Está en la página 1de 5

Rodeados por Dios

Texto: Salmo 125


Introducción:
La seguridad es el tema del Salmo 125. En un tiempo de
inseguridad, necesitamos todo el apoyo y consuelo que
podamos conseguir. Podemos estar seguros “EN DIOS
CONFIAMOS” Para los peregrinos de la fe, este salmo ensena
que DIOS ES NUESTRO PROTECTOR, Él nos concede seguridad
en esta vida, y nos da seguridad para la vida de mañana. No
sabemos cuándo este salmo fue escrito, pero no huno un tiempo
en la vida de Israel cuando estas palabras no aplicaran para
ellos.
Jerusalén es una ciudad rodeada por montes los cuales proveen
una fortificación contra fuerzas invasoras. Es posible que este
salmo fuera cantado por viajeros en el momento cuando ellos
podía observar los montes. El único que hizo los montes es
nuestra seguridad, y estos que confían en el Señor son como los
montes de Sion, que no se mueve sino permanece para siempre.
Algunas personas piensan que la vida cristiana es precaria,
como caminar en la cuerda floja sin red. Temen servir a Dios.
Podemos confiar en que Dios “Y a aquel que es poderoso para
guardaros sin caída, y presentaros sin mancha delante de su
gloria con gran alegría”, Judas 24. La protección de Dios nos
protegerá como una impenetrable muralla de protección.
Las personas instalan sofisticados sistemas de seguridad en
sus casas y carros, naciones toman medidas de seguridad anti
misiles. Para seguridad de nuestras vidas, encontramos que no
podemos edificar nuestra protección, este es el trabajo de Dios.

O.de.T: Veamos a continuación de qué manera Dios nos rodea


continuamente en nuestra vida:

I). Estamos rodeados por las


promesas de Dios
2 Pedro 1:4 por medio de las cuales nos ha dado preciosas y
grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a ser
participantes de la naturaleza divina, habiendo huido de la
corrupción que hay en el mundo a causa de la concupiscencia;
1 Juan 2:25 Y esta es la promesa que él nos hizo, la vida eterna.
Estamos rodeados por Dios al creer y aceptar sus promesas,
recibimos su presencia. Recibimos santidad y llenura de su
Espíritu Santo cuando rendimos nuestra vida totalmente al
Señor.
b).Confiamos en sus promesas de sostenimiento.
Pero podrías pensar que el pueblo de Dios siempre se sentirá
seguro. Después de todo, no basamos nuestra seguridad en la
seguridad global o la seguridad de nuestro trabajo. Basamos
nuestra seguridad sobre las promesas de Dios, de acuerdo a
Jesús, “Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, y
yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las
arrebatará de mi mano. Mi Padre que me las dio, es mayor que
todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre.
(Juan 10:27-29) Estamos seguros en las manos de amor y gracia
de Dios quien nos sostiene fuertemente y en sus promesas
podemos confiar.

2Co 1:20 porque todas las promesas de Dios son en él Sí, y en él


Amén, por medio de nosotros, para la gloria de Dios
Ahora el hecho que alguien escribió esta canción nos dice que
siempre el pueblo de Israel necesitaba estar recordando la
seguridad que Dios provee. Esto hace sentido perfecto, atravesó
de toda su historia, de su liberación de Egipto hasta los días de
Jesús con el imperio Romano. Esta metáfora tiene sus límites, y
esto nos dice que siempre necesitamos recordar lo que dice el
Salmo 121. Alzare mis ojos a los montes, de donde vendrá mi
socorro, mi socorro viene de Jehová que hizo los cielos y la
tierra. No debemos construir nuestras propias murallas. Nunca
podremos edificar algo lo suficientemente seguro. No hay nada
suficiente para protegernos completamente. “Dios es nuestro
amparo y fortaleza, Nuestro pronto auxilio en las tribulaciones.
(Salmo 46:1)

Salmo 37:3-5
Confía en Jehová, y haz el bien; Y habitarás en la tierra, y te
apacentarás de la verdad. Deléitate asimismo en Jehová, Y él te
concederá las peticiones de tu corazón. Encomienda a Jehová
tu camino, Y confía en él; y él hará.

II). Estamos rodeados por la paz de


Dios
Filipenses 4:7 Y la paz de Dios, que sobrepasa todo
entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros
pensamientos en Cristo Jesús.
Muchos están buscando paz en nuestro mundo en caos. En la
educación, psicología, medicina, armados y ellos se encuentran
inseguros y en frustración.
El problema de la depresión.
No hay paz real fuera de Dios. Cuando nos encontramos en
problemas, pruebas, debemos de confiar en la paz de Dios. Esto
nos mantiene estables atreves de las tormentas de la vida.
Juan 14:27 La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como
el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo.
Piensas que vivimos en un mundo seguro? Si no lo crees, no
eres el único. No hay muchas razones para sentirse seguro
acerca de nuestro mundo. Las masacres que se han suscitado
en las escuelas, los anuncios de ampliar y mejorar las defensas
aéreas ante un posible ataque de Corea del Norte e Irán. Los
asesinatos que se llevaron a cabo en Aurora han dejado un
enorme temor en nuestra sociedad llevando a los cines a tener
que batallar con el miedo. Las personas para subir a un avión
son revisados por detectores de metales ante el temor de algún
secuestrador este abordando el avión. Como resultado de esto y
la general condición que caracteriza nuestro mundo, muchas
personas tienen miedo e inseguridad en sus vidas.
Lo mismo es verdad en nuestros trabajos y todas las formas que
hacemos para vivir. En los trabajos existe una constante
inseguridad de perder el empleo.
LA ILUSTRACION DE LA SOGA
La historia nos habla de un monasterio en Portugal en lo alto de
3000 pies de un acantilado accesible solo por un paseo
aterrador en una canasta que se balanceaba. La canasta es
jalada por una sencilla cuerda que varios hombres fuertes
jalaban. Un turista americano quien visito el sitio estaba
nervioso a mitad del camino y noto que la cuerda era vieja y
carcomida. Esperando aliviar su temor pregunto: Cuan a menudo
cambian la cuerda? El hombre encargado respondió: Cuando se
rompe. Bien, en esta vida muchas de las cosas de las personas
se sostienen de una cuerda vieja y carcomida y ellos solo están
esperando a que se rompa.
a). Que la fe cristiana
Las personas que no son cristianas probablemente ven la fe
religiosa solo como otra vieja y carcomida soga a la cual no vale
la pena aferrarse. Nuestra escritura hoy disipa esta idea y nos
guía hacia el Dios que nos puede dar seguridad no solo para
esta vida sino para la eternidad.
C). Una eterna seguridad
El anciano y el pastor.
Php 1:6 estando persuadido de esto, que el que comenzó en
vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de
Jesucristo;
d).Salmo 23 es un hermoso pasaje de paz
Salmo 23:4 Aunque ande en valle de sombra de muerte, No
temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; Tu vara y tu
cayado me infundirán aliento.

III).Estamos rodeados por la


protección de Dios.
Salmo 91:11-12 Pues a sus ángeles mandará acerca de ti, Que te
guarden en todos tus caminos. En las manos te llevarán, Para
que tu pie no tropiece en piedra.
Nuestro mundo es un lugar peligroso, inseguro por la noche y el
día. Mucha gente se mueve de lugar esperando encontrar
seguridad de la violencia producidas por el hombre y la
naturaleza.
Cuando vivimos en la voluntad de Dios, estamos seguros y
seguros en su manos, Dios nos rodea con su cuidado protector
mientras hacemos el trabajo que él quiere que hagamos.
Cuando nuestro trabajo en la vida es terminado, Dios tiene
reservado en los cielos una casa para nosotros donde habrá
eterna seguridad.
b).trasfondo del Salmo 125
El salmo 25 es acerca de la seguridad y donde podemos
encontrarla. Para describir el tipo de seguridad que está
disponible para el pueblo de Dios, el salmo usa la imagen de la
ciudad de Jerusalén. Jerusalén está rodeada por un círculo de
montañas, y nos dice que es la imagen de la relación de Dios
con su pueblo. Cuando nosotros leemos este salmo podemos
fácilmente imaginar estos peregrinos que arribaban a Jerusalén
para uno de los festivales, mirando una vista panorámica de la
vista de estas montañas y interpretándolas como una metáfora
de la eterna protección de Dios. Estas montañas, como Eugenio
Peterson dice ilustran y cumplen la realidad de la seguridad de
Dios, su amor y cuidado. Ellos ven las montañas y ellos cantan
esta canción que provee la seguridad de Dios..

2 Reyes 6:15-17 “Y se levantó de mañana y salió el que servía al


varón de Dios, y he aquí el ejército que tenía sitiada la ciudad,
con gente de a caballo y carros. Entonces su criado le dijo: ¡Ah,
señor mío! ¿qué haremos? El le dijo: No tengas miedo, porque
más son los que están con nosotros que los que están con ellos.
Y oró Eliseo, y dijo: Te ruego, oh Jehová, que abras sus ojos para
que vea. Entonces Jehová abrió los ojos del criado, y miró; y he
aquí que el monte estaba lleno de gente de a caballo, y de
carros de fuego alrededor de Eliseo”.

Mat 23:37 ¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas, y


apedreas a los que te son enviados! ¡Cuántas veces quise juntar
a tus hijos, como la gallina junta sus polluelos debajo de las
alas, y no quisiste!