Está en la página 1de 5

Qué es el Capitalismo?

El capitalismo es el sistema económico fundado en el capital como relación social básica de


producción. El capital es un factor de producción constituido por inmuebles, maquinaria o
instalaciones de cualquier género, que, en colaboración con otros factores, principalmente el
trabajo y bienes intermedios, se destina a la producción de bienes de consumo. Es la cantidad de
recursos, bienes y valores disponibles para satisfacer una necesidad o llevar a cabo una actividad
definida y generar un beneficio económico o ganancia particular. A menudo se considera a la
fuerza de trabajo parte del capital. También el crédito, dado que implica un beneficio económico
en la forma de interés, es considerado una forma de capital (capital financiero).

En el capitalismo los individuos privados y las empresas, empleando trabajadores asalariados,


llevan a cabo la producción y el intercambio de bienes o de servicios, con el propósito de producir
y acumular ganancias u otro beneficio de interés propio.

También se denomina capitalismo o sociedad capitalista a todo el orden social, político y jurídico
originado en la civilización occidental y basado en aquél sistema económico. El orden capitalista se
distingue de los anteriores por su movilidad social y por la regulación formal de las relaciones
sociales mediante el contrato libre.

Existen diferentes apreciaciones sobre la naturaleza del capitalismo según la perspectiva social e
ideológica desde la cual se lo analice.

El capitalismo es concebido, al menos, de tres formas diferentes dependiendo del énfasis en la


consideración de ciertas características como determinantes o intrínsecas, desde enfoques
respectivamente políticos, culturales y sociales,

CAPITALISMO

Tras la caída del feudalismo, el modelo económico que surgió en Europa durante el siglo XVI y
logró imponerse en esa época, fue bautizado como capitalismo. Entre sus principales
características, se encuentra el acopio de capital como eje de la vida económica

El capitalismo consiste en un régimen de bases económicas en el cual la titularidad de los recursos


de producción es de carácter privado. Estos medios operan en base al beneficio, mientras que las
decisiones financieras se toman en función de la inversión de capital y con miras a la competencia
por los mercados de consumo y el trabajo asalariado. La clase social más alta que se enmarca en
este modelo recibe el nombre de burguesía capitalista.

La definición de capitalismo, de todas formas, no es exacta. Las democracias liberales, por


ejemplo, entienden al capitalismo como aquel sistema donde la producción, la comercialización y
los valores de bienes y servicios resultan establecidos y condicionados por alguna forma de libre
mercado.

En el capitalismo, todos los implicados actúan y se comprometen de acuerdo a los intereses que
posean: el capitalista, quien dispone de los recursos, pretende ampliar su beneficio por medio de
la acumulación y reproducción del capital; el trabajador, por su parte, cumple con su labor para
recibir una retribución material (el salario); los consumidores buscan obtener la mayor satisfacción
o utilidad posible al momento de adquirir productos o contratar servicios de diversa índole.

A grandes rasgos, el capitalismo se diferencia de su sistema económico predecesor, el feudalismo,


porque los capitalistas compran trabajo a los obreros a cambio de un salario y no bajo una
exigencia moralista que obligue a las personas a trabajar de forma esclavista. Así mismo, la
diferencia más marcada entre el capitalismo y el socialismo es la existencia de la propiedad
privada como un derecho que todos los individuos tienen, en el socialismo existe la propiedad
social de los elementos de producción y el intercambio de bienes. Cabe señalar que ningún Estado
socialista mantuvo estas ideas a rajatabla y que, la forma de imponer dicho sistema económico y
social fue a través de medidas de fuerza.

En el capitalismo la propiedad privada ocupa un lugar primordial, no sólo consiste en el principio


básico del capitalismo sino que además, gracias a él se regulan todos los demás elementos que lo
forman, tales como la libertad de las empresas, el interés propio como motivación principal,
sistema de precios, reducida interferencia del estado en el mercado y existencia de la
competencia.

Si nos guiamos por lo afirmado por Ayn Rand, una de las intelectuales más imprescindibles del
siglo pasado, podemos afirmar que el capitalismo es el único sistema económico que podría
ayudar a que el ser humano se desarrollara siguiendo las exigencias de su naturaleza: racional y
libre. La justificación moral del capitalismo residiría en que en este sistema el ser humano tiene el
derecho a la vida y a la propiedad, que Rand considera fundamentales para desarrollarse como
personas libres y que de faltar, no podrían ejercerse ninguno de los otros derechos.

Cabe resaltar que el capitalismo ha sido criticado desde distintas corrientes del pensamiento que
lo acusan de promover la explotación, al concebir la tarea del ser humano como una mercancía
más. La propia contradicción del sistema reside en que se ampara en medios de producción
privados que funcionan con una fuerza de trabajo de alcance colectivo: es decir, mientras que el
capitalismo se reproduce en forma colectiva, las riquezas que se logran obtener son propiedad
privada del capitalista.

Hablar del capitalismo como del sistema económico perfecto también es un error, cabe señalar las
grandes fallas que presenta, como aumento del enriquecimiento de unos pocos a costa del
empobrecimiento de los más vulnerables. De todas formas si se pudieran establecer ciertos
cambios, posiblemente la vida en sociedad mejoraría considerablemente. Bastaría con cambiar las
condiciones del intercambio de bienes y servicios, las bases del mercado, el grado de
competitividad y medidas que el estado toma en base al mercado económico.

Tipos de capitalismo

Existen muchas formas de capitalismo, desarrolladas a lo largo de los años en que este sistema se
ha mantenido en vigencia. Podemos hablar de, fundamentalmente:

Mercantilismo. Una forma de capitalismo temprano y nacionalista, surgida en el siglo XVI y que va
de la mano con el imperialismo y los intereses del Estado.

Libre mercado. También llamado “laissez faire” (del francés “dejar hacer”) es un sistema capitalista
de mínima intervención estatal, en el que la oferta y la demanda regulan las características de la
economía.

Economía social de mercado. Semejante al de libre mercado, pero con mínimas intervenciones
estatales para brindar servicios básicos protegidos a la población, manteniendo sin embargo la
mayor parte de las empresas como propiedad privada.

Capitalismo corporativo. Forma de capitalismo en que las empresas y los grandes capitales
corporativos trasnacionales ejercen el dominio económico, manejando el Estado a favor de su
crecimiento.

Economía mixta. Una suerte de capitalismo intermedio, que cree en la propiedad privada y en la
autoregulación del mercado, pero corrige los posibles “fallos” del mismo a través de políticas de
protección pública