No


podemos arriesgarnos a liberarlo nuevamente.

—Entonces sal de aquí y déjame manejar a Jabari.

—No voy a dejarte sola con él —declaró Danaus con sus dedos tensándose alrededor
del cuchillo—. Puedo tratar de hervir su sangre otra vez mientras tú lo atacas.

—Eres una desventaja. Una debilidad que Jabari puede aprovechar. ¡Vete ahora!

—Demasiado tarde —dijo Jabari. Al mismo tiempo, una daga brilló con la luz de la luna
y se clavó en el pecho de Danaus, tumbando al cazador con la fuerza del golpe.

72
Me quise dar la vuelta para mirar a Danaus y ver si la daga había llegado a su corazón,
pero no tuve la oportunidad de ver nada puesto que Jabari me retuvó con sus poderes y me
hizo volar hacia atrás. Choqué contra el costado de la casa, causando que algunos ladrillos
se quebraran bajo mi peso antes de que pudiera salir de la pared y volver al suelo.

Con un grito de frustración, me detuve e invoqué varias bolas de fuego que me rodearon
mientras otras dos se mantenían sobre mis manos. Esperé a que Jabari saliera de la
oscuridad para así tener el radar despejado. Iba a quemar a ese Nightwalker hasta hacerlo
cenizas aún así me consumiera toda la energía que poseía.

Mi esfuerzo produjo luces que inundaron el oscuro patio, haciendo que las sombras que
producía el árbol se disiparan. Mientras tanto, había hecho lo posible para cubrir la pelea
de la vista de los vecinos, pero con Jabari arrojándome por el lugar, mi concentración se
había interrumpido. Si sobrevivía a la noche, tendría que asegurarme de que no hubiera
memorias que necesitaran algún ajuste. Teníamos que proteger el secreto bajo toda
circunstancia, incluso si Jabari era quien provocaba una pelea en medio de la ciudad.

Mientras el Anciano daba un paso hacia el frente, levantó su mano hacia mí, enviando
una dolorosa ola de energía hacia mi cuerpo. Dejé escapar un débil gemido mientras
luchaba por evitar que las llamas se apagaran, pero una a una, las bolas de fuego que
giraban en torno a mi cuerpo parpadeaban y luego se extinguían en una nube de humo gris.
Apretando mis puños y haciendo rechinar mis dientes, me estiré, aferrándome a las que se
hallaban suspendidas sobre mis manos levantadas. No permitiría que Jabari me robara esto.
Yo era la Fire Starter y freiría su apesadumbrado trasero incluso si eso fuera lo último que
hiciera esa noche.

Reuní lo que me quedaba de fuerza y le opuse resistencia, intentando expulsar sus


poderes de mi cuerpo sin perder la concentración en las llamas que aún estaban
parpadeando en la oscuridad. Desafortunadamente, mi cansancio iba en aumento y Danaus
estaba tendido en el suelo sin moverse. Estaba perdiendo esta batalla lentamente. Si no
terminaba con Jabari ahora, sabía que él tomaría posesión de Danaus y de mí.

—Esto se está volviendo monótono, Mira. —Aquella nueva voz me dio escalofríos.
Aparentemente, mi querido padre, Nick, aún se preocupaba por su hija o, por lo menos,
aún me necesitaba viva y eso era mucho más de lo que Jabari esperaba o quería.

73
—Este no es exactamente el mejor momento, Nick. —Me mordí la lengua intentando no
desviar mi concentración de Jabari. Aunque la presencia de mi padre no me permitía ganar
ningún terreno con Jabari, me di cuenta de que yo tampoco había perdido mucho. El
Anciano miraba ahora por encima de mi hombro izquierdo, en la misma dirección desde la
que yo podía imaginar a Nick de pie, observando la pelea.

—Ya deberías haber terminado con esta criatura —dijo Nick, acercándose. Mirando de
reojo pude ver una figura de cabello rojo alborotado y piel pálida parada junto a mí. Él
apoyó uno de sus codos en mi hombro izquierdo y pareció estar rascándose la cabeza como
si estuviera confundido por algo.

—Jabari es mayor y más fuerte que yo —gruñí, mucho más frustrada de lo que la razón
podía explicar.

Nick sabía que necesitaba su ayuda, pero yo no podía hacer que mis labios pronunciaran
esas palabras. No tenía duda de que aquel antiguo dios estaba muy acostumbrado a que sus
súbditos se postraran a sus pies, pero yo no iba a hacerlo. Jabari me había robado un poco
de dignidad y ego cuando reveló que podía controlarme como a una marioneta. Yo no iba a
entregarle lo que quedaba de mí a Nick, incluso si él fuera el dios perdido del caos.

—Y tú eres mi hija —respondió, como si esa fuera la respuesta a todo.

Cerrando los ojos, apreté los puños y centré toda mi atención en Jabari, determinada a
sacar todos sus poderes de mi cuerpo.

—O me ayudas, o te vas. Ahora no tengo tiempo para ti.

—Siempre estás determinada a hacerlo todo a la manera difícil. —Nick me dio una
bofetada, forzándome a abrir los ojos otra vez. Desafortunadamente, la distracción le
permitió a Jabari ponerse en una posición más cómoda para atacar. Las últimas bolas de
fuego se extinguieron y yo seguía luchando para no ser consumida por el Nightwalker.

—Él no parece estar de tu lado, Mira —dijo Jabari burlonamente—. Es una pena que no
haya venido antes para ayudarte. Habría sido de gran ayuda con Macaire.

Nick dejó escapar una risita débil que se deslizó hasta el Anciano y lo rodeó como una
serpiente pitón, borrando la sonrisa de su rostro. Sin duda alguna, reconoció la misma risa
que había oído luego de la muerte de Macaire. Todos habían asumido que vino de algún
Señor, sin embargo, era la energía de Nick la que habían percibido.

74
—¿Quién dice que no estuve ahí para disfrutar el triunfo de mi hija no sólo sobre
Macaire, sino también sobre ti y el cazador?

El rostro del Anciano se llenó de rabia mientras lanzaba más energía hacia mí,
haciéndome retroceder y tropezar. Era tan intenso el dolor que penetraba en mi cuerpo, que
sentía como si mis músculos y extremidades estuviesen siendo jalados y retorcidos en
todas direcciones. Estaba cada vez más cansada, demasiado cansada para continuar esta
batalla.

—¿Qué debo hacer? —pregunté finalmente. Sabía que eso era lo que Nick quería oír. Él
necesitaba saber que estaba completamente a su disposición como un perro obediente.

—Bueno, ya que tu compañero el cazador no está disponible por el momento, parece


que necesitas una nueva fuente de energía. —dijo Nick.

—Solo puedo tomar un poco de Danaus y de Jabari —me quejé, mientras mi lucha de
tira y afloja con Jabari continuaba. Su poder parecía haberse incrementado en el último
minuto. Se había dado cuenta de que Nick me estaba ofreciendo su ayuda, probablemente
inclinando la balanza a mi favor. Lo que el Anciano no sabía era que esta ayuda inesperada
tendría un precio.

—Tienes el mundo a tus pies, Mira. Una dulce manzana esperando ser arrancada del
árbol.

—Yo no soy una maldita Naturi. No puedo utilizar la magia de la tierra como ellos.

Nick suspiró profundamente como si pensara que era muy testaruda y prefirió ignorar el
hecho de que yo había sido capaz de sentir la magia de la tierra solamente un par de veces
durante ceremonias especiales realizadas en lugares específicos. Mi patio trasero no era
uno de esos lugares específicos.

—Entonces, si tú insistes en aferrarte a esta forma de Nightwalker que has decidido


adoptar —dijo—, sugiero usar la magia de la sangre que flota en el aire. Ciertamente eso
satisfará tu exquisito paladar.

—Eres un idiota —protesté, pero seguí sus instrucciones poco precisas.

Cerrando nuevamente los ojos, extendí mi foco para incluir al denso grupo de humanos
que vivían dentro del radio de una cuadra de mi casa, en el centro de Savannah. La energía

75
que fluía a mi alrededor parecía aliviar mis músculos tensos y calmar mis nervios
alterados. Tomando una gran bocanada de aire para continuar firme, sentí la energía fluir
dentro de mí, firme y fuerte como un bosque, borrando todo resto de Jabari de mi cuerpo.

Abrí los ojos y el mundo pareció haber tomado un tono de luz plata brillante bajo la
caricia de la luna. Las hojas del roble resplandecían y en el césped brillaban pequeñas
gotas de rocío. Los colores se veían más vivos y el sonido de cientos de latidos se
aceleraban en mi cabeza como tambores tribales.

Cuando estuve en las ruinas de Machu Picchu, había sentido el latido de la tierra y a la
gran madre tierra temblar y suspirar mientras los Naturi retornaban. Sentí su enojo y su
furia. Ahora, mientras permanecía conectada al pulso de la humanidad, sentí una fuerza
diferente, una que al menos parecía estar en armonía con mi propia alma. Nick debía haber
desterrado mi decisión de convertirme en una Nightwalker, pero eso es lo que yo era y
también la fuente de mi poder.

Sonriéndole a Jabari, recogí toda la magia de la sangre que fluía a mi alrededor y se la


lancé, haciéndolo volar hasta la vieja y lejana pared del patio. Dejó escapar un gruñido con
el impacto, pero se las arregló para permanecer de pie.

—¿Quién eres tú? —preguntó Jabari, alejándose de la pared.

—El nuevo dueño de esta alma perdida —dijo Nick, con una risa que terminó en un
silencio incómodo—. Mátalo.

—Lo que tú digas, padre —le dije y una sonrisa se dibujó en mi rostro. Sentí una pizca
de remordimiento y duda mientras se formaba una pequeña bola de energía en la boca de
mi estómago. Muchos siglos atrás, Jabari fue mi salvador, mi mentor, la calma después de
la tormenta. Él fue el que me instruyó y me guió en el oscuro mundo que habitaban los
Nightwalkers. Fue el único que me protegió y me enseñó a protegerme. Siempre fue la
mano que me guió cuando otros ansiaban destruirme.

Sí, fue solo después de hacer equipo con Danaus en el complejo Themis que descubrí
que yo había sido un experimento para Jabari. Fui su preciada marioneta durante siglos.
Pasó muchos años controlándome y luego borrando mi memoria para que nadie supiera
que él tenía un arma especial guardada bajo la manga en caso la necesitara. Nunca se
interesó por mí.

76
Puede que tuviera un nuevo titiritero, pero Nick estaba determinado a hacerme más
fuerte. Yo sólo esperaba que al final esta nueva fuerza me ayudara a conseguir mi libertad.
En ese momento, saber que yo podría derrotar a mi antiguo mentor era suficiente.

Con una carcajada, hice aparecer varias llamaradas de fuego que nos rodearon a Nick y
a mí en el centro del patio. Con un suave movimiento de mi mano, las llamas se movieron
rápidamente en línea recta y golpearon a Jabari, envolviéndolo. Él gritó una vez y luego
desapareció.

—¡No! —grité con frustración. Intenté escanear el área cercana con mis poderes para
localizar al Anciano, pero no pude sentir nada. Extinguiendo las llamas envié aún más
energía en todas direcciones, escaneando cada parte del globo que aún se encontraba
sumida en la oscuridad, pero no pude sentirlo.

—¿Dónde está? —pregunté, dándome vuelta para mirar a Nick.

El viejo dios encogió sus delgados hombros, con una sonrisilla en los labios.

—No lo sé. Supongo que huyó.

—¿Supones? ¿No se supone que seas un dios todopoderoso? ¿Dónde diablos está? —
espeté. Si no tenía éxito en matar a Jabari ahora, el Anciano iba a volver en un momento
más inoportuno y matarme cuando no pudiera luchar.

Nick me tomó del cuello y se inclinó de manera que su nariz estaba contra la mía.

—Si yo supiera todo y fuera un tipo de dios todopoderoso, entonces no te necesitaría,


¿verdad? Jabari se ha ido, pero tendremos otra oportunidad con él. Ahora ve a ver a tu
compañero. —Entonces me liberó, empujándome suavemente hacia donde Danaus estaba
en el suelo, sujetando el cuchillo que tenía en el pecho.

Trastabillando hacia mi amante, puse mi mano suavemente en su pecho donde el


cuchillo desaparecía.

—¿Danaus?

—Tardaste demasiado—dijo, haciendo una mueca al intentar moverse—. Está cerca de


mi corazón.

77
—Entonces, tendremos que eliminarlo rápidamente para que el hombrecito pueda sanar
—intervino Nick, de pie junto a Danaus.

Antes de que alguno pudiera reaccionar, Nick tomó la empuñadura de la daga y la


arrancó del cuerpo de Danaus, haciendo que nosotros dos gritáramos de dolor y sorpresa.
Rápidamente, puse mis manos sobre la herida y apliqué tanta presión como pensé que sería
necesaria para detener el sangrado mientras el cuerpo de Danaus se dedicaba a cerrar la
herida.

Nick se arrodilló en el suelo junto a nosotros y miró más de cerca a Danaus. El cazador
hizo una mueca al ver a la criatura delgada de cabello rojizo con ojos lavanda, pero no dijo
nada, lo que me alivió mucho. No necesitaba que Nick pidiera que también excusara a
Danaus. Había encontrado una ventaja en la lucha con Jabari, pero realmente dudaba que
el viejo dios del caos también me hubiera dado una ventaja sobre sí mismo.

—Tonta criatura —dijo Nick—. Si...

—No lo hagas Nick —interrumpí, haciéndolo mirarme—. Por favor, no. —El viejo dios
hizo una pausa mientras me miraba. Podía sentirlo espiando mis pensamientos y recuerdos
como alguien buscando un catálogo en la librería, y lo dejé. Necesitaba que supiera cuán
importante era Danaus para mí. Necesitaba que supiera que no iba a seguir si no tenía a
Danaus, sin importar qué amenazas se me interpusieran. Mientras Jabari siempre había
sido mi enemigo, Danaus era mi único aliado en este mundo.

Nick soltó un bufido suave mientras se ponía de pie y estiraba los brazos sobre la
cabeza.

—Por ahora —dijo, y después desapareció.

Comencé a respirar profundamente, liberando la tensión que se había acumulado en mis


hombros en los últimos minutos. Solo cuando bajé la vista noté que las manos que
presionaban el pecho de Danaus estaban temblando mientras las lágrimas caían de mi
rostro. Por un brevísimo momento, su vida había colgado de un hilo y le habían dado una
recompensa. Para mí, esa recompensa era tiempo, algo de lo cual necesitaba tanto como
fuera posible. Necesitaba tiempo para volverme más fuerte. Necesitaba tiempo para
descubrir una manera de escapar del alcance de Nick conservando la vida de Danaus.

78
Con un gemido bajo, se sentó. Lentamente, quité mis manos de su pecho, pero se
quedaron cerca por si me necesitaba. El cazador se veía pálido por la pérdida de sangre,
pero su mirada era tan aguda como siempre, y ahora fija en mí.

—Entonces ese es tu padre —dijo—. No era exactamente lo que esperaba.

Intenté encogerme de hombros, pero al parecer sólo uno de mis hombros funcionaba.

—Va y viene cuando le plazca en cualquier forma que le parezca. —Me alegraba ver
que no había decidido aparecer como el hombre al que yo había visto como mi padre
durante toda mi infancia. Por supuesto, entonces Nick solo habría tenido éxito en
distraerme, lo que me habría costado la vida, aunque trabajara contra su plan maestro.

—¿Tu titiritero ha tornado de Jabari a él? ¿Es eso inteligente?

—Cuando se trata de tu vida, lo es —espeté, poniéndome de pie rápidamente.

—¿Qué se supone que eso significa?

—Jabari nunca vio alguna razón para mantenerte con vida.

Tomando mi mano, Danaus también se puso de pie lentamente.

—¿Y Nick?

—Ve las cosas de otro modo —murmuré. Si Nick iba a seguir usándome para que
colaborara, necesitaba a Danaus de mi lado. Danaus mantenía la locura a raya.

Estirando una temblorosa mano cubierta de sangre, le quité unos mechones de cabello
de la frente para poder ver directamente sus ojos azules brillantes. Eran la razón por la cual
me enamoré de él en primer lugar. Amaba su brillo e intensidad mientras los forzaba para
ver quién era yo en realidad, detrás de la reputación y las historias de horror. Amaba esos
ojos y no quería que imaginarme una noche en la cual no pudiera perderme en ellos.

—Podría haberte perdido tan fácilmente esta noche con Jabari —dije en un tono duro—.
Se acercó tanto. Sabe que eres mi debilidad, y tienes que correr cuando te diga que corras.

—Nunca dejaré tu lado, y menos en una batalla —dijo Danaus, acariciando mi mejilla
con una mano—. Y solo soy tu debilidad si me lo permites. Déjame ser tu punto fuerte.

Suspirando, volví la cara sobre su mano y le besé la palma.

79
—No puedes dejarme. El mundo no sobreviviría a mi pena.

Danaus me acercó a él, besándome profundamente. Saboreé su miedo y su amor en ese


momento mientras estábamos de pie en la oscuridad bajo los árboles. Cerré los ojos y me
dejé llevar por sus emociones, dejando ir el dolor que Jabari había causado. Haciéndose
hacia atrás un centímetro, susurró:

—Lo sé.

El mundo era un lugar oscuro para mí, y después de más de seis siglos de existencia y
más poder del que podía entender fluyendo por mis venas, mi propia salud mental estaba
comenzando a desvanecerse. Pero entonces estaba Danaus. El caos que ocupaba mi mente
parecía derretirse cuando él estaba cerca.

Después de besar suavemente mi frente, retrocedió para poder verme con claridad. Una
mano seguía presionada en su estómago donde Jabari lo había lastimado inicialmente,
mientras yo me negaba a mover mi mano de la herida junto a su corazón. Estaba segura de
que ambas ya habían cerrado, pero aún no podía permitirme soltarlo.

—Nick tiene razón —comenzó Danaus—. Tienes que matar a Jabari.

—Lo sé. Es una amenaza muy grande, no solo para nosotros sino para todo lo que
apreciamos. Tiene que ser detenido. Y si conozco a mi mentor, no se ha ido muy lejos y lo
veré pronto.

—También debes destruir a Nick.

—Lo haces sonar tan fácil. ¿Por casualidad conoces la mejor forma de matar a un dios?
—inquirí, incapaz de reprimir el sarcasmo que brotaba de mis labios.

—No, pero al parecer tenemos dos opciones: o contactamos a un Nightwalker más


poderoso, como tu Señor, o encontramos a otro dios dispuesto a ayudarnos.

—Ninguna parece una idea muy inteligente, y ambas podrían traer más problemas
potenciales que los que ya tenemos. ¿Qué hay de Ryan?

—Preferiría no poner el poder de un dios a disposición de ese imbécil —dijo Danaus—.


¿Puedes pensar en alguna otra solución para nuestros problemas con Jabari y tu padre? —
Se dio la vuelta lentamente y comenzó a caminar hacia la casa. Entrelacé un brazo con el
suyo, para sujetarlo por si acaso y para estar más juntos.

80
—No —susurré.

Parecía que, después de todos estos siglos, finalmente necesitaba conocer a Nuestro
Señor. Solo podía esperar que alguien con muchos años de experiencia y poder supiera
exactamente cómo alguien podía cargarse un dios y quizás vivir para contarlo.

81
Capítulo 8
Traducción por Dullce y Dracanea

Corrección por Jane Rose

R
owe luchaba por seguirme el paso. Moviendo mis alas hacia la derecha, aterrizé
sobre una rama, agarrándome al tronco del árbol con mi mano izquierda. La
rama gimió y crujió bajo mis pies, pero se sostuvo.

Me di la vuelta y vi a Rowe tratando de alcanzarme. Despertando mis poderes, levanté


mi mano libre con la palma abierta hacia él. Una ráfaga de viento fresco, no solo lo empujó
en mi dirección, sino que también lo levantó más alto en el aire.

Parte de nuestra capacidad de volar venía de la magia y de ser capases de controlar el


viento. El collar de hierro alrededor del cuello de Rowe inhibía su capacidad para
controlar los vientos, y me dejaba que lo ayudara con intervalos regulares. Él no estaba
contento con el acuerdo, murmurando maldiciones pero se dejó llevar por el mismo viento.

Yo solo podía sacudir la cabeza. No había manera de que pudiera confiar en él sin el
collar. No tenía dudas de que me cortaría la gaganta y que seguiría su camino de lo
contrario. Sin embargo no estaba segura de si correcría en dirección opuesta a Aurora, aún
después de su encuentro con las hija de Greenwood

—¿Por qué tienes tanta prisa? —exigió Rowe cuando se acercó a mí.

Cotrayendo mis alas, flexioné mis piernas antes de empujarme del árbol y lanzarme a mí
misma en el aire. El viento sopló por debajo de mi, mientras abría mis alas de nuevo,
haciendo que me elevara un poco más alto, muy por encima de a copa de los árboles. La
luna llena se desvanecía poco a poco, pero todavía pintaba la tierra debajo con una luz
plateada que brillaba en pequeñas copos de nieve salpicando por las montañas.

—Hay alguien con quien necesitamos hablar antes de llegar a Cynnia —dije mientras
estiraba los brazos y extendía los dedos, disfrutando de la sensación del viento frío al
correr entre ellos y agregué—: Tú no eres mi única tarea —con un poco más de mal humor
del que quería.

—¿Quién?

82
No hice caso de su pregunta, escaneé el terreno para descansar en los árboles de pinos
que cubrían la tierra por debajo de nosotros.

—Ahí.

Miré para encontrar Rowe mirándome, y por un momento me pregunté si iba a discutir
conmigo.

Para mi sorpresa, él torció sus alas y comenzó a dar la vuelta lentamente para poder
aterrizar en el claro, indicándome donde ir. Seguí detrás de él, dándole un espacio lo
suficientemente amplio para no caer en sus talones.

El suelo estaba blando bajo mis pies ya que aún quedaba un poco de nieve, la cual se
había fusionado con la lluvia reciente que había pasado por la zona. Plegando mis alas, me
arrodillé e incrusté mis dedos profundamente en la tierra. Incliné la cabeza hacia un lado y
escuché con todos mis sentidos. Había Naturis en la otra zona, muchos de ellos, del
aquelarre de los animales. Estábamos muy cerca de donde teníamos que estar. De hecho,
quizás estábamos siendo vigilados y seguidos ya, y si no lo estábamos faltaría muy poco
para que lo estuviéramos.

—¿Dónde estamos? —exigió Rowe. Miré hacia arriba y lo encontré de pie con las
manos en las caderas, sus alas ahora guardadas. Todavía faltaban horas para el amanecer,
lo que significaba que aún podríamos viajar en el aire durante bastante tiempo antes de
llamar la atención. Él ya sabía que a mí no me gustaba viajar a pie. No nos sacaría del aire
a menos que fuera absolutamente necesario. Para nosotros, viajar por el aire era la forma
más segura y rápida. En tierra, nos convertiríamos en el blanco de las criaturas de otros
muchos que yo esperaba evitar hasta que llegáramos a nuestro próximo destino.

Me levanté y me sacudí las manos sobre los pantalones antes de meter un mechón de
pelo detrás de mí oído.

—Estamos dentro de las Montañas Smoky. Tenemos que ir en esa dirección. —Señalé
hacia el sureste, profundo en el bosque y muy lejos de cualquier signo de vida humana.
Había solo algunos asentamientos humanos dentro de las montañas, y todos separados por
una distancia suficiente para que pudiéramos andar por la región sin atraer su atención,
incluso si no estábamos cubiertos.

—¿Caminaremos?

83
—Por ahora.

—Así que nos dirigimos hacia el territorio del aquelarre de los animales —dijo él,
frunciendo el ceño hacia mí cuando empecé a caminar lejos de él.

Seguí caminando, dejándolo ponerse al día.

—Vamos a hablar con Kane.

Rowe trotó hasta alcanzarme por un par de pasos más o menos, y me agarró del hombro,
tirando de mí hacia él.

—Vas a hacer que nos maten. Desde que se abrió la puerta, Kane y el resto del clan se
han convertido en extremadamente territoriales. No van a darte la bienvenida a lo que ven
como su dominio, nos van a atacar.

—Vamos a atacarlos. Vamos a derrotarlos, y luego vamos a tener una escolta personal
para que nos lleve a su líder —le dije, tirando para liberarme de su alcance, seguí
caminando por el bosque.

—¿Vas a confiar en tu látigo para poder tomar a cualquiera de su especie? —se burló
Rowe, pero podía oír sus pasos en la tierra blanda.

—No voy a usar el látigo contra el aquelarre de los animales —gruñí—. Ellos
simplemente están defendiendo su dominio de los intrusos. Jasmine y los otros estaban
tratando de robarme y tenían como objetivo matarme. Ellos no ven la razón. La gente de
Kane lo hará.

—Ya nos rodean.

—Lo sé.

—Y sin embargo, estás decidida a continuar en esta búsqueda suicida por Cynnia.

—Ella me mandó a buscarte a ti. Este otro viaje no debería ser ni de cerca tan
traicionero.

—Ha, Ha —se burló Rowe cuando se dio cuenta de que le estaba tomando el pelo.

No tenía dudas de que hablar hablar con Kane iba a ser peligroso y difícil. Desde la
apertura de la puerta y el ataque de Mira a Aurora, el aquelarre de los animales se había

84
separado en gran parte de los otros aquelarres y reunido en las Montañas Smoky, con el
terreno rocoso y cubierto en gran medida como un refugio del mundo. Y ahora mismo
Rowe y yo estábamos caminando derecho al corazón de su dominio.

Seguimos en silencio, zigzagueando entre los árboles mientras lentamente nos


acercábamos cuesta arriba hacia la mayor concentración de Naturi. Podía oír a los animales
moviéndose más cerca de nosotros con los arañazos de sus garras en movimiento sobre la
corteza y por medio de la suciedad. Un nudo torcido apretaba mi estómago, y luché para
mantener mi ritmo cardíaco lento.

Cuando entramos en un pequeño claro, un gruñido bajo retumbó y nos rodeó. De pie,
junto Rowe, vi a varios lobos grandes, unos pocos linces, y un par de leones de montaña.
Pequeños ojos luminosos nos miraban desde la oscuridad, haciéndome pensar que
estábamos también rodeados por una gran selección de zorros y mapaches. Cuando
empecé a vislumbrar mejor descubrí que la mayoría de los animales más grandes que nos
rodeaban eran en realidad Naturi que habían cambiado de forma, a forma de animal,
mientras que las criaturas más pequeñas eran realmente animales que habían sido
convocados para ayudar con la lucha que se avecinaba.

—Estamos aquí para hablar con Kane —anuncié, manteniendo las manos a los costados,
abiertas y vacías. Yo no iba a empezar una pelea, prefería evitar a toda costa una teniendo
en cuenta que nos superaban en número de manera muy severa.

Por encima de mi cabeza, un búho grande ululó un par de veces antes de extender sus
hermosas alas blancas y deslizarse hacia abajo. Las plumas blancas se derritieron y
revelaron a un hombre con la piel bronceada y oscura melena hirsuta de pelo rubio. Parecía
como si él hubiera sido más natural en la forma de un león, en vez de la humilde y poco
interesante forma de búho. La dorada luz de la luna, marcaba su cuerpo desnudo mientras
tomaba un par de pasos hacia nosotros. Los animales que nos rodeaban también se
acercaron un par de pasos, formando un círculo. Rowe cambió su postura, golpeando su
hombro contra el mío; me obligué a permanecer lo más quieta posible. Ellos estaban
tratando de incitarnos a que actuáramos contra ellos.

En la mayoría de las circunstancias hubiera confiado en Rowe, pero con mi calma lo


único que lograba era infundir miedo en él. Sin embargo, el collar de hierro seguía
inhibiendo sus poderes, dejándolo débil y potencialmente a su merced. Yo lo había puesto
en clara desventaja, algo de lo que estoy segura a lo que no estaba acostumbrado. Si se

85
sentía demasiado amenazado, no tenía ninguna duda de que daría el primer golpe para
hacer un esfuerzo para salvarse a sí mismo.

Le envíe ondas de consuelo a su mente para tranquilizarlo.

«Cálmate», le susurré en su mente, mientras enviaba olas de consuelo, a través de su


cerebro.

«Ellos nos harán trizas antes de que consigas la oportunidad de pedir clemencia por
ti», chasqueó Rowe. Sin embargo, lo vi relajarse un poco.

—Hemos venido a hablar con el líder del clan, Kane —anuncié con voz fuerte— ¿Nos
dejas pasar?

—Te conozco, Nyx, y el poder del látigo que cuelga en tu cadera —dijo el hombre de
pelo dorado—. Grandiosa arma de la reina.

—Y yo te conozco también, Locke —dije con una leve inclinación de cabeza—. El


protector de Kane y el segundo al mando de la gran fuerza que es el clan de los animales.
Pero tienes que estar equivocado. Estoy segura de que ya sabes que ya no soy el arma de
Aurora. Me han acusado de traidora y ahora de buen grado seguiré a alguien que busca una
vida de paz en la Tierra.

—Y parece que vas en buena compañía —se burló Locke—. Un traidor, viaja con otro
traidor. ¿Estás iniciando un club?

—Sí, lo hago —admití, haciendo que sus cejas saltaran inesperadamente antes de que su
cabeza cayera hacia atrás de la risa. No esbocé una sonrisa, porque no estaba bromeando.
No estaba en mi naturaleza.

—¿Y quieres arrodillarte ante Kane para pedir que su gente te proteja y a este traidor,
justo cuando Aurora viene por tu cabeza? —dijo Locke, cuando vio que no me estaba
uniendo a la gran broma que pensaba que había realizado.

—Rowe no es un traidor —dije, dando un paso más cerca de Locke para que mi cuerpo
estuviera entre los dos Naturi—. Él sacrificó todo lo que alguna vez fue, sacrificó su lugar
entre nuestro pueblo, para que ustedes pudieras estar de pie en tierra fresca y envuelto por
los cálidos poderes de la Gran Madre. Rowe no es un traidor —repetí—. Él es su salvador
y debe contar con el respeto que se ha ganado.

86
Locke se quedó mirando a Rowe sobre mi hombro, con sus labios presionados
firmemente en una línea por el peso de mis palabras. Para mi sorpresa, dio un gruñido
suave y asintió con la cabeza a Rowe, dando un poco de aprobación con lo que pude decir
del Naturi. Tenía que ganar a todos uno por uno, quitándoles de la cabeza todo
pensamiento retorcido de Aurora. En el calor de la batalla, muchos se habían aferrado a su
falda, pero ahora que los poderes de la tierra una vez fluían nuevamente a través de
nuestros cuerpos muertos de hambre, nuestra gente empezaba a pensar de manera
diferente. Era un poco más abierta. Cynnia puede haber establecido una serie de tareas por
delante de mí, pero al buscar a Rowe por primera vez desde la traición de Aurora, se había
convertido en mi propia búsqueda personal recuperar parte de su honor y esplendor, como
se merecía.

—Tienes un punto válido, Oscura —dijo Locke. Presioné mis dientes, por el uso del
apodo, que al parecer estaba maldita a usar por el resto de mi vida—. Estoy dispuesto a
permitir que Rowe pase, siempre y cuando el salga de inmediato de muestro dominio y no
vuelva.

—¿Y yo? —le pregunté, ladeando la cabeza hacia un lado.

—Hay crímenes que expiar —dijo Locke, con una sonrisa feroz difundiéndose a través
de su hermoso rostro—. Has sacrificado a un buen número de miembros del Clan de los
Animales durante largos siglos. Tú atacaste es instalaste el miedo en los corazones de
nuestro pueblo cuando juraste ser nuestra protectora.

—Aunque sé que no me creerás, no me alegraba de dichos actos, sino que simplemente


estaba siguiendo las órdenes de mi reina, como juré que haría. Esa razón no me exime de
mis crímenes, pero sí al menos explica mis acciones.

—Respuesta conveniente. Culpas a la reina y te lavas las manos en el proceso —se


burló Locke.

—La sangre de nuestro pueblo siempre mancharan mis manos, y voy a pagar por esos
crímenes, pero ahora no es el momento. ¿No sería, Kane, una buena oportunidad de atacar
a la verdadera fuente de su ira y aislamiento? ¿No le gustaría a su gran líder tener la
oportunidad de deshacerse de Aurora?

—¿Cómo sabes, que nosotros no tenemos un plan en contra de su reinado?

87
Rowe soltó un bufido, dando un paso adelante.

—Mientras que el Clan de los Animales ha sido siempre los más fuertes luchadores de
nuestro pueblo, no conseguirás acercarte a ella tanto como quisieras. Necesitas ayuda, y
Kane lo sabe. De lo contrario, no estarías escondido en las montañas, marchando a través
de estas grandes tierras para llevar la batalla contra ella.

—Te dije que te fueras —espetó Locke hacia él, con los puños apretados a su costado.

Rowe se encogió de hombros.

—Nyx viene ante de ti, ofreciéndote la oportunidad de atacar a la que te usó como perro
de guerra. ¿No sería el mejor interés para su gente, que Kane permitiera escuchar su plan?
¿Además, no sería más feliz su líder observando la matanza que tan solo recibir su cabeza
una vez que la batalla se haya completado?

«Tu ayuda es menos que alentadora», murmuré en la mente de Rowe, manteniendo mi


rostro perfectamente en blanco, mientras Locke consideraba mi destino.

«Si mueres ahora, nunca me libraré de este collar maldito. Por otra parte, preferiría
que Locke y los demás no se dieran cuenta que me estás controlando con una correa».

Después de más de un minuto, una esquina de la boca de Locke finalmente se torció en


una media sonrisa.

—Eres un caso interesante. Las cosas han estado demasiado tranquilas úiltimamente.
Estoy seguro de que Kane agradecería un poco de entretenimiento, sobre todo si eso
significa matar no solo a una de las hermanas de la reina, sino también a la Oscura.

—Gracias —murmuré entre dientes.

Sabía que no sería bienvenida con los brazos abiertos, pero no me esperaba este nivel de
hostilidad. Demasiado tiempo viviendo tranquilamente con Cynnia me había hecho olvidar
lo mucho que era odiada por el resto de nuestro pueblo. Muchos querían ver mi cabeza en
el extremo de una pica tanto como querían ver a cualquiera de las dos a Cynnia o Aurora
muertas. Si yo no hubiera creído tanto en la visión de Cynnia, entonces habría estado de
acuerdo en que era momentode que otra familia Naturi gobernara mientras Aurora, Cynnia
y yo desaparecíamos de la existencia y de la memoria.

88
—Serás llevada a Kane, donde el decidirá si mereces una audiencia o solo morir —dijo
Locke.

—¿Y mi suspensión? —preguntó Rowe.

Una fresca sonrisa apareció en el rostro de Locke cuando volvió su mirada al Naturi de
un ojo.

—Revocado, puesto que has decidido permanecer a su lado. Tu vida está ahora de
nuevo en manos de Kane. —A continuación, regresó a la forma de un búho y retornó a los
cielos, elevándose alto por un momento antes de volar en círculo, y dirigirse hacia el este.

«Estás acarreando más problemas de lo que vales», se quejó Rowe en silencio cuando
empezamos a caminar.

Otro Naturi en forma de animal se acercó a nosotros, indicándonos por donde avanzar.
Nuestra escolta continúo gruñendo y gruñendo, manteniéndonos a un ritmo acelerado por
temor a que nos dieran un mordisco en las piernas, cuando deberíamos ir más despacio.

«Enfrentabas a la muerte en manos de Aurora cuando te cogí», respondí mientras daba


un paso sobre un tronco. Lancé mi pie hacia adelante mientras saltaba sobre el siguiente
tronco, escapando por poco a que un zorro mordiera mi tobillo. Sus dientes pequeños y
afilados rozaron a ambos lados de mi bota de cuero, «ahora te quejas porque enfrentas la
muerte en las manos de Kane. ¿Hay realmente alguna diferencia? La muerte es la muerte,
¿o no lo es? »

«Me parece más probable que pueda escapar de la muerte a manos de Kane, pero me
quedaría con el collar maldito, porque te matarían antes de que consiga la llave».

«Estoy empezando a comprender por qué la Fire Starte está tan decidida a matarte».

Para mi sorpresa, Rowe miró sobre su hombro y esbozó una sonrisa maliciosa. Por
primera vez, me pregunté si el Naturi en realidad se estaba burlando de mí. El Rowe que
yo conocía siempre había sido un asesino despiadado y un brillante luchador, pero en los
últimos meses que había pasado con él en la Tierra, descubrí que tenía un sentido del
humor un tanto único. ¿Es todo esto un juego para él? ¿Estaba ocultando algún secreto? Un
escalofrío recorrió toda mi espalda mientras me preguntaba a quién debería temer más:
Kane o Rowe.

89
Capítulo 9
Traducido por Rockwood y AariS

Corregido por Jane Rose

R
owe y yo caminamos cerca de cinco millas a través del bosque en silencio. Solo
los sonidos ocasionales de cuando pisábamos alguna rama y el gruñido de los
guardias hacían eco a través del denso bosque. Al final de nuestra marcha, la
luz danzante de un fuego se asomó entre los árboles, instándonos hacia adelante. Mi
estómago era un nudo, pero intenté mantener mi mascara de tranquilidad. No sería
disuadida de mi misión. No decepcionaría a Cynnia. Recuperaría a Rowe y al clan. Era
nuestra única esperanza.

Además, mi querida hermana pequeña todavía tenía una tarea más difícil por delante.

A medida que entrabamos en el claro, hice una pausa y parpadeé un par de veces hasta
que mis ojos se acostumbraron a la brillante luz de las antorchas que se extendían sobre la
zona. Un coyote gruñó y sujetó brevemente mi pantorrilla izquierda incitándome a
avanzar. Sin hacer ruido, liberé mi pierna y continué con Rowe hacia el centro del claro.

En el otro extremo, Kane se sentó en su trono labrado en una roca gigante. El líder del
Clan Animal era un hombre grande con un tórax del tamaño de un barril y sus piernas eran
como troncos de árboles. Su cuerpo estaba envuelto en una gran piel de oso, mientras que
sus pies descalzos estaban manchados de barro.

El líder del clan siempre ha sido el más fuerte. Y él ya había sido desafiado y resultado
vencedor en múltiples ocasiones. Por desgracia, hasta Kane, los líderes del clan no habían
sido conocidos por ser los mejores estrategas. El clan era conocido por sus grandes
luchadores cuerpo a cuerpo, y era por lo general el primero en ser enviado a la batalla en
contra de cualquier enemigo.

No fue hasta que Kane llegó al poder que el grupo se dio cuenta exactamente de lo mal
que habían sido tratado por la familia real.

Desafortunadamente para mí, el Clan de los Animales había sido el más elocuente
contra las decisiones de Aurora, obligándome a ir contra ellos para proteger su soberanía.

90
Ellos tenían muchas razones para odiarme, y yo tenía la oscura sensación de que iba a
sentir el peso de ese odio esta noche.

Nuestros guardias se habían retirado, dejándonos a Rowe y a mí solos en el círculo.


Miré a mí alrededor para encontrarme a muchos de los Naturi cambiando de nuevo a su
forma natural, mientras que otros se sentaban en el suelo, todavía en forma animal. Sus
expresiones variaban de la aversión a la hostilidad. Solo Kane parecía algo divertido por
nuestra presencia. Locke tomó su posición al lado derecho del trono de Kane con una
mirada de suficiencia en el rostro. Sin lugar a dudas, en sus mentes ya estaban en mi
contra. Tenía que encontrar una manera de no solo salir de esta con vida, sino que también
convencerlos sobre tomar un gran riesgo por una joven Naturi con un sueño.

—Me siento honrado de que me hayas concedido esta audiencia, Señor del clan de los
animales —le dije con una inclinación de mi cabeza. Nuevamente mostré las palmas de
mis manos para demostrar que no tenía ningún arma ni representaba ninguna amenaza. A
mi lado, Rowe no dijo nada mientras cruzaba los brazos sobre su pecho y miraba a Kane.

El líder del Clan de los Animales soltó una risa profunda.

—Nos ha faltado entretenimiento últimamente, y en este momento, solo la cabeza de


Aurora tiene más valor para mí que la tuya.

Suprimiendo un suspiro de frustración, proseguí.

—Locke le garantizó a Rowe paso seguro a través de su dominio, siempre y cuando no


regrese. ¿Harás honor a esa oferta?

—Locke me contó lo que le dijiste. Sabias palabras —admitió, rascándose la barba rala
de color marrón que se extendía desde el mentón—. Le concederé un pasaje seguro,
siempre y cuando no vuelva a nuestras tierras.

Todos los ojos se volvieron hacia Rowe, quien se encogió de hombros indiferente.

—En verdad, a mí también me ha faltado entretenimiento. Me gustaría quedarme a ver


el espectáculo, si no te importa.

Kane soltó nuevamente una risa profunda, golpeando con una mano en el brazo de su
silla de piedra.

91
—¡Hecho! —declaró—. Yo podría haber sido joven en esa época, pero recuerdo
aquellos días de entrenamiento juntos. Hubiera pensado que habría una mayor solidaridad
entre los dos.

—Las cosas cambian —dijo Rowe en una voz baja que borró la sonrisa de la cara de
Kane.

Sí, las cosas habían cambiado para todos nosotros, y nada de esto para mejor. Los Naturi
habían sido enjaulados, Aurora había dado la espalda a muchos de los suyos, Rowe había
sido tildado de traidor, y yo me había convertido en una criatura alada de la muerte para
aquellos que había jurado proteger. Los Naturi colgaban al borde de la extinción.

Las cosas definitivamente habían cambiado.

Mi cautivo temporal se alejó lentamente de donde yo me encontraba en el centro del


claro, hasta llegar a un gran árbol. Se apoyó contra él, cruzando un pie delante del otro,
mientras se preparaba para verme tratar de escapar de mi propia muerte. Una parte de mí
deseaba que Cynnia no me hubiese enviado sola al territorio de Kane, pero sabía que si
hubiera llegado con otros a mi espalda, Kane lo habría visto instantáneamente como una
amenaza. Yo era una emisaria, una diplomática. No una amenaza.

—¿Me darás tiempo de entregar un mensaje final de Cynnia antes de perseguir mi


muerte? —le pregunté con voz tranquila, como si no estuviera hablando de mi propio
sangriento final.

Kane arqueó una ceja espesa y pareció inclinar su cabeza a un lado con sorpresa.

—¿La joven aún vive? Entre su encuentro con la Fire Starter, la pena de muerte de
Aurora, y su asociación contigo, supuse que estaba muerta hace tiempo.

—No, Cynnia vive, a pesar de estar en la clandestinidad, lejos de los espías de Aurora.
Ella me ha enviado con un mensaje. ¿Lo escucharás?

Kane hizo un gesto de su mano carnosa, haciéndome señas para continuar. Una vez más
incliné la cabeza hacia él, tratando de mostrar cierto grado de subordinación. Mi pueblo me
había odiado desde mi nacimiento, pero hasta este momento no me había visto obligada a
hacerlo ante nadie más que Aurora.

92
Cerré los ojos y respiré profundo. Mi vida no solo estaba en manos de Kane, sino
también en las de Rowe; necesitaba su cooperación, ahora más que nunca. Por desgracia,
habían pasado muchos años desde la última vez que habíamos estado cara a cara, y Cynnia
parecía siempre estar entre nosotros.

—Cynnia te insta a diferenciarte de Aurora y el dominio independiente que has


establecido en estas montañas. Te desea muchos años de fuerza y gloria...

—Basta de palabras bonitas —interrumpió Kane mientras se acomodaba en su silla—.


Seguramente tiene algo más importante que decir, algo que pueda salvar tu pellejo.

—Muy bien —le dije, mi voz asumiendo un frío que habría metido miedo en el más
débil. Enderece los hombros y cruce los brazos sobre mi pecho—. Cynnia planea atacar a
Aurora. La reina se ha vuelto loca. Como tú bien sabes, ve la traición en cada esquina.
Acusó a sus propias hermanas de ser traidoras, cuando fuimos nada más que sus leales
súbditas. Aurora tiene previsto continuar su campaña en contra de los seres humanos a
pesar de que nuestros números han disminuido en gran medida. Al final, Aurora, traerá
consigo la extinción total de nuestro pueblo. Ella debe ser detenida.

—Y asumo que Cynnia reclamará para sí misma el trono luego de derrotar a Aurora. —
se burló Kane.

—Cynnia tiene una visión diferente para nuestro pueblo —rápidamente respondí,
eludiendo su pregunta—. Ella cree que puede intentar lograr una convivencia tranquila con
la humanidad, que permitirá a nuestros números florecer una vez más. Ella desea una
existencia pacífica que saque a nuestro pueblo del borde de la extinción. Ya no habrá
guerra con los caminantes nocturnos, los licántropos, o los humanos.

—Ese es un cuadro bonito.

—Uno que ya no usa al Clan Animal como su chivo expiatorio. —La intervención de
Rowe me sorprendió.

Kane miró fijamente a Rowe antes de volver su atención hacia mí.

—Como estoy seguro de que esperabas, este plan resulta muy atractivo después de años
de ser la fuerza principal detrás del ejército de Aurora. Nada nos gustaría más que volver a
los bosques y vivir en paz. Sin embargo, yo no soy tonto. ¿Cuál es el precio de este
hermoso sueño?

93
—Cynnia necesita construir un ejército para derrotar a Aurora y los que se han aliado
con ella —le dije—. Ella pide humildemente que el Clan Animal preste su ayuda.

—¿Así que vamos a convertirnos en carne de cañón para Cynnia en lugar de Aurora? —
rugió Kane.— ¿Cómo puede ser diferente de lo que Aurora nos ha ofrecido? ¡Todavía
estaríamos bajo el yugo de la ley y ya estamos hartos de ese papel!

—Cuando vayamos a la batalla, el Clan de los Animales no estará solo —argumenté


rápidamente —. Estarán acompañados por los miembros del clan del viento, ya que la
mayoría de ellos han acudido a la causa de Cynnia, así como algunos miembros del clan de
la Tierra. Todos vamos a ser iguales en el campo de batalla, tomando la vida de Aurora y
asegurando nuestro futuro.

Kane sacudió la cabeza.

—Tus números seguirán siendo menos que aquellos que siguen a Aurora. Serán
masacrados.

—No caeremos tan fácilmente como te esperas. A Cynnia le gustaría que lideraras un
batallón de Naturi, y yo debería sobrevivir al encuentro de esta noche para liderar un
segundo. Nuestro comandante en el terreno será el antiguo comandante de Aurora, Rowe
—anuncié, sin atreverme a mirar al Naturi de un solo ojo. No me podía imaginar cómo se
estaba tomando las noticias de que Cynnia esperaba que él liderase el ejército contra su
antigua esposa, la reina. Por ahora, permanecía en silencio, y yo estaba agradecida—.
Rowe es incomparable en sus habilidades de lucha y un estratega superior cuando se trata
del campo de batalla. Su liderazgo junto con el tuyo nos dará una ventaja.

—Interesante —admitió Kane—. Pero todavía no creo que sea suficiente para eliminar a
Aurora. Como dije anteriormente, pintas una bonita imagen.

—¿Necesitas más incentivos? —Una sonrisa cruzó mis labios por un segundo y me
atreví a darle una mirada a Rowe, que estaba frunciéndome el ceño. Podía sentir la rama
por la que estaba caminando a punto de romperse bajo mis pies—. Como hablamos,
Cynnia está consiguiendo la ayuda de la Fire Starter y los Nightwalkers a su disposición.
Mira se ha vuelto la más cercana entre ninguno de nosotros para matar a Aurora. Ella nos
dará la ventaja que necesitamos para ganar.

94
—¿Mira ha acordado seguir mi comandancia? —Rowe sonrió satisfecho, pero al menos
no se estaba cayendo de la risa. Sabía que sonaba ridículo, y honestamente no esperaba que
la Fire Starter obedeciera una sola orden emitida por Rowe. Pero pensé que ella podría
liderar a los Nightwalkers en un ataque contra Aurora. Eso ayudaría a pesar de lo que
Rowe creía.

—Mira liderará a los Nightwalkers en la batalla. No golpeará a nuestros combatientes.


Habrá una tregua.

«Lo creeré cuando escuche esas palabras de los mismísimos labios de Mira». Estaba
agradecida por la comunicación silenciosa de Rowe. Por ahora, no estaba dispuesto a
sabotear mis esfuerzos para ganar la colaboración de Kane.

El líder del Clan de los Animales se inclinó hacia delante en su silla, apoyando los codos
en las rodillas mientras colocaba sus dedos juntos delante de él.

—Rowe, la Fire Starter con su ejército de Nightwalkers, y el Clan de los Animales —


enumeró lentamente—. Esa es una reunión impresionante. Recientemente me llegaron
palabras de que los Nightwalker derrotaron a un Bori. Ella realmente puede dar una
ventaja valiosa en esta batalla. El Clan de los Animales está… interesado.

—¿Qué más puedo decir para poder convencerte a ti o al Clan de los Animales, a
participar en el plan?

Kane me sonrió ampliamente.

—Un lugar de verdadero liderazgo en el nuevo régimen debería convertir a Cynnia en la


siguiente reina de los Naturi.

Sabía que se iba a llegar a esto, pero no dudé: Cynnia entendía los deberes que venían
con ser la reina.

—Ella me ha dado permiso para decir solamente esto. Si ambos, tú y Locke, estáis de
acuerdo con la idea, ofrecerá a Locke la posición de consorte en cuanto ascienda al trono.

—¿Locke? ¿No yo? —reclamó Kane, sonando sorprendido.

—Ella preferiría que tú permanecieras cerca de tu gente en el Clan de los Animales,


mientras Locke aprendería a asumir el papel de líder de los ejércitos de todo el clan. Tú,
sin duda, todavía mantendrías una considerable influencia sobre Locke por muchos años.

95
—Hice una pausa y me encogí de hombros, aflojando los brazos de su apretado doblez
sobre mi estómago—. Y para ser completamente honesta, a Cynnia le atrae tanto la
apariencia de Locke como su personalidad. Ella siente que no solo el Clan de los Animales
estará satisfecho con el acuerdo, sino que ella y Locke en realidad pueden tener una vida
feliz juntos.

Kane se retorció en su silla y miró por encima de su hombro a su segundo al mando, que
parecía más que un poco aturdido por esta nueva situación. Acababan de ofrecerle la
segunda posición más alta en la familia real Naturi. Yo sabía que Locke y Cynnia estaban
familiarizados el uno con el otro, pero no creía que Locke fuera consciente de que mi
hermana realmente tenía ciertos sentimientos por él.

—¿Aceptarías ese deber? —le preguntó Kane a Locke.

—Lo haría si es tu deseo —dijo Locke, mirando fijamente a su señor. Era una posición
peligrosa. Estaría tomando una posición superior sobre Kane, y aún se sentiría obligado a
responder ante él durante los primeros años del nuevo régimen mientras llegara a
aclimatarse a su posición como consorte.

Kane asintió.

—Sería agradable ver a un miembro del Clan de los Animales de vuelta en la familia
real. Por supuesto, hay una trampa, ¿no? —Kane estrechó su mirada en mí—. En el caso
de que Cynnia muera en la batalla y Aurora sea derrotada, ¿no serás la siguiente en la línea
para el trono?

—No, me atengo a la promesa de mi padre, nunca seré elegible para el trono. Si ambas,
Cynnia y Aurora son asesinadas en la batalla, nuestra gente necesitará un nuevo líder, ni yo
ni Rowe. Si Cynnia lo requiere, Rowe y yo permaneceremos en calidad de asesores, pero
nuestros días como miembros de la corte real han acabado.

Kane se recostó en su silla, acariciándose la barba mientras le daba vueltas a mi


proposición en su mente. Mientras yo estaba trayendo peligro para su pueblo, también les
estaba ofreciendo prestigio y una nueva posición de poder sin la jerarquía Naturi. ¿Estaba
dispuesto a darle la oportunidad de una nueva vida a su pueblo, o preferiría pasar sus
últimos días escondiéndose en las montañas lejos de Aurora?

96
—Permíteme solamente añadir algo que rumiar que Nyx ha omitido —dijo Rowe
inesperadamente, paseándose hacia dentro del claro—. Supón que no te unes a Cynnia.
Eventualmente, Aurora vendrá en busca de sus queridas hermanas, y sin la ayuda del Clan
de los Animales, las exterminaría. Y cuando nuestra reina haya acabado, volverá su
atención al resto de los grupos que se han separado de ella. En ese punto estarás forzado a
inclinarte ante ella, solo antes de que quite de en medio tu cabeza por traición, o te verás
obligado a luchar contra ella sin la ayuda del ejército de Cynnia. De una forma u otra,
lucharás con Aurora.

Con su opinión dicha, el Naturi de cabello oscuro paseó de vuelta al árbol contra el que
había estado apoyándose como si no hubiera hablado en absoluto.

Después de un par de minutos de tenso silencio, Kane finalmente alzó la vista hacia mí
con una oscura sonrisa cruzando su cara.

—Mi gente se unirá a Cynnia en su batalla contra Aurora. Nos gustaría un nuevo lugar
en ese mundo que tenemos que restituir. Nos gustaría vivir finalmente una vida de paz.
Pero nada es dado sin antes haber sido ganado entre nuestra gente.

—¿Y cómo puedo ganar su ayuda? —Temía la respuesta.

—Vénceme en una pelea justa y el Clan de los Animales se unirá a vuestros crecientes
ejércitos.

Mi estómago cayó y los latidos de mi corazón de repente comenzaron a correr mientras


miré a Kane una vez más. Era un gigante, y habían sido demasiados años desde que había
ganado a alguien como él. Los miembros del Clan de los Animales que había sido forzado
a perseguir recientemente eran criaturas flacas y nervudas, con velocidad pero sin fuerza.
Kane podía aplastarme sin esforzarse. Pero tenía que aceptar.

97
Capítulo 10
Traducido por Sprinkling y Vanehz

Corregido por Samylinda

E
ndureciendo mi mandíbula, me agaché y desabroché el lazo que mantenía el
látigo en su lugar a mi lado. Caminé a través del claro y lo puse en la mano de
Rowe, quien lo miró con confusión llenando su ojo bueno. Pero no dijo nada
mientras apretaba su empuñadura alrededor de la horrible arma. Kane había dicho una
pelea limpia, y esto no era posible con el látigo.

Mientras volvía al centro del claro, Kane se levantó de su asiento, dejando la piel de oso
resbalar de su espalda para revelar hectáreas de piel bronceada y duros, abultados
músculos. Solo podía esperar que todos esos músculos le quitasen velocidad, dándome una
ligera ventaja en esta categoría. Por otro lado, tal vez finalmente había sido superada.
Hasta éste momento solo Rowe había podido superarme en una lucha justa. Pero, desde
luego, esto había sido siempre un simple combate mientras perfeccionábamos nuestras
habilidades.

—¿Cuáles son las reglas del combate?

—¿Reglas? —Kane repitió riéndose entre dientes—. Aquí no hay reglas. Nosotros
luchamos hasta que uno de los combatientes se rinde o muere.

—¿Puedo usar un arma?

—Te permitiré dos puñales. —Kane agitó sus manos—. No espadas. No ballestas o
ningún otro pequeño truco que tal vez tengas. No magia.

Me quité las dos espadas que estaban colgando de mi cuerpo y las arrojé a un lado del
claro, fuera de mi alcance.

—De acuerdo.

Ésta palabra fue todo lo que él estaba esperando. Con un gran rugido que parecía hacer
al aire temblar, Kane se lanzó en mi contra. En dos pasos había pasado de correr en dos
piernas a cuatro como desplazándose en un enorme oso negro. Jadeé antes de lanzarme
para la izquierda. Golpeé el suelo y giré a mis pies con un cuchillo en cada mano.

98
Claramente, Kane podía cambiar de forma en cualquier criatura que quisiera, y en un abrir
y cerrar de ojos.

El oso gruñó mientras giraba y cargaba de nuevo. Me escabullí fuera del camino
mientras una maciza pata golpeaba donde yo había estado de rodillas. Negras garras
cortaron a través del aire, las puntas capturando el borde de mi ramera antes de que pudiera
escapar. Me liberé y escapé hacia el extremo más lejano del claro. Alrededor mío,
miembros del clan Naturi estaban gritando y vitoreando a su líder, pidiendo por mi cabeza.
Ésta no era una simple lucha donde podía rendirme si estaba atrapada y no podía escapar.
O derribaba a Kane o iba a ser asesinada. Tenía que terminarlo lo más rápido posible.

Desafortunadamente, Kane no me dio tiempo para pensar o formular un plan. Tan


pronto como mis pies y mis armas estaban listas para ir en contra del macizo oso negro, el
oso negro se derritió para revelar un gigante león de montaña con unos de los colmillos
más filosos que yo hubiera visto jamás.

«Un rayo tal vez lo haga un poco más cauteloso de ti». La sugerencia de Rowe me
sorprendió. Pero luego de nuevo, él nunca sería libre si yo era asesinada.

Me moví hacia el otro extremo del claro mientras Kane corría hacia mí. Me perdió de
nuevo, enviando un rocío de polvo mientras sus patas traseras cavaban en la tierra y
rápidamente cambiaba de dirección. En la forma de un gato, Kane tenía la ventaja de la
velocidad y la fuerza. Se lanzó hacia mí con las patas extendidas, las garras listas para
rasgar mi cara. Me apoyé en una rodilla y cavé con mi pie en la tierra lo máximo que pude
para mantenerme en mi posición. Con mi mano derecha, bloqueé una pata, mientras eludía
la segunda por lo que solo raspó a lo largo de mi hombro. Al mismo tiempo, enterré mi
hoja en su costado, enviando un salvaje grito hacia la noche. Kane se dirigió hacia mí con
su fuerte mandíbula, estrechamente perdiendo mi garganta. Su cálido aliento bailó a través
de mi mejilla y una rápida mirada en sus ojos reveló que esto no sería un último acto de
misericordia. Él iba a matarme y a comerme.

Liberando mi hoja, empujé al enorme gato fuera de mí con un siseo, pero el creciente
dolor en mi hombro me debilitaba. La pata de Kane se deslizó un poco en el lodo, pero ya
estaba tratando de dar otro paso. Me quedé arrodillada en el suelo, esperando por el ataque.
Mientras se lanzaba por el aire, me levanté, saltando tan alto como pude mientras forzaba a
mis alas a estallar en mi espalda. El dolor fue enloquecedor. Entre la herida en mi hombro
y la fuerza necesaria para expandir mis alas tan rápidamente, mi cuerpo gritó. En efecto, el

99
dolor casi me impidió convocar al viento que necesitaba para elevarme un poco sobre el
suelo y fuera del alcance de Kane.

Rodeé el claro, sangre goteando en el campo de batalla mientras giraba sobre mi


hombro. Por ahora, yo estaba comprando tiempo, que era exactamente lo que Kane no
quería. Arriba, las nubes comenzaron a agitarse y el cielo se oscureció mientras la luna era
borrada. Una tormenta se estaba gestando, aunque los primeros truenos aún no se habían
escuchado. Tomaba tiempo, energía, y concentración evocar una luminosa tormenta, algo
que no podía hacer mientras estaba corriendo de Kane a cada segundo.

Reacio a darme un momento de descanso, Kane rápidamente cambió de forma otra vez,
impresionándome. Había asumido que el líder del Clan Animal iría por algo grande como
un cóndor o alguna otra ave rapaz con garras. Pero Kane fue más ingenioso de lo que le
había dado crédito, convirtiéndose en un grifo. Con el cuerpo de un león y las alas de un
águila, la criatura era capaz de lanzarse en el aire fácilmente detrás de mí. Mi única ventaja
era que yo era la que estaba controlando el aire. Me abalancé lejos de la bestia mientras sus
garras dejaban dos largos cortes a lo largo de mis piernas.

Llegando hacia arriba, di un largo barrido con mis alas, impulsándome en el aire. Al
mismo tiempo, un largo pico sujetó mi tobillo derecho, rompiendo huesos. Me tragué el
grito y enfoqué mi atención en la tormenta. Estaba tomando un gran riesgo, pero no tenía
muchas oportunidades de ganar esta batalla de otra manera. Mientras exhalaba, un rayo
chisporroteó debajo de las nubes. Calló recto sobre mí y a través de Kane antes de
finalmente golpear el suelo. Kane inmediatamente me soltó y calló.

Extendiendo mis alas, me deslicé lentamente hacia la tierra, donde aterricé en mi pie
izquierdo mientras mantenía mi pie derecho en el aire. Mis alas estaban extendidas,
sosteniendo mi equilibrio, ya que no podía poner ningún peso en mi quebrado tobillo hasta
que estuviese enmendado.

Kane yació en su forma natural en el centro del claro. El humo se elevó de su expuesto
cuerpo mientras lentamente se movía. No tenía ninguna duda de que él estaba solamente
aturdido, pero una parte de mi estaba esperando que esto fuese suficiente para ganarle
sobre el campamento de Cynnia.

—¿Vas a rendirte? —demandé, tratando de mantener mi voz igual y libre del dolor
pulsando a través de mi cuerpo.

100
—¡Kane nunca se rendirá ante la Oscura! —gritó uno de los miembros del clan animal
que me rodeaban. El lamento fue repetido por muchos otros, hasta que finalmente dos
coyotes corrieron hacia el campo de batalla.

Cuchillo en mano, me encargué de cortar a uno en el pecho cuando se abalanzó hacia


mí, pero no pude llegar al otro mientras saltaba hacia mi espalda y mordía profundamente
en los huesos de mis alas. Mi grito se hizo eco a través del bosque mientras el dolor
llenaba mi cuerpo. Las alas de un miembro del Clan del Viento era una de nuestras partes
más sensibles. Alas rotas era algo casi imposible de arreglar y podrían no ser
completamente arregladas como estaban.

Cegada por el dolor, corté de nuevo al coyote en frente mío, destripándolo hasta el
centro. Traté de llegar al otro que estaba en mi espalda pero me tropecé con mi pie derecho
y caí al suelo con el coyote encima mío. Estaba preparándome para empujar mí cuchillo en
el estómago de la criatura mientras el abría sus garras y se lanzaba hacia mi garganta. Pero
antes de que ninguno de los dos pudiese actuar, una larga bota negra atrapo al coyote de mi
espalda por debajo de la barbilla, enviándolo por los aires a través del claro. Miré hacia
arriba para ver a Rowe parado sobre mí, mi látigo ajustadamente apretado en su mano
derecha y una de mis espadas en la izquierda.

—Pensé que esta iba a ser una lucha justa —disparó—. ¿Dudan tanto de las habilidades
de su líder que deben romper las reglas del arreglo?

—¿Kane? —preguntó Locke.

Kane estaba sentándose cuando vi a su segundo al mando caminar alrededor del trono.
Kane había empezado la pelea, y justo ahora él era el único que tenía el poder para arreglar
las cosas antes de que se tornaran feas. Tenía una oscura sensación de que Locke permitiría
que el Clan Animal nos separara sin importar ningún acuerdo previo. La esencia de sangre
estaba en el aire, y estaban listos para el ataque.

—Solo un rasguño —gruñó Kane. Miré hacia arriba a Rowe y asentí, señalando que
estaba lo suficientemente fuerte como para continuar. No es que tuviera mucha opción.
Tenía que vencer al líder del Clan Animal o morir.

Ambos nos pusimos de pie. Por ahora, Kane volvió a su forma natural, mirándome con
cautela, mientras yo todavía me balanceaba en mi pie izquierdo. El hueso en mi tobillo
derecho se sentía como si estuviese mayormente sanado, pero estaba demasiado débil para

101
ponerle cualquier presión. Al mismo tiempo, mi ala derecha colgaba limpiamente a mi
lado. El hueso hueco no había estado roto, como inicialmente temí, pero la lesión era
profunda y un dolor pulsante. Esto iba a pasar un momento antes de que tuviese la
habilidad de replegar completamente mis alas otra vez.

—¿Deseas continuar? —preguntó Kane, un lado de su boca doblado en una sonrisa. Por
el momento yo era la única que estaba sangrando, mientras la herida con el cuchillo que le
había causado ya se había curado.

Apreté mi agarre en el cuchillo. —No le fallaré a Cynnia. Ella desea tener al Clan
Animal de su lado, y esto es lo que le voy a llevar sin importar lo que sea necesario.

—Eso es lo que piensas —gruñó—. La Oscura no se ha vuelto una luchadora


competente porque se echó atrás cuando las probabilidades estaban en su contra.

Aun sonriéndome, Kane cambió a su forma de león de montaña otra vez, sabiendo que
tenía la ventaja de ambas destrezas y velocidad en esa forma. Me asechó rodeando por mi
izquierda, forzándome a alejarme cojeando en un esfuerzo por mantener una distancia
confortable entre nosotros. Los cielos por encima llevaban el presagio de estruendos y
relámpagos como rayando entre las nubes. Kane gruñó, pero se encorvó a distancia de mí
como si esperara aún otro golpe. Al menos desconfiaba de mí, pero eso sólo significaba
que había una nueva urgencia de sacarme antes de que tuviera una oportunidad de hacer
descender más rayos.

Un bajo gruñido retumbó de Kane mientras movía su peso a sus patas traseras. Sabía lo
que iba a hacer y estaba preparada para ello. El león de montaña saltó hacia mí, colmillos
extendidos mientras tenía como objetivo la parte superior de mi cuerpo y mi rostro. En el
momento exacto, caí de espaldas. El dolor gritó a través de mi sistema mientras golpeaba
mi ala herida contra el suelo con el peso de mi cuerpo, pero me empujé a través de él
mientras el león de montaña me sobrepasaba por casi un pié.

Mientras sus garras golpeaban la tierra a cada lado de mi cabeza, enterré un cuchillo
profundamente en su estómago y tiré de él hacia arriba, abriendo una larga herida. Presioné
el otro cuchillo contra su garganta con la fuerza suficiente como para que la sangre
salpicara hacia abajo sobre mi frente. Si se movía de la manera incorrecta, tenía la
posibilidad de destriparlo y cortarle la garganta, todo al mismo tiempo. Estaba atrapado.

102
—¿Cedes? —le pregunté con voz suavemente engañosa. El claro había quedado en un
inquietante silencio mientras sostenía la vida de su líder en mis manos cubiertas de sangre.
Kane me gruñó suavemente pero no movió ni un músculo—. ¿Cómo llamarías a esto,
Locke? —grité—. Si hace un movimiento equivocado, lo mataré antes de que ponga un
diente o una garra sobre mí.

Locke se detuvo por solo un momento. No sabía si estaba o bien comunicándose


telepáticamente con Kane o honestamente sopesando si quería que su líder viviera. A unas
pocas cuchilladas de mí, no solo podría reclamar el liderazgo del Clan animal, sino
también ser consorte de la nueva reina. Por suerte, Locke no parecía ser del tipo
―hambriento de poder‖. Por el contario, no creo que Cynnia se hubiera ofrecido tan
rápidamente a lo que podría convertirse rápidamente en una situación muy peligrosa.

—La pelea está terminada —declaró Locke en voz alta—. Has derrotado a Kane.

Con increíble lentitud retiré ambas armas de donde estaban presionadas contra el león de
montaña. Sin embargo, todavía estaban firmemente apretadas en mis manos y
manteniéndose listas mientras Kane me miraba hacia abajo con sus ojos dorados
entrecerrados. No estaba feliz con el resultado, y estaba esperando ver si aceptaba la
declaración de Locke. Se detuvo sobre mí por un tenso momento, entonces cojeó hacia el
centro del claro.

Dolorosamente me levanté en una posición sentada a tiempo de ver a Kane


transformarse a su forma natural. Había un largo corte a lo largo de su estómago, mientras
que una segunda herida se extendía por su cuello, dejando toda su parte delantera cubierta
de sangre. Había un murmullo bajo de conversación mientras los otros Naturi me
rodeaban, y nada de lo que podía captar sonaba bien. Kane era el que había demandado
esta pelea. Había prometido que su gente ayudaría a Cynnia si yo ganaba. Ahora parecían
extremadamente reluctantes a aceptar que había batido a su líder.

Un gesto tiraba de la esquina de mis labios mientras trataba de sopesar mi siguiente plan
de ataque. Si el resto del Clan Animal atacaba, no estaba segura de que fuera lo
suficientemente fuerte para pelear. No sería capaz de tomar el cielo, y ni siquiera de correr.
Así que me vería forzada a pelear con cada uno de ellos, junto con todos los animales en el
área que pudiera convocar.

«Convoca tus alas. No confío en Kane», le susurré al cerebro de Rowe.

103
«No puedes volar», contrarrestó Rowe.

«Lo manejaré».

Señalando la piel de oso que cubría la silla, Kane ondeó una mano a Locke para que la
levantara mientras se ponía de pié. La bestia de hombre aún seguía sacudiendo su cabeza
mientras caminaba hacia su trono. Envolvió la cálida piel de oso alrededor de él y volvió a
sentarse antes de que sus ojos finalmente cayeran en mí. Aún no me había levantado del
suelo, y mi rostro aún estaba manchado con su sangre.

—Has estado a la altura de tu reputación —dijo Kane con un profundo suspiro y un leve
quejido mientras se removía en su silla, tratando de encontrar una posición más
confortable, considerando sus heridas—. Eres valiente, rápida e inteligente. Y a pesar de
los… celos naturales de varios de mi gente, también diste una pelea justa. No creía que la
Oscura fuera lo suficientemente valiente como para permitirs dejar su látigo a un lado.

—Órdenes de Aurora, dejé a un lado mi honor por cumplir con sus deseos —admití—.
Ahora trato de tomar de vuelta una pequeña parte cada noche. El látigo no habría sido un
arma justa en una pelea que no se suponía que fuera a muerte.

Kane me sonrió ampliamente. Ambos sabíamos que me hubiera matado a la primera


oportunidad que tuviera. Simplemente había tenido suerte de ser un poco más rápida y
quizás un poco más inteligente.

Con una risa y una palmada de sus manos, Kane anunció.

—Te has ganado otra vez una pizca de tu honor ésta noche. Me has vencido y
ayudaremos a Cynnia en su pelea contra Aurora como prometí.

Me recobré en mis pies con un poco de dificultad y volví a guardar mis espadas en sus
vainas a lo largo de mi cuerpo. Me sentía quebrada y adolorida en demasiados lugares. Mi
ala derecha colgaba de mi espalda, mientras que mi ala izquierda estaba doblada hacia
adelante alrededor de mi hombro izquierdo, como si me protegiera. La sangre de Kane
empapaba mi ropa y cubría la parte expuesta de mi rostro y manos. Era un desastre, pero
había completado una de mis tareas para Cynnia. Sin embargo, cuando miré hacia Rowe,
no estaba segura de qué hubiera completado todas mis tareas. El poderoso Naturi aún tenía
que ser ganado para estar al lado de la joven princesa.

104
—Gracias por tu ayuda prometida, Kane —dije con una inclinación de cabeza—. Por
favor trae a tu gente a las afueras de la cuidad llamada Savannah, donde la Fire Starter
domina. Rowe y yo los encontraremos ahí. Cuando sienta que has llegado, voy a organizar
una reunión para ti con Cynnia para que la planeación adecuada pueda comenzar.

—De acuerdo —dijo, golpeteando el brazo de su silla.

Incliné mi cabeza hacia él una última vez y empecé a cojear por el claro hacia Rowe.
Estaba exhausta y adolorida en demasiados lugares como para contarlos, pero debíamos
dejar los inmediatos dominios de Kane antes de la salida del sol si íbamos a buscar un
lugar seguro para pasar las horas de luz diurna. No creía que Kane enviara a su gente tras
de mí, pero no confiaba en que algunos de sus más celosos seguidores no fueran a venir
por mí.

—¿Te vas? —demandó Locke, con sorpresa llenando su voz.

—Será mejor que hagamos algunos nuevos avances esta noche —repliqué—.
Acamparemos al salir el sol.

—¡Ahora somos camaradas! —declaró Kane, presionando cuidadosamente sus pies


mientras las últimas de sus heridas sanaban—. ¡Lucharemos juntos contra el ejército de
Aurora! Eso significa que acamparás con nosotros ésta noche. Debes curarte para estar
fuerte cuando continúes tu viaje.

—Viajamos por la noche, cuando soy más fuerte —contesté evasivamente.

—Entonces los protegeremos mientras duermen durante el día, y tendremos comida para
cuando se levanten mañana por la noche —ofreció rápidamente Kane.

Resistí la urgencia de mirar a Rowe, quien ahora estaba parado a mi lado. Si nos
quedábamos en el campamento del Clan Animal, no podía usar mi hechizo de sueño sobre
él o sabrían que era mi prisionero en vez de mi compañero de armas. En mi momento de
debilidad, no solo podría perder a Rowe, sino también la ayuda del clan de los animales.

«Me voy a comportar por ahora», prometió Rowe como si leyera mis pensamientos.
«Además, una debilidad tuya significa que no tendré protección apropiada. Descansamos.
Tú sanas».

105
—Estaríamos honrados —dije forzando una débil sonrisa en mis labios mientras
levantaba la mirada hacia Kane—. Aceptamos su oferta. Cynnia estará más que agradecida
de que nos cuiden durante las horas diurnas. —Solo deseaba que sobreviviéramos sin
ningún nuevo problema.

106
Capítulo 11
Traducido por Roo Andresen, Silvery, AlexiaCullen y Little Rose

Corregido por Maia8

rité de dolor al tratar de extender mi ala derecha. Había caminado casi un

G cuarto de milla desde el campo principal del Clan Animal hacia un amplio
arroyo. Sacándome la ropa, traté de quitarme la sangre antes de meterme en el
agua fría. En el centro del arroyo, el agua me llegaba pasando las pantorrillas,
nublando cualquier dolor que hubiera sentido en mi tobillo derecho. Ahora solo me
quedaba la herida en el ala derecha, la cual parecía negarse a sanar completamente. Sabía
que estaría reparada la noche siguiente, pero no quería esperar tanto. Quería ir a dormir al
amanecer sabiendo que recuperaría mis fuerzas.

De alguna manera me había negado a dejar a Rowe solo con el Clan Animal, pero había
prometido comportarse, y por ahora eso era lo mejor que conseguiría. Solo podía esperar
que estuviera intrigado por la promesa de que la Fire Starter planeara unirse a nuestra
pequeña sublevación. Por lo menos, sabía que nos dirigíamos a Savannah, y que el Naturi
de un sólo ojo podría arremeter contra ella si así lo quería.

Inclinándome, junté agua con las manos y mojé mi rostro un par de veces antes de
limpiar el exceso. La sangre de Kane había cubierto mi rostro y manos, dejándome con la
sensación de estar pegajosa y sucia. Alejé el frío al fondo de mi mente mientras frotaba
mis manos, lavando lo que quedaba de sangre. Antes de enderezarme, recorrí con las
manos húmedas mis piernas y el resto del cuerpo.

Había pasado mucho desde que me había bañado apropiadamente. Muchas noches de
caza y corridas. Cynnia me había mantenido corriendo la mayor parte del mes pasado,
buscando a cualquiera que quisiera unirse a nuestra causa. Savannah sostenía la promesa
de una noche de sueño en una cama cómoda y un baño tibio.

Hubo un sutil cambio en el aire, una ligera variación en la energía que me provocó
erguirme. Estaba completamente desarmada en el arroyo, habiendo dejado toda mi ropa y
armas en la orilla. Pensé que estaría a salvo en el territorio del Clan Animal, que podría
tener un par de momentos privados para mí misma. Claro, la alianza con el clan animal era

107
débil, y no estaba segura de que todos estuvieran de acuerdo con la idea de trabajar junto a
Rowe y a mí. Alguien podría estar vigilando para atacar cuando estuviera más indefensa.

Cuando escaneé la región, mi corazón se detuvo por un momento. Rowe me había


encontrado. El área estaba rodeada de árboles que bloqueaban la luz de la luna, pero
después de unos momentos pude localizarlo cerca del arroyo, apoyándose contra uno de
los árboles. No había estado parado allí mucho tiempo puesto que era imposible que me
espiara sin ser descubierto con el collar de hierro alrededor de su cuello. No podía ocultar
su presencia.

—¿Qué quieres? —demandé. Puse mi ala izquierda por delante, bloqueando su vista de
mi cuerpo lo mejor que podía mientras mi ala derecha continuaba colgando a mi costado.
Me di la vuelta para poder verlo, dando un paso atrás en las resbaladizas rocas.

—¿Cómo se está curando tu ala? —preguntó, descendiendo el resto el camino hacia la


orilla.

—Bien. Estará bien —solté, dando otro paso hacia atrás—. Vuelve al campamento.
Estaré justo detrás de ti.

—No está bien —espetó—. Todavía no puedes contraer tus alas. No están sanando
apropiadamente. —Dio un paso metiéndose en el agua y me tambaleé dando otro paso
hacia atrás al pisar grava con el pie izquierdo—. ¡Quédate quieta! No te estoy
persiguiendo. Solo quiero ver cómo está tu ala.

—¡Y yo dije que está bien! ¡No necesito que le eches un vistazo!

—Mira, si tu ala no está completamente reparada, no vamos a irnos de aquí mañana por
la noche, y estoy ansioso por poner un pie en Savannah —admitió—. Ahora déjame mirar
para asegurarme de que no está rota.

—No está rota. Por favor, Rowe, no te acerques.

El Naturi pasó sus manos por su desgreñado cabello negro, apartándolo de su ojo bueno.
Por un momento pude ver las cicatrices que se extendían a un lado de su rostro,
desapareciendo bajo el parche y su cuello.

108
—¿Qué? Das esos discursos diciendo que soy el salvador de nuestra gente. ¿Y no
confías en mí? No voy a lastimarte. Si fuera a hacerlo, no me hubiera molestado en
caminar dentro de esta agua helada.

—Confío en ti —susurré, mirando el agua, deseando que fuera más oscura, pero no
importaba. Su visión nocturna, como la mía, era perfecta.

—¿Entonces qué? ¿Estás avergonzada por estar desnuda frente a mí? Somos soldados,
Nyx, curando heridas. Eso es todo. Además, solo sería tu espalda.

—Lo sé. —Y ese era el problema. Vería mi espalda y tenía miedo de tomar ese riesgo.

—¿Te quedarás quieta? —preguntó luego de un largo y tenso momento.

—Solo si prometes nunca decir una palabra de lo que veas.

—Esto es ridículo...

—¡Promételo!

—Lo prometo —refunfuñó mientras caminaba hacia donde estaba. No fue hasta que
estuvo a mi lado que me di la vuelta para que pudiera mirar mi ala derecha herida.

Su tacto era increíblemente gentil mientras sus dedos se deslizaban sobre las plumas en
una caricia suave antes de moverse hacia el hueso con cuidado. Me encogí bajo su tacto
mientras se acercaba a la herida y sus manos se detuvieron hasta que mi ala se acomodaba
otra vez.

—El hueso puede haber estado roto inicialmente, pero parece bastante sólido —anunció
después de completar su inspección—. Probablemente, tendrás que dormir con ellas afuera
hoy para permitir que termine la curación, pero estarás en el cielo otra vez para el
anochecer. He visto peores.

Lo miré de reojo mientras se inclinaba y juntaba agua con sus manos. La dejó caer sobre
la herida, limpiando la sangre que cubría las plumas. Por un momento pensé que estaba a
salvo. Luego repitió el proceso por segunda vez, deteniéndose para estirar mi ala.

—Gran Madre abandóname —maldijo, con una mano sosteniendo mi ala y con la otra
sobre mi hombro izquierdo. En ese momento, supe que finalmente se había percatado del
tatuaje de árbol en mi espalda.

109
—Lo prometiste, Rowe —le recordé con desesperación.

—Nyx —susurró. Apartó su mano de mi hombro y pude sentir las frías puntas de sus
dedos deslizándose por mi espina trazando el gran árbol que cubría mi espalda—. No lo
entiendo. Eres más joven que yo. Más joven que los antiguos tejedores, y aún así…

—Lo sé —murmuré, bajando la cabeza. Podía imaginar lo que él estaba viendo. No


había visto el reflejo de mi espalda en más de dos siglos, pero podía intuir lo que había allí,
las ramas ahora extendidas hacia mis hombros y comenzando a arrastrarse por mis brazos.

Todos los Naturi nacían con tatuajes de árboles. Era un símbolo de nuestra conexión con
la tierra. Y mientras crecíamos en edad y fuerza, el tatuaje también lo hacía, extendiéndose
por nuestros cuerpos y formándose con más detalles.

Mi padre no me había mantenido viva por amor paternal. Me había mantenido viva
porque mi árbol era el más desarrollado que jamás había visto en otros niños. En mí, veía
grandes posibilidades, una conexión más profunda con la tierra. Desafortunadamente, todo
debió ocultarse. Yo era la Oscura. Si alguien sospechaba que podía ser más fuerte,
poderosa, que algunos de nuestros ancianos tejedores, sería asesinada.

Los dedos de Rowe viajaron por mi espalda otra vez. Gentilmente, me forzó a bajar las
alas para poder ver las ramas que comenzaban a crecer por mis brazos.

—Las raíces alcanzaron la parte trasera de tus rodillas —susurró con asombro—. A este
paso, en pocos años, tus pies estarán cubiertos de raíces. Estarás en constante contacto con
la tierra y sus poderes. —Su cálida respiración rozaba mi cuello, enviándome escalofríos
por los brazos. Podía sentir el calor de su cuerpo contra mi espalda expuesta y el gentil
roce de su camisa.

—Si es que vivo así de tanto —murmuré. Con la guerra acercándose, ya no contaba la
duración de mi vida en años.

Rowe abruptamente se alejó, dejando caer sus manos a los costados.

—Tu árbol es más avanzado que el de Aurora —declaró—. Es por eso que siempre te
has vestido como lo has hecho. Tenías que ocultarte.

110
—Era lo mejor —argumenté rápidamente—. Nuestra gente necesitaba creer en Aurora,
no habría ayudado con su fe en ella si sabían que su hermana más joven tenía una conexión
más fuerte con la tierra. Hubiera sido destronada.

—Y a ti te hubieran asesinado —dijo, finalizando el pensamiento, pero inmediatamente


continuó—. ¿Por qué esconderlo ahora? Deja que el mundo sepa que eres más fuerte que
ella.

Me di la vuelta para mirarlo, manteniendo mi ala izquierda al frente con una mano.

—Aún soy la Oscura. Ellos no me siguen a mí. Siguen a Cynnia. Nuestra gente aún
necesita la promesa de que nunca seré su líder. No importa la fuerza que la Gran Madre me
haya dado, siempre estaré en las sombras.

—Eso está mal.

Nos quedamos en silencio, rodeados por la oscuridad. Solo el sonido de el lago fluyendo
llenaba en aire. Él sabía mi más grande secreto; lo que había ocultado de mi gente toda la
vida, y sentía que podía confiar en él. Solo me preguntaba qué tanto confiaba él en mí.

—¿Me… me mostrarías tu espalda? —pregunté.

—¿Por qué? —demandó, repentinamente a la defensiva.

—Puedo adivinar que tus cicatrices se extienden por tu cuerpo. Quiero saber si eso ha
obstaculizado el crecimiento de tu árbol —admití.

—¿Crecimiento? —se burló—. Nuestra Gran Madre me abandonó hace siglos. —Aún
así mientras hablaba, Rowe cogió su camisa por la espalda y la tiró hacia su cabeza.

Se paró de espaldas a mí, encarando el bosque que nos rodeaba. Incluso en la oscuridad
podía distinguir las líneas blancas de las cicatrices que atravesaban sus brazos y hombros.
Había algunas que se cruzaban con su árbol, pero estaba aliviada de que el tatuaje hubiese
crecido sobre las cicatrices, indicando que su conexión con la tierra no estaba dañada. No
parecía haber avanzado como debería ser, considerando su edad, pero podía ver pequeños
crecimientos nuevos cerca de sus omóplatos.

—¿Confías en mí? —me pregunté.

—¿Por qué?

111
—Porque quiero ayudarte.

—¿Cómo?

En lugar de contestar, puse ambas manos en su espalda. Sus músculos danzaron y se


flexionaron bajo mi tacto, pero él no se movió. Cerrando mis ojos, extendí mis alas lo más
que pude, ignorando el dolor que punzaba mi ala derecha.

Convoqué y extraje la energía directamente de la tierra hacia mi cuerpo. Se escapó por


mis manos y entró en los huesos del árbol que cubría la fuerte espalda de Rowe. Él se
contorneó y dejó escapar un gemido mientras el alivio corría por su cuerpo.

Desafortunadamente, no era sólo el poder de la tierra lo que estaba fluyendo a través de


mí y hacia su cuerpo. Mis únicos pensamientos y emociones se vertían espontáneamente
dentro de él, no importaba lo mucho que y intentara controlar el flujo. Había admirado y
me había preocupado por Rowe tanto como podía recordar, pero era más precavido
esconder todas esas emociones dentro de mí mientras yo luchaba por convertirme en su
fuerte camarada de armas. Yo era su segundo al mando de los ejércitos, el arma de la reina,
la protectora de nuestra gente. Yo era la Oscura. No se me permitía tener mis propios
sentimientos.

Después de casi un minuto, mis manos empezaron a temblar bajo el peso de la energía
fluyendo a través de mí y mis rodillas se doblaron. Me derrumbé en el agua helada hasta
que me llegó alrededor de la cadera. El agua fría ayudaba a aclarar mi cabeza de la niebla
que parecía haber crecido alrededor de mis pensamientos, pero la fatiga todavía se
mantenía en mis rodillas.

Lanzando su camisa encima de un banco cercano, Rowe se volvió alrededor y se


arrodilló frente a mí. Gentilmente, me agarró por encima de mis brazos con sus manos, con
sus pulgares lentamente acariciando mis músculos como si pudiera mantener alejado el
creciente frío. Mis alas colgaban flojas por detrás de mí y ya no me preocupaba de que él
pudiera ver mi cuerpo desnudo. Estaba demasiado exhausta y emocionalmente
avergonzada.

—¿Qué me acabas de hacer? —susurró.

Mantuve mi cabeza gacha, mirando fijamente el agua que corría entre nosotros.

112
—Reforcé tu conexión con la tierra. Eso me ha debilitado debido a todas las pruebas por
las que has pasado. Es como si hubiera rejuvenecido tu árbol.

—¿Puedes hacer eso?

Una media sonrisa se retorció en mis labios

—Aprendí hace mucho que tengo más habilidades como curandera que como un
soldado. Desafortunadamente, mi padre solo vio mi fuerza con la tierra como un arma para
la guerra.

—Lo siento. —Levantó su mano derecha y me apartó el pelo de la cara.

—No importa —repliqué bruscamente, levantando mi mirada para encontrarme con la


suya—. Lo más importante es si te he ganado. ¿Nos ayudarás?

Una sonrisita bailó en mi rostro, reluciendo su expresión.

—Mi cerebro todavía se rebela con la idea de luchar contra la mujer que aún veo como
mi reina, pero no puedo simplemente postrarme y morir por ella, porque ella no ve mi
trabajo bajo una luz positiva. Luché y le devolví la libertad y todavía me llama traidor.
Pero seré aceptado en el mundo de Cynnia, una vez más en el lugar de un comandante de
armas. —Se detuvo y su sonrisa se hizo más ancha—. Una vez más, me enfrentaré a la Fire
Starter, permitiéndome estar tan cerca de ella por estar obligada a trabajar conmigo. Va a
ser una experiencia interesante, y no me la perdería.

Con las piernas cansadas y temblorosas, me levanté y di un paso alrededor de él


mientras caminaba de vuelta a la costa.

—Me estoy dando cuenta de que esta es la mejor respuesta que voy a obtener de ti. —
Arrastrando mi ropa, levanté mi bota izquierda y abrí un pequeño compartimento en el
tacón donde había escondido una pequeña llave de hierro. Caminé hasta dónde estaba él de
pie en el agua, mirándome.

—¿Tenías la llave? —preguntó.

Levanté la mano e inserté la llave en la cerradura, intentando evitar su mirada.

—Por supuesto. Tenía que ser capaz de liberarte si entrabas en razón.

—¿Y si te hubieran matado?

113
—Cynnia tenía una segunda llave. Tendrías que haber ido a verla —respondí cuando
moví el collar de hierro y lo tiré al agua.

—Debería haberlo sospechado —gruñó.

—Lo siento, pero mantenerte débil era la única manera de evitar que me mataras
mientras yo dormía.

Una débil sonrisa cruzó su boca durante un segundo mientras se levantaba y dejaba a sus
dedos cruzar mi mejilla.

—No creo que hubiera sido capaz de hacerte algo así, sin importar lo feas que se
pusieran las cosas.

Sacudí mi cabeza, mi mejilla rozaba contra la palma de su mano.

—Lo habrías hecho para protegerte a ti mismo. Eso hubiera sido comprensible.

Para mi sorpresa, Rowe continuó mirándome fijamente con su afilada mirada vagando
por mi cara.

—Siempre he sospechado que me casé con la hermana equivocada.

Intenté formar las palabras para decir que Cynnia habría sido una sabia elección, pero
las palabras se atascaron en mi garganta porque sabía sin duda que él estaba hablando de
mí. Lo sabía por la suave mirada y su mano rozando mi rostro. También por la infusión de
poder de la tierra que había recibido de él, ahora él sabía de sobra mis sentimientos por él.

—Me miras con la misma compasión en tus ojos que siempre tienes. No ves el monstruo
en que me he convertido. No me tratas como si fuera un marginado como hace el resto de
tu gente.

—Porque no lo eres —argumenté, cubriendo sus mejillas con mis dos manos—. Todo lo
que veo es un hombre que ha sacrificado más por nosotros que nadie. Solo llevas las
cicatrices para demostrar las pruebas que has tenido que pasar.

—Y tú llevas tus cicatrices en el interior. Vaya par que hacemos.

Rowe acercó mi rostro al suyo y me besó gentilmente en los labios. Mis ojos se
cerraron, disfrutando del sentimiento de ser tocada por otro; sentir la calidez y la
intensidad hacia otra criatura era nuevo para mí. Ningún Naturi había sido tocado de esa

114
manera. Ellos habían usado armas para herir, pero yo nunca había sido tocada con
compasión y lo que silo podía sentir como amor.

Enredando sus dedos entre mi cabello, Rowe me agarró fuertemente contra él,
profundizando en el beso.

Mis manos se deslizaron desde sus mejillas cuando su lengua penetró en mi boca,
probándome. Gruñí contra su boca, disfrutando del sentimiento de su pecho caliente contra
el mío. Tracé sus cicatrices con una mano, bajando desde sus hombros hasta la parte de
arriba de sus pantalones.

Rowe dio una pequeña risita cuando deslizó su boca lejos de la mía y bajó por mi cuello
hasta mi hombro.

—Sabes más dulce que la miel y tus manos me están explorando más que una pequeña
loca.

—¿Debería parar? —susurré, dejando mis manos donde descansar a los lados de mi
estómago.

—No creo que aquí se pueda parar ahora. Nos pertenecemos el uno al otro de ahora en
adelante durante muchos años —admitió—. No eres la única que has estado mirando desde
lejos, admirando, pero permaneciendo en silencio.

Esa vez me incliné hacia delante hasta su boca, besándolo profundamente. Habíamos
cumplido con nuestro honor, para con nuestra gente. Este momento nos pertenecía, sin
importar lo breve que fuera. Sin romper el beso, Rowe me alzó en sus brazos y me sacó del
arroyo para dejarme gentilmente en la suave tierra de la orilla. Se volvió y me miró
yaciendo debajo de él en la pálida luz de la luna. Mis alas negras estaban a cada lado,
como dos oscuras cubiertas brillantes de noche, mientras mi pálido cuerpo blanco brillaba
como una estrella castigada. Una pequeña forma de dolor se introdujo en el momento
desde mi ala herida, pero le presté poca atención mientras posaba la mirada en él.

—Te he visto crecer como guerrera –dijo—. He admirado tu determinación y tu fuerza,


pero nunca había esperado ni por un segundo que fueras tan hermosa.

Arrodillándose a mi lado, con cuidado de que su rodilla no rompiera ninguna de las


plumas de mis alas, posó sus manos lentamente sobre mi cuerpo desnudo. Sus dedos

115
danzaron por mi delgada cintura y cubrieron mis senos, dejando escapar un débil gruñido
cuando mi espalda se arqueó.

Rowe se separó de mi durante un segundo para quitarse la última de sus prendas y


entonces con cuidado separó mis piernas para poderse arrodillar entre ellas. Mi corazón
retumbó en mi pecho cuando una mezcla de miedo y anhelo corrió por mis venas. Nunca
había estado con un hombre. Quería que él me tocara más de lo que quería respirar, y aún
así al mismo tiempo me daba miedo lo que estaba a punto de pasar. ¿Y si yo no podía
rendir lo que él esperaba? ¿Y si le decepcionaba? ¿Y si…?

«Todo va a salir bien». Hubo una pequeña risita de diversión encajada en sus palabras,
pero también había calidez y preocupación.

Sus manos reanudaron su viaje por mi cuerpo, pero esa vez hubo una nueva sensación
de urgencia.

Su boca siguió de cerca sus dedos, limpiando mi cuerpo en una serie de besos húmedos
que dejaban tras de sí un rastro de fuego. Mis piernas se movieron alrededor de su cintura,
acercándolo más hacia mí. Su mano finalmente se metió entre mis piernas, uno de sus
dedos se deslizándose profundamente en mi interior, arrancándome un bajo gemido con el
sonido de su nombre. Mi cuerpo se retorció de dolor debajo de él cuando movió su dedo
lentamente dentro y fuera de mi cuerpo.

—Estoy intentando hacer esto lentamente para ti, Nyx, pero estás rompiendo la poca
fuerza de voluntad que tengo —dijo con voz áspera.

En respuesta, alcé una mano y la deslicé hasta abajo por su cuerpo hasta que finalmente
encontré su miembro endurecido. Mis dedos rozaron la punta y su cuerpo entero se sacudió
entre mis piernas.

«Sí», siseó en mi mente casi con desesperación.

Rowe puso su mano libre al lado de mi cabeza, moviendo su cuerpo más cerca del mío,
por lo que pude llegar más fácil hacia él. Envolví mis dedos alrededor de él, acariciándole
lentamente, sacándole un gemido bajo que parecía sacado de su alma. Él estaba duro entre
mis manos y todavía la piel era de un suave terciopelo. Ninguna de sus cicatrices llegaba
más allá de su cintura, dejándole perfecto, pero solo para que yo lo viera.

116
—No puedo esperar más —gimió mientras cambiaba una vez más su posición entre mis
piernas.

Agarrando mis dos muñecas, las mantuvo por encima de mi cabeza mientras lentamente
guiaba su cuerpo hacia la entrada del mío. Apretó lentamente dentro y luego se retiró de
nuevo, trayendo un gemido de necesidad de mi garganta. No lo quería lento. Le quería
dentro de mí. Necesitaba ese sentimiento de desesperación de ser embestida y su cuerpo
dentro del interior del mío.

—Rowe —gemí, moviéndome por debajo de él en un intento de presionarle más dentro


de mi cuerpo.

—Vas a ser la muerte para mí —gimió antes de hundirse profundamente dentro de mí.
Hubo un destello de dolor en mi cuerpo que luchaba por ampliarse lo suficiente para dar
cabida a su tamaño. Se detuvo, sin moverse dentro de mí, mientras se inclinaba y me
besaba. Su lengua se extendió a través de mi boca hasta que estuve gimiendo de nuevo.
Fue solamente entonces que comenzó a moverse, enviándome las primeras oleadas de
placer a través de mi cuerpo.

—Suelta mis manos —supliqué, retorciéndome debajo de él, mientras elevaba mis
caderas para satisfacer cada uno de sus empujes. Me tomó solamente un segundo coger su
ritmo, conduciéndole a un gemido nuevo de su cuerpo.

Rowe forzó una carcajada y agitó su cabeza, enviando su largo pelo negro alrededor de
su cara.

—Si comienzas a tocarme, perderé el poco control que tengo.

—Necesito tocarte, Rowe. —Mi respiración aumentó más fuerte, y mis ojos se cerraron
mientras me concentraba en el sentimiento creciendo entre mis piernas—. ¿Rowe? —dije
con una voz fracturada.

—Déjalo venir —susurró con voz ronca.

Al mismo tiempo aceleró, golpeando dentro de mí un poco más fuerte. Liberó mis
muñecas y dejó a sus manos recorrer mi cuerpo encendido. Cada toque se añadía al
sentimiento, hasta que la presa finalmente pareció romperse. Un grito fue arrancado de mi
garganta y mi cuerpo se arqueó debajo de él. Mis músculos se apretaron alrededor de él,

117
mientras se deslizaba dentro y fuera de mí, enviándome nuevas oleadas de placer a través
de mi montura.

Cuando las últimas ondas de placer recorrieron por mi cuerpo, Rowe dejó escapar un
gemido. Podía sentirle expandiéndose dentro de mí antes de que finalmente estallara con
un borbotón. Cayó hacia delante con sus manos a ambos lados de mi cabeza, mientras
finalmente se quedaba inmóvil dentro de mí. Su respiración era pesada y una gota de sudor
le chorreaba de la sien. Una lenta sonrisa creció a través de su cara mientras se inclinaba y
presionaba un lento beso contra mis labios.

—Así que esto es lo que es el sexo —murmuré, sintiéndome completamente relajada.

—No te has estado perdiendo mucho —bromeó Rowe, besándome de nuevo antes de
retirar su cuerpo lentamente del mío.

Me senté mientras se sentaba a mi lado, flexionando mis alas. El dolor se había ido de
mi ala derecha completamente, permitiéndome, lentamente y con cuidado, disolverlas
dentro de un fino polvo negro. Me extendí y toqué sus brazos con mis dedos, prolongando
su pensamiento. No estaba segura de lo que esto significaba entre nosotros, si las cosas
habían cambiado para siempre, o si esto simplemente había sido una liberación de tensión
acumulada.

—Las cosas son diferentes —admitió.

—¿Vives en mis pensamientos? —exigí, pellizcándole en los brazos.

Una sonrisa torcida levantó sus labios mientras me miraba.

—Esta vez no estaba en tu mente. Era sólo una suposición, porque me estaba
preguntando la misma cosa. Las cosas son diferentes entre nosotros ahora. No estoy seguro
de qué va a suceder, pero sé que no voy a dejarte fuera de mi vista. Desafortunadamente,
por ahora, tenemos un nuevo deber ante nosotros.

—Cynnia —murmuré.

—Y la derrota de Aurora. No podemos ser libres hasta que Aurora se haya ido.

—Lo sé. Tienes razón.

Rowe se acercó y me cogió la barbilla con dos dedos, girando mi cara hacia él.

118
—Pero eso no significa que no podamos robar unos minutos para nosotros cuando
podamos.

Sonreí mientras me inclinaba y presionaba sus labios para otro beso, con mis dedos
perdiéndose a través de las cicatrices, entrecruzando su hermosa cara. La Fire Starter
estaban en lo cierto. Había algo malvado sobre ese Naturi de un solo ojo, pero di la
bienvenida a esa siniestra sonrisa y sus ágiles dedos.

Terminamos de vestirnos, entreteniéndonos en la orilla del arroyo, mirando trozos


fracturados de la danza de la luz de la luna sobre el agua, mientras salpicaba dentro de su
orilla. Hablamos en voz baja de nuestros tiempos separados, de los años que habían
pasado, separados en dos mundos diferentes. Desafortunadamente, hubo un pensamiento
recurrente comiéndose mi mente. Era reticente a abrirlo y echar a perder la camaradería del
momento, pero temía que tuviera relación con lo que nos enfrentábamos.

—¿Qué sucedió con Nerian? —Me encontré a mí misma preguntando en voz baja
cuando un largo silencio se asentó entre nosotros.

—La Fire Starter la mató.

—Sabía cómo murió, pero estoy más preocupada en cómo su hermano vivió. Hablé con
un par de supervivientes del primer viaje a Machu Picchu hace bastantes años. Me
contaron cómo Nerian torturó a Mira, y en lo profundo de mi corazón, no me puedo quejar
de su deseo de venganza.

—Si vas a compadecerte de Mira, entonces deberías saber que Nerian no estuvo sólo en
su tortura —dijo Rowe secamente, mirándome con una expresión severa—. La
necesitábamos para ser nuestra protección para cuando los Nightwalker vinieron. Y
resulta, que la necesitábamos cuando vinieron abriendo las puertas.

—También sé de tu papel en la tortura de Mira —respondí—. Tú y yo no somos


diferentes en los deberes con los que hemos tenido que cumplir en nuestras largas vidas.
Sin embargo, los otros hablaron del placer retorcido que Nerian encontró en la tortura de
Mira.

Rowe suspiró pesadamente y sus hombros parecieron hundirse.

—Sé a dónde vas con esto, y debo admitir que tus sospechas son correctas. Nerian había
enloquecido. Primero, creí que solo sería una obsesión con la Fire Starter y que hacía lo

119
que se le ordenaba. Creí que solo era una necesidad de romper algo que percibía como más
débil que él. Pero incluso después de la derrota en Macchu Picchu y de que nos
preocupamos más por sobrevivir, su obsesión no amainó. En los últimos años que lo
conocí, ya no seguía órdenes; se murmuraba constantemente y acusaba a todo el mundo de
ayudar a Mira a escapar. Finalmente, fui forzado a alejarlo del grupo que seguía bajo mis
órdenes antes de que matara a alguien.

Llevando mis rodillas a mi pecho, apoyé mi barbilla en ellas mientras me envolvía las
piernas con los brazos.

—Durante el corto tiempo que lo conocí antes de las guerras, veía momentos donde
sabía que pensaba cosas peligrosas. Miraba con envidia a Aurora y lo oí murmurando
cosas traicioneras sobre nuestro padre. Creo que si se hubiera quedado con la familia real,
habría intentado matar a Aurora para quedarse con el trono.

—Es una posibilidad —dijo Rowe rascándose la barbilla.

—Y ahora solo puedo conjeturar —suspiré rascándome la rodilla.

—¿Conjeturar qué?

—¿Acaso la misma locura que acabó con mi hermano mayor vendrá por mi hermana?
Durante el último siglo, Aurora ha visto conspiraciones contra ella en todas partes. Tuve
que matar personas en nombre de la traición, y hay algunos que no logro creer que
pudieran tener algún motivo para conspirar contra ella. Y luego se opuso a Cynnia, quien
solo quería encontrar una solución pacífica en lugar de perseguir un camino que parece
llevar a nuestra extinción.

—También se volvió contra ti, su única campeona verdadera —añadió Rowe.

—¿Es esta locura la que se está comiendo su cerebro? Siempre fue fría y distante, pero
en los últimos años ha actuado cruelmente. ¿Acaso la misma locura que afligió a Nerian ha
tomado a mi hermana?

Rowe acarició mi mano de forma reconfortante, alejando un poco de la tensión de mis


hombros.

120
—Aurora no es la mujer que recuerdo ni la persona a la que acepté servir. Tiene hambre
de poder y está obsesionada. Aunque no tengo amor por los humanos, tienes razón en que
guiará al pueblo a la extinción si sigue actuando así. No está pensando claramente.

Rowe se detuvo abruptamente, y levanté la cabeza para ver. Estaba mirando el bosque,
pero no creo que realmente estuviera viendo el mundo que lo rodeaba. Sin leer sus
pensamientos, sentía el dolor de que estuviera reviviendo esa noche en Machu Picchu
cuando su esposa-reina lo había rechazado a pesar de todo lo que él siempre hizo por ella.
Podía sentir el peso de ese rechazo y su propia duda respecto a su aparición, aunque se las
arreglaba para vivir con una cortina de confianza y sarcasmo.

—Creo que tienes razón —susurró sin mirarme—. Creo que ella ha enloquecido.

Estirándome, puse mi mano en su mejilla, haciéndolo volver a mirarme.

—Entonces, tendremos que detenerla. Tenemos que proteger lo que queda de nuestra
gente antes de que nos mate a todos.

Una sonrisa cruzó sus labios y luego se volvió y puso un beso en la palma de mi mano.

—Quizás no me guste la idea de darle el trono a alguien tan carente de experiencia


como Cynnia, pero ella será mejor que la locura de Aurora.

—Yo no me preocuparía por Cynnia —dije sonriendo—. Puede ser joven y no tener
experiencia, pero ella nos tendrá a su lado como consejeros los primeros años. Estoy
segura de que entre los tres, podremos rejuvenecer a nuestra gente.

—¿Y qué tal el nuevo consorte Locke? —preguntó Rowe, alzando una ceja.

—Espero que demuestre ser más que solo un nuevo entretenimiento para Cynnia.

Rowe me miró, tomando mis muñecas para poder sostenerme.

—¿Nuevo entretenimiento? ¿Dónde aprendiste algo así?

Se me escapó una risilla mientras dejaba de luchar contra él.

—Cynnia se ha hecho amiga de una hechicera humana. Las oí hablando y usaron las
palabras ―nuevo entretenimiento‖ al referirse al hombre que Cynnia ha escogido como
consorte.

121
—¿Estás... decepcionada? Quiero decir, yo no soy el hombre al que viniste a cuidar hace
tantos siglos. No lo soy... —tartamudeó, aflojando su agarre en mis muñecas mientras se
enderezaba.

Liberando mis brazos, me senté y tomé su cara para que no pudiera evitar sostenerme la
mirada.

—No cambiaría nada. —Y esa frase iba por toda mi vida. Había cosas que lamentaba y
muchas que me arrepentía de que hubieran ocurrido, pero de alguna manera la conexión de
eventos me llevó a este momento a solas con Rowe en el bosque. No me arriesgaría a
cambiar nada y perderme este momento. No cambiaría nada.

122
Capítulo 12
Traducido por Auroo_J y Dangereuse ϟ

Corregido por Maia8

D
anaus rió suavemente mientras permanecía parado cerca de la ventana mirando
hacia fuera de mi oficina en mi casa Town House1. Levanté la vista de los
documentos financieros que mi asistente humana Charlotte me había enviado
recientemente para encontrar al cazador de pie con las manos en sus bolsillos mientras
sacudía la cabeza hacia lo que sea que estuviera viendo afuera. Un gesto comenzó a tirar
de las esquinas de mi boca, mientras un sentimiento que se apoderaba de mí me decía que
nada bueno estaba llegando a mi puerta. Tras el breve caos causado por la Coalición de la
Luz del Día y Jabari, todo parecía establecerse de nuevo en una fácil tranquilidad, y estaba
esperando que Danaus y yo pudiéramos pasar un poco más de tiempo disfrutando de esa
tranquilidad sin interrupciones.

—Tengo miedo de preguntar, pero, ¿qué estás viendo?

—Parece que posiblemente estás a punto de recibir un visitante, si es que ella puede
decidirse —contestó Danaus, sin alejar su mirada de la escena fuera de la ventana.

Empujé mi silla y empecé a caminar alrededor de mi escritorio, cerrando la distancia


entre nosotros. Presionando mi cabeza entre sus fuertes hombros, envolviendo mis brazos
en su cintura por detrás, sosteniéndolo fuertemente contra mí.

—¿De qué estás hablando?

—Ella se acerca a los escalones de la entrada, luego se detiene, y retrocede hablando


consigo misma. Lo ha hecho tres o cuatro veces hasta ahora.

—¿Quién?

Danaus giró para mirarme con una sonrisa creciendo en su apuesta cara.

—La única persona que puede hacerte sentir inquieta.

1 Town house: Se refiere a casas pequeñas que cuentan con las comodidades de una casa de campo en
la ciudad, estas se encuentran en conjuntos habitacionales y todas cuentan con el mismo plano
arquitectónico. Town House.

123
Ignorando su siniestro y burlón comentario, mire alrededor de él para ver por la ventana
y vi a una mujer paseando por la acera enfrente de mi Town House, hablando consigo
misma como si tratara de darse ánimos para llamar a mi puerta.

—¡Mierda! ¡Es Shelly! —siseé entre dientes. Tomé el brazo de Danaus y traté de
alejarlo de la ventana, pero no se movió—. Ven y muévete. Tal vez ella no te ha visto aún.
Podemos fingir que no estamos aquí. Y se irá.

Como si fuera una señal de que mi suerte en verdad se había acabado, el timbre sonó,
haciendo eco en la casa.

—¡Demonios! No tenemos que abrir —dije en voz baja, como si ella pudiera
escucharme a través de las paredes de ladrillo.

—Mira, tenemos que abrir la puerta —respondió firmemente con las esquinas de su
boca se crispándose en una risa reprimida mientras caminaba a mi alrededor y se dirigía
hacia el vestíbulo de la entrada.

—No tienes que disfrutarlo tanto. No es como si tú estuvieras cómodo con la bruja —
murmuré, pero estaba segura que el cazador con oído superior escucharía el comentario.

De mala gana, lo seguí hasta el vestíbulo, pero me quedé atrás varios metros cruzada de
brazos mientras Danaus abría la puerta. Él no titubeó, no se molestó en preguntarle qué es
lo que quería, simplemente la guió dentro de la casa, sonriendo hacia mí sobre la cabeza de
Shelly mientras ella se deslizaba a través de la puerta.

La descarada rubia me pareció con sus bonitos pantalones blancos y top amarillo una
fresca flor de primavera. Rápidamente se precipitó a través de la corta distancia que nos
separaba y me capturó en un apretado abrazo que no parecía tener fin hasta que finalmente
le di unas palmaditas en la espalda un par de veces. Cuando se apartó, cogió mis manos
entre las suyas y suspiró profundamente.

—¡Oh, es tan bueno verte otra vez! —cantó—. Después de todo ese lío en Machu
Picchu y las historias que escuché acerca de lo que realmente pasó en la ruinas, solo tuve
pesadillas. Pero tú y Danaus lograron salir a salvo y eso es todo lo que importa. ¡Y luces
fabulosa! Bueno claro que luces fabulosa. Eres una Nightwalker. ¿Alguna vez ha visto a un
Nightwalker que no se viera fabuloso? Pero realmente, tú luces genial después de todo lo
que has pasado.

124
—Shelly, ¿te gustaría pasar y sentarte? —preguntó Danaus cuando ella por fin pareció
tomar un respiro.

—Si, ¡eso sería maravilloso! —dijo, dándole a mis manos un apretón final antes de
liberarme. Se nos adelantó a Danaus y a mí hacia la sala, dándome la oportunidad de
lanzarle al cazador una mirada oscura detrás de su espalda.

No había visto a Shelly desde que la dejamos en el hotel al pie de las ruinas del Machu
Picchu hacían meses. Danaus la contactó inicialmente cuando expresé interés en aprender
a utilizar la magia de tierra, ya que Shelly era una bruja de tierra. Desafortunadamente,
parece que ser una Nightwalker retrasaba cualquier esperanza que tuviera de convertirme
en una gran practicante de la magia de tierra. Como sea, ella había sido la clave en la
protección de los Nightwalkers durante el día en que los Naturi nos habían rodeado. Ella
también había sido útil para mantener vigilada a Cynnia cuando Danaus y yo estábamos de
otro modo preocupados en mantenernos con vida.

Después de Machu Picchu, escuché que Shelly había regresado a su hogar en Charleston
y posiblemente viajado un poco más lejos al norte, en busca de fresca y bienvenida tierra
para recargar, a raíz de la violencia y el derramamiento de sangre que se apoderó de la
pacífica montaña peruana.

En realidad, esperaba nunca volver a escuchar de ella otra vez. Éramos tan opuestas
como dos personas pudieran ser. Ella era una eterna optimista quien veía solamente el bien
en las personas que conocía. Una bruja poderosa por derecho propio y aun así se oponía a
usar sus poderes contra cualquier otro, incluso contra aquellos amenazaban con herirla o a
aquellos que juró proteger. No me cabía duda de que ella creía firmemente en el dogma
que muchos practicantes de magia inicialmente juraron: ―No hacer daño‖.

Desafortunadamente, como aprendí de la manera difícil, mientras más poderoso se hacía


el practicante de magia, más fácil era para ellos olvidar esa pequeña promesa.

Shelly se sentó en el borde de una de las sillas, como si la emoción amenazara con
hacerla pararse de nuevo en un ataque de alegría. Elegí la esquina del sofá más alejado de
ella, mientras que Danaus escogió el otro lado del sofá, directamente frente a ella. Pero
entonces, creo que estaba seguro de que ella estaba allí para visitarme a mí y no a él, lo que
significaría que sería capaz de hacer una retirada precipitada y obvia.

125
—Me encontré con Knox hace unos días —empezó ella tan pronto como todos
estuvimos sentados. Se desplazó para encarar completamente a Danaus, y el cazador se
removió en su asiento, repentinamente viéndose extremadamente incómodo. Fue todo lo
que pude hacer para no reírme a carcajadas—. Me dijo que dejaste Themis y que ahora te
estás quedando permanentemente en Savannah. ¡Eso es maravilloso!

—Gracias —dijo él con una voz baja y hosca. Sus ojos se dirigieron a mí por un
segundo, como si pidiera ayuda, pero solo le sonreí.

—Knox también mencionó que estás trabajando en The Dark Room. Ese debe ser un
cambio extraño para ti. Quiero decir, un minuto estás cazando Nightwalkers y ahora estas
sirviéndoles bebidas. ¿Cómo pudiste hacer semejante cambio?

—Míralo como si estuviera conservando la paz —interrumpí suavemente antes de que


Danaus pudiera tomar aire para responder. Me preocupaba que este siguiera siendo un
tema delicado con el cazador después de pasar muchos siglos cazando Nightwalkers; que
su nuevo cargo en The Dark Room lo irritara más de lo que estaba dispuesto a revelarme—
. Ese siempre ha sido el trabajo de Danaus, mantener la paz. Él hizo eso para Themis
durante siglos y ahora está ayudando a mantener la paz en uno de los lugares más
peligrosos de toda Savannah.

«Eso me parece un poco exagerado», dijo Danaus silenciosamente. «Ella esta más en lo
correcto. Sirvo bebidas en vez de cortar cabezas ahora».

«The Dark Room es un lugar mas seguro para Nigthwalkers y humanos ahora gracias a
ti».

«Eso podría ser cierto, pero tú estas exagerando la verdad», insistió, pero pude sentir la
risa subyacente en su mente, lo que solo me hizo inclinarme sobre el sofá y presionar un
largo beso en sus labios gruesos.

Por ahora, el cazador era feliz en su nueva vida conmigo y Savannah. Yo planeaba
disfrutar de esa felicidad durante el tiempo que durara. Con el tiempo, sabía que se
fastidiaría otra vez y mantener la paz en The Dark Room no sería suficiente para él. Pero
considerando su larga vida, esperaba que se quedara unas cuantas décadas por los menos
antes de que el aburrimiento lo alcanzara.

126
—¿The Dark Room es realmente tan peligroso? —preguntó ella asombrada—. Quiero
decir, no conozco muchos Nightwalkers, solo a Tristan y a ti, de lo cual me da realmente
mucha lástima escuchar. No se lo que pasó.

—Nosotros no hablaremos sobre eso —dije agudamente, cortando cruelmente su


disculpa.

—Lo siento, Mira —continuó después de un tenso momento de silencio—. Él era una
maravillosa persona. Tristan, y tú, y Knox, son los únicos Nightwalkers que realmente
conozco, y nunca los vi tan peligrosos. No sabía que The Dark Room fuera un lugar tan
tenebroso. Creo que es cosa de buena suerte que Danaus esté ahí ahora.

—Shelly, ¿qué fue lo que te trajo a Savannah? —exigí de repente, causando que Danaus
hiciera una mueca mientras yo iba directa al grano.

La mera mención del nombre de Tristan había acabado con lo último de mi paciencia.
Ahora no había tiempo de darle a la pequeña bruja una lección de cuán peligrosos podían
ser los Nightwalkers. Ella había visto la violencia con sus propios ojos, y aun así parecía
que había elegido borrarla de su memoria, entonces los Nightwalkers no parecíamos ni la
mitad de peligrosos de lo que realmente somos. Por supuesto, si ella estaba dispuesta a
encarar el hecho de que estaba sentada con uno de los más peligrosos Nightwalkers del
mundo, dudo mucho que hubiese venido a hacer esta pequeña visita sola. Por otro lado,
había sido lo suficientemente lista para escoger una noche en la que Danaus estaba libre de
sus deberes en The Dark Room. Ella podría contar con el cazador para hacer de mediador,
como siempre lo hacía.

—En realidad, estoy aquí en representación de alguien más —dijo lentamente.

Inclinándose hacia adelante, colocó los codos en sus piernas y movió sus dedos como
enredándolos en su creciente ansiedad. Fue una de las pocas veces en las que vi un ceño
cruzar sus pequeños y arqueados labios. Su largo cabello rubio cayó hacia adelante
enmarcando su cara con forma de corazón, acentuando el rubor en sus mejillas, que yo no
había notado un instante antes.

En el silencio del cuarto, podía escuchar su corazón latiendo en su pecho.

—¿Quién?

127
—Necesitamos tu ayuda, Mira —evadió Shelly, alzando los ojos muy abiertos hacia mí
como para debilitar de alguna manera mi voluntad.

—¿Quién? —repetí con mi voz volviéndose más fría y fuerte. Un nudo se retorció en mi
estomago mientras ella se ponía mas ansiosa.

—Cynnia haría...

—¡No, absolutamente no! —dije, levantándome de mi asiento.

Caminé hasta el otro extremo de la habitación, sacudiendo la cabeza mientras apretaba


los dientes. No quería absolutamente nada que ver con esa princesa renegada. Claro, la
admiraba por la valiente forma en la que me había usado de protección contra los
Nightwalkers y los de su propia especie. Pero esa admiración se extendía solo hasta el
momento. Los problemas seguían a esa Naturi sin importar a dónde fuera. Y después de
varios meses difíciles que había pasado luchando en contra y con Danaus, creía que
nosotros dos merecíamos un poco de paz y tranquilidad. Cynnia no permitiría tal cosa.

—Por favor, Mira. Solo quiere hablar contigo —dijo Shelly, poniéndose de pie mientras
caminaba de nuevo hacia el sofá.

—No soy tonta, Shelly —gruñí—. Cynnia quiere más que sólo hablar. Ella me usó
como su guardaespaldas personal el otoño pasado. No me sorprendería si regresara
buscando la repetición de la función.

—En realidad, ese ha sido mi trabajo. —Shelly ladeó la cabeza un poco mientras
hablaba, con el orgullo llenando sus palabras.

—¿Qué quieres decir? —preguntó Danaus. Me apoyé contra el brazo del sofá y crucé
los brazos sobre el pecho mientras observaba a la bruja con los ojos entrecerrados. Ella me
devolvía la mirada sin pestañear, con la cabeza en alto.

—Me encontré con Cynnia y Nyx no mucho después del Machu Picchu. Estaban
buscando algún lugar para permanecer escondidas mientras formulaban un plan para
sobrevivir contra Aurora. Desde entonces, he estado haciendo de guardaespaldas personal
para Cynnia junto con su hermana Nyx.

—Van a conseguir que te maten.

128
—Están luchando por una buena causa. Si tienes que morir, ¿no es mejor morir por una
buena causa?

—Muerto es muerto. La gloria y el honor son solo ideas bonitas que ya no existen —
murmuré, hablando más que nada para mí misma. El honor era un concepto al que todavía
me aferraba, a pesar de que el mío estaba algo más que andrajoso y desagarrado estos días.

Me quedé mirando a Shelly en silencio durante más de un minuto, con oscuros


pensamientos girando en mi cabeza. Hace tan solo un par de siglos le habría dicho que
trajese a Cynnia y al diablo con las consecuencias.

Yo siempre estaba en busca de la siguiente pelea, la siguiente aventura que me llevase


tan cerca de la muerte que casi pudiese besar a la Parca.

Pero ahora las cosas habían cambiado. Había visto más de seis siglos pasar ante mis
ojos. Había visto a la gente que quise caer a mis pies y morir. Me había bañado con las
sangre de mis camaradas y enemigos más noches de las que quería contar. Una parte de mi
alma estaba cansada de todo. Además, ahora tenía a Danaus para ayudar a calmar el dolor
cuando los recuerdos aparecían para atormentarme. Tenía al toque suave y la sonrisa
burlona de Danaus. Tenía su sabiduría y experiencia para ayudarme con mis decisiones y
para volverme loca cuando no estábamos de acuerdo en algún asunto. Ahora tenía a
Danaus y ya no quería ir en busca de la muerte. Estaba lista para vivir.

—Ella necesita tu ayuda —dijo Shelly con suavidad cuando pareció que finalmente yo
me había calmado—, pero, por ahora, se contentaría con una reunión. Solo quiere que la
escuches. Cynnia ya ha enviado a Nyx para hablar con otra persona. Es mi trabajo
convencerte para que al menos te reúnas con ella, escuchar lo que tiene que decir con una
mente abierta. Eso es todo lo que pedimos.

—Si Nyx está fuera y tú estás aquí conmigo, entonces, ¿quién está vigilando a la
pequeña princesa? Eso no es ser un buen guardaespaldas —me burlé.

—Era un riesgo que Cynnia estaba dispuesta a correr. Sabía que yo sería la única a la
que escucharías aunque fuera por un par de minutos, de modo que se está arriesgando
bastante al permitirme dejarla sola durante un período de tiempo.

Mirando a Shelly, fruncí la frente antes de mirar por la ventana que está detrás de mí.
Cynnia no corría grandes riesgos. Tomaba riesgos calculados. Justo en ese momento estaba

129
siendo perseguida por los seguidores de Aurora, y solo había un lugar cercano al que tal
vez temerían pisar.

—¡Maldita sea, Shelly! ¡Ella ya está en Savannah! —grité, alzando las manos.
Señalando a Danaus, gruñí—: ¡Revisa el área! ¿Cuántos Naturi están acechando en mi
ciudad? —Podría haber intentado completar la búsqueda yo misma, pero aunque Nick me
había dado la habilidad de sentir todos los diferentes tipos de poder, todavía tenía
dificultades para distinguir a los Naturi de los licántropos, y no era muy buena en estimar
su número.

Frunciéndome el ceño, sin embargo, Danaus empujó sus poderes fuera de su cuerpo y a
través de la casa. Cerré los ojos y fui arrastrada en la ola mientras rastreaba mi ciudad.
Podía sentir las vibraciones de los Nightwalkers a través del paisaje y luego la
desagradable sensación de los Naturi.

—Hay siete —respondió, introduciendo sus poderes otra vez en su cuerpo—. Se están
pegando a las afueras de la ciudad, probablemente a través del río en el territorio
licántropo. Ninguno en la ciudad propiamente dicha.

—Eso no es bueno —murmuró Shelly, cerrando las manos en un puño ante ella—.
Cuando me fui, Cynnia solo tenía tres guardas con ella. No sé quiénes son los otros tres.

Tomando una respiración lenta y dejándola salir para aclararme la cabeza, miré a Shelly
mientras ella se debatía entre su deber de convencerme para escuchar su encargo y su
deber de proteger a la princesa. Era una postura que podía entender.

—¿Tiene algo que ver con su hermana, Aurora, la necesidad de Cynnia de hablar con
nosotros? —pregunté en voz baja, haciéndome parecer más razonable de lo que estaba
sintiendo.

—Sí, me temo que sí.

Miré a Danaus, quien simplemente encogió sus anchos hombros.

—Sabías que iba a pasar.

—Yo quería tontamente un poco más de tiempo.

Dándole la espalda a Shelly, miré por la ventana al gran parque frente a mi casa. Los
coches relampagueaban, sus luces bailaban por entre los árboles de modo que las sombras

130
se abalanzaban sobre la zona abierta. No sentía Nightwalkers cerca de mi casa, solo
humanos disfrutando la noche más cálida de lo normal. Todavía quedaban varias horas
antes de que el sol se elevase. Un montón de tiempo para oír la súplica de una princesa
Naturi.

—Si Cynnia está hablando de hacer participar a Aurora y estaba pensando en usar
Savannah como un potencial campo de batalla, entonces Barrett Rainer, el alfa de la
manada de Savannah, debería estar presente en este debate.

—No creo que quiera usar ninguna ciudad como campo de batalla —apuntó
rápidamente Shelly—. Sin embargo, siempre existe la posibilidad de que Aurora venga tras
ella.

—Barrett debería estar presente —insistí.

Ese fue mi primer gran error al tratar con los Naturi. Los había convertido en un
problema de los Nightwalkers y mantuve a los cambiadores en las sombras en un intento
de proteger nuestra propia vergüenza y secretos. Al final, muchos licántropos buenos
habían muerto sin saber por qué. Había aprendido la lección de la forma más dura. Barrett
se merecía una voz en lo que estaba a punto de pasar a continuación.

—Muy bien —dijo Shelly—. No creo que Cynnia se oponga a tu sugerencia. Nos
veremos...

—Ésta noche —terminé—. Quiero que esto termine lo más pronto posible. En estos
momentos estamos enfrentando otro problema urgente, y preferiría no tener Naturis en la
región causando problemas también. —Danaus estaba frunciendo el ceño ante la forma
cruel en la que estaba tratando a Shelly, pero no me importaba. Ella estaba trayendo una
amenaza a mi dominio y era mi trabajo proteger a mi gente, no traerles más daño—.
Necesitamos un lugar neutral. No voy a celebrar la reunión aquí.

—¿The Dark Room? —sugirió él.

—Ningún Naturi volverá a poner un pie en el Dark Room otra vez —dije, taladrándole
con la mirada. La última vez que pasó eso, Knox había estado a punto de morir y varios
Nightwalkers y licántropos de hecho, murieron.

—¿El Docks? —lo intentó otra vez, mencionando al club recién restaurado que yo
favorecía en la calle River.

131
Negué con la cabeza.

—Demasiado ruido y demasiados humanos.

—Entonces, ¿qué hay de los túneles?

Una sonrisa levantó las esquinas de mi boca y resistí la tentación de besarle. Era
brillante. Era un lugar predilecto para los cambiadores durante el día cuando necesitaban
ocuparse de un pequeño asunto, mientras que otros Nightwalkers los usaban como una
guarida diurna y una manera secreta de escabullirse a hurtadillas por la ciudad.

—Hay una entrada a los túneles justo al lado de la calle River cuando se encuentra con
Bay, cerca de los astilleros. Dile a Cynnia que se reúna con nosotros en dos horas. Llevaré
a Barrett.

—Gracias, Mira —dijo Shelly rápidamente. Cerró la distancia entre nosotras


inesperadamente y me dio un rápido y fuerte abrazo antes de salir de la habitación y la
puerta, volviendo a la Naturi a la que se suponía que debía estar vigilando.

Pasándome los dedos de la mano derecha por el pelo, incliné la cabeza y miré fijamente
al suelo. Intentaba convencerme de que no todo se estaba desmoronando bajo mis pies.
Había trabajado tanto en poner mi vida en orden, poniendo algo de distancia entre no solo
yo misma y los Naturi, sino entre yo misma y el aquelarre también.

—Simplemente irás y escucharás lo que tiene que decir —dijo Danaus. Podía oír al
cuero crujir bajo él mientras empujaba al sofá y se acercaba a mí. Puso sus grandes manos
en mis hombros y los masajeó, intentando aliviar algo de tensión.

—La guerra con Aurora está al caer, y Cynnia necesita nuestra ayuda si quiere
sobrevivir. Nos estamos metiendo en otra batalla con la reina de los Naturi —dije, mi voz
temblando.

—Mira profundamente en tu interior, Mira. Dime que no hay una parte de ti deseando
tener otra oportunidad con ella.

Una sonrisa lenta se levantó de mis labios mientras dejaba caer la mano sobre mi
costado. Danaus me conocía demasiado bien. Aurora y Rowe eran las razones por las que
fui torturada hace tantos años. Aurora casi me mata entre las ruinas en Machu Picchu hace
sólo un par de meses. Destruirla significaría que su gente se debilitaría, y con el tiempo

132
podrían ser interceptados poco a poco. Destruir a Aurora sería una de mis muertes
favoritas.

—Esa zorra arrogante ha estado causando problemas en mis dominios durante


demasiado tiempo.

—Todo lo que necesitas es que Cynnia te señale la dirección correcta y que


potencialmente te provea con un poco de un ejército —me susurró Danaus al oído—.
Podría ser divertido.

—Eres un hombre deliciosamente diabólico, Danaus, pero tienes razón —dije, torciendo
la cabeza para poder besarle la mano—. Matar a Aurora, y si tengo suerte, a Rowe, me
liberaría finalmente de los Naturi. Podría rehacer mi vida sin ésta sombra de mi pasado
cerniéndose sobre mí.

—Solo una batalla más y todo estará acabado con los Naturi —dijo Danaus, dándome
un beso en la parte superior de la cabeza.

Me sacudí, una sonrisa torciendo mis labios.

—Espero seriamente que no creas eso. ¿Nightwalkers y los Naturi viviendo en paz? Eso
es cosa de los cuentos de hadas.

—Encuentro esa idea no muy diferente a nuestra situación.

—La nuestra es diferente. Tú entraste en razón. Los Naturi no lo harán —me burlé,
escapándome de él antes de que pudiera agarrarme.

—Espero que estés equivocada —gritó detrás de mí mientras me dirigía a la oficina a


llamar a Berrett.

—Yo también —susurré. Quería la cabeza de Aurora sujeta entre mis manos con
firmeza, pero no quería una guerra con los Naturi. No habría que ocultarlo. Los humanos
lo verían, y nuestro mundo se descubriría al fin. No más esconderse en las sombras,
simplemente el Gran Despertar.

133
Capítulo 13
Traducido por Emma Walker, Rockwood, Jo y YuriMel

Corregido por Maia8

o único que evitaba que caminara por los túneles abiertos era el hecho de que

L ambos, Barret y Danaus, estaban perfectamente inmóviles a pesar de la creciente


tensión. Al igual que en cualquier posible reunión, habíamos traído con nosotros a
nuestros respectivos segundos al mando. Cooper, el hermano de Barret, se apoyaba en el
auto que había llevado a los licántropos, mientras que Knox se recostaba contra las
columnas de ladrillos que se extendían hasta el techo del túnel. Danaus era mi amante y mi
confidente, pero en el mundo de los Nightwalkers, Knox siempre sería mi segundo al
mando. Sin embargo, tenía la leve suposición de que Knox recibiría órdenes de buena gana
tanto de Danaus como de mí. Por eso, confiaba tanto en él. Era más inteligente que la
mayoría de los Nightwalkers.

—¿Cómo sabemos que esto no es alguna trampa de los Naturi? —preguntó


repentinamente Cooper, disolviendo el silencio que había llenado los túneles. Su voz
resonó en las paredes de piedra, convirtiendo la profundidad en una espesa oscuridad que
nos rodeaba—. Quiero decir, tenemos aquí a los líderes de los vampiros y licántropos.
¿Qué mejor manera de tomar la ciudad que matarlos a ambos en una sola pelea y luego
entrar en la ciudad?

—Danaus, ¿cuántos Naturi hay en la ciudad? —pregunté, mirando sobre mi hombro


hacia al cazador.

—Hay cuatro Naturi acercándose a nosotros, pero hay por lo menos una docena en las
afueras de la ciudad —dijo él unos segundos después de sentir el calor de su poder pasar a
mi lado.

Fruncí el ceño. Solo había siete Naturi en la región cuando habíamos hablado antes con
Shelly. No me sentía cómoda con cómo sus números estaban creciendo, pero por ahora
estaba más preocupada con el contingente de cuatro acercándose a nuestra posición. Con
un poco de suerte, sería Cynnia y su guardia de honor.

—Dudo seriamente que cuatro Naturi sean suficientes para matarnos a todos —dije
suavemente.

134
—¿Y si son miembros del Clan Animal? —preguntó Cooper, la ansiedad crepitaba en
su voz. Dos de sus hermanos ya habían sido asesinados como resultado de las peleas
causadas por el Clan Animal de los Naturi.

—Lo manejaremos —dijo Danaus.

—Ya es tarde —murmuró Barrett.

Cruzando los brazos sobre mi pecho, incliné mi cadera contra el lateral de mi auto,
manteniéndome lejos de las luces que apuntaban a las puertas de los túneles.

—Ella estará aquí. Esta reunión es demasiado importante para que se la pierda. Sabe que
ésta es su única oportunidad de ganar nuestro apoyo.

Por suerte, tuvimos que esperar solo un par de minutos más antes que una de las largas
puertas de metal que conducían a los túneles se abriera. Shelly entró la primera, levantando
su mano contra la cegadora luz de los dos conjuntos de faros de los autos que apuntaban
hacia ella. Queríamos la ventaja cuando nuestros oponentes entraran en los túneles.

Durante varios minutos, estarían cegados mientras nosotros estábamos escondidos


profundamente en las sombras que llenaban los túneles.

—¿Mira? —dijo en voz alta, parpadeando rápidamente mientras trababa de ajustarse a la


luz.

—Todos estamos aquí —confirmé.

Shelly caminó lentamente por los túneles con las manos levantadas sobre sus hombros,
abiertas y vacías, para mostrar que no llevaba ningún arma. Estaba a punto de decirle que
dejara caer sus manos, pero sentí que esa postura sumisa hacía que los demás se sintieran
cómodos. Cynnia entró después con sus tres guardias, en una postura neutral. Ellos se
ocupaban proteger a su princesa, así que tenían que permanecer armados, lo cual estaba
bien, porque también nosotros estábamos armados. La confianza era, definitivamente,
escasa

Cynnia se veía igual que como cuando la vi la última vez entre las ruinas de Machu
Pichu. Tenía un cuerpo pequeño, mientras que su bronceado rostro estaba enmarcada por
una gran cantidad de cabello negro. Aún parecía tener un poco más, entre diecisiete y
diecinueve, pero sabía que tenía varios siglos de antigüedad. Joven para tomar el trono,

135
sospechaba, según los estándares de los Naturi. Nyx parecía ser mayor que su hermana
Cynnia, y, sin embargo, la hermana menor fue la que dio un paso al frente. Sabía que tenía
que haber más que una historia detrás de ese arreglo, pero no tenía que ver nada con
nosotros, no me importaba involucrarme con las políticas de los Naturi. Era suficiente con
estar a la altura en las políticas de los Nightwalkers con el aquelarre.

—Veo que se están manteniendo un paso por delante de Aurora —grité al grupo
mientras se movían lentamente fuera de la línea directa de los faros y se adentraban en la
oscuridad para que pudieran empezar a buscarnos entre las sombras.

—No es exactamente una tarea fácil —admitió Cynnia, dejando caer sus manos inertes a
sus costados—. Pero entonces notamos rápidamente que parecía contenta con permanecer
en la Costa Oeste, muy lejos de tu territorio. Decidimos tomar ventaja de esa interesante
afinidad.

—Así que has estado saliendo con Shelly en Charleston durante estos últimos meses —
concluyó Danaus—. Yo hubiera pensado que habrías permanecido en América del Sur.
Hasta yo sé que la magia de la tierra es espesa allí. Habría sido para tu beneficio.

—Asumimos lo mismo de Aurora, entonces nos dirigimos inmediatamente al norte para


alejarnos de ella. —Cynnia encogió sus delgados hombros—. Y con los Nightwalkers
dominando la mayor parte de Europa, decidimos dirigirnos a un territorio más seguro.

Fruncí el seño, apretando mis ligeramente dientes.

—Así que me usaste una vez más para actuar como tu protectora en contra tu propia
clase.

—Solo tu reputación —evadió Cynnia, pero una sonrisa se amplió en sus labios.

—Ten cuidado o podría decidir quitar ese paraguas protector lejos de ti —le advertí. Era
suficiente que me hubiera engañado para protegerla la primera vez: respetaba su ingenio y
audacia, pero ese respeto se difuminaba, particularmente cuando amenazaba la seguridad
de las personas en mi dominio.

—En verdad, he venido con la esperanza de adquirir la ayuda además de tu reputación,


como estoy segura de que habrás adivinado —dijo. La mujer Naturi dio un paso más cerca,
mientras sus guardaespaldas se quedaban unos pasos detrás. Solo Shelly se mantuvo justo
detrás de su hombro, lo que podría ayudar a unir su voz a la argumentación de Cynnia.

136
—Puedo adivinar adónde se dirige esto, pero he venido dispuesta a escuchar tu versión
de la historia —dije, deslizando las manos en los bolsillos delanteros de mi chaqueta de
cuero. El aire en los túneles era varios grados más frío que el aire afuera, y el grueso cuero
añadía una adicional capa de protección si esta reunión llegaba a los golpes.

—Desde que se abrieron las puertas en todo el mundo en otoño —comenzó Cynnia—
permitiendo a los Naturi regresar a la Tierra, Aurora ha estado construyendo un ejército.
Aunque que algunos han acudido a mi bandera, sé que mis números no son tan grandes
como los suyos. Es sólo cuestión de tiempo antes que decida que es el momento de acabar
no solo conmigo, sino también con mi hermana Nyx.

A mi lado, Knox cambió de un pie a otro, traicionando una sorprendente falta de


paciencia.

—Si me perdonas, ¿por qué nos importa? Los Naturi no han hecho otra cosa más que
masacrar tanto a los cambiadores como a los Nightwalkers.

—Debido a que el mundo se enfrenta a dos futuros, dependiendo de quién viva y quién
muera en la batalla que se avecina —dijo Cynnia, impasible por su rudo comentario—. En
caso de que gane Aurora, continuará su campaña de eliminar la humanidad en un esfuerzo
para ―salvar‖ la Tierra de la destrucción que el hombre le está causando a la Gran Madre.
Por el camino, destruirá a todo Nightwalker que se interponga y convertirá a los
cambiadores que encuentre en sus esclavos.

—Encantadora imagen —murmuré sarcásticamente.

—De hecho —suspiró Cynnia con una sacudida de su cabeza—, una de las razones de la
pelea entre Aurora y yo se debió a mi visión de nuestro regreso a la Tierra. Quería la paz.
—Hizo una pausa durante un minuto, convirtiendo sus pequeñas manos en puños a sus
costados mientras buscaba por las palabras correctas—. Yo quería la paz no sólo con los
humanos, sino con todas las razas. Si puedo tomar el lugar de Aurora como reina, llevaré a
los Naturi profundamente en las selvas que quedan alrededor del mundo y existiremos ahí
en secreto. Encontraremos maneras de secretamente fortalecer la tierra a pesar de la
interferencia de la humanidad. Coexistiremos.

—Esa es una promesa interesante —dije cuando los otros se quedaron en silencio—.
Considerando los siglos de guerras que se libraron por los Naturi antes de que fueran

137
finalmente enjaulados, encuentro difícil de creer que estuviesen de acuerdo en convivir con
sus enemigos, particularmente con los humanos.

—Admitiré que al principio muchos se resistirán a la idea, pero estoy totalmente segura
que una vez que Aurora sea derrotada van a darse cuenta de cuán verdaderamente grave es
la situación —dijo Cynnia.

—¿Y qué quieres decir con eso? —insistió Cooper.

—Los Naturi están cerca de la extinción —admitió Cynnia.

Sorprendentemente, esas palabras no llevaron la sonrisa a mis labios como hubiera


esperado. Si hubiesen sido pronunciadas por Rowe o Aurora, hubiese saltado con alegría
ante la promesa de acabar con el último de ellos. Pero a medida que las susurraba una
llorosa Cynnia, de pie delante de mí con el peso de toda una raza sobre sus hombros, lo
único que podía sentir era... simpatía.

La joven princesa Naturi continuó—: Durante los últimos siglos en nuestra cárcel, los
Naturi tuvieron problemas para tener hijos, y muchos murieron debido a una debilidad de
crecimiento, que solo podemos adivinar que fue causada por la débil conexión con la
tierra. Por otra parte, Aurora instruyó a sus seguidores en erradicar de sus filas a cualquiera
que no estuviese de acuerdo con su mandato. Nuestros números han sido diezmados, y me
temo que con la guerra que inevitablemente se librará entre Aurora y yo, se reducirán aún
más.

Barrett empujó la puerta del coche sobre la que había estado apoyado y se frotó el
puente de la nariz con el pulgar y el dedo índice antes de hablar finalmente.

—¿Por qué deberíamos preocuparnos? Ustedes han estado siglos subyugándonos y


llevándonos a la muerte. ¿Por qué no deberíamos dejarlos tener su guerra civil? Dejarlos
matarse los unos a los otros en una guerra y luego dejar que la naturaleza siga su curso.

Barrett había expresado el pensamiento que pasaba por la mente de todos los presentes.
Si bien Cynnia era vista como una entidad neutral a causa de su postura frente a la
convivencia, estaba lejos de ser bienvenida. Simplemente, ser Naturi la volvía la enemiga
de todos aquellos que habían venido a encontrarla en los túneles abandonados.

—El Gran Despertar —proclamó Danaus, atrayendo todas las miradas hacia él—.
Aurora planea una gran guerra con los humanos de todos modos, ella no va a preocuparse

138
por la batalla que se avecina en el horizonte. Si fuese a haber una guerra entre el ejército de
Aurora y el ejército de Cynnia, habrá no solo testigos, sino también víctimas inocentes.
Forzará el Gran Despertar en el mundo a pesar de los planes de los aquelarres, licántropos,
y usuarios de la magia.

Fruncí el ceño. Danaus estaba en lo cierto. El Gran Despertar era algo que habíamos
estado planeando durante los últimos siglos, el día en que dejaríamos que la humanidad
conociese nuestra existencia. Teníamos la esperanza de que si controlábamos el flujo de
información, tendríamos una mejor oportunidad de facilitar la transición a través de lo que
iba a ser un período difícil. Con la excepción de Nuestro Señor, que quería que el Gran
Despertar ocurriera este año, no se suponía que sucediese por lo menos durante otros
cincuenta años como mínimo. La raza humana no estaba preparada para saber acerca de
nuestra existencia por el momento.

—Tiene razón —admitió Knox, metiéndose las manos en los bolsillos de sus pantalones
mientras miraba hacia abajo.

—¿Es eso parte de su meta? —pregunté, clavando en Cynnia una mirada aguda—.
¿Mantendrás esta guerra silenciosa y oculta de los humanos?

—Tenemos que hacerlo. —Dio un paso tentativo hacia mí—. No vamos a poder
transitar con calma y en secreto este mundo si los humanos han descubierto nuestra
existencia.

—Así que si te dejamos sola, no solo corremos el riesgo de que Aurora gane esta guerra,
sino también el riesgo de que ocurra el Gran Despertar de la peor forma posible —resumió
Barret—. Y si nos ponemos del lado de ustedes, ¿qué? Paz y armonía.

—Tanta como pueda lograr entre mi propia gente —respondió ella rápidamente—. Sin
embargo, eso no es decir que no vaya a morir gente. Estamos librando una guerra contra
Aurora y algunos clanes de gran alcance. Habrá bajas, pero a veces tenemos que correr
estos riesgos por un bien mayor.

—Las bajas vienen con la guerra —estuvo de acuerdo Danaus.

—La manada de Savannah ya ha sufrido más que nosotros cuando se trata de muertes
debido a los Naturi —gruñó Cooper, dando un paso agresivo hacia Cynnia. La joven
princesa no se movió al enfrentarse al odio virulento del licántropo, pero tengo que admitir

139
que estuve un poco más que contenta de ver a Barrett colocar la mano en el hombro de su
hermano. Aunque estoy segura de que estaba de acuerdo con Cooper, todavía no había
dado por concluida la reunión.

—No estoy seguro de lo que la jauría de Savannah pueda ofrecer en el marco de


asistencia —dijo Barrett con naturalidad mientras Cooper daba un paso atrás, quedando
nuevamente junto a su hermano—. Como bien sabes, podemos ser fácilmente controlados
por el Clan de los Animales. Seríamos nada más que peones en una batalla sin sentido, y
no voy a permitir que esto le suceda a mi pueblo otra vez.

—Entiendo tus preocupaciones, y hasta el momento mi hermana Nyx está negociando


una alianza que asegurará que no ocurra con tu gente. Si los cambiadores de Savannah se
unen a nuestra lucha, será por su propia voluntad y se mantendrá así hasta el final.

Barrett asintió pensativamente y luego volvió su inquisitoria mirada hacia mí. De hecho,
podía sentirlos a todos mirándome. Con Nightwalkers fácilmente superando en número a
los licántropos de la ciudad, tenía a mi disposición el más grande ejército. Además, yo era
la Fire Starter. Así lo quisiera o no, era la líder de Savannah, y Barrett estaba esperando a
ver de qué forma iba a encontrar el asunto antes de que él estuviera dispuesto a tomar
cualquier decisión final por su propia gente.

—¿Qué traes sobre la mesa, Cynnia? —demandé, cruzando mis brazos sobre mi pecho
de nuevo.

La princesa Naturi me miró, confundida por un momento, luego miró sobre su hombro
interrogativa hacia Shelly, quien frunció el ceño.

—Él ejército —dijo la bruja de Tierra—. Quiere saber qué estás ofreciendo a parte de
los Nightwalkers y cambiadores que intentas reclutar.

—El Clan Animal entre la gente Naturi ha sido visto desde hace mucho como soldados
base, el más bajo de los clanes, y se han cansado de su posición —dijo Cinnia—. Como
resultado, su líder y la mayoría del clan se ha separado de Aurora. Nyx está negociando
una alianza con ellos. Cuando vayamos a la batalla con Aurora, uno de los más fuertes
grupos de luchadores estará entre nuestros guerreros. De ellos, obtendré la promesa de que
los cambiadores no serán controlados de ninguna manera.

140
—Un comienzo decente. —Por dentro, esperaba que tuviera más bajo su manga que
solo un grupo de mestizos.

—En gran parte, el Clan de Viento también se ha unido a mi causa, dejando sólo los
Clanes de la Luz y la Tierra en el lado de Aurora —continuó. Juntó sus manos frente a
ella—. Sus números son grandes todavía, pero la presencia de la Fire Starter ayudará a
mantener el Clan de la Luz bajo control de alguna forma.

—¿Qué pasa con el Clan del Agua? —demandé—. Los he visto llegar a la costa.

Las manos de Cynnia se quedaron quietas mientras su mirada bajaba a sus dedos.

—Nyx se las ha arreglado para contactar a algunos de ellos. Sus números han
disminuido. Los pocos que quedan viven en las zanjas más profundas del océano o en los
territorios más al norte, viviendo medias vidas entre humanizadas criaturas y criaturas del
océano. No pueden ayudarnos en esta batalla. No quieren tener nada que ver con cualquier
lado y yo respeto su elección.

Desdoblando un brazo, comencé a revisar cada punto con mis dedos.

—Clan del viento. Clan animal. Además, quieres todos los Nightwalkers y licántropos
que se puedan conseguir para que podamos ir por Aurora en alguna remota locación
escondida de la población humana. Si ganas, habrá una permanente tregua entre los Naturi
y las otras razas.

—Correcto —replicó Cynnia, mostrándome una frágil sonrisa intentando parecer


tranquilizadora.

—Hay solo una cosa que estás olvidando —dije con un fruncimiento de ceño.

—¿Qué es?

—Estás creando un gran ejército, ¿pero quién lo liderará? ¿Tú? ¿Una no entrenada
guerrera que nunca ha visto una noche de batalla?

—¡Yo te ayudé en Machu Picchu! —soltó.

—Pero no estabas liderando la carga o dirigiendo ordenes. Yo lo hacía. —Y cuando se


trataba de ir en contra de Aurora, no iba a seguir a nadie. De hecho, no estaba del todo
segura de que estuviera dispuesta a seguir a cualquiera que nombrara.

141
—Tienes razón —acordó con una suave voz—. No tengo una adecuada preparación para
la batalla. Kane, el líder del clan animal, liderará a su gente en la batalla, mientras que mi
hermana Nyx será la líder de los ejércitos del clan del viento. Y si tiene éxito como sé que
lo tendrá, ambos Kane y Nyx seguirán la orden final de Rowe en la batalla.

Hice un pequeño sonido de asfixia mientras mis dos manos golpeaban el lateral del auto
e intentaba tambalearme lejos de Cynnia.

¿Seguir a Rowe? Cada fibra de mi ser se rebeló ante la sola idea. Tanto que mi
estómago se agitó hasta que pensé que vomitaría sangre. Rowe era mi enemigo en cada
sentido de la palabra. Habíamos arreglado una tregua temporal cuando nuestras vidas
estuvieron encaminadas, pero fue hecha con el conocimiento de que pronto nos
encontraríamos en los lados opuestos del campo de batalla de nuevo.

—¡No! —gruñí—. ¡Por supuesto que no! Nunca sucederá. —Me giré bruscamente y
apoyé mi mano en la manija de mi auto, con la intención de abrir la puerta y conducir lejos
para poder poner tanta distancia como fuera posible a la idea de trabajar una vez más con
el que fue mi torturador. Antes de que pudiera abrir la puerta, Danaus puso su mano sobre
la mía mientras ponía la otra en la puerta y sobre mi hombro, manteniéndome gentilmente
en mi lugar.

«Solo escúchala».

«Rowe casi me destruye», gruñí en respuesta.

Tan pronto como los recuerdos se cristalizaron en mi cerebro, mi temperamento cambió


bruscamente de nuevo. Al mismo tiempo, bolas de fuego nacieron de un estallido en la
ancha entrada que llevaba a una serie de túneles bajo el centro de Savannah. Hubo un débil
grito de sorpresa y angustia entre el grupo reunido allí, lo que solo ayudó a alimentar más
mi ira y las llamas.

—¿Mira? —preguntó Shelly en voz baja.

—No lo haré —repetí con los dientes apretados, manteniendo dolorosamente quieto mi
cuerpo mientras cada músculo en mi estructura se tensaba.

—Por favor, Mira —dijo Cynnia con una voz sorprendentemente suave y cautivadora—.
Sé la historia completa no solo entre Rowe y tú, sino también con mi hermano Nerian. He

142
hablado con otros sobrevivientes de Machu Picchu, y de todos tú más que nadie, notienes
ninguna razón para ayudarnos, excepto que esto terminará beneficiando a tu gente al final.

—Estas pidiendo lo imposible —bufé, llevando la vista de Danaus a la princesa


Naturi—. Rowe es leal a su preciosa esposa-reina. Nunca estará de tu parte.

—Confío en que Nyx lo haga cambiar de idea. Ella lo hará entrar en razón.

—¿Y si no puede? —intervino Knox.

Cynnia se detuvo y suspiró hondo y lento.

—Entonces, lo matará. No podemos darnos el lujo de tenerlo como enemigo. En


realidad, temo más su destreza en batalla y experiencia que al ejército de Aurora. No
obstante, si logramos que lidere nuestras fuerzas, estoy segura que seremos victoriosos.

—Entonces, tendrás que conseguir esa victoria sin la ayuda de los Nightwalkers, porque
no seguiré ni una sola orden dada por ese monstruo.

—No tendrás que hacerlo —dijo Cynnia rápidamente—. Barrett y tú liderarán a su


propia gente en esta pelea. Te diremos nuestros planes para el encuentro y colocarán a su
gente en la batalla como les parezca mejor. No tendrás que seguir ninguna orden de Rowe,
te lo juro. Jamás te pediría que lo hicieras.

Girándome para ponerme frente al coche, cerré mis ojos. El pulgar de Danaus masajeaba
mi mano tratando de aliviar algo de la tensión. Retiré un poco del poder que llenaba las
llamas que salpicaban la cueva para que la luz se fuera atenuando. Odiaba a Rowe. Lo
odiaba con todo lo que yo era, pero estaba tomando una decisión egoísta al darle la espalda
a Cynnia y a su causa por mi pasado. Su idea, si surtiera efecto, no solo pospondría el Gran
Despertar, sino que también detendría las batallas constantes entre los Naturi y mi propia
gente. Para hacer las cosas más difíciles, tenía la sensación de que Barrett me seguiría si
decidiera no ayudar a los Naturi. Sería un asunto de todo o nada cuando se tratara de los
Licántropos involucrándose con los Nightwalkers.

Cuando Cynnia habló nuevamente, sonaba más cerca de lo que había estado un par de
segundos antes.

—Sé que nunca lo perdonarás, y no te pediré que lo hagas. Solo busco una tregua
temporal por el bien de los nuestros.

143
—Rowe no siente amor por la humanidad —dije, rehusándome a abrir mis ojos—. ¿Qué
le puede importar a él si Aurora desea continuar con su campaña?

—Creo que Rowe se preocupa por nuestra gente y no le permitirá a Aurora extinguirnos
—continuó Cynnia—. Él nos ayudará, y cuando triunfemos, se esfumará a una existencia
secreta, lejos de la humanidad con el resto de nosotros. Le estoy ofreciendo paz y
aceptación después de siglos de luchas y odio entre nuestra gente.

Apretando los dientes, me acerqué a Knox, dejando que su calma perpetua me cubriese
antes de hablar con él. Pude sentir que se preocupaba por mí, pero no lo demostró.

«¿Qué opinas?»

«Creo que debemos hacer lo que es mejor para los nuestros. Te seguiremos mas allá de
lo que decidas confiando en que nos protegerás de la mejor manera posible», contestó
sinceramente, pero pude notar que ya se estaba inclinando al bando de Cynnia.

Solo lo distorsionaba para hacerlo sonar como si yo tuviera la decisión cuando en


realidad nos así. Si dejaba que Cynnia fuera a la guerra contra Aurora sin nuestra ayuda,
nos arriesgábamos a la destrucción completa de nuestro estilo de vida. Si ayudábamos, al
menos teníamos una oportunidad para alcanzar la paz.

«A veces eres un verdadero bastardo».

«No conozco a este Rowe, pero sé que los Nightwalkers te seguirán adónde sea,
Antigua. Pelearemos y derrotaremos a Aurora si pretendemos mantener nuestro secreto».

Y eso era lo importante. Proteger el secreto.

Tomé varias inspiraciones por la nariz y las expulsé a través de mis apretados dientes
antes de soltar finalmente la puerta y girarme para enfrentar a Cynnia. Danaus dio un paso
atrás, pero permaneció cerca de mí en caso de que necesitase su apoyo. Mi roca.

—Tendrás el apoyo de los Nightwalkers —concedí—, pero Rowe deberá mantener su


distancia conmigo. Mi carácter es frágil y odiaría que tu comandante se elevara en una
nube de humo antes de que la batalla hubiese comenzado.

—Lo entiendo —dijo Cynnia con un suspiro aliviado antes de girar hacia Barrett.

144
—Nos mantendremos junto a los Nightwalkers y seguiré las órdenes de Mira —
concedió Barrett, tal como esperaba—. Ella tiene más experiencia que yo en batallas como
esta. Te vigilaré para que mantengas tu promesa de controlar al Clan Animal. De ser rota,
mi gente dejará la batalla a la primera oportunidad.

—Gracias por tu ayuda. —Cynnia hizo una profunda reverencia hasta la cintura, tanto a
Barrett como a mí.

—Cuando lleguen Kane, Nyx y Rowe, te contactaré nuevamente para planear cómo nos
encargaremos de Aurora.

Detrás de mí, sentí a Danaus endurecerse y a sus poderes brotar de su cuerpo. Me


deslicé dentro de su mente y pude sentir la enorme energía de tierra acercándose a nuestra
ubicación.

—Cynnia, ¿has pedido más guardias? —exigió Danaus.

—No, el resto de mis ejércitos continúa cerca de Charleston. No quería arriesgarme traer
más de mi gente dentro de los dominios de Mira, antes de que hubiéramos arreglado
nuestros asuntos —dijo.

—Entonces tenemos un problema.

—Me han estado siguiendo —admitió Cynnia con un movimiento cansado de la


cabeza—. Pensé que los habíamos perdido lo suficiente como para que pudiera tener esta
reunión sin ponerte en riesgo.

—¿Puedes decir a qué clan pertenecen? —pregunté.

—Al Clan de Tierra principalmente —dijo Cynnia—. Pero parece que hay al menos uno
del Clan de la Luz.

Mirando a Barrett, sonreí ampliamente, lo suficiente como para exponer mis colmillos.

—¿Están de humor para un pequeño precalentamiento? ¿Qué tal un poco de práctica


antes de la batalla que se avecina?

Barrett me sonrió como respuesta y comenzó a desabotonarse la camisa, preparándose


para cambiar a su forma de lobo.

145
—Le doy la bienvenida —dijo, su voz, un gruñido profundo en su fuerte y grueso
pecho.

«Yo también».

146
Capítulo 14
Traducido por rihano

Corregidio por Samylinda

D
anaus se apartó de mí, dándonos un montón de sitio para luchar mientras él
sacaba una pistola de la funda a su espalda. Knox agarró un par de hojas que se
veían terribles mientras se arrastraba un poco más cerca de mí.

Mientras tanto, Barrett y Cooper cambiaron en forma de lobo, dándoles la ventaja de la


velocidad, el sigilo y la estabilidad en el terreno un tanto pedregoso.

—¡Cynnia, continúa hacia los túneles con tus guardias! —ordené, fácilmente cayendo
en el papel de líder mientras la batalla seguía delante de nosotros—. Shelly, si las cosas
empiezan a parecer que no están a nuestro favor, lleva a Cynnia hacia abajo al túnel lejano
de la derecha. Éste te llevará debajo de la Casa del Pirata. Desde allí deberías salir de la
ciudad sin ningún problema.

—¿Crees que las cosas van a estar así de mal? —preguntó Knox, haciendo girar una
hoja en su mano—. Quiero decir has luchado con peores probabilidades que una docena de
Naturi.

—Es la tierra del Clan Naturi y estamos un poco bajo tierra en el momento —le
recordé—. No es el mejor lugar para estar manteniendo ésta batalla, si tuviera otra opción.

—Pero tú y Danaus pueden cocinarlos a todos, mientras entran por la puerta, poniendo
fin a ésta batalla en un abrir y cerrar de ojos.

—Ese es el plan de momento, pero el miembro del Clan de Luz podría dificultar las
cosas para mí. —Volviendo mi atención a Danaus, le pregunté—: ¿Tenemos tiempo para
cambiar de ubicación? —El cazador se limitó a sacudir la cabeza, lo que era lo mejor.
Mientras que el Clan de la Tierra tenía la ventaja con ésta ubicación, por lo menos estaba
lejos de los ojos de cualquier ser humano. Una pelea aquí hacía poco probable el peligro de
exponer nuestro secreto al resto del mundo.

Podía sentir el aumento de energía de la tierra cada vez más cerca. Con un movimiento
de mi mano, extinguí las llamas flotando en el aire, dejando el túnel iluminado solo por los

147
faros de los coches en que habíamos llegado. Con un poco de suerte nuestros atacantes se
cegarían cuando entraran a la cueva oscura, dándonos unos preciosos segundos de ventaja.

Bordeando hacia donde se encotraba Barrett, en forma de lobo, paseándose con


ansiedad, me arrodillé y le puse una mano sobre su cabeza, mis dedos hundiéndose en su
gruesa piel.

—Cuando el Naturi del Clan de la Luz haya sido identificado, necesito que tanto tú
como Cooper se centren en él o ella mientras trato de mantenerlo ocupado. Una vez que el
Naturi de la luz sea asesinado, será más fácil para mí poner fin a la lucha rápidamente.

Barrett dio un rápido resoplido, el cual tomé como asentimiento. Era peligroso. Si yo no
mantenía al Naturi de la luz ocupado, Cooper y Barrett serían tostados.

Mirando por encima, me encontré con Cynnia rodeada de su guardia de honor. Con
espadas cortas en la mano, los tres estaban agazapados en una posición agresiva,
dispuestos a proteger a su futura reina. Shelly estaba situada frente a Cynnia. Podía sentir
la energía chispeando a su alrededor, mezclándose con la energía proveniente del Naturi
mientras la bruja de la tierra sacaba su poder de la tierra bajo sus pies.

Un crujido alto en una de las puertas de metal llamó mi atención de nuevo a la entrada.
La puerta se estaba abriendo lo suficientemente amplia como para permitir que una Naturi
se deslizara a través. Ella levantó las manos delante de sus ojos para protegerlos de la
brillante luz cegadora viniendo de los coches. Al instante, llamé a mis poderes y envolví a
la Naturi en una bola de llamas. Por desgracia, ellos habían sido lo suficientemente
inteligentes como para enviar al Naturi de la Luz primero para mantenerme ocupada y,
esencialmente fuera de la batalla hasta que fuera asesinada.

La Naturi de la Luz lanzó su brazo mientras se salía fuera del camino en una hábil
rodada, enviando una gran bola de fuego en mi dirección. Rápidamente la capturé y
ocasioné que se disipara sin causar daños, mientras el resto de los Naturi la seguía hacia la
cueva, usando la cubierta de seguridad que ella había creado.

Un gruñido bajo llenó la enorme cueva, haciéndose eco en los diferentes túneles,
mientras Barrett y Cooper se preparaban para golpear. Por desgracia, llegar hasta la Naturi
de la Luz significaba ir a través de los otros once que la rodeaban.

148
—Danaus, ¿puedes deshacerte de ella por mí? —le pregunté, esperando que un uso
rápido de sus poderes le ahorrara a los licántropos lo que estaba demostrando ser una
misión suicida.

—Estoy teniendo un pequeño problema por el momento —se quejó.

Por un segundo me pregunté por qué, pero mi pregunta fue respondida rápidamente
cuando un dardo se incrustó en mi brazo izquierdo. El dolor gritó por mi lado izquierdo,
enterrándose debajo mi omóplato y pulsando en cada uno de mis dedos. Estaba tan
centrada en la Naturi de Luz que no me había percatado de que el Clan Naturi de Tierra
había optado por dardos envenenados para mantenernos a raya.

Sacando el dardo de mi brazo, me deslicé detrás de uno de los coches y dirigí mi


atención a Cynnia. Estaba a punto de decirle a ese grupo que buscara refugio cuando
descubrí que Shelly ya había erigido una barrera mágica alrededor de su grupo. Una media
sonrisa levantó una esquina de mi boca. Ella estaba aprendiendo más rápido del crédito
que yo le daba.

Me asomé desde la seguridad del coche a tiempo para ver una serie de bolas de fuego
ser lanzadas a mi grupo.

De rodillas, levanté mi brazo derecho bueno y llamé al fuego a mi lado en su lugar.


Barrett y Cooper estaban lanzándose dentro y fuera, tratando de hostigar a la Naturi, pero
el círculo alrededor de la Naturi de la luz ni siquiera vacilaba. De hecho, estábamos en un
punto muerto. Ellos tenían chance moverse más cerca, mientras que nosotros no estábamos
teniendo éxito en matarlos o empujarlos hacia fuera.

Lo que más me inquietaba era que no escuchaba ningún disparo de Danaus. Traté de
mirar alrededor del auto para ver cuál era el problema, pero la Naturi del Clan de la luz
lograba mantenerme demasiado ocupada para permitir que mi atención se desviara al
cazador.

Por desgracia, sentí la marea empezar a cambiar mientras un ecalofriante grito llenaba el
aire. No me podía permitir la oportunidad de mirar alrededor para ver de quién venía, pero
sabía que uno de los hombres lobo había sido herido. El gruñido se hizo más fuerte y sentí
que los dos se retiraban hacia nuestro grupo. Otra ronda de bolas de fuego fue lanzada en
su dirección, y otra vez las atrapé, protegiendo a los licántropos, mientras encontraban un

149
lugar más seguro. Por el momento, estaban fuera de la lucha hasta que el hombre lobo
herido se curara. Su compañero lo protegería hasta que estuviera de nuevo en pie.

Con ellos temporalmente fuera de la lucha, y el Clan Naturi del Viento defendiendo a
Cynnia, eso dejaba solo a Danaus, Knox, y a mí para acabar con los Naturi que estaban
arrastrándose más cerca a nuestra posición. No eran las mejores probabilidades que
hubiera tenido en mucho tiempo, pero no estaba dispuesta a aceptar que fuera imposible.
Tenía que llegar a través de esta lucha para tener mi oportunidad de conseguir la cabeza de
Aurora.

—¿Puedes hervir a algunos de ellos ahora? —le pregunté a Danaus. Los dardos habían
dejado de volar y la Naturi estaba corriendo hacia nosotros con las espadas cortas
desenvainadas.

—No es problema —dijo mientras se levantaba por detrás de la gran roca que había
estado utilizando como un escudo. Con la velocidad del rayo lanzó dos hojas de plata al
naturi que se acercaba, dándole a dos de ellos en la garganta y enviándolos asfixiados al
suelo. Levantó su mano derecha y pude la energía surgir desde su interior para barrer hacia
la Naturi que se acercaba, y de pronto se detuvo en seco. Me volví, atreviéndome a mirarlo
por un segundo, y lo encontré mirando al suelo.

—¿Qué pasa? —le exigí.

—Me estoy hundiendo —dijo, la confusión llenando su voz.

Ambos pies ya estaban cubiertos por tierra húmeda hasta los tobillos. Levantó una
pierna, tratando de soltarse, pero la tierra se levantó rápidamente y pareció alcanzarlo y
tirar de él hacia abajo. El Clan de la Tierra se estaba robando mi otra arma hundiéndolo
bajo la tierra. Tenía que matar a estos hijos de puta rápido antes de que Danaus fuera
enterrado vivo.

Me volví a tiempo para ver tres Naturi y, tomando posición directamente delante de
Danaus, levanté mi espada corta a tiempo para bloquear una serie de golpes dirigidos a la
eliminación de algunas partes críticas del cuerpo. Mientras me defendía de la Naturi, seguí
intentando convocar las llamas para protegerme de mis oponentes, pero cada parpadeo era
apagado rápidamente por la naturi del Clan de la Luz, protegida por la parte posterior de la
cueva por un pequeño contingente del Clan de la Tierra.

150
«¡Quémalos! ¡Hiérvelos! Estamos perdiendo ésta», gritó Knox en mi cerebro. Y tenía
razón. Podía sentir el pánico aumentando en Danaus detrás de mí mientras continuaba
hundiéndose. Él estaba demasiado distraído tratando de sobrevivir como para intentar usar
sus poderes, y yo no podía aprovecharlos, porque eso le restaría fuerza para luchar de
hundirse en la tierra.

—¡Shelly, sal de aquí! —grité, odiando admitir la derrota.

El Clan de Viento rodeando a Cynnia no tenía ninguna ventaja mágica bajo la tierra, y
solo podíamos luchar contra el Clan Naturi de Tierra con espadas. Si ellos volvían su
magia sobre la princesa, seríamos enterrados vivos a menos que Shelly tuviera un truco
fresco en la manga, y no estaba dispuesta a apostar a eso por el momento. Con Cynnia y su
manada fuera del camino, al menos podríamos deshacernos de algunos de los Naturi que
deberían centrar su atención en el grupo que huía.

Sin embargo, la suerte no parecía estar de mi lado. El Clan Naturi de la Tierra


continuaba viniendo hacia nosotros. Maté a uno de mis adversarios, pero otro ocupó su
lugar. El gruñido se intensificó desde el rincón más alejado, indicando que algunos de los
Naturi de Tierra se estaban acercando a los dos licántropos. No iba a ser una pelea justa
con uno de ellos aún herido.

Por primera vez desde el retorno de la Naturi, tuve que admitir que estaba superada. Yo
había pasado la mayor parte de mi tiempo yendo en contra del Clan Naturi de la Luz y el
Viento, buscando atajos a sus poderes y manteniendo la lucha en un nivel físico. No estaba
preparada para una combinación del Clan de Tierra y de Luz en un área que les daba una
clara ventaja.

—¡Mira! ¡No puedo respirar! —jadeó Danaus.

Yo no necesitaba mirar alrededor para saber que Danaus se había hundido en la tierra a
la altura de su pecho, los Naturi estaban usando la tierra para aplastarlo, evitando que sus
pulmones se expandieran de manera adecuada.

—¡Knox! —grité. Necesitaba ayuda. Alguien tenía que liberar a Danaus.

—Estoy atrapado —gritó él en respuesta.

—¡Veré si puedo ayudar! —respondió Shelly, pasmándome.

151
—Te dije que salieras de aquí —gruñí.

Me agaché para evitar una espada dirigida a mi garganta, mientras bloqueaba una
segunda espada destinada a hundirse a través de mi corazón. Unos cuantos golpes de
refilón me habían dejado sangrando en algunos lugares a lo largo de mis brazos y piernas,
pero nada de eso me tenía preocupada.

—Cynnia dijo que no te abandonáramos —dijo Shelly, sonando claramente más cerca.

Quería abrir la boca para discutir con ella, pero no dije nada mientras seguía luchando
con los tres Naturi que estaban delante de mí. Si Cynnia quería correr éste riesgo, no era
mi posición tratar de detenerla. Estaba más preocupada por salvar a Danaus, y no me
importaba de donde viniera la ayuda.

Un grito desde cerca de la entrada de los túneles pareció forzar a todos a un alto.
Rápidamente miré por encima de las cabezas de los Naturi frente a mí para ver a un grupo
de figuras vestidas todas de negro entrando en los túneles a una velocidad increíble. Un
rápido examen reveló que eran Nightwalkers, pero no estaba familiarizada en absoluto con
ellos. Y en ese momento no me importaba. Las tablas finalmente se habían volteado.

—¡Shelly, cúbreme! —ordené.

En un abrir y cerrar de ojos, un escudo azul apareció a mi alrededor, protegiéndome de


las espadas de los Naturi. A salvo de mis oponentes más cercanos, dirigí mi atención total
a la Naturi del Clan de la Luz, lanzando bola tras bola de fuego a ella para que estuviera
absorta hasta que, finalmente, los Nightwalkers desconocidos clavaron un cuchillo en su
pecho y le cortaron la cabeza.

Con la Naturi de la Luz finalmente eliminada, puse más energía a mi lado y prendí
fuego al resto del Clan Naturi de Tierra que llenaba la cueva. Con la llegada de los
Nightwalkers desconocidos, la lucha había terminado en un par de minutos. Pero ahora me
estaba enfrentando a la pregunta de quiénes eran nuestros salvadores y lo que les debía por
su muy necesaria ayuda.

152
Capítulo 15
Traducido por Polilla y por Jo

Corregido por Samylinda

S
helly inmediatamente dejó caer el escudo que estaba a mí alrededor y se apresuró
hacia las densas sombras donde los licántropos estaban agazapados. Me volví
para encontrar el pecho de Danaus enterrado en la tierra, luchando para obtener
una bocanada de aire. Los Naturi del Clan de la Tierra habían, esencialmente, convertido el
suelo alrededor de él en fuertes arenas movedizas de alguna manera, por lo que se hundió,
pero mientras la presión aumentaba, la tierra lo estaba aplastando.

—¡Knox! ¡Ayúdame a liberarlo! —grité, cayendo de rodillas ante el cazador. Mis


manos temblaban mientras excavaba la tierra alrededor de su pecho, rompiendo mis uñas y
haciéndome pedazos los dedos mientras sacaba la tierra. Knox se arrodilló a mi lado y
rápidamente se unió a mí para liberarlo.

—Puedo respirar —proclamó Danaus después de casi un minuto de excavar. Tomó unas
cuantas inhalaciones mientras Knox y yo parábamos.

—¿Crees que podemos sacarte o aún está completamente endurecido a tu alrededor? —


preguntó Knox, sujetándose con su mano izquierda un corte en su brazo derecho que
estaba luchando por cerrarse.

—Pueden tratar de sacarme —dijo Danaus, retorciendo su cuerpo tanto como podía,
tratando de dejar libre algún espacio—. Solo no saquen mis brazos de sus articulaciones.

—Vaya, gracias por la advertencia —me quejé entre tanto empujaba cansinamente hacia
mis pies. Luego tomé su brazo izquierdo mientras Knox tenía el derecho. A la cuenta de
tres jalamos tan suavemente como fue posible, lentamente levantando a Danaus de la tierra
y de vuelta a suelo firme. El cazador inmediatamente colapsó en sus rodillas y aspiró más
aire.

—Toma un descanso —murmuré, corriendo mis dedos a través de su cabello volviendo


mi atención hacia Knox—. Mantén un ojo en Cynnia así como también en nuestros nuevos
compañeros. Parece ser que la bruja guardaespaldas de Cynnia se encuentra un tanto
preocupada por los cambiadores.

153
—Entendido.

Viendo a los Nightwalkers que continuaban cernidos sobre la entrada de los túneles por
el rabillo de mi ojo, me acerqué a los licántropos. Ambos, Cooper Y Shelly, estaban de
rodillas junto a Barrett, quien se encontraba tendido y desnudo en el suelo. Shelly tenía su
mano fuertemente presionada contra el estómago de él, mientras Cooper, quien estaba
también desnudo, tenía una mano contra el brazo derecho de su hermano, tratando de
detener la hemorragia. La bruja estaba cantando suavemente con sus ojos cerrados. Podía
sentir la energía como un remolino en el aire a su alrededor mientras trataba de curar las
peores heridas de Barrett.

—Pareces estar en buenas manos —dije, descansando mis puños en mis caderas entre
tanto miraba hacia abajo al macho alfa de la manada de Savannah.

Una sonrisa torcida levantó las orillas de la boca de Barrett y sacudió su cabeza.

—Están haciendo mucho de nada. He visto heridas peores.

—Pero nunca con una espada de Naturi —espetó Cooper—. No podemos correr ningún
riesgo.

—¿Quiénes son nuestros inesperados visitantes? —preguntó Barrett, ignorando el


comentario de su hermano. Él no estaba dispuesto a mostrar más debilidad de la que ya
había demostrado. Estaba más interesado en desviar la conversación fuera de sí mismo.

—Eso es lo que estoy a punto de descubrir —admití con un suave suspiro—. Primero
quería asegurarme de que todos se encontraban bien.

—Con éste ángel trabajando en lo peor de mis heridas, creo que estaré bien —dijo
Barrett, sonriendo nuevamente.

—¡Listo! —anunció Shelly, permitiéndole a sus hombros caer con cansancio. Ella frotó
ambas manos en el plano estómago de Barrett, sacando la mayor parte de la sangre para
revelar lo que parecía ser un largo rasguño rojo.

—No sabía que tus habilidades incluían la sanación —le dijo, gentilmente retirando un
mechón de cabello rubio de Shelly.

154
—Se aplica solo a criaturas terrenales como los licántropos —admitió, levantando su
cabeza para mirarme sobre su hombro—. No hay nada que pueda hacer para los
Nightwalkers con sangre mágica.

—Que conveniente —me quejé.

—No podíamos correr el riesgo con una herida de un arma Naturi. Cynnia me advirtió
que utilizan toda clase de pociones y hechizos en sus hojas.

—¿Te habías incluso encontrado con Barrett antes de éste momento? —pregunté en un
impulso.

—No formalmente —dijo, un gran sonrojo se escabulló en sus mejillas—. Estaba en la


casa de la ciudad cuando él se detuvo antes de nuestro viaje a Perú el pasado otoño, pero
no hubo tiempo para presentaciones.

Barrett hizo un sonido de disgusto con la parte trasera de su garganta mientras sus ojos
se cerraban. No había sido un buen momento entre nosotros. Él me había acusado de
traicionar a nuestros pueblos con los Naturi porque había elegido proteger a Cynnia. Y
ahora él estaba peleando por ella también. Oh, como gira la rueda del destino.

—Shelly éste es Barrett, el macho alfa de la manada de Savannah —le dije,


presentándolos con una voz inalterada a pesar de que me estaba riendo por dentro—. Y
éste es su hermano Cooper, el segundo al mando.

—Es un placer conocerlos a ambos —respondió la bruja como si no estuviera de rodillas


junto de dos hombres desnudos—. Quiero agradecerles por estar de acuerdo en ayudar a
Cynnia. Ustedes…

—Shelly, es posible que desees guardarlo para otro momento —interrumpí—. Quiero
que saques a Cynnia y a su gente de aquí por los túneles antes de ir a conocer a nuestros
nuevos compañeros.

La bruja de la tierra asintió hacia mí y luego regresó su atención a Barrett, sonriéndole.

—Yo no me transformaría por un tiempo si pudiera evitarlo. No creo que la herida se


abra nuevamente, pero sería mejor si no tomaras ningún riesgo.

Barrett tomó su mano izquierda mientras trataba de levantarse y le dio un rápido apretón
antes de dejarla ir.

155
—Gracias —murmuró en una voz baja y áspera que me sorprendió. Elevé una ceja al
licántropo pero no dije nada a medida que miraba a la bruja dirigirse a través de la cueva y
regresar al lado de Cynnia.

Esperé hasta que la parte Naturi hubo comenzado a dirigirme hacia los túneles antes de
separarme de los licántropos y caminar hacia el centro de la cueva. Los Nightwalkers que
inesperadamente se habían unido a la fiesta habían sido lo suficientemente considerados
como para esperar al final mientras revisaba la salud de mi gente. Estábamos todos
maltratados, magullados y cortados pero no era nada que no sanara en poco tiempo.

Cuando alcancé el centro de la cueva, Danaus se me unió, quedándose un paso detrás de


mi hombro derecho. Su respiración se había igualado y pude sentir sus poderes rozándome
en grandes olas mientras se preparaba para protegerme y, por una vez aprecié, su
sobreprotección. No conocía a estos Nightwalkers. Nunca los había sentido en mi área
antes. Demonios, nunca los había sentido antes en el Aquelarre o a través de mis viajes por
Europa. La única cosa que podía decir con seguridad es que eran viejos. Muy antiguos.

Y luego un humano salió de entre ellos y se inclinó profundamente ante mí. ¡Mi
guardaespaldas Matsui! Supe entonces que los miembros del clan Soga estaban detrás de
él. Había tenido el presentimiento de que éste día llegaría, cuando finalmente conocería al
Clan Japonés de Nightwalker que él había pasado años protegiendo. Desafortunadamente,
no esperaba que fuera bajo circunstancias tan terribles. No era alentador saber que no
solamente Jabari estaba acechando alrededor de mi territorio, sino también habían ahora
Nightwalkers desconocidos dentro de mis dominios.

—Es una sorpresa verte aquí Matsui, considerando que ni tú, ni Gabriel fueron
convocados a mi lado —comencé, tratando de mantener mi confianza a pesar del hecho de
que estábamos recibiendo una patada en el culo antes de que llegaran.

—Visitantes del Clan Soga han venido a hablar contigo —dijo, inclinando su cabeza
hacia mí—. No fue nuestra intención la de entrometernos, pero solo quisimos ayudar en la
lucha contra los Naturi que también nos han estado causando algunos problemas a los
clanes en Japón. ¿Me permites presentar al jefe del grupo que ha llegado a tu dominio?

—Sería un honor —dije con un asentimiento.

Matsui dio un paso al costado y le indicó a un Nightwalker que se adelantara. El parecía


estar en sus veintitantos años, con el cabello corto y algo a la moda en picos. En contraste,

156
su traje tradicional era completamente negro, permitiéndole fácilmente perderse en las
oscuras sombras de la caverna.

Mientras se acercaba a ponerse delante de mí junto a Matsui, le di una profunda


reverencia, apoyando mis manos rectas contra los lados de mis piernas. Le ofrecí ambos
una bienvenida y gracias en japonés. Era todo lo que sabía de la lengua, pero parecía lo
suficientemente complacido cuando me devolvió una leve reverencia con una sonrisa en su
cara.

—Me llamo Hideo —dijo en una voz baja, tranquilizadora—. Matsui nos ha contado
muchas cosas grandiosas sobre usted, y soy yo el que está honrado de conocerla.

Sostuve un fruncimiento, luchando para mantener ambos, mi cara y mi tono neutros.

—A pesar de que estoy complacida de escuchar que Matsui ha reportado cosas


positivas, era de mi conocimiento que él había dejado su lugar en el clan Soga y que se
dedicaba exclusivamente a ser mi guardaespaldas. No me había dado cuenta de que estaba
ejerciendo como un… reconocedor de terreno para los Nightwalkers de Japón.

Había estado en la punta de mi lengua llamarlo un ―espía,‖ pero habría sido estúpido y
maleducado coger una pelea inmediatamente con un grupo de Nightwalkers que solo había
venido a ayudarnos, especialmente cuando todos los cuatro eran mayores que yo por
muchos siglos. Una batalla sorpresa por noche era mi límite.

—Nos disculpamos por cualquier confusión —replicó Hideo—. Matsui es su


guardaespaldas y se mantendrá de esa manera todo el tiempo que desee que esté a su lado.
Es un excelente luchador y morirá protegiéndola si resulta ser así. Sin embargo, él fue
enviando a tu dominio con la intensión de procurarme más información sobre la infame
Fire Starter antes de que hiciéramos el viaje nosotros mismos. Si uno desea formar una
alianza, ¿no es mejor conseguir la mayor información posible sobre la persona en quien
podrías apoyar tu vida?

—Entiendo. Matsui se ha desempeñado admirablemente conmigo y he estado muy feliz


de tenerlo a él trabajando como uno de mis guardaespaldas —dije.

Matsui había trabajado sabidamente como un espía bajo mi empleo, y ahora tenía que
decidir si lo iba a conservar. No me gustaba ser espiada. Era suficientemente malo que el

157
aquelarre tuviera controladas mis actividades. No necesitaba preocuparme por un grupo de
Nightwalkers japoneses a medio mundo de distancia.

Soltando un gran suspiro, metí mis manos en mis bolsillos y relajé mi postura.
Estábamos en mi tierra ahora y era hora de dejar las formalidades a un lado. Todos ya
habíamos pasado por suficiente ésta noche. Y tenía la sensación de que mi noche estaba
lejos de terminar.

—Mientras estoy agradecida por su impecable sincronización ésta noche y su ayuda al


lidiar con los Naturi, tengo que preguntarme por qué ha elegido venir ahora a mis dominios
—dije—. De hecho, hasta donde sé, los clanes de Nightwalkers de Asia no han mostrado
interés en lo que ocurre en el Occidente.

—Cierto —concedió Hideo—. Muchos siglos atrás llegamos a un acuerdo con los
Antiguos de su aquelarre, que mis gentes estarían separados de su dominio. Tenemos
nuestro propio sistema, nuestro propio estilo de vida que no encaja dentro de su mundo.
Desafortunadamente, parece que ahora los problemas del Oeste se han filtrado al Este.

—Los Naturi —murmuré sacudiendo mi cabeza.

Con las muchas puertas que se habían abierto alrededor del mundo, seguido por el
sacrificio en Machu Picchu el pasado otoño, no dudaba de que hasta Japón compartiera
problemas con los Naturi. La verdad, no había pensado mucho en eso desde que Aurora
instaló su base aquí en el Oeste, pero las repercusiones de nuestro fracaso en Perú se
sentían en todas partes.

Hideo asintió mientras cruzaba sus brazos en su pecho.

—Sí, esas criaturas terrestres que llamas los Naturi han estado atacando nuestros clanes,
ambos día y noche. Nunca hemos tenido un problema así antes, así que vinimos por ti
luego de que Matsui nos contara de tus batallas con los de su tipo.

—¿Pero por qué yo? —dije, sacudiendo mi cabeza, mientras esperaba esquivar la
responsabilidad por éste solitario grupo buscando una pequeña orientación. Tenía
suficiente de mis propios problemas sin agregarle una nueva completa colección.

—Aparte de tu experiencia personal con los Naturi, Matsui nos informó que
recientemente has alcanzado una posición de Anciana en tu aquelarre, Fire Starter —dijo
cuidadosamente Hideo. Él era bueno. No solamente estaba nombrando mi experiencia

158
luchando, sino también usando esto como una oportunidad para formalmente dirigirse a un
representante del aquelarre. Y si eso fuera poco, estaba invocando mi posición en el mundo
Nightwalker como la Fire Starter. Sip, estaba fastidiada.

«¿Crees que nos ayudarían » susurró Danaus en mi cerebro.

«¿Contra Aurora? »

«Parece que saben manejarse en una lucha, derrotar a Aurora podría aliviar sus
problemas en casa».

¿Pero aceptarían una alianza con su enemigo?me pregunté. Era algo con lo que yo
misma todavía estaba luchando, y no estaba segura de poder venderle un plan así a un
grupo que ya rehuía su propia especie bajo la mayoría de las circunstancias.

—Tenemos mucho que discutir, y preferiría pasar más tiempo en cuartos más cómodos
—anuncié, aplaudiendo fuerte—. Matsui, ¿me llevarías a por favor a nuestros invitados en
una hora? Eso debería darnos a Danaus y a mí tiempo para limpiar y revisar unos pocos
asuntos antes de que tengamos nuestra reunión. Serán capaces de sentir mi ubicación,
estoy segura.

—¿Hay algo en lo que te podamos ayudar? —ofreció Hideo, pero rápidamente lo


desestimé.

Chasqueé mis dedos y una pequeña gota de fuego apareció sobre mi mano.

—La mayor parte de lo que se necesita hacer se puede terminar rápido. Solo necesito un
poco de tiempo para refrescarme. Y crear un nuevo plan de juego, pensé.

Por ahora, Daniel y la Coalición de la Luz del Día estaban olvidados. Cynnia y sus
problemas con Aurora se habían desvanecido. Hasta mis problemas con ambos Jabari y
Nick habían caído en el abandono. El misterioso Clan Soga estaba en mis dominios, y yo
definitivamente no era la mejor emisaria para mi especie aquí en el Oeste. Por una vez,
deseé que el maldito sol finalmente se alzara.

159
Capítulo 16
Traducido por Dullce, Nightmare, alexiaculleny Roo Andresen

Corregido por Zeth

D
anaus me ordenó que dejara de andar de un lado para el otro por tercera vez,
pero no estaba escuchándolo. Mi mente daba vueltas por el hecho de que
estaba de pronto envuelta en conversaciones con un clan de Nightwalkers
japoneses, un significativo y completamente inesperado evento. Era una novata la última
vez que un miembro de los Nightwalkers del Lejano Oriente se presentó ante el aquelarre,
y la reunión no salió bien. Después de siglos de silencio, sabía que los Naturi eran el
motivo de su aparición. ¿Pero sabían también que yo era en parte la culpable de la falta de
prevención de su regreso?

Para complicar más las cosas, estaba aliada ahora con los miembros de los Naturi con la
esperanza de matar a su reina para poder poner una Naturi diferente en el trono. Y la mejor
parte: se esperaba que luchara junto al Naturi que había estado tratando de destruirme la
mayor parte de mi existencia. ¿Cómo podían las cosas haberse puesto tan mal en tan poco
tiempo?

Apoyado contra un árbol en el borde del claro, Danaus observaba mientras yo giraba mi
katana a través del aire, cortando en el viento que empezaba a moverse. Después de un
breve viaje a mi casa, donde aprovechamos la oportunidad para rearmarnos con una
variedad de hojas, viajamos hacia el claro que la manada de Savannah, usaba durante la
luna llena para sus reuniones. Aquí, estábamos ocultos de la vista de los seres humanos en
el caso de que esta conversación terminara tan mal como su última visita a la secta.

—¿Son estos Nightwalkers japoneses realmente tan fuertes? —preguntó Danaus, con
mucho cuidado deslizando la elegante espada en la vaina colgada en su espalda, y luego
pasasando las manos hacia abajo sobre los cuchillos atados a sus lados.

«No hables tan alto. No sabes lo cerca que están. Podrían estar escuchando».

«Un poco paranoica, ¿no?» preguntó Danaus en tono burlón. Sin embargo, su sentido
del humor no lo hacía parecer tan preparado y alerta como yo. El cazador había agarrado
su espada favorita con la runa inscrita a lo largo de la cuchilla, así como una colección de
cuchillos que estaban escondidos sobre su persona.

160
«Están en una tierra extranjera y pueden estar buscando una ventaja sobre nosotros. Es
suficiente con que hayan tenido que intervenir y salvar nuestros pellejos de los Naturi. No
necesitan escuchar nuestras conversaciones privadas sobre ellos también».

«¿Por qué estás tan preocupada?»

Dejé de andar de un lado para el otro y me paré frente al cazador.

«Porque no estoy para nada preparada para esto. No sé lo que quieren. No he hablado
con nadie fuera de Japón en siglos. Estos Nightwalkers también tienen siglos de
antigüedad. ¡Ancianaos! Estoy tentada de ir a rastrear a Jabari, ya sé que sigue al acecho
en la región, pero me temo que sería un lío más grande».

«Estamos mejor sin él».

«Yo…»

Las palabras se detuvieron en mi cerebro cuando sentí una oleada de corriente cerca. Un
coche se detuvo a menos de una milla de distancia del claro. Ya no estaban tratando de
disfrazar su apariencia por más tiempo. Tres Nightwalkers se aproximaban, junto con un
ser humano que solo podía presumir que era Matsui. Una bola de ira se encendió. Había
confiado en que mi guardia me protegería. Tenía que admitir que siempre sospeché que era
un espía, pero esperaba estar equivocada. Después de que terminara con los Nightwalkers
japoneses, Matsui se subiría a un avión con ellos. Gabriel tendría que buscar otro remplazo
para mi pobre Michael.

Por desgracia, también estaba llegando a la conclusión de que nunca encontraría un


remplazo para mi guardaespaldas caído. Miguel y Gabriel habían sido la combinación
perfecta. Su experiencia, sabiduría, y el sentido común general les permitió sobrevivir a mi
lado durante varios años. Encontrar a otro que me protejiera con su vida y no traicionase
sería muy difícil.

Danaus sintió a alguien aproximándose a nosotros, se apartó del árbol y comenzó a


caminar lentamente hacia el claro. Con un movimiento de mi mano, un gran incendio saltó
a la vida en el centro del claro, profundizando y empujando hacia atrás las sombras de los
bosques de los alrededores. Varias bolas de fuego estallaron en otras partes del claro,
colgando en el aire como luciérnagas de gran tamaño. Todos teníamos visión nocturna

161
perfecta, pero no quería tener nada que ocultar aquí. Quería recordarles al clan Soga
exactamente con quien estaban tratando. La Fire Starter

El cazador se acercó a mí, el ceño fruncido tirando en las esquinas de su boca mientras
sus manos se apoyaban en la empuñadura de dos cuchillos atados a ambos lados de su
cintura.

—Tienes razón. Son viejos. Antiguos por lo menos tan antiguos como Jabari, si no es
que más.

—Nunca debiste haber venido —le susurré, enojada conmigo misma por no
considerarlo antes. Su vida ya había estado en situación de riesgo cuando nos enfrentamos
a los Naturi esa noche. No tenía necesidad de añadir a eso el enfrentarlo a un trío de
Nightwalkers que eran significativamente más fuertes que yo. Debí haber manejado esto
sola.

—No empieces con eso ahora —gruñó Danaus.

—Has arriesgado tu vida lo suficiente por esta noche. Deberías estar en casa…

—¿Haciendo qué? ¿Horneando un pastel en la cocina? ¿Lavando tu ropa?

—Esto es un asunto de los Nightwalkers.

—Y como tu consorte, lo hace mi asunto también —espetó—. He estado manejando


Nightwalkers desde mucho antes de que nos conociéramos, Mira, y voy a seguir
manejando Nightwalkers independientemente de que estemos o no relacionados. Tienes
que dejar de tratar de protegerme.

Apretando los dientes, cerré los ojos por un segundo mientras arrastraba una respiración
profunda a través de mí nariz y la soltaba a través de mi boca. Tenía razón. Estaba siendo
sobre protectora. Si había alguien entre mis conocidos que pudiese manejarse en una pelea,
era Danaus. Desde que lo había tomando como un amante, se había vuelto más fácil
olvidar que, ante todo, él era un asesino eficiente.

—Mantente detrás de mí —me quejé, negándome a reconocer verbalmente que tenía un


punto válido. Que no le impidió reírse en voz baja de mí, y dio un paso atrás, de modo que
se cernía justo detrás de mi hombro izquierdo.

162
Hideo fue el primero en salir de las sombras y entrar en el claro. Levantó una mano para
protegerse los ojos contra la luz brillante de las llamas que llenaban el área. El Anciano
Nightwalker fue seguido por dos de sus compañeros, a cada lado de él. Matsui dio un paso
que les rodeaba y brevemente me hizo una reverencia antes de volver a los bosques. Solo
pude suponer que regresaría a esperar en el coche. Mi

mayor preocupación, sin embargo, era el Nightwalker faltante en de su grupo.

—Gracias por haber accedido a reunirse conmigo aquí. Pensé que la privacidad
adicional sería más beneficiosa para nuestras conversaciones —le dije, forzando una
sonrisa en mis labios.

—Nos sentimos honrados de que haya accedido a hablar con nosotros durante este
tiempo. Estamos seguros de que está muy ocupada con sus propios problemas —dijo
Hideo con una inclinación de cabeza. Echó un vistazo en torno a la compensación y pude
oírle olfateando el aire—. Este es un lugar interesante.

—En realidad éste es el punto de encuentro para el clan licántropo local. Dado que la
luna llena ya ha pasado, pensé que sería el único lugar remoto en la ciudad en el que
estaríamos tranquilos sin ser molestados.

—¿Y el olor en el aire...?

—Sí, es sangre humana —dije. El olor de la sangre seca permanecía. Teniendo en


cuenta que pasamos siglos cazando y e ingiriendo la delicadeza, no era una sorpresa que la
mayoría de los Nightwalkers pudiese fácilmente distinguir entre la sangre humana y la
sangre de otras razas simplemente por el olor, incluso si tenía uno o dos días—. Durante la
luna llena se produjo un altercado entre los licántropos y un grupo de seres humanos
determinados a darles caza. Miembros de la Coalición luz del día.

—Me temo que no hemos oído hablar de ellos.

—Lo harán —intervino severamente Danaus, prodigando una mueca en la boca de


Hideo. Lo vi ladear la cabeza muy ligeramente hacia la criatura de la noche a su izquierda,
como si estuviera escuchando algo que el Nightwalker estaba diciendo en voz baja.

—No estaba al tanto de que uno de sus compañeros resultó herido en la batalla —
afirmé, cambiando el asunto hacia el más importante tema sobre la localización del
Nightwalker faltante.

163
—No herido —corrigió Hideo con un gesto de su mano—. Espero que no le importe,
pero fue un viaje muy largo hasta aquí. Tenía la necesidad de alimentarse. Pido disculpas
por no buscar su permiso primero.

Era una excusa. No una particularmente buena, pero una por la cual no podía discutir en
este momento. Levanté la mano y le sonreí a mis compañeros.

—Por favor, no diga más. Entiendo su situación y le invitamos a comer en mi dominio


siempre y cuando se respeten las reglas del aquelarre de la discreción y la protección del
secreto.

—Por supuesto. Gracias —coincidió con una ligera inclinación de su cabeza. Luego
dirigió su atención a Danaus, que estaba justo detrás de mí. Podía fácilmente imaginar la
severa expresión de desaprobación grabada en el dura rostro del cazador. Tenía pocas
dudas de que su inquietud también era por la falta del Nightwalker—. A pesar del reciente
problema de los licántropos con los humanos, nos resulta reconfortante saber que ha
elegido mantener a uno cerca de usted en forma de compañero, así como también los
guardaespaldas humanos que mantienes entre el personal.

—Al parecer no ha sido completamente informado. Danaus junto a mí, no es un


compañero. Él es mi consorte en el aquelarre —le contesté con una sonrisa cada vez más
grande que permitió a mis colmillos asomarse.

Estaba esperando su sorpresa, pero fui totalmente decepcionada.

—Matsui ha mencionado la creciente importancia en su vida —reconoció Hideo—.


Durante mucho tiempo hemos visto como esencial tener una fuerte relación con los seres
humanos. Es reconfortante ver que Occidente adoptó una mentalidad similar.

—Mira sigue siendo única en su postura con respecto hacia los seres humanos y sus
lugares en su vida —dijo suavemente Danaus.

—Pero como Anciana, podría representar una influencia positiva para los demás —
respondió Hideo con una confiada sonrisa.

—Espero que sí —le dije.

—Por favor, permítanme presentarles a mis compañeros. —Junto a Hideo, a su


izquierda, un Nightwalker que parecía tener mi misma edad, y sin embargo se sentía varios

164
siglos mayores, dio un paso adelante—. Éste es mi segundo al mando, Tetsuya. —El
Nightwalker rápidamente se inclinó hacia nosotros y luego dio un paso detrás del hombro
de Hideo, mientras el otro Nightwalker daba un paso adelante—. Y este es mi asesor más
cercano, Kojima.

Este último Nightwalker al menos tenía unas pocas manchas grises en se cabello, pero
su rostro aún parecía relativamente joven y fresco. Sin embargo, éste se sentía como si
fuera el más joven del trío.

—Es tanto un honor como una sorpresa para mí conocerlos —le dije—. Si mi memoria
no me falla, era joven y débil cuando un emisario del Oriente se reunió con alguien del
aquelarre, y el propósito de la reunión fue para romper todos los lazos con el aquelarre y
los Nightwalkers de Occidente. Si puede perdonar mi franqueza, ¿por qué la repentina
ruptura del silencio?

La sonrisa de Hideo se ensanchó y pude ver un destello de colmillos, como si estuviera


tratando de contenerlos y estuviera fallando.

—Estoy prevenido de su brusquedad y han dicho que aprecia lo mismo de aquello con
quienes trata. Por supuesto, estoy seguro de que debe saber lo que lleva a los clanes de
Nightwalkers de Japón, romper siglos de silencio.

—Los Naturi —dijo Danaus en un gruñido.

La sonrisa se derritió del rostro de Hideo con esas dos palabras. Habíamos esperado eso.
Puesto que la apertura de las puertas después de la batalla en Machu Picchu, el mundo
había sido inundado con Naturi.

Incluso el clan Soga, después de siglos de aislamiento y silencio, habían venido


buscándome para limpiar ese nido porque era la famosa Fire Starter. Pero la fama no iba a
ayudarme a sobrevivir las noches que me esperaban

—Sí. Esos monstruos terrestres han estado cazando a mi pueblo en estos últimos meses.
Nuestros humanos guardianes de día no son rivales para ellos. Dos clanes enteros han sido
completamente eliminados. Otro se encuentra al borde de la extinción. Estos clanes eran
casi tan antiguos como el mismo Japón, y ahora se han ido para siempre.

Asentí con la cabeza una vez, mordiéndome el labio inferior.

165
—Sí, hemos perdido muchos Nightwalkers y licántropos debido a la cada vez mayor
presencia de los Naturi.

—Hemos venido a ver los planes del aquelarre en contra de los Naturi —declaró
Kojima.

Frunciendo el ceño, miré fijamente hacia el suelo, sopesando con cuidado mis próximas
palabras. Tenía poco estímulo para darle, pero luego, tuve que recordar que habían dado la
espalda al aquelarre y nuestras costumbres. ¿Era realmente mi trabajo ofrecerles una
ayuda?

—A partir de mi último encuentro con el aquelarre, la amenaza de los Naturi estaba


siendo manejada por los poseedores de los dominios. El propio aquelarre no está actuando
más allá de algunas incursiones ocasionales —expliqué en un firme y monótono tono—.
Por ahora, es el trabajo de cada Nightwalker frenar y perseguir a los Naturi.

Hideo miró hacia Kojima y luego a Tetsuya antes de nivelar su mirada con la mía.

—Y ése es el aquelarre que recordamos. No dispuestos a actuar para salvar a los suyos;
ocupados solo de esconderse de la humanidad por lo que no tiene que responder por el
estilo de vida con la que se ha vuelto tan enamorada.

Tan solo me encogí de hombros a su correcta evaluación.

—No está en la naturaleza del Nightwalker el cambiar. Somos como siempre lo hemos
sido.

—Ahhh…pero tú eres diferente —dijo Tetsuya—. Tú has sido renacida de manera


diferente al resto de nosotros. Tú eres la Fire Starter.

—Poco más que un truco de magia cuando se trata de luchar contra el Clan de la Luz —
le dije con un inconsciente agite de mi mano.

Al mismo tiempo, las llamas que nos rodeaban se movieron y encendieron


brillantemente, como si una briza de viento hubiera barrido a través de los bosques y
perturbado. Parecía que estaban empezando a moverse para una matanza, y tuve que luchar
contra el deseo de alcanzar mi hoja más próxima. No era el que fuera una de las Ancianas
del aquelarre lo que los atrajo hacia mí en primer lugar. Era el hecho de que era la Fire

166
Starter y había sobrevivido a múltiples encuentros con los Naturi. Era una sobreviviente, lo
cual necesitaban a la hora de derrotar a los Naturi.

—Pero tú debes tener algunos planes para tu propio dominio —presionó Hideo—,
Matsui habló de un Naturi en particular, Rowe, que ha estado cazando. Incluso hemos oído
decir que la reina de los Naturi ha hecho una misión especial para adquirir tu cabeza, ya
que fuiste tan importante para detener su regreso siglos atrás.

Kojima dio un paso adelante para estar frente a Hideo. Su mano se deslizó hacia su lado
donde pude suponer que tenía una cuchilla escondida. El suave sonido de la tierra crujir
bajo los pies de Danaus se extendió hacia mis oídos mientras el cazador cambiaba su
postura lentamente.

—Tenemos la impresión de que pueden estar bajo mayor presión aquí, y planificando
algo que pudiera aliviar parte de esa presión de su propia especie y de los cambiadores.

Una sonrisa jugueteó en las comisuras de mi boca mientras miraba a Danaus. El cazador
me miraba con cuidado esperando ver si estaba dispuesta a revelar mis propios planes para
Aurora con nuestros visitantes. La verdad, no me podía decidir. Los Nightwalkers
japoneses nos habían dado la espalda. Nos habían dejado llevar nuestras propias vidas y
demandado que no hubiese interferencia en su vida de los Nightwalkers de Occidente.

La desesperación les había traído de nuevo a nuestro lado, pero no esperaba llegar a un
acuerdo tan fácilmente con lo que habíamos planeado, no importa lo desesperados que
estuvieran. De hecho, estaba más preocupada de que ellos se convirtieran en obstáculos si
no lo estaban. Demonios, no confiaba en que el aquelarre me respaldase en esto, así que no
les diría nada tampoco. ¿Cómo podrían los clanes japoneses ayudar a mis planes?

—Tiene usted razón en que tenemos planes para mi domino en Savannah —admití con
un suspiro mientras decidía salir de esta encrucijada—. Desafortunadamente, hay que tener
en cuenta que mi objetivo principal no es la preservación y protección de nuestro pueblo,
mientras eliminamos la amenaza Naturi. Mi objetivo es mucho más grande. Quiero una
paz permanente. Por eso es que estábamos reunidos en los túneles cuando nos ayudaron
esta noche.

—¿Una paz permanente? —repitió Hideo—. ¿Ha encontrado una manera de devolver a
los Naturi a su jaula?

167
Era una idea tentadora, pero condenada al fracaso en el final, como habíamos
demostrado con su huída. La jaula que contenía a los Bori estaba aguantando, pero no
estaba dispuesta a poner mis esperanzas a la idea de que podría durar indefinidamente
tampoco. Devolver a los Naturi a su jaula no solo era imposible porque no tenía idea de
cómo se llevaba a cabo en primer lugar, si no también impráctico. No quería tener que
luchar con otro Rowe en unos años, mientras completaba una lista de sacrificios con el fin
de liberar a su pueblo. Como había dicho, quería algo más permanente, incluso si
significaba un sacrificio importante en la mentalidad de todos nosotros.

—No habrá retorno a su jaula —le dije gravemente con un movimiento de mi cabeza—.
No sabemos cómo se formó. Además, los Naturi han sido esparcidos a los cuatro vientos, y
nunca podríamos conseguir que se reunieran nuevamente para ser capturados.

—Entonces, ¿cómo podemos lograr esta paz permanente de la que usted habla? —
preguntó Tetsuya.

—Primero tenemos que deshacernos de Aurora.

—¿Detener a Aurora nos traería paz? Todavía estaríamos abrumados por los Naturi —
dijo Hideo.

—Detenerla sería el primer paso del proceso para lograr la paz —dijo Danaus,
atrayendo todas las miradas hacia él—. Ella mantiene su plan para destruir no solo a los
Nightwalkers, sino a los humanos. Está decidida con su plan, y ha comenzado a dar la
vuelta a su propia clase. Está alineando a aquellos que iba a necesitar para llevar a cabo su
magnífico plan.

—Hay una grieta que está creciendo entre los Naturi —añadí—. Deberíamos ser capaces
de usar aquella ruptura de su solidaridad para nuestro beneficio.

—¿Cómo? —preguntó Tetsuya cautelosamente.

Me reí de él.

—Una alianza.

—¿Con los Naturi? —espetó Hideo, su voz suave endureciéndose por primera vez—.
¿Estás planeando una alianza con los Naturi?

—Sí —dije con un siseo leve de advertencia.

168
Quería mantener esta reunión tan civilizada y tranquila como fuera posible, pero sabía
que lo que estaba sugiriendo ahora era una traición entre los Nightwalkers. Habíamos
pasado demasiados siglos luchando contra los Naturi. Desde el mismo nacimiento de
nuestra raza, ellos habían sido nuestro enemigo. No había ninguna reconciliación de sus
diferencias con sus enemigos. Al menos, no cuando esto venía de los Naturi. Lo que había
dicho antes era demasiado cierto. Los Nightwalkers no cambiaban. Pero entonces, supongo
que Tetsuya tenía razón; yo era diferente.

—Aurora ha tratado de matar a ambas de sus hermanas en nombre de la traición. La más


joven de las dos las hermanas, Cynnia, quiere establecer una coexistencia entre Naturi y
Nightwalkers. Varios Naturi se han posicionado ya a su lado, y tiene como objetivo tomar
a Aurora.

»Si podemos conseguir que Cynnia sea nombrada reina de Naturi, tenemos una
posibilidad de crear una paz permanente entre nuestros dos pueblos.

Danaus estaba de pie a mi lado con una mano apoyada en la empuñadura de una daga a
su lado en forma de advertencia.

—Por lo que hemos llegado a comprender, los Naturi están cansados de la guerra. La
raza muere lentamente. Cynnia les está ofreciendo una posibilidad de sobrevivir
mezclándose simplemente con el entorno, un retorno a los bosques del mundo donde
pueden vivir en la paz.

Kojima negó con su cabeza y caminó un par de pasos hacia sus compañeros, metiéndose
poco más en el interior del claro. Era claramente el más emotivo de los tres, esforzándose
por mantener la misma calma externa que sus compañeros.

—Si están en peligro de la extinción final, ¿por qué no aprovechamos la ventaja y les
matamos?

—Porque sus números todavía son grandes —dije, mirando estrechamente al


Nightwalker buscando cualquier señal de que estuviese sacando un arma—. La guerra que
seguiría nos colocaría contra todos los Naturi, y pase lo que pase puedes esperar, nunca
seríamos capaces de reunir a todos los Nightwalkers para derrotar la horda Naturi.

—También tendrías que enfrentarte contra el Gran Despertar si intentaras emprender tal
guerra —nos recordó Danaus.

169
El Gran Despertar. Me gustaba pensar que era algo que los Nightwalkers, tanto desde el
Este como desde el Oeste, trataban de evitar. Sobre todo porque habíamos tenido que hacer
frente a la epidemia Naturi primero. Yo sólo podría manejar una cosa a la vez.

—Mi gente está lista para el Gran Despertar —dijo Hideo firmemente.

Negué con mi cabeza.

—Pero el mundo no lo está. Si tu gente está luchando contra los Naturi, entonces no
estás listo para afrontar un mundo que sabe sobre Nightwalkers y licántropos. Esos seres
humanos que están tan ansiosos por llamar tus amigos, es tan probable que se revelen en el
momento en que comiencen a verlos como a una amenaza, lo cual eres.

—La coexistencia es el único modo que podemos esperar de seguir nuestra vida normal
sin dejar de ocultarla a la humanidad —dijo Danaus—. Cynnia quiere la paz entre los dos
lados, y es la opción más sabia en esta coyuntura.

—¿Piensa seriamente que la paz con los Naturi es posible? —exigió Kojima,
fulminándome con la mirada.

No le culpaba por sus dudas. Solo expresaba los mismos pensamientos que yo tenía. La
única diferencia era que yo sabía lo que había pasado realmente en el Machu Picchu en
ruinas. Cynnia no intentaba solo salvarse su propia piel; trataba de salvar su raza de una
guerra aún más grande que la que Aurora planeaba.

No necesitábamos volver en nuestra contra a los humanos todavía. Esto vendría bastante
pronto, estaba segura.

—Con Cynnia como su líder, sí —contesté—. No estoy tan ciega para pensar que todos
los enfrentamientos entre los Nightwalkers y los Naturi se detendrán. Habrá pequeñas
ramas que estén decididas a sostener la guerra, incluso después de la derrota de Aurora,
pero no es nada en comparación con la guerra que Aurora está determinada a librar.

Hideo rasguñó su barbilla mientras me contemplaba silenciosamente.

—¿Esta Cynnia fue con la que te encontraste anoche?

—Sí. El líder de los licántropos Savannah, yo y mis compañeros nos reunimos con ella
esta noche para hablar de su plan. En verdad, he consentido llegar a un acuerdo justo para
seguir con su plan. Todavía hay mucha planificación y estrategias que tienen que ser

170
hechos, pero creo en su visión para nuestros dos pueblos. Después de innumerables siglos
que nos han costado demasiadas vidas, creo que Cynnia puede traer finalmente a la guerra
entre los Nightwalkers y Naturi a un final.

—Si Cynnia quiere la paz entre nuestras razas, ¿por qué habían Naturi atacándote esta
noche? —preguntó Tetsuya.

—Porque Cynnia está siendo perseguida por su hermana Aurora. La reina se ha vuelto
paranoica e insensata con el poder. En Machu Picchu este otoño pasado, marcó a Cynnia y
su hermana Nyx de traidoras. Desterró a su consorte Rowe. Ha hecho enemigos de las
mismas personas que más necesita a su lado para tener éxito en derrotar a los Nightwalkers
y a los humanos. Aquellos llamados traidores se han reunido ahora para derribarla.

—Y se han ganado al Fire Starter también —añadió Danaus con una sonrisa
satisfecha—. Las probabilidades comienzan a inclinarse en nuestro favor. Aurora puede
tener mayores números, pero solo tenemos que bajar a la reina para reprimir finalmente la
nación Naturi. Cynnia los llevará al aislamiento mientras los Nightwalkers y los
licántropos vuelven a su estilo de vida anterior.

Hideo agitó su cabeza hacia mí. Hizo una pausa y pasó sus dedos por su pelo,
apartándolo de sus ojos.

—¿Y qué pasa si esta Cynnia tiene éxito y lleva a su gente al mundo humano? ¿Y si se
le permite a los Naturi regresar a los bosques donde sus números pueden crecer otra vez?
¿No estaremos finalmente enfrentados con una amenaza nueva, más fuerte?

Una mala sonrisa bajó a través de mi cara, y pude sentir que un brillo de lila que llenaba
mis ojos.

—La paz de la cual hablo es simplemente una temporal con la esperanzas de evitar una
guerra aún mayor y más peligrosa que rasgará lejos nuestro velo del secreto. La lucha entre
Cynnia y Aurora reducirá sus números, haciendo que los Naturi se debiliten. Les tomará
mucho tiempo reponerse por sí solos. Esto nos dará el tiempo para entrenar a nuestros
propios escuadrones de la muerte especializándose en la persecución de los Naturi en su
propio territorio. Por el momento, no tenemos una ventaja cuando se trata de luchar contra
ellos en los bosques. El tiempo y la investigación nos darán esa ventaja. No se debe
confundir mi decisión de estar de acuerdo con una tregua con el Naturi. Mi objetivo final
siempre será su extinción completa.

171
«¡Mira!» exclamó Danaus en mi cabeza, aunque no hubiera ningún signo externo de
que estuviera sorprendido por mi admisión.

«Es mejor matarles antes de que consigan la posibilidad de matarnos», contesté con
frialdad. «Cynnia tiene algunas ideas bonitas, pero la tregua entre las dos razas siempre
será temporal. Ella no puede gobernar para siempre, conozco a Rowe. No permitirá que
la coexistencia se estire indefinidamente. Es un soldado y ha sido entrenado para matar a
Nightwalkers».

«¡Pero estuviste de acuerdo sobre una tregua con Cynnia!»

«No seré la que rompa aquella tregua, pero no cometo ningún error, se romperá con el
tiempo y estaremos preparados para ello».

—Sus proyectos son interesantes —concedió Hideo—. Estamos tranquilos por el hecho
de que su objetivo final permanece la eliminación de la raza de Naturi. Sin embargo, no
podemos aceptar una tregua temporal con un grupo que planeamos destruir al final. Los
Naturi son nuestro enemigo jurado y no podemos consentir trabajar en la armonía con
ellos.

—¿Incluso si esto significa evitar al Gran Despertar? —pregunté, ladeando mi cabeza a


un lado mientras le contemplaba.

—Esto solo puede ser una señal de que finalmente es el momento para que el Gran
Despertar suceda.

—No puedo aceptar esto. —Crucé mis brazos sobre mi estómago y fulminé con la
mirada a Hideo—. Si está dentro de mi poder retrasar aquel acontecimiento horrible, haré
todo que pueda para retrasarlo. La humanidad no está lista.

—Y no podemos aceptar una doble traición —dijo Hirdeo, luciendo completamente


sereno con su decisión. Me llevó un poco de control no soltar una risita.

—Los clanes del Este sí qué son diferentes —dije—. Aquí, la traición es una forma de
vida. Es un mecanismo de supervivencia.

—No somos como ustedes —dijo Tetsuya, más que ofendido.

—Y aun así vienen aquí a pedir mi ayuda. Tal vez sea diferente, pero fui criada por
Nightwalkers del Oeste. No soy tan diferente.

172
—No podemos ayudarte —dijo Hideo con firmeza.

—¿Por mi plan de traición? —dije levantando una ceja.

—Porque trabajar con los Naturi sería una traición a nuestra promesa de luchar contra
ellos —corrigió Hideo.

—Entonces quizás es tiempo de que vuelvan a pensar en esa promesa, si es que tienen
alguna esperanza de proteger a su gente a largo plazo —dije, y levanté una mano para
detener su próximo comentario, el cual sabía que sería una objeción a mi sugerencia—.
Quédense en mi dominio por un par de noches. Es un largo vuelo de regreso a Japón, y tú
y tu gente necesitarán tiempo para recuperar fuerzas. Piensa en lo que he dicho. Si te
gustaría tener una audiencia con Cynnia para discutir su visión, puede arreglarse.

—¿Y la posición del aquelarre sobre tus planes? —preguntó Kojima.

—El aquelarre no tiene ninguna posición sobre mis planes porque estoy encargándome
de esto como la guardiana de mi dominio. Si tenemos éxito en librar al mundo de Aurora,
entonces luego me encargaré del aquelarre.

Hideo frunció el ceño, achicando sus ojos.

—Aun así apreciando tu oferta y la posición en la que te encuentras, creemos que


nuestra situación se pone más terrible. Con amabilidad pedimos que nos acompañes de
vuelta a Japón donde nos ayudarás a librar nuestras tierras de la peste que son los Naturi.

Mi voz bajó a un nivel de advertencia.

—Me temo que no puede hacer eso. Mi trabajo es proteger mi dominio, no el suyo.

—Y yo temo que su negación no es una opción —contestó Tetsuya.

Di un paso hacia atrás mientras mis manos se encaminaban hacia las cuchillas a cada
lado de la cadera esperando el ataque.

—No pueden forzarme a que los asista. Mi trabajo está aquí.

—Tenemos la certeza de que vendrá si eso significa venir por su consorte —dijo Kojima
con una sonrisa oscura.

173
Y fue ahí cuando lo sentí. Había estado escondiéndose a si mismo en el bosque, pero
ahora que se había acercado más, podía sentir claramente su poder a pesar de sus esfuerzos
por ocultarse de mi. Gruñí, interponiéndome en frente de Danaus para bloquear a los otros
tres Nightwalkers por si querían acercarse a él.

«El otro está aquí. Va a atacarte de atrás» le advertí a Danaus silenciosamente.

«Es demasiado tarde», contestó en mi mente. «Ya lo hizo».

Me di la vuelta solo para encontrar al hombre colgando de la espalda de Danaus, con sus
piernas enroscadas alrededor de la firme cintura del cazador mientras sostenía una daga
contra su garganta y con su otra mano sostenía una cuchilla cerca del corazón del cazador.

«Hiérvelo, pero no lo mates. Yo me encargaré de los otros».

Las bolas de fuego circularon por el claro y cayeron al suelo en una explosión de
destellos y escombros mientras me abalanzaba hacia mis tres oponentes. No era porque
habían esperado poder secuestrarme para sus propios asuntos. Me molestaba el hecho de
que habían pensado por un segundo que podían poner una mano sobre Danaus. Eso no lo
toleraría.

Lancé cuchillas de mis manos como si fuera una ráfaga de metal. Mis habilidosos
oponentes las bloquearon, pero me dio el tiempo suficiente para sacar mi espada. Mientras
la sacaba de la vaina, rodeé el filo en llamas. El trió dudó acercarse, permitiéndome
acorralarlos al margen del bosque.

Al mismo tiempo, los gritos de su acompañante secreto hizo eco a través del claro,
traspasando los árboles y culminando en el oscuro cielo. Se escuchó un ruido pesado
mientras el cuerpo caía al suelo detrás de mí. Podía escuchar como daba vueltas en la
suciedad mientras se retorcía, indudablemente, arañándose la piel.

—Bajen sus armas ahora, o su acompañante será hervido desde el interior —amenacé.

—Nomura —susurró Tetsuya, con su mirada firme detrás de mis hombros.

—¡Háganlo ahora! ¡No le queda mucho tiempo!

—Bien —dijo Hideo, arrojando la espada que cargaba en la espalda. Sus acompañantes
lo imitaron y luego levantaron sus manos en consentimiento.

174
Dándome la vuelta, miré a Danaus, que soltó al Nightwalker Japonés de la horrible
atadura de su poder. El Nightwalker llamado Nomura dejó de retorcerse y se curvó
haciéndose una bola en el suelo, quejándose.

—En caso de que se lo estén preguntando, Danaus puede cuidarse por sí solo —dije con
superioridad—. Tóquenlo otra vez y no va a dudar en matarlos a todos. Atrévanse a tocar a
alguien más en mi dominio y ambos los cazaremos. Puedo simpatizar con su
desesperación, y es por eso que he perdonado la vida de su compañero.

—¿Cómo? —susurró Hideo.

—Ése es mi secreto —dijo Danaus en voz baja.

Di un paso hacia atrás y puse mi espada en la vaina de mi espalda.

—Tomen a su acompañante y regresen a su lugar de descanso. Mi oferta aún está en pie.


Pueden quedarse en mi dominio por un par de noches para darle tiempo a su compañero a
que se recupere. Consideren mi plan. La eliminación de Aurora también puede ayudar a su
gente en Japón.

—No le damos la bienvenida al Gran Despertar, pero trabajar con los Naturi para evitar
tal destino es igual de abominable para nosotros.

—No me agrada la idea tampoco, pero hemos sido acorralados. —Fruncí el ceño—. Es
hora de tomar algunas decisiones difíciles.

—De acuerdo —dijo Hideo con un pequeño suspiro, sondando cansado por primera vez.
No podía culparlo. El amanecer se acercaba y había sido una larga noche.

Con cautela los tres miembros del clan Soga se acercaron a su otro compañero y lo
cargaron fuera del claro, manteniendo tanta distancia de Danaus y de mí como fuera
posible. Kojima se detuvo lo suficiente para juntar sus armas al borde del claro.

Cuando mis ojos finalmente se posaron en Danaus, consideré rescindir mi oferta y


quemarlos a cenizas a los cuatro, pero traté de controlar mi temperamento al último
momento. Apresurándome hacia el cazador, puse mi mano sobre la suya, que estaba
tocando su garganta. Lo habían cortado lo suficientemente profundo para que hubiera
sangre escurriéndose entre sus dedos, mientras que otra herida un poco más profunda había
atravesado su camisa y había cortado la carne sobre su corazón.

175
—Estoy bien —me aseguró en una voz baja que danzó sobre mi piel.

—No lo estás, ese bastardo te cortó. Podría haberte herido gravemente. Pensé que su
meta era secuestrarte. ¿Cómo podría haber aceptado a ayudarlos si te mataban? —solté.

—Honestamente pienso que fue un accidente. —Danaus me sonrió débilmente, tratando


de calmar mis miedos y apagar la ira que comenzaba a entreverse en mí—. Cuando
comencé a hervir su sangre, se alejó, pasando la cuchilla en mi garganta mientras trataba
de apresurarse a alejarse de mí. —Danaus sacó su mano de la garganta, limpiando la
sangre de sus dedos para revelar un largo corte pero por lo menos ya no sangraba. Retiré
mi mano, cubierta en su sangre, con los dedos temblando.

Un profundo e implacable deseo subió por mi pecho, casi dejando escapar un gemido de
mi garganta. Quería chuparme los dedos. Quería chupar la sangre de sus dedos y recorrer
con mi lengua su cuello para limpiar los restos de sangre. Y si era sincera conmigo misma,
algo oscuro en mí tenía deseos de hundir mis colmillos en su cuello y finalmente beber
profundamente.

Con movimientos algo torpes tomé el borde de su camisa, y limpié mis manos para
alejar la tentación, y di un paso lejos de él. Era más que el hecho de que Danaus no me
dejaría beber su sangre. Era que yo me había rehusado a permitir que ningún Nightwalker
bebiera de él, incluyéndome. Danaus estaba por encima de tales cosas. Era mi amante y mi
constante compañía. Demasiado atesorado como para hacer de él un recurso de
supervivencia. No lo permitiría.

Pero eso no significaba que mis instintos no gritaran por su sangre. Danaus entendía ese
deseo y era lo suficientemente inteligente para darme mi espacio cuando lo necesitaba.

—Ha sido una noche larga. Necesitas alimentarte —murmuró.

—Sí —admití a mi pesar, desviando la mirada.

Él colocó su mano debajo de mi mentón y levantó mi cabeza para que no pudiera


escapar de su mirada.

—Ve a alimentarte. Llevaré el auto de regreso a la ciudad. ¿Quieres que me quede en la


casa? —Su pulgar acarició con gentileza mi mejilla, y mis ojos se cerraron por un
momento, tratando de aliviar el dolor del hambre.

176
—No hace falta. Es tarde. Iré directo a la cama cuando vuelva a la casa. Tengo mucho
que pensar sobre esta noche.

—Como desees. —Él se inclinó y suavemente presionó un beso en mi frente. Sus


movimientos fueron lentos y calculados, cuidadoso de no encender uno de mis mayores
predadores instintos mientras su sangre todavía flotaba en el aire. Podía sentir su confusión
mientras se alejaba y mi imagen permanecía como un fantasma en sus pensamientos. Aún
se debatía con mi necesidad de ingerir sangre humana, pero estaba luchando para
aceptarlo. Esta relación no era nada fácil, pero al menos lo estábamos intentando.

177
Capítulo 17
Traducido por ALEXIACULLEN, veroniica, AariS y Clo

Corregido por Zeth

D
anaus me encontró sentada en el suelo del dormitorio amarillo soleado de mi
casa la noche siguiente. Un rayo de luz de luna brillaba a través del espesor de
las cortinas abiertas, cortando una esquina en el suelo y vidriando los muebles
con un resplandor de plata etéreo. Después de la muerte de Lily, Danaus y yo habíamos
sacado las sábanas y las mantas de la cama y las lavamos. Abrimos las ventanas, dando la
bienvenida a una fría brisa de la temprana primavera con la esperanza de que el aire fresco
enjuagara su aroma. Pero no importaba lo que hicieramos para limpiar la habitación, juraba
que aún podía oler su presencia allí, incluso después de los últimos meses. Cerré los ojos y
respiré lenta y profundamente por lo que el aire llenó mis pulmones inútiles. Lo sostuve,
recogiendo a parte los olores a detergente, polvo, aroma de limón y productos de limpieza,
y finalmente Lily.

Había sido tan breve en nuestras vidas. Una niña de la calle con un increíble don para
ver las auras de las personas de su alrededor. Lily había sido especial para mí. Tenía
espíritu y coraje. Era rápida e ingeniosa. Tendría que haber sobrevivido. En ese momento
debería haberse encontrado en la seguridad del complejo de Themis, siendo enseñada por
los investigadores de lo paranormal en un ambiente positivo. En cambio, ahora yacía en
una tumba fría en un cementerio lejano porque un Bori la había utilizado para llegar a
Danaus y a mí. Le habíamos fallado.

Pero entonces, Lily no era la única cosa que me perseguía. Justo al final del pasillo, la
habitación de Tristán permanecía completamente intacta desde la última vez que estuvo
ahí. Cuando volví a casa de Venecia en Diciembre, cerré la puerta de esa habitación y no
permití que nadie tocara sus cosas. Ni siquiera yo entraba, pero podía imaginar la cama sin
usar, arrugada, desde donde se sentaba mientras leía. El ordenador en su escritorio estaría
situado en modo de suspensión, a la espera de que su dueño regresara a casa para poder
reanudar su búsqueda de música nueva. Libros y revistas estaban esparcidos al azar en la
habitación, mientras que una pila de ropa estaba en una esquina esperando golpear la
lavadora. Sabía que su esencia única sería el espesor del aire. Si entraba en su dormitorio
privado, me perdería ante el horror de nuestro pasado.

178
Repetí esa noche en Venecia y las dudas me devoraban. No podía convencerme de que
hubiera hecho lo correcto. Macaire había destrozado su mente, así que Tristán vería a
través de mí, nunca volviendo a ver su rostro amoroso o las lágrimas corriendo por mis
mejillas mientras mi corazón se rompía en amargos pedazos. Debí haber encontrado una
manera de salvarlo. Si hubiera tomado un minuto más y no hubiera sido consumida por la
rabia y la desesperación, podría haber encontrado una manera de salvarlo. Vanamente
recordé que su mente estaba rota: él fue encerrado en un mundo de perpetuo tormento, y
había sido mi responsabilidad ponerle en libertad. Matar a Tristan podría haber sido la cosa
más amable que pude haber hecho por él, pero estaba destruyéndome lentamente.

Pesados pasos crujiendo por las escaleras de madera ayudaron a romper mi tren de
pensamiento destructivo, pero no me liberé por completo de los fantasmas que parecían
aferrarse a mí. Había llegado a la habitación de Lily para esconderme del resto del mundo
mientras intentaba pensar sobre el caos que giraba a mi alrededor. Pero mis pensamientos
estaban atrapados en mis dos compañeros muertos.

No tenía necesidad de utilizar con mis poderes, podía sentir la energía de Danuas
girando, subiendo las escaleras, como los tentáculos de una criatura del mar buscándome.
La calidez y el consuelo, envolviéndome, golpeando a mis demonios antes de que se
apoyara en el marco de la puerta para mirarme con el ceño fruncido estropeando su
hermoso rostro.

—¿Qué estás haciendo? —preguntó mientras alzaba mi mirada hacia él.

—Pensando.

—No puedo imaginar que cualquier pensamiento productivo pueda hacerse aquí.

—Nunca dije que fueran pensamientos productivos. Sólo estoy pensando.

—¿Sobre qué?

—Todas las cosas que hice mal.

—Mira…

—No, Danaus, piensa sobre ello. Manejé mal las cosas, y ahora Michael, Thorne, Lily y
Tristán, están todos muertos. Mi sentencia está puesta. Y ahora me he ido y he hecho un

179
pacto con los Naturi. ¡He accedido a ser aliada de Rowe, de todas las personas! ¡La
criatura que ha estado torturándome o intentando matarme la mayor parte de mi vida!

Danaus exhaló un suspiro profundo mientras apoyaba el otro hombro contra el marco de
la puerta.

—Michael y Thorne estaban decayendo en tu sentencia. No pensaste en el futuro y las


cosas malas que sucedieron. Pero has aprendido, Mira. Te has vuelto más cautelosa y estás
pensando en cosas en lugar de correr de cabeza a una situación. Valerio y Stefan podrían
haber sido asesinados fácilmente en Budapest, pero tu cuidadosa planificación les salvó en
más de una ocasión.

Sus palabras me hirieron un poco cuando mis propios miedos fueron confirmados, pero
respetaba el punto de vista de Danaus y su honestidad. No me iba a mentir para hacerme
sentir mejor.

—¿Qué hay de Lily y Tristan? Quizás si yo hubiese...

—No hay ningún ―quizás‖ con Lily y Tristan —interrumpió—. Las situaciones estaban
lejos de tu control. Gaizka sacó lo mejor de nosotros en lo relativo a Lily, y no anticipamos
la profundidad de la depravación de Macaire respecto a Tristan. Los perdimos contra gente
mala. Sucede, no importa cuánto nos esforcemos por proteger a todos los que amamos.

Tomé una respiración fuerte y lentamente la solté mientras miraba hacia adelante a la
habitación intentando hacer que alguna tensión dejase mis hombros. Mi trasero estaba
dolorido por haber estado sentada en el suelo durante el último par de horas y mi espalda
estaba rígida. Sin embargo, todavía no estaba preparada para moverme. Me sentía como si
me las hubiese arreglado para encontrar un lugar escondido del mundo en este pequeño
dormitorio brillante, y no estaba preparada para dejarlo.

—¿Por qué se siente como si el mundo estuviese cayendo en el caos? —murmuré,


hablando mayormente para mi misma—. La Coalición de la Luz del Día ha decidido atacar
ahora, poniendo en peligro a incontables Nightwalkers y licántropos de mi propio dominio.
No puedo evitar tener la sensación de que han sido atraídos a esta ciudad por mi culpa.
Como resultado Daniel se ha puesto en una situación extremadamente peligrosa, con la
esperanza de obtener información. Para empeorar las cosas, Cynnia viene a mí con un plan
para deshacerse de su hermana al asociarse con Rowe y el resto de los Naturi. ¡Es lo que
juré que nunca haría! ¡Aliarme con los Naturi!

180
—Estás tratando de hacer lo correcto para tu pueblo —me recordó Danaus.

—¿Lo correcto para mi pueblo? ¿Puedo incluso ser de confianza para juzgar lo que es,
correcto para mi pueblo? —dije bruscamente, dándome la vuelta para mirarlo—. ¡Estoy
románticamente involucrada con un cazador de Nightwalker que es medio Bori, el
enemigo jurado de la nación Nightwalker! He aceptado una alianza con los Naturi en un
esfuerzo para detener una guerra que traería el Gran Despertar. Me siento como si hubiera
matado a más de mi propia especie durante los últimos meses, que los que he salvado.

—Piensa en los números de caras sin rostro que has salvado por tus acciones —dijo con
calma Danaus, a lo cual di un bufido despectivo.

—Y para agregar diversión, los miembros del clan Soga están aquí tratando de
arrastrarme de vuelta a Japón esperando que me vaya a resolver sus problemas.

—No puedes ayudar a todo el mundo.

—En este momento no creo incluso ni que me pueda ayudarme a mí misma —me quejé
cayendo más profundamente en la autocompasión.

La situación verdaderamente se estaba saliendo cada vez más y más fuera de control, e
iba a empeorar cuando Nyx y Rowe finalmente llegasen a mi ciudad. Tendría que
encontrar una manera de trabajar con Rowe sin tratar de matarlo a la primera oportunidad.
No era una tarea fácil.

—Basta ya —gruñó Danaus.

Haciéndose a un lado del marco de puerta, entró en la habitación y se puso delante de mí


con los pies bien separados y los puños en las caderas.

—Deja de lloriquear. Deja de quejarte. Detén la autocompasión. —Agarrando mi brazo


izquierdo, me levantó y luego se inclinó lo necesario para dejarme caer encima de su
hombro mientras envolvía su mano libre alrededor de mis piernas.

—Danaus —grité, tratando de posisionarme verticalmente mientras salía de la


habitación y se dirigía a las escaleras. Me hizo botar una vez, haciéndome perder el
equilibrio. Me dejé caer hacia abajo, así que estaba acostada sobre su hombro. Mi cabello
caía hacia adelante, parcialmente oscureciendo mi vista de su bonito trasero mientras
íbamos lentamente y con paso seguro, bajando las escaleras.

181
—Necesitas un poco de distracción. Despejar tu mente.

—Si quieres que me distraiga, podríamos haber quedado arriba y utilizado uno de los
otros dormitorios —sugerí.

—Esto es mejor —dijo con firmeza cuando que llegó a la planta baja y dio un giro
brusco en torno a los pasamanos. Se detuvo el tiempo suficiente para abrir la puerta bajo
las escaleras que conducía al sótano.

—¿Mejor que el sexo? Lo dudo mucho —le contesté, empujando un poco el pelo de mi
cara cuando empezó a descender otra serie de escaleras.

Danaus no dijo nada en respuesta. Solo siguió en silencio hasta el sótano. Una vez en el
centro de la habitación, me dejó caer no muy gentilmente sobre mi trasero en una delgada
colchoneta. Miré alrededor de la habitación en la brillante luz del techo. Hacía un par de
meses habíamos quitado todos los muebles, la barra de bar, y la pantalla de televisión
gigante. Había sido una fachada en primer lugar para convencer a cualquiera que viniera a
la casa de que no había nada fuera de lo común.

En lugar de los artículos de ocio, Danaus y yo habíamos arrancado la moqueta y la


habíamos reemplazado con una cubierta de delgadas colchonetas de combate. Las paredes
fueron cubiertas por una extensa variedad de armas y escudos de combate. La habitación
era ahora un gran espacio abierto para que practicáramos nuestras técnicas de lucha. Aquí,
se salpicaba sangre y se rompían huesos, pero ya que sanábamos tan rápidamente, las
heridas eran sólo una distracción temporal antes de que volviéramos a ello de nuevo.

Mientras estaba sentada en el centro de la colchoneta, miré a Danaus caminar hacia la


pared del fondo que contenían varias varas y otros objetos contundentes, todos organizados
de acuerdo a la disciplina. Fruncí el ceño cuando se detuvo, mirando por encima de la
amplia selección.

—¿Para qué estás de humor? —gritó, mientras su mano pasaba sobre un bastón quarter2
y se dirigía hacia las armas de lucha estilo Lejano Oriente. Mientras lo miraba, me quité
los zapatos y arranqué mis calcetines, prefiriendo estar descalza sobre la colchoneta para
darme un mejor agarre.

2
Bastón quarter: Vara de madera dura de unos 1.80 a 2.70 metros de altura con una punta de metal o
un pico en uno o ambos extremos, usada especialmente en Inglaterra en la Edad Moderna.

182
—¿Para golpear tu cráneo? Dame el palo Jo3 —contesté. Mi aikido4 era de lejos mucho
más fuerte que algunas de mis otras capacitaciones, dándome lo que esperaba que sería una
ventaja. Danaus tomó el palo Jo de la pared y me lo lanzó mientras me ponía de pie. Lo
capturé por encima de mi cabeza y fruncí el ceño cuando él bajó un par de palos de
Eskrima5, como esperaba. Su entrenamiento en Kali6 había demostrado ser mucho mejor
que el mío cuando ambos luchamos con los palos de Ratán7 de tamaño medio en el pasado,
dejándome con más que unos pocos verdugones y un antebrazo roto. Había aprendido que
oponerme a él con el palo Jo aprovechaba mejor con mi entrenamiento en aikido, el cual
estaba también complementado con más que un poco de entrenamiento en Jeet Kune Do 8.
En esta sesión de combate, parecía que estaríamos igualados. Una pequeña sonrisa se
expandió en mis labios mientras establecía los dos palos en sus manos y les daba unos
pocos golpes relámpago a través del aire.

—¿Qué? ¿Sin Kalis9 o Bankow10? —me burlé, refiriéndome a la espada ondulada y la


lanza que eran comúnmente emparejadas con uno de los palos de Eskrima en una lucha
tradicional Kali.

—Solo objetos romos esta noche. Estamos jugando un juego ligeramente diferente —
dijo con una sonrisa afectada.

—¿Diferente sistema de puntuación? ¿Vamos a veinte puntos en lugar de diez?

—Mejor. Si un punto es anotado, el perdedor se quita una prenda de vestir.

Mis cejas se levantaron y mi boca cayó abierta mientras lo miraba fijamente por un
segundo.

—¿Un combate strip?

—Necesitabas una distracción y una manera de desahogarte.

3
Palo jo: Palo de madera de algo más de un metro usado en algunas artes marciales japonesas.
4
Aikido: Arte marcial tradicional de Japón que busca neutralizar al contrario en situaciones de
conflicto sin dañarlo.
5
Eskrima: Término utilizado para designar las artes marciales tradicionales de Filipinas.
6
Kali: Artes marciales de tradicionales de Filipinas. Este término a diferencia del anterior se suele usar
en el este de Filipinas.
7
Ratán: Especie de palma con la que se fabrican, entre otras cosas, varas.
8
Jeet Kune Do: Arte marcial creado por Bruce Lee en el que se combinan el kung fu estilo wing chun,
boxeo occidental, escrima occidental, judo, Kick Boxing y escrima filipina.
9
Kalis: Daga Indo-Malaya, a menudo con hoja ondulada.
10
Bankow: Palo de casi dos metros.

183
Le di una pequeña risita y sacudí mi cabeza mientras giraba mi palo Jo otra vez en mis
manos, preparándome para su ataque.

—Los Grandes Maestros están revolviéndose en sus tumbas ahora mismo.

Con mis pies plantados en las colchonetas, apreté los músculos y afiancé mi agarre en
los palos de roble mientras Danaus cerraba la distancia entre nosotros. Su rostro estaba
completamente inexpresivo, y podía sentir la calma barriendo a través de su mente y
bajando a través de su cuerpo mientras se establecía totalmente en el foco de darme
absolutamente de golpes. Yo, por otro lado, era una bola de energía esperando para
estallar. No podía encontrar tranquilidad, ni centro de paz, mientras pensamientos de la
Coalición Daylight, Rowe, Cynnia, y el clan Soga bailaban en mi cabeza.

Al segundo en que estuve a distancia de ataque, Danaus me golpeó con una ráfaga de
golpes que apenas logré bloquear. El cazador era un borrón de movimiento, asestando
golpes apuntando desde la parte superior de mi cabeza hasta el interior de mis muslos
mientras buscaba metódicamente una oportunidad. A la velocidad con la que llegó a mí me
mantuvo a la defensiva, pero no retrocedí ni un milímetro, rechazando darle la satisfacción
de dominarme con su velocidad y habilidad.

Después de más de cinco minutos de golpes casi sin parar, Danaus dio un paso atrás y
enjuagó el sudor de su sien izquierda. No estaba respirando pesadamente aún, pero la
oleada de golpes le había pasado factura. Tomé la oportunidad y lancé mi propio ataque
con el palo Jo. Atrapó un golpe dirigido a su cuello con su palo de Eskrima, pero antes
pude arrastrar el palo hacia abajo para golpear sus piernas debajo de él, me golpeó con un
Punyo11, golpeando con el extremo de uno de los palos de Eskrima en el punto muerto de
mi frente.

Aturdida, me tambaleé hacia atrás un par de pasos hasta que finalmente aterricé sobre
mi trasero en el medio de mi colchoneta. Con mi mano izquierda, toqué mi frente para
encontrar un goteo continuo de sangre comenzando a deslizarse hacia abajo por el puente
de mi nariz. Enjuagué la sangre mientras la herida se cerraba rápidamente. Tenía la
sensación de que tendría una contusión ahí por varios minutos más. Mis pensamientos
fueron dispersados y mi cabeza palpitaba, haciéndome preguntarme si él había tenido éxito
en partirme el cráneo.

11 Punyo: Tipo de golpe.

184
—Quiero tu camiseta —proclamó Danaus.

Frunciendo el ceño, bajé mi palo, saqué mi camiseta negra de algodón sobre mi cabeza y
se la arrojé. El cazador atrapó la camiseta con uno de los palos en sus manos y la lanzó a
un lado de la habitación como si dejara a un lado sus premios. Estaba empezando a desear
no haberme molestado en quitarme los zapatos. Mi concentración no estaba en la pelea
como debería haber estado, e iba a perder rápidamente si no me centraba.

Agarrando mi palo de nuevo, me puse de pie con un empuje de mis fuerzas. Metí todos
mis pensamientos errantes abajo en una bola en la boca de mi estómago así mi mente
estaba finalmente despejada. Antes de que tuviera mis pies colocados apropiadamente,
Danaus vino hacia mí de nuevo con sus palos volando. Los golpeé de regreso, y realmente
me las arreglé para dominarlo lo suficiente como para forzarlo a dar un paso atrás. Mi
velocidad normal de vampiro estaba regresando mientras me concentraba en la lucha frente
a mí. Danaus golpeó con su mano derecha, y lo bloqueé fácilmente, pero era una treta.
Pinchó con su mano izquierda, esperando alcanzarme en mitad del pecho. Me retorcí fuera
de su alcance, equilibrando la mayor parte de mi peso en mi pie derecho. Cuando se
disponía a retirarse por el golpe fallido, lo abatí una vez más con mi palo. Esta vez el palo
Jo dio en el blanco, golpeando en la parte trasera de sus piernas. Danaus golpeó la
colchoneta de espaldas, sacando el aire de sus pulmones.

Sonriendo, me puse sobre él con el palo Jo apuntando a su garganta.

—Camiseta, por favor.

—Aún llevo mis zapatos y calcetines —señaló pacientemente.

—Y yo dije camiseta. Ahora.

Retrocedí, volviendo a mi lado de la colchoneta de combate para que pudiera sentarse y


sacarse su camiseta negra por encima de su cabeza. Me la arrojó y la atrapé con una mano.
Llevándola hasta mi cara, pretendí tomar una profunda bocanada.

—Ahhh…huelo miedo —dije antes de arrojar la camiseta a un lado de la habitación.

Danaus lanzó una risa profunda mientras se ponía de pie de nuevo. Una nueva emoción
se retorció en mi estómago cuando vi el juego de músculos delante de mí. Su estómago era
plano y lleno de robustos músculos, mientras que sus brazos se abultaban cuando
flexionaba los músculos y tomaba posición con los palos de eskrima. La camiseta había

185
sido un error. Ahora tenía una nueva distracción, y ésta no era tan fácil de apartar ya que
bailaba delante de mis ojos. Maldita sea, debería haber dicho zapatos. Solo podía esperar
que estar de pie ante él con un sujetador rojo de encaje estuviera teniendo un efecto
parecido, pero no estaba dispuesta a confiar en ello. Danaus tenía un enfoque enervante
cuando quería ganar.

Mientras regresábamos a la pelea, luché para aclarar mi mente así podía enfocarme
únicamente en la falta de definición de los palos de Eskrima. Cuando Danaus comenzó a
rodearme, pensé que tenía una oportunidad por fin. Levanté mi Jo para un golpe por
encima de la cabeza, pero él lo bloqueó con una mano golpeándome con un redondo 12
azotando el palo libre que fue a chocar contra la parte trasera de mi cabeza. Mi cabeza se
sacudió hacia delante, pero tenía suficiente enfoque aún para encajar el final de mi palo
hacia delante con la esperanza de atraparlo en la rodilla con el extremo.
Desafortunadamente, se desplazó fuera del camino a tiempo y dio un paso atrás.

—Vaqueros —dijo, ignorando mis intentos de golpear cuando se suponía que ya


estábamos separados.

La ira y la frustración aumentaron, tiré mi palo Jo al suelo con un ruidoso estruendo


mientras desabotonaba y tiraba de mis pantalones. Se los lancé a Danaus y rápidamente
recogí mi palo. Tuvo el tiempo suficiente para lanzarlos donde estaba mi camiseta antes de
que yo estuviera atacando de nuevo. Estaba medio desnuda y me sentía más que un poco
vulnerable, pero mi ira también estaba encendiéndose. Danaus y yo estábamos por lo
general muy igualados en la mayoría de nuestras partidas de lucha, pero estaba
permitiéndole tomar ventaja de mi distracción y perder con él de la manera más
vergonzosa.

Intercambiamos golpes de ida y vuelta durante varios minutos, ninguno ganando la


ventaja sobre el otro. Bloqueé uno de sus golpes con mi palo, pero su palo de Eskrima se
deslizó hacia abajo del palo, golpeando en mi mano con suficiente fuerza como para hacer
sangrar mis nudillos. No pude lanzar mi jo.

Danaus retrocedió un paso, bajando su guardia.

—Sujetador.

12
Redondo: tipo de golpe.

186
—¡Eso no cuenta como un golpe! ¡No tenías la intención de golpearme!

—Un golpe es un golpe.

—No te lo daré.

—Creo que lo harás —dijo los ojos entrecerrados. Dejó caer los palos de Eskrima y se
acercó a mí. Di marcha atrás, pero no estaba dispuesta a atacarlo si estaba desarmado.
Mientras me alcanzaba, tomó mi Jo, me lo sacó de las manos y lo dejó caer en el suelo.
Envolvió su mano derecha alrededor de mi nuca, tomando un puñado de cabello mientras
me empujaba bruscamente contra de él, cerrando sus labios sobre los míos. No vacilé, le
devolví el beso con la misma pasión mientras mis ojos se cerraban. Los dedos de su mano
derecha se aferraron en mi cabello mientras que su otra mano ahuecaba uno de mis pechos.
Me rozó el pezón con el pulgar, logrando que se endureciera bajo la fina capa de encaje.

Reprimí una sonrisa maliciosa mientras repentinamente le aferraba ambos brazos y le


barría ambas piernas con la mía, llevándolo al suelo. Caí encima de él, riendo.

—Creo que cuenta oficialmente como un strike —anuncié con una sonrisa—. Dame tus
pantalones.

—Todavía tengo puestos zapatos y medias —señaló con una sonrisa de suficiencia.

Me encogí de hombros mientras me movía a horcajadas sobre sus caderas.

—Supongo que tendrás que deshacerte de ellos junto con los pantalones. —Bajando la
mano, le desabroché el botón de sus pantalones y le bajé la cremallera antes de que me
agarrara. Me volcó sobre mi espalda y se arrodilló entre mis rodillas dobladas.

—Creo que eso cuenta como…—empezó a decir, pero le detuve las palabras en la
garganta al levantarme sobre los codos y besarlo. Lo entendía, él quería que me relajara y
dejara de dudar de mí misma, pero ahora estaba lista para ponerme a trabajar.

Cambiando mi peso al codo izquierdo, levanté la mano y le recorrí el pecho con ella,
amando la sensación de su cálida y suave piel ligeramente mezclada con vellos oscuros.
Profundicé el beso, saboreándolo, memorizándolo del mismo modo que lo hacía cada vez
que le hacía el amor a este hombre. Quería que quedara grabado en mi cerebro de manera
que no pudiera salir más. Quería que se arraigara en mí tan profundamente como para que
su aroma me envolviera cuando caminara por ahí. Una parte de mí todavía seguía

187
anhelando que su sangre llenara mis venas, pero me rehusaba a alimentarme de él. Quería
que Danaus permaneciera puro e intacto de los de mi clase. Iba a permanecer por encima
del alcance de la cadena alimenticia.

Danaus alcanzó mi torso y con una mano desabrochó el sujetador. Lanzó rápidamente el
trozo de tela a un lado de modo que mis pechos quedaron libres. Mis pezones le rozaban el
pecho, provocándonos a ambos antes que finalmente bajara la cabeza y tomara uno en su
boca. Mi cabeza cayó hacia atrás y un bajo gemido me rodó por la garganta mientras me
recorría la primera ola de sensaciones deliciosas. Mis rodillas se tensaron a cada lado de
sus caderas, sosteniéndolo en su lugar.

Con mi mano derecha, deslicé la palma hacia abajo por su plano vientre y en el interior
de la cinturilla de sus calzoncillos.

Las puntas de mis dedos provocaron la cabeza de su duro miembro, haciendo que saltara
ante mi toque, mientras sus caderas se sacudían hacia adelante. Intenté deslizarla más
abajo, para poder pasarle la mano por su eje, pero Danaus me aferró por las caderas y me
mantuvo en mi lugar. Su boca se movió al otro pecho, mientras sus manos comenzaban a
bajarme las bragas por las caderas.

A regañadientes, se apartó de mí para poder quitarme por completo las bragas rojas,
dejándome yacer completamente desnuda ante él. El cazador me miró con oscuros ojos
hambrientos. Apoyándome las manos en las rodillas, las apartó, dejándome vulnerable y
deseosa hasta el dolor por su toque. Su mano derecha bajó por mi rodilla y a lo largo de mi
muslo interno hasta posicionarse entre los dulces pliegues de carne para tocar mi clítoris.
Mis caderas se levantaron al instante mientras me sacudía por su toque. Deslizó
suavemente un dedo profundo en mi interior, causándole otro gemido antes de volver a
sacarlo.

—Estás usando demasiada ropa —dije atragantada cuando pude volver a pensar con
claridad.

—Creo que tú deberías encargarte de eso —murmuró, deslizando nuevamente su dedo


en mi interior para borrar todo pensamiento. Su mano me dejó y me dispuse a moverme
justo cuando su boca se posó sobre el mismo lugar que había estado su mano hace sólo un
segundo. Su lengua me invadió, empujándome más allá de todo pensamiento racional

188
mientras una parte de mí vagaba por el borde de un orgasmo, pero todavía no estaba
dispuesta a ceder. Quería que él también estuviera jadeante y desesperado.

Agarrando un puñado de su pelo, lo levanté de manera en que quedó casi yaciendo sobre
mí, y entonces lo lancé de espaldas. Me subí a él con rapidez, de frente a sus pies, lo que
me permitió jalarle los pantalones y calzoncillos hasta las rodillas. Estaba parcialmente
atrapado por su ropa, lo que limitaba sus movimientos y lo dejaba a mi merced. Envolví la
mano alrededor de su duro pene y lo levanté, de modo de poder recorrer la gran longitud
con mi lengua. Danaus gimió y corcoveó debajo de mí, luego me aferró las caderas con
ambas manos mientras yo tomaba con cuidado todo su largo dentro de mi boca.

Me agarró y me volteó, para poder regresar su lengua a mi clítoris mientras yo chupaba


su dura polla. Mis pensamientos nadaban en una cálida piscina de placer, jalándome hacia
el orgasmo contra el que había luchado momentos antes. Estaba cerca, pero necesitaba
más.

Sintiendo mi frustración física, Danaus bajó la cabeza y se centró en patear fuera sus
zapatos. Le di una última chupada a su polla antes de dejarla ir. El cazador se sacó las
últimas prendas con un movimiento rápido y luego me tiró debajo de él. Entró dentro de
mí en un impulso, haciéndome gritar de placer.

El juego limpio había terminado. No más provocaciones. No más coqueteo ni suaves


toques. Con las manos apoyadas a ambos lados de mi cabeza, Danaus golpeó
profundamente en mi interior mientras yo envolvía las piernas alrededor de su cintura,
levantando las caderas para encontrar cada una de sus embestidas. Después de tan sólo un
par de minutos, estaba gritando su nombre mientras el orgasmo me rasgaba como un
huracán golpeando la orilla. Mi cuerpo lo aferró profundamente en mi interior, apretándolo
fuertemente hasta que finalmente explotó también, escurriéndose en un gemido de placer
antes de finalmente derrumbarse sobre mí, con el cuerpo temblando.

Nos quedamos en silencio durante varios minutos, con él aún muy dentro de mí.
Escuché cómo su respiración se regularizaba lentamente mientras sus latidos volvían a su
ritmo normal. Para mi sorpresa, Danaus comenzó a dejar salir risitas. Miré hacia él,
levantando una ceja, pero sólo gesticuló hacia la pared más cercana a mí. Volví la cabeza
para ver el dormitorio privado que solía utilizar durante las horas diurnas.

—Tan cerca de una cama cómoda, y sin embargo tan lejos —dijo con cansancio.

189
Resoplé, volviendo la mirada hacia él. Con mi mano, le aparté un poco de pelo de la
cara para que pudiera mirarme con claridad.

—Sí, pero esto fue más divertido.

—Cierto.

—Además, aún teníamos que bautizar correctamente esta habitación —bromeé.

Para nuestra mutua satisfacción, descubrimos que ambos teníamos un voraz apetito
sexual, y durante los últimos meses nos habíamos tomado el tiempo para tener relaciones
sexuales en la mayoría de las habitaciones de la casa, cuando el momento nos llamaba la
atención. Por alguna razón, la sala de combate se había quedado fuera hasta ahora.
Demostró ser mucho más cómoda que la cocina, pero no así tan bonita como mi cama en
mi habitación privada.

Le sonreí, dejando que mis dedos se deslizaran por su mandíbula hasta descansar un
segundo en su barbilla.

—Gracias —le susurré. Entre el combate de entrenamiento y el sexo, se las había


arreglado para distraer mis pensamientos y, de alguna manera extraña, restaurar mi
confianza. Él creía en las decisiones que yo estaba tomando y en la dirección en la que
estaba yendo. Danaus creía en mí.

—Saldremos de esto. Nick, Rowe, y todos ellos. Estoy aquí contigo. Estoy aquí para
quedarme —dijo, inclinando la cabeza para presionar un beso en mis dedos—. Solo pido
que la próxima vez usemos una cama. Me estoy volviendo demasiado viejo para esta
mierda.

Arqueando mi espalda, tiré la cabeza hacia atrás y me eché a reír. Danaus también se
echó a reír, dejando que el sonido rebotara por las paredes y llenara la casa, manteniendo la
oscuridad a raya.

190
Capítulo 18
Traducido por SWEET NEMESIS, Escorpio y Roo Andresen

Corregido por Jane Rose

L
a ansiedad roía a Rowe. A pesar de que no había estado particularmente
hablador durante nuestro viaje al este, parecía volverse incluso más callado a
medida que nos acercábamos al borde de la ciudad de Savannah. Esto era
territorio de la Fire Starter, y durante nuestro último tiempo juntos, no había ocultado si
animosidad por la Nightwalker. En ella sola depositaba toda su frustración y rabia
relacionada con su intento por liberar a los Naturi de nuestras jaulas.

Me preguntaba si realmente sería capaz de trabajar con ella en su intento por detener a
Aurora, ¿Lograría la necesidad de salvar a su propia gente y protegerlos, sobreponerse a su
odio por Mira? La duda me carcomía.

Totalmente ocultos de la vista de los humanos, desplegamos nuestras alas y aterrizamos


lentamente en un pequeño espacio abierto que parecía ser un parque en el medio de la
ciudad. Me alejé un par de pasos de mi compañía y guardé mis alas, dándoles un último y
buen estiramiento antes de permitirles desintegrarse por completo.

Cuando desperté al atardecer, él ya estaba hablando con alguno de los otros miembros
del Clan Animal, mientras comían un bocadillo. Rowe y yo nunca hablamos sobre lo
sucedido en el arroyo, pero entonces, yo no hubiera sabido que decir ¿Había sido solo
instante que nunca se repetiría? ¿Habríamos los dos sufrido solo un momento de debilidad
y simple necesidad de cercanía física hacia otra criatura dañada?

No quería considerar que fuera algo más. No me atrevía a esperar. Pero nada de eso
importaba ahora. Tenía que llevarlo hasta Cynnia y concentrarme en la inminente guerra
con Aurora. Si alguno de nosotros en realidad lograba tener un futuro después de que la
guerra terminara, entonces enfrentaríamos esas preguntas.

—¿Dónde está? —demandó Rowe en una voz alta y dura. Su pregunta me sobresaltó
después del largo silencio, causando que me estremeciera. Cerrando los ojos, extendí una
mano, a pesar de todo su camuflaje y sus hechizos de protección, aún podía encontrarla sin
importar donde estuviera. Después de tan solo un par de segundos su energía la podía
sentir desde el otro lado de la ciudad.

191
—No muy lejos de aquí —dije, comenzando a caminar en una dirección que nos
sumergiría más adentro de la ciudad.

—¿Está ella con la Nightwalker? —La voz de Rowe se volvió más dura y fría.
Apretando los dientes, luché por mantener un tono calmado aun mientras continuaba
atravesando el parque.

—No lo sé, pero ella será capaz de sentir que estoy de regreso en la ciudad. Sabrá que
no será mejor que la primera vez que nos encontramos sea con la Nighwalker.

Rowe dejó escapar un suave gruñido, el cual fue el límite. Me giré y lo señalé con mi
dedo índice, pinchándolo en el medio de su pecho.

—Tú estuviste de acuerdo con eso. Estuviste de acuerdo en que no solo escucharías el
plan de Cynnia, sino que trabajarías en conjunto con la Fire Starter. ¿Fue eso una mentira?

Algo se agitó en la boca de mi estómago, mientras me preguntaba si había algo más en


lo que pudiera estar mintiendo. Conocía a Rowe, sabía lo manipulador que podía ser, y no
iba a ser usada por él para que pudiera acercarse a Cynnia.

—No puedo deshacerme de siglos de rencor, solo porque tu hermana espera salvar a
nuestra gente —espetó Rowe.

—Bueno, tendrás que encontrar una manera de lidiar con eso. —Estaba comenzando
arrepentirme de sacarle el collar de hierro antes de su encuentro con Cynnia. Siempre era
tan cuidadosa, pero exitosamente él había logrado superar mi metódica lógica y mi
precaución en nombre de… ¿qué? ¿Compañerismo? ¿Compasión? ¿Una conexión con otra
criatura que nunca antes había sentido?

Estaba perdiendo mi línea, mi enfoque. Yo solo vivía para una razón: para ayudar a
Cynnia de la manera que fuera necesaria.

Y ahora estaba dejando que Rowe me distrajera. Apretando los puños a los costados de
mi cuerpo, comencé a darle la espalda a Rowe y a retomar mi caminata por el parque,
cuando me detuvo colocando gentilmente las manos a los lados de mi cara, obligándome a
mirarlo a los ojos.

192
—Mira y yo tenemos una larga y oscura historia. No puedo simplemente hacer esas
emociones a un lado, sin importar que tan graves sean las circunstancias —dijo mientras
acariciaba mis pómulos con sus pulgares.

Di un paso hacia atrás, lejos de su toque y asintiendo una vez, temerosa de que estuviera
intentando manipularme por medio de mis emociones por él.

—No voy a hacer nada que ponga en riesgo la vida de Cynnia. Acordaste escuchar de
manera justa y con mente abierta sus argumentos. Si llegas a hacer algo que pueda
considerarse una amenaza para ella, no dudaré en matarte.

Una sonrisa jugaba con la esquina de su boca y se inclinó hacia mí.

—¿Crees que sería tan fácil?

Le devolví la sonrisa y coloqué mis manos sobre donde el látigo estaba enganchado a mi
cadera.

—Nunca es fácil, pero no fallo cuando se trata de la seguridad de Cynnia.

—Después de lo que pasó con Aurora, la lealtad hacia tu hermana menor es…
interesante —dijo Rowe, retrocediendo y dándome un poco más de espacio.

—Cynnia fue la primera en creer en mí y siempre lo ha hecho. No voy a abandonar esa


confianza y esa fe.

Rowe extendió sus brazos e inclinó la cabeza hacia mí.

—Escucharé lo que tenga que decir.

Le creí. Si Rowe iba a atacar a Cynnia, tendría pasar sobre mi primero, y ambos lo
sabíamos. Después de lo que había pasado en el arroyo, no sentía que este fuera el mejor
arreglo, pero al menos podía decir que era uno honesto y sabía dónde estaba parada. El
peso sobre mis hombros no se alivianaba mientras guiaba a Rowe a través de la ciudad
hacia mi hermana, pero era algo que finalmente entendía.

Las preguntas relacionadas con nosotros dos después del evento en el arroyo aun
colgaban en el aire, pero ahora no era momento correcto para cosas tan triviales.

Finalmente nos detuvimos en una estrecha casa en el corazón del histórico distrito de
Savannah.

193
Había un cartel de ―SE RENTA‖, apoyado en contra de uno de los lados del porche
frontal, donde el dueño lo había dejado luego de la reciente llegada de Cynnia. Su
compañera bruja Shelly se encargaba de todos los detalles humanos de rentar residencias
seguras procurando algunos alimentos básicos, mientras Cynnia supuestamente se escondía
todo el tiempo y era resguardada por su contingente de seguidores.

Cuando busqué por Cynnia, recogí la presencia de otros cuatro Naturi cerca de ella,
mientras una gran concurrencia esperaba a las afueras de la ciudad alguna señal de la joven
princesa. Kane y su gente se estarían moviendo más lentamente por los bosques, pero sabía
que estarían aquí lo suficientemente pronto.

Necesitábamos asegurarnos de la asistencia de ambos, el asistente del nightwalker y de


Rowe, lo más pronto posible así todo lo que le había dicho al Lord del clan animal, no
resultara ser una mentira.

Mientras ponía mi pie en el primer escalón que llevaba a la casa, la puerta del frente se
abrió y Shelly salió hacia el camino de entrada con una amplia sonrisa. La joven mujer
humana parecía ser un rayo de sol perpetuo cayendo sobre la tierra, sin importar que tan
sobrias fueran las circunstancias.

A pesar de su constante actitud alegre, sinceramente creía en ella cuando se trataba de


proteger a Cynnia.

Por lo que mi hermana me había dicho, ambas habían tenido que atravesar graves
dificultades cuando viajaron de Savannah a Machu Pichu. Cynnia confiaba en ella, así que
yo también lo hacía.

—Ahí están. Estábamos comenzando a preocuparnos —anunció Shelly, llevándose las


manos a la cintura mientras salía del porche—. Al parecer Cynnia te esperaba hace un par
de días atrás.

—Hubieron algunas complicaciones —murmuré mientras subía los escalones.

Un nuevo cansancio se aferró a mis huesos mientras alcanzaba la puerta de enfrente.


Una brisa sopló desde un lado de la casa, cargando con ella la esencia de flores salvajes.
Había una sensación de seguridad en ese olor. Había logrado completar las primeras partes
de mi misión y estaba cansada. Cynnia y yo estábamos muy lejos de alcanzar nuestras
metas, pero al menos estaba de regreso con mi hermana.

194
El persistente temor a que algo le pasara en mi ausencia podía irse por el momento.

Mientras pasaba junto a Shelly, noté su sonrisa marchitarse mientras sus ojos se posaban
sobre Rowe. Sus hombros se tensaron, pero se mantuvo determinadamente alegre, mientras
saludaba a los otros Naturi y le daba la bienvenida al interior de la casa.

No sé qué es lo que Mira le habría dicho sobre el caracter Naturi, pero hay muy poco
que podría haber sido positivo.

—¿Dónde está Cynnia? —demandé mientras me detenía en el vestíbulo. La casa estaba


apenas decorada con un par de pinturas de paisajes colgando de las paredes pastel. Los
pisos estaban cubiertos en madera color miel, y cada cuarto parecía abundantemente
iluminado para hacer retroceder a la noche.

Solo faltaba una hora para el atardecer, y aun podía sentir a la gente moviéndose. Tenía
la sensación de que Cynnia y sus guardias habían dormido poco estos días, no solo porque
le preocupara un ataque de Aurora, sino también porque ahora se había adentrado en
territorio de Mira. Cualquier tregua con la Fire Starte sería una incómoda.

—Ella está en la sala —respondió Shelly, dando un paso delante de mí, para moverse al
cuarto de la derecha.

—¿Hubo problemas?

La sonrisa de Shelly se desplomó completamente y sus ojos se alejaron rápidamente de


mí. Pero mientras ella abría la boca para responder, la voz segura de Cynnnia flotó en la
sala.

—Nada que no pudiéramos manejar.

—Por la expresión de tu amiga, me cuesta creer eso —repliqué, siguiendo la voz a la


habitación en la que estaba mi hermana.

La encontré acurrucada en el extremo del sofá, sus pies metidos a un lado del cojín, uno
de los brazos cómodamente sobre el reposabrazos del sofá, el otro apoyado en su regazo.
Ella usaba un par de jeans y una camiseta rosa pálido, que la hacían lucir como una
adolecente humana en lugar de la próxima reina de la gente Naturi. Pero por ahora la
necesitábamos tanto como fuera posible para mezclarnos con el resto del mundo y escapar
de la atención de cualquiera que pudiera estar potencialmente en busca de ella.

195
—Fuimos atacados por algunos de los miembros del Clan de la Tierra y de la Luz
durante nuestra reunión con Mira y el líder de manada de licántropos locales —finalmente
admitió Cynnia con un encogimiento de sus esbeltos hombros—. Tuvimos algunos
problemas al principio, pero fuimos victoriosos al final.

—¿Y la Fire Starter? —demandó Rowe mientras llegaba a mi lado, un poco más allá de
la entrada de la habitación.

—Ella y el licántropo alfa Barret han accedido a estar de nuestro lado contra Aurora —
dijo Cynnia con una brillante sonrisa.

Shelly se tambaleó en la habitación y juntó las manos, mientras dejaba escapar un


profundo suspiro.

—Ustedes dos tienen que estar muertos de hambre y de agotamiento. Puedo


conseguirles algo de comida, o mostrarles donde pueden refrescarse o simplemente
descansar por un rato.

—Tenemos que hablar —dijo Rowe en voz baja, sus ojos nunca moviéndose del rostro
de Cynnia. Vi como mi hermana se inclinaba hacia atrás y cruzaba las manos en su regazo
mientras sus ojos se clavaban en mi cara. Era una vieja señal que habíamos desarrollado
años atrás. Podíamos hablar telepáticamente, pero descubrimos tempranamente que Aurora
también podía oír nuestros pensamientos desde que era nuestra hermana. Y para proteger
nuestros pequeños secretos, desarrollamos una serie de gestos de la mano que indicaban
una variedad de preguntas, respuestas y emociones. Al principio no había sido nada más
que un juego que hacíamos a hurtadillas para divertirnos a espaldas de Aurora.

Ahora se había convertido en una herramienta de valor incalculable mientras luchamos


contra nuestra hermana, una vez amada.

Sin decir una palabra, preguntaba si había tenido éxito en traer a Rowe voluntariamente
a ella. Levanté mi mano derecha y agarré mi codo izquierdo, indicando que había tenido
éxito en mi misión. Cynnia dio un pequeño suspiro y cambió de posición, descansando sus
manos a ambos lados de su cuerpo.

Ella estaba lista y sin prejuicios para proceder con su plan y ganar a Rowe de su lado.

—Nos reuniremos ahora —le dije a Shelly sin mirar hacia ella.

196
—¿Estás segura? —preguntó Shelly en voz baja—. Cynnia dijo que ha sido un largo
viaje. Yo pensé…

—Está bien, Shelly —intervino Cynnia gentilmente, tratando de suavizar el tono


mientras nosotros hacíamos caso omiso de su oferta de hospitalidad—. Es mejor si
hablamos ahora. ¿Podrías dejarnos y cerrar la puerta detrás de ti?

Shelly asintió rápidamente con la cabeza rígida antes de salir de la habitación. Casi
podía simpatizar con la humana. Ella había estado involucrada en gran parte de la
protección de Cynnia y la planificación para derrocar a Aurora. Era difícil ser excluida
ahora de lo que obviamente era, una reunión importante.

No obstante, las cosas eran diferentes con Rowe, más delicadas. No tenía duda de que
Rowe aún albergaba malos sentimientos hacia los humanos, y no quería que una
permaneciera alrededor, estorbando en lo que iba a ser una discusión difícil. Cynnia y yo
sabíamos que íbamos a necesitar su ayuda si fuéramos a tener éxito contra Aurora.

Tan pronto como se cerró la puerta de la habitación y nos quedamos solas con Rowe, el
Naturi arqueó una ceja hacia Cynnia y demandó:

—¿Mascota?

Cynnia sacudió la cabeza con calma y lo miró a los ojos.

—No, ella es una buena amiga y protectora. No todos los humanos son inútiles.

Rowe dio una sonrisita.

—Yo nunca afirmé que los humanos fueran inútiles. He encontrado muchos usos para
ellos.

—Sí —dije con un leve siseo—. He escuchado de tu cosecha en una tierra al Este de
aquí. He oído hablar de varias cosechas que has dirigido en un intento por lograr tu
objetivo.

Una cosecha dio lugar a una masacre de humanos y la recolección de sus órganos, para
una serie de hechizos de sangre que Rowe no debería haber realizado en primer lugar. Por
supuesto, él no era el primero de nuestra gente que ha dirigido una cosecha, y yo sabía sin
lugar a dudas que habría un día más. Había un poder que se encontraba en el alma humana,
y la manera más fácil para nosotros de aprovechar ese poder era a través de los órganos.

197
—Mi tarea era liberar a Aurora y a nuestra gente a cualquier costo —dijo Rowe a través
de los apretados dientes—. Cuando los métodos normales no funcionan, presiono los
límites de mi conocimiento. Busqué nuevos estratos de poder. Sabía que no podía fallarle a
nuestra gente.

—Y no fallaste —dijo Cynnia con voz suave.

Hizo un gesto con la mano izquierda para que se sentara en el sofá junto a ella. El Naturi
vaciló, su cuerpo estaba rígido y su expresión inquebrantable antes de que finalmente se
ablandara lo suficiente como para tomar asiento en el sofá. Me moví frente a él, apoyada
frente a la repisa de la chimenea. A pesar de los intentos de mi hermana de crear un
ambiente cálido y acogedor, no podía relajarme. Era mi trabajo estar concentrada y
protegerla de cualquier amenaza, incluso de aquellas que vinieran de nuestros, así
llamados, aliados.

—Como estaba diciendo —dijo Cynnia, lanzándome una sombría mirada en un abrir y
cerrar de ojos antes de que finalmente mirara a Rowe de nuevo—. Has salvado a nuestra
gente. Y ya que estoy segura de que Nyx te lo dijo, nuestra gente estaba languideciendo en
nuestra jaula. Ya no estábamos creciendo; nuestra conexión con la tierra estuvo cerca de
desaparecer.

—Nyx me dijo que las cosas fueron horribles —admitió Rowe, ganándose un ceño
fruncido de mi parte. Pensé que había tenido bien claro que nuestra gente estaba muriendo.
Sin embargo, antes de que yo pudiera intervenir en la conversación, el perverso bastardo,
repentinamente me sonrió para indicar que solo se estaba burlando de mí. Si no lo
conociera mejor, hubiera sospechado que estaba tratando de presionar hasta el último de
mis botones.

—Sin embargo, las cosas no han mejorado con la liberación de Aurora —continúo
Cynnia, ajena al juego entre Rowe y yo.

—Lo deduje cuando ella ordenó tanto tú muerte como la de Nyx en Machu Picchu —
comentó Rowe suavemente mientras se rascaba la barbilla. Un crecimiento de barba oscura
empezaba a acumularse allí, dándole un aspecto aún más amenazador—. A la mayoría de
las personas no les gusta enfrentarse a su propia muerte.

—Es más que tener que enfrentarse a su propia muerte —dije bruscamente—. Se trata
de ser traicionado por la persona que has jurado proteger y obedecer bajo cualquier

198
circunstancia. Que te está llamando un traidor cuando todas tus acciones han sido para el
bien de su propio pueblo. No le temo a la muerte, pero no voy a ir tranquilamente dentro
de ese abrazo oscuro sino me lo he ganado.

—Aurora es la reina —dijo Rowe con un encogimiento de hombros.

—Y se ha vuelto loca —contrarresté.

—Ella se volvió contra ti también —intervino Cynnia, Rowe dirigió su atención a ella,
en un intento por evitar que fuéramos a la garganta del otro—. Le diste todo a los Naturi.
Sacrificaste todo por nuestra especie. Tú seguiste sus órdenes para liberarnos y se volvió
contra ti. Desterrándote.

Crucé mis brazos sobre el estómago y apoyé mi hombro derecho contra el borde de
madera de la repisa de la chimenea.

—No le debes ninguna lealtad.

—Pero eso es lo divertido de la lealtad —replicó Rowe con otra sonrisa tenebrosa—,
una vez que ha sido ganada, debes quedarte con el que tú has jurado lealtad.

—Te traicionó Rowe. —Cynnia sacudió su cabeza, cerrando sus ojos—. Ella no ha
hecho nada para merecer tu lealtad por más tiempo.

—Y no sólo te ha traicionado a ti —agregué—. Ella también ha traicionado la confianza


de nuestra gente. Se suponía que sería nuestra protectora. Se suponía que enos llevaría a un
futuro más seguro y estable, pero ésta obsesión por destruir la humanidad solo conducirá a
la destrucción de nuestra propia gente. Nuestra gente ya no es lo suficientemente fuerte
para hacer frente a esa tarea. Los humanos se han fortalecido durante los siglos mientras
que nosotros nos hemos vuelto más débiles. Sus armas han mejorado, mientras que
nosotros nos hemos estancado y perdido contacto con la tierra y nuestros poderes.

—Y una guerra con la humanidad significa el fin de nuestra gente —dijo Cynnia con
simpleza—. No vamos a ganar esa guerra.

Rowe se echó hacia atrás y cruzó las piernas por los tobillos, extendiendo su larga, y
desgarbada figura.

—Entonces ¿qué sugieres?

199
—Paz.

—Eso sólo puede ser logrado mediante una guerra con Aurora —dijo él.

Cynnia asintió, frunciendo sus labios.

—Es verdad. Aurora no se alejará de sus planes. No detendrá su determinación de


acabar con la humanidad. Nuestra única opción si queremos que nuestra gente sobreviva es
detenerla.

—Pareces ansiosa de entregar a tu hermana —dijo Rowe.

—Lo único que ansiamos es terminar con esta horrible tarea —comenté.

—Nuestra gente se está quedando sin tiempo —dijo Cynnia. Ella se extendió y posó una
mano en el almohadón cerca de Rowe—. No podemos mantener una larga y agotadora
batalla con ella. Y creemos que con tu ayuda, podremos ponerle fin a esto de manera
rápida y tranquila.

—Además de la ayuda de Mira y los Nightwalker —comentó Rowe con desprecio. Las
palabras parecían haberse acumulado en su boca antes de dejarlas pasar entre sus dientes
apretados.

—Sí, creo que la Fire Starter será una gran posesión en esta tentativa, —dijo Cynnia—.
Ella ha enfrentado a Aurora en el pasado y casi tuvo éxito en derrotarla. —Cynnia dejó
salir indirectamente el hecho de que Rowe había sido la única cosa que había detenido a
Mira de matar a Aurora cuando los Naturi enterraron una cuchilla en la espalda del
Nightwalker—. Creo que con nuestras fuerzas combinadas, tenemos más chance de
derrotar a Aurora que cuando lo intentamos en Machu Picchu.

—¿Y crees que la Fire Starter va a atenerse a cualquier acuerdo al que la hayan forzado?
—demandó Rowe con una pequeña sonrisa.

—No se trata de hacer obedecer a Mira, —dijo Cynnia, retractando su mano—. Ella
necesita estar en paz con los Naturi también. Si Aurora nos fuerza a una guerra con los
humanos, entonces traerá el Gran Despertar, algo que los Nightwalker y los licántropos
están tratando de evitar a toda costa. Y a decir verdad, yo también preferiría evitarlo. Mira
nos ayudará a luchar porque está en su mejor interés hacerlo.

—¿Y después?

200
—¿Cuándo todo termine? —dije—. ¿Cuándo Aurora sea derrotada y toda nuestra gente
esté finalmente segura de vivir sus vidas? Regresaremos a los bosques que una vez nos
protegieron y recuperaremos nuestras fuerzas nuevamente. Nuestra gente florecerá.
Nuestros niños no morirán al nacer y renovarán su conexión con la tierra. Y creo que con
nuestro regreso, la tierra también recuperará su fuerza.

—¿Y luego qué? —presionó él.

Cynnia volteó su rostro preocupado hacia mí por un segundo hasta que volvió a mirar a
Rowe.

—No hay nada más. Vivimos en paz y armonía con la tierra. Permaneceremos ocultos
de los humanos. Por primera vez en incontables siglos, nuestra gente prosperará. ¿Podrás
ser feliz con tal vida?

Rowe miró fijo hacia adelante, pareciendo ciego a sus alrededores mientras consideraba
honestamente la pregunta de Cynnia. Significaría abandonar su venganza personal contra
no solo la Fire Starter, sino todos los Nightwalker y humanos. Significaría encontrar otro
propósito en la vida después de vivir tantos años como guerrero de los Naturi. Yo entendía
su duda, porque era el mismo cambio que estaba enfrentando. Mi rol como protectora
terminaría, y me preguntaba si los Naturi aceptarían mi existencia si ya no era su
protectora.

—Me gustaría tener un momento a solas con tu hermana —dijo Rowe sin levantar su
mirada. Detestaba dejar a Cynnia sola y vulnerable con un habilidoso asesino, pero tenía
que demostrarle a él algo de confianza si quería tenerlo de nuestro lado. Con un
asentimiento de Cynnia, me di la vuelta y comencé a caminar hacia la puerta que daba
hacia al pasillo.

—No, me refería a un momento a solas con Nyx —corrigió Rowe, provocando que me
quedara quieta. Me di la vuelta para mirar a Cynnia que me observaba silenciosa. Aunque
al final ella simplemente levantó los hombros y se levantó del sofá. Se marchó de la
habitación, lanzándome una última mirada de duda mientras volvía a mi lugar frente a la
chimenea.

Rowe esperó hasta que Cynnia cerró la puerta, dejándonos solos en el cuarto. Podía
sentir sus poderes rodearme mientras se aseguraba que mi querida hermana pequeña no
estuviera escuchándonos detrás de la puerta. Él se levantó y caminó hasta quedar

201
directamente frente a mí. Podía sentir el calor de su cuerpo irradiar de él, rebotando en mi
piel.

—Cynnia sabe pintar bien sus cuadros —dijo un poco más alto que un susurro.

—Es cierto —dije forzando las palabras, tratando de sonar calmada e inamovible por su
proximidad a pesar de la aceleración de mi corazón. Una parte de mí anhelaba extender la
mano y trazar con mis dedos las cicatrices que zigzagueaban a un lado de su rostro.

Rowe sacudió la cabeza.

—Es su visión del futuro. Un lugar pacífico donde nuestra gente va a prosperar y crecer
nuevamente.

—¿Tienes algún problema con ese concepto?

—Creo que tal concepto va a resultar en un problema para nosotros. Cynnia quizás sea
capaz de liderar a sus seguidores contra Aurora, e incluso liderarlos a la victoria con
nuestra ayuda combinada, pero ¿honestamente piensas que será capaz de hacer que nos
acepten?

—Posiblemente —contesté, teniendo dificultades en mantener mi mirada fija en él.

—Tuviste que convencer a Kane de unirse a nuestro lado prometiendo que dejaremos
nuestro lugar en la corte de Cynnia si ella llega a convertirse en reina. No tendremos un
lugar en el mundo de Cynnia.

—Conozco a mi hermana —discutí vehemente, acercándome un poquito a él—. No me


abandonará.

—¿De la misma forma que conocías a Aurora?

—Aurora aprobó mi existencia y me usó como su ejecutora. Nunca fue una hermana.
Cynnia es mi hermana.

—Así que tú tendrás un lugar en el mundo que Cynnia está creando.

—Sí, pero esto no se trata de ello, ¿verdad? —dije, ladeando la cabeza mientras lo
miraba. Podía ver preocupación en su buen ojo mientras traspasaba su fría resolución y
determinación—. Es sobre ti teniendo un lugar en este mundo. Tienes la certeza de que

202
desde que Aurora te marcó como a un traidor, siempre estarás marcado como si fueras un
traidor de nuestra raza.

Podía sentir una extraña sonrisa esparcirse en mis labios mientras levantaba mis manos
para tomar su rostro. Él no se alejó de mi tacto, pero se inclinó un poco más cerca a la vez
que su ojo se cerraba.

—No tengo mucho que ofrecerte más que a mí misma y mi protección —le dije—.
Mientras que Cynnia te prometerá protección y un lugar entre nuestra gente, yo te
prometeré un lugar a mi lado.

El ojo de Rowe se abrió repentinamente en sorpresa y lo sentí quedarse inmóvil.

—¿Un lugar a tu lado?

—Mientas tanto yo tenga un lugar en el mundo de Cynnia, tú también. Ellos tendrán que
aceptarte o nos iremos juntos.

—¿Y estarás contenta con este tranquilo, pacífico estilo de vida que Cynnia quiere para
nosotros?

—No será tan fácil como suena, pero tengo un nuevo… interés… para mantenerme
ocupada, eso creo.

Rowe sonrió.

—¿Un nuevo interés? Sí, creo que la vida podría repentinamente ponerse interesante
contigo libre de Aurora.

Acercándose más, él rozó sus labios contra los míos en un suave beso que dejó un
cosquilleo por todo mi cuerpo llegando hasta los pies. Aferré más mi agarre de su rostro y
lo acerqué más, profundizando el beso, saboreándolo mientras flashes de la noche pasada
invadían mi mente. Quería tocarlo otra vez, revivir el momento que habíamos disfrutado y
nos habían robado, pero este definitivamente no era el lugar.

Cuando me separé, podía sentir la pesada respiración de Rowe sobre mis labios, y su ojo
sano estaba oscuro de deseo. Sin entrar en su mente, sabía que el mismo pensamiento
corría por su cabeza.

203
—Estamos juntos en esto, —murmuré, rozando mis labios sobre los suyos—. Pero no
voy a elegir entre Cynnia y tú. No puedes ganar esa batalla.

Una sonrisita cruzó sus labios.

—Nunca lo esperé. Aunque, ¿crees honestamente que podremos vivir en paz lejos de los
humanos?

Dejé mis manos caer sobre su pecho y levanté los hombros.

—Por algún tiempo, quizás. Pero habrá un punto en que tendremos que pelear contra
ellos. El plan de Cynnia es comprarnos tiempo para recuperar fuerzas.

Una nueva sonrisita malévola cruzó sus labios.

—Así que planeas retomar la campaña de Aurora una vez que sea derrotada.

—Los humanos están destruyendo a la Gran Madre. Esto no se puede permitir —sacudí
la cabeza, la sonrisa dejando mis labios—. Aunque, no podemos ayudarla si estamos
débiles.

—Entonces me tienes de tu lado —dijo Rowe, inclinándose para darme un último beso
que fue interrumpido por un estridente golpe en la puerta delantera de la casa.

Teníamos visita, y era hora de volver al trabajo de salvar a los naturi de la destrucción.

204
Capítulo 19
Traducido por Roo Andresen e Isabella Night

Corregido por SWEET NEMESIS

C
ynnia y Shelly condujeron a un par de licántropos al interior de la sala mientras
Rowe y yo nos separábamos. El Naturi con un solo ojo caminó hacia un rincón
de la habitación y empujó una puerta que daba hacia otra parte de la casa, y yo
permanecí parada contra la chimenea. Una mirada de preocupación inundó los ojos de
Shelly al mirar al mayor de los dos cambiadores. Mi estómago dio un vuelco mientras
observaba a estos dos. Esto no era un evento social.

—Nyx, Rowe —empezó Cynnia, llamando nuestra atención—. Este es Barrett Rainer,
alfa del clan de Savannah, y James Parker, un miembro del clan.

Asentí hacia los dos hombres pero me mantuve en silencio, esperando escuchar qué era
lo que los traía a la puerta de Cynnia a tan temprana hora. El sol aún no se asomaba por el
horizonte, pero podía ver por la ventana que el cielo ya comenzaba a cambiar de azul
oscuro a gris mientras el sol se acercaba.

—Vinimos a pedirte ayuda —dijo Barrett, tomando asiento en el sofá. Para mi sorpresa,
Shelly se sentó a su lado, mientras Cynnia se sentaba al otro extremo del mismo sofá en el
que había estado sentada con anterioridad. James estaba cerca, acomodándose sus lentes de
marco dorado mientras caminaba de un lado a otro como alguien con tanta ansiedad que no
puede quedarse en un solo lugar.

—¿Qué pasó? —preguntó Cynnia, provocándome que frunciera los labios. Ya teníamos
suficientes problemas propios. No necesitábamos que nos metieran en los problemas de los
licántropos después de haber logrado recientemente que Rowe se pasara a nuestro lado. Lo
necesitaba concentrado, no distraído por riñas menores con los cambia formas ó incluso
luchas más grandes con Mira y los Nightwalker.

—La Coalición de la Luz del Día ha estado molestando a los licántropos y los
Nightwalker de Savannah recientemente —explicó Barrett, apoyando sus antebrazos en las
rodillas. Lucía cansado y algo ojeroso, como si hubiese pasado largas noches despierto
preocupado por algo—. Sabían donde cazarnos durante la luna llena. Sabían demasiado.

205
Deducimos que debían tener algún tipo de informante que les preveía de información
desde adentro, así que decidimos enviar nuestro propio topo a sus cuarteles.

—¿Quién fue?

—Un policía local llamado Daniel Crowley —replicó el licántropo—. Nos ha apoyado
desde hace tiempo, y necesitábamos un humano que pudiera infiltrarse. Le prometí a su
cuñada —un miembro de mi clan— que iba a regresar a Savannah a salvo.

—No conozco a esta Coalición de la Luz del Día —dijo Cynnia sacudiendo la cabeza
mientras me miraba.

—Es un grupo de humanos mercenarios —dijo Rowe, hablando inesperadamente, pero


recordé que él había pasado siglos solo en la tierra mientras yo estaba encerrada en la
lejanía. Naturalmente él estaría al tanto con lo que estaba pasando entre los humanos y las
otras razas—. Hicieron de su misión cazar a todo lo que no clasifique como humano. Por
ahora, se conforman con fijarse en los Nightwalker y los licántropos.

—Pero si llegan a descubrir que hay alguien más en su mundo, estoy seguro que estarán
felices de expandir su fijación —agregó James.

—¿Es eso una amenaza? —demandé, apartándome de la chimenea. El joven con ojos de
cobre me miró y apretó sus labios tratando de ocultar el miedo que podía sentir que
comenzaba a surgir en él.

—Es un hecho —dijo Barrett calmadamente, terminando con la escena—. Piensan que
están protegiendo la pureza de la raza humana. Los licántropos y los Nightwalker han sido
traicionados a causa de alguien de este grupo, así que no es una exageración pensar que los
Naturi tampoco están seguros.

—¿Por cuánto tiempo ha estado el señor Crowley con la Coalisión de la Luz del Día?—
inquirió Shelly.

—Se fue hace tres días —dijo Barrett sacudiendo la cabeza—. Reportó que hizo
contacto con el grupo, y no hemos escuchado nada más desde ese entonces. Se suponía que
debía reportar cada noche y retirarse a Savannah si algo comenzaba a verse mal. Daniel es
un policía experimentado y un buen detective. Algo le ocurrió.

206
Cambié mi peso del pie izquierdo al derecho, cruzando mis brazos sobre el pecho. No
me gustaba a donde iba todo esto.

—Pero solo pasaron un par de días. Quizás no ha tenido una buena oportunidad de
reportarse si está siendo vigilado por la Coalición. Creo que deberían darle más tiempo
antes de actuar.

—No hay tiempo —gruñó Barrett—. Teníamos un acuerdo de que reportaría cada
noche. Si no decía nada, iríamos a traerlo. Hicimos una promesa.

—Entonces creo que deberían ir —dijo Rowe encogiéndose los hombros.

—No, necesitan ayuda —interrumpió Shelly, dándole a Rowe la mirada más oscura que
jamás he visto en su dulce rostro—. Es por eso que vinieron. No pueden ir solos.

Barrett le dio a Shelly una débil sonrisa de gratitud mientras frotaba sus manos con
preocupación. No parecía ser del tipo que pide ayuda. De hecho, a los licántropos no les
gusta ayudar a nadie fuera de su clan.

—Hubiera ido con Mira y sus Nightwalker, pero el sol está saliendo y necesitamos irnos
ahora si tenemos la esperanza de recuperar a Daniel con vida.

—Yo los ayudaré —ofreció Shelly.

—No puedes —interrumpí. Shelly levantó la cabeza y me miró fijo con sus grandes ojos
celestes llenos de dolor y desesperación.

—¿Qué? ¿Por qué?

Fruncí el ceño. —Ya te ofreciste a ser la guardaespaldas personal de mi hermana. ¿La


vas a abandonar por querer ayudar a estos animales?

Su rostro se arrugó mientra miraba de Barrett a Cynnia. Sabía que tenía razón, y no creía
que abandonaría a Cynnia después de haber hecho tal compromiso. Estaba claro que se
sentía atraída por el alfa y quería ayudarlo desesperadamente, pero estaba atrapada por sus
propias palabras.

—Si crees profundamente en esta causa, te liberaré —dijo Cynnia con amabilidad.
Mantuvo su rostro en blanco, pero la bruja mantuvo su palabra y negó con la cabeza.

207
—No, no puedo. Nyx tiene razón. Te hice una promesa. No dejaré tu lado hasta que
hayamos arreglado este asunto con Aurora.

—Mientras apreciamos tu oferta —empezó Barrett, palmeando las manos de Shelly, las
cuales estaban apretadas en un puño sobre sus rodillas—. Estábamos buscando la ayuda de
un Naturi o dos.

—¿Qué podemos hacer por ti? —demandé.

—Al igual que los Nightwalker, ustedes pueden ocultarse de la vista. Ustedes tendrían
una mejor chance de entrar en sus cuarteles sin ser detectados. No sabemos si es un
licántropo o un Nightwalker quien nos ha traicionado. De cualquier manera, ustedes
puedes ocultarse de la vista de los humanos en los cuarteles, permitiéndoles espiar y
detectar al traidor. Nos darían una necesaria pista mientras nosotros buscamos a Daniel.

—No podemos ayudarlos — dije con firmeza.

—¿Disculpa? —demandó James en tono hostil antes de que Barrett pudiera hablar.

—No podemos ayudarlos— repetí, rodando los ojos.

—Nyx… —comenzó Cynnia, pero inmediatamente la interrumpí.

—Nuestros números no son tan buenos como para poder sacrificar a alguno por una
misión que no nos acerca hacia Aurora. Tenemos que permanecer centrados.

—Puedo respetar su necesidad de mantenerse centrados en sus propios planes —dijo


Barrett con calma, aunque podía ver el enojo y la frustración creciendo en sus ojos—. Pero
mi gente no puede dar un paso más si tenemos a alguien a nuestras espaldas esperando
matarnos mientras tratamos de ayudarlos a ustedes. Necesitamos saber que estamos
seguros en ese frente antes de entrar en otra guerra.

—Todos tenemos nuestros problemas —dijo Rowe con otro encogimiento de sus
hombros.

—Entonces tienen uno nuevo —dijo Barrett, levantándose—. Porque los licántropos ya
no están disponibles para ayudarlos en su guerra.

—¡Barret, por favor, espera! —dijo Cynnia, poniéndose de pie al mismo tiempo que
Shelly, una mirada de pánico cruzando su rostro.

208
Barret levantó una mano, interrumpiendo sus palabras.

—Tú quieres que pongamos nuestras vidas en la línea de guerra para su guerra contra
Aurora. Estoy de acuerdo en arriesgar a mi gente en una guerra que no tiene nada que ver
en la actualidad con nosotros. Ahora cuando mi gente necesita ayuda contra un enemigo
mucho más pequeño pero igual de mortal, su gente no está disponible para ayudarnos. Así
no es como se trata a un aliado. —Él sacudió su cabeza mientras apretaba sus puños—. Si
el tiempo hubiera sido diferente, hubiera ido directamente a Mira. Me habría ayudado sin
preguntar, pero incluso ella tiene sus limitaciones. Pensé que después de prometer mi
ayuda en su guerra, podría confiar en ustedes para ayudar a mi gente en nombre de
mantener la frágil paz que hemos establecido.

—Lo ayudaremos —aceptó Cynnia, sorprendiéndome.

—¡Cynnia!

—¡No, Nyx! Él tiene razón —dijo mirándome, porque no veía la necesidad de arriesgar
a nuestros hombres para salvar a algunos licántropos cuando teníamos un problema mayor
en nuestras manos—, hemos ido antes a él y Mira solicitando su ayuda, pidiéndoles que
arriesgaran sus vidas en una guerra Naturi. Lo menos que podemos hacer por nuestros
aliados es ayudarles a ellos con su propia amenaza. Les debemos eso.

—¿Es esto lo que realmente quieres? —pregunté, luchando contra el ceño tratando de
tirar las esquinas de mi boca.

—Si. Rowe y tú verán este asunto por mí —anunció ella. —Los licántropos merecen
nuestra ayuda luego de haber prometido venir en nuestra ayuda.

Agaché mi cabeza hacia ella, limpiando mi rostro de toda expresión. —Como desees.

Cynnia volvió su atención a Barret y tendió su mano en amistad.

—Barret, estoy ofreciéndole mis dos guerreros más fuertes y diestros. Ellos te ayudarán
a recuperar a tu amigo y cuidarte de la amenaza de la Coalición de la Luz del Día.

Barret asintió, rápidamente estrechando su mano. Todo su cuerpo estaba rígido, su ego
claramente herido por tener que venir a pedir ayuda. Los licántropos tenían sus propias
habilidades, pero si había un traidor en la Coalición Luz del Día, esa persona serìa capaz
de oler un licántropo en un latido. No tendrían ventaja en un ataque furtivo.

209
—Aprecio su ayuda en este asunto.

—¿Adonde iremos? —le pregunté, trayendo sus ojos oscuros de regreso a mi.

—A las afueras de Atlanta —dijo Barret—. Es su sede más cercana y adonde Daniel
fue. Son cuatro horas conduciendo, pero estoy seguro de que podemos hacerlo en menos
tiempo.

—¿Cuál es el plan? —interrumpió Rowe, empujándose lejos desde donde él estaba


apoyado contra la pared. Ahora que había sido elegido para participar en esta pequeña
misión, su mente estaba más enfocada en la logística que había delante de nosotros.

—Colarnos es la mejor forma posible, localizar a Daniel y destruir sus computadoras. Si


podemos encontrar la identidad del traidor y capturarlo, sería una ventaja añadida.

Rowe se rascó el mentón y asintió.

—¿Qué tan grande es el equipo que irá?

—Entre más pequeño, mejor —dije mirándolo por sobre mi hombro—. Es la forma más
fácil de hacer una rápida salida y entrada.

—Si lo quieres pequeño, entonces podemos ser solo nosotros tres. Ustedes dos pueden
colarse dentro y fuera rápida y silenciosamente, pero me necesitaran para identificar a
Daniel.

—Yo también quiero ir —añadió James, corriendo a pararse junto a Shelly—. Yo puedo
pelear.

—No esta vez —dijo Barret con una sacudida de su cabeza.

—Daniel es amigo de Mira y le debo mucho a Mira y Danaus —presionó James,


empujando sus lentes más arriba en su nariz—. Es importante para mí ser capaz de
ayudarle.

—Sí, pero Mira y mi hermana nunca me perdonarán por ponerte en este tipo de peligro
sin el entrenamiento apropiado primero. Te quedas atrás y es una orden —mandó Barret.
James apretó su boca y se alejó, sus manos en puños a los costados de la frustración. Él
aceptaba las órdenes de su alfa, pero obviamente no le gustaban.

210
—¿Tú también tienes que ir? —preguntó Shelly, poniendo una mano gentilmente en el
hueco de su brazo—. ¿No hay alguien más que podrías enviar? Tú eres el alfa de tu
manada. ¿Qué harían ellos si algo horrible te pasara?

—Confió en que encontrarán alguien más que ocupe mi lugar, y que se mantendrá mi
promesa de ayudar a los Naturi en su batalla contra Aurora.

—Sí, pero ¿has sanado completamente de la herida infligida por el Clan de la Tierra? Si
no lo… —La voz de Shelly se apagó cuando Barret cubrió su mano con una de sus grandes
manos y le sonrió.

—Estoy completamente curado por tu ayuda. Soy la mejor opción para esta misión. Voy
a estar bien, pero agradezco tu preocupación —murmuro él en voz baja y profunda.

Al igual que James, Shelly no parecía muy entusiasmada con esta decisión, pero iba a
tener que aceptarla porque era la voluntad de Barret. Resistí la sensación de rodar los ojos
cuando vi a Rowe sonriéndome.

«¿Mostrarás tú una preocupación igual de cálida cuando vaya tras Aurora?» demandó
silenciosamente.

«No voy a tener la oportunidad ya que estaré delante de ti con una hoja dirigida a su
corazón», le contesté.

«Asumiendo que Mira no lo haga antes» replicó él.

Sì, iba a ser una carrera a tres bandas para ver quien tendría la oportunidad de matar a
mi hermana. Las probabilidades estaban a nuestro favor, de que al menos uno de nosotros
sobreviviría el tiempo suficiente como para tener una oportunidad razonable de dispararle.

Me aclaré la garganta al darme cuenta de que Cynnia nos estaba mirando un poco
demasiado.

—Tenemos que empezar a movernos pronto —anuncié más fuerte de lo que quería—.
Sin embargo, Rowe y yo acabamos de regresar de un viaje. Necesitamos un poco de
tiempo para comer y tomar algunas armas. Deberíamos estar listos para salir en una hora.

—Entiendo. Tomaremos mi auto —dijo Barret, luego se volvió a James—. Regresen a


mi casa y díganle a mi familia lo que se decidió. Estaré en contacto más tarde esta noche

211
para informar el resultado de nuestra excursión. Si no sobrevivo, confío que los Naturi
contactarán a Mira y les pasara la información. Mi gente sabrá que hacer.

—Barret…

—Vayan, James, y sigue mis órdenes al pie de la letra —dijo casi en un gruñido.

El joven asintió y rápidamente dejó la casa, cerrando la puerta suavemente tras él. Era
una tarea desagradable la que se le había asignado, pero tenía que hacerla. Cynnia me
había contado de los numerosos licántropos que habían muerto en combates en la ciudad.
Ahora corrían el riesgo de perder a su alfa. No estarían encantados de saber que su única
asistencia vino de la mano de un par de Naturi.

—Toda ha sido decidido —proclamó Cynnia de repente—. Shelly, por favor lleva a
Barret a la cocina y hazle un poco de café mientras espera que Rowe y Nyx se preparen.

Un nudo retorció mi estomago mientras veía a la bruja guiar al licántropo fuera de la


habitación. Había algo en la mente de Cynnia. Considerando que estaba exhausta y había
sido voluntaria para una nueva misión para ella, realmente no quería escucharla.

Cuando estuvimos a solas otra vez, Cynnia le sonrió a Rowe. —Asumo que ahora estás
dispuesto en trabajar con nosotros contra Aurora.

—Tienes mi espada a su disposición —dijo él con un arco con la cabeza. Sin embargo,
todavía había una sonrisa torciendo sus labios, como si hubiera una broma secreta en su
mente.

—Muy bien. La habitación de Nyx está escaleras arriba a la izquierda. Encontrarás su


escondite de armas allí. Cuando bajes, tendré a alguien para que les prepare algo de
comida. —No había dudas de que estaba siendo despedido, pero Rowe se las arregló para
asentir una vez y dejar la habitación, cerrando la puerta tras él.

—¿Qué esta pasando? —exigió Cynnia al segundo que la puerta se cerró.

—Nada.

—No soy una ciega tonta, Nyx.

—Nunca dije que lo fueras.

—Algo está pasando entre tú y Rowe. ¿Qué es?

212
—Mi objetivo era conseguir a Rowe de nuestro lado. He hecho exactamente eso. No
debes cuestionar mis métodos, hermanita.

—¡No seas condescendiente conmigo! —espetó ella, casi pisoteando el piso de madera
cubierto por alfombras.

—No pretendía eso. Las cosas están resueltas con Rowe. Él está con nosotros.

—¿Lo está? ¿Está con nosotros? ¿O está contigo?

—¿Hay alguna diferencia? Yo estoy contigo y tenemos el mismo objetivo.

—Hay una gran diferencia para mí —argumentó, apuntándose a sí misma con su dedo
índice. Su rostro sonrojado con una mezcla de ira y miedo—. Tú podrías prometerle algo
que yo no quiero ofrecer. Quiero que Rowe luche de nuestro lado, pero no arriesgando lo
que estoy tratando de crear para el futuro de nuestra gente.

—Conozco tu visión del futuro, hermana. No haría nada que la arriesgara. ¿Confías en
mí?

La pregunta hizo que Cynnia se detuviera, la ira drenándose de su rostro mientras me


miraba.

-–Sí, claro que sí, yo confió en ti con mi vida.

—¿Confías en mí con el futuro de nuestra gente? —presioné.

—Sí —respondió sin dudarlo.

—Entonces no tienes nada que temer de Rowe —dije, y rápidamente salí de la


habitación y cerré la puerta tras de mí, poniendo fin a más discusión. Independiente de los
sentimientos que tenía por Rowe, mi devoción a Cynnia y nuestro pueblo eran más
profundas. Yo sabía que en algún momento nuestras visiones para el futuro de los Naturi
se separarían, pero ahora Cynnia y yo estábamos en el mismo camino. Trataríamos con el
futuro cuando llegara el momento.

213
Capítulo 20
Traducido por Lesly Cipriano, VivianDarkbloom y Elizzen

Corregido por *Prisper*

L
lamando a un fuerte viento, Rowe y yo volamos con facilidad a la cima del
sencillo edificio de oficinas de dos pisos que era la sede de la Coalición de la
Luz del Día. La estructura de piedra marrón se asemejaba a una fortaleza, con
las estrechas rendijas de ventana cubiertas de una lámina de color negro para que nadie
pudiera ver el interior.

Sentí al menos una docena de humanos, lo cual era confirmado por la dispersión de
coches que llenaban el gran estacionamiento.

Me froté los ojos contra la brillante luz del sol después de aterrizar en la azotea y tiré de
mis alas. Me había acostumbrado a dormir durante el día, y este trabajo me tenía un poco
más que cansada. Rowe y yo tomamos turnos para dormir, mientras que Barrett conducía
el coche. Durante la última media hora, el licántropo nos contó lo poco que sabía del
edificio al que tratábamos de infiltrarnos. En su sola y única comunicación con la manada
de Savannah, Daniel había sido capaz de revelarnos que el primer piso estaba lleno de
oficinas y no había una recepcionista en el frente. Un conjunto de escaleras en la parte
occidental del edificio llevaba a un sótano subterráneo y hasta al segundo piso. Daniel no
estaba seguro de cualquiera de los otros dos pisos, pero esperaba poder infiltrarse en uno
de los dos durante los próximos días. Barrett temía que el detective hubiera podido hacer
precisamente eso, y ahora estábamos allí para rescatarlo.

—Hay dos licántropos dentro —murmuró Rowe también señalando sus alas y se acercó
a mí.

Asentí, frunciendo las esquinas de mi boca. Había percibido lo mismo. Esto significaba
que nuestro traidor o traidores eran probablemente internos, pero también podría sentir a
Barrett sentado en su coche a una corta distancia, esperando a que le diera la señal con el
walkie-talkie conectado a mi cinturón. Teníamos que actuar con rapidez antes de que
alguien saliera del edificio para investigar el asunto del inesperado licántropo en el
estacionamiento. Rowe se paró en el techo y miró alrededor de la zona con sus manos
apoyadas en las caderas.

214
—¿Sabes cómo derribar el sistema de seguridad de un edificio?

—No tengo idea. Asumo que simplemente podríamos rasgar algunos de los cables que
sobresalen de la caja de allí. Eso debería apagar la electricidad, ¿verdad?—respondí
señalando hacia una caja metálica grande con varios cables gruesos que iban desde ahí a
las líneas eléctricas más lejanas en el estacionamiento.

Rowe negó con la cabeza y me sonrió.

—Realmente no has pasado mucho tiempo en este mundo. Tu sugerencia es una buena
manera de que te maten y posiblemente active algunas alarmas. ¿Qué hay de una tormenta
de primavera repentina?

Hice una reverencia y lo dejé en sus manos.

—Admito que posees más experiencia sobre el funcionamiento de sistemas de seguridad


humanos y su destrucción.

Rowe no dijo nada mientras estiraba sus brazos hacia el cielo, con su poder llenando el
área de inmediato. También recurrí a los poderes de la tierra girando a mi alrededor y
levanté mis manos hacia las nubes que comenzaban a agitarse. Agregé mis propios poderes
a la mezcla y en tan solo un momento las nubes oscuras se reunieron sobre nosotros. Los
rayos crepitaban mientras saltaban de nube oscura a otra, seguido del profundo retumbar
de un trueno.

Mi compañero bajó los brazos lo suficiente como para alejarse físicamente de las cajas
de metal y al otro extremo de la azotea, mientras yo permanecí concentrada en la tormenta
que estábamos creando. Con una mano todavía apoyada en mi hombro, Rowe levantó su
mano libre y llamó a una gruesa cadena de relámpagos. Estos golpearon en la azotea
causando que la caja de metal que sostenía el cableado del edificio explotara en una lluvia
de chispas. Un segundo rayo se estrelló contra el poste que estaba sosteniendo algunos
cables.

El poste de madera se partió a la mitad en una explosión de fragmentos de madera y


chispas de cables rompiéndose. De pie en la azotea, pude ver las luces apagándose en los
alrededores. Habíamos logrado cortar la electricidad para muchas empresas y hogares. Era
un buen comienzo.

215
—¿Deberíamos hacer contacto con Barrett ahora? —preguntó Rowe entrecerrando los
ojos, mientras la lluvia finalmente comenzaba a caer en una pesada cortina, aferrándose a
sus pestañas y corriendo por su nariz.

—Entremos primero y deshagámosnos de algunos humanos —sugerí, y comenzé a


levantar mi mano para ponerle fin a la tormenta.

—Deja eso —dijo, capturando mi mano antes de que la levantara por encima de mi
cabeza—. Será una buena cobertura para cuando entremos y salgamos.

—¿Cómo quieres entrar?

—A través de la azotea. Haremos nuestro camino hacia abajo, matando a los humanos a
medida que avancemos —dijo Rowe con una sonrisa malvada.

—¿Cómo sabremos si nos encontramos con Daniel? —pregunté—. Necesitamos llamar


a Barrett para que pueda identificarlo.

—¿Y dejar que el licántropo nos aleje al segundo que entremos al edificio? ¡De ninguna
manera! —Rowe hizo una pausa el tiempo suficiente para limpiar más lluvia de sus ojos y
acomodó de nuevo su cabello para que no obstruyera su visión—. Simplemente nos
tomaremos nuestro tiempo y leeremos los pensamientos a medida que avancemos.
Cualquier persona de nombre Daniel vivirá por el momento. Nos pondremos en contacto
con Barrett cuando tengamos la primera y segunda planta bajo control. Tengo la sensación
de que el sótano es donde estará toda la diversión.

Fruncí el ceño. No había cazado humanos en un tiempo y no estaba segura de cómo me


sentía al respecto. Cuando regresé a la Tierra después de mi captura, había sido indiferente
acerca de su existencia. Mi enfoque principal fue proteger la seguridad del Cynnia y matar
Nightwalkers cuando me fui.

Rowe agarró mi hombro izquierdo y le dio un fuerte apretón.

—Deja de pensar en ellos como pequeños animales indefensos. Ellos nos van a cazar
con el tiempo. Vamos a detenerlos antes que tengan la oportunidad. Es solo un salto más
en el camino hacia la visión de Cynnia para una existencia pacífica.

—Muy bien dicho —murmuré para mis adentros. Realmente no pensaba que él creyera
una palabra de lo que decía. Él disfrutaba matar humanos.

216
Elevé mi mano hacia el cielo otra vez, llamando a un gran rayo para que le diera al
extremo opuesto del techo. El edificio tembló bajo nuestros pies. Llamé un segundo y un
tercer rayo antes de que finalmente pudiera ver un agujero aparecer en el concreto. El aire
olía a ozono quemado y a humo pero fue rápidamente remplazado por la lluvia que seguía
cayendo torrencialemente. Con un cuchillo a cada mano, me detuve en el agujero del techo
para mirar por encima del hombro a Rowe, quién sostenía una cuchilla corta y una navaja.
Su mirada se redujo en la apertura en el edificio.

La energía fluyó a nuestro alrededor cuando nos escondimos de la vista de cualquier


humano. La habitación de abajo estaba completamente oscura, pero logré ver que no había
nada más debajo de mí que el suelo abierto. Salté al agujero y caí silenciosamente en
cuclillas, esperando. No esperaba que nadie me atacara, pues no había percibido a ninguna
criatura en el segundo piso, pero no iba a correr ningún riesgo.

Cuando estuve segura de que estábamos solos, me alejé de la apertura y avancé en la


habitación, lo que permitió a Rowe saltar hacia abajo. Mis ojos se adaptaron rápidamente a
la oscuridad y pude distinguir grandes filas de cajas que cubrían las paredes. La coalición
parecía estar utilizando el segundo piso del edificio como almacenamiento de información.
Me acerqué a una de las cajas abiertas y saque un gran montón de panfletos que
denunciaban una plaga de Nightwalkers y otras criaturas oscuras que acechan en las
sombras. Ellos profesaban la ideología de la coalición e incluyeron citas de secuencias de
comandos religiosos en un esfuerzo por fortalecer su argumento.

—¿Qué es? —susurró Rowe, mirando sobre mi hombro.

—Los folletos y panfletos para su causa —murmuré, colocándolos de nuevo en la caja.

—Este piso parece vacío para mí.

—Entonces vamos a darles una razón para no volver a el —dijo Rowe, sonriéndome.

—¿Un incendio?

—Suena bien para mí. Todo esto prenderá fácilmente.

—Con demasiada facilidad. Tenemos que pasar por el primer piso y el sótano. No
quiero quedar atrapada en el sótano cuando estemos tratando de salir de este lugar.

217
—Solo un pequeño incendio que se propague. El caos trabajará a nuestro favor, mientras
estemos por la zona.

Me encojí de hombros mientras caminamos de vuelta a la abertura por donde la lluvia


caía en la habitación. Coloqué mis cuchillos en sus fundas, levanté un brazo y apunté a la
apertura, mientras con mi otra mano señalaba a una fila de cajas al extremo de la
habitación. Cerré los ojos y convoqué otro rayo. Sin embargo, esta vez la energía pasó
directamente a través de mí y salió de mi otra mano para aterrizar con estruendo en las
cajas. Papel y cartón estallaron en una lluvia de ceniza y llamas.

—¡Mierda! —jadeó Rowe, sorprendiéndome—. Nunca había visto a nadie hacer eso.

—Sí, soy muy singular —murmuré con amargura, dejando que mis brazos cayeran
débiles a mi lado. Este truco es particular, tomaba un poco de mí, pero para cuando el
fuego comenzó a crecerya estaba recuperando mis fuerzas.

Sacando nuevamente mis armas de su funda, corrimos hacia la puerta de salida y


bajamos con sumo cuidado las escaleras de concreto que estaban sumidas en una densa
oscuridad. Me vi forzada a detenerme, pues mis ojos luchaban por ajustarse.

Nos deslizamos pegados a la pared, de modo que descendimos rápidamente hasta el


primer piso y luego nos detuvimos. Fruncí el ceño al darme cuenta de que una luz tenue
venía desde el sótano, ya que se suponía que no debía haber ninguna luz allí. Una gran
cantidad de gritos provenían de ese nivel, pero las cosas parecían estar relativamente
calmadas afuera, desde la puerta que daba a la escalera hasta el primer piso. Me sentí
tentada de decirle a Rowe que debíamos continuar bajando hasta el último piso, pero no
quise dejar potenciales enemigos detrás. Necesitábamos limpiar el primer piso antes de
seguir.

Mientras intentaba alcanzar la perilla de la puerta, una alarma sonó en el edificio. Miré a
Rowe por sobre mi hombro con mucha confusión. Pensé que habíamos apagado toda
fuente de poder.

—Es la alarma de incendios del segundo piso —me explicó—. Llamarán al


departamento de bomberos si no nos encargamos de los empleados del primer piso.

Asentí con la cabeza, abrí la puerta e inmediatamente me hallé frente a un hombre alto y
largirucho en traje. Él miraba de frente, a través mí, con una mirada de confusión en su

218
rostro. No podía verme porque estaba camuflada. Sin embargo, se encontraba confundido,
ya que había visto la puerta abrirse sola. Rowe se deslizó a mi costado y jaló al hombre
hacia la oscuridad, clavándole su puñal en la garganta antes de que tuviera la oportunidad
de lanzar un grito de sorpresa. Lo dejamos gorgoteando en las escaleras que llevaban hacia
el segundo piso antes de que intentáramos volver al primer piso.

Empapados, nos hallábamos de pie en el edificio encendido con luces tenues. Las pocas
ventanas que lucían encendidas, habían sido tintadas para tener más privacidad. Sin
embargo, se quedaron completamente a oscuras cuando la electricidad se fue. Me sentía
como otra sombra perdida en la oscuridad. Podía oír voces nerviosas, mientras las personas
se acurrucaban en varias oficinas esperando que estar en grupo los protegiera de la
oscuridad mientras esperaban que volviera la luz.

—Ve por la derecha —dijo Rowe, apuntando hacia esa dirección con la cabeza—, yo iré
por la izquierda. Mata a cualquiera cosa que se mueva. Nos encontraremos en el otro lado.
No permitas que nadie haga llamadas telefónicas, ya que podrían llamar pidiendo ayuda
desde el piso de abajo. Prefiero mantener esta fiesta en privado.

—Te veo en el otro lado —le dije, produciendo un sonido al chocar mi cuchillo con su
espada levantada en el aire antes de dirigirme hacia la derecha. Enseguida desaparecí entre
las oscuras sombras.

Mis pasos al cruzar la alfombra fueron silenciosos. De hecho, el único sonido que
rompía el silencio eran las gotas de agua que chocaban con el piso al caer de mi rostro y
cabello. El aire estaba fresco y me causaba escalofríos en la piel. Me vi forzada a apretar
los dientes para evitar que rechinaran. Con el corazón acelerándose en mi pecho por la
emoción de la caza, sabía que la temperatura de mi cuerpo pronto se dispararía.

Me detuve en una oficina que tenía la puerta abierta. Un hombre estaba sentado en una
silla, frente a su escritorio, mientras otro hombre se hallaba recostado en su silla de cuero
al otro lado del escritorio. Ambos vestían camisa blanca y corbata. Entré por el borde de la
habitación y me mantuve de pie en silencio, observándolos. Casi me parecía mal matarlos
mientras estaban sentados tan inocentemente, pero recordé el principio que había guiado la
espada de muchos naturi a lo largo de los años: los humanos eran destructores de la tierra.
Aún peor, estos humanos iban a destruir a los de mi especie si tenían la oportunidad de
hacerlo, simplemente porque representábamos algo diferente.

219
Un pequeño gruñido me delató, pero no fue suficiente para darles la oportunidad de
defenderse. Arrojé un cuchillo y este se clavó hasta la empuñadura en la garganta del
hombre que se encontraba detrás del escritorio. En seguida, dirigí mi atención hacia el otro
hombre. Sosteniendo con fuerza el mango del segundo cuchillo, lo clavé directamente en
su pecho, atravesando su corazón, mientras colocaba la mano que tenía libre sobre su boca
y nariz, bloqueando cualquier sonido que pudiera escapar de él. Con un movimiento
rápido, retiré el cuchillo de su pecho y le corté la garganta. La sangre que salió disparada
hacia mis mejillas y mi brazo me hizo entrar en calor, mientras silenciaba a aquel hombre.
Al recuperar mi otro cuchillo, salí de la habitación y cerré la puerta detrás de mí.

En tan solo un par de minutos, ya había entrado y salido de la misma manera de otras
dos pequeñas oficinas. Mis brazos y mi rostro habían sido salpicados por la sangre y
comenzaban a tomar un color rosa en mi ropa mojada por la lluvia. Con los cuchillos aún
en las manos, volteé una esquina, dirigiéndome hacia la parte frontal de la oficina cuando
oí a una mujer dar un grito de horror. Estaba sentada a la luz de la luna en su enrome
escritorio, con las manos aferradas fuertemente a su silla y me miraba con los ojos bien
abiertos. Confundida, hice un chequeo rápido para asegurarme de que aún estaba
camuflada. Sin embargo, descubrí que yo no era la única que emanaba energía. La mujer
era una bruja.

Levantando mi mano para arrojarle uno de mis cuchillos, la vi estirar uno de sus pies
para presionar un botón rojo en el suelo. Sabía que eso no podía ser algo bueno. Le lancé el
cuchillo con todas mis fuerzas, pero ella ya había logrado crear un campo mágico a su
alrededor y mis armas no podían penetrarlo.

«Tenemos un problema», dije intentando hacer contacto mental con Rowe.

«¿Qué?»

«La mujer en el escritorio principal de la oficina es una bruja».

«¿La recepcionista es una bruja?» Su voz sonó burlona en mi cabeza y sentí la


necesidad de golpearlo en el brazo para que hablara en serio otra vez. «Pensaste que se
esconderían, ya que la coalición odia a los que no son humanos».

«Esto es serio. Creo que alertó a alguien de nuestra presencia».

«Aun así no podrán vernos».

220
«Lo harán con su ayuda».

«Entonces asegúrate de que no los ayude», me amonestó cortando la conexión entre


nosotros. Una parte de mí quería golpearlo. Era como si estuviéramos nuevamente en
entrenamiento y él diera las órdenes. Pero esta vez, sabía que él tenía razón. Debía
deshacerme de la bruja antes de que pudiera ayudar a cualquiera que estuviera
desfalleciendo en las escaleras del sótano.

—¿Qué… qué eres tú? —preguntó, manteniendo la espalda presionada contra la silla.

—La persona enviada a matarte por traicionar a tu gente —murmuré mientras caminaba
hacia ella. Levanté una mano y la apoyé contra la burbuja de energía que la rodeaba.
Físicamente, no podía penetrarla con mi cuerpo o mis cuchillos. Sin embargo, sospechaba
que algo de magia funcionaría. Di un paso hacia atrás otra vez para darme un poco de
espacio mientras soltaba mi látigo del costado. Golpeándolo una vez, lo dirigí hacia ella
para ver si podía penetrar la burbuja. Ella me sonrió burlonamente, hasta que la punta del
látigo la golpeó en las rodillas, dejándole alrededor de tres largas y profundas cicatrices. La
punta del látigo estaba imbuida con magia, lo que le permitía penetrar su burbuja de
protección.

Su rostro se torció de rabia mientras estiraba su brazo derecho hacia el frente del
edificio. El vidrio de la puerta delantera se hizo añicos, como si se tratara de una
explosión. Sin embargo, en vez de caer al piso, los pedazos de cristal flotaban en el aire en
el marco de la puerta. Luego, la bruja señaló con su brazo extendido y envió volando los
fragmentos directo hacia mí. Tuve tiempo suficiente para proteger mi rostro con ambas
manos, pero el resto de mi cuerpo quedó expuesto. Pude sentir cientos de pequeños cortes
en todo el cuerpo, mientras los filudos fragmentos de cristal me rebanaban la carne y se
incrustaban con profundidad. Pequeños ríos de sangre salían de mi cuerpo y empezaban a
empapar mi ropa. Me sentí tentada a sacudirme para librarme del vidrio, pero sospeché que
eso solo haría que los fragmentos se incrustaran aún más en mi piel. Los pedazos de vidrio
necesitaban ser sacados uno por uno.

Desde el rabillo de mi ojo la vi echar un vistazo a la última ventana que le quedaba.


Rápidamente, saqué mi látigo y lo hice girar sobre mi cabeza, enviando una ola de dolor
dentro de mí al moverme. Logré hacer que el látigo se envolviera alrededor de su cuello y
jalé con fuerza, sacándola rápidamente de su asiento y golpeándola contra el suelo. Ella
agarró el látigo, jalándolo desesperadamente para lograr soltarse un poco y así poder

221
respirar. Presioné la empuñadura con más fuerza y envolví una sección del látigo alrededor
de mi brazo, mientras daba un paso hacia adelante. La burbuja de energía que la protegía
había desaparecido.

Me arrodillé en el suelo detrás de ella y presioné el látigo alrededor de su cuello para


ahorcarla lentamente. Observé cómo sus labios se tornaban de un horrible color azul y
cómo los ojos se salían de sus cuencas. Con sus largas y rojas uñas arañó el látigo de cuero
hasta finalmente terminar tendida en el suelo sin moverse. Permanecí en el suelo,
apretándola firmemente hasta escuchar que su corazón dejara de latir.

Me puse de pie y solté el látigo, dejándola caer sobre el suelo al lado de su silla. Se
hallaba escondida detrás de su grande y alto escritorio y nadie se daría cuenta a primera
vista. Pero se me acababa el tiempo. Mientras ponía el látigo de vuelta en su lugar, pude
oír unos pesados pasos que sonaban en las escaleras de cemento y se dirigían hacia el
primer piso.

Salí de detrás del escritorio y continué hacia mi derecha para terminar de recorrer las
últimas oficinas, esperando reunirme con Rowe después de hacerlo. Para mi mala suerte, la
puerta que daba a las escaleras se abrió intempestivamente y varios hombres armados
ingresaron al edificio. Permanecí en pausa, tratando de decidir si debía continuar con mi
exterminación o si debía detener a esos hombres que representaban una amenaza mayor.
No cabía duda de que Rowe podía eliminar a todos los trabajadores de las oficinas sin
ningún problema o ayuda de mi parte. Necesitaba cubrirle la espalda para que pudiera
trabajar rápidamente.

Presionando mi espalda contra la pared, esperé a que se acercaran los pasos. Apreté mis
cuchillos en mis puños, mandando otro rayo de dolor a mis manos de los fragmentos de
cristal que seguían incrustado ahí. La sangre goteaba de mí, tiñendo la alfombra con un
variopinto estampado de manchas. Cuando el primer hombre apareció en la esquina, lancé
ambas armas. Uno de los cuchillos se enterró profundamente en su musculoso estómago
mientras que el segundo le dio en la garganta. Seguí rajando su cuerpo, liberando los
cuchillos mientras él caía al suelo en una convulsionante, temblorosa masa de sangre.

El hombre detrás de él se detuvo horrorizado. Al igual que los otros que irrumpieron del
hueco de la escalera, él estaba vestido de forma diferente a los hombres que me había
encontrado hasta ahora en el edificio de oficinas, con sus camisas blancas y corbatas a
rayas. Estos hombres llevaban pantalones y camisas negras intentando confundirse en la

222
oscuridad. Las armas estaban atadas abiertamente con correas a sus cuerpos, como si
fueran los elegidos para ir a la guerra contra las diferentes razas. Si estaban buscando
guerra, entonces yo estaba deseando dársela. Poniendo mi mano sobre el hombre que
agarró un arma, la forcé arriba hacia su sien y apreté el gatillo, volando su cerebro contra
la pared en el otro lado. Dio un último grito de terror antes de desplomarse bajo mis pies,
muerto, llamando mas la atención hacia mi dirección.

Las linternas se movían frenéticamente, focos brillantes a través de la oscuridad, en un


esfuerzo de localizar a su agresor, pero me escondí detrás de la esquina. Mientras seguía
encubierta desde su punto de vista, seguía chorreando sangre sobre la alfombra, lo que me
ataba a salir fuera en cualquier momento. Limpiando mis cuchillos con mis pantalones, me
agaché y giré alrededor de la esquina. Desarmé a un hombre armado tras otro. Los disparos
llenaron el aire mientras desesperados buscaban a la criatura que los estaba matando a una
velocidad increíble. Un par de balas saltaron a través de mi pierna y otra se hundió en mi
espalda, cortando mi clavícula antes de que me encargara de terminar con todos ellos.

Rowe apareció un par de minutos mas tarde, cubierto en sangre, para encontrarme
sentada contra la pared en medio del pasillo lleno de cadáveres. Otra vez limpié mis
cuchillos en mi ropa y los metí de regreso a sus fundas sobre mi cuerpo. La mayoría de mis
heridas ya se había curado, pero me estaba moviendo más lento que unos minutos antes.
Perdí mucha sangre, y los cristales todavía necesitaban ser eliminados de mi piel. Me
sentía magullada y más que un poco desgastada de las peleas pero sería capaz de
apañármelas mientras nos dirigimos abajo al nivel de sótano. Bajo nosotros, todavía podía
detectar a dos licántropos, lo que sabía sería de interés para Barrett.

El humo empezaba a acumularse en el aire en la primera planta y la temperatura estaba


subiendo a un ritmo constante. El fuego que empezamos en la segunda planta había
crecido y estaba determinado a abrirse paso hacia la primera planta. Mientras que
empezaba a desencadenar pánico entre los humanos, dándonos la posibilidad de acercarnos
sigilosamente hacia ellos, ahora nos estaba acortando nuestro tiempo.

—Pienso que es el momento de llamar a Barrett —dije mientras que me ponía


lentamente de pie deslizando mi espalda por la pared.

—¿Estás herida? —preguntó Rowe, pareciendo mas que sorprendido.

223
Me encogí de hombros e inmediatamente me arrepentí de eso, mi clavícula seguía
luchando para soldarse.

—Era un pasillo estrecho y consiguieron darme unos disparos de suerte.

—¿Y el cristal? Estás brillando en la luz —dijo.

—La bruja consiguió lanzar un conjuro antes de que la matara. ¿Has tenido algún
problema?

—Nada que merezca la pena ser mencionado. Los humanos están muertos y los Naturi
están vivos. Es justo como debería ser —dijo con una ancha sonrisa.

—No te emociones demasiado —gruñí—. Todavía necesitamos llegar abajo, al sótano y


ver lo realmente sabe la coalición. La bruja podía verme pero no sabía lo que era. Eso
puede significar que todavía no saben sobre nuestra gente. Necesitamos estar seguros antes
de dejar este sitio.

Rowe se puso serio mientras sacaba el pequeño walkie-talkie de la cinturilla de mi


pantalón y apretaba el botón.

—¿Algún problema?

—No. —La voz de Barrett contestó áspera pero fácilmente entendible—. De todas
formas el humo se está filtrando por el tejado. Imagino que los bomberos llegaran aquí
pronto.

—Entonces mejor arrastra tu culo aquí rápido para que podamos terminar con esto. Hay
dos licántropos esperándote para jugar con ellos

—Ya voy —respondió Barrett. Y con él toda la furia de su manada.

224
Capítulo 21
Traducido por Polilla y Elizzen

Corregido por LadyPandora

R
owe tomó la delantera bajando las escaleras mientras yo me dirigía hacia la
parte de atrás, con Barret entre nosotros, sus armas desenfundadas. Rowe y yo
nos quedamos con nuestros cuchillos, prefiriendo plantar cara de las antiguas
maneras. Éramos más rápidos de esa forma. Rowe se detuvo al final de la escalera y señaló
hacia la luz que provenía de debajo de la puerta.

—Generadores de energìa propios —susurró, respondiendo su pregunta no formulada—.


Están listos para nosotros.

No lo dudé. Habían enviado una docena de hombres armados al primer piso y ninguno
de ellos regresó con vida.

De pie contra la pared, Rowe abrió la puerta. Una descarga de balazos voló salpicando
la escalera y la pared del fondo de hormigón. Rowe me miró y alzó una ceja mientras
sonreía maliciosamente. Era una mirada que no me llenaba de confianza.

—¡No disparen! ¡Por favor, no disparen! —gritó con voz vacilante, como si estuviera
aterrorizado. Hasta cambió el tono, removiendo cualquier potencial amenaza de su voz—.
Solo vine aquí para traerles uno de estos sucios licántropos cuando la tormenta eléctrica
comenzó.

—¡Suelta al perro! —ordenó una voz áspera. Rowe me colocó detrás de él, indicándome
que mantuviera la puerta abierta.

En un suave movimiento, Rowe empujó a Barret hasta quedar de rodillas con armas en
ambas manos. Mientras me movía hacia la entrada, Rowe se quedó detrás de Barret, quien
disparó mientras Rowe lanzaba cuchillos a los enemigos visibles. Gritos de dolor
emergieron durante un par de segundos antes de que el hombre armado respondiera con
sus propios disparos. Puse un pie en la cadera de Barret y lo deslicé fuera del camino
mientras cerraba la puerta de un portazo. Las balas golpearon contra la gruesa puerta de
metal antes de rendirse finalmente.

—¿A cuantos les diste? —reclamé, sosteniendo la puerta cerrada con mi hombro.

225
—A dos —respondió Rowe.

—Cuatro —agregó Barret mientras cambiaba el cargador de cada arma para así estar
completamente cargadas de nuevo. Rápidamente escaneé el área del sótano y sentí a sólo
diez hombres más, al menos tres de ellos estaban heridos. Los licántropos todavía estaban
allí, hacia la parte trasera del edificio.

—¿Creéis que debemos probar ese truco otra vez? —preguntó Barret.

—Ya se han alejado de la entrada de las otras habitaciones —dije, sacando uno de mis
cuchillos de mi costado. Al mismo tiempo, la luz que se filtraba por debajo de la puerta se
fue, sumiéndonos en una oscuridad total.

—Deben de tener gafas de visión nocturna si esperan agarrarnos en la oscuridad —se


quejó Barret.

—¿Gafas de visión nocturna? —repetí, mirando a Rowe.

—Dispositivos para permitir que los humanos vean en la oscuridad total —respondió
rápidamente mientras agarraba un nuevo cuchillo.

—¿Puedes ver algo en absoluto, Barret? —demandé. Mi visión estaba bien. Me había
tomado un segundo para reajustarme, pero estaba acostumbrada a la oscuridad de la noche.

—Podré en un minuto —contestó mientras se alejaba de nosotros.

Rápidamente se deshizo de su ropa y la dejó en una pila al pie de las escaleras, antes de
cambiar a su forma lobuna. No había duda que este lobo era un cambiaformas.
Simplemente era demasiado grande. Fruncí el ceño. Mientras tuviera la ventaja de la
velocidad y destreza añadida, no podría blandir un arma más allá de la enorme mandíbula
y afilados dientes que poseía. Teniendo todo en cuenta, no estaba segura de que tuviera
una ventaja en su forma de lobo. No obstante, sospeché que no sería capaz de ver a su
oponente, y por otra parte, Barret no estaba dispuesto a permitir que lo dejáramos atrás
cuando finalmente elimináramos a los últimos miembros de la Coalición.

—Barret, vamos a dejar que te encargues de los licántropos —ordenó Rowe,


acercándose a la puerta nuevamente—. Vamos a ir detrás de los humanos. Si puedes oler a
Daniel mientras estás en eso, aúlla y nosotros vendremos corriendo. De lo contrario,
tendremos que golpear a un par de sobrevivientes.

226
—Espero que esté aquí —murmuré antes de que Rowe abriera la puerta de nuevo.

Él entró primero, revisando el área con sus ojos y sus poderes. No había nadie en el
pasillo inmediato, excepto los cuerpos boca debajo de seis hombres perdiendo sangre a
través del piso de baldosas. Rowe y yo nos movimos silenciosamente por el pasillo,
mientras la mandíbula de Barret chasqueaba a través del suelo detrás de nosotros.

Doblamos la esquina y llegamos a una habitación con un juego de ventanas en la pared,


revelando a unos hombres sentados detrás de una serie de resplandecientes pantallas
azules, furiosamente escribiendo en la distancia mientras miraban continuamente sobre sus
hombros.

—Están tratando de borrar su información de la computadora —dijo Rowe—. Me


encargaré de ellos. Continua por el pasillo y no hagáis que os maten.

—Como desees —murmuré para mis adentros mientras Rowe se deslizó dentro de la
habitación como un fantasma, entonces, rápidamente procedió a matar a cada uno de los
humanos del interior. Tres caídos. Sólo faltaban unos pocos.

Barret me acompañó por el pasillo hacia un par de puertas dobles. Tomando firmemente
las hojas en cada mano, dejé salir una respiración lenta y constante. Mis poderes eran
completamente inservibles, considerando lo profundo que estábamos bajo tierra. Tenía que
confiar completamente en mi entrenamiento como asesina. Pero entonces, Rowe había sido
muy meticuloso en mi entrenamiento como defensor de la reina y protector de la gente. Sin
embargo, luego de pasar la mayor parte de mi vida atrapada en una jaula, había comenzado
a preguntarme si alguna vez tendría la oportunidad de probar mis habilidades con humanos
armados.

A medida que abría la puerta, escuché el siniestro sonido de armas siendo preparadas y
colocadas en posición. Sin vacilar, me zambullí en la habitación y salté detrás de un alto
juego de cajas vacías a un lado. Balazos llenaron el aire, iluminando la oscura sala. Barret
correteó detrás de mí y se colocó detrás de las cajas. Las balas astillaron las cajas de
madera y sonaron contra la pared de cemento cercana a nosotros. Estábamos
inmovilizados, pero eso solo iba a durar un rato. Era sólo cuestión de tiempo antes de que
comenzaran a acercarse y nos apuntarán a una distancia considerablemente menor.

—Si atraigo su fuego —le dije a Barret—. ¿Puedes colocarte detrás de ellos?

227
El lobo me acarició el brazo durante un segundo antes de dar la vuelta en dirección
opuesta para asomar su nariz por detrás de la caja. Estaba listo para que yo atrajera el
fuego.

Empujando mi espalda lejos de las cajas, rodé mis hombros y cerré mis ojos por un
segundo mientras convocaba a mis alas. Brotaron de mi espalda, rasgando a través del
suave material de mi camiseta. La densa negrura de las alas se mezcló con la oscuridad de
la habitación, permitiéndome estirarlas en toda su longitud antes de retraerlas nuevamente.
Escalando cuidadosamente hacia la parte superior de la pila de cajas, me deslice a través de
ellas con mi vientre, luego me balanceé en la orilla con mis alas extendidas. El techo era lo
bastante alto para permitirme planear a una corta distancia. Desafortunadamente,
alcanzaría el suelo directamente a unos cuantos pies de ellos. Barret sólo tenía una
oportunidad para llegar a ellos antes de que yo fuera hecha pedazos por sus armas.

Apretando mis dientes, me lancé fuera de los cajones y planeé atravesando la habitación.
Lancé tres cuchillos hacia ellos antes de que siquiera notaran el ataque desde arriba. Gritos
de horror emergieron y movieron sus armas, por lo que ahora estaban apuntándome. Justo
antes de alcanzar el suelo, contraje mis alas y enrollé mi cuerpo para rodar hacia delante,
convirtiéndome en un blanco más pequeño.

Por suerte, más gritos surgieron, acompañados por un bajo gruñido mientras Barret los
golpeaba. Para echarle una mano, rodé hacia atrás y salté sobre la mesa en la cual los
hombres que se refugiaron en la habitación se habían estado escondiendo. Con mis
cuchillos cortando a una velocidad aterradora, despaché a los últimos, mientras Barret
despedazaba a otro hombre con sus dientes.

De pronto las luces se encendieron mientras terminábamos con el sangriento trabajo.


Alcé una mano para escudar mis ojos del abrumador resplandor, la sangre que empapaba
mi nariz corría por mi mejilla. Pestañeé un par de veces y di la vuelta hacia la entrada para
encontrar a Rowe de pie, en la puerta, viéndose un poco más sangriento de lo que había
estado unos momentos antes.

—¿Has terminado aquí?

Mis alas se colocaron alrededor de mis hombros mientras miraba a la carnicería de


alrededor. Un arsenal de armas negras y de aspecto letal estaban extendidas sobre la mesa

228
en la que había saltado. Los cuatro hombres de la habitación habían sido cortados en
pedazos en cuestión de segundos y ahora estaban tirados en piscinas de su propia sangre.

—Acabo de terminar —contesté.

—Eché una ojeada alrededor del lugar —dijo Rowe, manteniendo sus ojos sobre mí
mientras Barrett se alejaba hacia la esquina para volver a su forma humana—. Hay tres
puertas cerradas. Dos con licántropos detrás de ellas y una con un humano.

—El humano debe de ser Daniel —dijo Barrett en voz baja y áspera, apenas de vuelta en
su forma humana.

—¿Qué hacemos con los otros licántropos? ¿También son prisioneros? — pregunté al
dirigirnos hacia la puerta que Rowe sujetaba abierta para nosotros.

Rowe nos guió silenciosamente hasta la habitación que guardaba la presencia del
humano. Una patada certera cerca del pomo mandó la puerta a volar, abriéndose y
golpeando la pared de detrás. En el centro de la habitación vacía un hombre demacrado y
hecho polvo estaba pegado con cinta adhesiva a una silla de metal plegable. Estaba
desplomado, pareciendo como si apenas siguiera vivo.

—¡Daniel! —gritó Barrett precipitándose y arrodillándose al lado del hombre. Rowe y


yo nos pusimos rápidamente a trabajar, cortando la gruesa cinta plateada que le ataba a la
silla. Apestaba a orina, sudor y sangre seca. Puede que estuviera preso solo un par de días
pero parecía que había pasado la mayor parte de ese tiempo siendo golpeado hasta
convertirse en una pulpa magullada y sangrienta.

—¿Barrett? —dijo Daniel con una voz aturdida y áspera, intentando levantar su cabeza
para mirar alrededor.

—Sí, soy yo. He venido para llevarte a casa.

—¿Cómo lo supiste? —preguntó Daniel, con su voz quebrándose.

—No has contactado con nosotros en días. Te prometí que vendría a buscarte.

—No les dije nada, lo juro. No dije nada —continuó. Lágrimas empezaron a correr por
su cara y fui forzada a apartar la mirada centrándome en el último trozo de cinta de sus
tobillos.

229
—Sé que no has dicho nada —dijo Barrett, apretando los hombros de Daniel—. Tú
nunca nos traicionarías. ¿Sabes algo de los otros licántropos?

—Nunca les he visto, pero pude escuchar como estaban siendo torturados. —Daniel se
estremeció antes de caer hacia delante apoyándose pesadamente sobre Barrett—. Pude
escuchar sus gritos a través de las paredes. Creo que son de Charleston. No son de
Savannah.

—Nos encargaremos de ellos antes de marcharnos.

—Yo me encargo —dijo Rowe dándome un golpe seco en la cabeza. El Naturi


despareció sin hacer ningún ruido. No nos movimos hasta que no le escuchamos patear la
otra puerta y despachar rápida y piadosamente a los dos licántropos.

—Vámonos de aquí —nos ordenó, dirigiendo su cabeza de vuelta al pasillo—. El humo


está empezando a llenar los pasillos. La primera planta puede ser infranqueable ahora.

—Este solía ser el aparcamiento —dijo Daniel—. Una noche me sacaron fuera por una
entrada bajo tierra. Podríamos usarla.

Poniendo uno de sus brazos sombre mi hombro mientras Barrett cogía el otro, ayudamos
a Daniel a ponerse de pie. Nos movimos tan rápido como era posible, pero él nos paró una
vez más cuando pasamos por la habitación donde el hombre estaba trabajando con las
brillantes pantallas azules.

—¡Los ordenadores! ¡Necesitamos los ordenadores! —gritó.

—No hay tiempo —dijo Barrett.

—Están llenos de información de todo el mundo —presionó Daniel—. Los necesitamos.


Necesitamos saber lo que saben. Si no, toda esta misión habrá sido para nada.

Barrett nos miró a Rowe y a mí en un momento de indecisión.

—Yo lo sujeto —dije. Rowe y el cambiador no dudaron en desaparecer dentro de la


habitación. Miré como desenchufaban los cables de dos contenedores de metal y los
levantaban sobre sus espaldas. No sabía qué tipo de información residía en estos
ordenadores, pero aparentemente era lo bastante importante como para arriesgar las vidas
de todos.

230
Nos detuvimos una última vez, para que Barrett corriera de regreso y recuperara sus
pantalones antes de que Daniel nos dirigiera hacia el recinto donde Barrett y yo habíamos
encontrado el último grupo de miembros de la Coalición de la Luz del Día. En la parte
trasera vimos una sencilla furgoneta blanca. Cargamos a Daniel atrás mientras Barrett
estaba trabajando en arrancar el coche. Rowe abrió la verja y yo cerré con un portazo las
puertas traseras mientras la furgoneta gruñía al arrancar. Entonces mientras Barrett
marchaba al ralentí por la verja, Rowe saltó dentro.

Barrett paró en el aparcamiento al lado del coche que conduje hasta Atlanta. Rowe saltó
fuera con las instrucciones de seguirnos de vuelta a Savannah. Estábamos saliendo del
complejo de negocios, justo cuando gigantes camiones rojos entraban con las sirenas
sonando fuertemente y luces rojas destellando. Miré una última vez por la ventanilla
trasera de la furgoneta para ver las llamas alzándose fuera de las ventanas del primer y
segundo piso. La lluvia había parado, pero las negras y pesadas nubes seguían en el cielo.

Habíamos tenido éxito en nuestra misión de rescate, pero tenía un claro presentimiento
de que esta no sería la última vez que nos encontráramos con la Coalición de la Luz del
Día. Simplemente les habíamos ralentizado un poco.

231
Capítulo 22
Traducido por Corazona y Elizzen

Corregido por Jane Rose

D
urante las siguientes cuatro horas, Daniel se las pasó de estar consciente o
dormir incómodamente en la parte trasera del auto. Extendimos una vieja lona
de tela, que encontramos, para que se recostara. No era muy cómoda, pero
después de todas las cosas que le habían pasado, no pareció notar la dureza del suelo del
auto.

—Gracias por venir conmigo —dijo Barret, luego de que habíamos durado alrededor de
una hora en completo silencio—. Sé que ni Rowe ni tú querían ayudar pero estoy muy
agradecido de que lo hayan hecho. Daniel no hubiera podido sobrevivir durante más
tiempo en sus manos.

Sentada en la parte trasera del auto junto a Daniel, observé arriba para encontrarme con
la mirada dura de Barrett en el espejo.

—De nada —murmuré.

Caímos en otro largo e incómodo silencio hasta que el licántropo, finalmente, volvió a
hablar.

—¿Es tan molesto para ti salvar a alguien como yo?

—¿Alguien como tú? —repetí con cautela, sin saber hacia dónde quería llegar con esa
conversación.

—Sí, un cambiador. Un licántropo. Mira dice que en un momento fuimos como


mascotas para ti y para tu clase.

Fruncí el ceño. Él estaba decidido a abrir un pasado que parecía vieja historia, además a
diferencia de él, yo había estado alrededor para vivirlo. Barrett solo sentía un eco de dolor
por sus antepasados. Yo estaba reacia a seguir, ya que parecía que el único resultado sería
una discusión.

—En realidad, soldados —lo corregí con una voz suave pero firme—. Los licántropos
fueron creados como soldados para luchar contra de los Nightwalkers y los Bori. Ustedes

232
eran demasiado valiosos como para considerarlos mascotas, además algunos fueron los
guardias personales de miembros elites del clan de los Naturi. La mejor pregunta podría
ser ¿Cómo te sientes trabajando con una criatura que nació para ser tu enemigo natural?

—¿De qué estás hablando? —espetó.

—En los últimos días de la guerra, fue una lucha entre Nightwalkers y licántropos. No
entre Bori y Naturi. Los Bori crearon a los Nightwalkers para luchar contra los Naturi y los
licántropos —dije con un encogimiento de hombros. Miré hacia abajo a Daniel, quien se
había dormido de nuevo—. Sus razas, al parecer, han superado el pasado y están
trabajando juntos. Debes estar orgulloso de ese logro. Es algo que nunca se ha podido
hacer entre los Naturi y los Bori.

—¿Por qué?

De nuevo me encogí de hombros, aunque creía que él no podía verlo.

—Queremos la misma cosa, pero no estamos dispuestos a compartir.

—¿Qué es? ¿Qué cosa?

—Dominar el mundo.

—Eso no es lo que Cynnia nos ha estado diciendo —argumentó Barrett, mirando sobre
su hombro en mi dirección, las llantas del vehículo se sacudieron. Volvió a girar el volante,
y apretó su agarre sobre este—. Ella prometió que los Naturi se marcharían y vivirían una
vida solitaria en paz.

—Cynnia está tratando de reescribir el objetivo de nuestra existencia. Ella todavía desea
poseer el mundo y fortalecer los poderes de la tierra. La única diferencia entre ella y
nuestros ancestros, es que ella cree que se puede hacer con la coexistencia de los seres
humanos y Naturi.

—¿Crees que tiene razón?

—Yo estoy dispuesta a ayudarla de cualquier forma que me sea posible.

—¿Pero crees que ella tiene razón?

—La verdad, no lo sé. Nuestro pueblo ha estado atrapado por mucho tiempo, y ahora
hay una lucha por el trono por primera vez en nuestra historia. Las cosas están cambiando

233
demasiado rápido para nosotros, lo cual es muy inusual. Si Cynnia va a tener éxito, este
sería el mejor momento para que eso sucediera.

—Si la Coalición de la Luz del Día sigue a este paso, puede que nunca tengas la
oportunidad de saber si ella tiene razón —dijo Daniel, hablando de repente. Su voz era
áspera y desigual por la falta de uso.

Acuclillada en la partera del auto, me acerqué al humano que yacía frente a mí. Sus ojos
aún estaban cerrados y su respiración era pesada debido al dolor, que podía imaginar,
todavía sacudía su frágil cuerpo humano. Dudaba de que hubiera comido o dormido mucho
durante los últimos días. Su rostro estaba hinchado y con moretones de color azul oscuro y
púrpura. Tenía un largo corte a lo largo de la mandíbula que se extendía por su cuello. Su
ropa estaba salpicada de sangre y rota en algunos lugares, revelando más cortes y
magulladuras.

—¿Qué es lo que la Coalición está planeando? —inquirí.

—No estoy seguro pero estaban bien informados —dijo con un suspiro suave—.
Supieron casi de inmediato quien era yo y mis conexiones con el grupo de Savannah.

—¿Qué sucedió? —preguntó Barrett, mirando en el espejo, de nuevo, mientras trataba


de ver a su amigo.

Daniel se humedeció los labios y tomó varias respiraciones profundas, su rostro


retorciéndose como si el dolor del recuerdo hiciera difícil hablar.

—Atacaron poco después de que hablé contigo la primera noche. Enviaron a casi una
docena de hombres. Me amordazaron y me ataron antes de traerme de vuelta a su cuartel
general. Estuve casi siempre encerrado en ese cuarto. Me sacaban para mostrarme sus
armas y alardeaban sobre la manera en que destruirían tanto a vampiros como a hombres
lobos. Supongo que nunca imaginaron que iba a sobrevivir lo suficiente para escapar.

—¿Qué sabes sobre los dos licántropos que se mantuvieron junto a ti? ¿Tienes alguna
idea de cuánto tiempo ellos estuvieron ahí? —presionó Barrett.

Daniel negó con la cabeza estremeciéndose por el movimiento.

—Nadie. Más tiempo que yo. Podía escucharlos a través de las paredes. Sobretodo
hablaban de la manada de Charleston, pero les dieron información sobre Savannah.

234
Mencionaron a Mira. Incluso llegaron al punto de decirles que se mantuvieran alejados de
Savannah por ella.

—¿Les dieron una descripción física de Mira? — pregunté.

—No. Solo el nombre y que era una Nightwalker que protegía la ciudad —Daniel abrió
sus ojos, mirándome por primera vez—. Tenemos que avisarla. Irán a por ella.

Curiosamente, me vi cogiendo su mano izquierda entre las mías y apretándola de modo


tranquilizador.

—Lo haremos.

Daniel había arriesgado su vida tanto por Nightwalker como por licántropos, y tan solo
era humano. Podía haber muerto por una causa que no era suya, y yo no podía ayudarle
pero le respetaba por su coraje y su desinterés. En mi vida pasé muy poco tiempo entre
humanos, e incluso menos hablando con ellos de verdad. Este en particular me sorprendía.

Miré arriba a la parte trasera de la cabeza de Barrett, dejando de prestarle atención al


humano.

—Lo que no entiendo es como los miembros de la manada de Charlestone sabían sobre
la manada de Savannah. ¿Este tipo de información no sería privada para cada manada?

Barrett negó con la cabeza e hizo un sonido disgustado en el fondo de su garganta.

—Es por la cercanía geográfica entre las dos manadas, siempre hemos intentado
mantener una relación abierta para que ninguno de los bandos se volviera demasiado
territorial. Incluso hemos usado los mismos cotos de caza en el pasado durante la luna
llena. Sin embargo, todos los cambiadores juraron el mismo código de silencio frente a los
forasteros. Se castiga con la muerte a cualquiera que traicione nuestro secreto.

—Barrett, si saben lo mío ¡serán capaces de encontrar a Annie y a mis chicas! —dijo
Daniel con una repentina urgencia. Él trato de girar alrededor para mirar a Barrett en el
frente, pero su cara se contrajo de dolor y se desplomó en el suelo de la furgoneta.

—Tengo a gente vigilándolas muy de cerca todo el tiempo desde que las dejaste.
Continuaremos con eso —dijo firmemente Barrett.

235
—Tendremos que abandonar Savannah, —dijo suavemente Daniel, cerrando otra vez
sus ojos. Su mano se deslizó de las mías y yacía sin fuerzas mientras su respiración se
volvía más irregular—. No será seguro para nosotros nunca más si ellos saben sobre mi.

—Lo entiendo. —Contestó Barrett en voz baja, sonando apenado por la pérdida de su
amigo—. Me pondré en contacto con la manada local donde sea que vayas para que tengan
la misma protección que les ofrezco ahora.

—Barrett, no puedes pedir…

El licántropo le cortó rápidamente.

—Puedo y lo haré. Cualquier manada será feliz ayudando a tu familia después de lo que
sacrificaste por nuestra gente. Tendrás protección. Mientras tanto, vas a llamar a Annie
cuando lleguemos a Savannah para que sepa que estás bien. Luego te quedarás con mi
familia hasta que estés curado.

—No puedo —argumentó Daniel—. Tengo que volver a casa.

—Estás hecho un desastre mi amigo. No tienes fuerza para proteger a nadie. Necesitas
tiempo para curarte o solo asustarás a Annie.

Un prolongado silencio volvió a establecerse dentro del coche, con todos perdidos en
sus propios pensamientos. Miré fijamente abajo al humano, buscando señales de la
curación de sus heridas, pero nada cambió como esperaba. No estaba acostumbrado a un
proceso de curación tan lento. De nuevo, encontré asombroso que los humanos hayan
sobrevivido tanto tiempo.

—¿Quién es Annie? —pregunté, rompiendo el silencio.

—Es mi mujer —murmuró Daniel.

—¿Y tienes chicas? ¿Son tus otras mujeres?

—No. —Daniel sonrió y me miró, ladeando su cabeza a un lado— ¿No eres humana no?

—No. Soy Naturi.

—Y yo pensaba que eran enemigos de todo el mundo —dijo Daniel con una ligera
sonrisa.

236
—Aparentemente ya no lo somos.

Daniel se quedó en silencio otra vez, y su respiración parecía más tranquila mientras se
relajaba. Cuando habló de nuevo sonaba algo distante, como si se estuviera quedando
dormido otra vez.

—Tengo hijas. Cinco hijas.

—¿Cómo puede ser? —susurré asombrada.

Un rubor apareció en las mejillas de Daniel y abrió un ojo para mirarme. Incluso Barrett
se rió de mi desde su asiento delantero.

—De la manera tradicional —pronunció antes de cerrar su ojo de nuevo.

—La mayoría de nuestras mujeres nunca podrán llevar un niño en su vientre —dije en
voz baja—. Cinco es… algo nunca visto entre mi gente.

Daniel estiró ciegamente su mano para coger la mía.

—Lo siento.

—Yo también —susurré en una voz tan baja que ni siquiera Barrett con su agudo oído
pudiera escuchar mis palabras.

Sin embargo, aun cuando el triste pensamiento pasó por mi cerebro, tuve que
cuestionarme la prudencia de siquiera reproducirme. A pesar de mi constante
entrenamiento y el trabajo como protectora de mi gente, incluso si sentía los ocasionales
movimientos en mi interior, la nostalgia de llevar en mi interior algo de mi carne y hueso.
Pero mientras estaba sentada en la parte trasera de una furgoneta con un licántropo y un
humano, cubierta por la sangre de mis enemigos, no creí que fuera prudente intentar tener
un hijo. ¿Qué tipo de influencia sería para él?

«¿Qué pasa?» demandó de repente Rowe en mi cerebro, su voz como una gentil caricia
en mi frente.

Reprimí una sonrisa de sorpresa, ya que pensaba que él no captaría cambios en mis
emociones. Inspirando lentamente, liberé el aire por la nariz, dejando de lado la melancolía
temporal que sentía por mí y mi carrera muriendo lentamente.

237
«Ahora nada», contesté asegurándome de limpiar mi voz en su cabeza, de cualquier
indicio de tristeza. Su preocupación por mí era suficiente. Habrá tiempo más adelante para
preocuparme por mí y mi gente. Por ahora era suficiente saber que no estaba sola en este
mundo.

238
Capítulo 23
Traducido por Cowdiem y Roo Andresen

Corregido por Jane Rose

D
anaus no había llegado a mi casa aun cuando sentí un cambio de poder en el
aire. La sensación creció lentamente, como una araña subiendo por mi carne
hasta que se quedó de cuclillas en mi nuca. Sabía qué era. O mejor dicho
quién.

Frunciendo el ceño, dejé mi santuario en el sótano y subí las escaleras cruzando por la
cocina con poco uso para salir por la puerta trasera. Mi vecino más cercano se encontraba a
varios acres de distancia, con árboles rodeando mi propiedad en todas direcciones,
oscureciendo la vista. Era el lugar más seguro para enfrentar a Nick, y protegía mi casa de
cieta forma. Recién había terminado de reconstruir mi estudio luego de su destrucción y no
estaba de ánimo como para reconstruir ninguna otra parte de la casa. Había pasado
demasiados años mudándome, me gustaba y lo que contenía como era.

De pie y desarmada en medio del patio, elevé mis brazos a mi costado y estiré mis
poderes de modo que pudiera sentir varias energías agitándose a mí alrededor. Nick me
había abierto los sentidos. Antes, solo podía sentir la energía del alma que emanaba de
humanos y licántropos, así como también la delgada, débil presencia de los Nightwalkers.
Ahora, era como si una gran puerta hubiera sido abierta ante mis ojos. Podía sentir la
energía de la tierra junto con el pulso palpitante de los Naturi. Podía sentir otros extraños
poderes que no podía identificar y parecían indeterminados, como intentando taparse con
un abrigo aunque incapaces de esconderse completamente de mí.

En medio de todo, había aprendido a identificar a la firma única del poder de mi padre.
La mayoría del tiempo parecía distante, contento de simplemente poder observar el
espectáculo que era mi vida desde una confortable silla en algún escondido teatro del
cosmos. Sin embargo, cuando me alejaba de la dirección que él pensaba debía adoptar, mi
querido padre intervenía. Aparentemente, no estaba en el camino que él consideraba
apropiado para mí. O en verdad, para él.

Aún aprovechando la energía que me rodeaba, convoqué un aro de bolas de fuego del
porte de bolas de beisbol en un gran círculo a mí alrededor. Las sombras se elevaron y

239
danzaron desde los árboles más cercanos mientras la noche cobraba vida debido a las luces
temblorosas. Como esperaba, Nick aceptó la invitación y apareció en mi círculo,
transformando una de las bolas de fuego en el lado más lejano del círculo en la forma de
una figura alta y delgada. Luego de unos cuantos pasos hacia mí, las llamas se apagaron
para revelar a un hombre en un traje marrón oscuro con una fresca camisa blanca y
corbata. Su cabello era negro y peinado hacia atrás, mientras que sus facciones se habían
vuelto afiladas y similares a un halcón. Nunca lo había visto en esta forma antes.
Usualmente, él se aparecía como el amable y dulce hombre que me había criado desde el
nacimiento creyendo que yo era su verdadera hija. Él también se me había aparecido como
un adolescente gótico lleno de aprensión y piercings, y como un hombre de cabello rojo y
ojos lavanda como yo. Pero esto era nuevo y extrañamente desconcertante. No por primera
vez, sentí como si mi alma estuviera en la línea y lo miré fijamente, sin pestañear.

—Asumo que querías algo —dije con la mayor cantidad de desdén que pude reunir sin
traicionar al miedo que se retorcía en apretados nudos en el fondo de mi estómago.

—¿Acaso un padre no puede darle a su amada hija una llamada para socializar? —
preguntó, extendiendo sus brazos como si pretendiera abrazarme. Di un paso atrás antes de
poder detenerme a mí misma, no queriendo estar en ningún lugar lo suficientemente cerca
para que me tocara. Ese camino solo llevaba a un dolor insoportable y huesos rotos.

—Tú no eres de socializar —me burlé, obligándome a permanecer quieta en el borde de


mi círculo. Mis rodillas eran como agua y podía sentir la punta de mis dedos temblar.
Necesitaba que se fuera tan pronto como fuera posible. No quería otra pelea que no podía
ganar, y definitivamente no lo quería cerca de Danaus, si es que el cazador aparecía
repentinamente en mi casa ahora que el sol se había puesto—. ¿Qué hay con la nueva
apariencia? Pensé que preferías verte como mi padre.

—Me aburrí de verme como un pescador común. Pensé en venir luciendo como alguien
que podrías encontrar en tus relaciones de negocios —dijo, pasando las manos por el frente
de su traje con una expresión de orgullo. Sin embargo, esa mirada fue instantáneamente
eliminada, reemplazada por la aparición de siniestra amenaza—. Además, soy el verdadero
padre por el que necesitas preocuparte. No ese distante y muerto recuerdo.

Di un jadeo y pasé una mano violentamente por mi cabello, lo cual delató mi creciente
ansiedad. No necesitaba a Nick de mal humor. Lo necesitaba divertido o focalizado en un
asunto importante. No enojado.

240
—Bien. ¿A qué viniste?

—No estoy contento con como las cosas se están desarrollando en tus dominios. No
estás manejando las cosas como hubiera esperado.

Eso era demasiado vago como para considerarlo de alguna ayuda en ninguna forma.
Estaba enfrentándome a la Coalición de la Luz del Día cazando furtivamente licántropos
fuera de Savannah, los Nightwalkers japoneses estaban intentando arrastrarme pateando y
gritando hacia Japón, y los Naturi estaban esperando que estuviera de su lado en la
próxima guerra contra su reina. ¿Qué parte del completo desastre no era de su agrado?
Porque en ese momento podría haberlo hecho sin todo eso.

—Jabari, ese Nightwalker que tiene la habilidad de controlarte, aún se encuentra


moviéndose en tu dominio —declaró Nick, casi causándome una risa de alivio. Él había
elegido concentrarse en lo que me parecía la menor de mis preocupaciones.

—¿Jabari? ¿Estás preocupado de que Jabari cause problemas? —demandé, incapaz de


mantener el sarcasmo fuera de mi voz. Estaba jugando con fuego cuando se trataba de
burlarse de Nick, pero la verdad es que nunca fui buena para doblegarme ante nadie, sin
importar cuán más poderosos fueran que yo. Nick metió las manos en los bolsillos de sus
pantalones y se apoyó en los talones mientras negaba con la cabeza hacia mí.

— No has domado a este. Él aún piensa que puede controlarte en cualquier momento. Él
te quiere en la palma de su mano o muerta. Ninguna de las dos se ajusta a mis necesidades.

—Lamento escuchar que no estás contento. ¿Qué puedo hacer para rectificar la
situación?—le pregunté con mi tono más protector. Supe que había sobrepasado lo que
Nick está dispuesto a tolerar cuando el desapareció inmediatamente. Mi estomagó cayó y
mi garganta se sintió como si se cerrara sobre sí misma. Me giré intentado encontrar el
lugar donde reaparecería luego, mientras al mismo tiempo escaneaba el lugar por sus
poderes. Lo sentí pero en ninguna locación especifica hasta que fue demasiado tarde.

Una mano se apretó en mi nuca en un apretón como si estuvieran amordazándome,


mientras un aliento caliente rozaba contra el cabello de cubría mi oreja izquierda.

—Ahora ves, esa es la actitud que estaba buscando. Solo quiero tu completa
cooperación y total obediencia. ¿Es mucho pedir? —me gruñó.

241
—Considerando lo que pides la mayoría del tiempo, sí lo es —dije a través de mis
dientes apretados. Yo era demasiado testaruda para mi propio bien. Estaba literalmente en
las manos de un dios y aun así, en busca de pelea porque no estaba dispuesta a doblegarme
a todos sus deseos.

—Bueno, esta vez creo que estarás completamente de acuerdo conmigo —dijo. Apretó
su agarre en mi cuello lo suficiente como para lanzarme hacia adelante. Me detuve a mí
misma con ambas manos y me doblé sobre mi misma para un rápido giro en la tierra antes
de ponerme de pie rápidamente. Me giré rápidamente y me mantuve en la posición de
defensa mientras esperaba que atacara de nuevo—. Quiero que mates a ese Nightwalker.

Mi cabeza cayó hacia atrás con la risa y mis manos inconscientemente cayeron a mis
lados mientras bajaba mi guardia contra él. No podía evitarlo. Era como si me pidiera dar
una caminata por el sol en la tarde. Quería lo imposible.

—¿Matar a Jabari? —repetí como si mi audición repentinamente tuviera interferencia—.


¿No crees que si pudiera, ya lo habría hecho?

—No lo has intentado lo suficiente —dijo Nick en un gruñido bajo.

—¡Él tiene miles de años! No puedo vencerlo. Solo puedo controlarlo cuando me lo
permite, cuando le es ventajoso. Él no va a dejar de hacerlo solo para que pueda matarlo.

Nick agitó su mano hacia mí y un flujo de energía golpeó en mi pecho. Caí al suelo, mi
trasero golpeándose contra la tierra.

—Él podrá ser un Anciano, pero tú eres mi hija.

—Alguna hija. —Di un suave bufido mientras quitaba algo de cabello de mis ojos—. Tú
me lanzas como si fuera una muñeca de trapo. ¿Honestamente crees que será diferente con
Jabari?

—Tienes más poderes que convocar ahora. Al fin tienes algo por sobre él.

Me levanté de la tierra y sacudí restos de pasto y tierra de las sentaderas mis pantalones
de cuero.

—¿Por qué ahora? Si no has notado de todas las reuniones a las que he atendido
recientemente, estamos enfrentando una guerra de múltiples frentes, y este no es el mejor
momento para buscar pelea.

242
—Veo esto como el siguiente paso en tu entrenamiento —ofreció. Había momentos
cuando Nick estaba dispuesto a proveerme con información, y había tiempos donde
simplemente quería golpearme. Este parecía uno de esos momentos donde él necesitaba
que supiera algo o al menos esperaba que lo fuera.

Él se paseó un poco más cerca de mí.

—Entrenamiento que te provea con la fuerza y la habilidad de recuperar mi lugar como


un verdadero dios una vez más.

Crucé mis brazos sobre mi pecho, sospechosa de esa frase en demasiadas formas.

—Y ¿qué significa eso para los demás? Gastamos demasiada energía y vidas
deshaciéndonos de los Naturi y los Bori para que los humanos estuvieran a salvo. ¿Vamos
a sufrir ahora bajo tu mandato una vez que recuperes tu lugar como un verdadero dios?

—¡Tú gastaste mucha energía y vidas! —gritó, sus manos empuñadas mientras su rostro
se sonrojaba.

No tuve ni siquiera una segundo para resguardarme del ataque. Simplemente estuvo ahí
en un parpadeo. La parte trasera de su puño derecho se estrelló contra de mi rostro y caí a
la tierra echa una bola. Al tiempo que rodaba para quedar en mi espalda, Nick ya estaba
sobre mí de nuevo. Arrodillándose a mi lado, puso una mano contra mi pecho, pero podía
sentir su energía clavándose profundamente en mi pecho. Se sentía como si su puño
estuviera envolviéndose alrededor de mi alma tratando de arrancarla de mi cuerpo. Él
estaba atrapado en una ira ciega, e iba a matarme si no hacía algo para detenerlo.

Cerrando mis ojos contra el desgarrador dolor, concentré toda mi energía dentro de mí y
envolví mi propia carga de energía alrededor de mi alma, intentando mantenerla en
posición. Me aferré a las energías que se agitaban a mí alrededor, haciendo más fuerte mi
agarre de modo que no pudiera quitar mi alma de mi cuerpo. Si él la removía desde donde
residía en su pequeño agujero muy dentro de mí, la podría liberar, matándome
instantáneamente, pero aun así tenía la sensación de que mi alma estaría para siempre
atrapada en este plano, nunca capaz de moverse hacia adelante al siguiente nivel de
existencia.

Después de más de un minuto de lucha por mi alma, Nick finalmente soltó su agarre y
levantó su mano de mi pecho. Permanecí completamente quieta en la tierra con los ojos

243
cerrados y mis poderes envueltos apretadamente alrededor de los remanentes de mi alma
en caso de que él tratara de atacarme por segunda vez. La energía fluía dentro de mí desde
todas direcciones, desde la tierra y humanos cercanos. Incluso podía sentir los poderes de
Nick mezclándose con la otra energía vertiéndose dentro de mí. Me sentía más fuerte, más
poderosa, que nunca antes. Me sentía como si pudiera vencer a Jabari y al final aplastarlo
como a un insignificante insecto. Mientras estaba recostada ahí, sentí los poderes de Nick
crecer de nuevo mientras se preparaba para un nuevo ataque. Apretando mis manos en
puños, empujé el poder más profundo dentro de mí y luego desaparecí. Una pasmada
consternación se apoderó de mi tan rápidamente con la inesperada habilidad que
inmediatamente reaparecí donde estaba, lo cual me ayudó poco contra Nick. Mis ojos se
abrieron y mi boca formó una perfecta O en sorpresa. La única vez que había sido capaz de
desaparecer y reaparecer después fue cuando me había aferrado a los poderes de Jabari.
Ahora o tenía el poder de hacerlo por mí misma o simplemente podía aférrame a los
poderes de Nick para hacerlo.

—Puedes hacerlo por ti misma —dijo Nick.

—¿Qué más puedo hacer?—demandé con expectación que no pude esconder. El mundo
repentinamente se había abierto en una nueva forma, y necesitaba saber la extensión de lo
que era capaz.

Nick encogió uno de sus hombros ligeramente mientras algo de rabia comenzaba a
escurrirse de su expresión.

—Nunca sabrás hasta que lo intentes.

Con una sonrisa, envolví una bola de energía apretada en mi pecho, juntando la mayor
cantidad de ella que pudiera tolerar. Se arrastró a lo largo de mi piel como en mil pies y
golpeteaba contra mi pecho como un latido de corazón, pero era nada más que poder
buscando una salida, y yo estaba dispuesta a dárselo.

Dirigí la energía a Nick, enviándola a estrellarse al centro de su pecho, lanzándolo


varios pies hacia atrás a través del jardín. Tan pronto como se puso de nuevo de pie, lo
golpeé una vez más quitándole el balance mientras lo envolvía en llamas en un
encumbrado infierno que amenazaba con encender a los árboles cercanos. Me detuve lo
suficiente para mirar la figura encapada envuelta en llamas quitarse la chaqueta y dar unos
pocos y fáciles pasos hacia mí.

244
—La parte del fuego se está volviendo vieja y viciada, Mira —dijo Nick con voz
cantarina.

—Entonces, ¿qué hay con esto?—dije.

Empujando contra mis pies, dirigí mis manos hacia el suelo, sintiendo el pulso de la
tierra debajo de mí. Esforzándome para mantener las llamas, ordené a las raíces de los
árboles que nos rodeaban a explotar desde el suelo y envolverse alrededor de sus tobillos.
Las raíces tiraron y lo golpearon contra la tierra de nuevo mientras extinguía las llamas.
Tirando en diferentes direcciones, intenté dividirlo en dos piezas distintas, pero él
desapareció antes de que pudiera siquiera obtener un gruñido de dolor por parte de él. Nick
instantáneamente reapareció en frente de mí y ladeó su puño hacia atrás para golpearme,
pero esta vez me había ido antes de que pudiera tocarme. Reaparecí unos pocos pies más
lejos, mi mente luchando por alguna forma nueva de atacarlo que pudiera impactarlo de
alguna manera cuando se me ocurrió: usar el mismo ataque que había sido tan efectivo en
mí. Los dioses tenían que tener alma también, ¿cierto?

Juntando tanto poder como pudiera resistir antes de que un grito se formara en mi
garganta, me estiré hacia la energía fluyendo desde Nick. Me sumí en los poderes dentro
de él, buscando por el ligero fragmento que era su alma. La encontré en un palpitar, pero
era como tratar de poner mis brazos alrededor de un enojado oso pardo. La energía se
retorció, lanzándome lejos cada vez que me acercaba. Su alma estaba luchando conmigo,
donde la mía yacía lánguida e indefensa a su ataque.

—Y eso es porque nunca debiste haberte convertido en un Nightwalker —dijo


calmadamente, antes de finalmente sacudir a mis poderes y a mí, aun lado como a una
molesta mosca. Fui lanzada hacia atrás de nuevo, golpeándome contra la tierra.

Tiré de la energía hacia mí y desaparecí antes de que pudiera atacarme. Sin embargo, se
sintió como si una mano se apretara contra mi cuello y me tirara de vuelta de modo que
estaba de pie directamente en frente de Nick.

—Basta de jugar por esta noche —declaró—. Creo que has comenzado a entender
exactamente qué clase de poder está en la punta de tus dedos si solo lo intentas.

Para mi sorpresa, sus palabras sonaron pesadas, como si estuviera luchando por
recuperar el aliento. Había un ligero rubor en sus mejillas, indicando de podría estar de
verdad cansado de todo el esfuerzo de luchar conmigo. Metí esa pequeña nota mental en la

245
parte trasera de mi cerebro y mantuve mi rostro libre de expresión. Por supuesto, fue solo
luego de que liberara los poderes a los que me aferraba que sentí una ola de cansancio
bañarme. Mis rodillas se tornaron tambaleantes y amenazaron con ceder bajo de mí,
mientras mis brazos se sentían como si pesas de plomo hubieran sido atadas a mis
muñecas. Necesitaba sentarme y esperar a que la sensación se fuera, pero no estaba
dispuesta a mostrar ninguna debilidad ante Nick, sabiendo que potencialmente podría
tomar ventaja de ello.

—¿Crees que puedes manejar a Jabari ahora? —demandó.

—Se siente como que la pelea sería un poco más pareja —admití—. Él aún puede
controlarme, lo que le da una ventaja.

—Y tú puedes detenerlo si de verdad quieres. Encárgate de esto, Mira, porque no


quieres que yo lo haga —advirtió. Nick dio un paso atrás, e hice la única cosa que pensé
que nunca haría. Lo detuve. Mi curiosidad había ganado.

—Los Nightwalkers no encerraron a los Naturi, ¿cierto? —dije rápidamente cuando


sentí que se estaba preparado para desaparecer.

La energía en el aire pareció disiparse con la brisa de la primavera. Frunció el ceño, y


sentí como apretaba mis músculos mientras esperaba que golpeara de nuevo. Era esa frase
antes la que había explotado su temperamento en primer lugar. Por razones que no
entendía, la historia que se me había contado centurias atrás sobre como los Naturi y Bori
fueron encerrados resultó ser falsa. Tenía la sensación de que solo criaturas tan viejas
como Nick tenían la verdad que quería.

—No, los Nightwalkers no fueron los que encerraron a los Naturi —dijo
despreciativo—. Ni tampoco los licántropos los que encarcelaron a los Bori. Te concedo
que ambas razas ayudaron en la captura de los Naturi y los Bori, pero ustedes no fueron la
fuerza tras el acto.

—Entonces, ¿qué pasó? ¿Cómo ambas razas fueron arrastradas a sus prisiones? —
pregunté, aun encogiéndome internamente mientras esperaba que su temperamento
explotara otra vez.

—Ambos fueron por lo que más querían en el mundo.

—¿Controlar la tierra?

246
—Más poder.

—No entiendo.

Nick suspiró y frotó el puente de su nariz con su pulgar e índice. Él se movió por el
patio en la parte trasera de mi casa y silenciosamente se asentó en una de las sillas de
hierro forjado alrededor de la mesa. Esperó hasta que yo lentamente me acerque y me senté
en el lado opuesto. Era la primera vez que alguno de los dos se había acercado a una
conversación civil, y tenía la sensación de que podía ser la única. El temperamento de Nick
era demasiado parecido al mío y podía encenderse con la menor provocación. Estaba
caminando por hielo fino.

—Los Naturi y los Bori son atraídos por el poder. Creen que tener más poder es lo único
que los colocará un escalón por encima del otro, y así mismo la habilidad de destruir al
otro —explicó Nick.

—¿Entonces qué tipo de poder pudo haberlos atraído a ambos en una misma jaula?

—¿Qué tal un par de diosas caídas?

Apoyé la espalda en el respaldo de la silla, sin poder decir una palabra mientras trataba
de que mi mente ordenara lo que estaba pensando.

—¿Sacrificaste a dos de los tuyos para capturar a los Naturi y los Bori?

—¡No! —gritó, golpeando la mesa con su puño—. Ellas hicieron el sacrificio. Ellas
decidieron entrar en esas jaulas y actuar como carnada para esos bastardos. Son sus
poderes, sus almas, los que evitan que las jaulas se quiebren.

—Pero la jaula de los Naturi se está rompiendo —dije, odiando las palabras mientras
salían de mi boca. No necesitaba arrojar más leña al fuego que ardía en sus brillantes ojos
lavanda.

—Eso es porque se están muriendo sin su compañero.

—¿Cuáles diosas son?

—Los dioses creadoras. Las primeras diosas. —Nick miró sus manos, las cuales había
apoyado en su regazo—. Se necesitan una a la otra para mantener su fuerza y estabilidad.
Fueron separadas por mucho tiempo.

247
—¿Ellas fueron las primeras?

—Nacidas de la Tierra misma —declaró con una leve sonrisa—. Los paganos se
referían a ellas como Freya y Woden, pero en verdad no tienen nombres. Simplemente
fueron las primeras diosas, y luego vinieron los otros dioses, y luego los humanos. Los
Naturi y los Bori fueron creados después para mantener el equilibrio con los humanos,
pero fue un error. Ambos estuvieron en guerra constantemente sin importar lo que los
dioses ordenaran. Eran demasiado poderosos para su propio bien.

—Entonces las primeras diosas se sacrificaron encerrándose con los Naturi y los Bori en
unas jaulas. Las jaulas se estuvieron alimentando de sus poderes. Los Naturi y los Bori se
estuvieron alimentando de sus poderes, debilitándose porque fueron separados uno del otro
y de la tierra.

Nick sonrió.

—Aún hay esperanzas para ti.

—¿Morirán?

—Eventualmente, si nadie toma sus lugares.

—Y si mueren, entonces las jaulas se romperán y los Naturi y los Bori estarán libres
nuevamente.

—Sí.

—Pero dijiste que las diosas ya estaban medio muertas. ¿Cómo es que alguien puede
tomar su lugar?

Nick soltó una sonrisita retorcida y sacudió la cabeza.

—No pueden. —Mi padre se levantó de la silla y acomodó su chaqueta para alisarla. Yo
me quedé en la silla, sopesando la oscura información que me había dado—. Y antes de
que preguntes, sí, la razón por la cual los dioses están mitad muertos y casi olvidados de
este mundo es porque las primeras diosas ya no están en este. Su sacrificio casi nos mata
también.

—Pero estás buscando una manera de hacerlos volver —dije, provocando él sonriera—.
Y estoy segura que no solo tú.

248
—Definitivamente no. Pero no tengo la intención de buscar a nadie de afuera para que
me ayude. Ninguno de los dioses que quedan son la mitad de generosos e indulgentes que
yo.

—Estoy segura —dije con sarcasmo.

Nick comenzó a alejarse de mí, pero se detuvo y se dio la vuelta, rascando la punta de su
nariz.

—Y antes de que se me olvide. Tus noches con ese Bori bastardo se están quedando
acabando.

—¿Qué? —demandé, tratando de levantarme de la silla, pero una señal con su mano
bastó para mantenerme en mi lugar. Comencé a reunir la energía hacia mí nuevamente,
lista para otra lucha con mi padre, pero simplemente sacudió la cabeza en advertencia.

—Él puede controlarte, y no lo permitiré.

—Danaus no va a controlarme —discutí, apretando el apoyabrazos de la silla—.


Estamos en el mismo equipo. Él no quiere controlarme.

—Están en el mismo equipo por ahora. Considerando tus relaciones pasadas, tengo el
presentimiento de que esa tregua va a terminar rápidamente, y luego no tendrás más opción
que matarlo.

—Entonces esperemos que esa tregua termine de manera natural —insistí, con la
confianza de que ese día no se interpondría entre Danaus y yo—. No hay razón para
matarlo ahora.

—Es una distracción.

—Es un aliado que necesito en esta guerra.

Nick sacudió la cabeza, negándose a cambiar su postura.

—Es una distracción y una amenaza. Sus días están contados, pero mi preocupación
principal es Jabari. Cuídate de él.

Y luego, sin otra palabra, desapareció de mi vista. Escaneé el área, pero su signo
distintivo de poder ya no estaba. Estaba sola.

249
Seguí sentada en el patio por unos minutos, sopesando toda la información que me había
dado y, así mismo, la nueva extensión de mi poder. Estaba en lo cierto en que finalmente
debía librarme de Jabari. El Antiguo no solo era una amenaza para mí, sino también para
Danaus y todo aquel que me importaba. No podía permitir que continuara arriesgando sus
vidas para poder usarme y manipularme. Era tiempo de que esto acabara.

Pero luego, Jabari no era mi único problema. Necesitaba librarme de Nick también. No
podía seguir siendo su peón. En ese sentido, no podía permitirle ser más poderoso de lo
que ya era. El mundo era demasiado frágil en este momento como para que pudiera
soportar la sacudida que él ocasionaría.

Lo que necesitaba era a alguien más que tuviera el mismo problema. Nick me había
dicho en más de una ocasión que yo no era la única primogénita de un dios que caminaba
por la tierra. Tenía que haber alguien igual a mí, con la similitud de poderes
impresionantes que podrían ayudarme a librarme de un dios.

A decir verdad, ya tenía una impresión sólida de donde podría encontrar uno. El único
problema sería convencerlo de sumarse a cualquier plan que pudiera crear. Una cosa era
encargarse de Nightwalkers, licántropos, y los Naturi. Pero otra historia completamente
diferente era pararse frente a frente con un dios y esperar salir vivo.

Sentada en el patio, cerré mis ojos y escuché la brisa mientras pasaba entre los árboles,
moviendo las hojas. Había grillos cantando ahora que Nick se había marchado y me quedé
completamente quieta en la silla. A mi alrededor, había energías que flotaban y circulaban,
cargando emociones y pensamientos quebrados.

Podía sentir el suave fluir de los poderes que afloraban de la tierra como la caricia de
una madre. Sabía lo que tenía que hacer por primera vez en mi vida. El único problema era
que no podía mudarme. Tenía tanto que perder ahora. Danaus, Knox, Valerio, toda mi
gente. La manada de Savannah. Mi hogar aquí en Savannah. La paz que existía entre lo
oculto y los humanos. Todo se balanceaba en un precipicio, y sabía que si fallaba, lo
perdería todo.

Era hora de actuar por última vez.

250
Capítulo 24
Traducido por Sprinkling, Vanehz y por Rockwood

Corregido por Samylinda

abari estaba en The Dark Room. No había necesitado a Knox para llamarme con la

J información mientras yo estaba manejando por Savannah, pero la tensión en su voz


me dijo que estaba esperando que yo pudiera hacer algo. Cuando estacioné en mi
lugar habitual fuera del club, encontré que los guardias faltaban en la puerta de
entrada tanto como una pequeña salpicadura de sangre corriendo del marco de la puerta y
goteando en el suelo. Un fruncimiento tiró de las esquinas de mis labios mientras deseaba
haber prestado atención a la advertencia de Nick antes y despachado a Jabari cuando me lo
encontré al principio. Debí haber encontrado un modo de tratar con el Anciano mucho
antes, a pesar de mis persistentes sentimientos por mi mentor.

Al entrar, encontré The Dark Room casi desierto; solo Danaus y otro barman se
mantuvieron obstinadamente en sus puestos. Había olvidado que era la noche de Danaus
para trabajar aquí, y no era necesario preocuparme por su inminente llegada mientras
estaba con Nick.

Knox estaba rondando la entrada que llevaba a las habitaciones traseras del club
nocturno. Él estaba apoyándose contra la pared con sus brazos doblados sobre su pecho,
una expresión sombría estirada sobre su hermoso rostro. En su mayoría, Know veía The
Dark Room como su pequeño dominio dentro de mi territorio. Yo lo dejaba encargado de
mantener la paz dentro del club cuando no estaba presente, y en muchas formas ésta paz se
extendía para gran parte de Savannah. Él era mi segundo al mando y siempre lo sería, a
pesar de la nueva posición de Danaus dentro de mi vida. Él no sólo me conocía a mí y a mi
temperamento, sino que también conocía a Savannah y sus Nightwalkers muy bien. Knox
era el perfecto moderador entre yo y el resto de los otros que poblaban mi dominio.

Sin dejar que mi mirada viajara alrededor del club, caminé hacia donde Knox estaba,
sabiendo que Jabari y algunos otros estaban a mi espalda en el lado más alejado de la
habitación. Trataría con el cuándo estuviese preparada. Primero, quería hablar con Knox.

—¿Qué sucedió afuera? —pregunté.

251
Miró sobre mi hombro por un segundo antes de direccional su mirada de nuevo a mí.
Habló en una voz extremadamente baja, pero ambos sabíamos que Jabari podía oírnos.

—Mató a los dos porteros, Clay y Karl, cuando le pidieron algún tipo de identificación.
Ellos no se habían dado cuenta de quién era él. Lo sentí, pero no llegué afuera lo
suficientemente rápido para advertirles.

Knox dejó caer su cabeza y apretó sus ojos, cerrándolos. Podía ver el recuerdo tan claro
como el día corriendo a través de su cabeza. Abrió la puerta a tiempo para ver a Jabari
rasgar al licántropo y al Nightwalker en jirones en segundos. Ninguno tuvo suficiente
tiempo para reaccionar.

No era su culpa tampoco, estaban simplemente haciendo su trabajo y no habían notado


que estaban frente a un miembro de corto temperamento del aquelarre. Si yo, Knox o
Danaus hubiéramos estado presentes en la puerta, nosotros los habríamos detenido de
interrogar al Antiguo, pero las cosas simplemente no sucedieron de ese modo.

—¿Contactaste con Barrett? —El alfa de la manada local necesitaba saber que otro
miembro de su manada había sido asesinado mientras trabajaba en The Dark Room. Algo
que estaba sucediendo con demasiada frecuencia para mi gusto. The Dark Room una vez
había sido un muy pacifico, agradable lugar para Nightwalkers y licántropos por igual.

—Dejé un mensaje con su hermana. Parece que Barrett ha vuelto con Daniel, pero el
humano está en mal estado. Va a necesitar algo de tiempo para sanar. Barrett también
parece estar preocupado sobre la familia de Daniel.

—Ofrece enviar algunos Nightwalkers durante las horas de la noche. Podemos


permanecer escondidos mejor que los licántropos.

—Ya está hecho —replicó Knox con la primer sombra de una sonrisa en su rostro desde
que caminé dentro del club.

—Bien. Luego supongo que iré a hacer mi trabajo y ocuparme de éste problema —dije,
no preocupándome si Jabari estaba escuchando la conversación.

Antes de girarme, miré a Danaus y le guiñé un ojo mientras una pequeña sonrisa
afectada danzaba a través de mis labios. No me sonrió en respuesta. Tenía ojos solo para
Jabari y no se relajaría mientras estuviera al alcance del Anciano. No había duda de que el
Anciano había venido a mi dominio con la simple intención de matarme, pero parecía

252
contenerse para alargar mi ejecución y atormentar a los miembros de mi dominio. Danaus
estaba dispuesto a quedarse atrás en las sombras por ahora, pero estaría vigilando. Si la
conversación parecía volverse amarga, sé que él subiría por la barra y estaría a mi lado en
un par de latidos.

Caminé a través del club, cruzando la vacía pista de baile a la gran cabina en la que
Jabari se encontraba a solas. En la entrada de la cabina, dos humanos yacían tendidos en el
suelo. Su aliento era trabajoso y estaban de un enfermizo color pálido, el Nightwalker
había drenado de ellos demasiada sangre. Si no recibían ayuda pronto, sería un milagro si
sobrevivían la noche.

—Knox, ¡lleva a estos dos al hospital ahora! —grité, corriendo hacia ellos, así podía
pararme justo fuera de la cabina de Jabari. Sus pies estaban apoyados en la mesa y su
espalda estaba presionada contra el fondo de la cabina, mirando a todo el mundo como si
fuera el rey de todos los encuestados. No exactamente.

—No terminé con ellos —dijo perezosamente.

—Están casi muertos. Terminaste —repliqué.

Por primera vez, noté que su oscura piel se veía un poco chamuscada y estaba
manteniendo su mano doblada cerca de su cuerpo. En nuestra última pelea, me las había
arreglado para marcarme un tanto con mi ráfaga de fuego antes de que escapara. Había
sido suficiente para mantener a raya al Nightwalker por algunas noches mientras se curaba.

Deslizándome en el asiento opuesto a él mientras Knox levantaba a los dos humanos


cercanos a la muerte del piso, crucé una pierna sobre la otra, tomando la misma actitud
indiferente.

—¿Qué estás haciendo aun en mi dominio?

—Necesito terminar de matarte. Estás volviéndote demasiado poderosa para tu propio


bien.

—Inclinando la balanza sobre el aquelarre en la dirección incorrecta, ¿no? —me burlé.


La única razón por la que Jabari había aceptado mi ascenso en el aquelarre fue porque me
vio como un cachorro que podía rápidamente manejar, de ese modo dándole dos asientos
en el aquelarre en lugar de solo uno.

253
—Siempre has sabido que tu vida estaba limitada —Jabari se mofó—. Odiada por uno y
todos en la comunidad Nightwalker. Cazada por los Antiguos. Y una vez que se supo que
no continuaría protegiéndote, fue solo cuestión de tiempo antes de que otros vinieran a
cazarte. El premio final.

—Pero ninguno de ellos han tenido éxito, y ahora has sido forzado a hacer tu propio
trabajo sucio —dije con una creciente sonrisa—. El único problema es, que soy más fuerte
de lo que anticipaste y ahora no puedes terminar el trabajo.

Jabari dio un leve encogimiento de hombros, pero por la tensión que se deslizó por su
rostro, podía decir que aún le dolía.

—Un contratiempo menor. Pareces haber adquirido un nuevo tutor de clases.

Fue un esfuerzo mantener mi despreocupado tono cuando una parte de mí se estiraba


para estrellar su rostro en la mesa de vidrio entre nosotros.

—Sí, he encontrado a otro para mover mis hilos. Por supuesto, la diferencia entre tú y él
es el hecho de que está tratando de hacerme más fuerte, mientras a ti solo te preocupaba
cómo podría ser usada por ti.

Jabari y yo teníamos mucha historia entre ambos para continuar viviendo. Nick estaba
en lo correcto, mi creador era una amenaza para todo lo que estaba intentando hacer para
salvar a las razas Nightwalker y humana. Lo único que le importaba a Jabari era él mismo
y cómo podía aumentar sus propios poderes, lo que solo conseguía manipulándome.

—Y supongo que la primer orden de tu señor es deshacerte de mí —replicó Jabari


suavemente, como si todo esto fuera una gran broma.

—En realidad, esa fue su segunda orden. —Mi burla pareció tomar algo de la gracia de
su expresión—. Su primera orden fue aprender cómo controlarlos a ti y a Danaus. Ahora
nos movemos a la próxima etapa.

—¿Y crees que eres capaz de tener éxito?

—Bastante confiada.

Jabari me fulminó con una mirada de fríos ojos negros. Encontré su mirada sin pestañear
firmemente, consciente de que Nick ofrecía un infierno peor del que Jabari podía incluso
imaginar.

254
Para mi sorpresa, parpadeé primero a pesar de mi creciente odio por el monstruo que se
sentaba frente a mí. No importaba cuanto lo despreciara o la amenaza que representaba
para todos mis palanesmis planes, aun lo necesitaba para una última tarea.

—Sin embargo, estoy dispuesta a concederte un alivio temporal —aventuré lentamente.

—¿Otra vez desobedeciendo a tu nuevo amo? De esa forma no durarás mucho —gruñó.
Un débil resplandor le daba a sus ojos un tono casi dorado.

—No, estoy dispuesta a tomar ésta oportunidad porque estoy buscando algo más grande
que cualquiera de ustedes dos, bastardos. —Apreté el puño a mi lado, pero me las arreglé
para mantener mi voz baja, incluso mientras continuaba—. La guerra está llegando.

—Parece que he oído este discurso antes —interrumpió Jabari.

—Sí, ha pasado casi un año y nada ha realmente cambiado en nuestro mundo.

Había cientos de acusaciones esperando en la punta de mi lengua para explotar. Si solo


hubiera enviado más Nightwalkers a Machu Picchu meses atrás, no nos encontraríamos en
el embrollo actual contra Aurora. Si hubiera sido más honesto y franco conmigo antes,
podría haber estado mejor preparada para tratar con Rowe y con los otros Naturi, en lugar
de creer ciegamente justo con el resto de mi raza, que los Naturi estaban casi en extinción
y peleando por vivir fuera de una existencia aislada.

Pero me tragué las palabras, eligiendo enfocarme en el problema inminente en lugar de


lamentar el pasado.

—Se avecina una guerra entre Cynnia y Aurora. Si no somos cuidadosos, la guerra va a
provocar el gran despertar. A Aurora no le preocupa quien sea asesinado mientras ella
gane. Y si gana, continuará su campaña para manejar el mundo de los humanos, lo que,
naturalmente, no nos beneficia.

—Así que estás pidiendo que los Nightwalkers tomen un bando en éste problema —dijo
Jabari con una ligera inclinación de cabeza.

En respuesta di una risa ligera.

—La elección ya ha sido hecha. Los Nightwalkers de Savannah, y los otros


Nightwalkers que pueda llamar, pelearán del lado de Cynnia y su ejército —le informé—.
Cynnia busca una tregua entre las razas de forma que su gente pueda reasumir su vida

255
pacífica y aislada que una vez llevaron antes de que Rowe llegara con su cruzada para
liberar a los Naturi. Cynnia planea matar a Aurora y tomar el trono. Estaré ahí para
ayudarla a destruir a su hermana mayor.

—¿Estarás en medio de una disputa a muerte entre un par de Naturi? Déjales pelearlo y
justo entonces mata al sobreviviente —dijo Jabari con un desdeñoso ondeo de su mano.

—Es peor que eso. La unión de los Diurnos se ha hecho de conocimiento de ciertos
licántropos y Nightwalkers en el área cercana, también en otras regiones alrededor del
país. Los humanos han empezado a cazarnos activamente. De mi entender, hemos
encontrado y destruido su sede en Atlanta, pero necesitamos dar otro golpe contra su
grupo, recopilar más información de exactamente cuánto saben de nosotros y nuestras
identidades.

—Parece como si todo estuviera decidido. ¿Qué podrías necesitar de mí?

—Quiero que arregles un encuentro con Nuestro Señor. Tengo algo de gran importancia
que discutir con él. —Empecé a sentir una especie de alegría alegría. Estaba reduciendo a
éste poderoso y más antiguo Nightwalker del aquelarre a nada más que un chico
mensajero, y lo adoraba—. Necesita saber que el Gran Despertar se avecina en el
horizonte, además de otros grandes problemas si no se hace algo. Nuestra gente necesita
saber lo que se les avecina para que puedan prepararse de cualquier forma posible.

—Los tiempos han cambiado si voy a hacer mandados para ti ahora. —Jabari cruzó sus
brazos sobre su pecho.

—Sí, no hace mucho que me enviaste a un lugar distante después de otro, con poca
explicación y ninguna esperanza de éxito. Bien, tus probabilidades son mucho mejores.
Estoy segura de que puedes escarbar hasta Nuestro Señor si realmente quisieras.

—Si sobrevives a éste desastre que estás planeando, estoy seguro de que tendrás toda su
atención. Por supuesto, asumiendo que pases esta noche.

Frunciendo el ceño, bajé mi mirada sobre el viejo Nightwalker y tensé mis músculos
como si me preparara para el ataque.

—No pelees conmigo ésta noche. Tengo planes para ti y realmente preferiría no matarte
ahora.

256
No me soprendí cuando Jabari desapareció delante de mis ojos. Había esperado eso de
él. Era una táctica de intimidación, pero después de encarar a Nick más temprano en la
tarde, iba a tomar un poco más que eso para que la adrenalina fluyera a través de mis
venas. Estirándome para tomar los poderes que fluían a mi alrededor, instantáneamente
sentí a Jabari cerniéndose cerca de mí, esperando para golpear. Me deslicé fuera de mi
puesto mientras agarraba los poderes de Jabari alrededor de mi puño. Lo regresé a la
existencia delante de mí y estrellé mis puños juntos en su pecho mientras reaparecía,
enviándolo a volar por la habitación hasta que finalmente golpeó la pared lejana del club
nocturno.

—No tenemos que hacer esto ahora —dije, sacudiendo mis manos—. Podemos esperar
para matarnos el uno al otro hasta después de que Aurora esté muerta.

—Prefiero matarte ahora —dijo Jabari en voz baja que pareció deslizarse a través de la
tenue expansión de luz que nos separaba.

—Estoy segura de que podrías.

Estaba preparada para tomar más energía para atacar a Jabari cuando el Nightwalker
envió su propio poder corriendo a través de mi cuerpo. Un grito de sorpresa fue arrancado
de mi garganta mientras el dolor me sobrecogía. Me tenía bloqueada en una posición de
pié con mis brazos pegados indefensamente a mis lados, dejando mi corazón vulnerable
para arrancarlo si decidía hacerlo.

«¿Quieres mi ayuda?»

Por encima del dolor, pude sentir los poderes de Danaus rozando contra mí, esperando
para abrirse camino de forma que pudiera forzar a Jabari a alejarse de mí. Pero Jabari había
pasado la mayor parte de mi vida como mi titiritero e iba a defenderme de él en mis
propios términos al menos sin la ayuda del cazador.

«No ahora, gracias por la oferta» repliqué, obligando a las palabras a salir a través de
mis dientes apretados. Manejaré esto yo misma.

Escarbando profundamente dentro de mí, me aferré a los poderes de Jabari que se


filtraban a través de cada miembro y órgano de mi cuerpo y empecé a alejarlos otra vez.
Sus poderes no eran tan diferentes de los que había aprendido a ejercer bajo el gentil
tutelaje de Nick. Podía sentir a Jabari presionando contra mí, empujando más energía en

257
mi cuerpo hasta que estuviera seguro de que pronto sería desgarrada en un millón de
piezas. Apretando mis dientes para detener otro grito de dolor, finalmente tuve éxito en
alejar su presencia fuera de mi cuerpo y mente por primera vez yo sola.

—¡Suficiente! —grité. Entusiasmada y furiosa, tomé mis poderes otra vez y lancé a
Jabari hacia atrás contra la pared—. Suficientes juegos de tu parte. —Di un paso hacia
adelante y desaparecí, solo para reaparecer directamente frente a él. Estirándome, golpeé
mi puño contra el lado izquierdo de su mandíbula.

Levantando su mano derecha, pasó sus largas uñas afiladas a través de mi rostro en un
único golpe brutal, dejando tras sí cuatro largos arañazos. Tropecé un paso atrás, poniendo
algo de distancia entre nosotros mientras parpadeaba alejando la sangre goteando en mis
ojos. Jabari inmediatamente vino hacia mí, agarrando el frente de mi camisa y lanzándome
a través de la habitación. Me estrellé contra el piso en un estrépito de mesas y sillas.

Me puse otra vez sobre mis pies, agarré una silla y arranqué dos de las patas de madera.
No eran como las varas que Danaus había usado más temprano en nuestras sesiones de
sparring, pero lo harían por ahora. Con las armas en la mano, me acerqué a Jabari otra vez,
sabiendo bastante bien que su estilo de pelea era más el combate mano a mano y a espada.
Esperaba tener una ligera ventaja sobre el Anciano, considerando todos los estilos de pelea
que había estudiado por años y pulido más recientemente con Danaus a mi lado.

Manteniéndome en movimiento constante, conecté varios golpes fuertes al cuerpo y


cabeza con una de las varas mientras bloqueaba sus tentativas de golpearme con la otra
vara. Nos rodeamos el uno al otro, ambos sangrando ligeramente de una variedad de
heridas, pero nada lo suficientemente fuerte para terminar éste estancamiento mientras nos
movíamos como tigres esperando por una apertura.

—Vamos, Mira —dijo Jabari en una baja, voz entrecortada—. Solo quémame. Sabes
que quieres hacerlo.

—No ésta vez —me reí mientras lo golpeaba en la parte de atrás de su cabeza, entonces
deslizándome fuera de su alcance mientras intentaba devolver el golpe—. Quiero hacerte
caer con mis propias manos.

Sin embargo, el viejo Nightwalker sabía que necesitaría detenerme un segundo para
conjurar el poder suficiente para clavarlo a la pared con las llamas. Estaba esperando por

258
esa apertura para hundir su mano a través de mi pecho y hacerme caer primero. Si me
mantenía en movimiento, era más difícil para él golpearme.

Desafortunadamente, Jabari tenía otros trucos bajo la manga. Deslizándose hacia atrás
fuera del alcance inmediato de mis varas, el Nightwalker hundió sus poderes nuevamente
en mi cuerpo. Mis pies tomaron el mando y me encontré de rodillas delante de él. Mis
manos se mantuvieron firmemente envueltas alrededor de las varas, pero no podía levantar
los brazos.

La oscura risa de Jabari se arremolinó alrededor de la sala, rozando contra mí mientras


luchaba por empujarlo fuera de mi cuerpo una vez más. Tenía sus garras profundamente
hundidas ésta vez, y sentí como si estuviera desgarrando mis órganos y músculos.

—Te tengo esta vez, mi florecilla del desierto —se regodeó—. Parece que nuestra
relación llega finalmente a su término. Ha sido… divertido. —Cerró puño y lo hizo hacia
atrás para clavarlo en mi pecho. Mi estómago se retorció mientras mis ojos observaban ese
puño, sabiendo que en cualquier segundo iba a estar en lo profundo de mi cavidad torácica
antes de que sus dedos se envolvieran en mi inmóvil corazón.

—No he terminado contigo aun —gruñí entre dientes.

Recogiendo los poderes que se arremolinaban a mi alrededor, incluyendo la fuerza


seductora de Danaus, liberé la energía contra Jabari. Sus pies se deslizaron por el suelo sin
problemas hasta que estuvo clavado a la pared. Liberándome de su abrazo, sumergí mis
propias fuerzas en su cuerpo, manteniéndolo completamente inmóvil. Al mismo tiempo,
me puse de pie como si fuese elevada por un par de alas invisibles.

Me desplacé unas pulgadas sobre el suelo hacia él, levantando una de las patas de la silla
que todavía estaba sosteniendo y la hundí en su pecho, evitando deliberadamente su
corazón. Jabari gritó de dolor y rabia mientras luchaba contra mi agarre. El Anciano ya no
estaba terriblemente aterrorizado de mí. Ese era el trabajo de Nick ahora. Yo había tomado
finalmente de vuelta una parte de mi vida, aunque solo era para entregarla nuevamente.

—Ahora bien, como iba diciendo —empecé cuando Jabari dejó de gritar. Estaba cada
vez más débil por la pérdida de sangre y completamente quieto, ya no empujando contra
los poderes que lo mantenían completamente inmóvil—. Vas a viajar con Danaus y
conmigo a Venecia. La noche es lo suficientemente joven como para que el sol no haya
salido en la ciudad por el momento. Danaus y yo hablaremos con Nuestro Señor. Y luego

259
te retirarás del aquelarre. Si estás allí cuando regrese a Venecia, voy a terminar lo que
empecé aquí. —Para acentuar mi punto, moví el palo en su pecho raspando su corazón,
logrando escuchar otro grito de dolor.

Pasos suaves me llamaron la atención por un segundo. Eché un vistazo por encima del
hombro para encontrar Danaus de pie cerca de mí, esperando mi próximo movimiento.
Con una débil sonrisa que esperaba fuese algo tranquilizadora, pasé mis dedos cubiertos de
sangre y pegajosos a través de los suyos mientras agarraba firmemente el hombro de
Jabari. Estuve a punto de cerrar los ojos mientras profundizaba en su mente, consiguiendo
una imagen de la Sala Principal que era el hogar del aquelarre. Podría desaparecer y
reaparecer en distancias cortas, pero nunca había intentado nada tan lejos como saltar
desde Savannah a Venecia en un sólo movimiento. Por lo que necesitaba los claros
recuerdos de Jabari para ayudarme.

Por desgracia, con esos recuerdos vino la gran cantidad de odio que se agitaba y hervía a
mi alrededor. Durante el largo siglo que había pasado al lado de Jabari en mi juventud, yo
solo había percibido la sensación de calor y amor provenientes de él. Me había convencido
de que se preocupaba solo por mi bienestar y de que fuera plenamente consciente de mi
importancia dentro de la nación Nightwalker. No tenía ningún recuerdo de sus
experimentos para aprender cómo controlarme. No pude evitar preguntarme si había
escondido éste pozo profundo de odio de mí también.

Era difícil odiarlo con la misma vehemencia. Era mi padre, mi mentor, mi creador. Él
había sido un faro y un par de brazos fuertes cuando el mundo llegó a ser demasiado
abrumador para una criatura que luchaba por entender sus propios poderes.

Pero yo tenía que odiarlo, porque si no lo hacía, significaría mi muerte.

Reaparecimos en la Sala Principal, con su suelo de mármol negro y el estrado. Las cuatro
sillas doradas de los Ancianos brillaban bajo la luz de las velas. Todas se encontraban
vacías, el amanecer se acercaba rápidamente. Si Stefan y Elizabeth se encontraban en su
residencia en Venecia, estarían en las catacumbas debajo, sin darse cuenta de lo que estaba
sucediendo tan solo unos cuantos pisos por encima de ellos.

Tan pronto como sentí el piso firme debajo de mis pies, solté la mano de Danaus y
aparté el hombro de Jabari de un empujón lejos de mí. El Anciano se tambaleó hacia atrás,
hasta que finalmente cayó sobre su trasero. La pata de madera de la silla todavía sobresalía

260
de su pecho, mientras que su camisa estaba empapada de sangre. Si lo dejaba como estaba,
había una buena probabilidad de que muriera durante el día y no despertara a la noche
siguiente debido a la continua pérdida de sangre. Yo no estaba dispuesta a correr ese
riesgo.

Acechándolo, le sonreí ampliamente mientras él me empujaba, tratando de escapar. Mis


ojos brillaban intensamente y la sed de sangre estaba en mí. Necesitaba esto. Sabía que le
había prometido un indulto, pero también sabía que me había estado mintiendo a mí misma
al momento en que las palabras salieron de mi boca.

—¡Mira! —gritó. A pesar del inmenso dolor que tenía que estar sintiendo, notaba sus
poderes aumentando hacia mí en un intento por controlar mis acciones, pero yo estaba
ahora centrada por completo. No logró penetrar mis defensas como antes. Le aparté a un
lado como si aplastase una mosca molesta. Cayendo de repente de rodillas, retiré el palo de
su pecho e inmediatamente lo sumergí en su garganta, limitando sus gritos a un gorgoteo
bajo. Usando el agujero que había creado en el pecho, metí mi mano y fácilmente arranqué
su corazón. El cuerpo de Jabari quedó sin vida delante de mí al instante. Por fin el Anciano
estaba muerto y ya no me perseguiría o amenazaría a los que amaba.

Agarrando con fuerza su corazón en una mano, lo tomé del hombro de la camisa,
mientras me levantaba. Lo arrastré por el brillante suelo, dejando una mancha de sangre de
color negro oscuro. Puse el corazón en mi asiento y dejé el cuerpo a los pies de las
escaleras ante mi silla. En el caso de que yo no estuviera al día siguiente para hablar con
los miembros del aquelarre, los Ancianos y sus lacayos, todos sabrían quién se había
deshecho finalmente de Jabari.

Mientras me alejaba del cuerpo, el alivio me golpeó como un tren fuera de control,
debilitándome las rodillas. Danaus puso sus grandes manos en mis hombros y apretó
suavemente, sosteniéndome firmemente para evitar que cayera al suelo cubierto de sangre.
Sin embargo, mi ropa estaba salpicada ya con ella, y mis brazos y cara estaban manchados.
Estaba agradecida de que él respetara mis deseos para hacer frente a Jabari sola. Era lógico
que luchara sin ayuda contra éste demonio luego de tanto tiempo. Era la única manera de
que finalmente podría eliminar mi miedo hacia él.

Al final, por fin vi a Jabari como realmente era: una criatura de la noche muy vieja, con
miedo del futuro brillante que se extendía ante él. Ya no estaba preocupado por sí mismo y
cómo proteger mejor sus propios intereses. Y finalmente, me había convertido en alguien

261
demasiado poderosa como para ser controlada por él. Yo sólo era útil para él como un
títere y una joven asustadiza.

—¿Estás bien? —preguntó Danaus. Fue solo cuando sus manos se deslizaron por debajo
de mis hombros que comprendí que mis manos estaban temblando violentamente. Un
escalofrío sacudió mi cuerpo mientras tomaba una respiración profunda y la soltaba
lentamente. Mientras el aire se escapaba de mis inútiles pulmones, el poder que había
estado reteniendo también escapó, filtrándose en la tierra y girando una vez más en torno a
las criaturas de las que emanaron. Los poderes de Danaus se envolvieron alrededor de mi
cuerpo tembloroso, como una cálida frazada. Él estaba allí ahora, cuando la batalla había
terminado, para aliviar mi psiquis herida y protegerme mientras lamía mis heridas.

—Voy a estar bien —murmuré en voz baja.

—Pensé que habías planeado dejarlo vivir —dijo Danaus, sonando más que un poco
sorprendido.

Una pequeña sonrisa tironeó de la esquina de mi boca.

—Sí, bueno, decidí que probablemente podría lograr mi objetivo sin su ayuda. Además,
el monstruo ya había vivido mucho más allá de su utilidad.

Danaus sonrió en respuesta.

—Yo podría haberte dicho eso meses atrás.

—Gracias, sabelotodo.

Apoyada en su pecho, levanté mi rostro hacia él, y encontré sus labios con un beso que
logró que olvidara toda la fatiga y la confusión en mi cerebro. Mientras a regañadientes
rompía el beso, debido a la salida del sol, apoyé mi cabeza contra su pecho, dejando que el
sonido de su corazón latiendo fluyera a través de mi cuerpo.

—Entonces, ¿cuál es el plan ahora que estamos en Venecia? —preguntó mientras me


daba un beso en la frente.

—Dormir —suspiré con cansancio.

—¿Y luego?

262
—Un encuentro con Nuestro Señor. Jabari era el miembro más antiguo y más fuerte del
aquelarre. Y también tuve éxito en deshacerme de Macaire solo hace unos meses. Si eso no
llama la atención de Nuestro Señor, no sé qué lo hará. Conseguiremos nuestra reunión.

—¿Estás esperando que te ayude a levantar un ejército para luchar contra los Naturi y
Aurora?

Una mueca tiró de mis labios cuando di vuelta mi cara contra su pecho.

—Es demasiado tarde para eso, creo yo. Estamos por nuestra cuenta. Si él defiende lo
que Macaire me dijo, Nuestro Señor dará la bienvenida al Gran Despertar. Espero que
pueda conseguir su ayuda para deshacernos de Nick. No puedo hacerlo sola.

Danaus agarró los lados de mi cintura y me miró a los ojos.

—¿Estas yendo tras Nick?

—Él no se contentará con la muerte de Jabari. Y te quiere muerto también.

—Mira…

—No es solo eso. No podemos permitir que él recupere su antiguo poder. Él es el


maldito dios del caos. El mundo simplemente no puede manejar su presencia cuando
todavía tenemos que hacer frente al Gran Despertar.

Danaus cerró los ojos y frunció el ceño mientras dejaba caer su cabeza. Él sabía que yo
estaba dispuesta a arriesgar todo para que pudiera vivir, pero no quería que corriera esos
riesgos. Puse mi mano sobre su mejilla, y sus ojos se abrieron.

—El amanecer está cerca. Los dos necesitamos dormir. Vuelve a las islas principales y
consigue un hotel. Duerme y come. Vuelve aquí al atardecer. Vamos a comenzar la
búsqueda de Nuestro Señor entonces. Con un poco de suerte, él vendrá a nosotros.

—¿Y qué harás tú?

—Voy a permanecer aquí durante el día. Será lo suficientemente seguro.

Danaus parecía más que un poco dudoso, pero al final me dio otro prolongado beso en
los labios antes de salir de la sala principal. Se sentía como si una parte de mi corazón se
fuera con él, y me dejó una sensación vacía y cansada. Necesitaba de Danaus como la

263
tierra necesita del sol y la lluvia. Yo lo necesitaba como un Nightwalker anhelaba sangre.
Él era el sustento que mi alma anhelaba.

Cuando el sol se acercó más hacia el horizonte, mis pies se volvieron hacia la puerta en
la pared del fondo. Con un empujón, se abrió con un crujido fuerte, como en una de esas
viejas películas de terror, y envió un eco por la escalera de piedra que se prolongaba bajo
tierra. Al cerrar la puerta detrás de mí, seguí la escalera en la oscuridad hasta llegar a la
planta baja. Un puñado de antorchas brillaban con la luz del fuego alrededor de la gran sala
llena de ataúdes de madera y piedra, que nos protegía del mundo como un cementerio
oculto de muertos vivientes.

Una rápida mirada por la habitación reveló que más de una veintena de Nightwalkers
estaban, o bien sentados en su lugar de descanso o de pie junto a un ataúd, mirándome con
intención. Yo estaba cubierta de sangre, y era ampliamente sabido que yo no había estado
en Venecia antes de la noche. Algo oscuro había sucedido. Para empeorar las cosas, había
sido vista caminando hacia mi habitación privada, entre aquellas reservadas para los
Ancianos. No había dormido en la tumba subterránea del aquelarre en siglos, salvo en raras
ocasiones, incluso cuando estaba en buenos términos con Jabari durante mi juventud.

Apoyado en la entrada a la sala de al lado mío estaba Stefan. Me detuve frente a él,
viéndolo fríamente arrastrar sus ojos desde mis pies hasta la parte superior de mi cabeza.

—Así que finalmente lo has hecho —anunció.

—Sí, parece que al aquelarre le falta nuevamente otro Anciano —le dije suavemente—.
Se lo dejaré a ti y a Elizabeth el encontrar su reemplazo. —Luego, sin más comentarios,
entré en la habitación y cerré la puerta con un duro golpe.

La habitación tenía un lavabo y una jarra de agua, así como una gran cama con dosel.
Miré mis manos brevemente y decidí que no había suficiente agua como para molestarse
siquiera tratar de lavarse. Además, parecía conveniente pasar el resto de las horas del día
empapada en la sangre de Jabari.

Exhausta hasta el alma, me metí en la cama y me desplomé contra el montón de


almohadas.

Cerré los ojos y liberé mi mente de pensamientos, dejando de lado los últimos restos
rotos de la preocupación que me había perseguido durante las noches pasadas. Cuando el

264
sol se asomó en el horizonte, sentí que mi alma volaba libre de mi cuerpo y el sueño me
venció finalmente.

265
Capítulo 25
Traducido por Rockwood, Clo y Alexiacullen

Corregido por *Prisper*

A ntes de abrir los ojos la noche siguiente, ya sabía que algo estaba
terriblemente mal. Podía sentir el aire cargado de energía, hasta pensé que
podía oír un crujido, como si un cable fuese mecido por el viento.
Manteniendome perfectamente quieta, me centré en llegar a Danaus, pero no sentí nada
salvo un vacío enorme que amenazaba con consumir mi alma. Danaus no estaba allí.
Debería poder sentirlo en algún lugar de Venecia. Por supuesto, estaba asumiendo que
incluso todavía estaba en Venecia.

No había manera de posponer lo inevitable. Tomé una respiración lenta, inhalando en el


suave olor de la leña y el aroma de pino de algún tipo de producto de limpieza. Al soltar el
aliento, abrí los ojos y me sumergi en mi entorno. Las austeras paredes de piedra del
subsuelo del aquelarre fueron sustituidas por un fondo de color malva suave y muebles de
color crema. El fuego ardía con intensidad en una gran chimenea en la esquina, calentando
el ambiente y el espíritu.

Me senté en la cama y me encontré frente a un hombre sentado en una silla de cuero de


respaldo alto, cerca de una cama extra grande. Llevaba un traje oscuro con una camisa azul
claro, el cuello abierto para revelar una garganta larga y pálida. Cabello castaño oscuro con
un rostro delgado y ruelos en el cuello de su chaqueta. Su rostro estaba inexpresiva,
excepto para los insondables ojos oscuros que me miraban con una intensidad espantosa,
un tigre mirando a su presa, dando sus primeros pasos en el claro abierto.

Un malestar se instaló en mis huesos. El sol se deslizaba por el horizonte. Yo no había


dormido por mucho, y sin embargo se sentía como si hubiera estado en esta habitación
durante mucho más tiempo.

Esta criatura debe haber entrado en la cripta aquelarre durante las horas diurnas, pero
todo en mi mente gritaba que no era posible. Claro, había un aura extra de energía
circulando por él, recordandome demasiado a mí misma, pero todavía podía decir sin que
separase los labios para ver sus colmillos que era una criatura de la noche.

266
—Buenas noches, Mira —dijo con una voz engañosamente suave y apacible que se
colaba en mi cerebro y se envolvia alrededor de mis pensamientos—. Espero que hayas
descansado bien.

Un escalofrío recorrió mi cuerpo antes de que pudiera detenerme. Su voz era hipnótica.
Era terriblemente alarmante y completamente reconfortante al mismo tiempo. Me sentía
como si estuviera envuelta en el calor del sol de verano, mientras que al mismo tiempo,
sacudia a mi alma con su impresionante poder. El miedo se apoderó de mi estómago,
retorciéndolo en nudos. No me enfrentaba a un Nightwalker desconocido con un par de
trucos de salón muy interesantes bajo la manga. Este era Nuestro señor.

Balanceando mis pies fuera del borde de la cama, lentamente me acerqué y me arrodillé
delante de él mientras colocaba una mano sobre el brazo de la silla.

—Mi señor —murmuré, agradecida de finalmente estar en su presencia.

Me encontraba frente al más poderoso Nightwalker de nuestro pueblo. Él era al que


todos los Nightwalkers respondían en todas las circunstancias. Y a pesar de mi falta
general de respeto a cualquier y todo tipo de autoridad, no podía dejar de sentir un temblor
de miedo correr por mi cuerpo ahora que me enfrentaba a él. Él era el único que había
conocido que tanto Jabari como Macaire temían.

Y, sin embargo, ahora que estaba yo de rodillas tan cerca de él, envuelta en su poder,
pude empezar a distinguir las distintas capas. Él tenía la capacidad tanto como para
absorber la energía disponible de forma natural en el aire como la de las almas de todos los
seres vivos y el poder que emana de la tierra. Estaba tambien en contacto con la energía
aún más efímera que podía sentir cuando estaba cerca de Nick. Por debajo de todo esto
estaba su propio poder natural, que venía de ser un Nightwalker. Mientras lo tocaba
mentalmente, me di cuenta de que era aún más joven que yo.

Una suave sonrisa se le escapó, sorprendiendome mientras recorría mi piel como una ola
en la orilla. Incliné la cabeza con arrebato y me encontré con esa mirada oscura, por un
momento perdiéndome en el pozo profundo de sus ojos. La sonrisa que cruzó sus labios no
alcanzo completamente los ojos oscuros.

—La Gran Fire Started de rodillas delante de mí —comentó con una sonrisa burlona—.
No pensé que tal cosa llegara a sucederle a nadie, incluyéndome a mí.

267
—Tú eres Nuestro Señor —repliqué en voz baja. Yo era incapaz de juzgar si estaba
patinando sobre hielo delgado o simplemente era una broma pasajera. Yo sospechaba que
la destrucción de Jabari y Macaire finalmente podría sacarlo de su escondite, sin embargo,
no me había detenido el tiempo suficiente en mi plan como para tener en cuenta si él
estaría contento con mis acciones o enojado.

—Eso es cierto. Puedes llamarme Adio —dijo, poniendo la mano sobre la mía en el
brazo de la silla. Su tacto era sorprendentemente cálido, quizá porque había estado sentado
junto al fuego. La decisión de tener un fuego en la chimenea me pareció más que un poco
extraña. Siendo Nightwalkers, rara vez sentíamos la molestia de un poco de aire frío, y
ninguno era normalmente lo suficientemente valiente como para iniciar un fuego. Había
demasiadas cosas raras acerca de Adio con las que mi cerebro luchaba para organizarse.

—Me siento honrada. Yo soy Mira, y estoy a su servicio.

Una vez más se echó a reír, y lleve mis ojos de nuevo hasta su rostro enjuto y mirada
oscura.

—Tendremos que ver eso, ¿no?

—¿No cree que obedezca sus deseos?

—Yo sé que eres el tipo de persona que antepone sus propios deseos a los de otros, lo
que parece ser más poderoso que tú. Por supuesto, Jabari y Macaire pagaron un alto precio
de creer lo contrario, porque no hay nadie más poderoso que tú.

Ante esto me fue imposible detener el sobresalto suave que se me escapó.

—Creo que puede que finalmente haya encontrado a un igual.

—¿En mí? —preguntó con una ceja arqueada.

—Y...Yo…

—No lo sabes. Esa es una respuesta verdadera y honesta, que puedo respetar. —Adio
me sonrió. Agitó una mano hacia la segunda silla que estaba a los pies de la cama, un poco
escondida en las sombras—. Sabemos tan poco el uno del otro, así que ¿Cómo podemos
medirnos el uno al otro como adversarios adecuados?—continuó, mientras yo me
levantaba y me sentaba en la silla, frente a él de nuevo.

268
—¿Somos enemigos?

Él se encogió de hombros de su delgado torso. —Esa es otra cosa que solo el tiempo
dirá.

—¿Dónde está mi consorte? ¿Dónde está Danaus? No puedo contactar con él. ¿Estoy
aún en Venecia?

—Él está a salvo con un amigo mío, te lo juro. Tú estás en uno de mis refugios secretos
en Venecia. Quería sólo unos pocos momentos sin ser molestados contigo a solas.

No me gustó la respuesta, pero por ahora sabía que era lo único que conseguiría. Seguro
no quería decir que estaba contento o cómodo, o incluso ileso. A lo sumo, significaba que
aún estaba vivo, lo que yo tendría que aceptar. Cuanto más pronto terminara esta entrevista
con Adio, más pronto que podría volver a Danaus.

Apretando mis labios, miré fijamente a Adio repantigado en la silla, pero centrándome
en la energía que se arremolinaban a su alrededor. Me recordaba demasiado a mí misma, lo
que solo podía significar una cosa espantosa.

—Usted es como yo, ¿no?— le pregunté de repente.

—¿Cómo es eso?

—Uno de sus padres no era humano.

—Mi madre, de hecho. Su nombre era Eos —dijo con una sonrisa—. La diosa griega del
amanecer. También conocida como Aurora para los romanos. ¡Qué ironía!

—Sí, he oído hablar de sus problemas con la reina Naturi Aurora. La coincidencia es
muy lamentable. Sin embargo, su madre era una diosa, al igual que mi padre. Esto
significa que naciste de manera diferente.

Adio me sonrió ampliamente. —Sí, pero mis diferencias no eran tan abiertamente
evidentes como las tuyas. He oído los rumores. Nacida como un ser humano con la
capacidad de crear y manipular el fuego; un poder único que mantuviste al renacer como
una Nightwalker.

—¿Qué hay de ti?

269
—Me di cuenta de que ser el sobrino de Helios me dio una cierta invulnerabilidad al
fuego, aunque no puedo controlarlo como tu.

—¿Y?

La sonrisa de Adio se ensanchó.

—Y cuando me convertí en un Nightwalker, pronto descubrí que era más apropiado ser
llamado Daywalker.

Me salí de la silla, deslizándome hacia atrás unos centímetros mientras intentaba


alejarme de él en estado de shock.

—¿Qué quieres decir con Daywalker? ¿Puedes estar bajo el sol? ¿Estás despierto?

—Duermo cuando quiero y puedo caminar bajo el sol, pero como cualquier otro
Nightwalker todavía dependo de la sangre para sobrevivir.

Me lo quedé mirando un momento más, como si estuviera congelada en el lugar con el


pensamiento de que este Nightwalker había venido a mí a la mitad del día y me había
robado de mi lugar de descanso. Era la idea de que él podía ir a cualquier lugar donde
descansara un Nightwalker y ver rápidamente su desaparición.

Adio me hizo señas para volver a mi asiento.

—Me estás mirando casi de la misma manera en que lo hacía el aquelarre anterior
cuando aparecí por primera vez.

—¿Con horror?

—Más o menos. Un día, me arrastré dentro y maté a dos de sus miembros como así
también al Señor anterior. Los dos restantes eran Jabari y Macaire. Los llevé a un lugar
muy parecido a éste y les informé que iba a asumir como Señor.

—Pero eso fue hace mucho tiempo. Tuviste que haber sido tan joven —dije en voz baja
mientras me deslizaba de nuevo en mi silla.

—Lo era, razón por la cual no estuvieron para nada encantados con la idea, pero después
de agitar un par de veces la mano a través de una llama creo que los convencí de que
podrían tener otro Fire Starter en sus manos. Por el momento, no estaban dispuestos a

270
contrariarme. Y al final todo salió mejor. En su mayor parte me guardé para mí mismo,
mientras el resto del aquelarre lidiaba noche a noche las actividades de nuestro pueblo.

Sacudí la cabeza con incredulidad.

—Pero tiene que haber algo más.

—¿Por qué dices eso?

—¡Por la energía que puedo sentir girando a tu alrededor! No solo estás sacando la
energía de la sangre de la región, sino también de la tierra y la otra energía con la que
incluso los dioses parecen estar en contacto. ¿Cuánto tiempo has estado en contacto con
eso?

—La mayor parte de mi vida.

—Tu madre, Eos —susurré—. Ella ha estado en tu vida. Ella te enseñó.

—Desde una edad muy temprana.

Sacudí la cabeza y cerré los ojos, maldiciendo mi suerte. No sabía si Eos había sido una
maestra paciente y una madre, pero al menos estuvo allí para enseñarle exactamente lo que
era y de lo que era capaz desde una edad temprana. Le había dado una clara ventaja
durante toda su vida, mientras yo me había visto obligada a aprender todo de la manera
difícil, sobre todo durante los últimos meses bajo la dolorosa tutela de Nick.

—Pero si siempre supiste que eras el hijo de un dios, ¿por qué tomar la decisión de
convertirte en un Nightwalker?

—Porque era partidario de estar en una posición de poder cuando llegara el momento en
que los seres humanos conocieran la verdad. Lo que mi madre dejó claro para mí fue que
los dioses no estaban en condiciones de reafirmarse como jugadores de poder en este
mundo. Serían los Nightwalkers y los licántropos los que darían un paso adelante como
razas dominantes, cuando ocurriera el Gran Despertar.

—¿Tomó en cuenta el Naturi?

—No —suspiró en voz baja—. No creo que lo hiciera, pero pensándolo bien, no pienso
que haya esperado que la diosa de esa jaula se debilitara tan rápido sin el contacto
constante de la tierra o de su compañera.

271
—Tampoco creo que haya tenido en cuenta los planes de mi padre —admití tristemente.

—Sí, tengo que admitir que tengo curiosidad en cuanto a tu paternidad —dijo Adio,
inclinándose hacia delante—. Sospechaba que un dios tenía una mano en tus cualidades
únicas, pero fui reacio a demostrar mi interés por miedo a atraer más atención a ti de la
necesaria.

—No deberías haberte preocupado. He hecho un buen trabajo atrayendo la atención por
mí misma —murmuré.

—Sí, pero no quería que Jabari o Macaire hicieran ninguna conexión entre tú y yo.

—Estoy muy agradecida. No tuve la clase de entrenamiento que tuviste la suerte de


recibir.

—Me di cuenta.

—Has estado observando.

—A través de un amigo y desde la distancia. Pero las cosas han cambiado


recientemente.

—Mi padre de repente entró en mi vida. —Me senté en la silla y descansé la cabeza en
mi mano, mientras apoyaba el codo en el brazo de la silla—. No ha sido una transición
fácil.

—¿Y vas a ser tan amable de decirme finalmente quién es tu ilustre padre?

—Cuando me traigas a Danaus —dije con firmeza, estrechando la mirada hacia Adio.
Me había pasado los últimos minutos evaluando sus poderes y no se sentía como si
estuviera en una gran desventaja. Eos podría haber dedicado más tiempo entrenándolo y
ampliando sus poderes, pero el entrenamiento de Nick había sido tanto completo como en
peligro de vida, por derecho propio. Adio no necesitaba tener a Danaus escondido.

—¿No confías en mí?

—No confío en nadie. Estoy segura de que te acostumbrarás a la sensación.

Adio rió en voz baja mientras se sentaba en su silla de nuevo.

272
—Y esa humildad con la que estabas tan ansiosa por honrarme ha desaparecido. Tan
rápido.

—Tienes algo que se sabe es importante para mí, y estás haciendo preguntas muy
íntimas. No voy a sentarme aquí y dejar que mis manos estén completamente atadas
mientras puedo comenzar a hacer algunas demandas yo misma.

Adio pareció considerar mi solicitud por un momento antes de finalmente asentir con la
cabeza. Un par de segundos después pude oír pasos pesados en el pasillo, acercándose a la
habitación. Conocía el peso y la cadencia. Era Danaus. Justo antes de que abriera la puerta,
pude finalmente sentirlo, como si un velo hubiera sido levantado, pero al mismo tiempo
todavía podía sentir la magia de un segundo usuario en la zona detrás de Adio. Danaus no
estaba solo.

Mientras el cazador abría la puerta de la habitación y entraba, salté a mis pies pero no
avancé porque cerca por detrás de él vi a Ryan. Aparté los ojos del brujo de cabello blanco
para enfocarlos en mi querido compañero.

«¿Te encuentras bien?» demandé en silencio, no había necesidad de que Adio y Ryan
escucharan nuestra conversación.

«Estoy bien. ¿Tú?»

«A salvo por ahora».

«¿Nuestro Señor? » preguntó Danaus, depositando los ojos por un instante en la parte
superior de la cabeza del sentado Adio.

«Sí, y, obviamente, en alianza con Ryan. No un descubrimiento positivo».

«No, estamos jodidos».

Se me hizo difícil volver a sentarme en la silla frente de Adio. Mis ojos se movieron
hacia el brujo y destrabé la mandíbula.

—Ha pasado algún tiempo, Ryan.

—Siempre es un placer verte, Mira —respondió amablemente.

—¿Cuánto tiempo hace que conoces a Adio?

273
—Hace algunos años —respondió con indiferencia. Mi boca se torció en una mueca
horrible.

—Así que nunca me necesitaste realmente como contacto con los Nightwalkers o el
aquelarre. Ya tenías al máximo contacto.

—Cierto, pero él necesitaba a alguien para tenerte vigilada. Estuve de acuerdo en


ayudar.

—Qué conveniente —me burlé.

—Ahora, Mira —reprendió Adio—. Mantengamos esto agradable. Ni a Danaus ni a ti se


les ha hecho ningún daño bajo nuestro cuidado. Ahora que puedes ver que Danaus está
perfectamente sano y a salvo, ¿podrías por favor responder mi pregunta? ¿Quién es tu
padre?

Dudé. Era una respuesta fea, de hecho odiaba admitir que incluso yo si no tuviera
control sobre tal cosa. No es como si fuera mi culpa que mi padre fuera un monstruo, solo
que otros no necesitaban saberlo. Pero entonces, si alguien tenía la oportunidad de
ayudarme a deshacerme de él, era Adio, y ciertamente no dolía que tuviera a Ryan en su
bolsillo trasero.

—Tiene varios nombres.

—Elige uno.

Nuevamente los nombres estaban atascados en mi garganta.

—Coyote —dije finalmente, pero sus rostros se quedaron en blanco con la referencia
nativa americana de su dios embustero—. Probablemente también va por Puck, Hermes,
Eshu, Anansi, Set…

—Loki —respiró Adio en tono temeroso.

—Sí, pero ahora va por el Antiguo Nick. O bien, simplemente Nick.

—Eso explica unas cuantas cosas —dijo Ryan con tono grave—. El fuego, la apariencia,
la tendencia hacia el caos en el orden. Eres hija de tu padre, el Dios del Caos.

—Sí, eso explica muchas cosas —murmuró Adio, doblando sus manos en su regazo
mientras se hundía más profundo en su silla y mientras mirándome atentamente.

274
—Recientemente tus poderes han crecido exponencialmente. Hace un año nunca
hubieras tomado a un miembro del aquelarre como Macaire, y ahora has matado a ambos,
a él y a Jabari. También hay rumores de que has derrotado a un Bori. Y ahora estás
tratando de destruir a la reina de los Naturi.

—Ciertamente estás bien informado —respondí sarcásticamente, cruzando mis brazos


sobre mi pecho.

—He sobrevivido tanto tiempo por estar bien informado —espetó Adio—. Con la
destrucción de los dos miembros más poderosos de los aquelarres y la ascensión de tu
propio amigo en el aquelarre, uno tiene que preguntarse si el siguiente paso es mi asiento.

Un ladrido de risa se me escapó antes de que la pudiera atrapar.

—En primer lugar nunca quise un asiento en tu aquelarre. Me temo que fue mayormente
las maniobras de Jabari, las cuales solamente daban un efecto de fracaso en él. Puedes
mantener la posición de Nuestro Señor. Solo déjame mis dominios de Savannah.

—Queremos que nos dejen en paz —agregó Danaus.

—¿Y no sería eso un peligro para el mundo? —inquirió Adio—. La hija del Dios del
Caos y un hombre inmortal conectado con el poder de un Bori puestos en libertad.

Sonreí hacia Adio, mis colmillos metiéndose bajo mi labio superior. Me incliné hacia
adelante, sujetando ambos brazos de la silla.

—No soy tu problema más grande, en absoluto.

—¿Cual sería mi mayor problema?

—Nick.

—¿Cuáles son sus planes?

—Nunca ha sido totalmente claro conmigo, pero parece que quiere a todos sus antiguos
poderes de regreso, volver a su lugar como un dios poderoso y no ser solo un jugador
menor. Planea usarme para esos fines.

—Entonces simplemente necesitamos matarte para detener sus planes —ofreció Ryan.

—De ninguna manera —gruñó Danaus, lo cual me causó una sonrisa amplia.

275
—Gracias. Es bueno saber que hay al menos una persona viva que no está ansiosa por
mi muerte —Me molesté. Luego me giré con una seria mirada hacia Adio—. Estaba
pensando más en una trampa. ¿Tu madre me ayudaría?

Adio agitó su cabeza. —Ella no es ninguna amenaza para el dios del caos en este
mundo. Simplemente es la Diosa de la Aurora, frágil y decadente en fuerza mientras que el
día pasa hacia su ápice. Eos no te ayudaría.

—Entonces, ¿me podrías ayudar tu? Dijiste que te volverías un Nigthwalker porque
querías ser parte de la especie dominante cuando El Gran Despertar sucediera. Si Nick
consigue lo que quiere, todos estaremos sujetos a sus caprichos.

—Lo consideraré.

—¿Qué me costará?

Adio sonrió. —Muy prudente.

—No puedes dar algo por nada en este mundo. ¿Qué querrás a cambio? ¿Mi silla en el
aquelarre? ¿El exilio?

—Tenía… algo… en mente cuando llegaste aquí, pero ahora que sé la fuente de tu
sangre estoy indeciso —admitió Adio.

—¿Qué? —gritó Ryan de repente— ¡Me lo prometiste!

—¿Prometió que? —exigió Danaus. Tomó un paso más cerca del brujo, pero Ryan no
pareció notarlo, mientras su mirada enojada se centraba completamente en la parte superior
de Adio.

—Estoy pensándolo de nuevo—admitió Adio.

—¡Lo prometiste! —gritó Ryan.

Miré de la cara enrojecida de Ryan a la mirada de angustia de Adio. Había solo una cosa
que un Nigthwalker podía ofrecer a un brujo de su fuerza y poder. Mi estómago se
encogió.

—Le prometiste que le cambiarías —dije lentamente, extrayendo la mirada fija de Adio
en mi cara.

276
—Dos de nuestras líneas de sangre combinadas en su cuerpo para lograr su renacimiento
—añadió Adio.

—¡Absolutamente no! —declaró Danaus.

—No funcionará —declaré firmemente.

—Funcionó contigo —argumentó Ryan rápidamente—. Tuviste tres marcas.

—También tenía la sangre de un Dios corriendo a través de mis venas —contesté—. Era
diferente para empezar con ello. Debajo de todos tus poderes, eres todavía humano de
corazón, Ryan. Tu cuerpo tomará por sí mismo la primera gota de sangre de Nigthwalker
que entre en tu sistema e ignorará cualquier otra que entre.

—¿Cómo puedes estar segura? —añadió Adio.

—No lo estoy, pero queremos correr el riesgo de no sólo cambiarle en un Nigthwalker,


sino además ¿usando la sangre diluida de ambos, la Diosa de la Aurora y el Dios del Caos?

—Parece que todavía tenemos mucho por discutir —anunció Adio, mientras se
levantaba su silla—. Te dejaré aquí para llevar a cabo tu propuesta de deshacerte de tu
padre mientras discutimos qué elegiré que sea el pago por ayudarte en tus esfuerzos.

—Sabes que podrías simplemente hacerlo por la bondad de tu corazón —presioné,


levantándome también de mi silla.

Adio se dio la vuelta para mirarme, deteniéndose al intentar salir de la habitación.

—Mi madre era la Diosa de la Aurora, no del Amor.

—Cierto —murmuré mientras él dejaba la habitación seguido de un Ryan algo airado


que cerró de golpe la puerta. Podría haber sido algo bueno que si la Diosa del Amor
hubiera decidido tener unos cuantos niños en el mundo. Podríamos haber sido un poco
mejores, pero entonces supongo que debería haber estado agradecida de que al menos el
Dios del Caos no hubiera sido particularmente prolífico. Al menos, no pensaba que lo
hubiera sido.

277
Capítulo 26
Traducido por Rihano, Isabella Night y LeslyCipriano

Corregido por SWEET NEMESIS

o puedes estar considerando seriamente esto? —Danaus esperó el


—¿N segundo en que no pudimos escuchar ya más las pisadas de Adio y
Ryan en el pasillo.

Me tragué un suspiro mientras cruzaba la distancia entre nosotros y envolví mis brazos
alrededor de su cintura, apoyando mi cabeza en su hombro así mi frente estaba presionada
en el hueco de su cuello. Por ahora, no quería pensar en Nick, Adio, o la demanda
temerosa de Ryan. Yo solo quería abrazar al cazador y saber que él estaba a salvo.

—¿Te hizo daño de alguna manera? —le pregunté, evitando su pregunta.

Danaus soltó una respiración profunda antes de finalmente envolver sus brazos
alrededor mío y sostenerme firmemente.

—Ryan apareció unas pocas horas antes del atardecer y amablemente me acompañó a
una casa en las afueras de la ciudad. Me permitieron verte brevemente. En ese momento,
estabas sola y no había una ventana en la habitación, así que decidí que él te necesitaba
viva, por el momento. Simplemente nos sentamos en la sala sin hablar, esperando que el
sol se pusiera.

—Suena divertido —murmuré contra su cuello antes de presionar un beso contra su


carne tibia.

—Tuve ganas de arrancarle la cabeza todo el tiempo, pero no dijo nada así que mantuve
mi control.

—Hombre inteligente.

—Yo tampoco sabía qué clase de peligro estabas o cómo habías sido traída aquí, así que
no quería correr ningún riesgo.

—Una vez más, hombre inteligente.

Danaus me agarró de los brazos y me sostuvo lejos de él para poder mirarme a los ojos.

278
—Entonces escucha a este hombre inteligente y no aceptes esto. No puedes darle a Ryan
el tipo de poderes que tú tienes. Sería simplemente un peligro tan grande como Nick.

—Al principio no. Yo no lo convertiría en un Primera Sangre, sino simplemente un


compañero débil e indefenso en su mayoría. Pasarían siglos antes de que se pusieran en
evidencia la mayor parte de sus poderes.

—¡Mira, no puedes!

—Tengo que considerarlo. Adio es el hijo de un dios, como yo. Él es el único que
podría ser lo suficientemente potente como para ayudarme a atrapar a Nick. Necesito su
ayuda.

—Parece que tienes un plan.

—Algo que he estado desarrollando lentamente.

—¿Qué tan peligroso?

—Oh, no sería uno de mis planes brillantes si no fuera extremadamente peligroso y algo
estúpido —bromeé con una amplia sonrisa.

—¿Y no me va a gustar, verdad?

—Probablemente lo odiarás, estoy segura, pero creo que va a ser la mejor oportunidad
que tenemos.

—¿Cuándo planeas decirme acerca de este plan brillante?

—Pronto. No me gusta ni siquiera susurrar las palabras en voz alta, ya que es difícil de
adivinar lo cerca que Nick está en cualquier momento. Yo quiero que sea una sorpresa para
él.

—Por supuesto.

—Por ahora, nuestro principal objetivo tiene que ser Ryan y su solicitud para
convertirse en un Nightwalker. Puedo entender su necesidad de no estar en la parte inferior
de la cadena alimenticia de los Nightwalkers cuando se convierta, pero no me siento
cómoda con la idea de que tendrá mi sangre fluyendo a través de sus venas.

279
—Aparte del hecho de que también juraste que nunca harías a un Nightwalker por tu
cuenta.

Fue una lucha no rodarle los ojos a él. Sí, había jurado que nunca haría un Nightwalker,
y Ryan era la última de todas las personas que yo querría que tuviera mi sangre. Pero
también tenía una sensación de que no era frágil la relación entre Ryan y Adio. Había un
firme entendimiento entre los dos hombres después de años de colaboración. Yo había sido
elegida por mi fuerza y poderes, pero ahora Adio estaba teniendo algunas dudas sobre la
idea de otro niño del caos potencialmente corriendo alrededor.

La línea de sangre estaría aún más diluida cuando pasara de mí a Ryan, pero no sería
suficiente. Todavía habría riesgos.

Lo que más me preocupaba era que la misma vena de oscuridad que corría a través de
mí también se hundiera en Ryan. El brujo no sería capaz de mantener sus poderes en un
lugar positivo, sino que tendría que dejar que la oscuridad lo consumiera. Adio podría ser
capaz de controlar a su novato por un tiempo, pero eso solo sería una solución temporal. Al
final, él tendría que matar a Ryan o yo tendría que venir a cazarlo, suponiendo que
sobreviviera a mi intento de detener a Nick.

—La única cosa que tenemos de nuestro lado en este momento es el hecho de que Adio
y Ryan no están por completo de acuerdo en este asunto.

Me alejé de Danaus y me senté en el borde de la cama, colgando las manos entre mis
piernas.

—¿Cómo tomamos ventaja de eso?

—Tratamos de razonar con rapidez con Adio mientras estamos en el proceso de


convertir a Ryan en un Nightwalker —sugerí.

—¿Y si no quiere escuchar una razón?

—Entonces, Adio será forzado a cambiar a Ryan por sí mismo, y luego me matará por
haberle desobedecido.

—Lo que no entiendo es por qué Adio no cambió a Ryan por él mismo —dijo Danaus
mientras se sentaba en la cama junto a mí.

280
—Tengo la sensación de que es por la misma razón por la que yo no quiero cambiarlo.
Ryan ya es un poderoso brujo, y ninguno de nosotros está seguro de que poderes va a
mantener cuando vuelva a nacer. Ni Adio, ni yo queremos hacer un monstruo aún más
grande al darle acceso a la sangre de un dios.

Por desgracia, Adio, no supo con lo que estaba tratando hasta que él me tuvo en sus
manos. Ahora que él había cometido su error, teniendo que encontrar una manera graciosa
de salir de su acuerdo con Ryan, sin que eso afectara cualquier arreglo que los dos
hombres estvieran teniendo ahora.

Danaus se rascó la barba oscura que había crecido en su barbilla.

—¿Podríamos encontrar secretamente un sustituto para tomar tu lugar? ¿Sería Ryan


consciente de la diferencia mientras está en el proceso de ser convertido en un
Nightwalker?

—Esa es mi esperanza, pero tenemos que conseguir drenar a Ryan en primer lugar, —le
dije, frotándome las manos. No podía evitar sentir un poco de placer ante la idea de hundir
mis colmillos de nuevo en el cuello del brujo.

No solo la venganza sería dulce después de que trató de manipularme, sino que la sangre
del brujo llevaba consigo un pequeño bono adicional, podría estar despierta durante las
horas del día, siempre y cuando estuviera bebiendo su sangre. Yo seguía siendo vulnerable
a los rayos del sol, pero estar despierta y viva durante esas largas horas y no vulnerable era
demasiado valioso como para dejarlo pasar.

—En cuanto lleguemos a casa conseguirás sangre normal para beber —dijo Danaus con
severidad, sin necesidad de leer mis pensamientos.

—Unos días no lastimarían.

—Sí, lo harían.

Miré a su rostro y vi la determinación en sus hermosos ojos azules. Tenía la sensación


de que me iba a alimentar de una sangre puramente humana antes de dejar Venecia.

La última vez que me había alimentado de la sangre de Ryan, los resultados no habían
sido bonitos. De hecho, casi le cuesta la vida a Tristán y mi cordura. Sí, Danaus estaba en
lo cierto. Nunca más.

281
Llamaron a la puerta, y Danaus se puso de pie y colocó una mano sobre el cuchillo a su
costado mientras se ponía delante de mí. Una parte de mí estaba complacida al descubrir
que ninguno de nosotros había sido despojado de nuestras armas durante el día, desde
luego, nos estábamos enfrentando con un poderoso brujo y a un Nightwalker poderoso.
Ellos podrían fácilmente encontrar maneras de arreglárselas con una espada y un cuchillo,
si ellos querían.

—Vamos —dije, apoyando una mano tranquilizadora en el brazo de Danaus por un


momento mientras la puerta se abría. Mientras los dos hombres volvían a entrar, dejé que
mi mano volviera a mi regazo. El asombro que sentí menos de una hora antes, cuando
conocí por primera vez a Adio se había desvanecido. Yo esperaba a un Nightwalker que
fuera más viejo que Danaus y radiara más poder de lo que yo podía comprender. En su
lugar, me encontré con alguien que era algo así como un charlatán. Él había conseguido su
puesto como nuestro señor a través de sus poderes especiales y luego se echó hacia atrás,
dejando al aquelarre para protegerlo del miedo que los mataría a todos en su sueño. El
problema más grande cuando vi a Adio fue que me vi reflejada, excepto que yo era
infinitamente más tortuosa y peligrosa.

—Has tenido algún tiempo para considerar mi petición —dijo Adio mientras se
acercaba para pararse al lado de la silla que había ocupado antes. Ryan estaba parado cerca
de su hombro, su mirada estrechándose en mi rostro. Si el brujo estaba tratando de leer mis
pensamientos, no estaba teniendo mucha suerte. Después de siglos de Jabari desfilando a
través de mi cerebro, y, recientemente, Nick, había conseguido mejorar el cerrar mi mente
a la gente. Ahora el único que podía entrar y salir a voluntad era Danaus.

—Sí, pero ¿has considerado mi dilema? —le respondí—. Nick tiene que ser atrapado o
en el futuro que estás esperand esperando con la llegada del Gran Despertar, que en
realidad está a la vuelta de la esquina, no sucederá como tú esperas.

Adio se movió para sentarse en la silla, pero todavía permanecía volteado para que él
pudiera mirarme.

—¿Está así de cerca?

Danaus dio un paso más cerca de Adio, causando que Ryan se moviera, mientras se
ponía más entre el cazador y Adio.

282
—Aurora quiere destruir a sus hermanas Nyx y Cynnia tan pronto como sea posible, —
le dije Adio—, y ella no tiene reparos en luchar esa batalla frente a los seres humanos.
Nightwalkers y licántropos han sido arrastrados a la batalla en un intento por controlar el
daño y mantener las cosas en secreto. Si somos afortunados, podemos tener éxito, pero si
no lo hacemos, el Gran Despertar va a ocurrir muy pronto en la peor forma posible.

—Esto es… inesperado —murmuró Adio—. Yo sabía que el Gran Despertar iba a
suceder pronto, pero no me di cuenta de que la situación con los Naturi se había vuelto tan
grave.

—¿Jabari y Macaire no te han mantenido informado?

—Yo sabía de los hechos ocurridos en Machu Picchu, pero no sabía nada de los nuevos
planes de Aurora. Supuse que tomaría algo de tiempo construir su ejército y devolver el
golpe a los Nightwalkers aquí en Venecia. Yo no sabía que una guerra civil se estaba
gestando.

—Cynnia busca la paz con los Nightwalkers y simplemente quiere llevar a su pueblo a
una vida tranquila, lejos de la humanidad antes de que todos desaparezcan por la extinción.
He jurado ayudarla, porque mi otra opción es Aurora y su guerra muy pública en contra de
la humanidad.

—Ya veo.

—¿De verdad? —le pregunté, finalmente, saliendo de la cama para caminar alrededor,
para así estar de pie enfrente de él—. Estoy desgarrada por dos frentes. El Naturi necesita
finalmente ser tratado, y esta alianza con Cynnia nos puede ofrecer, al menos, una paz
temporal para llevarnos a través de unas pocas décadas si el Gran Despertar ocurre. Al
mismo tiempo, debo lidiar con Nick y finalmente ver que esté encerrado en una cierta
manera para que no nos pueda causar problemas adicionales. Me temo que el Gran
Despertar le ofrecería también una maravillosa oportunidad para avanzar en el vacío de
poder creado por el caos.

—No sé cómo puedo ayudarte con tu padre, pero estoy seguro que tienes un plan —dijo
Adio con una sonrisa.

—Lo tengo.

283
—Pero para mí ayuda, primero debes que ayudarme a cambiar a mi amigo en un
Nightwalker —continuó, señalando con su mano al brujo.

Me levanté y miré por encima de Adio a Ryan, que estaba parado rígido e inflexible.
Vestía su usual traje gris marengo con la camiseta gris claro abierta al cuello. Su piel aún
tenía un bonito bronceado, mientras que su pelo hasta los hombros era de un blanco
impecable. Él me observaba con su perspicaces ojos dorados, tomando cada uno de mis
movimientos.

La primera vez que conocí al brujo en el complejo Themis, sospeché que sería más
problemático de lo que valía la pena. Sin embargo, nos ayudó a protegernos cuando los
Naturi atacaron, y vino en nuestra ayuda una vez más en Creta cuando estábamos luchando
con los Naturi una vez más. Desafortunadamente, él trato de explotar mi debilidad con
brillantes promesas de caminar durante el día. No consideré el precio cuando acepté la
oferta, solo pensaba que estaría a salvo de un ataque de Aurora. Si hubiéramos continuado,
creo que me hubiera convencido de cambiarlo sin la ayuda de Adio, simplemente porque
ya estaba demasiado atada a su sangre como para hacer otra cosa.

Ahora sabía que nadie sobreviviría si Ryan era de confianza.

—¿Entonces por qué estás tan desesperado en convertirte en un Nightwalker? —le


pregunté con voz suave mientras daba una vuelta alrededor de la silla de Adio para estar
cara a cara con el brujo.

—He sido amigo de Adio por largo tiempo y un planeador cercano en el comité respecto
al Gran Despertar —contestó Ryan con un gesto indiferente de su mano.

—Como tal, debes saber que los más propensos a escapar de ―la caza de brujas‖ por así
decirlo, son los brujos y brujas. No quieres ser empujado al centro de atención. Serás capaz
de esconderte de los humanos furiosos y asustados.

—Pero no hay poder en ocultarse —contestó.

—Hay que sobrevivir —intervino Danaus.

—He pasado más de tres siglos sobreviviendo. Estoy buscando el pedazo más grande
del pastel. Los Nightwalkers serán los verdaderos jugadores con poder cuando el mundo
cambie luego del Gran Despertar, y quiero ser parte de eso.

284
—Pero sin duda Adio te ha explicado que cuando renazcas como un Nightwalker, te
volverás débil. Por supuesto, tendrás más capacidades que un humano, pero serás poco
más que un juguete entre tus nuevos hermanos. Tendrás que adquirir todas las habilidades
de supervivencia muy rápido.

Ryan levantó la barbilla mientras apretaba la mandíbula.

—Adio ha jurado estar a mi lado y ayudarme en mi crecimiento. Además, siempre


existe la posibilidad de que como brujo retenga algunos de mis poderes. El conocimiento
no se escapa simplemente porque me convierta en un Nightwalker.

—¿Qué pasa con el elixir? —preguntó Danaus desde el lado opuesto de la habitación. El
cazador se había deslizado lejos silenciosamente desde donde estaba parado a mi lado, y
ahora estaba apoyado en la pared del fondo con los brazos cruzados sobre el pecho.

Los ojos de Ryan se encendieron por un momento mientras presionaba los labios y hacia
una mueca al cazador.

—¿Lo sabías? —espeto él.

—¿Pensabas que iba a permitirte de buena gana vivir bajo el mismo techo que los
indefensos investigadores Themis, si yo no sabía alguno de tus secretos? Te conozco desde
hace algunos siglos, pero tenía que estar seguro que no usarías a alguno de ellos para
prolongar tu vida.

—¿Qué elixir? —exigí, mi mirada saltó de Danaus a Ryan.

Los dos hombres cayeron en un obstinado silencio por cerca de un minuto, por lo que
todo lo que se oía era el crepitar del fuego y los rápidos latidos de las dos criaturas que
vivían en la habitación.

—Es un elixir de vida que mi antiguo maestro creó —dijo finalmente Ryan, moliendo
cada palabra con los dientes apretados—. Prolonga la vida del bebedor.
Desafortunadamente, las pociones nunca han sido mi fuerte. Nunca he sido capaz de
replicarla correctamente y mi suministro se ha acabado. Mi edad real me atrapará dentro de
las próximas semanas.

—Así que te estás convirtiendo en un Nightwalker porque quieres vivir más tiempo. —
le conteste.

285
—Sí —susurró Ryan mirándome. No había disfrutado revelar su pequeño secreto sucio.
Me incliné a mirar a Adio.

—¿Sabías de esto?

—Sí.

Me puse de pie nuevamente así enfrentaba a Ryan.

–Querer vivir es una mejor razón que querer transformarse en un Nightwalker solo por
poder. Te llevaré a través de la transformación cuando la Muerte venga por ti.

El calor y la ira dejaron los ojos de Ryan por primera vez, y él parpadeó hacia mí,
luciendo un poco confuso. Le sonreí mientras daba un paso más cerca.

—Tienes que querer esto realmente. Tengo que drenarte hasta el borde de la muerte, y
sabrás que estás flotando en el borde. La muerte vendrá por ti y agarrará tu alma. Solo los
fuertes —solo los que realmente quieren vivir y ser un Nightwalker— sobreviven el
proceso. Pueden darte toda la sangre Nightwalker en el mundo, pero si no tienes la
voluntad o lucha, no te levantarás nuevamente. La muerte te quiere, pero debes querer esto
más.

—Quiero esto —dijo Ryan en una voz suave pero firme.

Sonreí.

—Esperaba que dijeras eso.

En un instante tuve un puñado de su suave cabello blando y lo torcí alrededor de mi


puño cuando atraje su cuello a mí. Nadie tuvo tiempo de reaccionar. Fue solo después de
que clavé profundamente mis colmillos en el cuello del hombre que oí el llanto ahogado y
los gritos, tanto de Adio y Danaus. Ryan agarró mis hombros instintivamente tratando de
empujarme lejos por el miedo. Las otras veces que me alimenté de él fueron lentas y
suaves, por lo que no se sentía amenazado por mí. Ahora los guantes estaban fuera y él
finalmente supo que estaba a mi merced. Iba a drenarlo hasta el punto de muerte, y él
tendría que confiar en la protección de su amigo Adio para asegurarse que no le permitiría
cruzar y morir.

Envolviendo mi brazo libre a través de su cintura, me lo llevé a rastras con el apoyo de


la parte de atrás de la silla de Adio a un espacio abierto en la habitación donde fácilmente

286
podría tumbarlo cuando finalmente se debilitara. Detrás de mí, pude escuchar tanto a
Danaus y Adio moverse por la habitación, sus pasos pesados y ansiosos mientras me
miraban, pero no me importaban. Esta era la primera comida caliente llena que había
tenido en un largo tiempo.

Desde que había aceptado con Danaus, había extendido mis alimentaciones a menos de
una a la semana, y eran unos rápidos pero pequeños bocados robados en algunos
momentos, con un poco de probabilidad de que él lo notara. Él sabía que me alimentaba,
pero aun así hacía todo lo que pude para esconderlo de él. Yo no quería causarle un
esfuerzo más de lo que ya había hecho. Todavía tratábamos de averiguar esto de la
relación, y yo bebiendo sangre era aún una cuestión de incomodidad para él. Estaba
dispuesta a darle a Danaus todo el tiempo que necesitara para acostumbrarse a la idea. Por
él valía la pena un pequeño sacrificio.

Sin embargo, el pensamiento de drenar a Ryan hasta casi secarlo era demasiado
tentador. Su sangre era deliciosamente dulce y llena de un increíble golpe de poder que
rodoó por mi cuerpo en ondas tentadoras. Podía sentir mis células y órganos medio
muertos finalmente llenarse hasta el borde y desborde con su sangre. Estaba bañada por
una energía que estremeció todo mi cuerpo.

—¡No puedes hacer esto, Mira! ¡No puedes cambiarlo! —gruñó Danaus empujando mis
hombros para quitarme del brujo.

No pensé. No había pensamientos más allá de ese torrente de sangre. Hice atrás con mi
otra mano y rasguñé su brazo con mis largas uñas, causando que él saltara hacia atrás
súbitamente.

«Sé lo que estoy haciendo», apenas logré trasnmitirle a Danaus por sobre la neblina roja.

Después de unos pocos minutos escuché el corazón de Ryan disminuir


significativamente y comenzar a tartamudear en su pecho mientras su cuerpo luchaba por
su última sangre. Con un suspiro, levanté mi cabeza y lamí mis labios y dientes antes de
bajarlo al piso.

Se quedó inmóvil, su respiración superficial y su rostro más pálido de lo que había sido.
Tenía los ojos cerrados y estaba inconsciente, que es lo que yo estaba buscando.

287
Me alejé de Ryan y me di la vuelta para poder mirar sobre mi hombro a Adio, que
estaba mirando detenidamente a Ryan con una mirada de preocupación en su rostro.

—Bueno, ¿terminarás el trabajo? —pregunté. Adio me miró un poco sorprendido.

—¿Qué?

—Tú pediste mi ayuda. Lo he drenado. Ahora dale a él tu sangre. Hazlo tu mascota. Yo


no lo necesito.

—Yo… yo… yo no puedo —tartamudeó, sacudiendo la cabeza.

—¿La cosa de Dios?

—Sí, no puedo correr el riesgo. No sé lo que mi sangre le haría a él. No puedo


arriesgarme…

—No puedes arriesgarte a que él se vuelva muy poderoso —terminé con una sonrisa—.
Y cuando llegaste a mí, me parecía ser la cantidad correcta de energía. Una Nightwalker
que tenía un poco de algo extra, pero no como tú. Desafortunadamente, hasta a noche, no
sabías que soy como tú. Era demasiado tarde para persuadir a Ryan de su pequeño plan.

—Sí, pero no podemos dejarlo así. Él moriría.

—Hay cosas peores —murmuró Danaus, entrando en el campo visual de Adio.

—Tengo un plan de reserva, pero requiere un poco de discreción de su parte —le dije a
Adio. En ese momento, mentalmente contacté a un viejo amigo que había estado
esperando por mi señal. Un segundo después Valerio apareció en la sala, de pie frente a
mí, todos nosotros miramos hacia abajo al luchadorcuerpo de Ryan.

—Adio, este es mi amigo íntimo y de confianza, Valerio. —Adio rígidamente asientió


mirando al Nightwalker por un momento, indudablemente midiendo su distancia hacia él.

Valerio se limitó a sonreír bajo el escrutinio, impasible por el otro Nightwalker o el


cuerpo en el suelo que estaba muriendo lentamente. Él simplemente me miró y sonrió al
tiempo que extiendía su mano hacia mí. La tomé y me permití rosarñe un beso en los
nudillos, provocando un gruñido por parte de Danaus. Un poco de celos siempre era bueno
en una relación.

288
—Dijiste que estabas en la desesperada necesidad de mi ayuda —dijo Valerio con su
rico acento, el cual pareció correr dedos a través de mi mejilla.

—Así es, mi amigo. Este hombre de aquí quiere ser un Nightwalker, pero ni Adio ni yo,
por muchas… distintas razones, podemos utilizar nuestra propia sangre. Tenía la
esperanza de que estuvieras dispuesto a proporcionarme un poco de tu sangre.

Valerio rió un poco antes de negar con la cabeza.

—No tengo ninguna necesidad de un nuevo principiante colgando de mis faldones. No,
gracias.

—Él no te pertenecerá. Él nunca sabrá que estuviste alguna vez aquí. Él pertenecerá
exclusivamente a Adio.

La sonrisa de Valerio desapareció cuando me miró.

—¿Y qué hay de malo con tu sangre, mi dulce Mira?

—Es mi herencia. Ryan es un poderoso brujo, y me temo que mi sangre pueda darle
algunas capacidades adicionales, cuando todos preferiríamos que fuera solo un compañero
más. Enjaular al posible monstruo en el que se podría volver. —Una sonrisa seductora se
formó a través de mis labios y me alejé un paso de Ryan, para así poder tocar ligeramente
el brazo de Valerio—. Sé que hiciste a Knox, hiciste un trabajo fabuloso con él. Tal pureza
y fuerza. Dame una criatura similar a Knox en fuerza y deja aquí Adio la tarea de cuidar de
él.

Valerio me dió una fresca sonrisa, mientras me daba un beso en la frente.

—Tendrás que esforzarte más que eso. No hago Nightwalkers por capricho. ¿Tu sangre
crea un monstruo?

—No. Le dará a un monstruo el potencial para poder ser un monstruo. Alguien bueno de
corazón no debe ser afectado así. Tu sangre simplemente le hará un Nightwalker débil, que
es lo que todos queremos.

—Excepto él.

—Cierto

—Me tientas, Mira —me susurró al oído—. Dame algo que realmente quiera.

289
Miré a Valerio para encontrar que había estado mirando a Danaus todo el tiempo que
habló conmigo. Estaba intentando muy duro poner celoso al cazador, hacerle reaccionar,
por lo que él podría pretender estar ofendido y desaparecer en una rabieta. Pero por ahora,
Danaus estaba tan quieto como una piedra y estaba agradecida. Levanté mi mano y la puse
en la mejilla de Valerio, girando su rostro para obligarlo a bajar su mirada hacia mí.

—Algún día llegaras a mí con una petición. Estarás desesperado. Será una petición en la
que me negaría en circunstancias normales sin pensarlo. Haz esta noche a este
Nightwalker, y estaré en deuda contigo por cualquier cosa que elijas

—¿Cualquier cosa?

—Cualquier cosa —repetí mirándolo fijamente.

—Muy bien.

Solté a Valerio, di un paso alejándome de él y caminé hacia Danaus, quien estaba


mirando a Ryan en el suelo. Valerio se arrodilló, colocando su mano sobre el pecho del
hombre.

—Está casi muerto ahora.

—Todavía hay un poco de sangre de sobra para que tomes. No lo drené por completo.
—argumento.

Valerio se limitó a mover la cabeza un momento antes de morder a Ryan en el lado


opuesto de la garganta.

Bebió solo un poco antes de sanar la herida por lo que se mantendría el engaño. Luego
se cortó la muñeca y permitió que su propia sangre se derramara por los labios
entreabiertos de Ryan. El brujo no respondió, pero no esperaba que lo hiciera. Estaba
sumido en un estado de coma y permanecería allí hasta la puesta de sol de la siguiente
noche.

Sólo sabríamos que se había convertido en Nightwalker si se levantaba la noche


siguiente. Valerio se vio obligado a abrir la herida dos veces, ya que sanó por su propia
cuenta antes de que suficiente cantidad de sangre hubiera sido derramada en el cuerpo de
Ryan. Solo había sido testigo de la creación de otra Nightwalker un par de otras veces y

290
siempre juré que nunca completaría el acto yo misma. Era una responsabilidad que no
quería.

Valerio lamió la mancha de sangre que quedó en su muñeca antes de ponerse de pie y
sacudir el polvo en las rodillas de sus pantalones. Miró a Adio por un momento y levantó
una ceja.

—¿Nuestro Señor, supongo?

—Correcto —dijo Adio, sonando un poco sorprendido.

Pero entonces, yo sabía mejor. Valerio sabía más de lo que alguna vez admitiría y era
más astuto, tanto así que no debería vivir. Sin embargo, lo quería demasiado para tratar de
matarlo y era demasiado entretenido para permitir que saliera de mi vida.

—Un placer —dijo Valerio con un ligero asentimiento. Luego volvió su atención hacia
mí y sonrió.

—Un sabor interesante. Uno que no he encontrado a través de otros brujos.

—Sí. —Sonreí, resistiendo la tentación de darle un abrazo de agradecimiento. Danaus


había soportado lo suficiente y podía sentir su ira hirviendo a fuego lento junto a mí, como
cuando una olla empieza a burbujear—. Solo como una advertencia. Si no te alimentas de
nuevo esta noche, su sangre te permitirá permanecer despierto durante las horas del día,
pero todavía serías susceptible al sol. Disfrútalo por un día o dos, peo luego te sugiero un
poco de sangre fresca.

—Interesante —ronroneó él, y luego desapareció de vista.

Con Valerio yéndose, volví mi atención a Adio, que ahora estaba arrodillado junto a
Ryan. Podía oír ahora que su ritmo cardíaco era casi inexistente y sabía que en algunos
momentos que se detendría por completo. Todo era cuestión de si su alma se quedaba
flotando alrededor del cuerpo. De lo contrario, nunca encontraría su camino de regreso.

—Asumo que ya no me necesitas más.

—No, yo me haré cargo del asunto a partir de aquí —dijo Adio de manera distraída.

—¿Y no habrá ninguna mención de Valerio?

—¿Y revelarle a Ryan que ha sido traicionado por ambos? Por supuesto que no.

291
—Gracias.

—¿Cuándo vas a necesitar mi ayuda con Nick? —preguntó, sin necesidad de que yo lo
sugiriera, lo cual era prometedor.

—Pronto. Me mantendré en contacto. No debería haber problema con eso, ahora que
nos hemos conocido.

—Cierto —admitó Adio con cierta curvación de su labio superior—. Estoy seguro de
que yo podré encontarte en Savannah.

—Por supuesto, pero voy a darte un par de noches con Ryan hasta que se ajuste antes de
ponerme en contacto contigo.

—Apreciaría eso.

Ignorando la mirada de Danaus, envolví mis brazos alrededor de la cintura del cazador,
y enfoqué todos mis pensamientos en mi guarida secreta en mi sótano. Tenía la sensación
que tenía un par de palabras bastante fuertes que decirme antes de que la noche terminara.

292
Capítulo 27
Traducido por Viviana Darkbloom y Polilla

Corregido por Zeth

U
n grito se escapó de mi, en cuanto mis pies tocaron el suelo en el sótano de mi
casa. Sentí como si mi cráneo se hubiese partido en dos y como si me hubiesen
arrancado el alma del pecho. No había pensado en la diferencia horaria cuando
disparé hacia los Estados Unidos a través del océano. No era tan tarde en Venecia cuando
nos fuimos y el sol no se había puesto aún en Savannah. Lo único que me mantenía
despierta en ese momento era la sangre de Ryan. Por desgracia, la transición de noche a día
era un shock muy grande para el sistema de mi cuerpo Nightwalker, ya que éste se debatía
entre ser consumido por la muerte y seguir despierto gracias al poder proveniente de la
sangre.

Sentí las manos de Danaus tocar mis hombros, mientras yo caía al suelo de concreto
sobre mis rodillas. Lentamente, el dolor disminuía y sentí como si pudiera pensar otra vez.
Parpadeé un par de veces y solté los puños delante de mí.

—Estoy bien —murmuré luego de un minuto—. Me olvidé de revisar. El sol todavía


está aquí.

—Supongo que la sangre de Ryan resultó ser un beneficio excepcional esta vez —
admitió Danaus.

Dejé que el cazador me ayudara a ponerme de pie, pero me sentí decepcionada cuando,
de repente, me soltó y dio unos pasos hacia atrás.

—Algo así. De otro modo, cuando reapareciéramos, de inmediato habría estado muerta
por varias horas.

Un silencio tenso invadió el aire mientras nos observábamos el uno al otro. Su expresión
era severa y evitaba mirarme a los ojos al estar parado del otro lado de la habitación con
las manos en los bolsillos.

—Necesitas alimentarte —dijo finalmente.

293
—Llamaré a Gabriel, pero preferiría esperar a la puesta del sol. No falta mucho y no
quiero caer muerta apenas consiga que un poco de sangre ingrese a mi sistema. Quiero
dormir en mis propios términos.

Danaus dejó escapar un gruñido al abrir la puerta y salir de la habitación. Podía oírlo
subir con dificultad las escaleras mientras yo sacaba mi teléfono móvil del bolsillo.
Gabriel, mi confiable guardaespaldas humano, estuvo más que sorprendido al oírme y
estaba feliz de prestarme su ayuda cuando la necesitara. Cerré el teléfono una vez más y
subí las escaleras para seguir a Danaus. Lo encontré sentado en la creciente oscuridad del
salón.

—¿Qué parte de todo lo que ocurrió esta noche te está molestando? —le pregunté,
sentándome a su lado.

—La mayor parte.

—¿Y lo que más te molesta es…?

—Valerio.

Me aguanté las ganas de sonreír, pues me preguntaba si eso que lo consumía eran celos.

—Tú sabes que Valerio solo coqueteaba conmigo para molestarte. Fue algo inofensivo.

—Pero tu promesa no lo fue. Te conozco, Mira y tú siempre cumples tus promesas. ¿Y


si él te pide que me mates?

—Entonces Valerio sabe que acabaré con mi vida en el segundo en que tú caigas
muerto. Valerio no es tonto. Sabe que te amo y que nunca te heriría sin causar un daño
similar en mí misma. Le sirvo de mucho estando viva.

—¿Y si te pide acostarte con él?

En esa oportunidad no pude aguantar la risa.

—Valerio no desperdiciaría una promesa así solo para tenerme en su cama. Él preferiría
tomar el reto de seducirme si en realidad quisiera acostarse conmigo. No, él guardará esa
promesa para una ocasión especial. Por favor, no malinterpretes su carácter
despreocupado. Valerio es un estratega extremadamente inteligente y manipulador. Él
guardará esa promesa para cuando esté finalmente acorralado y no pueda escapar.

294
Mi explicación no pareció calmar a Danaus. De hecho, se veía aun más preocupado que
antes y para ser franca, incluso yo estaba un poco preocupada. Yo sabía que, lo que sea que
Valerio planeaba pedirme, sería una tarea desagradable que rechazaría inmediatamente.
Sin embargo, no tenía opción. Temía que esto se interpusiera entre Danaus y yo, pero no
en un nivel romántico. No, yo tendría que sacrificar mi honor y mis normas morales para
cumplir esta promesa.

Lo único positivo en lo que pude pensar fue que era muy probable que yo muriera
tratando de capturar a Nick y no tendría la oportunidad de vivir para cumplir mi promesa
con Valerio. Mi plan era peligroso y tonto de muchas formas. Temía contárselo a Danaus
porque él estaría determinado a detenerme, así que mantuve ese pensamiento en lo más
recóndito de mi mente, donde ni Danaus ni Nick pudieran encontrarlo.

—¿Qué tanto peligro representa Ryan para nosotros ahora? —preguntó Danaus, dejando
de lado el otro tema.

—De hecho, por primera vez, él no representa mayor amenaza para nosotros. Le va a
tomar muchos meses ajustarse a ser un Nightwalker. Intentará usar sus poderes de brujo,
pero será en vano, ya que su cuerpo necesitará toda la energía que pueda reunir tan solo
para mantenerse vivo. A menos que Adio en verdad le dé algo de su sangre, no
consideraría a Ryan como un problema por un siglo o dos, asumiendo que llegue a vivir
tanto.

—Adio no hará eso.

—No, él conoce el peligro. Por eso no transformó a Ryan en primer lugar y me evitó
cuando descubrió lo que yo era. A él no le importaba transformar a Ryan en un
Nightwalker, pero quería limitar sus poderes. Ningún Nightwalker toma el riesgo de crear
algo más poderoso que él mismo.

Nos sentamos en un silencio incómodo durante varios minutos, antes de oír un auto
aparecer en la carretera y dirigirse hacia la parte trasera de la casa. Me puse de pie y
caminé hacia la cocina para encontrarme con Gabriel, mientras que Danaus permanecía
sentado en el salón. Algo más preocupaba al cazador, pero no estaba dispuesta a ahondar
más en su mente e invadir su privacidad para descubrir la verdad.

Me encontraba de pie en la parte trasera de la cocina, mientras Gabriel usaba sus llaves
para abrir la puerta y digitar rápidamente el código de seguridad en el teclado al lado de la

295
puerta. La mayoría de las sombras ya había ingresaron a la casa, bloqueando los últimos
rayos del sol; sin embargo, yo aún trataba de ser cautelosa.

—Estás despierta —anunció con una gran sonrisa—. Pensé que ya habías abandonado
ese peligroso estilo de vida.

—Fue la última vez, lo prometo —le dije, levantando mi mano.

Cruzó la distancia que nos separaba y lo abracé rápidamente antes de alejarme de sus
fuertes brazos. Las cosas se habían vuelto un poco extrañas entre nosotros desde que
consideré a Danaus como mi amante permanente. Gabriel y yo habíamos creado una
relación interesante a lo largo de varios años, que no solo incluía su protección y su sangre,
sino también encuentros sexuales ocasionales. Habíamos llegado a un silencioso acuerdo
de que el sexo se había terminado y él no mostraba señales de remordimiento o decepción
con respecto a mi decisión, lo que era un gran alivio.

Dirigí a mi viejo amigo a lo largo del corredor hasta la entrada de mi guarida secreta en
el sótano.

—Lamento traerte hasta aquí, especialmente porque necesito un poco para diluir la
sangre de Ryan y así poder dormir otra vez. Me siento realmente cansada, pero no podré
dormir aunque lo intente con todas mis fuerzas.

—No importa —me dijo—. Las cosas han estado tranquilas recientemente. Con Danaus
aquí de forma permanente, estaba comenzando a pensar que no me necesitarías por un
largo tiempo. Bueno, al menos no como algo más que un donante ocasional.

Me detuve cuando llegamos al último escalón y rápidamente me di la vuelta. Envolví


mis brazos a su alrededor en un fuerte abrazo, frotando mi cabeza contra su mandíbula.

—Eres más que una fuente de sangre para mí. Eres y siempre serás mi guardián
personal, mi ángel guardián. Sí, tengo a Danaus ahora, pero aún necesito que me cuides
durante el día. Si quieres irte y buscar una nueva vida, lo entiendo y te deseo lo mejor. Te
apoyaré en todas las formas que me sea posible, pero no te estoy echando fuera de mi vida.

Gabriel me envolvió con sus fuertes brazos, frotando una de sus manos arriba y abajo
sobre mi espalda por un momento.

—Solo pensé que ya no me necesitabas.

296
Di una rápida miraba a sus ojos marrón chocolate y toqué su suave cabello marrón,
apartándolo de su frente.

—Me proteges durante el día. No existe tarea más importante cuando se trata de un
Nightwalker.

—Gracias —susurró, dándome un beso en la sien—. Desde que asesinaron a Michael y


murieron Lily y Tristán, pensé que tal vez intentarías hacerme a un lado para protegerme.

—No puedo. Eres uno de los últimos miembros de mi familia.

Gabriel asintió y me liberó mientras dejaba caer mis manos. Lo conduje hacia mi
habitación privada y lo dejé sentarse en el borde de mi cama conmigo. Hablamos del
reciente desarrollo con Matsui entre tanto esperábamos a que el sol terminara su descenso
final por debajo del horizonte. Gabriel prometió comenzar su búsqueda de un
guardaespaldas para ayudarlo a cuidarme. Odiaba los primeros meses de confiarle a
alguien nuevo el trabajo, pero confiaba en Gabriel con mi vida y sabía que él no dejaría a
nadie peligroso cerca de mí durante las horas de sol. Encontraría a alguien digno de
confianza. Al final, Matsui había sido mi elección porque sentía curiosidad acera de
alguien que ya conocía sobre los Nightwalkers. Yo había cometido el error, no Gabriel.

Luego de que el sol se pusiera, me incliné y gentilmente saqué lo que equivalía a unos
pocos sorbos de su sangre antes de cerrar la herida. Todavía estaba llena por atiborrarme
de la sangre de Ryan y solo necesitaba un poco para contrarrestar la habilidad de su sangre
de mantenerme despierta durante el día.

—¿Eso es todo? —me preguntó Gabriel cuando me puse de pie nuevamente.

—Si, deberías ser cuidadoso. Podrías marearte un poco —lo molesté.

Él me dio un resoplido burlón mientras se empujaba de nuevo a sus pies.

—Te he dado más sangre para una prueba de colesterol Mira.

—Lo sé. Lo siento te hice perder el tiempo.

—No fue un desperdicio. Me necesitabas y eso fue suficiente —dijo, apretando mi


brazo—, además, esto me dará la oportunidad de revisar las luces exteriores de seguridad y
otros dispositivos. No los he mirado en un par de semanas. Duerme un poco. Estaré aquí
durante el día.

297
Miré hacia arriba para ver a Danaus entrar en la sala de combate al mismo tiempo que
Gabriel dejaba mi habitación privada. Gabriel asintió en saludo hacia el cazador, pero
Danaus no lo reconoció ya que mantuvo su atención puesta en mí.

Un gesto tiró de la esquina de sus labios y sus ojos se oscurecieron con furia.

—Le dije sobre Matsui —comencé cuando estuvimos solos—. Comenzará a busca a
alguien para reemplazarlo por lo que tendré dos guardias de confianza nuevamente.

—Quieres decir donadores de sangre —dijo Danaus con un tono afilado.

—No, Gabriel no es sólo un donante de sangre para mí. Es también mi guarda espaldas.
Cuida de mí durante las horas del día —le dije, sintiendo un extraño sentido de deja vu.

—Me tienes a mí para eso.

—Necesitas dormir en algún momento. Estarás despierto cuidándome durante el día y


permanecerás despierto toda la noche para que pudiéramos estar juntos. No puedes vivir
así —argumenté, dejándome caer de nuevo en la orilla de la cama—. ¿De qué se trata todo
esto? Nunca has tenido problemas con Gabriel antes.

—¿Por qué mi sangre no es lo suficientemente buena para ti? —demandó finalmente


después de un largo silencio.

Mi boca se abrió y cerró un par de veces como un pez boqueando por aire. No podía
haber dicho nada que pudiera dejarme sin habla.

—Tú no quieres que yo me alimente de ti.

—Tú nunca preguntaste.

—Me das una fea mirada cada vez que alguno de nosotros menciona que necesitao
alimentarse. He reducido mis hábitos alimenticios sólo para complacerte.

—Tal vez no me siento cómodo con la idea de que estés en una posición tan íntima con
todos esos hombres.

—Entonces solo me alimentaré de mujeres.

—¿Todavía duermes con Gabriel?

—¡No! ¿Cómo puedes preguntar eso? Tú sabes que eres el único en mi vida.

298
—¿Lo soy? Antes de mi estuvo Michael y Gabriel y Valerio, y solo Dios sabe cuanto
otros hombres.

—Sí, ha habido otros hombres en mi vida. Tengo seiscientos años y me he rehusado a


vivir la vida de una ermitaña, pero tú eres el único en mi vida ahora, y quiero que siga así
por mucho, mucho tiempo.

Danaus respiró profundamente, una mueca todavía en sus labios mientras me miraba.

—Todavía no has respondida mi pregunta. ¿Por qué mi sangre no es lo suficientemente


buena para ti?

Me paré, camine hacia mi amante y coloqué mis manos a cada lado de su rostro,
permitiéndole a mis pulgares acariciar sus altos, afilados pómulos.

—¿Eso es lo que quieres? ¿Quieres que te muerda?

—¿Nos acercaría?

Cerré mis ojos y dejé caer mi frente sobre su pecho, escuchando el firme latido de su
corazón.

—Te he visto cuando bebes de Gabriel —continuó en una voz más suave—. Es
diferente. No estás solo alimentándote de él. Hay una clase diferente de intimidad ahí.
Algo que nosotros no tenemos.

—Mi amor —susurré antes de mirarlo. Dejé caer mis manos para tomar una de las
suyas. Le conduje hacia la cama y lo empujé para que se sentara en el borde entre tanto yo
me arrodillaba entre sus piernas—. Danaus, te amo con todo mi ser. Si fuera humana, me
casaría contigo y te daría mis hijos. Envejecería contigo. Me entregaría a ti para siempre.

—Pero no te alimentarás de mí.

—Si. No me alimentaré de ti, incluso si me lo pides. Tengo dos razones importantes.


Una, tu sangre Bori. No sé cuál será el impacto en mí. ¿Qué tal si es peor para mí que la
sangre de Ryan? ¿Qué tal si no puedo detenerme y te lastimó? ¿Qué tal si lastimo a otros
por eso? Ninguno de nosotros podría vivir con eso. No quiero correr el riesgo si puedo
encontrar otras formas de sobrevivir.

—¿Y la segunda razón?

299
—Tú eres mi todo. Y quiero mantenerte por encima de cosas tales como ser una fuente
de comida para mí. Quiero mantenerte consentido e intocable por los de mi tipo. No quiero
que nadie te toque. Tú eres mucho más para mí en este mundo que una fuente de sangre.
Eres un hombre increíble y un gran guerrero. Nadie nunca debería tocarte de esa manera,
especialmente yo.

—¿Por qué especialmente tú?

—Porque no soy una buena persona y nunca lo seré. No te ensuciaré. He sido bendecida
con el amor que me has dado, y no te pediré nada más. No necesito nada más que eso.

Danaus se inclinó y tomó mi boca en un dulce beso que trajó lágrimas a mis ojos.
Tomando mis manos, gentilmente me ayudo a ponerme de pie mientras él se paraba
también. Con infinito cuidado, lentamente me desnudó entre tanto yo le sacaba su ropa.
Mis manos danzaron sobre su cuerpo, memorizando la textura, el color y las cicatrices que
encontré. Quería recordar todo acerca de él para cuando cerrara mis ojos cada mañana,
pudiera verlo claramente en mi mente.

Cuando ambos estuvimos desnudos, me alzó en la cama y procedió a hacerme el amor


con una dulzura que nunca había sentido antes. Era como si se tratara de nuestra primera y
última vez juntos. Cuando nos besamos, quería llorar, y cuando me tocó, mi corazón cantó.

Pasamos el resto de la noche de sea manera, encerrados en el abrazo de los amantes, casi
sin decir una palabra al otro porque había dicho lo suficiente. Lo amaba y sabía que él me
amaba. El resto del mundo podría desaparecer y no nos importaría. Tenía todo lo que
quería cuando lo tocaba.

Justo antes de que el sol se elevara la mañana siguiente, Danaus se levantó y se vistió.
Colocó las mantas a mi alrededor y presionó un prolongado último beso en mis labios.

—Mañana en la noche volveremos a la manera a la que usualmente es —dijo, antes de


mordisquear mi labio inferior.

—¿Cómo es eso?

—Rudo y frenético —dijo con una sonrisa. Le sonreí de vuelta, corriendo mi mano por
su mejilla antes de que se apartara.

—Eso sería bueno también —dije con un bostezo.

300
—Dulces sueños, mi amor.

—Dulce sueños, cazador oscuro —murmuré mientras él cerraba la puerta y colocaba la


cerradura de seguridad. Estaba segura por otro día, y tenía a Danaus esperando por mí
cuando a que el sol se pusiera en el cielo nuevamente. Todo estaba bien en el mundo solo
por un día.

301
Capítulo 28
Traducido por Omakehell y Corazona

Corregido por *Prisper*

os gritos mentales y audibles de Danau casi me dejaron sorda cuando me levanté

L la siguiente noche.

Me quedé quieta en mi cama en mi casa, a las afueras de Savannah, tratando


de desenmarañar la cacofonía de sonidos que tenía dentro de mi cabeza, cuando me di
cuenta de que Knox y Gregor me estaban hablando mentalmente a la vez.

«Estoy aquí», respondí al grupo mientras abría los ojos a la oscuridad de mi cuarto.

Sin embargo, algo estaba terriblemente diferente. Flotaba en el ambiente el olor acre de
la madera quemada y el ambiente estaba más cálido que de costumbre, como si se hubiesen
dejado el radiador encendido durante todo el día.

«¿Estás herida?» exigió Danaus.

«¿Dónde estás»? preguntó Knox un momento después, antes de que pudiese contestar.

«Estoy bien. Estoy en mi habitación en el sótano. Estaré en un minuto», dije con


cautela, sin poder entender por qué estaban actuando tan extraño. Hice un análisis rápido,
extendiendo mis poderes, y sentí solo a los tres en el área inmediata. No había Naturi o
seres humanos que pudiesen causar problemas. Sólo Danau y un par de Nightwalkers
ansiosos.

«Quédate donde estás», indicó Gregor. «Estamos llegando adonde estás».

Acercándome más a los Nightwalkers, toque la mente de Danau, directamente.

«¿Qué está pasando? ¿Por qué todo el mundo aquí y tan nerviosos?»

Pude sentir la duda de Danau antes de responder. Su mente era un revoltijo de imágenes
y palabras incoherentes. Pero la única cosa que podía distinguir con claridad era la imagen
de brillantes llamas bailando.

«Lo siento, Mira».

302
Mi casa se había quemado durante el día.

—¡No! —exclamé en voz alta y mentalmente. Mis manos volaron a mi boca como si
quisiera detener el grito de dolor que había subido a la garganta.

¿Mi casa se había ido? ¿Cómo podían quemar mi casa? Mi mente seguía tropezando con
esos pensamientos una y otra vez. Este era el siglo XXI. Tenía un sistema de seguridad en
la casa que alertaba a los bomberos a la primera señal de humo. Gabriel lo activó una vez
mientras cocinaba en la casa y tuvo que ahuyentar a los bomberos de inmediato. ¿Cómo
han podido dejar que se incendie la casa entera?

«Danaus, ¿cómo de malo es el daño ahí arriba?» pregunté, aunque una parte de mí no
quería saberlo. Yo estaba sentada en el borde de mi cama, con mis ojos bien cerrados
mientras trataba de bloquear el olor a madera quemada.

«Espera hasta que vaya a recogerte», respondió Danaus con firmeza, haciendo que mi
corazón se hundiese en mi pecho.

Me aparté de su mente mientras luchaba por controlar las emociones que se levantaban
dentro de mí. Su evasión a mi pregunta era suficiente respuesta.

Después de tomar una respiración lenta para estabilizarme, Danau me tocó la mente de
nuevo para que pudiera ver a través de sus ojos. Podía sentir su corazón latiendo en su
pecho y el sudor que goteaba hacia abajo desde la frente a pesar de que el aire de la tarde
se había enfriado. Sus manos estaban negras. Después de un momento, el cazador
finalmente hizo una pausa para recobrar el aliento y mirar a su alrededor. No quedaba nada
de la casa, lo único que quedaba eran las maderas negras al azar que se extendían hasta el
segundo piso, donde había estado. Los muebles estaban reducidos a cenizas, los libros
apenas polvo, y el segundo piso estaba abierto al cielo estrellado sobre mí.

Con las manos temblorosas, me caí de rodillas y ahogué un sollozo. Mi colección de


casi toda la vida se había ido. Tantos recuerdos que había guardado y protegido
convertidos ahora en cenizas ennegrecidas.

La habitación de Tristán había sido borrada de la tierra junto con el último aroma suyo.
La habitación de Lily se había ido. Solo me quedaban sus fantasmas, atormentando mis
recuerdos.

303
Los golpes en la madera fueron rápidamente seguidos por el sonido de los golpes en la
puerta de metal que bloqueaba la entrada a mi cuarto secreto. Lo había hecho de acero y
hormigón por lo que era prueba de fuego, pero una parte de mí no se esperó esta situación
jamás de los jamases.

—Mira, ¿te encuentras bien? —exigió Gregor, gritando desde el otro lado de la puerta.

—¡Sácame de aquí pero ya! —le contesté y me levanté del suelo. Había sido traicionada
por alguien. Gabriel nunca me daría la espalda, pero era la única persona que podía pensar
que debería haber estado allí y no estaba.

El metal chirrió y gimió, al ser retirado, se inclinó, y luego la tenue luz penetró por fin
en la oscuridad. Danaus fue el primero en entrar en la sala, con los brazos alrededor de mí
apretándome en un abrazo que amenazaba con romperme las costillas. El latido de su
corazón no tenía nada que ver con el esfuerzo, sino con miedo. A pesar de ser en su
mayoría humano, había desarrollado los hábitos de sueño igual que los Nightwalkers. Si la
casa se había quemado durante el día, no se habría enterado hasta la puesta del sol. No
había sabido si estaba bien hasta el segundo en el que me contactó mentalmente.

—Estoy bien, Danaus —le dije, apretando la cabeza contra su cuello y negándome a
dejarlo ir.

—Cuando vi la casa. . . —Él me arrastró fuera.

—Lo sé. Estoy bien —le contesté, y mi voz sonó un poco más firme. Me empujó para
mirarme a los ojos.

—Yo estoy a salvo. —El cazador asintió con la cabeza y lentamente me soltó. Para mi
sorpresa, él dio un paso atrás y se quitó su chaqueta de cuero ligero antes de despojarse de
su camisa. Arrojó el trapo sudoroso a mí y luego se puso su chaqueta de nuevo. Fue
entonces cuando recordé de que llevaba sólo un par de bragas y un sujetador de encaje
fino.

—Vamos a salir de aquí para que pueda evaluar los daños —le dije, tomando el primer
paso hacia la puerta.

Los otros Nightwalkers me siguieron, mientras Danau permanecía a mi lado. Tan pronto
como salí de mi habitación privada, un grito agudo se escapó de mi garganta. La
habitación había sido destruida. Las vigas de madera y paneles de yeso se habían ido,

304
dejando al descubierto ladrillos ennegrecidos. Parte de la primera planta se había
derrumbado hasta el sótano. Pude ver la cáscara rota de la mesa de mi estudio, junto con
un par de pedazos ennegrecidos de los muebles de la sala. En general, todo era un borrón
negro que apenas podía discernir, a pesar de que había pasado más de un siglo escogiendo
los objetos especiales que formaban parte de mi casa.

Danau se puso delante de mí y me alzó por encima del hombro antes de hacer su camino
a través del sótano, que estaba cubierto de humeantes trozos de madera, vidrios rotos y
clavos retorcidos. Con un poco de ayuda de Gregor y Knox, el cazador consiguió sacarme
ilesa a mi patio, donde podía ver en los restos quemados de mi casa en estado de shock. Se
me olvidó hablar durante varios minutos, había pasado años aparentemente innumerables
allí, acumulando todos los adornos de una vida bien vivida, y en un abrir y cerrar de ojos
se habían ido todos. Sólo un lejano, desgarradora punzada en la memoria.

—Fue Nick —susurré sobre todo a mí misma mientras mantenía mis ojos cerrados para
evitar que me cayeran las lágrimas.

—No fue Nick, Mira —dijo Danaus mientras un escalofrío me recorría la espalda. No
quería saber la respuesta a la pregunta que iba a hacer, salió disparada de mi boca antes de
que pudiera detenerla.

—¿Quién quemó mi casa, entonces?

—Aurora —dijo Knox, haciendo que mi cabeza se girara hacia él—. Ella y otros
miembros de la Naturi se trasladaron a la ciudad durante el día. Quemaron más de una
docena de casas en el distrito histórico. El departamento de bomberos estuvo tan ocupado
tratando de apagar los incendios que la mayoría de las casas se quemaron hasta los
cimientos, y algunas casas más que ardieron también al propagarse el fuego.

—¿Cómo sabía cuál era mi casa? ¡Estoy muy lejos de la zona histórica! —grité,
agitando una mano hacia los restos quemados de mi casa.

Knox tomó aire de nuevo y miró hacia otro lado, pareciendo incapaz de hablar.

Fue Gregor quien finalmente respondió.

—Amanda se lo dijo.

305
—¿Estás seguro? —susurré, incapaz de creer que había sido traicionada por la
Nightwalker. Amanda y yo habíamos tenido nuestras diferencias durante los últimos
meses, pero siempre había sido fiel a mí y a los Nightwalkers de Savannah.

—Su cuerpo fue encontrado quemado en medio del patio, bajo una espesa arboleda —
respondió Danau.

—Aurora debió de haberse apoderado de ella antes de la salida del sol y la interrogaron
antes del amanecer. Archie me llamó para decirme que estaba incinerando el cuerpo antes
de que pudiese haber una investigación.

Asentí con la cabeza, agradecida de que Archie Deacon, el médico forense del condado,
nos siguiese cubriendo las espaldas.

Un suspiro profundo se deslizó por mis labios como negué con la cabeza.

—Amanda le dio la dirección de mi casa privada a Aurora. ¿La casa de la cuidad


también ardió?

—La casa de la ciudad está bien. Nadie se acercó durante el día —dijo Danau, ayudando
a aliviar algo de la tensión de los hombros.

—¿Dónde está Gabriel? —pregunte—. Él habría sido el primero en ponerse en contacto


y decirles que la casa se estaba incendiando junto con el departamento de bomberos. Él
debería haber estado aquí intentando sacarme, si es que eso era posible—. ¿Dónde está mi
guardaespaldas?

El silencio fue mi única respuesta mientras Danus miraba a Knox y Gregor, quienes solo
miraban abajo, hacia el suelo. Mi estomago se retorció de miedo y el mundo parecía dar
vueltas a mi alrededor. Gabriel. Mi dulce ángel guardián. No podía perderlo a él también.
Ni a él ni a Michael en menos de un año. Necesitaba a mi guardaespaldas. Yo necesitaba
su familiar sonrisa de satisfacción y su humor negro. Necesitaba su naturaleza cautelosa
para que equilibrara mi naturaleza temeraria. Necesitaba de su protección cuando me iba a
dormir y de su espera cuando finalmente abría mis ojos cada noche.

—Gabriel está en el hospital —dijo Danaus.

—¡Oh, gracias a Dios! —chillé, poniendo mi firme mano sobre su hombro—. Creí que
estaba muerto

306
—Esta colgando de un hilo, y de la forma que el doctor me lo ha dicho, las cosas no
parecen estar bien.

—¿Qué sucedió? —me atraganté con las palabras en mi garganta, mirando hacia
cualquier lugar menos a los hombres que me rodeaban

—Por lo que supongo, Gabriel fue uno de los primeros en llegar al lugar cuando saltaron
las alarmas en tu casa. Los Naturi lo atacaron, cortaron su garganta y luego lo sujetaron a
un árbol con varias espadas clavadas en todo su cuerpo. El camión de bomberos llego con
una ambulancia, por lo que pudieron llevarlo a un hospital antes de que él se desangrara,
pero estaba muy mal.

—Asumo que estuviste en el hospital. ¿Cuál es el pronóstico? —dije incluso en voz


baja, mientras luchaba por mantener la última parte de mi temperamento bajo control.

—Nada bueno —replicó Danaus—, puede que lo logre, si sobrevive a los próximos
días. Uno de sus pulmones colapsó y varios de sus otros órganos corren peligro. El doctor
también cree que si sobrevive, nunca volverá a hablar. —Su explicación puso más
combustible en el edificio de fuego que había dentro de mí. Una cosa era destruir mi casa y
amenazar mi vida, pero Gabriel era mío y no iba a tolerar ningún daño hacia él.

—Knox, Shelly debe estar con Cynnia. Quiero que personalmente la lleves al lado de
Gabriel y hagas que lo cure —anuncié lenta y claramente, enfatizando las palabras para
que no hubieran errores.

—Shelly está con Cynnia y con los otros Naturi en la casa de la ciudad Mira —intervino
Danaus, salvando al Nightwalker de algunas búsquedas innecesarias.

—¿Y si ella no puede…? —comenzó Knox, pero rápidamente lo interrumpí.

—Ella sanó a Barrett la noche que fuimos atacados en los túneles de la Naturi —gruñí,
dando un rápido paso para mirarlo a los ojos—. Ella puede al menos tratar de curar a
Gabriel. ¡No dejes que abandone esa habitación en el hospital hasta que haya hecho todo lo
que le que sea posible para curarlo! —Por lo que a mí me concernía, Shelly tenía que curar
a Gabriel.

—Lo hare, Mira —dijo Know, encontrando mi mirada encendida—. Ella encontrara una
manera de ayudar a Gabriel. —Luego se detuvo—. Pero, si eso no es suficiente…si

307
pareciera que fuéramos a perderlo —Se detuvo, relamiendo sus labios—, ¿alguna vez has
considerado cambiarlo?

Esta vez, fui yo quien desvió la mirada, bajando mis ojos hacia la hierba pisoteada. La
tierra era blanda y fría bajo mis pies, donde las mangueras habían sido traídas para rociar
el fuego que envolvió la casa.

—Lo hemos discutido, y él dijo que estaría orgulloso de morir prestándome sus
servicios. Dijo que no estaba interesado en vivir por siempre y una sola vida era suficiente
para él. —Obligué a las palabras pasar sobre el nudo que se había formado en mi garganta.

—Si Shelly tiene algún problema, se lo volveré a preguntar solo para estar seguros —me
tranquilizó Knox, colocando y apretando una de sus manos sobre mi hombro—. Sería un
honor traerlo de vuelta, si toma esa decisión.

—Si se lo preguntas, elimina el dolor primero. No quiero que su decisión se vea


perjudicada por el dolor —murmuré, todavía incapaz de levantar mis ojos para verlos.
Partes iguales de rabia y dolor quemaban a través de mí mientras pensaba en mi
guardaespaldas muriendo poco a poco, solo, en una habitación de hospital. Él se merecía
algo mejor que eso, después de todos sus años de servicio hacia mí.

Mis emociones estaban mezcladas. Una parte de mi quería que Knox lo trajera de
vuelta, convirtiéndolo en un Nightwalker y así nunca podría perderlo. Sin embargo, otra
parte de mi, sabía que Gabriel jamás aceptaría la oferta. Él estaba feliz de ser un humano
con una vida corta y frágil. Yo no esperaba que él aceptara la oferta de Knox y lo respetaba
por ese valor. Él estaba dispuesto a enfrentar lo que nos esperaba después de la muerte.
Eso era algo que muy pocos de nosotros podrían afirmar.

—¿Qué es lo que quieres que haga? —demandó Gregor, sorprendiéndome.

Su chaqueta negra y chaleco se arrojaban sobre su brazo, mientras que su impecable


camisa blanca estaba manchada de hollín. Su pelo cuidadosamente peinado estaba ladeado.
El Nightwalker perpetuamente atrapado en el siglo XIX estaba empezando a parecer como
si hubiera aceptado el mundo moderno. Gregor corrió con un grupo de Nightwalkers
imprudentes consumiendo, solo para su propia diversión, su presencia aquí esta noche me
decía que estaba finalmente dispuesto a dar un paso adelante. Ya era hora.

308
—Quiero que regreses a Savannah. Reúne a todos los Nightwalkers que encuentras en la
región. Descubre a los que no pasan de la noche y lleva a los sobrevivientes a mi casa en la
ciudad —dirigí—. Estaré allí con Cynnia, haciendo los planes finales de cómo lidiaremos
con Aurora. Tendremos nuestra venganza contra este ataque. Ella no solo me atacó a mí,
atacó a nuestra ciudad, nuestro hogar, y nosotros no lo vamos a permitir.

—Tendrás a tu ejército, en la puerta de tu casa antes de que la luna alcance su cúspide


esta noche, Anciana del aquelarre —dijo Gregor con una leve reverencia antes de
apresurarse a través del patio hacia un coche negro aparcado en el estacionamiento.

—¿Me necesitas para algo más? —preguntó por última vez Konx.

—Solo haz lo que puedas hacer para salvar a Gabriel —dije—. Entenderé si él no puede
ser salvado, pero al menos debemos poner todo el esfuerzo que podamos reunir. Él se lo
merece.

—Haré todo lo que esté en mi poder —dijo. Presionó su mano derecha contra su
corazón antes de inclinarse ante mí. Luego corrió a través del patio y brincó al asiento de
copiloto del auto que Gregor conducía.

Danaus y yo nos quedamos en silencio, observando cómo se adentraban en la noche,


partiendo hacia la ciudad. Me las arreglé para hacer a un lado mi ira y odio, pero sabía que
la botella rápidamente se destaparía en el momento en que tuviera que enfrentarme
finalmente a Aurora. Ella había dado el primer golpe, pero había fallado. Debió haberme
matado. Debió haber visto personalmente que yo fuera destruida por el fuego, o debió
decapitarme mientras dormía. Pero no lo hizo y ahora se enfrentaba a mi ira.

—¿Qué es lo haremos ahora? —inquirió Danaus.

—Nos reuniremos con Cynnia. Ella tendrá un plan. Y si no, yo lo tendré. Aurora dio el
primer golpe y lo dio fuerte. Ella amenaza con exponer no solo su propia raza, sino
también a los Nightwalkers. Tales acciones no serán toleradas por los Nightwalkers,
licántropos, o por los usuarios mágicos. Es el momento de ponerla en su lugar antes de que
nos encontremos frente al Gran Despertar.

No importaba cuanto deseábamos que esto se hiciera realidad, todos sabíamos que la
humanidad no estaba lista para el Gran Despertar. Ellos habían sobrevivido recientemente
a inundaciones, terremotos, y crisis económica que dejaron a miles sin hogar e indefensos.

309
La humanidad no estaba lista para saber que sus pesadillas también eran reales. Teníamos
que matar a Aurora antes de que la verdad fuera finalmente revelada al mundo.

310
Capítulo 29
Traducido por Cowdiem y por Escorpio

Corregido por Chole Ann

D
anaus fue lo suficientemente amable de mantener a Cynnia y sus acompañantes
ocupados mientras me deslizaba escaleras arriba en la casa adosada. Me puse
pantalones negros de cuero, botas de cuero, y un grueso top de cuero que
otorgaba una capa extra de protección contra una navaja. Estaba lista para ir a una guerra
esa noche y no tomaría prisioneros. Si ellos se oponían a nosotros, morirían. Eso era todo.

Cuando inalmente entre en el salón, mi mirada inmediatamente cayó en Rowe, mientras


el naturi suavemente se levantaba de la silla donde se había sentado en el lado opuesto de
la sala. Cynnia permaneció sentada al lado de él, mientras su hermana Nyx estaba de pie en
el fondo de la habitación con una cuidadosa expresión en blanco. Rowe me dio una sonrisa
burlona, pero lo ignoré. Mi principal preocupación era la hermana demasiado callada de
Cynnia. Ella y Rowe eran los guerreros experimentados, no Cynnia.

—Gracias por tu ayuda con Daniel —dije, forzando a mi mandíbula a aflojarse. Nunca
pensé que llegaría la noche donde no solo invitaría a Rowe a mi casa, sino también que le
agradecería su ayuda. Luego de siglos de tormento y conflicto, casi me atraganté con las
palabras.

La sonrisa de Rowe creció mientras me miraba fijamente, empapándose del odio que
llenada mis tensas y bien cortadas palabras.

—Me conoces —dijo él con un descuidado movimiento de mano—, siempre buscando


una forma de darle una mano a la humanidad.

Me tragué mi siguiente comentario y giré mi atención hacia Cynnia, quien se veía más
que un poco incómoda. Seguramente su incomodidad provenía del conocimiento común de
que Rowe había realizado más de una cosecha de órganos humanos durante su tiempo en
la Tierra, separado de su propia clase. Rowe no ayudaba los humanos. Los sacrificaba cada
vez que podía. Como ella esperaba que creyera que él nos ayudaría estaba aun lejos de mi
comprensión.

311
—¿Qué puedes decirme respecto a los hechos ocurridos en Savannah durante las horas
del día? —demandé, dándole la espalda a Rowe antes de que le prendiera fuego a su
presumido trasero—. ¿Estaba Aurora en la ciudad?

—Ella estaba ahí — respondió Niz tranquilamente. Cynnia se giró en su silla de modo
que pudo mirar sobre su hombro a su hermana mayor.

—¿Estás segura?

—Pasé más tiempo con Aurora que tú. Tenemos una edad cercana. Sé cuando ella está
cerca. En estos momentos ella está intentando cubrirse de modo que no pueda identificar
su locación exacta, pero puedo sentir que está justo tras el alcance de la ciudad. Está
merodeando cerca, esperando.

—¿Fuiste capaz de matar a alguno de los Naturi que estaban prendiendo fuego alrededor
de la ciudad? —demandé.

Niyx negó con la cabeza.

—Rowe y yo estábamos fuera de la ciudad durante el día, en una reunión con el lider del
Clan Animal. Él y su gente recién han llegado, pero no están dispuestos a entrar en la
ciudad hasta que conozcan a la Fire Starter. Kane no está exactamente convencido de que
esto no es una trampa.

—No lo culpo —murmuré, cruzando mis brazos sobre mi pecho. —¿No había nadie
más disponible para detener al Clan de la Luz de su ataque?

—Los únicos Naturi en el área son aquellos que actúan como mis guardaespaldas
personales —dijo Cynnia—. El resto estaba fuera de la ciudad.

—¿Y no consideraron apropiado impedir que Aurora entrara en la ciudad? —grité,


alzando mi voz.

—Han sido instruidos a no relacionarse directamente con Aurora —intervino Nix,


volcando mi atención lejos de su hermana menor, como para protegerla de mi ira—. No
vamos a ser los que comencemos esta guerra.

—A menos que no lo hayas notado, la guerra ha sido comenzada —comentó Danaus en


un bajo gruñido—. Anoche cuando ella intentó quemar la ciudad por completo.

312
—¿Cuántos fueros asesinados? —pregunté, girándome para mirar a Danaus, quien
estaba de pie cerca de mí a la entrada de la habitación.

—Las noticias dicen que la cuenta de cuerpos sigue en aumento, pero la última cuenta
dada fue de que cuarenta y tres vidas humanas han sido perdidas.

La puerta delantera se abrió de golpe y Knox entró en la casa, seguido de una docena de
Nightwalkers. Los envié arriba para que los Naturi no se sintieran más amenazados de lo
necesario —aun necesitaba que estuvieran concentrados en el problema en mano. Para mi
sorpresa, Knox estaba acompañado de Matsui y los cuatro Nightwalker del clan Soga.

Knox se deslizó en la habitación y se paró frente a la chimenea, mientras Danaus y yo


también nos movíamos al otro lado de la habitación opuesto a Rowe y Cynnia. Los
Nightwalker japonenses permanecieron en la entrada. Se estaba poniendo más que un poco
atestado de gente, pero me daba la sensación de seguridad frente a Aurora.

Knox suspiró pesadamente mientras pasaba una de sus manos por su cabello. Su ropa
aun estaba manchada con tierra y hollín por haberme sacado de mi sótano. También estaba
comenzando a verse un poco cansado mientras el peso del mundo se apretaba contra sus
amplios hombros.

—La palabra aun se está esparciendo, pero parece que al menos diez Nigthwalkers
fueron asesinados, incluyendo Amanda.

—¿Gabriel? —pregunté antes de poder detenerme a mí misma. Ahora no era el


momento de preocuparme por mi destruido guardaespaldas, pero sabía que mi mente no
estaría tranquila hasta que finalmente supiera lo que estaba pasando. Traté de tomar la
ausencia de Shelly como un signo positivo.

—Aguantando —respondió Knox —. Shelly está con él ahora, haciendo todo lo que
puede para acelerar su recuperación, pero no parece muy esperanzada de que vaya a ser de
mucha ayuda. Gregor y otros dos caminantes de la noche han sido posicionados en el
hospital para que los vigile a ambos.

—Gracias —susurré. Knox siempre sabía el curso exacto que tomar. Él nos había
asegurado a mí y a Cynnia que nuestros amigos estaban siendo vigilados en el evento en el
que Aurora intentara golpear de nuevo a aquellos que significaban más para nosotros.

313
Mirando alrededor de la habitación, mi mirada finalmente cayó en los cuatro
Nightwalker japoneses. Había asumido que ellos dejarían la ciudad inmediatamente,
considerando nuestro desacuerdo respecto a la alianza Naturi y su intento por
secuestrarme.

—Perdónenme, pero estoy sorprendida de que aun estén aquí —dije a mis compañeros
extranjeros—. Saben el curso de acción que planeo tomar y no lo voy a cambiar,
particularmente ahora que Aurora a atacado abiertamente a la gente de mi ciudad. También
he estado en contacto con Nuestro Señor, quien sabe de mis planes. No hay nada que
puedan decir que me vaya a alejar de mi decisión. Tampoco estoy dispuesta a dejar este
lugar para ayudarlos.

Tetsuya inclinó su cabeza hacia mí antes de finalmente hablar.

—La verdad, hemos pensado venir a ayudar luego de lo que pasó en la horas del día.
Hemos asumido que la reina de los Naturi buscaría una guerra tranquila entre las otras
razas y que no buscaría exponernos a todos. Sin embargo, parece que ella ha escogido
mostrarles a los humanos que no están solos en este mundo.

—¿Han pensado? —pregunté— ¿Ya cambiaron de idea?

—Tú decisión de con quién has optado trabajar no nos agrada —dijo el Nightwalker que
aun no me había sido presentado. Era más pequeño que los otros y se veía
considerablemente más joven también. Sin embargo, no tenía duda de que no solo era el
más viejo del cuarteto, sino el verdadero líder del grupo.

Abrí mi boca para preguntar de qué estaba hablando, pero Rowe se adelantó hablando
en primer lugar.

—Nomura parece estar hablando de mí —anunció el Naturi, encontrando mi mirada por


un segundo. El Naturi miró con su ojo y luego giró su entrecerrada mirada a los
Nightwalkers japoneses y forzó una sonrisa de labios delgados a su rostro—. Ha pasado
mucho tiempo. No esperaba verte de nuevo, menos en casa de Mira.

—Estamos muy sorprendidos de verte también —respondió Nomura mientras metía sus
manos en sus bolsillos—. Nunca esperamos que sobrevivieras tanto como has hecho.

Por la depresión en sus hombros y el fruncir jugando en las esquinas de su boca, pude
deducir que había una gran cantidad de animosidad entre estas dos criaturas, y estaba

314
asustada de que explotara por toda la sala de estar. Desafortunadamente, la curiosidad le
estaba ganando al sentido común.

—¿Cómo se conocen el uno al otro?

—He estado en esta tierra por muchos siglos, Mira —dijo Rowe arrastrando las
palabras, el odio brillando en su único ojo—. He viajado a lo ancho y largo buscando
formas de liberar a mi gente. Se entiende que me deslicé mucho más lejos de los extremos
del Oeste. Fue ahí cuando me encontré con los Nightwalkers que habitaban las islas de
Japón. Pensé que podía llegar a algún tipo de acuerdo. Los Naturi no habían sido de
amenaza para ellos en el pasado y asumí que nuestros futuros permanecerían en rutas
separadas. Como resultado, busqué un intercambio de conocimiento con ellos.

—Tengo miedo de preguntar qué pasó.

—Mírame bien, Mira, y es fácil ver el resultado de mi bien llamada alianza con el clan
Soga —dijo Rowe entre los dientes.

Me quedé mirando al Naturi durante casi un minuto, tratando de ver de qué estaba
hablando antes de darme cuenta.

El clan Soga era el responsable de su cambio de aspecto, lo que resultó por haber sido
desterrado de su pueblo por Aurora. Había conocido a Rowe cuando era humano, cuando
él era una criatura de piel dorada, cabello rubio pálido y ojos verdes. Ahora, las cicatrices
se extendían por uno de los lados de la cara de Rowe, medio escondido un parche que
cubría su ojo derecho. Su pelo era oscuro como la noche y el color de su único ojo parecía
emparejarlo. Su piel había adquirido una tez morena, y estaba surcada con más cicatrices.
Como los Nightwalkers, los Naturi se curaban de casi todo. Y sin embargo, parecía que los
miembros del clan Soga habían encontrado una manera de marcarlo permanentemente.

—No es como si usted se hubiera marchado con las manos vacías de nuestro tiempo
juntos —indicó Nomura.

—Oh, tiene razón. He ganado más que mi justa parte de sangre mágica…

—¿Le enseñaste a usar la sangre mágica? —demandé, subiendo el tono de mi voz por
primera vez—. ¿Sabes los problemas que has causado para todos los Nightwalkers durante
el año pasado? ¿Sabes que ese conocimiento le permitió abrir la puerta entre los mundos,
en primer lugar? Tú eres la razón de que Aurora este aquí ahora.

315
—No dejes demasiada culpa en su umbral, Mira —señaló Rowe ganándose un gruñido
de mi parte mientras lo observaba—. Se esforzaron mucho en matarme durante un período
de cinco años. Estoy seguro que mientras me estaban enseñando magia, nunca esperaron a
que sobreviviera a las lecciones.

—No entiendo —dijo Danaus. El cazador puso una mano sobre mi hombro y la apretó,
dando a entender sutilmente que tenía que calmarme. No era necesario iniciar una pelea
con cuatro poderosos Nightwalkers cuando todavía tenía una pelea con Aurora por
delante—. ¿Por qué se molestaron en enseñarle, en primer lugar si solo planeaban matarlo?

—Era una especie de tortura —replicó Nomura con voz despreocupada—. El proceso de
aprendizaje fue muy doloroso para el Naturi, ya que el estilo de magia va en contra de su
propia esencia. Teníamos curiosidad de si podría hacerlo. Desafortunadamente, Rowe se
nos escapó antes de que fuéramos capaces de terminar el proceso.

—Quieres decir, el proceso de intentar destruirlo poco a poco —dije con voz fría—.
Márchate.

—Le ruego me disculpe —dijo Nomura con voz suave, ladeando la cabeza hacia un
lado—. No creo que lo haya entendido bien.

—No, estoy segura de que lo hice —dije bruscamente, mirando al cuarteto de


Nightwalkers—. Márchense. Márchense de Savannah y del Nuevo Mundo. Regresen a
Japón y si cumplen mi voluntad, nunca dejen su casa de nuevo. No son bienvenidos en este
mundo.

—¿Estas dándole la espalda a nuestra fuerza y habilidades superiores porque prefieres


estar del lado del Naturi? —demandó Nomura.

—Estoy dándoles la espalda, ¡Por lo que le hicieron! ¡Por lo que ustedes trataron de
hacerme! —gruñí— Estoy dándoles la espalda por el hecho de que hayan traído esto sobre
nosotros al final. Si no hubieran sido tan arrogantes con su decisión de darle el
conocimiento de la sangre mágica, Aurora no podría estar aquí. Salgan de aquí y llévense a
Matsui con ustedes, ahora.

—Como desee —dijo Nomura en tono cortante. Se dio la vuelta sobre su talón derecho
y rápidamente salió de la casa adosada, sus compañeros siguiéndole de cerca. Matsui se
detuvo en el pasillo fuera del salón y se inclinó profundamente hacia mí antes de que

316
saliera de la casa también. Había una expresión de genuino arrepentimiento en su rostro.
Preferí pensar que en realidad le gustaba servir como mi guardaespaldas. Eso tenía que ser
menos formal que seguir detrás de los Nightwalkers japoneses.

—Estoy confundido —anunció Rowe cuando la puerta se cerro de golpe—. ¿Estás


enojada con ellos por torturarme o por fallar al no matarme?

—Estoy enojada porque te utilizaron como un experimento científico que podría haber
desencadenado el fin de la humanidad tal como la conocemos si no detenemos a Aurora —
repliqué, observando al Naturi. La historia era demasiado familiar, al igual que Jabari
había estado contento al experimentar conmigo. Ambos, Rowe y yo no habíamos sido más
que títeres, juguetes para criaturas poderosas. Y al final, si el clan de Soga hubiera
conseguido llevarme a Japón para ayudarlos con su problema Naturi, me habrían forzado a
quedarme para convertirme en su siguiente proyecto de mascota.

Rowe se levantó de la silla, por lo que me estaba mirando directamente a los ojos.

—No tenía que ser el clan Soga. Yo le habría rogado a cualquiera que estuviera
dispuesto a enseñarme el conocimiento de la sangre mágica, independientemente del costo.
Mi trabajo era liberar a Aurora y a los otros.

Di un par de pasos más cerca de él.

—Y no te arrepientes ¿verdad?

Rowe me sonrió burlonamente.

—Nope.

—Considerando todas las vidas que se han perdido en los últimos años, ¿no te
arrepientes de algo?

—Solo de no matarte cuando tuve la oportunidad.

Igualó su sonrisa de satisfacción con una de la mías.

—¿Qué vez? —Rowe había tenido más de una oportunidad durante los largos años y
aún seguía aquí, de pie, viva y sonriéndole.

—Todas ellas, desde nuestro primer encuentro hasta este momento —replicó.

317
Sacudí la cabeza, dándole la espalda al Naturi y comiencé a regresar al otro lado de la
habitación. Para mi sorpresa, Danaus me rozó con un movimiento de barrido rápido. Me
volví a tiempo para ver su puño sólido aterrizar directamente sobre la nariz de Rowe,
lanzando al Naturi de nuevo a su silla. Puse mi mano sobre el pecho de Danaus para evitar
que diera un paso más hacia Rowe. Sin embargo, mis ojos estaban fijos en Nyx, quien se
había alejado de la esquina como una sombra oscura. Su rostro se mantuvo inexpresivo,
pero había una llama en sus ojos grises que antes no había estado allí. Eso parecía ser algo
más que sólo el sentido protector de su propia especia… había algo entre ella y Rowe.

—Ella salvó tu vida en Budapest —gruñó Danaus—. Te dio una segunda oportunidad
para vivir y aún así tú continuas cazándola.

—No soy tan fácil de domesticar como algunos —dijo Rowe en voz baja mientras se
frotaba la nariz, comprobando seguramente que no estuviera quebrada. Danaus trató de
arremeter contra el Naturi de nuevo, pero lo retuve, mis ojos se mantuvieron sobre Nyx.
No tenía ningún arma en su mano, pero tuve la sensación de que estaba esperando que
Danaus hiciera otro movimiento hacia Rowe.

—¡Suficiente! —grité, empujando a Danaus por lo que se vio obligado a dar un par de
pasos hacia atrás alejándose de Rowe.

Haciendo acopio de la energía girando en el aire a mí alrededor, apagué las luces en la


habitación, sumiendo la sala en completa oscuridad para respirar un poco antes de
encender todas las velas, así como prender el fuego en la chimenea. Todo el mundo se
quedó inmóvil, parecían contener la respiración mientras esperaban para ver si mi
temperamento había llegado a su límite.

—¡No vamos a llegar a ninguna parte con estas conversaciones! —me quejé, regresando
al otro lado de la habitación con Danaus. Era mejor si había espacio físico entre Rowe y
nosotros. Todavía quería poner al hijo de puta en el fuego después de su indirecta hacia
Danaus, pero sabía que lo necesitábamos saludable para la batalla por delante—. Aurora
está por ahí en algún lugar esperando para atacar. Ella no solo está en busca de sus tres
cabezas, sino que estoy dispuesta a apostar que le gustaría añadir la mía a su colección.

—Es más que eso —dijo Cynnia, dejando que su voz llenara el silencio por primera
vez—. Aurora lanzó un ataque abierto en la ciudad. Creo que ha escogido el lugar donde
quiere tener su batalla final contigo y sus hermanas.

318
—¿Te refieres a Savannah? —pregunté — ¿Quiere pelear en campo abierto?

Sentí a Nyx regresar a las sombras. Pero su voz se deslizó hacia adelante para
reemplazar las suaves y tranquilizadoras palabras de Cynnia.

—Qué mejor manera de infundir miedo en los corazones de los hombres que ser testigos
de una batalla de las artes mágicas que no pueden esperar comprender o ganar. Ella los
intimidará, los subyugará y entonces, finalmente los destruirá a todos.

—Necesitamos darle una razón para alejarse de la ciudad —argumenté—. Tenemos que
darle una razón para retirar sus fuerzas a algunos campos abiertos, aéreas deshabitadas que
rodeen Savannah. Sacarla de la ciudad.

—¿Cómo haremos eso? —preguntó Knox.

Le sonreí por un segundo antes de regresar mi atención a Cynnia.

—Con cebo. Haremos que venga en pos de Cynnia, fuera de la ciudad.

—No voy a dejar a mi hermana sin protección y vulnerable —contrarrestó Nyx.

—¿Quién dijo que estaría sin vigilancia? —sacudí mi cabeza hacia ella, aún
sonriendo—. ¿No dijeron que el Clan de los Animales estará esperando fuera de la ciudad
en un lugar seguro? Pondremos a Cynnia en medio del clan durante un momento. Ellos la
mantendrán segura ¿correcto?

—Ellos la protegerían —admitió Nyx a regañadientes.

—Diablos, tú y Rowe pueden ir con ella, como añadido a su protección si es lo que


quieres.

—¿Y que si tú eres su objetivo? —inquirió Rowe.

—Entonces estamos jodidos —repliqué con tono brusco—. No voy a dejar mi ciudad
sin algún tipo de protección. Si parece que Aurora va a ir en pos de Cynnia fuera de la
ciudad, entonces Danaus, los nightwalkers, los licántropos y yo iremos al rescate,
atacándola por la espalda. Pero hasta que no sepa que ella ha puesto su mirada en otra
parte, no me moveré de Savannah. Ha hecho suficiente daño aquí y ha destruido
suficientes vidas.

319
Rowe se me quedó mirando con una expresión extraña mientras se rascaba la barbilla
con la mano derecha.

—Estas dispuesta a tomar un gran riesgo por un grupo de personas que van a venir por ti
con una cruz y una estaca de madera una vez que se descubra que existes.

—Este es mi hogar y lo protegeré —dije—. Voy a preocuparme por lo que piensen de


mí más tarde.

Rowe resopló suavemente y sacudió la cabeza.

—Te deseo suerte.

Me quedé en silencio, aferrándome a la suerte que mi enemigo me había legado. Sabía


que iba a necesitarla. La impactante incursión de Aurora a la luz del día me demostró que
ella estaba dispuesta a correr riesgos que nosotros no estábamos dispuestos a correr, era un
esfuerzo no sólo para proteger a los humanos, sino también para proteger nuestro secreto
de los humanos. Tenía un sentimiento oscuro de que está guerra iba a dar un giro del que
no podría proteger a mi gente, y resultaría en más muertes. Y posiblemente, incluso la
verdad.

320
Capítulo 30
Traducido por Roo Andresen y Cowdiem

Corregido por Chole Ann

E
l viento pasaba a través de mis alas negras mientras volaba hacia una arboleda
en la distancia. El sol comenzaba a salir del horizonte y bañaba la tierra con su
brillo dorado. Podía sentirme cada vez más débil a medida que el cielo se
aclaraba. Habíamos pasado la mayor parte de la noche discutiendo tácticas antes de ser
desalojados de la casa de Mira en Savannah unas horas antes del amanecer. La Fire Starter
había declarado que necesitaba tener una reunión privada con los otros Nightwalker antes
de buscar un lugar seguro donde pasar el día.

Cynnia, Rowe y yo nos marchamos a la casa que Shelly estaba rentando en otra parte de
la ciudad. La bruja apareció en la casa minutos después de que llegamos, viéndose
exhausta y pálida, pero también aliviada. El humano llamado Gabriel no solo sobreviviría,
sino que también recuperaría el habla gracias a su ayuda. Tenía el presentimiento que las
noticias llegarían hasta la Fire Starter para calmar sus nervios, aunque su temperamento no
estaría nuevamente en control hasta que finalmente nos encargáramos de Aurora.

Con los hechizos de protección en su lugar, nos acomodamos en nuestros respectivos


lugares para dormir una hora antes del amanecer, pero el sueño no venía. Estaba acostada
con el brazo posesivo de Rowe por encima de mi estómago, y su suave respiración en mi
oído. Aún así, mis propios pensamientos me mantenían despierta. Sabía que aquello que
estábamos planeando no sería suficiente si queríamos derrotar a Aurora. Algo más
teníamos que hacer si Cynnia, Rowe y muchos otros sobrevivían los días y noches
venideras.

Usando un hechizo para profundizar el sueño de Rowe, me escapé de él y salí de la casa


sin perturbar los hechizos protectores o alertar a alguien de mi éxodo. Con un suspiro en
los labios, volé al cielo con mis alas bien estiradas en la brisa que había conjurado. La
sensación de volar sobre la tierra, incluso con el sol saliendo a mis espaldas, era
estimulante. Por un momento me sentía libre de las cargas que había estado cargando sobre
mis hombros durante los últimos meses. Solo existía yo y la suave caricia del viento
bendecido por la Gran Madre.

321
Aún así, mientras me acercaba hacia Aurora, sabía que todo era una ilusión. El peso aún
estaba allí y crecía más al pasar de los segundos mientras me acercaba a su campamento.
No sabía su locación exacta, pero solo necesitaba entrar en el perímetro de su campamento
y sus guardias me llevarían hacia la reina demente. Detestaba no decirle a Cynnia o a
Rowe sobre mis planes, pero sabía que ninguno me habría dejado salir de la casa si les
revelaba mis intenciones.

Di una vuelta por el claro una vez antes de retraer mis alas lo suficiente para bajar a la
tierra. Mis pies solo habían tocado apenas la tierra cuando una voz demandante me ordenó
que me quedara quieta. Levanté ambas manos, con las palmas arriba para mostrar que no
estaba armada. Extendí mis alas tan lejos como pude, manteniéndome vulnerable. Estaba
rodeada por seis naturi, todos los cuales llevaban armas apuntadas hacia mí.

—He venido a hablar con Aurora —anuncié en voz alta, para que los demás guardias
que esperaban en los bosques escucharan. Un bajo murmullo atravesó los árboles como el
susurro del viento.

—Su Majestad no tienen nada que decirte, traidora —ladró uno de los Naturi—. Ella
simplemente te quiere ver muerta junto con tu hermana.

—Ella querrá verme. Solo pregúntale —dije, mi voz llena de confianza.

El murmullo volvió mientras consideraban mis palabras. Me estaba confiando en su


indecisión de matar a la persona que los había comandado a través de los siglos. Una vez
que Rowe había sido atrapado fuera de la jaula, me había convertido en la capitana y
comandante de las fuerzas armadas de Aurora. Estaban acostumbrados a seguir mis
órdenes.

—Además, ¿no le gustaría verme asesinada en persona que escucharlo después? —


pregunté.

Este nuevo incentivo fue suficiente para lograr que uno de los Naturi regresara al
campamento de Aurora por órdenes. Era una criatura peligrosa en mi propio derecho y
ellos eran más que cautelosos en llevarme hasta su refugio. Bajando mis manos con
lentitud mientras retraía mis alas, me senté en el suelo con las piernas cruzadas mientras
esperábamos por lo que Aurora habría decidido. Los cinco Naturi que habían salido del
bosque se acercaron aún más. Ballestas, espadas, arcos y flechas me apuntaban, listas para
actuar si incluso me atrevía a respirar fuerte.

322
No había llegado al campamento de Aurora desarmada, me había limitado a traer un par
de dagas escondidas. Secretamente esperaba que se olvidaran de registrarme; quizás
necesitaría luchar para conseguir salir del campamento antes de que la reunión terminara.

Después de un par de minutos, dos Naturi regresaron al claro, incluyendo a uno que
hubiera preferido no ver.

Greenwood era alto y delgado, su largo cabello castaño se combinaba con gris. Su rostro
cubierto con arrugas, como si hubiera estado expuesto a los elementos. El Clan de la Tierra
no envejecía con gracia, pero vivían mucho y eran ágiles a pesar de su apariencia.
Greenwood siempre había estado enojado porque Rowe había sido elegido para ser el
consorte de Aurora por encima de él. Tenía la edad y la experiencia por encima del
miembro del Clan de Viento. Aún así, la gracia despiadada de Rowe le había gustado a
Aurora en ese momento. Ahora parecía que Greenwood estaba teniendo su oportunidad.

—Me sorprende que hayas venido —dijo él, sonriendo—. Siempre fuiste una estratega
cuidadosa, tomando solo riesgos calculados que te favorecieran para ganar. Seguramente te
has dado cuenta que no vas a salir de este campamento con vida, incluso si se te permite
una audiencia con Aurora.

—No vine para hablar contigo, Greenwood. El Clan de Tierra y tu lugar en la política no
me interesan. Llévame con Aurora. Querrá escuchar lo que tengo para decir.

Greenwood dio un paso atrás mientras me levantaba, mirándome con cuidado. No


mostraba miedo a pesar de que mi corazón galopaba con locura en mi pecho, y mi
estómago se anudaba. Seis Naturi me rodeaban, pero podía sentir una docena más
esperando entre los árboles. No tenía ninguna chance. Pero dada mi reputación, los Naturi
que estaban cerca temían ser los primeros en atacar. Tenía que usar ese miedo a mi ventaja.

Después de un largo silencio, Greenwood dejó escapar una risita que sonaba forzada a
mis oídos.

—Retracta tus alas y déjanos atarte las manos, luego te escoltaré hacia Aurora así puede
verte muerta en persona. Estoy seguro que eso le gustará. ¿No sería un gran triunfo llevar
tu cabeza en una pica al momento de la batalla para que sea la primera cosa que Cynnia
vea al enfrentarnos?

323
No dije nada, enfocándome en retraer mis alas para disolverlas en arena negra que caía
como cascadas de mi espalda al suelo. Poniendo mis manos delante de mí, mantuve mi
rostro inmutable mientras un Naturi se acercaba y ataba mis muñecas detrás de mi espalda
con una cuerda. Al mismo tiempo, un segundo Naturi se acercó para registrarme y remover
mis dos dagas.

El Naturi que ataba mis manos me dio una patada que me hizo tropezar hacia adelante.

—Muévete —ordenó con una risa.

La caminata hacia el campamento de Aurora fue una de las más largas en mi memoria.
Parecía como si todos los Naturi que tenía habían salido para verme, burlándose,
escupiendo y apuñalándome. Mientras la mayoría de las heridas eran relativamente
superficiales, llegué con moretones, ensangrentada y cubierta de tierra a la tienda blanca de
Aurora. Al lado, había otra tienda oscura que parecía ser la de Greenwood. Era de alguna
forma confortable saber que se mantenían separados por ahora. Si conocía a Aurora tan
bien como pensaba, sospechaba que estaba esperando a que él le trajera a mí y a Cynnia
muertas a sus pies antes de considerarlo como su consorte.

Al acercarme a diez pasos de la tienda, sus dos lados se abrieron y Aurora salió. Parecía
como si un destello de luz dorada hubiera salido entre los árboles para brillar con su
hermoso cabello rubio y su pálida piel. Brilló ante mí como una estrella caída o un rayo de
sol en un día nublado. Usaba sus clásicas túnicas blancas, pero ahora con una coraza en el
pecho hecha de oro pulido. Aunque sabía que era solo una pieza ceremonial en un intento
de acercarse más a la armada que pronto mandaría a su muerte.

Mi hermana mayor me miró de arriba a bajo y sonrió con suficiencia. No le importaba el


hecho de que nunca hubiera podido lograr esto sin haberlo consentido yo misma al
entregarme. Lo único que le importaba era que me tenía atada y maltratada, dándole un
golpe a la traidora parada frente a ella.

—¡La primera de los traidores ha venido a conocer su destino! —exclamó a la multitud


que se había reunido a su alrededor.

Se escucharon gritos de aliento, causando que las ramas de los árboles temblaran. Un
escalofrío corrió a través de mí mientras escuchaba esas voces sedientas de sangre. Sonaba
como si hubiera reunido una armada más potente de lo que había pensado en un principio.
Sabía que todos los Naturi no se unirían a ella. Algunos se habían unido a Cynnia, mientras

324
otros se mantenían tan lejos de ambos lados como podían, esperando pasar desapercibidos
hasta que la batalla terminara.

—He venido a hablar —dije bruscamente mientras los aplausos se callaban.

—Perdiste la oportunidad de hablar sobre una forma de salvarte de tu ejecución hace


mucho tiempo —Aurora sonrió burlona hacia mí.

—Nunca me diste la oportunidad. Proclamaste que yo era una traidora y luego ordenaste
mi ejecución antes de que pudiera declarar mi caso ante ti —gruñí dando un paso adelante.
Mientras lo hice, un par de puntas de espada se hundieron donde apuntaban a mi garganta,
evitando que me moviera más cerca—. Pero no he venido a suplicar misericordia de tu
parte. He venido a ofrecerte la oportunidad de preservar tu propia vida. Será tu primera y
única oportunidad. No le daría la espalda.

—¿Mi vida? —Aurora rió, enviando sus cabellos rubios lejos de su rostro—. Por si aun
no te has dado cuenta, nosotros somos los que vamos a destruir a Cynnia y su pequeño
ejército. Somos nosotros los que vamos a restaurar el orden en el planeta y salvar a la Gran
Madre.

—Eso sería difícil de conseguir sin la Gran Madre de tu lado. ¿Te está escuchando
ahora?

El rostro de Aurora se retorció con la ira. Estaba cuestionando su conexión con la tierra,
algo que debería haber sido absoluto, debido a que ella era la reina de los Naturi. Pero yo
sabía. Durante su tiempo en la jaula, ella había perdido su conexión con la tierra y tenía la
sensación de que esa era la razón de tanta locura que ahora reclamaba su frágil mente y
espíritu.

—¿Cómo te atreves a cuestionarme? —gritó, apuntando un tembloroso dedo hacia mí.

—En todos los años que me han conocido, ¿acaso les he mentido? —demandé. Ella
sabía que nunca le había dicho una mentira en todo el tiempo que le había servido. Sabría
si le estaba mintiendo—. Solo un rápido encuentro para discutir el futuro del pueblo
Naturi. ¿Acaso no es eso lo mejor para ambas partes? ¿Lo que es mejor para la tierra?

Aurora me miró fijamente por más de un minuto en silencio, sus brazos porfiadamente
cruzados sobre su pecho como para protegerse a sí misma de mis palabras. No estaba feliz,
pero estaba procesando mis palabras en su mente. Yo estaba dispuesta a apostar que

325
esperaba conseguir algo de valiosa información, valiosa de mi parte con respecto a las
fuerzas de Cynnia antes de matarme, pero al mismo tiempo yo había esperado recolectar lo
mismo. Solo necesitaba pensar en una forma de escapar de nuevo de modo de entregar la
información a Cynnia.

—Tráiganla dentro de la tienda —espetó Aurora antes de girarse en un revuelo de


túnicas entrando de nuevo. Las espadas en mi garganta fueron bajadas y fui empujada
hacia adelante. Mi escolta me llevo al centro de la tienda, donde fui empujada a mis
rodillas en una alfombra de piel de oso en frente de Aurora, quien estaba ahora sentada en
un trono dorado con almohadas de felpa verde oscuro.

—Déjennos solas —ordenó Aurora. Los guardias dudaron, mirándose entre ellos y
luego a Greenwood, quien había entrado en la tienda tras de mí—. ¡Déjennos dije! ¿Creen
que no puedo manejar a mi propia hermana, quien ya ha sido atada y golpeada?

—¿Yo también? —preguntó Greenwood.

—¡Déjennos solas! —gritó Aurora, apretando con fuerza los reposabrazos de la silla de
modo que casi se levantaba nuevamente. Nadie dudó. Todos se apresuraron a salir de su
vista y cerraron la puerta de la tienda tras ellos.

Observé mientras Aurora se hundía de nuevo en la silla y tomaba un profundo aliento,


como para calmar sus agotados nervios. En las sombras de la tienda, podía ver las líneas de
preocupación comenzando a extenderse desde sus ojos y profundos surcos en las esquinas
de su boca, la cual estaba permanentemente fruncida. Retornar a la tierra debería haber
rejuvenecido a mi hermana mayor, pero parecía que los poderes curativos de la tierra no la
estaban alcanzando. Por alguna razón que aún debía comprender, ella había perdido de
verdad su conexión con la tierra. Una parte de mí se preguntó si yo podía restaurarla de la
misma forma que lo había hecho por Rowe, pero sabía que no lo vería como el regalo que
era, pero si como un poder que yo tenía sobre ella, lo cual solo conseguiría que me
asesinaran más rápido.

—Veo que Greenwood aún está intentando insinuarse a si mismo a tu lado —observé en
voz baja. Lentamente, dejé de estar sobre mis rodillas y me senté de modo que mis piernas
estuvieran cruzadas frente a mí. No solo era esa posición más cómoda y menos formal,
pero también podía levantarme con más estabilidad y velocidad que si hubiera estado de
rodillas.

326
Aurora dio un bajo bufido y se desplomó en su silla.

—A él no le importa nada sobre mí o el pueblo Naturi. Solo está determinado a ver a un


miembro del Clan de la Tierra usando la corona. Han pasado eones desde la última vez que
ellos se sentaron en el trono, lo está carcomiendo el hecho que no lo haya elegido cuando
aun éramos más jóvenes.

—Pero tú estás balanceando la zanahoria en frente de él ahora —dije mientras la


esquina de mi boca se torcía en una semi sonrisa—. Muy sabia. Te has ganado la alianza
del Clan de la Tierra bajo cualquier circunstancia mientras Greenwood piense que algún
día puede transformarse en tu consorte.

Aurora igualó mi sonrisa con una diabólica de las suyas.

—Él piensa que soy una tonta. Si lo hiciera mi consorte, sería encontrada muerta en mi
cama a la siguiente mañana y él en el trono.

—Mientras Greenwood los esté liderando —dije—, no confiaría en el Clan de la Tierra.


Lo siguen ciegamente y te darán la espalda en cualquier momento. No han sido lo que yo
llamaría un grupo confiable en siglos.

—¿Confiable? —exclamó Aurora, sentándose derecha en su silla de nuevo y apretando


los reposabrazos como apoyo—. ¿Qué sabes tú sobre la confianza?

Por solo un segundo ella había olvidado que yo ya no era su devota hermana, sino su
enemiga.

—Yo nunca te di la espalda Aurora —dije calmadamente, esperando que mi voz


tranquilizadora ayudara a aliviar su temperamento—. Ni siquiera cuando ordenaste la
muerte de nuestros más firmes amigos y aliados. Seguí tus órdenes de encontrar a Cynnia y
traerla de vuelta a casa contigo. Solo quería que fuéramos una familia de nuevo y disfrutar
del poder que fluía de la tierra ahora que estábamos en casa.

—Nunca se te debió haber permitido vivir —se burló, reclinándose en su silla de


nuevo—. Padre estuvo equivocado al protegerte. Deberías haber sido asesinada al nacer y
ahora eres una plaga en nuestra gente. No me sorprendería si fuera tu influencia la que
corrompió a Cynnia al final.

327
—Yo no soy lo que está matando a nuestra gente —dije firmemente, tratando de quitar
el veneno que había soportado la mayor parte de mi existencia. Tenía que permanecer
concentrada en la razón por la que había tomado este riesgo en primer lugar—. Sé que lo
viste mientras estuvimos encerradas. No había forma de esconderse de eso. Nuestras
mujeres no estaban produciendo niños y los pocos bebés que nacían morían a temprana
edad. Y luego estaban las cacerías. Cientos de nuestra gente fueron masacrados en nombre
de la traición.

—¿Y cuál es tu punto?

—¡Nuestra gente está muriendo! —grité, enfurecida por su blanda actitud—. No


podemos enfrentar otra guerra. No una guerra civil entre nosotros o una guerra con los
humanos, los cuales se han vuelto infinitamente más peligrosos con el tiempo. Una guerra
destruirá cualquier esperanza de ver la continuación de nuestra raza.

—¡Oh, no actúes como si te preocuparas por nuestro pueblo! —Aurora espetó—. Tú


eres la Oscura. La que nunca debió haber nacido. A ti no te importa la raza que nunca te
quiso.

—Sin importar sus sentimientos hacia mí, aún soy una Naturi y no quiero ver que la
masacre a nuestro pueblo continúe. Tú debes saber que no podemos sobrevivir mucho más
tiempo como somos. La división de los clanes nos debilita.

Aurora permaneció en silencio por un largo tiempo, mirando fijamente tras de mí,
perdida en algún oscuro pensamiento. Solo podía esperar que finalmente la hubiera
alcanzado; que la locura que la había reclamado fuera solo temporal y que estuviera
volviendo a la razón ahora que estaba fuera del alcance de nuestra jaula de oro.

—¿Qué propones?

Tomé un profundo respiro por mi nariz y lo dejé salir por entre mis apretados dientes.

—Tenemos que terminar con las guerras. Todas. Te propongo que nos dejes a Cynnia y
a mí en paz. Déjanos seguir con una vida tranquila y permítenos simplemente retornar a la
tierra. También propongo que abandones esta necesidad de destruir a la raza humana.
Perseguir una guerra con los humanos no solo llevara a una exposición luego de siglos de
ser nada más que un mito, sino también ellos perseguirán activamente a aquellos de
nuestra gente que quedan. Eventualmente seremos despojados de la existencia.

328
La respuesta de Aurora fue una risa baja que creció en volumen e intensidad hasta que
casi se estaba balanceando en su silla. Y luego la risa se detuvo casi tan rápido como había
comenzado. Ella me miró con ojos fríos y sin piedad que no tenían ninguna memoria del
hecho de que yo era su propia sangre y carne.

—¿Quieres que abandone la tierra? —susurró.

—No, eso no es lo que dije.

—Pero eso es exactamente lo que quieres si es que voy a dejar a los humanos intactos.
Estás proponiendo que abandone la tierra a esos monstruos.

—Atacar a los humanos va a destruir a nuestra gente.

—¡Debes estar dispuesta a hacer sacrificios por la Gran Madre! —gritó, agitando su
puño en el aire. Ella lo golpeó en el reposabrazos antes de inclinarse hacia adelante
mirándome enojada—. Los humanos están destruyendo la tierra. No puedes ser ciega a eso
incluso si has perdido total contacto con la tierra.

—Estoy consciente de sus actos —admití.

—Entonces debes saber que no pueden continuar sin ser castigados. Por eso fuimos
creados. Debemos proteger la tierra a todo costo, preservar y nutrir su fuerza. Si
protegemos la tierra, entonces ella por otro lado nos dará fuerza en la batalla.

Negué con la cabeza tristemente. Ella no me estaba escuchando para nada. En un punto
ella había escuchado atentamente y considerado mis consejos, pero ahora estaba sorda a
mis palabras.

—Si continuamos en este curso, no habrá nadie al final para proteger la tierra. Estás
llevando a nuestra gente a la extinción.

—No, nos estoy liderando a la salvación —proclamó con una sonrisa beatífica—. Sin
embargo, seré feliz de ver tu extinción antes de girar mi atención hacia nuestra otra
traidora hermana y su banda de inadaptados.

—¡Aurora! ¡Esto es un error!

329
—¡Guardias! —gritó en una alta y enojada voz. En un parpadeo dos guardias se
metieron en la tienda y se pararon a cada uno de mis costados. Aurora se volvió a sentar en
su silla y ausentemente agitó una mano en mi dirección—. Llévenla afuera y mátenla.

—¡Aurora! ¡No solo me estas matando a mí! ¡Estás matando a nuestro pueblo! —grité
mientras los dos guardias enganchaban sus brazos en los míos y me levantaban del suelo.
Procedieron a arrastrarme fuera de la tienda mientras continuaba gritándole a mi
hermana—. ¡No puedes salvar la tierra si Cynnia te mata primero! ¡Termina esta guerra
ahora!

La última cosa que vi antes de salir de la tienda fue el rostro sonriente de Aurora. El
triunfo llenaba sus rasgos. Al final iba a matarme. Había tolerado mi existencia por siglos,
me había usado para hacer su trabajo sucio y ahora que yo había alcanzado el fin de mi
utilidad, ella estaba feliz de deshacerse de mi.

330
Capítulo 31
Traducido por Vivian Darkbloom y Sprinkling.

Corregido por *Prisper*

M
ientras los dos guardias me sacaban de la enorme tienda blanca de Aurora
colina abajo, presioné mis pies contra el terreno inclinado y me liberé de los
Naturi, dándome una vuelta en el aire sobre ellos. Me aparté rápidamente y
permanecí cautelosa, pues otros soldados Naturi bloqueaban mi camino en todas
direcciones. Tenía que pensar en alguna forma de escapar con cuidado del campamento de
Aurora, aunque siempre supe que mis probabilidades de escapar eran extremadamente
escasas.

Accediendo a la energía proveniente de la tierra, mis enormes alas negras se extendieron


desde mi espalda al mismo tiempo que evocaba una masiva ráfaga de viento. Encorvé mi
cuerpo para lograr extender mis alas completamente. El viento me llevó hacia los árboles,
mientras que algunas flechas se elevaban en mi dirección sin desviarse. Las puntas se
clavaron profundamente en mis brazos y en todo mi cuerpo, elevando un grito de dolor por
mi garganta, pero me lo tragué de vuelta. Tenía problemas más graves. Mis manos aún
estaban atadas y los árboles entre los cuales intentaba volar comenzaban a perseguirme. El
Clan de la Tierra estaba utilizando sus poderes para controlar los árboles y así lograr que
mis alas quedasen atrapadas entre sus ramas, desplumándolas.

El viento soplaba una y otra vez, empujándome y agitando los árboles mientras
luchaban por alcanzarme. Uno de ellos logró detenerme, pero rompí sus ramas con mis
pies. Me libré y estiré mis alas, luchando por ganar altitud. Esta era mi única esperanza de
escapar. Si no lograba hacerlo por el aire, me atraparían muy fácilmente en tierra.

Debajo de mí, los gritos de los Naturi aumentaban al verme volar más alto. Por encima
del ruido, pude oír la profunda voz de Greenwood, dándole instrucciones a su gente de que
fueran tras de mí. Había desesperación en su tono y su voz se transformó en un grito.
Luego, el silencio inundó el campamento. Un nuevo temor hacía que mi estómago se
retorciera, a pesar de que había logrado atravesar las últimas copas de los árboles. Con el
viento soplando ferozmente, batí mis alas una vez al dar la vuelta justo a tiempo para ver a
Aurora de pie fuera de su tienda, mirándome fijamente. Conocía esa mirada de rabia que
retorcía su rostro, opacando toda su belleza.

331
«¡No escaparás de mí!»

«Tendrás que dispararme en otro momento», le respondí, aunque sabía que no me


dejaría ir tan fácilmente.

El fuego la rodeaba en forma de pequeñas chispas antes de que se dispararan desde la


tierra en un gigante vórtice en dirección hacia mí. Pegando las alas a mi cuerpo, caí en
picada, hundiéndome de vuelta entre los árboles. Una ola de calor surgió en uno de mis
lados, mientras trataba de evitar las llamas. Sin embargo, pasaron tan cerca de mí que
muchas de mis plumas se quemaron. Las ramas de los árboles me arañaron el rostro y
jalaron las flechas y dardos que sobresalían de mi cuerpo. Esquivé el fuego justo a tiempo,
pero me hallaba nuevamente tendida en el suelo.

Mantuve mis alas plegadas cerca de mi cuerpo en caso de que tuviera una segunda
oportunidad para usarlas y corrí lo más rápido que pude a través del bosque. Corrí rápido
entre los árboles y salté sobre los troncos caídos, mientras me deslizaba sobre pilas de
hojas muertas.

Mis brazos, atados por detrás de mi espalda, gritaban de dolor. Con mis talones, pude oír
los pasos ligeros de los Naturi que se estaban acercando. Había logrado distanciarme tanto
de Aurora que no tendría otra oportunidad de dispararme, pero eso no significaba que
estuviera a salvo. El resto de su ejército me estaba siguiendo los pasos. Para empeorar las
cosas, me hallaba atascada en el suelo, mientras me perseguía el Clan de la Tierra. Era
cuestión de tiempo antes de que detuvieran mi progreso. Tenía que regresar al claro del
bosque donde había aterrizado inicialmente para volver a volar.

Al correr, más flechas se clavaban en los árboles y zumbaban sobre mi cabeza. Una
risita seguía mi avance mientras ellos me perseguían. Mi corazón latía con fuerza en mi
pecho y mis pulmones luchaban por absorber suficiente aire, mientras me sumergía en el
bosque. Me empezaban a doler las piernas, causando que tropezara de vez en cuando. Me
deslicé cuesta abajo, casi perdiendo el balance antes de continuar corriendo como un
conejo que esperseguido por un zorro.

Esto no podía continuar por mucho tiempo. Necesitaba detenerme y liberar mis manos.
Necesitaba regresar al aire. Había pasado casi toda mi vida huyendo de aquellos que
procuraban matarme, pero la suerte nunca había estado de su lado y la verdad era que yo
no quería matarlos. Había derramado suficiente sangre de los míos y ya me había cansado

332
de eso. Ellos seguían a Aurora porque era la única reina que conocían y siempre habían
confiado en su juicio. No se daban cuenta de que tenían otras opciones.

Con un resoplido de cansancio, seguí adelante, concentrándome desde lo más profundo


de mi mente en los poderes provenientes de la tierra. Dirigí aquella energía hacia el cielo y
unas nubes negras aparecieron, bloqueando el sol. Por un momento pude sentir otra fuerza
luchando contra la tormenta que se iba a desatar, dejando pequeños espacios por los que la
luz del sol se dejaba ver. Aurora estaba peleando contra mí. Haciendo rechinar mis dientes,
reuní más energía y la lancé con mucha más fuerza contra el hechizo que ella utilizaba para
bloquear el mío. Fue una lucha de tira y afloja por varios segundos antes de que pudiera
oírla gritar, ya sea de dolor o frustración, en lo más profundo de mi mente.

Las nubes aparecieron como una ola negra, bloqueando al sol de tal manera que la
noche reclamaba la tierra. El viento soplaba, trayendo mi cabello sobre el rostro, casi
bloqueándome la visión mientras yo trataba de esquivar un árbol tras otro. En algunas
ocasiones, las ramas lograban alcanzarme, pero yo seguía adelante, quedando fuera de su
alcance. Mi camiseta estaba rota en varias zonas y el peso de mis alas parecía aumentar
sobre mi espalda. Necesitaba estirarlas para que me elevaran en el aire, en lugar de
representar una carga.

Mientras saltaba sobre otro tronco caído, el talón de mi pie derecho aterrizó en un pozo
cubierto por hojas. Me resbalé y caí con fuerza sobre el suelo, quedándome sin aire y casi
rompiéndome la nariz, ya que no pude detener la caída con mis brazos. Retorciéndome,
traté de ponerme de pie una vez más, pero el suelo era inestable a causa de las hojas.

—¡Quédate ahí abajo! —me ordenó una voz familiar. Me di la vuelta para quedar
tendida boca arriba, mirando hacia Rowe mientras permanecía de pie con las espadas
extendidas. El Naturi de un solo ojo prosiguió y, con unos pocos movimientos, mató a seis
de los Naturi que me perseguían. Deslizando una de sus espadas de vuelta a su funda, se
dio la vuelta y caminó de regreso hacia donde yo estaba. No mostraba ninguna emoción en
su rostro, pero podía sentir la rabia hirviendo en su interior. Con un solo brazo, me puso de
pie y utilizó la espada que aún sostenía para cortar la soga que ataba mis muñecas. Luego,
sin decir una sola palabra, me empujó hacia adelante.

No dijimos nada mientras corríamos por el bosque. Él solo me alcanzó una de sus
espadas y permaneció detrás de mí para cuidarme la espalda. Mi trabajo era acabar con
cualquier cosa que se interpusiera en el camino por el frente. Por varios minutos nos

333
encontramos sumergidos en el oscuro bosque, matando a cualquier cosa que se cruzara en
nuestro camino antes de llegar al claro del bosque.

Estando de pie en el centro del claro del bosque, ambos extendimos nuestras alas, al
estar rodeados por otros Naturi. Hundiendo la punta de mi espada en el suelo, extendí
ambos brazos y dejé que el poder de la tormenta, cada vez más fuerte, me consumiera. Los
relámpagos saltaban de nube a nube, seguidos por estruendosos truenos. Cuando los Naturi
se habían acercado lo suficiente y pude sentir el poder de la tierra surgiendo bajo mis pies,
dejé que cayera la tormenta. Las nubes colapsaron y una gran cantidad de agua cayó,
mientras que unos relámpagos iluminaban la tierra con una brillante luz blanca. Mis
enemigos quedaron carbonizados al instante, dejándonos a Rowe y a mí solos de pie bajo
la lluvia.

Invocando una última ráfaga de viento, desplegué mis alas heridas y atrapé el viento,
que me permitió elevarme hacia el cielo oscuro. Rowe estaba detrás de mí, asegurándose
de que nadie nos seguía. No estaba dispuesta a correr el riesgo de llevarlos de vuelta a
Cynnia, en el corazón de Savannah, mientras los Nightwalkers dormían. Las fuerzas de
Kane permanecían fuera de la ciudad, como también las de Aurora, dejándole la defensa de
Cynnia a unos cuantos Naturis y una bruja exhausta.

Volamos en silencio por cerca de veinte minutos antes de que yo decidiera aterrizar en
un campo cubierto de pasto que parecía ser el punto medio entre el campamento de Aurora
y el campamento del clan animal. Por mi apariencia, no tuve necesidad de lidiar con Kane
y los suyos. Además, tenía el presentimiento de que Rowe me dedicaría algunas palabras y
no quería que nadie más las oyera.

Mis piernas temblaron al aterrizar en el suelo, pero resistieron mi peso. Lentamente,


replegué mis adoloridas alas y no quise mirar las plumas rotas y quemadas. Tuve mucha
suerte del haber podido volar. Las alas de Rowe se desintegraron casi tan pronto como sus
pies tocaron la tierra, mientras que a mí me tomó más tiempo remover las mías. Él se
mantuvo de pie a mi lado y me volteó bruscamente hacia la izquierda y luego hacia la
derecha, removiendo las puntas de los dardos que aún permanecían incrustadas en mi
cuerpo.

—¿Cynnia lo sabe? —le pregunté, rompiendo finalmente el silencio que se había vuelto
tan pesado que casi no me permitía respirar.

334
—No.

—¿Cómo lo...?

—Porque no soy el maldito novato por el que me has tomado —dijo Rowe
bruscamente—. Yo te enseñé ese hechizo. Sé honesta, ¿acaso pensaste que yo te enseñaría
algo que pudieras usar contra mí?

—¿Durante cuánto tiempo me estuviste siguiendo?

—Casi desde el momento en el que despegaste hacia el cielo. —Dio unos pasos lejos de
mí antes de voltear—. ¿Tienes alguna idea de lo que fue observarte ir hacia ese
campamento y saber que no podía seguirte? ¿Sabes lo que fue esperar para ver si lograbas
salir de ahí y llegar a un lugar en el yo podría serte de ayuda? —él agarró mis hombros en
sus fuertes manos y me dió una fuerte sacudida—. No podía seguirte en el campamento
porque podrían sentirme. Tenía que esperar que tuvieras la inteligencia suficiente para salir
por ti misma de nuevo.

Me sacudí de su agarre y di un paso atrás. —Me las arreglo bien por mi misma.

—Al principio quizás, pero cuando te vi por última vez, ¡estabas yaciendo bocabajo en
el suelo esperando por esos bastardos para enterrar un cuchillo en tu espalda!

Y estaba en lo correcto. Me las estaba arreglando bien por mi misma hasta que caí.
Luego Rowe me compró los segundos cruciales que necesitaba para escapar de los naturi
que nos estaban persiguiendo. Por alguna pequeña oportunidad tal vez habría sido capaz de
llegar al claro por mi misma, donde podría fácilmente golpear a mis oponentes, pero Rowe
se aseguró de que saliera con vida del bosque, y se lo debía.

—Lo siento —dije, inclinando la cabeza hacia él—. Tienes razón. Nunca lo habría
hecho sin tu ayuda.

Rowe ahuecó mi rostro entre sus ásperas manos y me besó profundamente. Su lengua
empujó dentro de mi boca, clamando posesión, tranquilizándose de que estuviese sana y
salva. Le devolví el beso, suspirando profundamente mientras ponía mis manos en su
pecho. Debajo de la palma de mi mano, podía sentir su corazón golpeando como una liebre
asustada. La ira hacia dorada las palabras por ahora, pero debajo de esas palabras estaba un
miedo que se avecinaba porque había estado cerca de ser asesinada.

335
Lentamente, él rompió el beso y descansó su frente contra la mía. Su respiración era
fuerte, sonando mas laboriosa que cuando estábamos en la carrera.

—Si alguna vez haces algo estúpido como esto de nuevo, voy a matarte por mi mismo.
¿Qué demonios estabas pensando?

—Necesitaba saber algo —murmuré, cerrando mis ojos mientras tomaba una profunda
respiración. Él olía a lluvia de verano y tierra recién cavada. Calor se irradiaba de él,
alejando el frío que dejó la tormenta primaveral.

—¿Qué? —demandó, finalmente liberándose de mí para alejarse y mirarme claramente


a la cara—. ¿Qué tenías que saber tan malvado que tuviste que arriesgar tu vida y la mía?

Estaba por discutir que nunca intenté arriesgar su vida, pero tragué las palabras antes de
que pudieran dejar mi garganta. Si me atrapaba escondiéndome fuera de su casa, después
no habría preguntas sobre que él fuera a seguirme a donde sea que vaya.

—Quería hablar con Aurora una última vez. Quería tratar de razonar con ella —dije—.
Pensé que tal vez ahora que había estado en la tierra por un momento, la enfermedad en su
cerebro podía haber pasado. Pensé que tal vez habría sanado y estaría pensando más
claramente.

—¡Ella está demente, Nyx! Esto no lo cambia —Rowe replicó—. Nerian pasó toda su
vida en la tierra y esto no lo detuvo de perder su comprensión de la realidad,
particularmente cuando esto se volvió a Mira. Nuestra única oportunidad es para a Aurora.

—Tenía que saber.

—¿Por qué? ¿Por qué esto es más importante que tu propia vida?

—Tenía que saberlo antes de que estemos en la batalla. Ella es mi hermana, Rowe.

—Aurora nunca se preocupó por ti —gruñó, comenzando a caminar de nuevo—. Lo


dijiste tu misma, que te usaba. En los pocos años que estuvimos juntos, vi como te
despreciaba y abusaba de ti. Todos lo vimos.

—Aun es mi hermana —repetí, mi voz empezando a vacilar—. Y había algo mas que
tenía que saber.

—¿Qué?

336
Vacilé, mirando hacia abajo al suelo mientras luchaba para organizar mis fragmentados
pensamientos. Mientras me paraba delante de Rowe, me daba cuenta de qué clase de
responsabilidad me estaba convirtiendo.

—Tuve una oportunidad con ella y no lo tomé —admití con una suave voz.

—¿Estás segura?

—Sí. Esto probablemente habría terminado en nuestras muertes, pero no lo hice y


tendría que haberlo hecho. Matando a Aurora hoy en su propio campamento habría parado
la guerra. Te habría salvado a ti, a Cynnia, e incontables Naturi. Si solo hubiese matado a
Aurora hoy, podría haberle dado a nuestra gente una segunda oportunidad. Pero no lo hice.
No pude.

—Nyx, esto no significa…

—Pero lo hace. No creo que pueda matarla —admití, odiando incluso pronunciar estas
palabras en voz alta.

—Ella te ha odiado desde el momento en que naciste —argumentó Rowe, pasando una
mano a través de su cabello con frustración—. No tengo duda que de ella puede sentir que
eres más poderosa que ella. Estaba paranoica y celosa cuando vino a ti. Y como viste esta
noche, Aurora no vacilará en matarte.

Sacudí mi cabeza hacia él, sabiendo que nunca sería capaz de hacerlo entender mis
sentimientos.

—No estas diciéndome nada que no sepa ya. Pero al final, ella es mi hermana y es mi
reina, a pesar de todas las promesas que le hice a Cynnia. Defenderé y pretejeré a Cynnia
con cada aliento en mi cuerpo, pero de todas formas no puedo matar a Aurora.

Rowe exhaló un profundo suspiro mientras extendía la mano y la ubicaba contra la parte
de atrás de mi cabeza. Se empujó mas cerca y presionó un gentil beso contra mi frente.

—Supongo que tendrás que dejarme para la tarea de matarla.

—¿Honestamente piensas que puedes? —pregunté cuando se fue para atrás y pude verlo
directamente a los ojos.

337
—Ella ha tratado de matarnos a ambos. Pienso que es suficiente para firmar su sentencia
de muerte. No puedo dejar a alguien que me quiere ver muerto caminando por ahí.

—¿Qué sobre el Fire Starter?

Rowe dio un agudo ladrido de risa antes de presionar otro rápido beso en mis labios,
dejándome sintiéndome más que un poco confusa.

—Mira es el único desafío real dejado en este mundo, y parece que somos aliados en
lugar de enemigos por ahora. Supongo que la Gran Madre tenía un plan para el Fire Starter
después de todo. De otra manera, estoy bastante seguro de que habría tenido éxito en
matarla ya.

Después de agitar mi cabeza, empezamos a caminar a través del terreno, de nuevo hacia
Savannah. No entraríamos de nuevo a la ciudad hasta que el sol estuviese preparado para
ponerse. No quería estar en ningún lugar cerca de la localización secreta de Cynnia hasta
que no supiese que había otra capa de protección en el lugar. El agotamiento pesaba en mis
hombros. Estaba físicamente cansada y emocionalmente enferma. Cuando la batalla final
llegara y se fuera, al menos una de mis hermanas estaría muerta. Al final, podía solo
esperar que la Gran Madre tuviese un plan para todos nosotros.

338
Capítulo 32
Traducido por Elizzen y Vanehz

Corregido por *Prisper*

E
l primer sonido en darme la bienvenida la tarde siguiente fue el suave trino del
móvil de Danaus. Una sonrisa levantó las esquinas de mi boca al darme la
vuelta, estirando mis piernas por las suaves sabanas de algodón. La tela se sentía
bien contra mi cuerpo desnudo, y un profundo sentimiento de seguridad se extendió a
través de mí al pensar en Danaus protegiéndome durante todo el día. Abriendo mis ojos,
encontré al cazador sentado en una confortable silla en los pies de la cama, mirándome. Él
acababa de cerrar su teléfono móvil y estaba metiéndolo en su bolsillo. No había ninguna
sonrisa de saludo después de la relajante tarde que habíamos compartido. Sólo su cara de
piedra de siempre que advertía sobre más problemas.

Levantándose de la silla, camino hasta ponerse a mi lado.

—Vístete. Barrett está de camino.

Se me escapó un suave suspiro, pero sabía que el licántropo llegaría pronto,


considerando la destrucción que había consumido la ciudad. No habíamos hablado en
persona desde el regreso de Daniel a Savannah. Estaba curiosa por saber si su gente se las
había arreglado para conseguir algo de los ordenadores que robaron. Necesitábamos saber
lo que sabía la Coalición de la Luz del Día.

—Ve y come algo. Yo bajaré en unos minutos —dije, tirando de las sabanas.

Danaus asintió con la cabeza y se dirigió hacia la puerta del dormitorio.

—Yo en tu lugar me daría una ducha rápida. Barrett ya estaba en el coche cuando llamó.
Podría estar aquí en cualquier momento.

Frunciendo el ceño, me tambaleé hacia el baño. La noche no iba cómo esperaba que
empezase. Esperaba que Danaus se arrastrara de vuelta a la cama conmigo para pasar un
rato.

Me metí en la ducha y salí de ahí sin tener tiempo de mojarme bien. Barrett estaba
llamando a la puerta delantera mientras me metía en un par de pantalones y me ponía

339
encima una camiseta. Corriendo abajo por las escaleras, me lo encontré en la entrada del
salón. Su expresión estaba retorcida por dolor e ira, haciendo que mi estómago se
hundiera. ¿Qué habrían hecho los Naturi esta vez?

Me vi sacudiendo mi cabeza cuando me quede para en las escaleras. Una parte de mi


cabeza gritó que corriera de vuelta arriba, lejos de las noticias que estaba a punto de
darnos, en su lugar, me armé de valor.

—¿Qué ha pasado?

—Daniel está muerto —anunció Barrett con una voz áspera, apretando sus manos en
puños impotentes a su lado—. Daniel y toda su familia fueron masacrados en su casa.

—¿Cómo? —susurré en estado de shock, y negué violentamente con mi cabeza—.


Dijiste que tendrías a gente vigilándoles. ¿Cómo ha podido pasar esto?

—¡Perdí a cuatro miembros de mi manada en la pelea!

—¿Por qué atacarían los Naturi a Daniel y a su familia?

—No fueron los Naturi. La Coalición de la Luz del Día esta de vuelta en la ciudad y son
más de los que eran antes. Puede que hayamos eliminado uno de sus cuarteles generales,
pero aparentemente fueron capaces de avisar a otras ramas sobre quienes eran los
culpables. Han mandado a más gente a Savannah. Los cuatro cambiadores que vigilaban a
Daniel y a su familia fueron abatidos con armas de fuego y cuchillos, mientras que los
Crowley…

—¡Ya es suficiente! —grité, poniendo mis manos cerca de mi orejas.

No necesitaba saber los horripilantes detalles de sus muertes. Daniel había hecho todo lo
que podía para proteger a los licántropos y Nightwalkers de Savannah. No se merecía esta
muerte por su sacrificio. Y menos aun su mujer Annie o sus cinco dulces hijitas. Me hundí
en los escalones, sentándome en el borde de uno a la vez que empujaba mis rodillas cerca
de mi pecho. Una vez Daniel me había enseñado una foto de ellas. Cinco niñas con un
brillante pelo rubio, sonrisas llenas de amor para su padre.

Lily había sido sacrificada despreocupadamente por su asociación con Danaus y


conmigo. Ahora otra familia con niños había sido matada por su relación con los
Nightwalkers y los cambiadores. No podía soportarlo más.

340
Poniéndome de vuelta de pie, pisé el último de los escalones llegando a la planta baja.

—¿Qué vamos a hacer ahora? ¿Tienes alguna idea en dónde se pueden estar
escondiendo?

—No. La policía de Savannah está alborotada, están fuera buscando al culpable y me he


dado cuenta de que hay mas patrullas por la zona. Dile a tu gente que intenten pasar
desapercibidos y que se mantengan en las sombras. Esos polis tienen ganas de dispararle a
alguien.

—¿Y Archie?

—Está haciendo todo lo que puede con los licántropos a su cargo. Le están presionando
mucho para que encuentre identificaciones positivas, él está intentando paralizar el proceso
tanto como pueda. Mi propia gente ha sido informada sobre las muertes y también están
buscando a los culpables. Estoy intentando mantenerles juntos y apartarlos de cazar en
solitario, pero eso no va a durar mucho tiempo.

Entrando en el salón, pasé una mano por mi cabello para apartarlo de mis ojos donde se
había juntado. La guerra que se estaba avecinando había sido establecida, incluyendo un
nuevo grupo de jugadores con los que no habíamos contado. Nuestro número era reducido
ya por si mismo cuando eso llegó a Aurora. No podíamos correr el riesgo de una guerra a
dos bandos con la Coalición de la Luz del Día incluida.

—¿Tu gente ha sacado algo de los ordenadores que cogisteis? —preguntó Danaus
cuando mis propios pensamientos parecían estar dando vueltas en círculos.

—Nada que nos pueda servir de momento. Solo un puñado de nombres y localizaciones
de los ramales de La Coalición de la Luz del Día.

—No es de mucha ayuda —mascullé.

—Desafortunadamente, encontraron una cosa. —Paró Barrett, haciendo que me girara


para mirarle—. Se encontraron con un archivo con tu nombre y una foto. Todavía están
intentando hackear ese archivo en particular. En cualquier caso, ellos te han identificado
como una partidaria o como alguien de otra raza. Te estás quedando sin tiempo Mira.

341
—Todavía no —dije levantando un dedo para detenerle—. Ellos no tienen posibilidad
de saber donde vivo. He mantenido las dos localizaciones escondidas bajo nombres falsos
por años. Entro y salgo bajo una tapadera, asi que nadie me ha visto.

—Pero finalmente lo harán. —advirtió Danaus—. No van a atacarte ya. Te van a estar
vigilando, viendo con quien te relacionas y haciendo una lista de gente a la que deben
matar una vez que vayan a por ti.

Me quede mirando fijamente a Barrett más de un minuto, sabiendo las palabras que
necesitaba pronunciar, pero parecían atascadas en mi garganta. Mi corazón se estaba
rompiendo en mi interior y un nudo creció en mi garganta. Una parte de mi nunca pensó
que este día llegaría, pero lo hizo, y en mi opinión, demasiado pronto.

—Una vez que nos encarguemos de Aurora, me iré de Savannah —dije con una suave
voz que parecía moverse sigilosamente por la habitación como un fantasma. Este era mi
hogar. El único lugar donde me sentía como en casa a lo largo de mi aparentemente
interminable existencia. Esperaba que este momento no hubiera llegado, pero si la
Coalición de la Luz del día sabía mi nombre y mi cara, era el momento para ir a algún
lugar lejano y crear una nueva identidad para poder vivir en paz.

—¿Estás preparada para hacer algo así? —me preguntó Barrett.

Suspiré y asentí con la cabeza. Lo había estado preparando por un par de meses. Había
sobrevivido demasiados años por mi instinto, y este me estaba diciendo que mi tiempo en
Savannah se estaba terminando.

—La fundación Starlight casi se ha disuelto —dije refiriéndome a la compañía de


inversión que dirigía con la ayuda de Charlotte, mi asistente—. Mi dinero ha sido movido
a varias cuentas en paraísos fiscales bajo diversos nombres de empresas fantasmas. Mi
casa fuera de la ciudad ha sido destruida asi que no tengo nada que empaquetar. Cuando
terminemos, iré a ver si Gabriel quiere venirse conmigo. No estoy segura de que haya sido
identificado, pero por lo menos puedo advertirle que la Coalición puede ir a por él. Ya he
preparado un fondo fiduciario para él en Suiza, por lo que no tendrá problemas con el
dinero el resto de su vida.

—Si decide quedarse asignaré unas personas para mantearle vigilado mientras está en el
hospital —ofreció Barrett.

342
—Lo aprecio mucho, sobre todo después de las perdidas en tu manada —le contesté
mientras mi ceño se profundizaba.

Barrett pasó de un pie a otro, mirando fijamente el suelo.

—Mi manada se ha reducido a menos de una docena de miembros. Mi hermana Erica y


mi madre ya han sido trasladadas fuera de la zona con una escolta. Poniéndole unos
guardias a Gabriel, no seremos capaces de ofrecer mucha ayuda cuando llegue el momento
de enfrentarse a Aurora.

—Has ayudado y sacrificado demasiado ya —dijo Danaus, colocando una mano en el


hombro de Barrett—. Deja al resto de tu gente fuera de Savannah y en una ubicación
segura. Regresa después de que todo se haya calmado.

Barret sacudió su cabeza antes de levantarla y mirarnos a Danaus y a mí directamente a


los ojos.

—Prometí que la manada de Savannah ayudaría a Cynnia en su lucha contra Aurora, y


eso es lo que intento hacer. La Coalición de la Luz del Día no es el único grupo que
puede hacer de nuestras vidas una pesadilla viviente si tienen éxito. Aurora verá el
sometimiento y la destrucción del resto de mi manada si tiene forma. Si la manada de
Savannah tiene que ser destruida, caerán en batalla con sus camaradas.

—Gracias Barret. Sé que Cynnia y yo apreciamos tu sacrificio en todo esto. Sugiero que
mandes al resto de los miembros de tu manada que estén preparados para ir a batalla y
llévalos de vuelta a mi edificio a media noche. Voy a tener otra sesión de planeamiento
con Cynnia, Rowe y Nyx esta noche; para entonces debemos tener un plan de ataque.

Barret asintió y se giró para irse. Deseaba que pudiera lanzarle algunas palabras de
aliento tras él, pero al final, el silencio llenó la casa mientras la puerta se cerraba de golpe.
No había nada que pudiera decir que pudiera hacer la situación algo mejor. Por un lado,
íbamos a ser cazados y asesinados por los Naturi, por el otro por la Coalisión de la Luz del
Día. Los licántropos de Savannah habían estado a punto de ser aniquilados a pesar de la
posición de poder que una vez mantuvieron en la cuidad. Y mis Nightwalkers estaban
siendo lentamente tomados uno a uno cada noche.

Mirando a Danaus, vi al cazador mirándome, esperando que decidiera cual era el


siguiente movimiento. Ya no estaba segura. Cuando estaba persiguiendo a Rowe y los

343
otros Naturi, sabía dónde sería la siguiente parada. Pero ahora la batalla estaba cerrándose
en mi propio patio trasero y era reacia a arriesgar las vidas de los Nightwalkers que habían
seguido mi liderazgo por tantos años. Y aún, estaba a cargo de este dominio. Era mi deber
llamarlos para hacer frente a esta amenaza.

—¿Has oído las noticias del día? ¿Hubo más asesinados? —demandé.

—No, no hubieron ataques sorpresivos de humanos durante el día. No he oído de Knox


aún con respecto a los Nightwalkers.

—¿Cuál fue la cuenta final de cuerpos por los incendios?

—Sobre los doscientos.

—¿Qué? ¿Cómo es posible?

—Uno de los dormitorios sobre el UADS fue incendiado, y algunos de los estudiantes
estaban atrapados en el edificio.

Dejé caer mi cabeza contra mis dos manos y se alejó ciegamente de él por un segundo.
Los estudiantes universitarios de la universidad de arte y diseño de Savannah habían sido
fundamentales en la reconstrucción la ciudad a su anterior gloria. Ahora Aurora había
golpeado a los jóvenes inocentes de mi ciudad, los protectores de su historia. Había tenido
suficiente.

«Llegaremos a ella». Las palabras de Danaus se deslizaron suavemente por mi cerebro


en una caricia tranquilizadora. Terminaremos esta guerra para siempre.

«Teniendo confrontar a la Coalición de los Daylight», le recordé sombríamente


mientras dejaba caer mis manos. «Y a mi padre».

—La gente de Barret seguirá trabajando en sus computadoras. Ellos nos dirán si alguien
más ha sido identificado. Mientras tanto, dejaremos Savannah y estableceremos un hogar
en algún otro lugar. Quizás es tiempo de que ambos regresemos a Europa —sugirió,
sorprendiéndome.

—¿Vendrás conmigo? — pregunté.

Danaus sacudió su cabeza y me dio una pequeña sonrisa.

344
—Algunas veces eres una idiota. Después de todo lo que hemos pasado, honestamente
¿piensas que voy a dejarte ahora? ¿Justo cuando las cosas están comenzando a ponerse
interesantes?

—Me alegra tanto que pueda mantenerte entretenido —gruñí, pero realmente no había
veneno en mi tono. Solo estaba aliviada de encontrar que Danaus se quedaría a mi lado,
incluso si significaba que yo, y posiblemente él, necesitaríamos tomar nuevas identidades
al comenzar una nueva vida en donde sea que arribemos después—. ¿No te preocupa lo
que le pase al aquelarre si vamos a Europa?

—En su mayor parte, tu eres el aquelarre ahora, y parece que nuestra liga tiene sus
manos llenas con Ryan —replicó Danaus, barriendo mis preocupaciones.

Abrí mi boca para expresar otra preocupación sobre Europa, pero las palabras nunca
dejaron mi lengua a la vez que la puerta frontal de la casa se abriera de golpe y chocara
contra la pared tras ella. No tuve tiempo de moverme del lugar en el que estaba parada
cuando Shelly corrió dentro de la casa. Su rostro estaba rojo y el sudor se había acumulado
en sus sienes, humedeciendo su bonito cabello rubio. Jadeaba por aire, desesperadamente
tratando de recuperar el aliento. Parecía como si hubiera corrido toda la distancia desde la
guarida secreta de Cynnia hasta mi casa.

—¿Qué va mal? —demandé, impaciente porque terminara de recuperar su aliento.

—¡Aurora! ¡Está aquí! —exclamó Shelly entre bocanadas de aire.

—¿A qué te refieres con que está aquí? No hay forma de que estuviera lo
suficientemente loca para lanzar un ataque en la noche, cuando los Nightwalkers estaban
listos para la batalla —dijo Danaus.

—No, está aquí. En Savannah.

—¿Dónde? —pregunté en voz baja y fría. Esta criatura había prendido fuego a mi
hogar, matado a cientos de humanos, Nightwalkers y licántropos, y ahora estaba
amenazando con exponer nuestro mundo a los humanis. Tendría que ser detenida al final.

Shelly se apoyó contra la entrada con sus brazos envueltos alrededor de su cintura.

—Se dirige hacia el parque Forsyth y Rowe ha ido a encontrarla, mientras Nyx está
trayendo a Kane y al resto del Clan Animal.

345
Con un rígido asentimiento, giré mi atención a Danaus.

—Llama a Barret y dile que traiga a su gente al parque Forsyth. La guerra termina
ahora.

346
Capítulo 33
Traducido por Vivian Darkbloom y Whiteshadow

Corregido por LadyPandora

D
anaus y yo dejamos mi coche en una calle silenciosa y sombría y caminamos
unas pocas manzanas hacia el parque Forsyth. La enorme área verde se
extendía a lo largo de varias manzanas, pero yo sabía dónde encontrar a
Aurora: en el centro del verde descampado, esperando con su ejército. Había contactado
mentalmente con Knox y con los demás Nightwalker de la ciudad, y les ordené que se
congregasen en el parque y esperasen mi señal para atacar. A mi alrededor, podía sentir
como los Nightwalkers se iban acercando lentamente al parque, marcando el paso detrás de
mí, mientras me acercaba. Ellos permanecían encubiertos, no eran más que silenciosas
sombras en la noche cada vez más oscura. Mi ejército era pequeño, pues contaba con
menos de dos docenas tras todas las muertes que plagaron mi ciudad durante los últimos
meses. Sin embargo, éramos fuertes y estábamos preparados para hacer llegar el fin a la
guerra con los naturi, tal y como Cynnia había prometido.

Al llegar al espacio verde, divisé dos bandos alineados unos contra otros, separados por
una gran franja de tierra. Rowe estaba de pie junto a Cynnia en el centro y Nyx estaba al
lado de un par de enormes Naturi en el flanco lejano del lado izquierdo. Asumí que este era
el ilustre Clan Animal del que tanto había oído hablar. Calculé aproximadamente más de
cien de ellos, sumándose al resto del ejército de Cynnia que se encontraba alineado detrás
de ella.

Mientras tanto, Aurora había asumido su posición en lo alto de una colina para poder
ver a su hermana menor.

Por unos cuantas cabezas, ambos lados se veían casi iguales. Sabía que no estaba
mirando a toda la raza Naturi, sólo a aquellos que habían respondido a la llamada a la
guerra, ya sea la de Aurora o la de Cynnia. Era muy probable que el resto estuviera
esperando que un ganador fuera oficialmente declarado.

Al detenerme antes de cruzar la calle para meterme en el parque, vi como un hombre


que paseaba a su perro redujo la velocidad y miró fijamente hacia el parque. Levantó una

347
ceja y sacudió la cabeza antes de marcharse rápidamente. Mis ojos siguieron la dirección
de su mirada.

«Joder», dije entre dientes, dudosa de entrar al parque.

«¿Qué sucede?» preguntó Danaus, que se encontraba de pie a mi lado.

«Aurora y su ejército no están encubiertos. Quieren pelear esta batalla al aire libre, a
plena vista de los humanos», dije mentalmente, trasfiriendo la información hacia Danaus y
hacia todos los demás Naturi de la región.

«¿Y ahora qué hacemos?» preguntó Knox, apenas tocando mi mente. «Unirnos a ellos
anulará nuestra propia cubierta y la gente podrá vernos. ¿Qué hay del secreto?»

«Prometimos ayudar a Cynnia», le respondí. «Esa es la única manera en la que nos


liberaremos de Aurora. Permanezcan encubiertos todo lo que puedan, pero no se
escondan de la batalla. El ejército de Aurora debe ser exterminado».

Danaus tocó mi brazo, llevando mi mirada hacia su rostro.

«¿Qué hay de la Coalición?» me preguntó en privado.

«Creo que al final conseguirán la prueba positiva de que existimos. El único problema
es si lograrán sobrevivir lo suficiente como para mostrárselo al mundo».

Armándome de valor para acudir a la batalla, crucé la calle, entré al parque y sentí a los
otros Nightwalkers moviéndose, entrando con valentía. Debían saber que muchos de ellos
no iban a sobrevivir al combate. Esta iba a ser una noche sangrienta y yo estaba lista para
afrontarla.

Danaus y yo nos deslizamos entre la multitud de Naturis y nos pusimos de pie detrás de
Cynnia y Rowe. Aurora me sonrió cuando aparecí al lado de su hermana. Mi cubierta solo
era efectiva contra aquellos que no usaban magia, lo que era una pena. Habría estado más
que feliz de subir la colina sin que pudieran verme y apuñalar a la zorra por la espalda,
terminando este espectáculo lo más rápido posible.

—Veo que no solo has decidido el lado de tus amigos traidores, sino también a esos
inútiles mestizos que son los Nightwalkers —declaró Aurora con desdén.

348
Abrí mi boca para lanzarle mis propios reproches a la reina de los Naturi, pero Cynnia
habló antes de que yo pudiera hacerlo.

—Me he rodeado de aquellos que tienen la misma visión que yo. Todos deseamos
alcanzar una existencia pacífica en la tierra, coexistencia con todas las demás razas, en
lugar de acudir ciegamente a una guerra tras otra. Estás matando a nuestra gente en nuestro
momento de mayor debilidad.

—¡Los Naturi no son débiles! —gritó, agitando ambos puños—. Hemos regresado a la
tierra y hemos recuperado nuestra fuerza. Nuestros números se incrementarán en lugar de
disminuir. Borraremos del mapa toda la escoria y protegeremos a la Gran Madre.

—Has perdido el apoyo de la Gran Madre —dijo Nyx desde otra parte del terreno. La
declaración causó un estruendo de conversaciones cargadas de preocupación entre las filas
antes de que ella pudiera continuar—. Lo he visto en tu aura. Lo veo cuando te veo y hablo
contigo. Te has debilitado, ya que tu conexión con la tierra casi se ha roto. La Gran Madre
te ha dado la espalda. No tienes ningún derecho de dirigir a los Naturi ahora. Abandona el
cargo.

—¡Basta ya! —gritó Aurora—. Esta es vuestra última oportunidad. Arrojen sus armas y
entréguenme vuestras vidas y perdonaré la vida de todos aquellos que hayan decidido
ponerse de su lado.

Por el rabillo del ojo vi que Cynnia miraba a Rowe una vez más, buscando su
confirmación. El Naturi de un ojo solo sonrió a la que antes era su esposa.

—Vete a la mierda, Aurora. Venimos a por tu cabeza.

No pude evitar que una sonrisa se formara en mis labios.

Aurora se elevó en el aire, con una espiral de fuego rodeándola, haciéndola brillar en la
noche. Esa era la señal que su ejército estaba esperando y una vez que la vieron, salieron a
la batalla. Como respuesta, Rowe desplegó sus alas negras como el cuero y se elevó en el
aire, enviando al ejército Naturi a hacer frente al ataque en un enfrentamiento con espadas
cortas y flechas. Mi gente vacilaba, esperando para atrapar a todos aquellos que rompieran
filas. Todos estaban armados de una u otra forma, aunque les había advertido que ninguno
debía traer pistolas sin silenciador. Pensé que podríamos mantener esta batalla como un

349
secreto ante los humanos, pero ahora habíamos sido completamente expuestos a todo el
mundo.

Danaus permanecía tieso a mi lado y Knox pronto se unió a nuestro grupo. Mi mayor
preocupación era actuar como defensa ante Aurora para que Rowe o Nyx pudieran lanzar
sus ataques contra la reina. De hecho, yo sabía que era la única defensa que la gente de
Cynnia tenía contra el Clan de la Luz de Aurora. Cynnia tenía a unos cuantos miembros
del Clan de la Luz de su lado, pero ellos ya estaban ocupados en batallas individuales con
los miembros de su clan.

Las bolas de fuego eran lanzadas al aire una tras otra, pero logré capturarlas
rápidamente, evitando que dañaran a nuestras propias fuerzas. Enseguida, esto llamó la
atención del Clan de la Luz, que ahora centraban toda su atención en mí. Sonreí, dándole la
bienvenida a la batalla contra ellos. Les haría tragarse el fuego.

—Retroceded un poco, muchachos —les dije a Danaus y a Knox mientras me


acomodaba en el terreno. Atrapé los poderes que circulaban rápidamente a mi alrededor
como un derviche13 salvaje. Con todos los Naturi, los Nightwalkers y los licántropos de la
región, me sentía ebria del poder que tenía a mi alcance. Evocando un anillo de bolas de
fuego en derredor mío y de mis compañeros, disparé una tras otra a los miembros del Clan
de la Luz. Lograron atrapar el fuego, pero pude sentir su lucha por controlarlo y disipar la
energía antes de que se incendiaran. Tan sólo necesitaba agregar un poco más de poder.

Sobre mi cabeza, un trueno retumbó como dos autos chocando uno contra otro y luego
los cielos dejaron caer una lluvia masiva. El fuego que había creado parpadeaba,
intentando no apagarse a pesar de las grandes descargas de lluvia. Instantáneamente, mi
ropa se pegó a mi cuerpo y luché por evitar que el agua entrara en mis ojos. El Clan del
Viento hacía lo suyo para hacer caer un relámpago y eliminar a unos cuantos de los del
ejército de Aurora. Hice una pausa en mi pelea con el Clan de la Luz y me di cuenta de que
Rowe había retornado al campo e iba matando a un enemigo tras otro con una gracia tan
fina que solo se conseguía con muchos años de práctica. Sonreí al lanzarle una mirada a
Danaus y verlo desempeñar la misma elegante danza de sangre y muerte.

Regresando mi atención hacia el Clan de la Luz, el cual había acortado distancias entre
nosotros, reuní más fuego. Esta vez solo los había rodeado con un aro de fuego que partía

13
Derviche: Del original, dervish. miembro de una orden, conocido por ejercicios devocionales relacionadas con movimientos
corporales.

350
desde el suelo y tenía una altura de más de dos metros, a pesar de la intensa lluvia.
Sacando mi espada y mi cuchillo de sus fundas, me alejé de la protección de Danaus y
Knox y caminé a través del aro de fuego, hacia donde no podían seguirme. Los Naturi
parecían estar sorprendidos por las llamas y luchaban por apagarlas para continuar su
marcha hacia los demás luchadores.

—Escogiste el lado equivocado —me burlé mientras dirigía mi espada hacia uno de los
miembros del Clan de la Luz, arrancándole la cabeza de un solo corte. Otros en el
Clan de la Luz sacaron sus armas, pero se veían raros con las piezas de metal en sus
manos. Eran buenos con la magia, pero no estaban acostumbrados a utilizar sus manos en
la batalla. A pesar de encontrarme superada en número, pues ellos eran seis y yo solo una,
los ataqué rápidamente, rajándolos y dejándolos bañados en sangre. Una parte me salpicó
al cortarles las arterias y remover sus extremidades, pero el continuo aguacero me dejó
limpia nuevamente.

Cuando bajé de nuevo las llamas, siete luces de los miembros del Clan Naturi yacían en
pedazos en el fango.

Sin embargo, mi victoria duró poco, ya que miré y descubrí que dos de los guardias de
Cynnia habían sido asesinados. La joven princesa estaba de pie cerca de unos entrenados
luchadores Naturi, con una espada temblorosa sujeta con ambas manos mientras los
guardias a su espalda, lentamente, eran aplastados.

Esta pelea no sería nada si Cynnia era asesinada. Sabía que los Naturi no seguirían ni a
Rowe ni a Nyx. La necesitaban a ella.

Con un violento movimiento de mi mano, un remolino de fuego azotó a la multitud y se


envolvió alrededor de los combatientes que rodeaban a Cynnia y sus guardias. Sus gritos
atravesaron la noche mientras caían agitándose en el suelo con el fin de apagar el fuego.

—Mueve tu culo Naturi al aire —le gruñí a Cynnia cuando por fin llegué a su lado.

—Debo permanecer junto a mi gente —respondió tercamente, aunque sus manos


todavía estaban temblando.

—Y si te matan, todo tu pueblo habrá muerto en vano. Pon tu culo del Clan del Viento
en el aire, así no tenemos que preocuparnos por protegerte. Haz que caigan algunos rayos.

351
Cynnia me miró, pero al mismo tiempo un conjunto de alas blancas prístinas brotaron de
su espalda.

Sin decir palabra, se elevó al cielo con los brazos estirados sobre la cabeza. Es más, me
di cuenta del aumento de rayos golpeando el suelo con una precisión milimétrica.
Finalmente, la joven princesa estaba haciendo trabajar a sus puntos fuertes.

Era una pequeña lección que necesitaría aprender si albergaba la esperanza de éxito de
ser la próxima reina Naturi. Yo solo rezaba para que Nyx también sobreviviera. Cynnia
necesitaría su orientación, experiencia y sensatez durante los próximos años.

Con la espada y el cuchillo aferrados firmemente en mis manos, empecé a dirigir mi


atención de nuevo a la lucha que se libraba a mi alrededor cuando algunos gritos
estallaron.

Me di la vuelta para descubrir que los Nightwalkers estaban siendo hundidos en el suelo
rápidamente. Al mismo tiempo, el clan Del Viento se había elevado en el aire. Incluso el
Clan de los Animales había abandonado a sus enemigos y se habían transformados en seres
alados para poder remontar el vuelo.

El Clan de la Tierra, alineado con Aurora, finalmente estaba entrando en la lucha.


Causando que el suelo cambiara a arenas movedizas, tirando de mi pueblo hacia la tierra
por lo que ya no podían moverse, y mucho menos luchar.

Retorciéndose, encontré a Danaus y Knox con el barro hasta las rodillas, pero
continuaban luchando, derribando un Naturi tras otro con sus armas.

Una parte de mí deseaba haber dejado que Danaus trajera sus armas, pero se decantó por
sus antiguas espadas después de tantos siglos. Habría sido capaz de rajar a estos hijos de
puta mucho más rápido, inclinando la guerra a nuestro favor.

Convoqué una nueva ola de fuego para que arrasara a los miembros del clan de la Tierra
que pude divisar tejiendo sus hechizos, pero el fuego fue extinguido con la misma rapidez.

Fruncí el ceño cuando oí la risa de Aurora por encima de la lucha. Podría haber
diezmado a los miembros de su Clan de la luz, pero ella todavía podía impedirme el usar el
fuego contra sus fuerzas. Necesitaba otra forma de ataque.

352
Reuniendo de nuevo la energía, la envolví alrededor de los puños y la apreté en lo
profundo de la fosa oscura de mi pecho. Esto iba a tomar todo lo que tenía, y a dejarme
muy vulnerable.

—Danaus, cuando dé la orden, es necesario que acabes con el Clan de la Tierra.

—No sé si puedo —respondió mientras esquivaba un golpe, y entonces pasó su propia


espada a través de la garganta de su oponente—. No puedo ser tan preciso con semejante
golpe. Podría matar a algunos de los nuestros.

—Concéntrate, ¡maldita sea!

Tomando una respiración profunda, liberé mis poderes y rodeé a cada uno de los
Nightwalkers que pude sentir. Los saqué de la tierra, mientras luchaba para también poder
salir yo.

Esforzándome, liberé la energía de Danaus para que saliera del berenjenal y lo levanté
para que se cerniera sólo unos centímetros por encima del suelo empapado. Al mismo
tiempo, noté un conjunto de raíces que emergían de la tierra y trataban de llevarnos de
vuelta hacia abajo a todos.

—Hazlo —le dije con voz entrecortada, rezando para que Aurora no notara mi
preocupación. No podía defenderme ni defender a cualquier otra persona de una bola de
fuego mientras luchaba por mantener a toda mi gente fuera del barro.

Una oleada de energía caliente pasó junto a mí y fue hacia la pelea mientras Danaus
extendía la mano y comenzaba a hervir a los del Clan de la Tierra desde el interior. Sus
gritos resonaron en la noche