Está en la página 1de 2

Fichaje nº1

Nombre: Juan Cortés


Profesora: María José Saravia
Curso: Practica Integrada II
Fecha: 25 de marzo

Resumen

La evaluación psicológica tiene una gran diversidad de contextos de aplicación, y en los que
es de gran importancia. La evaluación debe considerarse como la valoración de la
información recogida y no solo la aplicación de pruebas.

Los principales autores que contribuyeron a la constitución de la evaluación psicológica


fueron Francis Galton, Mckeen Cattell y Alfred Binet. Galton se interesó por las diferencias
individuales buscando establecer formas de medir las características de cada persona, para lo
que crea un laboratorio antropométrico en Londres. Sus evaluaciones consistían en
mediciones sensoriales, perceptivas y motoras. Binet amplio el interés que existía por este
tipo de evaluaciones, pero poniendo énfasis en la importancia de las facultades psíquicas,
dando origen a los test mentales. Para estos tests propuso tres requisitos, que sean tareas
sencillas y de corta duración, que los resultados de su aplicación no se vean afectados por el
examinador y que puedan ser contrastados por un observador. Binet ayudó a independizar el
examen psicológico del examen medico y de la evaluación pedagógica, formando el primer
test de medida de la inteligencia. Cattell propuso el término “test mental” y las baterías de
una serie de test, además de proponer la utilización de estos para determinadas características
psicológicas. Planteó la prioridad de utilizar métodos objetivos de medición rechazando la
introspección.

La psicología diferencial ha tenido gran relevancia en el avance de la evaluación psicológica,


incluso llegando a proponer el modelo de atributos y rasgos, por medio del cual se puede
realizar comparaciones entre sujetos según sus puntajes y predecir conductas. El psicoanálisis
aporto a la evaluación psicológica con la creación de técnicas proyectivas enfocadas al
análisis del inconsciente. La medicina a ayudado a crear formas de clasificar el
comportamiento anormal basados en sistemas de clasificación médicos. Los modelos
conductuales enfocaron la atención de la evaluación a las conductas observables, y más tarde
las características biológicas, el ambiente y conductas personales. Los aportes del modelo
cognitivo fueron destacar los procesos y estructuras cognitivas en el comportamiento
anormal.

Hay seis modelos en psicología que son usados como base para la evaluación psicológica.
Primero el modelo de Atributos considera que la conducta es producto de rasgos y factores
de las personas, pudiendo estos ser medidos mediante test y cuestionarios. El modelo
Dinámico afirma que la conducta es guiada por constructos intra psíquicos del inconsciente
los que pueden ser evaluados con técnicas proyectivas. El modelo médico pone énfasis en las
entidades nosológicas y trastornos neurobiológicos para explicar las conductas anormales,
evaluándolas por medio de exámenes, test, aparatos y escalas de observación. El modelo
conductual pone énfasis en las conductas observables, buscando explicarlas a través de la
influencia del ambiente, conductas motoras y repertorios de conducta de la persona, las que
pueden ser medidas por medio de observación, auto informes y registros fisiológicos. El
modelo cognitivo explica la conducta por medio de representaciones, esquemas y procesos
cognitivos usando técnicas que evalúan las ejecuciones y pensamientos en voz alta. Por
último, en modelo Constructivista explica la conducta por medio del conocimiento que
construye cada persona y los significados que este les atribuye a esos conocimientos,
evaluándolos por medio de la narrativa, técnicas subjetivas, autobiografía y documentos
personales.

Los modelos nombrados anteriormente tienen diferentes niveles de inferencia. En el nivel


uno la conducta a evaluar se entiende como una muestra. En el nivel dos las conductas a
evaluar se asocian por medio de una relación o correlato. En el nivel tres por medio de un
conjunto de conductas traducidas a un concepto se explica un comportamiento. En el nivel
cuatro se toman un conjunto de conceptos que dan forma a una teoría para explicar un
comportamiento.

Producto de los diferentes modelos de evaluación han surgido alternativas como lo


ideográfico versus lo nomotético. Lo ideográfico simboliza el estudio de los fenómenos
individuales mientras que lo nomotético busca encontrar principios generales a los
fenómenos que estudia. También existe la alternativa que hace diferencia entre lo cualitativo
y lo cuantitativo. En lo cualitativo los datos recopilados se caracterizan por estar
influenciados juicio profesional. Lo cuantitativo se caracteriza recopilar datos a través de
normas como el uso de test estandarizados y evaluar en condiciones iguales para para
asegurar la mayor objetividad del proceso. Por último, esta la comparación entre la
evaluación tradicional versus la evaluación conductual, donde la evaluación tradicional esta
representada por los modelos de atributos, dinámico y medico, en que la conducta es producto
de variables intra psíquicas y psicopatológicos. La evaluación conductual por otro lado,
representada por los enfoques conductuales, explica la conducta como producto de la
interacción entre el estimulo, el organismo y posteriormente las respuestas y sus
consecuencias.

Reflexión

Los aportes realizados por los diferentes modelos de evaluación deberían utilizarse de forma
en que puedan complementarse. De esta forma se pueden poner a prueba diferentes
perspectivas que ayuden a tomar decisiones respecto a un caso, y ampliar la cantidad de
respuestas que podría entregar un modelo por si solo. Al escoger un modelo y sus técnicas
respectivas de evaluación es importante entender los principales fundamentos de este y si
este es pertinente al caso respectivo, además de considerar las características de cada persona
para escoger el tipo de evaluación. También es importante aprender a cuestionar y valorar
los resultados de las evaluaciones ya que estas no representan una verdad absoluta, y es
necesario aplicar un juicio profesional que mejoren la interpretación de los resultados.

Referencias

Fernández-Ballesteros, R. (2014). Evaluación Psicológica (pp. 27-59). Ediciones Pirámide.