Está en la página 1de 12

SUPERVISIÓN DE SERVICIOS EDUCATIVOS

La escuela es un producto de la sociedad y la supervisión educativa es un producto de la


aparición de la escuela. La supervisión, no sólo se empeña en conocer el sistema escolar
sino también en programar como cambiarlo, ella incide directamente en la calidad de la
educación por ser, como se conoce, uno de los factores que más claramente influye en su
núcleo básico.
1. EL SUPERVISOR
Es aquella persona que en una empresa observa y dirige al personal para orientarlo y
vigilarlo en el cumplimiento de sus funciones, asignándole los medios y recursos adecuados,
y un plan de acción, coordinando equipos de trabajo.
1.1. INTRODUCCIÓN A LA EVALUACIÓN DE LA SUPERVISIÓN ESCOLAR
La supervisión o inspección educativa es una función clave en los diferentes sistemas
educativos del mundo. La mayoría de los autores sitúan o relacionan el nacimiento de la
supervisión educativa posterior el origen de la supervisión educativa se encuentra a partir
de la aparición del Estado.
Lo anterior se justifica porque la Educación tiene un carácter clasista que en mayor o menor
medida debe responder a los fines sociales pretendidos por una clase social, lo que exige su
control por determinadas autoridades Desde entonces predomina en general, un sistema
supervisivo centralizado, pues la educación es función del estado y a este corresponde
dirigir y controlar la vida pedagógica.
En este de cursar histórico, resulta necesario para la evaluación de la supervisión educativa
en las condiciones actuales, conocer principios propuestos para organizar la actividad
supervisiva en la institución escolar.
Se considera a la evaluación de la supervisión educativa como aquel proceso sistemático
que permite establecer juicios de valor acerca de esta como totalidad, es decir de las
políticas, las estrategias generales, los procesos particulares que le son inherentes y el
estado y efecto de su aplicación, a partir de una información obtenida mediante
indicadores que posibilite la adopción de decisiones encaminadas a elevar la pertinencia,
estabilidad y procesos para su gestión.
La evaluación como elemento común en cualquier actividad docente puede aplicarse a la
supervisión educativa pues constituye un proceso que valoriza críticamente la acción en
función de los objetivos previstos, con la finalidad de renovar y mejorar permanentemente
este componente del sistema educativo de manera muy variada.
1.2. CONCEPTOS Y CARACTERÍSTICAS
El IIPE-UNESCO (1998) señala que la supervisión es un proceso encaminado al
mejoramiento de la enseñanza y del aprendizaje, basado en visitas frecuentes a las
escuelas, en las cuales se ofrece la asesoría, apoyo y dirección a los maestros y
administradores para el mejoramiento de la instrucción en el aula, de la práctica docente
y del funcionamiento de la institución
La supervisión escolar se le define como una función que permite el enlace entre
autoridades y comunidad educativa, tanto en sentido ascendente (con las autoridades
educativas) como descendente (orientada hacia las escuelas y la comunidad).
Los supervisores fueron garantes de un conjunto de normas, criterios y procedimientos
establecidos por la SEP, para asegurar un control a distancia del funcionamiento de las
escuelas.
El acelerado período de cambio que vive la ciencia, especialmente la tecnología, lo que ha
provocado un marcado contraste con la situación de la Educación, exigiéndole modernizar
sus métodos y estilos.
La problemática anterior exige a la supervisión educativa respuestas a este cuestionamiento
que influye sobre la calidad de la Educación. Esto ha ido conformando un debate entre el
profesorado, los estudiantes, la familia y la comunidad, sobre el papel que le corresponde
a la supervisión educativa en la actualidad.
Este debate se centra directamente en la supervisión, porque la escuela se encarga de
ejecutar, implementar y cumplir las políticas educativas, donde casi nunca, tiene el
protagonismo necesario para decidir los programas, las tareas y misiones que le
corresponde, pero la supervisión debe controlar, asesorar, preparar y superar a los
actores para su correcta concreción y compulsar el cambio e innovación educativa del país
Una supervisión educativa capaz de impulsar las transformaciones educativas mediante la
integración de tres procesos que en la práctica están desarticulados, ellos son:
la superación profesional, el trabajo metodológico y la gestión de dirección.
La supervisión educativa puede influir en la integración de los procesos mencionados
anteriormente si logra situar a la institución educativa en condiciones de avanzar hacia los
objetivos estratégicos, tales como:
 Alcanzar la calidad en los diferentes procesos.
 Contribuir al cambio educativo.
 Asegurar equidad, pertinencia del currículo.
 Profesionalizar las acciones educacionales
La supervisión educativa debe regirse por los siguientes principios:
 La supervisión educativa es filosófica. Este principio refiere que la supervisión
educativa tendrá como fin primordial buscar nuevas verdades. El supervisor debe
ser un guía orientador del magisterio en la realización de los más elevados fines
sociales posibles. Por tanto, la supervisión se propondrá encontrar y descubrir
continuamente los valores y metas de la Educación, en una sociedad que
continuamente se transforma.
 La supervisión educativa es cooperativa. Este principio propone el trabajo en
equipo entre todos los supervisores hacia fines que son comunes. Los diferentes
funcionarios tienen que trabajar armónicamente, ya que, afrontan problemas que
son comunes y persiguen objetivos semejantes, y es indispensable coordinar los
esfuerzos de todos para el éxito más completo de su labor supervisiva y de la
enseñanza.
 La supervisión educativa es creadora. Este principio sitúa al supervisor en la
posición de encontrar y despertar en los maestros el talento latente. Por eso, la
supervisión ha de infundir al maestro confianza en sí mismo, alentándolo y
procurando elevar la calidad de su trabajo de manera creativa.
 La supervisión educativa es científica. Este principio orienta a aplicar el método
científico al estudio del proceso de enseñanza, ajustando no solo la labor del
supervisor, sino la de los maestros bajo su dirección. El supervisor no debe variar los
procedimientos por medio de resoluciones caprichosas de autoridades escolares, ni
por disposiciones arbitrarias, sino que todo cambio o innovación estará guiado por
un verdadero espíritu científico en aras de elevar la calidad de la Educación.
 La supervisión educativa es efectiva. Este principio se refiere a la eficacia de la
supervisión educativa, al resolver los múltiples problemas de la enseñanza,
mediante la preparación de los maestros en el uso efectivo de los medios de
enseñanza y otras herramientas para los fines que se destinan en la Educación.
 La supervisión debe ser una actividad eficiente. Debe alcanzar el objetivo
economizando tiempo y esfuerzo, pero, ante todo, que los objetivos sean válidos y
satisfactorios.
 La supervisión debe ser una actividad democrática: Estimulante en alto grado en lo
que respecta a maestros, estudiantes, padres de familia, autoridades. Respetuosa
de la iniciativa y de la personalidad de los maestros.
La supervisión debe girar invariablemente, aun en sus funciones administrativas, alrededor
del mejoramiento de la enseñanza.
La supervisión debe ser perfectamente definida y debidamente organizada, pues:
 Contiene un programa concreto de objetivos.
 Fija los medios para alcanzar dichos objetivos.
 Establece un sistema de medición de resultados.
La supervisión educativa debe seguir los siguientes principios generales:
 Debe estructurarse sobre la base de una filosofía de la Educación, para ser
adoptada por el sistema educativo al que pertenece la escuela.
 Actuar democráticamente, en el sentido de que todos los que participan en el
proceso de enseñanza y aprendizaje tengan libertad de opinión, sean respetados en
sus diferencias individuales y estén convencidos de que deben actuar en una forma
o en otra, y no obligados a hacerlo.
 Incluir a todos, es decir, que todos los que intervienen en el proceso de enseñanza
y aprendizaje reciban orientación y asistencia de la supervisión.
 Ser cooperativa, para que todos los responsables de los resultados de la enseñanza,
o los que influyan en ellos, participen de las preocupaciones de la supervisión y
cooperen con ella en la buena marcha de la labor.
 Ser constructiva, para que todos aquellos a los que alcanza la supervisión puedan
ser lo que son, orientados, eso sí, para que mejoren su actuación, cuando sea
necesario
 Ser objetiva, Todos los planes de trabajo deben derivar de una realidad educacional,
para que no haya imposición de modelos que vengan a deformar aún más el proceso
de enseñanza y aprendizaje, en lugar de mejorarlo.
 Ser permanente, es decir que la supervisión educativa debe actuar continuamente
y no sólo en algunos períodos de la vida de la escuela. Siendo la supervisión un
proceso permanente, aumentan las posibilidades de hacer que funcione más
adecuada y eficientemente.

Por tanto, la supervisión educativa que exigen los tiempos actuales debe ser aquella que
potencie:
 El liderazgo educacional mediante prácticas para convenir, acompañar,
comunicar, motivar y educar a todos los actores en la transformación educativa con
el apoyo de los diferentes líderes pedagógicos. Impulsar prácticas pedagógicas
innovadoras a partir de la facilitación, la negociación, cooperación y formación
permanente de los docentes, directivos y los propios supervisores. Los resultados
de este liderazgo pedagógico han de cosecharse en la escuela mediante el logro de
sus objetivos.
 Espacios para el desarrollo de competencias claves para todos los actores del
sistema educacional (colectivo de profesores, colectivo de estudiantes, familia y
comunidad), que contribuya a promover una institución educativa inteligente y rica
en propuestas y creatividad, que estimulen la participación, la responsabilidad de
todos los actores en la formación de una nueva generación más humana y con mayor
compromiso social.
 La creación de diferentes estrategias de gestión educativa que promuevan
soluciones a los procesos de enseñanza mediante la identificación de problemas y
la generación de redes de intercambio de experiencias y nuevos conocimientos.
 El desarrollo de una institución educativa abierta al aprendizaje de todos sus
integrantes mediante el desarrollo cotidiano de la cultura que se genera en su
interior a través de la superación, el trabajo metodológico y la investigación.
 El desarrollo de un pensamiento estratégico, para innovar en función del logro de
sus objetivos educacionales, favoreciendo la claridad de metas y fundamentando la
necesidad de transformación.
 El fomento de valores, creencias, tradiciones propias y genuinas, acerca de lo que
se hace en la institución educativa.
 Supervisores con la autoridad acorde con su cargo en las prácticas
correspondientes.

Para lograr las exigencias anteriores se requiere de una evaluación permanente y


simultánea a su efectividad en su concepción y desarrollo, de acuerdo con las estrategias
que se consideren más oportunas.
Esta evaluación se puede llevar a cabo de manera sistemática, durante todo el proceso de
supervisión. En el momento actual evaluar la supervisión educativa significa:
 Un proceso sistemático que permite establecer juicios de valor acerca de la
supervisión.
 La evaluación debe abarcar la supervisión en su integralidad, es decir de las
políticas, las estrategias generales, los procesos particulares que le son inherentes y
el estado y efecto de su aplicación.
 Obtener la información a través de indicadores que posibilite la adopción de
decisiones encaminadas a elevar la pertinencia, estabilidad y procesos para su
gestión.
 Los cambios que experimenta la conducta personal, en el clima sociopsicológico
creado en la institución y en el desarrollo profesional de los supervisados.

1.3. CARACTERÍSTICAS DEL SUPERVISOR


El supervisor escolar es un servidor público; El puesto se define con base en las
especificaciones y las funciones descritas en los manuales de organización de la instancia
correspondiente de educación básica.
El cargo está asociado a:
• Tipo de plaza: categoría E0201 y plaza estatal.
• Ámbito de operación y autoridad: zona escolar.
• Relación de autoridad: el jefe inmediato es, en la mayoría de los casos, el jefe de
sector de educación primaria o el supervisor general de sector. Los subordinados
son el auxiliar técnico o técnico-pedagógico (ATP) y auxiliar técnico-administrativo
(ATA).
• Responsabilidad: promover, orientar y verificar el logro de los fines de la educación
en las escuelas de la zona a su cargo.
Otras condiciones personales para el aspirante a supervisor, tales como: poseer empatía,
creatividad, mentalidad científica; ser ejemplo, organizado, imparcial, puntual, asiduo,
discreto, maduro emocional y socialmente, entusiasta, realista, modesto; tener capacidad
de liderazgo, interés en la educación, autodominio y disponibilidad de tiempo.
La especificación del puesto incluye los elementos del perfil que se exige y las
competencias deseables del aspirante a supervisor escolar:
 Escolaridad: título de profesor de educación primaria, licenciado en Educación
Primaria, Educación Básica o equivalente aceptado por la Comisión Mixta de
Escalafón.
 Experiencia de director de escuela primaria (SEP-1987): En el manual se establece el
requerimiento de 15 años de experiencia en el servicio. Para la Dirección General
de Educación Indígena, el inspector bilingüe de educación primaria requiere el
antecedente de director bilingüe de educación primaria por un mínimo de tres años.
 Competencias personales: Criterio para tomar decisiones, manejar adecuadamente
las relaciones humanas y sugerir cambios. Iniciativa para proponer opciones de
trabajo y plantear soluciones. Capacidad para dirigir grupos, escuchar,
retroalimentar y relacionarse. Actitud de respeto, compromiso y responsabilidad.
 Competencias técnicas: solidez en cultura pedagógica y general, en conocimientos
metodológicos en las diferentes áreas y disciplinas, información bibliográfica,
técnicas grupales, preparación en liderazgo, comunicación, administración escolar
y esfuerzo de actualización constante. En el caso del aspirante a supervisor bilingüe,
además de las competencias en cuanto a relaciones humanas ya señaladas, se
añaden las de colaboración y tolerancia. Asimismo, se requiere ser bilingüe en el
contexto de la zona escolar donde se llevará a cabo la supervisión, además, un
conocimiento de la normatividad educativa y del marco político nacional y local,
de los planes y programas de estudio y de la propuesta de Educación intercultural
bilingüe.
La SEP, señala la importancia de que el supervisor posea competencias en: …temas de
gestión escolar… conocimientos, y experiencia docente y directiva en el nivel educativo o
modalidad, visión para solucionar problemas y necesidades identificadas por la comunidad
escolar, liderazgo que favorezca la construcción y realización de un proyecto educativo
compartido, habilidad para propiciar relaciones interpersonales y grupales respetuosas y
cordiales, e iniciativa para impulsar propuestas de mejoramiento institucional
1.4. TIPOS DE SUPERVISIÓN
Un análisis preliminar de los tipos de supervisión que existen en los diferentes niveles y
modalidades de educación básica, así como las características de la población a la que
atiende, revela que existen aproximadamente 39 tipos de supervisión escolar en
educación básica; de éstos, 4 corresponden a educación inicial, 6 a preescolar, 16 a
primaria, 13 a secundaria y uno a educación artística (ver tabla 4). En lo que se refiere a
educación primaria, se encontraron veinte tipos de servicio considerando todas las
modalidades. En algunos casos, el supervisor es responsable de dos o más tipos —sin
detenernos en la inequidad en cuanto al número de servicios que debe atender en su
ámbito geográfico—. Se destacan dos casos que ejemplifican bien esta situación: el del
supervisor de primaria general, que se ocupa también de la primaria de tiempo completo,
las particulares incorporadas, el internado de educación primaria, la escuela de
participación social y otras modalidades que dependen de problemáticas específicas de la
población, como son los proyectos de Servicio Escolarizado Acelerado y Nivelación de niños
en situación de extra edad, que se instalan dentro de los planteles en función de la
demanda; y el del supervisor de educación indígena, que se encarga de los servicios de
educación inicial, preescolar y primaria, con la gama de las escuelas multigrado, los
Albergues Escolares, Centros de Integración Social (CIS) y las Unidades Radiofónicas
Bilingües (URB). Lo anterior muestra que el ámbito de la supervisión va más allá del nivel y
la modalidad de atención.
Tipos de Supervisión Educativa
Supervisión Autocrática: Este tipo de supervisión enfatiza una autoridad personalista. La
característica esencial que delata la autocracia en la supervisión es la ignorancia,
entendida ésta por:
Ausencia de planes:
 Desconocimiento de los problemas de trabajo con la convivencia personal de la
supervisión.
 Solución de los problemas de trabajo con la convivencia personal de la supervisión.
 Absorción consciente de toda buena idea calificada de inapropiada. Esto hace que
el supervisor no utilice la experiencia de los otros, no delegue, asuma actitud
paternal, trabaje solo, estimule la adulación, centralice la autoridad, se aferre a
detalles de rutina y rara vez se enfrente a un problema importante, sea celoso de
sus ideas, tome las ideas de los demás y las experiencias como propias, no acepta
sugerencias.
-
Supervisión democrática: Esta usa procedimientos diferentes. La característica esencial
que pone de manifiesto la democracia en la supervisión, es la conciencia, entendida ésta
por: organización, administración y supervisión propiamente dicha.
Esto hace que el supervisor:
 Sepa delegar y delegue
 Trabaje con los demás
 Consulte, se libere de lo rutinario y dedique su energía a una administración
creadora Coloque a otros en primer lugar
 Toma decisiones con el grupo
 Tenga actitud amable y se de cuenta del poder potencial que existe en el grupo
 Sabe utilizar el recurso humano, se preocupe por el progreso de sus docentes.
Supervisión "Laissez Faire": Dejar hacer, las decisiones las toma el grupo, el grupo actúa
sin dirección, delega casi todo, todo lo encuentra bien, los demás trabajan, no exige nada.
Para concluir se tiene que cualquiera que sea el estilo de supervisión, ésta deberá ser
científica:

 Investiga para hacer un diagnóstico.


 Planifica.
 Utiliza diversos procedimientos, medios e instrumentos.
 Analiza situaciones.
 Analiza problemas.
 Toma de decisiones.
 Retroalimenta.
 Organiza.
 Coordina.
 Coopera.
 Participa.
 Entrena al personal.
La supervisión no es un hecho aislado del contexto de los elementos propios de la sociedad
- la política, la cultura, el comportamiento, la ciencia, la filosofía...amén de otros factores
que inciden en el mejoramiento de la educación en los pueblos en proceso de desarrollo.
Por no ser un hecho aislado, la supervisión de la educación deberá practicarse bajo
cualquiera de los factores presentes, en cualquier momento. Pero no podrá ignorar ese
papel creativo que se le ha conferido, por tanto, buscará por los medios a su alcance,
violentar las barreras que las circunstancias han podido levantar.
Consecuencia de lo anterior son los tipos de supervisión que se han analizado. De ellos la
supervisión democrática es la ideal, sólo un cambio de mentalidad, una concepción
diferente...harán realidad una supervisión más humana.
1.5. NECESIDADES DE LA SUPERVISIÓN DE LOS SERVICIOS EDUCATIVOS
FORMALES, NO FORMALES E INFORMALES
La supervisión escolar parece ser una actividad con una normatividad de usos y costumbres,
la cual responde a las necesidades de las escuelas y sus comunidades educativas, en donde
los lineamientos son establecidos en un proceso de gestión estructural mediante acuerdos,
prácticas y experiencias personales, pero no por invalidar o rechazar una norma, sino por
no existir lineamientos generalizados que permitan guiar la función supervisora. Los
supervisores plantean la necesidad de tener un instrumento que norme, guíe, regule y
facilite su trabajo.
Desde esta perspectiva, el punto de partida para demandar y lograr un trabajo sistemático
y planificado de la función supervisora, debe orientarse en primera instancia a elaborar un
documento o manual que contenga los lineamientos generales que normen, regulen y
reglamenten las acciones operativas y de gestión que deben desempeñar los supervisores
escolares en los diferentes niveles y modalidades educativas de la educación básica. Al
considerar como eje de análisis las funciones del manual de la SEP (1987) las cuales son
enlace, promoción, orientación, asesoría, verificación y evaluación, se observa que éstas
son las funciones sustantivas de la supervisión las cuales se mantienen vigentes hasta el día
de hoy. Es posible que la permanencia de estas funciones, a lo largo de casi treinta años,
tenga relación con el crecimiento del sistema educativo y la necesidad de sostener las
estructuras organizativa y administrativa para que se mantenga unido y bajo control, la
existencia de una cultura organizacional cohesionada por una visión de futuro, obtenida de
manera consensuada; la centralidad de lo pedagógico; la reconfiguración del quehacer
educativo; la integración de saberes, prácticas, nuevas competencias y profesionalización
para el mejoramiento de la gestión, trabajo en equipo, apertura al aprendizaje continuo y a
la innovación, asesoramiento y orientación profesionales, pensamiento e intervención
sistémicos y estratégicos, liderazgo pedagógico y aprendizaje organizacional
La supervisión educativa es una necesidad por cuanto de ella depende el desempeño de la
escuela, con miras a que esta mejore constantemente es una forma de ayudar al personal
que tiene la responsabilidad de conducir la enseñanza para que realice el trabajo de manera
objetiva y científica.
La supervisión desempeña un papel esencial en la toma de decisiones sobre la naturaleza y
contenido del currículo, en la selección de los patrones de la organización y de los materiales
educativos de la escuela para facilitar la enseñanza y evaluación de todo proceso educativo.
Si se ha dicho que la supervisión educativa, es ayudar al docente en la adquisición de
experiencias y progreso profesionalmente, este hecho justifica la necesidad de la acción
supervisora en la mayoría de los casos los docentes en servicio parten de la ley de menor
esfuerzo lo que les conduce asumir practicas estereotipadas y su acción se limita a
enseñar en la misma forma como a ellos les enseñaron, sin tomar en cuanta los cambios
operados en la sociedad y su cultura. Al contar con una buena preparación pedagógica y
científica y la transformación de la teoría en práctica; esta situación justifica la necesidad
de la supervisión.
Otras de las razones de la supervisión es la democratización socialización de la enseñanza a
medida que se incorporan de más niños, la población escolar es variada y como
consecuencia la educación más difícil.
El trabajo docente es una acción cooperativa, donde supervisor y docente deben armonizar
colaborando para alcanzar los mismos fines educativos.
Muchos supervisores en la actualidad no están en condiciones de gerenciar las instituciones
educativas, por cuanto carecen de mecanismos para desempeñar las funciones, retos y
demandas que exige el sistema educativo actual. En este sentido, es importante destacar
que se observan diversas fallas y omisiones representadas por el desconocimiento que el
supervisor demuestra durante la ejecución de funciones. Hasta el presente ignora los
procesos de evaluación bien estructurados y no los canaliza ante las instancias
correspondientes ocasionando fallas y fuertes problemas de diversas índoles, que
dificultan la aplicación correctivos pertenecientes a la gestión administrativa del
supervisor.
El supervisor en estas circunstancias necesita estar consciente de las responsabilidades a su
cargo, llevar a cabo la acción supervisora dirigida a enriquecer los procesos de
transformación del contexto donde se encuentra, realizar un excelente trabajo, procesar
las informaciones recibidas, ayudar cuando descubra dificultades, impulsar la participación
efectiva de los docentes a su cargo y por supuesto obtener resultados efectivos que
fortalezcan los procesos administrativos.
Este hecho supervisorio se puede cumplir cuando se atiendan las tareas asignadas del
supervisor, denominadas “cuatro capacidades básicas: técnicas, personales, conceptuales y
políticas.”
Competencia técnica: responsable de aplicar la habilidad acompañada de varias funciones
que implican desempeñar ciertas tareas y desarrollar experiencias o conocimientos
especializados por el supervisor del sector.
Competencia interpersonal: siempre es de mucho apoyo, por cuanto motiva a los grupos
de trabajo a seguir adelante, atiende necesidades en el manejo de conflictos y participa en
los procesos de comunicación.
Competencia conceptual: es importante ya que genera en el supervisor mecanismos que
conducen a potenciar fortalezas en la organización como un todo, propiciando la diversidad
e interrelación con el medio y así coadyuvar a visualizar ampliamente los problemas.
Competencia política: ayuda a fortalecer las conexiones correctas con la organización con
fines éticos que conlleven a acciones congruentes, seguras y ajustadas a los propios
intereses de la institución.

También podría gustarte