Está en la página 1de 3

Definición de concentración de la producción

Según el diccionario de economía política de Borísov define a la concentración de la


producción como un “fenómeno en virtud del cual una parte cada vez mayor de los medios
de producción, de la fuerza de trabajo y de la elaboración de mercancías se centre en
grandes empresas”. Es así que se puede entender esta definición en un contexto capitalista
en la cual se encuentran los países por medio de la globalización.
Otra definición relevante a mencionar es de Karl Marx en su obra El capital en la que
desarrolla en uno de sus capítulos la concentración y centralización del capital. Sobre la
concentración se refiere al aumento del volumen del capital como resultado de la
acumulación de la plusvalía obtenida en una determinada empresa. De esto se desprende
que para Marx la concentración y centralización del capital conllevan a una diferenciación
de clase, por tanto, brota cada vez más la brecha entre la burguesía y la clase trabajadora.
Es decir, Marx lo entiende desde un punto de vista de análisis económico-social, en donde
se observa la relación entre trabajadores y empleadores en donde los productores se hacen
cada vez más ricos a acosta de la mano de obra trabajadora. Por otra parte, en palabras
de Lenin: “El incremento enorme de la industria y el proceso notablemente rápido de
concentración de la producción en empresas cada vez más grandes constituyen una de las
particularidades más características del capitalismo”. Se infiere que las empresas con
mayores ingresos de capital tendrán mayor producción, y por tanto el capital estará
concentrado en pocas empresas o grupos económicos. Asimismo, Lenin afirma lo
siguiente:
(…) se deduce claramente que la concentración, al llegar a un grado determinado de su
desarrollo, por sí misma conduce, puede decirse, de lleno al monopolio, ya que a unas
cuantas decenas de empresas gigantescas les resulta fácil ponerse de acuerdo entre sí, y,
por otra parte, la competencia, que se hace cada vez más difícil, y la tendencia al monopolio,
nacen precisamente de las grandes proporciones de las empresas. Esta transformación de
la competencia en monopolio constituye de por sí uno de los fenómenos más importantes —
por no decir el más importante— de la economía del capitalismo moderno.

En consecuencia, se puede entender que la alta concentración económica o industrial en


un país genera la formación de monopolios, oligopolios, entre otros. Cabe resaltar en el
caso peruano, no existe políticas que regulen este tipo de prácticas ya que tenemos una
economía neoliberal en la que prima el libre mercado. Asimismo, para José Carlos Lama,
en su artículo de opinión publicado en Wayka menciona que existe un paraíso monopólico
en el Perú:
Como reseña el investigador Francisco Durand en varias de sus publicaciones, ello es
producto de una confluencia entre intereses de grandes grupos de poder económico con los
de funcionarios públicos y representantes políticos que son “capturados” una y otra vez con
financiamiento electoral u ocupando sillas en sus directorios tras su paso por el Estado: la
famosa “puerta giratoria”.

Es así que se puede distinguir que existen mercados concentrados en el Perú y


principalmente en las industrias de producción como también en otros sectores de la
producción de bienes y servicios. Finalmente, de todo lo mencionado se puede decir que la
concentración del mercado genera que un grupo reducido de grandes empresas concentren
el poder y esta se vea impactada en la sociedad.
El proceso de concentración industrial en el Perú
Economistas de renombre han tratado asuntos como la concentración del capital o
industrial. En este último Sylos menciona que anteriormente las industrias más
evolucionadas han realizado distintas formas de mercado que su competencia, lo cual
implica concentrar la producción en ciertos puntos o aspectos para garantizar el desarrollo
económico de sus empresas. En palabras de Sylos el proceso de concentración industrial
surge (1870-80):
En la industria moderna, pues, según Levy, en un principio se da una situación en que
prevalecen pequeñas formaciones monopolistas, muchas de las cuales se acoplan a formas
productivas de origen anterior; se pasa luego a través de un largo estadio de competencia
(que originariamente ha sido teorizado por los economistas clásicos); y se vuelve,
recientemente, a una fase en que se afirma la concentración industrial y en que prevalecen
grandes formaciones productivas que Levy llama «casi-monopolistas». Se trata,
fundamentalmente, de un proceso dirigido a la búsqueda de una creciente eficiencia técnica y
económica. Este proceso ha asumido y asume, en los distintos países, formas diversas. No
siempre, es verdad, la concentración ha sido el resultado de la búsqueda de una eficiencia
creciente: intervenciones políticas de todas clases, principalmente políticas proteccionistas,
han dado lugar a formaciones de tipo monopolista, no necesariamente unidas a la
concentración. Pero, junto a estas formaciones monopolistas «artificiales», se han ido
difundiendo cada vez más complejos productivos cuyo poder expansivo deriva de la evolución
de la estructura industrial.

Es así que tras el análisis de Sylos lo vinculamos al caso peruano en la que investigadores como
Lama afirma que existe una “alta e ilimitada concentración económica” en el Perú. Una concentración
que, según la opinión de diversos especialistas tiende irremediablemente a la formación de
oligopolios, monopolios y monopsonios de no incorporar límites y regulaciones a las fusiones y
adquisiciones empresariales (Lama, 2017). En particular, como menciona Lama es claro notar que
en la economía peruana hay una tendencia de monopolizarse los diferentes sectores de la
producción. Esto se puede calcular con el índice de Herfindahl e Hirschman (IHH), el cual es una
medida que informa sobre la concentración del mercado, si este está elevado indica que el mercado
es muy concentrado y por ende poco competitivo. Tal es el caso de escándalo en la actualidad: la
concentración farmacéutica en Perú, estas tienen un valor superior a 5000, lo cual excede el índice
legal en países como EE.UU que es de 1800.

Por otra parte es necesario distinguir los tipos de concentración:

La concentración referida a las plantas (que se podría llamar «concentración técnica»), la


referida a la empresa («concentración económica») y la referida a empresas que producen
beneficios irregulares, o a grupos de empresas unidas entre sí por participaciones de acciones
(«concentración financiera»). En general la concentración se puede estudiar con referencia:
a) al número de los trabajadores empleados, b) al valor de la producción y c) al valor de los
bienes patrimoniales. El primer y el segundo criterio (principalmente el primero, que permite
entre otras cosas evitar el problema de las variaciones de los precios) son reveladores sobre
todo para el estudio de la «concentración técnica» y de la «económica». El tercer criterio es
especialmente revelador para el estudio de la «concentración financiera» (Sylos, 1967).

En el caso peruano según Durand (2017) en la actualidad hay 12 sectores y tipos de


actividad económica considerando 54 productos (bienes y servicios). Estos sectores son
muy importantes para la economía del país como alimentos, materiales de construcción,
farmacias, las finanzas y los servicios básicos, el cual se detectan altos niveles de
concentración de mercado.
Borisov, Z., & Zhamin, V. Makárova. (1965). Diccionario de economía política (A. Vidal
Roget, Trad.). Recuperado en
http://www.eumed.net/cursecon/dic/bzm/c/concentra.htm.
Durand, F. (2004). Los nuevos dueños del Perú. PUE, HACER.
Durand, F. (2017). Mercados concentrados: ¿falla el mercado y falla el Estado? Documento
de trabajo de la Plataforma Para la Reflexión Democrática. Escuela de Gobierno y
Políticas Públicas. PUCP. Recuperado en
www.otramirada.pe/sites/default/files/MercadosConcentrados.pdf
Marx, K. (2000). El capital (Obra completa). Ediciones AKAL.
Lama, J. (2018). El país donde el monopolio es mucho más que un juego. Monopolio.
Cuasimonopolios, oligopolios y otras modalidades de concentración. Wayka.pe.
Recuperado en https://wayka.pe/el-pais-donde-el-monopolio-es-mucho-mas-que-un-
juego/
Lenin, V. I. (2012). Imperialismo: la fase superior del capitalismo (Serie Great Ideas 20).
Taurus.
Sylos Labini, P. (1967). Oligopolio e Pogresso Tecnico.

INTRODUCCIÓN
En el presente informe como preámbulo, en primer lugar, se define acerca de concentración
de la producción basándonos en las teorías de distintos autores especialistas en el ámbito,
además de interpretar el concepto, el cual indica que las grandes empresas forman grupos
económicos y estas generan que se concentre la producción en pocas empresas con mayor
capital. En segundo lugar, a manera de contextualizar se esboza el proceso de
concentración industrial partiendo desde un origen internacional a lo nacional, asimismo, se
distingue los tipos de concentración que existe y como se aplica en el Perú por medio de
índice de medición IHH que es una medida que informa el grado de concentración de las
industrias.
CONCLUSIÓN
Se concluye que los altos niveles de concentración hacen que un pequeño número de
grandes empresas o grupos de poder económico impacten a casi toda la sociedad:
empresarios, funcionarios, consumidores y proveedores, es decir, se concentra el poder.
Dados los altos niveles de concentración, y debido al hecho que las tendencias se acentúen
a lo largo del tiempo al no ser limitadas por el Estado, aumenta las probabilidades de abuso
de dominio de mercado.