Está en la página 1de 96

Marcha del Mal

El Cencerro
Xrnesto
Dedicado a mi familia
Prologo

Tiempo atrás, una gran guerra trajo miseria al mundo entero, el caos se hizo
presente en la vida de todos, las clases se habían derrumbado y solo quedaban migajas para
los aprovechados que usaron para intentar recuperar lo que habían perdido. En un punto la
ciencia avanzo tan rápido que las armas inútiles de destrucción masiva fueron inutilizadas;
enfermedades o futuras guerras entre los pueblos, nada importaba. Fue así que una nueva
era comenzó, también un nuevo mal tomo forma en la tierra, las personas perdieron la fe,
muchos dejaron atrás sus creencias y adoptaron ideas egoístas; pronto extraños rumores se
esparcieron, demonios vendrían a tomar el mundo con ejercito de malditos y espíritus
malignos, la humanidad a punto de enfrentar su extinción, recordó nuevamente lo frágil que
era, se unió contra un enemigo común, grandes héroes, estudiosos y artistas se unieron para
crear la Academia de Remi, un lugar que impartía conocimiento que buscaría salvaría al
mundo, los que pertenecían a la academia tenían una vida de lujo asegurada, sus servicios
eran tan vital como el agua.
Pasado los años un hombre llamado Daniel conoció una mujer llamada Roció, se
enamoró perdidamente de ella, fue así como su amor dio fruto a dos hijas Serena y Victoria,
tan pronto nacieron su padre noto su gran fortaleza. Cuando sus hijas cumplían un año de
edad su padre se encontraba viajando para atender un asunto importante relacionado con
una nueva guerra a punto de explotar; victoria fue secuestrada, Daniel se esforzó mucho sin
poder encontrar a su hija, muchos años pasaron sin que aquellos padres superaran la
pérdida de su hija, sin conocer su destino ni ubicación, Daniel cometió un terrible error al
usar métodos prohibidos para encontrar a su hija; cuando nació su primer varón lo llamo
David, aquel niño era débil, pero con una mirada demasiado inteligente para un niño que
apenas abría los ojos. La familia nunca pudo continuar, el padre se ausentaba cada vez más,
mientras sus hijos se crecían, pronto Serena siguió los pasos de su padre, destacando
brillantemente fue reconocida como un prodigio en todo lo que hacía, se convirtió en la
heroína de su país; la historia se centra en David, quien decidirá entre ser un gran héroe
como su hermana o abrazara sus propios deseos.
Capítulo 1

Un día soñé con el paraíso del que tanto he escuchado; era el lugar más hermoso
que alguna vez vi en mi vida, el lugar más hermoso que vería; estar ahí producía la
sensación más placentera en mi interior, aún sin ver a Dios o sus ángeles podía sentir un
amor infinito a mi alrededor y dentro de mí, el peso de mis errores se había desvanecido,
era suficiente todo, no me faltaba absolutamente nada, sonreía al recordar toda mi vida,
viendo como todo tenía sentido, las tonterías que dije, lo bueno y lo malo que le hice a los
que me rodeaban, una vida plena, mi conciencia estaba limpia y me había hecho merecedor
del mejor de los destinos, no porque fuera un gran ejemplo, ni siquiera sé por qué, es
extraño, pensé, pero incluso en ese momento algo me preocupo, es extraño, una parte de mí
se rompió, es extraño, los recuerdos no coincidían realmente con mi vida, ¿porque estoy
aquí?, me di cuenta que era como ver a otra persona, ¿me había apoderado de los recuerdos
de alguien más? No, era yo, definitivamente era yo, ¿Qué es lo que me pasa?, entonces fue
cuando me sacudió la confusión y desperté bruscamente, desorientado y lágrimas en mis
ojos. Fue solo un sueño, recordé que me había dormido cansado luego de un largo viaje,
había llegado a mi destino, el resto del día pasó con lentitud, estaba marcado por la
nostalgia, no sabía que significaba aquel sueño. Pase mucho tiempo sin hacer nada desde
entonces, conocí a una mujer, solo por un instante sentí amor, fue un instante maravilloso.
Pase muchos días con Maira, conociéndola y escuchando todo sobre ella, pasamos
tiempo mirándonos el uno al otro acostados en la cama, sin decir mucho, sabía que era una
mujer dedicada; en ese momento intente con todas mis fuerzas darle todo de mí; la gente
nos veía como una pareja perfecta; ella sabía cómo hablar conmigo, después de algunos
años me había descifrado, era especial.
Me preguntaba constantemente si yo era bueno para ella; no sentía que la hiciera
feliz; finalmente hice algo que ella podía perdonar, pero mi consciencia no, ya no podía
soportar estar con ella sin sentir culpa, fue cuando descubrí que ya no éramos el uno para el
otro, fue cuando las cosas por fin terminaron entre nosotros.
Pese a todo siempre soñaba con una mujer que no conocía, su cabello largo siempre
era bañado por la luz de la luna; no sabía qué tipo de mujer era en realidad, pero podía notar
que teníamos una conexión bastante peculiar, en el sueño me dijo su nombre pero no puedo
recordarlo, olvidaba todo sobre ella una vez despertaba; he de admitir que me sentí
cautivado, el mismo sueño se repetía cada cierto tiempo, como si de visitas se trataran; una
parte de mi sabía que soñar con otra mujer era algo malo, sin embargo no podía recordar
muchos de mis sueños, no podía recordar su nombre, aunque para mi fuera producto de mi
subconsciente, su compleja existencia era bastante intrigante.
2 de Marzo
La mujer de mi vida me pidió conversar, aun cuando desde hace tiempo no la
miraba de esa manera, no tenía un buen presentimiento, había sido una temporada dura,
pocas muestras de cariño, incluso al tener sexo, he de reconocer que últimamente no he
sido nada para ella, mi consciencia es un tormento, no tengo paz, quería hacer algo así que
me senté en la mesa de la cocina y mientras ella terminaba de lavar los platos, leí la carta
proveniente de la quinta rama de Remi, ser convocado en este momento me hace sentir un
respiro, no tengo muchos deseos de estar en casa, ella se acerca para conversar, aun no
estoy listo, no sé cómo puedo evitar lastimarla más.
-Me pregunto por qué estás tan triste -Maira tomó mi mano esperando una
respuesta.
-No es tristeza, se dificulta expresar mis sentimientos últimamente, incluso contigo.
-Estoy para ti, David ¿lo olvidaste cierto?
-Antes de conocerte pensaba que el destino mismo confabulaba para no dejarme
sonreír, imaginaba mi corazón como un hueco, me perdí desesperado en mis pensamientos
y los días parecían oscuros para mí, al conocerte pude conocerme a mí también, una parte
de mí que parecía no existir hasta tu llegada a mi vida.
-¿Entonces? -Los ojos de Maira se humedecían cada vez más.
-Aún siento que eres especial, pero no he podido superar la enorme melancolía en
mi corazón. Ayer pensé mucho, hace tiempo no soy para ti lo que una vez fui, la parte de mí
que nació al conocerte se había estancado <<los descubrimientos menguaron poco a poco,
no queda nada en mi para ti. >>
-No te entiendo, tú me prometiste tantas cosas…
-Te prometí siempre más de lo que podía darte Mai, una y otra vez, <<cuando llego
la hora de cumplir no hacía más que observar el tiempo fluir sin hacer nada, ya no tenía
ganas de enamorarte, te descuide y fui consciente de eso>>, pensé -tanto que me pregunto
¿por qué sigues mirándome a los ojos? ¿Porque no me golpeas con todas tus fuerzas? ¿Qué
te motiva a seguir hablando conmigo?
-Porque siento lastima por ti, eres único David, tan especial y a la vez no dejar de
verte a ti mismo como escoria, siempre halagando los logros de tu hermana y
menospreciándote a ti mismo; pensé que podía ayudarte, pero no quieres que te ayude de
verdad; el tiempo pasa y no me cuentas nada, no puedo imaginar lo que has enfrentado, la
gente habla de lo bueno que eres, no sé lo que guardas en tu corazón, no lo sé y eso nos
distancia.
-Lo sé, eres una mujer demasiado amable, incluso si te lastimo; <<quería sentir tu
apoyo pero siempre termino ignorando lo que dices, tu desconocimiento del mal es algo
que me resulta hermoso, tan inocente que podría reír incluso ahora, pero termine por sentir
tu lastima.>> ahora recuerdo como nos conocimos, <<extraño es el destino, cuando me
acostumbré a la oscuridad me llevo a la luz, no me había dado cuenta que solo subí un pozo
para luego caer por un abismo>>, todo por ilusionarte, por enamorarte, pensé que estar
contigo me ayudaría a olvidar.
-Supongo que vas a romper las cartas que alguna vez escribí para ti, todo lo
material que representa nuestros días, todo recuerdo juntos ¿nuestro lazo nada te importo?
-No puedo, <<soy muy débil>> una carta significa todo para mí, cuando leí tus
palabras sentí una emoción más allá de lo que pude soñar, la última fue preciosa.
-Siempre quise expresarte mi amor, aunque no soy como tú, nunca escribiste nada
para mí, aun así fue como si tus palabras se grabaran en mi alma, ahora mismo escribes en
mi ser el epílogo más triste que he leído hasta ahora, deseo que seas feliz, con todo mi
corazón.
-Tú de verdad mereces ser amada, mereces a alguien que saque solo tus lágrimas de
alegría de tus ojos.
Después de eso decidí irme pronto a Remi, la quinta rama era manejada por el sr.
Rubén; durante muchos años mi padre lo apoyo para que lo reemplazara, a diferencia de
otras ramas de Remi, la quinta rama abarcaba solo miembros dedicados exorcismos;
mientras que otras ramas tenían miles de miembros, la quinta solo tenía poco más de
cincuenta miembros activos.
No pude evitar recordar, últimamente venían a mis pensamientos las imágenes de
ese día, exactamente hace ocho años, la primera vez que enfrente a la maldad,
probablemente uno de mis días más difíciles, al recordar imaginamos que podíamos hacer
las cosas de otra forma, vemos todos nuestro errores y cada posibilidad de evitarlos;
devolver al tiempo es una de las cosas que todo el mundo sueña con poder hacer; cuando
subí a aquel tren nunca imagine lo que sucedería una vez llegara a mi destino; estaba a
punto de presenciar el egoísmo de un ser malvado, mi padre me veía como un miembro
más de su familia con su mismo apellido, solo recuerdo hablar con el unas diez veces, me
hablo sobre los deseos, lo que significaba perseguirlos y las consecuencias de ir por el mal
camino, no olvidare nada de lo que me dijo, es muy fácil recordar tan poco, yo sabía que la
determinación necesaria para continuar la ganaría a partir de aquel día, la primera vez es
algo desastrosa para la gran mayoría. En aquel entonces Lucas Levi fue mi tutor; se
encargaba de en enseñarme las normas de Remi y las funciones de las ramas de la
organización; Lucas Levi era uno de los miembros más amables de la quinta rama cuando
tenía más de doscientos miembros. Me contó que iría con un grupo donde solo yo sería el
novato, tres veteranos de Remi de los cuales solo conocía a Lucas Levi, los otros eran
Ericsson y Don, ellos no tenían tiempo para ser amables, podías percibir las heridas de sus
cuerpos sin verlas directamente, sentí admiración por ellos, pero también pensé que las
heridas demostraban esfuerzo y dedicación mas no talento, era claro para mí, yo tenía
algunas heridas parecidas mientras que mi hermana ninguna, en total seríamos cuatro
personas, esperábamos una fecha muy conocida, luego acudiríamos a el primer llamado.
Debíamos hacer un exorcismo, en ese momento mis sentidos se desconectaron por
completo para luego dispararse; no sabía que las cosas serían tan repentinas, pensé que aún
me faltaba preparación, todo lo que aprendí fue de los cuentos de mi hermana, no había
estado en presencia de un espíritu maligno con intensión de derrotarlo por mi cuenta. Las
preparaciones fueron rápidas y un tanto aceleradas, cuando me di cuenta estaba camino a
un pueblo de gente del campo, un pueblo lejano sin nombre, en el pueblo un pequeño niño
había caído enfermo, según parecía en un principio, pero no era más que el inicio de otro
tipo de mal, uno que muchos clasifican como incurable, por esta razón existe Remi.
Cuando llegamos fuimos recibidos por un señor quien dijo haber sido el que nos
llamó, mientras le contaba a mis compañeros lo que sucedía no pude evitar caminar un
poco por el pueblo, observando a la distancia, sentí un escalofríos, señale un lugar en la
distancia sin pensar y declare victoria del bien sobre la maldad, la mirada de mis
compañeros me hizo sentir infantil, pero debía mentalizarme.
Al final no necesitaba la historia triste del pueblo, solo venía a expulsar al espíritu,
no imagine lo errado que estaba, por suerte Lucas era parte del grupo, él es de los que
escuchan, pensé , mientras los otros parecían molestos con mi actitud él parecía no
importarle, cuando fuimos a ver al niño no sabíamos que esperar, definitivamente aquel
hombre sabía menos que nosotros, el niño no estaba en su casa, habían hecho una pequeña
choza lejos del pueblo; un joven nos guío, pasamos por arroyos y caminos pocos
transitados, antes de llegar sentimos el ambiente pesado, no hay dudas, aquel espíritu está
abrazando fuertemente al niño; el joven comenzó a hablar con Lucas, todos escuchamos
atentamente, Lucas sin dudas era muy amable y elocuente.
-Mi hermano es inocente, pero yo no -dijo el joven -. Cuando mi madre intentaba
calmarlo no sabíamos lo que le sucedía, un día de repente la mordió en el cuello, nunca
vimos a alguien morir así.
-Debió ser duro -contesta Lucas.
-Debido a eso mi padre enloqueció, la rabia lo cegó, su risa, yo no entendía nada,
pero sabía que era el demonio controlándolo, todo parece surreal cuando lo recuerdo. -el
joven comienza a llorar.
-Es algo demasiado traumático para una familia, has sido bastante fuerte y valiente
también.
-No, soy el peor, en el fondo quería matar a mi hermano, por su culpa nuestra
madre murió, por su culpa mate a mi padre.
Todos nos quedamos desconcertados, pero yo mucho más, si hubiera escuchado lo
que decía aquel señor en el pueblo tal vez estaría preparado para escuchar lo que dijo aquel
joven, el joven nos esperaba también en el pueblo, no me percate de eso.
-Era lo único que podías hacer -le dice Lucas al joven.
Sus ojos muestran el trastorno que se produjo aquel día, no hay forma de que este
joven tenga una vida normal de ahora en adelante, menos en este lugar, si hay un lugar para
el seria en Remi, allá se necesitan muchos agricultores y pastores, podría ser lo que quiera,
un músico o un panadero, si esto acaba bien el deberá ir con nosotros, fue lo que pensé
cuando lo escuchaba, después de todo no podemos dejar tampoco a su hermano pequeño,
todo puede mejorar para ellos.
-Sí, eso es lo que me repito a mí mismo todas las noches -dice el joven -, era lo
único, porque soy débil; lo que más recuerdo de ese día es ver la cara de mi padre mientras
dejaba sin aire a mi hermano con sus manos en su cuello, esos segundos eran eternos, de
un momento a otro estaba clavando un cuchillo en la espalda de mi padre.
-Fue una reacción producto de la adrenalina -menciona Ericsson.
Lucas miro a Ericsson desaprobando su comentario con gestos faciales.
-Lo siento -dice el joven -, solo puedo acompañarlos hasta aquí, pueden seguir este
camino, a esta hora no puedo acercarme más, no he visto a mi hermano despierto desde que
lo trajeron a este lugar, solo vengo a alimentarlo mientras esa cosa duerme.
Su padre intentó matar a su hermanito, pero el hermano mayor por instinto lo
impidió convirtiéndose también en un homicida, no dejo de pensar que todos podían estar
poseídos en ese momento, el odio nos hace vulnerables, pero es el miedo lo que no hace
cometer errores en una situación así, pensé que aquella situación era insoportable para
todos; la gente del pueblo aprovecho la debilidad del ser maligno durante el mediodía y lo
llevo lejos, lo dejaron encadenado en la choza, abandonado, no puede salir de ahí, su
hermano lo visitaba todos los días al mediodía sin falta, una gran muestra de amor fraternal,
le da agua y frutas machacadas mientras está dormido, a veces llevándose un mordisco.
El niño ya no estaba dormido; sentimos que en ese momento no lo estaba, como
exorcistas sabíamos que debía ser derrotado cuando despertara, era la mejor forma de
asegurarse que se expulsaba por completo.
Cuando vi la choza entendí muchas cosas, aquel espíritu no era más que odio puro,
una entidad problemática, aquel se mostró débil pero sus emociones eran tremendas, sin
dudas se ocultaba, sin pensar me acerque, era un error, el niño estaba acostado con los ojos
abiertos; todo se tornó más oscuro, sentí su voz, aunque estaba frente a mí lo sentí
susurrando en mis oídos, lo escuche preguntarme por el joven que nos acompañó hasta ahí,
no sabía si en el fondo el hermanito me había preguntado por su hermano mayor, con
mucha tranquilidad, usaba la voz del niño, su hermano mató a su padre para protegerlo aun
cuando asesino de su madre; le respondí que su hermano salvó a su inocente hermanito de
su padre, el odio estaba jugando con los dos; me di cuenta que mis compañeros estaban
demasiado silenciosos, en ese momento no los percibía ¿era esto producto del miedo? me
sentí solo, recordé una gran dicho “divide y vencerás”. Entonces entendí que mis
compañeros no habían visto algo así, una posesión directa, una afición morbosa y muy
profunda en el inocente huésped, me acerque lo suficiente, por un momento me sentí mejor
preparado que ellos, pero solo tenía suerte mezclada con arrogancia, quizás estaba
demasiado asustado pero tenía suficiente fe.
-Qué tarde tan peculiar. -Dice el niño poseído -. Una visita de personas interesantes,
de un lugar muy interesante, es muy satisfactorio, en verdad…
Claramente aquel niño era la marioneta de otro ser, pero no era tan sencillo, leí
sobre posesiones donde la entidad se mezclaba de forma aterradora con su huésped, trague
saliva e intenté ocultar mi miedo.
-Vaya forma de hablar, para ser un niño del campo eres muy elocuente, quizás sea
porque no eres un simple niño ¿o me equivoco? -dije mientras me acercaba
cuidadosamente.
-Tienes razón, aunque veo que tienen la débil intención de regresarnos a nuestro
estado anterior -dice el demonio sonriendo -. Es imposible, te ahorrare tiempo y te diré que
la única forma es matándome, así que vamos ¿Qué harás?
-Eres un niño, no puedo hacerlo -respondí.
No era ingenuo, debía conversar para entender mejor la situación, era una gran
oportunidad, por lo que sabía los demonios no hablaban con los humano; había de buscar la
mejor forma de proceder.
-Han venido por un espíritu -dijo a través del niño aquel demonio -, pero se
encontraron con un demonio que los supera, oculte lo suficiente mi poder cuando se
acercaron, tus compañeros están sumidos en pesadillas en este momento, son tan
susceptibles como polluelos decapitados en una jaula, peor, son como cascarones vacíos,
puedo divertirme con ustedes.
-Eres solo un niño. <<Una entidad aterradora, ser maldito y putrefacto, siento gran
repugnancia al escuchar sus palabras, intento ignorarlo pero no puedo, mi corazón perdió el
control, su ritmo se acelera >> -pensé mientras decía.
-Aun así, te tengo en jaque, si me matas puedo tomar cualquiera de sus cuerpos,
que vinieran aquí a esta hora es sin dudas satisfactorio para mí, en dos días esta choza sería
incendiada con este frágil cuerpo, ahora tengo infinitas oportunidades.
-Los niños deben portarse bien. <<Lo único que podía hacer era provocarlo. >>
-Qué crees que dices, mátame, es suficiente, voy a masacrar a todo el pueblo, voy a
consumir a todos, solo quedaran cenizas cuando termine mi festín.
-Es interesante como un niño ha tomado parte de un demonio, conocimiento de la
oscuridad, me recuerdas a mi hermana, ella siempre fue blanco de ataques como este
cuando mi padre se ausentaba, <<siempre tranquila, no podía evitarlo, con cada ataque se
hacía más fuerte, mi hermana es una heroína y monstruo al mismo tiempo>>, -pensé.
-Ese cencerro, vaya, que ingenuo eres -menciona el demonio.
Se dio cuenta de mi carta del triunfo, el cencerro que me regalo Serena funciona
para repeler a los espíritus malintencionados, pensé, el demonio miró fijamente el objeto y
sonrió, su concentración era perturbadora.
-No me sorprende que tu clase sepa de esto, debo aclarar que nada evitará que
quemen esta choza, hagamos esto rápido.
-No estaré aquí para entonces, además, puedes tomarte el tiempo que quieras, me
estoy divirtiendo con ustedes, más de lo que crees.
-No lo estarás, tampoco el niño. <<No tengo idea de que puedo hacer>>
-¿Así que sabes cuando estoy al mando? -el demonio frente a mi sonríe -estos son
mi dominios.
-Estás perdiendo, el niño vendrá con nosotros.
De verdad quería ayudarlos, me imagine a los dos hermanos comenzando una
nueva vida en Remi, superando sus temores y fortaleciéndose para ayudar a niños como
ellos al crecer.
-¿Cómo pretendes sacarme? Si me fuerzas simplemente voy a reventar su corazón
-esos ignorantes me alejaron, no sabían que haría de este lugar mi dominio, las noches son
más largas aquí, ¿curioso verdad? oscurece más temprano que en cualquier otro lugar en el
pueblo.
-Crees que eres invencible, desde que llegué al pueblo te estoy atacando, tú no
tienes dominio, es por eso que quisiste verte débil, la victoria ha sido declara; ese cuerpo se
convertirá en tu cárcel, el niño crecerá exprimiendo conocimiento para ganar esta guerra
que ustedes declararon.
-¡Maldito seas gusano ingenuo!
-No seas llorón, eres demasiado débil, ¡nuestra victoria fue declarada!
-¿Crees me importa algo? Sabaa no pierde, ¡gusano! ¡Voy a traer fuego con mis
hermanos, cuando arrasemos la tierra solo crecerán hongos venenosos!
-Vaya, <<parece que ya perdió el control, no creo haber escuchado mal, esta será
mi oportunidad>> niño ya lo mencione antes, en este punto ya deberías saberlo, nuestra
victoria sobre el mal está escrita, te sacare la oscuridad y nos iremos del pueblo, tu hermano
vendrá con nosotros, nosotros te llevaremos, no tienen que aguantar el dolor, te lo ordeno
Sabaa deja al niño sin lastimarlo, no tienes poder, no tienes dominios.
-¡No! ¡¿Nosotros?! Humano estúpido, solo estamos nosotros, mi hermano y yo, mi
hermano… ¡cuidado!
Todo fue una trampa, detrás de mí, Ericsson y Don estaban muertos, Lucas estaba
agonizando, sufría una hemorragia severa; todos enfrentamos al demonio, sintiéndonos
solos, como si nos encontráramos en una habitación oscura donde solo el niño era
perceptible, uno contra uno, no podíamos saber lo que le sucedía al otro, fue así como el
hermano mayor que también estaba poseído apuñalo uno a uno a mis compañeros, el
cencerro evito que él se acercara a mí, por más que intentar acercase no podía, cuando
intente desarmarlo puede sentirlo, su corazón había dejado de latir; en ese momento solo
pensé que yo había matado al hermano mayor, Sabaa ya había abandonado el cuerpo del
niño, un rayo de luz nos tocó, grite con desesperación al cielo, le grite al niño que
despertara, no podía permitirse el morir aquí, fue así como despertó, ver sus ojos que
reflejaban inocencia otra vez… era un milagro; cuando una persona era poseída su cuerpo
se debilitaba, solo el pequeño y yo regresamos de esa choza maldita. Los nombres no solo
nos identifican, pueden ser usados para controlarnos, revelarlo es un gran error que tanto
los demonios como los humanos evitan a toda costa, el niño fue listo, sé que gracias a él,
aquel demonio menciono su nombre. Incluso de la muerte de mis compañeros me sigo
sintiendo culpable, el deber fue cumplido a pesar de todo, el niño está bien; gracias a los
cuidados de su hermano, el en verdad quería ayudar, pero esa noche ya no tenía control de
si, el demonio Sabaa había puesto uno de sus esclavos en el cuerpo del hermano mayor; en
mi vida muchas veces lidie con situaciones similares, demasiadas, cada vez más perceptivo
y atento, mi alma se fracciono de tal manera que no puedo sentirme a gusto conmigo
mismo, los resultados para todos los miembros de la quinta rama eran similares, sé muy
bien el tipo de persona que soy, soy solo un monstruo más en este mundo, odio que la gente
me vea como una especie de salvador, no hago más que ir donde está el mal, esperando
sobrevivir y continuar solo si consigo cumplir con mi deber, tanta muerte se hizo normal en
mi vida, la culpa era insoportable, aun cuando salían ilesos los afectados o los huéspedes,
no podía alegrarme ni confiarme, debía continuar al siguiente lugar, sabía que era suerte, la
gente no tenía fe, compensar eso era la parte más difícil, eso los dejo vulnerables.
Conocer tus debilidades te fortalece si te propones superarte, eso fue lo que hice,
me di cuenta de lo poco preparado que estaba y lo mucho que dependía de mi suerte, no
podía continuar de esa forma, pronto pagaría caro la ausencia de entendimiento que tenía,
en los próximos meses estudie como loco, con un objetivo claro en mi cabeza, quería
superarme a mí mismo con todas mis fuerzas, solo así podría comenzar a considerar el
superar a mi propia familia.
Se volvió habitual para mi acudir al llamado desesperado de familias con que
sufrían la posesión de uno de sus miembros, llego el momento en el que era capaz de cerrar
los ojos y sentir posibles posiciones, luego las veía claramente, podía sentir el poder de los
malignos y su ubicación, solo con cerrar los ojos, enfrentarlos era el verdadero reto, no
puedes enfrentar fácilmente algo que no conoces, así como los humanos eran tan diferentes
y particulares los unos de los otros, también lo eran los espíritus malignos y los demonios.
Me faltaba temple, cuando sentí la cantidad de seres que me rodeaban no pude
sentir frustración, pero en realidad era miedo puro, disfrazado en sentimientos similares e
igualmente negativos, cansancio, era lo que más sentía, recordaba los esfuerzos de mi
hermana, pensé que lo que yo hacía no era nada en comparación, sentía pena conmigo
mismo, sentía desprecio por todo, sin importar que me llamaran también prodigio, sin
importar las propiedades o bienes que me regalaran las personas agradecidas con lo único
que podía hacer en este mundo, expulsar seres perversos, envidiosos y venenosos del
corazón de personas sin fe, a pesar de todo esas personas no cambiaban, no usaban la
experiencia para su crecimiento o edificación de sus espíritus, era como exponerse a un
accidente luego de recuperarse de uno.
No tenía tiempo que perder, las asignaciones de Remi tardaban mucho en llegar,
por mi propia cuenta me encontraba buscando espíritus malignos para su expulsión, a
menudo me encontraba con compañeros que tenían asignado casos a los que me dirigía sin
avisar a Remi, simplemente regresaban para recibir otra asignación, ellos sabían que lo
ideal era dejármelo a mí.
Trabaje solo durante mucho tiempo desde mi primer exorcismo, sabía que era lo
mejor; pensé que tal vez me había traumado, los compañeros no me entendían, así era
mucho más fácil para mi pues tenía la costumbre de perder la concentración intentando
ayudar a mis compañeros, en otras palabras me estorbaban; no era arrogancia, me
preocupaba demasiado y no podía concentrarme en lo que debía hacer, Caleb Hassel me
explicaba la importancia de trabajar los casos con apoyo, no siempre se requería que el
compañero estuviera presente al momento de realizar un exorcismo, pero si podían
ayudarme a investigar las fuentes del mal que agobiaba a la gente, algo que poco me
importaba en ese momento, vaya que me faltaba mucho, me di cuenta que era una maquina
realizando exorcismos, no me importaban los nombres de la gente, unos espíritus eran tan
débiles que no necesitaba entrar en la casa o habitación del poseído.
Estaba muy lejos de ser quien quería ser, me faltaba algo, no sabía qué pero me
sentía vacío, un día regrese a casa, vivía cerca de mi madre a diferencia de mi hermana que
termino viviendo cerca de Remi, supongo que no fue su decisión, no había nada que hacer,
mi madre siempre se preocupó demasiado por mí, mucho más de lo que se preocupó por
Serena, aquel día sentí a Serena en casa de mi madre, por curiosidad pase de ir a descansar
en mi casa para averiguar la razón d su visita, después de todo no era muy común.
Ahí estaba Serena, cocinando, no me sorprende, es su cosa favorita en el mundo, no
la salude, sentí como si ya lo hubiera hecho, ella tampoco dijo nada, vi a mi madre, sentí
algo de nostalgia, tenía algunas arrugas nuevas en su rostro, ella no me sintió llegar, no era
como nosotros, le di un susto como en los viejos tiempos, la tome de sorpresa pero
comenzó a reír, Serena me hizo un gesto como diciéndome que no tenía remedio o lo
infantil que era, no lo sé, quizás ambas cosas, luego nos sentamos a comer, como en los
viejos tiempos, no hablamos sobre lo que hacíamos, ella no lo sabía pero lo sospechaba, en
esos tiempos quería que pensara que me encargaba de gestionar los archivos, mi madre me
había visto de pequeño pasar tiempo en el estudio de mi padre, fascinado por los
documentos, informes y libros, pensé que se creería algo así, pero al recordar su cara sé
muy bien que para ella todo era claro, mi hermana en cambio no insinuaba nada, ella
simplemente evitaba hablar de eso. Me sentí muy bien, me alegro de haber ido aquella
tarde, fue la última vez que ingrese al estudio de mi padre, estaba igual que la última vez,
parece que yo había sido su ultimo visitante, me sorprendió teniendo en cuenta que desde
que no vivía ahí por lo menos tres amas de llaves trabajaron para mi madre, supongo que
tenían prohibido el estudio. Revise algunos documentos, lo que había ahí no estaba en los
archivos de Remi, me pareció extraño, así que me lleve una caja de documentos, después de
todo ahora los necesito más que Daniel, dado que soy yo el encargado de luchar en primera
línea con espíritus malintencionados y demonios.
Cuando era un niño ignoraba el significado de la muerte, un concepto bastante
diferente a lo que fue alguna vez en el pasado, mi madre evitaba a toda costa que escuchara
sobre el tema, eventualmente perdí la curiosidad, una vez mataron a alguien a pocos metros
de mi casa, vi cómo la gente se amontonaba alrededor del cadáver mientras el charco de
sangre aún crecía, no entendí como algo así era posible, según tenía entendido las personas
solo morían de causas naturales; entre a la casa y me fui a dormir. Unos años después aún
recuerdo la escena del crimen, no fue algo traumático en sí, fue una realidad, al parecer lo
habían matado por una supuesta disputa familiar, entendí parte de la naturaleza humana ese
día, pero seguía sin entender cómo fue posible. Cuando mi hermana me vio pensativo me
propino un coscorrón, me llevo con ella al pueblo y me presentó a sus compañeros de la
Academia de Remi, quería ser como ellos y estar cerca de mi hermana, ella había vivido
ocho años más que yo, ¿cuantas cosas del mundo habrá presenciado ya? No parecía ser
afectada por la realidad, quizás la realidad mostraba también cosas hermosas, su sonrisa me
decía eso, cuando pasaron los años una carta de Remi me informaba que había sido
seleccionado para iniciar mis estudios allí, esa fue la primera vez que mi hermana se
comportó como mi madre, queriendo evitar que fuera se me expusiera la realidad, fue la
primera vez que la vi enojada, discutió fuertemente con mi padre, me preguntó si era lo que
quería en realidad, sin pensar le dije que sí, con determinación, mirándola fijamente a sus
ojos, mi hermana quería protegerme, yo también quería ser capaz de protegerla a ella.
Había terminado mi relación con Maira, cuando pienso en todo lo que paso me
arrepiento de no hacerlo antes, podía evitar lastimarla tanto, traicionarla todas las veces y
ser un sínico al respecto, ella era una maestra primaria, aun cuando eran bastantes ricos ella
era bastante humilde. Cuando eres miembro de Remi debes imponer tus obligaciones sobre
la vida personal, siempre entendí eso, lo aprendí viendo a mi padre y hermana, para mí no
era sorpresa nada de lo que había resultado ser mi vida; lo que no entendía era lo que esta
forma de vivir terminaba por afectarme a un nivel emocional; veía a las personas diferente,
me dejo de importar la belleza oculta en lo cotidiano, para mí no había nada más que
cumplir mis obligaciones dadas por Remi; podía ser una persona vacía e incompleta, pero
haría todo por ayudar a las personas en peligro.
Ahora que estaba en una relación era mucho más fácil para mi salir a caminar sin
rumbo, cuando sentía a la gente murmurar sobre mi perdía automáticamente las ganas y
regresaba a casa, vivir en un pueblo pequeño tiene sus desventajas, las personas tienden a
obsesionarse con la vida personal de sus vecinos, hasta el punto de crear una red
informativa que puedes comparar con una red de inteligencia gubernamental
Hoy un mensajero de Remi me entrego una carta, se han vuelto expertos en
localizarme, no se los ponía fácil, no quería ir aun; la primera vez que recibí una carta de
Remi estaba leyendo en estudio de mi padre, había leído cada libro de su librero, cada
informe olvidado en la caja bajo su escritorio y cada nota que dejaba en apilada bajo un
pisapapeles metálico con forma de oso, mi padre venía de vez en cuando, no parecía tener
un aprecio particular por las cosas en su oficina, un día nos visitó su mejor amigo Caleb,
trajo algunos regalos, entre los regalos estaba la carta, era para mí, me informaron sobre mi
admisión en la academia; para ser aceptado en Remi hacía falta un talento específico en
cualquier área, Remi se divide en ramas, la academia de Remi aceptará todas las solicitudes
siempre y cuando la persona especifique sus objetivos, se reciben las herramientas para ser
uno de los mejores, yo no sabía que quería ser, pensándolo bien nunca lo supe, escuché que
Remi protegía al país, así que coloqué eso en mi solicitud, siempre imaginé que mi ingreso
a Remi era seguro por la posición de mi padre ahí, sabía que era de los importantes, solo
que nunca imaginé cuánto.
La carta que esta vez tengo en mis manos es un llamado a la realidad, había
disfrutado de un pequeño receso, sabía que volvería tarde o temprano.
Durante un tiempo me consumían mis obligaciones, hasta el punto de tener un
récord insuperable de exorcismos, no fue mi intensión lograr eso, solo era mi intención
ayudar lo más que pudiera, no me sentía agotado físicamente; la gente hablaba de manera
más constante de mí, pero no podía detenerme, sabía que entre más me esforzara menos
gente inocente moriría, la fama nunca me importó, a pesar de eso era muy famoso e incluso
demasiado rico; después de todo mi familia siempre perteneció a Remi, algún día mis hijos
también lo harían y no creo que me vaya a sentir orgulloso.
Aunque era famoso mi hermana lo era más, era la encargada de proteger la cosecha
en una vasta región, la única que podía detener la hambruna; lo hacía usando la energía de
su propio espíritu.
Una de los periodos más importantes siempre fue la cosecha; todos los años era
amenazada en la misma época por las alimañas de la oscuridad, pequeñas criaturas que
destruyen los campos enteros de alimentos; la gran diferencia entre una plaga normal era
que al menos lo hacían para sobrevivir, en cambio las alimañas de la oscuridad lo hacían
para desatar hambre y desesperación en la humanidad, no había plaguicidas para algo así;
todo el peso de la protección de la cosecha recaía en la única persona capaz, esa era Serena.
Serena permanecía durante casi un mes en el centro de una gran región, solo se
movía dos veces al día, oportunidades que aprovechaba para comer y hacer sus
necesidades, escuché que era capaz de dormir en esa posición, según mi punto de vista,
tanto ella como yo no éramos más que esclavos; siempre lo supe, no teníamos otros
motivos para estar en el mundo y seguiríamos así hasta envejecer y no poder hacerlo más;
en ese momento nada tendrá sentido; miraremos atrás y nos preguntaremos si lo que
hicimos tuvo un verdadero impacto o solo nos distraemos ingenuamente de nuestra falta de
libre albedrio. Tengo pensado visitar a mi hermana, hace poco término de proteger la
cosecha; quisiera ser más fuerte así podríamos dividirnos esa difícil tarea, cuando pienso en
ella me siento débil, quisiera poder ayudarla, en vez de eso me encuentro impotente viendo
como ella protege a los demás.
Pase la noche en una posada, no recuerdo llegar, al menos no tuve ningún sueño
que me atormentara, tampoco desperté con una extraña, así que estoy avanzando de forma
positiva, aun así me sentía pésimo, era lo peor que podía hacer en estos momentos. El
hambre me levanto de la cama, no tenía ganas de comer en ese lugar, los olores me
convencieron de no hacerlo, sonidos conocidos me llevaron hasta un mercado, busque una
panadería y desayuné con una taza de café; no me gusta encontrarme con conocidos en la
calle, mucho menos si estoy comiendo, vi a alguien que me consideraba su amigo, yo en
cambio solo lo veía como un primo lejano, intente pasar desapercibido pero fui reconocido
rápidamente, era Jared Mercer, yo no tenía ganas de conversar, pese a eso tomó asiento.

Capítulo 2

-Ha pasado tiempo primo -dice Jared.


-Es cierto ¿cómo va todo?
-Todo va bien, Dicen que David Mercer es el mejor exorcista del país.
-Eso no lo sé. -respondí.
-Sé que no es algo fácil, Serena acaba de terminar, no alcanzo a imaginar cómo es
capaz de hacer lo que hace, dime David ¿quién reemplazará a esa mujer, su hija?
-Nadie puede reemplazarla, no imagino tampoco a Serena enseñándole a sus hijos a
hacer lo que hace, supongo que se enviarán miembros de Remi por toda la región para
proteger lo que se pueda.
-Mucha gente teme que algo parecido pase –dice Jared.
-No es bueno preocuparse, siempre hay otra forma.
-Tal vez, me preguntó ¿qué sería de mí sí me hubiese unido a Remi como ustedes?
-pregunta Jared mientras saca un cigarrillo.
-No hay forma de saberlo <<probablemente estarías muerto >>, pensé.
-Es cierto, pero estoy seguro que no estaría en la quinta rama, seguro me
entrenarían como un político o algo así –dice Jared intentado ser gracioso.
-Tal vez.
-Vaya primo, ¿siempre eres tan elocuente? -dice Jared riendo.
-¿Parezco un loro? <<De verdad no tengo ganas de conversar>>, pensé.
-Hay algo que quería hablar contigo –dice Jared.
-Hace mucho que no nos vemos, la última vez hablamos sobre cuentos del bosque y
como hacer ballestas con tubos PVC, eso fue cuando éramos niños.
-Lo sé, da la casualidad que escuché hablar de ti hace unos días, así que preste
mucha atención, no pensé que te vería tan pronto –dice Jared.
-No me sorprende en verdad, es estúpido la forma en la que la fama funciona -digo
a Jared mientras pido más café.
-Bueno, la cosa no era tan normal, créeme, escucho hablar mucho de ti y de tu
hermana, pero lo que escuché era más interesante que tus hazañas en pueblos desconocidos,
según unos comerciantes de pieles existe una persona que busca enfrentarse a ti para medir
su fuerza, un miembro de la FDT, dicen que llego a poner precio a tu cabeza.
-¿Porque la organización más poderosa un país vecino le pone precio a mi cabeza?
-No lo sé -dice Jared -, por lo que sé es reciente, Exela en un país bastante
desagradable para mi gusto si me lo preguntas, muchas cosas turbias suceden allá y la gente
que hable es silenciada en la cárcel del FDT, algo me dijo que nadie en Remi te lo diría
sobre esto, parece que tenía razón, Remi se confía, saben que no hay nadie en la FDT que
pueda contigo.
- Me haces sonar como un ejército de un hombre; es un fastidio, no puedo creer que
algo tan estúpido -digo enojado.
-Bueno quizás es un mensaje –dice Jared.
-¿Un mensaje?
-Si, como sabrás ellos son similares a Remi, cuestionables o lo que sea protegen su
país a su manera, muchos creen que lo hacen mejor que nosotros; bueno a excepción de un
numero bastante grande de desaparecidos.
-¿Gente desaparecida? –pregunte.
-Sí, mucha gente se va sin dejar rastro, tampoco existen registros que vengan a
nuestro país, al parecer es uno de los problemas más grandes que enfrenta el FDT.
-Debieron escapar a otro país; bueno… ¿Cuál sería el mensaje entonces?
-No lo sé, tal vez Daniel Mercer lo sepa o mejor aún, podrías averiguarlo con
Hassel, antes viajaba mucho a Exela.
-Eso explicaría porque no me había enterado –respondí.
-Existe una familia que rivaliza en términos de poder con los Mercer, en tiempo de
guerra nos matamos mutuamente, hoy en día no lo hacemos porque es imposible ¿qué tal si
ellos encontraron la forma?
-¿Otra guerra entre humanos? ridículo -respondí.
-La gente nunca ha sido realmente racional, solo hipócritas y egoístas, tú eres
bastante decente, un buen representante de Remi, vital para el pueblo, por eso si tú caes el
daño será enorme –dice Jared.
-Me siento sobre valorado; quiero agradecerte por esto.
-Eh ¿porque?
-Me has dado algo en que pensar.
-Eso no es cierto, puedo verlo, solo te he dado algo para distraerte, no has
cambiado nada.
Nos despedimos, quien sabe si volveríamos a hablar, de pequeños éramos buenos
amigos, cuando mostré interés por unirme a Remi todo cambio, supongo que sus padres no
querían que lo influenciara. Investigue a la Federación de defensa territorial, conocida por
sus siglas FDT, era similar a Remi, con inicios algo distintos, pero con el mismo objetivo,
proteger los habitantes del país; un apellido se repetía muchas veces, Fiore, eran
extremadamente poderosos según lo que investigue, no sabía que en otros países los
problemas fueran mayores que en mi país, muchas veces vivimos en una burbuja, no sabía
si exageraban con el poder, el poder suele ser relativo, muchas veces exagerado, fue lo que
aprendí cuando escuchaba hablar de mí, la gente tiende a inflar los hechos, tal vez en mil
años sea recordado como un semidiós o un tipo de monstruo. La FDT tenía un consejo
técnico que regía el uso de técnicas para realizar exorcismos, eran técnicas realmente
interesantes, sus exorcistas se llamaban paladines, llevaban un libro del que poco se detalla
en los documentos que encontré, al parecer podían leer fragmentos de libros sagrados
capaces de expulsar incluso demonios, también llevaban una daga con inscripciones
sagradas en la hoja, supongo que era para situaciones extremas; aquellos paladines vestían
uniformes blancos para que las personas los reconocieran y los ayudaran.
Había aprendido mucho de la FDT, al mismo tiempo sabía que no tenía idea del
porque pondrían precio a mi cabeza, era ridículo en verdad, en muchos documentos se
menciona que la FDT busca reiniciar la guerra entre la humanidad, de esta forma podrá
darse un revés al destino que afrontamos actualmente, una de las cosas más inquietantes
sobre ellos es la posible responsabilidad de las plagas malignas que tanto daño provocan a
las personas en mi país, algo imperdonable.
Antes de ir a Remi decidí visitar a Serena, sabía que la cosecha había terminado, lo
que significaba que comenzaba su descanso dado que esta vez uso la mayoría de su poder
para proteger la cosecha, era una situación sin precedentes, que Serena se viera obligada a
usar tanto poder era preocupante para los líderes de Remi y todos los miembros de la quinta
rama. La casa de Serena estaba alejada del pueblo, era lo que ella consideraba lo suficiente,
una habitación, un estudio con un librero y una cocina con todo tipo de elementos para
preparar las recetas que encontraba en sus viajes, era su mayor afición, me moría de ganas
de probar su nuevo plato favorito pero no quería molestarla. Entre a la casa, no necesito
decir nada, quien sabe desde donde pudo sentir que la visitaría.
Aun así…
-Vaya, David, me has dado un susto -dice Serena.
-Eso es nuevo -respondí.
-¿No puedo asustarme?
-Por supuesto.
-No importa, escuché que liberaste a esa pobre mujer de sus ilusiones.
-No sabía que se escuchaban cosas de mí.
-Ya sabes cómo es esto, Caleb Hassel paso por aquí antes de ir a Remi y me conto
el rumor -dice Serena sonriendo.
-Pensé que el viejo se había retirado. Da igual, pensé que era lo mejor, no merecía a
una mujer como ella de todas formas.
-Vaya… ¿En qué sentido? -Pregunta Serena mientras sonríe.
-No soy bueno para expresar afecto, eventualmente las mujeres se aburren, cuando
ellas se aburren me rindo fácilmente.
-Es inevitable, la gente no te percibe de forma normal, no finges ser otra cosa pero
ocultas tus emociones, se necesita algo de tiempo para apreciarte cómo eres en realidad.
-Aun cuando cargo todos estos sentimientos, no me considero diferente o especial,
todo lo que he aprendido en mi vida me recuerda lo comunes que somos todos, creerte
especial solo provocara un ego desmesurado, entre más grande sea este mayor será el dolor
una vez te des cuenta lo insignificante que somos todos individualmente, la diferencia está
en ser un conjunto, eso es lo que aprendes en Remi.
-Es un camino peligroso, si no te crees especial cuando llegue el momento no te
esforzaras lo suficiente para superar las adversidades por tu cuenta, tarde o temprano
escucharás un llamado, alcanzarás la gloria o morirás como un leproso, nos reiremos hasta
entonces.
-Puedes reírte ya, creo que es mejor la humildad, Tengo la sensación de perderme
en mi cabeza todo el tiempo, el tiempo parece burlarse de mí y en este momento tengo la
sensación de tener un puñado de arena en mi boca.
-Dime, ¿por qué estás tan triste? Antes y después de amarla a ella, por eso no quería
que siguieras mis pasos o los de mi padre, ahora tienes siempre la misma aura, yo
particularmente creo que eso del amor no es para la gente como nosotros.
-No entiendo esas cosas. No quiero escuchar más sobre eso; me han convocado en
Remi, parece que mi recreo termino, supongo que ya lo sabias.
-Supongo que están al corriente, esta vez no pude hacer nada, lo siento, he quedado
exhausta luego de la cosecha, no me pasaba desde mis primeros años en Remi, supongo que
esta vez irás, no tienes excusas y me parece bien que tengas algo importante que hacer,
solo no te sobre esfuerces.
-Serena, sé que quieres ir conmigo y que estas preocupada, pero será mejor si voy
solo, soy capaz por mi cuenta, sabes que hace muchos años no necesito del cencerro.
-No te preocupes, no quiero estorbar, note que parte de tu concentración estaba
dedicada a protegerme, no me acostumbro a eso, aunque mi pequeño hermano haya crecido
aún parece el mismo chico desesperado por ayudarme, cuando me recupere por completo
todo será como antes, espero que me convoquen en dos o tres semanas, si fallas será
cuestión de días, no se me mucho de lo que tienes que hacer, pero lleva contigo mi regalo,
es lo menos que puedo hacer.
-Hermana, si esta es la última vez que nos vemos quiero darte las gracias, sin ti no
podría haber hecho nada hace cuatro años, aunque todo fue pasajero pude vivir algo
diferente gracias a ti.
-Sigues despidiéndote así, vaya, es tu costumbre, está bien, no fue nada, no vayas a
perderte, no vayas a traicionarte, sigue tu propio camino, no necesitas agradecerme tanto.
-Aun así fue todo para mí, no te preocupes, voy a llevar el cencerro conmigo,
siempre me da confianza.
-Sé que lo llevas solo por sentimentalismos -dice Serena-, cuando regreses quisiera
hablar sobre algo importante contigo, tengo un extraño presentimiento.
No sé a qué se refería Serena, no imaginaba que omitiera contarme algo, pero sentí
que era importante tan como ella lo dijo, sentí curiosidad, quería volver para hablar pronto
con ella.
Remi está algo lejos desde aquí, en estos caminos me relajo, respiro aire fresco y
mi mirada viaja más rápido que yo cuando un paisaje reclama mi atención, capturo en mi
memoria los rayos de sol entre las hojas de los árboles. Veo en la distancia la gran academia
de Remi, no para de crecer, aun me queda camino por recorrer para llegar, eso me gusta, no
tengo prisa.
Por supuesto no todo era “”magnifico” para mí en esos momentos, sin darme
cuenta me había convertido en un especialista en exorcismos, toda la experiencia había
dado sus frutos, cuando veía a alguien poseído bastaba con hacer una seña con mi mano
derecha, parecido al gesto que las personas hacen cuando quieren espantar un perro o un
gato, por supuesto de vez en cuando me encontraba con una entidad que requería más que
eso, fue cuando descubrí que tronar mis dedos producía el efecto necesario para expulsar a
los demonios, había simplificado rituales que presencie de algunos compañeros, no pare de
reír cuando sentí lo efectivo que era contra la maldad, era casi injusto para mis adversarios;
aun así mis compañeros de la quinta rama seguían disminuyendo, cuando me di cuenta era
conocido como el emisario de Remi, me habían dado el título porque viajaba como un
mensajero por todo el país, casi siempre en un tren; he pasado gran parte de mi vida
viajando en tren, expulsando espíritus de un lugar a otro, era más activo que nadie, otros
necesitaban periodos de descanso muy largos, recuerdo abusar de mi resistencia y
quedarme dormido durante tres días sin poder despertar.
No era lo que quería, estaba cansado mentalmente de aquella rutina, cuando
descansaba solo podía pensar que debía hacer algo, tenía que aprender algo nuevo, me
imaginaba que alguien podría estar en agonía mientras yo desayunaba, no tenía paz, el
cencerro no era capaz protegerme de los sueños realistas que en mi niñez me perturbaron
tanto, en el último de ellos estaba en una celda, húmeda y con poca luz, vi mis manos
sucias, mis uñas largas y rotas, el olor que tenía era repugnante pero estaba acostumbrado,
sin dudas llevaba años ahí, que hice para ser condenado de esa forma, no sabía si algún día
vería la luz, desperté, grité de rabia y pensé ¿porque me pasa esto a mí? No hay forma de
que pueda descansar realmente.
Años atrás realice un viaje a Morgan, la capital del país, me dirigí un bar, recuerdo
que bebí un trago o dos, nunca lo había hecho, fue meses después de comenzar a vivir con
Maira, no quería pensar en mi hogar antes de ir a realizar un exorcismo, luego fui a una
gran mansión, recibido por un mayordomo que me guiaba para hablar con la señora de la
casa, miraba todo el lugar maravillado por los detalles, si quisiera podría tener algo así pero
nunca me interesó tanto, al llegar a una sala me senté cómo en casa en un sillón bastante
incómodo, el mayordomo me miró con desdén y salió de aquella habitación, la señora de la
casa se hizo esperar, espere durante casi una hora, al final llegó como si nada, reconozco
que me pareció muy bonita pero no era mi tipo, me levanté para presentarme.
-Mucho gusto, mi nombre es David Mercer.
Se acercó para tomar mi mano, uso sus dos manos, pude sentir la delicadeza de la
burguesía en su piel, me desagrada la gente cuyo objetivo en la vida solo es aparentar ser
mejor que los demás.
-Lo hemos estado esperando señor David, mi nombre es Miranda Soleil, mi esposo
ha estado empeorando, antes no podía atenderlo pues acompañaba a mi esposo para que
pudiera dormir.
-Su estado no es grave aún si puede permanecer con él en la habitación.
-Ha estado hablando en lenguas mientras duerme, él no sabe que usted vendría.
-Debo esperar que oscurezca por completo para verlo, cuénteme cómo comenzó
todo.
Hace tiempo no preguntaba a alguien eso, simplemente llegaba, hacia la tarea y me
largaba, nunca me interesaron los las causas ni los inicios, pero tenía ganas de conversar.
-Señor David, mi esposo es de una orgullosa familia dedicada a la importación de
bienes, todo empezó hace tiempo cuando comenzó a coleccionar objetos raros de lugares
que visitaba en sus viajes de negocios, uno de esos objetos era un reloj de bolsillo con
muchos grabados extraños.
-Suficiente.
-¿Qué sucede señor David?
-Quiero vamos a ver a su esposo.
-Está bien -contestó extrañada la preocupada esposa.
La seguí a los aposentos del señor de la mansión, un hombre joven, pensé al verlo.
Despertó cuando me pare enfrente de su cama.
-Esposa ¿quién es este tipo?
-No amor, es alguien que viene a ayudarte, vino desde lejos, su nombre es David.
-Quiero descansar, dile que se vaya.
-¿Porque no me lo dice usted mismo? -Le pregunto enojado.
-¡Lárgate! -responde aquel hombre sin vacilar.
-Bueno, me iré. -le digo a su esposa.
-Espere señor David, por favor ayude a mi esposo, le pagaré, diga su precio por
favor, por favor.
-No dije que no lo ayudaría -respondí -en realidad no había visto algo tan raro,
tengo que irme.
La esposa me acompañó.
-Voy a quedarme lo más cerca posible -digo a la esposa -no había visto a alguien
aferrado a un espíritu antes, se supone que es lo contrario.
-¿A qué se refiere señor David?
-Es extraño, su esposo no está poseído en sí, pude sentir algo dentro de él, sin dudas
no es maligno y tampoco quiere estar ahí.
-No puedo entenderlo.
-En otras palabras su esposo mantiene cautivo a un espíritu en su cuerpo.
-Eso es una tontería, ¿porque no haría algo así?
-Puede que esté relacionado con lo que me contó sobre su colección de objetos, es
probable que intente coleccionar espíritus, aunque es me mejor no suponer nada.
-Eso no es normal, él no es así -responde consternada.
-Es todo por hoy, tengo que ir a investigar.
Era algo diferente, cuando salí de la mansión observé durante un tiempo, no era tan
común para mí, quizás sí lo era para Serena, ambos manejamos casos diferentes, cada vez
que aprendía sobre los tipos de posesión no podía evitar pensar en el origen de estos; me
cuestione mucho la cruzada que llevábamos a cabo y su eficiencia, cada día eran más los
enemigos y menos los aliados.
Encontré un lugar para descansar, estaba destrozado pero no pude descansar, no
quería hacerlo; mire a través de la ventana desde la cama, la gente en la ciudad no parece
descansar tampoco. Decidí salir para despejar la mente con una caminata, fue cuando
termine de nuevo en aquel bar, cuatro o cinco tragos, no recuerdo, regrese con compañía
para la habitación, no descanse, puede que sea efímero, pero se sintió más real, más real de
lo que me gustaría se hubiera sentido, ella se durmió rápido y yo vi al sol salir desde
aquella ventana.
Salí a la ciudad muy temprano, desayune algo ligero y pase por la mansión, solo
pase por ahí, quería ver si sentía algo diferente, pero nada había cambiado, continúe mi
camino y se me ocurrió visitar a alguien que conocí durante mis tiempos de estudio en
Remi, era uno de los compañeros que inició conmigo, término en la rama veintidós,
encargados de revisar autorizar la salida de exportaciones, después de todo le había dicho a
la preocupada esposa que investigaría, no había hecho amistades en Remi pero la
colaboración entre los miembros es permanente, no sabía dónde empezar, me dirigí a los
puertos para preguntar sobre la localización de la rama veintidós, cuando los encontré no
estaba aquel compañero, aun así alguien se ofreció a ayudarme, Jorge es el veterano de la
rama en esta sección.
-Estoy investigando algo, vine por una supuesta posesión, en vez de eso encontré a
un tipo que parece apresar un espíritu.
-Vaya, pensé que lo había visto todo -responde Jorge.
-No puedo dejar pasar esto por alto, ese tipo puede ser un problema en el futuro.
-Nosotros no somos expertos en espíritus como ustedes, sin embargo todos en Remi
saben que alguien puede terminar siendo un espíritu maligno en sí, la mayoría de veces la
humanidad no necesita ayuda para mostrar su maldad.
-Es lo que me dice mi instinto, aun así quiero que me cuentes lo que sabes del señor
Soleil.
-Sé que está en quiebra, no tiene permisos para comerciar, también sé que su esposa
es también su prima, se casaron hace muy poco, el líder de la rama fue invitado pero se
excusó, recientemente a sobornado a funcionarios del gobierno para que levanten la
suspensión impuesta.
-¿Es famoso?- pregunto sorprendido.
-Claro, todos saben quién es, respecto a los asuntos sobre espíritus deberías hablar
con Jonah, trabaja en el museo de la guerra, es uno de los amigos del señor Soleil.
Gracias a toda la información pensar en otras causas de la situación, me dirigí al
museo de la guerra, para continuar la investigación, en esos momentos dedique bastante
esfuerzo en resolverlo todo, si no lo hacía era mi deber como miembro de Remi decapitar al
señor Soleil, algo que sinceramente evitaba a toda costa, era el único miembro de la quinta
rama en esa ciudad hasta donde sabía, no podía delegar el acto atroz a alguien más.
El museo de la guerra, un museo que se encarga de recordar a la humanidad el
horror vivido y superado que se vivió durante milenios, en la entrada una gran estatua de mi
padre es con un espadón ridículamente grande empuñado a dos manos, vaya símbolo, no
sabía que algo así existía, no sabía lo famoso que era en realidad, tras dejar de contemplar
la estatua con un poco de envidia seguí mi camino, en el primer corredor podían verse
cañones rifles de toda clase, luego armas blancas, granadas y otros explosivos, al recorrer
los corredores el gran museo, nunca vi aquellas armas en uso, sentí gran curiosidad;
continúe con la investigación, muy pronto pude ver a Jonah, guiaba a un grupo por las
diferentes exposiciones, no quise interrumpir, tampoco unirme al grupo, seguí por mi
cuenta, cuando terminó por poco inicia un nuevo recorrido con otro grupo, así que me
acerque a él.
-Buenas tardes -digo al Jonah de forma cordial.
-¿Un funcionario de Remi? -dice sorprendido.
-Sí, aunque no de la rama con la que trata generalmente.
-Disculpe, ¿en qué puedo ayudarlo? Señor…
-David Mercer, de la quinta rama de Remi.
-¡Increíble! -Jonah se sorprende aún más -discúlpeme por favor, no tenía idea, el
gran emisario de Remi.
-No se preocupe.
-Si usted está aquí hablando conmigo, significa que Hugo está en problemas
¿cierto?
-Por ahora quiero conocer las opciones.
Él sabía que venía por su amigo, sabía lo que el señor Soleil había hecho y sus
consecuencias, era extraño de verdad, pensé, ¿acaso aquel hombre se esperaba esto?
-Cuando estás en un museo te acostumbras a los objetos si conoces bien su pasado,
rastrear suele ser difícil -dice Jonah.
-No me interesa el pasado, quiero que me diga las intenciones del señor Soleil.
-Hugo Soleil es mi gran amigo, pero nos distanciamos antes de su boda, tengo algo
muy seguro, no hay forma de que esté haciendo algo con intenciones malvadas, lo conozco
bien, la razón por la que no hablamos es que ambos amamos a la misma mujer.
-Déjeme preguntar de otra forma <<Odio los dramas>>
-Oh, discúlpeme nuevamente señor David.
-¿Cree que el señor Soleil libere el espíritu que aprisiona en estos momentos y
abandoné su intención de coleccionarlos?
-Sobre coleccionarlos es algo que no tiene la intención, el buscaba al espíritu de su
madre, parece que lo encontró, dicho eso debe entender que no liberará ese espíritu por
libertad propia, su destino está sellado.
-La esposa es bastante perceptiva.
-¿Ella fue quien los llamó cierto? -dice Jonah.
-Bueno parece que su plan dio resultado. <<En verdad odio el drama>>, pensé.
-¿Disculpe? -dice Jonah indignado.
-No me interesa otra cosa que el trabajo que tengo que hacer, gracias por la
información.
Decidí que era hora de hacer la última visita, esta vez iría con una pequeña hacha
de combate que tomé prestada del museo de la guerra, es imposible matar a una persona
normal con algo así, cuando lo haga todos sabrán porque, asumirán incluso que era lo
correcto, así era la quinta rama, incuestionable.
Fui directo a la mansión pero en mi mente la idea de pasar otra vez por el bar
tomaba fuerza, resistí el impulso, era debía concentrarme.
Llegué a la mansión, sin estar decidido aún, el mayordomo me acompaño a aquella
habitación sala una vez más, no pareció dale importancia al hacha que envolví con tela.
Espere poco menos de cinco minutos a la esposa del señor Soleil.
-Señor David.
-Señora Soleil.
-La noche fue larga, estoy cansada, después que se fue mi esposo se no dejaba de
murmurar, no entendí lo que decía, tal vez era otro lenguaje.
-Tengo que verlo.
-Por supuesto, sígame por favor.
-Conozco el camino, por favor manténgase al margen, necesito que hable
directamente conmigo.
-Entiendo.
Me dirigí a la habitación, estaba murmurando, yo si podía entender lo que decía, no
era otra lengua, los espíritus suele hablar todo el tiempo, como un eco perdido en el espacio
donde el sonido no puede viajar, la voz de su madre.
-¿Cómo se llama? revela tu nombre.
-Exorcista, mi nombre es Evelin.
-Evelin, tomo el control de su hijo anoche, quiero que declare sus intenciones.
Una forma básica de extraer información de un ente es condicionarlo para que
responda, una especie de hipnosis, algo que podía hacer si agitaba levemente el cencerro.
-No tengo… ninguna intención -responde el espíritu.
-Puede ayudar a su hijo, necesito que se mantenga al mando un poco más.
-Si -responde de forma automática el espíritu.
-Le diré que nos encontramos en un punto muerto, su hijo no la deja ir, así que
debo saber que la mantiene aquí.
-Una promesa… quiera verlo triunfar, ser feliz, él también quería mostrarme sus
logros, mi pobre hijo, pero será imposible.
-Usted lo está evitando -digo al espíritu mientras trueno mi dedo índice.
-¡No! -exclama el espíritu.
-Usted es mala suerte, vamos, es hora de irse. -intento desestabilizar su fortaleza.
-¡Deje a mi madre en paz! -grita el señor Soleil.
-Vaya, casi la tengo, perdí la oportunidad -digo intentando provocar al hijo que
ahora está consciente.
Al final no es muy diferente de otros tipos de posesión, me he decepcionado, si bien
el huésped quiere ser poseído por el espíritu, solo basta romper un eslabón para cortar el
enlace.
-Es hora de ponernos serios, no perderemos más tiempo -digo al señor Soleil
mientras sonrío.
-¿Cómo puede haber alguien tan cruel? -dice el señor Soleil mientras llora como un
niño.
-¡Lo siento si mis deseos de decapitar no son tan fuertes en estos momentos!
<<Aún tengo paciencia>>
-¡Maldito! ¡No me la quitaras! -dice el señor Soleil.
-Hijo… suficiente, debería estar satisfecha, encontraste el amor.
Ahí estaba, el espíritu tomo el control otra vez, no desperdiciare la oportunidad otra
vez. Puse mi mano es su cabeza y agite fuertemente el cencerro, en mi cabeza repetía, con
fuerza mientras cerré mis ojos “descansa, vamos, descansa” en mi mente vi al espíritu, ni
siquiera era su madre, para mí fue claro en ese momento, su verdadera madre nunca le hizo
tal promesa, solo explotaron la promesa del señor Soleil, era muy pronto para abrir mis
ojos. Podía suponer que el espíritu era esclavo de otro, el señor Soleil era la víctima
perfecta. Debo concentrarme, pensé, debe haber un hilo residual, una forma de enlace muy
débil entre el señor Soleil y el verdadero ser maligno detrás de todo.
-¡Te tengo! -exclame.
Fue así que en mi visita a la capital realice un exorcismo complicado, si hubiera
tomado el camino fácil simplemente lo hubiese decapitado, en vez de eso lo libere de un
demonio, aunque era de bajo rango se encargó de montar un complot desde las sombras,
quien orquesto todo había poseído a un hermano de Miranda Soleil, la esposa del señor
Soleil, mi informe fue usado por la rama quince de Remi, quienes eran similares a la policía
antes de la última guerra entre humanos, nunca se pudo aclarar si Miranda Soleil y Jonah
actuaron o no influenciados por el ser maligno, aquel matrimonio no se acabó, Miranda
siempre estuvo ahí para el señor Soleil, yo simplemente me sentí contento de no tener que
decapitar a nadie, sinceramente contento.

Capítulo 3

17 de marzo
El especialista en inteligencia, Caleb Hassel, mejor amigo de mi padre, conocía
todo el país, había escogido una vida tranquila, los sucesos recientes lo obligaron a volver a
Remi, eso indicaba lo grave de la situación actual, le tenía mucho aprecio, era una de las
pocas personas que sabía mentir bien en Remi, yo creía que esa inspiración venia de creer
realmente lo que decía, así fuera lo más absurdo del mundo.
-David ha sido convocado, vaya, pensé que solo te usaban en emergencias -dijo
Caleb -. Según parece te necesitan para algo muy específico, pero solo he escuchado
rumores, veras, cuentan que una sirena se robó una playa, si, una hermosa sirena escapó de
Dios sabe dónde, no sabía que esas cosas existían, por mucho que revise no hay registros en
gran libro de los sabios sobre algo así, teniendo en cuenta su poder es algo particular,
-Suena como un cuento de hadas hecho realidad -respondí.
-La playa fría no era muy visitada, ahora miles de lacayos van hacia ella para
servirle -dice Caleb desconcertado -, atraídos por una fuerza que no entienden, magníficos
pretendientes, dicen, luchan para llegar a ella también monarcas de reinos olvidados, dicen
que ofrece una oportunidad, todo es como salido de un cuento, algo que no es insólito en
estos días, aquellos que se acercan terminan siendo aplastados por su poder, si solo se
murieran ni siquiera fuera un asunto para nosotros, ahí es donde radica el mayor problema,
cualquiera que parezca cerca alimenta su influencia y se nos es más difícil determinar su
verdadera naturaleza.
-¿Han caído miembros de Remi? -pregunte.
-No lo sabemos, el estado actual de los ocho miembros que fueron a investigar es:
perdidos. Muy pronto tendremos una costa muerta llena de todo tipo de criaturas, en mi
humilde opinión podrías lidiar con una bruja demasiado poderosa o un espectro de la
niebla, si es así lo mejor será que se encargue tu hermana.
-¿Han enviado a alguna mujer de la rama? -pregunte.
-Parece que Serena sería la primera en ser enviada, en una semana si no aceptabas,
es el tiempo que necesitara para recuperarse, dada las circunstancias es la única “apta” para
enfrentar algo así. Probablemente vaya si mueres, así que procura no perderte, ella era la
primera opción pero se ya sabes cómo es, su fuerza estaba dispersa para proteger la región
durante la cosecha.
-Por lo que se usarían mi muerte para aumentar el poder se Serena.
-¿Cómo puedes decir algo así David? -Caleb frunce el ceño -. Algún día entenderás,
lo que hace Remi es por un futuro sin más guerras.
-Debiste decirme sobre la FDT.
-Son tonterías David, no dejes que te afecten –responde Caleb Hassel
Quizás la diferencia más grande entre Remi y el FDT era el uso de la nigromancia,
mientras que en Remi era un tabú, en el FDT había unos cuantos activos, por esa razón las
relaciones diplomáticas entre ambos países eran complicadas, existiendo siempre cierta
tensión, pero los miembros de las organizaciones que protegían a sus respectivos países
odiaban a las otras organizaciones. Caleb Hassel es un puente entre ambas naciones, se
encarga de comunicar los intereses de la nación, o como yo lo veo, transmite a la FDT las
preocupaciones de los altos mandos de Remi. Una de las preocupaciones era el uso de
nigromantes; pese a esto el FDT seguía firme en su postura, sacando a la luz actividades
que Remi práctico tiempo atrás cuando no se contaba con el poder se Serena o el mío,
incluso yo siempre pensé que uno de los peores males que azotaba a mi gente era producto
del uso de la nigromancia, pues solo daba por hecho que los demonios intentaban
apoderarse de las personas, el acabar con la cosecha era algo más estratégico, casi producto
de la maquinación humana.
Caleb Hassel siempre estuvo presente en la familia, nos conoce desde siempre al
ser uno de los más grandes amigos de mi padre, incluso fueron compañeros en la última
guerra entre humanos. Quizás aquella guerra los convirtió en lo que son hoy en día; apresar
de sentir admiración por lo que han logrado, me cuestiono si realmente hicieron algo bueno,
la gente confía en organizaciones como está para casi todo, dejando de lado el desarrollo
espiritual, ignorantes del mal que precede la falta de fe.
-Iré a charlar con mi padre, hace mucho tiempo no hablo con él, es posible que me
olvidará, nunca fuimos tan cercanos como quisiera –digo a Caleb Hassel.
-Daniel está en el lobby del edificio central junto con el señor Rubén, no seas
pesimista, aun cuando tengas más de veinte hermanos eres uno de sus hijos favoritos.
-Gracias, lo tendré en cuenta aun sabiendo que no es así.
Cuando vi a mi padre me sorprendió que no estuviera tan viejo como imagina que
estaría, parece que envejece más lento que mi madre.
Hace tiempo no estaba aquí; la Academia Remi nació como una iniciativa de los
pueblos devastados por la guerra, concentraban las mentes más grandes para transmitir
conocimientos a aquellos que demostraban cierto talento, entre ellos mi padre, el Daniel “el
domador”, siempre apuntando hacia la mejora de las condiciones de vida de la gente,
mantener lo que se había alcanzado, ayudar al necesitado o resolver conflictos emergentes,
durante mi primer año no sabía aún de que se trataba todo, de lo único que estaba seguro es
que la paz que percibía la gente era falsa. Había visto a mi hermana llegar exhausta luego
un pasar semanas en la academia, era solo una herramienta a los ojos de mi padre, poco a
poco los compañeros que ingresaron conmigo empezaron a recordarme a mi hermana,
luego de un tiempo todos parecían desconocidos para mí, fueron asignados a distintas
ramas mientras que yo continuaba por mi cuenta, un día alguien se aproximó a mí en la
gran biblioteca mientras buscaba un libro sobre la guerra, así conocí a Lucas Levi, estaba
perdidamente enamorado de mi hermana, cualquiera podía notarlo, me preguntaba todo el
tiempo sobre ella y sus gustos, me contó que mi hermana era todo un prodigio, quizás en
toda la nación no había nadie a su nivel; por eso había viajado para una reunión con otros
sobresalientes de Remi, Lucas se ofreció a ayudarme ya que mi hermana tardaría dos
semanas en regresar y debía estar listo para un examen que decidiría mi vida en la academia
y quizás en general, aquel examen fue mi primer exorcismo, la verdadera decisión era vivir
o morir, aquel día una de las pocas personas que amaba realmente a mi hermana falleció.
Al regresa de mi primer exorcismo, la gente se preguntaba cómo era posible que
viviera, incluido mi padre según rumores se sorprendió, otros le adjudicaban el logro a mi
hermana, cosa que no era del todo falsa; me salvo su pequeño regalo. La quinta rama perdía
miembros fácilmente y pocos se mostraban capaz de realizar las tareas de la rama, sin
saberlo me había convertido en su nuevo miembro, si no eras apto para realizar exorcismo
simplemente morías, la humanidad no se preocupaba tanto por la muerte, no tenían fe ni
expectativa alguna sobre la vida después de ella; yo por el contrario sabia el horrible
destino que aguardaba al morir a manos de una entidad maligna. Había visto en unos de mis
sueños el infierno, era uno de esos sueños realistas donde sientes una absoluta debilidad,
sed, miedo, vergüenza, calor y fierros penetrando tu cara, cuando desperté mi hermana me
acariciaba la cabeza, pude ver su miedo en su cara esa madrugada, más tarde en la mañana
mi madre me dijo que había salido temprano, le dijo que recordó que debía hacer algo muy
importante, mi hermana regreso en la tarde con un cencerro, ella paso el día haciéndome un
regalo, no tendría más sueños vividos desde aquel día, dormía tranquilo, cuando me di
cuenta que el cencerro podía alejar espíritus me sentí seguro, pensé que mi hermana, ella
era simplemente extraordinaria.
Ahora heme aquí, mi padre inicio todo esto, jamás pude comprender su poder,
desde que tengo memoria solo se ha dedicado a la política, en antaño lucho en la guerra
entre humanos, que ridiculez, ahora que no tiene sentido alguno luchar entre nosotros, la
guerra con los demonios estalla, los fusiles no sirven ni con las personas ni con los
demonios.
-Si quisiera saber el verdadero color de aquel atardecer… -Dice Daniel, mientras
demuestra su alegría.
-Cambiaría mis ojos con la luna a cambio del resto de mi vida -le respondí
terminando la frase -. Si no fuera suficiente daría mi pasado, para luego olvidar lo que perdí
en el eterno limbo del atardecer. <<En esos momentos no había pensado en su
significado>>
Me sorprendí en ese momento, no esperaba verlo sonreír.
-Mi hijo David, reconocido como emisario de la rama, fue largo tu viaje héroe,
puedo verlo, mucho ha cambiado, mas no puedo dejar de ver a aquel pequeño muchacho
que odiaba dormir.
-No necesitas ser sentimental conmigo Daniel, es cierto que en ese aspecto no he
cambiado, sin embargo soy una persona muy diferente. Lo que me interesa en estos
momentos es evitar que mi hermana vaya a la costa blanca, la he visto, no bastara una
semana para que se recupere lo suficiente.
-Yo pienso igual que tú, David, deja nuestras diferencias a un lado, sigo creyendo
que no has cambiado, es bueno, de verdad, no siento que tu camino este desviado, si lo
haces lo sabré.
-Me iré en la noche, lo prefiero así. Ha sido una buena charla.
-Ojalá que no sea la última. Si te pierdes no me encontrarás con la misma actitud, el
fracaso no es una opción, a mi pesar no me contendré contigo, ser mi hijo no servirá.
-Siempre lo he sabido.
-Casi lo olvido, debe ser la vejez -dice mi padre.
-¿Qué cosa?
-El señor Rubén tiene un favor que pedirte aparte de tu asignación principal
-Hablare con el entonces.
El señor Rubén era la cabeza visible de la quinta rama, era un auténtico maestro,
me enseño muchas cosas, era uno de los pocos que podía hacerlo últimamente, conocía
cada religión del mundo y cada deidad, su menoría era extraordinaria.
-El más grande exorcista de la historia -dice el señor Rubén.
-Es un privilegio escuchar esas palabras señor Rubén, pero no creo ser merecedor
del título.
-Tonterías, no hay nadie que te supere, ni tu padre en su juventud sería capaz de
hacer algo así.
No me gusta que me halaguen, me hace sentir incomodo, prefiero mantenerme
incognito, algo imposible en este punto.
-Daniel dice que tiene una petición especial.
-Claro, eres más rígido que tu padre también. ¿Qué sabes del incidente ocurrido
hace cuatro días en el valle de Horacio?
-Nada, no he escuchado rumores.
-Bien, se supone que no pueden haber rumores, tenemos que solucionar un asunto.
-¿El valle de Horacio? Me atrasara, otro puede hacerlo.
-Según yo lo veo es más importante que vayas al valle primero.
-Ok señor Rubén, iré ¿Qué paso en ese valle?
-Al parecer un espíritu es capaz de moverse en los espejos.
-¿Posesión de objetos? Samuel es más indicado para eso.
-Samuel está muerto, murió hace tres días -dice el señor Rubén
-Oh -digo abrumado.
-¿Lo entiendes? No podemos dejar que los rumores se extiendan, debemos acabar
con esa cosa antes que el público sienta pánico y crean que la quinta rama no puede con un
simple espíritu.
-No puede ser un simple espíritu si fue capaz de matar a Samuel.
-Lo sé, yo mismo entrene al muchacho, tenía potencial, sabes cómo es la gente.
-Entendido ¿algo más?
-No, eso es todo muchacho, siento que tengamos que disponer de ti con dos
asignaciones con tal prioridad, pero las cosas están muy caóticas últimamente, nuestros
métodos son cada vez menos efectivos para prevenir la creciente cantidad de casos que
involucran posesiones, comienza a afectar la economía del país.
-Hare mi máximo esfuerzo.
-Gracias muchacho, ya te lo dije, tu padre no sería capaz de lo que tú en su
juventud.
-No lo sé.
Me dirigí rápido al Valle de Horacio, el tiempo era escaso, me preocupaba llegar
rápido a la costa, sentía que era más importante.
Por fin llegue al valle de Horacio, es un lugar hermoso, recuerdo que Serena, mi
madre y yo veníamos aquí, mi madre venia más que todo a pintar, mi hermana y yo nos
turnábamos para escondernos y encontrarnos, me enseño a sentirla en el corazón al cerrar
mis ojos, era la forma básica de lo que hoy en día uso para encontrar al espíritu que mato a
Samuel, en el valle todas las casas fueron abandonadas debido al miedo que produce una
montaña humeante, mi madre la pinto muchas veces.
Pude sentir el espíritu, use el cencerro para guiarme con más precisión, finalmente
llegue a una pequeña casa, la más pequeña del pueblecito fantasma, un espíritu humilde,
pensé.
No puedo sentir hostilidad, me pregunte como habrá muerto Samuel, entre a la
casa, abrí las ventanas, sacudí una mecedora y me senté, que aburrido, pensé, me levante y
busque un espejo, encontré uno de esos que las mujeres toman con una mano para cepillar
su cabello, me senté nuevamente en la mecedora, varias veces tome el espejo para mirar
detrás de mí, aunque podía sentir su presencia no quería revelarse.
-¿Qué eres? Estoy aquí para jugar contigo, ¿quieres salir? -dije al espíritu.
No obtuve respuesta alguna.
Estaba muy aburrido, me dormí sin darme cuenta, cuando desperté era de noche y
ya no tenía el espejo en mis manos.
-Ya oscureció ¿quieres jugar? -dije en otro intento de hacerla manifestarse.
Solo escuchaba los insectos del ambiente, aparte de eso nada, ni las ramas de los
arboles moverse con la brisa.
-Que aburrida eres.
-¿Eres como ellos?
-Vaya, pensé que nunca me hablarías <<no siento hostilidad>>, pensé.
-¿Vienes a echarme de mi hogar?
-No, que interesante ¿viviste aquí?
-No tienes que seguir aquí, está sola.
En ese momento se revela, pero no lo hizo frente a mí, la sentí en una habitación,
había una mesa donde al parecer se cepillaba el pelo, tenía un espejo un poco más grande,
había una silla, me senté sin sacudirla. Podía verla, estaba detrás de mí.
-Te imagine rubia, no sé porque. -dije al espíritu.
-No eres como ellos -me respondió.
-Para nada, me gusta hablar con los espíritus, para serte sincero me siento más
elocuente cuando lo hago con ustedes, debe ser porque me siento más cómodo, la cosa es
que quiero saber que sucedió con Samuel, era muy bueno, tal vez en unos años aliviaría la
carga que me ponen en Remi, era buena persona.
El espíritu se quedó en silencio, no dijo nada.
-Bueno es hora de hacer mi trabajo, no importa que eso no le devolverá la vida a
Samuel.
-No podía permitir que el me sacara de aquí -dice el espíritu directo en mi oído
derecho.
-Entonces es cierto. ¡Maldita! -grite con todas mis fuerzas.
No cambio su expresión, seguía con la misma mirada, no se reía, no se enojaba.
-Quiero ver tu cencerro -dijo el espíritu.
-¿Qué?
Sus expresiones simplemente me sacaban de quicio, no sabía si quería provocarme,
pensé que no podía ser descuidado, es posible que Samuel lo fuera, las probabilidades que
un espíritu pueda ocultar su hostilidad son casi nulas, un espíritu se manifiesta a través de
sentimientos claros, no existen variaciones.
-Ese objeto lo hizo alguien que le teme y lo ama, es objeto maldito, como el espejo
que tiene enfrente -dice el espíritu.
-Lo sé ¿Qué me va a pasar ahora que estoy mirando este espejo? -Pregunte-
-El último que lo vio se suicidó, todo depende de su deseo más oscuro.
-¿Mi deseo más oscuro?
-No eres como ellos, está bien, escuche ya tu deseo, voy a poseer su cencerro
maldito -dice el espíritu.
-Es imposible, va a dispersar tu alma.
No podía creerlo, salió del espejo, no podía detenerla, tanta fuerza, tomo el
cencerro en mis manos y pude sentirlo, por primera vez desde que lo tenía. Increíble, un
espíritu se vinculó con el cencerro, no podía creerlo, no sentía hostilidad, puede que sea
cosa del destino, que destino tan raro, intente sacarla pero no puedo, no había remedio,
tampoco podía deshacerme del cencerro, era muy preciado para mí, si alguien se entera sin
dudar pensaran que uso un espíritu inocente para incrementar mi poder, Daniel me
encerraría sin dudar.
-¿Espíritu? -pregunte.
-Estoy aquí.
Vaya sorpresa, estaba a mis espaldas, por su conexión con el cencerro era imposible
de percibir, por esa razón me sentí más tranquilo, pero sí que logro asustarme, hace mucho
tiempo no me tomaban por sorpresa.
-¿Cómo es posible que tomaras posesión del cencerro?
-Fue tu deseo más oscuro, no te preocupes, solo tú puedes verme.
-Es un alivio pero eres quien mato a Samuel, debo purgarte, buscare la forma.
-Aquel exorcista se suicidó, era su deseo, un deseo profundo y oscuro, pero fue su
deseo, en cambio su deseo era liberarme de la maldición que me obligaba a extraer esos
deseos, usted no es como los demás, se los advertí y aun así buscaron el espejo.
-Voy a purgarte.
-Por mi está bien, este cencerro es extraño -dice el espíritu - ¿Por qué lo lleva
consigo?
-Gracias al cencerro estoy vivo.
-¿Enserio? Desde mi perspectiva parece un sello, incluso usa su propia energía para
mantenerse, demasiada energía.
-De repente estas muy elocuente.
-Sera interesante acompañarlo, hace demasiado tiempo estaba encerrada en los
espejos de esa pequeña casa.
-¿Interesante? Me pareces que no sabes el significado de esa palabra.
Al parecer no había más nada que pudiera hacer de momento con el espíritu que se
vinculó al cencerro, intentare llevarlo con Serena, una vez se recupere, voy a sentir mucha
vergüenza cuando se entere, debía continuar mi camino, no tengo tiempo de buscar el
cuerpo de Samuel, otro miembro de Remi se encargara; Samuel de verdad era talentoso, fue
una gran pérdida, saber que su deseo era suicidarse me dice mucho de su estado mental en
aquel momento, todos pasamos por eso, vemos cosas terribles, nos sobres forzamos sin ver
que los resultados tengan un impacto real, sin poder ver la situación mejorar, en vez de eso
vemos un mundo cada vez más podrido, un mundo que se acaba, batallaremos hasta el fin,
agotando toda la energía, no perderemos sin dar una gran pelea, todas las batallas se
llevaran a cabo sin importar las desventajas, eso fue lo que pensé, ¿Por qué suicidarse?
¿Cómo se puede ser tan cobarde? No lo entiendo, soy un estúpido optimista, alguna vez me
sentí así, pero lo supere, me coloque propósitos que valían la pena para mí, eran los jóvenes
como Samuel los que se entrenaban diario para superarnos, para proteger a la gente
vulnerable, para restaurar la fe y la esperanza, no lo entendí, no lo entenderé.
En mis pensamientos bautice al espíritu que tomo el cencerro como la ninfa del
espejo, era un apodo apropiado. Cuando me detenía en el camino aparecía, cuando comía
aparecía de repente, siempre con los dedos entrelazados y sus ojos cerrados, casi como si
estuviera orando, no podía acostumbrarme, sentía miedo.
Había regresado al camino que me llevaría directo a la costa blanca, lugar donde
seres se reunían alrededor de un ser desconocido, era muy raro que no existiera un ser con
dicha conducta registrado en los robustos libros de Remi, aun no me acostumbraba a la
ninfa del espejo. Era tarde, en el camino encontré un lugar para descansar, era una posada,
era sorprende que las personas colocaran negocios en estos caminos, supongo que en algún
momento era un camino muy transitado.
Los miembros de Remi no necesitan dinero en estos lugares, puedes comer todo lo
que puedas y tomar la mejor habitación, como tenía mucha hambre abuse de lo primero, la
ninfa del espejo me observo mientras devoraba cantidades exageradas de comida, no me
importo, nunca tuve etiqueta, me di un baño revitalizante, las personas que me atendieron
eran muy amables, solo dormí cinco horas, me levante y continúe mi camino, no sin antes
dejar dinero como pago, no me gustan las cosas gratis, tampoco tengo muchas
oportunidades para deshacerme de la fortuna que he acumulado en todos estos años.
En el camino recordé cuando pasaba tiempo con mi hermana, ella solía enseñarme
muchas cosas, siempre intentando inculcarme algo, gracias a ella pude entender mucho, de
esta forma no tendría miedo, somos seres incompletos, percibiendo imágenes, sonidos y
otras sensaciones incompletas, entre más entendía las voces que se escuchaban al
concentrarme y cerrar los ojos menos les temía, me fui haciendo más perceptivo, mi
hermana lo noto, así que me dio un cencerro que ella misma hizo a los quince años, yo ni
siquiera sabía cómo se hacia ese objeto, la gente parecía perpleja cuando les contaba su
origen, muchos no lo creían. Mi hermana me contó muchos cuentos, la mayoría los
encontré en la gran biblioteca, eran sucesos documentados, me dio escalofríos al darme
cuenta que muchos de los seres que asustaban de niño realmente existían. Finalmente
llegue, era el momento de aspirar fuertemente y exhalar, cerré los ojos y me mentalice para
cualquier reto que me esperara. Desde la primera vez que Remi me ordeno ir a un lugar no
había recibido tan poca información sobre lo que estaba a punto de lidiar.
No podía sentir nada, en ese momento vi a alguien en la distancia, era hora, si estoy
lo suficientemente cerca el cencerro puede guiarme, pero antes necesito tomar el camino
correcto, cada vez que avanzaba una fría neblina me rodeaba, todo me produce un extraño
sentimiento, pensé, finalmente me encuentro con la persona que vi en la distancia, mientras
me estoy moviendo la ninfa del espejo no aparece, lo que me preocupa un poco, pero
recuerdo que según ella solo yo puedo verla, estoy lo suficientemente cerca para hablarle.
-Buenas tardes, he venido a conocer la playa solitaria de la que tanto están
hablando.
-Está loco señor, -contesta aquel señor -no debería ir hacia ese lugar, si escucho
hablar de él sabrá que está maldito, un ente se apoderó de ese lugar, soy la una persona que
está permanece en esta zona, la única razón por la que lo hago es para acompañar al
campeón que venga a destruir esa cosa.
-Ya veo, ¿es usted un pastor cierto? -pregunte al hombre luego de ver su
vestimenta.
-¿Y que con eso? -responde el señor.
-Traigo un cencerro. -Le digo al pastor mientras muestro el cencerro.
-¡¿Y eso qué maldita sea?! -Pregunta el confundido pastor. -Un momento, ¿lo
esperaba a usted? Es cierto, me imaginaba un mercenario armado hasta los dientes, debe ser
usted una especie de clérigo.
-No sé a qué se refiera con eso <<hace tiempo no escucho a alguien decir algo
así>> vine a aquí por ella, la criatura que provoca está neblina.
-¿Va a matarla?
-No a menos que sea necesario, además hay criaturas que no pueden matar, no
depende de mí realmente, depende de Serena.
-Oh, lo acompañaré lo más que pueda, conozco bien el camino, incluso la he visto.
-Por cierto sr. pastor, ¿es cierto que es una sirena?
-Por supuesto que no, por favor mi nombre es Teodoro; pocas personas la han visto,
es una mujer hermosa, será por eso que la describen así.
-No veo el atractivo en un pez, solo imaginarlo resulta algo desagradable, por
cierto, que la hayas visto es increíble.
-Bueno ella no es desagradable, lo cierto es que es más grande que cualquier mujer
que haya visto, lo mismo va para su belleza, no tiene par.
-¿Quién es ella?
-Se dice que es una princesa, otros creen que es una bruja, parece más probable lo
segundo, no está sola, la razón por la que tantas personas han huido es por su guardián.
-Interesante. Gracias, por cierto, este cencerro no es común, me lo regaló la gran
Serena.
-No había visto un cencerro así, ciertamente no parece normal, me serviría para
localizar mis animales si pastan demasiado lejos o si un lobo aparece ¿que lo hace especial
para una situación así?
-Es raro, muchos propósitos, si se fija bien no hace un sonido cuando se mueve, es
imposible que haga sonido alguno, es un cencerro incompleto.
-¿Y porque hace ese sonido?
-Si puede escucharlo significa que usted está atrapado en esta neblina, quizás lleve
unos días o unas décadas, sólo las personas con cierta condición pueden escucharlo.
-Vaya, ese pequeño cencerro, no sabía que había algo así, la persona que lo hizo
debía ser una bruja.
-Se lo dije es único. -David sonríe y agita el cencerro.
-No por favor, deténgase, no puedo tolerar ese sonido, no puedo seguir
escuchándolo, por favor, mi corazón pesa, pesa tanto que no puedo dejar de recordar mi
dolor, mi vida fue cegada y no puedo encontrar nada -dice el hombre agobiado.
-Me voy por el camino correcto, siga a donde quiera que fuera a llevarme, no tengo
tiempo.
-¿Crees que vas a verla? Insignificante ser, no sabes cuánto pesa el corazón, ese
cencerro no ayudará, en un segundo, solo basta un pequeño segundo, serás uno de miles y
te sentirás solo, ¡va a pulverizarte ingenuo! - Grita el desesperado pastor.
Su grito se escucha fuertemente mientras me alejo, aquel grito se mezcla con un
llanto inconsolable que se apaga abruptamente.
-Esta neblina es peligrosa -dice la ninfa del espejo.
-¡Mierda! -Exclame -, ¡me has asustado maldición!
-Comparto presencia con el cencerro, discúlpeme, ¿qué le parece si lo agito un
poco antes de manifestarme?
-Eso sería muy amable de tu parte.
-Esta neblina es peligrosa, carece de tiempo, incluso yo perdí la percepción del
tiempo, tenga cuidado.
-¿En serio me estas ayudando?
-No quiero que el cencerro se pierda en esta neblina, sería mucho peor que el
espejo.
-Mmm… lo tendré en cuenta.
Caminando en la neblina me siento observado por muchos ojos como los del pastor,
parece que evitan el cencerro ahora que saben la desesperación que llega a causar a los de
su clase, es inevitable, al llevar el cencerro en la mano siento movimientos leves que me
guían en la dirección correcta, sin darme cuenta llego a la playa, mi percepción del tiempo
se ha comprometido, no sé si llevo horas o días caminando, no sé cuándo me ha costado
llegar aquí, me siento muy débil, mi resistencia está al límite, recuerdo sentirme así una
vez, fue cuando subí un cerro para realzar un exorcismo a una joven llamada Ronda, el ente
que la poseía se llamaba Guda, se burló de mi condición física, fue mi exorcismo más
rápido, luego de eso dormí dos días en el cerro sin tener en cuenta que era más fácil bajar
que subir. Cuando la neblina se despejo un poco pude verla; sin dudas era tan hermosa
como aquel desesperado pastor había mencionado.

Capítulo 4

No era un espíritu ni un demonio, no era un gigante o una sirena, estaba sentada en


una roca con sus pies acariciados por el oleaje, mirando un horizonte invisible, seguro por
esa razón la confundían con una sirena, no había forma de saber lo que era a menos que le
preguntara, me puse nervioso. ¿Qué me pasa? No tengo miedo, sin embargo estoy
nervioso…
-¿Quién eres? -Pregunto la mujer.
-Soy un exorcista.
-¿Que quiere?
-Está armando una fiesta de almas en pena a su alrededor, eso es problemático,
hace poco me encontré con un pastor, aún no me encontré con su dichoso guardián, al
parecer el pastor se perdió en su propia cabeza.
-No, no está perdido, deambula por un camino más largo, todos los caminos llevan
al mismo lugar aun en esta niebla sin tiempo…
-Me parece que nunca llegara a su destino -respondí a la mujer -, aun cuando le
revele su muerte no acepto su condición, esos espíritus obstinados no aceptan su descanso.
-No, solo se quitó los zapatos, como usted, es la forma de andar en esta neblina sin
tiempo -responde la mujer -, señor Mercer.
Lo percibí claramente, ella estaba viva como yo, era una persona, no era común y
corriente tampoco, mas como el tipo de persona que te encuentras en la quinta rama de
Remi.
-El que no estemos de acuerdo con cosas tan sencillas me da una idea clara de lo
difícil que esto será -digo a la mujer-, de cualquier forma deseo entender su propósito, por
eso, antes hago un último intento y le suplico amablemente, que abandone este lugar, no
hay necesidad de gastar más fuerzas en algo sin sentido.
La mujer voltea su mirada que hasta hace poco estaba perdida en el infinito frente a
ella, me mira directamente, su mirada era imponente, sus ojos estaban llenos de
determinación aun cuando parecía débil, era una mujer delicada, estaba viva, casi podía
escuchar su corazón latir, aunque fuera débil el sonido que emitía.
-Claro que eres tú, te estaba esperando, mis disculpas, vine aquí para verte, no te
reconocí al principio, ni siquiera te sentí al acercarte, pero es algo típico de ti, burlarse de
los malaventurados, tal como me dijiste, marcado por un signo diferente, con un alma tan
fraccionada, eres una constelación que no debía existir en este plano, incluso la música que
resuena en tu interior es diferente, es por estar incompleto, te separaste, de tu codicia y tu
irá. Tal como te prometí, enlazaré tu ser.
-¿A qué te refieres? << ¿Porque estoy llorando? ¿Por qué estoy sonriendo? >>,
Pensé.
-Vas a despertar de nuevo, cuando lo hagas me tendrás para servirte, oh mi gran
señor, te apoyare siempre, como me lo pediste, recuperaras tu fraccionada alma, el alma
del campeón, mi deseo se cumplirá y podré acompañarte más de lo que pude acompañarte
en este lugar, te ruego me perdones por tardar tanto.
-¿Despertar? <<no puedo entender que me sucede, probablemente no hay forma de
evitar este destino, siento que estoy muriendo, lo sé, mi tiempo en el mundo acabo, no
puedo evitar recordar a Lucas Levi, seguro se sintió como yo>>
Experimente la sensación de morir, no quería hacerlo, no quería aceptar que era
algo inevitable, pero no tenía fuerza alguna para evitarlo, no podía creer lo cruel que era el
destino; yo solo quería ayudar, mi vida estaba dedicada a salvar los corazones que habían
sido secuestrados por espíritus malignos, que cruel es el destino. Algo en mi me dijo que no
era el final, era pronto para rendirme, si tenía una pequeña oportunidad la tomaría, aquel
sentimiento se hacía más fuerte, de repente mi ojo izquierdo comenzó a espabilar de forma
errática, la mujer lo miró fijamente y sonrió, no puedo evitar sentir odio.
-¿Que está pasando? << ¿Perdí? ¡Imposible! Ni siquiera tenía oportunidad con ella,
esto es injusto, no reconozco el costo de esta derrota, mi corazón pesara como aquella alma
me advirtió, perdóname hermana, estoy demasiado débil. Mi ojo derecho no puede contener
lágrima, mi ojo izquierdo comenzó a ver un techo, vaya sensación >>, pensé.
-Tranquiliza tu mente, -dijo aquella mujer. -sigue aferrándote a ti mismo; es esta es
la razón, no puedes dormir bien desde hace mucho, descansa; en tantos lugares a la vez,
tantos que perdemos la perspectiva y no nos atrevemos a cuestionarnos nuestra existencia,
es muy fácil convencerte de que la realidad es algo absoluto, sin embargo estamos
conectados por un vínculo que trasciende el juego de las elecciones y las casualidades,
ahora serás consciente de tu ser completo, en un mundo donde tienes las oportunidades de
traicionarte y tomar lo que te pertenece, te serviré mi gran señor, podrás sonreír como antes,
antes de experimentar con tu alma y ser restringido por Serena...
Todo fue repentino, no sé cómo llegue a aquella habitación, solo pude llamar a
alguien al abrir mis ojos por completo.
-¿Serena?
-¡Doctor! -Grita una enfermera. -Tranquilo señor, está en un hospital.
La enfermera pasaba de casualidad, <<hace mucho tiempo no veía una enfermera,
¿en cuál país me encontrare?>>
Es aún más extraño ver a un doctor, sin embargo ahí está, con su bata blanca, no
parece tan extraordinario, he visto personas comunes componerse los huesos rotos y nunca
he visto a alguien enfermar. <<Algo extraño sucede conmigo, hace apenas un instante
pensé que no había visto a un en mi vida doctor ¿Qué me pasa?>>
-Parece que todo está bien, -dice el doctor. -es normal que se sienta débil, pronto
iniciará la terapia para que pueda ser capaz de moverse sin ayuda.
-Doctor, me siento como si estuviera aún en un sueño, todo me parece extraño y
normal al mismo tiempo.
-Es un efecto curioso, la percepción es algo complejo, lo bueno es que basta con
algo de tiempo para que se reajuste a la normalidad, eventualmente asimilara toda la
información que sus sentidos procesan.
-No creo que eso sea posible, es como si hubiera experimentado otra vida, dígame
¿Qué me paso realmente?
-Por el momento enfoquemos nuestros esfuerzos en su recuperación física, hablaré
con una compañera para que le ayude la otra semana, permaneció durante solo dos semanas
en coma inducido.
-¿Qué fue lo que me sucedió?
-No lo sabemos con certeza, lo único que se sabe es que sufrió un accidente en su
apartamento y se golpeó fuertemente la cabeza, inflamación severa, no podemos debemos
realizar más exámenes para saber.
-No puede ser todo, ¿quién me encontró?
-Una mujer, no sabemos quién es, no podíamos permitir que alguien desconocido
se quedara con usted, sin embargo dejo su número de teléfono para que se comunicara con
ella.
-Doctor, necesito llamarla ¿tenía mi celular conmigo cuando me trajo aquí?
-Voy a pedirle a la enfermera que lo averigüe, de cualquier forma descanse por
favor, no creo que esté en condiciones para preocuparse tanto en este momento.
Necesita saber quién era, no puedo recordar nada de ese día, lo último que recuerdo
es caminar por una playa, tenía miedo, hace años no voy a la playa, comienzo a pensar que
estoy enloqueciendo.
-Sr. David, el doctor dijo que necesitaba llamar a este número, puede usar este
celular.
-Gracias.
-Si necesita algo más puede llamarme, solo presione el botón al costado de la cama.
De inmediato marque el número, no tardo mucho para contestarme.
-Halo.
-Buenas tardes.
-¡David! -grita una mujer en la línea.
-¿Si?
-¿Sigues en el hospital?
-Espera un momento por favor, ¿quién eres?
-Voy en camino.
-Un momento…
-¿Que pasa David?
-¿Victoria, eres tú? <<No sé qué está pasando no entiendo nada>>
Una parte de mi lo sabía, por un momento pensé que era Serena, pero recordé que
nunca he conocido a Serena; al menos no aquí, era mi hermana, era Victoria.
-David voy en camino.
Por más que lo intente no puedo distinguir, es como si yo fuera dos personas a la
vez, es como si fuera un mundo completamente diferente; es como estar atrapado en uno de
mis sueños, ni siquiera puedo hablar de lo que estoy pensando sin olvidarlo instantes antes
de hacerlo; mi mente no quiere aceptar lo que está pasando ahora mismo.
Recuerdo mi pintura favorita, mi madre era una aristócrata, aun así era una
extraordinaria artista, hizo aquella pintura mientras yo estaba en su vientre, luego de perder
una de sus hijas no había vuelto a pintar, me conto que se quedaba horas con el pincel en la
mano y su mente en blanco, aquel lienzo no contaba ninguna historia, un mes antes de mi
nacimiento se levantó antes de amanecer, sus ganas de pintar habían hecho erupción en
aquel lienzo, la primera pintura fue un cencerro, una pequeña campana de aspecto tosco y
hermoso a la vez, un simple objeto hacia que todo el mundo la reconociera como la maestra
del sombrado, podía imprimir una realidad increíble en sus pinturas, jugando con los
colores, la luz y la oscuridad; pero en la madre de quien estoy pensando?
¿Porque me sentía así luego de escuchar a Victoria? no podía dejar de llorar cuando
colgó el teléfono, mi hermana y yo no nos veíamos mucho, no hacía falta, aun así
escucharla hizo que una parte de mí se alegrará de tal forma que me sentí más confundido,
Victoria. La enfermera entró a habitación.
-¿Cómo se siente? -Pregunto la enfermera.
-Algo contento, era el número de mi hermana, parece que ya viene en camino.
-¿Su hermana? -Pregunta extrañada-, ah sí, hablando de buenas noticias pude
encontrar su celular.
-Pensé que no lo tenía cuando llegue.
-Discúlpeme, no podía encontrarlo así que le preste el mío, era lo menos que podía
hacer.
-Gracias, discúlpeme usted, ni siquiera se su nombre.
-Me llamo Emma, mucho gusto.
-Gracias Emma, mi nombre es David.
-Descanse mientras llega su hermana, voy a dejarle mi número por si necesita algo.
-Gracias.
Cuando Emma se fue no podía descansar, era hermosa, por un momento pensé en
llamarla diciéndole que tenía algún dolor, tal vez le guste, sentí algo de pena al imaginarla
cuidándome en mi estado, además, probablemente estaba ocupada, encendí la televisión,
poder constatar que había pasado mucho tiempo cuando vi las noticias; busque el canal de
noticias internacionales, siempre me interesó más lo global que lo local. Una guerra, vaya,
supongo que no dormí lo suficiente para despertar en un mundo de paz y armonía; una
noticia me llamo la atención, un líder terrorista había sido abatido hace dos semanas, su
nombre resultaba familiar, así como muchas cosas, no podía dejar que todas esas
sensaciones me siguieran afectado de esa manera, en algún momento debía acostumbrarme.
Victoria llego, junto con su esposo Bruno, siempre me cayó bien, mi hermana lo
conoció cuando cursaba su maestría en el exterior, en un principio me pareció el típico
estudioso con lentes, pero como ella era bastante extrovertido, tampoco imagine que era un
pianista, a menudo era un bromista pesado, no había hielo que no pudiera romper.
-Vaya, te ves terrible. -dice Bruno al entrar a mi habitación junto con mi hermana.
Ella corre a abrazarme, no podía creerlo, verla me resultaba muy extraño, llora sin
decir nada.
-Tenías a Vicky preocupada, le debes una invitación a comer cuando te recuperes.
-Lo sé, ¿cómo estas Bruno? -pregunte.
-Vamos David, nosotros somos los que debemos preguntarte eso, no sabíamos
dónde estabas hasta hace una semana, incluso pensamos lo peor, después de todo tú no eres
de los que desaparecen sin avisar.
-Tenia fe que nada malo había pasado, estos días han sido difíciles. -dice Victoria,
luego de soltarme.
-Pensé que tú me habías traído aquí. -Le digo sorprendido.
-No, dicen que una mujer te trajo aquí, en un principio pensé que era tu novia pero
nos dijeron que no ha vuelto desde entonces. -responde Bruno.
-Hace tiempo no veo a Maira. -digo sin pensar.
-¿Quién es Maira? -pregunta Victoria.
-No lo sé, recuerde algo extraño, olvídalo.
-Debiste haber soñado con tu mujer ideal o algo así, eres incorregible. -dice en tono
burlón. -desde que terminaste tu relación con Liz no te molestas en recordar el nombre de
las mujeres con las que estas.
-Si tienes hambre puedo decirle a Bruno que busque algo para ti.
-Gracias Vicky, estoy bien, de repente me siento algo cansado, aun me duele un
poco la cabeza.
-Entonces vendremos mañana, no te esfuerces demasiado hermanito, nos tenías
preocupados.
Todo se siente extraño, digo y escucho nombres que evocan recuerdos que no me
pertenecen, siento mucho miedo pero no sé porque, estos momentos han sido una montaña
rusa de emociones, miro a la ventana y no puedo explicarme porque todo parece nuevo para
mí y a la vez tan familiar; una ciudad grande, edificios por todas partes; mucha gente, el
ruido reina en el exterior, es sofocante y reconfortante, <<debió ser esa sirena, rompió mi
cencerro>>, pensé sin querer.
No sé, no sé qué pasa conmigo.
-Disculpe sr. David -dice Emma -, tiene otra visita, la persona que lo trajo y dejo el
número de su hermana, si quiere puedo pedirle que se vaya.
-Debo agradecerle.
-Está bien, las visitas terminan en diez minutos.
Creo que le gusto, pero no es el momento de pensar en eso, de verdad capto mi
atención.
-Hola.
-Hola, mi nombre es David, me dijeron que me trajiste aquí, gracias.
-Parece que estas suprimiéndote. -dice la mujer mientras sonríe, intentemos terapia
de choque ¿quieres?
-¿Qué?
-Ese cencerro era algo duro, Serena es tan talentosa como me contaste, aun no lo
supero, no sé cuánto tarde en hacerte regresar, debes prepararte.
-¿De qué está hablando? << ¿De qué está hablando? ¡Maldición!>>, pensé.
-Bueno, supongo que está muy débil para deducirlo con su poder, no puedo creer
que esa bruja le limitara tanto durante tanto tiempo, soy su fiel sirvienta, la última persona
que ve al cerrar tus ojos, tengo muchos nombres, aquí puede llamarme Juno Fiore.
-Juno…
-Use la niebla sin tiempo para alejarlo de mí mientras lo localizaba en este plano,
tenía que debilitarlo lo suficiente ya que el cencerro usa su propia energía, era necesario.
-¿Yo morí? Juno… ¡¿Qué me hiciste?!
-Es complicado, no murió estoy segura; en el plano anterior no me conoció… con
el poder de Serena era prácticamente imposible, antes debía debilitarla y ocultarme entre
espectros, incluso así se las arregló para imponer una condición en aquel cencerro, Serena
lo ha mantenido limitado; por alguna razón la gente me confundió con un espectro o una
sirena; era yo quien lo esperaba en la playa de la costa blanca.
-No te creo.
-Hare todo lo posible para ganar su confianza las veces que haga falta.
Mientras intentaba comprender todo lo que me dijo recordé algo.
-La FDT puso precio a mi cabeza ¿acaso fuiste tú?
-La FDT sabe muy poco sobre usted, puede considerarlo como parte de su plan
-responde Juno -, filtre rumores para desviar la atención de algunos agentes de Remi en mi
país.
-Pensé que era más famoso –respondí.
-La hora de visitas termino. -dice Emma que no se encontraba muy lejos.
-Lo veré en dos días mi señor -dice Juno.
Juno salió de la habitación, pude ver su cara de alegría mientras salía, no sabía de
qué se alegraba.
-Debería descansar -dice Emma.
-Es cierto, Emma, ¿puedes acompañarme un rato?
En ese momento tenía demasiado sueño, no podía mantener los ojos abiertos,
alcance a ver a Emma sentarse a mi lado, luego dormí hasta la mañana siguiente. Al
despertar Victoria se encontraba hablando con el doctor, parecía llevar mucho tiempo,
Bruno no estaba.
-¿Serena? -Pregunte sin querer.
Me quede dormido nuevamente, un rato más tarde escuche la voz de Victoria,
estaba hablando con Emma, estaban hablando.
-Sí, la menciono, incluso mientras dormía anoche. -dijo Emma.
-Era nuestra hermana -responde Victoria -, mi gemela.
-¿Qué paso con ella? Si me permite preguntar.
-Hace bastante tiempo, ni siquiera la recuerdo, fue secuestrada con un año de edad;
él tampoco la conoció, solo conoce su nombre y algunas fotos; nunca pudieron encontrarla,
es muy extraño que la mencione, no sé qué le pasa, me preocupa mucho.
-No debería preocuparse, el parece estar muy bien.
-¿Eres la que ha estado cuidándolo todo este tiempo cierto?
-Solo durante la última semana.
Victoria se fue, también Emma; cuando abrí los ojos un rato después Emma estaba
enfrente de mí, mirándome.
-Buenas tardes.
-Buenas tardes Emma.
-Se tu secreto. -Dice Emma sonriendo.
-¿A qué te refieres? -<<Va a pensar que estoy loco>>, pensé.
-Estabas despierto mientras hablaba con tu hermana.
-Como lo sabes.
-Se cuándo estas dormido.
-¿Cómo es eso?
-Sonríe, se ve tranquilo, en cambio cuando está despierto parece estar triste.
-¿Dime, porque te preocupas por mí?
-Me pagan por preocuparme por mis pacientes -responde con seriedad, pero no con
sinceridad.
-No es cierto, te pagan por cuidarlos debidamente.
-Disculpa si te moleste.
-No es eso, soy pésimo para expresarme.
-Inténtalo de nuevo.
-Me siento seguro si te quedas a mi lado, soy un tonto.
-Entonces siempre que pueda te acompañare, tengo una peli en mi celular, quiero
saber si adivine tus gustos.
-Gracias.
Al día siguiente una visita esperada llego a mi habitación; para ese entonces era
capaz de caminar un poco, aun así no me daban de alta aun. Juno se emocionó cuando me
vio caminar, no era para tanto, era como una madre cuando ve a su niño dar los primeros
pasos, podía sentir su sinceridad aun cuando me empeñaba en no creer cada cosa que decía;
Emma pasó por mi habitación y siguió su camino pero no sin antes regalarme una mirada.
-Veo que le interesa esa mujer. -dice Juno sonriendo -. Por lo que se podría tener un
lazo fuerte con ella -dijo con tono sarcástico.
-No lo creo, simplemente disfruto de la compañía de alguien que apenas conozco,
conocer a alguien es interesante, a ti te veo de otra forma.
-Puedo sentir también que ha progresado mucho, aunque si me recordara sabría que
en nuestro segundo encuentro me propuso matrimonio;
-¿Estamos casados?
-No se preocupe por eso mi señor, fue solo una broma -dice Juno sonriendo.
-De todas formas ¿Cómo puedes traer algo de otro plano? es como soñar con
comida y pretender traerla a la realidad.
-No si es parte de su sangre.
-Suena como una mala idea. <<Una pésima idea, recuerdo lo que eso provoco a la
humanidad>>, pensé.
-No me culpe por seguir su plan. -dice Juno mientras toma mi mano. -Es cierto que
la humanidad pierde su protección divina si usa este poder, pero solo lo usara usted, aun así
existe el riesgo, no podremos lograr su ambición al menos que lo haga, si es el caso solo
aceleraremos las cosas un poco, es un destino inevitable. De ahora en adelante debe vivir
esta vida con normalidad.
-¿Estas bromeando?
-En absoluto -responde Juno -. En cualquier momento las cosas se pondrán poner
difíciles, no me fio de Victoria.
-¿A qué te refieres?
-Serena y Victoria son gemelas, por alguna razón Serena no existe aquí ni Victoria
existe allá, es demasiada coincidencia.
-¿Cómo pueden dejar de existir en sus respectivos planos? -pregunte sin imaginar
la respuesta.
-No lo sé, llegue a pensar que la FDT tenía algo que ver, pero ellos tienen tan poca
información como nosotros -responde Juno con mucha seriedad.
-Entonces solo puede haber alguien que sepa lo que sucedió -respondí.
-Sí… Daniel Mercer, su padre, el hará todo lo posible en su desesperado intento
para proteger el país, aunque los sucesos fueran diferentes debía ser por la misma razón que
su hermana fue secuestrada.
Existen varias formas de ganar fuerza, siendo exorcista la mente y el cuerpo se
fortalecen con cada espíritu maligno expulsado de una persona o un objeto, tener talento es
fundamental, la otra manera es la rápida, usando espíritus inocentes, hubo un tiempo en el
que los miembros de la rama disminuyeron rápidamente, esto sucedió porque fue
comprobado que usaron espíritus inocentes para aumentar su poder y luchar más fácil con
los espíritus malignos, fue mi padre quien los encarcelo a todos, vivirán hasta el fin de sus
días en celdas, esto por el servicio que prestaron, para ellos el fin justificaba los medios, su
prioridad eran los vivos; generalmente cuando alguien ajeno a la rama hace algo similar es
decapitado, esta cara de Remi es desconocida por el público.
Una semana después
-Te estás recuperando de forma excepcional -dice Juno.
-Emma me ha ayudado mucho -respondí -sé que nos puedes estar mucho tiempo
conmigo y sé que te molesta, no tengo idea de cuánto tiempo has pasado esperándome.
-Solo dos meses, aun así para mí es mucho tiempo sin servir a mi señor, después de
todo es el propósito mismo de mi existencia.
-¿Porque elegí este plano? No me siento tan fuerte, este versión de mí no tiene
experiencia en batalla, solo soy un burocrático de clase media, acostumbrado a un
escritorio, acostumbrado a la mediocridad.
-Ahora mismo es una versión más débil de usted, es cierto, pero al verlo pude
entender que no hay forma de medir su gran potencial, es una buena razón considerando
que sus versiones más fuertes han sido contenidas por sus hermanas.
-No, no sé si Serena sea como la describes, al menos no la que conocí, me siento
igual con Victoria, no dejo de preguntarme si Serena está bien aquí -digo a Juno.
-Sí, antes de que usted naciera fue secuestrada, al igual que lo fue Victoria en la
otra realidad, por una rama secreta de Remi.
-¿Remi existe aquí también? -Digo sorprendido -, creí que no estaban las
condiciones para que exista en esta realidad.
-Remi siempre existirá de una forma u otra, la diferencia está en si su existencia es
pública o no, aquí operan en las sombras, con ayuda de gobiernos, magnates y miembros
influyentes de todos los grupos religiosos.
-He decidido no perder el tiempo, no puedo esperar.
-¿Cuáles son sus deseos?
-Quiero ayudar a las personas, tantos como pueda, cuando pueda moverme quiero
que tengas todos los preparativos listos, debo realizar exorcismos.
-Eso no será posible, no he sentido ningún demonio por mucho que lo intente. Sin
embargo, he escuchado rumores sobre los ruines, personas nacidas del mal, ellos tienen
nombres que en el plano anterior pertenecían a demonios.
-¿Ruines?
-No conozco su verdadero origen, hace poco menciono una coincidencia que me
ayudó a atar algunos cabos, saltar a conjeturas aún es precipitado, por lo que veo es a lo
único que podemos apuntar para que este cuerpo empiece a asimilar verdadera experiencia.

-Juno ¿sugieres que me enfrente a estos ruines? Los métodos que conozco son
brutales y no debería usarse en humanos, aún si estos ruines lo son solo en parte.
-Sabaa, es el más famoso, según entiendo es difícil considerarlo como un humano,
su nivel de crueldad le ha hecho merecedor del apodo “temible”, es el dueño de un ejército
mercenario, contratado para producir todo tipo de caos.
-Puede que sí, preferiría algo como “el sanguinario”, tengo mis dudas, antes
tendremos que investigar muy bien.
Han pasado mucho desde que desperté, me he recuperado lo sufriente para ir a
casa, Juno me sugirió que fuera a su apartamento, según ella debía estar cerca para
despertar mi percepción, no dejo de sentir dolor de cabeza pero se había hecho más
tolerable. Cada día era como estar obligado a armar un rompecabezas con piezas que no
existen y en su defecto eran reemplazadas con piezas de un rompecabezas totalmente
distinto, mi mente era tormentosa, un limbo donde nada tenía sentido, donde nada era
absoluto, la única forma de tranquilizarme era ignorando los recuerdos de la realidad donde
era un exorcista, pronto recuerdos de mi realidad actual comenzaron a imponerse,
recordando mi vida, los momentos más importantes y los momentos más felices que viví,
no hacía más que cuestionarme sobre mi verdadero objetivo, sobre lo que Juno quería de mí
realmente, uno de los recuerdos resonaba bastante en mi mente, era la vez que conocí a Liz,
lo que sentí por ella era distinto, comprendí que la amaba de verdad, ella fue quien decidió
que no podíamos estar juntos, desde aquel entonces mi corazón se ha cerrado, no puedo
pensar en el amor, siento que no tengo la madurez suficiente, no puedo ni siquiera pensar
en Emma, dejaré de comportarme con ella de la forma en la que lo he hecho, era lo mejor
que podía hacer.
Juno era un misterio para mí, el hecho de que fuera mi sirvienta era algo incómodo,
no sé qué sucede realmente en su cabeza, parece que quiere ayudarme de verdad.
Sentía que me recuperaba, aun así sentían que los doctores querían mantenerse el
mayor tiempo posible, no saber lo que me había pasado molestaba a muchos, se sentían
retados, otros se veían genuinamente preocupados por mi bienestar.
Me dieron de alta por fin, era extraño estar tanto tiempo en un hospital sin sentirse
mal; fue algo repentino, no fue extraño para mi llamar a Juno me esperaba en la entrada,
Emma me acompaño desde mi habitación.
-David.
-¿Qué pasa?
-Hace tiempo quería preguntarte algo -dice Emma mientras desliza sus dedos entre
su cabello negro y corto.
-¿Qué cosa?
-¿Quieres volver a verme?
-Sí.
Respondí rápido y si pensar, no pude evitarlo.
-Puedes llamarme entonces, te diré cuando estoy libre.
Cuando baje Juno estaba ahí, esperándome en la entrada, Emma se despidió de mi
con un beso en la mejilla, muy cerca sentí sus labios, sentí su calidez, disimule lo mejor que
pude frente a Juno.
Capítulo 5

Buscamos el auto de Juno, me pregunto si quería conducir pero yo no quería


hacerlo, no me gusta conducir, me sentí cómodo, ella coloco música, se veía contenta,
tardamos dos horas en llegar, no imagine que estaba tan lejos del hospital, hablamos muy
poco en el camino, por primera vez sentí su timidez. Le dije que me llevara al apartamento
de Victoria antes de ir a su apartamento; Juno me espero cerca, en una cafetería a dos
cuadras, Victoria aun no sabía que me habían dado de alta, le daría una sorpresa, subí las
escaleras, por algún motivo no quise subir en ascensor, solo eran cuatro pisos. Toque la
puerta con un sonido que solo nosotros hacíamos para identificarnos, la primera no escucho
así que lo hice una vez más con más fuerza; Victoria abrió la puerta, se emocionó y me dio
un abrazo, me invito a entrar y calentó algo de comida para ambos, nos sentamos en la
mesa, igual que cuando éramos niños.
-¿Cuándo vuelve Bruno? –le pregunte.
-En una semana, cada vez se tarda más por su trabajo –respondió Victoria.
-Ya me siento mucho mejor, con un poco de dolor de cabeza pero nada fuera de lo
normal.
-Eso veo –responde Victoria -, incluso te ves diferente, seguro has madurado desde
que sufriste el accidente, quien lo diría.
-No lo creo, quería preguntarte sobre mi madre.
-¿Qué pasa con mamá?
-No recuerdo muy bien como era, puedo recordar los momentos junto a ella pero
por más que lo intento no recuerdo su rostro ¿tienes alguna foto?
-No, no tengo ninguna; es muy raro, no quise traer nada de la vieja casa, así que lo
más posible es que estén ah, definitivamente algo te pasa.
-Está bien, lo admito; tengo mucho en la cabeza en estos momentos.
-Tal vez deberías ver a un siquiatra –responde Victoria.
-Tal vez.
-Aunque no parece nada grave –dice Victoria mientras ríe.
Es muy difícil hablar con Victoria, me siento más cómodo cuando estamos en
silencio; recordé que Juno lleva un rato esperándome, probablemente se encuentra muy
aburrida en este momento, así que decido marcharme.
-Hermano, antes de que sufrieras el accidente no hablábamos mucho, siempre
absorto en tu trabajo; somos la única familia que tenemos, no debería suponer un esfuerzo
para nosotros vernos más seguido; sé que yo tampoco hago las cosas fáciles, por eso me
siento culpable
-No deberías, así somos nosotros, no somos como el resto, aunque nos cueste
demostrarlo, sé que harías lo que sea por mí, eso él lo que creo, porque yo haría lo mismo
por ti, sin importar que llevemos sin hablar muchos años, no podemos evitarlo.
-Tienes razón, yo haría lo que sea por ti, aunque no te des cuenta siempre hare lo
mejor –dice Victoria.
-Gracias.
-¿Necesitas que te lleve?
-No, no tienes que preocuparte –respondí.
-Está bien; David, debes considerar ir con un siquiatra si te sigues sintiendo así,
intentare buscar una foto de mamá.
-Gracias Victoria.
Fui a buscar a Juno, no veía su auto, creo que camine en la dirección equivocado
por estar distraído, cambie la dirección, luego de una cuadra sentí que me llamo, era Juno,
condujo hasta mí.
-¿Cómo le fue con su hermana? –dice Juno.
-¿A qué te refieres?
-Bueno, ya sabe, si confirma que está intentando recuperar su poder será un
problema, ella es más estricta que Serena –dice Juno con un gesto de dolor.
-¿Te sientes bien Juno?
-Disculpe, me duele la cabeza cuando uso mucho los recuerdos que se supone no
tengo.
-¿Crees que algo similar me paso? –Le pregunte -, es decir, los médicos no lograron
explicarse lo que me sucedía.
-No lo sé; se supone que el cencerro lo mantenía alejado de las otras realidades,
incluyente esta.
-¿Por qué otra versión de mi era capaz de acumular recuerdos de otras vidas? ¿Cuál
es realmente nuestra diferencia? –Le pregunte.
-No sabía explicarlo –responde Juno -, es muy importante que lo sepa, su otra
versión sufrió mucho, incluso llego a sentirlo a usted, gracias a usted se hizo lo
suficientemente fuerte para suponer una amenaza internacional.
-Juno, no puedo entender nuestra relación, que importa todo esto en realidad, según
parece no importa lo que haga, cada vez que intento recorrer mi propio camino cosas malas
suceden, uno de mis miedos en este momento es simplemente despertar y descubrir que
todo no ha sido más que un sueño.
-Es difícil de procesar –dice Juno -, lo entiendo a la perfección, sé que piensa que
tengo puestas grandes expectativas sobre usted, pero lo único que quiero es cumplir mi
promesa, la promesa que le hice a usted cuando nos conocimos por primera vez.
-No creo que me acostumbre a esto –respondí.
-No es imposible, le tomara algo de tiempo pero sin duda lo lograra, después de
todo usted es la consciencia principal, no tendrá retadores si logra completar su fuerza.
Una vez más me encontraba hundido en pensamientos, cuestionándome todo lo que
me rodeaba, excepto a ella, Juno parecía absolutamente real, era la excepción a estas reglas
que clasificaban todo aquello que veía, no podía explicarme a mí mismo las posibilidades
de conocer a alguien como ella, no entendía el poder que emanaba de su ser y la mayoría
del tiempo no entendía las palabras que salían de sus labios, quizás estaba muy distraído
para entender, así que me limite a observarla. Sin darme cuenta empecé a coleccionar los
detalles de aquella desconocida que se había proclamado mi sirvienta.
Llegamos a su apartamento, ella se quitó su abrigo y lo lanzo al sofá, de inmediato
fue a hacer un té; estaba viendo algunas de sus fotos, parece que está casada, le pregunte de
inmediato.
-¿Estas casada? -pregunte a Juno.
-¿Qué? -respondió.
Pensé que me había escuchado lo bastante claro, no tuve necesidad de repetir la
pregunta para que me respondiera.
-Sí, estoy en medio de un divorcio.
-¿Por qué?
-Mi consciencia se enlazo a la realidad hace algunos meses, desde entonces me he
adaptado a todos los recuerdos que tengo de esta vida -dice Juno mientras toma su té como
una niña pequeña -, recuerdos de nosotros dos; rápidamente de distancie de mi esposo.
-¿Dices que la parte de ti que se enamoró simplemente lo supero?
-En resumen, pero fue un poco más complicado en realidad -responde Juno -, para
mí era más difícil estar con él; que simplemente no estarlo, en un punto sentí mucha lastima
así que le pedí el divorcio, no se lo ha tomado muy bien.
-Yo también estuve enamorado en esta vida, no creo que sea tan fácil superar a
alguien -le digo a Juno -, de hecho pienso en ella de vez en cuando, lo que es muy tonto.
-Tal vez se enamoró de la rutina, suele suceder -dice Juno mientras se sirve otra
taza de té.
-Juno ¿Por qué me diste el número de Victoria cuando estaba en el hospital?
-Era lo mejor; después de todo ella es su familia –responde Juno.
-No lo sé; incluso estoy contigo ahora mismo, debería estar con mi familia… creo
que voy a dormir, no quiero pensar en nada en estos momentos.
-Descanse, necesita recuperarse rápido.
Esa noche dormí plácidamente, hace mucho tiempo no tengo aquellos sueños
tormentosos, siento que todo es un poco más fácil para mí en estos momentos, recuerdo mi
día a día en Remi, lo extraño un poco, no lo puedo negar, pero era muy habitual caer
cansado luego de viajar sin parar por todo el país, intentado ayudar a la gente sin fe,
siempre pensé que podía existir otra forma de solucionar el problema, de otra forma seria
una batalla eterna sin probabilidades de éxito.
Era fácil confiar en Juno, era sencillo, yo no era tan ingenuo, no creía cada cosa que
escuchaba y menos si me lo decía alguien poco confiable; es cuestión de lógica.
Al despertar quise hacer el desayuno, Juno no tenía tantas cosas en su refrigerador,
supongo que no tenía tiempo para hacer las compras, no tenía el ingenio para hacer algo
con lo que disponíamos, así que fui a comprar algo hecho, compre café y panes recién
horneados, cuando llegue al apartamento de Juno se encontraba tomando té, recibió algo de
pan pero no comió mucho; me hizo gracia su forma de comer, lo hacía demasiado lento; en
cambio yo era demasiado rápido para comer, no masticaba adecuadamente.
Recibí una llamada de Victoria.
-¿Hermano, donde estás?
-¿Por qué lo preguntas?
-Estoy en tu apartamento, te traje algunas cosas y quería prepararte algo para
desayunar.
-Gracias pero me encuentro en otra parte, por alguna razón no quiero volver ahí.
-¿A qué te refieres? Es tu apartamento, en algún momento debes volver, al menos
dime donde estas y si necesitas ropa o cualquier otra cosa, puedo llevarla.
-Estoy con una amiga <<no sé si me crea>>, pensé.
-Está bien, veo que no quieres decirme nada, no voy a preocuparme entonces, si me
necesitas no dudes en llamarme por favor.
Victoria estaba realmente preocupada por mí; me pregunte, porque mis padres no
me visitaron en el hospital, de repente una parte de mi recordó que estaban muertos hace
mucho tiempo; no era un recuerdo relativamente reciente como los otros que experimente
de la otra parte de mí, por eso no caía en cuenta hasta ahora, si le hubiera preguntado a
Victoria por nuestros padres habría quedado como un tonto, también podría creer que tenía
problemas mentales producto del trauma sufrido.
Debía tener una rutina, de hecho estaba acostumbrado a trotar o caminar muy
temprano en la mañana, realizaba una que otra sentadilla, unas cuantas flexiones y me
disponía a recorrer algunos kilómetros para mantenerme en forma.
Era mi segundo día viviendo con Juno, me sentía bastante cómodo con ella,
combatía mi forma de ser con su casi ilimitada espontaneidad, de vez en cuando la veía
pensativa tomando té, hablamos sobre cómo se estaba adaptando a vivir con recuerdos de
cuatro vidas a la vez, no quería revelarme muchas cosas, pude notarlo, evitaba temas como
su origen a parte de las realidades que yo conocía.
-Dime Juno, ¿Cómo es que te convertiste en mi sirvienta? No es algo que pueda
creer.
-Sí, supongo que para usted es muy extraño.
-Vamos, dime –dije intentando convencerla con una sonrisa.
-Usted ataco el FDT, una de las sedes fronterizas, yo estaba ahí por casualidad;
cuando usted y yo nos enfrentamos usted gano, no había luchado con alguien como usted,
de verdad me sorprendió, fui algo así como una prisionera de guerra, intento llevarme a
Remi para sacarme información, estaba desesperado por detener una nueva guerra entre
humanos, solo podía contarle mis motivos para estar en ese lugar, yo de verdad no sabía
nada sobre aquella guerra.
-¿Por qué hice algo así? En aquella realidad apenas se sobre el FDT.
-Nosotros siempre atacamos primero, la FDT no tolera provocaciones, usted fue la
respuesta de Remi; en algún punto usted termino protegiéndome de Remi, hicimos una
alianza, nos protegimos el uno al otro, me di cuenta de su fuerza de voluntad y de lo que
ambos teníamos en común; para mí no tenía sentido seguir en la FDT, lo he seguido desde
entonces, lo seguiré haciendo sin importar la carga que deba soportar cada vez que me
enlazo con otra de mis realidades y sus recuerdos.
-¿Cómo es posible?
-No hay nada imposible, mucho menos para usted, es por eso que los Mercer le
temen tanto, sus hermanas, en especial Victoria siempre fueron bastante tercas sobre su
habilidad, algo hipócrita de su parte si tenemos en cuenta que pueden hacer lo mismo; una
de las diferencias entre su habilidad y la del resto es que puede viajar entre realidades solo
con dormir, a ellas por otra parte les cuesta mucho mantenerse, haciendo que sus
pensamientos se vuelvan erráticos y actúen de forma radical
-Victoria parece bastante normal –dije a Juno.
-Victoria es complicada, tiene acceso a conocimiento demasiado antiguo y
demasiado peligroso; según ella lo adquirió para detenerlo a usted en caso de que intentara
cambiar el destino.
Poco a poco mi la imagen que tenia de Juno cambiaba, pero no quiero confiarme
del todo con ella; el destino, los sueños y las realidades ¿Cuánto de lo que dice tiene sentido
para mí?
Aquella tarde me dispuse a meditar, hace bastante no me sentaba con los ojos
cerrados a despejar mi mente, todo dentro de mí era un caos, extrañaba mi juventud,
cuando no tenía que pensar tanto sobre todo y simplemente actuaba; ahora lo único que me
queda es meditar, era una forma de entender mejor mi nueva realidad, al mismo tiempo
puedo concentrarme en mis habilidades, sé que soy capaz de realizar un exorcismo, pero
me falta algo de confianza, ahora que estoy aquí es más evidente que estoy incompleto,
debo saber qué es lo que me falta para poder encontrarlo, o debo saber que encontré para
poder usarlo.
Siento cada parte de mi cuerpo, la palabra debilidad viene constantemente a mis
pensamientos, quiero saber y a la vez no quiero, siento que podría aprender cosas de mi que
asustarían a cualquier persona normal, sé que no soy normal, tampoco soy especial, sé que
debo ayudar para sentirme útil en la vida, sé que no estoy obligado a hacerlo, sé que tengo
miedo y que nada de lo que he vivido en estos días tiene sentido, sé que soy importante
para Juno, pero aún no sé qué tan importante Juno es para mí, cada vez que hablo con ella
temo herir sus sentimientos, una parte de mi sintió enfado al saber que estaba casada, no era
para tanto, después de todo ella es ella, no quería verla como una sirvienta, incluso no sabía
si quería verla como una amiga, me alegraba verla disfrutar su té, cada vez que preparaba té
tarareaba una canción, me pregunto cuál será, creo que me gusta mucho, comencé a
imaginar si en otra realidad habíamos tenido alguna relación más profunda, no lo creo, pero
si fuera así y ella no quiera admitirlo probablemente sea para lo mejor, me conformo con
saber que me ayuda sinceramente y desde el corazón.
Estaba descansando, hace tres días salía todas las madrugadas a caminar solo,
quería despejar mi mente, un sentimiento conocido me provocó escalofríos, hace mucho
tiempo no sentía algo así, pensé; mire rápidamente hacia atrás, subconsciente camine,
guiado por la intuición, camine durante quince minutos, estaba demasiado enfocado, tanto
que choque con algunas personas por andar descuidado, me encontré en un barrio de clase
obrera, seguí hasta que ya no pude sentir, el sol había salido, ese hecho me hizo pensar en la
posibilidad cada vez más grande; pregunté a varias personas sobre si algo extraño pasaba,
la mayoría me ignoró pero eso no me detuvo, eventualmente una anciana se acercó.
-Joven, no debería molestar a la gente -dice la anciana un poco enfadada.
-No es mi intención -respondí.
-Los periodistas como ustedes quieren mostrar a nuestra familia como unos
asesinos, váyase y déjennos en paz.
-Discúlpeme señora, la verdad no soy periodista, algo me trajo aquí, si mis
sospechas son ciertas debo intentar ayudar.
-No necesitamos su ayuda, váyase por favor. -Dice la anciana con una voz que
intenta contener el llanto.
Cargado de dolor está su corazón, puedo sentir, esas expresiones son muy claras
para mí.
-¡Buitre, deje a mi abuela en paz! -dice un hombre sé que acerca con claras
intenciones de pelear.
-Soy un exorcista -digo al hombre se para cerca de mí.
La anciana se queda sorprendida, el hombre mira a su abuela, yo imaginé que era
suficiente, pude ver en los ojos de aquel hombre que no lo era, antes que su puño me
golpeara la cara yo lo había golpeado en el vientre, no medí mi fuerza, le saque el aire con
ese golpe.
-¡Deténganse! -gritó la anciana.
-Voy a… demandarlo -dice el hombre con el poco aliento que recuperó.
-Vine a ayudar señora, es la verdad -menciono ignorando a su derrotado nieto.
-Roger, no quiero que pelees con este hombre -dice la anciana a su nieto.
-¡Maldita sea! -exclamo el nieto.
-Lo digo sinceramente, ni siquiera tengo intención de cobrar, quiero ayudar.
La anciana se acercó a mí, me miró de pies a cabeza y cerró sus ojos, luego los
abrió me miró fijamente con sus ojos grises.
-En estos momentos un hombre de Dios está haciendo su esfuerzo para ayudar a
Ágata, mi nieta es fuerte, los sacerdotes Leonel y Dante la salvaran, tengo fe -dice la
anciana -, usted no parece ser un hombre de Dios, dígame ¿cree usted en Dios?
-Lo hago, pero no como usted -respondí mirándola a los ojos, debía ser sincero, no
puedes mentir a alguien así.
-¿Al menos cree usted en el mismo Dios? -pregunta la anciana.
-Si, en esencia es el mismo Dios.
-No necesitamos su ayuda, márchese.
-Volveré mañana -respondí -, no quiero que me necesiten, en verdad, si su fe es
suficiente a lo mejor no lo hagan, pero si llegasen a necesitarme estaré cerca.
Me fui de aquel lugar, por lo menos dos sacerdotes les prestaban ayuda a aquella
familia.
Volví con al apartamento, Juno había hablado con un abogado por teléfono sobre su
divorcio, encontré a Juno sentada en la mesa de la cocina bebiendo una taza de té, al menos
parecía que la bebía, estaba ahí, simplemente sosteniendo la taza entre sus manos, no sabía
si la taza estaba caliente y si se estaba quemado, me senté con ella y le quite la taza, estaba
fría, debió enfriarse hace mucho, le creí, pensé que aquella situación no la afectaba.
-Puede sentirlo -dice Juno -. Quise ir con usted, aunque sé que no me necesitaba,
debo solucionar asuntos sobre los bienes, que tontería, la parte de mí que lo quería cerca se
ha vuelto débil, tal vez, tal vez desde que lo vi a usted esa parte de mi simplemente cambio
de parecer, aun así me siento algo triste.
-Lo siento -respondí.
-Mi señor, mi deber es ayudarlo a usted… vivo por eso.
-¿Desde cuándo vives así? Me refiero al tiempo que tus recuerdos de otra realidad
llegaron a ti.
-En general serian casi tres años, en esta realidad casi tres meses.
-¿Que pasó ese día?
-Fue una madrugada, debía ir al aeropuerto, debía asistir a una reunión con
directivos y abogados de otra compañía que sería absorbida, trabaje meses en varias
propuestas de reestructuración, cuando desperté no supe por un momento que era la alarma,
me sentí confundida, Román intento calmarme, lo logró, me sentí segura, así como usted
me tomo algo de tiempo acostumbrarme, sin contar que tenía los recuerdos de tres vidas.
-¿Tres vidas? –Le pregunte sorprendido.
-No es impresionante, usted en un punto tenía recuerdos de miles de vidas, tantas
posibilidades, era toda una pesadilla para usted, en parte fue mi culpa, aquel ser no quiso
transmitir toda esa carga a usted.
-Por un momento pensé que tendría los recuerdos de versión de mí que ideo este
plan -dije a Juno.
-Mi señor, esa versión suya ya no existe, fue destruido por Serena.
-Bueno eso ya no importa ¿Cómo te sientes Juno?
-Confundida, Román era importante para una parte de mí, pero a otra parte de mí
nunca le importo en lo más mínimo, él lo noto.
-¿Una parte de ti? Me pregunto si de verdad llegaste a amarlo.
-Se lo dije cuando nos encontramos en la playa -dice Juno -, traicionarse para lograr
su objetivo; una parte debe dominar o nunca tendrá lucidez, es como un espíritu que posee
a una persona, la diferencia está en que nosotros tenemos acceso ilimitado, no puedes
proteger el cuerpo de su propio espíritu, la mayor ventaja es nuestra experiencia en
controlar nuestro espíritu, algo que en esta realidad está poco desarrollado.
-Interesante, sé que en aquella realidad perteneces a la FDT ¿Qué hay de esta?
-Pertenezco a una división financiera, la FDT se conoce públicamente como una
firma financiera -dice Juno con una sonrisa.
-¿Así que a eso nos dedicamos si no hay guerra con los demonios?
-La guerra con los demonios siempre existirá, son las condiciones que hicieron a la
humanidad vulnerable las que aún no están en esta realidad. Mi señor, desde que estoy aquí
no sentí una energía maligna antes, llegué a pensar que tal vez no había tal cosa en este
mundo.
Yo también, no me gustaría pensar que soy responsable. Unos sacerdotes parecen
estar ayudando, la poseída se llama Ágata.
-¿Sacerdotes? -pregunta Juno levantándose de la mesa.
-En efecto, es posible que ayuden.
-Es extraño que llegarán antes que usted.
-Lo sé, al parecer están practicando el exorcismo de Ágata hace varios días, no creo
que estén progresando, lo vi en los ojos de su abuela.
-Esto será problemático -dice Juno con un gran suspiro.
-Deje claro que ayudaré, pero no sé si aceptaran mi ayuda.
-Lo harán una vez se desesperen, dígame, quisiera equivocarme... ¿es un demonio
apabullante?
-No había visto algo así, aun siendo un exorcista, de ser solo un espíritu maligno no
sería un problema para los sacerdotes, supongo que si no existe la vulnerabilidad solo
podemos esperar comandantes intentando apoderarse de los cuerpos.
-No conocemos sus métodos, ellos no muestran su máximo poder desde el principio
como usted, mi señor, debemos estar cerca.
-Tú te quedarás, esto es algo que debo hacer solo.
-No, planeo ayudarlo, ya le dije que estoy para servirle.
-Ten confianza en mí.
Al día siguiente me encontraba en aquel barrio, vi al nieto de la anciana mirándome
mientras fumaba un cigarro.
Camine durante una hora por todo el barrio, no podía sentir aquella energía tan
inquietante. Un hombre me abordo.
-Buen día amigo.
-Buen día -respondí.
-¿Cómo se llama usted? -dijo el hombre.
Era uno de los sacerdotes,
-Debería usted presentarse primero.
-Discúlpeme, mi nombre es Dante Silva, estoy ayudando a la nieta de una fiel, la
señora Ágata me contó sobre usted, su nieto me ayudó a encontrarlo.
-¿Que necesita?
-Como sabrá la nieta de Ágata quien tiene el mismo nombre está poseída por un
espíritu, la joven pasa por una prueba muy dura.
-¿Una prueba?
-En efecto -respondió el sacerdote con mucha seriedad -. El asunto es que la joven
en lo que creo fue un momento de lucidez llamo a alguien, sentí en mi corazón algo similar
a una persona que se está ahogando en un profundo pozo y por un instante emerge a la
superficie para pedir ayuda.
-Mi nombre es David Mercer.
-Tenía el presentimiento que era usted -dice el sacerdote -. Señor David ¿quién es
usted?
-Un exorcista.
-Puede que sí, pero eso no es todo, temo mucho por el alma de la Joven Ágata, sin
embargo no puedo dejar que se involucre.
-Eso no es justo para esa joven -respondí -. Vendré mañana, han tenido mucho
tiempo para hacer algo, cada día será más difícil.
El sacerdote se quedó pensando, podía ver en sus ojos lo estancado que estaba.
Me dispuse a marcharme, dando unos pasos, no sentí que podía decir más para
convencerlos de recibir mi ayuda, sabía que debía esperar; estaba preocupado por la joven,
era mi instinto, no lo puedo evitar, de repente gire y le dije al sacerdote: también soy un
gerente de compras en una empresa exitosa. Mire una sonrisa en la mirada del sacerdote,
seguí mi camino.
Antes de llegar al apartamento pase por el supermercado, volví a ser una persona
corriente, compré pescado y algunos vegetales, recordé cuando acompañaba a Serena en su
búsqueda de ingredientes para recetas raras, el recuerdo se desvaneció, me fui al
apartamento.
-Mi señor, bienvenido -dice Juno con una sonrisa.
-Siento progresos.
-¿Porque está llorando, mi señor?
-No lo sé, no me di cuenta, bueno no es nada, he hablado con uno de los sacerdotes,
es fuerte, es una mala señal.
-Ya veo; permítame, voy a cocinar lo que trajo.
-Gracias Juno.
-No creo que aquel demonio tenga que ver con usted, lo más seguro es que los
sacerdotes emplearan parte de su poder para mantenerlo encerrado en la habitación, es
posible que por eso no lo sintiéramos.
-Es una posibilidad, mañana lo sabremos.
Juno comenzó a cocinar el pescado, se veía feliz mientras lo hacía, no tenía el sabor
que esperaba, aun así lo disfruté mucho.
Al terminar de comer decidí ir a mi habitación, tome los platos para llevarlos al
fregadero, sentí calidez, Juno estaba abrazándome, cubriéndome con sus brazos, su frente
en mi espalda, sentí su amor.
-Discúlpeme mi señor.
-¿Porque?
-Lo odio en este momento -susurra Juno.
-No siento eso -respondí.
-Aun así lo hago, es complicado tenerlo cerca.
-Si quieres puedo irme.
-No quiero que esté solo, no quiero estar sin usted.
-¿Porque me odias?
-Me diste el mejor regalo que alguien me ha dado, en toda mi vida no conocí a
alguien como tú, tan fuerte, tan triste y feliz al mismo tiempo, has soportado torturas, has
sido encerrado en oscuridad, has salvado tantas vidas y has sido traicionado innumerables
veces, todo sin perder la esperanza -dice Juno mientras sus ojos comienzan a dejar caer
lágrimas -, con todo lo que te ha pasado aun así te tomaste el tiempo para regalarme un
propósito, ahora que nos encontramos puedo verlo, no quieres que te ayudé… me siento tan
inútil.
-Me gustó mucho la comida, voy a retirarme.
-Un momento por favor… lo siento mi señor, sé que no es justo con usted,
presionarlo así para que me recuerde.
-No fue justo de mi parte poner tanto peso sobre ti, no estoy de acuerdo con todo lo
que supuestamente planee yo, incluso en este momento puedo sentir que me ayudas de más.
-No diga eso, su regalo es lo que más aprecio, gracias a usted puedo tener un
propósito de verdad.
-Ven conmigo mañana, no creo que facilite las cosas con los sacerdotes, aun
sabiendo eso quiero que me acompañes.
-Gracias mi señor.
Llegamos a aquel barrio, el sacerdote estaba afuera de una casa, supongo que ahí
está la joven poseída, me acerco a él, era otro de los sacerdotes, asumí que era Dante pero
esta vez era Leonel.
-¿Qué son ustedes dos? -pregunto aquel sacerdote.
-Es hora de salvar a la joven ¿lo entiende? -pregunte al sacerdote.
-Muy bien, les daremos la oportunidad -dice el sacerdote -. Síganme, los llevare
con la joven.

Capítulo 6

Al entrar a la casa pude sentir su fuerza, nunca sentí algo así, un espíritu lleno de
codicia, Juno sonrió, el sacerdote iba adelante por lo que no la vio, ella puso su mano en mi
hombro, sentí su mano temblar, al ver mi manos note que las mías estaban iguales,
comencé a sudar frio, era sofocante, íbamos por un pasillo que parecía ser infinito, sin
darnos cuenta estábamos en la entrada de la habitación, el sacerdote abría la puerta
lentamente, tomo el pomo de la puerta y lo giro con los ojos cerrados, vi al otro sacerdote,
se encontraba con aquel libro de su religión, ¿leía para el demonio? Me recordó a las
técnicas usadas por los Fiore, era el momento, troné el dedo índice de mi mano derecha, la
joven dirigió bruscamente la mirada hacia mí, lo que podía afectar contundentemente a un
demonio en la otra realidad aquí solo llamaba su atención.
-¡Maldita cucaracha! -dice el demonio usando la boca de la joven, pero era claro
que una voz así solo podía pertenecer a un demonio.
-Un general -dice Juno.
En pleno día aquel demonio podía mostrar un poder tan inmenso, a medida que
avancemos a la noche las cosas se pondrán mucho más difíciles.
-Déjennos con ella, si los necesitamos les avisaremos -digo mientras Juno usa las
palmas de sus manos para intentar contener al demonio sin tocarlo.
-¡Ni hablar! -exclama Leonel el sacerdote.
-Debemos dejarlos Leonel, dice el otro sacerdote, descansaremos para poder
ayudarlos.
Los gritos de la joven se mezclaban con los del demonio, esos gritos no paraban, la
lucha de poder entre Juno y aquel general demoniaco había comenzado, me acerque lo
suficiente y la tome por la cara, sentí su fuerza sobrehumana, sentí su agarre tomando mis
brazos, podía romperlos si quería, así que debía intentar debilitar el demonio de forma
rápida, Juno aprovecho para generar neblina, el flujo del tiempo se sintió diferente, el
demonio me gritaba, lo vi directo a los ojos, vi a través de los ojos de la joven, en aquella
oscura profundidad se encontraba su mirada, solo eso basto para sentirme perdido, sentí la
mano en el hombro una vez más, Juno me mostraba su apoyo, trajo mi temple nuevamente
a mi cuerpo, sentí que había sido arrastrado días en aquella oscuridad, sentí que no podía
luchar, debo debilitarlo como sea, no puedo permitirme perder, sentí hambre, no sé porque
me sentí hambriento, sonreí.
-¡Hazlo! -grito Juno.
Pude sentirlo, como se debilitaba aquel demonio.
-Cucarachas, cucarachas ¡cucarachas, cucarachas, cucarachas! -gritaba el demonio
una y otra vez.
Cada vez podía distinguirse más la voz de la joven de aquel demonio.
-Puede hacerlo señor David, este general no es nada, ¡devórelo! -grita Juno.
-Cucarachas, no pueden derrotarme aquí, voy a arrancarles la garganta -dice el
demonio.
-Ya perdiste, es hora que te rindas y vuelvas derrotado al hueco de donde provengas
-dice Juno.
Sigo viendo la mirada de aquel demonio, esto no acaba aun, está cerrando los ojos,
no está escapando, se lo que hace, mi experiencia me dice que decidió seguir con esta pelea
en la noche, ahora mismo no podemos hacer más nada, una vez descansa es imposible que
lo encuentre dentro de la joven, esto es más conveniente para todos, puedo asegurarme de
derrotarlo una vez por todas, supongo que los generales pueden darse el lujo de usar tales
tácticas, estoy cansado, la neblina comienza a disiparse.
-¡Sacerdotes! -Gritó para que se apresuren y entren a la habitación.
-¿Qué paso? -Dice el sacerdote Leonel - solo ha pasado un minuto.
-¿Puedes sentirlo Leonel? El demonio ha perdido la batalla, sabemos que no es
suficiente aun pero ellos demostraron que existe esperanza para la joven Ágata.
-Juno, quédate aquí vigilando a la joven -dije mientras salía de la habitación con
Dante.
-Entendido -respondió Juno.
-En verdad son fuertes -dice Dante.
-No cuan fuerte sea ella, parece que Juno no es tan fácil de intimidar como yo
-respondí al sacerdote.
-Ahora las cosas se complican, durante las noches lo único que podemos hacer es
encadenarla, nunca nos enfrentamos con ese demonio al pasar de seis de la tarde -dice el
sacerdote asustado.
-Esta vez sí lo haremos, no va a recuperar su fuerza -respondí -, aun así no sé cómo
sacarlo todavía, si lo hago a la fuerza la joven podría morir.
-¿Sacarlo a la fuerza? -pregunta el sacerdote.
En ese momento Juno sale de la habitación junto con el sacerdote Leonel.
-Necesitamos un plan -dice Juno.
-Es cierto -respondí -, la verdad es que muchas veces tanta gente realizando un
exorcismo puede ser contraproducente.
-¿A qué te refieres? -pregunta Leonel.
-Alguno podría ser poseído -responde Juno, ese demonio es escurridizo, si ve una
oportunidad o si alguien le muestra su debilidad es muy posible que esa persona sea su
nueva víctima, si se ve perdido intentara llevarse consigo el mayor número de víctimas
posible.
-Lo que haremos será prepararnos en el tiempo que tenemos -digo a los sacerdotes-,
falta mucho para que oscurezca, debemos aprovechar, lo mejor será que la abuela de la
joven la acompañe y se mantenga hablándole, cuando comencemos nuevamente el
exorcismo tal vez contemos con su ayuda desde el interior, no podemos hacer nada si ella
no pone de su parte.
-¿Vamos a encadenarla? -pregunta Dante.
-No será necesario -dice Juno mostrando su disgusto por aquella medida.
-Yo agotare al demonio, ustedes me apoyaran -digo a los sacerdotes que parecen
resignarse.
Dante va por la abuela de la joven, la señora entra a la habitación para cuidar a su
nieta, sus ojos grises están humedecidos, Leonel acomoda una silla al lado de la joven,
cerramos la puerta y nos dirigimos a la cocina, Juno busca té y comienza a prepararlo.
Decidí comenzar.
-Bueno, básicamente puedo debilitar el demonio, lo que enfrentaremos aún es
demasiado fuerte para liberar a la joven totalmente de su influencia, es por eso que
debemos empeñarnos al máximo, pidan a su Dios su favor, usen los objetos que sea
necesario, una vez se enfurezca no tendremos mucho tiempo, en ese momento Juno se
encarara, ¿entendido?
-Si -responde Dante.
-Claro -Responde Leonel como un niño en la escuela a punto de aprender la lección
de su vida.
-Falta poco -dice Juno -, ¿podemos esperar afuera, señor David?
-Ok -respondí.
Salimos de la casa, los sacerdotes no parecían prestarnos atención, se estaban
mentalizando.
-Mi señor, ¿está seguro de que ellos hagan parte?
-Se lo que piensa Juno, pero ellos han estado aquí por mucho más tiempo, así como
yo es la primera vez que me enfrento a un general real, después de todo ellos quieren
ayudar, las personas los necesitan.
-Si son sus deseos estoy de acuerdo, pero quiero que no se preocupe por ellos, si
todo se sale de control yo los protegeré, usted concéntrese por completo en debilitarlo, así
nada saldrá mal, es lo mejor que podemos hacer para disminuir el riesgo.
-Estoy de acuerdo contigo Juno.
Entramos nuevamente a la casa, el tiempo paso, todos parecían más concentrados,
yo me enfoque en mirar el reloj, observe cada segundo, cuando marco las cinco y cuarenta
de la tarde nos levantamos, sentí un fuerte suspiro pero no supe de quien, al abrir la puerta
la abuela de Ágata estaba dormida, el sacerdote Leonel la saco de la habitación y regreso
rápidamente. Desde la habitación de la joven podía escuchar el reloj avanzar.
-Es hora -dijo Juno -usare la neblina.
Los sacerdotes comenzaron a leer su libro, aquella joven comenzó a retorcerse de
dolor, el demonio intenta causar el mayor estrés posible en su cuerpo para ser capaz de
matarla si se ve perdido, debemos actuar rápido, pensé, es el momento, tomo la joven por
su rostro y busco en su mirada aquel ser maligno que habita en su interior, cuando abrió sus
ojos todos nos estremecimos, una violencia que puede sentirse en el alma, un deseo por
consumirnos a todos y extender la agonía por la eternidad.
-Tu poder no es nada, solo tienes miedo -dije al demonio -, vamos a sacarte, creíste
que era imposible ¿sigues creyendo que es imposible?
El demonio me agarra nuevamente los brazos, su agarre es más fuerte, la joven
comienza a gritar, son gritos de dolor, no hay forma de confundir esos gritos.
-¡Déjala en paz escoria del infierno! -grita el sacerdote Dante.
Debo concentrarme, comienzo a absorber la fuerza del demonio, mi cuerpo poco
puede soportar algo así.
-Cucarachas, ¡no son más que cucarachas! ¡Mía! ¡Es mía! -grita el demonio.
No soltaría el rostro de aquella joven, por un segundo pude verla encerrada en su
propia mente, huyendo en un vacío, huyendo de un terror que podía alcanzarla en cada
rincón de su ser.
-Ágata, escúchame -digo a la joven -, estas huyendo pero debes luchar, el demonio
solo intenta atormentarte, tu miedo y desesperación alimentan su poder, sé que eres fuerte,
tu abuela te dio su fuerza, debes luchar por los que te aman, sácalo de tu cuerpo, es débil, lo
estamos esperando de este lado para darle la paliza que se merece, sé que puedes Ágata.
La joven sufría, aquel cobarde intentaba infringir la mayor cantidad de dolor
posible, pero ella luchaba, la sentí aferrarse a su vida, de la misma forma en la que yo me
aferre tantas veces, sentí su esperanza, eso me dio mayor ventaja.
-Aquí viene ¡todos prepárense! -exclame.
La joven se quedó estática, como una estatua, Juno se acercaba como si el tiempo
estuviera ralentizado, finalmente aquel ser transparente dejo el cuerpo de la joven, su
cuerpo era tan grande que apenas cabía en la habitación, solo se podían distinguir sus ojos
rojos y brillantes, Juno lo toco, el demonio grito con todas sus fuerzas, como si fuera la
primera vez que sentía dolor, aquel cuerpo comenzó a humear, como si se quemara por
dentro, los sacerdotes oraban con más fuerza, gritaban plegarias de aquel libro para derrotar
al demonio, afuera una gran tormenta se sentía, las centellas se escuchaban como rugidos
de león.
-¡No! -Gritaba el demonio.
El demonio se fracciono el millones de pedazos, cada pedazo se quemó ante
nuestros ojos, Juno cayo arrodillada del cansancio, yo caí en la cama de la joven, los
sacerdotes fueron a verificar que la joven estaba bien, todos nos sentimos mejor, sabíamos
que la joven lucho para expulsarlo, del demonio no quedo nada, era la primera vez que
presenciaba algo así, otros demonios eran regresados a sus lugares de origen al ser
expulsados, este demonio fue asesinado por Juno, supongo que era la forma en la que el
FDT hacia las cosas, la joven estaría muy débil para despertar ahora mismo, con un buen
descanso será capaz de hacerlo muy pronto.
-Por fin termino -dice Leonel.
-Gracias al señor, gracias al todo poderoso señor del cielo -dice Dante.
-Amen -responde Dante.
-¿Juno, te encuentras bien? -pregunte.
-Sí, estoy bien, solo es la primera vez que hago esto aquí, un demonio general no es
mi ideal de práctica.
-¡Ja ja ja! -no pude contener la risa, me sentía muy nervioso.
-Avisare a su familia -dijo Dante.
Cuando Dante fue a abrir la puerta de la habitación el cuerpo de la abuela estaba
tendido en el piso, Dante llamo a emergencias pero todos nos dimos cuenta que era muy
tarde, el corazón de la anciana no soporto el dolor, ella tomo parte del dolor para ayudar a
su nieta; su otro nieto entro y comenzó a llorar cuando los paramédicos se la llevaron; sus
intentos fueron en vano, ya había muerto hace mucho.
Recordé a la anciana, recordé la primera vez que la vi, pude ver en sus ojos que
sufría demasiado, sentí mucho dolor al no poder salvar a su nieta para que ella pudiera
verla, para que ambas sonrieran otra vez, para que fueran abuela y nieta una vez más,
recordé el dolor que producen los demonios a la humanidad, recordé la eterna guerra
invisible para la mayoría.
Fuimos a fuera, el sacerdote Leonel se quedó con la joven ágata, el sacerdote Dante
nos acompañó, no dijimos palabra alguna; sabíamos que era una victoria, habíamos salvado
un alma.
Juno y yo no teníamos más nada que hacer, nos fuimos al apartamento; ella se veía
cansada, mucho más de lo que yo estaba, debía ser yo el que condujera el auto esta vez; era
técnicamente la primera vez que lo hacía.
En este mundo la guerra entre humanos era diferente, podía estallar en cualquier
momento, podía sentirse la tensión; nada de eso importaba, cuando estaba pequeño me
enseñaron que las guerras son parte de la naturaleza humana, así como las sociedades y el
pecado; era necesario renunciar a la naturaleza para frenar el ciclo. Al llegar al apartamento
Juno me abrazo otra vez, no nos dijimos nada, pensé muchas cosas en ese momento, ella
sabía que la muerte de la anciana me había afectado como mi primer exorcismo, lo era para
una parte de mí, era una lección que no podía olvidar, una lección que me permitiría ser
mejor la próxima vez, así sería capaz de salvar a todos, no me sentirá como me siento
ahora, sin valor, tan inútil e sin fuerza. Tampoco deseaba mostrarme vulnerable ante ella, sé
que me conoce más de lo que yo me conozco, aun así no quería que me viera tan afectado,
por eso me fui a la habitación, intento tomar mi mano, pero me aleje rápidamente, no vi su
cara pero podía imaginarla.
Veinte minutos más tarde me encontraba en la cama, pensando en cómo había
usado mi poder en el exorcismo, era muy parecido al hambre; ¿acaso había devorado la
energía de aquel demonio? Pensé, pero no quería saber la respuesta, en Remi era una
técnica perdida, aquella técnica era demasiado difícil incluso para los eruditos que
aportaron sus técnicas de exorcismo, solo existió en libros olvidados que nadie tomaba en
serio, si mal no recuerdo la técnica conlleva un gran riesgo, aquel que la use marcha
lentamente al mal; no me sentía diferente, es cierto que la energía de un demonio está
cargada de odio puro, pero no siento ese odio en mí; pensé en una teoría, quizás toda la
energía es la misma, la diferencia está en su usuario, la persona imprime sus emociones en
su ser; quizás solo estaba siendo un iluso y pagaría más adelante el precio por usar dicha
técnica.
Salgo de la habitación, quería ver su cara, ahí estaba ella, estaba tomando té;
sentada mirando a la ventana.
-Juno.
-¿Cómo se siente? -pregunta Juno mientras me sirve un poco de té.
-Juno, dime algo ¿Qué tan grande es la carga que compartimos?
-¿A qué se refiere?
-Sé que es muy grande, tanto como para que me odies por no ser capaz de
recordarlo; no quiero que te sientas así conmigo, me odio también por eso.
-Mi señor ¿Qué quiere preguntarme realmente?
-Juno, no siento que fuera una broma.
-¿Qué cosa?
-Tú no me quieres decir nada; por mucho que lo intentes no dejas de abrazarme; sé
qué hace tiempo me dijiste que era broma y no puedo sacarlo de mi cabeza.
-No puedo decirle nada -dice Juno esquivando mi mirada.
-Ya lo hiciste Juno; cada abrazo que me das lo confirma; tú y yo estamos casados.
-No, no es cierto mi señor.
-Está bien, no lo admitas; odio esto más que tu; odio ser yo, odio que la única
persona en el mundo con la que realmente me siento libre no pueda decirme quien soy;
jamás en mi vida me sentí así; estoy triste, pero contigo a mi lado me siento completo; no
sabía ni siquiera que existías hace unos días; se sincera conmigo.
-Soy su sirvienta y… -dice Juno con sus ojos cerrados.
-Soy un tonto; sigues diciendo eso ¿en realidad vas a obedecerme?
-Le prometí a usted que no le diría cosas innecesarias.
-¿Vas a obedecerme?
-¡Si, sabe que lo hare! -Exclama Juno -, ¡¿quiere que vaya a la cama con usted?!
¡¿Quiere que le lave los pies?! ¡¿Quiere que le cuente un cuento para dormir?!
-¡No! Juno, si no estamos casados no importa, si eres mi sirvienta, esclava o
concubina; eres libre, te libero de todo vínculo que tengamos juntos, no me interesa tener a
alguien.
-¿Qué dice? ¡¿Se ha vuelto loco?!
-No, eres libre; haz lo que quieras.
-No puedes hacer esto David; no se te ocurra hacer algo como esto.
-Dime, eres la peor sirvienta, no te necesito.
-Se lo que haces, no está sencillo David, crees que esto es un juego, crees que me
divierte mucho hacer esto, esto es lo que quieres.
-No, no lo es, sea quien sea quien te lo pidió, somos dos personas distintas; si tu
voluntad es ayudarme hazlo.
-David…
-Mi objetivo es ganarte, tal y como soy ahora; voy a hacerte olvidar, cualquier
ridiculez que yo mismo te haya inculcado, voy a hacer que te cases conmigo, me oyes.
¿Por qué? Ahora que encontré mi propósito, ahora veo aquel cielo. Fue muy pronto
¿acaso seguimos hablando? Quiero saber si quieres que luche por ti, lo hare, luchare con
toda mi alma, eres mi propósito después de todo, la única manera que pueda tolerar mi vida
es si caminas conmigo, si quieres estar conmigo todo tiene sentido, te espere tanto, creí que
no existía. Estaba sin tiempo, cayendo infinitamente. Reconozco esta sensación, me trata
con amabilidad este lugar, pero solo es una transición, debe ser temporal, este vínculo que
se formó, fue solo un instante, me levante en la playa de aquella costa blanca, una vez más,
me encontraba frente a la hermosa mujer que confundían con una sirena, era la mujer que
amaba, la mujer enigmática que hacía de mis días una experiencia inolvidable, solo verla
beber su taza de té me hacía sentir vivo, era magia para mí.
Sentí un gran alivio cuando la vi otra vez
-Despertaste por fin -dice Juno -, siempre me haces esperar; cuando tomaste una
pausa demasiado larga lo note; te fuiste mientras hablamos sobre algo importante.
-¿Juno?
-Sí, aún estamos demasiado débiles, voy a disipar la neblina.
-Una neblina capaz de distorsionar el tiempo mismo, me sorprende tu poder.
-Yo también pasé por un difícil entrenamiento como tú para llegar a este nivel -dice
Juno apenas pudiendo mantener su aliento-
-Juno, todo lo que te dije, es cierto, quiero que seas libre.
-Mmm, parece que está consciente -dice la ninfa del espejo.
Me había olvidado del espíritu que se vinculó al cencerro. El cencerro está roto
ahora, solo es un objeto sin poder; aquel espíritu se las arregló para asustarme nuevamente.
-Creí que me avisarías cuando fueras a manifestarte, me asustaste una vez más
-digo al espíritu vinculado al cencerro.
-¿Quién es ella? -pregunta Juno al ver al espíritu.
Me sorprendí, al parecer aquel espíritu podía manifestarse a quien quisiera; tal vez
Juno es demasiado poderosa.
-Mi nombre es Emily.
-¿Te llamas Emma? -Pregunte sorprendido -siempre encuentras la forma de
sorprenderme.
-Sí, es mi nombre Emily ¿porque se sorprende?
-Parece que el señor David siente mucha estima por alguien con un nombre
parecido -responde Juno.
-La neblina pierde su influencia, Juno, sé que perteneces al FDT, lo que significa
que no podemos estar cerca en estos momentos; supongo que nos veremos dentro de poco
-digo mientras me levanto adolorido -recuerda lo que te dije, eres libre, haz lo que quieras,
yo iré por ti, no me importa a quien debo desafiar.
-Debe tener paciencia, nos veremos nuevamente, para ser precisos me tomara un
mes, debo regresar al FDT, mi familia cree que busco un tesoro en el mar.
Me acerco lo suficiente a ella, no pudo esquivar un beso, fue corto, quise
transmitirle mis sentimientos, pude sentir en ese pequeño instante que ambos nos
lamentamos del no prolongar ese momento fugaz un segundo más.
-Un día será eterno, es una promesa -digo a Juno.
-Mi señor, David, siento en mi corazón tener que dejarlo una vez más, deseo que el
tiempo pase más rápido para que podamos recuperar todo su ser.
-Gracias Juno, Emma es hora de irnos.
-Mi nombre es Emily en realidad -contesta la ninfa del espejo.
Emily, vaya coincidencia, no quería preguntar su nombre, la odiaba de verdad al ser
la responsable de la muerte de Samuel, para mí no era más que la ninfa del espejo, vi a Juno
partir, un pequeño bote sin tripulación llegó por ella, ¿cuánto poder tienen los miembros del
FDT? ¿Qué tan poderosa era la familia Fiore? ¿Cómo es que alguien así termino siendo mi
sirvienta?
Una vez más me dirigí a la posada en el camino, devoré más comida, la dueña de la
posada me dijo que sólo tarde un día en volver, disimulé diciendo que me encantó su
comida, me agradeció por el pago. Antes de dormir sentí el cencerro agitarse, era Emma,
apareció frente a mí.
-¿Cómo se siente? -preguntó la ninfa del espejo.
No quise responder, decidí ignorarla y dormir. Al parecer la dueña de la posada
estaba preocupada por mí, me despertó, era lo más normal, después de todo me quedé
profundamente dormido durante dos días enteros.
Ahora que descanse puedo volver a Remi, pero será difícil para mí, las cosas no son
como antes, ahora veo todo bajo una óptica totalmente distinta, decidí ir lo más pronto
posible.
El camino fue largo, me sentía físicamente más débil, mi poder sin dudas creció,
aun así no sé si puedo enfrentar a Serena si llega el momento, por ahora solo puedo
hacerme el tonto y esperar que ella esté demasiado dudosa como para enfrentarse, debo
recuperar mi verdadero poder antes de considerar rebelarme.
Medite mucho sobre mi destino en la otra realidad, no sé cómo funciona esto; una
vez desperté no sé qué es lo que pasa con mi otra realidad; ni siquiera sé porque el tiempo
fluye de manera distinta en cada realidad, lo más seguro es que continúe con los recuerdos
de ambas realidades, justo como lo hago ahora, tengo todos estos recuerdos de un mundo
diferente, recuerdos con sentimientos adheridos, puedo recordar a Victoria, sus gestos y
cada segundo que pase con ella, quiero saber qué pasó con ella, si puedo salvarla lo haré.
Cuando llegue a Remi fui recibido como un héroe, prepararon un festival para mí al
notar que me dirigía allí, era abrumador, tanta gente, todos felicitándome por mi logro, yo
sabía que no había salvado a nadie, aun así me alegré por aquel recibimiento, algo muy
egoísta de mi parte, pronto me canse, me llevaron a la oficina del señor Rubén, en ella
estaba Caleb Hassel, el señor Rubén, mi hermana y mi padre. Serena, se abalanzó hacia mí,
fue igual que Victoria en aquella realidad, no pude evitar soltar una pequeña lágrima, era
como si mucho tiempo hubiera pasado, ella en cambio lloro como una niña, sentí su cálido
afecto.
-Me sentí demasiado frustrada, la neblina se hacía más poderosa, incluso sin mi
poder pude sentirlo, nos tenías a todos preocupados-dice Serena.
Solo podía pensar en Juno es demasiado poderosa, no puedo dejar de admirar todo
lo que ella es.
-Casi muero, el cencerro me salvó -digo a Serena.
Todos los demás parecían observarme sin decir nada, el señor Rubén parecía
contento, mi padre y Caleb estaban pensativos, en eso mi padre hablo.
-¿Qué fue lo que pasó en la neblina? -preguntó mi padre.
-Era una bruja -respondí.
-¿Una bruja? -pregunta Caleb.
-Sí, fue algo duro, uso una ninfa del bosque para catalizar necromancias -respondí.
-Nunca escuché de una ninfa que usará necromancia -responde Caleb.
-Puede agregarla al libro entonces, lo cierto es que todo terminó, no me interesa
nada más.
-A mi si -responde mi padre mientras se acerca a mí, quedado frente a frente.
-¡Padre por favor! -exclamó Serena -. Viene de realizar dos misiones imposibles
para la mayoría, ¿que no puedes ver lo cansado que está?
-Me largo -respondí.
-Te acompaño, espera David -responde Serena.
Caminamos a través de la celebración, más gente felicitándome, Serena intentaba
que me dieran espacio, se veía bastante preocupada. Más adelante me dirigí con Serena a
mi casa, en el camino quise preguntarle:
-¿Porque esa aptitud? -pregunte.
-Debe ser porque el cencerro está roto -responde Serena.
-Vaya, no lo noté.
-Hermano, puedes decirme lo que sea.
-Lo sé.
-¿Porque no lo haces entonces? Es bastante evidente que algo te paso, quiero
ayudarte.
-No lo entenderías.
-Pruébame.
-Quiero atacar el FDT -respondí.
-¿A qué te refieres David? ¿Ellos son responsables de esto?
-En parte, lo que sucedió en la playa lo confirma, usan necromancia; puedo
infiltrarme y tomar a uno de sus mejores agentes, aunque aún no se quien libera la plaga
maligna en cada cosecha.
-No puedes verla David.
-¿Sabes de quien hablo?
-David, te dije que quería hablar contigo al volver, vamos a mi casa, debes confiar
en mí.
Acompañe a Serena a su casa, me sentí muy cansado, cuando llegamos no pude
evitar tumbarme en su sofá.
-Hermano.
-¿Qué pasa?
-Últimamente no necesitabas el cencerro, incluso en su estado actual lo llevas
siempre contigo; cuando te lo di quería dos cosas, la primera era que tu consciencia
principal se enlazara con otras realidades.
-¿Principal?
-Sí, no sé qué tanto sabes en este punto, pero siempre lo has experimentado,
aquellos sueños realistas, has visto de verdad el cielo y el infierno, te has podrido en una
celda sin ver la luz en décadas, todo lo experimentaste, pude sentir tu tormento, cuando
limite tu consciencia principal otra gano poder, tu lado más perverso y retorcido por el
dolor que experimentaste tantas veces, esa maldición que te persigue.
-¿Dices que intentaste ayudarme?
-Todo se complicó, tal como dijiste, quieres atacar directamente el FDT, pese a
tener un acuerdo con ellos.
-¿Por qué dices que soy la consciencia principal?
-Por qué eres el que tiene sus habilidades reales casi completas, recientemente
recuperaste tu codicia, eres capaz de absorber la energía de todo lo que quieras, es una de
tus habilidades pasivas.
-Todas son pasivas, excepto la ira ¿cierto?
-Sí, debo descansar, acceder a recuerdos que no tengo consume mi fuerza,
hermano, no sé qué sientes por ella, pero el amor no es para ti, no vale la pena cambiar el
estado de todo, tenemos deberes.
-No lo has entendido Serena, esta guerra puede terminarse si enfocamos nuestros
esfuerzos de otra manera; hemos visto las cosas empeorar, no hacemos más que cerrar una
fuga mientras dos más aparecen, pronto los dos no seremos más que viejos, inculcando lo
mismo a nuestros descendientes, apenas te recuperas y ya debemos ir a la siguiente misión.
-Lo sé.
-No quiero que hables esto con nadie, a partir de hoy voy a retirarme de Remi,
reuniré fuerzas independientes para romper este ciclo.
-No puedes.
-Sí, lo hare Serena, no voy a ser alguien como Daniel después de todo; mi deseo es
restaurar el balance.
-El balance nunca existió para nosotros querido hermano, solo somos capaces de
ver caos, puede que no veamos el balance en el insignificante nivel en el que nos
encontramos pero ahí está, injusto o no, como individuos no tenemos el derecho a decidir el
destino de todos, mucho menos por qué crees que te enamoraste, no por un motivo tan
trivial como ese; si los Fiore son responsables de todo entonces no debes cargar con ellos
por tu cuenta.
-No necesito tu ayuda -respondí -, la gente si, en estos momentos más que nunca, si
lo que creo es cierto, muy pronto la plaga maligna será imparable, ninguno de los dos es
capaz de estar en más de un lugar a la vez.
-Ya no puedo detenerte, vete si es lo que quieres; hermano, la próxima vez que nos
veamos luchare con todo, intentare con toda mi fuerza detenerte para que no manches el
nombre de Remi.
-Siento que sea así; lo ves hermana, seguir mi propio camino, no el tuyo o el de mi
padre, siempre fue una opción, lo hare para asegurar un futuro, protegerte y poder estar con
ella, me voy, espero que no interfieras
Me fui con intención de no volver, no podía quedarme mucho tiempo cerca, tengo
el presentimiento que aquella celda en la que estuve en uno de mis supuestos sueños se
encontraba en Remi, desde ese lugar no podía hacer nada.

Capítulo 7

Conozco a una persona que puede ayudarme, así como yo creé que Remi no es la
única opción para salvar al país, cuando realizaba exploraciones sin encargo de Remi
conocí a mucha gente singular, autodidactas muy talentosos, pero también victimas del mal,
ellos quieren ayudar, pero nunca fueron material para la organización.
Estaba por mi cuenta, la primera persona que buscaría era el heredero de una magia
perdida, quise aprender a usar su poder, pero nunca lo domine; aquel hombre se dedicaba a
enseñar, un maestro dedicado, aunque no le gustaba Remi rara vez expresaba su opinión
públicamente, eran más de las cuatro de la tarde, si me apresuro llegare a tiempo para
encontrarlo en el salón de clases.
Una hora después lo encontré, estaba leyendo un libro de bolsillo en el salón de
clases, los niños ya se habían ido.
-Vaya, el tipo de Remi ¿Vienes por una lección o algo así?
-Es un asunto diferente.
-Ok, habla entonces, más tarde daré clases a unos adultos que desean aprender a
leer.
-Quiero detener a la plaga maligna.
-Supongo que eso tiene que ver conmigo -dice el maestro.
-Cuando se trata de necromancia eres la persona mejor calificada que conozco.
-No voy a prestar mi poder a Remi, mis antepasados lucharon más que los tuyos
para proteger a todos de estos males incluso antes de que la guerra entre humanos iniciara,
ahora que todo está en ruinas es su responsabilidad.
-Te equivocas, he abandonado Remi para lograr esta causa, además esto no tiene un
solo responsable, tus antepasados también estaban presentes, su falta de esfuerzo te hace a
ti responsable
-Vaya David, como te atreves.
-No puedes negarte, no habiendo tanto en riesgo.
-Voy a pensarlo, tengo familia, no puedo arriesgarme.
-Sabes que esa es la mejor razón para arriesgarse, todos tenemos a alguien. Sé
cómo sea voy a detener esto, decide pronto orgulloso descendiente de Aren, tu magia de los
ecos es necesaria en esta campaña.
-¿Así que sabes quién soy? -responde el maestro.
-Eres Roy tercero, pocos saben tu verdadero nombre.
-Tendrás mi respuesta mañana.
-Si decides ayudarme deberás estar listo para viajar mañana mismo, no puedo
quedarme mucho tiempo por este lugar.
-Solo haces la oferta más difícil de aceptar.
Regrese al día siguiente a la misma hora, otra vez leyendo aquel libro de bolsillo,
note que esta vez había un morral a sus pies.
-¿A dónde vamos?
-Tomaremos el tren a la capital de Exela.
-Vámonos entonces, mi esposa ni siquiera sabe que me voy.
No me gustan los trenes, prefiero caminar, solo los uso cuando es absolutamente
necesario, muchos de los lugares a donde ni siquiera tiene carreteras útiles. Exela es muy
diferente a mi país, fui una vez con Caleb Hassel, en medio de tanta tensión es difícil
apreciar la cosas buenas, por eso solo conozco la cara del país que todos conocen, un lugar
frio, donde el solo se oculta más rápido y las gente poco se confía de los demás.
-¿Cuál es el plan? -Pregunta Roy mientras lee aquel libro -¿Vamos solo a buscar
pelea o de verdad un nigromante de Exela es capaz de liberar la plaga?
-Exela tiene mucho nigromantes -respondí -, hay una persona que nos puede
ayudar.
-Me siento algo oxidado, aun así puedo sentirlo, recuperaste algo importante.
-¿Oxidado tú? -Pregunte -, puedo sentir que tienes algo bajo la manga también,
probablemente viniera conmigo para probar tu as.
-De todas formas, yo también conozco a alguien en Exela que puede ayudarnos,
hace mucho tiempo vino a mi así como tú.
-¿Qué quería?
-Además de rogarme que le enseñara a combatir nigromancia, ese joven se llevó
uno de mis libros favoritos.
-¿Por qué nos ayudaría? -pregunte.
-No tiene una relación positiva con la FDT, de hecho tienen encerrado a su padre,
estoy seguro que se ofrecerá con gusto para la locura que tengas en mente.
Roy termino de leer aquel libro y comenzó a leer otro, note que en su morral no
había más que libros.
-Dime una cosa David, porque pareces estar seguro que un nigromante del FDT
invoco la plaga en el país.
-Esas cosas se sienten ¿no es así?
-Sí, tengo claro que eres uno de los mejores; si mal no lo recuerdo ese es el fuerte
de Serena ¿Por qué no te ayudo?
-Serena teme que yo tenga otro objetivo que ella no comparte.
-El cual sería… -dice Roy.
-La persona que te hable, pertenece a la familia Fiore.
-¿Ella es la nigromante? –pregunte.
-Es complicado, ella conoce una técnica que puede atrapar espíritus, neblina; aun
así no hay rastros de la plaga.
-¿Fiore eh?
-Sé que parezco algo ingenuo.
-No, es solo que todos los tipos de Remi son algo rígidos, siempre guiándose por
sus normas de conducta, cadena de mando y estúpidas cartas de asignación; solo digo que
no eres como ellos, por eso estoy aquí, sé que será peligroso, pero si existe la posibilidad de
detener la plaga debemos tomarla.
-Gracias.
-No me lo agradezcas hasta que atrapemos al nigromante, si lo retenemos hasta
comprobar que era el responsable de la cosecha no pasara nada grave entre Remi y el FDT.
Luego de veinte largas horas en tren nos encontramos cenca de la capital de Exela,
había cambiado mucho, se veía más moderno que otras ciudades que he visitado.
-No me gusta estar en un lugar donde no me quieren –dice Roy.
-¿A qué te refieres? –pregunte.
-¿En serio David? Pensé que lo sabias, mi familia entera esta exiliada de muchos
países, incluyendo este, la única razón por la que paso desapercibido es porque uso un
nombre falso.
-No tenía idea, la verdad es que estamos en condiciones iguales; el solo hecho de
pertenecer a Remi me pone en la mira del FDT, no tenía tiempo de avisar sobre mi visita.
-Entonces debemos intentar lo mas desapercibidos posible –dice Roy.
-Por cierto, escuche que el famoso lobo Hassel regreso a la sede principal de Remi,
con el aquí no tendrías problemas con el FDT.
-¿Te refieres al viejo Caleb Hassel?
-Sí, tenemos una cuenta pendiente por ajustar ese viejo y yo –dice Roy mientras
mira la palma de su mano.
-¿Qué sucedió? –pregunte a Roy.
-Ese viejo ladrón se robó algo que pertenecía a mi abuelo, por personas como el
pienso que Remi está podrido; creo que sabes a qué me refiero.
-Es cierto que Remi se ha involucrado en cosas turbias, pero siempre es por el bien
común.
-Vamos David, sé que no crees eso en realidad; que tu ayudes aquí y allá es poco
para lo que en realidad se necesita hacer; no tengas duda alguna, lo que buscamos en este
país es una consecuencia; cuando era joven aprendí que la nigromancia atrae todo lo
maligno sobre la humanidad.
-Es obvio, los nigromantes sacan lo peor de si –respondí -, pero es nuestro deber
combatirlos, solo así se lograra un verdadero impacto.
-Si quieres hacer algo de verdad empieza con el nigromante que tienen en Remi –
dice Roy mientras cierra un libro que leía.
-No existen nigromantes en Remi.
-Es cierto, no puedes sentir esa energía antigua, veras David, la nigromancia es
invisible para ti –dice Roy -, aun así ahí está, créeme, aunque me cuesta mucho sin la
preparación adecuada puedo sentir esa energía olvidada por los hombre.
-¿Quién es el nigromante, mi padre?
-No, nunca he estado cerca de tu padre, aun así es interesante que lo menciones de
primero; el nigromante de Remi es Caleb Hassel.
-¡Mentiras! –exclame.
-Eres libre de creer lo que quieras; pero no puedes darte el lujo en esta situación, no
con las cosas empeorando cada día, por eso si regresamos te daré algo para que lo
compruebes tú mismo, incluso podrás confirmar tus propias sospechas con respecto a tu
padre.
-Roy, nunca he visto que te equivoque, pero no puedo dejar de sentir enojo por todo
lo que has dicho.
-Lo sé, pronto ese enojo será dirigido correctamente, hasta entonces me limitare a
hablar de esta campaña, parece que hacerte enojar perturba tu energía de una forma
fabulosa, eso los atrae, a la FDT.
Roy estaba atrapado en una librería en la estación de trenes, cambio varios de sus
libros, en ese momento me di cuenta de otra de las razones por la que me acompaño.
-Bueno, busquemos al muchacho -dice Roy -, está muy al sur de la ciudad,
demasiado al sur, ya sabes cómo es esto, algunas cosas nunca cambian.
Caminamos más de una hora, en el camino Roy se resistió varias veces la tentación
de entrar a las librerías, llegamos un edificio de apartamentos, subimos al tercer piso, Roy
toco una de las puertas.
-¡Maestro! -Dice el joven que abre la puerta -, entren, no se queden ahí parados, su
casa es mi casa.
Aquel apartamento parecía un chiquero, no había visto tanto desorden en mi vida,
mis ánimos se bajaron, no podía aceptar que esta persona era la que necesitábamos para
cazar al nigromante, no tenía esperanzas pese a conocer a Roy y su extraña forma de
conocer al mundo, aunque ahora mismo no lo quisiera admitir, sé muy bien que pocas veces
Roy se equivoca.
-Que tal muchacho, te ves débil, no parece que estés mejorando –dice Roy al joven.
-Hemos estado trabajando muy tarde en el enclave, no he sentido nada que me
obligue a actuar -dice el joven.
-Ya veo, que flojo eres, debí enseñarle al otro mocoso, en fin -responde Roy -, este
es un agente de Remi, es el famoso emisario.
-Lo sé, pude sentirlos venir desde que bajaron del tren -responde el joven -, seguro
el FDT ya sepa que están aquí, no deben tardar mucho.
-Mi nombre es David Mercer; quisiera que nos ayudaras, veo que tienes una gran
percepción, Roy me dijo que te entreno para combatir nigromantes.
-Es cierto que se algunas cosas, sin embargo cualquiera con entrenamiento mínimo
puede sentirlos a ustedes dos, tienen una energía masiva desbordando de sus seres -dice el
joven -, por cierto, mi nombre es Anderson.
-Anderson -dice Roy -, mi país es atacado con frecuencia por un nigromante, al
menos es lo que creemos, debemos confirmarlo pero es lo más probable, ahora, no sé si
pertenece al FDT, vine por el bastardo que libera la plaga maligna durante las cosechas.
-¿Qué puedo hacer yo? -Dice Anderson -, por lo que se basta con el maestro Roy
para acabar con cualquier nigromante.
-La plaga maligna no es algo que un nigromante común pueda hacer -responde Roy
-solo un prodigio lo puede hacer, si estudiaras correctamente lo sabrías, algo así requiere el
sacrificio de cientos de humanos, el nigromante no está solo; ¿Por qué enfrentarlo solo?
-Por eso estamos seguro de que esta aquí -digo a Anderson -, en nuestro país algo
así no se puede ocultar, pero en Exela…
-Imposible, algo así suena como propaganda, el enclave debe saberlo -dice
Anderson sorprendido.
-Es hora de irnos -dice Roy -muchacho, debes ser tu quien lo capture, eso
disminuirá el riesgo de conflicto entre países, ya bastante es que estemos aquí.
-La guerra entre humanos termino hace mucho -responde Anderson.
-La guerra entre humanos no termina hasta que la humanidad misma se extinga
-dice Roy.
Salimos del apartamento para buscar un lugar donde descansar, llegamos a un
pequeño hotel a unos kilómetros del apartamento de Anderson.
Sentimos como si nos observaran de muchas direcciones al mismo tiempo, era raro
que nadie del FDT se apareciera ente nosotros aun; aquel muchacho llamado Anderson, me
recordó a mi cuando tenía su edad, aunque no hay tantos años de diferencia puedo notar su
ingenuidad.
-¿Seguro que Anderson puede con esa responsabilidad? -pregunte a Roy.
-Más le vale -dice Roy -, piensa esto, nuestro país es relativamente seguro, tenemos
ataques constantes de seres malignos todo el tiempo, pero hasta ahora todo está bajo
control, en cambio aquí se sacrifican ciento de personas para atacar la cosecha que Serena
protege; si Anderson detiene al nigromante no solo será el héroe de su país, también lo será
para el nuestro, mejorando las relaciones que tenemos ahora.
-Eso está bien… -digo con un suspiro -, aun así no veo que tenga experiencia real,
necesitamos más poder.
-No conoces al muchacho, tiene habilidades natas, es uno en un millón, por eso
decidí enseñarle; bueno también para que se encargara de las cosas cuando yo no este,
veras, es nuestra responsabilidad también conseguir nuestros reemplazos, la humanidad
entera podría depender de eso en un futuro, cuando supe que vendríamos aquí enseguida
pensé en él.
-Parece que fuiste tú quien me trajo aquí –digo a Roy.
Fuimos a descansar en nuestras habitaciones, más tarde no pude evitar despertar a
las tres de la madrugada, la sentí, Juno estaba cerca, ella estaba entrando al hotel, me sentí
sinceramente nervioso, no sabía que decirle cuando la viera, no ha pasado tanto tiempo,
seguramente le moleste que allá venido hasta aquí, me sentí impaciente por verla, como un
niño, no esperaba verla tan rápido.
-Te dije que vendría -digo a Juno mientras abre la puerta.
-Tenía el presentimiento que lo haría, solo no pensé que estaría aquí tan rápido.
-Lo siento –respondí.
-¿Qué hace aquí con ese tipo? Sabe que los descendientes de Aren están exiliados
de casi todos los países del continente, atraerá atención de la FDT.
-¿Me extrañaste? –pregunte ignorando todo lo que dijo.
Se sorprendió, pude notarlo, eso era lo que quería, quería verla sonreír, quería que
este viaje valiera más la pena, con eso era suficiente para mí.
-Claro que sí, pero sabe que no es tiempo para eso ¿Qué haces?
-Pensé en llevarme al nigromante que libera la plaga maligna en el país, pero ahora
creo que FDT debe encargarse de encarcelarlo; estoy aquí para asegurarme que lo capturen.
-Sabes que al FDT no le importa que su país sea atacado, menos si lo hace alguien
que no tiene relación con nosotros, debemos seguir el plan .dice Juno.
-Juno, la plaga necesita un ritual con cientos de sacrificios humanos para llevarse a
acabo, no pueden ignorar algo así, es mi deber, simplemente no puedo ignorarlo.
-No sabemos si está relacionado, ¿Por qué eres tan terco? -pregunta Juno.
En ese momento Roy entra a la habitación silbando, se nota que no sabe silbar, aun
así lo hace, quizás quería lucirse frente a un agente del FDT.
-Vaya, si es el arma más poderosa de los Fiore -dice Roy -, ¿llegue en un momento
inoportuno? Me parece que esta chica entro sin invitación a tu habitación socio, eso es
abuso.
-Roy, rapsoda olvidado, sabes muy bien que no puedes estar en territorio de Exela
-responde Juno -, por mi autoridad como agente de FDT te concedo una advertencia para
que abandones el territorio de Exela en menos de veinticuatro horas, de permanecer aquí
serás clasificado como un criminal y procesado como tal.
-Bien, no necesito quedarme mucho tiempo -responde Roy -, veinticuatro horas
serán más que suficientes, me sorprende que no nos siguieras vigilando tal como lo hacen
tus compañeros.
-Los ayudare -dice Juno -, David, como agente de la FDT te autorizo a permanecer
para confirmar la detención del nigromante como agente especial de Remi, ahora tengo que
irme, volveré con sus notificaciones oficiales, en caso que alguien los cuestione y yo no
esté presente.
-Me iré a mi habitación, creo que aun puedo descansar un poco -dice Roy –, será un
día memorable, sin duda.
Roy sale de la habitación silbando una canción diferente.
-Espera un momento Juno.
-David, no puedo quedarme ahora, por mucho que lo quiera, sabes que nos
observan, no pueden llamar tanto la atención en este lugar.
-¿Es fácil para ti decir mi nombre ahora que te libere? –digo sonriendo.
-Estoy más acostumbrada a llamarlo por su nombre -dice Juno mientras se sonroja
-, ¡basta! Debo irme.
-Quiero que vuelvas conmigo Juno, una vez atrapemos al nigromante, no soporto
que estemos separados, desde que te conocí yo me siento un poco más loco.
-No puedo hacerlo, no en este momento.
-Entonces me quedare aquí -digo sonriéndole.
-No, es imposible que usted se quede aquí mucho tiempo.
-¡Basta! No tienes que ocultarme nada Juno, dímelo, dime lo que somos ¿Por qué
en estos momentos no puedo evitar poner mi libertad en riego y desafiar a los míos por ti?
Dime por qué haces lo mismo por mí, se supone que somos enemigos pero no podemos
evitarlo, no importa cuántas veces nos encontremos.
-Estamos comprometidos.
No era mentira, no me dijo que quería escuchar, ¿Por qué lo sé? porque me sentí
como un tonto al escucharlo, sentí que debí averiguarlo por mi cuenta, o en su defecto
proponérselo en ese momento.
-Hare lo posible para no tardar con sus notificaciones oficiales -dice Juno –por
favor, ten paciencia David.
No pude detenerla, se fue, no sé qué piensa; a diferencia de Roy no creo que pueda
dormir en el poco tiempo que queda, no con tantos pensamientos en mi cabeza.
El sol salió, incluso así aún se sentía oscuro, Juno llego con nuestras notificaciones
oficiales firmadas y selladas por ella, más tarde llego Anderson, Juno lo miro con cara de
decepción. Fuimos todos en tren para llegar a un pueblo donde se registraron más de quince
desapariciones en los últimos meses. Al llegar Anderson saco una libreta, comenzó a
escribir letras que no conozco, debe ser la magia perdida de Roy, pensé; cuando Anderson
termino de escribir arranco dos páginas, dándole una a Roy, ambos se tragaron la página,
pude sentir el viento cambiar de dirección, no sé lo que hicieron pero su poder se
incrementó impresionantemente, Juno estaba impresionada también pero no quiso
demostrarlo, empiezo a notar cada detalle marcado por las emociones en su rostro.
Camino al lugar donde ocurrieron los hechos más recientes, Juno nos entregó copia
de informes clasificados donde se hablaba sobre las desapariciones; en aquel lugar mucha
gente había desaparecido, en el informe no parecía haber muchas pistas que nos sirvieran,
al parecer la FDT creía que esas personas habían abandonado el país, esa teoría se validó
por el hecho no encontrar rastro de ninguna persona; ninguna pertenencia fue hallada, ni un
calcetín de algún desaparecido; era como si la tierra misma se los hubiera tragado; los
esfuerzos por averiguar lo que sucedió eran muchos, agentes de la FDT presente en los
pueblos donde la gente desaparecía.
-Voy a llevarlos a una de las casas donde dos miembros desaparecieron, la casa está
deshabitada -dice Juno.
Al dirigirnos ahí Roy y Anderson se detuvieron antes de entrar, parecían
impactados por algo; yo no podía sentir nada, era obvio que se trataba de la energía antigua
que Roy menciono cuando llegamos a este país, energía que pueden usar los nigromantes...
-Maestro, sabe lo que es esto -pregunta Anderson a Roy.
Podía ver su miedo, ni Juno ni yo entendimos.
-Si -responde Roy -, son rastros de un ser antiguo, alguien hizo un pacto, Juno,
necesitas llamar refuerzos, no seremos suficientes contra algo así.
-De que se trata -pregunte a Roy.
-Nos enfrentamos a un nigromante muy poderoso -responde Roy -, está en el
bosque, es imposible sentirlo a menos que entiendas su naturaleza, es por eso que
devoramos las páginas que escribió Anderson hace un momento.
-Maestro, sabe que estamos aquí, ya no hay vuelta atrás -dice Anderson.
-Es cierto muchacho, no tenemos otra opción, todos los pueblos cercanos al bosque
pueden sufrir por esa criatura si no hacemos algo muchos van morir -responde Roy -es
nuestro deber exorcizar el bosque.
-¿Quién lo habita? -pregunta Juno.
-Una criatura antigua, puedo verlo claramente al parpadear, tanto que no quiero
hacerlo, se trata de un Behemot, fue invocado tan pronto llegamos.
-¡Imposible, una criatura así no puede ser invocada en nuestras narices! -grita Juno.
-Yo también pensé que era algo imposible -dice Roy -, pero ahí está, una bestia
antigua solo puede ser percibida por usuarios de técnicas antiguas, nosotros nos
encargaremos de la bestia, David es hora, parece que estoy era tan serio como me dijiste, tú
y Juno deben buscar al nigromante, está cerca, puedo percibirlo, no tardaran mucho en
encontrarse con el bastardo que hizo esto.
-¿Alguna pista? -pregunte.
-Pronto estará aquí, pueden esperarlo si quieren -responde Roy -, nosotros iremos al
bosque, prepárate Anderson.
-Estoy listo, vamos a enseñarle a ese maldito monstruo -responde Anderson.
-Juno, pide ayuda a la FDT; una vez nos encontremos con el nigromante, así no
escapara -digo a Juno, mientras coloco mi mano en su hombro.
Como la vez que exorcizamos a la joven Ágata, esta vez soy yo quien intenta
ayudarla a recobrar su temple.
-Está bien -dice Juno.
Era hora de enfocarme.
Vimos a Roy y Anderson entrar al bosque, los vimos confundirse en cada paso
entre los árboles y arbustos, se fueron a combatir una bestia mítica, solo ellos podían
hacerlo, la suerte estaba de mi lado cuando se me ocurrió traer a ese tipo conmigo; lo mejor
que podemos hacer es derrotar al nigromante, de esa forma podemos debilitar a la bestia y
facilitarle las cosas a Anderson y a Roy; de repente pude sentir la presencia del nigromante
acercarse, pude sentir su poder, era algo que mi corazón conocía, me sentí débil, nunca
había visto a Juno sentir miedo, poco a poco se acercaba, cuando mire me sorprendí.
-Nos encontramos una vez más -dice la extraña figura.
No pude distinguir bien, sentía que estaba bajo el efecto de su poder pero no era
así, mi mente no quería aceptar lo que veía. Mi poder se desbordo con furia, la ira vino a
mí.
-Vaya, mi hermano menor acaba de conseguir tu ira, eso quiere decir que estas
completo -dice la figura extraña.
Pronto todo se aclaró.
-¡Victoria! –Grite -¿¡Que crees que estás haciendo!?
-Eso es, déjalo salir, pero recuerda que queremos lo mismo, es una lástima que
vengas aquí y te desvíes del camino, pero bueno –dice Victoria.
¿Por qué me pasa esto a mí? Pensé.
-Antes de que nos matemos quiero saber algo -dice Victoria -¿has reclamado todos
tus recuerdos? La última vez que te vi se los entregaste a ella, creo que debías casarte con
ella para recuperarlos.
-¡¿Maldita, que hiciste?! -grita Juno.
-No es obvio, si él lo sabe el sello pierde su efecto -responde Victoria -, si no está
listo para sus recuerdos el golpe repentino lo dejara débil, ahora que está completo es mi
mejor opción para poder matarlo una vez más.
-¡Maldita! -grita Juno
Me hundí, era como ser arrastrado en un océano negro y oscuro, me hundía rápido,
sabía que estaba en mi mente, sentía la presión aplastarme, no sabía cuánto más caería en
este doloroso vacío, no sabía el tiempo que había transcurrido desde que comencé a caer.
Pensé por un momento que me quedaría atrapado en este lugar. Vi una luz, ya no
sentía la presión, reconozco este poder, esa amabilidad que me trae a la realidad una vez
más, esa fuerza que no permite que me desvanezca dentro de mi propio ser, es la cálida luz
que se produce en el alma cuando la recuerdo, recordé a Juno, bebiendo té en la cocina.
-Vaya, lo soporto mejor de lo que predije -dice Victoria.
-¡¿Estas bien?! -Dice Juno -, no se te ocurra perderte otra vez.
-Victoria ¿qué te paso? -pregunte.
No podía sentir la furia, no sentía nada cuando la veía, a pesar de todo lo que sentí
antes, a pesar de saber que ella me había matado antes, no tenía sentimiento alguno.
-Que aburrido, pensé que estarías más hostil -dice Victoria -¿de qué sirve que
tengamos tanto poder?
-¿Qué piensas hacer? -pregunte a Victoria.
-No me queda otra que cometer suicidio, ahora mismo no vale enfrentarte -contesta
Victoria.
-¡No! -Grite.
Era muy tarde, vi su cuerpo caer lentamente, corrí con todas mis fuerzas, pero no
sentí vida en ella, no esperaba que hiciera algo así, las emociones volvieron a mí, sentí
mucha tristeza, bese su frente y cerré sus ojos.
Pude reprimir los recuerdos de mis otras vidas, usando mucho poder, en algún
momento no podre reprimirlos más, mis lágrimas comenzaron a escapar de mis ojos, mi
hermana estaba muerta en mis brazos; sentí su mano, sentí su dolor, mucho paso por mi
mente, pero debía procesar el duelo primero, Juno puso su mano en mi hombro, quería
ayudarme, pero ni ella podía en ese momento.
Roy salió del bosque media hora después, ayudaba a Anderson a caminar, me
alegre que ambos se vieran bien, vieron el cuerpo de la nigromante.
-¿Es Serena? -dice Roy sorprendido.
-No, es su hermana Victoria -contesto Juno.
-Hombre, nos salvaron la vida, solo podíamos contener la energía del Behemot
-dice Anderson.
-No te preocupes, David -dice Juno -, me encargare que puedas llevar su cuerpo
con tu familia.
-Parece que no todo salió bien -dice Anderson.
-¡Calla de una vez! -dice Roy a Anderson.
Nos fuimos a nuestro país, Anderson nos acompañó, ahora no dejaba de llamarme
maestro, supongo que quería que lo enseñara, una vez llegáramos; Juno iría más tarde,
debía explicar todo lo que había sucedido en aquel pueblo; me preocupaba mucho que todo
provocara un conflicto con Exela, después de todo Victoria era una Mercer, no sería fácil de
explicar para Juno, incluso podía ser interrogada durante meses, pero siendo ella podría
convencerlos, gracias a ella podía ser capaz de llevar el cuerpo de Victoria; Roy coloco
varias páginas con escritos en el cuerpo de Victoria; según él los nigromantes podían dejar
sorpresas en su cuerpo.

Capítulo 8

Llegue a casa de mi madre, allí esperaban todos, mi madre no pudo contener el


llanto, mi padre estaba sentado sin decir una palabra, estaba petrificado, Serena abrazaba a
mi madre intentando consolarla, algo en mi me dijo que Victoria me esperaba, no sería la
última vez que nos veríamos, dependía de mi aceptar nuestro destino, enfrentarnos en otra
realidad con nuestras conciencias principales, ahora se bien que está en la realidad donde
Bruno es su esposo.
Estaba de luto, mi hermana estaba perdida, la encontré en aquel país que incomoda
a muchos, no sabía con certeza lo que sucedió en realidad, ¿acaso el FDT había secuestrado
en realidad a mi hermana cuando apenas era un infante? Quería tener todas las respuestas a
preguntas que llevaba años formulándome. Era imposible, no sabía dónde comenzar; es
cierto que ahora me siento completo, supuestamente mi ira verdadera me concedería mi
habilidad, aquella habilidad que me dejaría sin retadores; en vez de eso me sentía insípido,
no completo; cuando sentí que los recuerdos de Juno me salvaron de ser destruidos por el
peso de mis recuerdos en mi corazón pude comprender; una manera de poder levantarme y
preguntar a Victoria sus motivos, era no aceptar dichos recuerdos, por eso estoy usando una
gran parte de mi poder para restringirlos, muy parecido a lo que hizo el cencerro mientras
servía. Serena puede notarlo, ya no hay forma de contenerlo.
-Serena.
-¿Qué pasa David?
-Veo que nuestra madre se quedó dormida.
-Sí, es fuerte, más de lo que pensamos, una parte de mí se alegra; por fin podemos
cerrar ese capítulo de nuestras vidas; se siente raro verla, es como verme a mí misma.
-Lo siento Serena, no pude salvarla.
-Ella no quería ser salvada, Roy me lo conto, ella era quien nos atormentaba con
esa dichosa plaga, me siento como una estúpida, de haberlo sabido antes yo misma hubiera
ido por ella.
-¿Crees que era usada por el FDT?
-No lo sé, no podemos especular tampoco, supongo que ahora nos enfocaremos en
averiguarlo, ciertamente no podemos dejar las cosas así; otra cosa hermano, ¿aun piensas
dejar la quinta rama de Remi? Ya no tienes el apoyo de Roy para sus futuras excursiones.

-Tengo un aliado, aunque ahora mismo solo es un aprendiz, no tardará mucho en


aprender.
-Voy a ayudarte siempre que pueda, tenías razón, todo rastro de la plaga murió con
ella –dice Serena.
-Ella sin dudas es igual que tu Serena, en otras condiciones tú también hubieras
intentado luchar conmigo, tu misma lo dijiste antes de que me fuera a Exela.
-Pensé que querías abandonarlo todo por esa mujer, recuerda que tienes una gran
responsabilidad.
-Ya no, sin la plaga no soy necesario, tú puedes asumir mis responsabilidades.
-Dije cosas de las que me arrepiento David, pero quiero que admitas que has
buscado poder que está prohibido, puedo sentir tu codicia, no sé si sabes las consecuencias,
si no pronto las sabrás.
-¿Quieres saber si tengo recuerdos de otras vidas? Técnicamente sí, pero soy el
mismo, ¿quieres saber si tengo codicia e ira en mi corazón? Claro que si, como la mayoría
de la gente, no soy un santo, no pretendo conquistar el mundo, dime oh toda poderosa
hermana mayor ¿Qué crees que voy a hacer?
-Basta que seas capaz de hacer cualquier cosa, eso te convierte en un enemigo de la
humanidad, no puedes ser así.
-Antes hablaste del balance que nosotros no podemos ver ¿no crees que haga parte
de ese balance?
-No –responde Serena.
-Está bien, veo que seguimos como siempre, déjame advertirte entonces sobre
Caleb Hassel, Roy dice que es un nigromante ¿acaso sabes algo sobre eso?
-No, algo como eso es absurdo.
-¿Incluso viniendo de Roy? Hay formas de probarlo.
-¿Qué pasaría entonces? –dice Serena.
-¿Y tú qué crees? Muchas cosas indican que el seria responsable del secuestro de
Victoria, no tendré compasión entonces.
-Debes pensar claro.
-Lo hago, nada de lo que sucede en estos momentos es fácil para mí, cualquier otra
persona se ha habría vuelto loca en este punto ¿sabes que me mantiene? La ridícula idea de
vivir normalmente, yo no quiero nada de esto, no quiero verte como me tocó ver a nuestra
hermana perdida, solo quiero que todos vivamos tranquilos, pero mis esfuerzos según tu
sabiduría son por una causa sin sentido, no digas nada, sé que lo que piensas.
-No lo sabes, no sabes lo mucho que me entristece, casi he muerto durante las
cosechas; yo también me mantengo por pura voluntad, ahora me dices que uno de los más
cercanos a mi padre, uno de los más cercanos a nosotros no es más que aquel que trae las
mayores desgracias a nuestras vidas, ¿cómo esperas que después de verla a ella siga
manteniéndome fuerte? yo no soy como tú –dice Serena en medio del llanto.
Había hecho llorar a Serena, no me sentí orgulloso, nunca la había visto vulnerable,
la abrace sabiendo muy bien que no estaríamos de acuerdo por más que lo intentara, luego
me fui, sin mirar atrás, se cómo acabar con todo esto, solo existe una forma de lograr
romper el ciclo; debo encontrar a los responsables y hacer algo que odio, todo para cambiar
un destino que unos pocos se creen con derecho a destruir, esto es cuestión de fuerza, yo me
hago más fuerte cada día.
Debo continuar mi propio camino, decidí volver a la realidad donde me encontré
con Victoria la primera vez; para eso necesitaba a Juno, aun no sabía que pasaba con ella;
en esta situación no es muy difícil confiar en alguien, la persona mejor informada sobre el
FDT es Caleb Hassel, era imposible que pudiera hacer algo en este momento. Anderson se
estaba quedando en mi casa; cerca de mi casa había un bar donde el pasaba el rato hablando
mal del FDT mientras bebía unos tragos, entre a ese bar donde todo el mundo parece
conocerme pero yo no conozco a nadie.
Me senté junto a Anderson que se encontraba hablando con otras dos personas en
una mesa, él les pidió amablemente que se retiraran.
-Me gusta este lugar –dice Anderson.
-Ya me di cuenta –respondí.
-El maestro dijo que usted me enseñaría algo.
-Yo no soy de los que usan técnicas.
- ¿Cómo es eso? –pregunta Anderson sorprendido.
-Digamos que uso mi energía como una proyección de fuerza bruta.
-¿Y funciona contra los demonios?
-Supongo.
-Señor David, el maestro Roy me dijo que aparte de mi usted es el único que ha
logrado usar la energía antigua ¿Por qué no lo hace?
-No tengo necesidad, no mientras que Roy este vivo, también estas tu para
reemplazarlo.
-Sí, conozco el precio, aun así Roy parece estar bien, el otro día conocí a su familia,
no imagine que su esposa fuer tan hermosa; siempre me la imagine como una bibliotecaria
gris.
-Roy lleva una vida normal, pero mientras la nigromancia aun exista nunca tendrá
paz.
-Bueno ¿Qué puede enseñarme entonces?
-Te enseñare a jugar black Jack, es lo único que puedo enseñarte.
-Entonces hágalo.
Saque un mazo de cartas y comencé a explicar cómo jugar, lo había dicho como
broma pero él lo tomo enserio; no hay nada que pueda enseñarle, ni siquiera soy capaz de
convencer a mi propia hermana de la maldad que nos rodea.
-Anderson, necesito que hagas algo para mí.
-¿Qué cosa? –respondió mientras jugaba con los naipes.
-Existe la posibilidad de que uno de los miembros más antiguos de Remi esté
usando nigromancia, si hay una conexión entre él y Victoria entonces ahora que no esta se
verá obligado a usar la nigromancia.
-¿Quiere que espíe a alguien esperando que use la nigromancia? –pregunta
Anderson.
-Sí, quiero que te mantengas cerca de Caleb Hassel.
-¿Un pez gordo? Está bien, supongo que puedo pagarte de esa forma.
-Estaré muy agradecido contigo –respondí.
-Necesito entonces que me hables sobre él y los lugares que más frecuenta –dice
Anderson.
-Te hablare de los lugares, pero no debes acercarte a el bajo ninguna circunstancia,
si puedes detectar el usa de la nigromancia a cientos de kilómetros sería ideal, Caleb Hassel
es un espía, si te encuentra te meterá en la cárcel sin preguntar.
-Vaya, eso es alentador –responde Anderson.
Había dado una misión a Anderson, tenía la esperanza que pudiera percibir algo, no
soporto que el verdadero culpable siga tranquilo; ahora debía esperar a Juno, me sentía muy
impaciente, Anderson salía temprano todas las mañanas, aprendió a moverse fácilmente por
los pueblos, tendría problemas si un agente de Remi se preguntaba sobre él y comenzara a
ver un patrón en sus viajes.
Han pasado dos semana, pude sentirla acercándose, me sorprendí bastante,
comencé a contar el tiempo, comencé a sentirme feliz, hace un rato no podía sentir nada,
estaban suspendidos todos mis sentimientos, solo la amargura prevalecía, pues cada vez que
recordaba el dolor de mi madre me sentía torturado por mi ingenuidad, tantos años de
mentiras en mi cara; su presencia sacudió todo mi ser, pensé que ella la paso peor que yo
todo este tiempo.
-¿Puede sentirla señor David? –pregunta Anderson antes de salir en su recorrido
diario.
-Sí, parece que todo resulto bien.
-Bueno, tengo que irme, he ganado la confianza de mucha gente, ya no me
consideran un extraño en los lugares a los que voy.
-Eso me parece excelente, continua esforzándote, recuerda que no debes acercarte a
él.
Cuando lo veo Anderson me recuerda mucho a Roy, no sé si son familia; seguro
por eso aquel joven tiene tanto talento en el uso de técnicas contra nigromancia.
La mañana pasaba con mucha lentitud, desespera la forma en la que el tiempo suele
transcurrir; decidí caminar para encontrarme con Juno más rápido. El cencerro roto
comenzó a agitarse, hace mucho tiempo que no veía a Emily.
-Parece que ha estado ocupado –dice Emily.
-¿Qué quieres? –pregunte.
-Pensé que le sería útil algo que note.
-¿Qué fue lo que notaste? –pregunte con gran escepticismo.
-Recuerda a su compañero Samuel –dice Emily.
-No, tampoco recuerdo porque estás aquí –dice con sarcasmo.
-Samuel era un exorcista de objetos, el día que fue a expulsarme del espejo, aquel
día que cometió suicidio no estaba solo, el hombre que estaba era aquel que llama Caleb
Hassel –dice Emily.
-Ya no sé si sorprenderme –respondí sin evitar suspirar.
-¿Por qué me dices esto ahora? ¿Intentas incitarme a atacarlo ahora?
-No –responde Emily -, no me malinterprete, ese hombre no es el culpable.
-Sí, si alguien es culpable eres tú.
-No puedo negarlo, mi presencia en el espejo atraía a los agentes de Remi, pero
nunca fue mi intención dañar a nadie, estoy segura que usted lo sabe, por eso puedo estar
cerca de usted, en este punto que el cencerro está roto solo me mantengo por la devoción.
-No necesito tu ayuda –respondí.
-Aun así lo ayudare; Caleb Hassel estaba presente, intento expulsarme también –
dijo Emily.
-Eso no me sirve.
-Tal vez no –dijo Emily -, pero luego de eso no uso ningún tipo de energía antigua,
algo que me resulta extraño después de escuchar lo que han dicho sobre él.
-¿Dices que no es posible que sea un nigromante?
-No, no se puede descartar, pero si hubiera usado nigromancia sería capaz de
expulsarme del espejo en aquella ocasión.
-Debo volver al valle de Horacio, puede que encuentre algunas pistas.
Estaba cerca, por fin me encontré con Juno, después de tanto tiempo.
-Una de las desventajas de tu país es las pocas rutas de tren –dice Juno.
-Espero que no te agotara el viaje –respondí.
-Quiero descansar, ¿debemos continuar el viaje? –dice Juno mientras toma agua de
una cantimplora.
-Podemos descansar.
Fuimos a mi casa, Anderson aun no había regresado, Juno me abrazo.
-Eres muy malo para saludar –dice Juno.
-Estaba pensando muchas cosas, no sabía que decirte al verte, al final eres tu quien
me hablo.
Me dio un beso, un beso mágico que ilumino mi vida en una fracción de segundo;
tome su rostro delicado; me sentía vivo, sentí una lagrima en mi mejilla, aquella lagrima no
era mía, pause aquel beso para saber si era una lagrima de felicidad, entonces vi su sonrisa,
me conquisto con esa sonrisa, tanto que no pude evitar besarla.
Estaba viendo su cabello, estaba acostada sobre mi pecho, su cabello me hacía
cosquilla en la nariz y el cuello, pero no acomode su cabello, disfrutaba cada sensación
producida en ese momento, no recuerdo sentirme así de vivo en mi vida.
-David ¿Por qué no accedes a tus recuerdos?
-Me gusta de esta forma, cada nueva experiencia contigo me hace feliz, quiero vivir
toda otra vez, así como esta primera vez.
-No me refiero a nosotros, sé que no confías en nadie en estos momentos, eso te
perturba, puedo sentirlo –dice Juno -, si accedieras a tus recuerdo todo sería más fácil.
-No, no quiero traicionarme a mí mismo, en estos últimos días he pensado mucho
sobre mi fuente de poder, puedo sentir ahora que recupere mi ira que no solo puedo
expulsar demonios o espíritus malignos, puedo destruir la existencia misma de esas
entidades, mi ira es peligrosa incluso para mí mismo, temo que termine lastimando a
alguien.
-¿Te refieres a tu hermana? –pregunta Juno.
-Me refiero a todos los que me rodean, incluyéndote, sabes que es así, es muy
probable que no nos conociéramos si no hubiera sido asesinado en otras realidades, si la ira
no me hubiera impulsado como ya lo ha hecho.
-Entonces no estaríamos juntos en este momento –responde Juno.
-Sí, eso me convierte en un egoísta.
-Yo también quiero estar contigo después de todo; ambos somos un par de egoístas
–dice Juno sonriendo.
-Quisiera que nos quedáramos así; no quiero pensar en más nada, no quiero hacer
más nada, solo quiero vivir en este momento.
-Lo sé; sé que no es justo que te lo diga ahora, solo puedo estar aquí tres días –dice
Juno.
-Está bien.
-Pensé que no me dejarías ir tan fácil.
-No quiero dejarte ir, quiero secuestrarte –digo mientras la ataco con cosquillas.
-Voy por algo de té ¿quieres un poco? –pregunta Juno.
-Claro, he comprado varias clases, no se cual prefieres.
-Averigüémoslo.
La noche llego y se fue demasiado rápido, antes de notarlo estaba amaneciendo, la
mayoría del tiempo paso mientras hablábamos; no podía soltar su mano, tenía miedo de
despertar y que no estuviera conmigo. Anderson no llego, me pregunto si decidió dejarme a
solas con Juno.
En la mañana salimos a almorzar en uno de mis lugares favoritos, supongo que no
considere que la gente se daría cuenta que ando con otra mujer, odio los susurros,
caminando nos encontramos con Anderson, se dirigía a mi casa a descansar un poco para
continuar con su misión.
Me sentí normal, era demasiado bueno como para merecerlo, pero Juno tomaba
fuerte mi mano, ella no me dejaría solo, me recordaría siempre los sacrificios que hemos
hecho para poder estar juntos.
-Quiero que me acompañes al valle de Horacio –dije a Juno.
-Está bien ¿Qué haremos en ese lugar?
-Debo buscar respuestas sobre Caleb Hassel, según Emily él se encontraba ahí
cuando un compañero fue víctima de una trampa.
-Iremos entonces, me hará bien caminar.
Llegamos al valle; me di cuenta que Juno no estaba tan acostumbrada a caminar, no
pude evitar reírme cuando se quedaba sin aliento, ella tampoco podía evitar golpearme
cuando me reía.
-Este lugar es extraño –dice Juno.
-Sí, existe un riesgo que la montaña humeante haga erupción, las personas que
Vivian en este valle lo abandonaron.
-¿A dónde fueron? –pregunta Juno.
-No lo sé –conteste.
El cencerro se agito de forma sutil, se manifestó Emily, la ninfa del espejo.
-La gente no se fue –dice Emily.
-¿A qué te refieres? –pregunte sorprendido.
-Antes déjeme saludar a su señora –dice Emily - señora Juno, es un placer verla una
vez más, me siento contenta al verlos reunidos.
-Gracias Emily –contesta Juno.
-¿Qué relación tienen ustedes? –pregunte algo confundido, teniendo en cuenta que
solo se habían visto en la playa.
-Sirvo a los dos, con todo mi corazón –responde Emily.
-Pensé que lo sabias –dice Juno.
-No, no lo sé –respondí.
-Emily, es un médium, capaz enlazarse como nosotros, puede reemplazar las
funciones del cencerro una vez está roto.
-¿Cómo terminaste así Emily? –pregunte.
-Como todo en la vida, por coincidencia –respondió Emily.
-Mi señor, este valle es peligroso, era mi misión mantenerlo alejado del espejo,
pero fui atrapada en él y obligada a actuar según su influencia, puede que este liberada pero
aquel espejo sigue conteniendo mucha maldad, maldad que extrae los deseos más oscuros
de su corazón.
-¿Que sucedió con la gente? –pregunta Juno.
-Al parecer fueron usados –digo a Juno mientras aprieto mi puño derecho.
-¿Cómo en Exela? –pregunta Juno
-Quisiera saber que no fue así, debemos ir a investigarlo -, dije –gracias Emily.
-Ayudare como pueda –respondió.
Estábamos en la entrada al valle de Horacio; era cierto que ese lugar se sentía
bastante extraño, pero aun no sentía ningún tipo de energía, tal vez debería enfocarme más
en sentir la energía de los nigromantes.
Un presentimiento, debo volver a la casa donde esta aquel espejo maldito.
-No creo que debamos ir a ese lugar –dice Juno.
-Probare mi ira con el espejo –respondí.
Entramos a la casa, le dije a Juno que me esperara afuera, hice que me prometiera
que me esperaría afuera, entonces me dirigí a la habitación donde el espejo se encontraba,
me senté frente a él, comencé sentirme observado, con el reflejo pude ver a alguien, era una
víctima del espejo, el reemplazo de Emily, era el joven prometedor exorcista de objetos,
Samuel.
-Así que el espejo reclamo tu espíritu.
-David, ¿eres tú? –Pregunta Samuel -, no te quedes mirando el espejo, si lo haces
será muy tarde.
Cerré mis ojos; me sentí muy mal por él.
-Así está bien –dice Samuel.
-Vaya, no pensé que volvería a verte, no de esta forma compañero.
-No pude evitarlo, fui demasiado ingenuo.
-Vengo a sacarte ¿Cuántos espíritus hay en ese lugar?
-Demasiados para contar –responde Samuel.
-Está bien, ya no hay porque preocuparse amigo mío.
Sentí ira, era necesario que lo hiciera, aquel espejo usaba la energía de muchos
espíritus; había ganado el estatus de irrompible; aun así pude escuchar cómo se rompió en
mil pedazos.
-Me has liberado, gracias amigo mío –dice Samuel.
-Samuel, ¿qué paso con Caleb Hassel ese día? –pregunte.
-El señor Hassel fue derrotado, lo vi alejarse muy débil, en ese momento lo llame
desesperado, pero no creo que me pudiera escuchar, mi cuerpo se movía solo, creo que me
asfixie, alguien se llevó mi cuerpo, alguien que no puedo recordar.
-Inténtalo –digo a Samuel.
-Lo siento señor David, ya no tengo ataduras con este mundo, debo continuar con
mi camino, gracias por salvar nuestras almas.
Somos frágiles, no importa lo mucho que la humanidad avance, no importa que tan
invencibles nos creamos, basta con algo así para recordarnos los débiles que somos todos,
incluso ahora no me siento invencible, me siento confundido.
-Destruiste el espejo –dice Juno.
El cencerro se agita, Emily se manifiesta.
-Esto es bueno mi señor –dice Emily -, muchas almas han sido liberadas, no se el
propósito de esto, pero puedo sentir que alguien está realmente enfadado; parece que
destrozo el juguete de un nigromante.
-Yo también puedo sentirlo –dice Juno.
-Es bueno –respondí -, podemos rastrear a al responsable, no creo que esa colección
de espíritus fuera solo un lujo, debe tener una razón para algo así.
Debíamos encontrar al nigromante rápido, si calmaba sus emociones no podríamos
encontrarlo, pero no se calmaba, de hecho parecía cada vez más enojado, seguimos hacia
ese sentimiento hasta que nos envolvió, seguimos el camino pensando en acabar con el
responsable, sin todas esas alma no sería capaz de invocar seres antiguos, pensamos que
teníamos la ventaja.
-Aquí estoy patanes –dijo alguien montado en la rama de un árbol.
-La nigromancia está prohibida, serás decapitado.
Mi ira se materializa en forma de un hacha ligera.
-Así que esa es la ira de gran David Mercer, dime una cosa glorioso exorcista
nacional ¿voy a ser tu primer decapitado?
-Eres escoria sin remedio –conteste.
-A ti no te conozco preciosa, dime quien eres –dice el extraño en el árbol.
Juno no dice nada, de hecho lo ignora por completo.
-Bueno no importa –responde el extraño mientras baja de un salto -. Mi nombre es
Cromwell, ustedes pueden llamarme Sir Cromwell.
-Ríndete, puedes hacer esto menos doloroso –le dije al extraño.
-No lo creo, aún tengo espejos conmigo, son hermosos ya veras, les enseñe a
protegerme.
-La oferta expiro degenerado.
-Atácame entonces.
Avance rápido para golpearlo con el hacha pero él era rápido, falle y el hacha se
clavó en el árbol de donde estaba Cromwell; aquel árbol se murió en ese instante, sus hojas
cayeron y al podrirse el árbol mi hacha salió fácilmente.
-Increíble –dice el extraño.
Se había descuidado, Juno intento apuñalarlo por la espalda pero por alguna razón
la daga reboto.
-Lo ves, mis espejos me protegen, pero también los atacaran.
Un corte apareció en el brazo de Juno.
-hijo de… -dice Juno.
-Que linda voz, pero que palabras tan malas –dice el extraño.
Pensé que sería problemático golpearlo con el hacha en el lugar equivocado, quizás
no quiso que lo atacara de frente porque ahí no está protegido de la misma forma que en su
espalda.
-¿No van a atacar? –dice riendo aquel extraño.
No, la razón por la que esquivó el hachazo es porque puedo romper sus espejos,
este tipo es inteligente, si logro tocarlo va a envejecer en un segundo; nos encontramos
rodeándonos, Juno está detrás de mí, cubriéndose la herida.
-Ustedes sí que son divertidos -dice Cromwell.
-Terminemos con esto nigromante -respondí.
El viento cambió de dirección, ocurrió de repente, Juno termina de vendarse y
recoge su daga; estamos sumidos en una danza con el enemigo, el primero en atacar podría
morir fácilmente. Tal vez pueda cambiar la forma de mi ira, si lo hago repentinamente
podré tomar a Cromwell por sorpresa. Me concentro para encontrar el momento perfecto,
debo acabar rápido con él. El hacha cambia su forma, pensé rápidamente en una lanza, hice
que se estirara, Cromwell no pudo esquivar esta vez; me pareció penetrar su pecho con la
lanza pero no fue así, sentí un vacío al otro extremo, mis ojos no me engañaban.
Uno de sus espejos, creí que la lanza podía romperlos, no, debe ser otra cosa,
aquello resultó ser un reflejo de Cromwell.
-Bienvenidos -dice Cromwell -, por si no lo saben se encuentran en mi territorio,
solo llevo dos espejos conmigo, el tercero está entre estos árboles, podrán jugar con mis
reflejos todo lo que quieran; eso sí, mientras me encuentro de buen humor.
-Voy a matarte -conteste.
-Ser positivo no servirá de nada -dice Cromwell -. Destruiste mi hermoso espejo
glotón, el solo quería cumplir los deseos de la gente.
-Juno toma mi mano, podemos separarnos fácilmente si nos descuidamos.
Sentí que alguien tomó mi mano, era Cromwell, convertí la lanza en un puñal pero
se desvaneció antes de que pudiera clavarlo en su pecho.
-Juno ¡¿Puedes escucharme?!
De repente la neblina de Juno aparece, el cencerro se agita y Emily se manifiesta.
-No hay forma de orientarse aquí -dice Emily.
-No, este sujeto es un fastidio -respondí.
-Lo mejor que podemos hacer es buscar el espejo que está haciendo esto -dice
Emily mirando alrededor.
-Es muy peligroso que use mi ira, puedo lastimar a Juno, seguro ese es el plan de
ese loco.
-Debería usar una técnica antigua para encontrarlo -dice Emily.
-Eso es imposible, si lo hago ahora no podré reprimir mis recuerdos, no sé si esté
listo.
-Debe hacer algo, siento que la señora Juno se encuentra en desventaja.

Capítulo 9

Debo concentrarme, quizás vi aquel espejo y no puedo recordarlo, no hay forma


que esté aquí sin haberlo visto. Debo intentar recordarlo; la neblina se hace más espesa, el
tiempo comienza a ralentizar, Juno es capaz de usar su poder.
-¿Eso es todo lo que tienes? -pregunta Cromwell con una voz fastidiosa.
-Tengo… ¡hambre! -exclame.
Vi un reflejo de Cromwell, cuando me concentraba se desvanecen, cada vez que un
reflejo de él aparecía simplemente lo miraba, en un punto escuché lo que pareció ser un
espejo romperse.
Luego vi a Cromwell correr. Podía sentir a Juno otra vez, estaba en el suelo con
varios cortes por su cuerpo.
-Ese maldito ¿estás bien Juno?
-No te preocupes, no estoy herida de gravedad.
-Lo siento Juno, venir aquí fue mi idea.
-Te dije que no te preocupes, estoy bien, yo también pude herir a ese payaso, la
diferencia es que si le hice bastante daño, seguro dejó un rastro de sangre.
-¿Uso el otro espejo?
-No, solo me devolvía mis ataques.
-Sigamos su rastro.
Comenzamos a seguir la sangre de Cromwell mientras Juno dejaba también la suya.
-No me mires así, mis heridas comienzan a cerrarse, recuerda que algo así no podrá
matarnos.
-¿Cómo es capaz de hacerte sangrar? -Pregunte a Juno.
-Prácticamente fui yo la que se hizo esto -dice Juno -, pronto lo encontraremos,
estoy usando la neblina para desorientado, para él deben haber pasado siete días perdido en
mi neblina.
-Había olvidado lo terrorífica que es tu neblina -conteste.
Encontramos a Cromwell, estaba durmiendo, o eso parecía; convertí mi ira en un
hacha, debía hacer un corte limpio, pero me sentí mareado; nunca hice algo así, no podía
matar a alguien. Juno lo notó, así que pateó a Cromwell en la cabeza, dejándolo
inconsciente.
-David, ¿qué quieres hacer? -dice Juno.
-No lo sé -respondí.
-No podemos dejarlo vivir, debemos ejecutarlo.
-Eh Cromwell, despierta -dije al tipo.
Lo senté con la espalda recostada a un árbol, yo estaba detrás de él, con mi ira en
forma de guadaña, su cuello podía sentir un filo que le impedía moverse.
-Parece que hasta aquí llegué -dice Cromwell con una seriedad que no había
mostrado hasta ahora.
-Sí, eso parece -respondí.
-Hace tiempo vivo así; no mentiré, disfruté la forma en la que viví, no me
arrepiento -dice Cromwell.
-Sé que no lo haces, me pones las cosas más fáciles -respondí.
-¿Qué quieres preguntar? -pregunto Cromwell.
-¿Quién es tu maestro? -pregunte.
-Mi madre.
-¿Mataste a toda la gente del valle? -pregunto Juno.
-Casi a todos, de los demás se encargó mi madre -responde Cromwell.
-¿Quién es tu madre? -pregunte.
-Mi madre es la madre de todos los nigromantes, madre se ríe de todos ustedes,
madre es aquella que vive en el corazón de los más hermosos seres de esta tierra -responde
Cromwell entre risas.
-Di tus últimas palabras Cromwell -dice Juno, indicando que era hora de cortar su
cabeza.
La seriedad regreso a Cromwell.
-Mi camino no termina aquí, la misión que mi madre me dio es sagrada, pronto mis
hermanos vendrán.
Fue un movimiento rápido y sutil, su cabeza caía lentamente envejeciendo por el
efecto de mi ira en forma de guadaña.
-Hasta nunca sir Cromwell -digo mientras mi ira en forma de guadaña desaparece.
Cromwell, era demasiado peligroso, el mundo estará mejor sin él. No pude
averiguar nada importante sobre Caleb Hassel; regresamos a casa, las heridas de Juno se
habían cerrado.
-Juno, ese tipo no estaba poseído, pero sentí la energía maligna en él, casi como un
demonio en la tierra, una parte de él era humana como los ruines que mencionaste en la otra
realidad.
-Tal parece que nos encontramos con uno -responde Juno.
-Si lo que dijo es cierto debemos ser precavidos, debes usar tus recursos en la FDT
para averiguar más sobre ellos.
-Lo haré.
Llegamos a casa, tomamos un baño juntos, mientras estaba bajo la ducha me dio un
abrazo, luego un beso que nos hizo uno bajo la lluvia artificial; fuimos a dormir, me abrazó
toda la noche, sentí su calidez al quedarme dormido, sentí su calidez al despertar; mañana
se marchara a su país; yo no tenía ningún plan, ella sí, me dijo que debía seguir mi instinto
y buscar respuestas en la otra realidad; yo no estaba convencido, quería evitar saltar de un
lugar a otro buscando respuestas, pero en mi corazón sabía que allí estaba la conciencia
principal de Victoria, allá tenia mejores probabilidades de saber que sucedió con ella,
necesitaba confrontarla; la amenaza de los nigromantes en esta realidad se había vuelto más
grande, por el bien común debía actuar, Juno lo sabía; no sabía si ya estaba listo para verla.
Me decidí, dejaría que Juno Fiore me enlazara una vez más con mi otro yo; tenía
curiosidad de aquella vida que llevaba en esa realidad; quería saber que camino recorría.
Me decidí a experimentar nuevamente la sensación invadirte a ti mismo.
Cerré mis ojos suavemente, durmiendo en los brazos de Juno, cuando los abrí esta
otra vez en aquella realidad, me encontraba desnudo mirándome fijamente al espejo del
baño.
No sabía en qué apartamento estaba, pero lo sabría en unos segundos así que me
relaje, deje que mi mente se acostumbrara, me deje llevar por mis recuerdos.
Estoy en un hotel, estoy hospedado aquí luego de que el sacerdote Leonel me
llamara para ayudarlo, había terminado un exorcismo la noche anterior, un pequeño niño de
menos de siete años se encontraba poseído por un demonio de rango medio, sus padres eran
ateos así el demonio se apodero del infante sin muchos obstáculos, uno de los tíos del niño
llamo a los sacerdotes que no dudaron en ayudar pese a que los padres del niño eran no
creyentes, desde ese momento el sacerdote hizo muchos esfuerzos; el niño estaba en peligro
así que me llamo para salvar al niño.
El niño quedara traumado de por vida, sus padres siguen sin creer; lo más seguro es
que terminen internándolo de por vida en un hospital.
Debo volver a la ciudad, no sé si Juno se encuentra conmigo, decido ir a la casa de
Victoria primero.
Llegue en la tarde, no se encontraba ahí cuando llegue, volvería al día siguiente;
toque la puerta, Bruno abre la puerta, no parece que Victoria este en casa, Bruno parece de
mal humor aunque intente ocultarlo.
-Cómo estas Bruno ¿qué te sucede? –pregunte.
-Creo que tu hermana me dejo –responde Bruno dándome una nota que se
encontraba en la mesa de la cocina.
Era la letra de Victoria, decía que no podía seguir con Bruno, no se sentía capaz de
mantener una relación con él, decía que se cansó de esperarlo, que no quería sentirse solo a
pesar de estar en una relación; decía que prefería estar simplemente sola y no en una
relación complicada.
-¿Puedes creerlo? –dice Bruno.
-No, no sabía que se sentía así.
-¿Crees que alguna vez lo menciono? No, ni una vez, ahora leo esta carta donde se
expresa de esta forma ¿Por qué no hablo conmigo? Maldita carta.
-Tranquilo, seguro es una rabieta.
-No David, ella no es dramática, se llevó todas sus cosas, recién vengo de viaje y
me encuentro con esto –dice Bruno mientras golpea la mesa.
-Bueno, hablare con ella, debe estar en casa de nuestros padres.
-¿Puedo ir contigo? –pregunta Bruno.
-No, no creo que sea prudente –respondí -, lo mejor será que yo hable con ella antes
y si está enojada pueda calmarla.
Sabía que no podía llevar a Bruno conmigo a ese lugar, no si Victoria estaría
dispuesta a cometer una locura como hace poco lo hizo, salí del edificio, deje a Bruno
destrozado; el pobre tipo no se merecía eso, solo puede haber una razón por la que Victoria
se comporte de manera tan radical.
La casa de nuestros padres se encontraba bastante lejos, casi saliendo de la ciudad,
nunca quisimos venderla, tampoco había la necesidad, ese era el lugar donde podíamos
estar, un lugar donde siempre podíamos encontrarnos y recordar viejos tiempos; estaba
seguro que la encontraría ahí, así fue, podía sentirla dentro de la casa de nuestros padres.
-Hermana.
-David, es bueno verte, pensé que tardarías más en tu viaje, me entere que ayudabas
a un niño.
-Si <<no puedo sentir hostilidad, pero si puedo sentir que esta ebria>> -, dime
hermana ¿te encuentras bien?
-Claro… ¿Por qué no lo estaría? –dice Victoria con demostrando que no estaba
normal.
-¿Por qué dejaste a Bruno?
-No lo sé, supongo que me aburrí, ya sabes como soy; no puedo negar que rompí
mi propio record, me doy cuenta que pase bastante tiempo con ese hombre.
-¿Te quedaras en esta casa?
-No, no me gusta este lugar, me quedare solo temporalmente hasta conseguir un
lugar cerca de mi trabajo.
-Está bien.
-¿Eso es todo David? ¿No vas a sermonearme?
-No, eres adulta.
-No me refiero a eso estúpido mentiroso.
-Sabes que no te miento.
-Eso no lo sé… David Mercer, hermano menor, rey de todo, el eterno enamorado
¿Qué se siente que nos matemos una y otra vez? ¿Por qué tenías que venir aquí a
contaminarme a mí también con esos recuerdos malditos?
-Eres tú…
-No sé quién soy ahora, todo desde aquel día que despertaste del coma, mi vida se
volvió nada por tu culpa; quisiera que te hubieras quedado en aquel estado por siempre,
quisiera que nunca te hubieras despertado.
-No tiene por qué ser así.
-Arruinas todo, incluso el poquito de felicidad que sentí en este sitio.
-Perdóname hermana.
-¿Por qué te disculpas? Si viniste a matarme con tu ira hazlo, no quiero sentir nada
más.
-No vine por eso, podemos dejarlo todo así.
-¡No! ¡No puedes! Crees que tienes el poder para arreglarlo todo, pero no, te
engañas a ti mismo buscando soluciones en otro lugar donde el problema es diferente,
luego intentas arreglarlo todo y lo dejas peor, ahora intentas esto ¿Qué crees que eres? ¿Qué
crees que somos nosotros?
-Somos personas, nos equivocamos.
-No, somos menos que eso –responde Victoria.
-Voy a irme, sé que lo sentirás, es cierto que no tenemos derecho a tener esta
habilidad, pero nuestros pecados nos hicieron merecedores de esta maldición, aunque no lo
veas Victoria, existe un camino diferente para ambos.
-¿Acaso crees que uniendo fuerzas con una de los Fiore tendrás posibilidades de
enfrentar lo que viene? Por tu forma de hablar apenas sabes algo de ti mismo –dice
Victoria.
-Estoy aquí para escucharte, para eso vine aquí, para nada más que escucharte ¿Por
qué ninguna de ustedes que escucha? ¿Por qué Serena y tú terminan matándome?
-Todo cambio, pensé que lo notarias, pero vienes aquí una vez más a provocar el
surgimiento de los demonios.
-Eso no es mi culpa.
-¿Eres tonto o qué? ¡¿Cómo es que no puedes ver la jodida relación?! –Grita
Victoria.
-¿Eso es lo que soy? ¿Así es como me ves? Victoria, los demonios siempre
estuvieron ahí, aguardando el momento para atacar de forma masiva, eres tu quien no se da
cuenta; vives culpándome cuando yo no soy el que ataco; intento defender a la gente sin
importar si moriré; la guerra con el mal siempre existirá, mi existencia no hace la
diferencia.
-¿Esperas que crea en ti después de todo lo que hiciste? –pregunta Victoria.
-No, solo espero que persigas los hechos, puede que los demonios me vean como el
líder de la cruzada y decidan atacar; puede que aprovechen nuestras disputas familiares
para venir al mundo; dime por favor que no tienes que ver con la aparición de los ruines.
-¿Ruines? –pregunta sorprendida.
-¿Lo ves? Estos seres con nombre de demonios aparecen luego de que usas
conocimiento antiguo, luego de que cientos de personas son sacrificadas; desde mi punto de
vista eres una genocida.
-Yo…
-Ayúdame, dime algo, nosotros no importamos, no tengo mucho tiempo aquí, si
quieres más nunca nos volveremos a ver, solo dime que es lo que pasa –pregunte
arrodillándome.
-David… no puedo ayudarte, no se mas que tú, estoy segura de eso; en la realidad
dónde vienes fui secuestrada, crecí en la oscuridad, esa oscuridad me consume incluso
ahora, ya no puedo tener una vida normal, cuando me liberaron solo podía pensar en el mal,
así que lo hice, no sé quién es responsable.
-Cumpliré mi palabra, no volveré nunca a esta realidad, deberías volver con Bruno,
estar con alguien que te amé realmente ayuda.
Me desperté, Juno estaba sosteniéndome aun, me levante con dolor de cabeza, me
sentí agobiado, sentí su sufrimiento; deseo que Victoria pueda ser realmente feliz algún día,
mi búsqueda de los conspiradores no hace más que empezar, pero debo seguir solo por
ahora.
Al día siguiente.
Hoy era el día en que su visita terminaba, se iría nuevamente a Exela, este asunto
de los ruines es preocupante, representan una amenaza demasiado grande. La acompañe a
tomar el tren, le prometí llevarla en mi espalda cada vez que se cansara, me lleve varios
mordiscos en las orejas, era su señal de poder continuar por su cuenta. No quiero que se
vaya, pero debe hacerlo, no puedo detenerla, ella tampoco quiere irse, no se lo haré más
difícil, sé que la veré dentro de poco. Nos convertimos en el nuevo puente de relación entre
Remi y el FDT.
Regresé en la tarde a casa, decidí mudarme a un lugar mucho más alejado de Remi,
aunque no hacía mucha diferencia si seguía en el país, cuando empacaba mis cosas una
visita inesperada toco mi puerta.
-¿Cómo estas David? –pregunta Roy.
-He tenido mejores días.
-Lo imagino, por cierto ¿Dónde está el muchacho?
-Anderson está pasando en busca de busca un usuario de técnicas antiguas, hace
poco tiempo confirme la existencia de un grupo de locos con esas habilidades.
-¿En serio? –Pregunta Roy bastante sorprendido -, ¿Te olvidaste de mí?
-Ya sé que es la misión que te legaron tus antepasados, pero no necesitas
preocuparte, Anderson busca algo muy específico, tu puedes sentí mucho más, por lo que
no es necesario que andes buscando.
-Bueno, está bien que lo mantengas ocupado, la última vez que me visito mi esposa
me interrogo sobre el muchacho.
-¿Es tu hijo?
-¡Calla David! ¿Quieres que alguien te escuche? Por supuesto que es mi hijo, su
talento es único y se parece demasiado a mí; mi viejo estaría orgulloso.
-No puedo creer que seas maestro.
-¿Desde cuando los maestros no somos humanos? En fin, ¿Quiénes son los locos de
los que me hablaste?
-Dicen servir a una madre –conteste -, no sé qué clase de culto es, lo preocupante es
lo que esa gente puede hacer, en principio parecen humanos, pero es claro que piensan
como demonios, según entiendo son los famosos ruines.
-Esto es grave –responde Roy sentándose sin más.
-Enfrente a uno hace poco, uso espejos para asesinar muchísima gente, no creo que
sus cuerpos sean encontrados; fue como en los pueblos de Exela donde raptaron a aquella
gente.
-La cruzada comenzó –dice Roy -. Debemos tomar las cosas más enserio de ahora
en adelante; necesito preparar mejor a Anderson ¿Qué tan importante es lo que hace ahora?
-Es vital, puede garantizar un golpe contundente a esa organización.
-Aun así suena como si estuviera pescando por ti –responde Roy.
-Te daré una semana, con todo lo que me dijiste no puedo permitir que el chico este
sin la preparación, es mi deber.
-Lo entiendo, en una semana lo enviare contigo.
-Gracias David; estaré alerta, no permitiremos que más personas mueran
sacrificadas por un culto de locos.
Roy tenía razón, yo lo sabía muy bien, era mejor que Anderson se preparara; al
haber luchado contra un ruin lo podía comprender perfectamente, pocas personas en Remi
están preparadas para afrontar algo así, significaría un exterminio progresivo, la humanidad
no tendría oportunidad contra el mal que acecha en la oscuridad.
Un mensajero de Remi llego unos momentos después de la visita inesperada de
Roy, era una carta de mi padre, no sabía porque me escribía, últimamente no nos
comunicamos, incluso en la misma habitación nos habíamos ignorado por completo; me dio
las gracias, por haber traído el cuerpo de Victoria a casa; me sentí muy mal, últimamente mi
paranoia me ha llevado a desconfiar incluso de mi propio padre, supongo que él se siente de
la misma forma que yo, somos una familia muy complicada, hace falta mucha convicción
para convencernos entre nosotros.
Al día siguiente.
-¿Vaya, porque no me dijiste que te mudarías? –dice Anderson.
-Quería probar tus habilidades de espía –respondí.
-¿Bromeas? Eres demasiado fácil de encontrar, comenzando porque eres
prácticamente la persona más famosa de por aquí.
-Está bien, dime Anderson ¿Has sentido algo extraño?
-No, me temo que no he sentido nada, aunque escuche ciertos rumores que pueden
ser de su interés.
-¿Rumores? –pregunte.
-Sí, unos niños han desaparecido en dos pueblos, todos los reportados como
desaparecidos son niños entre los cinco y siete años; dicen que Remi envió a Serena
personalmente –dice Anderson.
-¿Serena?
-Sí, uno de los pueblos esta al sur de Remi, ahí es donde irá, no sé si se asignan
agentes de Remi para el otro aun.
-Supongo que ese es para mí ¿Qué otra cosa escuchaste?
-Han limitado el transporte a esos pueblos, la cosa puede ponerse bastante seria,
como paso en Exela –dice Anderson.
-¿Vendrás conmigo?
-Sí, me necesitara si es un nigromante, supongo que iremos lo más pronto posible.
Nos dirigimos al pueblo; los niños desaparecidos podrían estar bien, no quería
perder la esperanza. Llegar rápido era mi máxima prioridad, con el transporte limitado el
tren no llego muy lejos, procedimos a pie, llegando casi al anochecer, Anderson durmió
durante todo el trayecto en el tren, al despertarlo parecía bastante concentrado, escribió en
un pequeño cuaderno aquel lenguaje que no entendía, arranco una página y se la tragó.
Mientras caminábamos Anderson miraba a todas partes, aun estábamos a unos
kilómetros pero quería asegurarse de sentir lo más pronto posible la presencia de un
nigromante; esta vez Anderson no quería ser tomado por sorpresa.
Llegamos al pueblo, la luz de la luna iluminaba aquel pueblo de forma intensa,
sabíamos que había bastante gente, no parecían usar velas ni ningún tipo de fuego durante
la noche; en cierto modo era un lugar bastante mágico, no imaginaba que lo hicieran
apropósito, debía tener alguna relación con los recientes secuestros.
-¡Hola! –Grito Anderson -, ¡Somos de Remi, venimos a ayudar!
-¿Somos de Remi? –pregunte a Anderson.
-Ya sabe, necesitamos que alguien venga a hablar con nosotros –respondió.
-¡¿Son de Remi?! –grito una mujer.
-¡Sí! –Anderson respondió con un grito.
Una mujer se acercó a nosotros.
-Mi nombre es Sofía –dice la mujer.
Anderson era el que hablaba.
-Señora Sofía –dice Anderson intentando sonar encantador -, hemos venido para
investigar las desapariciones recientes.
-Gracias al cielo que están aquí –respondió Sofía -, como pueden ver no podemos
usar ningún tipo de fuego.
-¿Por qué? –pregunta Anderson.
-Ningún niño ha sido robado en las casas que estaban totalmente oscuras –responde
Sofía.
-Ya veo –responde Anderson con algo de duda -, ¿Qué piensa señor David?
-No tiene sentido –respondí.
-¿Es usted David Mercer? –pregunta Sofía.
-¿Y que con eso? –pregunte.
-Me alegra que sea usted quien vino a ayudarnos –responde Sofía.
-Señora Sofía, que puede decirme de los niños secuestrados –dice Anderson.
-Todos son buenos chicos –dice Sofía.
-¿Qué tenían en común? –pregunta Anderson.
-Solo dos de ellos son amigos, asisten a la misma escuela pero es normal, solo hay
un escuela en el pueblo, no sé qué más decirle –dice Sofía.
-Está bien –dice Anderson -, ahora debemos hablar con un familiar de uno de los
niños secuestrados.
-Está bien, síganme –dice Sofía.
Caminamos unos diez minutos, no dejaba de maravillarme el pueblo iluminado
solo con la luz de la luna, era como apreciar algo totalmente diferente a lo que estaba
acostumbrado, por un momento me olvide porque estaba aquí; llegamos a una pequeña
casa, nos abrió la puerta una mujer bastante delgada, se encontraba sola en casa, al parecer
su hijo había sido secuestrado hace dos días, vi la cara de Anderson cuando la pobre señora
contaba lo que sucedió, es por eso que no me gusta escuchar mucho a la gente cuando
trabajo, para vivir en este mundo debes ser algo frio para estas situaciones; más adelante
puedes decepcionarte cuando te das cuenta que no les darás un final feliz a esas personas
desesperadas.
-Por favor, salven a mi hijo –dice la señora con un aspecto débil.
Esa mujer ha llorado demasiado, se nota que aún lo hace pero ya no le quedan más
lágrimas, incluso en la oscuridad puedo notar lo pesado que deben estar sus parpados.
Salimos de la pequeña casa, le dijimos a Sofía que ahora estaremos por nuetra
cuenta, buscaríamos a los niños e intentaríamos regresar todo a la normalidad, seguimos
nuestro camino, yo sabia que Anderson aun no sentía rastro de la nigromancia, esto lo
desesperaba lentamente sin que el pudiera darse cuenta, si no se controlaba de forma
adecuada y lograba sobrellevar sus emociones perdería su capacidad.
-Anderson, debes concentrarte.
-Estoy concentrado –respondio.
-Sabes muy bien que estas preocupado, sin leer tu mente se lo que piensas, te
preocupa no encontrar a esos niños, tu sabes lo suficiente de nigromancia, no debe
sorprenderte lo que pase en adelante.
-Lo se, eso lo tengo muy claro señor David, estoy dando muchos rodeos cuando
debería calmar mi espíritu, pero no puedo, no tengo su experiencia.
-Claro que la tienes, es mi experiencia que te habla en este momento, asi que
escúchame.
-Señor David, no quiero pensar que esos chicos están perdidos definitivamente, no
quiero aceptarlo, no puedo, aun asi intentare con todo mi corazón encontrar al nigromante
que hizo esto y darle lo que se merece.
-Hace poco me enfrente a uno con Juno, debes estar preparados, pueden usar a su
antojo objetos malditos, si no tenemos cuidado no importara mi experiencia o tu talento,
simplemente fracasaremos y el enemigo se hara mas fuerte con nuestros espiritus.
Pasaron treinta minutos, llevábamos caminando alrededor del pueblo en busca de
un pequeño rastro de energía, no podíamos permitir que el mal hiciera de las suyas una vez
más, no podía pasar de esa noche.
-¿Escuchaste eso? –pregunte a Anderson.
-No… espera ¿es un ave?
-No, es algo más, tal vez una persona –respondí susurrando.
-¿Cree que sabe que estamos aquí? –pregunto Anderson.
-Sin dudas, tú lo dijiste, soy fácil de detectar, pero tú no –respondí -, déjame seguir
el camino, observa la situación y busca un momento para atacar.
-Está bien –responde Anderson.
Continuo hacia el sonido, parecía que alguien silbaba, me acerque lentamente;
Anderson se quedó atrás, sé que está cerca esperando tal como le dije.
Era esa sensación una vez más; me encontraba cerca, era bastante débil su fuente,
al cerrar mis ojos visualizaba esa energía como una pequeña llama apunto de apagarse, el
viento cambio de dirección.
-David Mercer, es un gusto conocerte –dice una mujer sentada sobre un gran árbol
caído.
La luz de la luna la bañaba, su cabello era bastante largo, las sombras no me
dejaban saber que tanto, su voz era bastante dulce y se aprovechaba de eso al pronunciar
cada palabra.
-¿Quién eres? –pregunte.
-Disculpa, prefiero que adivinen mi nombre, aunque es la primera vez que quiero
decírselo a alguien por mi cuenta –responde la mujer.
-¿Dónde están los niños? –pregunte.
-Los niños ya no están, fueron ofrecidos a nuestra madre; sabes lo que es curioso,
su apetito está cambiando últimamente, se hace más voraz y más quisquillosa.
-¿De casualidad te llamas Crisabell? <<Soñé con una mujer parecida a ella… ese
era su nombre>>
-Vaya, eso fue rápido –responde la mujer -, eres en verdad lo que dicen mis
hermanas, sin duda para ellas eres una pesadilla, a mí me resultas intrigante ¿te acuerdas?
-Basta de tonterías Crisabell <<A mí también me pareces intrigante>>
En ese momento use mi ira, le di forma de guadaña, a medida que la hoja crecía el
brillo de la luna reflejaba en la guadaña un resplandor rojo.
-Que hermoso objeto, mi hermano Cromwell debió sentir éxtasis una vez fue
decapitado por algo tan hermoso, ¿quieres matarme, incluso luego de pensar que soy
intrigante también? –dice Crisabelle.
-Debes morir, es así de sencillo –respondí.
-Sé que puedes matarme, no me importa si lo haces tú –dice Crisabelle.

Capítulo 10

Me siento muy confundido, en primer lugar no creo que adivinara su nombre, creo
que ya la conocía antes, en esta realidad, no era una minoría más. De repente Crisabelle cae
al suelo, a pesar de su apariencia de mujer delicada esa caída sacude la tierra, pude sentirlo,
era una de las técnicas usadas por Roy; Anderson debió ver la oportunidad perfecta.
-¿Qué está pasando? –dice Anderson.
-Estábamos conversando, no sabemos si es la única aquí –respondí a Anderson.
-Maldita bruja –dice Anderson -, es hora que pagues, vamos señor David, corte la
cabeza de este ser miserable.
Es raro, todo se siente demasiado raro.
-Eso fue fantástico, me siento fantástica –dice Crisabelle.
-Anderson, debes huir de aquí, busca a tu padre e infórmale sobre esto.
-¿De qué está hablando? Podemos con ella –responde Anderson con bastante
confianza -, ¡ya está sometida, córtele la cabeza!
La mujer se levanta como si nada, sin darnos cuenta deshizo fácilmente la técnica
de Anderson, limpio su vestido y se sentó nuevamente en el árbol caído.
-¿Qué demonios? –dice Anderson sin disimular su miedo.
-Deja que los adultos hablen –dice Crisabell con una sonrisa -, no me gusta que me
interrumpan cuando me divierto.
En ese momento una inmensa energía emano del cuerpo de Crisabell, era
terrorífica, hico retroceder a Anderson.
-Hora de irte Anderson –le dije sonriendo.
-¡Maldición! –grito Anderson mientras retrocede.
No era lo que quería enseñarle al hijo de Roy, me réferi a él como si Roy fuera su
padre hace un momento, si no lo sabe espero que lo pasara por alto, no quiero revelarle algo
así, no soy un buen maestro después de todo.
-No tengo problemas en dejar ir al chico –dice Crisabelle.
Anderson se retira, puedo sentir su furia y su miedo al mismo tiempo.
Alguien más estaba en ese lugar, podía sentir su presencia en la oscuridad, observo
con mucha tranquilidad todo lo que estaba pasando, no se en que momento llego, pronto
salió a la luz de la luna también, era una mujer, era diferente a Crisabell, su cabello era
corto, tenía demasiados argollas en las orejas.
-Hermana –dice mujer mientras se acerca a Crisabell -, no es el momento para que
lo enfrentes, madre lo dejo muy claro, sé que no quieres desobedecer a madre.
-El me obligo, me excite demasiado –responde Crisabell.
-No seas repugnante –dice la otra mujer -, madre nos llama.
-No voy a dejar que se vayan <<debo hacer algo rápido>>
-¡Oh! ¿Lo ves hermana? Es exquisito –dice Crisabell.
En ese momento le di una forma diferente a mi ira, lo había intentado varias veces,
supongo que me faltaba la motivación necesaria, saber que esos niños habían sufrido a
manos de esa mujeres me hizo hervir la sangre; mi ira en forma de hilo, sentí que Anderson
estaba lo suficientemente lejos, el hilo se esparció rápidamente a mi alrededor, el hilo se
apodero del bosque. Era algo que quería evitar, aunque intentara controlarlo era bastante
difícil no matar a todos los árboles que me rodeaban.
-Estamos en problemas –dice la mujer a Crisabell.
-Una de las dos tendrá que sacrificarse para luchar otro día –dice Crisabell con una
sonrisa.
Yo tenía la ventaja, aun así no me sentía del todo ganador, cada segundo que pasaba
los arboles perdían más sus hojas, era una escena desgarradora bajo la luna, era una visión e
imposible de ignorar, sentí el dolor de la naturaleza, no podía sopórtalo, no sabía que algo
así pudiera afectarme tanto, debe ser la conexión efímera de la ira en forma de hilo.
-Me parece lo mejor, yo me sacrificare por ti Crisabell –dice la mujer -, asegúrate
de no desperdiciar mi sacrificio.
-Tranquila hermana, nuestra madre te acogerá nuevamente en su magnífico seno,
allá donde la luz está prohibida –dice Crisabell mientras acaricia la cabeza de la mujer y le
da un beso en la frente -, en cuanto a ti David, fue un placer conocerte, espero que para ti lo
fuera también.
Intento disimular, mi energía se está agotando, cuando me hablo con aquella voz mi
ira comenzó a desvanecerse; la otra mujer se clavó un cuchillo en su corazón, Crisabelle
comenzó a sonreírme y luego me hizo una reverencia, cuando espabile ya no estaba,
Crisabell desapareció frente a mis ojos, la otro mujer se convirtió en una estatua con su
corazón en la mano.
Caí arrodillado, mi fuerza fue drenada por completo por la ira en forma de hilo; no
conocía el riesgo de esa forma, intente levantarme pero mi cuerpo no me respondió,
pasaron unos segundos para recuperarme lo suficiente y levantarme.
Alguien venia hacia mí, era Anderson, me ayudo a llegar hasta el pueblo, allí nos
esperaba Sofía, nos llevó a su casa, descanse en su sofá, pronto amaneció.
-Por fin despierta –dice Anderson.
No sabía que contestar, aun podía sentir el dolor de la naturaleza en mi cuerpo.
-No creo que esas malditas mujeres vuelvan a este pueblo –dice Anderson -. Señor
David, quiero disculparme; anoche no entendía la situación, mi falta de experiencia me hizo
estorbarle.
-Es normal, incluso yo no sabía muy bien que hacer en esa situación.
-¿Qué debemos hacer ahora? –pregunta Anderson.
-Lo que te dije, debes informarle a Roy, esas mujeres eran nigromantes, no
sabemos cuántos son o cual será su próximo objetivo, debo darles caza en solitario, al igual
que Roy debe hacerlo.
-Entonces iré con el maestro y le informare –dice Anderson resignado.
Me hizo caso el hijo de Roy, era lo mejor, siempre lo he sabido, ir solo me permite
concentrarme en derrotar al enemigo sin distraerme, traer conmigo a Anderson fue un error.
Seguí recuperándome y abusando de la hospitalidad de Sofía, cuando me sentí
recuperado me di un baño y me prepare para encontrar a Crisabell, antes de salir deje algo
de dinero a Sofía por las molestias.
Continúe mi camino desde el último lugar que la vi, la estatua de la mujer ya no
estaba ahí, no hay rastros de que se la llevaran, imagino que se desvaneció tal como lo hizo
Crisabell, también pudo ser destruida por la luz del sol. Seguí caminando, hacía mucho
calor, el sol estaba justo encima de mí. Me senté un rato luego de caminar por cinco horas,
encontré un pequeño arroyo y bebí agua rápidamente para calmar mi sed.
Estaba oscureciendo, debo descansar, pero es peligroso en este lugar, dormí durante
cinco minutos, era suficiente para recuperarme físicamente, seguí caminando por una tierra
sin caminos.
Llegue a un pueblo sin nombre, un pueblo que conocía, el pueblo donde realice mi
primer exorcismo. Había crecido bastante desde la última vez que estuve por aquí, este
pueblo se recuperó de las tragedias muchas veces, escuche que luego de salvar al niño
poseído muchos ataques ocurrieron, entre las víctimas se encontraba el hombre que nos
llamó hace mucho tiempo, si mal no recuerdo era el líder del pueblo, no pude recordar su
nombre. En el pueblo no hay posadas, parece que nadie lo visita aparte de lo que tienen
familiares viviendo en el, cualquiera puede suponer el motivo.
-¿Eres de Remi cierto? –pregunta un hombre bastaste alto acompañando de otro
que permanece callado.
-Sí, solo estoy de paso.
-Mi nombre es Cesar, no nos molesta su presencia –dice el hombre.
-¿Quién está a cargo de este pueblo? –pregunte.
-Ese sería yo –contesta el hombre que hasta ahora se había mantenido en silencio -,
mi nombre es Alexander.
-Estoy buscando una forastera de cabello demasiado largo.
-No hemos visto forasteros desde hace cuatro meses –dice el líder del pueblo; es
demasiado tarde, sé que ustedes se mueven sin problemas en la noche pero debo insistir en
ofrecerle un lugar para descansar apropiadamente, es lo menos que podemos hacer.
-Se lo agradezco señor Alexander –digo al líder del pueblo.
Dormí hasta el amanecer, cuando abrí los ojos sentí a Serena, era una rara sorpresa,
estaba en el pueblo también, fui a verla, estaba desayunando con el líder del pueblo en una
terraza, disfrutaba de unos huevos con tocino y café, al sentir el aroma se me abrió el
apetito de forma instantánea, el líder del pueblo se dio la vuelta y me saludo.
-Buenos días –dice el líder del pueblo.
En ese momento no nos dijimos nada, el líder del pueblo sintió la tensión así que
dijo que tenía algo que hacer, no pude escucharlo, solo sé que nos dejó solos.
-¿Enfrentaste algún nigromante? –pregunto Serena.
-Son más que nigromantes -respondí.
-¿Puedes sentarte David? Hoy no tengo ánimo para discutir contigo –dice Serena
mientras continua desayunando.
-Está bien; escuche que estabas con un equipo ¿Dónde está?
-Fueron todos eliminados, me confié, nos encontramos con dos nigromantes, luche
contra el más fuerte, le encargue al equipo luchar con el otro; cuando decapite al
nigromante me encontré con todos mis compañeros convertidos en estatuas y el otro
nigromante había escapado.
-No son humanos normales, una parte de ellos es demoniaca, los llaman ruines.
-No me importa como los llamen –dice Serena -, no me importa si son espíritus
malignos, si son demonios o humanos coleccionando espíritus, el deber es expulsarlos o
aniquilarlos a toda costa.
-¿Qué haces aquí? –pregunte.
-Lo mismo que tú, recibiré información clasificada de un agente especialista de
Remi –responde Serena.
-¿De verdad? Yo solo pasaba por aquí por coincidencia, estoy rastreando a los
ruines.
-¿No has aprendido nada aun? Nada es coincidencia –dice Serena.
-¿Cuando llegara el agente? Pregunte.
-Ya debería estar aquí, parece que abusaste de tu ira, te ves un poco pálido David.
-Me encontré con una persona bastante problemática, termine usando casi todo mi
poder contra ella.
-¿Por qué será que siempre te rodean mujeres peligrosas? –dice Serena.
-No lo sé, las mujeres son mejores para controlar la energía espiritual, nunca me
sorprendió el hecho que los mejores agentes de Remi sean mujeres.
-David… era una broma –dice Serena -, ya termine de desayunar, vamos a caminar
un poco por el pueblo, tal vez encontremos al agente.
Caminamos por la calle principal, por un momento vi a la gente del pueblo, parecía
llevar una vida bastante decente, Alexander se veía como un líder capaz, me recuerda al
líder que conocí la primera vez que vine, no me sorprendería que sea su hijo.
-En fin, la persona que me encontré era demasiado poderosa, su nombre es
Crisabell ¿has escuchado sobre ella? –digo a Serena.
-¿Crisabell Hassel? Vaya, sin dudas es una persona problemática, –responde Serena
-, ¿luchaste contra ella?
-No puedes hablar en serio –respondí.
Serena no parecía sorprendida, vimos el agente de Remi, alguien conocido, un
joven llamado Joseph.
-Veo que el señor David se encuentra con usted –dice Joseph -, no pudimos
confirmar la ubicación de Caleb Hassel, los equipos elite de rastreo de Remi siguen
buscándolo por toda la región.
-Ese estúpido traidor no escapara –dice Serena -. No me mires así David, sabes que
odio admitir que tienes la razón.
-¿Hace cuánto escapo? –pregunte a Joseph.
-Hace tres días –responde Joseph.
-No puede estar lejos –dije a Serena -, apuesto que si encontramos a Crisabell
también encontraremos al viejo traidor.
-Crisabell creció en la capital, es la sobrina del viejo Caleb –dice Serena -. Joseph
regresa a la sede de Remi, informarle a nuestro padre que David y yo nos encargaremos
personalmente del viejo Caleb.
-Entendido –responde Joseph.
El joven Joseph se marcha del pueblo.
-Se veía cansado –digo a Serena.
-Sí, intentaba informarte a ti antes que a mí, fue a buscarte y no te encontró, todos
tenemos deberes.
-No todos son monstruos como nosotros Serena. Debemos ir rápido por esos
nigromantes, no podemos dejar que sigan aumentando su poder y matando inocentes.
Quisiera pensar que me la llevo bien con Serena una vez más, pero sé que es solo
una tregua temporal, tan pronto quiera regresar con Juno tomara la misma aptitud, quisiera
pensar que lo mejor para mi es estar con Juno, sé que con ella me siento completo, en estos
momentos pienso en ella y todo lo que hemos pasado para poder estar juntos; quisiera saber
que está haciendo en este momento, su situación debe ser difícil, ella eligió ayudarme antes
de a los suyos. No se si puedo agradecerle lo suficiente por lo que hizo por mí, sin ella no
tendría el poder suficiente para sobrevivir tal como lo he hecho hasta ahora, eso es una
realidad. Sin mi ira no podría haber derrotado a los ruines que me encontré, sin mi poder
nunca hubiera encontrado a Victoria, sin mi poder Serena no confiaría en mi para llevar a
cabo junto a ella está cacería.
Quiero ir a un lugar, de alguna manera mi instinto me dice que vaya a la choza
lejana, aquel lugar donde el niño fue abandonado cuando fue poseído por un demonio,
aquel lugar donde murieron mis compañeros de Remi, pero no puedo ir con Serena, es algo
que debo hacer solo.
-Regreso en un rato –digo a Serena.
-¿A dónde vas? –pregunta Serena.
-Debo hacer algo.
-¿No iras a dejarme aquí e irte sin avisar?
-No, volveré, no te preocupes.
Aún recuerdo el camino, recuerdos de aquel día son evocados en mi memoria al ver
árboles y rocas que me resultan familiares; aún recuerdo la sensación de caminar hacia el
peligro; un destino aguarda, más allá del miedo que todos sentimos ese día, producto de la
ingenuidad y una seguridad infundada, quería ver lo que me aguardaba aquella vez, estaba
ansioso por acostumbrarme a una vida que no quería, estaba desesperado por pertenecer a
un mundo cruel al que ahora me negaba a pertenecer.
El cencerro roto se agita débilmente, Emily se manifiesta
-¿A dónde vas? –pregunta Emily.
-Voy a una choza, está algo alejada del pueblo –conteste.
-¿Qué buscaras en ese lugar?
-No lo sé.
-Debería permanecer con Serena –dice Emily.
-Voy a dejarte en este lugar.
-Aún no lo he ayudado mi señor; ¿piensa deshacerse del cencerro?
Deje caer el cencerro roto; pronto deje de escuchar la voz de Emily. Ya había sido
suficiente para mí, llevar conmigo ese cencerro, llevar conmigo a esa ninfa del espejo, era
suficiente. Me sentía algo deprimido, me sentí triste.
Me acercaba a la choza, en este punto recordé la primera vez que sentí el poder de
un demonio; ahora solo siento una brisa primaveral, el sonido de los árboles y los animales
cantándole a la vida, cuando llegue donde estaba a choza pude ver que no había sido
quemada, estaba intacta, congelada y sin tiempo, nunca llegue a ver cómo era la choza por
dentro, incluso cuando entre para desenterrar el ancla y la cadena que mantenía al pobre
niño aprisionado en aquel lugar; regrese con un gran peso sobre mí, no solo por ser incapaz
de romper esa cadena en aquel lugar, regrese con un destino que no podía entender, no sé
qué hago en este lugar ahora mismo.
-Tal vez aun te faltan partes de ti –susurra alguien en mi oído.
Gire rápidamente mi cabeza, pero no había nadie atrás de mí.
-Crisabell.
-Eres muy bueno adivinando –dice una sola voz que proviene de muchos lugares.
Estaba justo enfrente de mí, cuando la note la mire a los ojos y ella también.
-Tengo curiosidad, ¿Por qué sabes mi nombre? –dice Crisabell.
-Creo que querías decírmelo, así que te escuche, esa vez bajo la luna.
-Que tonta fui, supongo que eso pasa cuando dos personas como nosotros se
encuentran –dice Crisabell, acercando peligrosamente su mano a mi cuello.
-¿Crees que puedes matarme? <<No podrás matarme>>
-No lo hare David, es solo que nunca he tocado a un hombre, de repente mi
curiosidad ha tomado control de mis acciones –dice Crisabell con una sonrisa.
-¿Qué pretendes entonces? –pregunté.
-Últimamente estoy bastante aburrida, así que he decidido dejar el nido, ya va
siendo hora que decida por mí misma que hacer con mi tiempo –dice Crisabell.
-Puedo ayudarte, dime donde esta y nunca más deberás obedecerla.
-Eso sería perfecto, podría matar a quien se me antoje, pero ni tu ni yo, tampoco tu
tonta hermana pueden enfrentarla; dime algo David ¿tú quieres matarme?
-Eres ruin, parte demonio, parte humano; has matado gente inocente ¿Qué crees?
-¿Eso es lo que crees que soy? Vamos, pensé que podías adivinar; si me haces
decirte me aburriré; no te diré dónde está mi madre y tú tampoco me mataras.
Su mano estaba en mi cuello pero no lo apretaba, si mostraba la más mínima señal
de hostilidad la mataría al instante, a esta distancia puedo manifestar mi ira en forma de
daga y apuñalarla en el corazón.
-¿Dónde está tu ira David? –dice Crisabell.
Tiene razón, no puedo atacarla con mi ira, no siento nada.
-¿Acaso me atacaras con tu hambre? –dice Crisabell.
No siento nada.
-Parece que no sientes nada de eso –dice Crisabell sonriendo -, quizás me ataques
con tu deseo.
-¿Qué me hiciste?
-Te demuestro que no quiero pelear contra ti, solo eso, por eso no serás capaz de
atacarme; estamos en un punto muerto David, es enserio lo que te dije, si quieres ir por
madre no me importa.
-Me voy.
-Siempre fue una opción –dice Crisabell sonriendo -, espero volver a verte algún
día en el futuro; hoy nos encontramos por el destino, el destino nos reunirá nuevamente.
Perdí, yo realmente perdí.
No podía soportar mi impotencia, fue la primera vez que alguien me vencía, ni
siquiera hizo nada, solo con palabras ¿Por qué no puedo luchar contra ella? Desee con todas
mis fuerzas no volver a encontrarme con ella, el destino había sido generoso conmigo hasta
ahora; puedo ver que el viento de las casualidades sopla a su favor.
Pase al lado del cencerro, pude ver cómo se agitaba levemente. No me interesaba
recogerlo; pensé que era mejor así, no tiene ningún uso y no me interesa pasear un espíritu
conmigo. Serena estaba esperándome, lista para ir en busca de los enemigos que amenazan
la paz; no sabíamos por dónde comenzar, no tenía ninguna pista.
-¿Sabes a dónde vamos? -pregunte.
-Pensé que tú sabías -contesta Serena -, bueno, no importa, vayamos al norte, uno
de los pueblos por allá registra la mayor cantidad de desaparecidos, nos encontraremos con
el grupo élite de rastreó.
-Por mi está bien.
-¿Qué estabas haciendo allá?
-No te interesa, debemos seguir.
Nos fuimos del pueblo sin nombre, tardamos un poco en encontrar una parada de
tren, cuando abordamos nos dimos cuenta que no habían otros pasajeros además de
nosotros, sólo encargados de que el tren funcionara, supongo que ya se ha limitado a este
punto el movimiento de la gente; es una situación grave, como si se tratara de una guerra; el
sol se oculta, solo hay luz en el vagón en el que nos encontramos Serena y yo.
-Esto es agradable ¿No lo crees hermano? -dice Serena.
-Sí, <<no me gusta mucho viajar en tren, pero hoy es diferente>>
-Creo que Caleb Hassel se llevó a nuestra hermana -dice Serena.
-¿Quieres matarlo? –le pregunte.
-No hasta saber sus motivos ¿Qué clase de plan amerita todo lo que hizo? –se
pregunta Serena intrigada por todo lo sucedido.
-Victoria está bien.
-¡Victoria está muerta! -exclamó Serena.
-Esa es tu forma de ver las cosas, solo esta confundida, cuando me encontré con
ella en Exela pude notarlo.
-Por eso no podemos llevarnos bien -dice Serena -, no importa si todo se ve mal, tú
piensas en una realidad donde todo está bien ¿sabes lo tonto que es eso? ¿Hay algo que te
importe de verdad?
-Si me interesa lo que pase aquí, de hecho nunca, nunca me había interesado más
por el destino, todo lo que me sucede aquí me importa de verdad, como si el resto de
realidades fueran solo un sueño.
-Ya no tienes contigo el cencerro, pude notarlo ¿es algo simbólico? -dice Serena.
-Ya no servía, no tiene sentido llevarlo conmigo –respondí.
-Que frio eres, pensé que le tenías cariño.
-Algún día me darás un regalo de verdad, no un amuleto o un sello ¿lo prometes?
-Claro David, aunque no sé qué te gusta.
-¿Además de la comida que preparas? Creo que me gustaría un reloj, no uno
elegante, uno que sirva para saber la hora basta.
-Está bien –responde Serena sonriendo -, me gusta cuando eres tu David, ojala no
estuviéramos atrapados en este horrible ciclo.
-Tal vez se ve a sí solo desde nuestra perspectiva.
-Tal vez.
Llegamos a nuestro destino; al bajar en la estación de trenes, un agente de Remi
nos esperaba, supongo que era del grupo de rastreó; era un hombre de unos treinta años, su
aspecto era tosco, su ropa y su cara estaban bastante sucias, parece que lleva tiempo
siguiendo el rastro de un nigromante, pero era mucho más que eso.
-Es bueno que llegaran tan rápido –dice el agente.
-Franco, casi no te reconozco –dice Serena.
-Han pasado algunos años señorita Serena –dice el agente.
-No tienes que ser tan formal –responde Serena.
-Está bien –dice Franco -, les informare, desde que el señor Caleb escapo lo hemos
intentado localizar; el equipo de rastreo se llevó varias sorpresas al encontrar nigromantes
bastante poderosos, pese a eso pudimos continuar con bajas mínimas, todo se complicó esta
mañana cuando tres miembros fueron asesinados; el nivel de riesgo nos ayuda a determinar
la posible ubicación exacta del señor Caleb, pero consideramos que con nuestra fuerza
actual no haríamos mucho.
-Lo han hecho bien –dije a Franco.
-Gracias señor David, con ustedes tendremos la oportunidad de capturarlo, seremos
su apoyo para no permitir que ningún nigromante escape; adicionalmente tenemos
pequeñas pistas sobre los nigromantes que se encuentra junto al señor Caleb.
-Excelente –dice Serena -, ¿Qué dices David?
-Esperemos la noche –respondí.
-¿Por qué esperar señor David? –pregunta Franco sorprendido.
-Así el equipo de rastreó podrá descansar –dice Serena -, de nada nos sirven en su
estado actual; no sé si me guste tener esa desventaja, si esperamos la noche ellos creerán
que tienen la ventaja, durante el día están más alertas por esa razón, es un ataque
sicológico.
-Lo siento, señorita Serena, no me atreveré a cuestionarlos otra vez –dice Franco.
-Ya te lo dije Franco, no necesitas ser tan formal –dice Serena.
-Lo siento –dice Franco.
-Bueno, nosotros haremos guardia mientras ustedes descansan –digo a Franco.
-Entendido –responde franco.
Luego nos reunimos con el resto del equipo de rastreó, todos parecían bastante
cansados, su labor fue dura, Serena y yo estábamos alerta mientas ellos dormían, era muy
poco comparado con lo que en realidad merecían.
-¿Crees que el viejo Caleb luche con nosotros? –pregunto Serena.
-No lo sé, no creo que pueda contenerme si lo veo –respondí.
-Mi padre no pudo soportar toda la situación, intento venir conmigo pero no lo
deje.
-¿Detuviste a Daniel? Es una de las hazañas más grandes de la poderosa Serena.
-Vaya, ¿puedes ser un poco más maduro? –dice Serena.
-Supongo que es imposible para mi imaginar a Daniel así, simplemente no puedo,
si lo hiciera creo que no aguantaría mis ganas de llorar.
-Es una respuesta más sincera –dice Serena.
-El viejo Cale…
-Sí, el viejo Caleb… que desperdicio –dice Serena.
Atardecía lentamente, como si el tiempo se negara a trabajar apropiadamente,
quizás lo percibía de forma muy caprichosa, cuando la noche cayo mis sentidos se hicieron
más agudos; la dirección del viento cambio. Franco comenzó a despertar a todos sus
compañeros, ellos se quedarían atrás, Serena y yo iríamos de frente; una batalla nos llama,
se comienzan a escuchar los silbidos. Los silbidos me hacen enojar, esa forma sínica de los
nigromantes para celebrar sus asesinatos usando la luna de testigo. Mi ira se manifiesta en
forma de guantelete con nudillos punzantes en mi mano derecha, era pesado, era el peso de
las vidas que había reclamado, así funciona el odio, un día no seré capaz de cárgalos.
Serena usa su poder para arrastrar hasta mi el primer nigromante que sentimos, lo
jalo usando pura energía, cuando el nigromante se dio cuenta que estaba siendo entregado a
mi comenzó a gritar; intentaba agarrar la ramas de los arbustos y las piedras en su
trayectoria, pero era inútil, perdió varias uñas en su desespero por aferrarse a su vida, pero
ya la había perdido, puse mi mano derecha sobre su cabeza y envejeció tan rápido que el
polvo simplemente regreso al polvo.
De esa misma forma seguimos nuestro camino, la misma escena se repitió una y
otra vez, algunos nigromantes no gritaban, otros pedían a su madre que los recibiera,
hombres y mujeres, humanos y no humanos, todos polvo regresando a la tierra, ese polvo
me cubrió casi por completo; tenía que limpiar mi cara cada vez. El guantelete se hacía más
pesado, aun podía cargar todas esa muertes en mi ira, pero mi consciencia no; no sé qué me
hacía continuar, sentía tanta repugnancia; Seguía a Serena mientras ella arrancaba al
siguiente y me lo entregaba, somos monstruos pensé, estos monstruos nacieron para matar
monstruos; ¿el destino nos había elegido para esto?
Llegamos hasta el hombre más buscado del mundo, ya no había nigromantes, era
solo él, sentado afuera de una vieja casa en medio de la nada.
-Viejo, viejo Caleb ¿Esperas tu muerte? –dice Serena.
-Sí, no te mentiré –responde Caleb Hassel -, veo que está aquí también David…
entonces ¿cuál de los dos será?
-Es tu turno Serena, ha sido demasiado para mi –respondí.
-Apuesto a que si –dice Caleb -, esa manifestación que llevas en forma de
guantelete se ve bastante pesada.
-Caleb –dice Serena -, ¿Por qué?
-¿Por qué no? –Dice Caleb -, yo le pertenezco a madre, toda mi familia le juro
lealtad, mucho antes de que existieran las palabras, solo hago lo que tu… cumplo mi deber.
-¿Por qué nuestra hermana? –pregunte.
-Victoria solo era mi forma de meterme con Daniel, en algún punto no la pude
controlar, eso fue una pena, me estaba divirtiendo bastante –dice Caleb mientras ríe.
-¿Qué eres? –pregunto Serena.
-Mátame Serena, rómpeme el cuello, ya me harte de hablar, mándame con madre –
dice Caleb.
Serena uso su poder para girar la cabeza de Caleb sobre su propio cuerpo, tantas
veces que desprendió con un sonido horripilante, el tiempo se ralentizo mientras la cabeza
giraba en el aire rumbo al suelo. Mire la cara de Serena, no había ninguna expresión, era
como verla usar una máscara sobre su propia cara.
-Se acabó –dice Serena.
-Quisiera creer que si –respondí.
-Lo sé.
Nos quedamos en ese lugar, dimos una señal para que el equipo de rastreó se
acercara, cuando llegaron nos miraban con miedo, era normal, pensé, somos monstruos,
pero estamos de su lado.
El camino a casa se sintió cerca en mi cabeza, de nuevo en un tren, dormí la
mayoría de tiempo; llegamos a la estación, Serena y yo nos separamos en ese punto, sin
decirnos nada; sabemos que el país se recuperara, la humanidad se ha vuelto
particularmente buena en ello; sabemos que falta mucho para lograr un futuro de paz, aun si
algo así no existe, vale la pena tener esperanza en ello.
Un mes después.
Me encanta verla, me encantaría proponerle un día matrimonio y que su respuesta
sea sí; llego para visitarme, ruego que el tiempo pase más lento; no importa cuánto vea en
mis recuerdos, esto es lo que quería de verdad, ahora que la plaga maligna no atacaba me
llamaban menos a Serena y a mí; no supe de Roy o su hijo Anderson, muchos días pasaba
sin enfrentar el mal, preocupándome solo por amar a una mujer maravillosa.
Sé muy bien lo que soy, al mismo tiempo no lo sé, en un instante recuerdo que
estaba a punto de ser un gran rey, en otro pongo mis pies en la tierra, pero que es realmente
la realidad, esta felicidad que siento ahora puede no ser más que un recuerdo, un día abriré
los ojos y el ciclo comenzara otra vez, mi conciencia es caprichosa, aun así quiero vivir al
máximo este instante de mi vida, quiero hacerla feliz, quiero hacerla sentir segura, quiero
tener hijos con ella y verlos crecer, quiero que este sueño nunca acabe.
Creo que estoy soñando, si, es un sueño profundo… nostálgico, esto es un sueño;
creo que cerré mis ojos luego de uno de los días más felices de mi vida junto a Juno.
-¿Dónde… dónde estoy? –pregunte.
Estoy en un vacío, estoy cayendo infinitamente, es placentero, uno de esos sueños
que no puedes recordar al despertar.
-Hola David ¿te diviertes? –Dice la voz de una mujer –sentí en mi corazón tu
llamado.
-¿Eres… eres tú? <<La mujer que me visita en mis sueños>>
-Pase por aquí para saludarte, me alegra ver que estas bien, aunque no pareces
recordarme, yo tampoco pude hacerlo hasta ahora.
-No sabía que tenías esa habilidad –dije mientras caía.
En mi mente intentaba recordar su nombre con mucho esfuerzo, ella me lo dijo
hace tiempo.
-Parece que me robaron algo importante David, soy bastante egoísta y quiero
recuperarlo, esa mujer que te observa en este instante ¿de verdad cree que puede alterar
nuestro destino?
-¡¿Crisabell, a qué te refieres?! <<Recordé su nombre>>
-¿No es obvio? A ti, no te dejes engañar, tú y yo nos pertenecemos, aunque no lo
recordemos al despertar, un hilo rojo nos une, por eso puedo visitarte en sueños a voluntad,
destinados a estar juntos, esa mujer no robara nuestro destino, vendrás conmigo amor mío,
aunque no recuerdes este sueño.
¿Me desperté o termine de caer? No podía explicarlo, ¿porque no sentí mentiras en
lo que ella me dijo? No lo había notado, Juno estaba sentada, tomando té, sentada en una
silla frente a la cama, observándome, parecía tan concentrada que no se dio cuenta en
realidad que yo había despertado; se dio cuenta que todo me parecía algo raro y de repente
me dijo:
-Te amo… te amo con toda mi corazón David Mercer.