Está en la página 1de 6

2.

4 Clasificación de los Presupuestos

2.4.1 Por objeto del Gasto

La clasificación por objeto del gasto constituye una ordenación sistemática y


homogénea de los bienes y servicios, las transferencias y las variaciones de
activos y pasivos que el sector público aplica en el desarrollo de su proceso
productivo.

Entre sus finalidades pueden mencionarse:


- Permite identificar con claridad y transparencia los bienes y servicios que se
adquieren, las transferencias que se realizan y las aplicaciones financieras
previstas.
- En el contexto de las interrelaciones con los demás clasificadores, el presente
clasificador se constituye en uno de los principales insumos para generar
clasificadores agregados.
- Posibilita el desarrollo de la contabilidad presupuestaria.
- Permite ejercer el control interno y externo de las transacciones del sector
público.
- Brinda información sobre los requerimientos de bienes y servicios que
demanda el sector público para su gestión.

Para su diseño se han considerado los siguientes objetivos:


- Permitir niveles de desagregación en sus cuentas, para facilitar el registro
único de todas las transacciones con incidencia económico-financiera que
realizan las instituciones públicas.
- Servir como instrumento informativo para el análisis y seguimiento de la
gestión financiera.
- Servir como clasificador analítico o primario del sistema de clasificaciones
presupuestarias.
Clasificador del gasto
Su estructura cuenta con tres niveles: El primer dígito corresponde al Grupo de
Gasto, el segundo dígito para el Subgrupo y el tercer dígito para el Renglón.

En Guatemala el ente encargado de las clasificaciones presupuestarias para el


sector público es el Ministerio de Finanzas Públicas a través de la Dirección
Técnica del Presupuesto elabora el Manual de Clasificaciones Presupuestarias.
En el cuál figura la clasificación por objeto del gasto, del cual se extrae el siguiente
ejemplo del clasificador por objeto del gasto:
2.4.2 Gestión por Resultados

La Gestión por Resultados (GpR) es una orientación de la administración pública,


que propone que todos los recursos y esfuerzos del Estado estén dirigidos al logro
de resultados, para el bien de la población. Está diseñado para lograr un equilibrio
entre las actividades de cada una de las instituciones públicas y los resultados
buscados para el desarrollo del país.

En el Sector Público, la GpR busca que las instituciones públicas aumenten el


valor que aportan a la ciudadanía por medio de ofrecer cada vez mejores servicios
a la población y que siempre haya cambios positivos en las condiciones de vida
del ciudadano.

Con esto en mente, un Resultado expresa el cambio que desea lograrse en las
condiciones de vida del ciudadano o su entorno, tomando en cuenta qué tanto se
va a cambiar y cuánto tiempo se logrará. Al motor del cambio le llamamos
Producto, el cual se fundamenta en evidencias disponibles para asegurar su
efectividad y se constituye de Subproductos, que de manera integral conforman
una intervención. A su vez, los Subproductos son la combinación de Insumos
(recurso humano, material, equipo, etc.) que se transforman en bienes o servicios
que se entregarán a la población, para satisfacer las necesidades de cada
guatemalteco.

La GpR en Guatemala, se inició en el Ministerio de Salud Pública y Asistencia


Social (MSPAS), en el 2012, definiendo 2 resultados, que surgieron como
compromiso de país en el tema de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.
Adicionalmente, durante el año citado, a través de un ejercicio interinstitucional, se
determinaron 9 resultados adicionales, para enfrentar los problemas más severos
que aquejan al ciudadano guatemalteco, los cuales se estimó alcanzar al finalizar
el 2015. Para el abordaje de los resultados estratégicos por medio de la GpR, fue
de suma importancia contar con el respaldo de las autoridades del gobierno de
turno, para lograr la vinculación de las entidades del Estado, de acuerdo al ámbito
de su competencia, siendo los Ministerios participantes en el proceso:
Gobernación; Defensa Nacional; Educación; Trabajo y Previsión Social;
Economía; Agricultura, Ganadería y Alimentación; Energía y Minas; Ambiente y
Recursos Naturales; y, Desarrollo Social. Asimismo, para el ejercicio fiscal 2015,
las entidades de la Administración Central definieron aproximadamente 51
resultados institucionales, con el propósito de contrarrestar los problemas por
medio de la ejecución de acciones en el marco de su mandato legal.

En síntesis, la GpR requiere la participación simultánea de cuatro elementos:

La planificación orientada a resultados tiene que ser al mismo tiempo estratégica,


operativa y participativa. El fruto de la planificación debe ser un plan nacional de
mediano plazo (2-3 años) con objetivos, acciones, metas e indicadores, todo
integrado en el Presupuesto.
2.4.3 Planificación-Programación-Presupuesto (PPP)

El sistema de Planificación, Programación y Presupuestación se originó en los


años cincuenta en los Estados Unidos para plantear criterios de racionalidad al
creciente incrementalismo del presupuesto en la época. Es un sistema altamente
centralizado donde los planificadores centrales son los que pueden identificar los
objetivos y las vías de acción alternativas, y la reducción de éstas con base en las
consideraciones económicas.

El PPP es una técnica programática financiera, que refleja un ordenamiento de las


actividades en función de programas, objetivos y metas fijados anualmente.
Establece las bases para poder vincular los objetivos de largo plazo, contenidos
en el Plan Nacional de Desarrollo, con el corto plazo a través del Programa
Operativo Anual (POA), promoviendo de esta manera la utilización racional de los
recursos públicos. Toda acción del gobierno de Guatemala está sustentada en
planes y programas específicos. Todo recurso público debe estar también
respaldado por un programa que presenta el respaldo legal para su ejercicio.

La planeación, como marco de las acciones gubernamentales, está fundamentada


legalmente en la Constitución y la Ley de Planeación. De ahí deriva el Plan
Nacional de Desarrollo, documento preparado por el ejecutivo a través de la
Secretaría de Planificación y de Programación de la Presidencia de Guatemala
(SEGEPLAN) para normar obligatoriamente sus programas institucionales,
sectoriales y especiales, y para orientar la coordinación de sus tareas con los otros
poderes y los órdenes estatales y municipales. Los programas que se derivan del
Plan Nacional de Desarrollo tienen una vigencia que no excede la del propio Plan.
En ellos se especifican los objetivos, prioridades y políticas de cada sector
administrativo. Contienen estimaciones de recursos y determinan responsables de
su ejecución. Estos programas dan lugar a otros en los que se definen las
acciones a realizar en el corto plazo, y que son la base para integrar los
anteproyectos de presupuesto anual de las dependencias y entidades.
Ley del Presupuesto General del Gobierno de Guatemala
Plan-Presupuesto anual y multianual 2016-2018 actualmente en vigencia.
Derivado del Plan Nacional de Desarrollo y con base en el modelo propuesto, las
metas, resultados estratégicos y lineamientos contenidos en la propuesta de
desarrollo, se deberá definir la programación de la inversión en el ámbito sectorial,
territorial e institucional, en un horizonte de veinte años. Esta programación tendrá
una periodicidad anual y multianual, a partir de su aprobación por parte del
Conadur. Esto se suma al proceso de articulación de plan-presupuesto que se
establece en la Ley del Ejecutivo y la Ley Orgánica del Presupuesto desde 1997.

Inversión Pública
Cada Consejo (Nacional, Regional, Departamental y Municipal) cuenta con un
Plan de Desarrollo, el cual sirve de instrumento para la inversión pública,
alineando la Política Nacional de Desarrollo con la planificación presupuestaria. De
acuerdo a cada Plan-presupuesto anual y multianual se deriva el Sistema Nacional
de Inversión para cada ejercicio fiscal.

También podría gustarte