Está en la página 1de 2

LA DISCIPLINA DE RESPETAR A DIOS

Desde que Adán y Eva despreciaron a Dios, con el propósito de vivir sus vidas de
manera independiente y sin el límite establecido de no comer del árbol prohibido, se
originó el caos espiritual y terrenal que impera hasta la actualidad en toda la
humanidad, por la razón de no tener la Disciplina de Respetar a Dios. Desde entonces,
esta historia siempre se está repitiendo, de generación en generación.
Note cómo esta historia se repite, y las evidencias caóticas que resultan por no tener la
Disciplina de Respetar a Dios:
1.- Adán y Eva, no Respetaron a Dios, comieron y toda la creación quedó atada a un
proceso de caótico de destrucción.
2.- Caín no Respetó a Dios, al asesinar a su hermano Abel. Después de Adán y Eva, un
descendiente, asesina a otro descendiente. Luego de esto, siguió un deterioro moral en
toda esa generación humana con un nivel de caos, que a Dios, le dolió en gran manera
(Génesis 6:56). En consecuencia, Dios envió el diluvio, destruyendo a toda la humanidad
excepto a un hombre particularmente bueno, Noé, y su familia.
3.- Dios reveló algunas leyes y principios morales básicos a Noé, los que, si los cumplían
por medio de la Disciplina de Respetar a Dios, les ayudaría a establecer un mundo anti-
caos (Génesis 9: 1-7). Desgraciadamente, todos los que hemos leído la historia de Noé,
sabemos que luego su descendencia, repitió el mismo error histórico de no tener la
Disciplina de Respetar a Dios. Después de Noé, su propio descendiente, le viola.
¿Qué es Respetar a Dios?
Es tener la voluntad de complacerlo, honrarlo, alegrarlo. Es obedecerlo y servirlo,
dándole la prioridad en todo. Es tener terror de herirlo, lastimarlo, decepcionarlo,
causarle dolor, vergüenza.
Cuando tenemos la voluntad de complacer a Dios, no nos interesa el comprender por
qué, y el paraqué nos ordena hacer lo que quiere que hagamos. ¡Solo nos interesa el
complacerlo!
Cuando tenemos la voluntad de complacer a Dios, no nos interesa el saber qué es lo
correcto y lo que es incorrecto. No nos interesa saber lo que es malo y lo que es bueno.
¡Solo nos interesa el complacerlo!
Un ejemplo de esto es cuando Dios le pidió a Abraham el que le sacrificara a su hijo
Isaac. Esto era hacer práctica que hacían los pueblo paganos y pecadores, al ofrecer en
sacrificio a sus hijos a los ídolos. Abraham, no se puso a pensar en nada de esto.
Abraham había escuchado la voz de Dios, que le pedía a su hijo en sacrificio, y Abraham
obedeció para complacer a Dios.
Otro ejemplo, son las parteras israelitas en Egipto. A ellas se les ordenó por parte del
faraón, asesinar a todo niño israelita que naciera. Pero ellas hicieron todo lo contrario
exponiendo sus vidas a la muerte. Por sus hechos o practica de tener la Disciplina de
Respetar a Dios, se inmortalizaron sus nombres. En Éxodo 1, el nombre de Sifra y Fúa, se
recuerdan. ¡Es posible que estas parteras, inspiraran a la madre de Moisés a guardarlo!
Hoy, es horrendo ver que los sabios de este mundo están intentando crear una sociedad
en la que no exista un acuerdo fundamental sobre el bien y el mal. ¡Es el gran
Relativismo e Individualismo! que alardea al afirmar: Tú tienes tu verdad, y yo tengo mi
verdad! Estos no reconocen que Dios, les dio al pueblo hebreo – los judíos- el código de
los 10 mandamientos, para que fuera su acuerdo fundamental del bien y del mal, y lo
dieran al resto de la humanidad. Pero los hebreos fallaron, repitiendo la misma historia
de no tener la Disciplina de Respetar a Dios.
La insensible ruptura de matrimonios y familias, son herencias de los antepasados, que
en la actualidad, causan en todos los aspectos, un inmenso daño a los niños, que son las
futuras generaciones. ¡La historia de caos se repite!
El negar y no practicar los valores y principios de la Palabra de Dios, está conduciendo a
la humanidad, a un comportamiento espantoso y a un trastorno caótico, que lleva a una
mayor destrucción espiritual. Asunto que la humanidad, no quiere, o no puede ver. ¡Todo
por no practicar la Disciplina de Respetar a Dios!
Notemos estos textos que hacen la referencia al hecho de no tener la Disciplina de
Respetar a Dios:
1.- Proverbios 1:7: Los insensatos desprecian la sabiduría {que es de Dios} y la
disciplina.
2.- Proverbios 14:2: El que camina en rectitud Respeta a Jehová; Mas el de caminos
pervertidos lo menosprecia.
3.- Proverbios 10:8: El sabio de corazón recibirá los mandamientos; Mas el necio de
labios los rechaza.
4.- Lucas 4:26-27: Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le
compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena; y descendió
lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y
cayó, y fue grande su ruina.
5.- Efesios 5: 17: Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad
del Señor.
¡El proceso caótico de destrucción moral, es una historia que se repite, por no tener la
Disciplina de Respetar a Dios!
¡Activémonos en la Disciplina de Respetar a Dios, y descubramos el Poder esta práctica!

También podría gustarte